You are on page 1of 8

T

S 49

EMA
SOCIALES

B o l e t í n d e l P r o g r a m a d e Po b r e z a y Po l í t i c a s S o c i a l e s d e S U R

SEPTIEMBRE
2004

SUR Corporación de Estudios Sociales y Educación
J o s é M . I n f a n t e 8 5 •F o n o : 2 3 6 0 4 7 0
Fax:2359091•Santiago,Chile
h t t p : / / w w w . s i t i o s u r . c l

CONSTRUIR FAMILIA:
La perspectiva de gays y lesbianas*
Segunda parte
Florencia Herrera Oesterheld

1. LA FAMILIA HOMOSEXUAL
La base de esta revisión es un libro ya clásico en lo que
respecta a la familia homosexual: Familias que escogemos:
lesbianas, gays y parentesco, de Kath Weston (1991). La pregunta central que se plantea Weston es si las familias homosexuales se asimilan o adaptan al parentesco convencional o
plantean un alejamiento radical de éste, y qué repercusión
tienen sobre la comprensión tradicional del parentesco. A su
vez, quiere examinar “la transición ideológica que significó
pasar de ver los conceptos ‘homosexual’ y ‘familia’ como
categorías mutuamente excluyentes, a considerarlos dos términos usados juntos para describir un tipo particular de relación de parentesco” (p. 22).1

1.1 Homosexualidad y parentesco
Weston afirma que el discurso sobre la familia homosexual
que emergió en Estados Unidos durante los años ochenta de-

safió muchas de las representaciones culturales y prácticas
que negaban a lesbianas y gays acceso al parentesco. Es
importante tomar en cuenta que el debate de la familia homosexual se da en un contexto histórico en el que también
se están discutiendo temas como las tecnologías reproductivas, el derecho al aborto, el aumento en el número de madres adolescentes, las madres trabajadoras, las madres o padres
solteros, la alta tasa de divorcio, las familias ‘simultáneas’ y
las familias reconstituidas.
Para Weston, dos supuestos respaldan la tendencia a excluir del parentesco a los homosexuales: primero, que los
homosexuales no tienen hijos ni establecen relaciones de
larga duración; y segundo, que son alienados de sus parientes biológicos (o adoptivos) una vez que se conoce su identidad sexual. Al presentar a la familia como un objeto unitario,
estas representaciones también implican que todos participamos en relaciones de parentesco idénticas y suscribimos
una definición universal de familia, basada en la reproduc-

(*) Este documento corresponde a parte del Capítulo II (“Familia homosexual”), de la tesina “CONSTRUIR FAMILIA: LA PERSPECTIVA DE GAYS Y LESBIANAS”,
presentada por la autora para optar al Diploma de Estudios Avanzados (Universidad de Barcelona, Facultad de Geografía e Historia,
Departamento de Antropología Social). La pregunta principal que se plantea esta investigación es cómo gays y lesbianas construyen
familia. En otras palabras, se pretende describir e interpretar las narrativas que elaboran los homosexuales en torno a la familia y a sus
necesidades de cuidar y ser cuidados. En el número 48 de este Boletín se publicó el Capítulo I: FAMILIA Y HOGAR.
1

Otros autores consultados de manera especial fueron Olga Viñuales, que en Identidades lésbicas (1999) indaga acerca de cómo se
construye la identidad lésbica; Jeffrey Weeks (2000, 2001), quien da cuenta de las formas de hacer familia de los homosexuales en
Inglaterra; Anne Cadoret (2002), que revisa el tema de la filiación homosexual; y Didier Eribon (2001), que hace referencia al mundo gay
en general (principalmente desde el contexto francés).

