You are on page 1of 21

Año II Enero del 2010

Sexta edición - Especial de poesía
Cinosargo
Contacto: carrollera@gmail.com
Web: www.cinosargo.cl.kz
Milvia Alata Tejedo y Daniel Rojas Pachas © 2010. Todos los derechos reservados.
Queda prohibida la reproducción, total o parcial de este documento, por cualquier medio,
sin el previo y expreso consentimiento por escrito del autor.

Editorial Cinosargo by Milvia Alata y Daniel Rojas Pachas
Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 2.0 Chile
POETAS PRESENTES EN ESTA EDICIÓN

Pablo Volumen ((España)))
Antonio Arroyo Silva (((España)))
Jaime Antonio Guzmán (((Chile)))
Jaime Saenz (((Bolivia)))
Ulises Varsovia ((Chile-Europa)))
Martín Zuñiga (((Perú)))
Constança Lucas (((Brasil)))
Poesía de Pablo Volumen

Resumiendo
gotas de lluvia
Se me hizo cuesta arriba y el "Ain't too proud to beg"
bajar las escaleras para descolgar
por las cataratas de los ojos lo pendiente.
y la pus del extranjero.
Más lluvia,
Dos minutos esperando hasta luegos
la automatización de lo desaparecido, para siempre,
y después de dejarme las gafas puestas ángeles de última hora
cae la rampa. y después todos mis demonios,
juntos, más que nunca.
El lugar era diferente,
subiendo escaleras de dos en dos,
con los platos en la mano,
uno casi vacío
y el otro sin comida,
a los pocos meses sonaría
melodía en la estancia.

Silencios, preguntas,
arena en el plato,
sal,
otra vez las escaleras
de una en una,
de uno en uno.

Bifurcación,
luego nos vemos,
Los que se dedican a crear

Hay quien se dedica a crear,
parir ideas originales
de trompas ligadas,
de úteros secos.

Escritos,
oraciones a la niebla,
pinturas,
manualidades,
inventos útiles a la humanidad
para escapar de la locura
y estimular el giro del agua.

Otros sólo se dedican
a destruir,
a crear armas de carbón,
para que con las mismas
los que creamos
podamos dibujarles
entre ceja y ceja
puntos,
que no son precisamente lunares.
Siete días

Un goteo incesante
con golpes de puerta
que se resisten a la fuerza del viento.

Cortinas que no se están quietas
absorbidas por el mal tiempo.
Caras manchadas en menos de siete días.

Sonidos que no hacen falta,
palabras que se alarman
y mujeres que se olvidan de que no es para tanto.

Escaleras que cumplen la única función
de llevarnos arriba para caer en un parque
con campos separados, con barcos hundidos y tocados.

Rutinas de algunas horas
con cambios permanentes de luz
y apagones intermitentes.

Líquidos que sugieren
otras formas de ser
por el mero hecho de ser formas.

Caminos deformados
rosas tiradas en círculos
con alucinaciones gastadas.

Espejos rotos en menos de diez años
y cuerpos esperando una repulsión atractiva.
Rampas que caen y sueños que dormitan.
Todo para nada
Retuércete como el tronco
del árbol que nos separa,
esquívate la mirada,
soporta embestidas, cicatrices
y a hijos de puta orinando en tus raíces.
Al final todo como al principio,
tú en tu casa semidesnuda,
tirando por el retrete los diamantes del alba
y yo detrás del camión de la basura.

Pablo Volumen (Madrid, 1983) es el cantante y guitarrista del grupo de rock Volumen. Siendo la poesía un pilar fundamental en sus
composiciones, en 2008 sale a la calle su disco “Nadie hace nada”, con una crítica social optimista a la que todo el que respira está expuesto. En
2009 decide recopilar algunos de sus poemas en el libro “Agua en la cuchara” que puede leerse gratuitamente en la red en el siguiente blog
http://aguaenlacuchara.blogspot.com/
Poemas de Antonio Arroyo Silva

EL VIENTO

1

Sangrado por la crin
de los caballos
llega el viento

Aúlla donde el lobo
mece la hierba

2

Palmera de cristal
que silba en las orejas
del helecho

Vidrieras del fervor
con la fiebre encendida

La melena del viento
La maleza azul
cuando reposa
3
Discurrir
no pensar

El río no es zapato
de la aspersión

Relamer las luciérnagas
Engullir
su melaza de luz

4
Animal esparcido
el viento
Poro de ti
Huracán de los poros
muerde la soledad
la deshila de dientes

Antonio Arroyo Silva: Nacido en Santa cruz de La Palma, isla de La Palma, Canarias, España, en 1957. Licenciado en Filología Hispánica por la
Universidad de la Laguna y profesor de Lengua y Literatura Castellana. Ha sido colaborador de revistas en papel, como Artymaña, La menstrua
Alba (de Canarias), Zurgai (de Bilbao) y de revistas digitales como la de la Sociedad de Escritores de Chile, Cinosargo. Ha publicado dos libros de
poemas: Las metamorfosis (Cabildo Insular de La Palma, 1991) y Esquina Paradise (El Vigía Editora, 2008). En preparación tiene los siguientes
poemarios: Caballo de la luz, Symphonia, Marzo, Fila Cero y Poética de Esther Hughes.
Poemas de Jaime Antonio Guzmán

