You are on page 1of 8

I

A Je/c,-

CO/C TINA;

H cl~I-c-~
,

UV}

jJu"b Jo d t.

¡

L-

¿; 1-¡' L c-: ?c5 b
y soc,'edq d

lt~aJv¡,d:

!

/rc

T~URUS,

d el1-1on1os
'"

o;

197':r

CAP.

VII

,
ET/GA.

J...O,5 C/U.DA

DA NO~

AtO

Es

/~

ÉTICA CÍVICA, ÉTICA GLOBAL

::.

La ética pública cívica consiste en aquel conjunto de valores y normas que comparte una sociedad moralmente pluralista y que permite a los distintos grupos, no sólo coexistir, no sólo convivir, sino
también construir su vidajuntos a través de proyectos compartidos y
descubrir respuestas comunes a los desafíos a los que se enf~entan.
Ese conjunto de valores y normas no es estático, no se encuentra
dado de una vez por todas, sino que se amplía y concreta cuando los
distintos grupos tienen la voluntad decidida de descubrir sus haberes comunes y de ampliarlos, porque comprenden que a los retos
comunes importa contestar con respuestas asimismo compartidas.
Las cuestiones que hemos mencionado en el primer capítulo de
este libro como "desafíos del próximo milenio" no son problemas
que se presentan a un grupo social o a un individuo, sino a las distintas sociedades;" e incluso al conjunto de la humanidad, porque se
trata de cuestiones de justicia que afectan a todos los seres hUm3110S.
Intentar detectar si hay respuestas compartidas, si históricamente
los seres humanos vamos descubriendo unos valores y principios
básicos, sin los que creemos que la humanidad se rebaja a sí misma
porque deja desatendidas necesidades básicas de quienes la componen es la tarea de una ética pública global o universal, la tarea de
una ética de [.05 ciudadanos del mundo.
.,
Realizar esa tarea de búsqueda en cada una de las comunidades
políticas existentes es el proyecto de una ética pública cívica, de una
ética de los ciudadanos de unii comunidad política concreta.

109

".