TEMAS SOCIALES nº 49 • septiembre 2004 • 1

floherrera@terra.cl

el origen regional y el contexto. y en el último tiempo. ex amantes. están profundamente arraigadas en una experiencia histórica específica” (p. el parentesco es definido como biogenético. las personas homosexuales comenzaron a sostener que heterosexualidad es a homosexualidad como familia de sangre es a familia de elección” (p. y por otro. seguridad y continuidad en el tiempo tradicionalmente asociado a la familia ortodoxa. Weston sostiene que “en los Estados Unidos. como se verá más adelante. a mediados de los ochenta. Muchas veces se ha afirmado. en cambio. al posible rechazo de la familia en la que han crecido. así como diferencias en las nociones de familia y lo que significa llamar a alguien pariente” (p. en Estados Unidos muchas lesbianas y gays estaban luchando por legitimar a las familias homosexuales como una forma de parentesco (p. o de origen. 27). Según esta definición. 1. que él vincula con la pérdida de los lazos familiares de origen. 213). historias compartidas. la clase. Eribon (2001) nos habla de una ‘melancolía’ de las personas homosexuales. ya que. niños de matrimonios heterosexuales anteriores e hijos concebidos mediante inseminación artificial (p.TEMAS SOCIALES nº 49 • septiembre 2004 • 2 ción. es la discreción individual la que regula quién . al enfrentarse a su identidad sexual por primera vez. de ser padres y de establecer lazos de parentesco. “La creciente aceptación social de las relaciones gay y lésbicas ha llevado a cuestionar el supuesto de que las familias son heterosexuales. En este sentido. respectivamente). “en la concepción cultural estadounidense. ya que muchas veces. Gays y lesbianas tampoco escapan a este discurso. pp. mientras que la heterosexualidad le permite formar parte de los vínculos de parentesco. Se enfrentan. “Afirmar que en las personas heterosexuales el acceso a la familia se da de manera ‘natural’. Estas familias desafiaban abiertamente la idea de familia imperante hasta entonces. Las familias homosexuales han sido definidas a través del contraste con la ‘familia biológica’ o ‘familia heterosexual’. niños adoptados. se transita desde la idea de que heterosexual es a familia lo que homosexual es a no-familia. que las personas homosexuales son una amenaza a ‘la familia’. y. entonces eso es lo que el parentesco es y ha sido todo el tiempo. desde distintos sectores. Weston plantea que. “En sus descripciones se referían a un amplio espectro de preceptos y mandatos en cuyo polo más alejado situaban a las familias homosexuales. relacionan la adopción de una identidad homosexual con una renuncia a la familia. 197). la inseminación artificial y los hijos de madres lesbianas hacen que el principio de la biología se inmiscuya en las familias homosexuales. al no ser una sexualidad procreativa. que describimos como ‘familias de elección’. se supone que la homosexualidad aísla al individuo. el género. la raza. la etnicidad. incorpora conscientemente demostraciones simbólicas de amor. Si la ciencia descubre nuevos hechos acerca de las relaciones biogenéticas. 22–23). 60).2 ‘Familias que escogemos’ En relación con el tema de la homosexualidad y la familia. apoyo material o emocional. en la ausencia del referente procreativo. asocian a la elección y la creatividad la ausencia total de directrices externas organizadoras de las relaciones dentro de las familias homosexuales. En palabras de Weston. Weeks (2000) destaca que los noheterosexuales en Inglaterra están creando día a día nuevas maneras de relacionarse y de hacer familia: “[…] hay creciente evidencia respecto de que lesbianas y gays están instituyendo complejas formaciones sociales. Por otra parte. 28). mientras las personas homosexuales están destinadas a un futuro de aislamiento y soledad. Por otro lado. todos conforman diferencias en la organización del hogar. Para muchas lesbianas y gays. 3). también incorpora elementos de selectividad y elección. Así. a la negación de la oportunidad de casarse y tener hijos. considerándolas no sujetas a ninguna restricción más allá de una lógica de ‘libre’ elección que organizaba la afiliación. la elección y la creación. entendida como basada en los hechos biológicos de la reproducción. respectivamente. de acuerdo con Schneider (1980). en su contexto. Sin embargo. de crear una familia propia. “en cierto punto de la historia. Es en este marco que entiende el esfuerzo realizado por muchos gays y lesbianas de construir redes de amistad sólidas y crear una familia propia. De esta forma. y que lesbianas y gays son incapaces de procrear. 29). con la idea de que no podrán tener hijos y con la renuncia al sueño de crear una familia propia. y otros signos de solidaridad. al decidir quién es pariente y al contemplar cortar lazos de parentesco (Weston. señala Weston. puede considerarse que la familia biológica. En la medida en que gays y lesbianas ubicaban la ‘biología’ y la ‘elección’ en identidades ya opuestas entre sí (heterosexual y homosexual. la familia homosexual se organiza a través de las ideologías del amor. Así. sino también tratar a gays y lesbianas como miembros de una especie no procreadora separada del resto de la humanidad” (Weston. La biología y la elección serían los símbolos con que se identifican la familia biológica y la familia homosexual. a pesar de que en el momento no se lo haya reconocido como tal” (p. Con relación a este tema. los cuales pueden incluir amigos. Lloyd (2001) afirma que en la actualidad está en cuestión la idea de que las familias son siempre heterosexuales. es no sólo atar el parentesco a la procreación. amantes. ya que sus familias o las familias que quieren crear no están basadas en lo biológico. En ellas se da ese sentido de compromiso. En este sentido. es decir. por un lado. 140). 28). sin embargo. 23). cualquiera sea ésta. Esto no implica que los heterosexuales compartan una sola forma coherente de familia. la familia biológica representa un principio procreativo que organiza sólo un tipo posible de parentesco. estableciendo relaciones de pareja duraderas y teniendo hijos mediante diversas estrategias (p. a la noción de que heterosexual es a familia biológica lo que homosexual es a familia homosexual o ‘familia de elección’ (familia que escogemos). p. polarizaban estos dos tipos de familia a lo largo de un eje de identidad sexual” (Weston. y ello en un doble sentido. Lesbianas y gays. algu- nas campañas han llamado la atención sobre las anomalías legales que derivan de ese supuesto” (p. p. Tras esta afirmación está la idea de que la familia sólo puede basarse en relaciones heterosexuales. el parentesco es la relación biogenética. se pueden ‘escoger’ los parientes.

