Perspectivas hidrológicas del río Paraná para los próximos meses

Durante este último trimestre del año 2009 se produjeron precipitaciones por encima de lo normal en el área del Alto Paraná, se estima que es el inicio de una temporada lluviosa en el curso superior del mencionado río, producto de la influencia de la corriente del niño. Dicha circunstancia debe servir como indicador de incidencia en la dinámica atmosférica en las áreas de aporte al embalse de Yacyretá durante el verano y otoño próximos, en el mismo sentido que para el presente trimestre. Como producto de la situación climática, desde el mes de Julio de 2009 el río Paraná viene aumentando sus aportes, invirtiendo la tendencia de déficit del primer semestre del año. Durante el mes de Octubre de 2009 el volumen de aporte mensual del río Paraná en Yacyretá se ubicó muy por encima del valor promedio para dicho mes, y el máximo caudal medio diario ascendió a 33.600 m3/s, siendo el segundo del registro histórico desde 1901, para dicho mes. Lo mencionado (magnitud y persistencia de valores altos de caudales) define una situación hídrica de superávit importante. En cuanto a las perspectivas hidrológicas, la combinación de las perspectivas climáticas con el grado actual de almacenamiento del sistema de embalses aguas arriba, que al estar alto hace prever que la capacidad de regulación de dicho sistema será escasa, permite alertar que las actuales condiciones de superávit hídrico persistan durante lo que queda del año, se extiendan durante el primer trimestre del año 2010, pudiendo llegar a alcanza inclusive a parte del segundo trimestre. En tal sentido, previsiones de superávit hídrico implican volúmenes de aporte de importancia, que incluso podrían ser mayores que los que el río aporta en la

actualidad. Por lo tanto, no deberían descartarse crecientes de cierta magnitud, en especial durante los meses de febrero y de marzo de 2010. Se han identificado algunas similitudes entre lo sucedido durante los meses de Octubre y Noviembre de 2009, y lo ocurrido en el último trimestre de los años 1989 y 1996, en cuanto a la magnitud de los caudales máximos y la persistencia de los volúmenes de derrame. Cabe mencionar que durante los veranos de 1990 y 1997 el río Paraná aportó caudales de hasta 43.000 m3/s y 40.000 m3/s respectivamente, y en el otoño subsiguiente caudales de 35.000 m3/s y 25.000 m3/s respectivamente. Si bien no es posible asegurar que se repetirán exactamente situaciones como las descriptas, la combinación de las variables anteriormente analizadas (pronóstico climático y situación de almacenamiento de los embalses aguas arriba) hacen pensar en que no deberían descartarse escenarios de cierta similitud. Fuente: Diario "El Territorio" Gaia Misiones