TAL

el "politeísmo axiológico". Moral )' derecho son dos dimensiones de las sociedades. que se complementan. En ninguno de estos casos la ética pública puede confundirse con el derecho. también oficialmente. en los países del Este. no etnocéntrica. y no desde la imposición de una sola. tomado en serio.. ya que el código oficialmente impuesto sólo podía ser aceptado en realidad por fe: fe en la revelación divina. sin embargo.-. sobre la justicia)' la felicidad. sabido. Acostumbrada buena parte de la ciudadanía al moriismo. La moral se refiere a la "libertad interna". EN SERlO Cuando Ronald Dworkin publicó su ya célebre libro Los derechos. sobre todo en aquellas que han pasado de orientarse oficialmente por un código moral único a reconocer. una ética de los ciudadanos. que invite a los ciudadanos a exigir actuaciones justas y magnánimas. sino también el modo de encarnarlos en las comunidades políticas concretas. puede ser válido en el lenguaje jurídico y. el derecho. de la opinión pública y las asociaciones cívicas.:o':-~. sino que conviene pensar el tránsito en serio. no estatal. Con la diferencia de que en los países latinos el código originario venía dado por un sector del catolicismo. a través de una iglesi3. conviene no olvidarlo. razón por la cual es en realidad imposible impouerla.i: •• O -"'"::'. Es ésta una experiencia compartida por distintas sociedades de habla hispana con los antaño llamados países del Este. desde el hacer conjunto de las distintas culturas. de las actividades profesionales. pero no se identifican. de aquellos países. Debe ser una ética intercultural. sobre el valor del trabajo. sin embargo.:L~". pues. La ética pública global. amén de haber seguido Ias normas de ese derecho legítimo los procedimientos adecuados para su promulgación. El drama. porque mucho nos jugamos en enfocarlos bien o mal. en lo que a lo moral se refiere. por su parte. reguladas por una autoridad externa a ellas.':: O ~:. a sus convicciones y hábitos. que oficialmente imponen respuestas únicas ante las grandes preguntas sobre el sentido de la vida y de la muerte. en cambio. siempre que no sean injustos e insolidarios. se refiere a la "libertad externa". no sea cosa que. Ésta es.~"). Es."::. . fe en unas leyes de la historia interpretadas por el partido. Sin embargo. de las vivencias de felicidad de los distintos grupos sociales. era muy semejante en ambos casos en lo que a la moral respecta. por un sector del marxismo. Porque el derecho puede estar vigente." "O :. no sólo los valores y normas compartidos. puede interpretar el hecho de la diver~idad de perspectivas al menos de tres formas: como expresión de un vacío moral. Ésta es la tragedia: que las respuestas a estas preguntas han de convencer personalmente y no vale en su C3. en un caso y otro. injusto. en vez de optar por lo injusto y mezquino. En lo que respecta a la ética pública cívica. recalemos en lo que \Veber llamó el "politeísmo" de los valores éticos. que los ciudadanos profesan diversos códigos morales. con capacidad sancionadora. los países que realizan el tránsito desde una sociedad moralmente monista a una democracia liberal no por eso han resuelto ya todos sus problemas.0'0". como los islámicos. Yla fe.10 MORAL. la gran tragedia de todos los países moralmente "monistas". es la que está en la base del derecho positivado que pretenda ser legitimo."" "~~ HAsrA UN PUEBLO DE DEMONIOS La ética pública. debe ir construyéndose desde el diálogo. EL PLURALISI. tiene en cuenta. y es descabellado creer que puede convertirse en derecho. Es la ética que nace de una pluralismo moral. que tiene. en vez de acceder a un bien cuidado pluralismo moral. como un politeísmo de los valores éticos o 111 ". am plias de ánimo. En efecto. la transición a la democracia liberal desde los distintos tipos de confesionalismo suele producir un profundo desconcierto en el ámbito de los valores morales. los Caracteres de los pueblos. aunen el caso de las sociedades democráticas.50 la imposición. sea de las personas. sea de las organizaciones. Por eso urge fomentar un sentido público de la moralidad. Uno de ellos es la construcción de una sociedad moralmente pluralista. por su parte. La ética pública entonces se va construyendo a través de la moral de las organizaciones y las instituciones. sobre la eutanasia o la ingeniería genética. es opción personal e intransferible. )' es que conviene pensar en serio una buena cantidad de asunen serio no vino sino a poner sobre el tapete algo sobradamente tos públicos. a las relaciones entre las personas y lasorganizaciones. una oceánica laguna: la de no permitir a los distintos grupos de ciudadanos construir nada juntos.p. surgida de la ciudadanía. a sus orientaciones ya las normas que ellas en tienden como suyas. entre otras.~U<!/:·:>.

