You are on page 1of 8

Texto académico: El cerebro adicto

Curso Propedéutico para el Aprendizaje Autogestivo en un Ambiente Virtual.

Donna Patricia Presas Cepeda
Grupo: CP-152-147
Universidad Abierta y a Distancia de México

Curso Propedéutico para el Aprendizaje Autogestivo en un Ambiente Virtual:
Eje 4 Lectura y elaboración de textos académicos.

Monterrey, Nuevo León, 06 de Junio de 2015.

Introducción.
En el siguiente estudio se realiza un análisis acerca de la evolución del
concepto de adicción hacia alguna sustancia legal o drogas ilícitas a través de las
décadas y como la sociedad tenía el significado como un estereotipo de falta de
autocontrol, sin embargo se demuestra un avance de como éste ha ido cambiando
poco a poco para tener un diagnostico como enfermedad crónica el cual afecta
más allá la conducta humana, alterando sentidos fundamentalmente un órgano
vital del ser humano que controla las acciones que desempeña: el cerebro.
A su vez se realiza mención de los factores de riesgo que incrementan el
consumo de sustancias en las personas y lo que hay que efectuar para evitar caer
en alguna adicción donde la mejor opción es trabajar juntos como sociedad
promoviendo la prevención del uso de drogas.

En la actualidad la mayoría de las personas conocen a alguien el cual está
dependiendo inconscientemente de una sustancia ya sea legal o ilegal, a esto se
le llama adicción. Hoy en día el término adicción se puede definir como una
enfermedad crónica, es decir, un padecimiento el cual es de larga duración y
generalmente de progresión lenta que lleva a un deceso.
En la década de los años 30´s se tenía el pensamiento que las personas
que eran adictas a drogas y alcohol, no tenía una buena moral ni fuerza de
voluntad para controlar el uso de estas y se etiquetaba a la persona como un
adicto ante la sociedad, sin embargo esta concepción ha ido evolucionando,
puesto que en la actualidad gracias a los diversos estudios e investigaciones se
descubrió por medio de observaciones cerebrales como actúan las sinapsis
nerviosas y la respuesta del cerebro ante estímulos de sustancias adictivas, por lo
cual la doctora Medina Mora menciona que "Esto nos llevó a entender por qué los
pacientes, aunque quisieran, no podían dejar las sustancias por sí solos, sino que
realmente necesitaban tratamiento", por lo cual se puede decir que el uso de
sustancias no controladas en el cuerpo tienen características propias de
enfermados, pues modifican la estructura y funcionamiento de un órgano vital ser
del humano: El cerebro.
Al momento de comenzar a consumir drogas y se abusa de ellas se
modifican compuesto y zonas del cerebro, así como también altera la conducta y
actividades de la persona que las consume, puesto que empieza a ser
dependiente de esta sustancia y se realizan acciones entorno ésta. La persona al
sentir placer en el sistema límbico comienza a motivar al individuo a repetir
conductas necesarias para la supervivencia (alimentación y reproducción).
Uno de los factores que influye en el consumo prolongado de drogas en las
personas son genéticos los, ya que al tener miles de genes algunos están
predeterminados a caer en el riesgo de la utilización de drogas, es por esto que
algunas personas están propensas a usarlas y llegar a padecer un abuso de
estas, estas personas se podrían describir como proclives (propensión natural) a
conductas de riesgo.

