You are on page 1of 9

MARIOLOGÍA

2015_1
Texto 03: Maternidad divina de María
1. Elección para ser Madre
Todos los privilegios concedidos por Dios a la Santísima Virgen María son
consecuencia de un punto esencial: su elección para la maternidad divina, humus en el cual se
enraízan todos los dones con que la Providencia le ha distinguido como «bendita entre todas
las mujeres», que viene a reparar el pecado de la «primera madre», aplastando la cabeza de la
serpiente como había promulgado Dios en el primer libro de las Escrituras y venciendo al
dragón infernal como lo atestigua el último de los Libros Sagrados. María, en su misión
dentro de la economía salvífica, alcanza el culmen de las cualidades femeninas: esposa,
virgen y madre, pero es exactamente esta última que determina las anteriores, en función del
hijo a quien ha engendrado: Jesucristo, el Hijo de Dios hecho hombre.

2. La Maternidad Divina
La cuestión de la Maternidad divina no es propiamente un problema mariológico, sino
estrictamente cristológico. El centro neurálgico de este tema es la unión de naturalezas en la
unidad de la Persona del Verbo encarnado.
El entonces Cardenal Joseph Ratzinger explica que la expresión Madre de Dios suscitó
intensas discusiones durante mucho tiempo. En estas discusiones, lo que en el fondo se
debatía era cuán profunda es la unión entre Dios y el hombre llamado Jesucristo; si es tan
grande que permita decir: «Sí, el que ha nacido es Dios, en consecuencia, Ella es la Madre de
Dios». Lógicamente no lo es en el sentido de que Ella haya producido a Dios, sino que fue
madre de aquella Persona que tiene completa unión con Dios (unión hipostática). De este
modo Ella ha entrado en una unión única con Dios1.
Jesucristo es Dios y Hombre, su naturaleza humana está ligada a su naturaleza divina
por la única Persona del Verbo de Dios. Persona en griego se traduce hypostasis y por eso
hablamos de la unión “hipostática”, que es la unión de las dos naturalezas en la única Persona.
La verdadera humanidad de Jesús y su divinidad resaltan la Maternidad divina como el mayor
privilegio de la Virgen María, en virtud del cual le fueron concedidos todos los otros
privilegios, incluso cronológicamente anteriores, como es el de la Inmaculada Concepción.
El Concilio de Nicea (325) en contraposición a la herejía arriana definió solemnemente
la divinidad de Jesucristo, Hijo de Dios, engendrado, no creado, consustancial al Padre. Pero
el título de Madre de Dios (Theotókos) es todavía más antiguo. Es proclamado por primera
vez antes del nacimiento del Mesías por Santa Isabel: “Meter ton Kyrion” (Lc 1, 43) «Madre
de mi Señor», lo que equivale a decir «Madre de Dios». Pero, el primer testimonio
indiscutible lo encontramos en una carta circular del Obispo Alejandro de Alejandría (250†328), en la cual se afirma:
«Después de esto profesamos la resurrección de los muertos cuya primicia fue
nuestro Señor Jesucristo, quien realmente, y no sólo en apariencia, tomó un
cuerpo de María, la Madre de Dios» (Εκ της θεοτόκου Μαριας; 1,12)2.

1

Cf. RATZINGER, Joseph; SEEWALD, Peter. Dios y el Mundo, una conversación con Peter Seewald: Las opiniones
de Benedicto XVI sobre los grandes temas de hoy. Madrid: Galaxia Guttemberg, 2005, pp. 277-276.
2
QUASTEN, Johannes. Patrología II: La edad de oro de la literatura patrística griega. Madrid: BAC, 1962, p. 13.