sostiene al respecto que la relación entre amistad y parentesco ha cambiado desde una definición por contraste. Pueden traspasar las fronteras de los hogares y constituirse con personas que viven en distintas casas. 121). Weeks (2000) también afirma que las familias de elección se caracterizan por su fluidez. Tampoco creen que representen alguna forma de compensación por el rechazo que ellos pueden haber sufrido por parte de sus parientes consanguíneos (p. que pasa a ser comprendida como una familia sustituta. afirma Viñuales. en una práctica y una ‘política’ de la amistad: hay que establecer contactos. el discurso sobre las familias homosexuales representa el parentesco como una extensión de la amistad. 127). Para Weston. y ante todo. de acuerdo con Weston. Además. 71). 157). Weston plantea que las ‘familias que escogemos’ o familias de elección se caracterizan por tener fronteras extremadamente fluidas. Viñuales señala que. Eribon señala que los amigos son. precedencia o división por rol (lo que no quiere decir que no existan diferencias de ingreso o de poder personal). y pierde sentido buscar una definición estructural de ésta o hablar de un ciclo del desarrollo del grupo doméstico (que inevitablemente incorpora el referente de la reproducción como función central de la familia). amigos íntimos y parientes consanguíneos. hay una tendencia a la homogeneidad. además. bares y pubs) se puede construir una identidad homosexual concreta y positiva. “Estos experimentos cotidianos pueden ser caracterizados como redes fluidas y adaptables. afirma que sólo dentro del círculo de amistades (y de las asociaciones. no cualquier amigo se transforma en un miembro de la familia. así. el exilio de la casa y el exilio del parentesco es visto como uno solo (p. lo que se aplicaría también a las personas no-heterosexuales. Compartir una misma identidad sexual deviene en el principio organizador central en la elección de las amistades” (p. ya que las personas entrevistadas establecen claras distinciones entre lo que se entiende por familia y lo que se entiende por amistad. 111). 116). 42). los círculos de amistad con los que conforman familias significan mucho más que lo que el término amistad usualmente implica (p. 219). una ‘familia sustituta’ que viene a remplazar las relaciones familiares tradicionales. Algunos distinguen entre el amigo que es considerado un familiar y el amigo a secas. continúa. Y es que.suelen ser no jerárquicas. las amigas (y el ‘ambiente’) desempeñan una función trascendental en la construcción de la propia identidad sexual (p. siendo tan real como la familia de origen” (p. y que la “sociabilidad gay —o lésbica— se basa en principio. los resultados del estudio de Weeks (2000) apoyan la idea de que las familias de elección no son familias ‘sustitutas’ de la familia de origen: “Al igual que la investigación de Weston. Weeks (2000) afirma que la mayoría de las personas hacen una diferencia entre amigos y parientes en relación con las obligaciones y el compromiso. TEMAS SOCIALES nº 49 • septiembre 2004 • 3 será considerado pariente (p. manteniéndose las familias de origen como el principal referente en la vida cotidiana y a la hora de enfrentar situaciones límite. uniendo a amantes y amigos bajo un mismo constructo” (p. como muchas redes de amigos. la idea de casa y familia de origen están muy ligadas. para sus entrevistadas. 220). pero cuyo núcleo está formado por amigos elegidos” (p. quienes afirman que la familia homosexual no puede ser considerada como un reemplazo de los vínculos familiares perdidos. en el sentido de que (en la ausencia de niños) no hay un orden por edad. como el trabajo) obliga a los homosexuales a dedicar sus esfuerzos a conseguir una red de amistades duraderas. Por otro lado. para muchas lesbianas y gays. 40). Este autor pone el énfasis en que la frecuente ruptura con la familia de origen (y la dificultad de establecer relaciones cercanas en otras esferas. la nuestra sugiere enfáticamente que para muchos no-heterosexuales el término ‘familia’ abarca una pluralidad de relaciones elegidas. A su vez. pudiendo ser. entre las mujeres lesbianas de Barcelona no existe el paso de crear familias nuevas a partir de las amistades. Así “la mayoría de amistades lésbicas están integradas por otras lesbianas con quienes intercambian bienes y servicios. a un continuo. Pero. 156. si bien muchas familias incluyen a amigos en calidad de parientes. la misma raza y el mismo rango de edad (p. si bien la revelación de la identidad sexual pone en cuestión los lazos de solidaridad en los que se supone que se basa la familia tradicional. La mayoría de las personas que conforman una familia homosexual son homosexuales. La investigación de Viñuales (1999) no encuentra diferencias entre familia biológica o de origen y familia de elección en el contexto de su estudio (Barcelona). que incluyen amantes. Siguiendo este razonamiento. en su gran mayoría las lesbianas y gays no ven a las familias homosexuales como imitaciones o derivaciones de la familia biológica. afirmando que con el primero se tiene un pasado en común o es alguien con quien se puede contar emocional y materialmente. Weston también destaca que la homogamia está presente en la constitución de estas familias. estas relaciones pueden cruzar barreras étnicas y de clase. la misma clase social. También . esto no implica que las redes de amistad no tengan un papel importante que jugar en la vida de las lesbianas. Sin embargo. Sin embargo. para muchos gays. conocer a gente que va a convertirse en amiga y formar poco a poco un círculo de relaciones elegidas” (p. y las expectativas formuladas por homosexuales y heterosexuales con respecto a la familia son hechas desde un mismo universo simbólico (pp. esta perspectiva se opone a la de Weeks (2000) y Weston (1991). las lesbianas siguen pensando en su familia de origen como la fuente más fiable de recursos y servicios y como la que las ayudará a resolver sus problemas. este cambio de contraste a continuidad sentó las bases para el surgimiento de un discurso centrado en la familia que sirvió de puente entre lo erótico y lo no erótico. Eribon (2001) plantea que el círculo de amigos ocupa el centro de la vida gay. posiblemente ex amantes. intergeneracionales. Como se puede observar. 219). la familia podría tomar cualquier forma. Por su parte. que […] pueden incluir parientes de sangre. En este sentido. De acuerdo con este autor. En lo que difieren los resultados del estudio de Viñuales de los de Weston es que. del mismo sexo. 122). Ahora. “En retrospectiva.

