You are on page 1of 9

PETITORIO FEUV 2015

Este año 2015 los estudiantes hemos comenzado un nuevo periodo de lucha y movilización
en pos de transformar el actual sistema de educación superior, el cual ha hecho de la educación un
bien de consumo, permitiendo instaurar lógicas del libre mercado como la competencia entre
Universidades por los escasos aportes que entrega el Estado; la orientación del conocimiento a
favor de la formación de mano de obra calificada; el endeudamiento de estudiantes y familias como
fórmula de autofinanciamiento y el cierre de espacios democráticos de participación y decisión,
dejando en la conducción de las Universidades a tecnócratas que ejercen sus decisiones en base a
criterios de rentabilidad económica.
La educación está en crisis. Esto lo podemos evidenciar a diario al interior de la UV y se
materializa en deficiente infraestructura; una institucionalidad débil en bienestar estudiantil, un
Reglamento General de Estudios heredado de la Dictadura; además de su financiamiento en base a
créditos, endeudamiento y el cobro por documentación académica. Así también lo evidenciamos en
una democracia universitaria estancada, la cual niega toda posibilidad de decisión y construcción
colectiva de una Universidad al servicio de la sociedad.
Estos son algunos de los problemas que aquejan a las Universidades estatales a lo largo del
país, situación que los estudiantes hemos decidido cambiar de forma estructural. Es por esto que
hemos presentado a todo Chile el Programa Estudiantil, el cual reúne nuestras propuestas para
construir una Nueva Educación; que se configure como un derecho social, que no discrimine por el
origen socioeconómico de los estudiantes, que forme profesionales con una visión social a favor de
solucionar las necesidades del pueblo chileno, y que se construya en un ambiente participativo,
pluralista y democrático.
La transformación de la educación de Chile y de la UV no puede esperar. Hoy está en
nuestras manos generar esos cambios que permitan que la Valpo sea una mejor Universidad,
democrática y de excelencia pero también de dar la pelea por una reforma estructural al Sistema de
Educación Universitario.
A través del presente Petitorio, los estudiantes de la Valpo levantamos nuestras demandas,
manifestando que reconocemos la directa relación entre nuestras exigencias y aquellas surgidas
desde el Movimiento Estudiantil a nivel nacional. Mejorar las condiciones al interior de la Valpo es
hoy una necesidad que nos impulsa a organizar y movilizarnos en todos nuestros espacios, pero los
estudiantes de la Valpo también nos comprometemos a trabajar y luchar por una Nueva Educación
para todos y todas.

1. INFRAESTRUCTURA
La problemática de infraestructura ha estado presente de manera constante en los distintos
petitorios que han levantado los estudiantes de la Valpo, y es que sus deficiencias representan una
verdadera desventaja a la hora de realizar nuestra vida académica. Al interior de la UV es posible
distinguir esta situación en distintos niveles, que van desde la escasez de papel higiénico en los
baños, hasta la falta de salas para hacer clases, el hacinamiento, ausencia o precariedad en casinos y
comedores, falta de habilitación de espacios para personas con capacidades diferentes, bibliotecas
desactualizadas, entre otros.
Este problema se puede atribuir a distintos factores, tales como la segregación territorial
que caracteriza a la UV, la cual genera no solamente problemas de infraestructura, sino también
exclusión y aislamiento en algunas carreras. Otro factor a considerar es la desigualdad en la
inversión que realiza la Universidad en esta materia, dentro de las diversas facultades, lo que
produce que algunas se encuentren con infraestructuras aún más precarias en relación a otras.
Dentro de esto no podemos dejar de considerar la directa relación del financiamiento de la
universidad con la precarización de sus espacios físicos, pues a pesar de ser una “Universidad
Pública”, actualmente la UV recibe por parte del Estado un aporte que es incapaz de permitir el
funcionamiento digno y eficiente de la institución, y mucho menos permite la inversión en mejoras
en infraestructura.
Reconociendo las problemáticas en cada una de nuestras carreras y los diferentes factores que en
ellas inciden, los estudiantes de la Valpo demandamos:

Regularización y continuación de la construcción del edificio “Centro Integral de
Atención Estudiantil”. Debido a que la deficiente infraestructura afecta a la mayoría de las
carreras situadas en el plan, por la escasez de comedores y casinos, además del horario de
cierre de facultades lo que provoca la falta de salas de estudio.

