You are on page 1of 17

PRIMERAS JORNADAS DE HISTORIA REGIONAL COMPARADA

Nacionalismo y región en el pensamiento autoritariorevisionista de Argentina y Brasil
Jauregui Aníbal
Méndez Liliana

Stortini Julio

Durante el período de entreguerras se expandieron por el mundo diversos sistemas
ideológicos, a los que se ha calificado de nacionalistas de derecha. Las características
que los distinguían fueron el común rechazo a la trayectoria liberal precedente, una
concepción sustancialista de la Nación (con la recusación de todo aquello considerado
ajeno a ese sustancia) y el reconocimiento del papel estratégico del Estado como
mecanismo articulador del orden y la armonía sociales. Muchas veces sus rasgos
comunes hicieron que fueran reducidos a la unidad cuando escondían diferencias
cualitativas de significación. Sin embargo, tenían algo que los identificaba: todas ellas
eran la expresión de una crisis de valores, de creencias, de referencias que se haría
sentir, tanto en el Viejo como en el Nuevo Mundo, por más de media centuria.
Entre estas diversas expresiones, a las que podemos definir como agrupaciones, o corrientes, de
intelectuales que se influían mutuamente, encontramos a las que germinaron en la Argentina y el Brasil.
La diversidad no está dada sólo por la pertenencia a dos países diferentes sino también dentro de cada uno
de ellos, vemos que existían diferencias de relieve entre los intelectuales ubicados en estas corrientes.
Inmersa en este espacio del mundo de las ideas de ambos países, esta ponencia bucea en aquellos aspectos
del pensamiento de la derecha autoritaria argentina y brasileña específicamente relacionados al problema
regional.

Ya hemos sostenido implícitamente que este pensamiento se presentaba como una
“ideología de Estado”1, cuya finalidad más ostensiva estribaba en colocar al Estado en
el centro del quehacer social. Pero desde ya el fortalecimiento del Estado no era un fin
en sí sino una forma de poner en evidencia la existencia de un sujeto nacional. Con
obvias diferencias respecto a la antagónica concepción marxista,
1

también era una

Lamounier Bolivar, “Brasil. La formación de un pensamiento político autoritario en la Primera
República: una interpretación” en Desarrollo económico, n° 62, jul-sept 1976, p. 256.

La doctrina federal partía de la compatibilización de dos principios. que tienen. ¿Cómo afectaba el federalismo a la construcción de este artefacto? Como los vínculos nacionales son canalizados y expresados por el Estado. con la consiguiente pérdida del sentido nacional. no partía de analizar el rol político de las fuerzas armadas sino el monopolio del ejercicio del poder por las elites estatales dominantes desde los tiempos del Emperador. claramente dominante en el período 1964-1985. por lo tanto. su historia y su lógica autónomas. La reflexión sobre el poder. descriptos por Alexis de Tocqueville en su famoso La democracia en América. de la centralización política y la descentralización administrativa. Hoy sabemos que . Sin . pasa a ser percibido lógicamente como un fenómeno problemático por el grupo de “inventores” del pensamiento nacionalista. Sin ser este problema el nudo de nuestro análisis. que recibieron al federalismo como herencia importada de los Estados Unidos.concepción “instrumentalista” del Estado en el que éste debía fortalecerse para servir a una Nación. con obvias influencias weberianas. Esto era particularmente así en la Argentina y Brasil. porque este ha sido generalmente considerado como resultado de la incapacidad de la sociedad de resolver el conflicto social dentro del marco democrático. El nacionalismo ha sido descripto. La idea de “invención” trae aparejada la de una creación artificial. Por el contrario. de la cual era expresión suprema. El problema que presentaba el federalismo sudamericano. el federalismo como doctrina política y corriente histórica subyacente. no espontánea. Esta relevancia absoluta del objeto Estado ha sido fuertemente identificado por la historiografía brasileña con la imagen hobessiana del Leviathan. basta decir aquí que esta preocupación ostensiva con el tema del poder hobessiano del Estado nacía de la genuina preocupación por identificar las raíces históricas del autoritarismo brasileño. y esto fue remarcado por los pensadores autoritarios brasileños.al contrario de lo que sostenía la denominada teoría “emanacionista” de la ideología las ideas no “emanan” de la clase social. En ambos países encontramos una corriente de pensadores que aparecieron en la segunda década del siglo XX y que cuestionaban el ordenamiento socioeconómico liberal dominantes en ambos países. como una de las grandes “invenciones” del siglo XIX. entre otros autores por Hobsbawm. radicaba en que las tradiciones políticas locales llevaban a una descentralización política y administrativa. en Argentina el hobessianismo ha sido mucho menos significativo como causal apuntada del autoritarismo. ya que significa dispersar el sujeto y el objeto del nacionalismo. de vínculos comunes que se convierten en naturales por quienes son comprendidos por ellos.

