You are on page 1of 55

EXTINCION DE ANIMALES.

En biología y ecología, extinción es la desaparición de todos los miembros de
una especie o un grupo de taxones. Se considera extinta a una especie a partir del
instante en que muere el último individuo de esta. En el caso de especies que se
reproducen sexualmente, la extinción es generalmente inevitable cuando sólo queda un
individuo de la especie, o únicamente individuos del mismo sexo.
Definición
Una especie se extingue cuando su último ejemplar existente muere. Por lo tanto, la
extinción se convierte en una certeza cuando no hay ningún integrante capaz de
reproducirse y dar lugar a una nueva generación. También una especie se puede
volver extinta funcionalmente cuando solo sobrevive una reducidísima cantidad de
miembros, que son incapaces de reproducirse debido a problemas de salud, edad,
distancia geográfica debido a un muy grande rango de distribución, por falta de individuos
de ambos sexos. En ecología, el término extinción también se utiliza a menudo de manera
informal para referirse a una extinción local, en la que la especie deja de existir en un área
determinada, aunque sigue viviendo en otro lugar. Este fenómeno también es conocido
como extirpación. Las extinciones locales pueden preceder a un reemplazo de la especie,
desde ejemplares de otros lugares. Durante millones de años, la extinción de las especies
fue un proceso natural, cuyas causas en muchos casos se desconocían.
Los científicos, según el análisis de fósiles, han logrado determinar ciertas épocas, de
varias decenas o miles de años, en las que desaparecieron especies, generalmente de
forma masiva. Estos registros muestran la desaparición de grupos de organismos,
quedando espacio para que nuevas formas de vida u otras ya existentes sobrevivieran,
como ocurrió con la extinción de los dinosaurios, que facilitó el desarrollo, evolución y
proliferación de los mamíferos.
Sin embargo, la aparición del hombre marca un antes y un después en lo que se refiere a
la extinción de las especies. El hombre primitivo debía alimentarse y conseguir abrigo, por
lo que utilizó los recursos que tenía a su alcance para sobrevivir: la flora y la fauna.
Luego, se asentó en comunidades alterando los ambientes naturales de diversos
organismos e interviniéndolos en beneficio propio, sin tomar en cuenta el gradual impacto
de sus acciones sobre la subsistencia de muchas especies.
Si todo lo anterior ocurrió durante los primeros años del poblamiento terrestre, imagina las
graves consecuencias que tuvieron el posterior desarrollo de la civilización, la Revolución

Industrial y una serie de otros fenómenos que, con el tiempo, han influido con mayor
fuerza en la naturaleza y las especies que la habitan.
No es extraño, entonces, señalar que en los últimos 500 años la intervención humana en
nuestro planeta ha significado la pérdida definitiva de unas 800 especies, y que la cifra
sigue aumentando día a día de manera alarmante.
Causas naturales
Algunos eventos meteorológicos tienen directa influencia en la supervivencia de las
especies, tanto animales como vegetales. Sequías, inundaciones, tornados y huracanes
son sólo algunos de los fenómenos que alteran el equilibrio ambiental y provocan
importantes desplazamientos de animales y disminuciones significativas de las
poblaciones.
Otro proceso normal de la naturaleza, es la competencia entre las especies. En todo
ecosistema, los animales cumplen una función determinada y sus acciones están
orientadas a satisfacer sus necesidades vitales. Para ello, compiten para conseguir los
recursos necesarios, en una constante secuencia de traspaso de energía y nutrición. Sin
embargo, cuando poblaciones enteras de animales se desplazan de manera forzosa
(producto de otros procesos, principalmente por la destrucción o reducción de su hábitat),
la competencia se altera notablemente.
Al llegar nuevas especies a un ecosistema ya establecido y con sus jerarquías claras
comienza la carrera por quien consigue más y de mejor manera los recursos necesarios
para sobrevivir, proceso que logran solo los más fuertes y aquellos que se acomodan más
rápido a las nuevas condiciones.
La pérdida de la variabilidad genética, producto de la paulatina reducción de las
poblaciones animales, también influye en la capacidad de supervivencia de la especie. La
merma poblacional de una especie deriva en que esta posea menos herramientas para
adaptarse rápidamente a los cambios, haciendo a los individuos que lo componen cada
vez más vulnerables ante las amenazas naturales y humanas.
Amenazas humanas

En los últimos siglos, la acción humana sobre la naturaleza es la principal causa en la
vulnerabilidad o extinción total de algunas especies. El ser humano es sindicado como el
gran responsable de la desaparición de muchos organismos, ya que directa o
indirectamente los daña, les destruye su hábitat e introduce especies ajenas, alterando
drásticamente los ecosistemas.
La destrucción o alteración del hábitat de diferentes especies es la principal causa
antrópica (relacionada con el hombre) que provoca la extinción de los animales.
Así, la tala de un bosque, el secado de una zona húmeda, la transformación de vastas
superficies en áreas de cultivos comerciales y la expansión de centros urbanos son solo
algunas de las acciones emprendidas por el hombre que reducen drásticamente el
ambiente natural de muchos organismos.
Estas últimas no logran adaptarse a estas nuevas condiciones de vida rápidamente
cambiantes, por lo que pronto comienza a disminuir la cantidad de individuos que
componen la población, llegando a límites cercanos a la extinción o posiblemente a
extinguirse.
El hombre también ha llegado a transar como mercancía algunas especies animales. Este
comercio es considerado el tercer negocio ilegal más rentable, después del narcotráfico y
la venta de armas, ya que, al año, genera cifras superiores a los 10 mil millones de
dólares. Sin embargo, lo más alarmante tiene que ver con las cifras anuales de especies
transadas y estas incluirían el siguiente desglose: unos 50 mil primates, 140 mil colmillos
de marfil (de animales como hipopótamos, elefantes y narvales, entre otros), 350 millones
de peces tropicales, 10 millones de unidades de piel de reptil, 5 millones de aves vivas y
15 millones de unidades de piel de mamífero. Todas estas mercancías son
comercializadas como bienes de gran valor a nivel mundial, pasando por alto todas las
leyes existentes sobre protección y tráfico de especies animales.
Muchas de estas especies terminan como mascotas, transformadas en zapatos, bolsos,
carteras o abrigos de piel. Incluso, un número no menor muere antes de ser procesado y
de ser encerrado jaula, ya que el traslado de su ambiente natural a otro desconocido
afecta su comportamiento y funcionamiento orgánico.
La contaminación de los ambientes naturales es otro de los problemas que dañan a las
especies. Muchos animales mueren envenenados por acumulación de sustancias

químicas resultantes de algunos procesos industriales, ya que el agua que beben o el aire
que respiran contienen altas dosis de pesticidas, petróleo y gases contaminantes, entre
otros agentes nocivos.
Algunas desapariciones
Lamentablemente, las paulatinas amenazas que afectan al reino animal han hecho
desaparecer durante siglos numerosas especies. Algunas de estas se extinguieron en un
pasado lejano y solo tenemos noción de su paso por nuestro planeta a través de sus
restos fósiles, de algunos relatos o ilustraciones de la época en la que existieron.
Uno de los casos más populares de extinciones tempranas es la del
pájaro Dodo (Raphuscucullatus), el que desapareció durante el siglo XVII. Esta ave,
habitante típica de las islas Mauricio, adquirió características bastante particulares: al no
poseer depredadores, no tenía la necesidad de volar y, por ende, sus alas se atrofiaron.
Además, desarrolló patas musculosas y robustas y se movía con torpeza. Esto último
facilitó su captura por parte de los marineros que llegaban a la zona, lo que unido a la
destrucción de los bosques que habitaba y a la introducción de especies foráneas
domésticas (que pronto se transformaron en depredadores directos) ocasionaron su
desaparición definitiva en tan sólo 80 años.
Otro caso emblemático de extinción es el ocurrido con el tigre. Se alcanzaron a conocer
hasta hace algunas décadas ocho subespecies de tigre, de los cuales, tres
desaparecieron definitivamente: el Tigre del Caspio (Panthera tigrisvirgata), el
de Bali (Panthera tigrisbalica) y el de Java (Panthera tigrissondaica). Las causas directas
de la extinción de estas subespecies fueron la destrucción de sus hábitats, así como
también el inicio de una cacería indiscriminada por diversión o para conseguir su llamativa
piel.
El Tarpán (Equusferus) era un animal bastante similar al caballo, habitante de las zonas
más templadas de Europa y Asia. De altura más bien pequeña (no superaba el metro y
medio) y cuerpo robusto, pasó de ser habitante común de las estepas euroasiáticas a
extinguirse de manera total. Esto debido a que se le cazó para evitar el daño a los cultivos
campesinos y la cruza con los caballos domésticos. Los últimos ejemplares fueron vistos
a fines del siglo XIX.

La extinción de una especie puede provocar un efecto en cadena en su hábitat natural,
causando la extinción de otras especies del mismo. A esto también se le denomina
“cadenas de extinción”.
Tipos de extinciones
Intensidad de la extinción marina a través del tiempo. El gráfico azul muestra
el porcentaje aparente (no el número absoluto) de los géneros de animales marinos
extintos durante un determinado intervalo de tiempo.
° Terminal
Es aquella en que la especie desaparecida no deja ningún tipo de descendencia en
ningún lugar, ni con su mismo ADN ni otro evolucionado.Las extinciones terminales a su
vez se dividen en dos:

Extinción masiva:
Esta extinción, la más interesante para geólogos y paleontólogos, puede desarrollarse de
dos formas: terminando con el 10% de las especies o más en menos de un año y la que
necesita hasta tres millones y medio de años, pero aniquila a más de la mitad de las
especies.
Extinción de fondo:
Es la más común y consiste en la desaparición progresiva de una o varias especies a lo
largo de cientos o miles de años hasta no dejar ninguna descendencia. Debido a su
lentitud la Naturaleza va reemplazando su nicho ecológico lentamente y no supone un
gran trauma para el sistema. Suele ser por cambios en el medio a los que la especie no
se adapta
debido a factores
como su
excesiva
especialización,
el caso de los grandes
felinos como
el smilodon puede ser
un ejemplo.
Durante mucho tiempo
se pensó que la
de los dinosaurios era
un caso, pero
actualmente se apunta
más a una
extinción brusca.

°Filítica o Pseudoextinción:
La demostración de una pseudoextinción es dificultosa, debido a que se requiere
evidencia de peso que relacione los miembros de una especie existente con una
preexistente. En consecuencia, la pseudoextinción suele ser más fácil de demostrar para
grupos taxonómicos grandes.

Causas
Existen una variedad de causas que pueden contribuir directa o indirectamente a la
extinción de una
especie o un grupo de
especies.
En términos
sencillos, cualquier especie que
sea incapaz
de sobrevivir o reproducirse en
su ambiente, y
que tampoco pueda trasladarse
a otro ambiente
nuevo donde sí sea capaz de
realizar estas
cosas, muere y se extingue. La
extinción de una
especie puede suceder de
improviso, o
puede ocurrir gradualmente a
través de incluso
cientos de millones de años,
como puede
pasar cuando la especie en
cuestión paulatinamente pierde la competición por el alimento frente a otras especies
mejor adaptadas. La evaluación de la relativa importancia de los factores genéticos en
comparación con los ambientales como causa de extinción ha sido comparada con el
debate de innato o adquirido. La cuestión de si las extinciones en el registro fósil han sido
provocadas en su mayoría por catástrofes o por la evolución ha estado sujeta a discusión.
Fenómenos demográficos y genéticos:
La genética de poblaciones y los fenómenos demográficos afectan a la evolución, y en
consecuencia el riesgo de extinción de una especie. Las especies con poblaciones
pequeñas suelen ser mucho más vulnerables a la extinción y a estos efectos.La selección
natural actúa propagando los rasgos genéticos beneficiosos para una especie y
eliminando los deficientes. Sin embargo, una mutación deletérea puede propagarse a toda
una población mediante el efecto de la deriva genética.

Contaminación genética:
Las especies que se han
desarrollado histórica y
naturalmente en una región
específica pueden estar
amenazadas en gran medida debido al proceso de la contaminación genética (por
ejemplo, la homogeneización o el reemplazo de los genotipos locales provocada por
una introgresión) que podría ocasionar la introducción de animales o plantas con una
ventaja numérica o de aptitudes. Este fenómeno puede ser especialmente perjudicial para
especies raras que entren en contacto con otras más abundantes, causando que se
crucen y modificando su reserva genética creando híbridos y conduciendo a la especie
nativa original a una extinción completa.

Degradación del hábitat:
La degradación del hábitat de una especie puede alterar
el paisaje adaptativo hasta el punto que esa especie ya no
está en condiciones de sobrevivir y se extinga. Esto puede
suceder por efectos directos (como que el entorno se
vuelva tóxico) o indirectos (limitando la capacidad de la
especie de competir contra nuevos competidores o por
disminuida cantidad de recursos).La degradación del
hábitat por toxicidad puede matar a una o varias especies
rápidamente, a través de la contaminación o
provocándoles esterilidad. Esto también puede suceder en períodos de tiempo más largos
con un nivel bajo de toxicidad continua, afectando su expectativa de vida, su capacidad
reproductiva o su competitividad.

Predación, competición y enfermedades:
Los seres humanos han trasladado animales y plantas desde un lugar del mundo a otro
durante cientos de años, algunas veces de manera deliberaday otras de manera
accidental.

Coextinción:
La coextinción se refiere a la pérdida de una especie debido a la extinción de otra.

Calentamiento global:
Existe una discusión respecto a cómo afecta el calentamiento global a largo plazo sobre la
desaparición de distintas especies. Algunos estudios muestran que podría conducir a la
extinción de incluso una cuarta parte de todos los animales y plantas al año 2050.

Extinción de Especies, gravísimo problema ecológico
En la biología y ecología, la extinción de especies es el final de
un organismo o de un grupo de organismos como especie toda.
Una especie se extingue cuando el último miembro actual de la
especie muere. La extinción por lo tanto, se convierte en una
certeza cuando no hay animales o vegetales de esa especie que
sobrevivan capaces de reproducir y crear una nueva generación.
Una especie puede llegar a ser funcionalmente extinta, cuando sólo un puñado de
individuos sobreviven, que son incapaces de reproducirse debido a la mala salud, edad,
distribución dispersa en un amplio intervalo, la falta de individuos de ambos sexos, etc.
En ecología, la extinción de especies se utiliza a menudo informalmente para referirse a la
extinción local, en el que una especie deja de existir en el área de estudio, pero todavía
existe en otros lugares. Este fenómeno también se conoce como “extirpación”.
La extinción de especies puede tener efectos en cadena, provocando la extinción de más
de ellas. Éstos se llama ” extinción en cadena” siendo es especialmente común con la
extinción de especies clave.
Especies en peligro de extinción en México.
En México hay varias especies animales en peligro de extinción. El jaguar es una de ellas
y se está yendo de lo que queda de selva del sureste mexicano. Sus rugidos ya no
interrumpen los murmullos del bosque y sus pasos silenciosos y huellas
en el fango disminuyen. Los jaguares se pierden ante el avance de la
presión humana. Los ejemplares que quedan son unos cuantos y un
mal día, sin que nadie lo note, habrá desaparecido el último detrás de
las cortinas de ramas y malezas; se irán por la sombra, como
fantasmas.

Ése es el destino que espera a los numerosos animales clasificados como especies
en peligro de extinción, situación que viven lamentablemente 11,167 especies de
animales y vegetales en el entorno mundial, según señala la Lista Roja de la Unión
Mundial para la Naturaleza, UICN. La institución advierte en su último recuento que
“muchas especies están disminuyendo a niveles de población críticos”, y subraya que “la
pérdida de la diversidad biológica es una de las crisis más apremiantes del mundo”.
La preocupación sobre el estado de los recursos aumenta del naranja al rojo. EnMéxico
muchos animales, además del jaguar, se encuentran en peligro de extinción. Es
preciso hacer un inventario frecuente de la cantidad de especies amenazadas y medir la
dramática velocidad que está adquiriendo el ritmo de extinción.
LA EVOLUCIÓN A SALTOS BRUSCOS
En la naturaleza la estricta relojería de la evolución, que marcó la entrada y salida de cada
especie, se está acelerando. Unas fueron haciéndose a un lado para que progresaran
otras, mejor adaptadas; pero ahora hay mano negra, la del hombre, ese animal cuya
especie está modificando el tic tac del reloj y sin rubor se está deshaciendo de todas las
demás especies.
Al parecer sólo quiere dejar espacio para que siga aumentando vertiginosamente la
población de animales domésticos y sus congéneres, y expulsar del paraíso a los
animales salvajes, provocando con ello una catástrofe ecológica en el mediano plazo.
Lo más lamentable de la extinción es que cuando muere el último individuo de una
especie, con su cadáver se sepultan las innumerables adaptaciones que se produjeron a
lo largo de millones de años. De esto la historia registra varios ejemplos trágicos, como la
desaparición del dodo (Raphuscucullatus) en la isla Mauricio, cerca de Madagascar, un
ave de gran tamaño que fue acosada y aniquilada en unos cuantos años, o la paloma
migratoria (Ectopistesmigratorius), de plumaje azul, rojo y blanco, que fue cuantiosa hasta
el siglo XIX.
Se estima que sólo en América del Norte y parte de América Central hubo más de dos mil
millones de palomas que surcaban los cielos y poblaban los árboles, pero en la última
década de ese siglo y debido a la destrucción sistemática de su hábitat, el bosque,
apenas quedaron unas cuantas que fueron cazadas por su carne, tan apetecida.
La marcada reducción de la especie la volvió tan vulnerable a las enfermedades que
cuando se prohibió su caza ya era demasiado tarde; las poblaciones habían mermado
tanto que no pudieron recuperarse. En 1900 murieron los últimos ejemplares que vivían
en libertad y el 1 de septiembre de 1914, a las 13:00 pm, la última paloma cautiva en
el Zoológico de Cincinnati, llamada Martha en honor a la esposa de George
Washington. Es el único caso documentado de extinción de una especie de la cual se
conoce con detalle la fecha y hora exacta de su desaparición.
En México otro pájaro, el hermoso carpintero imperial (Campephilusimperialis)salió de
escena con menos dramatismo, pero, como todas las pérdidas, dejó un hueco difícil de
llenar. Era el carpintero más grande del mundo, de 51 a 56 cm de largo. Los machos
ostentaban una llamativa cresta roja que terminaba en punta, mientras las hembras una
cresta negra que se curvaba hacia delante. Su último registro fue en Durango en 1956.
Aunque la fecha de extinción no es tan precisa; se estima que ocurrió entre 1946 y 1965.
Pero, no todos los casos históricos deben anotarse en el renglón de las pérdidas. Hasta la
fecha se hacen esfuerzos para impedir que desaparezca el lobo gris americano (Canis

lupus bailey), que en la actualidad sólo existe en cautiverio. Como parte de un
programa para preservarlo creado en 1980 entre Estados Unidos y México, se pueden
ubicar 200 descendientes de cuatro individuos fundadores.
Estas mismas medidas no se han podido llevar a cabo con otros animales que se han ido
para siempre del territorio mexicano y de la Tierra –¿al Limbo?–, como el oso gris, el
periquito de Carolina y la rata canguro de San Quintín.

