You are on page 1of 24

i E -(12

LO DISCONOCIDO
EI{IGMAS

PARAPSICOLOGIA

OVNIS

EL TRIANGULO MORTAL DE LAS BERMUDAS

,OVNIS: Una realidad indiscutible

¿OTRAS VIDAS? Espiritu y reenurnación

LA ISLA DE PASCUA: ¿Un ensayo del fin del mundo?

. CUANDO LOS OVNIS ATERRIZAN

EL ESPIRITISM0 y

TECNOLOGIA DEL PASADO: Unos hallazgos

.EFECTOS ELECTROMAGNETICOS DE tOS

LA MUERTE Realidad

y transcendencia

sus metodos

PSICOFONIAS: Génesis y práctica

POLTERGEIST

CLARNIDENCIA Y TELEPATIA
ASTR0LOGIAT Teoria y práctica

H0R0SC0P0: El lensuaje

de los astros

PRODICIOS DE LA SENSIBITIDAD
HIPNOSIS Y SUGESTION
LOS SUEN0S y su significado

TAR0T: El futuro en los naipes
VIAJE AL FUTURO: Claves de la Adivinación
BRUJERIA Y SATANISMO
QL,IR0MANCIAT Eldestino en las manos
PROFETAS Y PROFECIAS
LAS FRONTERAS DE LA MEMORIA

tA

trUERZA DE LA MENTE

LA OTRA MEDICINA:

OVNIS

sorprendentes
La inminencia de EL FIN DEL MUND0

, OYNIS: TOP SECRET

Elpoder mágico de LAS PIRAMIDES

{¿C0M0

Et

DILUVIO Y EL ARCA DE NOE

LA ATLANTIDA: Mito

TETEPTASTIAS: Imágenes de otros mundos
TECNICAS DE RELAJACION Y MODITACION
ESPIRITISMO BRASILENO

OVNI§: LAS DIFICITES MANIOBRAS

y realidad

OVNIST LOS VIAJES IMPOSIBLES

EGIPTO MILENARIO

LOS TRIPULANTES DEL COSMOS

MENSAJES EN PIEDRA

ENCUENTROS CON HUMANOIDES

LOS MONSTRUOS IMPOSIBLES

OVNIS EN EL PASADO

El enigma de TIAHUANACO

VAMPIROSYHOMBRES-LOBOS
EL MUNDO MAYA y

MAGIA Y TEYENDAS DE

Et

UNIVERSO

OVNIS: ENTIDAD DE tOS TESTIG0S

\

OVNIS: EL PRIMER CONTACTO

sus misterios

tA INDIA

NCA

OVNIS: PELIGRO, ABDUCCION
,i

0VMS:

¿POR QUE LOS RAPT0S?

OVNIS: SECTAS Y CULTOS

LAS PIEDRAS DE ICA: El legado de otra historia

OVNIS SUBMARINOS

LAS PISTAS DE NAZCA y otros dibujos aéreos

LOS VISITANTES DE UMMO

LOS HICHOS MALDITOS

LA HISTORIA SECRETA DE tOS OVNIS

EL IMPERIO AZTECA Y SUS SECRETOS

LOS 0VNIS ¿PROTAG0NISTAS

LA DESTRUCCION DEL COSMOS:

OVNIS: LAS GRANDES OLEADAS

Proceso a los ruranderos

PARAPSICOLOGIA en animales y plantas

SON LOS OVNIS?

Un hecho inevitable

tOS SENORES DEL CONOCIMIENTO
tAS ESFERAS CETESTES DE COSTA RICA

0 TESTIGOS?

EL HOMBRE Y EL UNIVERSO
OVNIS: ENIGMATICA PUESTA EN ISCENA
OYNIS: UNA CONSTANTE PROSENCIA

ENIGMAS DE AMERICA

LA DESAPARICION DE LOS DINOSAURIOS

EDICIONES I. QUORUM, S.A.
Consejo editorial: CANDIDO CONDE, MANUEL GASCH
Director de la obra: FERNANDO JIMENEZ DEL OSO Director ejecutivo: JOAQUIN GOMEZ BURON Director artístico: LUIS DE MIGUEL
Fotografías: PABLO RODRIGUEZ llustraciones: JEAN SEMMEL,ZEN, OYARBIDE, TOMAS MENDEZ, LUIS DE MIGUEL Colabotradores: LEONOR
ALARAZKI, JULIO ARCAS, VlCENTE J.BALLESTER, J.J. BENITEZ, MERCEDES CASTELLANO, SÍNESIO DARNELL, ANDREAS FABER KAISER, MA LAURA FELIX, SALVADOR FREIXEDO, JOSE L. JORDAN PEÑA, JOSE M. LOPEZ IBOR, JUANA MARIN, FRANCISCO PADRON, JEsus A. PEREZ CASTAÑO, ANTONTO RIBERA, JOSE RUESGA, ENRIQUE DE V|CENTE, CARLO LtBERtO DEL ZOTT|. tmpresión: cRAF|CAS
REUNIDAS, S. A. ISBN de la obra: 84-7701-143-5 ISBN del fascículo: 84-7701-142-7 ISBN del tomo l: 84-7701-141-9
Déposito legal: M.28466-1989Printed in Spain Distribución: MARCO IBERICA, S. A.o 199O Ediciones l" Quorum, S. A. lmpreso: Septiembre 199O
Redacción y Administración: Diego deleón, 7 - 1e 28006 MADRID Tef.: 5645863 Fax: 5645490

I

YHI§:
Et

pR. IilIER

CO ilrAcro
En la apasionante historia del fenóme-

no ovni, como no podía ser menos, se
vino produciendo un desarrollo lógico
de los acontecimientos, como en todas

las historias: tras los primeros avistamientos en el cielo de extraños objetos
voladores y la constatación de sus aterrizajes mediante pruebas irrefutables

en forma de huellas físicas de todo ti-

po, y después de una sucesión sorprendente de relatos por parte de los
testigos, quedaba sólo que se produjera el encuentro entre los tripulantes de
las supuestas naves y los seres humanos que casualmente las veían. Ese en-

cuentro, finalmente, se produjo, para
sorpresa y estupor de todos.