Polo cientificista de raíz positivista. Leopoldo Lugones. Polo fascista. Tomás Casares estaban en esta lista 2. esto es la forma en que se agrupaban las corrientes intelectuales de este sector en ambos países. su predilección por los gobiernos autoritarios. Julio Meinvielle. Polo fascista entre quienes podemos ubicar a Juan Carulla. Plinio Salgado pero también están en él Miguel Reale y Gustavo Barroso. Este está casi totalmente ocupado por el integralismo. La derecha nacionalista argentina tiene una configuración distinta: 1. expresión clara de la derecha antiliberal. estos pensadores. Integrada por los integrantes de La Nueva República. Carlos Ibarguren. diferenciada del inmenso enjambre migratorio. Roberto de Laferrere y Leopoldo Lugones. Mario Amadeo2.. Corriente neorrepublicana. Este grupo giraba en torno al periódico A Ordem y al Centro Dom Vital. cuyas figuras más significativas fueron Julio y Rodolfo Irazusta. 3. Cesar Pico. 2. Podemos entrever las diferencias entre ambos “nacionalismos” al observar su configuración.embargo es necesario hacer desde ya varias salvedades para analizar las posibles convergencias entre ambos. Tese de doutorado apresentada ao Departamento de História da Faculdade . Gustavo Franceschi. Juan Carulla. Entre ellos consideramos a dos autores de los más citados: Antonio Jose do Azevedo Amaral y Franciso José de Oliveira Viana. Autoritarismo e nacionalismo: o campo intelectual da nova direita no Brasil e na Argentina (1914. particular. Sus más conocidos representantes fueron Jackson de Figueiredo y Alceu Amoroso Lima. cuyo antecesor puede ser Alberto Torres y sus expresiones más trascendentes estuvieron representados por Francisco Campos. Este núcleo consideraba a la nación originada en la común pertenencia aun credo religioso. Oliveira Viana y Azevedo Amaral. Julio Irazusta. 3. En la Argentina el nacionalismo tuvo por preocupación principal el reconocimiento de una personalidad propia. Aquí se congregaban intelectuales que consideraban a la realidad social como resultado de un fenómeno evolutivo regulado por leyes naturales. equivalente argentina de A Ordem. Enrique Osés. En primer lugar en Brasil.1945). Polo católico. Alceu Amoroso Lima. por citar algunos. La configuración de la derecha nacionalista en el Brasil está curiosamente dotada de tres polos: 1. se caracterizarían por la defensa explícita de un orden político basado en la centralización y el fortalecimiento del Estado federal por medio de metodología autoritaria. Ernesto Palacio. Estos autores se oponían a la actitud nacionalista denominada “ufanista” que fincaba la Nación en las particularidades de la geografía y las peculiaridades de la población. Encontramos como sus principales exponentes al dirigente máximo del integralismo. que le “mezquinaba” una identidad reconocible en el concierto de los pueblos del mundo. Font Ezcurra. Ricardo Rojas fue uno de sus precursores de esta búsqueda identitaria aunque no compartiera con sus sucesores. 2 Beired Jose Luis Bendicho. alias Tristäo de Ataíde. Polo católico: aquí se reunían los intelectuales que orbitaban en torno a la revista Criterio.

inauguraba una indagación sobre la nacionalidad a partir de los trazos culturales multidireccionales que habían definido la civilización brasileña. estaba aludiendo al Brasil de Filosofía. Letras e Ciencias Humanas da Universidade de Säo Paulo. esto es. revela cual era el sentido principal de su trabajo. 1990 y Freyre Gilberto. que era al mismo tiempo el nombre de la monumental obra histórica que dirigiera. julio 1945. alemán o italiano europeo e incluso. los hicieron desistir de la militancia política inmediata. que tomarían los acontecimientos políticos. decepcionante para ellos. en el indigenismo. entre otros. sob a orientacäo de Maria Ligia Coelho Prado. intelectual e artística do Brasil". el negro africano y el portugués. p. para dedicarse en gran medida a la investigación histórica y social. ¿Cómo pensar en esa identidad cuando lo que se percibía era que predominaba claramente la diversidad? La Primera Guerra Mundial y la Gran Crisis desataron las pasiones nacionalistas en todo el mundo y esto impulsó al gigante sudamericano a una búsqueda interrogativa sobre la nacionalidad. la “cuestión nacional”. 1996. si inicialmente encontramos en los jóvenes nacionalistas de “La Nueva República” una clara vocación política. Editora Brasiliense. con sus Raízes do Brasil. Esta reorientación de su actividad justifica el nombre de “revisionismo histórico” con el que se conoce a esta corriente. Valga como elemento de raigambre con la realidad el hecho de que de este mismo positivismo. Säo Paulo. SP. NACIÓN Y REGIÓN EN EL BRASIL Desde fines del siglo pasado. aún aquella que no compartía la visión autoritaria y de derecha de los denominados nacionalistas. aunque de su veta riograndense había mamado Getúlio Vargas. La literatura especializada insiste en mencionar como una de las características de este primer nacionalismo al “ufanismo”. Fue este sector de pensamiento el que nos parece de mayor relieve e influencia en la trayectoria del autoritarismo político brasileño. A questäo nacional na Primeira República. surcado por tantos accidentes geográficos. Aunque este nombre no haga justicia a la amplitud de sus inquietudes. 3. . discípulo fiel de Julio de Castilhos. a la vanidad nacional basada en la geografía. una búsqueda que fue emprendida por una gran parte de su intelectualidad. el japonés del Extremo Oriente. se instalaba en el Brasil la pregunta sobre la identidad nacional brasileña. Pero. Esta última idea. en Cultura Política. 3 Véase Oliveira Lúcia Lippi. "A influencia política sobre a evoluçäo social. Entre ellos. 19. en un país tan inmenso.I: 5. En la Argentina por el contrario. conviviendo humanos provenientes de todas las latitudes y continentes: el tupí-guaraní americano. Por otra parte se entronca claramente con una raíz más profunda del positivismo que se advertía a sí mismo como una tentativa de construcción de la realidad a partir de premisas civilizatorias indiscutibles. en el esplendor de la naturaleza. la participación en el golpe de Estado de septiembre de 1930 y el rumbo. ESTADO. el gran historiador Sergio Buarque de Hollanda que. como hablar de una identidad nacional.Creemos que el análisis somero de las respectivas configuraciones demuestra la ausencia en Argentina de este componente cientificista y positivista que sí está presente en el Brasil.

