FREUD - Contribución a la historia del movimiento psicoanalítico (1914

)

Nota introductoria.
Los desacuerdos de Adler y Freud alcanzaron su punto crítico en 1910 y los de
Jung tres años después. A pesar las divergencias, siguieron caracterizando sus
teorías como psicoanálisis. El propósito de este artículo fue enunciar los
postulados fundamentales del mismo para mostrar que estas teorías no eran
psicoanálisis.
Adler eligió llamar "Psicología Individual" a sus teorías, Jung "psicología analítica".
Freud trazó la historia del desarrollo desde los comienzos pre analíticos.
La primer sección abarca el período durante el cual Freíd fue el único participante
(hasta 1902).
La segunda (hasta 1910) cuando las concepciones psicoanalítica comenzaron a
extenderse.
En la tercera Freud examina los puntos de vista de Adler y de Jung, y señala los
aspectos en que se apartan del psicoanálisis.
Otros trabajos de Freud que versan sobre los puntos de vista de Adler y Jung:
"Introducción al narcisismo" (1914) y el historial clínico de "El Hombre de los
Lobos" (1918).
Debe mencionarse una discusión de los puntos de vista de Adler en "Pegan a un
Niño", en la 34va de las "Nuevas Conferencias de Introducción al Psicoanálisis"
(1933), y "Presentación autobiográfica" (1925) complementaria del presente
artículo.

1

1

En 1909 declaré que quien trajo a la vida al psicoanálisis fue Breuer. En realidad el
"procedimiento catártico" de Breuer era un estadio previo. Comenzó cuando
desestime la técnica hipnótica e introduje la asociación libre.
Los descubrimientos de Breuer fueron:

1.

Los síntomas de los histéricos dependen de escenas olvidadas (Traumas)

2.

La terapia de hacer recordar y reproducir esas vivencias en la hipnosis

(Catarsis)
3.

Estos síntomas corresponden a una aplicación anormal de magnitudes de

excitación no finiquitadas (Conversión).

Por otro lado, cada vez que en "Estudios sobre la Histeria" (1895) Breuer debió
mencionar la conversión, le puso mi nombre, aunque la concepción era de los dos.
Al comienzo me había confiado a la terapia fisicista y quedé desorientado frente a
los desengaños que me deparó la electroterapia de Erb (1882).
Pareció ofrecer un sustituto el tratamiento con sugestión en estado de hipnosis
que conocí por las demostraciones de Liébeault y de Bernheim.
Con el método catártico (Breuer y yo) dirigíamos la atención a la escena
traumática en que el síntoma se había engendrado, para colegir el conflicto y
liberar el afecto sofocado.
Descubrimos el proceso psíquico de las neurosis, que he llamado regresión. Las
asociaciones de los enfermos retrocedían desde las escenas que se querían
esclarecer hasta vivencias anteriores, y obligaban al análisis, cuyo propósito era
corregir el presente, a ocuparse del pasado. Esta regresión llevó cada vez más
atrás; primero hasta la pubertad, después hacia los años más remotos de la
infancia.

2

los productos de esos estados penetraban en la "Conciencia de Vigilia" como cuerpos extraños no asimilados. el que a la luz de la experiencia adquirida en los últimos años relea aquella historia clínica juzgara inequívoco el simbolismo sexual. Yo discerní tendencia e inclinaciones análogas en la vida cotidiana y concebí la escisión psíquica como resultado de un proceso de repulsión al que llamé "Defensa" y. presta al suceso que viene después su propiedad patógena. sin contribuir a su cuadro clínico. sobrevenida después respondió a otros motivos. Me empeñé en traer al análisis de esa vivencia. En el tratamiento de "Dora" (1899) me era conocida la escena que había ocasionado el estallido de la enfermedad actual. "Represión". Prefería una teoría fisiológica.Esta orientación retrocedente pasó a ser importante para el psicoanálisis: el no puede esclarecer nada actual sino reconduciendo a algo pasado. Breuer había dicho. acerca de su primera paciente. Así se posibilitó la comprensión y la solución del conflicto actual. y si toma en cuenta la situación de la joven junto al lecho de enfermo de su padre. Además. más tarde. pero mi exhortación directa nunca conseguía sino la misma descripción mezquina y lagunosa. olvidados hasta entonces. Nuestra separación. que no siendo patógena en sí. Mi doctrina de la defensa se contrapuso la teoría de los estados hipnoides de Breuer. toda vivencia patógena presupone una vivencia anterior. quería explicar la escisión del alma de los histéricos por la incomunicación entre diferentes estados de ella (estados de conciencia) y así creó la teoría de los "Estados Hipnoides”. A juicio de Breuer. que el elemento sexual permanecía en ella asombrosamente no desarrollado. que nos condujo por la infancia más temprana de la paciente sobrevino un sueño cuyo análisis llevó a recordar los detalles de la escena. Su juicio sobre el papel de la sexualidad en la vida anímica de aquella 3 . colegirá la verdadera interpretación de esa formación de síntoma. Sobre la etiología sexual de las neurosis. La primera diferencia con Breuer afloró en un problema atinente al mecanismo de la histeria. Sólo tras un largo rodeo.

