You are on page 1of 2

ELABORACIÓN DE INVENTARIOS

En un documento en Word mencione las distintas técnicas de
elaboración de inventarios. Y explique cada una de ellas. Envía tu
archivo a través de este medio.

Con la realización del inventario se busca “comparar las cifras que tenemos según los
libros con las existencias reales que hay en el almacén, calculando su valor y la
calidad de las mismas”, apunta Thierry Casillas, profesor de Pymes de EOI Escuela de
Negocios. Aunque este cálculo parece de sentido común dentro de un negocio
dedicado a la producción o venta de artículos, resulta necesario en cualquier tipo de
compañía ya que, como recuerda Casillas, “incluso una empresa de servicios tiene un
volumen de existencias, aunque sólo sea el material de oficina, y hay que hacer
recuento de ellas”.
¿CUÁNDO HACERLO?
Realizar inventario al menos una vez al año no deja de ser una exigencia legal en la
medida en que cualquier sociedad debe valorar sus existencias con vistas al cierre
contable. Por esa razón, muchas empresas suelen aprovechar el final del ejercicio
económico para hacer recuento de sus activos.
Este inventario anual es una opción que “se puede realizar cuando existe un número
limitado de referencias”, dice José Ramón Márquez de la Cuesta, profesor del Instituto
de Formación Empresarial de la Cámara de Madrid. El inconveniente, destaca, “es que
la empresa debe efectuar una interrupción de sus actividades de almacenamiento,
paralizando las entradas y salidas” mientras dure el recuento.
Pero si no quieres detener tu actividad, tienes la posibilidad de hacer un inventario
cíclico, a lo largo del ejercicio. “De esta forma, la empresa realiza cada semana o mes
el recuento de un determinado número de referencias y cuando finalice el año habrá
hecho ya el recuento total”, aclara Márquez de la Cuesta.
CLASIFICACIÓN POR ACTIVOS
En cuanto a cómo debes clasificar tus bienes, recuerda que en un inventario que
incluya todos los activos deberá existir una división entre lo que llamamos partidas
de activo circulante (existencias del almacén) y las de activo fijo (maquinaria,
instalaciones, edificios, mobiliario, equipos informáticos, etc). Todo eso, lógicamente,
debe ser también objeto de inventario”, señala Márquez de la Cuesta.
Por lo que se refiere a los bienes consumibles (papel, bombillas, bolígrafos, papeleras),
necesarios para la actividad pero de menor valor, se deben sumar en el circulante. Lo
habitual es que se fije un límite de precio (con relación a su valor por unidad) y en
función de éste se incluyan en una u otra partida.

que sepas que siguiendo la llamada clasificación ABC las empresas suelen considerar admisible una desviación distinta dependiendo del tipo de producto. Asignar a tus activos unos códigos de ubicación y de producto te servirá tanto para identificar cada uno como su emplazamiento en el almacén. En caso de que haya diferencias en los números. es importante que introduzcas esa cifra en una aplicación informática. estaremos ante una desviación.EL INVENTARIO. estás obteniendo también los datos para tu inventario contable. . localizarlos. Desde Internet es posible descargar modelos de hojas de inventario en Excel. es decir. Si concluido este recuento resulta que tus existencias no coinciden finalmente con las que esperabas. has de hacer una valoración de esa desviación o desajuste para proceder a su regularización. Eso te permitirá comparar el dato con el que figura en tus archivos de control. cuanto más preciso sea. en lugar de una regularización contable lo que tendrías que hacer es la rectificación de un movimiento erróneo”. explica Márquez de la Cuesta. Cuando realizas el recuento del inventario. Dicho de forma más sencilla: debes ajustar las cifras de tus libros de acuerdo con la realidad. que afecta al balance de la compañía”. PASO A PASO Puede que pienses que los bienes de tu empresa son tan limitados que casi los puedes ir contando sobre la marcha. mejor. Si los desajustes son graves. y sepas el número de unidades que tienes de cada cosa. Lo primero es verificar la ubicación de los artículos. mientras que en los productos de clase C se admite un margen máximo de hasta dos puntos porcentuales. TUS MÁRGENES DE MANIOBRA A modo de referencia. ya sea negativa o positiva (que falten o sobren productos). producto a producto y referencia a referencia. “En ese caso –aclara Márquez de la Cuesta–. Esa tarea debería ser fácil si has hecho los deberes previos: codificarlos todos. y la regularización es por tanto “una regularización contable. en la clase B se toleraría una máxima del +/-1%. en busca de posibles fallos en los registros que te aclaren los bailes de cifras y ayuden a evitar otros. Respecto a las herramientas necesarias. para lo cual debería bastarte con los programas informáticos más habituales. la desviación debería ser de cero. puedes plantearte hacer un análisis histórico de los movimientos de entrada y salida. Según vayas haciendo el recuento de las existencias físicas reales (tal como se les denomina en la jerga). Para los artículos de clase A (los más valiosos para tu negocio). pero no olvides que un inventario es un sistema de control y. se trata de elaborar unas bases de datos.