You are on page 1of 7

Investigación

parasitosis
peces marinos cultivados
en los Países Mediterráneos

Principales
de

En los últimos años, los procesos parasitarios
están adquiriendo una mayor importancia en
la acuicultura moderna. La intensificación
actual de los cultivos provoca un
desplazamiento del equilibrio natural que
existe entre hospedadores y parásitos hacia
estos últimos, favoreciendo la aparición y
gravedad de este tipo de patologías.
La mayoría de los parásitos tienen un
efecto negativo sobre su hospedador:
mortalidades crónicas, empeoramiento de
los parámetros productivos y mayor
susceptibilidad a otras infecciones. Pero

Carlos Zarza
Laboratorio de patología
Trouw España S.A.

en ocasiones, pueden provocar por si
mismos brotes epizoóticos muy severos,
difíciles de controlar, y que van a causar
elevadas mortalidades.

Javier Aizpurua
Laboratorio de patología
Trouw España S.A.

18

Informa verano 2001

Es importante recordar que
podemos encontrar parásitos en los
peces sin que exista sintomatología
ni daño aparente. En estos casos,
hay que considerar el resto de
factores que pueden afectar la
intensidad del problema y que

determinarán las actuaciones a
realizar: Especie, estadío de
desarrollo y cantidad de parásitos,
edad y estado de salud del stock,
sistema y condiciones de cultivo.
En el presente artículo nos vamos a
ocupar de las principales
infestaciones parasitarias que
afectan a dorada, lubina y
rodaballo, y que, en los últimos
años, están causando las mayores
pérdidas económicas relacionadas
con este tipo de procesos: De los
ectoparásitos, Cryptocaryon
irritans, ciliados histiófagos y
monogeneas; y de los endoparásitos:
microsporidios y mixosporidios.
De todos estos procesos hay que
destacar las dificultades que nos
vamos a encontrar a la hora de
controlarlos; los tratamientos
disponibles son escasos y caros y,
para algunos agentes, no existen
productos efectivos. Por todo ello, lo
más importante va a ser establecer
en nuestra instalación planes de
prevención que incluyan controles
sanitarios rutinarios, para la
detección precoz de los patógenos
y medidas higiénico-sanitarias,
pautas de limpieza y desinfección
adecuadas para impedir su entrada
en la población.

Informa verano 2001 19 .Figura 1. Imagen al microscopio electrónico de barrido. Ciliados histiófagos sobre el epitelio branquial.

mediante la observación al microscopio de los ciliados en preparaciones en fresco de branquia y raspados de piel. 20 Informa verano 2001 Ciliados histiófagos Figura 2. en ocasiones. tras sucesivas divisiones. al igual que ocurre con protozoos similares en agua dulce. Uronema nigricans. Se pueden observar los tomites en movimiento y también los trofontes de diferentes tamaños. Aunque no están del todo claras. En ocasiones se puede observar cierta opacidad corneal y un punteado blanquecino en la piel. se producen las células hijas. temperatura y salinidad. y otros factores relacionados con la dieta durante el destete en el rodaballo. pero es en esta última especie donde se han observado los procesos más graves. que viven en los sedimentos marinos alimentándose de bacterias principalmente. El ciclo es asincrónico. pueden provocar infecciones sistémicas graves. Por ello. Se han descrito casos en dorada y lubina.➠ Cryptocaryonosis Infestación producida por Cryptocaryon irritans. protozoo ciliado parásito que afecta a la mayoría de especies marinas. Pero son bastante complicados de dar. Furnestinia echeneis. que serán liberadas al medio y son las formas infectantes. el trofonte. Pero también son parásitos facultativos y. pobre calidad de agua. es aconsejable llevar a cabo un programa de control diario del grado de parasitación para poder tomar medidas correctoras inmediatas en caso de que aparezca el problema. En 9-10 días se puede completar el ciclo a una temperatura óptima de unos 25 ºC. Los peces afectados aparecerán nadando en superficie. Además. Su ciclo es complejo y relativamente rápido. con tres fases principales de desarrollo: una primera fase parasitaria histiófaga en branquia y piel. La segunda fase. manejo inadecuado. causando altas mortalidades. costosos y conllevan un elevado riesgo. lo que indicaría que en un futuro sería posible proteger a los animales mediante inmunoprofilaxis vacunal. sulfato de cobre en continuo durante varios días y descensos controlados de salinidad o temperatura. Se transmite de forma directa sin hospedador intermediario. Philasterides dicentrarchi. lo que se considera como una estrategia de supervivencia y complica mucho los tratamientos. letárgicos. sin apetito y con dificultad respiratoria. Cursa con brotes epizoóticos de elevada mortalidad. La duración de las diferentes fases está influenciada por fotoperiodo. Miamensis avidis. aunque los brotes más graves los veremos en lubinas y doradas criados en estanques de tierra con renovaciones lentas de agua o en sistemas de recirculación. Los tratamientos habituales son los baños de formalina cortos. Parece ser que la inmunosupresión sería un factor clave en el desarrollo del proceso. Parece ser que los peces que sobreviven a la infección adquieren un cierto grado de inmunidad. el tomonte deja el hospedador y se enquista en el substrato del tanque y. es posible que la combinación de altas dosis de vitamina C e inmunoestimulantes (Sanostim) pueda ayudar a controlar la infestación. (Figura 1) Estos ciliados son especies de vida libre. los tomites. En este grupo se engloban los protozoos ciliados del Orden Scuticociliata y entre las especies que más nos interesan como causantes de brotes epizoóticos destacan: Uronema marinum. rodaballo. Podrían influir factores estresantes ambientales tales como. En rodaballo se han descrito mortalidades de hasta un 100% en unidades de alevines y de un 30% en los engordes más afectados. El diagnóstico es sencillo y rápido. variaciones de temperatura. siendo branquia y piel los principales órganos diana. las posibles vías de entrada del ciliado en el pez serían heridas .