Página 1 de 9

p. que es su obra dogmática más importante. Madrid: BAC. 3. Sobre los Evangelios Sinópticos. engendró por obra divina a su Hijo Jesús. Página 2 de 9 . Johannes. que el cristianismo traduce por Madre de Dios. como en el caso de Perseo hijo de la supuesta unión entre Zeus y Danae. pues esta madre sería a su vez una diosa. La acción del Espíritu Santo para engendrar el Hijo de María solo acontece después la aceptación libre de la Virgen (ayudada por la gracia del mismo Espíritu). – explica San Justino en la polémica con el judío Trifón – siendo mujer. Madrid: BAC. En: Obras completas de San Agustín. donde la Virgen Santísima es invocada bajo el título de Theotókos. Verbo eterno de Dios. posteriormente traducido al latín como Dei genitrix. 2007. QUASTEN. para cumplir en la perfección este mandato. edición bilingüe. es el título más importante de María. escrito en griego. 80. De esta forma. Sermones (2°) 51-116. San Atanasio. El historiador Sócrates refiere una mención de Orígenes a la Virgen María como Theotókos. 3 La fecha de composición es dudosa. primer principio del estudio de las grandezas de la Virgen de Nazaret y el término primero de la elección divina con respecto a María. unos la ponen 356-362 y otros 338-339. España. p. en Orationes contra Arianos3. En: Gran Enciclopedia Rialp: Humanidades y Ciencia. 6 AGUSTÍN DE HIPONA. Johannes. toda vez que su participación maternal no es obra de un proceso biológico. Patrología II: La edad de oro de la literatura patrística griega. demuestra la clara concepción cristiana de que María es Madre de Dios en su naturaleza humana. 1991. y es el Hijo.14)4. la presencia del título Theotókos en la oración de los inicios de la Iglesia y anterior a la declaración dogmática de la Maternidad divina. 4 QUASTEN. sino obra de la fe. pues convenía – afirma San Agustín – que Cristo «se hiciese hombre por el hombre»6. 1962. Javier. encontrada en el papiro Rylands Gk 470. evidencia que la comprensión cristiana de la Maternidad divina de María es completamente diferente de la concepción pagana que utilizaba el término meter theon para referirse a una madre de un dios mitológico. que literalmente debería ser traducido como deípara. Cuando el paganismo era aún vigente. Esta disposición voluntaria de la “esclava del Señor” caracteriza la auténtica cooperación de la humanidad con Dios. Madrid: BAC. 405. y se hizo hombre”» (Or. Aurelio. San Atanasio. Es por tanto en función de esta cooperación activa en la salvación. La maternidad divina pertenece al fundamento mismo de la fe cristiana. El uso del término Theotókos. fue llena de gracia. Madre de Dios (Theotókos). FERNÁNDEZ. Rialp. Arian. Cf. afirma: «El argumento que prueba que María es en realidad “madre de Dios” (Θεοτόκος) es la unidad personal que existe entre las naturalezas divina y humana [de Cristo]: “La Escritura contiene una doble descripción del Salvador: Que fue siempre Dios. siendo el Verbo. totalmente diferente de la concepción vigente en la sociedad pagana. descubierto en el desierto de Al Fayum – Egipto –5. 5 Cf. pero no es un testimonio indiscutible. 3. y que más tarde tomó por nosotros carne de una Virgen. que María fue redimida preservativamente de la culpa original. constituyéndose en el acontecimiento central de la historia de la salvación.Posteriormente a Nicea. Teología Dogmática: Curso fundamental de la fe católica.29. Sermón LXXII A 4. es decir la Theotókos. 2009. prefiriendo el término griego para la expresión «aquélla que ha parido a Dios». caracterizada por la Maternidad divina. los cristianos evitaban la palabra corriente para la designación de madre de dios. Tomo X. p. 359. María. IBAÑEZ. La invocación de María como Theotókos se encuentra también en la oración Sub tuum præsidium.

