You are on page 1of 10

AUTOCONCEPTO

Mª Inmaculada Ramírez Salguero y Francisco Herrera Clavero

1. CONCEPTOS Y TEORÍAS
A lo largo de la historia de la literatura científica al término autoconcepto, en
general, se le han dado y aún se le dan diferentes interpretaciones, sin que, a
veces, se puedan delimitar con precisión y claridad los términos y ámbitos que se
manejan (Burns, 1990). El conocimiento de uno mismo es una teoría, es lo que la
persona cree de sí mismo y siente sobre sí mismo, aunque lo que crea y sienta no
se corresponda con la realidad y, en función de ello, así se comporta. De ahí que
la mayoría de los autores interpreten el autoconcepto globalmente como conjunto
integrado de factores o actitudes relativos al yo, básicamente por tres: cognitivos
(pensamientos), afectivos (sentimientos) y conativos (comportamientos); que, de
considerarlos individualmente, quizás podrían identificarse de la siguiente manera:
el primer factor como autoconcepto propiamente dicho, el segundo como
autoestima y el tercero como autoeficacia.
En la literatura americana los términos más utilizados para referirse a esta
temática son autoconcepto y autoestima; mientras que en la europea se emplean
con más frecuencia los términos de conciencia y representación de sí mismo
(L'Ecuyer, 1978).
Revisando un poco la historia, antes del siglo XX la discusión acerca del yo (self)
se centraba en torno a conceptos metafísicos tales como: alma, espíritu, voluntad,
etc.; encuadrándose, por tanto, dentro de los ámbitos filosófico y religioso.
En este sentido, podemos remontarnos a Platón (Fedón) o bien a Aristóteles y sus
contemporáneos para encontrar alguna referencia a la dicotomía cuerpo y alma
(hilemorfismo). Hasta el siglo XVII, con Descartes y su cogito ergo sum, no se
enfatiza la centralidad del yo en la conciencia, si bien Locke y Hume añadieron un
nuevo ingrediente que mejoró la ecuación, la importancia de la experiencia
(empirismo). Posteriormente, Kant, en su Crítica a la Razón Pura, especificó la
distinción entre el yo como sujeto y el yo en cuanto objeto, que más tarde
abordaría también Schopenhauer (conocedor-conocido).
Ya en el siglo XIX, William James (The Principles of Psychology, 1890) elaboró
una forma más convincente de distinguir entre sujeto-objeto y le dio al
autoconcepto un tratamiento más profundo que cualquiera de sus predecesores.
Su idea clave fue la categorización del yo global en dos aspectos: El "mí", para la
persona empírica, y el "yo", para el pensamiento evaluativo, considerando el yo
global como la simultaneidad de ambos.

