.~*.~*~.~~*.

~ *••••• ••• •• w ••• ••
¡ALERTA! DETENGAMOS LA

PERSECUCION
INTRODUCCIQN
1;3, violenta persecución desárrollada por el F'. B. l. Y el gohierno de Estados Unidos contra el Partido Comunista Puertorriqueño, el movimiento obl'ero en gcneral de nuestro país y el movimiento de liberación nacional, no es en forma alguna algo accidental o aislado. Es parte integral de la política reaccionaria· y guerrerista que propulsa la administración del Presidente Eisenhower y: del creciente proceso de fascistización de la vida política del pueblo norteamericano, que se opera aceleradamente bajo la dirección de los círculos más reaccionaríos del capital monopolista de Estados Unidos; es parte de )a creciente supresión de ]ós derechos democráticos y de las libertades civiles, en fin, del intento fascÍsta de suprimir la democracia en América como requisito previo par'h e~ final establecimiento del fascismo en Estados Unidos y el dese1'lcadenami@nto de la guerra.

UN POCO DE HlSTORlIA Este incremento de la aeción represiva del gobierno de Estados Unidos es parte y continuación de la vieja política colonialistanorteamerieana en Puerto Rico, desde el momento mismo de la invasión y conquista de nuestro país en 1898. Bsta política se ha caracterizado por la violenta supresión de la acción, democrática de las masas y del mo~imiento de liberación nacional cuantas veces estos han alcanzado tal grado de militancia, combatividad, y amplítud, como para r:epresentar una grave amenaza a la política opre:wra del imperialismo norteamericano. ~Qué mejO!' ejemplo de esto que los asesinatos, encareelamientos y apalel.tmientas de que fueron víctimas las rrcasas y dirigentes del Partido Socialista cuando éste postulaba la lucha de Clases contra los rieos monopolistas q,ue los oprimían? ¿Qué mejor prueba puede ofrecerse que el recibimiento que las autoridades ofreCÍan a los militantes socialistas cuando S6< paraban en barriles a. Esa persecución se desa-.. predicar el noble y triunfante ideal del socialismo rrolló contra el Partido Socialista. cuando éste seguía fiel a sus principios, cuando sus dirigentes no se habían acornodado en jugasns posieiones presupuestale'<l y no habían traicionado a sus seguidores.
"1

Durante las décadas del die?,:y del veinte, el gobierno de Estados Unido5 se lanza violontamente' contra elgrlln movimiento huclguístico de. entonces, de los obreros azucareros Y tabaqueros, practicando el apaleamiento y el asesinato de los obreros en huelga en Ponee y otros pueblos de la isla, llenando lalOcárce-

1.

les del país de obreros, militantes y líderes sindicales, en fin, desatando el más brutal terror policíaco y gubel'l1amental c.ontra el movimiento obrero organizado en general. Alarmado por el poderoso ascenso del movimiento de liberación nacional durante la década del treinta, movimiento patriótico sin precedente hasta entonces en nuestra patria en este siglo, que activó y lanzó a la lucha polítiea anti~ imperialista a fuertes núcleos de la clase obrera, del campesinado, de las clases medias, de la pequeña burguesía y de la burguesía nacional de nuestro país, el gobiel'llo de Estados Unidos apeló nuevamente, como lo hace hoy, al uso de la fuerza y la' violencia contra el movimientoindependentista de nuestra patria. El imperialismo hábilmente provoca al Partido Nacionalista de Puerto Rico, ooctor combativo y enérgico de este amplio movimiento, el cual, por Sll falsa y errónea política de acción terrorista como método de lucha, fácilmente se deja proYoc~r y aL'rastrar al terreno que desea el gobierno de J~stados Unidos. Se desata entonces la acción represiva de la policía militarizada del imperialismo norteamericano, efectuando matanza" y asesinatos en masa de hombres y mujeres desarmados y en actitud pacífica en las calles de nuestro país, como ES el caso de la histórica Uasacre de Ponc0 el Domingo de Ramos de 1937, en la cual 111ás de veinte personas resultaron muertas y má" de trescientas heridas, hrutalmente atacadas a balazos por las fuerzas de asalto del entonces gobernador norteamericano Blanton Winship .. PERSECUCION ACTUAL

quehg dejado en tela de ;juício ante la opinión pÚhlica al Dopart:unonto de .Jns·' ticia .Y al gobierno de Puerto Eieo por las irregularidades que tu vieron 1 Ilgal' en la investigación por tratarse de la muerte do nn nacionalista y de un valeroso luchador· por la independencia, dramatizan de modo evidente esta grave amenaza fascista que se cierne sobre todo Puerto Rico.
&

QUE IMPUIJSA AL IMPERIALISMO 1

¿ Quéimpulsa a los círculo;;; más re8.ccionarios dÚ capital monopolista norteamericano a la intensificaci6n de la represión r.nti·democrática y anti-ipopular cnlos Estados Unidos y en Puerto Rico "1 Evidentemente, esta política tiene, :sU origen en la desesperación que a los círculos reaccionarios les causa las con~ tradicciones internas del sistema capitalista y las importantes viot.orias obtenidas por las fuerzas de la pi:lZy de la democracia durante los Últimos tiempos, tanto en lbs Iijstndos Unidos como en el campo internacional, victorias que han signifieado aplastantes derrotas para los planes gnerreristas y de dominación mundial de los imperialistas de Wa11 Street.