8 Cf. por lo que es la base de su relación con la obra de Cristo. Marie-Joseph. 1991. También el P. En: CAROL. pp. p. ROYO MARÍN. 1-5. perteneciente al Depósito de la Fe y no apenas una opinión teológica especulativa. en este orden. no dos o más: Todos los dones concedidos a la Virgen Santísima lo son en virtud de su vocación para ser Madre de Dios. 61. 2.. el Papa Benedicto XVI puntualiza: “El título de Madre de Dios – juntamente con el de Virgen santa – es el más antiguo. afirma. 2. en su estudio. entra. Paris: Desclée. la maternidad divina ha sido y seguirá siendo.. 1965. el mayor honor y un privilegio que no puede ser igualado»10. Theotókos le Mystere de Marie. S. p. Milwakee: The Bruce Publishing Company. al pronunciar con inmensa generosidad su «ecce ancilla Domini». «Principio Fundamental de la Mariología».J. ese – esa – es mi madre!»8. Valencia: EDICEP. predicador de la Casa Pontificia. de que la Maternidad divina es el principio básico de toda la mariología. 1957. Vol. dando el ejemplo de Madre llena de fuerza de amor. desde el punto de vista objetivo. es el principio fundamental de la mariología»9. Homilía en la Solemnidad de la Madre de Dios. que informa. 21. Madrid: BAC. Raniero. Página 3 de 9 . Por lo tanto. vol. después de larga y profunda investigación: «Así. elle n’est ce principe que dans la mesute où elle associe Marie à la grâce de l’union hypostatique» (NICOLAS. 01 de enero del 2008. 2008. 87. Mt 12. pp. para toda la teología y el cristianismo. se puede afirmar con toda certeza que la Maternidad divina de María es doctrina revelada. ilustra cómo la maternidad de María y la espiritualidad están siempre unidas: «Debido a la relación excepcional y única que se crea entre Ella y Jesús y entre Ella y toda la Trinidad.La Maternidad divina hace que María pertenezca a un orden singular y único con su Hijo: El orden de la unión hipostática7. que realizó los caminos de nuestra salvación. La mencionada afirmación de Cyril Vollert. [. Città del Vaticano: Libreria Editrice Vaticana. se basa en que ella reúne al menos las tres condiciones siguientes: 1. 1. al Cristo total.] La maternidad divina es la base de la relación de María con Cristo. 7 «La maternité divine est done le principe de la mariologie comme l’union hypostatique l’est de la christologie. Que es uno solo.. Raniero Cantalamessa. En: Insegnamenti di Benedetto XVI. La Virgen Santa María. 2009. como lo testimonia el propio Cristo: «El que cumple la voluntad de mi Padre.I. de la verdad básica de que María es la Madre de Dios. 9 VOLLERT. Maestra de entrega sin límites. 35. del primer día del año 2008. 3. 50. 49). Juniper B. por así decir. 11 Cf. Cyril. 10 CANTALAMESSA. Fundamental Principe of Mariology. BENEDICTO XVI. La Virgen María: Teología y espiritualidad marianas. constituye el fundamento de todos los demás títulos con los que María ha sido venerada y sigue siendo invocada de generación en generación”12. Cyril Vollert. 1996. María Espejo de la Iglesia. Que es una verdad de fe: Por lo menos a partir del Concilio de Éfeso (431). En la Homilía en la Solemnidad de la Madre de Dio. p. todo lo demás sigue. 12 Cf. 4044. S. cohesiona y da unidad a toda su concreción científica como una rama de la ciencia. Mieux encore. Que constituye el último fundamento y la base de las demás verdades mariológicas: Esto se comprueba del estudio de las demás verdades de la mariología científica: Todos los privilegios de María le fueron concedidos porque había de ser la Madre del Verbo Encarnado11. Lc 12. (editor) Mariology. Antonio. Mc 3.