Kohlberg (1984). el comportamiento es más que una mera función de lo que nos sucede desde el exterior y es también una consecuencia de cómo creemos que somos (Lewin 1936. entre otros. Entre las citas de diferentes autores sobre el autoconcepto podemos destacar las siguientes: . Bandura (1986). en el sentido del autoconcepto como conjunto de actitudes del yo hacia sí mismo (Kretch. puesto que los constructos autorreferentes implican necesariamente una focalización central en la experiencia interna.). sino además por los significados personales que cada individuo atribuye a su percepción de esas experiencias. A partir de ahí. lo que supuso el abandono momentáneo del interés por esta temática. Watson. en la interpretación subjetiva y en el autoinforme. 1975. 1955. Selman (1981). Maher (1982). 1972. si bien hubo un período de transición con la apertura de Hull y Tolman. Goffman (1959 y 1967). Thorndike. llevaron a la Psicología al estudio riguroso y exclusivo de aquellos aspectos observables y medibles de la conducta. con el énfasis puesto en el Método Científico a través del Conductismo. Albee (1982). que cada autor argumenta para distinguirlo y darle mayor peso específico (Rosenberg.La ingeniosa fórmula de James (1890) dio una pauta a seguir: Autoestima = Éxito / Pretensiones Unas décadas después. Rogers (1982). en sentido autoevaluativo o autovalorativo. Coopersmith. que suponían la existencia de los individuos anterior a sus contactos y relaciones. 1951. aparecen nuevas aportaciones. ofreciendo una alternativa a las de James y Freud (1923. De este modo. etc. Díaz-Aguado y Baraja (1993). Este dogma rígido colocó el estudio del autoconcepto bajo una considerable opresión. Kelly. 1947. 1956). 1952. Erikson (1968). Sullivan (1953). Rogers. Harter (1978). La teorización y los estudios más recientes sobre el autoconcepto han tenido lugar en el ámbito de la fenomenología que Wylie (1961) definió como el estudio de la conciencia directa. Ese mundo personal privado del individuo es el que más influye sobre su conducta. Judson y Cofer. Crutchfield y Ballachey. Levine (1983). Hull y Skinner. autovalía o autoeficacia y autoestima. De igual forma. Cattell y Child. comienzan a emplearse los términos: autoimagen. Vinacke. Goldstein. en principio. Raimy (1948). En esta línea evolutiva aparecieron nuevas ideas. Cattell (1950). y que después ampliarían Mead (1934). 1902). 1965. Brisset. tales como la de Cooley (interaccionismo simbólico. 1967. Alpport (1955). autoconfiguración. Una de las tesis fundamentales de esta teoría es que la conducta se ve influenciada no sólo por el pasado y por las experiencias presentes. Bruner y Goodman. Maslow y Rogers (1954 y 1967). Carlson y Masters (1986). 1962). 1946).

Se desarrolla a partir de las experiencias sociales. porque centra la atención en el hecho de que el autoconcepto no está compuesto de un elemento único. porque permite aplicar métodos aceptados y experimentados para clasificar las actitudes en la medición del autoconcepto y. sentimientos y conductas o comportamientos de las personas. Esta manera de enfocar la cuestión es muy fructífera. Greenwald y Pratkanis (1984). tras hacer una profunda revisión de una serie de autores y para poder tener una idea más clara sobre el autoconcepto. Burns (1979). acentúa el hecho de la existencia de muchas formas en que la persona puede concebirse a sí misma (Burns. al modo en que lo hacen Wells y Marwell (1976). Wylie (1979) opina que el autoconcepto incluye las cogniciones y evaluaciones respecto a aspectos específicos del sí mismo.El autoconcepto es la clave para la comprensión de los pensamientos. Y. primero. emocional y académico. en lugar de autoconcepto. como el físico.Rosenberg (1979) supone la totalidad de los pensamientos y sentimientos que hacen referencia al sí mismo como objeto. González y Tourón (1992) lo definen como organización de actitudes que el individuo tiene hacia sí mismo. utilizar el término actitudes hacia el yo. intensos y centrales. en grados variables a su identidad única. la concepción del sí mismo ideal y un sentido de valoración global. respecto a la autoestima o autoevaluación. piensa que es el proceso mediante el cual el individuo examina sus actos. social. Burns (1990) interpreta el autoconcepto como conceptualización de la propia persona hecha por el individuo.Es una realidad compleja. integrada por diversos autoconceptos más concretos. Así pues. . especialmente con las personas significativas. puesto que las creencias subjetivas y el conocimiento fáctico que el individuo se atribuye son enormemente personales. de manera que estas evaluaciones dan una conducta coherente con el autoconocimiento. autoaceptación y autoestima general. Los individuos poseen un amplio abanico de autoconceptos en relación a sus percepciones específicas. . siendo así considerado como adornado de connotaciones emocionales y evaluativas poderosas. ubicando el autoconcepto en el ámbito de la actitud. . . destaca como más sobresalientes sus principales características: .Es una realidad dinámica que se modifica con la experiencia. Epstein (1981). en segundo lugar. 1990:26). sus capacidades y atributos en comparación a sus criterios y valores personales que ha interiorizado a partir de la sociedad y de los otros significativos.