La represión y persecución por las fuerzas IDonop';olistas, gubernaIflentales y mjlitares nOl'tcamerican~s de que nuestro puehlo ba sido víctima en el ·pasado, continúan con mayor intensidad hoy. La amenaza fascista y la supresión de las libertades democrá.ticas en nuestIa país, representan una grave amr1l3Za para nuestro pueblo. El arresto y enjuiciamiento de los líderes del Partido Comnnista Puertorriqnefío; los encarcela_ mientos de decenas de líderes y miembros del PN-tido Nacionalista; los re., cientes atentadps contra los derechos sindicales de las organizaciones obreras, la Confederación General de Trabajadores (auténtica) y la línidad General de Trabajadores; la violencia utilizada por la administración universitaria y por el gobierno contra los estudianteR universitarios en la huelga de 1941il, apale<Índolos, encarcelándolos y expulsándolos junto a nUlnerosos profesores; la deten_ ción de .cientos de miembros de fila y dirigentes intermedios 'del Partido Inde_ pendentista Puertorriqueño en ocasi6n de los sucesos del 30 de Octubre de 1950; la interrupción de sus mítines, como en Fajardo y otros lugares ,pOI'cam:.trillas que actúan con el consentimiento implícito o explícito de las autoridades; la. violencia contra líderes del P. l. P., como es el caso del ase:iinato político de Antonio Morales García e Ismael Navedo en Dorado, imponiendo el tribunal de Bayamón una sentenci., de dos a diez años al asesino, creando así las condieiones para libertarIo una vez transcurran los dos años; las imputaciones de comunista que se le han venido haciendo al P. I P., pltra amerlazarlo, precisamente en los momentos en que se encarcela a los dirigentes comunistas; el vil asesinato a palo limpio del dirigente nacionalista Víctor Carrasquíllo, exonerado días antesde la imputación que se le hacía de alegada violación de la Ley 53, asesinato
2

El armisticio en Corea, la paz en Indochina y la destacada participación dCI' la República Popular China .on las negociaciones de Ginebra, que condujeron ala solución pacífica del conflicto en aquella c·olonia francesa; el forzado reconocimiento de la República Populm~ China como potencia mundial y su creciento y decisiva participaeión en los problemas internacionales y en el inantenimientol de la paz, todo ello contrario a los deseos de las claHes dominantes de los Estados Unidos; la Intensificación sin precedentes del movimiento mundial de los pueblos coloniales y dependientes por la independencia nacional y contra el colonialismo; 'el fortalecimiento y ensanchamiento incesante y lo;; enormes triunfos obtenidofl por las economías de la Unión Soviética y de los países donde se construye el socialismo, Polonia, Checoeslovaquia, l~umanía, Bulgaria, etc. y los extraordina ríos avances realizdos por el pueblo chino en la industrialización,del país yen el fortalecimiento de su economía; la vigorosa oposieión de los pueblos de .B~rancia y Alemania al rearme alemán y la manifiesta oposición de la mayoría del pueblo inglés a seguir la política de guerra norteamericana; el desarrollo de la crisis económica en Estados Unidos, .crisis que ya ha lanzado al desempleo a cercá de cinco millones de obreros. ha hecho subir enormemente las cifras de las mercancías almacenadas y ha afet;tado los precios de la producción agrícola; la creciente intellsi:ficaeión de la lucha de las masas norteamericanas por la paz. contra el macartismo, que es la marca norteamericana del fascismo; el voto de censura en el Congreso contra MacCarthy que es, expresión de esta oposición; la derrota sufrida por el Partido Republicano en las Últimas elecciones congresionales y estatales, que reflejan"el descontento del pueblo contra la política re<:tcrlOJml'ia en lo doméstico y en 10 internacional; los aVanceRlogrados en las negociaciones para la unificación del movimiento obrero norteamericano y las importantes victorias logradas por el Pueblo Ne.g'I'ocontra la discriminación, por el reconocimiento de sus derechos civiles y democráticos, Est;:ts victorias, entre otras, representan, sin lugar a duda, importantes derrotas para la política de guerra de la adminisLraeió:n de gisenhmver y de la clase gobernante de i'jstados Unidos y son la fuente de su desesperación y de su desbocado camino hacia el fascismo y la guerra. ~