LA COPIOSA BIODIVERSIDAD DE MÉXICO

México es uno de los cinco países que pueden preciarse de una diversidad
biológica abundante. Así, puede decirse que es megadiverso, lo que significa que la
superficie nacional es privilegiada en lo referente a tipos de ecosistemas, así como al
número y la variación genética de las especies.
En la república mexicana se encuentra 10% de las especies existentes en el planeta,
de las cuales alrededor de 50% son especies endémicas, y su existencia se limita a una
determinada zona. Lo demuestran las 1,681 especies de mamíferos, las 1,054 especies
de aves –más de las que habitan en Estados Unidos y Canadá juntas– y las 704
especies de reptiles, 51% de ellas endémicas, por tanto cabe destacar con excepción
de Australia no hay otra región en el mundo que cuente con tantas.
En la fauna endémica se encuentran rangos de distribución muy restringidos, limitados a
una isla o a una determinada región del país, como por ejemplo el charal tarasco
(Chiostomacharari), al cual sólo se le conoce en un pequeño lago alimentado por el
manantial La Mintzita, situado a ocho km al oeste de Morelia.
Pero la riqueza de la biodiversidad de México no es infinita. Últimamente se ha visto
muy mermada y año tras año se puede apreciar con fotos aéreas e imágenes desde el
espacio cómo desaparecen selvas, bosques y otros tipos de vegetación nativa que ponen
al borde de su existencia a una creciente cifra de animales asociados a ella. De esta
manera, la situación se torna cada día más delicada, pero como aún no se nota tanto la
gente hace como que no ve, como que no oye, como que no siente... Pero, ¿hasta
cuándo? ¿Hasta que sea tarde?
Ante una realidad que ya no puede ocultarse, el gobierno mexicano está tomando cartas
en el asunto. Ya identificó las especies o poblaciones de flora y fauna silvestres que se
encuentran en las diferentes categorías de peligro de extinción a lo largo y ancho del
territorio nacional y a partir de esta información elaboró una serie de listados para
mediante la aplicación de un método evaluar el riesgo en el que se encuentran algunas.
Mediante la creación de leyes la autoridad procedió a proteger a todos los “mexicanos
amenazados”. La Ley General del Equilibrio Ecológico y la Ley General de la Vida
Silvestre sirven para este propósito. Asimismo, ha definido una serie de categorías para
unificar criterios.
De acuerdo con la Norma Oficial Mexicana, NOM-059-ECOL-2001, cuando se hace
referencia al peligro de extinción se trata de aquellas especies cuyas áreas de distribución
o tamaño de sus poblaciones en el territorio nacional han disminuido drásticamente
poniendo en riesgo su viabilidad biológica en todo su hábitat natural, debido entre otros a
factores como la destrucción o modificación drástica del hábitat, aprovechamiento no
sustentable, enfermedades o depredación.

En la NOM de 2001 se mencionan 221 animales en peligro de extinción. Entre ellos
destacan 43 especies de mamíferos, 72 de aves, 14 de reptiles, seis de anfibios, 70 de
peces y 16 de invertebrados. Cabe señalar que la lista es un intento para aproximarse a la
realidad, pues existe una revisión continua de acuerdo con un mayor y mejor
conocimiento de la flora y la fauna de México.
Respecto de las especies endémicas en peligro de extinción, se pueden enumerar ocho
de invertebrados, 62 de peces, cinco de anfibios, cinco de reptiles, 38 de aves y 17 de
mamíferos, de acuerdo con la NOM-059-SEMARNAT-2001.

CAUSAS Y POSIBLES SOLUCIONES

Si bien la civilización ha creado el problema, es también la más indicada para impedirlo.
Su intervención será necesaria para evitar que tanto los mamíferos y las aves, como las
tortugas que se detallan a continuación, no pasen a convertirse en piezas disecadas
dentro de una vitrina de un museo de historia natural.
Entre los mamíferos en peligro de extinción destacan:
El oso hormiguero, brazo fuerte, chupamiel (Tamandua mexicana), que vive en las
zonas tropicales desde Michoacán en la vertiente del Pacífico y la Huasteca potosina en
la vertiente del golfo hasta Chiapas y la península de Yucatán. Habita los bosques tropical
y mesófilo de montaña, y los manglares.
El armadillo de cola desnuda (Cabassouscentralis), que se encuentra exclusivamente
en las zonas de acahuales y pastizales de la Selva Lacandona de Chiapas.
El multicitado jaguar (Panthera onca), que habita en los planos costeros y en las áreas
montañosas a lo largo de ambas vertientes desde el sur de Sinaloa y el centro de
Tamaulipas hacia el sur y el sureste por el istmo de Tehuantepec hasta la península de
Yucatán. Se puede hallar en manglares, el matorral xerófilo y en los bosques tropical,
mesófilo de montaña, espinoso, y el de coníferas y encinos.
El manatí (Trichechusmanatus), que se encuentra en los estados de Tamaulipas,
Veracruz, Tabasco, Campeche, Yucatán, Quintana Roo y Chiapas. Vive en ríos, arroyos,
lagunas, cenotes costeros y marinos, caletas y bahías adyacentes al mar.
El mono araña (Ateles geoffroyi), que puede ubicarse en los bosques tropicales, selvas
altas y medianas de Veracruz, los manglares de Chiapas, en las zonas de selva baja y en
los petenes en Yucatán.
El saraguato (Aloutta pigra), que habita desde la península de Yucatán hasta Belice y
Guatemala; vive en el bosque tropical perennifolio, incluye selvas lluviosas, bosques de
galería y bosques mesófilos.

El mono aullador (Alouttapalliata), que habita en México desde Los Tuxtlas, en
Veracruz, hasta la Sierra de Santa Marta en Chiapas y cerca de Juchitán, Oaxaca.
El ocelote (Leoparduspardalis), distribuido a lo largo de las planicies costeras del
Pacífico y del Golfo de México, desde el estado de Sinaloa y Tamaulipas hacia el sur,
incluso en la península de Yucatán.
El perro llanero mexicano o perrito de la pradera (Cynomysmexicanus), una especie
endémica correspondiente a una pequeña región de valles y pastizales de la montaña
ubicada entre los límites de los estados de Coahuila, Nuevo León, San Luis Potosí y
Zacatecas.
El teporingo (Romerolagusdiazi), correspondiente a una especie endémica sólo
localizada en las laderas de las montañas del sur y sureste del Valle de México y en el
Nevado de Toluca. Habita bosques y zacatonales subalpinos y alpinos a los 3 000 mil a 4
300 m de altura.
El tigrillo (Leoparduswiedii), que se distribuye en las zonas costeras del Pacífico y del
Golfo de México desde Sinaloa y Tamaulipas hacia el sur y en la península de Yucatán.
Se localiza en el bosque tropical, en manglares y en el mesófilo.
La vaquita marina (Phocoenasinus), endémica de México, vive en el Golfo de
California.
Entre las aves están el águila arpía (Harpiaharpyja), el águila cabeza blanca
(Haliaeetusleucocephalus), la grulla blanca (Grus americana), la chara garganta blanca
(Cyanolycamirabilis), la cigüeña jabirú (Kabirumycteria), la cotorra serrana occidental
(Rhynchopsittapachyrhyncha), la guacamaya roja (Ara macao), la guacamaya verde (Ara
militaris), el halcón peregrino (Falco peregrinus), el loro cabeza amarilla (Amazona
oratrix), el pato realel (Cairina moschata), pavón (Oreophasisderbianus) y el quetzal
(Pharomachrusmocinno).
Las tortugas, por su lado, enfrentan en las playas mexicanas todo tipo de riesgos que las
llevan a la orilla de la extinción. Entre ellas se encuentran la tortuga marina cauama
(Carettacaretta); la tortuga marina verde del Pacífico o tortuga prieta (Cheloniaagassizi); la
tortuga marina verde del Atlántico o tortuga blanca (Cheloniamydas); la tortuga almizclera
chopontil (Claudiusangustatus); la tortuga riverina centroamericana o tortuga blanca
(Dermatemysmawii); la tortuga marina laúd (Dermochelyscoriasea); la tortuga marina de
carey (Eretmochelysimbricata); la galápago de Mapimí (Gopherusflavomarginatus); la
tortuga marina escamosa del Atlántico o tortuga lora (Lepidochelyskempi); y la tortuga
golfina escamosa del Pacífico (Lepidochelysolivacea).
Por desgracia, las actividades humanas no son compatibles con la vida salvaje y son las
que más amenazan a la fauna y la flora. Los entornos se fragmentan y con ellos caen y se
degradan los ecosistemas. A la tala de árboles le sigue de inmediato un insidioso proceso
de erosión y poco después ocurre una serie de modificaciones que reducen los bienes y
los servicios ambientales, lo cual sumado propicia la extinción de los animales residentes
en la zona.
De un año a otro se derriban 600 mil has de selvas, bosques y otros tipos de vegetación
nativa en México equivalentes a la desaparición de un campo de fútbol por minuto. La

mayor parte de esta destrucción se justifica aduciendo fines económicos, como destinar
tierras a cultivos o pastizales. Se puede afirmar que estos últimos son los enemigos
declarados de los ecosistemas. También hay que agregar a la lista los incendios.
De esta manera, tanto la agricultura como la ganadería resultan particularmente
destructivas. Adicionalmente, los lagos y los ríos están contaminando el entorno con
sedimentos que arrastran con la fuerza de la lluvia y el viento.
A este frenesí de barbarie se añaden las actividades ilegales, como la compraventa de
animales silvestres y la cacería furtiva. La enorme demanda de aves exóticas con fines
decorativos para residencias y hoteles ha disparado el comercio clandestino y las ha
convertido en mercancías codiciadas, por lo que su futuro es incierto, con graves
consecuencias para las poblaciones y los ecosistemas.
Es frecuente encontrar en los periódicos notas como la siguiente, que fue tomada al azar:
“El día de hoy, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, PROFEPA,
decomisó 19 ejemplares de fauna silvestre, algunos de ellos catalogados como ‘en
peligro de extinción’, provenientes de Oaxaca, Yucatán, Chiapas y Campeche en
mercados ambulantes de Atizapán y Nicolás Bravo, Estado de México”. Da un vistazo al
periódico y también encontrarás notas semejantes casi todos los días.

¿ES ADECUADA LA PROTECCIÓN?

Aunque la destrucción de bosques y selvas para convertirlas en tierras de cultivo y
pastizales con el fin de satisfacer al aumento desmedido de la población no se presenta
ahora más que como un drama a punto de convertirse en una pesadilla, el gobierno
mexicano, en coordinación con instituciones académicas y organizaciones no
gubernamentales realiza esfuerzos para recuperar las especies en peligro de extinción.
Ahora no sólo se investiga, también se toman acciones concretas para controlar o
erradicar los factores que provocan los problemas que contribuyen a la disminución de las
poblaciones de estos animales. De hecho se han firmado convenios con varios países,
como el de Diversidad Biológica de 1992, del cual surgió la Comisión Nacional para el
Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO).
Esta institución trabaja codo con codo con los científicos mexicanos; fomenta la
investigación, recopila los datos producidos a lo largo de décadas por los científicos para
ponerlos a disposición del público interesado en el tema y en la difusión del conocimiento.
La Comisión apoya la realización de proyectos, de los cuales ya más de mil se han
impulsado y de ellos más de 200 han considerado entre sus objetos de estudio alguna o
varias especies en peligro de extinción, como la salud de la vaquita, el hábitat del borrego
cimarrón, el berrendo y el puma; la preservación de la guacamaya escarlata y la
publicación del libro Las aves de México en peligro de extinción, de Gerardo Ceballos
González.
CONABIO se empeña por informar mejor a la sociedad acerca de los riesgos que implica
la desaparición de una especie, ya que este fenómeno nunca ocurre de manera aislada.
Cuando se extingue una especie mueren con ella diez más que quizás ni siquiera están
registradas.
Otra supervisión importante la brinda la Convención sobre Comercio Internacional de

Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), que intenta controlar el
tráfico ilegal de animales y plantas protegidas para evitar que las acciones no constituyan
una amenaza para su supervivencia.

ESPECIES EN PELIGRO DE EXTINCIÓN, UNA PREOCUPACIÓN COLECTIVA

Si bien es cierto que ha aumentado el interés de la sociedad por participar en el rescate
de la vida silvestre, sólo una parte muy pequeña está consciente del tamaño del problema
y su importancia. Poco aporta que las personas de la ciudad simpaticen con los animales
del bosque y emprendan campañas y contribuciones económicas para evitar la tala de
árboles, si la dicotomía persiste y la falta de control continúa presionando las zonas
protegidas. Lo cierto es que mientras la actividad en el campo sea incontrolable y bajo
una nube de pretextos se hieran más los espacios de la diversidad, la perspectiva es
catastrófica.
La conservación de las especies debe ser una actividad que ocupe y preocupe a todos y
debe ser ahora, cuando aún hay tiempo. Pero de una manera concertada, porque es inútil
salvar una especie mediante las sofisticadas técnicas de crío-preservación del material
genético para su futura reproducción, si los bosques, selvas o ríos donde moraba ya no
responden para sustentarla, sea porque están completamente devastados o que el
ecosistema ya no da más de sí.
Cada quien tiene mucho que aportar porque es preciso cuidar lo que resta de la
biodiversidad y mantener los bosques y las selvas. ¿A quién sirve una tierra yerma
donde la flora y la fauna solamente quedarán como un recuerdo? Un vacío sin
rugidos, cantos ni gritos de alarma, sino un erial poblado de fantasmas.
En el mundo se pierden cientos de miles de especies, muchas de ellas aún antes de ser
descubiertas por la ciencia. De ese modo, no sólo se pierde la variabilidad biológica, sino
además la diversidad genética, fuente de sustento para las generaciones futuras. Una
especie en peligro de extinción es la que puede extinguirse en un futuro próximo. A través
de lahistoria de la evolución, millones de especies han desaparecido debido
a procesos naturales. En los últimos 300 años, sin embargo, los humanos han
multiplicado la tasa de extinción por mil.
Para todas las especies naturales, vegetales y animales, vivir constituye un peligro
cotidiano, deben cuidarse de sus congéneres, especialmente del más poderoso predador
que existe sobre la Tierra: el hombre. Los desastres ecológicos, la deforestación y otras
consecuencias de la acción humana provocan daños en la cadena trófica. En el mundo
actual la extinción de especies animales no está tan directamente relacionada con
la escasez de alimentos o la contaminación, como con acciones violentas directas (la
caza no reglamentada y el comercio ilegal de especies salvajes) o indirectas
(la introducción de especies exóticas, en determinados ambientes, que compiten por uno
o más recursos con individuos nativos o ya adaptados al lugar).

Según los conservacionistas, la depredación de la fauna ha crecido vertiginosamente y se
estima actualmente que una especie desaparece cada 15 minutos. Para la naturaleza, lo
peor que le puede suceder es la extinción de las especies, ya que con eso se pone en
peligro el equilibrio necesario en todo ecosistema. En esta cadena natural, cada especie
necesita de la otra para sobrevivir. La acelerada destrucción del hábitat es pretexto de
un desarrollo sin parámetros de sustentabilidad, condena a la extinción a
una biodiversidad en cuyas potencialidades se basa la vida del futuro. Y aunque
esta actitud represente a simple vista una postura antropocéntrica, el hombre en su afán
de búsqueda de nuevas alternativas no puede apartarse de esa visión, pues de lo
contrario la misma existencia no tendría razón de ser. Introduciendo estos conceptos a
la filosofía de la comunicación, consideramos de vital importancia contribuir a la
protección de los recursos naturales, difundiendo las potencialidades de la riqueza
faunística.
¿Cuáles son las principales causa de este peligro?
1. La persecución y matanza por el valor de sus pieles.
2. La caza intensiva y la pesca intensiva para comercializar sus carnes.
3. La contaminación de las especies extrañas a su hábitat, o sea "especies invasoras".
4. Los grandes emprendimientos como represas, hidrovías, etc., que el hombre construye.
5. Pérdida de petróleo, que contaminan los mares.
6. Accidentes naturales como la "muerte gris", erupción de los volcanes que lanza a
la atmósfera nubes de cenizas y gases con alto contenido de azufre.
7. La acción de otros contaminantes (yacimientos de uranio, polonio, radio y de otros
elementos radioactivos)
8. Accidentes varios, intencionales o no, como los incendios de bosques, choque de
barcos, etc.
Las diez especies más amenazadas
Algunas de las especies podrían desaparecer en las primeras décadas del siglo XXI. Su
uso comercial está totalmente prohibido.
Tigre de Siberia: cazado por su piel. Quedan unos 200 ejemplares.
Nutria Gigante: capturado por su piel. Ha desaparecido en Uruguay y quedan pocos
centenares en Argentina.
Cocodrilo del Nilo: perseguido por su piel.
Águila Imperial Ibérica: quedan unas 150 parejas en libertad.
Tortuga Marina: perseguida por coleccionistas y ofrecida como curiosidad en
restaurantes de lujos.
Gorila de Montaña: destinado a zoológicos, coleccionistas e institutos de antropología.
Quedan unos 600 ejemplares en las montañas húmedas del continente africano.
Guacamayo Escarlata: importados por grandes cantidades por los EE.UU.
Rinoceronte Negro Africano: quedan unos 2000 ejemplares. En los años setenta,

su población alcanzaba los 65.000.
Panda Gigante: utilizados en zoológicos y apetecidos por su piel. Quedan unos mil
ejemplares en todo el mundo.
Lobo Marsupial: podría haber desaparecido ya. El último ejemplar fue avistado en la
década de los ochenta.

