You are on page 1of 3

05 de Junio de 2015 19:00

Ese Olimpia no necesitaba ayuda
Por Christian Eduardo Mareco F.
Esta semana leímos y escuchamos varios comentarios de Isidro Romero, expresidente del Barcelona de
Ecuador, sobre la final de la Libertadores de 1990. Pero ese Olimpia no necesitaba ayuda.

He visto varios buenos equipos en el mundo en mis 40 años. Si hago un rápido repaso puedo poner al
Barcelona de Guardiola en primer lugar y pasar por el Milán de Arrigo Sacchi y Fabio Capello, el Sao
Paulo de Telé Santana, el Real Madrid de los galácticos, el Ajax de Louis van Gaal y, sin dudas, el
Olimpia de 1990.
Ya escribí años atrás un artículo sobre el Olimpia que fue campeón de América 1990. Contaba en ese
entonces que el mismo comenzó a gestarse en el año 1988, cuando Osvaldo Domínguez Dibb volvió a
traer para técnico del primer equipo a Luis Cubilla, el mismo que había llevado al Decano al logro
máximo en el '79 en la Bombonera y después a ser campeón del mundo.
Dos años de trabajo que se coronaron de la mejor manera, y eso que no comenzó bien. En el '88 integró
uno de los grupos de la Libertadores con Cerro Porteño y los bolivianos Bolívar y Oriente Petrolero.

En un día lluvioso de abril. En el Defensores. que fue a Brasil a asegurar la clasificación. Ese año se dio un resultado muy protestado por los chilenos: un 5-4 de Sol en la Olla. Contra el Vasco fue derrota de 1-0. Ingresaba a la Copa Libertadores con la idea de llegar lo más lejos posible y armó un gran equipo sostenido por un arquero como Éver Hugo Almeida. Fue victoria de Olimpia con dos golazos: el primero de Adriano Samaniego y el segundo de Raúl Vicente Amarilla. por lo que Olimpia pasó directo a los cuartos de final. Vale recordar que Raúl Amarilla no jugó esa fase porque había ido a jugar al exterior. El Decano comenzó ganando a Cerro Porteño 2-1 con goles de Adolfo Jara Heyn y Luis Monzón. que terminó a favor de Cerro Porteño 3-2. al que eliminó por penales en La Bombonera. En Asunción fue victoria 2-0 con goles de Amarilla y después vino un partido que hasta hoy es uno de los mejores que vi: el 4-4 en el estadio San Carlos de Apoquindo. perdió por el mismo marcador en Bogotá y cayó en una infartante definición por penales. Raúl Vicente Amarilla estaba de vuelta con el mítico número 24 en la espalda. porque en cuartos de final el árbitro Juan Cardellino recibió amenazas de muerte en Colombia. Olimpia perdía 3-1 y poco antes del final empató Luis Monzón para llevar el partido a la definición por penales. Aquí. Adriano Samaniego y Robson Retamozo anotaron para el Decano. El primer partido fue favorable al equipo rojo por 1-0 en Asunción. Los equipos colombianos no tomaron parte de la edición 1990 de la Libertadores. Adriano Samaniego y un delantero excepcional como Raúl Vicente Amarilla. el primero en Santiago. pero en la vuelta. el franjeado ganó 3-2 y también se impuso por penales. Olimpia fue bicampeón de Paraguay: en 1988 y 1989. Las semifinales eran la repetición de la final de 1989 ante Atlético Nacional. en el Defensores. La final fue ante el Atlético Nacional de Medellín. continuando con gente como Gabriel González. que era la base de la selección colombiana con Francisco Maturana como técnico. recibió a Gremio. empató en Porto Alegre 2-2 con Gremio con dos goles de Adriano Samaniego. Luis Monzón (2) y Gabriel González. Dicen que el árbitro estuvo a favor de Olimpia. Olimpia ganó 2-0. El equipo sensación de Brasil era el Vasco da Gama con su joven figura Bismark. Después dejó atrás a Sol de América para jugar semifinales ante el Inter de Porto Alegre. al que derrotó por 1-0 con un tanto de Jorge Guasch. Luis Monzón. pero lo que no cuenta el . le ganó por 2-1 en Asunción y aguardaba la revancha del clásico ante el Ciclón. Los cuartos de final pusieron frente a Olimpia a la Universidad Católica de Chile. Colo Colo y Universidad Católica de Chile. donde fue mejor el equipo paraguayo. En 1989. Olimpia estuvo en el grupo de Sol de América. Olimpia. Olimpia en octavos de final jugó con Boca Juniors. Olimpia tuvo una gran actuación para dejar fuera de camino a los cruzados con goles de Adriano Samaniego. Ese fue un partido con alternativas cambiantes. con goles de Gabriel González y Adriano Samaniego. El final ya lo sabemos: Olimpia ganó 2-0 en Asunción y fue a Guayaquil con una apreciable ventaja para lograr su segunda corona.Ambos equipos paraguayos quedaron fuera en la primera fase. Después.

es de necios y de poco conocedores del fútbol. el que le dio al Decano su segunda Copa Libertadores. Cuando el partido estaba favorable a los ecuatorianos. . Hay cosas que en el fútbol no tienen explicación. la Recopa Sudamericana sin llegar a jugarla. el gran Raúl Amarilla anotó el gol del empate. ganando una. Ese equipo no necesitaba ayudaba para ganar todo lo que gano. Ese equipo en el año 1990 llegó al máximo nivel de rendimiento y solo fue superado por el mejor Milán de la historia en la final Intercontinental.expresidente del Barcelona es que Luis Acosta no pudo marcar un penal. que ganó la Supercopa siendo muy superior a sus adversarios. acompañados en la zona ofensiva por la potencia de Adriano Samaniego y en el arco por la seguridad de Éver Almeida. por ende. Lo hizo simplemente porque fue el mejor. Ese equipo no se quedó ahí: ganó la Supercopa con exhibiciones futbolísticas increíbles como contra los uruguayos. Echar un manto de dudas sobre un equipo que en esa época tuvo tres finales de Libertadores. A Peñarol le ganó en semifinales propinándole una goleada de 6-0 en el Defensores y en la final ante el Nacional de Montevideo estuvo inspirado en el Centenario para ganar 3-0 y después empatar 3-3 en Asunción para adjudicarse la Supercopa y. Luis Monzón y Gabriel González. pero no se puede poner en duda a un equipo que tenía magia en los pies de Raúl Amarilla.