261

uchas son las personas que han asegurado haber entrado en
contacto con los extraterrestres, incluso han
publicado reportajes, libros y dado conferencias sobre el tema. Hacer una selección de estos "mensajeros" o contactados del Cosmos,
inicialmente, presenta dificultades, por lo que
hemos "elegido" aquellos testimonios que nos
han parecido más significativos, sin que avale
su veracidad otra cosa que la convicción de los
protagonistas y ciertos "fenómenos" que,
científicacmente, no han logrado, todavía, su
explicación. Ni entramos ni salimos en estas
cuestiones. Solamente somos notarios de ciertas afirmaciones y pruebas. El lector será quien
-hasta que la ciencia no diga su última palabrapueda dudar o creer en estas aseveraciones y
en los documentos que avalan las historias.
En lo que la mayoría de estos contactados
coinciden es en el hecho de que la Humanidad
está amenazada, y que estos "contactos" buscan, de una forma u otra, "protegerla".¿De
qué? Evidentemente, de ella misma, ya que,
salvo algún caso excepcional, esos seres no
muestran síntomas de agresividad respecto a
nosotros. Otro punto de conexión entre los
contactos establecidos es la evidencia de unas
complejas " revelaciones" en torno a ciertos
proyectos cósmicos.

lA EXPERIENGIA DE
GEORGE
ADAIIISKY
Im

Por propio derecho, merece
George Adamsky abrir esta
monografia dedicada a los
contactos, ya que fue el primero, el Pionero de los testimonios sobre los ovnis, considerado como serio y veraz.
George Adamsky nació en Polonia, de donde
emigraron sus padres a Norteamérica, como
tantos otros polacos, en busca de fortuna. Era
dueño de un pequeño restaurante al pie del
Monte Palomar, donde se encuentra el famoso
observatorio del mismo nombre. Se cuenta
que se dedicaba a la venta de hamburguesas y
"hot-dogs" con Coca Cola durante el día, y que
al llegar la noche pasaba largas horas observando el inmenso cielo, haciéndoles clara
competencia a los sabios del observatorio del
Monte Palomar, con sus dos pequeños telescopios de aficionado, que Adamsky había adquirido con sus pequeños ahorros.
U

lbl
t-

no de estos telescopios, con los

q ue

Adamsky escudriñaba el cielo, medía seis pulgadas, y el otro quince, habiéndole adaptado a
los dos una cámara fotográfica para cuando se
le antojase conservar el recuerdo de una observación muy especial, y enriquecer su preciado album de estrellas con la imagen gráfica.
La noche del 9 de octubre de 1946 cayó una

lluvia de meteoritos sobre toda la región.
Lógicamente, Adamsky se encontraba entre
los miles de aficionados que contemplaron el
singular y bello espectáculo. También, como
muchos de estos espectadores, percibió una
sorprendente "visión".
Observó una mancha oscura, semejante a un
enorme dirigible, que parecía volar rumbo a la
población de San Diego. Pensó que podía tratarse de un globo sonda militar, que estuviera
estudiando el fenómeno de los meteoritos.
Pero de pronto, e[ extrraño objeto se desplazó
rápidamente hacia arriba, a una increible velocidad, y dejando una curiosa estela luminosa
tras él que tardaría aproximadamente cinco
minutos en desvanecerse totalmente.
Como decíamos no sólo fue Adamsky quien
vio el misterioso objeto. Miles de personas, en
San Diego, declararon también haber contemplado la mancha oscura que se movía.
Posteriormente, al día siguiente, preguntaron
por teléfono a los periódicos y a las autoridades y se supo que en aquella fecha ningún dirigible voló por el lugar, ni hubo globos sondas
ni nada similar por la zona. ¿Oué vieron entonces de verdad Adamsky y este numeroso grupo de personas el día 9 de octubre de 1946 por
la noche?

A partir de este extraño suceso de fines de
1946, Adamsky se dedicó a observar el cielo
con mayor interés y frecuencia. Pasó el largo
invierno, y justamente al llegar la primavera de
1947, el24 de junio, se produjo la primera observación directa de estos misteriosos objetos,
dando paso así,.sencillamente, a la era de los
"platillos volantes".
Esta era comenzó realmente cuando el industrial Kenneth Arnold, pilotando su avión particular, se encontro frente a un extraño grupo de
bolas luminosas a las que inútilmente trató de
perseguir. Las bolas volaban a enorme velocidad y describían además trayectorias imposibles, con bruscos cambios en la dirección.
¿Ante qué fenómeno se estaba encontrando la
Humanidad?
El 7 de enero del año siguiente fue el capitan

0vnrs: el primer contacto

Thomas Mantell quien, al acercarse demasiado
a uno de aquellos globos luminosos, halló la
muerte al desintegrarse su avión. ¿Podemos
entender este suceso como un accidente? ¿O
realmente le atacaron aquellos extraños objetos? Los científicos de la época se negaron a
manifestar su opinión y la prensa se limitó a
hablar de posibles nuevas armas secretas.

UNA
PO§TURA

Mientras tanto, el mundo discutía el misterioso orígen de
DE INVESTI- estas extrañas bolas, ya más
OAGION conocidas por "platillos volantes", que adoPtaban tan
ffi
raras formas; Y George
Adamsky seguía pendiente de los hechos, observando con su telescopio el cielo. Ya se había dado cuenta de que cada vez que aparecía
uno de aquellos objetos desconocidos, una especie de anillo luminoso acompañaba a un

cuerpo central. Durante los casi tres años que
permaneció al lado de su telescopio, dedicado
a la observación astronómica, contó hasta un
total de ciento ochenta y cuatro puntos luminosos que se movían en el cielo de manera impredecible.
En un lógico afán de documentarse sobre los
extraños objetos que continuamente aparecían
y desaparecían ante su vista se sumiÓ en la
lectura de tratados de astronomía, libros antiguos y periódicos del siglo pasado o presente
en los que de alguna forma se hiciera mención
a fenómenos incomprensibles. Dando, de esta
forma, con la sorprendente y casi increíble historia de José Bonilla, astrónomo mexicano,
que en el 1883 realizó un descubrimiento extraordinario en el observatorio de Zacatecas,
del cual era director.
El citado astrónomo, profesor Bonilla, estaba
muy lejos de suponer, cuando se disponía a fotografíar las manchas del Sol en la mañana del

263

día 12 de agosto de 1883, que no tardaría en
descubrir algo que 70 años más tarde lo convertiría en famoso.
El fenómeno acudió a la vista de Bonilla cuando al revelar las placas fotográficas halló unos
puntos sumamente extraños, cuarenta y ocho
en total, que parecÍan desplazarse de Oeste a
Este y eran completamente oscuros. Pero que
se volvían luminosos al abandonar la superficie solar. Pasaban aislados o por parejas y apenas tardaban un segundo en recorrer el disco.
El profesor Bonilla, sumamente intrigado, prosiguió sus observaciones, y no tardó en comprobar que los extraños objetos eran esféricos
y se desplazaban a una velocidad increíble.
Ante tan singular descubrimiento, informó de
lo que había observado a otros astrónomos de
Mexico, pero desgraciadamente ninguno lo to-

El hecho de que hicieran acto

dividirse en cuatro zonas bien

de presencia en drstintos lugares del planeta ha permitido

diferenciadas: tren de aterrizaje, compuesto por tres esferas

establecer una denominación

o semiesferas, una plataforma

especÍfica para el tipo de naves que fueron vistas por

inferior ancha, o ala, cuerpo
de la nave con ventanas re-

Adamsky, IVenger y otros, y

a

bordo de las cuales dijeron al
gunos haber viajado por el
Cosmos, Su estructura puede

mó en serio. Por suerte, Bonilla dejó un informe escrito que junto con las fotografías obtenidas habrían de ser de gran ayuda a los investigadores que a partir del año 1946 se dedicaron
al estudio de los objetos voladores no identificados, nombre que posteriormente iban a recibir los famosos platillos volantes.