escasas Figura 3. especialmente de sistema nervioso central. Una vez dentro. Las especies más importantes implicadas pertenecen a dos familias. los diplectánidos. Parasitosis por monogeneas Estos procesos causan problemas desde hace tiempo y últimamente aún más con la intensificación de los cultivos en jaulas de doradas y lubinas en el Mediterráneo. aunque será inefectivo una vez tengamos la infección sistémica. entre ellos Sparycotyle chrysophiri en la dorada y Serranicotyle labracis en la lubina. Los factores predisponentes y el “estres” ambiental juegan un papel determinante en los brotes: Elevadas densidades. músculo. riñón. Microcotílido. diseminándose por todos los órganos y presentando un especial tropismo por el tejido conjuntivo de los mismos. El tratamiento es el indicado ante una parasitosis externa.También sería recomendable realizar “squashes” de órganos internos. hígado. especialmente en primavera y verano. antes de que exista la infección sistémica. narinas. línea lateral y cavidad orobranquial. por comprobar si el proceso se ha diseminado. Debido a la gravedad del proceso es vital un diagnóstico precoz. Figura 4. corazón. piel. páncreas y gónadas. con forma de pera y con un característico cilio caudal. el ciliado puede provocar de forma relativamente rápida una infección sistémica. Sección histológica de un intestino de rodaballo donde se observa un xenoma de Tetramicra brevifilum ➠ Informa verano 2001 21 . branquias. en preparaciones histológicas podremos observar los parásitos en multitud de localizaciones: branquia. Por otro lado. Podemos realizar raspados de piel y preparaciones de branquia para observar el parásito: un ciliado pequeño. De todas maneras. intestino. cursando con mortalidades crónicas significativas. El diagnóstico definitivo sería mediante histología. Son bastante específicos de su hospedador y poseen un ciclo de transmisión directo (Figuras 2 y 3) Las infestaciones van a ser graves. sistema nervioso central.Así. y los microcotílidos. se pueden utilizar los baños antiparasitarios para prevenir nuevas infecciones y utilizar inmunoestimulantes (Sanostim) para reforzar el estado de salud del pez. habría que descubrir cuáles han sido los factores estresantes que han desencadenado el proceso y actuar sobre los mismos. entre ellos Furnestinia echeneis en la dorada y Diplectanum aequans y Diplectanum laubieri en la lubina. bazo.externas.

