LUNES 6 de agosto de 2007

EL PERIÓDICO

Guatemala, lunes 6 de agosto de 2007

EL MUNDO 19

SENTENCIADO
Un soldado estadounidense, hallado culpable de violación y asesinato contra una joven iraquí y su familia, fue condenado a 110 años de prisión, con posible libertad condicional en 10 años.

ENTREVISTA

“Dictador y narcotraficante”
PATSY CEBALLOS, ejecutiva de Relaciones P Públicas. Ceballos ayuda a medir el pulso de un ciudadano con respecto al futuro del ex presidente Noriega.
PATR ICI A G ONZ Á LE Z

elPeriódico

Noriega
de 23 metros cuadrados ubicada en Miami, Florida, que ha sido su casa desde 1990. El prisionero federal 41586, condenado a 30 años de cárcel por proteger, a cambio de US$500 mil por envío, embarques de droga provenientes de Colombia con destino a Estados Unidos, ha tenido una conducta ejemplar, por lo que su pena fue reducida a 17. la Biblia y disfrutó de su afición: las galletas Oreo. Ahora, ansía abrazar a sus nietos y pasar el resto de sus días en alguna de sus propiedades en Panamá, la mayoría de las cuales está en ruinas. Sin embargo, existe la posibilidad de que lo que le espere no sea un plácido retiro. Francia pidió ya a Estados Unidos que lo envíen a ese país, a purgar los diez años de cárcel a los que fue condenado del narcotráfico para abrir cuentas bancarias y comprar apartamentos en ese país. Además, prometen nuevo juicio. En Panamá le esperan más condenas y por más tiempo: 15 años por el asesinato del médico Hugo Spadafora, quien fue decapitado en 1985; 20 años por la masacre de oficiales rebeldes en 1989; 20 años por el fusilamiento del mayor Moisés Giroldi ese una vista memorable. Le declaró la guerra a Estados Unidos, mató a un norteamericano en El Chorrillo y fue la gota que derramó la copa para que invadieran. Ahora, el general derrocado debe pagar por sus daños”, dice Marisín Villalaz, representante de la sociedad civil y quien luchó contra su régimen en la llamada Cruzada Civilista. Él dice que quiere estar con

TIENE 72 AÑOS,

tie

Francia ha pedido se le extradite a ese país a cumplir diez años de cárcel.

B. COLMENARES/ P. GONZÁLEZ elPeriódico

l 9 de septiembre, día en que Guatemala acude a las urnas, Panamá tendrá una particular cita con la His-

E

para ansiar su regreso a la patria. En Panamá las penas no se acumulan, y la máxima es de 20 años. Y al cumplir los 75, se podría ir a su casa. Noriega ya sopló 72 velitas y estaría tras las rejas unos meses apenas. Además, como a los ciudadanos no se les puede extraditar, Francia no podría reclamarle. Por otra parte, según el jurista, catedrático universitario e investigador panameño Miguel Antonio Bernal, tendría derecho a pedir una revisión de los procesos en su contra y a reclamar bienes congelados, vendidos o subastados tras las invasión de Estados Unidos a Panamá en 1989 que acabó por derrocarle. El 28 de agosto, fecha de una segunda audiencia ya fijada en Miami, se conocerá si se embarca en un vuelo a París o a ciudad de Panamá. Muchos en el país canalero esperan que se vaya al otro lado del Atlántico, según analistas como Bernal. “Algunas candidaturas para las elecciones de 2009 podrían pender de un hilo si Noriega revela vínculos con algunos candidatos”, aseguró a la prensa de Panamá. Incluso, podría haber terremoto dentro del partido oficial, ya que el Partido Revolucio-

