You are on page 1of 7

ATANDANOS A DIOS

MARTES 09-JUNIO-2015
PREDICA: HNO. GERARDO VILLALPANDO
INTRODUCCION
ISAIAS 58:6 ¿No es este el ayuno que yo escogí: desatar las ligaduras de
impiedad, soltar las coyundas del yugo, dejar ir libres a los oprimidos, y
romper todo yugo?
El trabajo de Isaías como profeta fue muy duro, denunciar a un pueblo que se
creía perfecto y especial por haber sido escogido por el propio Señor, era una
tarea que ningún Pastor quisiera tener, sin embargo era una tarea que so debía
ser consumada por él. Recordemos que Israel practicaba ceremonias religiosas
como ayunos, supuestamente para dar evidencias de su “piedad” y con el
pretexto de buscar el favor divino, sin embargo, no lo lograba, entonces dejando
de lado el rito comenzaron a alzar la voz en protesta por la “indiferencia divina”
ante sus sacrificios y ayunos.
Les dice Isaías: “ustedes solo ayunan para pelear y reñir, y darse puñetazos
desmedidos. Si quieren que el cielo atienda sus ruegos, ¡ayunen, pero no
como ahora lo hacen! ¿Acaso el ayuno que he escogido es solo un día para
que el hombre se mortifique? ¿Y solo para que incline la cabeza como un
junco, haga duelo y se cubra de ceniza? ¿A eso llaman ustedes día de ayuno
y el día aceptable al Señor? El ayuno que he escogido, ¿no es más bien
romper las cadenas de injusticia y desatar las correas del yugo, poner en
libertad a los oprimidos y romper toda atadura? ¿No es acaso el ayuno
compartir tu pan con el hambriento y dar refugio a los pobres sin techo,
vestir al desnudo y no dejar de lado a tus semejantes? ISAIAS 58:4-7
El Señor había enseñado a su pueblo la práctica del ayuno, cuando el pidió este
sacrificio espero que Israel aprendiera a negarse a sí mismo, arrepentirse de sus
pecados, humillarse delante de su Creador, pero ¡que rápido hicieron que esta
expiación se volviera simplemente un rito sin valor sincero.
Si así procedes, tu luz despuntara como la aurora, y al instante llegara tu
sanidad; tu justicia te abrirá el camino, y la gloria del Señor te seguirá.
Llamaras, y el Señor responderá: pedirás ayuda, y el dirá: ¡aquí estoy!
ISAIAS 58:8-9
Isaías grito con fuerza, no reprimió su enojo, su voz se alzó como trompeta y

denuncio al pueblo su indiferencia, y hoy se sigue alzando, está en nuestras
iglesias y se nos exige lo mismo.
En estudios anteriores vimos que existen ataduras del enemigo y también por
parte de nuestro Dios, ataduras de tipo ancestral, del alma, de bronce, juicios de
Dios para su pueblo y ataduras de enfermedades. Pero existen también ataduras
que Dios envía, con el propósito de protegernos o salvarnos y vamos a ver cuatro
ataduras de Dios para ello.
DESARROLLO:
ATARNOS AL CORDON DE SALVACION: RAHAB
JOSUE 2:18 a menos que, cuando entremos en la tierra, ates este cordón
de hilo escarlata a la ventana por la cual nos dejas bajar, y reúnas contigo
en la casa a tu padre y a tu madre, a tus hermanos y a toda la casa de tu
padre.
Jericó era una ciudad ubicada cerca del rio Jordán que constituía la frontera del
lado este de Canaán. El pueblo de Israel estaba a lado este del rio. Josué, con la
comisión de Jehová firmemente en su mente y corazón, ya había mandado a
Israel que se preparara para pasar el rio Jordán dentro de tres días (Josué 1:11)
Después en secreto, el envía dos espías a Canaán para espiar el territorio más
cercano, incluyendo a Jericó.
Notemos que envió únicamente dos espías, ya que fue una comisión secreta,
puesto que es más fácil esconderse con pocas personas. Lograr una entrada, en
secreto, a un ciudad bien amurallada con muros bien fortificados, solo era posible
con pocas personas. Al entrar en la ciudad de Jericó, llegaron a la casa de Rahab,
una ramera, y tuvieron posada allí, ¿por que donde ella? Tal vez quisieron llegar
a un lugar donde divulgarían mucho acerca de asuntos militares y así tener
información de lo que sucedía en aquel lugar, ciertamente los pasos de los espías
fueron dirigidos por Dios. También no se puede negar que ella actuó a favor del
pueblo de Dios protegiendo a los espías hebreos, de los oficiales de la ciudad.
Parece que Rahab les mintió a los oficiales de la ciudad al decirles que los espías
habían salido de su casa cuando en realidad estaban escondidos allí. Los
habitantes de Jericó ya se habían dado cuenta de los milagros sobrenaturales
que el pueblo de Dios había experimentado; habían cruzado el mar rojo para salir
de Egipto y además habían logrado una victoria sobre los dos reyes amorreos en
el otro lado del Jordán (Sehon y Og). Estos acontecimientos históricos