Sión indica el pequeño monte donde había una fortaleza de los jebuseos conquistada por el Rey David (cf..No se entiende que la Madre de Dios haya podido ser en algún momento «hija de la ira» (Cf. plasmándose en un acto sobrenatural de fe. José Cristo-Rey. llena de alegría. Página 4 de 9 . 1984. [.181. 3). p. figura de la salvación definitiva de todo el mundo. en su cuerpo.. El segundo momento de la aceptación es ser madre del Hijo de Dios que vino a salvar a los hombres. POZO. al recibir al Verbo maternalmente (la Palabra de Dios). 15 Cf. Ef 2. (De sancta virginitatis 6: PL 40. aunque subordinada a la acción redentora de Cristo.15 En la Carta a los Obispos de Iberia. María ha dado su sí consciente al Mesías y a la humanidad y no a un hijo para sí misma. [. De ese modo aludían los Santos Padres a una doble concepción del Verbo por María: en su corazón. [. y Sión es descrita como el símbolo de la madre. Salvador de la humanidad caída por el pecado de Adán. Posteriormente.. En: GARCÍA PAREDES.. recte filii Sponsi appellantur». non Capitis nostri quod est ipse Salvator. 6-7). GREGORIO NACIANCENO. 16 DS 250. como consecuencia.. En: PEZZINI Domenico. Sión se ha convertido en un símbolo de Jerusalén y de la totalidad de su pueblo. pero también el posterior retorno de los exiliados a su patria. Jesús. Su fe lo acoge en el corazón. siguiendo un pensamiento agustiniano17. 399). el Logos. 246. quia omnes qui in eum crediderint. al aceptar el mensaje del ángel (la palabra de Dios). 17 «Et mater est et virgo. María en la obra de la Salvación. ese tal debe ser excluido de la filiación que ha sido prometida a los que tienen fe. San Gregorio Magno afirma: “No fue primero concebida la carne en el seno de la Virgen y luego vino la divinidad a la carne.] El mismo ser concebido por obra del Espíritu Santo de la carne de la Virgen. como una colaboración material y humana.] se hizo carne. está entonces separado de la divinidad.] si alguien dice que hay dos hijos. 1995. p. La tercera parte del libro de Isaías anuncia la peregrinación de las naciones a Jerusalén. 14 Cf. 13 «Deus qui per immaculatam Virginis Conceptionem dignum Filio tuo habitaculum præparasti» (Oración en la fiesta de la Inmaculada Concepción). in quibus et ipsa est. debería más bien llamarse su hija. San Gregorio Nacianceno explica la unión de la Maternidad divina de María con la unión hipostática del Verbo encarnado. Preghiamo: Meditazioni sulle Collette delle domeniche e delle feste. 3. pero no dos hijos [. 164. ex quo illa spiritualiter nata est.. uno de Dios Padre y otro segundo de la madre. 24-25. Los profetas anunciaron la devastación de la “Hija de Sión”. Maternidad voluntaria y total La respuesta de María a la embajada del Ángel Gabriel expresa su libre decisión y su colaboración personal y esencial con la gracia de Dios.] Si alguien afirma que antes fue formado el hombre y después sustituido el Dios [. Madrid: BAC. p. Bologna: Paoline. en su famosa carta a Cledonio: “Si alguno no acepta a santa María como Theotókos. apenas vino el Verbo a su seno. Cándido. Et mater quidem spiritu. 2Sam 5. Hay ciertamente dos naturalezas. Carta 101: PG 36. lo que caracteriza su aceptación como una participación voluntaria en la salvación de toda la humanidad. por medio de quien la paz llega a todos los pueblos. Por esta segunda acción es verdaderamente su Madre. que da a luz sin dolor. Mariología. 1995. inmediatamente.16 El Concilio Vaticano II llama a María la “Hija de Sión” por excelencia (LG 55)..] lo que no ha sido asumido no ha sido redimido”.... la preservación de la mancha original tiene un sentido de preparación para la Maternidad divina: Es como la preparación del templo13 en que Dios había de habitar14. fue ser ungido por el Espíritu Santo”. obediencia y docilidad a la voluntad divina. Madrid: BAC. su actividad maternal lo acoge en su seno. por la primera. y no solo uno y el mismo.