Implementación de Centro Tecnológico de Construcción y Mantención de la
Universidad de Valparaíso, con la participación de alumnos y profesores de las distintas
áreas relacionadas.

Respetar capacidad de infraestructura: ajustando los cupos de las carreras en base a la
real capacidad de los edificios y salas.

Habilitar espacio deportivo de Talagante para recreación o para campeonatos
interuniversitarios.

Regularización de cafeterías e implementación de casinos: que permitan alimentarse
en nuestros propios edificios, con precios adecuados, que puedan ser usada las becas, que
sean espacios suficientes para los estudiantes del lugar, que cumplan las normativas
vigentes.

Transparentar y regular el uso de edificios UV, por el CFT y otras carreras. .

En bibliotecas: Extender horarios de atención. Renovación y actualización de catálogos.
Que la cantidad de libros y materiales se corresponda con los estudiantes de cada carrera.

Implementación de salas de estudio en todas las Facultades o Escuelas, cuya capacidad
se condiga con la cantidad de estudiantes por carrera.

Implementación salas de enfermería: las cuales deben estar debidamente equipada y con
personal capacitado para la atención de estudiantes, funcionarios y docentes.

Implementación de mudadores para las madres y padres de nuestra universidad.

Implementación de estacionamientos de Bicicletas en cada edificio.

Mejorar equipamiento, implementación y resguardo de laboratorios.

Fotocopiadoras: Equipamiento de cada escuela o facultad con al menos una fotocopiadora
para el uso de los estudiantes.

Generar infraestructura adecuada para las personas con capacidades diferentes para
ingresar y desplazarse al interior de las diversas facultades. Comenzar a brindar
información en formatos alternativos (audio, braille, letra grande)

2. DEMOCRATIZACIÓN
La democratización de las Universidades es una demanda histórica que los estudiantes
hemos levantado con fuerza como principal característica de una Universidad pública y estatal, así
lo hiciera el Movimiento de Reforma Universitaria en los años 60 y 70, con la consigna de “el pueblo
a la Universidad”, que se vio mermado por la Dictadura Cívico Militar y los Gobiernos de la
Concertación, y se levanta el día de hoy, recogiendo aquellas experiencias, recuperando las
demandas históricas y creando otras acorde a nuestra propia coyuntura histórica. En este sentido,
se entiende que el contexto histórico ha cambiado y se ha implantado el Modelo Neo-liberal, que
supuso una precarización en torno a los Derechos Sociales, erradicando el Estado Garante y que por
tanto, la Democratización hoy como demanda integra nuevos aspectos. Es por ello que cuando se
habla de la Democratización de la Universidad al día de hoy, no hablamos sólo de la formalidad
eleccionaria interna de la Universidad, sino que se pone en la mesa el cómo se concibe la
Universidad, cómo se organiza y hacia a dónde se orienta, hablando entonces también, de cuál es el
rol de la Universidad Pública en la Sociedad, más aún, en una con tantas injusticias como la nuestra.
Desprendiéndose entonces, que indudablemente hay demandas que hoy es necesario
concretar con respecto a lo interno de las Universidades, a su organicidad que puede y debe
integrar a todos los estamentos y a su concepción, que debe entender el conocimiento como un
valor para la democracia, y que ligado a esto, rompe con la actual lógica de competencia,
entendiendo que si el fin último es la transformación de la Sociedad para garantizar en ella
Derechos fundamentales, y aquello choca con la actual concepción de la economía política que