convencieron a Rahab que fueron milagros hechos por Jehová, y que además,
el mismo Jehová había entregado a su país al pueblo de Israel. Todo el pueblo
de Jericó temía a Israel.
Rahab estaba arriesgando su propia vida y el rechazo de su familia. Esto es otra
evidencia de su fe. Ella recibió una recompensa por su fe y bondad en salvar la
vida de los espías. Ellos le prometieron salvar su vida y la de sus familiares
durante la invasión pronta a Jericó por Israel. Los espías prometieron rescatar a
Rahab y a su familia bajo algunas condiciones según Josué 2:18-20: así:
1) El cordón de grana tenía que ser atado a la misma ventana.
2) Todos tenían que estar adentro de la casa en el momento del ataque
3) No podían divulgar este asunto a nadie
Se nota algunas similitudes entre estas condiciones y las de los primogénitos en
Egipto:
1) Sangre o de color similar tenia que se colocada fuera de la morada como
señal para protección contra la ira de Dios.
2) los habitantes de esta vivienda tenían que estar dentro durante la
manifestación de la ira de Dios (Éxodo 12:22-23)
El cordón de grana facilitaría al ejército de Israel identificar la casa de Rahab y
proteger todo lo que allí había. Este cordón es un símbolo de la obra redentora
de Cristo. Rahab era una ramera y se dice que en la antigüedad las casas de
citas (prostíbulos) ponían en las ventanas una rama como señal y por eso les
llamaban rameras, entonces estos que llegaron sabían que habían llegado a la
casa de una ramera y quitaron la rama y en su lugar colocan un cordón de hilo
escarlata o rojo, lo cual significaba salvación. Ellos sabían que el rojo
representaba la sangre de salvación porque en Egipto habían marcado las casas
con sangre para que el ángel de muerte no entrara en sus hogares.
Nosotros somos casas o templos del Espíritu Santo y cuando Dios llego a
nosotros, manda a dos espías, el Espíritu de Cristo y el Espíritu Santo, es decir
que cuando recibimos a Cristo como salvador, recibimos la visita del Espíritu de
Cristo el cual viene hablándonos de las proezas del Señor y cuando abrimos la
puerta entra el Espíritu Santo. Romanos 8:16 El Espíritu mismo da testimonio
a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios. Después se queda el Espíritu
Santo en el proceso de ordenarnos. Entonces el enemigo ve que temeos un hilo
escarlata como un cordón umbilical, tipificando un nuevo nacimiento, nuestra
salvación.