LA CRISIS
En Puerto Rico, la política de los monopolios norteamericanos tampoco 'marcha como ellos desoan y nuevos problemas y mayores dificultades se levantan al paso de su. política colonialista y opresora. En oste sentido, las 'crecientes dificultades de la política del gobierno de Estados Unidos en Puerto Rico tiene por centro lo que aparenta ser su mayor fortaleza: el llam.ado Estado UJI'G Ai3odado. Por un lado pretendió el gobierno de Bstndos Unidos confundil~' al pueblo puertorriqueño y a la opinión democrática mundial con el engaño del Estado Libre A¡.:;ociado, retendiendo hacer ver que con el establecimiento del p mismo, Puerto Hico babía adquirido completo gobierno propio, hahiendo decla. rado ineLuso los personeros criollos a. sueldo que" con el Estado Libre Asociado ha desaparecido todo vestigio de colonialismo en Puerto Rico". De otra parto, el desarrollo de la cl'isis cíclica del capitalismo en Estados Unidos y en el campo" occidental" y sus repercusiones en la economía de Puerto Rico, completamente atada a la de Estados Unidos, que ha causado un mayor encarecimiento de la vida, nueva merma en el salario real de los trabajªdores, la agudización de la crisis en la industria azucarera, ospina dorsal de la e(~OI1Omía del país, un descenso en el flujo migratorio de los obreros puertorriqueño~~ hacia Estados Unidos que el gobierno de Puerto Rico ha estimulado constantemente como medio artificial para atenuar la desocupación y el desempleo ; la agudización del crónico problema del desemplo, la mecanización'acderada de la, illdnstria, especialmente de la azucarera, han empeorado aúl1 má" el estado de miseria y desesperación de las masas obreras y campesinas y de las masas populares en general. LUCHAS DE PUEBLO Como comecnencia de este agravamiento' de la crisis se ha intensificado el descontento popular, y el desaI'I'olJo de las luchas de la clal'ie obrera contra la ofensiva .patronal reaccionaria ha tomado nuevos bríos. 1.111, expresión del avi. vamiento de la lucha de la clase obrera en lo¡; últimos tiempos puede medirse por la huelga general de los obreros portuarios en el v@rano del año pasado, que paralizó, por la intransigencia patronal, la actividad de todos 'los puertos. de la isla; la huelga general de los obreros del transporte sub-urhano en el área, metropolitana que mantuvo paralizado durante \'arios días el transport@ de pasajeros en todo el área y la cual se extendió a algunos pueblos de la isla; la, huelga de los obreros azucareros de las centnlles Cambalach@, Guayanilla, Mr.rcedita, Guánica y huelgas de obreros agrícolas azucareros en distintas plantaciones de caña; huelga de los colonos de la Central Plata en San Sebastián; huelga de los obreros de la industria del cinematógrafo, de la industria textíi en Vega Baja, Ponce y Mayaguez; huelga de los empleados de los aristocráticos hoteles Carilve Hilton y Conqado y otras huelgas menores. EvidenteménÚ~ este incremento de las luchas de la clase obrera yde 1M masas populares contra la ofensiva patronal y contra los efectos de la crisis, ha asustado a los imperialistas norteamericanos, quienes pretenden descargar el, peso de la crisis sobre las espaldas del pueblo trabajador y aspiran a aplastar toda lucha popular contra la crisis, por la :¡;laz, a democracia y la independencia l nacional.

El desarrollo y la ampliación de las luchasd{l la el~se obrera puertorriqueña, sin embargo, son frenadosl y traicionados p()r la interv~nción de los líderes tibre· ros norteamericanos servidores de los monopolios norteamericanos, y porunoa cuantos llamados líderes obreros pnerton'iqueños, tipo Armpndo' ~ánchez y Eusebio Moreno, agentes del gobierno coloRial, politiqueros y aprovechados SN'· vidores de las grandes corporaciones azucarera;:;;y de toda empresa explotadora de nuestra clase obrera. La intensificación de la acción represiva del imperialismo contra el movi~ miento obrero y contra los sectores patrióticos' del movimiento de liberación na· cionaL tiene por objetivo. pues, paralizar la lucha de la,clase obrera en su etapa actual y tratar de impedir que esta a1cllJ1Ce á¡: altos niveles de lucha política m por la paz, contra el fascismo y por 18 liberación de nu¡;stra patria. Esto explica la presente persecución contra el Partido Comunista Puertorriqueño y el arresto de su lidarato. OFENSIVA CONTRA I.1A DEMOCRACIA ENAMERICA