establece el libre mercado no sólo en educación, sino que en todos los ámbitos, que al día de hoy se
traduce en miseria para nuestro pueblo.
En una misma línea, entendemos que hoy la demanda de democratización no pasa sólo por
una exigencia interna, desde el estamento estudiantil a las autoridades, en la cual se establezcan
relaciones democráticas en la Comunidad Universitaria, sino que tiene como fin último el cambio de
la constitución vigente, que es, al fin y al cabo, la que nos sitúa en este contexto histórico en el cual
la precariedad de la Mercantilización neo-liberal se perfila en una crisis. Y si bien, el actual gobierno
llevó a cabo la derogación del DFL2, y que mermaba la participación de la comunidad universitaria
en su conjunto, y a la vez nuestros EEOO se encuentran en debate en la cámara alta del parlamento,
es necesaria una nueva constitución que legisle en positivo acerca de estas materias, y por sobre
todo, que establezca el rol de la Universidad Pública como un real agente de cambio social, puesto
que al día de hoy, las Universidades en su conjunto están obligadas a funcionar acorde a los
establecimientos y requisitos del Mercado. Es decir, la mayoría de las demandas son atingentes la
situación actual de la Universidad de Valparaíso, por razones obvias, pero sin embargo van más allá
de lo local, y se exige, como primera demanda que la Comunidad Universitaria debe
pronunciarse, a través de una Carta Magna construida de manera triestamental, que se
manifieste a través de la rectoría de la Universidad, en pos de una transformación de la
actual constitución, que nos entregue una nueva que establezca, de manera positiva, el Derecho a
la participación, a la decisión y por sobre todo, la materialización de los Derechos Sociales que se
encarnan en las demandas históricas de nuestro pueblo, entendiendo que ante la crisis, la solución
no pasa por perfeccionar técnicamente los actuales principios políticos que nos rigen, sino que
reside en una transformación política .
De esta manera, se entiende que las demandas a nivel UV que se desmembrarán a
continuación tienen un correlato y un fundamento político superior a ellas mismas, que son
atingentes a la sociedad en su conjunto, de modo que toda demanda local es entendida como un
requisito interno para el rol Democratizador, que a nuestro juicio, han de tener las Universidades
Públicas.
Nuestras Demandas son:

Cuando el EEOO salga de la cámara alta del parlamento, y se abra el proceso en el cual la
Universidad, a través de la Rectoría, pueda hacer indicaciones a las modificaciones del
proyecto original sufridas en el parlamento, y con esto, pudiendo transformarse en nuevas
modificaciones, participe y decida con respecto a dichas indicaciones la comunidad
universitaria en su conjunto.

Que se establezca la Triestamentalidad Paritaria como principio político orgánico de
nuestra Universidad, materializando el 33% de proporción participativa a cada estamento
en períodos de elecciones y decisiones de la comunidad universitaria.

Que sea un principio, en relación con lo anterior, que todas las elecciones de Autoridades
Unipersonales y Cuerpos Colegiados deben contemplar la participación paritaria de todos
los estamentos que componen la respectiva Comunidad, que los candidatos que se levanten
han de erigir sus programas de manera triestamental, y que conforme a aquello, las
próximas elecciones de rector han de estar bajo estos principios, estableciendo un hito en
materia de Democratización de las Universidades Públicas

Que todos los funcionarios- docentes y no docentes- pasen a contrata, y ulteriormente
a planta, entendiendo que la Dignidad Laboral es un requisito básico para la
democratización, pues la existencia de trabajadores honorarios, acorde a la legalidad
vigente, los merma de las instancias de participación y decisión triestamental, y que por
tanto es necesario una mejora cualitativa en la relación contractual de quienes al día de hoy
sean honorarios. Y, en relación con esto, de manera transitoria, debe aceptarse, como
criterio interno de democratización, que los funcionarios que posean la situación de
honorarios, en la medida en la que aún no son pasados a contrata, han de tener derecho a la
participación y la decisión, rompiendo con la actual lógica excluyente de éstos.

