You are on page 1of 4

PRÁCTICA 1. GRADO DE BIOQUÍMICA

APROXIMACIÓN GENERAL AL ESTUDIO Y OBSERVACIÓN DEL TEJIDO SANGUÍNEO

La sangre es un tejido conectivo especializado constituido por células (glóbulos o elementos formes) suspendidas en un líquido (la matriz extracelular), el plasma sanguíneo. Su volumen, en el ser humano, es aproximadamente 4,5 litros. Entre sus funciones está la de servir como vehículo para el transporte de gases, nutrientes, productos metabólicos de desecho, células y hormonas, a través de todo el organismo por el sistema circulatorio.

El plasma sanguíneo es una solución acuosa de sales inorgánicas que está en continuo intercambio con el medio extracelular de todos los tejidos del cuerpo. El plasma contiene también proteínas: albúminas, globulinas y fibrinógeno, que desempeñan distintas funciones. Además, estas proteínas plasmáticas ejercen una presión osmótica coloidal dentro del aparato circulatorio, ayudando a regular el intercambio de soluciones acuosas entre el plasma y los fluidos extracelulares.

Los elementos formes de la sangre son: los glóbulos rojos o eritrocitos, los glóbulos blancos o leucocitos y las plaquetas o trombocitos.

  • - Glóbulos rojos. Son células altamente diferenciadas. En mamíferos adultos, en el

curso de su diferenciación, pierden su núcleo y la mayoría de sus orgánulos. Poseen una forma de disco bicóncavo de unos 7.5 µm de diámetro y unas 2 µm de espesor. Su citoplasma contiene grandes cantidades de hemoglobina, pigmento rojo que se

combina con el oxígeno a nivel de los pulmones formando la oxihemoglobina. Su función es la de transportar el oxígeno desde los pulmones a los tejidos y parte del dióxido de carbono desde los tejidos, donde se produce, al aparato respiratorio para su expulsión al exterior. Los eritrocitos se tiñen intensamente con eosina en su periferia y más tenuemente en la delgada zona central.

  • - Glóbulos blancos. Son células con núcleo, capaces de abandonar los capilares

sanguíneos por diapédesis, para alcanzar los diferentes tejidos del organismo, gracias a los movimientos ameboides que son capaces de realizar. Se dividen en granulocitos y agranulocitos.

1. Granulocitos o polimorfonucleares. Reciben este nombre porque poseen gránulos citoplasmáticos específicos y un sólo núcleo multilobulado, cuyos lóbulos pueden dar la errónea impresión de que se trata de células multinucleadas. La forma del núcleo tan variable ha dado origen a que se les denominen leucocitos polimorfonucleares o polimorfos.

De acuerdo a las afinidades tintoriales de sus granulaciones citoplasmáticas se clasifican en:

a) Neutrófilos

Son células de un diámetro de 9 a 12 µm. Constituyen el 60-70% de la población total de leucocitos. Poseen un núcleo heterocromático formado por 3-5 lóbulos unidos por puentes cromatínicos bastante gruesos. En algunos de los neutrófilos de las hembras de mamíferos, el cromosoma X que permanece inactivo aparece en forma de un pequeño apéndice en forma de palillo de tambor en uno de los lóbulos del núcleo. Este apéndice se aprecia aproximadamente en el 3% de los neutrófilos de las hembras, y recibe también el nombre de cuerpo de Barr o cromatina sexual.

El citoplasma de los neutrófilos posee pequeñas granulaciones específicas y otras de mayor tamaño, denominadas estas últimas granulaciones azurófilas, ya que se tiñen con los azures de metileno. Este colorante se obtiene por medio de una oxidación del azul de metileno. Las granulaciones azurófilas corresponden a lisosomas que contienen numerosas enzimas hidrolíticas.

Estas células participan en la respuesta inflamatoria aguda de los tejidos lesionados donde destruyen por fagocitosis a los microorganismos y a las células muertas.

b)

Eosinófilos

Son células más grandes que las anteriores pues tienen un diámetro de 10 a 14 µm. Constituyen menos del 4 % de la población total de leucocitos Su núcleo está formado por 2 lóbulos unidos por un puente cromatínico bastante grueso. Presentan en su citoplasma grandes granulaciones redondeadas de tamaño uniforme que se tiñen con eosina de un color rosado oscuro. Intervienen en la respuesta inflamatoria e inmunitaria pues tiene una gran capacidad fagocítica de los complejos antígeno-anticuerpo y son capaces de destruir algunos parásitos.

c)

Basófilos

Tienen un diámetro de 8 a 10 µm. Constituyen menos del 1% de la población total de leucocitos. Su gran núcleo está formado por 2 lóbulos y, generalmente, está eclipsado por numerosas granulaciones grandes, las cuales son intensamente basófilas y se tiñen de color azul oscuro. Intervienen en la producción de la respuesta inflamatoria y en los procesos alérgicos.