Del Libro Poetas en la Ciudad Erótica

Te regalo mis testículos como una muestra de entrega total
en esta hora, tu hora…

Te regalo mis testículos como una muestra de entrega total en
esta hora, tu hora. La hora nuestra de los días en que todo se
sabe alguna vez y ya nada se supone más de cuando en
cuando en un silencio, porque todo lo que soy te lo entrego en
este escroto y todo lo que quisiera ser ya ha desaparecido,
desapareció o se escurrió entre las pelusas rizadas que se
clavan como pidiéndole una oportunidad a la fruncida piel de
este intento por reconocerme. Esto soy, ni más ni menos. Soy
la intención desesperada de exponerme tal cual, de que me
veas por fin bajo el prisma que quieras y no desde el que te
enseñé. Porque soy las pelotas. No soy otra cosa. Soy un nodo
recubierto de historias y todo lo que en él no vez no lo he
merecido. No te regalo mi pene porque ha sido tuyo desde
siempre, de todas y de alguien más, pero mis testículos no,
esos son sólo tuyos, mi carne taladrada de pasión y
certidumbre.
Sexo Anal
¡Ay! Bendita seas entre todas las mujeres (maldito
yo entre los hombres)
Y bendita sea tu espalda
Que termina en tan deliciosa agonía
En tanto dolor extasiado de ganas
En tanta embriaguez
Que termina en tan deliciosa agonía
En medio del padecimiento
En medio de la ambivalencia y los no sé
A mitad del recorrido
¡Ay, qué dolor!
Tan deliciosa agonía
Como desembocando desde las turbias aguas del Bío-Bío
Al Pacífico, al turbulento Pacífico
Y no sentir ni el más mínimo de los arrepentimientos.

Jaime Antonio Guzmán: Poeta y Dramaturgo. Nace en Concepción, Chile en 1972, viviendo su adolescencia y juventud en la comuna de La
Granja en la Región Metropolitana de Santiago, experiencia geográfica que reubicaría para siempre su visión de Chile. Licenciado en Trabajo
Social. Desde su primera publicación, el libro de Poesía Versos y Adversos del Corazón a la Conciencia (2007), esa visión crítica sobre la
sociedad chilena y su aguda percepción sobre las desigualdades sociales, convierten los trabajos de Guzmán en una poesía irónica, militante y
fuertemente escénica. Produjo el Libro de Antología Poetas en la Ciudad, que prologado por el Maestro Patricio Manns, compartió la publicación
con connotados poetas generacionales, libro que fue presentado en el marco de la XXVII Feria del Libro de Viña del Mar, en enero del año 2009.
Publica Corazón Verde Oliva (o épica sobre dolores mientras pare la mamá de la Mariana” en Mayo 2009, posicionándolo como referencia de la
poesía temática, con la Violencia Intrafamiliar y el Femicidio como ejes de sensibilización en esta producción.
Poemas de Jaime Saenz

Ven
Ven; yo vivo de tu dibujo
y de tu perfumada melodía,
soñé en la estrella a que con un canto se podría llegar
-te vi aparecer y no pude asirte, a turbadora distancia
te llevaba el canto
y era mucha lejanía y poco tu aliento para alcanzar
a tiempo un fulgor de mi corazón
-el que ahora estalla ahogado por alguna lluvia compasiva.
Ven, sin embargo; deja que mi mano imprima
inolvidable fuerza a tu olvido,
acércate a mirar mi sombra en la pared,
ven una vez; quiero cumplir mis deseos de adiós.
Como una luz

Llegada la hora en que el astro se apague,
quedarán mis ojos en los aires que contigo fulguraban
Silenciosamente y como una luz
reposa en mi camino
la transparencia del olvido.

Tu aliento me devuelve a la espera y a la tristeza de la tierra,
no te apartes del caer de la tarde
-no me dejes descubrir sino detrás de ti
lo que tengo todavía que morir.

Eres Visible

Permaneces todo el tiempo en el olor de las montañas
cuando el sol se retira,
y me parece escuchar tu respiración en la frescura de la sombra
como un adiós pensativo.

De tu partida, que es como una lumbre, se condolerán
estas claras imágenes
por el viento de la tarde mecidas aquí y a lo lejos;
yo te acompaño con el rumor de las hojas, miro por
ti las cosas que amabas
-el alba no borrará tu paso, eres visible.