¿Es el fin del mundo?
La extinción de especies suele verse como algo negativo que va en detrimento de la
riqueza y biodiversidad de nuestro planeta.En un intento por mostrar el lado menos
evidente de este fenómeno, el Museo de Historia Natural de Londres, en Reino Unido,
inauguró el viernes pasado una exposición titulada "Extinción: ¿no es el fin del
mundo?"."Todos piensan en los dinosaurios y en los dodos al hablar de extinción.
Tendemos a ignorar que se trata de una parte natural de la vida en la Tierra", le explica a
BBC Mundo Alex Fairhead, comisario de la exposición."Muchas veces, cuando un ser
muere, puede generar vida. El ejemplo más claro es la extinción de los dinosaurios hace
65 millones de años. Si no hubiese ocurrido, probablemente no contaríamos con la
biodiversidad que existe en la actualidad".Los científicos calculan que en nuestro planeta
viven entre dos y diez millones de especies, pero sólo conocemos con certeza a alrededor
de 1,9 millones.Por cada millón de especies en la Tierra se estima que hay una que
desaparece cada año debido a lo que se conoce como extinción de fondo, que ocurre
cuando las especies no se logran adaptar a los cambios que se dan en su hábitat.Según
la exposición, más del 90% de las especies extintas desaparecieron por estas causas. El
resto, tuvieron un final más alífero: murieron en los períodos de extinción masiva."Lo
interesante es saber que, por encima de todos estos cambios, existen especies que han
logrado sobrevivir a la extinción, muchas de ellas sin presentar grandes cambios
evolucionarios", cuenta Alex Fairhead.Los supervivientes
El cangrejo herradura ha logrado sobrevivir a la extinción durante alrededor de 450
millones de años, conservando su forma.La exposición recopiló algunos ejemplos de
especies que han logrado sobrevivir contra viento y marea, con la intención de generar
interrogantes a tener en cuenta en el futuro.¿Qué podemos aprender de los
"afortunados"? ¿De qué manera sobreviven?Y, teniendo en cuenta a los ganadores y
perdedores en el pasado, ¿se puede deducir cuales serán los del futuro?. Son preguntas
que el Museo de Historia Natural de Londres pretende generar en sus asistentes.
El cangrejo herradura, un quelicerado de la claseMerostomata, es uno de los
supervivientes.
La exposición compara a un ejemplar actual con fósiles ancianos de la especie, que datan
de hace aproximadamente 450 millones de años. Su semejanza es
sorprendente."Creemos que su sangre a base de cobre, capaz de sanar con rapidez sus
heridas, ha sido fundamental para su supervivencia. Es interesante observar cómo no ha
necesitado evolucionar para seguir viviendo", dice Alex Fairhead.
Otro ejemplo es la tortuga laúd. Perteneciente a la familia Dermochelyidae, lleva en la
Tierra más de 110 millones de años, sin haber sufrido mayores cambios.La fortaleza de su

caparazón y su capacidad para pasar hasta 12 meses sin comer, son algunas de las
explicaciones que, según sugiere la exposición, sirvieron para su supervivencia.
Especies que regresaron de la muerte
La exposición también explica el caso de algunas especies que el Hombre dio por
muertas durante largos períodos de tiempo, para después descubrir que aún seguían en
la Tierra.Uno de los ejemplos expuestos en el museo es el celacanto, un pez de aletas
lobuladas y gran tamaño que se creía había desaparecido hace 65 millones de
años.Como por arte de magia, en 1938, MarjorieCourtenay descubrió uno en Suráfrica.
En 1998, se localizó una especie relacionada en Célebes (Indonesia).
Otro ejemplo es el búho Atheneblewitti, que había sido visto por última vez en 1884, para
después redescubrirse 113 años después, en 1997."Este tipo de ejemplos, sumados a las
limitaciones humanas para rastrear e identificar a todas las especies del planeta, sugieren
que pueden haber otras especies que creemos que están extintas y no lo están, así como
una gran cantidad de especies por descubrir", señaló Alex Fairhead.

Casos exitosos de conservación

Elde Arabia es un ejemplo exitoso de conservación por parte del hombre.Es evidente que
el comportamiento del hombre ha tenido una gran influencia en la extinción de
especies.Casos como el de la desaparición de la paloma migratoria, que desapareció en
1914 debido a la caza masiva, están expuestos en el museo."En 1978, el hombre mataba
a alrededor de 50.000 palomas de esta especie al día y su carne se vendía a un precio
muy económico", explica el museo.Otro ejemplo de efecto perjudicial –presente en el
museo– es cuando el hombre se lleva consigo especies invasivas (como perros, ardillas y
gatos) a islas o zonas en donde existen animales que nunca han convivido con los nuevos
inquilinos, resultando en su desaparición.Sin subestimar este impacto -en algunos casos
catastróficos- la exposición celebra los ejemplos en que la intervención humana ha
logrado salvar a especies.Es el caso del órice de Arabia, una especie de mamífero
artiodáctilo típicamente desértico. Según la exposición, en 1972 únicamente existía en los
zoológicos.
Pero gracias a diversos programas de reproducción en cautiverio, en 1982 fueron
reinsertados a su hábitat natural. Hoy en día existen alrededor de 1.000 en libertad, y
6.000 en zoológicos.
Otro caso interesante es el del pez Cyprinodonalvarezi, de la familia de los
ciprinodóntidos. De tamaño diminuto, se creía que ya no estaba presente en hábitats
naturales, hasta que hace unos años, lograron identificar y salvar a una población en
México.El museo cuenta con algunos ejemplares vivos de este pez: "Creemos que tener

un elemento vivo en una exposición de un tema que generalmente se relaciona con la
muerte, ayuda a ilustrar lo que intentamos expresar", apunta Fairhead.
Impacto humano
Ante lo expuesto anteriormente, el museo genera interrogantes sin una única respuesta,
con el fin de echar a volar la mente de los espectadores.En tiempos recientes han
desaparecido un gran número de especies. Desde 1500, los registros indican que han
desaparecido 801, pero debido a que es posible que desconozcamos la existencia de
muchas, podrían ser muchas más.Aunque los números no corresponden a una extinción
masiva, algunos científicos creen que si continúa el ritmo y las condiciones actuales, es
posible que lleguemos a ese punto, incluso en algunos cientos de años.Puede ser que
seamos los responsables de la próxima extinción masiva? ¿Debemos tomar medidas para
evitar que algunas especies desaparezcan?Y si es así, ¿priorizamos a las especies raras,
como el tigre, o a aquellas que contribuyen al equilibrio del ecosistema y por tanto a la
supervivencia del hombre?Son preguntas que deja en el aire el Museo de Historia Natural
de Londres, resultando en una pregunta final: si continúa la extinción de especies que
contribuyen a nuestro bienestar, ¿es posible que algún día lleguemos al momento de
nuestra propia extinción?El clima cambia a un ritmo sin precedentes y no todos los
animales se pueden adaptar a tiempo. (Ni todas las plantas.) Las actividades
humanas provocan el cambio climático, pero los más perjudicados son los animales (a
costo plazo; a largo plazo, la humanidad se enfrenta a un problema que quizá no tenga
solución).Tanto los animales terrestres como los marinos se ven afectados por el
calentamiento global. En general, el cambio en el clima les afecta en dos vertientes:
su distribución y la relación con sus hábitats naturales, y su comportamiento. Si no se
detiene el cambio climático, una cuarta parte de las especies del planeta (entre
animales terrestres, aves y plantas) podría extinguirse. La única solución esreducir las
emisiones de gases de efecto invernadero de una forma radical.
Lógicamente, habrá diferencias según las regiones. Hay otros factores que afectan (y se
suman al cambio climático) a la extinción de especies, como el uso del suelo, la pérdida
de hábitat o la contaminación, así como la propia capacidad de adaptación de los
animales. Por ejemplo, en los bosques húmedos de Queensland (Australia), el riesgo de
extinción está muy relacionado con el cambio climático. En cambio, en un lugar muy
distinto, como es la selva brasileña, la destrucción del hábitat afecta más que el fenómeno
climático. Por último, en el sur de África, las especies originales se extinguirán debido al
cambio en el uso del suelo. Aunque hay que aclarar que son fenómenos relacionados y
todos contribuyen a la extinción.

¿Qué podemos hacer para evitar la extinción de los animales?
Tomar conciencia de la problemática ambiental del país, en particular sobre la extinción de
especies.
Conocer cada día más sobre el tema adquiriendo libros o revistas especializadas,
concurriendo a bibliotecas o viendo documentales cinematográficos o televisivos.

Conocer los problemas ambientales comunes a toda la humanidad y la situación general
de las distintas especies, poniendo especial énfasis por dirigir nuestro esfuerzo y prédica
conservacionista en temas relativos a nuestra zona.
Los docentes, priorizando la temática ambiental o ecológica en los programas de estudio,
reuniendo materiales y planificando salidas de campo.
Los no docentes, influyendo en las escuelas para que se preste particular atención a esta
temática.
Los biólogos y naturalistas priorizando las investigaciones de las especies con mayor
riesgo de extinción.
Denunciar a quien destruya la fauna, conociendo para ello la legislación vigente.
Apoyar la creación de reservas naturales, que constituyen tal vez la mejor garantía para la
subsistencia de las especies vegetales y animales, y en consecuencia para salvaguardar
aquellas ya disminuidas que se hallan en riesgo de extinción. A esto se puede contribuir
movilizando a los organismos ambientalistas, tanto oficiales como privados, para que
efectúen los estudios de factibilidad técnica o catastral para convertir algunos sitios en
reserva natural
Exigir la correcta salvaguarda de las reservas ya existentes mediante la instalación de la
infraestructura mínima indispensable, velando por su integridad, ya que permanentemente
existen proyectos de desarrollo de las mismas o bien reclamos jurisdiccionales o de
dominio que las ponen en jaque.
Ingresar a unos de los tantos grupos ambientalistas existentes en el país, dado que la
labor individual puede ser muy meritoria, pero si se avanza hacia proyectos de largo
aliento, los grandes intereses que están involucrados nos harán sentir un poco solos o
embarcados en un esfuerzo estéril. La misma causa, encarada en el marco de una
entidad de bien público consigue mayor peso y respeto y puede concluir exitosamente.
Concientizarnos de que el mayor peligro es el del desconocimiento, sumado a la falta de
interés y a la ignorancia sobre la situación de los otros habitantes del planeta. Es el
ignorar que estas especies existen, que tienen un espacio en la Tierra y en este pedazo
de ella llamado República Argentina. El desconocimiento es así, la mayor amenaza,
aunque paradójicamente sea la menos divulgada y la menos visible.Concientizar que
somos sólo una parte, un elemento más, de ninguna manera imprescindible dentro del
sistema; nuestro futuro está indisolublemente unido al del planeta, y en mayor o menor
grado, depende de cada uno de nosotros, de cada pequeño hecho cotidiano, de la
sumatoria de los hechos cotidianos de millones de personas.Procurar mejorar la calidad
de vida en el Planeta, que es una tarea inmensamente difícil y noble, tal vez inalcanzable
y utópica pero necesaria.Dar a conocer a la población el real peligro que significa la
extinción de especies (pérdida de la biodiversidad) que incluso atenta contra la especie
humana.
Difundir y obtener su colaboración protegiendo hábitats (reduciendo todo tipo de
contaminación) y colaborando con las entidades destinadas a la conservación.
Crear reservas naturales.
Proteger en forma efectiva aquellas especies amenazadas o en peligro de extinción.
Fomentar programas de reproducción en cautiverio de especies amenazadas.
Dar a conocer y respetar los derechos del animal (La Liga Internacional de los Derechos
del Animal adopto en 1977 y proclamo en 1978 la siguiente Declaracion Universal.
Posteriormente fue aprobada por la UNESCO y la ONU.)
La interacción entre las actividades económicas e industriales y el mundo de la

investigación científica (Biólogos, geólogos, etc.) es urgente ya que sus efectos y
consecuencias inciden en la vida de cada ser humano y aún en las de sus descendientes
potenciales y en el hábitat natural de los animales, entre ellos los que estan en peligro de
extinción.
Alta tecnología para evitar la extinción de especies.
La caza furtiva está aumentando en todo el mundo. Matan a los rinocerontes para vender
sus cuernos, a los tiburones por sus aletas, a los elefantes porque sus colmillos se usan
en la medicina china, a los tigres y otros animales por diversión. Cualquier ayuda para
detener esta lacra es buena. La tecnología puede ayudar a salvar a especies de la
extinción.
Las mafias se organizan y se financian, mientras que los Gobiernos de algunos de los
países donde se produce esta caza ilegal no cuentan con recursos para detener a los
delincuentes. En especial, carecen de guardias preparados y dinero. Por ello, quizá sea
hora de recurrir a la imaginación y a dispositivos electrónicos.
Drones
Se habla cada vez más de estos aparatos, que son pequeños aviones sin piloto que se
manejan por control remoto. Cuentan con cámaras y otro tipo de sensores. Cada vez son
más baratos de construir y más sencillos de usar y dan mayores posibilidades para los
conservacionistas y para los guardaparques. Ya se usan para proteger a algunas especies
en peligro de extinción en Kenia, en Nepal y otros lugares. Incluso para seguir a las
ballenas por el océano.
GPS
Los sistemas de geolocalización junto a la tecnología proporcionada por Google y collares
ubicados en los cuellos (o dispositivos en otras partes del cuerpo) de los animales,
pueden salvar muchas vidas. Google Earth proporciona gran cantidad de información para
científicos y conservacionistas. También puede ser una herramienta de vigilancia en
tiempo real de la caza furtiva. La organización SavetheElephants usa esta tecnología de
Google, junto con collares GPS, para hacer un seguimiento de los movimientos de las
manadas de elefantes. Se puede saber si un animal ha dejado de moverse, lo que puede
significar que ha sido víctima de la caza ilegal.
Cercas con alarma
El Servicio por la Protección de la Fauna Salvaje de Kenia va a comenzar a usar esta alta
tecnología en ciertas reservas de animales para tratar de mantener a los cazadores
furtivos lejos de las especies en peligro de extinción. Si los cazadores se acercan a las
vallas, sonará una alarma que avisará tanto al guardabosques como a los propios
animales. Es una tecnología que puede usarse para zonas no demasiado extensas. En
Kenia, esperan que estas vallas eviten hasta el 90% de la caza furtiva en las áreas
cercadas.

Cámaras ocultas
Son las llamadas TrailGuards, cámaras diminutas que se esconden en lugares como
troncos de árboles, arbustos o grietas en los senderos. Se activan por el movimiento de
animales de gran tamaño, pero también si se acercan seres humanos: el cazador furtivo
quedaría registrado en la fotografía. A través de una conexión a internet, se envían las
imágenes al instante. Lo malo es que es una tecnología bastante cara. Por otra parte, el
cazador furtivo descubierto puede huir.

Seguimiento del ADN

Es una forma de disuadir a los cazadores furtivos: si no pueden vender su mercancía, no
les perece la pena arriesgarse a matar al animal. Se está probando con algunas especies.
Por ejemplo, con los tiburones, cuando son confiscados. Los científicos usan el ADN para
rastrear dónde se cazó y avisar a las autoridades locales. Es efectivo para las especies
que habitan en lugares específicos. También se usa con los rinocerontes y los cuernos
confiscados.
Trampa con alertas de emergencia
En este caso se trata de luchar contra las trampas fijas que colocan los cazadores. Lazos
o ganchos para atrapar leones, guepardos, leopardos y otros mamíferos. Es una forma de
morir lenta y dolorosa, hasta que los cazadores furtivos llegan para comprobar las
trampas. Es un collar parecido al que se usa para la localización por GPS. Este collar, si
cae en una trampa, alerta al equipo para que lo libere de nuevo a su hábitat natural.
2011, el peor año para los elefantes
En estos últimos días del año es habitual hacer un repaso de lo ocurrido durante los doce
anteriores meses. Y, en el caso de la situación de los elefantes, se puede afirmar que ha
sido un mal año, por no decir que ha sido un año terrible para estos grandes animales. Así
lo ha denunciado el grupo internacional en defensa la vida salvaje Traffic.
Dicha organización indica que, en 2011, se incautaron 23 toneladas de marfil. Esta
cantidad significa que al menos 2.500 animales murieron a causa de la caza furtiva. Esta
cifra es la más alta desde 1989, año en que se prohibió el comercio de marfil para salvar a
los elefantes de la extinción.
Pero, aunque se prohibió, la actividad ilegal prosiguió. En parte, debido a la gran
demanda en Asia, donde se usa para fabricar objetos decorativos. El comercio ilegal de
marfil de elefantes africanos se produce, principalmente, en China y en Tailandia. Así, el
incremento en la cantidad de marfil incautado en 2011 refleja una creciente demanda en
Asia y una mayor sofisticación de las mafias criminales que hay detrás del tráfico ilegal.

Si continúa la caza descontrolada de elefantes, estos animales podrían extinguirse. Este
año se han hecho, por lo menos, trece grandes incautaciones de marfil. En 2010, hubo
siete grandes operaciones que recuperaron diez toneladas de marfil. En definitiva, este es
el peor año de la historia en cuanto a grandes incautaciones.