21 Cf. el Papa Pablo VI refuerza la naturaleza salvífica y maternal del consentimiento de María al utilizar expresiones como “maternidad salvífica” y “fiat generoso”. la misma que engendró al Verbo. 4. como afirma San Basilio: «Como el primer Adán no nació de hombre y de mujer. La Redención no sólo nos libra del pecado y nos reconcilia con el Señor: nos convierte en hijos. La oposición nestoriana Después de la gran lucha contra el arrianismo. José Antonio. Madrid: Rialp. considerando su divinidad como revelada por su humanidad.10. sin salir aún de la esfera estrictamente maternal 19 . 201. en cuanto a la carne. SAN BASILIO. deteniéndose en la figura del “Siervo de Yaweh”. 1977.se relaciona a María con una relación de hijo a madre. Para comprender el tema es necesario entender la diferencia conceptual de la cristología existente en la época. nos entrega a una Madre. DE ALDAMA. 4. Salamanca: Secretariado Trinitario. En la Exhortación Apostólica Marialis Cultus. que había de curar la herida del primero. Josemaría. sino que fue plasmado de la tierra.308-309. dado que la Encarnación es salvífica y el consentimiento a ella. tomó un cuerpo plasmado en el seno de Virgen para ser. 25. Soteriológico es lo que se refiere a la salvación. Esto da a la maternidad divina de María un matiz soteriológico 18 . 1995. entre las escuelas de Antioquía y Alejandría.1964. • Eterno porque forma parte de la historia de la salvación. Mariología Fundamental: María en el Misterio de Dios. 21 igual a la carne de los que pecaron» . confirmado por el I Concilio de Constantinopla (381). 7. 20 Cf. 390-391. según la humanidad20. San Luis María Grignion de Montfort destaca la importancia del consentimiento de Nuestra Señora al designio de Dios. • Salvífico. (PG 30. Commentarius in Isaiam. así también el último Adán. Homilía pronunciada el 11. • Dado libremente. 18 Sotería en griego singifica salvación. Cf.1 La Escuela de Antioquía En la Escuela de Antioquía se utilizaba el esquema de la Cristología ascendente. En: Amigos de Dios: Homilías. Encuentra en ese «fiat» cinco características principales: • Un consentimiento necesario con necesidad hipotética. que culminó con la definición del Concilio de Nicea (325). afirmando que gracias al «sí» de María se realiza la Encarnación redentora. María en sus relaciones con la Santísima Trinidad. la polémica nestoriana fue sin duda la cuestión más importante en la historia conciliar de los primeros siglos. 466) 19 Página 5 de 9 . que toma como punto de partida el aspecto humano de Jesús. ed. En: AAVV. obediente hasta la muerte. p. pp. fue un elemento necesario a ese misterio. ESCRIVÁ DE BALAGUER. • En nombre de toda la humanidad.

4. 4. Esta concepción acentuaba la humanidad de Jesús. deteniéndose en el sentido literal e histórico de la Escritura. a su pedido. afirma la preexistencia del Verbo. el monje Nestorio fue nombrado Patriarca de Constantinopla. toda vez que. tornándose mediador y plenitud de la Revelación.3. como afirma el Credo. resucitado. procurando explorar el sentido teológico de las Escrituras. El rechazo del título de Madre de Dios provocó la oposición de la cabeza de la Iglesia en Egipto. Al mismo tiempo.Se fundamenta. Los antioquenos. Basada en Jn 1. Para él María era madre del hombre Cristo y por eso no podría llamarse Madre de Dios.2 La Escuela de Alejandría Esta escuela utilizaba el esquema de la Cristología descendente. La Escuela de Alejandría consideraba de preferencia la Divinidad y el aspecto trascendental de Jesús. en el año 428. cuyo punto de partida es la divinidad de Jesús. La polémica nestoriana El tema de la Maternidad divina. en la práctica comprendía dos sujetos diferentes. comprendían con facilidad la dualidad de naturalezas en Cristo pero tendrían dificultad en aceptar la unidad personal. Las visiones unilaterales de las dos escuelas. Donde se sigue que la Bienaventurada Virgen puede ser llamada con propiedad Madre de Dios. Nestorio. o porque la humanidad no habría sido asumida en la unidad de la persona o hipóstasis del Verbo de Dios. mas quiso imponer la fórmula Christotókos.4. hasta que. Visión de conjunto Las dos escuelas abordan el tema por aspectos diferentes pero verdaderos. 