You are on page 1of 1

El misterio de la conciencia

http://www.archivodenessus.com/rese/0102/

John R. Searle
John Searle tiene sus propias ideas sobre el fenómeno de la conciencia. En este libro las expone mientras
discute ideas contrarias de prestigiosos pensadores como Daniel Dennett o Roger Penrose. Un buen punto de
partida para explorar otros libros sobre la conciencia.
por Pedro Jorge Romero
JOHN R. SEARLE TIENE sus propias ideas sobre qué es la consciencia y sobre si una máquina podría llegar a ser
consciente. En este libro no sólo expone sus tesis, a las que llegaré en un momento, sino que las enfrenta y compara
con las opiniones de otros influyentes miembros de la comunidad de pensadores sobre la consciencia y la inteligencia
artificial.
El valor y el interés del libro es, por tanto, doble. En principio porque Searle expone sus propios planteamientos y
argumentos con claridad y precisión lo que ayuda a entender las consecuencias de sus ideas y las de sus críticos. Y
por otro, porque sirve de resumen clarificador de las ideas de otros, que se benefician, y uno sospecha que en
ocasiones bastante a regañadientes, de la claridad expositiva del autor.
El volumen está formado por siete capítulos y una conclusión. El primer capítulo y la conclusión los dedica Searle a
exponer sus propias opiniones sobre el problema de la consciencia. Los seis capítulos restantes son otras tantas
reseñas para no especialistas publicadas en The New York Review of Books.
La ventaja de tal método es que uno puede, si lo desea, leer los libros comentados y sacar sus propias conclusiones.
Los autores tratados son: Francis Crick, Gerald Edelman, Roger Penrose, Daniel Dennet, David Chalmers e Israel
Rosenfield.
El fin último del libro queda claro en el título de la conclusión: "Cómo transformar el misterio de la consciencia en el
problema de la consciencia"; y a esa tarea dedica el autor todas sus energía, en un intento de eliminar la visión
oscurantista y acientífica de la consciencia para situar su estudio entre lo puramente natural, con la convicción de que
el primer paso para obtener respuestas es saber plantear las preguntas correctamente.
La convicciones de Searle son claras: la consciencia existe (para lo cual invita al lector a pellizcarse el brazo y sentirse
a sí mismo sintiendo dolor); la consciencia está producida por el cerebro de la misma forma que el estómago produce
la digestión; la consciencia no es algorítmica (es decir, en nuestro cerebro no hay un programa de ordenador que nos
hace consciente, opinión que le enfrenta a la Inteligencia artificial dura); las máquinas pueden pensar porque el cerebro
es una máquina y piensa (lo que lo sitúa en el campo de la Inteligencia artificial débil); y la consciencia es irreductible
(no puede explicarse en función de mecanismos menores, aunque está causada por estos, lo cual no quiere decir que
no sea digna de investigación objetiva).
Así armado, procede a estudiar a los distintos autores y las tesis que defiende. Los que salen mejor favorecidos son
Francis Crick, Gerald Edelman e Israel Rosenfield, porque estos estudian los mecanismos cerebrales y neurológicos
con la esperanza de explicar la consciencia. Daniel Dennet, que niega la existencia de la consciencia, y David
Chalmers, que dice que la consciencia es algo añadido al mundo y por tanto que no puede estudiarse de forma
objetiva, son los que reciben más críticas.
En estos dos caso, Searle considera sus conclusiones contrarias al sentido común. La primera, porque considera
evidente para cualquier ser humano que la consciencia efectivamente existe (de la misma forma que existe la puesta
de sol, aunque ese hecho es fácil de explicar refiriéndose al movimiento de la Tierra alrededor del sol) y el segundo por
su posición acientífica y retorno al dualismo cartesiano.
Penrose es la quizá la discusión más extraña, porque este autor niega siquiera la posibilidad de una máquina
consciente cualesquiera refiriéndose a una supuesta teoría posible que supere a la cuántica y a la relatividad. Searle
simplemente no acaba de entender qué tiene todo eso que ver con la consciencia humana, aunque recomienda el libro
por su clara explicación del Teorema de Gödel y la mecánica cuántica.
La capacidad crítica de Searle, su visión racionalista y objetiva y su habilidad como escritor, hacen de este libro una
lectura estimulante y agradable, y un más que adecuado punto de partida para explorar otros volúmenes sobre este
tema apasionante; quizá la pregunta más importante que podamos plantearnos: ¿por qué somos conscientes?