no quise que representación-expectativa de ninguna clase viniese a estorbarme en la elaboración de las impresiones psicoanalíticas. Otros factores se fueron sumando al método catártico y lo transformaron en el psicoanálisis: la doctrina de la represión y de la resistencia. y la interpretación y el uso de los sueños para el reconocimiento de lo inconsciente. De esto. Mala acogida tuvo mi tesis sobre la etiología sexual de las neurosis. aunque esa idea me había sido trasmitida (sin ellos considerarla seriamente) por tres personas: Breuer. donde el filósofo explica la locura. pero habiéndosele escapado la naturaleza universal de este inesperado fenómeno.muchacha se apartará del que formuló Breuer. Durante mucho tiempo tuve esta idea por original. de Schoppenhauer. fue el primero en mostrarme indignado rechazo. Tengo fuertes motivos para conjeturar que. Me rehúse por eso las obras de Nietzsche. Para el restablecimiento de la enferma usó Breuer el más intenso rapport sugestivo que llamamos hoy "transferencia". interrumpió su investigación sorprendido. él debió descubrir la motivación sexual de esa transferencia. hasta que Otto Rank (1910) me mostró "El Mundo como Voluntad y Representación". Charcot y Chrobak (ginecólogo). La transferencia (de tenor sexual. la introducción de la sexualidad infantil. tierna u hostil) que se instala en todo tratamiento de una neurosis por más que ninguna de las dos partes lo desee o provoque me ha parecido siempre la prueba de que la fuerza impulsora de la neurosis tiene su origen en la vida sexual. Lo que se dice acerca de la renuencia a aceptar un fragmento penoso de la realidad coincide con el contenido de mi concepto de represión. Esas comunicaciones las recibí sin comprender y quedaron dormidas hasta que un día despertaron como un conocimiento original. tras eliminar todos los síntomas. 4 . él no me ha hecho ninguna comunicación directa y cuando después yo me pronuncie en favor de la importancia de la sexualidad en la causación de las neurosis. A la doctrina de la represión la concebí yo.

Al principio se advirtió que era preciso reconducir a un tiempo pasado el efecto de impresiones actuales. Tras esas fantasías. Cuando esta teoría se desbarató por su inverosimilitud el resultado fue un período de desconcierto. Si los histéricos reconducen sus síntomas a traumas inventados es porque fantasean esas escenas. Una conquista de igual valor. las huellas se adentraban hasta la infancia. Entonces se llega a palpar una resistencia que se opone al trabajo analítico y pretexta una falta de memoria para hacerlo fracasar. Bajo la influencia de la teoría traumática de la histeria. Es una experiencia que puede repetirse a voluntad toda vez que se emprenda el análisis de un neurótico sin auxilio de la hipnosis. La teoría psicoanalítica es un intento de comprender dos experiencias que se obtienen cuando se intenta reconducir a sus fuentes los síntomas patológicos de un neurótico: la transferencia y la resistencia. Perseveré porque cuando las expectativas no se cumplen es preciso revisarlas. salió al primer plano la vida 5 . En el avance por este camino fue preciso superar un error. se tendía a juzgar reales y de pertinencia etiológica los informes de los pacientes que hacían remontar sus síntomas a vivencias sexuales pasivas de la infancia. de ahí que el psicoanálisis sólo empiece con la innovación técnica de la renuncia a la hipnosis. Cada vez éramos retrotraídos más atrás. El análisis había llevado por un camino correcto hacia esos traumas sexuales infantiles y no eran verdaderos. se llega a la actividad inconsciente del psicoanálisis. El empleo de la hipnosis ocultaba esa resistencia. es la introducción de la sexualidad infantil. a una seducción. Cualquier línea de investigación que admite estos dos hechos y los tome como punto de partida tiene derecho a llamarse psicoanálisis. que lo distingue de las especulaciones filosóficas acerca de lo inconsciente.La doctrina de la represión es ahora el pilar fundamental sobre el que descansa el edificio del psicoanálisis. La realidad psíquica pide ser apreciada junto a la realidad práctica. iguió la intelección de que esas fantasías estaban destinadas a encubrir el ejercicio autoerótico de los primeros años de la infancia. Y cuando esa resistencia se conjuga con una amnesia.

