INICIO DE LA REFORMA AGRARIA

En junio de 1969, el gobierno militar de Juan Velasco Alvarado promulgó la Ley de Reforma Agraria, Decreto Ley 17716,
que abolió el sistema de haciendas.
Incluso, el gobierno de derecha de Manuel Prado nombró, en 1956, la Comisión para la Reforma Agraria y la Vivienda
(CRAV)
Al igual que en el resto del país, en las zonas de estudio, el gobierno militar, que se instaló el 3 de octubre de 1968 luego
de un golpe de Estado, llevó a cabo una radical reforma agraria que se ejecutó a lo largo de la década de 1970 y
expropió todas las haciendas del país.
EL CAMINO HACIA LA CONCENTRACIÓN DE LA TIERRA
El proceso de concentración de la propiedad se inició con el gobierno de Fernando Belaunde (1980-1985).
Este da el Decreto Legislativo 002 en diciembre de su primer año de mandato
En su gobierno y en el primero de Alan García (1985-1990) también se dieron normas sobre la utilización de tierras
susceptibles de ser irrigadas.
Alberto Fujimori (1990-2000) aplicó, como se sabe, una política económica neoliberal que, con algunas modificaciones,
sigue vigente en la actualidad.
En ese contexto, dio pasos más decididos hacia la eliminación de restricciones a la liberalización del mercado de tierras.
LA CONCENTRACIÓN DE LA TIERRA PARA FINES AGRARIOS
La gran propiedad agroindustrial empieza a hacerse notar en la década de 1990 pero su expansión se ha acelerado en
gran medida en la última década. Se ha desarrollado esencialmente en la costa norte y centro-sur del país, además de
un enclave en la selva para la producción de palma aceitera para agro combustibles.
PRIVATIZACIÓN DE LAS COOPERATIVAS AZUCARERAS
Hasta 1969 existían en la costa peruana doce importantes complejos agroindustriales de producción de azúcar
Tras la reforma agraria, estos fueron expropiados y adjudicados a doce cooperativas
Estas cooperativas eran manejadas por sus propios trabajadores pero con una fuerte presencia del Estado.
El gobierno de Fujimori, en 1996, a través del D. L. 802, Ley de Saneamiento Económico - Financiero de las Empresas
Agrarias Azucareras, capitalizó esa deuda de las cooperativas llevándolas a convertirse en sociedades anónimas y
aceptar al Estado como copropietario
Las primeras compras de acciones por parte de los inversionistas ocurrieron desde 1996 a partir de la dación del D. L.
802.
Se debe señalar que la compra de acciones no se ha dado siempre de forma transparente y armoniosa, razón por la cual
se suceden intensos conflictos entre los inversionistas y los trabajadores que aún poseen acciones.
LA CONCENTRACIÓN DE LA TIERRA PARA LA PRODUCCIÓN DE BIOCOMBUSTIBLES
El Estado peruano ha dado un conjunto de medidas para incentivar la producción de insumos para biocombustibles.
En el año 2000 se elaboró el Plan Nacional de Palma Aceitera 2000-2010, con el objetivo de promover clusters en San
Martín y Loreto hasta llegar a las 50 mil hectáreas.
Más adelante, en 2003, se promulgó la Ley 28054 de Promoción del Mercado de Biocombustibles que propugna su
comercialización sobre la base de la libre competencia
Finalmente, en 2007 se creó el Programa de Promoción del Uso de Biocombustibles (Probiocom) para incentivar la
inversión en biocombustibles y difundir sus beneficios.
PROCESO EN LA COSTA
Como se ha visto, las tierras de la costa son especialmente aptas para el cultivo de caña de azúcar. Los ingenios
azucareros concentran la tierra de mejor calidad y actualmente cuentan con muy buena tecnología agrícola.
La producción de etanol resulta 20% más rentable que la de azúcar debido a su mayor precio internacional, por lo cual es
posible prever que muchas de estas áreas terminarán produciendo para este mercado.
Algunas de las empresas ya dirigen su cosecha al etanol y otras proyectan hacerlo en el corto plazo.
Se sintetiza la información obtenida:
El Grupo Gloria dedica en la empresa Cartavio (11 mil hectáreas) parte de su producción de caña de azúcar para etanol
que exporta a mercados europeos.
La fideicomisaria Fiducia - Cayaltí planea producir caña de azúcar en la empresa Cayaltí (5.500 hectáreas) para etanol.
Ha firmado un convenio con el consorcio español Bioterra para la construcción de su planta procesadora. Espera
producir 60 millones anuales de litros de etanol.
El Grupo Oviedo invertirá 10 millones de dólares para la construcción de su planta de etanol.
En la empresa Pomalca (10 mil hectáreas) cultivará caña de azúcar para abastecerla.
El Grupo Huancaruna busca instalar una planta en la empresa Pucalá (6.500 hectáreas) para producir 60 mil litros diarios
de etanol.
Se debe añadir el potencial de la costa para la siembra de piñón, algodón y sorgo dulce, insumos importantes para la
producción de biocombustibles.