paraliza cualquier intento de actuación conjunta (politeísmo). situadas más allá del bien y del mal. O lo que es lo mismo. y es la de quienes. los problemas fundamentales consistan en descubrir cuáles son los mínimos compartidos de justicia. Ciertamente. en percatarse de que no puede haberun código único si no es por imposición (monismo). que todo ser humano opta por linos valores u otros. que encuentra su respuesta en "éticas de máximos". los que desde determinados medios de comunicación entienden que venden más el conflicto insuperable y el insulto palmano que el diálogo sereno.. consciente de que hay ya valores compartidos por los distintos grupos.i . por el contrario. como la eutanasia y la clonación. En lo que se refiere al célebre vacío moral. ete. el derecho a la asistencia sanitaria. Yes en esto precisamente en lo que consiste el politeísmo ético. No seria de ex rraíiar. En breve plazo hemos pasado del entusiasmo por la política al desencanto político y a la exaltación de la sociedad civil. no tiene más identidad que la de distinguirse de los contrarios.HASTA UN PUEBLO DE DEMONIOS :. pero nunca carece de toda moral. si se quedaran sin oponentes igualmente fundamentalistas? ¿Qué ocurriría si descubrieran unos y otros que en realidad es mucho lo que comparten y que les permite responder juntos a una buena cantidad de los desafíos morales que conjuntamente se les presentan? El fundamentalista es el tipo de animal que se alimenta de la discrepancia}' muere cuando descubre que es mucho lo que le une a otros. que al imperio del código moral único sucediera una Babel de los códigos morales defendidos por los distintos grupos.da personal. practicable. cómo se articu- 113 . En reforzar la idea de que el politeísmo moral es la única salida posible están interesadas al menos dos especies de ciudadanos. Bien ha mostrado. Sin embargo. en creer que cada gnlpO opta por una escala de valores de un modo tan arbitrario que es imposible descubrir puntos de encuentro. encaminado a descubrir qué es lo que ya une y dónde empiezan las discrepancias. El pluralismo. De ahí que. pues. porqu. la Babel moral. es urgente reforzar un pluralismo moral. Aranguren~y Pedro Laín que no hay personas amorales. la primera salida es impracticable por inexistente. una "ética mínima ". mucho más humano que el politeísmo. pero indeseable. sobre todo teniendo en cuenta el movimiento pendular al que nos tiene acostumbrados la historia. del que se hacen lenguas los apocalípticos. De igual forma que urge articular sociedad civil y Estado. una disparidad tal entre ellos que resultara imposible encontrar un espacio común de diálogo. superior Q. por su parte. como expresión de un Pluralismo moral. A mijuicio. y a superar en un tercero los dos movimientos al1teriores.e responde a lo mejor de las aspiraciones humanas. que las cuestiones éticas son totalmente "subjetivas". desde el que enfrentar conjuntamente los retos éticos. que no suelen ser ~uienes tienen razón. y es bueno que así sea. pero también en tomar nota de que la total disparidad de códigos. laicístas. la segunda. con respecto a una ética cívica. conviene recordar que tan imposible es que existan sociedades sin valores morales como que existan personas amorales. sino bien comprensible. Si no hay un sentir común en estas cuestiones de justicia. 112 Pero también una segunda especie de ciudadanos se interesa por reforzar el politeísmo. creyentes. sobre las que es recomendable continuar dialogando.-. y no sólo del Estado del bienestar. pero no alcanzarán a la totalidad de la \1. estos mínimos compartidos pueden ir creciendo. En principio. nacionalistas. unas exigencias innegociables de justicia desde las que tenemos que ir respondiendo conjuntamente a retos comunes. Resulta más sencillo sin duda' atraer la atención del espectador con discusiones montadas sobre posiciones contrarias irreductibles. derechos sociales y ciudadanía activa en una tercera fase. aunque también existan desacuerdos. cómo esa ética cívica searticula con el derecho. presto a socavar las bases del Estado social de justicia. Componen esos valores un mínimo ético irrenunciable. in{rita a ir más allá de la ley del péndulo. esa tradición hispana de Ortega. que al monismo suceda el politeísmo en cuestiones morales no es cosa extraña. el tratamiento de la droga o las técnicas de reproducción humana asistida. en unos grupos u otros. Yes en esto último en lo que consiste el pluralismo moral. que permiten construir la sociedad juntos. nuclearistas. . que . realizar el esfuerzo de hacer atractivo el diálogo in teligen te. la tercera. muestra un proyecto en el que merece la pena trabajar. las dos anteriores. las resolverán quienes tengan poder fáctico para hacerla. Zubiri. ¿Qué seria de los fundamentalistas ecologistas. o al menos aparentemente irreductibles. de la preocupación por los derechos sociales a un trasnochado neoliberalisrno.