a los intereses centrífugos del provincialismo. la libertad o el derecho sino sólo a los instintos irreductibles del caudillismo local. José Olympio. La posterior emergencia de la provincia si bien debilitó este cáncer municipal. Sin embargo. Esta tendencia a institucionalizar la autonomía de las ciudades y el poder desafiante de los caudillos locales se observa a lo largo de la historia pero su etapa de despegue se ubicaba en la Regencia durante la minoría de Pedro II. en vez de esto. 264 Oliveira Viana . Sin embargo. era el fundamento biológico a la aspiración nacional. No puede sorprender entonces que esta corriente se inclinara abiertamente por el Estado como elemento de integración social4. La consolidación psicológica definitiva se alcanzaría cuando se completara el “blanqueamiento” de la población negra e indígena.El peligro de la democracia residía principalmente en que esto iba a acentuar la disociación regional. Uno de los males que trajo este liberalismo mal entendido – ya que era apto para los países anglosajones que tenían una mayor y mejor educación política (aún en los analfabetos .era el municipalismo. no sirve a la democracia. sin embargo. cit. consideraban que el mal de la República brasileña radicaba en el transplante al suelo brasileño de instituciones nacidas en otras realidades. La ambigüedad radica aquí en que estos fenómenos que expresaban la realidad tradicional eran considerados positivamente como factores identificatorios del sentir nacional. Como síntesis inicial de sus posturas. La adopción de la técnica liberal de reforma política que da al pueblo la libertad de dirigir su vida colectiva degeneró en un Estado anarquizado y en la imposibilidad de adquirir una conciencia colectiva en la que se podría fundamentar el progreso de Brasil como Nación. 4 5 Beired. a la dispersión rural. Tanto el negro como el indígena – y en este último se separaba de P. quienes mejor representan esta reflexión nacionalista son los “pensadores autoritarios” surgidos en las dos últimas décadas de la Primera República.como un continente abarcador de una multiplicidad de contenidos. al aislamiento. de la sociabilidad brasileña. a la incoherencia. op. situaría su origen en las relaciones patriarcales de la fazenda y del engenho. sólo una técnica autoritaria de reforma política permitiría al Estado encontrar los mecanismos que permitieran alcanzar esa conciencia colectiva. Esta sociabilidad estaba determinada por la predominancia de un tipo antropológico de brasileño nacido del aporte decisivo del hombre blanco europeo. p. . En consecuencia. este constitucionalismo importado sólo reforzó las tendencias centrífugas subyacentes en la realidad brasileña desde el año 1500. Pero el hecho de existiera una tipo antropológico (que se correspondía con un tipo psicológico) que recorría todo su espacio continental. p. Rio de Janeiro. Tal vez el más notable de todos estos intelectuales fuera Francisco de Oliveira Viana para quien el paradigma de la copia estaba en la Constitución de 1891 que buscaba desarrollar en el Brasil las instituciones del self government norteamericano.Las raíces del Brasil también estaban siendo procuradas por Gilberto Freyre quien en Casa Grande e senzala. 295. Salgado – no habían generado aportes de significación a la civilización brasileña. vino a crear otro obstáculo al poder central. al patriarcalismo colonial5. para otras culturas políticas. El municipalismo. Evolucäo do povo brasileiro. Los apóstoles del liberalismo lo consideraban la última palabra del progreso político. 193. a la disociación.. Estos hombres se habrían de caracterizar por tener una relación directa o indirecta con el Estado y esto posición profesional reforzaba el componente ideológica estatólatra fuertemente presente en su ideario.

en una región carente de las condiciones mínimas para el establecimiento de un gobierno propio. reciente incorporación a la federación brasileña. 139. por su aislamiento. La inclusión de la masa de la población en estas instituciones liberales importadas sólo hacía agravar sus carencias. . clases. Institucöes políticas brasileiras. ya que en la práctica la adopción de las instituciones del republicanismo liberal significaba el fortalecimiento de las autonomías estaduales. p. Es notable que estas preocupaciones se encuentran en la misma línea que había recorrido Sarmiento en el Facundo y aunque otorgándole a este regionalismo un factor de disociación. Pero también en la incapacidad de la configuración estatal para resolver estos problemas. “ a impressäo que me däo estes construtores de Constitucöes é de uma congregacäo de logiciens. 1987. estaduales y central por la elección directa y por el sufragio universal. todos estos autores despreciaban la democracia y exageraban los males que podrían provenir del ejercicio del sufragio. El divorcio entre ambos había nacido a partir de la pretensión de los constitucionalistas entre los que se contaba Rui Barbosa. En la realidad. el particularismo? Obviamente en la vastedad geográfica. En principio. Viana considera que “…temos utilizado. aunque es lógico suponer que la preocupación no estaba en el desarrollo económico privado sino en la economía como fundamento de la comunidad nacional presidida por el Estado. federalista y liberal eran casi sinónimos. que habían pretendido aplicar al Brasil fórmulas jurídicas nacidas en otros escenarios sociales. Así lo considera Viana refiriéndose a Francisco de Sá y la formación del Estado de Acre. p. a través de la constitución de gobiernos municipales. la navegación interior. sólo habían gobernado las oligarquías. Viana Oliveira.decía Sá – en un reconocimiento postrero de su error en aquel momento. escasa población y abundancia aventureros. con excessiva prodigalidade o sufrágio universal”8.¿En que se fundaba el regionalismo. que raciocinam sobre expressöes técnicas do Direito Público como matemáticos sobre sinais algébricos”7. 7 8 Viana Oliveira. Sólo el gobierno central. Uno y otro apuntan a la eliminación de lo que llama “la fuerza del desierto”6. En la etapa republicana se intentó el gobierno democrático del pueblo masa. . regiones y ciudades que no pueden ser contenidas en un continuum social. 309. podía hacerlo a través de la “comunicación directa” el desarrollo ferroviario. p. El pensamiento autoritario se definía claramente a favor de la diferenciación entre el país legal y el país real. nació el famoso Populacöes Meridionais do Brasil. telégrafos y de la “comunicación indirecta” representada por el incremento poblacional. “Fui liberal “ . EDUFF. En la práctica existe diversas comunidades. Para Brasil la experiencia había demostrado que incluso en las municipalidades la democracia nunca funcionó correctamente. agravando los males del 6 Oliveira Viana. la única autoridad que por su propia naturaleza tiene interés en hacerlo. a la baja densidad demográfica y a la escasez de medios de transportes. Pero esta disociación era un factor de retraso económico. por la multiplicación de los medios de comunicación como correos. En el Brasil de la Primeira República. teléfonos. Como expresión de esta tarea. El pueblo-masa nunca gobernó verdaderamente. La visión de la política era de que el sufragio debía ser manejado por ciudadanos capaces de manejar este régimen. grupos. Evolucäo…op. Institucöes….cit. el crecimiento urbano. Niterói. El estudio de las personalidades regionales era el mecanismo científico necesario para poder aspirar a comprender el Brasil global. en suma la colonización intensiva y sistemática. 24.