OSEAS 11:4 Con cuerdas humanas los conduje, con lazos de amor, y fui
para ellos como quien alza el yugo de sobre sus quijadas: me incline y les
di de comer.
ATARNOS AL ALTAR DE PROTECCION: ISAAC
GENESIS 22:9 Llegaron al lugar que Dios le había dicho y Abraham edifico
allí el altar, arreglo la leña, ato a su hijo Isaac y lo puso en el altar sobre la
leña.
Notemos que el padre ato a su hijo al altar, pero en el evangelio de la gracia, nos
dicen en
ROMANOS 12:1 Por consiguiente, hermanos, os ruego por las
misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo
y santo, aceptable a Dios, que es vuestro culto racional.
Ahora somos invitados a subirnos al altar voluntariamente.
Isaac nació de Abraham y Sara como resultado de la promesa del pacto. Pero al
crecer viene un mandato divino a Abraham de sacrificar a Isaac, esta fue la
prueba suprema que demostraría tanto la reverencia de Abraham como su
confianza en la fidelidad divina a la promesa del pacto. Preparo a Isaac para ser
ofrecido, con la certeza de que Dios lo levantaría de la muerte misma (Hebreos
11:19)
Dios intervino a tiempo y proveyó un cordero para ser sacrificado en lugar de
Isaac. Esto es sombra y figura de la ofrenda que Dios había de dar mediante su
Hijo unigénito para que muriera en lugar nuestro (Juan 3:16)
Nuestros hijos deben ser atados al altar para que tengan la protección divina, y
puedan amarrar su espíritu de niños y comenzar a madurar en el Señor.
ATADOS A LA VID VERDADERA, PARA DESARROLLAR
COMISION:

NUESTRA

GENESIS 49:11 El ata a la vid su pollino, y a la mejor cepa el hijo de su asna.
El lava en vino sus vestiduras, y en la sangre de las uvas su manto.
Ciertamente cada uno de nosotros viene a descubrir su propósito y desarrollar la
comisión por cual fue enviado. Pero para ello necesitamos estar injertados en la

vid verdadera que es nuestro Señor Jesucristo.
JUAN 15:1 Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el viñador.
La asna y el pollino, vienen eslabonados a una profecía dada en el antiguo
testamento, que el salvador vendría montado sobre una asna y un pollino
ZACARIAS 9:9 Regocíjate sobremanera, hija de Sion. Da voces de júbilo,
hija de Jerusalén. He aquí, tu rey viene a ti, justo y dotado de salvación,
humilde, montado en un asno, en un pollino, hijo de asna.
Es decir que el traía una palabra profética que desarrollar.
MATEO 21:7 y trajeron el asna y el pollino; pusieron sobre ellos sus mantos,
y Jesús se sentó encima.
Hasta que colocaron los mantos sobre el pollino y la asna, Jesús se sentó en ella,
el Señor espera que estemos bajo cobertura para desarrollar y dar cumplimiento
a la comisión profética que conllevaba. Tenemos que atarnos a la vid, para
adoptar el carácter de Cristo, manso y humilde.
ATADOS AL SACERDOCIO PARA MADUREZ:
EXODO 28:28 Ataran el pectoral por sus anillos del efod con un cordón azul,
para que este sobre el cinto tejido del efod, y para que el pectoral no se
desprenda del efod.
Recordemos que Dios le estaba enseñando a su pueblo como adorarlo. Para ello,
necesitaba ministros que supervisaran las operaciones del tabernáculo y que
ayudaran al pueblo a mantener su relación con El. A estos hombres se les llamo
sacerdotes y levitas, y solo podían ser descendientes de la tribu de Levi.
Un sacerdote no solo era de la tribu de Levi sino que además era descendiente
de Aarón, primer sumo sacerdote de Israel. Como tales, tenían más
responsabilidades que los levitas. Como sumo sacerdote, Aarón tenía a su cargo
a todos los sacerdotes y levitas. Los sacerdotes realizaban sacrificios diarios,
daban mantenimiento al tabernáculo e instruían al pueblo en cuanto a cómo
seguir a Dios. Eran los representantes del pueblo ante Dios y como tales se
requería que vivieran una vida congruente con su cargo. Jesús es ahora nuestro
Sumo Sacerdote (Hebreos 8:13)
Ya no se necesitan sacrificios, ya que Él se sacrificó a sí mismo en la cruz por