1. no aceptaba que María fuera llamada Theotókos. que habían asumido el esquema del Logos-anthropos. pero tenía dificultad en relación a la dualidad de naturalezas. 22 Sobre la maternidad divina comenta Santo Tomás: «Una mujer es madre de alguien por haberlo concebido y generado. como consecuencia de su equivocada cristología. Refiere que en el principio el Logos estaba vuelto hacia el Padre y que se hizo carne para habitar entre nosotros. reconociendo una sola persona en Cristo. era normalmente aceptado por las dos escuelas. llevaron a desvíos doctrinales que originaron algunas de las herejías cristológicas corregidas por la Iglesia.14. sobre todo. que ha asumido la naturaleza humana en el seno virginal de María. María es Madre de Dios por haber dado a luz el Hijo eterno de Dios. es en cuanto Hombre que Él se revela y revela al Padre. a pesar de esta divergencia. en la Carta de San Pablo a los Filipenses donde se afirma que Jesús se hizo obediente hasta la muerte de Cruz y. el Santo Patriarca Cirilo de Alejandría. puesto que Cristo es el Verbo preexistente que se encarnó para nuestra salvación. La discusión llegó al Papa Celestino y. Las dos Página 6 de 9 . según su humanidad. Sólo así se podría negar que la Bienaventurada Virgen es la madre de Dios: O porque la humanidad habría sido concebida y nacida antes que aquel hombre fuese Hijo de Dios. sino la humanidad de Jesús que está inseparablemente unida a su divinidad”. que destacaba: “si decimos que el Hijo de Dios nació y sufrió. como afirma Nestorio. centro del Imperio Romano mundial. por eso había adoptado el esquema Logos-sarx y aceptaba con facilidad la unidad personal. como afirmó Fotino. 4. no queremos decir con eso que nació o sufrió la divinidad. el Emperador Teodosio II convocó el Concilio de Éfeso donde triunfó la posición defendida por el Santo Patriarca de Alejandría22. Vivió en todo como hombre (excepto en el pecado) y retornó al Padre con su humanidad resucitada. es proclamado Señor por todas las criaturas.

can. n. María Santísima habría residido. et propter hoc Dei genitricem Sanctam Virginem (genuit enim carnaliter carnem factum qui est ex Deo Verbum). La Persona de quien María es Madre es Dios. y que por eso la santa Virgen es madre de Dios (pues dio a luz carnalmente al Verbo de Dios hecho carne). a. p. pues nadie es madre de algo. María es Madre de Dios.El Concilio de Éfeso tuvo lugar el año 431. III. 21. cit. A causa del mal tiempo. Por lo tanto. se dice que se sometió a nacimiento carnal. Cuando los Padres Conciliares anunciaron esta sentencia definitiva reafirmando la doctrina de la maternidad divina. Este concilio definió dogmáticamente la maternidad divina de María por haber dado a luz a Jesucristo. Durante ella Nestorio fue excomulgado y fue aprobado solemnemente el título de Theotókos e incluido en el lenguaje eclesiástico-teológico. Revista Heraldos del Evangelio. como narra Pío XI en su encíclica conmemorativa del XV centenario del mencionado concilio25: «El pueblo de Éfeso estaba asumido de tanta devoción y ardía de tanto amor por la Virgen Madre de Dios. Madre de Dios. Sin la presencia de los legados.. Nestorio se presentó con 15 obispos. marzo del 2011. de la santa Virgen. como quien hace suyo el nacimiento e la propia carne. Éste se negó. Lima. aprobaron todo lo realizado.. sea anatema”. 24 Cf. La historia ha conservado testimonios de la alegría de los cristianos ante la decisión del Concilio realizado en la ciudad en la cual. Cirilo. 111) El Concilio confirmó la segunda carta de San Cirilo a Nestorio. p. sino que. según la tradición. Pero la sesión tuvo lugar. los legados pontificios llegaron con 14 días de retraso. invitó a Nestorio a una sesión el 22 de junio. 