Los traficantes usan tanto el transporte aéreo como el marítimo. A principios de año, tres
de las inacautaciones de marfil a gran escala se llevaron a cabo en aeropuertos, pero
después la mayoría de los colmillos se encontraron en medios de transporte marítimos.
En seis de las
incautaciones
Malasia fue un
tránsito en la

grandes
de 2011,
país de
cadena de

abastecimiento, según señala la organización Traffic. El último caso se produjo el 21 de
diciembre, cuando las autoridades malayas incautaron centenares de colmillos de
elefantes africanos por valor de más de un millón de dólares.

Conservación de hábitats
La conservación de hábitats es un sistema de manejo del recurso tierra, una práctica que
busca conservar, proteger y restaurar los hábitats de las plantas y animales silvestres
para prevenir su extinción, la fragmentación de hábitats y la reducción de la distribución
geográfica de especies. Es una prioridad de diversos grupos humanos que no cae dentro
de una ideología específica
Importancia
La mayoría de las extinciones de especies ocurridas entre los años 1000 a 2000 se han
debido a las acciones humanas, especialmente causadas por la destrucción de hábitats.
Los aumentos en las tasas de extinción se deben al consumo de los recursos orgánicos,
especialmente los de los bosques tropicales.Si bien la mayoría de las especies que se
están extinguiendo no son especies usadas en la alimentación humana su biomasa está
siendo convertida en tal alimento cuando su hábitat es transformado en pastizal, terreno
agrario o huerta. Se calcula que más de un tercio de la biomasa de la Tierra está dedicado
a las especies que alimentan a los humanos, tales como ganado y productos agrícolas.
La estabilidad de los ecosistemas disminuye cuando las especies se extinguen, por esto
es importante estudiar lo que ocurre para poder evitar el colapso de ecosistemas globales
cuando se reduzca aun más su complejidad. Los factores que contribuyen a pérdida
de biodiversidad son: superpoblación, deforestación, contaminación
ambiental, contaminación del aire, del agua, del suelo y calentamiento global o cambios
climáticos.
Movimiento ecologista
El movimiento ecologista mundial se ocupa de la protección ambiental; es uno de varios
movimientos que surgieron en la década de 1960. Se lo debe diferenciar de la ciencia de
la ecología que ya existía antes. El movimiento ecologista considera a las especies
silvestres como seres dotados de derechos de vida basados en la importancia de
mantener la biodiversidad.

Ecologismo
El ecologismo (en
ocasiones llamado
el movimiento verde o ambientalista) es un variado movimiento político, social y global,
que defiende la protección del medio ambiente.Habitualmente, el ecologismo se defiende
desde posiciones antropocéntricas, es decir, para satisfacer una necesidad humana,
incluyendo necesidades de salud y sociales. En esos términos, los ecologistas hacen
una crítica social más o menos implícita, proponiendo la necesidad de reformas legales y
concienciación social tanto en gobiernos, como en empresas y colectivos sociales. El
movimiento ecologista está unido con un compromiso para mantener la salud del ser
humano en equilibrio con los ecosistemas naturales, se considera la Humanidad como
una parte de la Naturaleza y no algo separada de ella. Una defensa pura del ecologismo
se hace desde planteamientos ecocéntricos, dando prioridad a los ecosistemas y a las
especies sobre los individuos -sean humanos o de otras especies. Un representante de
este planteamiento es PenttiLinkola.La existencia de organizaciones ecologistas está
estrechamente ligada al desarrollo de los sistemas democráticos y al progreso de las
libertades civiles. El movimiento está representado por una amplia y variada gama de
organizaciones no gubernamentales, desde el nivel global hasta la escala local. Algunos
cuentan con decenios de historia y disponen de importantes infraestructuras a nivel
internacional; aunque la mayoría lo forman organizaciones locales de carácter más o
menos espontáneo.Está relacionado con la ecología política. Se entiende que el
ecologismo es una postura que postula que es necesario hacer modificaciones
significativas en las políticas ambientales de todos los estados del mundo. Hay quienes
proponen un cambio radical en el sistema de Estado y se niega la necesidad de más
desarrollo en el sentido convencional o capitalista, mientras otros sólo proponen un
cambio en la política ambiental, y otros un cambio profundo en la forma de las relaciones
sociales y ambientales de producción.Posiblemente esta política nace en el momento en
que se hace patente el deterioro del medio ambiente a causa de los experimentos o el
desconocimiento de la actividad humana. En el informe Los límites del
crecimiento derivado del club de Roma de los Estados Unidos, nace la inquietud y surgen
multitud de grupos políticos ambientalistas o ecologistas en ese país. La ecología política
y el ecologismo no siempre son partidarios del ecocentrismo absoluto, sino que,
generalmente, suele partir de posiciones antropocentristas.
Origen del movimiento ecologista
El movimiento ecologista tiene tres raíces principales: conservación y regeneración de los
recursos naturales, preservación de la vida silvestre y el movimiento para reducir la
contaminación y mejorar la vida urbana.El 26° presidente de los Estados Unidos de

América
dore

Theo

Roosevelt, prominente conservacionista, fue el primero en tratar el tema de
la Conservación ambiental en la agenda política de los Estados Unidos, aunque más
centrado en condiciones de vida saludables que en cuestiones ecológicas.El movimiento
ecologista moderno se expresó de forma más apasionada en la cúspide de la era
industrial: cerca del tercer cuarto del siglo XX. Los clásicos ecologistas modernos
empezaron en ese período con el trabajo de Rachel Carsonque proveyó el primer toque
de atención científica sobre la muerte del planeta debido a la actividad humana.Durante
los años 50, 60 y 70, ocurrieron varios eventos que avivaron la conciencia medioambiental
del daño al entorno causado por el hombre. En 1954, los 23 miembros de la tripulación del
buque pesquero DaigoFukuryū Maru fueron expuestos a un escape radioactivo de una
prueba de bomba de hidrógeno en el atolón Bikini. En 1969 hubo un vertido en una
excavación petrolífera en el Canal de Santa Bárbara de California. Otros hechos
importantes fueron la protesta deBarryCommoner contra los ensayos nucleares, el
libro Silent Spring (Primavera silenciosa) de Rachel Carson así
como ThePopulationBomb (La bomba demográfica) de Paul R. Ehrlich. Estos libros
aumentaron la inquietud e interés sobre el medio ambiente.
El movimiento ecologista inicial se centraba fuertemente en la reducción de la
contaminación y en la protección de las reservas de recursos naturales tales como agua y
aire. Las presiones de desarrollo en rápida expansión también acuciaron considerables
esfuerzos para preservar territorios únicos y hábitats de vida silvestre, para proteger las
especies en peligro de extinción antes de que desapareciesen. En los Estados Unidos,
durante la década de 1970 se aprobaron leyes como elCleanWaterAct, Clean Air
Act, EndangeredSpeciesAct y NationalEnvironmentalPolicyAct (Decreto Ley de Agua
Limpia,Decreto Ley de Aire Limpio, Decreto Ley de Especie en Peligro de Extinción,
y Decreto Ley de Política Medioambiental Nacional, respectivamente), las cuales han sido
los cimientos para los estándares medioambientales.Gracias al movimiento ecologista, la
conciencia pública y las ciencias del medioambiente han mejorado en los últimos años.
Las preocupaciones medioambientales se han ampliado, incluyendo conceptos como
la sostenibilidad, el agujero en la capa de ozono, el cambio climático, la lluvia ácida, y
la contaminación genética.La mayoría de los ecologistas tienen objetivos similares,
aunque pueden no estar de acuerdo en los detalles como el énfasis, las prioridades o el
comportamiento individual. Los movimientos ecologistas a menudo interaccionan o están
ligados con otros movimientos sociales con puntos de vista morales parecidos, como
el movimiento pacifista, los derechos humanos o los derechos de los animales; contra

las armas nucleares o la energía nuclear, las enfermedades endémicas, lapobreza,
el hambre, etc.Los ecologistas, desde sus inicios, se vieron atravesados por las diferentes
ideologías que existían en el ámbito de las sociedades. Los movimientos vinculados con
la concepción tradicional liberal no hacían hincapié en la gestión delcapitalismo en la
relación en la distribución de los recursos. Los movimientos socialistas seguían la
ideología del desarrollo económico vigente. Sin embargo, parte de estos comenzaron a
tener en cuenta que los recursos son limitados. De ahí, que naciera la convergencia entre
el socialismo tradicional y el ecologismo, y diese lugar al ecosocialismo. Este movimiento
trata la distribución de los recursos, qué posibilidades de gestión hay de estos a través del
modelo que hoy tenemos, los límites de los recursos y la distribución de los riesgos. Al
igual que el socialismo se va fragmentando, el feminismo también. Pues se comienzan a
atender las diferencias entre los países de la periferia y los del centro, y surge en la
periferia elecofeminismo, que ha subrayado, entre otras muchas cosas, que las mujeres
suelen ser en la gran mayoría de los países una de las partes más perjudicadas en los
casos de injusticias y desastres medioambientales.Así bien, en la década de los 70 ante
la crisis petrolífera se acrecientan los problemas de contaminación medioambiental, la
masificación urbana y una serie de catástrofes dan lugar a la puesta en marcha de un
proceso de conciencia del ecologismo y surgimiento de numerosas plataformas,
organizaciones y movimientos de tipo ecologistas en todo el mundo para tratar de
encontrar y fomentar un respeto por el medio ambiente. El eco del movimiento ecologista
comienza a alcanzar una resonancia internacional, rebasando los límites de los grupos
activistas para comenzar a instalarse en la conciencia de la opinión pública,
especialmente en los países industrialmente avanzados, donde la degradación del medio
ambiente comienza a deteriorar los niveles de calidad de vida. Los primeros grupos que
aparecen son diversos y se caracterizan por presentar diferentes tendencias:
conservacionistas, institucionales y radicales.En esta década se destaca la aparición de
organizaciones de carácter institucional como las ONG ecologistas y los partidos políticos
verdes, movimientos de izquierdas interesados en resolver los problemas
medioambientales que surgen a partir de los años 70 y 80. Se observan dos importantes
agrupaciones como Greenpeace, una asociación que se forma de manera espontánea por
un grupo de activistas antinucleares canadienses en 1971. Es una organización no
gubernamental, que no depende política ni económicamente del Estado, cuyo objetivo es
defender y proteger el medio ambiente realizando campañas de conciencia, protección
medioambiental o actos directos de intento de boicot de empresas o instituciones que
tratan de perjudicar al medio ambiente. Otra organización que nace por entonces
es WWF/Adena, en 1968, como consecuencia de una actuación militante a favor de la
protección de los espacios naturales. Una organización de carácter radical fue Frente de
Liberación Animal (FLA), que surge de manera clandestina a principio de los 70 y se
caracteriza por el empleo de la acción directa como método de lucha.
México, segundo lugar mundial con especies en peligro de extinción.
Desde 2001, las especies en peligro de desaparecer han pasado de 372 a 500;
organizaciones ambientales exigen más interés en el tema.

En la última década, las especies en peligro de extinción en México han aumento un
25%, lo que sitúa al país en segundo lugar mundial con especies en riesgo latente.
Con la publicación de la Norma Oficial Mexicana 059 de la Secretaría de Medio Ambiente
y Recursos Naturales (Semarnat) para 2010, el gobierno mexicano reconoció que hay 71
nuevas especies y subespecies en categoría de "riesgo", en comparación con 2001.
Organizaciones como el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA), Greenpeace,
Defensores de la Vida Salvaje en México y el Grupo Ecologista del Mayab, denunciaron
que el sistema para proteger a las especies silvestres es lento e inflexible y "queda a
voluntad y capricho de la autoridad ambiental en turno".
La última NOM sobre las especies en peligro de extinción en México se publicó en 2001,
en ésta se contemplaban a 372 especies en categoría de "peligro de extinción", lo que
ahora ha aumentado a 500.
Las NOM son las regulaciones técnicas que contienen la información, requisitos,
especificaciones, procedimientos y metodología que permiten a las distintas instancias de
gobierno fijar parámetros evaluables para evitar riesgos a la población, a los animales y al
medio ambiente.
La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza colocaba a México en el
quinto lugar mundial de las especies el peligro, por debajo de Ecuador, Estados Unidos,
Malasia e Indonesia; pero con la clasificación de la NOM 059 del 2010, pasaría
al segundo lugar en las categorías de "En Peligro" y "Amenazada" con 1,203
especies.
La SEMARNAT está fracasando en su obligación de proteger y conservar a las especies
silvestres de México, denunció el CEMDA.
"La NOM 059 se completó en el 2006 y durante cuatro años quedaron sin protección legal
decenas de especies que fueron enlistadas por primera vez. Entre ellas el pecarí de
labios blancos, que desde el 2006 se reconoció como una especie en peligro de
extinción y sin embargo la Dirección General de Vida Silvestre continuó dando
autorizaciones de caza porque la norma no estaba publicada", dijo Mercedes Anzures
vocera de Conservación de Mamíferos Marinos de México (COMARINO).

Hace 10 años, en México se contemplaban a 41 especies como"posiblemente
extintas", pero para 2010, esa cifra aumentó a 49.
"Uno de los grupos de fauna que presentó más cambios fueron los pericos y guacamayas,
ya que cinco especies fueron subidas a la categoría de En Peligro, (?) con estos cambios
21 de las 22 especies que hay en México quedan enlistadas dentro de la norma y 11
especies o el 50% están en Peligro de Extinción", dijo María Elena Sánchez, presidenta
de Teyeliz, A.C., una organización mexicana que estudia el tráfico ilegal de aves en
México.
Algunas de las especies en peligro son la tortuga caguama, la guacayama verde y la
roja, la ballena gris, el águila real, el cocodrilo de río, el caimán, el lobo gris
mexicano, el oso negro, el jaguar, elmanatí, entre otros.
En octubre, la Alianza por la Extinción Cero (AZE, por sus siglas en inglés), publicó una
lista con las zonas naturales con especies en peligro de extinción, y se encontró que la
mayoría están en México, Colombia y Perú.
Las áreas con más especies amenazadas son la Sierra de Juárez (22) y los volcanes
de Veracruz (16), ambos en México, seguidos de Massif de la Hotte (15) en Haití.
El 10% de todas las especies vivas del mundo pueden encontrarse enMéxico, lo que lo
convierte en uno de los países más diversos. Con 64,878 especies conocidas y más de
900 especies endémicas, es decir, exclusivas del territorio nacional, sólo Brasil,
Indonesia y Colombia, igualan el nivel de vida que posee México.
Ecología
La ecología es la ciencia que estudia las interrelaciones de los diferentes seres
vivos entre sí y con su entorno: «la biología de los ecosistemas» (Margalef, 1998, p. 2).
Estudia cómo estas interacciones entre los organismos y su ambiente afectan a
propiedades como la distribución o la abundancia. En el ambiente se incluyen las
propiedades físicas y químicas que pueden ser descritas como la suma de factores
abióticos locales, como el clima y la geología, y los demás organismos que comparten ese
hábitat (factores bióticos). Los ecosistemas están compuestos de partes que interactúan
dinámicamente entre ellos junto con los organismos, las comunidades que integran, y
también los componentes no vivos de su entorno. Los procesos del ecosistema, como la
producción primaria, la pedogénesis, el ciclo denutrientes, y las diversas actividades de
construcción del hábitat, regulan el flujo de energía y materia a través de un entorno.
Estos procesos se sustentan en los organismos con rasgos específicos históricos de la

vida, y la variedad de organismos que se denominan biodiversidad. La visión integradora
de la ecología plantea el estudio científico de los procesos que influyen la distribución y
abundancia de los organismos, así como las interacciones entre los organismos y la
transformación de los flujos de energía. La ecología es un campo interdisciplinario que
incluye a la biología y las ciencias de la Tierra.Los antiguos filósofos griegos,
como Hipócrates y Aristóteles sentaron las bases de la ecología en sus estudios sobre la
historia natural. Los conceptos evolutivos sobre la adaptación y la selección natural se
convirtieron en piedras angulares de la teoría ecológica moderna transformándola en una
ciencia más rigurosa en el siglo XIX. Está estrechamente relacionada con la biología
evolutiva, la genética y la etología. La comprensión de cómo la biodiversidad afecta la
función ecológica es un área importante enfocada en los estudios ecológicos. Los
ecólogos tratan de explicar:Los procesos de la vida, interacciones y adaptaciones

El movimiento de materiales y energía a través de las comunidades vivas

El desarrollo sucesional de los ecosistemas

La abundancia y la distribución de los organismos y de la biodiversidad en el
contexto del medio ambiente.

Hay muchas aplicaciones prácticas de la ecología en biología de la conservación, manejo
de los humedales, manejo de recursos naturales (la agroecología, la agricultura,
la silvicultura, la agroforestería, la pesca), la planificación de la ciudad (ecología urbana),
la salud comunitaria, la economía, la ciencia básica aplicada, y la interacción social
humana (ecología humana). Los organismos (incluidos los seres humanos) y los recursos
componen los ecosistemas que, a su vez, mantienen los mecanismos de
retroalimentación biofísicos son componentes del planeta que moderan los procesos que
actúan sobre la vida (bióticos) y no vivos (abióticos). Los ecosistemas sostienen funciones
que sustentan la vida y producen el capital natural como la producción
de biomasa (alimentos, combustibles, fibras y medicamentos), los ciclos biogeoquímicos
globales, filtración de agua, la formación del suelo, control de la erosión, la protección
contra inundaciones y muchos otros elementos naturales de interés científico, histórico o
económico.Principios y conceptos de la ecología
En esta sucesión de etapas en las que un organismo se alimenta y es devorado la
energía fluye desde un nivel trófico a otro. Las plantas verdes u otros organismos que
realizan la fotosíntesis utilizan la energía solar para elaborar hidratos de carbono para sus
propias necesidades. La mayor parte de esta energía química se procesa en el
metabolismo y se pierde en forma de calor en la respiración. Las plantas convierten la
energía restante en biomasa sobre el suelo como tejido leñoso y herbáceo y, bajo éste,
como raíces. Por último, este material, que es energía almacenada, se transfiere al
segundo nivel trófico que comprende los herbívoros que pastan, los descomponedores y
los que se alimentan de detritos. Si bien, la mayor parte de la energía asimilada en el
segundo nivel trófico se pierde de nuevo en forma de calor en la respiración, una porción

se convierte en biomasa. En cada nivel trófico los organismos convierten en biomasa
menos energía de la que reciben. Por lo tanto, cuantos más pasos se produzcan entre el
productor y el consumidor final queda menos energía disponible. Rara vez existen más de
cuatro o o cinco niveles en una cadena trófica. Con el tiempo, toda la energía que fluye a
través de los niveles tróficos se pierde en forma de calor. El proceso por medio del cual la
energía pierde su capacidad de generar trabajo útil se denomina entropía.
Niveles de organización
Para los ecólogos modernos (Begon, Harper y Townsend, 1999)(Molles, 2006), la ecología
puede ser estudiada a varios niveles o escalas:

Organismo (las interacciones de un ser vivo dado con las condiciones abióticas
directas que lo rodean)

Población (las interacciones de un ser vivo dado con los seres de su misma
especie)

Comunidad (las interacciones de una población dada con las poblaciones de
especies que la rodean),

Ecosistema (las interacciones propias de la biocenosis sumadas a todos los flujos
de materia y energía que tienen lugar en ella)

Biosfera (el conjunto de todos los seres vivos conocidos).

