Eric y Maïté Nguyen, un camino hacia la ganadería y la agricultura biológica y una vida más sana

Eric, después de 15 años de asalariado y una vida parisina en la gran urbe, decide sacar provecho de su reciente situación en el paro para "cambiar de vida". Las presiones de un trabajo asalariado, una vida urbana que no le convence, y otras razones le empujan a comenzar una formación para adultos en agricultura biológica en el Perigord en Francia. Allí realiza unas prácticas en una explotación ecológica y al mismo tiempo que ayuda con el cultivo de cereales (maíz, trigo, triticale, guisante, soja) y hortalizas (patatas, judías), empieza con una pequeña ganadería de pollos biológicos. Ya que le gusta más ocuparse de los animales que trabajar la tierra. Acabadas sus prácticas, se queda con el explotador y trata de poner en marcha su pequeña ganadería, comercializando su producción en París dónde mantiene algunos conocidos y a la familia. Luego, la vida le lleva a encontrarse con Maïté con la que se reúne poco tiempo después. Maïté le ayuda con esta explotación, un gran jardín (5000 m²) y producen, durante 6 meses, verduras que comercializan en el mercado al mismo tiempo que los pollos. Hace ya un año que Eric y Maïté están juntos con esta granja.

(b) Comercialización de los productos en mercados

(a) Ganadería de pollo tradicional

Con el tiempo comienzan a buscar otro lugar para continuar con la ganadería de los pollos, ya que poco a poco se va consolidando una red de clientes. En lo sucesivo, comienzan a realizar 3 mercados

pequeña ganadería y frecuentan cada vez más los mercados tradicionales. Paralelamente a la comercialización en los mercados y para alimentar una vida social muy limitada, Eric y Maïté lanzan, en 2004, llevan a cabo la creación de una asociación para la conservación de una agricultura campesina (AMAP) en Burdeos con el objetivo de crear un lazo con la ciudad que dejaron atras. En colaboración con el cine Utopía, desarrollan un colectivo de consumidores y de pequeños productores locales (dos horticultores, un productor de leche, una productora de carne, un productor de huevos y ellos). Los consumidores se comprometen en sostener a los productores y en comprarles toda o una parte de sus producciones. Pagan de antemano y tienen, en cambio, la garantía de recibir cada semana productos frescos, de calidad, cultivados o criados respetando la naturaleza y los animales, y a un precio inferior al del mercado.

(c) Cabaña de paja para los pollos

semanales y una entrega de pollos mensual en París; llegando a vender 200 pollos mensualmente. Más tarde encuentran una pequeña casa con un bosque en alquiler, a unos km de su antigua residencia y se instalan en el 2000. El lugar no es ideal, y los bosques son adaptados para llevar a cabo su pequeña explotación ganadera. La explotación acoge unos 800/1000 pollitos (entran por bandas de 200 cada mes) que son criados durante 6 meses y alimentados exclusivamente con cereales biológicos. Las temporadas pasan, con altibajos, pero de manera general, todo marcha. La comercialización mantiene el rumbo, ayudada por "el asunto de la vaca loca" que animó a mucha gente a comer menos buey y más pollos de calidad. Contrariamente a sus temores, Eric y Maïté comprobaron rápidamente que la gente, aunque evitan las aves en los supermercados, conservan la confianza en la

(d) Association paysans et consommateurs associés: distribution à bordeaux

Esta asociación informal, que llamaron PCA (campesinos y consumidores asociados), sigue y les asegura actualmente el 50 % de sus ventas. Pudieron acabar así las entregas sobre París que eran una aberración ecológica (gastos de desplazamientos). Eric y Maïté están ahora en busca de otro lugar que les permitirá continuar la actividad aves de corral, pero que les dará también la posibilidad de desarrollar otros proyectos como la recuperación de las labores de huerta, que interesa muchísimo a Maïté y la ganadería vacuna con el fin de asegurar la autonomía en producto lácteo, Eric y Maïté buscan un máximo de autonomía alimenticia con el fin de no ser dependientes de circuitos de distribución globales y proveedores de productos industriales cuya producción pone en peligro el desarrollo sostenible del planeta. Tratan de poner en práctica sus convicciones políticas y ecológicas y tratan de implicar al máximo de personas de su alrededor para " cambiar de vida”. Es posible y también beneficioso.

En este proceso también se percataron que no necesitan importantes rentas económicas de su actividad, porque sus modos de vida no les incitan al consumo y porque producen una parte grande de lo que necesitan lo obtienen a través de su propia producción o a través de redes de trueque que han creado a través de la red de productores ecológicos.

(e) Preparación de las aves de corral por las fiestas de fin de año

Maïté et Eric Nguyen Le Ferrachapt 24700 Saint Marcial d’Artenset France Tel: 0033 5 53 80 18 53