Viana (1937) 303. Y en ellas se advierte la tendencia a reforzar los poderes del Ejecutivo en detrimento de las cámaras legislativas y los municipios. aventuroso. Esta contradicción era reconocida por Salgado al indicar que los caracteres negativos del pueblo brasileño consistían en su carácter empírico. José Olympio. quien vuelve a recusar la importancia de la ley. dos aglomerados municipais. Desde el punto de vista de su configuración jurídica. se repetía en Plínio Salgado. 1935. 10 . En consecuencia. fetichista por índole. los Estados federales brasileños sólo presentan una uniformidad que desmiente la pretensión de justificar la autonomía sobre las diferencias de personalidades jurídico . Institucöes…. los comerciantes y los industriales se yergue : O outro Brasil. Rio de Janeiro. das massas proletarizadas.políticas. pero partiendo de un cierto voluntarismo romántico que recordaba al ufanismo precedente. Salgado construye una representación de la nación 9 Viana Oliveira. esto es aquello que se encontraba alejado de las grandes ciudades. era al mismo tiempo la fuente de mayor parcelamiento del poder político. Ahora bien. cultural y económica de cada Estado. salvo la de Rio Grande del Sur. La conclusión obligada era que el Brasil precisaba de un Leviathan benévolo capaz de fraguar los elementos dispersos de la nacionalidad y de orientar al pueblo insuficientemente alcanzado por la nacionalidad. cuya expresión jurídica será la constitución estadual. José Olympio. esto no le impedía realzar los valores de la colonización portuguesa. Psicologia da Revolucäo. acomodatício ás injuncöes patricarcais ou imperativos caudilhescos11. Los males se agravan si a este mar de autonomías se agregaban las dificultades de circulación que oponía la geografía al contacto humano y que no habían sido salvados por una limitada red ferroviaria y caminera. el real y el legal. personalista. los juristas. estadualista y municipalista12. al interior de cada una de estas unidades federativas existía un proceso de centralización que se proyecta sobre el espacio nacional. Despertemos a Nacao. Una característica singular del pensamiento de Salgado era su indigenismo que remembraba los caminos recorridos por José de Alencar en su reconocimiento del tupí como el fundador de la cultura brasileña. 1935.federalismo.Desde esta perspectiva. 12 Salgado Plínio. p. Se suponía que estas particularidades provenían de las diferencias de conformación física. Esta lectura de una realidad dicotomizada se encuentra con el grave problema de que aquello que es al mismo tiempo reserva de la nacionalidad. 140. das populacöes disseminadas pelo imenso territorio. inútiles a la hora de operar en la construcción de un aparato político eficiente. 135. que realizaba Oliveira Viana. Estos desvíos de la personalidad colectiva hacían que no se pudiera confiar plenamente en este povo-crianca que según la ingenua visión de Salgado. é o Brasil individualista. más que un modelo predominante común a todas ellas. organizada por la Constitución de 1891 crea una historia de “veinte particularidades. eran generalidades abstractas. Un análisis sensato de la realidad llevaba a que: o sufrágio universal e o sufrágio igual é anticientífico quando aplicado sistemáticamente a nosso povo9. Curiosa y contradictoriamente. máximo dirigente del integralismo. sólo podía ser guíado por un guía mesiánico. correspondientes a otros tantos miembros de la Federación”10. que tanto atraía a figuras como Rui Barbosa. La República. Rio de Janeiro. 11 Salgado Plínio. 162. dos bandos sertanejos – esse procede do século XVI. Ante el Brasil letrado de los políticos. la noción de Pueblo Soberano. . La oposición de los dos Brasiles. Oliveira Viana nos advierte que quien busque originalidad en las constituciones escritas de cada uno de los estados no va encontrar. p. p. los científicos.

Aventura política do Brasil. sirviendo entonces al proyecto de un Estado fuerte como el que se proponía en el régimen varguista. Pero a pesar de estas diferencias. 1935. El Estado lusitano era visto como un parásito transatlántico. la xenofobia y el ruralismo. Su adaptación original de la teoría del progreso partía de una consideración francamente negativa de la colonización portuguesa. articulados en una concepción política autoritaria13. aventureros y descubridores de nuevas tierras. Azevedo Amaral fue el que sostuvo más firmemente la idea de que la Nación se encontraba en el futuro y sólo podía ser el fruto del progreso tanto político como económico.. democrático y popular que nace en la ciudad de Säo Paulo y se irradia por el centro. José M. 267. Estaba claro que no era esta la visión del nacionalismo que cultivaban autores como Oliveira Viana y Azevedo Amaral. Ernesto Palacio. Juan P. op. 13 Beired. la sociedad agraria del litoral. y con otros. de origen integralista y más tarde integrado al Estado Novo como intelectual orgánico del régimen.que se basaba en el irracionalismo. México. más volcado al voluntarismo y al romanticismo. La marcha hacia el oeste.70. cuya burocracia vivía de la succión del trabajo y las riquezas coloniales14. un grupo de destacados intelectuales. El caudillo de la bandeira sólo organiza su ejército en la ciudad y cuenta siempre con el asentimiento de todos sus integrantes15. Ricardo considera a la bandeira con un contradictorio sentido de expansión y unificación al mismo tiempo. p. también pretendía hallar un punto de partida sobre el que se fundaba el Brasil y lo halló en la bandeira. oeste y sur del país. De esta forma. Azevedo Amaral. Los bandeirantes con su despliegue y su afán colonizador permitieron ampliar el espacio para el desarrollo de las relaciones sociales e interétnicas. la historia brasileña era la de una sociedad en busca de la erradicación de los elementos exóticos que le habían trabado el acceso al encuentro con su razón de ser. Precisamente el reconocimiento de la trascendencia de las tradiciones rurales determinaba un punto problemático al no ser una sino muchas. Estas huestes de colonizadores. cit. Rosa. 1956. de la Casa Grande y la Senzala de Gilberto Freire. tenía la virtud de poder juntar como haz explicativo. Cassiano Ricardo. políticos y docentes argentinos comenzaron a bucear en el pasado las razones históricas de la crisis del espíritu colectivo para terminar construyendo una visión histórica confrontativa con la por ellos denominada “historia oficial”. Los hermanos Rodolfo y Julio Irazusta. periodistas. la unidad y la diversidad de los Brasiles. ellos compartían con Salgado. p. La marcha hacia el oeste. el sentimentalismo. Rio de Janeiro José Olympio. que debía ser acabada de construir con los materiales que le legaba el pasado. que se respaldaban en la ciencia y en el positivismo. EL REVISIONISMO HISTORICO ARGENTINO Y LA CUESTION REGIONAL En el clima cargado de incertidumbre de las décadas del ’20 y del ‘30. Ricardo nos muestra a la bandeira como el gran elemento unificador del Brasil en oposición a los otros dos componentes básicos de la sociabilidad brasileña. FCE. La bandeira es un fenómeno esencialmente urbano. la convicción de que la nacionalidad brasileña aún estaba más o menos inconclusa. p 482 14 . En su libro cumbre. y de la sociedad pastoril. 15 Ricardo Cassiano. relatada por Oliveira Viana en Poblaciones meridionales del Brasil.