Participación Estudiantil Vinculante en las respectivas innovaciones de Mallas
Curriculares, y también en los Concursos Públicos. En este sentido, se señala que los
estudiantes son un actor fundamental del proceso educativo, al igual que el profesor, y que
por tanto, en el caso de las innovaciones de la Malla, el estudiantado, al estar en constante
contacto con la ya implementada, está en capacidad de entregar un balance y proposiciones
con respecto a la creación de la nueva; de igual manera ocurre con los concursos públicos, el
Estudiantado debe tener incidencia desde los criterios que conforman la comisión
evaluadora, a la elección misma del Docente en cuestión.

Consejos de Facultad y Escolares regulares, a modo de resguardar la participación de los
estamentos, y a la vez, vinculantes, de manera que la participación implique también el
poder de decisión de los distintos estamentos con respecto a la realidad que los conjunta en
una Comunidad de carácter universitario.

CAE como una instancia obligatoria de participación, y a la vez, como órgano resolutivo.
En este sentido, el argumento es el mismo que el por qué los estudiantes tienen derecho a
participar en la construcción de la malla curricular y los concursos públicos: su rol en el
proceso educativo. Sólo de esta manera se democratiza el conocimiento, haciendo a los
actores del proceso dialogar de manera formal entre sí.

Decisión Democrática del Presupuesto. Es necesario que la administración del
Presupuesto se haga de manera transparente, y que además de aquello la comunidad
universitaria tenga capacidad de decidir, en conjunto, en qué y cómo se utiliza, siendo un
punto fundamental de la democratización universitaria.

Claustros TriEstamentales Regulares. Bajo el entendido de que esta instancia no es
regular en todos los espacios, y que si bien no es un órgano propiamente resolutivo, es una
instancia en la cual se encuentran los distintos estamentos para compartir las
problemáticas que los aquejan y las proyecciones de la Comunidad Universitaria.

Construcción Democrática de la Evaluación Docente. Como Estudiantes creemos que la
evaluación docente vigente es un mero trámite que se requiere para tomar ramos, lo cual se
sintetiza en que ésta no sea vinculante. Por lo que es necesario hacer de éste un instrumento
vinculante en toda la Universidad, que se cree acorde a las necesidades de cada carrera y

que tenga un solo criterio general a nivel UV: La Participación Estudiantil en la construcción
de los criterios internos.

Construcción Democrática de los Reglamentos de Escuela. Creemos que es necesario
que toda la comunidad pueda incidir en los reglamentos de escuela, y no sólo la dirección de
los institutos a puertas cerradas.

Es necesaria una política transversal de Equidad y Género, que en primer lugar se
sensibilice a la situación de los estudiantes que son padres, y que por tanto se les de la
infraestructura necesaria para atender a sus hijos, y además un fuero, entendiendo que
tienen más de una obligación, al igual que los compañeros que son estudiantes y
trabajadores. En segundo lugar, se hace necesario que la UV regularice un protocolo que
actúe en caso de abusos sexuales y violencia de Género en nuestra Universidad,
problemática que no nos es ajena hoy.