Biosfera
La capa exterior del planeta Tierra puede ser dividida en varios compartimentos:
la hidrosfera (o esfera de agua), la litosfera (o ámbito de los suelos y rocas), y la
atmósfera (o la esfera de aire). La biosfera (o la esfera de la vida), a veces descrita como
"el cuarto sobre" es la materia viva del planeta, o la parte del planeta ocupada por la vida.
Alcanza así en los otros tres ámbitos, aunque no hay habitantes permanentes de la
atmósfera. En relación con el volumen de la Tierra, la biosfera es sólo la capa superficial
muy delgada que se extiende 11.000 metros bajo el nivel del mar a 15.000 metros por
encima.
Se piensa que la vida por primera vez se desarrolló en la hidrosfera, a profundidades
someras, en la zona fótica. (Sin embargo, recientemente, una teoría de la competencia se
ha convertido, de que la vida se originó alrededor de fuentes hidrotermales en la
profundidad de océano. Véase el origen de la vida.) Luego aparecieron los organismos
multicelulares y colonizaron las zonas bentónicas. Organismos fotosintéticos
gradualmente emitieron, mediante reacciones químicas, los gases hasta llegar a las
actuales concentraciones, especialmente la abundancia de oxígeno, que caracterizan a
nuestro planeta. La vida terrestre se desarrolló más tarde, protegida de los rayos UV por

la capa de ozono. La diversificación de las especies terrestres se piensa que fue
incrementada por la deriva de los continentes por aparte, o, alternativamente, chocar. La
biodiversidad se expresa en el nivel ecológico (ecosistema), nivel de población (diversidad
intraespecífica), especies (diversidad específica), y nivel genético.La biosfera contiene
grandes cantidades de elementos tales como carbono, nitrógeno, hidrógeno y oxígeno.
Otros elementos, tales como el fósforo, calcio y potasio, también son esenciales a la vida,
aún están presentes en cantidades más pequeñas. En el ecosistema y los niveles de la
biosfera, es un continuo reciclaje de todos estos elementos, que se alternan entre los
estados minerales y orgánicos.Aunque hay una ligera entrada de la energía geotérmica, la
mayor parte del funcionamiento de los ecosistemas se basa en la aporte de la energía
solar. Las plantas y los microorganismos fotosintéticos convierten la luz en energía
química mediante el proceso de fotosíntesis, lo que crea la glucosa (un azúcar simple) y
libera oxígeno libre. La glucosa se convierte así en la segunda fuente de energía que
impulsa el ecosistema. Parte de esta glucosa se utiliza directamente por otros organismos
para la energía. Otras moléculas de azúcar pueden ser convertidas en otras moléculas
como losaminoácidos. Las plantas usan alguna de estos azúcares, concentrado en el
néctar, para atraer a los polinizadores para la ayuda en la reproducción.La respiración
celular es el proceso mediante el cual los organismos (como los mamíferos) rompen de
glucosa hacia abajo en sus mandantes, el agua y el dióxido de carbono, por lo tanto,
recuperar la energía almacenada originalmente dio el sol a las plantas. La proporción de
la actividad fotosintética de las plantas y otros fotosintetizadores a la respiración de otros
organismos determina la composición de la atmósfera de la Tierra, en particular su nivel
de oxígeno. Las corrientes de aire globales unen la atmósfera mantieniendo casi el mismo
equilibrio de los elementos en áreas de intensa actividad biológica y las áreas de la
actividad biológica ligera.El agua es también intercambiada entre la hidrosfera, la litosfera,
la atmósfera, la biosfera y en ciclos regulares. Los océanos son grandes depósitos que
almacenan el agua, aseguran la estabilidad térmica y climática, y facilitan el transporte de
elementos químicos gracias a las grandes corrientes oceánicas.Para una mejor
comprensión de cómo funciona la biosfera, y las diversas disfunciones relacionadas con la
actividad humana, científicos Americanos trataron de simular la biosfera en un modelo en
pequeña escala, llamado Biosfera 2.
Ecosistema
Un principio central de la ecología es que cada organismo vivo tiene una relación
permanente y continua con todos los demás elementos que componen su entorno. La
suma total de la interacción de los organismos vivos (la biocenosis) y su medio no viviente
(biotopo) en una zona que se denomina un ecosistema. Los estudios de los ecosistemas
por lo general se centran en la circulación de la energía y la materia a través del
sistema.Casi todos los ecosistemas funcionan con energía del sol capturada por
losproductores primarios a través de la fotosíntesis. Esta energía fluye a través de la
cadena alimentaria a los consumidores primarios (herbívoros que comen y digieren las
plantas), y los consumidores secundarios y terciaria (ya sea omnívoros ocarnívoros). La
energía se pierde a los organismos vivos cuando se utiliza por los organismos para hacer
el trabajo, o se pierde como calor residual.La materia es incorporada a los organismos

vivos por los productores primarios. Las plantas fotosintetizadoras fijan el carbono a partir
del dióxido de carbono y del nitrógeno de la atmósfera o nitratos presentes en el suelo
para producir aminoácidos. Gran parte de los contenidos de carbono y nitrógeno en los
ecosistemas es creado por las instalaciones de ese tipo, y luego se consume por los
consumidores secundarios y terciarios y se incorporan en sí mismos. Los nutrientes son
generalmente devueltos a los ecosistemas a través de la descomposición. Todo el
movimiento de los productos químicos en un ecosistema que se denomina un ciclo
biogeoquímico, e incluye el ciclo del carbono y del nitrógeno.
Los ecosistemas de cualquier tamaño se pueden estudiar, por ejemplo, una roca y la vida
de las plantas que crecen en ella puede ser considerado un ecosistema. Esta roca puede
estar dentro de un llano, con muchas de estas rocas, hierbas pequeñas, y animales que
pastorean - también un ecosistema-. Este puede ser simple en la tundra, que también es
un ecosistema (aunque una vez que son de este tamaño, por lo general se
denomina ecozonas o biomas). De hecho, toda la superficie terrestre de la Tierra, toda la
materia que lo compone, el aire que está directamente encima de éste, y todos los
organismos vivos que viven dentro de ella puede ser considerados como una solo, gran
ecosistema.Los ecosistemas se pueden dividir en los ecosistemas terrestres (incluidos
los ecosistemas de bosques, estepas, sabanas, etc), los ecosistemas de agua
dulce (lagos, estanques y ríos), y los ecosistemas marinos, en función
del biotopo dominante.
Relaciones espaciales y subdivisiones de la tierra
Los ecosistemas no están aislados unos de otros sino interrelacionadas; por ejemplo, el
agua puede circular entre los ecosistemas por medio de un río o corriente oceánica. El
agua en sí, como un medio líquido, incluso define los ecosistemas. Algunas especies,
como el salmón o la anguila de agua dulce se mueven entre los sistemas marinos y de
agua dulce. Estas relaciones entre los ecosistemas conducen a la idea de "bioma". Un
bioma es una formación homogénea ecológica que existe en una amplia región, como
la tundra y las estepas. La biosferacomprende la totalidad de los biomas de la Tierra - la
totalidad de los lugares donde la vida es posible - desde las montañas más altas a las
profundidades oceánicas.
Los biomas están bastante bien distribuidos a lo largo de las subdivisiones a las latitudes,
desde el ecuador hacia los polos, con las diferencias basadas en el entorno físico (por
ejemplo, los océanos o cordilleras) y el clima. Su variación está generalmente relacionada
con la distribución de las especies de acuerdo a su capacidad para tolerar la temperatura,
la sequedad, o ambos. Por ejemplo, se pueden encontrar algas fotosintéticas sólo en la
parte luminosa de los océanos (donde penetra la luz), mientras que las coníferas se
encuentran principalmente en las montañas.
Aunque esta es una simplificación de un sistema más complicado, la latitud y la altitud
representan de manera adecuada la distribución de la diversidad biológica dentro de la
biosfera. En general, la riqueza de la diversidad biológica (así como de los animales como

para las especies de plantas) está disminuyendo más rápidamente cerca del ecuador y
más lentamente a medida que nos aproximamos a los polos.
La biosfera también puede ser dividida en ecozonas, que están muy bien definidas y
sobre todo hoy en día sigue las fronteras continentales. Las zonas ecológicas son
divididas en las ecorregiones, aunque no hay acuerdo sobre sus límites.
Disciplinas de la ecología
Como disciplina científica en donde intervienen diferentes caracteres la ecología no puede
dictar qué es "bueno" o "malo". Aun así, se puede considerar que el mantenimiento de
la biodiversidad y sus objetivos relacionados han provisto la base científica para expresar
los objetivos del ecologismo y, asimismo, le ha provisto la metodología y terminología para
expresar los problemas ambientales.
La economía y la ecología comparten formalismo en muchas de sus áreas; algunas
herramientas utilizadas en esta disciplina, como tablas de vida y teoría de juegos, tuvieron
su origen en la economía. La disciplina que integra ambas ciencias es la economía
ecológica.

La Aerobiología es una ciencia multidisciplinar en la que se incluyen los procesos
ecológicos relacionados con las partículas biológicas transportadas pasivamente a
través del aire.

La ecología microbiana es la rama de la ecología que estudia a
los microorganismos en su ambiente natural, los cuales mantienen una actividad
continua imprescindible para la vida en la Tierra. En los últimos años se han logrado
numerosos avances en esta disciplina con las técnicas disponibles de biología
molecular. Los mecanismos que mantienen la diversidad microbiana de la biosfera
son la base de la dinámica de los ecosistemas terrestres, acuáticos y aéreos. Es decir,
la base de la existencia de las selvas y de los sistemas agrícolas, entre otros. Por otra
parte, la diversidad microbiana del suelo es la causa de la fertilidad del mismo.

La biogeografía: es la ciencia que estudia la distribución de los seres vivos sobre
la Tierra, así como los procesos que la han originado, que la modifican y que la
pueden hacer desaparecer. Es una ciencia interdisciplinaria, de manera que aunque
formalmente es una rama de la Geografía, recibiendo parte de sus fundamentos de
especialidades como laClimatología y otras Ciencias de la Tierra, es a la vez parte de
la Biología. La superficie de la Tierra no es uniforme, ni en toda ella existen las
mismas características. El espacio isotrópico que utilizan, o suponen, los esquemas
teóricos de localización es tan solo una construcción matemática del espacio.

La ecología matemática se dedica a la aplicación de los teoremas y métodos
matemáticos a los problemas de la relación de los seres vivos con su medio y es, por

tanto, una rama de la biología. Esta disciplina provee de la base formal para la
enunciación de gran parte de la ecología teórica

La ecología urbana es una disciplina cuyo objeto de estudio son las interrelaciones
entre los habitantes de una aglomeración urbana y sus múltiples interacciones con el
ambiente.

La ecología de la recreación es el estudio científico de las relaciones ecológicas
entre el ser humano y la naturaleza dentro de un contexto recreativo. Los estudios
preliminares se centraron principalmente en los impactos de los visitantes en áreas
naturales. Mientras que los primeros estudios sobre impactos humanos datan de
finales de la década de los 20, no fue sino hasta los 70s que se reunió una importante
cantidad de material documental sobre ecología de la recreación, época en la cual
algunos países sufrieron un exceso de visitantes en áreas naturales, lo que ocasionó
desequilibrios dentro de procesos ecológicos en dichas zonas. A pesar de su
importancia para el turismo sostenible y para el manejo de áreas protegidas, la
investigación en este campo ha sido escasa, dispersa y relativamente desarticulada,
especialmente en países biodiversos.

La ecología del paisaje es una disciplina a caballo entre la geografía
física orientada regionalmente y la biología. Estudia los paisajes naturales prestando
especial atención a los grupos humanos como agentes transformadores de la
dinámica físico-ecológica de éstos. Ha recibido aportes tanto de la geografía física
como de la biología, ya que si bien la geografía aporta las visiones estructurales del
paisaje (el estudio de la estructura horizontal o del mosaico de subecosistemas que
conforman el paisaje), la biología nos aportará la visión funcional del paisaje (las
relaciones verticales de materia y energía). Este concepto comienza en 1898, con el
geógrafo, padre de la pedología rusa, VasilyVasilievichDokuchaev y fue más tarde
continuado por el geógrafo alemán Carl Troll. Es una disciplina muy relacionada con
otras áreas como la Geoquímica, la Geobotánica, las Ciencias Forestales o
la Pedología.

La limnología es la rama de la ecología que se centra en el estudio de los sistemas
acuáticos continentales: ríos, lagos,lagunas, etcétera.

La dendroecología se centra en el estudio de la ecología de los árboles.

La ecología regional es una disciplina que estudia los procesos ecosistémicos
como el flujo de energía, el ciclo de la materia o la producción de gases de
invernadero a escala de paisaje regional o bioma. Considera que existen grandes
regiones que funcionan como un único ecosistema.

La agronomía, pesquería y, en general, toda disciplina que tenga relación con la
explotación o conservación de recursos naturales, en especial seres vivos, tienen la

misma relación con la ecología que gran parte de las ingenieríascon la matemática,
la física o la química.

Objeto de estudio
La ecología es la rama de la Biología que estudia las interacciones de los seres vivos con
su hábitat. Esto incluye factores abióticos, esto es, condiciones ambientales tales
como: climatológicas, edáficas, etc.; pero también incluye factoresbióticos, esto es,
condiciones derivadas de las relaciones que se establecen con otros seres vivos. Mientras
que otras ramas se ocupan de niveles de organización inferiores (desde la bioquímica y la
biología molecular pasando por la biología celular, la histología y la fisiología hasta
la sistemática), la ecología se ocupa del nivel superior a éstas,
ocupándose de las poblaciones, las comunidades,
losecosistemas y la biosfera. Por esta razón, y por ocuparse de las
interacciones entre los individuos y su ambiente, la ecología es
una ciencia multidisciplinaria que utiliza herramientas de otras
ramas de la ciencia,
especialmente geología, meteorología,geografía, sociología, física
, química y matemáticas.
Los trabajos de investigación en esta disciplina se diferencian con
respecto de la mayoría de los trabajos en las demás ramas de la Biología por su mayor
uso de herramientas matemáticas, como la estadística y los modelos matemáticos.
Además, la comprensión de los procesos ecológicos se basa fuertemente en los
postulados evolutivos (Dobzhansky, 1973).