Señalamos más arriba qU0 este incremento de la uC'Ci6nrepresiva del P:()~ lfierno de Estádos Unidos contl':;¡,nuestro país, no es algo aceidental y aislado. Efectivamente; el.mismo coincide, de i.ma parl:e, con el crecimiento y desarrollo. del movimiento popular, anti-EC1~clal anti·imperiaHsta en los pueblos de Amé.• y rica, y de la otra, con la aceleración de la ofensiva imperialista contra aquellofl pueblos hermanos. l,a p'Olítica reaccionaria y de guerra de las clas~s gobernantes de Eilta.clos Unid08; en lo que a la América IJatina concierne, tlen<! por objetivos la paralización de la creciente resistencia, popular contra la penetración imperialista, ryntensifícaGÍón de la e~plotación y opresión política y económica de estos .paÍses al sur del 1-\10Grande, el saqueo de sus riquezas naturales y la total supedita·, eión de la economía de estos pueblos hermanos a la econoinÍa de Estados Unidos y a los planes bélicos de los círculos gobernantes de Washington. Como parte de esta ofensiva imp5:lrialista, la política de Wash-ington se orienta ah0ra hacia la destrucción de todo vestigio de demwracia bur~uesa en América IJatina y el apoyo abierto a los regím.enes anti.populares, anti-demo-, cráticos y dictatoriales, como los de 'fruji1lo, Somoza, Odl'Íli, Pérez .Timénez, 13atista, Castillo Armas, etc. Estos gobiernos le sirven desearadam~nte al imporialismo. El método que emplea el gobierno de Estados Unidos p~rlt apl1CM'(lISa &plítica en la América IJfltina es el del chantaje, la coacción y la intimid.ación, utilizando laE: embajadas yanquis de las cuales emanan las direc:tivas que 10il gobernantes peleles aplican dócilmente. Por el contrario, en aqlHllIos paíse~ donde los gobiernos sohreponen los interese;.>nacionale¡¡; a los intereses opresm'oo imperlalistas, éste recurre a la intervenciÓn abierta y doo6lllperada, C<Jmo ~uce·' dió en Guatemala. PUEBLO RECHAZA PERSECUCION En Puerto Rico el imperialismo trató de

Plj

¿

i

impone!'

en

lOil

último¡¡: años

u:m.>,

política parecida, utilizando al gobierno local y al aparato reprcsivo insular', (Ley 53 de la Mordaza) para la reprosióncdelmovimiento patriótico y anti-imperialista. Con el establecimiento del llamado Estado Libre Asociado, el imperialismo pretendió encubrir con unn1.lcvo<ropaje su dominación colonialista en Puerto Rico. La utilización de las leyes 'represivas locales. respondía,en parte, a esa política. Sin embargo, esa política recihió un serio golpe en marzo de. 19f54. Aprovcchando el atentado terrorista por unos cnantos naciOllalistas contra el Congreso norteamericano, el gobierno de Puerto Rico, por órdenes dd gobie1'l1ode Washington, arrestó y enca:rceló a los principales líderes delPartido Comunista ,Puertorriqueño y a numerosos líderes y miembros del Partido Nacionalista residentes 'én Puerto Rico, acusándolos de violación de la ley lócal 53, conocida populai'mente como ley de~a mordaza y que es una versión insulal' de la ley Smith. Creyó el gobierno de Estados Unidos contar con decidido y general respalc10 popular para esta acción represiva contra nuestro Partido y contra otros secto~' res del movimiento de liberación nacional. Sucedió, sin embargo, justamente lo cóntrario. Importantes sectores de la opinión públicí), puertorriqueña expresaron su desacuerdo contra c-saacción represiva. El gobierno de Puerto Rico sevió obligado a retirar las acusacione~ y poner en libertad a los comunistas Y' a muchos nacionalistas, resultando además muchos de ellos absueltos posteriormente por los tribunales de justicia .. A esta victoria del movimiento de liber8.- . eión nacional· contribuyó en gran medida, la solidaridad' de las fuerzas progresistas y democ:í-áticas de todo el mundo. Tan inesperada derrota 10rzó al imperialismo a cambiar de táctica. El aparato del F. B. L, operando abiertamente; entró en funciones. El 20 de octuhre de 1954 se arrestó al liderato comunista y a 'dos expulsado"l recientemente del Par.tido: Jane Speed de AnclÍ'eu y Juan EnUlllll1uelli, bajo la acusación de violación de la Ley Smith. Esta ley ha sido aplicada también a numeroso!'! nacionalistas puertorriqueños en Estados Unidos .. SOBRE

los partidarios de eUas han dado base, inconscientemente, al gobierno de Estt'.. dos Unidos. para mayores represiones y para justificar toda su l:)olítiGa contl'a el propio Partido Nacionalista, contra todo el movimiento por la paz, el,.bienes~. tal' social y la independencia nacional. " ,.11 Ni que decirse tiene ql,le aun cuando el Partido Nacionalista no hubi.era !'lesarrollado esta táctica errónea, el gobierno de Estados Unido,. hubiera bUSCIl'{;!O'¡, otras justifieaciqnes para aplicar su bárbara política colonialista. Pero de haber sido así, la reacción de las masa::;tamhién hubieTaBido distinta, ya que lar'litllb.· ción habda facilitado su más amplia movilización .Gontra el imperialismo, el terror, por la libertad de los preflO::; olíticos. Para objetivar nuestro acedo, p podemos recurrir aLejemplo de la reacción de lanopinión pÚblica cOlltra el. iÚicid: : de la persecución de los nacionalista.s concretamente, cuando la Masacre del Ponce en 1937.
'lf

OBSERVACIONES

SOBRE LA OlUEN'I'AOION DEL P. l. P.