GOMIENZAN Precisamente uno de estos

LOS

investigadores sería el astró-

CONTAGTOS nomo aficionado George

DIREGIOS
ryEEX

Adamsky, hombre a quien,
Por otro lado, le iba a corresponder el honor, o el peso,
pasar
a
la
historia
de los ovnis como el pride
mer hombre "mensajero de los extraterres-

tres

"

.

dondas y, finalmeqte, una especie de cúpula terminada

también en una esfera.

Al acercarse, la nave ofrece este aspecto. Sus formas
son todavía difusas, y el contorno es difícil de apreciar
causa de la gran luminosidad.

a

I

A punto ya de posarse en la tierra, la nave presenta ya
unas formas más definidas y concretas, y son visibles las
partes básicas de su estructura.

264

Esta sería la representación esquemática de la nave es-

tática. ya posada en tierra. Las cuatro zonas de su estructura son evidentes.

Ovnis: el primer contacto

i..e prlrmeras
r*pcrfrEncias

tu Adamsky
sc pr,¡blícaron

en un l[bro que
dran'rzo gran
üftsioo en los
Estados Unidos,
y 6uyo titulo

tue "Los
datillos

volantes han
aterrizado "

I

Un lluvioso día de 1949, cuandio varios hombres se reunieron en el restaurante propiedad
de Adamsky, a corta distancia del observatorio
de Monte Palomar, comenzó su aventura. Las
personas eran: J.P. Mansfield y G.L. Bloom, del
Laboratorio de Eléctronica de Point Loma, de
Ia base naval de San Diego, a quienes acompañaban dos militares de alta graduación. Habían
venido a ver a Adamsky para conversar con él
acerca de las observaciones que éste hacía sobre los ovnis.

-

Según informaría Bloom a Adamsky tiempo
después, los ovnis estaban preocupando al alto mando, y las autoridades militares tomaban
ya medidas para restarle importancia al asunto. Sería mejor que Adamsky se dedicase a seguir mirando las estrellas, pero nada más. Por
el contrario, Adamsky hizo caso omiso, y pros¡guió sus observaciones. Resultado de ello, dos
fotografías que envió al laboratorio de Bloom.
Al parecer, jamás llegaron a su destino. Ouizá
fueron destruídas por las autoridades. El caso
es que en marzo de 1950, el periodista
Lamford Harrel, del periódico "San Diego
Journal", realizó una serie de investigaciones
por su cuenta, y llegó a [a conclusión de que
las fotografías de Adamsky se habían perdido
" misteriosamente".
Adamsky, sin embargo, en lugar de desanimarse ante el deseo oficial de ocultar los hechos,
aumentó sus esfuerzos para conseguir ver ovnis en el firmamento, de día y de noche. Aquel
año nada mencionable vio, ni tampoco al siguiente; pero justo en el año 1952 logró una
docena de fotografías de aparatos con formas
de cigarrillos, y de discos luminosos. Esta vez
Adamsky se quedó con los negativos y mandó
copias a San Diego. El fotógrafo encargado del
cuidado y revelado de las fotografías fue D.J.

Detweller, quien vivía en la localidad de
Carlsbad, a 65 kilómetros de Monte Palomar.
Las fotos se difundieron.
Tras la publicación de las fotografías, la gente
comenzó a pensar si Adamsky no sería un embustero, porque Ios expertos declararon que
estaban trucadas. ¿Por Adamsky o por el fotógrafo? ¿O quizá tal vez por las mismas autoridades militares deseosas de desprestigiar a
Adamsky, persona no muy grata?

20

DE
NOVTEIT'IBRE

DE I

952

No obstante, lo más extraño

y extraordinario para
Adamsky sucedería el jueves

20 de noviembre de 1952.
Aproximadamente a las
13,30, encontrándose el inquieto investigador
en la desértíca región de Desert Center, camino

de la población de Parker, Arizona, se encontró
rente a f rente con un ser extraterrestre...
Ese día Adamsky no viajaba solo; lo acompañaban Albert C, Pauley y su esposa, vecinos
ambos de Wirskow, Arizona, que eran todos, al
igual que Adarnsky, sumamente interesados
en el fenómeno de los ovnis.
Adamsky había partido ese día rumbo al desierto, acompañado de su secretaria Lucy
McGinnis y de Alice K. Wells, propietaria del
hotel Palomar Garden. El encuentro con sus
amigos tuvo lugar en la carretera, cerca de
Blythe. Eran aproximadamente las seis de la
mañana de un fresco día claro y despejado. En
el mismo lugar del encuentro trazaron su plan
de acción, decidiendo tomar el camino que pasaba cerca de una base aérea, abandonada
desde hacía mucho tiempo.
Al llegar a Desert Center, giraron a la derecha,
para, después de recorrer unos dieciocho kilómetros, detenerse. Estaban en una región desértica y desnuda por completo de vegetación.
Al rato prosiguieron la marcha. A las once se
detuvieron de nuevo para observar el cielo.
Nada, absolutamente nada. Desanimados, volvieron a sus automóviles y continuaron la marcha, para hacer ótro alto. algo más tarde.
Estaban comiendo cuando un ruído en el cielo
Ies llamó la atención. Se trataba de un bimotor
que volaba a gran altura. Justamente al perderse el avión en el horizonte vieron el otro objeto.
f

265

Las naves
procedentes
del planeta
Venus - a decir
de George

Adamsky -,
cuya

configuración
es muy
característ¡ca
e inconfundible,

fueron vistas
y fotografiadas
en varias

ocasiones y
en distintos
lugares del
mundo.

m

Su forma era de c¡garro plateado y se desplazaba en completo silencio. Con la ayuda de
sus pr¡smáticos, Adamsky observó que el objeto era de un color anaranjado en su parte super¡or. El doctor Williams, que había pertenec¡do durante la guerra a las fuerzas aéreas, observó una mancha oscura en un costado del cigarro, semejante a un distintivo o símbolo. La
emoción más ¡ntensa embargaba a todos ante
la aparición, y más excitado que ninguno se
encontraba el propio Adamsky, qu¡en estaba
seguro que entraría en contacto rápidamente
con los tripulantes del misterioso y extraño
aparato volador.
No lo pensó Adamsky: "¡Aprisa, voy a ir tras
éll -exclamó-. ¡Estoy seguro de que desean establecer contacto conmigo!... ¡Pero sin ustedesl ¡No quiero testigos!"
Lucy, su secretaria, que conducía el vehículo,
abandonó la carretera, internándose por un terreno pedregoso. Repentinamente, al recorrer
un kilómetro, se detuvo. Adamsky sacó su telescopio de seis pulgadas de su caja, además
de una cámara fotográfica y un trípode, ¡nstalando todo el equipo sobre una pequeña loma.