opina que es el punto de partida para el desarrollo positivo de las relaciones humanas. . . Por el contrario. (1994:7) refiriéndose a la autoestima como parte efectiva del autoconcepto.Se pondrá a la defensiva y se frustrará fácilmente.Estar siempre dispuesto a la acción. . . sea cual fuere la etapa de desarrollo en que se encuentre. una persona con baja autoestima: .Sentirse capaz de influir en otros. .Afrontar nuevos retos. . . de la creatividad y de la responsabilidad personal.Aceptar las frustraciones.Mostrar amplitud de emociones y sentimientos. . .Se dejará influir por los demás con demasiada facilidad. Siempre será la autoestima la que determine hasta qué punto podrá el hombre utilizar sus recursos personales y las posibilidades con las que ha nacido.Evitará situaciones que le provoquen ansiedad. . .Se sentirá impotente. Los rasgos distintivos de una persona con autoestima pudieran ser: . Es el "aglutinante" que liga la personalidad del hombre y conforma una estructura positiva.Asumir responsabilidades. .No tendrá una idea clara de sus posibilidades. homogénea y eficaz. . .Actuar con independencia.Tendrá estrechez y rigidez de emociones y sentimientos. .Estar orgulloso de sus logros. .Sentirá que los demás no le valoran. del aprendizaje.Despreciará sus dotes naturales.Echará la culpa de todo lo que le ocurre a los demás.Clemes et Al.

aún cuando exista una tendencia general.De todas formas. 2º. determinará su autoeficacia. Las fases más importantes en la evolución y desarrollo de la autoestima a lo largo del ciclo vital pudieran ser: 1ª. 3º. Obtener mayor satisfacción y creernos mejor. . vehículo que nos conducirá por la vida. Configurar la auto y heteroimagen (idea). Ser coherentes con nosotros mismos. también se dan altibajos. Génesis y consolidación del yo 2ª. que llevan a la formación de prejuicios y a la práctica de la discriminación. conviene tener en cuenta que el nivel de autoestima no es constante. una consecuencia negativa de ello son los estereotipos (mala cognición). sentimos (afectividad) y actuamos (conación). dado que. más o menos acertada. estos elementos se ponen en juego para: 1º. podríamos decir que la autoestima es el combustible del motor que supone el autoconcepto respecto a la personalidad. Precisamente. Hablando metafóricamente. y su particular forma de conducirse. Pubertad (preadolescencia). aunque cambien las circunstancias. como pensamos (cognición). como podemos observar a continuación (Cuadro 1): Cuadro 1 En definitiva.

