REACCIONES PARA LA DETECCIÓN DE ADULTERACIONES DEL ACEITE

DE OLIVA
Como reacciones particulares que sirven para reconocer algunas
adulteraciones especiales del aceite de olivas, deben citarse las siguientes:
Para reconocer la presencia del aceite de cacahuete y adormideras en mezcla
con el aceite de olivas, es buen reactivo el ácido sulfúrico. Se echa una gota de
éste sobre 10 o 15 gotas de aceite puestas en un vidrio de reloj colocado sobre
un papel blanco. Al cabo de un momento se ve que si el aceite de oliva está
puro toma un color amarillo pálido y después amarillo verdoso: si contiene un
20 por 100 de aceite de cacahuete, aparece una coloración amarilla anaranjada
clara con una aureola gris cuyos contornos pasan al verde oliva; si contiene un
50 por 100 del mismo aceite, la coloración es más rápida y pronunciada
apareciendo pardos los contornos exteriores; si contiene aceite de
adormideras, aparece la serie de coloraciones rosa, lila, azul, y azul violácea,
de tal modo características que con un poco de hábito puede llegar a
reconocerse un 10 por 100 de adormideras en mezcla con el de olivas.
Para reconocer la adulteración en el aceite de algodón, se tratan 5 gramos de
aceite con un gramo de ácido nítrico de 40° diluido en un tercio de su peso de
agua: se calienta la mezcla al baño maría y si el aceite de oliva es puro, toma
un color amarillo cada vez más claro, mientras que estando adulterado con
aceite de algodón se colma en rojo.
Para reconocer la presencia de aceites secantes se vierte sobre agua una
ligera capa del aceite que se trata y haciendo llegar a esta superficie por medio
de un tubo los vapores rutilantes que se desprenden tratando un poco de cobre
por ácido nítrico, se observa que el aceite de olivas puro se solidifica
completamente convirtiéndose en elaidina, mientras que el aceite de secante
quedará siempre formando gotitas líquidas en la superficie referida.
Para reconocer adulteración por la miel, sofisticación que suele encontrarse en
los aceites de Provenza, no hay más que agitar el aceite sospechoso con un
poco de agua y dejar reposar y separar el agua de la porción oleaginosa.
Gustando en seguida el agua, se advierte que si hay miel en el aceite, aquella
posee un sabor dulce que nunca tiene cuando ha sido agitada con aceite de
olivas puro o mezclado con otros aceites extraños.
Las adulteraciones con ácido oléico se reconocen por medio de la rosanilina.
Este cuerpo es insoluble en los aceites neutros y por lo tanto no los colora, al
contrario, cuanto más ácido libre contenga un aceite, más intenso será el color
rojo que le comunique.
La falsificación con resinas y aceite de resinas se puede averiguar hirviendo el

con el cual se produce un precipitado blanco grumoso si hay alguna sustancia resinosa en el líquido.aceite con alcohol de 80° rectificado. se deja enfriar después. se decanta el líquido espirituoso y se adiciona una disolución alcohólica de acetato de plomo neutro. .