A requerim¡ento del propio Adamsky, su secretaria regresó junto a los demás.

UN BELLO

DE
TARGA
GABEIIERA
ffi
SER.

El aparato con forma de cigarro reluciente se detuvo
levitando en el aire, emer-

giendo al poco rato de su
interior otro objeto más pequeño, de forma circular,

que muy lentamente se desplazó hasta aterrizar a poco menos de un centenar de metros
del lugar donde el emocionado Adamsky, testigo único de tan in'sólita aventura, esperaba.
El objeto abrió su portezuela, e hizo su aparición un ser vestido con extrañas ropas, como
de esquiador, cuyos cabellos rubios y largos
caían a lo largo de sus hombros. Parecía joven
y de corta estatura. Hizo súbitamente una señal a Adamsky para que se acercara.
Adamsky se acercó a é1. Estando casi junto a
é1, el enigmático personaje le tendió la mano,
rozando con sus finos dedos los del investigador. Su cráneo era voluminoso, y le brillaban
en el rostro unos ojos gris-verdosos y apaci-

Ovnis: el primer contac;c

Espectacula res fotog raf ías f ue

ron obtenidas por George
Adamsky previamente y des-

.i:i, ii:t,r.lii:.t
Fr+1i¡ii-,ri.ii:l

r: .::-rr¿:i'

pués de sus encuentros con
sus amigos de Venus. Algunas
de ellas presentan una imagen

tan nítida, y han sido tomadas
a tan corta distancia de las

mismas, que puede afirmarse
que difícilmente hay otras
iguales en los dossieres de los
investigadores ufólogos ni en
los archivos de los gobiernos.
Son tan apreciables los detalles que muestran que es posible definir y describir casi con
exactitud ante qué clase de ob-

jetos nos hallamos.
Contemplemos con atención
estas imágenes, que siempre
se han puesto en duda en lo
que se refiere a su veracidad

.

tal vez porque sean excesivamente claras -, pero que nadie
ha podido desmentir.

lmagen de una nave venusina suspendida a escasa
altura y estátíca, diríase
que posando. Sus detalles
son de una nitidez formidable.

En esta otra
fotografía de
Adamsky
se aprecian

perfectamente
los detalles de
la parte
inferior de la
nave. Sobran
las palabras.

261

I

bles. Tenía los pómulos salientes, como de
oriental, y la nariz gruesa. La boca era de regular tamaño y los dientes blancos. La piel parecía quemada por el sol. Carecía de barba y su
cabeza aparecía descubierta.

Al parecer, Adamsky mantuvo una conversación con este ser, a base de gestos e imágenes
mentales (telepatía), de las que Adamsky dedujo que el extranjero de las estrellas no abrigaba deseos agresivos para con é1. Sólo buscaba una manera de hacer comprender a los
humanos que las explosiones atómicas representaban un peligro para el planeta Tierra y
para el resto de la galaxia. Siempre a través de
la telepatía, se enteró Adamsky de que estos
seres extraterrestres, que procedían de Venus,
no consideraban conveniente, por el momento, establecer contacto con los habitantes de la
Tierra, a fin de no causar un terrible desequilibrio psíquico-ernocional a una raza,la nuestra,
que aún no estaba en absoluto preparada para
el encuentro con una civilización mucho más
avanzada procedente del espacio exterior.
lnvitado por el extraño ser, Adamsky le acompañó hasta la nave, y pudo ver que ésta se asemejaba a una campana confeccionada con un
material sumamente brillante y traslúcido, que
estaba en una posición flotante, a un metro y

medio aproximadamente del suelo y reflejaba
los rayos del sol como si fuera una joya de metal noble.

TIPOLOGIA
DE tAS
NAVES
VENU§INAS
ffi

La cúpula era muy oscura,
siendo ésta la que daba a la
nave el aspecto de campana, con unas ventanillas que
Permitían distinguir rostros
semejantes al del misterioso
visitante. Este le dijo a Adamsky que no debía
acercarse demasiado a la nave. Pese a esta advertencia, Adamsky se acercó imprudentemente, siendo rechazado por una especie de fuerza
magnética.
Una vez que el misterioso personaje se despidió de Adamsky, el objeto se elevó en el aire,
pudiendo entonces observarse dos anillos que
se movían en sentidos opuestos, en la parte
superior del aparato, y también una especie de
trípode formado por tres esferas metálicas, a
modo de tren de aterrizaje.
La aventura tan singular de nuestro hombre, y
según su relato, fue reproducida en los periódicos de todo el mundo y causó fuertes polémicas. Predominaba la opinión de que todo

era una broma. un fraude. Pese a todo,
El primer

contacto del
astrónomo
de Monte
Palomar
comenzó con
el avistamiento
de esta

imponente
nave nodriza
en forma de

cigarro puro.

rre

0vnis: ei primer cor:a:::

PISTA DE ATERRIZAJE

ASCENSOR
PRINCIPAL

COMPARTIMIENTO
ESTANCO

_3-O

_-:'JAflco

COMEDOR
CONTROL CENTRAL

ALOJAMIENTOS

Fueron los

propios
tripu lantes
de las naves
venusinas
quienes
explicaron
a

Adamsky las

características
de las naves
nodrizas
encargadas
de trasladar por
los espacios
inmensos
las flotillas
de ovnis.
Con tales

explicaciones,
el famoso

contactado
dibujó el
presente
esquema.

