You are on page 1of 2

Teoría de la psicología individual de Alfred Adler.

Llamada así porque se centra en la individualidad de cada persona, y niega la universalidad
de las metas y los motivos biológicos, considera a cada ser humano sobre todo como un ser
social cuya personalidad ha tomado forma a partir de las interacciones y los ambientes
sociales únicos en que se ha visto envuelto.
Busca descubrir el error cometido en todo el estilo de vida, en la forma en que la mente ha
interpretado sus experiencias, en el significado que ha dado a la vida y en las acciones con
las que ha respondido a las impresiones recibidas del cuerpo y del medio que le rodea.
Ejercieron gran influencia en Adler los escritos de Friedrich Nietzsche sobre el tema de la
voluntad de poder, definida como un impulso innato hacia el dominio, la competencia y la
superioridad sobre los demás. Adler se persuadió de que la voluntad de poder era tan
importante en los asuntos humanos como el impulso sexual, y sostuvo que su frustración
genera un complejo de inferioridad, un sentimiento de insuficiencia que está en la base de
muchos trastornos. Ese fue uno de varios puntos con los que se opuso a Freud, ya que
sostenía que él había atribuido excesiva importancia al impulso sexual, y Freud pensaba que
Adler había exagerado la importancia de la voluntad de poder.
Parte de la idea de que el hombre es un individuo que se mueve hacia una meta determinada.
Las metas son construidas subjetivamente, tiene lugar al principio de la vida durante la época
infantil, influida por el ambiente o atmosfera familiar y por la aspiración del niño a compensar
su sentimiento de inferioridad. La relación entre la meta y los modos de alcanzarla configuran
la personalidad del sujeto.

Un punto importante es la situación ambiental en la que se mueve la persona, para poder
conocer los valores donde vive. Las metas u objetivos propuestos deben requerir un esfuerzo
pero no deben ser muy difíciles de lograr, puesto que si no se consiguen provocan frustración.
Principios básicos.
- Estilo de vida: toda conducta, tiene un propósito. La meta última de cada persona es la
superioridad o perfección. Este patrón, es lo que se denomina así.
- Interés social: Adler creía que la primera tarea a la que se enfrenta el ser humano en la vida
es llevarse bien con los demás a fin de lograr las metas personales y sociales.
- Inferioridad: sucede cuando hay falta de interés social. Haciendo que el individuo se centre
en sí mismo, impidiéndole así desarrollar o mantener el interés social necesario para su
realización personal.
- Superioridad: Estas personas se creen a sí mismos mejores que los demás, comportándose
de manera arrogante.

Vanessa Gutiérrez y Nydia Nieto.