3. FINANCIAMIENTO
El problema de financiamiento de la Educación ha sido tema de debate, principalmente los
últimos años, en que la demanda por la educación gratuita y el fortalecimiento de la educación
pública ha sido levantado con fuerza por el movimiento estudiantil. La situación a nivel nacional
exige con urgencia modificaciones en la forma en que el Estado ha manejado el financiamiento de
las instituciones educativas.
Actualmente las Universidades del Estado reciben aportes fiscales bajo dos conceptos:
subsidio a la oferta (AFD, AFI, MECESUP) y subsidio a la demanda (Becas y créditos). El AFD
(Aporte Fiscal Directo) es asignado en un 95% conforme a criterios históricos, y el 5% restante de
acuerdo con indicadores de desempeño anuales relacionados con la matrícula estudiantil, el
número de académicos con postgrado y el número de proyectos y publicaciones de investigación de
excelencia. Por otro lado el AFI (Aporte Fiscal Indirecto) entrega recursos a las universidades, IP o
CFT que matriculen a los 27.500 mejores puntajes de la PSU, partes verbal y matemática. En los
últimos años el aporte fiscal se ha orientado crecientemente a la demanda, priorizando la entrega
de financiamiento a través de becas y créditos, lo cual ha fortalecido un sistema de competencia que
ha afectado directamente el funcionamiento de las universidades públicas, especialmente las
instituciones de regiones; las cuales frente a la ausencia de fondos mínimos para un desarrollo
creciente e incluso para la mantención básica de las instituciones, recurren a la fórmula del
autofinanciamiento, por medio de cobro de aranceles, matrícula, y generación de documentos. De
esta manera, a través de estos cobros, que aumentan progresivamente cada año, son los propios
estudiantes y sus familias quienes han debido endeudarse para hacerse cargo de la tarea dejada de
lado por el Estado.
Reconocemos por tanto la base en la que se encuentran cimentados los problemas de
nuestras casas de estudios, por lo cual nos plegamos a las demandas de educación gratuita y sin
lucro, el traspaso de fondos de becas directamente a las instituciones, disminución de aranceles, el
término del AFI, redefinición de los criterios de asignación del AFD, el fortalecimiento de las
universidades estatales y el establecimiento de un sistema de apoyo estudiantil. Estas demandas

son vitales para nuestro movimiento, pero creemos que van directamente relacionadas con las
emanadas en este petitorio, el cual refleja de manera concreta como se evidencian las
problemáticas respecto a financiamiento en nuestra universidad. Hoy la Universidad de Valparaíso
es un perfecto reflejo de la situación nacional, pues dentro de ella podemos evidenciar tanto la
precarización provocada por el abandono estatal de la educación pública, así como del
endeudamiento estudiantil, el alza de aranceles, cobros desmedidos, ausencia de becas de apoyo, y
de problemas con la gestión y planificación administrativa y financiera de la institución.
Es por esto, que como estudiantes de la UV demandamos:

Respecto al Crédito UV: a) en una primera etapa disminución gradual hasta llegar a cero
del porcentaje de interés, b) en una segunda etapa, que se transforme la figura de “Crédito
UV” a “Beca UV”, y c) en una tercera etapa, implementación educación gratuita.

Creación de Becas UV: De Transporte (traslado de sede Reñaca), Mantención (residencia,
estudiantes de regiones), Materiales (cine, diseño, arquitectura, EPA, etc.), Fotocopias,
Talleres, Financiamientos de uniformes de acuerdo a disciplinas (Salud, Pedagogías,
manualidades).

Arancel Real: Que los montos del arancel real y de referencia sean iguales

Congelamiento automático de aranceles y matrícula

Distribución de ingresos por conceptos de aranceles.

Inscripción de Ramos: Que la deuda arancelaria no sea un impedimento para la
inscripción de ramos.

Transparencia: respecto a las fuentes, distribución y uso del financiamiento

Participación estudiantil en la propuesta de presupuesto

Entrega de cuenta pública

Eliminación de cobros: de arancel a los internados, cobros por titulación, documentos y
estampillas. Además de facilidades en el pago de convalidación de ramos.

Sobre el cobro de convalidación de ramos: facilidades en el pago y eliminación cobro
estampillas.

Eliminación de los cobros por titulación

Regularizar la entrega de fondos a los centros de estudiantes

Respeto y respaldo al derecho de los estudiantes a terminar sus carreras, frente a las
acciones que busquen cerrar las mismas.