. Si la táctica del terrorismo y del permanente abstencionismo electoral como método de acción política del Partido Nacionalista. resulta errónea y perjudicial para el desarrollo de la militante acción de las masás contra el imperialismo y. el gobierno colqnial, no lo es menos la t:íctica elcctoraly burocrática en que está cayendo eCliderato del Partido Independentista Puertorriqueño. Los líderes del PIP han caído en una peligrosa política de sospechosa estre· chez insular, limitando su visión a los problemas generales del país. desconocielld<,lque el frente de libe.ración de los pueblos coloniales e~ uno e indivisible, integrado por todos los pueblos dopenclientes y coloniales que luchan hoy por per las cadenas de sus opresores extranjeros, por los pueblos y países que luchan por el socialismo, la paz y la democracia, a euya cabeza están la Unión. Soviética, la RepÚblica Popular China y las democracias populares de Europa. Por momentos, como cuando valientemfJl1te luchó contra la maniobra coloniali.sta del imperialismo nOl'teamericano en la organización de las Naciones Unidas, la alta dirección del P. 1. P. reconoce la existencia de ese frente. _En esa ocasión recibió, aceptó y buscó su apoyo, Confiar, como parece predominar en la alta dirección dél PIP, en lag Cámaras y las declaraciones máEl o menos formales y en la. movilización q).w precede a las elecciones, como único medio para el desarrollo ¿'e lá lucha por la independencia no nos parece orientación fecunda y eficaz. Desechar en la lucha por la independencia, la movilización ,de las masas populares para satisfacer da mandas pareiales como lo son la no aplicaciÓn de algunas leyes federales, tales como 1;.1 ley Taft~Hartley, McCarran, Smith, de Sm'vicio Militar Obligatorio, ctc., la lucha por la paz ypor la libertad de los presos político's, no nos parece. una táctica que corresponde al sentir de las masas de nuestro plJsblo. Perseguir, como ¡x1rece,ocurrir en el PIP, a todo miembro de fila o dirigente que critique el compadraZGO politiquero, las vacilaciones, el bUI'ocratismo, las actitudes de coqueteo encubierto con el imperialimno ,de algunos dirigentes; que convierta la conversión al PIP en el Jordán limpiador de culpas de los que
7

I~ATAC'J'ICA DEL PARTIDO NACIONALISTA

El Partido Nacionalista viene siendo perseguido y atacado desde los comienzos de la década del 30. DeeellaS de nacionalistas han sido cazados a balazos en las calles y campos, de nuestro país. Oentenares han sido encarcelados en la.:; prisiones de Puerto Rico y dc :B~stadosUnidos. Actualmentelw.y más. de cien nacionalistas, 8ntre hombres y mujeres, sentenci.ados a largas condenas en pri[,iones de ambos países. Entre los enearcelados se encuentt'ael caudillo dél Pa.rtido Nacionalista, Don Pedro Albizu Campos, cond<madoa 64 años de presidio. El viejo patriota puertorriqueño 0.'3táHlUYquebrantado de salud, incomunicado. en una.celda del presidio efjtatal en Hío Piedras. El imperialismo ha aprovechado al máximo esos métodos y tácticas err6~ neos del referido movimiento. Ha provocado repetídamente al Partido Nacionalista y éste fácilmente se ha dejado provocar. Al recurrir a las tácticas te. rroristas, desesperadas y aventureras para combatir las agresiones imperialistas,
6

hasta ayer fueron colonialistas pero que quedm¡ excentos de todo pecado con la solicitud de ingreso al PIP, 110 no" parece, repetimos, norma de un Partido nuevo que dice tener la alta responsabilidad histórica de lograr la auténtica y. completa independencia de nuestra patria. Qué es lo que está sucediendo ~ Es que la alta dirección del Plp· está siendo muy influída por elementos oportunistas como el Ledo. Geigel Polanco,expulsado del Partido Popular Dehlocrático, "floor leader ',' dél partido de gobiernO; en la legislatura cuando se aprobaron las Leyes de la Mordaza y Secretario de Justicia cuando los viciosos arrestos en 1950 de numerosos puertorriqueños, entre ellos cientos de Pipiolos que hoy él, el Lcdo. Vicente Géigel Palanca, J" la alta dirección del PIP' pretenden que él también dirija.
&