lo cual nos permite considerar en ella. ante la pregunta por la conciencia moral de las sociedades con democracia liberal cabe responder que se encuentra impregnada por unos valores de libertad. habitualmente religiosas. Son valores como éstos los que van conformando una tradición desde la que es posible tolerar las discrepancias. sin embargo. en cuyo caso resulta imposible que todas ellas convivan de forma armónica. pero quienes actuaban por estos móviles se sirvieron de las cosrnovisiones religiosas. ni tampoco es siquiera estatal. no del ciudadano. que ha ido suscitando una buena cantidad de recelos. Una de las dimensiones de la persona es aquella por la que forma parte de una comunidad cívica. Pero si quieren proceder adecuadamente con esos ideaJes no pueden jamás imponerlos. que articule tanto estos valores como otros que históricamente vayan compartiendo las sociedades pluralislas. económicas o provocadas por la psicología de personajes poderosos. sin los que resultaría inconcebible la convivencia. como varones y mujeres. Yes cada persona la que ha de decidir libremente si quiere aceptar la invitación. Bien decía Ánselm Feuerbach en su Anti-Hobbes que la felicidad es A la persona íntegramente considerada. La felicidad no se impone. como factor esencial. ni de familia. comparten. El gran error de las confesiones religiosas y laicistas ha consistido a menudo en intentar imponer su proyecto de felicidad. . una dimensión profesional. El primero de ellos consiste en considerada como una alternativa radical a las éticas que hacen ofertas de vida buena. A la asimismo con las éticas de máximos y cómo se plasma en las distintas esferas de la vida social: la economía y la empresa. L••ÉTICA DE LOS CIUDADANOS La ética cívica nace en los siglos XVI y X'VII a partir de una experiencia muy positiva: la de que pueden convivir ciudadanos que profesan distintas concepciones religiosas. de una auitas.·. el ámbito de las biotecnologías y la relación con la ecosfera. e incluso cooperar? El deseo de responder a esta pregunta nos obliga a recordar una distinción ya célebre en la tradición moral y política occidental: la distinción entre "el hombre" y ADEI_' CURTINA Han sus actividades en distintas esferas sociales. tJ De donde se sigue que la ética ciuica es la ética de las personas consideradas. Las personas.HASTA UN PUEBLO DE DHIO. de un grupo social que no está unido por lazos de fe.')distintas dimensiones: una dimensión familiar. Sin embargo. ateas o agnósticas. no se exige ni se prescribe: a la felicidad se invita. en cuanto se enrolan en una profesión. en la medida en que son miembros de una comunidad creyente. de forma que puedan convivir. el mundo de las profesiones y los mecanismos de la opinión pública. solidaridad )' respeto. La experiencia del pluralismo nace con la de una incipiente ética cívica. invitar a ellos. una dimensión religiosa. las personas como tales desarro- un ideal del hombre. que recibió en sus orígenes griegos y latinos los nombres de po lis Y ciuiias. es decir. De ahí que una ética cívica. las razones últimas de las llamadas "guerras de religión" no siempre fueron religiosas. que es la felicidad. los medios de comunicación y la organización política. considerada como "hombre" (varón o mujer). en cuan to son miembros de una familia. no pueda ser una ética confesional-reiigiosa ni tampoco confesional-laicista. sino que es un tipo de lazo social que coordina los restantes. olvidando que imponer la felicidad es imposible. con la tolerancia hacia quienes compartan cosmovisiories diferentes a la propia. 1lnos mínimos éticos de justicia que configuran el trasfondo de la cultura cívica. aunque se propongan proyectos diversos de felicidad. Todos los hombres quieren ser felices. sino frecuentemente políticas. cabe adscribirle una meta moral muy clara e incontestable. en tanto que miembros de una [iolis. ¿Cómo es posible conciliar en la ética cívica las posiciones discrepantes. que cuenta. Sólo intenta modestamente satisfacer sus aspiraciones en tanto que ciudadanas. igualdad. Ciertamente. 1 14 115 "el ciudadano ". Los tratados de tolerancia)' la convivencia pacífica fueron cristalizando al hilo del tiempo en ésa ética cívica. Pero las personas son también ciudadanas que. Las guerras de religión habían puesto de manifiesto las nefastas consecuencias que se siguen de la intransigencia de aquellos que se sienten incapaces de admitir cosmovisiones diferentes a la propia. No pretende abarcar a la totalidad de la persona ni satisfacer su afán de felicidad. diseñan prO)'ectos de felicidady también distintos grupos en la sociedad civil bosquejan ideales de vida plena. En definitiva. sino sólo ofrecerlos. como ciudadanas. siempre que compartan un mínimo de valores y normas.