Calentamiento global
Calentamiento global y cambio climático se refieren al aumento observado en los últimos
siglos de la temperatura media del sistema climático de la Tierra y sus efectos
relacionados. Múltiples líneas de pruebas científicas demuestran que el sistema climático
se está calentando.2 3 Más del 90 % de la energía adicional obtenida desde 1970 se ha
almacenado en el sistema climático ha ido a los océanos; el resto ha derretido hielo y
calentado los continentes y la atmósfera. Muchos de los cambios observados desde la
década de 1950 no tienen precedentes durante décadas a milenios.La comprensión
científica del calentamiento global también ha ido en aumento. En su quinto informe (AR5)
el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) informó en
2014 que los científicos estaban más del 95 % seguros que la mayor parte del
calentamiento global es causado por las crecientes concentraciones de gases de efecto
invernadero (GEI) y otras actividades humanas (antropogénicas). Las proyecciones

de modelos climáticos resumidos en AR5 indicaron que durante el presente siglo la
temperatura superficial global subirá probablemente 0,3 a 1,7 °C para su escenario de
emisiones más bajo usando mitigación estricta y 2,6 a 4,8 °C para el mayor. Estas
conclusiones han sido respaldadas por las academias nacionales de ciencia de los
principales países
industrializados. Los futuros
cambios climáticos y los
impactos asociados serán
distintos en una región de
otra alrededor del globo. Los
efectos de un incremento en
las temperaturas globales
incluyen unasubida en los
nivel del mar y un cambio en
la cantidad y los patrones de
las precipitaciones, además
de una probable expansión de
los desiertos subtropicales. Se
espera que el calentamiento
sea mayor en el Ártico, con el
continuo retroceso de los glaciares, elpermafrost y la banquisa. Otros efectos probables
del calentamiento incluyen fenómenos meteorológicos extremos más frecuentes, tales
como olas de calor, sequías, lluvias torrenciales y fuertes nevadas; acidificación del
océano, y extinción de especies debido a cambiantes regímenes de temperatura. Efectos
humanos significativos incluyen la amenaza a la seguridad alimentaria por la disminución
del rendimiento de cosechas y la perdida de hábitat porinundación.Las posibles
respuestas al calentamiento global incluyen lamitigación mediante la reducción de las
emisiones, la adaptación a sus efectos, construcción de sistemas resilientes a sus efectos
y una posible ingeniería climática futura. La mayoría de los países son parte de
la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio
Climático (CMNUCC), cuyo objetivo último es prevenir un cambio climático antropogénico
peligroso. La CMNUCC han adoptado una serie de las políticas destinadas a reducir las
emisiones de gases de efecto invernader y ayudar en la adaptación al calentamiento
global. Los firmantes de la CMNUCC han acordado que se requieren grandes reducciones
en las emisiones y que el calentamiento global futuro debe limitarse a menos de 2,0 °C
con respecto al nivel preindustrial.
Cambios térmicos observados
La temperatura promedio de la superficie de la Tierra ha aumentado alrededor de 0,8 °C
desde 1880. La velocidad de calentamiento casi se duplicó en la segunda mitad de dicho
periodo (0,13 ± 0.03 °C por década, versus 0,07 ± 0,02 °C por década). El efecto isla de
calor es muy pequeño, estimado en menos de 0,002 °C de calentamiento por década
desde 1900 Las temperaturas en la troposfera inferior se han incrementado entre 0,13 y
0,22 °C por década desde 1979, de acuerdo con las mediciones de temperatura por

satélite. Los proxys climáticos demuestran que la temperatura se ha mantenido
relativamente estable durante los mil o dos mil años antes de 1850, con fluctuaciones que
varían regionalmente tales como el Período cálido medieval y la Pequeña edad de hielo.El
calentamiento que se evidencia en los registros de temperatura instrumental es coherente
con una amplia gama de observaciones, de acuerdo con lo documentado por muchos
equipos científicos independientes. Algunos ejemplos son el aumento del nivel del
mar debido a la fusión de la nieve y el hielo y porque el agua por encima de 3,98 °C se
expande cuando se calienta(expansión térmica), el derretimiento generalizado de la nieve
y el hielo con base en tierra, el aumento del contenido oceánico de calor, el aumento de
lahumedad, y la precocidad de los eventos primaverales, por ejemplo, la floraciónde las
plantas. La probabilidad de que estos cambios pudiesen haber ocurrido por azar es
virtualmente cero.
Tendencias
Los cambios de temperatura varían a lo largo del globo. Desde 1979, las temperaturas en
tierra han aumentado casi el doble de rápido que las temperaturas del océano (0,25 ° C
por década frente a 0,13 ° C por década). Las temperaturas del océano aumentan más
lentamente que las temperaturas de la tierra debido a la mayor capacidad
caloríca efectiva de los océanos y porque estos pierden más calor por
evaporación. El hemisferio norte es además naturalmente más caliente que elhemisferio
sur debido principalmente al transporte meridional de calor en los océanos, que tiene un
diferencial de alrededor de 0,9 petavatio hacia el norte,con una contribución adicional de
las diferencias de albedo entre las regiones polares. Desde el comienzo de la
industrialización de la diferencia de temperatura entre los hemisferios se ha incrementado
debido al derretimiento del hielo marino y la nieve en el Norte. Las temperaturas medias
del Ártico se han incrementado en casi el doble de la velocidad del resto del mundo en los
últimos 100 años; sin embargo las temperaturas árticas además son muy variables. A
pesar de que el hemisferio norte emite más gases de efecto invernadero que en el
hemisferio sur, esto no contribuye a la diferencia en el calentamiento debido a que los
principales gases de efecto invernadero persisten el tiempo suficiente para mezclarse
entre los hemisferios.
La inercia térmica de los océanos y las respuestas lentas de otros efectos indirectos
implican que el clima puede tardar siglos o más para adaptarse a los cambios en vigor.
Estudios de compromiso climático indican que incluso si los gases de invernadero se
estabilizaran en niveles del año 2000, aún ocurriría un calentamiento adicional de
aproximadamente 0,5 °C.
Años más calurosos
Nueve de los 10 años más cálidos en el registro instrumental ocurrieron desde 2000, con
2014 es el año más cálido que se haya registrado. La temperatura media de la superficie
de la Tierra se ha calentado cerca de 0,8 grado Celsius desde 1880. 2014 además fue el
trigésimo octavo año consecutivo con temperaturas sobre la media. Antes de 2014, 2005

y 2010 habían empatado por la marca del año más cálido, superando a 1998 solo por
unas centécimas de grado. Las temperaturas de superficie en 1998 fueron inusualmente
cálidas debido a que las temperaturas globales se ven afectados por el Niño-Oscilación
del Sur (ENOS) y el Niño más fuerte en el siglo pasado se produjo durante ese año.
La temperatura global está sujeta a fluctuaciones de corto plazo que se superponen a las
tendencias de largo plazo y pueden enmascararlas temporalmente. La relativa estabilidad
de la temperatura superficial 2002-2009, que ha sido bautizado como el hiato del
calentamiento global por los medios de comunicación y algunos científicos, es coherente
con tal incidente. En la parte baja de la oscilación el 2011 como año de la Niña estaba
más fresco, pero aún así fue el undécimo año más cálido desde que comenzaron los
registros en 1880El sistema climático puede responder a cambios en los forzamientos
externos.Estos pueden "empujar" el clima en la dirección de calentamiento o
enfriamiento.Ejemplos de los forzamientos externos incluyen cambios en la composición
atmosférica (p. ej. aumento de las concentraciones de gases de efecto invernadero),
laluminosidad solar, las erupciones volcánicas y las variaciones en la órbita de la Tierra
alrededor del Sol. Los ciclos orbitales varían lentamente a lo largo de decenas de miles de
años y en el presente se encuentran en una tendencia general al enfriamiento; la que se
esperaría que condujese hacia un periodo glacial dentro de laedad de hielo actual, pero
el registro instrumental de temperaturas del siglo XX muestra un aumento repentino de la
temperatura global.
Gases de efecto invernadero.
El efecto invernadero es el proceso mediante el cual la absorción y emisión de
radiación infrarroja por los gases en la atmósfera de un planeta calientan su atmósfera
interna y la superficie. Fue propuesto por Joseph Fourier en 1824, descubierto en 1860
por John Tyndall,59 se investigó cuantitativamente por primera vez por Svante Arrhenius en
189660 y fue desarrollado en la década de 1930 hasta acabada la década de 1960 por Guy
Stewart Callendar.

Participación porcentual de las emisiones acumuladas de CO2relacionadas a la energía
entre 1751 y 2012 a lo largo de diferentes regiones.
En la Tierra, las cantidades naturales de gases de efecto invernadero tienen un efecto de
calentamiento medio de aproximadamente 33 °C. Sin la atmósfera, la temperatura a
través de casi toda la superficie de la Tierra estaría bajo el punto de congelación.63 Los
principales gases de efecto invernadero son el vapor de agua(causante de alrededor de
36-70 % del efecto invernadero); el dióxido de carbono(CO2, 9-26 %), el metano (CH4, 49 %) y el ozono (O3, 7,3 %). Las nubes también afectan el balance radiativo a través de
los forzamientos de nube similares a los gases de efecto invernadero.
La actividad humana desde la Revolución Industrial ha incrementado la cantidad de gases
de efecto invernadero en la atmósfera, conduciendo a un aumento del forzamiento
radiativo de CO2, metano, ozono troposférico, CFC y el óxido nitroso. De acuerdo con un
estudio publicado en 2007, las concentraciones de CO2 y metano han aumentado en un
36 % y 148 % respectivamente desde 1750. Estos niveles son mucho más altos que en
cualquier otro tiempo durante los últimos 800 000 años, período hasta donde se tienen
datos fiables extraídos de núcleos de hielo. Evidencia geológica menos directa indica que
valores de CO2 mayores a este fueron vistos por última vez hace aproximadamente 20
millones de años.72 La quema de combustibles fósiles ha producido alrededor de las tres
cuartas partes del aumento en el CO2 por la actividad humana en los últimos 20 años. El
resto de este aumento se debe principalmente a los cambios en el uso del suelo,
especialmente ladeforestación.73 Estimaciones de las emisiones globales de CO2 en 2011
por el uso de combustibles fósiles, incluidas la producción de cemento y la flama de gas,
fue de 34 800 millones de toneladas (9,5 ± 0,5 PgC), un incremento del 54 % respecto a
las emisiones de 1990. El mayor contribuyente fue la quema de carbón (43 %), seguido
por el aceite (34 %), el gas (18 %), el cemento (4,9 %) y la flama de gas (0,7 %). En mayo
de 2013, se informó de que las mediciones de CO2 tomadas en el principal estándar de
referencia del mundo (ubicado enMauna Loa) superaron los 400 ppm. De acuerdo con el
profesor Brian Hoskins, es probable que esta sea la primera vez que los niveles de
CO2 hayan sido tan altos desde hace unos 4,5 millones de años.
Durante las últimas tres décadas del siglo XX, el crecimiento del producto interno
bruto per cápita y el crecimiento poblacional fueron los principales impulsores del aumento
de las emisiones de gases de efecto invernadero. Las emisiones de CO2 siguen
aumentando debido a la quema de combustibles fósiles y el cambio de uso del suelo.Las
emisiones pueden ser atribuidas a las diferentes regiones. La atribución de las emisiones
debido al cambio de uso de la tierra es un tema controvertido.Se han
proyectado escenarios de emisiones, estimaciones de los cambios en los niveles futuros
de emisiones de gases de efecto invernadero, que dependen de evoluciones económicas,
sociológicas, tecnológicas y naturales inciertas. En la mayoría de los escenarios, las
emisiones siguen aumentando durante el presente siglo, mientras que en unos poco las
emisiones se reducen. Las reservas de combustibles fósiles son abundantes y no van a
limitar las emisiones de carbono en el siglo XXI. Se han utilizado los escenarios de
emisiones, junto con el modelado del ciclo del carbono, para producir estimaciones de

cómo las concentraciones atmosféricas de gases de efecto invernadero podrían cambiar
en el futuro. Usando los seis escenarios SRES del IPCC, los modelos sugieren que para
el año 2100 la concentración atmosférica de CO2 podría llegar entre 541 y 970 ppm. Esto
es un 90-250 % por encima de la concentración en el año 1750.Los medios de
comunicación populares y el público a menudo confunden el calentamiento global con
el agotamiento del ozono, es decir, la destrucción del
ozono estratosférico por clorofluorocarbonos. Aunque hay unas pocas áreas de
vinculación, la relación entre los dos no es fuerte. La reducción del ozono estratosférico
ha tenido una ligera influencia hacia el enfriamiento en las temperaturas superficiales,
mientras que el aumento del ozono troposférico ha tenido un efecto de calentamiento algo
mayor.
Actividad solar
Desde 1978, las radiaciones del Sol han sido medidas con precisión porsatélites. Estas
mediciones indican que las emisiones del Sol no han aumentado desde 1978, por lo que
el calentamiento durante los últimos 30 años no puede ser atribuido a un aumento de la
energía solar que llegase a la Tierra.Se han utilizado modelos climáticos para examinar el
papel del sol en el cambio climático reciente. Los modelos son incapaces de reproducir el
rápido calentamiento observado en las décadas recientes cuando solo se tienen en
cuenta las variaciones en la radiación solar y la actividad volcánica. Los modelos son, no
obstante, capaces de simular los cambios observados en la temperatura del siglo 20
cuando incluyen todos los forzamientos externos más importantes, incluidos la influencia
humana y los forzamientos naturales.Otra línea de evidencia en contra de que el Sol sea
el causante del cambio climático reciente proviene de observar cómo han cambiado las
temperaturas a diferentes niveles en la atmósfera de la Tierra. Los modelos y las
observaciones muestran que el calentamiento de efecto invernadero resulta en el
calentamiento de la atmósfera inferior (troposfera) pero el enfriamiento de la atmósfera
superior (estratosfera). El agotamiento de la capa de ozono por refrigerantesquímicos
también ha dado lugar a un fuerte efecto de enfriamiento en la estratosfera. Si el Sol fuera
responsable del calentamiento observado, se esperaría el calentamiento tanto de la
troposfera como de la estratosfera.
Modelos climáticos
Un modelo climático es una representación computarizada de los cinco componentes del
sistema climático: atmósfera, la hidrosfera, la criosfera, la superficie terrestre y
la biosfera.116 Tales modelos se basan en disciplinas científicas como la dinámica de
fluidos, termodinámica, así como los procesos físicos tales como la transferencia de
radiación. Los modelos tienen en cuenta diversos componentes, como el movimiento local
del aire, la temperatura, las nubes y otras propiedades atmosféricas; la
temperatura, salinidad y circulación del océano; la capa de hielo en tierra y mar; la
transferencia de calor y la humedad del suelo y la vegetación a la atmósfera; procesos
químicos y biológicos; la variabilidad solar y otros.Aunque los investigadores tratan de
incluir tantos procesos como sea posible, las simplificaciones del sistema climático real

son inevitables debido a las restricciones del poder computacional disponible y las
limitaciones en el conocimiento del sistema climático. Los resultados de los modelos
también pueden variar debido a diferentes ingresos de gases de efecto invernadero y la
sensibilidad climática de la modelo. Por ejemplo, la incertidumbre las proyecciones de
2007 del IPCC es causada por (1) el uso de múltiples modelos con
diferentes sensibilidades a las concentraciones de gases de efecto invernadero, (2) el uso
de diferentes estimaciones de las emisiones humanas futuras de gases de efecto
invernadero,113 (3) la no inclusión de ninguna emisión adicional debida a
retroalimentaciones climáticas en los modelos usados por el IPCC para preparar su
informe, a saber, las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes del
permafrost.
Los modelos no presuponen que el clima se calentará debido al aumento de los niveles
de gases de efecto invernadero. En cambio, los modelos predicen cómo los gases de
efecto invernadero interactuarán con la transferencia de radiación y otros procesos físicos.
Uno de los resultados matemáticos de estas ecuaciones complejas es una predicción
sobre si ocurrirá calentamiento/enfriamiento o no.La investigación reciente ha llamado
especial atención a la necesidad de perfeccionar los modelos con respecto al efecto de
las nubes y el ciclo del carbono.Los modelos también se utilizan para ayudar a investigar
las causas del cambio climático reciente al comparar los cambios observados a los que
los modelos proyectan de diversas causas naturales y de origen humano. Aunque estos
modelos no atribuyen inequívocamente el calentamiento que se produjo a partir de
aproximadamente 1910 a 1945 a ya sea variación natural o efectos humanos, sí indican
que el calentamiento desde 1970 está dominado por las emisiones de gases de efecto
invernadero producidos por el hombre.El realismo físico de los modelos se prueba
mediante el examen de su capacidad para simular climas contemporáneos o
pasados. Los modelos climáticos producen una buena correspondencia a las
observaciones de los cambios globales de temperatura durante el siglo pasado, pero no
simulan todos los aspectos del clima. No todos los efectos del calentamiento global se
predicen con exactitud por los modelos climáticos utilizados por el IPCC. El deshielo
árticoobservado ha sido más rápido que el predicho. La precipitación aumentó
proporcional a la humedad atmosférica y por lo tanto mucho más rápida que lo predicho
por los modelos climáticos. Desde 1990, el nivel del mar también ha aumentado
considerablemente más rápido que lo que los modelos predijeron que haría.
Efectos ambientales observados y esperados
La "detección" es el proceso de demostrar que el clima ha cambiado en cierto
sentido estadístico definido, sin proporcionar una razón para ese cambio. La detección no
implica la atribución del cambio detectado a una causa particular. La "atribución" de las
causas del cambio climático es el proceso de establecer las causas más probables para el
cambio detectado con un cierto nivel de confianza definido.131La detección y atribución
también se pueden aplicar a cambios observados en los sistemas físicos, ecológicos y
sociales.