nacionalista; ailenci<in la política exterior de rap1:fia y de guerra de Estados Unidos por "temor" a que le euelgnen el sambenito de comunista. Y esto nos parece una actitud conciliadoTil y decolabor8:ción indirecta con el imperialismo norteamericano. Sin embargo no debía haber esos temores. El ihlperialismo' sabe bien quiénes son los nacionalistás y quiénes son los comunistas, sólo que ha de calificar de lo uno o de lo otro, según su conveniencia, a todo el que luche por los más elementales derechos de nuestro pueblo. El PIP no está excento naturalmente de ser calificado porque lucha por la independencia. Pero no es sucumbiendo a esos temores que mejor se sirve al justo ideal de liberta.d que el PIP anhela defender. Al hacer estas observacion€B sobre la táctica del PIP, no nos guía, como podrá observarse, el interés pequeño partidista. Por el contrario, lo hacemos con la intención de contribuir a que se corrijan deficiencias superables que dI, mantenerse podrían hacer gran d~ño al ,empeño libertario y poner en entredicho la honestidad y cap'acic1ad do hombres y mujeres de cuyo acierto depende en parte el porvenir de todo un pueblo al:' comunistas, populares, independentistas, estadoístas, nacionalistas y gente sin partido. I~AS LIBERTADES
'DI<.:

Exponemos daramente que no somos contrarios a que dirigentes rectifiquen posiciones equivocadas y'que abandonen partídos colonialistas para unirs~ a un partido que lucha por la independencia. Eso lo aplaudimos, Pero no es meramente cambiando de partido que se purifica uno de los qlle sirvió dócilmente al imperialismo y encarceló a los partidarios de la independencia. No parece habilr tampoco ¡tbsoll1ta claridad en la alta dirección del PIP sobre el papel de traición que juega en el momento presente la mayoría de lo;: gobiernos latinoamericanos que hace ya mpcho tiempo vendieron sus almas al diablo, entl:egándose a los opresores norteamericanos, traicionando los postula" dos de libertad y justicia que sirvieron de estandarte en las luchas anteriores contra la opresión colonial española. Ni tampoco parece haber absoluta claridad en la alta dirección del PIP en cuanto a la urgencia de defender los derechos civiles de los ciudadanos que están siendo gravemente amenazados y violados¡. El PIP mu;r justamente se ha declarado en favor de que se derog,'ue la ley 53. aprobada por el Partido Po.. pular en 19i!8.. Los dirigentes delPIP en la Legislatura así lo hicieron constar claramente el año pasado. Sin embargo, 101il dirigentes del PIP no levantan oficialmente ni un dedo para defender a las víctimas de esa ley que ellos han condenado. Igualmente ocurre con la Ley Smith, de la cual se copió 'lALey 5:3. IiJl BIP se ha declarado públicamente contra la aplicación 'de todas esas leyes federales represivas. IJa Ley Smith desde el punto de vista. del PIP 'tiene qlle ser' doblemente opresiva pues no 3610 viola los derechos civiJes, como lo hace la ley, 53 cuya derogación ellos exigen, sino que además es una ley que n(}'ses impuesta. por un parlamento extranjero. Sin embargo, tampoco en este ,caso los dirigen_ tes para defender a las víctimas de esa ley, del PIP levantan oficialment¡¡; un dedo . La alta clirección del PIP entiende por ejemplo que la forma de expresar su oposición es exigiendo la derogación de la IJey 5il en un caso, y consiguiendo la independencia para que no rijan esas leyes federales en el otro, Y esto está muy bien. Pero salir a defender a las víctimas de esas leyes, eso no lo hace la alta dirección del PIPo Temen que loS'confundan con nacionalistas y comunistas. Se niegan a celebrar la· gloriosa fecha del "Grito de Lares" y el natalicio del ilustre patricio Ramón Emeterio Betances por "temor" a la acusación de

'l'ODOSAMENAZADAS

La persecución contr'a el Partido Comunista Puertorriqueño y el arresto de su Uderato, no son, como ya hemos señal n do, hechos accidentales. Representan la continuación de una vasta operación represiva por parte del gobiernC' de Estados Unidos enderezada a paralizar el movimiepto de liberación nacional y dirigida a destruir los vestigios de democracia burguesa que aun quedan en Puerto I:meo, como los primeros pasos para el estahlecimiento de un gobierno colonial abiertamente fascista en nuestro país. Uno de los pasos principales en esa dirección lo es la persccueión contra el Partido de 111 clase obrera, el Partido Comunista :f>uertorriqueño, que es el más consecuente defensor de los más les intereses de nuestro pueblo y de nuestra Patria, el más celoso defensor de la clase obrera puertorriqueña de la cual 'es parte integrante y a cuya liberaÚón de la explotación capitalista y de la coyunda de la opresión colonial consagra todas sus energías y esfuerzos; el más firme guardián de nuestra cultura nacio 11aly de lo más noble de las tradiciones de nuestro pueblO; más intransigento propulsor de la causa dc la paz, la democracia y la independencia nacional de nuestro país. Se trata ahora de /silenciar la voz del Partido Comunista Puertorriqueño para tratar de paralizar la expresión orientadora y patriótica del más militante sector delmovimienio de liberación nacional. Se trata de ahogar la voz puertorriqueña de más autoridad en el terreno intel'nacionaI. Luego s•• lanzarán furiosamente los imperialistas norteamericanos contra el movimiento obrero organizado, y no solalnente contra la UGT y la CGT (auténtica) que con todas sus debilidades se hanconsel'vado relativamente independientes del cont:t'ól bernamental, sino que incluso desatarán su persecqción contra las ¡,;indicales obre~'as que respaldan al actual gobierno, si éstas f5elevantan con firmeza a defender a los t¿;abajadores de la ofensiva patronal imperialista, Leyes insulares del tipo antiobrero de "las federales se pondrán en vigor para "px'oteger el derecho al trabajo", esto es, para eliminal'el taller .cerrado y el taller unionado
9