son intolerantes con quienes no comparten su detenninada forma de concebir la vida buena. Entre las distintas concepciones de vida buena. Una ética laicista. Una ética laica es aquella que. cada grupo puede fundamentar esos mínimos compartidos en prernisas diferentes. asumidas de una forma fundamentalista. trátese de un Dios trascendente o inmanente. Estas dos posiciones éticas. DEjUSTIClA y ~·LÁ.•. sino que la deja "abierta ala religión". y en respetar activamente unos máximos de felicidad y de sentido de la vida. progresivamente ampliables. A esas propuestas que intentan mostrar cómo ser feliz. Est~ modo de actuar genera la división inevitable entre "ciudadanos de primera" y "ciudadanos de segunda" e impide que se trate a todos ellos como personas libres e iguales. sin ambages que una ética CÍvicano puede ser ni religiosa ni laicista.'. diferencia en tre la ética cívica y las demás éticas. En este orden de cosas puede afirmarse. propias de su concepción de vida buena. La "fórmula rpágica del pluralismo" consiste entonces en compartir unos mínimos de justicia. I El pluralismo moral no es sólo un hecho social innegable en las sociedades con democracia liberal. Para lograr una articulación semejante conviene aclarar qué diferencia a la ética cívica de los demás proyectos éticos.>. exigibles moralmente a todos los ciudadanos. Es decir. por tanto. "concepción moral de lajusticia para laestructura básica de la sociedad" (lo que yo denomino "ética de mínimos") y "doctrinas comprehensivas del bien" (lo que denomino "éticas de máximos"). El significado al que se refieren estas dos formas de ética es el siguiente.sino fuente de discriminación y de degradación moral.. sesolapan y de ese solapamiento surge una zona de intersección. . de vida feliz. se sitúa de un modo explícito en las an tipodas de la ética creyen te y considera imprescindible para la realización de las personas.-. se produce una suerte de "intersección". porque ésta no puede ser -a su juicio-.• .XIMOS DE FEUClDAD . cuál es el sentido de la vida y de la muerte me parece adecuado denominarles "éticas de máximos". de su forma de entender cuál es el sentido de la vida: en premisas y máximos religiosos o no religiosos. y un buen modo de hacerla consiste en dar nombres a una y otros. sino que únicamente puede ser una ética laica.expresan de forma más adecuada la . siempre que se articulen bien la ética cívica y los restantes 116 117 lvfíNIMOS . dejando a los no creyentes ayunos de fundamento racional. entre otras cosas. como diría José LuisAranguren.. por su parte. Sin embargo. proyectos morales.MONIOS AnEL~ CORTINA \ Una ética religiosa es aquella que apela a Dios expresamente como un r'eferente indispensable para orientar nuestro hacer personal y comunitario. . La ética laica es aquella que puede ser asumida por creyentes y no creyentes siempre que no sean fundamentalistas religiosos o fundamentalistas laicistas.de una sociedad civil y política que las expresiones empleadas por Rawls.HASTA UN PUERLO DE DE.' •. mientras que la ética de mínimos no se pronunciaría sobre cuestiones de felicidad}' de sentido de la vida y de la muerte.: En este sentido. a diferencia de la religiosa y de la laicista. pues. sino sobre cuestiones dejusticia.. pero -a mi juicio-e.. del que viene haciendo gaJajohn Rawls sobre todo desde Liberalismo Político (1993). resultado de una muy concreta historia.. Lo cual no significa. que compone los mínimos a los que nos hemos referido anteriormente. por debajo de los cuales no puede caer una sociedad sin caer a la vez "bajo minimosísie moralidad.: ~.. extirpar la religión..'. constituyen una fuente de discriminación con respecto al sector de ciudadanos que no comparte la concepción ética oficialmente asumida. que conviven en una sociedad pluralista. pero tampoco afirma que no hay más fundamento de la moral que el religioso. todas esas concepciones del hombre como persona integral y de su realización en la vida social. La ética civil contendría entonces aquellos elementos comunes de justicia. que no cierra la ética a lo trascendente. no hace ninguna referencia explícita a Dios ni para tomar su palabra como orien tación ni para rechazarla. sino que puede ser también un proyecto ético de la sociedad civil. sean filosóficas o religiosas. considero que las expresiones más adecuadas son las de "ética de mínimos "y "éticas de máximos " Se inspiran sin duela en el modo de interpretar el fenómeno del pluralismo. todas esas cosmovisiones. eliminar de su vida el referente religioso. t. Es decir. Tomadas como la ética propia de la comunidad política y la comunidad cívica privilegian unas propuestas de vida feliz frente a otras y.. acritica.

