You are on page 1of 3

Las nuevas tecnologías al

servicio de la Neurocirugía
Autor: Dr. Rafael García de Sola, Jefe de Servicio de Neurocirugía de INEAMAD
Fecha: 22/05/2015

La Neurocirugía se ha ido enriqueciendo gracias
a los avances tecnológicos, que se centran en tres
aspectos fundamentales: evaluar al paciente antes
de operarlo, controlarlo mientras se interviene y
valorar los resultados de la cirugía.

1.

Pero esto no es todo, antes de llevar a cabo la intervención,
el neurocirujano cuenta con otras herramientas de gran
utilidad: el laboratorio de Microcirugía, el de Anatomía
Quirúrgica y los Estudios de Simulación, entre los que se
encuentra la endoscopia y los robot.

Evaluación preoperatoria

Disponer de AngioTAC, con imágenes en 3D y
estudios de perfusión es casi obligatorio en los
Servicios de Neurocirugía. A esto hay que añadir
el desarrollo de la imagen en la Resonancia
Magnética, donde destacan la Espectroscopia
o la Tractografía. Ahora se dispone de la
tecnología necesaria para fusionar las imágenes
de estas técnicas con reconstrucciones en 3D,
lo que permite que el neurocirujano pueda
conocer todos los detalles anatómicos de la
lesión y la zona que hay que intervenir. Toda esa
información es clave para diseñar adecuadamente
la intervención.

Robot ROSA

Resonancia Magnética
Digital 3 Tesla

2.

Fase intraoperatoria

Durante el proceso de la cirugía tenemos que distinguir entre
varias fases.
1. Visualización: Aquí se cuenta con la incorporación de
microscopio y de las técnicas endoscópicas, que ofrecen
gran ayuda para los abordaje quirúrgicos en la base de
cráneo.
2. Resección: En neurocirugía se han desarrollado muchas
técnicas que han sido exportadas a otros ámbitos
quirúrgicos, como son el bisturí eléctrico, el aspirador, la
coagulación bipolar, que se mejoró con el empleo de las
pinzas, que son la prolongación habitual de las manos del
cirujano.
3. Ayuda al abordaje quirúrgico: La endoscopia ha permitido
mejorar la precisión y posibilidades de abordar regiones
profundas y las técnicas de neurocirugía estereotáxica,
Neuronavegador Curve
con la guía de Leksell, han ido evolucionando hasta lo que
se denomina frameless stereotaxy y la neuronavegación,
que son de gran ayuda. En el mismo sentido de ayudar al neurocirujano durante la intervención quirúrgica,
se ha desarrollado enormemente la Monitorización Neurofisiológica Intraoperatoria (MNIO), pero
en lo que aún hay que avanzar es en las técnicas de robotización, que están menos desarrolladas por su
complejidad técnica, su difícil manejo y su utilidad práctica en cuanto su avance en relación a las técnicas
que hemos comentado.
4. Control intraoperatorio: Además de los sistemas de control en el campo de la Anestesia, los neurocirujanos
cuentan con los métodos de fluorescencia (5-ALA, para resección de astrocitomas, y Verde Indocianina,
para angiografía intraoperatoria) que son muy útiles. También está la Monitorización Neurofisiológica
Intraoperatoria, la ecografía o el TAC intraoperatorio, sobre todo en cirugía de columna. Aunque aún está
en desarrollo, la RM intraoperatoria tiene buenas perspectivas de futuro.

Microscopio

Hospital Nuestra Señora del Rosario

C/Príncipe de Vergara, 53. 28006 Madrid, España.
www.hospitalrosario.com

Panel Multipantalla
5. Documentación quirúrgica:
En
nuestro
quirófano disponemos de la posibilidad de
integrar imágenes de anestesia, microscopio,
navegador, endoscopio, TAC intraoperatorio,
MNIO, Robot… en una sola pantalla y realizar
grabación en CD o disco de toda la información,
como una película continua y simultanea de todo
el acontecer quirúrgico. Supone un documento
veraz, aprendizaje para el propio cirujano y
material para estudio.

3. Postoperatoria
Para hacer una valoración de la cirugía, el neurocirujano
cuenta con el TAC y la Resonancia Magnética, pero
también puede hacer controles neuropsicología,
neurofisiología, escalas clínicas, entre otros aspectos.

Teniendo en cuenta todo el avance al que hemos
asistido en los últimos años, hay que considerar que
el neurocirujano debe conocer los propios límites y
no traspasarlos, excepto que se tenga el conocimiento,
la experiencia y la tecnología ad hoc. Por eso, el
término curva de aprendizaje habría que cambiarlo
por el de curva de experiencia. En el quirófano hay
que entrar aprendido y debe gobernar la armonía de
todo el equipo de profesionales con el equipamiento

Hospital Nuestra Señora del Rosario

quirúrgico. Es recomendable que cada profesional
ocupe un lugar específico dentro del quirófano, de
forma que se establece mejor la coordinación y el
entrenamiento del equipo.
Uno de los aspectos más citados en la actualidad es
la relación coste/beneficio, pero surge la pregunta:
¿un buen resultado no tiene precio? La cirugía
menos costosa es la que obtiene buen resultado. Esto
sucede siempre, y más en Neurocirugía. Los avances
tecnológicos abren nuevas puertas al conocimiento,
a la práctica quirúrgica y a la docencia. Los médicos
debemos luchar por ofrecer los mejores resultados a
nuestros pacientes.
Debemos recordar que los diferentes equipos e
instrumental que se emplean en quirófano han sido
diseñados por grandes cirujanos, lo que ha permitido
ampliar las fronteras de la Neurocirugía. Lo importante
no es operar; lo importante es saber para conseguir
saber operar bien. Para eso, nuestro quirófano de
Neurocirugía cuenta con un panel multipantalla
que permite controlar desde las constantes vitales
hasta la monitorización neurofisiológica, pasando
por la imagen del microscopio quirúrgico y
el neuronavegador. Además, dispone de un
neuronavegador 3D conectado con equipo TAC
intraoperatorio, microscopio quirúrgico y endoscopia.

C/Príncipe de Vergara, 53. 28006 Madrid, España.
www.hospitalrosario.com