8

en los convenios o contratos colectivos, (estas leyes han sido puestas ya en vigor en numerosos estaclm¡de Estados Unidos) y para reglamentar las operaciones y el funcionamiento de las uniones hasta el punto de rencTirlas impotentes ante. la reaaeÍón patronal y desbrozar el camino para su total absorción y control por el gobierno. Luego se lanzarán los imperialistas, de no paralizarse su acción terrorista mediante la unidad y la lucha do la clase obrera, de los sectores patrióticos y de las fuerzas progresistas y liberales de todos los sectores, contra todo in dopendentistas y demócrata sincero y .honesto que valientementé defienda sus eonvicciones políticas y sociales contrarias a las dcl gobierno colonial .y. a la'8 del gobierno de vYashington; ~ontra todo huelguista que defienda su unión, el salariJ y ql1e luche por mejores condiciones de vid14 Sobre el Partido Indepenc1entista Puertorriqueño lanzará también la persecuciÓn el imperialismo norteamericano. Y no escaparán tampoco del latigazo y de la represión fascista, aquellos honrados populares, estadoístas o so· cialistas que se levanten con firmeza y vigor.a combatir los desmanes del gobier" no y a defender la democracia y la libertad. Que no se llame a engaño nadie en Puerto Rico. La experiencia enseña que el fascismo se lanza primero contra los comunistas parª, luego suprimir toda oposición política O social. 1 Hoy más que en ninguna otra ocasión en la historia de nuestro país lo~ derechos básicos del ciudadano: libertad de palabra, de pensamiento, el derecho de reunión, de huelga, de petición, de manifestación y la libertad 'de prensa se encuentran grave y profundam~nte amenazados. Defender hoy, pues, las libertades demoeráticas de los eiuc1ad,i' nos, sean q;tos populares, nacionalistas, indépendentistas, estadoístas o C'omunistas es tarea crucial de toQ.q,dem6cratn, , honrado de nuestro país. LOS COMUNISTAS PUERTORRIQUENOS Nunca desde 1934, año en que fu(> fundado nuestro Partido, éste había sido nevado ante. tribunal alguno para responder POl; acusaciones de actos del terror, de incitación a la. violen:3ia o de ,perturbación a la paz o por predicar el derribamiento del gobiernopór la fuerza y la violeneÍa.

y esto se vió obligado

d.e toda responsabilidad en los mismos por el propio gobierno de .Puer'to Rico. a reconocerlo el Gobierno de Puerto Rico, no ob~tante la terrible presión que se ejercía por Washington, de¡¡¡dedonde se exigía qu@ se aprovec-ha'ra la coyuntura de aquellos sucesos para que se entablara acción judicial y B.epersiguiera. al P. C. P. En ninguna de las dos ocasiones pudieron encontrar prueba o evidencia para sustanciar la acción judicial

¿Por qué, ante hechos tan ev1dentes como estos, se persigue al PCP,se arresta su liderato y se le acusa de "conspirar para enseñar, predicar y fomentar la conveniencia de derribar el gobierno de Puerto Rico y el Gobierno de los Estados ¡ Unidos por medio de la fuerza y la violencia' "1 [,Qué es lo que se pretende con el arresto de los comunistas y la persecución contra el Partido Comunista? Se pretende aterrorizar e intimidar aún más al pueblo y al movimiento de liberación nacional de nuestro país. Lo que se pretende es establecer un clima de slJmisión abyecta en nuestro país para acallar y amordazar la creciente pro· t,esta:popular contra la crisis económica, contra (:1desempleoj por más altos sab,nos, por la paz, la democracia Lla independencia nacional. ' El Partido Comunista Puertorriqueño va a defender con fh'lllezay va· lentía ante los tribunnles americanos S11derecho contiow}j' disfrutando de to· das las garantías y prerrogativas que como partido político le corresponden. Va a defender su derecho constitucional a desarrollar libremente sus actividades pacíficas en nuestro país. Va a defender su legalidad.
<'1.