. -. Es esta ética de los ciudadanos la que les llevó en las distintas comunidades españolas a mediados de julio de 1997 a ocupar las calles exigiendo la liberación de Miguel Ángel Blanco.. la universalidad)' la exigencia.XIMOS . pidiendo que "cese la represión" de UIlOS terroristas que no respetan la vida Conviene. . Públicas.... por otra parte.... Sea cual fuere esa forma de articulación.. es erróneo. olvidar la errónea. las relaciones entre mínimos y máximos han de ser las propias de juegos de no suma cero. exigible a todos los ciudadanos y. Yen lo que respecta al segundo miembro de la disyunción.cc...:. una y otras. en el que lo que unos ganan lo pierden otros. en la medida en que todas tienen vocación de publicidad. trascendentes o seculares.. positivándose en ellas. porque no lo es. ~ estas últimas se les permite sobrevivir )' convivir.~~. /' En este sentido. :-. humana.. Sin embargo. como los del Parlamento de ÉTICA PÚBLICA DE MÍNIMOS Y ÉTICAS PÚBLICAS DE l\L-\. conjugando esfuerzos. las no-políticas. se permite la supervivencia de un conjunto de morales privadas.'?~~:::'»..: . """"" .. son sin duda más inteligentes moralmente que los conflictivos. Los ciudadanos se erigieron en lo que son..: . Lo cual significa que han de poder manifestarse en público y. el primer problema que plantea un discurso semejante es que da a entender que en una sociedad pluralista conviven dos tipos de ética: una "ética estatal".¡"::.:. pero no puede considerarla como propiedad suya.• .¡_ HASTA UN Pl'EBLO DE DEMONIOS como se entiende con excesiva frecuencia. según este discurso. aunque no de estatalidad. que los mínimos sean cosa del Estado..-~=:.••.:. Lo cual no significa que tengan vocación de estatatidad._ .~~. Pero del hecho de que tenga que respetarla )' encarnarJa no se sigue en modo alguno que sea una ética del Estado. una ética cívica.. sino que toda moral es pública. y de ella se sigue una conclusión a su vez incorrecta: que en una sociedad pluralista resulta indispensable una ética público-eslatal. :. . '...•-'.\' .. y los máximos hayan de quedar en una presunta vida privada que compone el mundo de la sociedad civil. precisamente por ser propuestas de felicidad para cualquier persona tienen vocación de publicidad. como hemos dicho. obviamente. esta terminología es incorrecta. Para llevar adelante una sociedad pluralista de modo que crezca moralmente en vez de perder tono moral.~. .. que son las no-estatales. porque la ética duica es pública..:. . ninguna de ellas estatal. tampoco la tiene la ética cívica. resultan sumamente fecundos los esfuerzos realizados para descubrir los elementos morales comunes a todas las religiones.!" '. pues.•. una ética de los ciudadanos. que es a las que suele considerarse "morales privadas". por tanto. explicando la articulación que entre ellas debería existir de urra forma u otra. ya que es la propia de los ciudadanos y legitima las instituciones políticas.y lo político. ¿Qué relación puede existir entre ellas... en los que todos los jugadores pueden ganar.<-/~::. porque "lo público" se identifica con lo estatal .. por otra parte. con el terreno de la coacción.. El Estado debe inspirar en ella sus actuaciones porque está presente en la conciencia moral de nuestras sociedades. ADELA CORnNA De un tiempo a esta parte se ha puesto de moda en algunos países hablar de moral pública y moral privada.. y comprometidas ambas en la tarea de construir una sociedad mejor."::"1 /. y un conjunto de "morales privadas'. sumamente frecuente... cuando el objetivo es común. como. y sustituirla por la distinción más ajustada a la realidad en tre una ética pública cioica común de mínimos y éticas públicas de máximos. cosa de la comunidad política. ~~~ . En primer lugar. por consiguiente.~::. vocación de presentarse en público.. que no deben presentarse en público..:. las morales no sostenidas por el Estado como suyas deberían quedar relegadas a la vida privada. y exigieron a los políticos gestionar el cumplimiento de los principios de la ética cívica. Los juegos cooperativos..~: .. no puede decirse que hay morales privadas. que toda moral es pública y no hay morales privadas..:. siempre que tengan la inteligencia moral suficiente como para percatarse de que lo que importa es crear un mundo más humano.~ .------ ----------- \::~: . Es más bien. Tal conclusión..•.:.. en protagonistas de la vida ciudadana.-. Las éticas de máximos. es falsa.:. )' el Estado debe respetarla y en carnarla. una ética política que legitima las instituciones democráticas y pugna por plasmarse en las "leyes jurídicas". pero no presentarse en público.. Por tanto. j~..' ". distinción entre moral pública y morales privadas. CÓmo pueden conjugar sus fuerzas para conformar una sociedad más justa y feliz? Entender las relaciones entre la ética civil y las éticas de máximas como las propias de un juego de suma cero.•..: .-•.. . pero no estatal.:. ')" -'.

