You are on page 1of 2

APLICACIONES DE LA SEGUNDA LEY

DE NEWTON EN LA INGENIERIA
(resumen)
La segunda ley de Newton
Hasta el siglo XVII se creía que el efecto de una fuerza aplicada
sobre un objeto era proporcional a la velocidad que adquiría dicho
objeto. Sin embargo, Newton logró demostrar que el efecto de la
fuerza no era proporcional a la velocidad del objeto, sino a su
aceleración.
Las fuerzas sísmicas que debe resistir la estructura de un edificio
son las fuerzas inerciales de la propia edificación, que se generan
por la reacción de esta ante las fuerzas que le induce el sistema de
fundación, ya que las fundaciones se mueven en función de las
vibraciones del suelo. Al moverse las fundaciones, los niveles
superiores de la estructura se irán desplazando, buscando
recuperar su posición original en relación con la base del edificio.
La segunda ley de Newton se usa con bastante frecuencia para
analizar el daño sísmico no estructural.
El daño sísmico no estructural es el que sufren los elementos no
estructurales (paredes livianas, vidrios, muebles, lámparas, etc.)
por el efecto de un sismo. Es el deterioro físico de los
componentes que no forman parte integral del sistema resistente o
estructura de la edificación y que pueden ser arquitectónicos y
electromecánicos, que cumplen funciones importantes dentro de
las instalaciones, pero que igualmente se pueden ver afectados.
Existen tres grandes efectos primarios de los elementos no
estructurales en edificios:
1. Efectos inerciales.
Es cuando un edificio es movido durante un sismo, la base del
mismo se desplaza de la misma forma que el terreno, pero el resto

del edificio y su contenido sobre la base experimentarán fuerzas
inerciales, de oposición al movimiento. Entonces aquí la fuerza es
igual a la masa por la aceleración. Estas son mayores si la masa es
mayor o si la aceleración o la severidad del movimiento son
mayor.
2. Deformación del edificio
Esto ocurre durante un sismo, la estructura del edificio se deforma
como respuesta a las fuerzas de sismo, La deformación relativa
entre pisos, ocasiona que las ventanas de vidrio, particiones
livianas y otros elementos que han sido fijados a la estructura
sufran también deformación.
3. Separación entre edificios
Todo esto comienza con el choque entre edificios adyacentes por
estar adecuadamente separados o al choque de diferentes partes de
un edificio que se golpean una a la otra, debido a la diferencia en
sus modos de vibración. Esta separación y choque entre edificios
afecta los elementos no estructurales debido que el martilleo
provocará el rompimiento de tuberías o ductos, ventanas,
fachadas, desacople de estructuras de cielos suspendidos, entre
otros.