singular. tales como (Clemes et Al. En realidad.. saber que los demás le creen diferente. desarrollar su capacidad de trabajo y su dosificación. etc. tomar decisiones y resolver problemas. especialmente la económica. parece ser que los factores que determinan la formación del autoconcepto son los siguientes: el feedback con los otros significativos (Mead. sentir gusto por haber cumplido su responsabilidad. En suma. estar relacionado con otros. saber comportarse cuando está angustiado para no perder el control de sí mismo usando sus propias habilidades). 1994:12 y ss. formar parte de algo. desarrollar su capacidad de distinguir lo bueno de lo malo. 3ª. 4ª. de las oportunidades y de la capacidad de modificar las circunstancias de su vida de manera significativa (creer que normalmente puede hacer lo que planea. sus objetivos.). Vinculación: Consecuencia de la satisfacción que se obtiene al establecer vínculos que son importantes para uno mismo y que los demás reconocen como importantes (tener un pasado y una herencia personal. disfrutar del hecho de serlo. saber aprender. .. pertenecer a alguien o algo. especial. saber conjugar independencia-libertad con responsabilidad. la autoestima es un sentimiento que surge de la sensación de satisfacción que experimenta la persona cuando en su vida se han dado ciertas condiciones. Imposibilidad de autonomía (sala de espera de la muerte. 4ª. etc. Jubilación (baja del mundo laboral).3ª. Emancipación total (en la actualidad.etc. saber que uno mismo es diferente. disponer de un amplio campo de experiencias. apoyado por el respeto y la aprobación que recibe de los demás por estas cualidades (respetarse.). dar sentido a lo que ocurre en su vida. filosóficos y prácticos adecuados que le sirvan para establecer su escala de valores. sentir que sabe y puede hacer cosas que los demás no saben ni pueden. tener y decantar valores y creencias que le sirvan de guías prácticas para su comportamiento. 2ª. Poder: Resultado de que disponga de los medios. 6ª. identificarse con grupos concretos. ser capaz de expresarse a su manera. 5ª. Pautas: Que reflejen la habilidad para referirse a los ejemplos humanos. tener sentido del orden y la proporción.). sentir que tiene a su cargo cosas importantes de su vida. saber que puede disponer de lo que precisa para hacer lo que tiene que hacer.). especial e igual que los demás. a la vez. poseer algo importante. utilizar su creatividad.).. ideales y exigencias personales (saber qué personas pueden servirle de modelo en su comportamiento.): 1ª. Crisis de los "40" (contraste de capacidades). Singularidad: Producto del conocimiento y respeto que se siente por las cualidades o los atributos que le hacen especial o diferente...

1954.). La claridad de la consciencia individual. la comparación social (Festinger. La expectativa social. 1983.1934. 1967.. 1970. Los sentimientos de actuar libremente y sin amenaza. 1989. 1974. a través de una escala que consta de una serie de escalones (nunca. Escalas de clasificación (ratings scales).). El sentimiento de adecuación personal del individuo.). donde se le presenta al sujeto una serie de afirmaciones de actitudes hacia su yo. etc. Así pues. 1984. Montané. mucho. como por ejemplo: a) Mediante técnicas de autoinforme b) A través de la observación de la conducta del individuo. etc. mientras que el autoinforme es lo que el individuo desea decir de sí mismo a un interlocutor. 1974.). Oñate. Entre los muchos métodos posibles de autoinforme que se podrían utilizar para obtener la autodescripción individual. 1984. la interpretación de los éxitos y los fracasos (Rosenberg. que el autoconcepto indica el modo en que el individuo se ve a sí mismo. 1979. 4º.. 2º. Beltrán. Sullivan . como opinan Combs. etc. Coopersmith. Lewick. etc. hay seis que dominan la literatura de investigación sobre el autoconcepto: 1º. El modelo más utilizado es el Likert. . Hyman y Singer. y las atribuciones acerca de la propia conducta (Purkey. 3º. La voluntad de cooperar del individuo. a veces.). 5º. La disponibilidad de símbolos adecuados de expresión. el grado de coincidencia dependerá de: 1º. sería conveniente tener en cuenta. Para lo cual. EVALUACIÓN Burns (1990:71) afirma que nunca se podrá comprender realmente a otra persona hasta que uno no pueda meterse dentro de su piel. Soper y Courson (1963). Precisamente. Respecto a estas dos formas de evaluación cabe apuntar lo siguiente: a) Técnicas de autoinforme. será preciso inferir el autoconcepto por otras vías. 6º. 2.

