You are on page 1of 2

Reforma laboral: Frankenstein tun tun

Miércoles 26 de septiembre de 2012
Todos conocen al monstruo, engendro de su creador, el doctor homónimo. Lo que tal vez no
recuerden es el sonsonete tropical que en mis tiempos tepiteños repetía incesante: “pasito
tun tun, pasito tun tun…”, el que —pa´darle más sabor— se bailaba con una mano en la
cintura y la otra marcando círculos cadenciosos en el aire, mientras con los pies se dibujaban
dos pasitos pa´lante y dos pasitos pa´tras, de tal manera que, al final del baile quedabas
donde habías empezado. ¿Se imaginan a la criatura frankensteiniana bailando el tun tun a las
de acá?
Si no pueden, ayúdense pensando en la reforma laboral que ahora a todos nos ocupa: se trata
de una pedacería de aquí y de allá; que al final abrirá los ojos y habrá de caminar, pero como
un verdadero adefesio. Agréguenle el bailecito y tendremos un cuadro verdaderamente
patético.
A ver: para nadie es ya un secreto que un asunto tan importante para la inmensa mayoría de
los mexicanos está siendo discutido a lo salvaje y en un plazo absurdamente corto. Porque
está claro que con el novedoso pretexto de la “iniciativa preferente” el presidente saliente,
Calderón, le puso enfrente una zanahoria envenenada al entrante Peña Nieto. El panista, que
no se atrevió a hacerlo durante seis años, salva ahora la cara ante los empresarios con una
iniciativa que a leguas los favorece. Pero al mismo tiempo pone a prueba al peñanietismo que
representa “la nueva cara del PRI” y lo confronta al priísmo más dinosáurico representado por
sus sindicatos más poderosos afiliados corporativamente al propio PRI.
Porque está claro que no se trata de una discusión técnica en la que estén en juego las
mejores opciones del país para aumentar la productividad, todas debatibles: nuevas formas
de contratación, como periodos de prueba, pago por hora, legalización de la subcontratación,
facilidades para el despido, límites al derecho de huelga y máximos en el pago de salarios
caídos, entre otras simpáticas iniciativas.
En paralelo, está el segundo paquete que tiene que ver sustancialmente con los sindicatos y
que incluye propuestas espinosísimas para los corporativistas: democracia sindical, es decir,
elecciones por voto libre y secreto y ya no más a mano alzada; la eliminación de la cláusula
de exclusión en que un trabajador eliminado del sindicato lo es en automático de las
empresas; que los estados financieros de los sindicatos sean dictaminados anualmente por un
auditor externo y, lo más peliagudo, que los resultados de esas auditorías sean difundidos
ampliamente entre los miembros del sindicato.
La discusión, pues, se ha partidizado y en ello la posición más cómoda es la del PAN, que
simplemente insiste en que la reforma calderonista debe ser aprobada tal cual, sin cambiarle
una sola coma. En el otro extremo el rechazo también automático del bloque de izquierda
que, sin embargo, se debate entre serle fiel a sus principios de solidaridad de clase
trabajadora y la nueva imagen ebrardiana supuestamente moderna y mucho mas cercana a
los empresarios.
Peor aun la disyuntiva del PRI que ha de aliarse obligadamente al pancalderonismo en el
paquete de reformas proempresariales en busca de una primera muestra de modernidad.
Pero, al mismo tiempo, tiene que enfrentar un desgarramiento interno con uno de los tres
pilares de su partido que es el sector obrero, del cual tendría que obtener al menos lo
referente a las votaciones libres y secretas, para dar la impresión de que esa parte del PRI es
democrática y abierta a los cambios. Lo que parece infranqueable es que esos sindicatos
tricolores acepten que alguien, quien sea, meta mano en sus sacratísimas arcas que, por lo

. Total que. algo que la cúpula priísta tampoco quiere perder. Gracioso o grotesco. según se quiera ver. siempre se abren generosas —remember Pemexgate— para financiar las campañas del PRI.demás. con tantos intereses en juego. al final podríamos tener una reforma laboral representada por un Frankenstein bailando cadencioso el pasito tun tun.