había sido disgregado por la acción negativa de los dirigentes porteños enfrentados con los caudillos federales y por la injerencia de Brasil y de Gran Bretaña. tras aplaudir el golpe de Estado de septiembre de 1930. Este grupo. el Alto Perú. debido al giro de los acontecimientos que derivaron en la restauración del régimen oligárquico conservador. de Rosas (1938) y de la revista publicada por esta institución. Para los revisionistas. Huemul.16 El momento clave de la historia independiente dejaba de ser Mayo y se trasladaba a la época en que la soberanía nacional. López. Buenos Aires. el Paraguay y la Banda 16 Rosa. meses después de la firma del pacto Roca .Runciman entre la Argentina y Gran Bretaña.Oliver y Ricardo Font Ezcurra entre otros (sin olvidar otros precursores como Manuel Gálvez y Carlos Ibarguren). Esa indagación del pasado encontró.. cayó rápidamente en la decepción. “jurisdicción de la patria”. Pero en la Argentina el nacionalismo consideraba que la Nación era un dato anterior a la propia independencia. 13 . libros y de la obra de difusión realizada a través del Instituto de Investigaciones Históricas Juan M. constituyeron el llamado Revisionismo Histórico Argentino que se expresó a través de artículos. la fe en nuestros valores y creencias habían encontrado a su paladín: Rosas. 1967. Esa nación más que tener sus raíces en el antiguo Virreinato del Río de la Plata. el rechazo a las pretensiones de las grandes potencias. José M. acuerdo que en el contexto de la crisis mundial consolidaba la influencia del capital británico en el país. en el período gobernado por Rosas (1829-1852). Alejados de la participación política. Defensa y pérdida de nuestra independencia económica. cuyos hitos fundamentales fueron Bartolomé Mitre y Vicente F. p. Esta tarea como hito la publicación de La Argentina y el Imperialismo Británico de los hermanos Irazusta. Así. lo que estos intelectuales pretendían discutir era la historiografía oficial sobre la organización nacional. del año 1934. Pero a diferencia de lo que sucedía por entonces en el Brasil. si bien la Revolución de Mayo de 1810 había iniciado el proceso emancipatorio. la autoridad. esa libertad tuvo como costo la pérdida de la independencia económica. espacio que a partir de 1810. era el Virreinato mismo. pese a que sus componentes tendían a la unidad. un paréntesis frente a una política antinacional ya iniciada en la primera década independiente y continuada después de ser derrocado en 1852. la historia se convierte así en un campo de batalla política para incidir en un presente cada vez más amenazador. al cual identificaban con la entrega del país a los intereses extranjeros.

63-64.aunque no se le diera esta definición . la segunda a la entrega del patrimonio nacional. También encontramos aquí la oposición.18Valorizando así al interior. perpetrada por Buenos Aires. la primera remitía a la imagen del verdadero nacionalismo presente en los pueblos del interior. p. (…). 1975. 304 . Julio. en Ensayos históricos. considerado como una doctrina extraña introducida en el país por los “doctores” de Buenos Aires. Esta oposición representaba en esencia. ya vista en el Brasil. miembros de una nueva aristocracia de origen dudoso. pp. Para Palacio los caudillos provinciales encarnaban las libertades comunales en las circunstancias especiales de la guerra. Una identificada con los caudillos descendientes de los conquistadores españoles. unitario y liberal y las provincias. por ejemplo. se valorizan también los poderes locales responsables del orden y la estabilidad en las provincias. pp. Historia de la Argentina. incompatible con el puramente formal al que aspiraba la oligarquía metropolitana”. Buenos Aires. la primera representaba la libertad. La Mazorca. sobrevuela el tema del regionalismo. Ricardo. donde la lucha de las distintas facciones genera anarquía e inestabilidad. Buenos Aires. En esencia. Font Ezcurra. de independencia y civil de un interior. entre las dos naciones que conviven. Para Ernesto Palacio. auténticos 17 Irazusta.. Gracias a ellos “ Las provincias. La unidad nacional. en las premisas que justifican la oposición entre tradición y leyes. 82-83 18 Palacio Ernesto. Ensayo sobre Rosas y la suma del poder. las dos Argentinas . 1944. que preservaban las genuinas tradiciones nacionales. un ataque al liberalismo político y económico. en contra de los intereses del resto del territorio y de la verdadera esencia nacional. En este contexto el problema regional se presenta bajo la forma del enfrentamiento entre Buenos Aires.Oriental parecían ya perdidos e incluso provincias litoraleñas como Entre Ríos y Corrientes eran atraídas para separarse del cuerpo nacional17. conservando su estabilidad y un verdadero orden substancial. libro I. op. la segunda el sometimiento al extranjero. remarcando asimismo el contraste con la situación de Buenos Aires. la otra con los doctores y comerciantes. permanecían alejadas de tales controversias de facciones.representadas en este caso por la “tradición” y por las “leyes”. Así. donde los revisionistas ubican ese respeto por las libertades comunales proveniente de la costumbre hispánica y donde el orden es impuesto a las masas por los caudillos federales. Peña Lillo. Como podemos apreciar. los caudillos regionales eran los representantes de la resistencia nacional frente a los embates de las ideas e intereses de lo no nacional. cit.