como sucede en el caso de los países confesionales. sea la preservación de sus privilegios. las éticas de máximos presenta~ sus ofertas de vida feliz y los ciudadanos aceptan su invitaciór:. en vez de debilitado. porque entonces instaura un monismo moral intolerante. 3) Los máximos han de [nirificarse desde los mínimos. 2) Los mínimos se alimentan de los máximos. anulándola. De ahí que la relación entre la ética cívica y las éticas de máximos tenga que ser al menos una relación mutua de no absorción. En este orden de cosas quisiera aventurar algunas propuestas que -a mi juiciopodrían hacer de la articulación entre ética civil y éticas de máximos una relacion.icia y las éticas de máximos han de respetarlas. Huntington. hacer elecciones justas. Reforzar esos mínimos y ampliarlos es el mejor modo de evitar el conflicto entre las civilizaciones que pronostica Samuel P. el Leviatán.son siempre inmorales. pertenecen al ámbito de los máximos. por ejemplo. 1) Una relación de no absorción. más que el ciudadano. pero no como si formaran un mundo aparte de las distintas propuestas de felici- 120 121 . Por consiguiente. ni la ética civil está legitimada para intentar anular alguna de las éticas de máximos que respetan los mínimos de justicia. no es menos cierto que con frecuencia las éticas de máximos deben autointerpretarse y purificarse desde los mínimos. Por eso urge explicitar esos minimos que ya compartimos. no una autén tica convivencia pacífica de colaboración. otros muchos -trátese de instituciones o de personascon la coartada de la caridad han olvidado la jtisticia. si se sienten convencidos. Fortalecer esos grandes proyectos. sea la nación. En el caso del cristianismo. en el buen sentido de la palabra. acaba convirtiéndose en ética estatal. los peligros son claros. ni las éticas de máximos están autorizadas para anular a la ética civil. Por su parte. Una ética de máximos autosuficiente. los poderes políticos deberían aprovechar. que quien. Un buen número de cristianos ha entendido sobradamente exigencia tan obvia y. evitando que las 'éticas de máximos se utilicencorno armas arrojadizas desde intereses espurios. pero no es preciso remontarse tanto en el tiempo porque ejemplos sobran en nuestros días.está legitimado para prohibir expresa o veladamente aquellas propuestas de máximos que respeten los mínimos de justicia contenidos en la ética cívica. 