Sistemas naturales
El calentamiento global ha sido detectado en varios sistemas naturales. Algunos de estos
cambios se describen en la sección sobre los cambios observados de temperatura, por
ejemplo, la subida del nivel del mar y los descensos generalizados en la extensión de la
nieve y el hielo. El forzamiento antropogénico ha contribuido probablemente a algunos de
los cambios observados, incluido el aumento del nivel del mar, cambios
en extremos climáticos (como el número de días cálidos y fríos), la disminución de la
extensión del hielo marino ártico y al retroceso de los glaciares.
Durante el siglo XXI, las proyecciones del IPCC de que la media global del nivel del
mar podría aumentar en 0,18 a 0,59 m. El IPCC no proporciona una mejor estimación del
promedio global del nivel del mar y su estimación superior de 59 cm no es un límite
superior, es decir, el nivel medio global del mar podría aumentar en más de 59 cm para el
año 2100. Las proyecciones del IPCC son conservadoras y pueden subestimar el
aumento futuro del nivel del mar. Durante el siglo XXI, Parris y otros sugieren que el nivel
medio global del mar podría subir entre 0,2 y 2,0 m con respecto de 1992.Se
esperaría inundación costera generalizada si varios grados de calentamiento se
mantienen durante milenios. Por ejemplo, el calentamiento global sostenido de más de
2 °C (relativo a niveles preindustriales) podría dar lugar a una subida final del nivel del mar
de alrededor de 1 a 4 m debido a la expansión térmica del agua de mar y el derretimiento
de los glaciares y capas de hielo pequeños. El derretimiento de la capa de hielo de
Groenlandiapodría contribuir un adicional de 4 a 7,5 m durante muchos miles de años.Se
espera que los cambios en el clima regional incluyan un mayor calentamiento de la tierra,
con el mayor calentamiento a altas latitudes del norte y el menor en el Océano Austral y
partes del Océano Atlántico Norte.En el transcurso el siglo XXI, se prevé que
los glaciares y la cubierta de nieve continúen su retirada generalizada. Las proyecciones
de la disminución del hielo marino ártico varían. Las proyecciones recientes sugieren que
los veranos árticos podrían quedar libres de hielo (definido como una extensión de hielo
menor a 1 millón de km2) ya en 2025-2030.Se espera que los futuros cambios en
la precipitación sigan las tendencias actuales, con lluvias reducidas en las zonas
terrestres subtropicales y precipitaciones aumentadas en latitudes subpolares y algunas
regiones ecuatoriales.145 Las proyecciones indican un probable aumento de la frecuencia y
la gravedad de algunos fenómenos meteorológicos extremos, tales como las olas de
calor.Fenómenos meteorológicos extremosSe espera que cambios en el clima regional
incluyan un mayor calentamiento en la tierra, con la mayoría del calentamiento en
las latitudes altas del norte y menos calentamiento en el Océano Austral y partes
del Océano Atlántico Norte.Se prevé que los futuros cambios en las precipitaciones sigan
las tendencias actuales, con una menor precipitación en las áreas en tierra subtropicales y
mayores precipitaciones en las latitudes subpolares y algunas regiones ecuatoriales. Las
proyecciones sugieren que un probable incremento en la frecuencia y severidad de
algunos fenómenos meteorológicos extremos, como las olas de calor.Un estudio
publicado en Nature en 2015 dice:
Un 18 % de las precipitaciones extremas moderadas cotidianas sobre la tierra son
atribuibles al aumento de la temperatura observado desde la época pre-industrial, que a

su vez es resultado principalmente de la influencia humana. Para 2 °C de calentamiento,
la fracción de precipitaciones extremas atribuibles a la influencia humana se eleva a cerca
de 40 %. Del mismo modo, en la actualidad alrededor del 75 % de los temperaturas
extremas moderadas cotidianas en la tierra son atribuibles al calentamiento. Es para los
fenómenos más raros y extremos la fracción antropogénica más grande y esa
contribución incrementa de forma no lineal con un mayor calentamiento.
Sistemas ecológicos
Artículo principal: Cambio climático y ecosistemasEn los ecosistemas terrestres, el
desarrollo precoz de los acontecimientos de la primavera y los cambios del hábitat de los
animales y plantas hacia los polos y las alturas, se han vinculado con alta confianza al
calentamiento reciente.133 Se espera que el cambio climático futuro afecte especialmente
a ciertos ecosistemas, incluidos la tundra, los manglares y los arrecifes de coral. Se
espera que la mayoría de los ecosistemas se verán afectados por el aumento de los
niveles de CO2 en la atmósfera, combinado con mayores temperaturas globales. En
general, se espera que el cambio climático resultará en la extinción de muchas especies y
la reducción de la diversidad de los ecosistemas.Los aumentos en las concentraciones
atmosféricas de CO2 han dado lugar a un aumento de la acidez de los océanos.El
CO2 disuelto incrementa la acidez del océano, que es observada por los valores
de pH más bajos. Entre 1750 y 2000, el pH de la superficie oceánica ha disminuido en
≈0,1 desde ≈8,2 a ≈8,1. El pH de la superficie del océano probablemente no ha estado por
debajo de ≈8,1 durante los últimos 2 millones de años. Las proyecciones indican que el
pH superficial del océano podría disminuir otras 0,3-0,4 unidades para el año 2100. La
futura acidificación de los océanos podría amenazar los arrecifes de coral,
la pesca, especies protegidas, y otros recursos naturales de valor para la sociedad.
Efectos duraderos
Artículo principal: Efectos duraderos del calentamiento global
En la escala de siglos a milenios, la magnitud del calentamiento global será determinada
principalmente por las emisiones antropogénicas de CO2. Esto se debe a que el dióxido de
carbono posee un tiempo de vida muy largo en la atmósfera.
Estabilizar la temperatura media global requeriría reducir las emisiones antropogénicas de
CO2. Reducciones en las emisiones antropogénicas de otros gases de efecto invernadero
también sería necesario. Respecto al CO2, las emisiones antropogénicas necesitarían
reducirse en más del 80 % respecto a su nivel máximo. Incluso si esto se lograse, las
temperaturas globales permanecerían cercanas a su nivel más alto por muchos siglos.
Impactos abruptos y a gran escala
Artículo principal: Cambio climático abrupto
El cambio climático podría resultar en cambios globales a gran escala en
sistemas sociales y naturales. Dos ejemplos son la acidificación de los océanos causada

por el aumento en las concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono y el
derretimiento prolongado de las calotas de hielo, que contribuye a la subida del nivel del
mar.Algunos cambios a gran escala podrían ocurrir abruptamente, es decir, en un corto
período de tiempo, y también podrían ser irreversibles. Un ejemplo de un cambio climático
abrupto es la rápida liberación de metano y dióxido de carbono del permafrost, lo que
llevaría a un calentamiento global amplificado. La comprensión científica del cambio
climático abrupto es en general pobre. La probabilidad de cambios abruptos para algunas
retroalimentaciones relacionadas con el clima puede ser baja. Los factores que pueden
aumentar la probabilidad de un cambio climático abrupto incluyen magnitudes mayores de
calentamiento global, un calentamiento de mayor rapidez y el calentamiento sostenido
durante períodos de tiempo más largos.
Posibles respuestas al cambio climático
La reducción de la magnitud del cambio climático futuro se llama mitigación del cambio
climático.178 El IPCC la define como las actividades que reducen las emisiones de gas de
efecto invernadero o mejoran la capacidad de los sumideros de carbono para absorber
gases de efecto invernadero de la atmósfera. Los estudios indican un importante potencial
para futuras reducciones de las emisiones mediante una combinación de actividades,
tales como la conservación de energía, el aumento de la eficiencia energética y una
mayor cobertura de la demanda energética de la sociedad con fuentes deenergía
renovable y nuclear. La mitigación climática también incluye obras para mejorar los
sumideros naturales, como la reforestación.Con el fin de limitar el calentamiento dentro
del rango inferior descrito en el "Resumen para responsables de políticas" del IPCC,será
necesario adoptar políticas que limiten las emisiones de gases de efecto invernadero a
uno de los varios y muy diferentes escenarios descritos en el informe completo. Esto se
hará más y más difícil con cada año de crecientes volúmenes de emisiones y serán
necesarias medidas aún más drásticas en los últimos años para estabilizar la
concentración atmosférica deseada de los gases de efecto invernadero. Las emisiones de
dióxido de carbón (CO2) relacionadas a la energía en 2010 fueron los mayores de la
historia, superando la antigua marca de 2008.Otras respuestas políticas incluyen la
adaptación al cambio climático. Esta puede ser planificada, ya sea en reacción o
anticipación al cambio climático, o espontánea, es decir, sin intervención del gobierno. La
adaptación planificada ya se está produciendo de forma limitada. Las barreras, límites y
costos de la adaptación futura no se comprenden completamente.Un concepto
relacionado con la adaptación es "capacidad de adaptación", que es la habilidad de un
sistema (humano, natural o gestionados) para ajustarse al cambio climático (incluidos la
variabilidad y extremos climáticos) para moderar los daños potenciales, aprovechar las
oportunidades o hacer frente a las consecuencias. Un cambio climático no mitigado (es
decir, el cambio climático futuro sin esfuerzos para limitar las emisiones de gases de
efecto invernadero), a largo plazo, probablemente excederá la capacidad de los sistemas
naturales, gestionados y humanos para adaptarse.Las organizaciones medioambientales
y figuras públicas han hecho hincapié en los cambios en el clima y los peligros que
conllevan, además de fomentar la adaptación a los cambios en las necesidades en
infraestructura junto a la reducción de emisiones.

La ingeniería climática (a veces llamada por el término más amplio "geoingeniería"), es la
modificación deliberada del clima. Se ha investigado como una posible respuesta al
calentamiento global, por ejemplo, por la NASA y la Royal Society. Las técnicas bajo
investigación generalmente pertenecen a categorías de manejo de la radiación solar y
la eliminación de dióxido de carbono, aunque se han sugerido varios otras estrategias. Un
estudio de 2014 investigó los métodos de ingeniería climática más comunes y llegó a la
conclusión de que o son ineficaces o tienen efectos secundarios potencialmente graves y
no se puede detener sin causar un rápido cambio climático.
Contaminación
La contaminación es la introducción de sustancias en un medio que provocan que este
sea inseguro o no apto para su uso. El medio puede ser un ecosistema, un medio físico o
un ser vivo. El contaminante puede ser una sustancia
química,energía (como sonido, calor, luz o radiactividad).Es siempre una alteración
negativa del estado natural del medio, y por lo general, se genera como consecuencia de
la actividad humana considerándose una forma de impacto ambiental.La contaminación
puede clasificarse según el tipo de fuente de donde proviene, o por la forma de
contaminante que emite o medio que contamina. Existen muchos agentes contaminantes
entre ellos las sustancias químicas (como plaguicidas, cianuro, herbicidas y otros.), los
residuos urbanos, el petróleo, o las radiaciones ionizantes. Todos estos pueden producir
enfermedades, daños en los ecosistemaso el medioambiente. Además existen muchos
contaminantes gaseosos que juegan un papel importante en diferentes fenómenos
atmosféricos, como la generación de lluvia ácida, el debilitamiento de la capa de ozono, y
el cambio climático.Hay muchas formas de combatir la contaminación, y legislaciones
internacionales que regulan las emisiones contaminantes de los países que adhieren
estas políticas. La contaminación esta generalmente ligada al desarrollo económico y
social. Actualmente muchas organizaciones internacionales como la ONU ubican
aldesarrollo sostenible como una de las formas de proteger al medioambiente para las
actuales y futuras generaciones.
Primeros registros de la contaminación
En 1272 Eduardo I de Inglaterra en una proclamación prohibió la quema
de carbónen Londres, cuando la contaminación atmosférica en la ciudad se convirtió en
un problema.La contaminación del aire continuó siendo un problema en Inglaterra,
especialmente con la llegada de la revolución industrial. Londres también registró uno de
los casos más extremos de contaminación del agua con aguas residuales durante el Gran
Hedor del Río Támesis en 1858, esto dio lugar que poco después a la construcción
del sistema de alcantarillado de Londres. Fue la revolución industrial la que inició la
contaminación como un problema medioambiental. La aparición de grandes fábricas y el
consumo de inmensas cantidades de carbón y otros combustibles fósiles aumentaron
la contaminación del aire y ocasionando un gran volumen de vertidos deproducto
químicos industriales al ambiente, a los que hay que sumar el aumento de residuos
humanos no tratados.En 1881 Chicago y Cincinnati fueron las dos primeras ciudades
estadounidenses en promulgar leyes para garantizar el aire limpio. Otras ciudades

estadounidenses siguieron el ejemplo durante principios del siglo XX, cuando se creó un
pequeñoDepartamento de Contaminación del Aire, dependiente del Departamento del
Interior. Los Ángeles y Donora (Pensilvania)experimentaron grandes cantidades de smog
durante la década del 1940.La contaminación se convirtió en un asunto de gran
importancia tras la Segunda Guerra Mundial, después de que se hiciesen evidentes las
repercusiones de la lluvia radiactiva ocasionada por las guerras y ensayos nucleares. En
1952 ocurriría un evento catastrófico de tipo local, conocido como la Gran Niebla de 1952
en Londres, que mató a unas 4 000 personas.7Este trágico evento motivó la creación de
una de las más importantes leyes modernas sobre el medio ambiente: la Ley del Aire
Limpio de 1956.En los Estados Unidos la contaminación comenzó a recibir la atención
pública a mediados de la década de 1950 y a principios de los años 1970, fechas que
coinciden con la creación y aprobación de la Ley del Aire Limpio,8 la Ley del Agua Limpia,
la Ley de Política Ambiental de los Estados Unidos y la Ley del Ruido. da Algunos
sucesos han ayudado a concienciar a la gente sobre los efectos negativos de la
contaminación en los Estados Unidos. Entre estos se encuentra el vertido
de bifenilospoliclorados (PCB) en el río Hudson por parte de la compañía General Electric,
dando como resultado el establecimiento de una serie de prohibiciones emitidas en 1974
por la EPA, como la pesca en sus aguas. Otro suceso es el desastre ecológico en el barrio
de Love Canal en Niagara Falls. El conjunto residencial de Love Canal fue construido
sobre un terreno en el cual la empresa HookerChemical and PlasticsCorporation había
enterrado en 1947 residuos químicos y dioxinas. Así, en 1978 los habitantes de Love
Canal tuvieron que abandonar sus viviendas al descubrirse filtraciones de agua en la
superficie con materiales cancerígenos disueltos, convirtiéndose así en una noticia a nivel
nacional, y promoviendo la creación en 1980 de la Ley de Superfondo(en inglés
«Superfund»), donde se incluye una lista de los agentes contaminantes más
peligrosos.Algunos de los procedimientos penales de la década de los noventa ayudaron
a revelar emisiones de cromo hexavalenteen California, una sustancia química que
aumenta el riesgo de cáncer bronquial, esofagitis, gastritis, entre otros padecimientos. La
contaminación de los suelos industriales ayudó a la creación del término zona industrial
abandonada, para identificar durante la planificación urbana los sitios que han sido
contaminados y que su terreno no puede ser usado para ningún propósito. Después de la
publicación del libro primavera silenciosa de Rachel Carson, el DDT fue prohibido en la
mayor parte de países desarrollados.Con el desarrollo de la ciencia nuclear apareció
la contaminación radioactiva, la cual puede permanecer en el ambiente de manera
letalmente radioactiva por millones de años. Los países dedicados a la experimentación y
fabricación de armas nucleares producen desechos militares radioactivos, y en varios
casos, el no haberlos depositado en lugares seguros ha causado desastres ecológicos.
En las décadas de 1950 y 1960, cuando aún existía la Unión Soviética, los desechos
radioactivos producidos por la instalación nuclearMayak fueron arrojados en el lago
Karachai y en el río Techa, ocasionando casos de leucemia en la población y afectando
directamente a la provincia deCheliábinsk. De acuerdo con el WorldwatchInstitute, el lago
Karachai era el sitio «más contaminado de la Tierra».En la Guerra Fría se realizaron
ensayos con armas nucleares, algunas veces cerca de zonas habitadas y con mayor
frecuencia durante las primeras etapas de investigación y desarrollo armamentístico. El

impacto negativo que ha tenido la contaminación nuclear sobre las poblaciones, y el
progresivo entendimiento de los efectos de la radioactividad en la salud humana, son
también algunas de las dificultades que complican el uso de la energía nuclear.La
posibilidad de que ocurra una catástrofe como en los accidentes de ThreeMile
Island y Chernóbil hace desconfiar al público.Uno de los legados de las detonaciones y
ensayos nucleares, antes de que se instaurasen la mayoría de prohibiciones y tratados
nucleares, fue el considerable incremento de los niveles de radioactividad.
La contaminación, un problema global
Catástrofes internacionales como el hundimiento en 1978 del petrolero AmocoCadiz en
las costas de Bretaña y el Desastre de Bhopal ocurrido en 1984 han demostrado la
universalidad de dichos eventos y la magnitud de ayuda requerida para remediarlos.
La naturaleza sin fronteras de la atmósfera y los océanos ha dado como resultado que el
problema de la contaminación sea considerado a nivel mundial, especialmente cuando se
trata el asunto del calentamiento global. Recientemente ha sido utilizado el
término contaminante orgánico persistente para describir un grupo de sustancias químicas
entre los que se encuentran: los PBDE, los PFC, etc. Debido a la falta de experimentación
sus efectos se desconocen en profundidad, no obstante, han sido detectados en
varios hábitats ecológicos aislados de los centros de actividad industrial como el ártico,
demostrando así su difusión y bioacumulación a pesar de haber sido usados de manera
extensa por un breve periodo de tiempo.La creciente evidencia de contaminación local y
global, junto con un público cada vez más informado, han impulsado el desarrollo
del movimiento ecologista, el cual tiene como propósito proteger el medio ambiente y
disminuir el impacto de los humanos en la naturaleza.

Los animales más afectados por la contaminación
En la actualidad, los océanos del mundo están altamente contaminados. Los desechos
producidos por la actividad industrial durante las últimas décadas han sido vertidos
irracionales y descontroladamente en el mar, llevando los niveles de contaminación más
allá de cualquier cálculo estimado. Los mamíferos marinos son los más afectados por
estos contaminantes debido a su capacidad para almacenarlos en la grasa corporal a lo
largo de su vida, utilizando estas reservas contaminadas durante ayunos prolongados,
preñez o lactación.
Los niveles de éstos contaminantes varían según la especie y la población de donde
provengan, lo que indica una relación directa entre el nivel de intoxicación de estos
animales y la contaminación presente en el medio ambiente que los rodea.

Vertidas en el mar se encuentran sustancias tales como el cobre, mercurio y plomo,
además de radicales químicos derivados del petróleo como hidrocarburos halogenados
(HCH) y bifeniles policlorinados (PCBs), los cuales han sido encontrados en los tejidos de
diferentes animales.

Asimismo, la exposición permanente de los mamíferos marinos a contaminantes en el mar
está produciendo una nueva generación de animales con cuadros de inmunodeficiencia,
alteraciones hormonales, síndromes reproductivos, intoxicaciones y neoplasias.

Las especies de mamíferos marinos más contaminadas (por PCBs) alrededor del mundo
incluyen a la orca (Orcinus orca) cuyos niveles de concentración son los más altos jamás
reportados en un animal vivo. Estos se registraron en una orca hembra varada en la costa
oeste de Estados Unidos, se reveló que contenía más de 1000 ppm. de PCBs en sus
tejidos, más de cuatro veces los niveles tóxicos encontrados en la misma especie y otros
mamíferos marinos. Delfines nariz de botella (Tursiops truncatus) registran en sus cuerpos
una concentración promedio de 296 ppm, la foca de la bahía o común (Phoca vitulina)
cuyos individuos en el Atlántico Norte presentaban concentraciones de 205 ppm, las
ballenas blancas (Delphinapterus leucas) cuyos restos han sido declarados desechos
tóxicos por el gobierno canadiense por contener mas de 80 y 200 ppm de PCBs además
de otras toxinas.