3 Parentesco. las personas que reivindican identidades sexuales no procreativas pueden construir lazos familiares propios sin recurrir necesariamente al matrimonio o a tener y criar hijos. En este sentido. Weston llama la atención sobre la forma en que la actividad sexual ha estado reducida a la actividad heterosexual y cómo ésta se relaciona siempre con la reproducción. Viñuales señala que si bien las circunstancias para revelar una identidad homosexual son más favorables ahora que hace un par de décadas. el boom de los hijos de lesbianas (p. en el cual la sangre —la 2 En el original inglés. De acuerdo con Weston. 34). que rebate los supuestos sobre el peso de la biología. “Lo que cuestionan las ideologías homosexuales relativas al parentesco no es el concepto de procreación que informa el parentesco en Estados Unidos. entre ellos. 43–75). En este mismo sentido. 38). Para muchos. Weston destaca la ‘actoría’2 que expresa el ‘nosotros’ en el caso de las familias de elección. ‘agency’. sino la creencia de que sólo la procreación constituye parentesco. “Sólo después de que revelar la identidad homosexual a los parientes consanguíneos surgió como posibilidad histórica. ciertamente. y ser una lesbiana o gay activista y estar dispuesto a salir en los medios de comunicación. destaca que hay grados para ‘salir del closet’: se puede declarar la propia identidad sexual sólo a amigos homosexuales. las lesbianas y gays en los Estados Unidos han formulado una crítica al parentesco. verdaderos y verificables hechos de la naturaleza. de acuerdo con la noción de familia homosexual desarrollada por esta autora. Para Weston. definido en diccionarios de sociología como la capacidad de los individuos para actuar independientemente de restricciones estructurales. Por otro lado. se lo pudo elevar a rasgo constitutivo de las familias homosexuales” (p. consanguinidad— aparece como un factor inmutable sobre el cual el individuo ejerce escaso control (p. la genética y las relaciones heterosexuales en el significado de la familia. al redefinir los materiales simbólicos de la familia en el contexto de relaciones no procreativas. 35). y utilizado para la comparación entre culturas. biología y procreación Weston plantea que la mayoría de los estudios académicos de las relaciones familiares han tomado la procreación como el referente último del parentesco. hay un recorrido desde encubrir totalmente la propia homosexualidad hasta hacerla pública. familia. o a la familia. En este sentido. p. . verdaderos y objetivos hechos de la ciencia (que son también hechos de la naturaleza) son que cada padre provee la mitad de la constitución biogenética de su hijo” (p. se hizo visible en la experiencia homosexual el elemento de selección en el parentesco y. al poner de relieve la parte que cada persona desempeña en la construcción de las familias homosexuales. Para Weston. Schneider (1980) lo expresa al afirmar que “los reales. Y los reales. Sin embargo. o renunciar a toda aspiración al estatus de parentesco” (Weston. se la toma como algo innato o una predisposición desarrollada. tal como se dan en las sociedades angloeuropeas. más bien. 29). 35). o a los amigos y a los hermanos. ahora la mayoría de las lesbianas y gays considera como un requisito el revelar su identidad homosexual (pp. y esconderla en otros ámbitos. entender la biología como un símbolo es acercarse a ella como un constructo cultural y una categoría lingüística. las inferencias culturales sobre las relaciones entre parejas del mismo sexo. obstaculiza la comprensión de la forma en que las culturas particulares construyen los lazos sociales. el aislar el sexo heterosexual como símbolo central orienta los estudios del parentesco hacia una lectura predominantemente procreativa de las sexualidades” (p. el uso de esta malla genealógica en los estudios de parentesco implica entender que éste se trata sólo de los hechos biológicos de la reproducción (p. 33). el fundamento o pieza central del parentesco” (p. 111). y que los lazos ‘no biológicos’ deben seguir el patrón del modelo biológico (como la adopción). es un ataque al privilegio concedido a la manera de determinar biogenéticamente qué relaciones cuentan como parentesco (p. muchas de sus entrevistadas encubrían su identidad sexual a sus familias y/o a sus compañeros de trabajo. el simbolismo biogenético de las relaciones. Plantea al respecto que las consecuencias de declararse homosexual han cambiado en las últimas décadas. la existencia de lazos biológicos es la característica definitoria del parentesco. no ya como un ‘hecho natural’. los homosexuales comienzan a renegociar los significados y prácticas del parentesco desde dentro de las mismas sociedades que han fomentado el concepto. no toda actividad sexual entre heterosexuales lleva al nacimiento de un hijo. al igual que lo es la elección o la creación. los intentos de construcción de una ‘comunidad’ urbana gay. los vinculados a la revelación de una identidad homosexual. Es decir. 199).TEMAS SOCIALES nº 49 • septiembre 2004 • 4 1. “Mientras que. se puede observar una ausencia de esa capacidad actoral autónoma en el término ‘familia biológica’. 24).4 Declarar una identidad homosexual Weston destaca que los cambios en la relación de lesbianas y gays con el parentesco son inseparables de los desarrollos sociohistóricos. Asimismo. Y. “Desnaturalizar la malla genealógica requeriría dejar de postular la procreación como la base. son lo que la formulación cultural es. las ‘familias que escogemos’ no se construyen sobre la creencia de que la identidad homosexual sea una elección o pueda ser escogida. 34). Si bien antes la mayoría de la gente sentía que no tenía nada que ganar y todo que perder al asumir públicamente esta identidad sexual. Pero no todas las culturas le conceden a la biología esta importancia para describir y evaluar las relaciones. De acuerdo con los conocimientos recibidos de la antropología. Al postular las ‘familias que escogemos’ en oposición a los lazos biológicos de la familia heterosexual. “Lo que aquí está en cuestión es el valor cultural que se da a los lazos establecidos a través de la procreación. como puede ser el lugar de trabajo. 1. la biología es un símbolo. Pero. y el significado que la conexión biológica confiere a una relación en un contexto cultural determinado” (p. como señala Yanagisako (1979). La procreación física produce vínculos biológicos. las relaciones de sangre (consanguinidad) y de matrimonio (afinidad) pueden ser trazadas para cualquier cultura en una malla genealógica universal (p. 35). posteriormente.