0. Pero precisamente porque la ética civil presenta sus exigencias de just. que no se defienden de forma dogmática. el mandato del amor supone. y el ciudadano acaba engullendo al hombre. tal como la entiende una ética cívica. como exige una opción que es personal e intransferible. por eso sus fundamentos. Si éticas de máximos y ética civil se distancian. El recuerdo de la Inquisición es en estos casos paradigmático. porque la política no es sólo él arte de eliminar problemas. A mayor abundamiento. Yen este punto conviene recordar que los mínimos se alimentan de los máximos. En una sociedad moralmen te pluralista.HASTA UN PUEBLO DE DEMONIOS ADEL~ CORTINA las Religiones Mundiales. el potencial dinamizador de los máximos. Cosa que vienen haciendo creyentes y no creyentes en la vida cotidiana. es una de las tareas urgentes en las sociedades pluralistas. plantea unas exigencias de' justicia lo hace desde un proyecto de felicidad. Los monismos intolerantes -sean laicistas o religiosos. Si los mínimos cívicos se alimentan de los máximos y pueden encontrar desde ellos nuevas sugerencias de justicia. ajena a las éticas de máximos. solidaridad grupal).justa con la naturaleza de las cosas y encaminada a potenciar el tono moral de las sociedades. 4) Evitar la separación. pero tampoco lo hacen movidos por un difuso sentimiento de injusticia en un Estado abiertamente laicista. En todos estos casos se expresa una nefasta tenclencia: la de atentar contra exigencias de justicia por causas presuntamente de más elevado rango (amor. sino sobre todo el de intentar resolverlos de modo que la solución favorezca el bien de los ciudadanos. sino que están dispuestos a dejarse revisar críticamente. en nuestros países y en nuestras profesiones. una ética civil outosuficiente. Con la relación de no absorción logramos únicamente una coexistencia tranquila. Ningún poder público -ni político ni cívico. ninguna ética de máximos debe intentar expresa o veladamente absorber a la ética civil. ajena a la ética civil. sin embargo. Estado. Esta situación de libertad es la óptima para hacer invitaciones a la felicidad. porque quienes las aceptan no se sienten coaccionados por el poder político. es decir. como mínimo. sea su interés egoísta. sus premisas. acaba identificando a su Dios con cualquier ídolo. En una sociedad pluralista la invitación y la oferta son igualmente libres.

.. ..' . .:.•-'~:. -" ¡... La ética cívica se ha ido generando desde las propuestas de felicidad que conviven y por eso puede exigí rseles desde den tTO que la acepten y potencien: porque en realidad es también cosa suya.. . "".' ····'1· ....: ..¡ ':: ::.-=--- . r l .... • .:.~. VIII + tt:S'S'Ma ..' .. .". :>:(:-:'.' "o...'".:\ . .~~.:. " <. ': .'... UN 'PUEBLO . - "::><r.'._~----. HASTA ......_.¡ -ETlCA DE LAS ORGANIZACIONES .d. '. DE DEMONIOS CAPÍTULO dad..¡.:.•::." '. .! • "~~~'...:~..1i. // . '.:t=""...' ..'ili.'".~.~ __ --"·:~c.'.. .. w .. '.::.:¡ ~. ..~:.'" .