como se ha pretendido. constituyeron el alma de nuestro federalismo.. 21 Font Ezcurra. Era necesaria la disciplina y el sometimiento a la ley y a la autoridad pero Rivadavia carecía tanto de la razón como de la fuerza. tenían su enemigo natural en el gobernante que venía de afuera. Estos caudillos militares provenían por lo demás.Esas modalidades políticas tradicionales. cit. por la falta de cohesión política y territorial de esos años y por las soberanías locales que se negaban a delegar en el poder central la capacidad de conducirlas. imprescindible para eliminar la anarquía...aristócratas. 305/6. Estas ciudades.. Buenos Aires. Su sentido no era barbarie.. muchos descendientes de conquistadores y encomenderos. Tradición de libertades comunales y de inspiración hispánica y católica a que los pueblos obedecían. según Font Ezcurra. algunos. Esta última. imbuidas del orgullo de su libertad. “dar al antiguo virreinato la cohesión nacional propia que soñaron los hombres de Mayo. A las tensiones locales y regionales se añadía – otra constante—el clásico resquemor con tras la capital del Virreinato” Palacio Ernesto. Palacio Ernesto.cit. Sin embargo.. op. salvo alguna excepción. con toda la gama de combinaciones entre los términos. 306/7 20 “Pero así como había intereses afines. sino tradición. es decir entre representantes de los poderes civil. sino de minorías dirigentes y se encarnó en caudillos militares porque las circunstancias eran de guerra. Santa Fe. repetimos. para sostenerse en el poder con algunos de los partidos locales y usar todos los expedientes de la más refinada política.. descendientes de los conquistadores españoles. que se aceptaba a regañadientes (cuando se aceptaba) y que generalmente debía pactar. 19 ¿Qué es eso.20 El proyecto constitucional de Rivadavia (1826) fracasó según Ricardo Font Ezcurra. 1944 pp..” Rosas unía la suma del poder público y la delegación de las relaciones exteriores que unidas a su ascendiente sobre los caudillos terminaba por consolidar la unión de las provincias en el Pacto Federal de 1831 (firmado por Buenos Aires.21 No sólo se aplicaría contra la pretensión unitaria de sofocar las autonomías provinciales. libro I. ya que la omnipotencia de ambas tradiciones había impedido. en la comunidad de intereses para la defensa contra el salvaje y en la mayor o menor facilidad de las comunicaciones” Esta herencia era la que dificultaba que la confederación se armara espontáneamente. las diversas regiones no tenían capacidad para articularse entre sí en un proyecto colectivo por que sus ciudades capitales se vinculaban sólo” en el sometimiento a una autoridad común. Esta era la causa principal de la anarquía y de la permanente guerra civil”. No fue tampoco un fenómeno de masas. p. libro I p. Ricardo. La unidad nacional.. de auténtica estirpe real. encontrará su instrumento en la dictadura de Rosas. 169-174 y 184-185 . de la mejor prosapia.. militar y espiritual. a los poderes regionales? El federalismo no era otra cosa que la forma tradicional hispánica que se rebelaba contra el centralismo de la antigua capital virreinal. Si las masas los seguían es porque eran los jefes”. Cada caudillo “se consideraba libre e independiente. La mazorca. sino contra las ambiciones personales de los mismos caudillos. sino una referencia elíptica al regionalismo. op. Entre Rios 19 “Ahora bien todas esas modalidades transmitidas de generación en generación.. manifestaciones de una cultura tres veces secular en nuestro suelo. los había contradictorios entre una ciudad y otra y entre los diferentes grupos.. ¿ Qué eran sino cultura?.

Librería La Facultad de Juan Roldán y CIA. Rosas imponía el vínculo 22 Font Ezcurra. Su Drama.1930.y. Eudeba. 169-174 y 184-185. en Ensayos Históricos. al tratar el conflicto entre los caudillos del Litoral. representadas por algunos de los hombres más importantes de la época como los Anchorena. 22 El proyecto revisionista reivindicaba el federalismo por representar la respuesta “nacional” ante las iniciativas “ilustradas” Ahora bien. Su Tiempo. pueblo y oligarquía se alzaban contra la política unitaria puesta en práctica por Bernardino Rivadavia y su partido unitario en la década de 1820 “que había herido dos puntos sustanciales del alma popular: el amor del porteño a su provincia (por la federalización de la provincia) y el sentimiento religioso que dominaba en la sociedad”. En las provincias la oposición contra los unitarios fue formidable. p. 90 23 Ibarguren. La organización empírica (constitución consuetudinaria según Irazusta) se imponía así a una organización definitiva (constitucional) ya que daba primacía a la realidad del país y no a las veleidades institucionalistas de la minoría liberal. Irazusta. Buenos Aires. pp. También Irazusta insistía en el estado de conflictividad previo a la llegada de Rosas. Arana. Juan Manuel de Rosas. A Estanislao López lo hacía aparecer en una posición intermedia entre el centralismo porteño y Artigas.. Su Vida. Carlos. Ambos. op. . la provincia y la ciudad de Buenos Aires. Estanislao López o el autonomista por antonomasia.Aires. Vemos que para este autor el federalismo tenía connotaciones religiosas ya que a partir de las reformas seculares rivadavianas “… El clero se incorporó en masa a las filas federales. Aguirre.”23 El Pacto Federal de 1831 ( a la Liga del Litoral se le había sumado el resto de las provincias) aparecía entonces como el punto de partida de una organización nacional que no necesitaba de un instrumento constitucional para dar cohesión política al país. ya que pretendía consolidar exclusivamente su autonomía provincial. García Zuñiga y Lezica que eran quienes podían sujetar las pasiones peligrosas que animaban a la plebe. Buenos. por otra parte. se agrupó en torno de la bandera que enarbolaron los caudillos en defensa de las autonomías provinciales amenazadas y de la religión católica agredida. el problema se plantea a la hora de definir el federalismo del centro político rioplatense. Terrero. 100. El análisis de este problema lo emprende Carlos Ibarguren. para quien el federalismo porteño representaba las fuerzas genuinas de la provincia. y. pp. cit. Julio. más tarde Corrientes). Ricardo. 1968. 137/8. la personería nacional en el campo internacional..