25 Cf. utilizando el título Theotókos con fundamento en la única Persona divina de Cristo. GARCÍA PAREDES. De esta manera [los Santos Padres] no tuvieron inconveniente en llamar Madre de Dios a la santa Virgen”. Th. Ignacio. 1: «Si quis non confitetur. Deum esse secundum veritatem Emmanuel. por tanto. El protocolo fue firmado por los 197 asistentes y Cirilo lo firmó en nombre del Sumo Pontífice. 1964) – Concilio de Efeso. Op. es una herejía negar que la Bienaventurada Virgen sea madre de Dios». MONTOJO MAGRO. (D. se llama a María. 35. Durante aquellos días el pueblo de Éfeso había escuchado en todas las iglesias predicaciones sobre el tema. quedando claro que no se trata del origen eterno de la Segunda Persona de la Santísima Trinidad. La herejía nestoriana y el dogma de la Maternidad Divina. en la cual señalamos principalmente el canon primero: “Si alguno no confiesa que Dios es según verdad el Emmanuel. sino que de María nació el Hijo de Dios hecho carne. anathema sit». La definición del Concilio de Éfeso es clara y relaciona la Maternidad divina de María a la unión hipostática de su hijo: “La divinidad y la humanidad constituyen un solo Señor […] Porque no nació primeramente un hombre vulgar. caracterizando que María es Madre del Hijo de Dios hecho hombre.24 Resumiendo: por estar unida en la Persona de Jesucristo la humanidad y la divinidad en una unidad ontológica. Cirilo. 92. q. que tan pronto como oyó la sentencia pronunciada por proposiciones son falsas. el Papa Celestino. con razón.. Página 7 de 9 . todo el pueblo acudió a la Iglesia de Santa María al grito de «¡Theotókos!» a fin de festejar la decisión. con más de 40. 4) 23 Cf. como representante del Papa. unido desde el seno materno. DS 252 (ed. que es Dios y Hombre en unidad inseparable. y luego descendió sobre Él el Verbo. sino de alguien y por tanto de una persona.23 Cuando más tarde llegaron los legados pontificios (11 de julio). 247. José Cristo-Rey. (S.

p. por rechazar la participación humana en la salvación obrada por Cristo. ambos. afirmando que no se debe dar a María ningún mérito o dignidad. KÖEHLER. la misma gran Madre de Dios. Nuevo Diccionario de Mariología. En: DE FIORES. p. Historia de la Mariología. aceptando el título de Theotókos porque expresa el dogma cristológico de la unión hipostática. según la cual los integrantes de esta confesión asiria se unen a la misma fe en el Hijo de Dios. AAS 23 (1931). Carta Encíclica Lux Veritatis. correspondió con corazón materno y con su benignísimo auxilio a sus hijos de Éfeso y a todos los fieles del mundo católico. Posturas divergentes En general el Concilio de Éfeso es reconocido por todas las iglesias orientales. a la cual nadie es igual. Stefano. 838.29 Con el pasar del tiempo. Martín Lutero destacaba: “De la Maternidad divina deviene toda honra. lo que quedó cristalizado en la afirmación del acuerdo: “Bajo la luz de la misma fe. 28 Cf. 27 Nicea (325). La proclamación de la identidad de Cristo en la unicidad de su persona divina y en la dualidad de las naturalezas afirmaba claramente que Él era Dios y hombre. Con los cuatro primeros concilios ecuménicos27 la doctrina mariana quedó precisada por muchos siglos. III. Auslegung des Magnificat. bajo la fórmula definida en el Concilio de Calcedonia. cit. en el Consensus quinquae secularis. sonriendo con dulzura desde el cielo ante tan maravilloso espectáculo. c. Esta crítica luterana olvida la afirmación del Génesis de que la victoria definitiva se dará con la participación de 26 Cf. nuestro Señor. Nosotros reconocemos. Th. En: GARCÍA PAREDES. actualmente con un pequeño número de 400. en apretada muchedumbre los acompañaron hasta sus residencias. 1522: LW 7.000 miembros. Éfeso (431) y Calcedonia (451). en el XV Centenario del Concilio de Éfeso. Madrid: Paulinas. juntamente con el Padre celestial”. 