cuyo descubrimiento explica y permite modificar estos. si como lo hizo Jung. reconducir la desfiguración onírica a un conflicto interior. pude corroborar lo descubierto. La convicción sobre la existencia y la importancia de la sexualidad infantil sólo puede obtenerse si se transita el camino del análisis. La interpretación de los sueños me fue dada después de que yo me hube decidido a trocar la hipnosis por la asociación libre. 6 . análogos de los síntomas. se me hizo clara después. Mi tesis sobre la sexualidad del niño se fundó al comienzo en los resultados del análisis de adultos. retrocediendo desde los síntomas y peculiaridades de los neuróticos hasta las fuentes últimas. Toda neurosis tenía que hacerse comprensible mediante análisis y en los sueños. Una representación así corre el peligro de ser inadecuada para aplicarla. La pieza más importante de mi teoría sobre el sueño. Descubrí el simbolismo del lenguaje onírico. Tome el hábito de medir la comprensión de un trabajador psicológico por su actitud frente a los problemas de la interpretación de los sueños. se forma primero una representación teórica de la naturaleza de la pulsión sexual y desde ella se quiere concebir la vida del niño. Disposición y vivencias se enlazaron en una unidad etiológica inseparable. Me influenciaron los trabajos Stekel. la disposición elevaba a la condición de traumas incitadores y fijadores a impresiones que de otro modo habrían sido triviales e ineficaces. la reencontré en Popper. Sacrifique mi reputación como médico y el aumento de mi clientela en aras de mi empeño por investigar la causación sexual de las neurosis. Comprendo que se llegue a otros resultados. hallaba una confirmación casi infalible.sexual del niño. Fue un triunfo cuando años después. La correspondencia de la interpretación psicoanalítica de los sueños con el arte interpretativo de los antiguos. mediante la observación directa y el análisis de los niños. El triunfo fue empañando por la reflexión de que ese descubrimiento era de índole tal que más bien debía uno avergonzarse por haberlo hecho. Mi autoanálisis lo llevé a cabo con la ayuda de una serie de sueños propios que me hicieron recorrer todos los acontecimientos de mi infancia. Obtuve experiencias que me reafirmaron en mi convicción acerca de la importancia del factor sexual.

El vacío se hizo en torno de mi persona. 7 . 2 Desde 1902. En lo sucesivo pertenecería al número de los que han turbado el sueño del mundo. La doctrina psicoanalítica me permitió comprender esa conducta de mi entorno social. Los nexos descubiertos por mí eran mantenidos lejos de la conciencia por obra de resistencias afectivas interiores. Se las ingeniaban para justificar con fundamentos intelectuales esa repulsa. Pero no eran menores mi confianza en mi propio juicio y mi coraje. Se hacían reuniones en mi casa. con el propósito de aprender. presidida por KraftEbing. Aprendí a sofrenar las inclinaciones especulativas y a examinar de nuevo las mismas cosas tantas veces como fuera necesario. En el caso de los sanos faltaban tales auxilios. Me dispuse a aceptar el destino que suele ir asociado con un hallazgo así.Me presenté con esta teoría en la asociación médica de Viena. se discutía siguiendo ciertas reglas y se buscaba una orientación en este campo procurando interesar a otros investigadores. médicos jóvenes. Otto Rank era. ni más fiel auxiliar y colaborador. Con los enfermos se disponía de un medio de presión para que inteligieran su resistencia y la vencieran. no me estaba permitido esperar objetividad ni benevolencia. Toda la susceptibilidad personal que yo pudiera tener la perdí en esos años. que surgían también en las personas sanas mediante una comunicación de lo reprimido. ejercer y difundir el psicoanálisis. Una tesis acerca del papel de la sexualidad en la etiología de las neurosis no podía tener buena acogida. se agruparon en derredor de mí.

que se proponía explicar las manifestaciones neuróticas y psicóticas. Las dificultades que ofrece la instrucción en el ejercicio del psicoanálisis fueron culpables de muchas disensiones. Fue el primer congreso psicoanalítico. de carácter privado. en los años que siguieron a la fusión de las escuelas de Viena y de Zurich el psicoanálisis tomó vuelo. Después de 1907. A invitación de Jung. se realizó un encuentro en Salzburgo a comienzos de 1908. Proliferaban los ataques en congresos y sociedades de especialistas. Se difundían los escritos y el aumentaban del número de médicos que querían ejercerlo o aprehenderlo. En Zurich se conjugaron una falange compacta de seguidores. El psicoanálisis pasó a ser asunto de creciente interés. Para mí lo importante había sido el mecanismo psíquico de la contracción de la enfermedad. Por ejemplo. En esa época yo tenía por norte una teoría de la neurosis basada en la libido. artistas.El pequeño círculo se amplió. Havellock Ellis. El círculo no incluía sólo médicos. etcétera. Desde 1907 el psicoanálisis había despertado interés. Emigró a los países más remotos y no sobresaltó solamente los psiquiatras sino que se hizo escuchar por los legos cultos y los trabajadores de otros ámbitos de la ciencia. La interpretación de los sueños. una clínica pública al servicio de la investigación psicoanalítica y un maestro clínico que recogió la doctrina psicoanalítica como parte de la enseñanza de la psiquiatría. el libro sobre chiste y otros habían mostrado que las doctrinas del psicoanálisis no podían permanecer circunscritas al ámbito médico. la concordancia de este con el de la histeria. sin otras personas cultas que habían discernido algo importante en el psicoanálisis: escritores. Estas se hicieron sentir en aquella Asociación Psicoanalítica de Viena. En 1897 yo había publicado el análisis de un caso de esquizofrenia paranoide. partiendo de destinos anormales de la libido y desviaciones de su aplicación normal. sino que eran susceptibles de aplicación a las ciencias del espíritu. 8 .

presidente de la Clark University de Worcester. provoca manifestaciones de repulsa. que se proponen correlacionar las neurosis y las fantasías religiosas y mitológicas. En Alemania la situación del psicoanálisis está en el centro del debate científico.En Estados Unidos 1909. La persecución del simbolismo onírico nos sitúa en medio de los problemas de la mitología. Stanley Hall. En Estados Unidos. Ningún instituto oficial de enseñanza ha admitido a psicoanálisis y es escaso el número de profesionales que lo practican con éxito. La investigación analítica de los neuróticos y de los síntomas neuróticos en personas normales obligaron a suponer la existencia de ciertas constelaciones psicológicas. antes asistente de Bleuler. Hungría ha brindado a psicoanálisis un solo colaborador Ferenczi. El análisis mostró su trabazón con la vida anímica normal y reveló relaciones entre la psiquiatría y otras ciencias que tenían por contenido la una actividad del alma. 9 . Existen investigadores que sin ser médicos. Ernest Jones y Brill. han abrazado como tarea la aplicación del psicoanálisis a las ciencias del espíritu. El psicoanálisis allí estuvo representado por cinco personas: Jung y yo. Contemporánea a la expansión espacial del psicoanálisis fue la ampliación de su contenido a otros ámbitos. además de Ferenczi. característico fue que profesores y directores de institutos de salud mental mostraran interés por el análisis en igual medida que los profesionales independientes. el folklore y las abstracciones religiosas. En Worcester conocí a Putnam: él cedió a la inclinación ética y filosófica de su naturaleza. Francia resultó menos receptivo al psicoanálisis. y dirigió el psicoanálisis una exigencia incumplible: El estar al servicio de una cosmovisión ético filosófica determinada. En Berlín uno de los más destacados exponentes del análisis fue Abraham. Una elaboración interesante del material de las mitologías ofrecieron los trabajos de Jung. nos invitó a Jung y a mí para que realizáramos conferencias.

Mi libro sobre chiste (1905). Planteó el problema de las reacciones artísticas frente a estas incitaciones y los medios con que las disfraza el artista. los regímenes estatales. de revolucionario efecto. que llevan a los orígenes de nuestras instituciones. Rank era jefe de redacción. Sachs fundó en 1912 la revista Imago. la cultura. La concepción de la actividad inconsciente del alma permitió hacerse una idea sobre la naturaleza del trabajo de creación literaria. La ciudad de Viena ha hecho todo lo posible para desmentir su participación en el nacimiento del psicoanálisis. La apreciación de las mociones pulsionales hizo que se reconocieran como fuentes de la creación artística. es un primer ejemplo de la aplicación del pensamiento analítico a temas estéticos. En el suelo materno se han levantado contra el análisis resistencias. del papel que desempeñan las mociones sexuales y los destinos de aquellas mociones de la sexualidad inutilizables para la función de la reproducción obligaron a dirigir la atención a la pedagogía. acerca de la vida anímica del niño. En ningún otro lugar. Bleuler ("Psicología Profunda”) en “Kritic der Freudschen Theorien” (1913). la moral. la religión. En 1907 me atreví a hacer los primeros tanteos en la psicología de la religión. e incitaron a que se intentase empujar al primer plano los puntos de vista analíticos. desmantela el edificio de la doctrina psicoanalítica. sintió el analista tan nítidamente la deferencia hostil de los círculos científicos e ilustrados. a los literatos y artistas. llevó desde la investigación de los sueños hasta el análisis de las creaciones literarias. comparando el ceremonial religioso con el neurótico. Además.Otra vía. Las comprobaciones. el tabú del incesto. aunque esos juicios adversos 10 . En mis cuatro ensayos sobre “Tótem y Tabú” (1912-13) intente tratar por medio del análisis problemas de la psicología de los pueblos.

incapaz de soportar la autoridad. Más tarde: • El de Budapest. Se constituyeron tres: • El de Berlín. se acordó la publicación de un boletín para la comunicación entre el organismo central y los grupos. Jung fue electo presidente.nos se guían por argumentos nuevos u observaciones mejores. Quería la fundación de la "Asociación Psicoanalítica Internacional". Debía enseñarse y parecía deseable que los partidarios se encontrasen reunidos para un intercambio amistoso y un apoyo recíproco después que la ciencia oficial había pronunciado su anatema. su energía se encaminaba a la consecución de sus propios fines. Estaba en mi mano transferir autoridad a un hombre más joven. sino que invocan el estado de su propio conocimiento. era el menos apto para constituirla. Yo juzgaba necesaria una asociación oficial porque temía el abuso de que sería objeto el psicoanálisis tan pronto alcanzase popularidad. de la hostilidad hacia él en los países de lengua alemana y del refuerzo que significó la adhesión del grupo de Zurich. cuya insuficiencia el autor no confiesa. Bajo la impresión de la acogida que tuvo el psicoanálisis en Estados Unidos. El. 3 El segundo congreso de psicoanalistas fue en Nuremberg en 1910. bajo la presidencia de Abraham • El de Zurich • El de Viena cuyo mando encomendé a Adler. Jung. forje un proyecto que se puso en marcha con el apoyo de Ferenczi: organizar el movimiento psicoanalítico. esto despertó desacuerdos. Quería retirarme a un segundo plano. Yo no sospechaba que esa elección era desgraciada. 11 .

Bleuler no asistió al Congreso. presidido por Jung de manera descomedida e incorrecta. Berlín y Zurich. Yo acepté la dirección. Los participantes se separaron sin deseos de volver a encontrarse. Se dio la fundación del "Periódico Central del Psicoanálisis". Pretende exponer todos los procesos y conquistas. La Asociación Psicoanalítica Internacional era: • Los grupos locales de Viena. se convirtió en el "Anuario del Psicoanálisis". 12 . Tras el encuentro de Salzburgo en 1908 se creó el "Anuario de investigaciones psicoanalíticas y psicopatológicas". al poco tiempo se retiró. para la cual se unieron Adler y Stekel. y después expuso objeciones. Putnam era el presidente y Ernest Jones el secretario) • Un grupo local de Budapest (S. • Munich • Estados Unidos (presidido por Brill) • Un segundo grupo norteamericano (que reunió miembros de Canadá y Estados Unidos. Ferenczi) • Uno en Londres (Ernest Jones). Con una nueva dirección y un título modificado. El cuarto congreso fue en Munich (1913). bajo la dirección de Jung. Quedó cancelada la unión entre el grupo de Zurich y el Instituto del Burghözli. Cargo que él aceptó aunque los dos quintos de los presentes le retiraron su confianza. El primer número apareció en 1910. Se reeligió a Jung como presidente de la Asociación Psicoanalítica Internacional. El tercer congreso de 1911 superó a sus predecesores por el espíritu y por su interés científico.

las represiones de cada individuo le atajan toda inteligencia y en su relación con el análisis no pueden superar un punto. fue la "Revista Internacional de Psicoanálisis Médico". Sachs y Rank habían creado la revista “Imago” destinada a las aplicaciones del psicoanálisis a la ciencia del espíritu. 13 . y el Congreso de Weimar. 1910. en 1913. A las doctrinas que desapruebo. Pero el análisis supone la aquiescencia del analizado y la situación de un superior y un subordinado. “Journal of Abnormal Psycology” de Morton Prince contiene contribuciones analíticas y es el principal exponente de la literatura analítica en Estados Unidos. por lo cual no deben correr bajo ese nombre. no intento refutarlas. Quiero mostrar que desmienten los principios del análisis. No esperaba que alguien. de 1911 y el segundo nace en Munich. Cuando se ha logrado que alguien aprehenda algunas piezas de saber analítico. Tengo que mencionar dos movimientos separatistas en las filas del psicoanálisis. En 1912. El primer número apareció en 1913 y reemplazó al Zentralbkatt en su calidad de órgano oficial de la Asociación Psicoanalítica Internacional. Comprendía que en su primera aproximación a las verdades del análisis alguien pudiera emprender la huida. En los psicoanalistas puede ocurrir lo mismo que los enfermos. Aunque la experiencia había mostrado que esto puede producirse desde cualquier resistencia fuerte. que despertó interés aún en los lectores ajenos al análisis médico. puede arrojar lo aprendido y defenderse como en sus días de principiante.El “Zentralblatt für Psycoanalyse" proyectado por Adler y Stekel. En 1913 White y Jeliffe crearon “The Psycoanalitic Review”. fue el órgano oficial de la Asociación Internacional. habiendo comprendido. todavía bajo el imperio de la resistencia. el primero entre la fundación de la Asociación. pudiera renunciar a esa inteligencia. Un nuevo órgano.

la amnesia. La teoría de Adler quiere hacer inteligible de un tirón por qué las neurosis y psicosis que contraen los hombres. Hace uso del material ganado por los estudios psicoanalíticos. su comportamiento y carácter. Rompió todo lazo con el psicoanálisis y separó de él su doctrina la "Psicología Individual". puse esperanzas en que sabría descubrir las conexiones del psicoanálisis con la psicología y las bases biológicas de los procesos funcionales. cosa que el psicoanálisis evitó. tal cual acontece en la formación del sueño y es convertido en objeto de malentendido. Nunca pretendí una teoría completa de la vida anímica del hombre. su punto de partida son dos hechos: la resistencia y la transferencia. con credulidad hacia lo que exponen los neuróticos. 14 . Un tercero. que es asido desde el punto de vista del yo. y de lo inconsciente.La tarea más inmediata que afrontó el psicoanálisis fue la explicación de las neurosis. Su obra resultó en que el psicoanálisis anduvo errado en todo y sólo defendió la importancia de las fuerzas impulsoras sexuales. y yo hice que se lo destituyese del Zentralblatt. él abandonó también la Asociación. Cuando reconoció sus escasas dotes para apreciar el material inconsciente. Di razón de ellos con las teorías de la represión. La teoría de Adler es un sistema. de la fuerza sexual impulsora de la neurosis. La doctrina de Adler consta de tres elementos: • Contribución a la psicología del yo. como la que el pensamiento de vigilia emprende con el material onírico. • Figuraciones y tergiversaciones de estos hechos en todo lo que no se adecuan a las premisas del yo. Fundada la asociación le transferí la jefatura del grupo de Viena. Es un ejemplo de "elaboración secundaria". Salieron a relucir las discrepancias con Adler. • Traducciones de los hechos analíticos a la nueva jerga.

la moción libidinosa. Sobre estas relaciones recae el acento principal en la doctrina de Adler. quiere convencer a todos de que las variaciones se producen por su voluntad. el yo hace uso de la necesidad. El yo juega el papel de quien con sus gestos. o su cese a consecuencia de una variación de las circunstancias externas. es patrimonio del psicoanálisis. en beneficio de los componentes pulsionales yoicos. presentando su aquiescencia al síntoma que le viene impuesto. El psicoanálisis había reconocido que todo síntoma neurótico debe su posibilidad de existencia a un compromiso. Se descuida que. permitirle una aplicación útil. La doctrina de Adler destaca el complemento egoísta de las mociones pulsionales libidinosas. pues de lo contrario sufriría el mismo destino que la moción pulsional originaria. la que cayó bajo la defensa. incontables veces. Tenía interés en mostrar que los afanes del yo llevan mezclados componentes libidinosos. En cuanto al segundo componente de la doctrina de Adler. La sustracción de esta ganancia de la enfermedad. Por ejemplo. que maneja la represión. Su teoría se vale de la racionalización para encubrir el motivo inconsciente. y hay que distinguir la ganancia primaria para él yo. ofrece uno de los mecanismos de la curación del síntoma. Tiene que ofrecerle una ventaja. de una "secundaria" apuntalándose en otros propósitos del yo. que tiene que ser efectiva desde la génesis del síntoma. Mediante un cambio de nomenclatura le ha estampado su marca de propiedad. La expresión "ganancia de la enfermedad" dio razón de este estado de cosas.Los elementos del primer tipo nunca fueron ignorados por el psicoanálisis. Por eso el síntoma tiene que contemplar las exigencias del yo. Esta sería una apreciable ganancia si Adler no la hubiera utilizado para desmentir. a causa de la utilidad. 15 . cuando acepta la angustia como medio de aseguramiento. si el síntoma está destinado a afirmarse. si bien no se les prestó una atención especial.

El análisis revela. social y psicológico de "masculino" y "femenino" se han entreverado. Adler se ha recluido dentro de la celosa estrechez del yo que sólo toma en cuenta aquellas mociones pulsionales que son agradables para él. lo que mal condice con el destronamiento del papel de la sexualidad dentro de la vida anímica. una es ponerse en el lugar del hombre activo. que dos mociones se apoderan del inmaduro espectador. Esta protesta masculina. parte de la premisa de que los dos sexos poseen el mismo genital (el masculino). si se trata de un muchacho. Tomemos una de las situaciones básicas del anhelo infantil. Lo que hay de comprobable en la protesta masculina se 16 . en la formación del carácter y la neurosis. su "voluntad de poder". contiene aquello que divorcia a la "psicología individual" del análisis. identificarse con la mujer pasiva. le han sido deparadas a Adler las más serias desviaciones de la realidad observada y profundos extravíos conceptuales. pero en su elevación a motor único del acontecer anímico la observación no ha intervenido. El niño al comienzo no vislumbra la diferencia de los sexos. Es imposible que el niño pueda fundar su plan de vida sobre un originario menosprecio del sexo femenino y hacer de este deseo su guía. la de reinterpretaciones y figuraciones de los hechos analíticos incómodos. En el intento de anudar el principio fundamental de la doctrina a la vida anímica del niño. es la que cobra importancia mayor para la neurosis subsiguiente. caen fuera de su horizonte. y le es ajeno el menosprecio social por la mujer. La protesta masculina existe. es la represión desprendida de su mecanismo psicológico y sexualizada. Sólo la primera admite subordinarse a la protesta masculina. la observación del acto sexual. Los sentidos biológico. La segunda. motor adleriano. Las neurosis. y la otra. de cuyo destino Adler no hace caso. El principio de sistema de Adler reza que el propósito de la autoafirmación del individuo. es el que bajo la forma de "protesta masculina" se revela dominante en la conducción de la vida.La tercera porción de la doctrina de Adler. Su investigación sexual no parte del problema de la diferencia entre los sexos. donde esas mociones se contraponen al yo.

La disección de una neurosis en la primera infancia pone fin a todos los errores sobre la etiología de las neurosis y a las dudas sobre el papel de las pulsiones sexuales. Lo inconsciente aparece como una particularidad psicológica sin relación con el sistema. Esto es correcto pero hay cuestiones que no se dilucidan pues no son interesantes para el yo. la afirmación de sí y el engrandecimiento de la personalidad. ni a la fundamentación de la diversidad de las enfermedades y sus exteriorizaciones.reconduce a la perturbación del narcisismo primordial por la amenaza de castración. La neurosis sería para él el resultado secundario de la atrofia. Todas las conquistas del psicoanálisis en materia de psicología han sido arrojadas al viento por Adler. La represión no encontró en Adler comprensión alguna. Sobre la resistencia. Después descubre la esencia del sueño en que el hombre se posibilita inconscientemente por medio de él lo que conscientemente le es denegado. Al principio el sueño fue para él una vuelta de la línea femenina a la masculina. No se presta atención a los mecanismos de los síntomas y los fenómenos. Se hace tributario de la “Protesta Masculina”. o a los primeros obstáculos puestos a las actividades sexuales. Adler sabe indicar que le sirve al enfermo para imponerse sobre el médico. Igualmente lamentable es lo que Adler ha expresado sobre el sueño. la traducción de la doctrina del cumplimiento de deseo en el sueño al lenguaje de la "protesta masculina". En la realidad la observación nos enseña que la mayoría de los contrahechos en modo alguno reaccionan frente a su defecto mediante una neurosis. Debe atribuírsele a la confusión del sueño con los pensamientos oníricos latentes. Toda polémica acerca de la psicogénesis de las neurosis deberá zanjarse en el ámbito de las neurosis infantiles. Se descuida que toda interpretación de un sueño que en su fenómeno manifiesto no dice nada comprensible. la base de su reconocimiento de una "tendencia prospectiva". descansa en la aplicación de esa interpretación de los sueños cuyas premisas e inferencias se impugnan. El 17 . No le importa si una representación es consciente o inconsciente.

mas vería desaparecer la resistencia. se gloriaba que su modificación en el psicoanálisis había vencido las resistencias en muchas personas que hasta entonces no querían saber nada de él. La modificación de Jung ha aflojado el nexo de los fenómenos con la vía pulsional. Han esclarecido un importante caso de sublimación de las fuerzas impulsoras eróticas. pero no ha ofrecido ni una observación nueva La imagen de la vida que se desprende del sistema de Adler está fundada en la pulsión de agresión. La corriente Jung. La modificación introducida era el refrenamiento teórico del factor sexual. Esto se ajusta a las expectativas en el psicoanálisis. Cuantas más sacrificase de esas verdades del psicoanálisis. no deja espacio al amor. después se inició de los suizos. que se apartan del psicoanálisis muestran semejanza: cortejan el favor del público. prefiere proclamar que se ha modificado. siguen fundados en una doctrina de las pulsiones. una pieza de la psicología del yo. Jung y sus seguidores han estudiado el modo en que el material de las representaciones sexuales procedentes del complejo familiar y de la elección incestuosa de objeto es empleado en la figuración de los supremos intereses éticos y religiosos de los hombres. impenetrable y confusa que no es fácil tomar posición. Jung. no quiere romper el vínculo con el psicoanálisis. En 1912. y quiso hacer pagar demasiado este presente con la desestimación de todas las doctrinas analíticas fundamentales.sistema ha costado un extraordinario trabajo de reinterpretación. El movimiento separatista de Adler se consumó antes del Congreso de Weimar (1911). La investigación de Adler aportó algo nuevo al análisis. En el Congreso de Munich me vi precisado a terminar esto declarando que no admitía las innovaciones de los suizos. Estos dos movimientos retrógrados. A pesar de todo. Los argumentos de Adler no están pensados seriamente. es tan oscura. Esto condeciría con la concepción de que en el sueño y en la neurosis se hace visible la resolución 18 . Son falsos.

Otras piezas del material de las representaciones sexuales sufrirán reinterpretaciones. En él la madre significó lo inalcanzable. misterioso e inasible. 19 . El padre quien a se da muerte en el mito de Edipo. El complejo de Edipo se entendió "simbólicamente".regresiva de estas sublimaciones. pero no es el una fuerza como lo es la "inercia psíquica". es el padre "interior" del que es preciso emanciparse para devenir autónomo. Al mismo tiempo parecía incontrastable que sus representaciones provenían del complejo familiar y del complejo de Edipo. Para sustentar este sistema fue preciso apartarse de la observación y la técnica del psicoanálisis. "Complejo de Edipo" figura un contenido con que se mide la fuerza anímica del individuo. gracias al cual admitieron que se los aplicara a las ilaciones de pensamientos abstractos de la ética y de la mística religiosa. sino que ellas eran algo "más elevado". Los descubridores no se sintieron capaces de afrontar esa tormenta. La libido sexual fue sustituida por un concepto abstracto. Se desoyó a las pulsiones. El conflicto entre aspiraciones eróticas desacordes con el yo y la afirmación del yo fue reemplazado por el conflicto entre la "tarea de vida" y la "inercia psíquica". No era permitido sexualizar la ética y la religión. a lo cual debe renunciarse en aras del desarrollo de la cultura. Las modificaciones que Jung ha emprendido en el psicoanálisis emanan del propósito de eliminar lo chocante en los complejos familiares a fin de no reencontrarlos que la religión y en la ética. El sentimiento neurótico de culpa correspondió al reproche que el individuo se hace por no haber cumplido su tarea de vida. Quedaba una explicación: que estos complejos desde sus comienzos poseían ese sentido más elevado. Jung no haya bastante "específico" al complejo de Edipo para la etiología de las neurosis y atribuye esa especificidad a la inercia. Pero esto habría provocado indignación: la ética y la religión sexualizadas.

sino el incumplimiento de la tarea de vida. Jung dice que el complejo del incesto es sólo simbólico. El sueño está lejos de ofrecer sólo intentos de solución de la tarea de vida. Los consejos morales no permiten avanzar. por la pérdida de discernimiento de lo inconsciente. al cual. que Jung apenas menciona. La opinión según la cual la figuración sexual de pensamientos "superiores" en el sueño y en la neurosis importa sólo de modo arcaico. Nosotros sabemos que el conflicto actual del neuróticos sólo es comprensible y solucionable si se lo reconduce a la prehistoria del enfermo. En lugar de una liberación por el análisis. lo confunde con los pensamientos oníricos latentes. ni la transferencia. por su yerro sobre el sueño. "simbólico" y "no tiene existencia real" significan lo mismo que "existente en lo inconsciente" de esa manera termina con la contradicción. Era la primera infancia era donde se corría más peligro de toparse con el sentido originario de los complejos que habían sido reinterpretados. de cuyo cumplimiento se hace depender la superación de la neurosis Esta orientación revela su total ruptura con el psicoanálisis. lo mismo que Adler. es incompatible con el 20 . La neo-terapia de Zurich no tiene ningún cuidado por el pasado. El sueño es una forma de pensar y la comprensión jamás podrá lograrse desde el contenido manifiesto. por su modo de tratar a la represión. cada sesión trae nuevas exigencias. La investigación del individuo fue relegada y sustituida por un enjuiciamiento cuyos asideros extrajo de la investigación de los pueblos. de ahí resultó para la terapia el precepto de demorarse lo menos posible en ese pasado y poner el acento sobre el regreso al conflicto actual donde lo esencial no es lo contingente y lo personal. Esta se presenta como símbolo de la libido.La exploración de los individuos había mostrado que los complejos sexuales están vivos en el interior de ellos en su sentido originario. si se transita el camino que su libido recorrió cuando él contrajo la enfermedad.

hecho de que estos complejos sexuales demuestran ser en la neurosis los portadores de cantidades de libido que fueron sustraídas a la vida real. Los empeños por sustraerlos de esa tarea indican la incapacidad del médico para ayudarle a vencer las resistencias. 21 . El propio Jung lo concede en 1913. Pero esto no se logra apartando al paciente de ellos y esforzando su sublimación. El primer fragmento de la realidad con que el enfermo ha de saldar cuentas es su enfermedad. Si se tratara de una mera jerga sexual no podía alterar la economía de la libido. y fórmula como tarea terapéutica substraer de esos complejos su investidura libidinal. sino ocupándose y haciéndolos conscientes. o su horror frente a los resultados de este trabajo.