Jaime Sáenz (La Paz, 1921- La Paz, 1986) fue un poeta y narrador boliviano. La ciudad de La Paz fue su espacio vital y el permanente trasfondo de su obra. Reconocido
como uno de los autores más importantes de toda la literatura boliviana, tanto su vida como su obra marcaron profundamente el espacio cultural boliviano del siglo XX. En
Saenz, vida y obra se suponen y se iluminan mutuamente. Así, la imagen de escritor rebelde, marginado, alcohólico, nocturno y enemigo del artificio de la “gente bien”, no
sólo remite a uno de los pocos enfants terribles de las letras bolivianas, sino que es parte integrante de una vida que asumió la escritura con vocación monástica. El
resultado de esta vida fue una obra que es una visión de mundo extraordinaria y original, como pocas en el contexto de la literatura boliviana y latinoamericana.
Sagrado Fuego de Ulises Varsovia (Selección)

Sagrado fuego

Un minuto de sagrado fuego, odas, sonetos, ditirambos,
un momento de luz prometeica, epopeyas, alfabetos, lenguas.
una chispa, un chispazo, una lluvia
de briznas ígnitas desprendidas Para sangrar, para sacrificarme
desde el esmeril apolíneo, sobre la piedra del altar de Apolo
desde la profundidad del cosmos, emitiendo píticos sonidos,
abalanzándose contra mi mente, llenando de oracular misterio
rociando mis dendritas perceptoras el antro donde mis cofrades
de singular clarividencia, esperan en respetuoso silencio,
alimentándolas de leche esperan su singular alimento.
prístina, de zumos paleozoicos.

Venid a mí, polvo de asteroides,
cenizas de incendios estelares,
rescoldos de conflagraciones
de nebulosas ya destruídas,
arpegios de cítaras siderales
rotas en el primer cataclismo,
y sonando aún en el universo.

Sonad, llamaread, tremolad, crujid,
estremecedme, alegre instrumento
hambriento de dedos y de labios,
hambriento de un arco prometeico
arrancándome letras, palabras,
versos, hexámetros, églogas,
Como la noche

Llegue de súbito, como la noche,
y apodérese de mi corazón
penetrando la cáscara de niebla
con sus gráciles dedos maternales.

Nada diga, toda ella iluminada
de locuaz persuación y labios rotos,
por el mismo sendero que sus pasos
cuando adiós en el crucial entrecruce.

Llegue, y rómpanse en mil pedazos
los testimonios, las fotografías,
el amuleto de piedra testimonial,
el eco de la voz de mis mayores.

De súbito a mí, como la noche,
penetrante desde sus raíces,
toda llena de espadas y desnudez,
ella la de mil rostros, la indefinible.

Ulises Varsovia: Nací el 2 de julio de 1949 en Valparaíso, ciudad litoral de Chile, en cuya Universidad Católica realicé estudios de
Historia, Geografía e Historia del Arte, obteniendo los ti-tulos correspondientes. Visité también seminarios de filosofía griega y de historia
de la música. Pero mi asignatura secreta era la poesía.
Poemas de Martín Zúñiga Chávez

LOS TECHOS DE CALAMINA VIBRAN AL COMPÁS DE LA LLUVIA

Lo mejor que puede suceder es el agua las musas bailan en mi pecho

corriendo en la cañerías al son del carro basurero y se ríen de mi falta de
agallas,
pero pocas veces suceden cosas buenas
de mi inestimable pesimismo al prender los cigarrillos.
en mi casa. Con la palabra amor se acaban

muchas palabras. las canciones y los bailes
Every time we say goodbye revolotea por la casa.
de moda. hendiduras imperceptibles en los dientes
Con el tiempo también aprenderé a reírme.
como colinas como elefantes blancos;
Pavlov tenía algo de razón en ello.
porque ya es costumbre acarrear tangos

en los baldes de agua. El frío

que se filtra por las grietas me amuebla la casa.

Y aunque es un desierto lleno de espinos y tequila
PARECE SIMPLE TRABAJAR SIN MÚSICA

Cuesta mirar cuanto te acompaña

un incendio.

Cuando los discos viejos inundan la casa.

Cuando las paredes se vuelven gigantes

y estás parado en medio

y

de pronto las medias se te mojan

sin razón, y sin razón también la luz se acaba.

y un barro antiguo se asoma bajo las señales.

Cuesta no cerrar los ojos

en la necesidad de detener algo.

Martín Zúñiga Chávez Cusco ( Perú) Realiza estudios en Literatura y Lingüística en la Universidad Nacional San Agustín de Arequipa. Co-
dirigió del 2001 al 2005 el Círculo Enroque y la revista de creación literaria "Enroque y más versos". Como parte de las actividades del
Círculo fue locutor en el programa radial "Performance Cultural" en Radio Universidad, UNSA, Arequipa. Publicó el libro "Relatos /5"
(Arequipa, 2002) y un adelanto del poemario "Pequeño Estudio sobre la Muerte" (Arequipa, 2004).
Poemas visaules de Constança Lucas
Constança Lucas / Caixa Postal 1599 / 01031-970 São Paulo - SP Brasil / http://constancalucas.blogspot.com/ http://www.constanca.lucas.nom.br/
http://www.facebook.com/constanca.lucas

Related Interests