Ireffi

MUELLE DE

PLATAFORMA DE LLEGADA Y SALIDA

TRIPULACION

o

HEPARACIONES

HANGARES

RECREO

COMPARTIMIENTO
ESTANCO

RAILES DE LANZAMIENTO
PISTA DE LANZAMIENTO

ALMACENES DE
MANTENIMIENTO

Adamsky se convirt¡ó de la nocche a la mañana en un personaje famoso, invitado a dar conferencias por todas las ciudades de los Estados
Unidos. Muchas personas. escépticas, man¡festaron que Adamsky había inventado toda
aquella farsa para ganar dinero; pero tal acusación carecía del menor fundamento, pues este
hombre jamás obtuvo un centavo por sus representaciones en público.

UN VIAJE
CON

Nuevamente, el 13 de diciembre de 1952, el ser extraterres-

RETORNO tre "volvió" a visitar

A LA IUNA
ffi

a

Adamsky, esta vez invitando al
astrónomo aficionado a entrar
en la nave, a bordo de la cual afirmaría más tarde Adamsky- viajaron hasta la
Luna, donde admiró inmensas ciudades cubiertas con cúpulas transparentes, en cuyo interior corrían veloces vehículos que no tocaban el suelo, desplazándose en levitación por
el aire.
Si fantástico había parecido el relato del primer contacto de Adamsky, esta historia que
contaba ahora acerca de lo que pudo ver en la
Luna pareció aún más fantástica a quienes escucharon sus relatos, narraciones que incluso
hoy siguen calificándose de increíbles. Sin embargo, hubo algunos aspectos de su historia

Aunque después se ha sabido que George Adamsky no
fue el primero, con él se abrió en verdad la era de los contactados, que luego han proliferado de manera extraordinaria.

269

I

que obl¡gan a pensar si no se encierra en ellas
algo de verdad. Adamsky mencionó un cinturón radiactivo que rodeaba el planeta a unos

900 kilómetros de altura. Esto lo contó
Adamsky en el 1954. La ciencia oficial descu-

brió este cinturón radiactivo cuatro años después y gracias al "Explorer 1", primer satélite
norteamericano que fue lanzado al espacio exterior el 31 de enero de 1958, desde Cabo
Cañaveral. Este cinturón radiactivo recíbió el
nombre de "faja de Van Allen", en recuerdo del
físico que lo estudió y concretó.
El relato de Adamsky describe un cinturón radiactivo formado por una gran cantidad de "luciérnagas" que danzaban en torno a la nave. El
20 de febrero de 1962, el primer astronauta

norteamericano, el teniente coronel Glenn, declararía a la prensa, después de su viaje a bordo de la cápsula "Friendship Vll", que fuera de
la ventanilla se agitaban unas partículas luminosas, como si el vehículo "se moviera a través de una nube de luciérnagas..."
Pese a que George Adamsky fuese seriamente
desprestigiado cuando describió su encuentro
con un supuesto venusino, de larga cabellera
rubia, hermoso rostro y ojos rasgados de corte
asiático, a su muerte fue enterrado en el cementerio de Arlington, reservado a los americanos ilustres. ¿Hubieran descansado allí sus
restos mortales de haber sido considerado como un embustero?
Hoy, en Estados Unidos, se publica una revista
Adamsky fue el
primer convencido del carácter mesiánico
de los contactos; es decir,
que los extraterrestres vienen
a la Tierra a instruirnos y a salvarnos.

W

2-0

Ovnls: el primer contacto

I

211

Otro contactado
famoso por sus
experiencias y
por la documentación gráfica
que aportó:
Howard Menger,
reencarnación terrestre -según élde un habitante
de Júpiter.

ffi

Probablemente,
en muchos casos
de contactos no

existe componente psicológico
alguno: las naves
son reales, metálicas, tal como
muestran algunas fotografías.

rem

Aunque, según
ellos mismos ma-

nifestaron, no
agrada a los ha-

bitantes de
Venus ser fotografiados, el con-

tactado Howard
Menger obtuvo
esta imagen gráfica de uno de
ellos, a contraluz,
delante de su nave.

x§m[-

212

Ovnis: el primer contacto

I iÉ recoge sus enseñanzas, logrando gran dif ¡sion y elevado número de lectores en todo el
m u ndo.

UN DESCUBRI- Adamsky, con los detalles
MIENÍO INTE- aportados por los tripulanRE§ANTE DES- tes de las naves en las que
DE Et E§PAGIO él viajó, realizó croquis

muY interesantes de las
mismas y de su funcionamiento, y aportó igualmente datos astronÓmicos que obligan a pensar que no inventó nada,
que sus experiencias fueron una rotunda realí-

re§

dad.

En uno de los relatos de sus viajes interestelares, dijo haber visto en la Luna grandes ciudades extraterrestres, y, en una ocasión, ya de regreso a la Tierra, refiere lo siguiente: "Ambos

pilotos tomaron entonces sus lugares en pequeños asientos en lados opuestos del cuarto.
Sentí un ligero movimiento, y la nave pareció
enfilar cautelosamente hacia lo alto. El corazÓn
me latía con violencia mientras me preguntaba
si acaso me llevarían a su planeta. La esperan-

I

za fue efímera. No pareció transcurrir sino un

momento antes de que la nave se detuviera y
flotara nuevamente. llmuth me sonrió y dijo:
"Ahora estamos a 80.450 kilómetros de la
Tierra"
"Firkon me hizo señales para que me aproximara a una de las claraboyas, al tiempo que
decía que tal vez me gustaría ver cómo es realmente el espacio. Pronto olvidé mi decepciÓn
al asomarme. Me asombró ver que el fondo
del espacio es totalmente oscuro. No obstante,
había manifestaciones que tenían lugar en todo nuestro alrededor, como si millones y millones de luciérnagas estuvieran revoloteando en
todas partes, moviéndose en todas dlrecciones, como suelen hacerlo. Sin embargo, éstas
eran de muchos colores, un gigantesco despliegue de pirotecnia celestial que era hermoso de ver al límite de resultar imponente.
Para mi sorpresa, nuestro planeta estaba despidiendo una luz blanca, muy similar a la luz
lunar, sólo que no tan pura como la de la Luna
en una noche despejada en la Tierra. El resplandor blanco que rodeaba a la Tierra era brumoso y su tamaño era comparable al del Sol

3r§ ¿,ontactos
:re. Cosmos

*rs¿Áaron al
;,:

¡:actado

i,tenger

a

:,:nstruir

el

!,aoueño motor
ire el mismo
¡rhibe en la
'o:og rafía:

-¡otor sin
:,0

¡'nbustible,

3e energía libre,

3rjo Menger que
2'a

E

273

Por muy escrupulosos que sean los

investigadores ufólogos que ponen en tela
de juicio la veracidad de los documentos
gráficos proporcionados por Adamsky y
por Menger, están obligados a reconocer
que, al menos, es muy difícilmente

explicable el cúmulo de similitudes que
ha producido en los avistamientos de

se

distintas naves venusinas, en diversos
lugares del planeta y con diferentes
testigos. A no ser que se piense en una
campaña premeditada y puesta en marcha
con el unico obletivo de engañar, cosa
prácticamente imposible, el hecho parece
no ofrecer dudas en cuanto a su realidad

y manifestación.