cualquiera sea su condición legal. En esta misma dirección cobra relevancia la inseminación artificial. muchas lesbianas han considerado tener hijos. la coparentalidad (por ejemplo de una pareja de lesbianas que se pone de acuerdo con una pareja de gays para criar un hijo juntos). las personas que quieren convertirse en padres ya no tienen que mantener una fachada heterosexual o sacrificar sus relaciones homosexuales. trayéndolo al terreno de la familia. para la mayoría de las personas homosexuales la combinación de su identidad homosexual con la maternidad o paternidad no presenta ningún dilema moral. Es decir. para Weston.especializados de la medicina. La revelación de la identidad se convirtió en un proceso destinado a descubrir ‘la verdad’ de las relaciones de parentesco” (p. Los derechos legales pueden perderse. en Estados Unidos. Hay evidencias de un cambio de actitud hacia la paternidad entre una generación y la siguiente. coparentalidad. Ya no se da por sentado que la familia es para siempre. por su enorme capacidad de socavar la fe en el amor permanente e incondicional que usualmente se atribuye a esas relaciones. la psiquiatría. lo que trae a colación la elección en la noción de familia biológica: “Una vez escogidas. la maternidad lésbica hace visible lo evidente: las lesbianas son mujeres. sino que pueden incluir a sus futuros hijos en sus propias familias homosexuales. 174).3 Sin embargo. 73). de acuerdo con Foucault. como afirma Schneider (1980) cuando dice: “Las relaciones que son ‘reales’ o ‘verdaderas’ o ‘por consanguinidad’ o ‘por nacimiento’ no pueden escindirse. dejando de ser aquello que se da por sentado” (p. Así.5 Paternidad gay y maternidad lésbica Weeks (2000) señala que muchos noheterosexuales están involucrados en la paternidad de una manera u otra. Esto está definido culturalmente como un hecho objetivo” (p. Esto hace que sea más difícil sostener que una identidad homosexual es contradictoria con la paternidad. Las relaciones de consanguinidad pueden acabarse. inseminación artificial y sexo heterosexual. ya que la inseminación se ha hecho más accesible. por lo tanto. y encuentran cada vez más alternativas: paternidad subrogante. 73). en la medida en que ésta se relaciona con los roles de género. especialmente a través de la inseminación por donación. Weston habla de las consecuencias que tuvo el ‘lesbian baby boom’ en los Estados Unidos y afirma que ha sido interpretado en el contexto del discurso del parentesco homosexual. TEMAS SOCIALES nº 49 • septiembre 2004 • 5 Revelar la identidad sexual a un pariente biológico. entonces. Para la mayoría de los homosexuales sobre los cuarenta (sin relaciones heterosexuales previas). Cadoret (2002) sostiene que la reivindicación de las lesbianas por la maternidad las reintroduce en la feminidad y la ‘normalidad’ (p. Siempre según Weston. ha estado situado dentro de los dominios . De acuerdo con Weston. 24). a los ojos del mundo heterosexual. pone a prueba la incondicionalidad del amor y la solidaridad que comúnmente se suponen rasgos característicos de los lazos de sangre. Por su parte. Cadoret (2002) identifica cuatro formas distintas para que una pareja homosexual tenga hijos: la recomposición familiar. ser padres o cuidar de niños aparecía como algo inconcebible. “En una sociedad en la que todavía se piensa que las lesbianas no tienen hijos y las heterosexuales sí. Sin embargo. Desde su perspectiva. así como para las mujeres. y para los hombres jóvenes. Declarar la propia identidad sexual a los parientes representa un resituamiento del discurso de la sexualidad (que. las relaciones consanguíneas se agrupaban con las relaciones de amistad y las relaciones eróticas como algo ‘por lo cual trabajar’ y ‘por lo cual luchar’. Esto rebatiría la afirmación de que los lazos de sangre son para siempre. “Hablar de sexualidad sin hablar de sexo es posible en parte porque. sino que. muchos gays y lesbianas han llegado a la conclusión de que la elección también está presente en las relaciones de consanguinidad. Viñuales afirma que la filiación lésbica revalida los lazos familiares y confirma la feminidad. la mayoría de las personas homosexuales que son padres o madres. pero no las relaciones de sangre. durante los 3 Actualmente esta realidad puede haber cambiado. afirma Weston. 148). tiene hijos adoptados o de relaciones heterosexuales anteriores. el discurso sobre la sexualidad a que da inicio la revelación de una identidad homosexual dentro de las familias. el tener hijos es un tema presente. También es el resultado de un aumento del interés por las maneras no tradicionales de concebir. adopción. Y los niños concebidos por una madre que ya ha proclamado su identidad lésbica hacen socialmente necesaria una reconciliación de la identidad homosexual no procreativa con la práctica procreativa (Weston 1991). Hacerlo. 1. entre otras. la ayuda médica a la procreación. el amor incondicional reconocido como símbolo y sustancia de los vínculos de parentesco está bajo un intenso escrutinio por parte de cada persona homosexual. está más relacionado con el parentesco que con el sexo en sí. la filiación no sólo reafirma los lazos de parentesco de quien pare o adopta. o en general a la familia de origen. En este sentido. la adopción y. Esto es en parte resultado de un cambio de actitud más general y de una discusión pública más abierta sobre la paternidad y maternidad no-heterosexual. Las reacciones positivas frente a la declaración de una identidad homosexual reafirman la relación de parentesco momentáneamente amenazada. Incluso. sus implicaciones no pueden ser restringidas a los parámetros de la identidad o de alguna esfera totalmente privada. 65). La sexualidad lleva a los individuos a relacionarse. la homosexualidad está organizada más en términos de identidad que de actos” (p. ofrece la oportunidad única de clarificar las relaciones de parentesco: “El temor a perder a los parientes era equiparable a la experiencia misma de ser repudiado. en este momento histórico. valida la feminidad” (p. ya que son selectivamente perpetuadas y no naturalmente dadas. los principales problemas requieren soluciones técnicas y prácticas más que un debate ético. finalmente. En este mismo sentido. las cortes y el confesionario). En este sentido. donde uno de los miembros de la pareja aporta hijos de una relación heterosexual anterior. Uno de los resultados ha sido la reincorporación de la biología y la procreación dentro de las familias de elección.