2. Agranulocitos

a)

Linfocitos

Son las células más pequeñas de la serie blanca ya que su diámetro es de 6-10 µm. Constituyen el 20-25% de la población total circulante de leucocitos, por lo que después de los neutrófilos son los leucocitos más abundantes. Se caracterizan por tener un núcleo redondeado o ligeramente invaginado, rodeado por una escasa banda de citoplasma que no presenta gránulos y es ligeramente basófila. Desempeñan un papel primordial en todos los mecanismos de defensa inmunológica. La sangre proporciona el medio por el que los linfocitos circulan entre los distintos tejidos linfoides y todos los demás tejidos del organismo.

b)

Monocitos

Se distinguen porque son los elementos de mayor tamaño de toda la serie blanca. Tienen un diámetro de 12 a 15 µm. Constituyen el 3-8% de la población total de leucocitos. Poseen un núcleo en forma de herradura o ligeramente indentado, colocado excéntricamente. El citoplasma es abundante, de color gris- azulado y de aspecto "polvoriento" debido a la presencia de pequeñas y numerosas granulaciones azurófilas que corresponden a pequeños lisosomas.

Son células muy móviles que emigran hacia los tejidos conectivos, donde se denominan macrófagos. Una función importante de los macrófagos es la destrucción de las células muertas y de los restos celulares que proceden del recambio normal de las células dentro de los tejidos. También desempeñan un papel importante en el sistema de defensa inmunitaria.

- Plaquetas. No son células sino fragmentos de células, por lo que no poseen núcleo. Corresponden a pequeños fragmentos de citoplasma de las células formadoras de plaquetas o megacariocitos, rodeados de membrana. Su forma es irregular y tienen un diámetro entre 2 y 4 µm. Contienen en el centro diversas granulaciones basófilas. Se encuentran entre 250.000-400.000 por mm 3 de sangre. En los frotis sanguíneos, frecuentemente se observan agrupadas.

Las funciones que realizan son:

  • - Recubren pequeños daños del revestimiento endotelial de los vasos sanguíneos para evitar hemorragias.

  • - Limitan las hemorragias promoviendo la formación de un coágulo y la liberación de serotonina que reduce el flujo sanguíneo a través de un mecanismo de constricción de los vasos lesionados.

Nota: Los porcentajes celulares indicados corresponden a individuos normales de la especie humana.

EOSINÓFILO NEUTRÓFILO LINFOCITO MONOCITO PLAQUETAS NEUTRÓFILO ERITROCITOS JOVEN BASÓFILO
EOSINÓFILO
NEUTRÓFILO
LINFOCITO
MONOCITO
PLAQUETAS
NEUTRÓFILO
ERITROCITOS
JOVEN
BASÓFILO

OBJETIVOS DE LA PRÁCTICA

Identificar al microscopio óptico los distintos elementos formes en preparaciones teñidas de sangre humana (frotis sanguíneo):

  • - Eritrocitos: no tienen núcleo y por ser más delgados por el centro que por los bordes, el centro aparece menos teñido.

  • - Linfocitos: la mayoría de tamaño aproximado al de los glóbulos rojos, tienen

un núcleo que ocupa casi toda la célula, rodeado de un pequeño halo

citoplasmático.

  • - Monocitos: son los leucocitos de mayor tamaño, núcleo grande, excéntrico, redondeado o con forma de herradura.

  • - Eosinófilos: con núcleo bilobulado y abundantes granulaciones citoplasmáticas teñidas de rojo por la eosina.

  • - Neutrófilos: núcleo con varios lóbulos (3-5) y citoplasma claro, de color salmón, donde apenas se perciben las granulaciones debido a su tamaño.

  • - Basófilos: núcleo grande e irregular apenas visible al estar cubierto por gruesas granulaciones de color azul oscuro.

  • - Plaquetas: se observan como pequeños restos celulares basófilos,

generalmente agrupados. Pueden confundirse con manchas o suciedad del

preparado.