En esta imagen se observa la silueta

luminosa de una nave venusina, poco antes de posarse en tierra,

Esta otra imagen es muy parecida a la anterior,
pero su procedencia es bien distinta, por el lugar y su autor.

t

l

t

a-1

Otro test¡go proporcionó a los investigadores
estos dibu¡os para explicar los pormenores de
un avistamiento.

Ovnis: el primer contacto

I

!3tcr* g¡elo
r: t Ltrra. los
-Dqrar.ftas
úEffirerica-

rr¡

ot hrYieron

rna lcografía,

trc ira sido
p dfundida,
Gn l[ Süe s€
ryccia" sobre

d hrúizorte,
l¡ fcsencia

ü

um

dsco

lrrrinoso, lo
qpp concuerda

cur

h,s relatos

*.¡ ggÍtastad6
mlrrger"

-

.':'1

.{

i:'';';'

cuando vemos levantarse a ese astro sobre el
horizonte por la mañana temprano. No había
marca identificadora alguna que se v¡era sobre
nuestro planeta. Se veía meramente como una
gran bola de luz bajo nosotros. Desde ahí uno
nunca podría haber adivinado que hormigueaba con una miríada de formas de vida."
Para muchos astrónomos, no ex¡ste duda de
que el resplandor brillante y blanquecino que
Adamsky dijo haber contemplado desde el espacio - a 80.450 Kilómetros de distancia de
nuestro planeta, recordémoslo - no era otra cosa que la imagen de los "cinturones Van
Allen", unas zonas de radiación periféricas que
no fueron descubiertas hasta el año 1959 por
el físico con cuyo nombre y en recuerdo del
cual se bautizaron. Fue como consecuencia de
los primeros datos enviados por los satélites
exploradores "Explorer" y "P¡oneer". Es un
detalle de máxima importancia, puesto que
nuestro George Adamsky realizó sus viajes espaciales con anterioridad a esa fecha.

1ARGA
NOltllNA
DE

A nivel de gran difusión,

Adamsky es el contactado
que inaugura una larga
GONTACIADOS secuencia que tiene apariencias de no acabar nunffi
ca. Con él se iniciaron los
relatos de gentes, de todas partes del mundo,
que aseguran, y así lo difunden de todas las
maneras posibles, estar en buenas relaciones
con personajes del lejano espacio. El aficionado astrónomo de Monte Palomar es el primero
conocido de nuestros tiempos; pero en la misma década de los años 50 hubo otros, que
igualmente alcanzaron cierta fama, entre ellos
Truman Bethurum, que escribió un libro titulado "A bordo de un platillo volante" en el año
1954, y cuyo título ya informa sobradamente
de cuál es el contenido; Daniel Fry, que dio a
conocer sus experiencias en un volumen editado bajo el epígrafe de "El incidente de White
Sand"( 1954 ); Orfeo Angelucci ( "El secreto de
los platillos", 1955, y sobre todos, Howard

275

Menger, cuyas sorprendentes experiencias
aparecieron en un libro titulado "Para ti desde
el espacio exterior", 1959.
Truman Bethurum afirmaba en sus relatos que
había conocido a una bellísima extraterrestre,
de ideas conservadoras, llamada Aura Rhanes,
la cual provenía de Clarión, un planeta que no
es visible porque en su órbita queda tapado
siempre por el Sol, un planeta semejante a la
Tierra, en el lado opuesto. Daniel Fry aseguraba en sus escritos que había sido transportado
desde la base de White Sand hasta Nueva York
en sólo media hora a bordo de un ovni por
unos viajeros espaciales que le hicieron escuchar con atención un aleccionador discurso
acerca de las excelencias de la paz mundial y
de cómo lograrla. Angelucci, por su parte, contó que había entablado una amistad muy íntima con tres extraterrestres llamados Neptuno,
Orión y Lyra, los cuales lo llevaron en espíritu
a viajar por el Universo y le predijeron una
gran catástrofe mundial para 1986.
Sin embargo, Menger se lleva todos los honores en cuanto a espectacularidad en lo que se
refiere a los contactos que estableció, y a los
hechos que narró. Algunos investigadores dicen de él que es el más imaginativo de todos
los posibles contactados, insinuando con estos
términos que su credibilidad debe ser tenida
en tela de juicio. Pero, en honor a la verdad,
hay que añadir enseguida que Menger adjuntó

216

a sus informes y narraciones abundante material gráfico, una buena colección de fotografías, en las que no es posible demostrar que
exista truco alguno, que son uno de los documentos más sorprendentes de toda la historia
de la ufología.
De los muchos relatos que difundió Menger se
deduce que había estado estrechamente vigilado por seres extraterrestres de Venus y de
Marte desde que era muy pequeñito, y que él
mismo llegó un día a un descubrimiento extraordinario: que era ni más ni menos que un extraterrestre reencarnado en la Tierra, concretamente un jupiteriano, y que habÍa contraído
nupcias con una marciana llamada Marla.
Al margen de estas historias, que es difícil no
tachar de rocambolescas y absurdas, este famoso contactado aportó pruebas de que había
viajado en los ovnis por el espacio, que había
visitado la Luna, de la que obtuvo diversas fotografÍas en las que pueden verse platillos volantes y bases interplanetarias. y que acudía a
citas puntuales en lugares muy concretos donde podía fotografiar la llegada de las naves de
sus amigos de otros planetas. En algunas ocasiones llegó a lograr imágenes de los tripulantes - siempre a contraluz, pues de otra manera
no se lo permitían - ante sus naves, y de él
mismo presenciando los aterrizajes. en estos
casos captado por el mecanismo disparador
automático de sLr cámara. Algo difÍcilmente

Dedíayaplena
luz solar fue

obtenida esta
imagen

fotográfica
de una nave
venusina,
de las que

visitaron a
Adamsky y
Menger..
Parece un

objeto
metálico y
absolutamente
compacto.

ffi

Ovnis: el prrmer contacto

La perfeccrón de las imágenes,

en contra de lo que a srmple
vista pudiera creerse, es la primera dificultad con que se en-

cuentran los relatos de
Howard I\4enger para ser creídos. Las imágenes son definitorias y las secuencias reco-

I

boraban a que las secuencias

gen los momentos importantes - claves - de los encuentros. Da la sensación de que

fueran completas y de calidad
Veamos este ejemplo, y sopor

los visitantes venusinos cola-

temos nuestro asombro,

Acudiendo a la cita en un lugar determinado,
Menger veía acercarse la nave. Pudo incluso hacer
disparar automáticamente su cámara. para salir él
también en Ia imagen.