op. sabrá oponerse a sus comprovincianos ilustrados y garantizar la unidad nacional. Con Rosas se repite aquella idea que hemos visto en el revisionismo de la identificación federalismo y entre federalismo y tradición. el mismo podrá vislumbrarse en la referencia a los deseos de Rosas de conciliar autonomía con unidad. como Rosas.25 Pero este carácter 24 Font Ezcurra. 58 y ss. que oportunamente hemos señalado al considerar períodos anteriores. Ricardo. justificada hasta en sus aspectos más repudiables ¿Cómo reprocharle que haya sido a veces duro. 25 Palacio Ernesto. de los demagogos intelectuales enfrentados a los hombres de acción. cit. En efecto. cit. a pesar de haber nacido en la provincia enemiga. op. burgueses advenedizos e inescrupulosos defensores de los intereses de la aristocracia mercantil. p. al asunto regional.. esta afirmación nos remitirá una vez más. Como se ha visto. . conciliando los intereses del poder local que él mismo representaba. es decir entre el la libertad de los pueblos. Irazusta. si él consideraba esta dureza necesaria? En esas ocasiones es casi seguro que tenía razón y que las ejecuciones capitales que ordenó para salvar la patria asumieron un carácter de sacrificio de sangre ineludible y casi diríamos sacramental. Al mismo tiempo. p. Para ello Rosas necesitaba la Dictadura. pp. no hacían otra cosa que exacerbar en forma permanente el localismo provincial. 339/340 . con los de las provincias del interior. Los segundos descendientes de la aristocracia colonial. Los primeros. 191 y ss. Esto lo llevaba a la búsqueda del equilibrio entre los dos principios que aparecían enfrentados en ese momento: autonomía y unidad. libro I. paladines de la tradición y la libertad. el que mantendrá en pie la integridad de la nación frente a la prepotencia extranjera. En los escritos de los revisionistas se reitera el tema tópico de los doctores. será aquel caudillo federal que. Será el defensor de la tradición y la libertad frente a los doctores y las leyes. Pero por sobre todas las cosas. Rosas resumía en su persona los ideales del revisionismo. “Ensayo sobre Rosas y la suma del poder “ en Ensayos …1968.nacional a las provincias logrando una unidad “estrecha y permanente” lo que había resultado finalmente en la Confederación Argentina 24. ante el peligro de la desintegración perseguida por los unitarios. el paladín del federalismo frente al unitarismo encarnado en la elite ilustrada de Buenos Aires y en última instancia. quienes a través de su accionar. aunque de manera subrepticia. Rosas encarnaba la lucha aparentemente contradictoria del federalismo contra la desintegración. Julio..

Introducción. similar a ellos en la dedicación al trabajo. Irazusta lo comparaba también con Bismarck y Cavour. En cuanto a la referencia a la cuestión 26 Irazusta. en este suceso. 27 28 En la coalición de 1851. pero que a diferencia de Rosas habían visto facilitada su obra por el apoyo de una burguesía liberal y por una política no agresiva de las grandes potencias. que tendía a la realización de sus fines nacionales. orientales y del litoral argentino. hecho que quedaría comprobado con la ley de Aduanas de 1835 que regía para el ámbito provincial pero tenía por función favorecer las industrias del interior en el mercado bonaerense. estimulada por la conspiración de los unitarios. Garcia Mellid Atilio. 51. Montoneras y caudillos en la historia argentina... algo que los unitarios. 1985. imponiéndose a las autoridades locales. La traición urquicista era tanto más grave cuanto ella colaboraba seriamente con el objetivo de disolver o disgregar la confederación que tan dificultosamente Rosas había logrado mantener28. los grandes unificadores de naciones en el siglo XIX. Buenos Aires. el enemigo obtenía sus objetivos de desmembrar a la República Argentina y despojarla de la soberanía sobre sus ríos y grandes fracciones de territorio.dictatorial no lo convertía en un tirano de aldea. a pesar de sus proclamadas intenciones no habían conseguido. representante del caudillismo y de la montonera. Para Julio Irazusta. Tiberio. Esto adquiría una significación fundamental desde la lectura hecha en clave revisionista. capitaneando a las fuerzas brasileñas. la viabilidad de la nación. a cambio de su apoyo militar a . 12-13 “El gobierno del general Rosas cayó por obra de los poderes –nacionales y extranjeros—que se habían coaligado para combatirle. Cromwell y Napoleón. Rosas asumía la condición paradójica de ser al mismo tiempo un gobernante local y nacional. al Imperio del Brasil. que tramaron el derrocamiento de Rosas”. cuya política.. EUDEBA. en Ensayos…. Rosas se convertía así en un dictador clásico al estilo de Cesar. adquiría ese carácter especial de líder nacional por haber enfrentado en dos oportunidades la intervención de las dos grandes potencias del momento. Julio. pp. utilizó todos los medios que se hallaban a su alcance. p. por medio de la violencia pero también de la razón. Correspondió parte principalísima. la participación personal en cada medida adoptada y en la “severidad represiva “. Inglaterra y Francia. Rosas se ha transformado en una autoridad nacional. Ambos roles se complementaban y justificaban ya que tenían como objetivo el evitar la disgregación territorial y el poner orden interno para sostener la unidad nacional frente a la amenaza extranjera. Rosas enfrentado a una burguesía enemiga del país había logrado. Tocóle al general Justo José de Urquiza. Rosas aparecía cumpliendo un doble papel: dictador y unificador. Fue este conflicto con las grandes potencias el que explicaría la caída final del gobierno rosista. favorecer las intenciones del Imperio. Rosas. a la que colaboraron los traidores como Urquiza y el imperio brasileño 27.26.