los padres y madres homosexuales se ven a sí mismos ofreciendo libertad al niño para que escoja su propia identidad sexual. sin identidad ni vínculo alguno con la receptora. Así. Weston señala que la mayoría de las parejas de lesbianas que consideraban la inseminación artificial. para un niño el pertenecer a una familia homosexual no depende de proclamar una identidad gay o lésbica. amantes. a pesar de los cuidados dispensados a un niño. Para Weeks (2000). Entre padres homosexuales no existe un contraste de género. el vínculo de maternidad o paternidad no es reconocido por la ley si no existe un vínculo biológico o de adopción. las generaciones en la comunidad homosexual eran entendidas de manera no procreativa. Weston destaca que la paternidad incorpora la diferencia generacional en las relaciones de parentesco homosexuales.. “Los niños criados por padres homosexuales llevan a las familias homosexuales a lo que para muchos será un futuro heterosexual. la diferencia que hay entre los padres es quién es padre o madre biológica y quién no lo es. absorbe las nociones de biología bajo las metáforas organizadoras de la elección y la creación que han definido el parentesco homosexual en oposición a la familia biológica. las posibilidades señaladas no están exentas de problemas. en el contexto francés. en el caso de la inseminación artificial. Weston llama la atención sobre un segundo inconveniente para las parejas de lesbianas. la coparentalidad. y sobre las implicaciones que ello tiene en el ámbito de las políticas sociales” (Weeks 2000: 226). 196). junto con la adopción. sino como algo conscientemente creado (Weston. en un padre. es su precaria situación legal como pareja y como padres. De esta forma. pues al estar involucradas las personas en sexo no procreativo. “A medida que la práctica de inseminación alternativa se extendió entre las lesbianas. 189). “El vínculo biológico aparece como una opción suplementaria. La inseminación destaca la procreación física y. un niño pertenece a una familia homosexual porque ha sido escogido por una mujer o un hombre que se identifica como lesbiana o como gay. La elección y la creación siguen siendo símbolos relevantes en el caso de la paternidad y la maternidad homosexual. como es el conseguir donantes de esperma gay en la época del sida (pp. las relaciones concebidas como lazos sanguíneos surgieron donde uno menos las esperaba: entre las familias homosexuales que se habían definido en oposición a las relaciones biológicas que gays y lesbianas le adjudicaban a la familia heterosexual” (Weston. Antes del ‘lesbian baby boom’. p. 175). los otros miembros de la familia homosexual. con la inseminación artificial se abren puertas a la procreación y también a múltiples arreglos. la elección constituye una condición necesaria y estructural de su paternidad y los vínculos biológicos ya no aparecen como dados. e incluso ex amantes.190). Por otro lado. creían en la conveniencia de que el donante de esperma fuera un hombre homosexual. como ‘la generación de Stonewall’ o ‘la generación del sida’ (p. pero siempre acompañados de un conocimiento de primera mano sobre al menos algunos de los aspectos de la diversa gama de experiencias gay y lésbicas” (p. El principal para las madres o padres homosexuales. afirma. los consideran parte de sus familias homosexuales. con la participación de padres biológicos. más bien. una vez más. Weston plantea que los padres gay y las madres lesbianas. en especial frente a las sensibilidades del niño o niña” (p. En este sentido. “El cuidado de los hijos y el ser legalmente responsables por ellos generan un agudo debate sobre el estatus legal de las familias de elección y el reconocimiento público de las relaciones homosexuales. más bien ligadas a cohortes de edad definidas por eventos simbólicos. diferentes de la pareja misma. combinada con la posibilidad (pero no la necesidad) de una conexión biológica entre esos padres como contribuyentes de óvulos o esperma. p. Viñuales también destaca que la maternidad lésbica es una maternidad ele- . 169). en el caso de los que no tengan un vínculo biológico (o legal) con el niño. ellas habían visto como hermanos” (p. dentro del marco dominante de la elección que da origen a las familias que creamos” (Weston. señala Weston. 184). Los autores aquí examinados coinciden en señalar el especial cuidado que procuran los padres y madres homosexuales a sus hijos en orden a protegerlos hasta donde les sea posible. no es el único). antes del boom de hijos de lesbianas. que la biología es uno de los referentes de las relaciones de parentesco (es decir. 165–193). no existe el contraste entre niños deseados y no deseados. más que en sentido contrario. 185). también pueden cumplir un rol en la crianza y el cuidado cotidiano del niño. las familias homosexuales no están estratificadas por la edad o el género.TEMAS SOCIALES nº 49 • septiembre 2004 • 6 años ochenta la inseminación artificial comenzó a adquirir una significación simbólica importante. Así. organizados a la manera de la familia extendida. Más bien. abrió el camino a inéditas alianzas entre madres lesbianas y los hombres gays que. etc. De esta forma. De esta manera. inclusive. En estos casos. subraya a su vez que la paternidad y la maternidad han pasado a ser una opción personal. como también puede asumir una responsabilidad en la crianza del bebé y transformarse en un ‘tío’ o. Sin embargo. La principal razón es que un hombre gay comprendería mejor el lazo entre el bebé y la madre no biológica. p. lo harán transitando en el espacio ideológico desde las familias de elección a las familias consanguíneas. Es importante destacar que. 216). contrariamente a los miedos de algunos heterosexuales respecto de que padres gay criarán hijos gay. Los involucrados tienden a ser extremadamente conscientes de las ansiedades culturales que tales arreglos generan y a mantenerse profundamente alertas. 226). “La ausencia de toda prescripción en cuanto al género o número de los padres y madres homosexuales. de alguna manera. El donante de esperma puede ser sólo un donante. También existe la posibilidad de que una pareja de lesbianas se ponga de acuerdo con una pareja de gays y decidan criar al niño entre los cuatro. “los acuerdos parentales resultantes pueden ser bastante complejos. La diferencia entre padres biológicos y padres no biológicos que hacen muchas parejas homosexuales reafirma. Cadoret. como entre los padres heterosexuales. Tener un hijo es una elección (p. en vez de agrupar a los hijos adoptivos y biológicos con las familias biológicas. para los padres y madres homosexuales. a diferencia de la ‘familia nuclear’ (p.