La nave avanzaba lentamente hasta situarse sobre
el lugar elegido; entonces comenzaba su descenso,
hasta llegar al suelo, donde se posaba.

Una vez en el suelo, la nave perdía toda su luminosidad. En esta fotografía, casi llega a confundirse
con la maleza del entorno.

De la nave descendía después un tripulante -en este
caso, femenino - que se acercaba a Menger. La venusina encenció un objeto en su mano, según se
aprecia.

creíble, mas igualmente difícil de desmentir.
Años más tarde, al igual que sucediera con el
descubrimiento por parte de Adamsky de las
partículas luminosas del "cinturón de Van
Allen", que los científicos lo ratificaron después, algunas fotografías obtenidas por los astronautas norteamericanos estando en la Luna
confirmaron que nuestro satélite es asiduamente visitado por ovnis, que allí aterrizan y de allí
despegan, como si la superficie lunar fuera lugar de escala en los viajes interplanetarios.
Una de las primeras conclusiones que se obtienen, al repasar lo que llevamos expuesto es

que, si creemos los relatos de los contactados
a los que nos hemos referido, hay muchos planetas habitados en el sistema solar, y muchísimos más en la órbita de otros astros de la galaxia. Es desde muchos de esos lejanos lugares desde donde los tripulantes de Ios ovnis se
trasladan hasta nuestro planeta, parece ser
que tras haber elegido a los seres humanos
que han juzgado más idóneos para llevar a cabo sus fines. Con éstos llevan a cabo los contactos, a ellos transmiten sus órdenes y mensajes; y de ellos depende el éxito de su misión.

271

lnvitado por

EUGENIO "Por las exigencias de mi trabaSIRAGUSA, jo me había levantado muYaquella mañana
Et EI'IBA. temprano
Eugenio Siragusa, reficontó
JADOR
riéndose a la extraña expe%
riencia que "sufrió en 1954.

Llegado a la plaza de los Mártires, esperaba el
autobús, cuando descubrí de improviso en el
cielo una especie de círculo luminoso de color
blanco mercurio que se trasladaba muy rápidamente. Esta luz se volvía más intensa a medida
que se aproximaba y empecé a percibir una especie de objeto, semejante por su forma a un
gran trompo o a un sombrero de sacerdote,
que se paró encima de mí. Confieso que estaba aterrorizado y hubiera querido correr a pierna suelta. Pero me fue imposible, porque estaba petrificado. ¿Oué podía ser este objeto?
Una multitud de pensamientos daban vueltas
en mi cabeza, cuando de repente un rayo luminoso en forma de clavo invertido salió del objeto y me golpeó, me traspasó todo entero,
mientras que una beatitud indecible me invadía. Entonces todo mi miedo desapareció y al
cabo de un momento el rayo luminoso fue afináhdose, desvaneciéndose, como absorbido
por el aparato, de forma similar a como desaparece la forma luminosa en la pantalla del televisor al apagarlo. El rayo desapareció; el aparato, que según supe más tarde era uno de
esos platillos volantes, se puso en movimiento, describió un gran arco en el cielo y desapareció también.
"Enseguida comprendí que me había sucedido
algo extraordinario: una especie de redimen-

278

sus amigos
del Cosmos,

Menger.visitó
la Luna a bordo
de un ovni. Allí
obtuvo esta
fotografía, en
la que se

acercarse una
nave a una base

lunar de
estructura
semiesférica.

ffi

sionamiento de mi personalidad, de todo mi
ser. "

Aquel suceso produjo en Siragusa, hasta entonces un modesto empleado de ferrocarriles
de la zona de Catania, en Sicilia, unos transtornos físicos y sobre todo psíquicos importante.
Más tarde, y ya recuperado, refirió que durante
su convalecencia afloraron de manera rara a
su memoria extraños recuerdos que él asoció
a anteriores reencarnaciones. Y no pasó de ahí
la cosa, de momento.
Pero once años más tarde se produjo el primer
contacto físico de Siragusa con los que desde
entonces f ueron comunicantes asiduos. El contactado relató así el acontecimiento: " La noche del 30 de abril de 1962 sentí una necesidad
repentina de subir al Etna - el famoso volcán -.
Subí en mi coche. En el camino tuve la clara y
a la vez extraña sensación de que no era yo el
que conducía, sino que el coche era guiado por
una fuerza superior. Recorriendo un camino sinuoso me aproximé al monte Manfré, de '1.370
metros de altitud. Después de parar el coche al
borde de la carretera, continué a pie por un
sendero que conduce a la cima de un cráter
apagado. Había llegado a la mitad de esa subida rápida cuando vi en lo alto de la colina las
siluetas de dos individuos, cuyo traje espacial
plateado brillaba bajo los rayos de la Luna llena. Eran altos y de aire atlético, con cabellos
rubios cayendo sobre los hombros y llevaban
muñequeras y tobilleras brillantes que parecían de oro; tenían un cinturón luminoso en la
cintura, así como unas placas metálicas en el
pecho. Viéndolos, mi sangre se heló en las venas y me sentí inundado por un sudor frío.
Hacía once años que esperaba este momento."
Hacemos un breve inciso para indicar que las
descripciones de los extraterrestres proporcionadas por Siragusa concuerdan en múltiples
extremos con las debidas a otros muchos contactados, entre ellos Adamsky y Menger.
Continúa Siragusa su relato del primer encuentro físico con los tripulantes de los ovnis, con

Abundan las
coincidencias a
la hora de describir a los tripulantes de los
ovnis: la mayoría son bellos y
de aspeecto
agradable, como Asthar, uno
de los que visi-

taban

a

Siragusa

ffi*!re

0vnis. el primer contac::

de un grupo de seguidores
que puede ser considerado

mismo- en vanos lugares,

tres", como él mismo se

ios supuestos contactados por

pero principalmente en un

califica, es absolutamente

seres extraterrestres es

como secta, Siragusa tuvo

cráter apagado del volcán

mesiánica: nuestros

Eugenio Siragusa, antiguo

encuentros con ios seres del

hermanos del Cosmos vienen

ferroviario sioliano. creador

espacio-a decir de

Etna, La actitud de este
"enrbajador de los extraterres-

0tro personaje célebre entre

De ferroviario a embajador de los
seres del espacio: una fulgurante
carrera la de Eugenio Siragusa,
muy desprestigiado en los últimos tiempos.