” Palacio Ernesto. Como podemos apreciar entonces. centran su atención en la supuesta ingenuidad de Urquiza frente al accionar de los unitarios. la identidad nacional de cara al mundo era construida por los nacionalistas con materiales localistas. Sin embargo.regional y los poderes locales. Esta conflictividad surgía simplemente a partir de la propia lógica del nacionalismo que aspiraba a amalgamar los retazos de comunidades yuxtapuestas que vivían bajo la sombra de un mismo Estado y a diferenciar esa amalgama de las otras que habitan el universo. un típico caudillo federal pero por sus debilidades personales. a costa de tamaña humillación nacional y contra la voluntad de la mayoría de los compatriotas. siempre y cuando ésta fuera representativa de los verdaderos intereses nacionales. lejanos por cierto a los del liberalismo y sus representantes PALABRAS FINALES Fácil es deducir después de la lectura de las páginas precedentes que el regionalismo se ubicaba en un lugar conflictivo para el nacionalismo de derecha. 126. Urquiza pasaba a ser efectivamente en un hombre de acción. de Argentina y Brasil de entreguerras. Así se presentaba una historia donde las pasiones y las debilidades individuales adquirían una relevancia decisiva. libro II. En efecto. cit. como asunto secundario vuelve a ser utilizado por los revisionistas. p. que es bueno recordar. estas tradiciones localistas en la medida que aspiraban a hacer valer el aislamiento y las distancias para afianzar su aspiración a la aun partido interno. es decir. la misma volverá a aparecer en un contexto fundado en el ataque a Urquiza. si bien es cierto que. detrás de cuya figura se alineaban una vez más los enemigos de la tradición y la nacionalidad. autoritario y revisionista histórico. el localismo. buscando demonizar al enemigo liberal y al mismo tiempo reforzar el discurso nacionalista. En este último aspecto el regionalismo tenía necesariamente un lugar positivo por el hecho de que aparecía como un lugar de refugio de la tradición frente a la innovación proveniente del exterior. op. fácil de ser arreado hacia la causa de los enemigos de la confederación. el cual aceptaba el pacto que implicaba la obtención del poder. los villanos unitarios. Con su actitud Urquiza puso en peligro la unidad de una Nación. . En un sentido. el tema de los poderes locales no es abandonado debido a que resulta particularmente útil a los propósitos del revisionismo. existía como realidad precedente tanto a él como a Rosas Lo expuesto nos remite entonces al destino que los revisionistas reservaban a los líderes e intereses económicos locales en el esquema de poder: el de permanecer subordinados a la autoridad nacional..

lo realizó en tanto contendiente contra el centralismo liberal y como expresión de una tradición colonial de la cual derivaba nuestra idiosincrasia. Así. del Estado Nacional. se podría confundir con la defensa de las prerrogativas locales en materia jurídica y política. Los intelectuales autoritarios apostaban a un gobierno fuerte que hiciera frente a las veleidades de las oligarquías estaduales. el reconocimiento de un papel activo de las tradiciones locales. se desvanecía con el acceso de Rosas al gobierno. En función de lo señalado. lo que para ellos era lo mismo. Las provincias y las oligarquías provinciales habían aceptado desde las presidencias de Mitre. la nacionalidad según nuestros nacionalistas había sido construida en la etapa colonial pero había sido alienada en la etapa independiente. esta dicotomía que explicaba las guerras civiles de las primeras dos décadas de vida independiente de la Argentina. se convertían en una amenaza para la constitución definitiva de la Nación o. por medio de argumentos absolutamente . como es sabido. en el Brasil la construcción era un proceso en curso. el problema del regionalismo era mucho más acuciante en el Brasil de aquella hora. Por un lado es muy plausible lo afirmado por Beired en el sentido de que la cuestión nacional en ambos países presenta una gran asimetría29. En efecto. de la especificidad de sus personalidades. Si para los revisionistas la nación existía por lo menos desde 1810. esta dejaba de ser el modelo de organización constitucional que reconocía la autonomía provincial o el movimiento a favor de esa autonomía y se convertía. en esta situación política. En esta construcción. si bien los caudillos eran defensores de los valores tradicionales hispanocatólicos y de un orden paternalista que rescataba los intereses provinciales frente al centralismo porteño. Sarmiento y Avellaneda la subordinación al poder central de Buenos Aires. Por una parte. pasado y presente se presentaban trazados en una recta sin solución de continuidad . la cuestión regional y el papel de los caudillos en la historia argentina pareciera de inclusión compleja en el proceso. si el revisionismo ha hecho un alegato explícito en defensa del federalismo. La amenaza que cernía sobre la comunidad este regionalismo sería.por fidelidad sin duda a la idea de que la Nación era una sustancia sin tiempo . Evidentemente. en tanto.autonomía política frente al Estado central. el alimento del autoritarismo varguista. Pero ese conflicto terminante entre dos posiciones ideológicas no necesitó para estos autores de una mayor profundización de los fundamentos políticos y económicos del federalismo argentino y de los problemas regionales.por lo que la historia resultaba capital para el armado de un discurso de innegable incidencia sobre la coyuntura política inmediata. En la Argentina.

Para terminar. op. 29 Beired Jose Luis Bendicho. .forzados. en una apuesta a favor del Estado fuerte. del culto al jefe. pasando por arriba de las fronteras nacionales. p.288. Uruguay. y la Mesopotamia Argentina cuyos vínculos comunes se mantuvieron. el nacionalismo y la nación se habían convertido en autoritarismo metodológico. de la especificidad cultural nacional. El regionalismo nos permite avanzar sobre los espacios multinacionales como los comprendidos por Rio Grande del Sur. estas reflexiones nos colocan ante la necesidad de repensar la cuestión regional sin el velo paralizante del nacionalismo que de alguna manera se impuso como metodología de análisis histórico en todo el mundo.cit. Contra la voluntad de muchos..