Lista

1. ORCA (Orcinus orca): Más de 1000 partes por millón de contaminantes en sus tejidos,
muchos animales están tan contaminados que quedan fuera de la escala
2. Delfín nariz de botella (Tursiops truncatus): 290 ppm
3. Foca de la bahía (Phoca vitulina): 205 ppm
4. Foca monje mediterránea (Monachus monachus): 107 ppm
5.Oso Polar (Ursus maritimus): 90 ppm (en la actualidad este es el animal con mayor
peligro de extinción sobre la tierra)
6. Ballena blanca o beluga (Delphinapterus leucas): 86 ppm
7. Delfín común (Delphinus delphis): 86 ppm
8. Foca gris (Halichoerus grypus): 82 ppm
9 Salmón coho (Oncorhynchus kisutch): 46 ppm
10. Águila de Steller (Haliaeetus pelagicus): 39 ppm
Contaminación Ambiental
La contaminación ambiental también causa extinción. Muchas sustancias tóxicas que son
liberadas inadvertidamente o en el proceso de eliminación de desechos son muy similares
a los pesticidas, con impactos similares sobre los sistemas vivientes. Los PCBs han
contaminado organismos desde los pingüinos de la Antártida hasta a nosotros mismos; su
producción fue detenida en Estados Unidos en 1977 pero 750,000 millones de toneladas
han terminado en los vertederos y rellenos sanitarios. El gas dióxido de azufre que se
produce cuando se quema carbón y 'fuel oil' puede causar enfermedades en los humanos
y en las plantas siempreverdes y en latifoliadas inhibe el crecimiento y provoca el colapso
o distorción de células en las hojas. La contaminación del aire ha provocado la
desaparición de la vegetación y, con ella, todas las poblaciones animales que dependían
de ella. Los óxidos de azufre y nitrógeno liberados a la atmósfera desde fábricas y
automóviles sufren cambios que los convierte en ácidos sulfúrico y nítrico,
respectivamente. Como resultado de ello, las lluvias en muchas partes de Norte América y
Europa son de diez a mil veces más ácidas que las lluvias de lugares no contaminados. El
10 de abril de 1974 cayó una lluvia tan ácida como el vinagre en Pitlochry, Escocia.
En las montañas Adirondack de Estados Unidos, las lluvias están acidificando el agua y el
ácido nítrico está reaccionando con el suelo liberando grandes cantidades de aluminio, el
cual es lavado y arrastrado hacia los lagos. Estos ácidos se acumulan durante el invierno,
y en la primavera cuando se derrite la nieve, son arrastrados hacia los lagos en
concentraciones letales para los peces. Luego de este torrente inicial de agua ácida sigue
un flujo contaminado con aluminio. El resultado de todo esto es que en los 300 lagos en
Adirondack han desaparecido todas las poblaciones de peces y de otras especies.
Más al Norte, científicos canadienses han identificado 48,000 lagos que no serán capaces
de tener vida en dos décadas si continúan las tendencias actuales. Las Salamandras
Manchadas no existe más en las charcas de nieve en el norte del Estado de Nueva York
porque las nieves son demasiado ácidas. Las lluvias ácidas ya han arruinado a un tercio

de los ríos de Nueva Escocia donde se reproduce el Salmón del Atlántico; esto se suma a
los pesticidas, presas, otros factores de contaminación, la sobrepesca y la pesca furtiva
para empujar a la especie hacia la extinción.
Las lluvias ácidas también están haciendo daño a los microorganismos del suelo,
incluyendo aquellos involucrados en el ciclo del nitrógeno. La acumulación de ácido
también puede empeorar los efectos de otros contaminantes. En 1871, el flujo del Río
Chicago fue revertido para que transportara las aguas cloacales de la ciudad hacia el
sistema del Río Illinois en lugar de hacia el Lago Michigan, el que era la fuente del agua
potable. Debido a que contiene toxinas y desechos orgánicos, las aguas cloacales puede
abrumar la capacidad descomponedora de los ecosistemas naturales. El sistema del Río
Illinois fue destruido y, con él, la pesca comercial de especies como tortugas, mejillones y
peces. Entre 1900 y 1920, la parte norte del río se convirtió en un desierto biológico casi
sin oxígeno disuelto en el agua, clara evidencia de la sobrecarga de contaminación
orgánica. Esta misma historia se repite en los sistemas de agua dulce en todas partes del
mundo. El río Rhin está cargado de venenos y ha sufrido matanzas masivas de peces. En
el Danubio, se ha visto reducir las poblaciones de muchas especies importantes de peces.
El Lago Baikal está bajo amenazas a pesar de todos los esfuerzos por detener la
contaminación. Los ríos en América Central están cargados con sedimentos de suelos
erosionados en las montañas desnudas. Los ríos japoneses están llenos de desechos
industriales. Muchos arroyos en Queensland, Australia, están contaminados con los
desechos de las fábricas de azúcar. Un movimiento contínuo y permanente de heces,
hidrocarburos clorinados, mercurio, cadmio, cromio, ácidos, álcalis, fertilizantes, aceite de
desecho, detergentes, desechos de pulpa, insecticidas carbamatos y sedimentos fluye
hacia el mar, pasando a través de estuarios vitales, y amenazando incontables
poblaciones con la extinción.
CAVANDO, DERRAMANDO E INUNDANDO
La minería y el procesamiento de minerales y energía tienen efectos amplios sobre los
hábitats, tanto a través de ataques directos como a través de la contaminación. La minería
presenta la mayor variedad de efectos ya que muchos de sus desechos contienen
sustancias tóxicas. Estos venenos llegan a los ecosistemas de agua dulce y, como en el
caso de las lluvias ácidas, el impacto sobre los organismos acuáticos puede ser severo.

También es frecuente la
contaminación con
metales pesados, especialmente con mercurio, cobre, plomo, cadmio, cromio y zinc. Por
ejemplo, las minas de plomo en Cardiganshire, Gales, fueron cerradas en 1921, pero los
ríos sólo gradualmente recuperaron su diversidad. Los efluentes de las minas puede
conducir a una reducción dramática en el oxígeno disuelto en lagos y corrientes,
ejerciendo un efecto letal sobre muchos animales. Además, la limpieza de ríos
contaminados por minas es extremadamente dificil.
Los derrames de petróleo son otro problema frecuente. Estos derrames amenazan los
ecosistemas y vida silvestre costeros. La contaminación por petróleo asalta
continuamente a las poblaciones del Pingüino de Patas Negras de África del Sur; sus
poblaciones han sido decimadas por estos accidentes. En 1974, las poblaciones del
pingüino de Magallanes sufrieron grandes pérdidas cuando un supertanquero de la Shell,
el Metuchen, encalló en el Estrecho de Magallanes; este fue el segundo mayor derrame
de petróleo hasta su época, y murieron miles de aves. El 24 de Marzo de 1989, el
tanquero Exxon Valdez vertió más de 11.2 millones de galones de petróleo en las aguas
próximas a la costa de Oregon (Estados Unidos), cubriendo con petróleo a muchas aves y
focas; este ha sido uno de los desastres ecológicos mayores de todas las épocas.
Sorprendentemente, la construcción de presas también crea muchas dificultades
ecológicas. Dos de las más famosas especies en peligro en Norte América lo son debido
a presas. El pez flechero Snail ("Snail darter") está amenazado por la Presa Tellico en
Tennessee. El albarraz Furbish ("Furbish Lousewort"), una planta de flores amarillas de la
familia del boca de dragón o antirrino, existe en 18 poblaciones conocidas en Estados
Unidos y, de ellas, 13 serán inundadas por la construcción de la Presa Dickey-Lincoln;
este proyecto hidroeléctrico también destruye el hábitat de especies como el Águila Calva,
el Quebrantahuesos, el Lince, el Gato Montés, la Nutria, la Marta, el Alce, y la Trucha de
Dorso Azul, e inundaría una gran superficie de valiosas maderas; la construcción de las
líneas de alto voltaje que se originan en la presa destruiría otra gran superficie de
bosques vírgenes.

En todas partes, las presas o represas inundan poblaciones naturales y desvía las aguas
de sus cursos naturales, modificando o destruyendo hábitats riverinos que son centros de
diversidad biológica y los convierte en áreas secas y menos diversificadas. Además, los
canales de irrigación son trampas mortales que ahogan aves, serpientes, coyotes,
venados y muchas otras especies.
En la India, se cree que una gramínea se ha extinguido debido a que una presa desvió el
agua de la cascada que le suministraba la aspersión necesaria para sobrevivir. En la isla
Mauricio, un lirio Crinum se extinguió cuando se taparon los escapes de una presa
permitiendo que el lago se llenara completamente. En Rusia, se ha construido tantas
presas sobre el Volga que este río se ha descrito como "más que un río, es un cadena de
2,300 millas de reservorios creados por las presas hidroeléctricas". Y tres especies
famosas de esturiones del Caspio han sido separados de sus lugares de reproducción por
las presas, y estas especies han empezado a declinar severamente.
Cacería
La cacería ha sido un factor importante en la extinción de ciertas especies. Un buen
ejemplo es la desaparición de la paloma pasajera de Norte América. La paloma pasajera
era bien conocida por sus enormes poblaciones. A veces, las bandadas tomaban hasta
tres días para pasar por un punto; en un caso, se estimó que más de 300 millones
pasaban cada hora, escuchándose sus aleteos a 10 km. Estas bandadas, con 2,000
millones de aves, anidaban en largas y estrechas colonias que tenían hasta 60 km de
largo y varios kilómetros de ancho; sus excrementos se apilaban de tal manera que
mataban a todas las hierbas, arbustos y árboles en el área.
A medida que pasaba el tiempo, aumentaba la población humana y pronto había
ferrocarriles y hogares donde antes había bosques vírgenes, y las aves podían ser
enviadas a los centros comerciales. Los bosques fueron cortados. Los cazadores idearon
muchas maneras para matar grandes números de aves, incluyendo sofocación quemando
la hierba o azufre, envenenamiento mojando semillas con alcohol, golpeando los nidos
con largos palos, disparos de cañones, o con redes (y luego aplastaban sus cabezas con
pinzas). En 1878, una persona envió al mercado tres millones de aves desde la última
reserva del ave.
La disminución de la paloma pasajera fue tremeda y sorprendentemente rápida. Ya en
1880 sus números estaban disminuyendo en todo Norte América. La última paloma
pasajera silvestre fue vista en Michigan once años más tarde y Martha, la última paloma
pasajera cautiva, murió en el Zoológico de Cincinnati en 1914. Sorprendentemente, la
cacería no fue lo que al final mató a las aves ya que, al desaparecer las grandes
bandadas, había dejado de ser lucrativa. Sin embargo, la formación de enormes
bandadas había sido esencial para la supervivencia de la paloma y, cuando sus
poblaciones se volvieron demasiado pequeñas para mantener grandes colonias
reproductoras, otros factores como fallos reproductivos, consanguinidad y muertes por
depredación, empujaron la especie hacia la extinción. Con todo, fue la cacería excesiva, y

solo ella, la que eliminó el estilo natural de vida de la paloma, y de tal manera que ellas no
pudieron recuperarse de la disminución poblacional. En resumen, fue la cacería que
provocó finalmente su extinción.
Otro ejemplo de cacería excesiva es la historia del Bisonte americano. Se estima que la
población, previamente, era de 30 a 40 millones de individuos. Sus manadas gigantescas
cubrían las praderas pero, para 1830, las poblaciones del Este de Estados Unidos fueron
cazadas hasta la extinción, y las de Oregon desaparecieron para 1850. En la actualidad,
solamente el Bisonte del Norte existe todavía en números relativamente grandes en
Canadá.
La llegada de los colonizadores europeos y la expansión de los ferrocarriles
desencadenaron la disminución. Cazadores profesionales mataban a los animales y
tomaban sus lenguas y las pieles, abandonando el resto. Luego se recogían sus huesos
blanqueados por el sol y se vendían como fertilizantes. Entre 1870 y 1875, se mataron 2.5
millones de bisones por año. En 1883 se eliminó la última manada significativa con más o
menos 10,000 miembros. En 1900 solamente quedaban 500 bisontes de las praderas.
Pero, con todo, el bisonte tuvo suerte ya que fue salvado de la extinción debido a que los
humanos finalmente emitieron leyes para protegerlo. Actualmente, hay aproximadamente
25,000 animales en Norte América, pero solamente en parques y manadas privadas ya
que el bisonte de la praderas no existe de forma silvestre.
Todavía en la actualidad algunas especies en peligro son cazadas para alimentos. Si la
presa es rara (por ejemplo, la Salamandra Gigante de China) o se expande la cacería, se
elimina completamente a las poblaciones y a las especies. A veces la vida silvestre se ve
afectada por circunstancias inusuales, políticas o económicas. En Uganda en 1979, tropas
de Tanzania masacraron animales salvajes en el Parque Nacional Ruwenzori, una reserva
de vida silvestre muy importante en África. La carne fue comprada por comerciantes de
Uganda. Alrededor del 30% de los 46,500 animales grandes del parque fueron muertos,
incluyendo 6,000 hipopótamos, 5,000 Kob de Uganda, 2,000 búfalos, 400 Topi, 100
elefantes y 70 leones.
En octubre de 2006, se denunció que un grupo rebelde congolés había matado en dos
semanas a unos 400 hipopótamos del Lago Eduardo en el Parque Nacional Virunga, que
se encuentra en la frontera oriental de la República Democrática del Congo, entre Uganda
y Ruanda. Cazaron los hipopótamos por su carne y marfil. También cazaron búfalos,
elefantes y otros animales.
Para finales de la década de los años 1980, se estimó que la población de hipopótamos
en el Lago Eduardo era de unos 22,000 individuos. Pero una evaluación hecha en 2006
por la Sociedad Zoológica de Londres, encontró menos de 900 hipopótamos en el parque,
antes de la matanza por el grupo rebelde.

Algo similar sucedió cuando se estableció la República Islámica en Iran. Muchos animales
que habían estado protegidos anteriormente se habían vuelto mansos y fueron fácilmente
muertos por la gente. En otros países, la carne es tan escasa que se cazan animales en
busca de alimentos. Los animales de la Reserva Kyzyl-Agach en el Mar Caspio han sido
testigos de asaltos por oficiales militares que operan desde helicópteros, vehículos todo
terreno, y hasta con tanques. Se reportó que una división militar estacionada cerca del
Lago Baikal usó misiles guiados térmicamente para cazar venados. No es de
sorprenderse que reste muy poco vida silvestre en el área. El uso de trampas para
capturar aves canoras ha sido ilegal en Chipre por más de 30 años, pero las multas son
bajas en comparación con el dinero que se consigue al vender las aves canoras a los
restaurantes locales, donde es posible vender las aves por dos libras (US$3.60) o más
cada una. Ellas son servidas a los clientes en un plato especial conocido como
ambelopoulia. La captura comercial a gran escala sucede entre septiembre y octubre,
principalmente en el Distrito Famagusta en el sudeste de la isla. En el año 2000, BirdLife
Chipre estimó que se capturaba más de 12.6 millones de aves migratorias cada año.
Las especies más buscadas eran la curruca capirotada (Sylvia atricapilla) y el petirrojo
europeo (Erithacus rubecula), pero debido a que los métodos de atraparlos no son
selectivos, unas 150 especies han sido capturadas en las trampas. Cuarenta y cinco de
esas especies se encuentran amenazadas o en estado vulnerable en Europa.
Dos especies que con frecuencia son capturadas en las redes de niebla son endémicas
de Chipre, la curruca de Chipre (Sylvia melanothorax) y la collalba de Chipre (Oenanthe
cypriaca).
El uso indiscriminado de redes de nebilina y varitas engomadas, con pegamento, para
atrapar las aves resulta en capturas no deseadas de aves que no tienen venta como la
lechuza de oreja larga (Asio otus) y el amenazado globalmente cernícalo primilla (Falco
naumanni).
La captura de aves canoras persiste debido a la popularidad de 'ambepoulia'. El precio
usual que los restaurantes cobran por cada pequeña ave - servida o encurtida o hervida
en pilaf - puede llegar hasta a CYP 2,00 (US$4.25).
No hay necesidad de prohibir completamente la cacería, pero debe tenerse cierta
simpatía hacia los animales. Cazar no es exterminar.
TRÁFICO ILEGAL DE ESPECIES
El tráfico ilegal de vida silvestre, se ha convertido en una de las actividades ilícitas más
lucrativas, sólo superado por el de armas y el de drogas. El mercado ilegal de mascotas
es uno de los principales factores que contribuyen a la extinción de especies en su hábitat
natural.
En los países en vías de desarrollo es común la venta de animales silvestres, tanto para
el mercado local como el internacional.

La PROFEPA, para combatir el tráfico ilegal de vida silvestre, realiza operativos de
inspección y vigilancia, en todos los eslabones de la cadena de tráfico ilegal (extracción,
transporte, acopio y comercialización), esto en coordinación con diferentes instituciones
como la Procuraduría General de la República, Policía Federal, Policía Federal Ministerial,
Policías Estatales y Municipales.
En los años 2013 - 2014, la PROFEPA ha realizado un total de 694 operativos, tendientes
a combatir el tráfico ilegal de fauna y flora silvestre, lo cual permitió el aseguramiento
precautorio de 5,774 ejemplares de vida silvestre, y se pusieron a disposición del
Ministerio Público Federal a 94 personas, por la presunta comisión de delito ambiental. La
PROFEPA exhorta a la ciudadanía a no adquirir ejemplares de vida silvestre sin la
documentación que acredite que provienen de aprovechamientos sustentables
autorizados o que fueron legalmente importados, y le recuerda que ningún ejemplar de
ave correspondiente a la familia Psittacidae o psitácido (loros, pericos y guacamayas),
cuya distribución natural sea dentro del territorio nacional, puede ser sujeto de
aprovechamiento extractivo con fines de subsistencia o comerciales.
Delitos contra la biodiversidad
El tráfico ilegal de ejemplares, partes y derivados de flora y fauna silvestres, es un delito
de conformidad con el artículo 420 fracciones IV y V del Código Penal Federal, que se
castiga con pena de uno a nueve años de prisión y por el equivalente de trescientos a tres
mil días multa, y se aplica una pena adicional hasta de tres años más de prisión y hasta
mil días multa adicionales, cuando las conductas descritas en el presente artículo se
realicen en o afecten un área natural protegida, o cuando se realicen con fines
comerciales.
Año Operativos realizados Ejemplares asegurados Personas remitidas al MPF
57
2013
367
4,033
2014

327

1,741

37

Total

694

5,774

94