Vance y McLean. 5º. 1958). . Cuestionarios de clasificación (Q sorts). . 1961). 4º. Entre los instrumentos más manejados para su análisis están: 1. 1955. Linton y Graham.Escala de autoconcepto de Tennessee (Fitts. con respuestas alternativas (si/no). 1961).El juego "¿dónde estás?" (Engel y Raine. para medir el autoconcepto inconsciente (Friedman. 6º. donde el sujeto califica únicamente los adjetivos o afirmaciones apropiadas que lo describen. 1957). desde las que más se acercan a cómo es él. método muy claro en el campo de la orientación y en los estudios psicoterapéuticos del autoconcepto y cambio del mismo (Rogers.Hoja para puntuar la percepción (Combs y Soper. hasta las que más se alejan (Wylie. El observador es comparable a una cámara que registra impersonalmente y de forma fehaciente los hechos humanos.Índice de adaptación y valores (Bills. Métodos de respuesta no estructurada y libre. 1951). Listas de clasificación (check list).2º. . 1957. Las observaciones se pueden estructurar entregando al observador una lista de calificación (check list) y otra conteniendo los diferentes atributos y conductas. 3º. Medidas generales del autoconcepto/autoestima. . 1959).Instrumento de autoconcepto para niños pequeños (Wattenberg y Clifford. También el modelo Likert es aquí el más apropiado. . . Las entrevistas. 1964). donde se le pide al sujeto que facilite información sobre sí mismo (Jersild.Lista de control interpersonal (Leary. . Técnicas proyectivas. 1957). 1952 y Strang. 1955). mediante la clasificación de frases en fichas acerca del autoconcepto.Escala de autoconcepto (Lipssit. 1964). b) Técnicas de observación. Su objetivo es obtener una percepción objetiva de la conducta típica del individuo. Mussen y Jones. 1963). .Escala de autoconcepto de niños (Piers y Harris. 1963). .

1973). 1952).Escala de autoconcepto para alumnos de primaria (Muller y Leonetti. Medidas de autoconcepto académico. 1964 y 1967). 1957. 1951).Técnica Q (Stevenson. . . 1954). . 1953.Escala de autoestima (Rosenberg.. Suci y Tannenbaum. .El test "¿quién soy yo?" (Khun y McPartland. Escalas de autoaceptación.Técnica de generación de adjetivos (Allen y Potaky. 1977a y 1977b). 1967). 2. . . Smith y Barnes. Warr y Knapper.Escala de aceptación del yo y de los otros (Berger. Técnicas generales. . 1985). . 1994). 1965). Bennett.Escala de autoconcepto de Bledsoe. 1991.Cuestionario de autodescripción SDQII (Marsh. 1968) .Tarea de símbolos referentes al yo social (Long. Ziller y Henderson. 1976.Repertorio para el constructo del rol o test repertorio (Kelly. 1987).me siento" (Yeatts y Bentley. 3. Bannister y Mair. . 1964). 1968). 1955.El diferencial semántico (Osgood. . .Cuestionario de autoconcepto forma A (Musitu. 1968).Escala de "cómo me veo a mí mismo" (Gordon. 1972). . García y Gutiérrez.El cuestionario "yo-otros" (Phillips.Inventario canadiense de autoestima (Battle. (Bledsoe.Cuestionario de autoimagen (Offer. 1965).EAE (Lavoegíe. . 4. .Escala de autoestimación .Inventario "siento . . Butler y Haigh 1954. 1968). . .Inventario de autoestima (Coopersmith. 1974). .

5. Rafferty y Schachtitz. 1973). 1963). .Escala de autoconcepto académico (Payne y Farquhar. 1967). 1967). 1949). 1947.Autoconcepto de la habilidad académica (Brookver. 1972).Escala de autoconcepto de habilidad en cuanto trabajador (Burke y Sellin.Escala para inferir el autoconcepto (Combs y Soper. . .Lista de adjetivos (Davidson y Lang. . . .Escala de posición en la clase (Willig. .Frases incompletas (Rotter y Willerman. . 1963). 1963). .. 1962).Test de apercepción somática (Adams y Caldwell.Escala de autoevaluación (Davidson y Greenberg. Rotter. . Instrumentos varios. .Escala de autoconcepto en cuanto estudiante (Waetjen. Erikson y Joiner. 1960).Escala de catexis corporal (Secord y Jourard. 1955).Test de autoconcepción de niños (Creelman. . 1953).