“Por todo lo que

sucedió, es saludable que la juventud que no vivió aquella situación sepa que quienes masacraron al pueblo panameño durante 21 años fueron los militares como Noriega”.
- Marisín Villalaz de Arias, miembro de la Cruzada Civilista.
nario Democrático fue su brazo político. Benjamín Colamarco, por ejemplo, quien durante la dictadura dirigía los Batallones de la Dignidad es hoy Ministro de Obras Públicas. Sin embargo, Elías Castillo, presidente de la Asamblea Nacional y miembro del PRD descartó a La Estrella de Panamá que la imagen de la agrupación política pueda verse afectada con el regreso de Noriega. “Lo que sucede es que esos PRD ahora se hacen los mansitos que no hicieron nada. Sucede también que no recuerdan lo

coartaron durante 21 años , afirma Villalaz, quien también es escritora y columnista del diario Panamá América. “Noriega no es un asunto político aunque él haya sido el presidente de Panamá. Aquí, la posición del Gobierno de Torrijos ha sido clara y su salida de la cárcel de Miami, lo único que hará es que regrese a este país a pagar una condena que tiene pendiente”, opina Guido Rodríguez, director del diario Panamá América. “Aquí se solicitó a las autoridades de Estados Unidos, en 2006 y 2007, que fuera extraditado a Panamá al ser liberado, pero la decisión final corresponde a las autoridades judiciales norteamericanas”, agrega. El abogado de Noriega, Frank Rubino acusó al Gobierno panameño de cruzarse de brazos y no hacer nada ante la petición hecha por Francia de que sea entregado a ese país, pese a que en Panamá Noriega enfrenta cargos por homicidio. “Ahora que llegó el momento de la verdad, mira qué pasa: Francia hace una petición y Panamá no hace absolutamente nada”, dijo a la cadena BBC. Algunos aseveran que las autoridades panameñas ya llegaron a un acuerdo tripartito para que se

tario Martín Torrijos, a quien ya se señala de deberle favores a Noriega. Rodríguez, quien además es abogado, agrega que algunos sectores quieren llevar el tema al terreno político y provocar enredos pero subraya que, de acuerdo con las leyes de su país, esto se trata de un asunto puramente judicial. “Cualquiera que opine acerca del caso de Noriega no debe especular, ni a evaluar declaraciones”, dice. Están, por otro lado, quienes esperan que regrese, hable y diga todo lo que sabe. Personas como el mayor retirado Felipe Camargo, quien sostiene que Noriega puede saber la verdad sobre la desaparición del general Omar Torrijos, muerto en las montañas de Coclé el 31 de julio de 1981 cuando era presidente de Panamá. También el hoy magistrado de la Corte Suprema de Justicia de Panamá, Winston Spadafora, tiene una duda muy concreta para el general, confesó a The New York Times. “Me gustaría preguntarle ¿qué hizo con la cabeza de mi hermano?”. Fuentes: La Prensa y Estrella de Panamá, Panamá; The New York Times, Los Angeles Times, Estados Unidos; BBC, BBC Mundo, AP.

¿Confía Panamá en que Manuel Antonio Noriega sea entregado a su país una vez finalice su condena en Estados Unidos? – Esperamos en Dios que nunca más ponga un pie en este país. Yo he orado mucho para que pague por todo el daño que le hizo a Panamá. Hasta dos años después de ser encarcelado, a este país solo lo conocían por el Canal y su ex Presidente condenado por ser socio de narcotraficantes. Era una vergüenza. ¿Cómo es recordado Noriega en Panamá? – Como un dictador y un narcotraficante. Aunque nunca se le vio con cargamentos frente a él, los dejaba pasar por el Canal, que es algo igual o peor que encontrarlo con una bolsa de cocaína en la mano. ¿Conocen las nuevas generaciones a su figura? – Muy poco. En mi caso, mi hijo de 12 años solo sabe que existió un Presidente que no hizo cosas buenas en este país pero nada más. En su colegio prefieren no hablar del tema cuando tienen clase de civismo. Hablan de todos los demás presidentes, pero a él lo obvian. ¿Podría su presencia desestabilizar la vida política del país? – Claro que sí. Si viene de nuevo, pienso que formaría un alboroto en la política porque todavía hay funcionarios de su partido. Sin embargo, también es posible que ya todos consideren que pelear contra un hombre de esa edad sería pérdida de tiempo. ¿Qué cuentas pendientes tiene él qué aclarar? – No sé específicamente cuáles, pero de que las hay, las hay. Y si pone sus dos pies en este país, seguro que se las van a cobrar.