199. entonces se estará privilegiando ciertas formas de familia mientras se deslegitima a otras. social y económico para garantizar a las familias homosexuales legitimidad y reconocimiento legal. lo que en muchos casos puede tratarse de posiciones en distintas etapas de la vida. y no se fundamenta sobre los mismos principios que la familia biológica.7 ¿Asimilación o transformación? monio gay no expresa solamente la aspiración —que sería señal de una abdicación ante los modos de vida heterosexuales— de determinados homosexuales a entrar en la institución matrimonial. o la procreación a la imagen de dos personas de sexo opuesto en un abrazo heterosexual” (Weston. 209). Weeks (2000) menciona los experimentos que las personas tienen que llevar a cabo cotidianamente para enfrentarse a un mundo cada vez más complejo (p. por tanto. y afirma que aunque ser madre no tiene los mismos significados para todas las lesbianas. Eribon (2001) aconseja abstenerse de separar en dos bandos a las personas homosexuales: por un lado. La familia homosexual. Agrega que. Weston plantea que el debate sobre si la familia homosexual representa una transformación de la familia tradicional o la asimilación a ésta no tiene respuesta. . Cuando el discurso sobre las familias homosexuales incorporó el tema del boom de hijos de lesbianas. sino más bien algo que se escoge voluntariamente (p. 62). el solo hecho de estar hablando de matrimonio entre personas del mismo sexo ya implica una profunda transformación y desacralización de esta institución. y de una pareja de lesbianas en que la menor se casa con el hijo de la mayor para obtener la residencia. puede volverse en contra de los intereses de los mismos homosexuales. esta oposición se diluye en cuanto se mira más de cerca. Si se logra el reconocimiento legal para algunos de los aspectos de la familia homosexual. por imágenes de creación y selección. En este sentido. Para Eribon. 208). Como ya hemos visto. aportaría asimismo. 11). 219) y afirma que las maneras de hacer familia y las relaciones íntimas de los no-heterosexuales constituyen una respuesta positiva y creativa a los cambios sociales y culturales que se están viviendo (Weeks 2001: 5). tanto más cuanto que si los gays pueden en la actualidad reivindicar el derecho a acceder a ella. Pone el ejemplo de una pareja de hombres gay donde el mayor adopta legalmente al menor como hijo para poder heredarle. las relaciones eróticas y la amistad. en Estados Unidos el parentesco ya no podía ser reducido a la procreación. las familias de elección no se basan directamente en un referente genealógico. para adaptarlas a las necesidades reales que tienen las personas en cuanto a cuidar y ser cuidadas” (p. los derechos de custodia de madres lesbianas y padres homosexuales y el derecho de adoptar un hijo en pareja. ¿Basta acaso con extender ciertos derechos a los homosexuales? “Desde las compañías de seguros a las cortes de justicia. 1. “Muchas de las nuevas historias de vida de lesbianas y gays están muy cerca de aquellas que podrían contarse acerca de los fluctuantes patrones que hoy rigen TEMAS SOCIALES nº 49 • septiembre 2004 • 7 gida.6 Legitimidad social y reconocimiento legal En relación con la pregunta sobre si la familia homosexual representa un acercamiento o un alejamiento del parentesco heterosexual tradicional. 171). ciegos seguidores de secuencias de acontecimientos deterministas. las que intentan formar familias dentro de lo que podría llamarse el marco heterosexual (viven en pareja. Para este autor. quieren tener hijos y reclaman que sus relaciones sean reconocidas y legitimadas). ya que el que algunos no quieran saber de matrimonio puede ser usado para negar el derecho a casarse a los que sí están interesados en hacerlo. si se realizase. 168). En este sentido. La familia homosexual es un elemento que forma parte del discurso más amplio sobre la familia. las que reniegan de la familia tradicional (practican una sexualidad libre y no reclaman reconocimiento social y jurídico a sus relaciones). de paradigmas y normas culturales. Borneman (1997) afirma que “los seres humanos no son. 200). también debería tener un lugar en las agendas políticas de gays y lesbianas (p. 5). lo que está tras el no reconocimiento de los lazos de afecto es que se han reprimido las formas de cuidar y ser cuidado. Al respecto. p. no está compuesta sólo por 1. Es más. sino que entraman secuencias experienciales en narrativas organizadas en torno a aquello por lo que sienten afecto” (p. el cuidar a otro es el origen y el resultado de la creatividad humana. Estos ejemplos buscan ilustrar cómo “empieza a cambiar la interpretación legal de las normas formales de parentesco heterosexual. que reconocer como tales a las familias homosexuales que abarcan varios hogares o a las familias que incluyen amigos” (p. 202). que ya no podría ser la misma de antes. cuyos significados y contenidos están siendo discutidos y reelaborados continuamente en las situaciones del día a día por sus protagonistas (pp. la reivindicación del matri- Weston pregunta si serían necesarios cambios fundamentales en los órdenes político. un profundo trastorno de la propia institución. al sustituirse “la lógica de la reproducción y sucesión. Agrega que las madres lesbianas educan a sus hijos en el respeto por la diferencia. el discurso sobre las familias homosexuales puede recordar —y recuerda— a las personas su poder de modificar las circunstancias en las cuales nacieron” (p. el parentesco homosexual se resiste a ser incluido en la clásica malla genealógica. Para Borneman (1997). Según este autor. las grandes instituciones de Estados Unidos hallarán más fácil validar la convivencia de parejas. y por otro. se debe a que ya no es lo que era” (p. para ninguna de ellas es algo inevitable. como ya se ha visto. la gran variedad de posibles modelos y arreglos de paternidad y maternidad refuerzan la idea de que no hay modelos o códigos de conducta que se apliquen a las familias homosexuales.lazos de pareja y de paternidad (o maternidad). “En primer lugar. 193). Weston opina que el conseguir el reconocimiento legal como familiares de aquellos amigos que se consideran parientes. “Aunque las familias homosexuales han demostrado ser capaces de subsumir el parto junto con la adopción. ya que lo inculcan tanto hacia la propia orientación sexual como hacia las otras (p. ya que la familia en general no es una institución estática. En este sentido. o al menos medidas que eliminen la primacía de los lazos de sangre por sobre los de amistad.