4. INSTITUCIONALIDAD
Distintos elementos ya abordados en este documento, tales como la ausencia de espacios de
participación democrática y problemas de financiamiento, tienen consecuencias que inciden de
manera directa e indirecta en la vida universitaria, y que vemos presente en nuestra cotidianeidad,
tanto desde lo académico propiamente tal hasta aspectos relacionados con el bienestar estudiantil.
Respecto a la situación académica, se evidencia la problemática tanto a nivel de los
docentes, como a nivel estudiantil, afectando por tanto de manera general el proceso de enseñanzaaprendizaje. Se hace por tanto necesario la evaluación de la situación académica, que considere las
altas tasas de eliminación académica, el proceso de concurso/contratación de académicos,
perfeccionamiento docente, proyecto educativo, mallas curriculares, la lógica de fondo tras
apertura/cierre de carreras; y la participación democrática, para que los estudiantes podamos
trabajar y contribuir en la construcción y perfeccionamiento de estos lineamientos.
Más allá de lo académico, es importante también considerar distintos factores que influyen
en el bienestar general de los estudiantes, que sin lugar a dudas también repercuten en un buen
aprendizaje y desempeño académico, así como en las relaciones con la comunidad universitaria.
Cuando mencionamos el bienestar estudiantil, nos referimos a las condiciones para el efectivo uso
de becas y beneficios, regular el proceso de postulación y entrega de los mismos, distribución de
horarios, implementación de espacios dignos, seguridad, higiene, salud, entre otros.
Por tanto, de manera amplia respecto a institucionalidad, demandamos:

Reestructuración del Reglamento General de estudio, a nivel de universidad de forma
triestamental (y que no se modifique constante ya arbitrariamente por cada carrera)

Eliminar la externalización de los servicios de los casinos y otros espacios.

Mejorar el servicio de bienestar estudiantil, la atención de secretarias y trabajadores
sociales.

Eliminación del artículo 19, que establece que se podrán cursar un máximo de dos
asignaturas en tercera oportunidad en el curso de la carrera, agotadas las cuales se deberá
pedir la oportunidad de continuar los estudios al Decano de Facultad.

Establecer horarios de almuerzo y horario protegido fijos, para todas las carreras (que
no se recuperen clases en este horario, etc.), tanto para estudiantes como para profesores y
funcionarios.

Eliminación del porcentaje de asistencia obligatoria, dejando de ser un factor de
reprobación.

Establecer horario de clases adecuados a los estudiantes y no solamente adecuados a la
disponibilidad académica

Eliminar tope de horario

Regularización de toma de ramos paralelos

Garantías a egresados no titulados, tal como el mantenimiento del beneficio de la TNE,
entendiendo que continúan en un proceso de estudio.

Regularizar Ayudantías: Ayudantías obligatorias y pagadas en todas las carreras por igual,
regularizar las funciones de los ayudantes, formación del reglamento interno del ayudante
(pagos, funciones, evaluación de ayudantes)

Regularización de las becas y ayudantías: cumplimientos de fechas de entrega.

Que las becas de alimentación UV puedan ser efectivas. a través de casinos cercanos a
los lugares de clases y estudio de cada carrera, que reciban las becas y entreguen servicios
de calidad a precios razonables.

Reevaluar pre-requisito de ramos por carrera: Teniendo participación en la
construcción de las mallas curriculares, poniendo atención especialmente cuando no hay
una real correlación entre un ramo y su prerrequisito, lo que puede generar un atraso en
incluso un año académico.

Centros de prácticas: ampliar y reevaluar los centros existentes.

Contrato de docentes: que se realice a través de concurso público, en un proceso claro en
que participen también los estudiantes.

Utilización real del aula virtual, como un canal de comunicación con profesores y con la
institución. Para lo cual también debe mejorar la conectividad y estabilidad de esta
plataforma.

Que la Universidad se haga cargo de aquellas carreras que se cierran ya sea en Santiago,
San Felipe o Valparaíso.

Vinculación UV con el medio: de manera concreta y participativa.

Creación de nuevos espacios con participación de carreras a fin: Por ejemplo,
participación de la escuela de enfermería en la implementación de salas de enfermería, si se
construyen casinos que se relacione con los de arquitectura y construcción, etc.

Calendarización de los CAE, que se realicen de manera periódica y no sujeto solo a la
voluntad de las autoridades.