él

Provisto de su misterioso rubí de
especiales destellos, el contactado convoca a sus amigos extraterrestres a una cita a la que éstos
no faltarán.

a salvarnos,

Este es el cráter apagado del volcán Etna donde en varias ocasiones Eugenio Siragusa se ha entrevistado con los mesiánicos ex-

traterrestres.

219

No se sabe por
qué, pero la mayoría de las naves que transportan a los ex-

traterrestres
mesiánicos son
de las del tipo

denomínado venusino.

ffi

estas palabras: "Uno de los estraterrestres d¡rigió hacia mí un rayo de luz verde, proyectado
por un objeto que tenía en su mano, e inmediatamente me sentí invadido por una sensación extraña que me tranquilizó inmediatamente; mi corazón, que al principio parecía
querer estallar en mi pecho, volvió a lat¡r regularmente."
A partir de este momento, se produjo el verdadero contacto, el que lleva implícito un mensaje por parte de los visitantes, que son los que,
al parecer, tienen algo que decirnos.En resumen, lo que transmitieron los tripulantes de
las naves extraterrestres a Siragusa, al cual
nombraron in pectore embajador de sus deseos entre los humanos, queda bien reflejado
en estas líneas, que son una transcripción literal de lo que ellos mismos dijeron telepáticamente a su mensajero:
"Una Humanidad con una evolución altísima
os envía astronautas y misioneros desde una
distancia de varios años - luz para iluminaros
sobre la naturaleza de vuestra existencia; pero
en vez de agradecerles sus esfuerzos, parecéis
ignorarlos y escarnecéis todas las enseñanzas
que ellos os traen; sabed que una evolución
fracasada y una catástrofe planetaria serán las
consecuencias irremediables de vuestras actuaciones. Como tutores de vuestra especie
sólo podemos condenar vuestro comportamiento; pero sabed que estáis vigilados rigurosamente por una raza superior que nos per-

280

mitirá jamás llegar al desastre de una conflagración nuclear.
A la vista de los relatos que hemos expuesto,
debidos a una serie de personajes que ciertamente no son considerados como veraces por
la totalidad de los investigadores del fenómeno ovni, podemos plantearnos, antes que ninguna otra, esa cuestión: ¿son unos farsantes o
unos locos? Sometidos algunos de ellos a toda
clase de exámenes psicológicos, hay que responder que no es así, que no están locos, ni
tampoco son unos farsantes, por lo menos en
el significado que vulgarmente se otorga a esta palabra. ¿Oué sucede entonces? No hay respuesta a la pregunta, máxime si tenemos en
cuenta que los contactos se siguen produciendo, que son cada vez más insólitos y que no es
posible todavía realizar unos análisis del conjunto. Se han creado sectas de verdaderos creyentes en nuestr.os "hermanos del Cosmos" y
se han llegado incluso a establecer ritos y liturgias por parte de los que están plenamente
convencidos de que vienen a nuestro planeta
con la única y bondadosísima misión de salvarnos del gran desastre.
No coinciden, sin embargo, todas las opiniones. Algunos investigadores proponen que lo
mejor que se puede hacer ante el tema de los
contactados es aguardar a que haya más y
más claros elementos de juicio antes de emitir
un veredicto. El tema está planteado. Sólo resta ya una respuesta que convenza a todos.

**é# É*{l€topÉDu oIi§(.A BrilGtgl pot B Dt.

FIflrx&

}!H!Éi;

LO
3 CINTAS
DE VIDEO!

grabaciónex.

en

clusiva para esta Editorial, de una hora de duración cada
una, con las que podrá aprender las artes adivinatorias
más antiguas y eficaces:

ASTROLOGIA,
QUIROMANCIA
Y TAROT.
3 Cursos completos que le

permitirán

sorprenderse de sus poderes y asombrar
a los demás

leyendo el destino en las cartas, en las líneas

de Ia mano y en la trayectoria de los astros,

¡3 SENSACIONALES CURSOS PRACTT.

COS DE MANCIAS!

EL PRECIO TOTAL DE ESTA ENCI.
CL0PEDTA (7 T0M0S)

l¿ ENTREGA:

los 3

primeros tomos

más los J videos (a Ia recepción del

cupón cumplimentado)
2 ! ENTREGA:

Ios tomos 4q,5q y óe (envio

en 0ctubre

)

3a

ENTREGA: Torno 7! (envio en dicienbre)

l!

ENTREGA: contra rembolso de 9,900 Ptas, los tres primeros tomos

más los 3 vidms ( a la recepción del cupón cumplimentado)
23

ENTREGA: contra reembolso de 3.600 Ptas, el

4e

tomo

(

DISCONOCIDO
«[A EYIDENCIA
DEt FENOMENO OVNI,

Et OCULTISMO,
[A PARAPSICOLOGIA,
tAS CIVILIZACIONES
OTVIDADAS O
DESAPARECIDAS:..
ESOS TTMAS QUE

A USTED Y A MI NOS
ATRAEN, REUNIDOS
AHORA EN ISTA GRAN
ENCICTOPEDIA GRAFICA»
(Dr. Jiménez del Oso)

enrio en no.

Yiembre 1990 )
3q

ENTREGA: contra reembolso de 3.600 Ptas, el 5r tomo ( envío dicbre )

4! ENTREGA: contra reemboho de 3.ó00 Ptas, el
5! ENTREGA:

6p

tomo ( envío enero )

contra rembolso de 3.ó00 Pfas, el 7! tomo ( envío febrero)

SUSCRIBASE
Válido solamente para ESpaña

í

S , o"r"o suscrib¡rme a ta obra compteta 'Lo DESCONOCIDO., que consta de 7 tomos lujosamente encuadernados
y 3 videos de regalo, que me serán remitidos libres de gastos de
envto.

PRIMER APELLIDO

SEGUNDO APELLIDO

NUM,

PISO

PROVINCIA

PRECIO DE ESTA SUSCRIPCION

E

Maroue con una x

etsistemadeseado

I

leer¡ |

UIDEOS
GRATI§
Recorte o copie este
boletín y envíelo a

E.I. QUORUM, S.

AL CONTADO 22.900 Ptas.

T-l
tt APLAZADO 24.300 Ptas.

^
.f

En ambas modalidades, libres de gastos de envío y
según las condiciones que se detallan en el cuadro
adjunto.

lvus

(Por favor, escriban este boletín en letras mayúsculas)

C/ Diego de León n7

28006 MADRID
TELF.: 564 59 36
destacando en el sob

''DEPARTAMEI{TO
SUSCR]PCIONES'

E

llill[ffililuffiililillilfiffiH