van a provocar una anemia severa. y de bacterias filamentosas (Flexibacteriosis) mediante improntas. También pueden presentarse brotes con mortalidad alta durante ese tiempo. y se pueden encontrar además de en la musculatura. la musculatura degenera y adquiere una consistencia gelatinosa. Conviene también observar la presencia de otro tipo de parásitos. En los animales con mayor intensidad de infección. en parasitaciones masivas.. de entre 2 y 3 meses. siendo en este último de especial gravedad. por observación directa al microscopio de los parásitos en preparaciones en fresco de branquia. Los peces afectados no crecerán bien. como protozoos ciliados externos. Esporas típicas de Tetramicra brevifilum Figura 6. a veces asociados a otro tipo de parásitos. Lo ideal sería el tratamiento por vía oral. y muy frecuentemente junto a infecciones oportunistas por Flexibacter maritimus. El diagnóstico es muy fácil. las trataremos por separado. emaciados y con dificultad respiratoria. elevada temperatura. Como cursan de forma distinta. Los peces infectados presentan natación errática y muestran los siguientes síntomas: Hinchazón de diferentes partes del cuerpo. estarán letárgicos. Microsporidiosis La enfermedad se ha descrito en dorada y rodaballo. Los microcotílidos son parásitos hematófagos y. A) Infección por Tetramicra brevifilum en el rodaballo La enfermedad en el rodaballo es un proceso largo. Esporas típicas de Myxidium leei.Trichodina. oscurecimiento de la superficie dorsal de la piel con presencia de manchas o nódulos blanquecinos de 1 mm de diámetro y sobreproducción de mucus. Por lo tanto. debido a las alteraciones que provoca el parásito en la musculatura. pero hasta la fecha no existen productos efectivos registrados. Figura 5. nadando cerca de la superficie. el pez muchas veces . y muchas veces se podrán observar en ellas los parásitos a simple vista. 22 Informa verano 2001 La terapia clásica mediante baños externos con formalina es realmente complicada de llevar a cabo en mar abierto. sin apetito. pues no sólo va a provocar mortalidades significativas durante un periodo de tiempo considerable sino que. medidas de limpieza y desinfección de redes y utensilios. que va afectar a juveniles principalmente. (Figura 4) La enfermedad es un problema serio para el cultivo de esta especie. con zonas de inflamación y hemorragias. Las branquias aparecen pálidas. es imprescindible la aplicación de medidas de manejo y profilaxis adecuadas: Gestión correcta de los ciclos de producción. y empleo de dietas inmunopotenciadoras en los periodos de riesgo. de ahí la dificultad de controlar el proceso en ocasiones. densidades óptimas.➠ renovaciones de agua en jaulas tupidas por algas. e. porque será determinante de cara al tratamiento y pronóstico del proceso. infecciones previas. Histológicamente se observa que los nódulos corresponden a los xenomas o agregados de las esporas del microsporidio.g. frecuentemente asociados a situaciones de estrés ambiental. en hígado e intestino de los peces con nivel más alto de infección. como protozoos ciliados. y cursa con retraso en el crecimiento y mortalidades crónicas en los peces afectados. . Encontraremos un gran número de monogeneas en la branquia. .

Suelen cursar con elevadas mortalidades. Los peces mueren emaciados y con distensión abdominal. estos nódulos serán un hallazgo de laboratorio en peces que se examinan por otras causas. Los peces aparecen oscuros y anoréxicos. En la dorada también podemos encontrar infección en la pared intestinal. En muchas ocasiones. causando mortalidades crónicas (0. Aunque puede resultar difícil en la práctica. mediante la observación al microscopio de las esporas típicas en “squashes” de musculatura y la confirmación por análisis histológico. En las fases iniciales del proceso. Típicamente. En este caso es muy importante disminuir la “presión de la infección”. en la musculatura de peces aparentemente sanos de talla comercial. En rodaballo el proceso es más severo y todos los tamaños son susceptibles. con los ojos hundidos y la cresta ósea de la cabeza muy pronunciada. Sección histológica de un intestino de dorada gravemente infectado por Myxidium leei. con el tubo digestivo lleno de líquido. se están desarrollando estudios sobre la respuesta inmune del rodaballo al parásito de cara a poder desarrollar una vacuna efectiva frente al agente. B) Microsporidiosis en la dorada Hasta la fecha. incluso de un tamaño mayor. Aunque la infección inicial podría ser por una actinospora. No existe actualmente un tratamiento eficaz frente a la infección por Tetramicra brevifilum. por un Myxidium-like pendiente de identificación. se han descrito mortalidades crónicas en juveniles Figura 7. y presentan nódulos de entre 1 a 5 mm en la piel que pueden llegar a erosionarse. es prácticamente imposible la observación del agente. Estos parásitos van a provocar infestaciones muy intensas y de elevada prevalencia dentro de la población afectada. y se opta por utilizar dietas inmunopotenciadoras para minimizar el impacto de la enfermedad en los peces. En los tanques afectados la mortalidad puede alcanzar el 100%. En la necropsia se observa ascitis y palidez de los órganos. se observan unas lesiones que se consideran patognomónicas de la enfermedad: Hemorragias en la porción final del intestino. en dorada se ha demostrado la transmisión directa por cohabitación de los Informa verano 2001 23 ➠ . Los peces afectados aparecen emaciados y letárgicos. Las especies más afectadas son la dorada.no va a ser apto para su comercialización. en jaulas flotantes. En dorada afecta principalmente a peces adultos (>150 grs). Por otro lado. el diagnóstico se podría realizar mediante observación al microscopio de las esporas típicas del microsporidio (de forma ovalada y con una gran vacuola posterior que contiene un cuerpo de inclusión esférico) a partir de preparaciones en fresco o “squashes” de los xenomas de musculatura o hígado (Figura 5) La confirmación se realiza histológicamente. y en la necropsia se pueden observar zonas de inflamación en el intestino. por lo que las pérdidas económicas pueden llegar a ser considerables. pero también los juveniles son susceptibles de sufrir la infección. aunque un resultado negativo no descartaría la infección. lo que puede ser un problema para su comercialización. cuando aún no se han desarrollado estos xenomas en los órganos.1-0. El diagnóstico se realizaría como en el caso del rodaballo. Actualmente. Pleistophora senegalensis y Glugea sp son las especies que se han encontrado asociadas al proceso en la dorada. En Malta y Grecia. y el rodaballo. Más habitual será encontrar estos nódulos. están en desarrollo técnicas moleculares para detectar la enfermedad en fase precoz. por Myxidium leei. por ejemplo retirando de forma rápida los peces más afectados. Mixosporidios histozoicos Las infestaciones por este tipo de parásitos son una de las amenazas más severas para algunos de los cultivos marinos actuales. aunque se puede afectar todo el tubo digestivo.2 % diario). maximizando las prácticas de higiene y manejo.