nuestros pecados. Los ministros de este tiempo ya no necesitan sacrificar
animales. En lugar de ello nos guían en oración y nos enseñan acerca de las
bendiciones y de los sacrificios que llagan a nuestra nueva vida como cristianos.
A los sastres que confeccionaron las vestiduras de Aarón se les confirió sabiduría
divina para realizar la tarea. Todos nosotros tenemos habilidades especiales.
Dios quiere que las usemos para su gloria.
El efod era una especie de delantal de bordado primoroso que consistía de dos
partes, la espalda y el frente, unidas por las hombreras y con un cinto. Al parecer
era el efod hecho de “oro, hilo azul y lana teñida de purpura rojiza, fibra escarlata
carmesí y lino fino retorcido, obra de bordador”. En las hombreras tenía dos
piedras de ónice en engastes de oro, cada una de ellas grabada con los nombres
de seis de los hijos de Israel, esto para poder ingresar del atrio al lugar santo y
luego al lugar santísimo, es decir que estamos atándonos al sacerdocio, para
intercesión y llevar en el corazón a todos nuestros hermanos, el sacerdote
simbólicamente llevaba la carga de toda la nación sobre sus hombros al
presentarlos delante de Dios.
El Urim y el Tumin eran usados por el sacerdote para tomar decisiones. Estos
nombres significan “Luces y Perfecciones” y se refieren a la naturaleza de Dios
cuya voluntad revelaban. Eran llevados en un pequeño saco y eran sacados o
echados para llegar a una decisión: si o no.
Recordemos que la palabra nos dice que somos 1 PEDRO 2:9 Pero vosotros
sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa.
1 Samuel 30:7 Entonces dijo David al sacerdote Abiatar, hijo de Ahimelec:
Te ruego que me traigas el efod. Y Abiatar llevo el efod a David. Y David
consulto al Señor, diciendo: ¿Perseguiré a esta banda? ¿Poder
alcanzarlos? Y el respondió: Persíguelos, porque de cierto los alcanzaras y
sin duda rescataras a todos.
En tiempos de conquista y en todo tiempo tenemos que consultarle a Dios todo
lo que vamos a realizar, tenemos que atarnos el efod, recordemos que estos
efodes tenían Urim y el Tumin, lo cual representa para nosotros la guianza del
Espíritu Santo. Miremos como David consultaba al Señor con el efod puesto, 1
Samuel 23:9 Y David supo que Saúl tramaba el mal contra él; así que le dijo al
sacerdote Abiatar: Trae el efod. Es por ello que a David todo le salía bien, porque
le consultaba a Dios antes de actuar, recordemos casos contrarios.
Recordemos los fracasos de ciertos hombres dado que no consultaron a Dios,
Saúl que consulto a una médium y Dios lo corto, Roboam consulto con los

jóvenes y fue su perdición, dividió el reino, el rey Ocozias, tenía una enfermedad
y mando un siervo a consultarle a belcebú y Dios le mando a decir que porque
consultaba entre los muertos, si tenía a Dios que vive.
CONCLUSION:
ATADOS AL ALTAR, PARA PROTECCION: Cuando llegamos al Señor debemos
mantener nuestra mirada en El, para que al momento de las tentaciones
logremos derribarlas en el nombre de Jesús, que nuestro objetivo sea Cristo
Jesús.
ATADOS A LA VID VERDADERA, PARA DESARROLLARNOS EN EL SERVICIO:
El Señor nos llama y envía con un propósito así como para poder alcanzar todas
sus promesas. Todos tenemos una comisión profética que desarrollar, y lo
logremos si estamos atados a la vid que es Cristo Jesús, Señor Nuestro.
ATADOS AL SACERDOCIO, PARA ALCANZAR MADUREZ: Somos su pueblo y
El demanda que le sirvamos, a mediad desarrollemos nuestro llamado Él se
encarga de capacitarnos y equiparnos para su ministerio y con ello vamos
adquiriendo la madurez que su delegación amerita.