Bajo cualquier circunstancia el PCP continuará trasmitiendo al pr¡,eblo su orientación política y su programa y continuará desenmascarando las péri'i~ das maniobras del imperialismo norteamericano y de sus agentes criollos, y señalándole a la clalle obrera y al pueblo puertorriqulJño el camino cierto para la. solución de sus problemas presentes y para la 4l0nquista de sus rná.: altos objetivos futuros. ¿POR QUE LUCHA EL P. C. P.? El Partido Comunista continuará sus luchas: Por un aumento fsenera.l de los salarios de los obreros de fa.ctorías, tallerei y plantaciones agrícolas.
;¡¡

El Partido Comunista PuertorricJueño por principio teórico y por la expe· \ ,·1' • Contra 1a mecamzaclOn y tecmtICaClOn dI' a ll1(¡l1str!a azucarera SUl. garan. ." .•.. , e riencia de la práctica del movimiento democrático mundial de la clase obrera, tías para el obrero desplazado. Porque se establezca un subsidio pagado por el .se. opone resueltamente, a toda forma de 'acción terTorista como método de lucha J gobierno y los patronos para todo obrero de~l)lazado por llit meeanización fila la industria. po!ítica.EI Partido cree en y defiende con firmeza el principio de acción cívica y democl'ática de las masas, el uso de los cOll1icioselectorales y de cuantos Contra la aplicación a nuestro país de las leyes fascistas' Taft,.Yar!l.ley, derechos han sido conquistados por el pueblo para la libre expresión de suvc'Smith, McCarran y la oprobiosa ley de servicio militar obligatorio. luntad y el desenvolvimiento de sus actividade,:; políticas. El PCP se ha ceñid() SiOll1preen el pasado a tales principios y se ajusta hoy decididamente a los mi¡¡Por la aplicación a Puerto Rico de la Ley Pederal de Compensación por mas. Esto bienIo sabe el Gobierno de Puerto Rico y lo saben destacados miem-: desempleo, la del Salario Mínimo Federal y cualquiera otra ley, procIucto del esbros del Partido Popular Democrático que en el pasado estuvieron cerca de!. fuerzo y de la lucha del pueblo hermano, para compensar parcialmente la exPartido COlTImlistaPuertorriqueño. Es bien sabido por todo el mundo en Puerplotación imperialista de que es víctínm todo el pueblo puertorriqueño. to Rico que, tanto durante los sucesos de octubre de 1950, como durante los Por un equiparamiento de los salarios que se pagan itJl Puerto Rico con 10i sucesos de ma,rzo de 1954, el Partido Comunista Puertorriqueño fuéexonerado
10 11

que se pagan en los Estados Unidos en industrias similares. Contra las limitaciones -federales a nuestra producción nado de nuest:,.'o azúcar. Porque nuestro pueblo y las empresas puertorriqueñils relaciones comerciales libres con todos los países del mundo dos a comerciar exclusivamente con los ]}stados Unidos.

azucarera

y al refi-

y no se vean obliga-,

p¡uedan establecer

Por la defensa de nuestras industrias nacionales, por un programa de industrialización que J;'esponda a los mejores intereses de nuestro pueblo y no a los intereses explotadores de emp~.'esas extranjeras. Por la continuación del programa de reforma agraria actualmente para~ lizado. Por la aplicación de la Ley de 500 acres a todas aquellas corporaciones sentistas a las cnales ann no se les ha aplicado. Por la defensa de los intereses y los derechos de los colonos de caña. los medianos y pequeños agricultores en general. Por la protección Por la defensa obrera y estudiantil. de las industrias nativas. de los derechos políticos. de la juventud; abJ

y de'

y extensión de las conquistas
general para los presos

1

Por una amnistía
11

l'
11

Por los derechos de la mujer y el niño. Por el respeto al derecho de huelga, y a las libertades de reunión, de prensa y de palabra. El Partido Comunista Puertorriqueño llama a la clase obrera y a todo el el pueblo a rechazar resue¡tamente, ahora, ya que luego será tarde, IQs graves atentados contra las libertades democráticas y 1.os derechos civiles de ros ciudadanos. El PUP hace un ardiente llamamiento J, todo el puebl<; para que exprese su vigorosa resolución de no dejarse escamotear las preciosas lih~rtades de palabra, petición, prensa, huelga, manifestación, ete. qlle tan caras le son y tan profundamente amenazadas se encuentran por ia monstruosa const)iraeión imperialista contra nuestro pueblo. ílI El PUP ·Uama a los estudiantes, a los intelectuales de nuestro país a que asuman la pO¡-3Íciónlevantada que la grave sitll:.wión política de nuestro paí'si exige que adopten. El POP llama a todas las fuerzas patrióticas de nuestra patria a que salgan en defensa de la libertad amenazada. Mensajes de protestas y resoluciones de parte de las organiza,0Íones qbreras, de los elementos progresi8tas y liberales y de la ciudadanía en general deben ser enviados al Hon. Gobernador de Puerto Rico, a los presidentes de ambas Cámaras Leg'islativas, al Procurador General de los Estados Unidos, a las Naciones Unidas y a la prensa del país demandando el respeto a los derechos democráticos y1 una amnistía general para todos los presos políticos.

\

POR EL COlVIITE CENTRAL DEL P ARTIDOCOlVIUNISTAPUERTORRIQUEÑO
San ,Juan, Puerto Rico 12 28 de febrero de 1955.

i

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful