You are on page 1of 2

TIPOS

El yeso se presenta en cinco variedades:
a)Yeso de roca.
b) Gipsita, que es una forma térrea impura corresponde a zonas semiáridas, donde el ascenso por capilaridad
de aguas
subterráneas producen por evaporación, depósitos porosos con cristales de tamaño pequeño.
c) Alabastro (piedra de Huamanga), que es una variedad muy pura, compacta, translúcida de grano fino y en
masa.
d)Espato satinado, es un agregado de fibras compactas con apariencia muy satinada y que proyecta juegos
de luces porsus cristales fibrosos.
e) Selenita, variedad incolora y transparente que se presenta con brillo o lustrosidad perla. La palabra selenita
proviene de la palabra griega luna y significa roca de luna.
f) Yeso sacaroide, yeso macrocristalino formado por una acumulación desordenada de pequeños cristales
(grano finomedio), similares a granos de azúcar (aspecto sacaroideo). Es típico de ambientes continentales
con lagunas en climas áridos.
Propiedades químicas
• Muy soluble en agua, el máximo de solubilidad se logra a los
37o 38 ºC, la solubilidad mínima se observa a los 107 ºC.
• La solubilidad del yeso en agua dulce es aproximadamente 150
veces mayor que el de la caliza.
• En agua con un poco de H2SO4 se disuelve mejor que en agua pura. Sin embargo, cuando la concentración
de H2SO4 pasa de 75g/l baja mucho el índice de solubilidad.
• Se disuelve muy poco en HCl.
CONDICIONES Y AMBIENTES DE FORMACIÓN
El yeso aparece en muchas ocasiones como un material de alta pureza, sin mezcla de otras sustancias
minerales, aunque muy frecuentemente presenta intercalaciones de arcillas, carbonatos y otros minerales
evaporíticos tales como halita, sulfatos sódicos, y en especial la forma no hidratada del sulfato cálcico.
El yeso y anhidrita, que se presentan universalmente, forman parte de series evaporíticas que se forman por
la evaporación parcial o completa de aguas subterráneas, lacustres o marinas en zonas con climas áridos,
resultando, por regla general, en secuencias de separación zonificadas, con carbonatos en los bordes de la
cuenca de evaporación, seguidos hacia el centro por un cinturón de roca de yeso y en el interior de la cuenca
por sales sódicas, potásicas y magnésicas.
El yeso solo puede desprenderse en las fases iniciales de la evaporación, cuando aún no es muy alta la
concentración de las demás sales disueltas. La precipitación comienza cuando la concentración de sulfato de
calcio es superior a su solubilidad en las salmueras. Por consiguiente el yeso debe pertenecer en dichos
depósitos a las precipitaciones químicas más tempranas. Después de la deposición del yeso comienza a
precipitarse la sal común (NaCl) y finalmente las sales de potasio y magnesio. En muchos yacimientos
evaporíticos los estratos de yeso se alternan con estratos
de sal gema y se disponen en las partes inferiores. Masas muy considerables de yeso se forman como
consecuencia
de la hidratación de la anhidrita en los depósitos sedimentarios bajo el efecto de las aguas superficiales, en un
ambiente de baja presión exterior (a una profundidad de 100 a 150 m) conforme a
la reacción:
CaSO4 + 2H2O ’! CaSO4. 2H2O
En este proceso se produce un aumento de volumen (hasta 30% del volumen inicial).
Los depósitos de yeso explotables pueden presentarse también en relación con formaciones volcánicas, en
filones por acción fumarólica de aguas sulfurosas, los vapores de ácido sulfúrico reaccionan con las capas de
caliza de las rocas caja. En este tipo de depósitos se debe percatar de posibles contenidos elevados Suele
formarse también en las calizas bajo el efecto de las aguas enriquecidas con ácido sulfúrico o con sulfatos
disueltos en ellas.
Bajo condiciones de temperatura y valores de pH favorables pueden precipitarse en la superficie terrestre o
cerca de ella,
cristales de yeso desde aguas vadosas. Estos yesos pueden enriquecerse aún más por otros procesos
secundarios, por ejemplo, por el enriquecimiento en lechos residuales o dunas yesíferas a través de la erosión
eólica; o se pueden formar por cristalización colectiva, agregados de yeso en forma de nódulos, placas o
bancos que al carecer de yacimientos ulteriores pueden explotarse económicamente en áreas semiáridas y
áridas, siempre que el contenido de yeso en la roca huésped o caja sobrepase un 25-40% de su volumen. Sin
embargo, estos depósitos de yeso son generalmente menos puros que los del yeso de roca de secuencias
evaporíticas.