You are on page 1of 3

1) Naranja.

Es un concentrado de vitamina C: una sola naranja cubre
el requerimiento diario de esa vitamina, que fortalece las
defensas. Aporta, además, hidratos de carbono de
absorción lenta, fibra, betacarotenos (sustancias que el
cuerpo transforma en vitamina A) y potasio.
Conviene exprimir las naranjas inmediatamente antes de
tomar el jugo para aprovechar la vitamina C, que se pierde
al contacto con la luz y el aire.
Se recomienda comer por lo menos tres frutas al día, una
de ellas, cítrica (naranja, mandarina, pomelo). Otras frutas
muy ricas en vitamina C son el kiwi y las frutillas.

2) Ají/Pimientos/Chiles
Constituye una fuente muy importante de
vitamina C si se consume crudo. Además aporta
betacarotenos, algo de hidratos de carbono de
absorción lenta y fibra. Otras hortalizas que aportan
vitamina C son el tomate, el repollo y la espinaca,
sin cocinar.
Los ajíes más picantes, llamados chiles o chilis,
aportan una sustancia que podría ser preventiva de
algunos tipos de cáncer, especialmente de
estómago. Cuanto más picante es el chile, mayor es
el contenido de esa sustancia, de modo que se
recomienda incluirlos entre los alimentos habituales,
si se tolera el picante.

Las personas que con dificultades para digerir las lentejas pueden incorporar ajedrea al agua de cocción o agregar esta hierba -de efectos antiflatulentosal plato. lomo. Importante: no sólo requieren calcio los chicos. Para asimilar mejor el hierro de las lentejas conviene combinarlas con carne roja o blanca. proteínas vegetales y fibra. vitaminas del complejo B. y minerales como calcio y fósforo. magnesio. Aportan hidratos de carbono de absorción lenta. magnesio y zinc son los principales nutrientes que podemos obtener de las carnes. el yogur y el queso son excelentes fuentes de vitaminas del complejo B. potasio y vitaminas del complejo B. sino también los adultos.3) Lentejas. por lo tanto no es saludable para chicos ni adultos. Otras legumbres fuente de proteínas. a quienes este elemento ayuda a prevenir la enfermedad llamada osteoporosis (debilitamiento de los huesos). está casi exclusivamente compuesta por grasas saturadas. Pueden ser importantes aliadas en el diseño de una alimentación saludable. Los lácteos enteros contienen una cantidad importante de grasas. para disminuir el consumo de grasas. bife angosto. principalmente saturadas. tienen vitaminas A y D agregadas. y colesterol. Algunos cortes de carne pueden tener alto contenido de grasas. Su precio es muy accesible. las arvejas. 9) Carnes rojas. Comer carne favorece el crecimiento y desarrollo del cuerpo y ayuda a tonificar los músculos. Para reducir más aún el contenido de grasa hay que retirar toda la grasa visible. hacerle quitar la grasa y luego hacerlo picar. o con algún alimento rico en vitamina C. frías van muy bien en ensaladas: es sólo cuestión de hábitos. hierro de buena absorción. . si bien es un derivado lácteo. Aportan también hidratos de carbono de rápida absorción en cantidad moderada y proteínas animales. vitamina B. Son fuente de hierro. Recordemos que la manteca. Constituyen la principal fuente de calcio en la alimentación. en el caso de la carne picada hay que elegir el corte. Se aconseja elegir cortes magros como cuadril. hierro y magnesio son los porotos comunes y de soja. peceto. los garbanzos y las habas. Por lo tanto conviene utilizar leche descremada partir de los dos años de vida (no antes) y quesos blancos untables y semiduros magros. Si bien generalmente se considera a las lentejas un plato de invierno. Proteínas animales. 4) Leche y derivados La leche. necesario para conformar y mantener los huesos y los dientes sanos. Se recomienda consumir 2 a 3 porciones por semana.

10) Pollo y pescado. y contribuye al crecimiento y desarrollo del organismo en general. preferentemente en preparaciones sin grasas agregadas. zinc. Las carnes blancas también aportan proteínas animales y son fuente de vitaminas del complejo B. convenientes para la salud. ácidos grasos omega 3. hierro y selenio. fósforo. Incluir estas carnes en la alimentación ayuda a reparar y formar nuevos tejidos. En cuanto a las grasas. Los pescados presentan grasas insaturadas. Tanto el pollo como el pescado contienen menos colesterol que la carne roja. que ayudan en el aprendizaje y protegen al corazón. por eso es importante quitársela antes de cocinarlo. El pescado de mar suministra magnesio. el pollo tiene grasas saturadas principalmente en la piel. El pescado de mar suministra grasas omega 3. . Se recomienda consumir 2 ó 3 porciones de pollo y pescado por semana. vitaminas A y D(los pescados más grasos).