desinfección de estanques.sp. 137-141 Estévez J. Facultad de Veterinaria. pero sobre todo específicas. Martínez E. Diseases of Aquatic Organisms 1. Novoa B. 155-194 Sterud E. 6 y 7 gentileza del Dr. Toranzo AE & Dyková (1992) Tetramicra brevifilum. Hasta la fecha no existen productos efectivos para combatir las mixosporidiosis. 196-199 Branson EJ & Riaza A (1999) Description of a mixosporean disease in cultured turbot (Scophthalmus maximus) Fish Veterinary Journal 3. Zarza CA y Crespo (2001) Infecciones por ciliados histiófagos en acuicultura marina: Aspectos hitopatológicos. 19-22 Diamant A. Francesc Padrós. In: Faisal M. sobre todo en el caso del rodaballo y en fases iniciales. Álvarez JM. Servicio de Diagnóstico Patológico en Peces. Scophthalmus maximus (L. Microspora) ion cultured gilt head sea bream Sparus aurata L. 2. 127-135 Padrós F. lo que explicaría la intensidad de los brotes y la elevada prevalencia en las poblaciones afectadas. Figueras A. Actualmente se está investigando en la detección del proceso por técnicas moleculares. La confirmación se realizaría mediante estudio histopatológico (Figura 7). etc. 500-512. el éxito del control de estos procesos estará ligado a dos aspectos fundamentales: primero. Bulletin of the European Association of Fish Pathologists 16(6). Brinch-Inversen J. Diseases of Aquatic Organisms 20. 33-37. Santarém M. En ocasiones se pueden observar también en la vesícula biliar. 59-63 Colorni A (1985) Aspects of the biology of Cryptocaryon irrintans and hyposalinity as a control in cultured gilt-head seabream Sparus aurata. pero lo más importante serán las medidas preventivas: detección precoz. 139-142. ya sea inespecífica. Nº 4. desarrollo y registro de antiparasitarios orales. Hansen MK & Mo TA (2000) Systemic infection with Uronema-like ciliates in farmed turbot. 1. Universidad Autónoma de Barcelona. y observación de las típicas esporas de mixosporidio al microscopio. implantación de medidas adecuadas de inmunoprofilaxis. en el rodaballo es más difícil observar las esporas en las preparaciones. Diseases of Aquatic Organsims 14. a pathogenic myxosporean of cultured sea bream Sparus aurata. desarrollando vacunas efectivas contra estos parásitos. & Hetrick FM. Iglesias R. ◗ . El diagnóstico en la dorada es relativamente fácil. mediante preparaciones y raspados de contenido intestinal. así que el diagnóstico presuntivo por la sintomatología tendrá que confirmarse histológicamente. Ubiera FM & Sanmartín ML (1992) An usual site of infection by a microsporean in the turbot Scophthalmus maximus. Lom J & Dykova (1994) Myxidium leei n. Annual Review of Fish Diseases. mediante la utilización de dietas inmunopotenciadoras como Sanostim. Se pueden utilizar inmunoestimulantes como tratamiento sintomático. En el futuro.peces.. Diseases of Aquatic Organisms 13. y segundo. de morfología fusiforme y con dos cápsulas polares en cada uno de los extremos (Figura 6). lo que sería de mucha utilidad. Por el contrario. a potential treta to farmed turbot Scophthalmus maximus. LeiroJ.) Journal of Fish Diseases 23. Futuro Todas las parasitosis descritas anteriormente representan una amenaza real para la viabilidad del cultivo de estas especies. ◗ FOTOS 1. Monografías del Instituto Canario de Ciencias Marinas. 24 Informa verano 2001 Para saber más ➠ Abela M. retirada de animales muertos. Paperna I (1991) Diseases caused by parasites in the aquaculture of warm water fish. 4. Tanti J & Le Breton A (1996) Ocurrence of a new histozoic microsporidian (Protozoa.