Otro de los factores de riesgo que existen es la

adolescencia, etapa en la cual se suelen tomar decisiones por emociones y no con
raciocinio, por lo tanto es más probable caer en una adicción a sustancias. Un
ejemplo una persona adulta que consume marihuana puede tener daños los
cuales sean reversibles, sin embargo aquel individuo que comienza un consumo a
edad temprana trae consigo daños irreparables. Los jóvenes tienen el
pensamiento que al ser usada como hierva medicinal no hace ningún daño, no
obstante también generan una dependencia como otros medicamentos al alterar
los compuestos químicos del cerebro como lo es la dopamina que regula algunas
conductas.
Otro de los factores a tratar son los problemas mentales y la vulnerabilidad
de estas personas de algún padecimiento mental, pues según Baler "Sabemos
que existe un gran porcentaje de comorbilidad (es decir, de presencia de dos
trastornos simultáneos: la adicción y una enfermedad mental)" a lo cual se apoya
con un ejemplo de la doctora Medina Mora, las fobias surgen a los siete años de
edad y si este niño llega a desarrollarse sin un contacto a las drogas podría
resolver su problema. Sin embargo, si durante su proceso de adolescencia prueba
alcohol o alguna sustancia llámese nicotina o drogas y sabe que relaja su
ansiedad, puede llegar a confundir con un alivio a su problema por lo cual ira
incrementando el consumo hasta llegar a una dependencia.
Se ha mencionado los efectos que tienen las sustancias adictivas en el
sistema cerebral de las personas y que las consecuencias pueden ser graves,
pero así como también hay un riesgo en la salud también pasa en las relaciones
sociales y familiares. No se está exento de dañar o incurrir en actos de violencia o
delitos por el uso de las drogas o en ocasiones de la abstinencia. Se afecta tanto
la persona que consume como los que están cerca de él, en su caso la familia,
puesto que modifica conductas y afecta su calidad de vida por el impacto
emocional, económico y social.
Existen tratamiento para los adictos los cuales son con ayuda de fármacos
y terapias pero es importante recordar que al ser un desajuste neuronal y de
circuitos del cerebro se debe tener en cuenta que no responde de igual manera,
cada tratamiento es diagnosticado para cada persona, pues afecta en diferente

grado al cerebro, así como los factores a los que se está expuesto como la
sustancia que se consumió, la comunidad donde reside y los recursos, así como
las personas que le rodean o están en constante interacción con él. La terapia es
multidimensional pues se entrena nuevamente al cerebro en varios aspectos, ya
que una adicción es una enfermedad de aprendizaje. Aunque la terapia no es una
cura definitiva, ayuda a tener un control para mejorar la calidad de vida. Lo mejor
para evitar no necesitar tratamiento Baler propone la prevención universal, pues
con ambientes saludables se reduce el riesgo de abuso de sustancias, así como el
trabajo en sociedad de no vender alcohol a menores y tener un control de la
disponibilidad de tabaco.

Conclusiones.
El cerebro es un órgano propenso a modificarse y tener alteraciones en su
funcionamiento, al consumir sustancias legales o ilegales las cuales llamamos
usualmente drogas, la materia gris actúa de manera diferente, pues su estructura
cambia mandando señales y disfuncionales para llevar a cabo acciones entorno a
su nueva dependencia hacia la sustancia que se consume.
Es necesario que se cree una conciencia tanto en jóvenes como adultos de
cómo afecta una droga al cuerpo, el cómo se modifican las conductas al ser
agresivos, que se a lenta la funcionalidad del cuerpo y de respuesta a estímulos
sensoriales del ambiente, a su vez que no solo se dañan a ellos mismos al
consumir, sino que está de por medio la sociedad que les rodea en primera
instancia la familia que es contexto más cercano.
El controlar la venta de algunas sustancias legales para los jóvenes, los
cuales son más vulnerables al consumo de drogas es una medida de prevención
para evadir que éstos caigan en su empleo.

Reflexión.
El tema que he elegido para realizar mi texto académico es “El cerebro
adicto”, el motivo por el cual lo escogí, fue por el título que llamo mi atención de
forma inmediata al analizar y activar conocimientos previos en base a éste, puesto
que se relaciona con algo que me agrada lo cual es parte de la anatomía y
funcionamiento del cuerpo humano y a su vez que en mi contexto social
(amistades) se está constantemente expuesto a el uso de alguna sustancia o
consumo de estas, las más frecuentes alcohol y nicotina.
Para comenzar a realizar el texto académico fue primeramente en base a la
información que para mí era relevante del articulo al ser leído previamente y
analizado ideas clave, trate de simplificarlo, puesto que se evoca más a
tecnicismos científicos más que un lenguaje coloquial, esto más que nada porque
desconozco quién sea el lector y si tendrá algún conocimiento de algunas palabras
referentes a términos médicos, por tal motivo baje el nivel de complejidad de
lectura para que cualquier lector independiente de su género, edad o
conocimientos previos al tema puedan tener una mejor comprensión del texto
expuesto. Cuando finalice el contenido me enfoque a realizar la introducción, pues
se presenta el desarrollo del trabajo y en base a que dejando al lector con una
motivación para continuar leyendo el producto.

Fuente.
Guerrero, V. (2013). El cerebro adicto. ¿Cómo ves? Revista de Divulgación de la
Ciencia de la UNAM. (N° 177). México: UNAM. Recuperado el 2 de Junio
de 2015 de http://www.comoves.unam.mx/numeros/articulo/177/el-cerebroadicto