1992. en última instancia. como en la forma misma de desear. una eternidad de aburrición. “Cuidar y ser cuidado: El desplazamiento del matrimonio. pp. amor y pérdida. ANNE. “The Transformation of Family Life and Sexual Politics” en Governing European Diversity . Lesbians. deseamos un idilio sin sombras y sin peligros. ni nos obliga a desplegar nuestras posibilidades. pero también lo esencial. Same Sex Intimacies. V IÑUALES .las vidas heterosexuales. H E A P H Y . un retorno al huevo. relación humana inquietante. (…) Puede decirse que nuestro problema no consiste solamente ni principalmente en que no seamos capaces de conquistar lo que nos proponemos. W E S TO N . 1999. JOHN. una monstruosa sala-cuna de abundancia pasivamente recibida. Des Parents comme les Autres. 2002. gays. sino como lo que enriquece la vida e impulsa la creación y el pensamiento. Barcelona: Cuadernos Anagrama. Families we Choose. J E F F R E Y . TEMAS SOCIALES nº 49 • septiembre 2004 • 8 ELOGIO DE LA DIFICULTAD Estanislao Zuleta (Fragmentos) La pobreza y la impotencia de la imaginación nunca se manifiestan de una manera tan clara como cuando se trata de imaginar la felicidad. J E F F R E Y . En lugar de desear una filosofía llena de incógnitas y preguntas abiertas. países de Cucaña. L L OY D . 2001. lo más necesario. o r g / i s s j / r i c s 1 5 4 / bornemanspa. diferencias y convergencias. 1994). sino sobre la cosa misma. sin búsqueda de superación y sin muerte. Edited by J. es conservar la voluntad de luchar por una sociedad diferente sin caer en la interpretación paranoide de la lucha. O LGA .html Revista Internacional de Ciencias Sociales 154 (consultado en febrero 2002). London: Sage Publications. Metas afortunadamente inalcanzables. Lo difícil. A Cultural Account. Y por lo tanto. CADORET. B. En lugar de desear una En: Elogio de la dificultad y otros ensayos (Medellín: Fundación Estanislao Zuleta. D AVID . el género y la sexualidad” (en línea) http:// w w w. Identidades lésbicas. “Everyday Experiments: Narratives of Non-Heterosexual Relationships” en Making Sexual History. no solamente sobre sus consecuencias. 1991. capaz de dar cuenta de todo. Cambridge: Polity Press. subraya la trascendencia de lo que está sucediendo con nuestras nociones de ‘familia’. Barcelona: Editorial Anagrama. DONALD R. compleja y perdible. queremos poseer una doctrina global. A N T H O N Y . REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS BENDER. u n e s c o . sobre la predilección por todo aquello que no exige de nosotros ninguna superación. sobre antiguas necesidades y nuevas posibilidades. BORNEMAN. ni nos pone en cuestión. como aquello sin lo cual una imaginaria comunidad de los justos cantaría el eterno hosanna del aburrimiento satisfecho. SYLVIA JUNKO. 1997. un nido de amor y. kinship. lo más importante. son excelentes ejemplos de aquellos experimentos cotidianos que están contribuyendo a la creación de la ‘nueva familia’” (Weeks 2000: 229).” American Anthropologist 69(5): 441–459. Love and Eroticism in Modern Societies. Deseamos mal. “Family and Household: The Analysis of the Domestic Groups. 1974. W E E K S . Sexuality. D O N O V A N . por lo tanto. American Kinship. 212–232. . “A Refinement of the Concept of Household: Families. ERIBON. islas afortunadas.” Annual Review of Anthropology 8: 161–205. revelada por espíritus que nunca han existido o por caudillos que desgraciadamente sí han existido. Entonces comenzamos a inventar paraísos. Barcelona: Ediciones Bellatierra. London: The University of Chicago Press. W E E K S . and C. S CHNEIDER . Al contrario. sino en aquello que nos proponemos. es valorar positivamente el respeto y la diferencia. London: Routledge. sin lucha. cuidado y responsabilidad. deseamos un mundo de satisfacción. En vez de desear una sociedad en la que sea realizable y necesario trabajar arduamente para hacer efectivas nuestras posibilidades. Edited by Monserrat Guibernam. C AT H E R I N E . CLAUDE. 1979. no como un mal menor y un hecho inevitable. Estas narrativas no-heterosexuales sobre familia y elección. que nuestra desgracia no está tanto en la frustración de nuestros deseos. Weeks. también sin carencias y sin deseo: un océano de mermelada sagrada. 2000. The Transformation of Intimacy. DIDIER. Homosexualité et parenté. Esto no disminuye la importancia de las nuevas narrativas sobre relaciones no-heterosexuales. Hay que poner un gran signo de interrogación sobre el valor de lo fácil. (…) Lo más difícil. Families of choice and other life experiments . 1980. Co-residence and Domestic Functions. Una vida sin riesgos. New York: Columbia University Press. Paris: Odile Jacob. lo que de todos modos hay que intentar. 1967. Reflexiones sobre la cuestión gay. 2001. Second Edition. G I D D E N S . LÉVI-STRAUSS. que estimule nuestra capacidad de luchar y nos obligue a cambiar. Cambridge: Polity Press. paraísos afortunadamente inexistentes. K AT H . YANAGISAKO. 2001. “La familia” en Polémica sobre el origen y la universalidad de la familia. el parentesco.