57. llama la tradición Católica a María Madre de Dios y Madre de Cristo. Los asirios veneran a María como Madre de Cristo. por que tiene un Hijo y tal Hijo. Y seguramente. toda beatitud y que Ella es. el derecho y rectitud de estos dos modos de expresión de la misma fe”. 512.. por encima de todas. p. provisto de antorchas encendidas. considerando que la gracia de Dios obra todo sola. El amor de Cristo y la condescendencia divina por nuestra salvación condujeron a una mejor toma de conciencia del misterio de María como una garantía de la verdadera fe y el consecuente amor más explícito a la Madre del Señor. 1988. 29 MARTÍN LUTERO. perturbados por las insidias de la herejía nestoriana»26. (el consenso de las confesiones protestantes sobre las decisiones de los cinco primeros siglos) aceptan las declaraciones de los Concilios ecuménicos anteriores a la ruptura con Roma. 5. Los luteranos. los protestantes fueron desvalorizando la función maternal de María. una persona única. de 25 de diciembre de 1931. MEO. la Theotókos28.los Padres del concilio. los aclamó con alegre efusión de ánimo y. PÍO XI. En el año 1984. 249. sin embargo. Página 8 de 9 . Op. el Patriarca Mar Dinkha IV y el Papa Juan Pablo II firmaron una declaración cristológica. en todo el género humano. en que se proclamó la Maternidad Divina de Maria. no es utilizado por los herederos de la tradición antioquena nestoriana que no reconoció el Concilio de Éfeso y forman la llamada Iglesia Asiria Oriental. José Cristo-Rey. El título de Theotókos. Salvatore. Constantinopla I (381).

Esta fe y esta confianza nos dan la certeza de que. este culto pagano a la diosa Artemisa. la verdadera Madre de Dios y madre de los hombres. Ella es Madre del Hijo. llegando a afirmar que la participación de la naturaleza humana de Cristo en la salvación era totalmente pasiva. puesto que consideran totalmente corrompido el ser humano y por tanto incapaz de colaborar en el acontecimiento salvífico. estas afirmaciones contradicen la realidad histórica. puesto que el título de Theotókos encuentra su origen en Alejandría y no en Éfeso. sino que la incluye en el acontecimiento salvífico. Posteriormente. La Maternidad divina de María nos presenta un modelo de nuestra relación con Nuestro Señor Jesucristo y con la Trinidad Santísima.la misma humanidad: “Ella te aplastará la cabeza” (Gn 3. por tanto. el que está “sentado a la derecha del Padre”. Hija predilecta del Padre y Templo del Espíritu Santo. de modo que podemos decir sin dudar que la fe de la Iglesia en la Divinidad de Jesús conduce indubitablemente a la fe en que María es verdaderamente la Madre de Dios en su naturaleza humana. Aspectos dogmáticos de la Maternidad Divina Como Madre de Dios. Sin embargo. una dignidad infinita por el Bien infinito que es Dios mismo. había desaparecido en Éfeso ya desde el año 263. influenciada por el racionalismo de la Ilustración. con la adoración de la diosa Artemisa. de cierto modo. la teología liberal protestante. 15) y desconoce que la gracia divina no excluye la colaboración humana. afirma algunas veces que la decisión del Concilio ha recibido influencia del paganismo presente en Éfeso. con el saqueo de la ciudad por los godos. María es. La relación con Cristo coloca a María en una relación especial con la Trinidad. la teología protestante tiene una inclinación a separar la divinidad y la humanidad en Cristo. Como Nestorio. Además. como destaca el Concilio Vaticano II. contribuyendo a que la gracia divina nazca en nuestros corazones y fructifique en virtud. Ella continúa ejerciendo su papel de Madre junto a su Hijo. inclusive pasando a la eternidad. 7. mencionado por los teólogos protestantes. de tal modo que Santo Tomás de Aquino llega a afirmar que por su Maternidad divina. Su colaboración voluntaria muestra la importancia de nuestra cooperación personal para que participemos de nuestra propia salvación. María alcanza. la Santísima Virgen María sobresale sobre todas las criaturas del cielo y de la tierra. Página 9 de 9 .