You are on page 1of 5

Artículos de interés

Artículos de interés LO QUE HACEN LOS LINGÜISTAS EN EL PERÚ Y LO QUE NO HACEN

LO QUE HACEN LOS LINGÜISTAS EN EL PERÚ Y LO QUE NO HACEN DEBIENDO HACER

Dr. Gustavo Solis Fonseca Docente de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas

Artículos de interés LO QUE HACEN LOS LINGÜISTAS EN EL PERÚ Y LO QUE NO HACEN

“Si un pueblo no vive su cultura,

si no vive su lengua, la lengua no

podrá

revivir, sobrevivir, ni vivir;

la lengua morirá, y con ella el es- píritu del pueblo.” (Pensamiento de indio kuna de Colombia)

Las lenguas son objetos científicos a la par que recursos para el grupo social. Los lingüistas, en tanto científicos del lenguaje, estu- dian a las lenguas y aplican los resultados de sus estudios con fines prácticos. No vamos a pretender aquí, ni siquiera enumerativamente, presentar el repertorio de tareas que los lingüistas pueden y suelen hacer, pues escapa al interés que puedan tener muchos de los posibles lectores de este escrito. Nos limitaremos a pasar revista a algunas de las acciones que los lingüistas hacemos en el Perú, como muestra de lo que se hace con los idiomas. Luego veremos lo que se debe hacer, para finalmente señalar aquello que quisiéramos o de- beríamos hacer. Como resultado de estas notas creemos que se tendrá una perspectiva mejor de las cosas que no hacemos debien- do hacerlas, y así se justifica el título de este trabajo.

  • I. Lo que usualmente hacen los lingüistas en el Perú

En primer lugar, veamos qué se supone que deben hacer los lingüistas. Esta cuestión se refiere obviamente al objeto estándar de la lingüística tal cual se asume comúnmente.

El trabajo lingüístico tiene que ver con el ‘estudio del conoci- miento del lenguaje conformado como estado de la mente-cerebro de un hablante que maneja una lengua particular’(Chomsky). Por otra parte, la condición de las lenguas como símbolos sociales o de identidad, de conducta cultural o de sistema cognitivo, aparece

atravesando intereses muy inmediatos en la disciplina. En esta pers- pectiva, son preocupaciones centrales:

La descripción lingüística: La descripción de lenguas, cuyo obje- tivo, en síntesis, puede marcarse por el imperativo de la discipli- na de procurar el conocimiento de la estructura de las lenguas, para identificar la diversidad de los recursos estructurales pre- sentes en los idiomas como evidencia de la creatividad lingüís- tica del hombre. Si nos preguntáramos ¿cómo son las lenguas peruanas? de seguro que sería muy poco lo que quienquiera que sea nos pueda responder. La verdad es que casi todos los idiomas hablados en el Perú, salvo el castellano, el quechua y el aimara, son en términos científicos poco o casi nada conocidos porque los lingüistas no los han descrito suficiente- mente, de allí que nuestra realidad de lenguas sigue siendo desconocida. En cierta medida, el desconocimiento se debe también a que las descripciones no son accesibles sea porque son conocimientos especializados, sea porque no se han difun- dido para el público más amplio.

También es un objetivo importante determinar el inventario de las lenguas de nuestro espacio geográfico, aunque sea sólo para saber cuáles son vigentes y cuáles extintas.

Del conjunto de las lenguas que se han usado en el Perú, parte de ellas están aún vigentes sirviendo como instrumentos de comunicación para sus hablantes, pero parte ha desapa- recido, aunque han quedado huellas a través de la toponimia y otros indicios. Determinar la existencia de lenguas es un propósito que tiene implicaciones teóricas que se cruzan con una serie de factores y particularidades. Por ejemplo, si las lenguas son instrumentos de comunicaciones, señalar que ciertos idiomas existen con tal función puede ser relativamente sencillo aunque se tenga problemas del tipo involucrado en la ambigüedad de los conceptos de lengua y dialecto; pero, en todo caso, siempre será posible mencionar que tal instrumento específico es ya sea una lengua o un dialecto. Del mismo modo, decir que una lengua ya no existe como instrumento de comunicación, pues es extinta, es también seguro, ya que lo que se enuncia es su inexistencia y no recubre importancia si se trata de una lengua o un dialecto, puesto que sea lo uno o lo otro, lo que se predica en todo caso es la inexistencia.

Hay una pregunta básica que se refiere a las diferentes formas de existencia de una lengua, la misma tiene importancia teórica para la temática de la extinción de lenguas. Señalamos que la existencia o la inexistencia de las lenguas puede ser precisada sobre las siguientes bases o ejes:

a) Instrumento de comunicación, b) entidad histórica y c) entidad cognitiva.

Si consideramos ejemplos concretos –castellano y culle– lo que tendremos es la siguiente matriz.

CSI

Boletín 47

26

 

Instrumento

Entidad

Entidad

de comunicación

histórica

cognitiva

Castellano

Culle

no

sí/no

En efecto, el castellano es una lengua que tiene una existencia plena, mientras que el culle no existe como instrumento de comuni- cación, pero sí existe como entidad histórica, aunque probablemen- te no existe como conocimiento lingüístico pues, que se sepa, nadie posee el saber que es conocer la lengua culle aunque no sea hablante de la misma. Sobre la historicidad puede decirse que sí existe o ha existido una lengua reconocible como la entidad lingüística llamada culle, hablada en la sierra norte del Perú, de la que incluso se tiene algún léxico identificable con seguridad, que se extinguió como instrumento de comunicación hacia comienzos del pasado siglo. Pero hay lenguas que pueden tener existencia sólo indiciaria, que han sido realmente existentes, aunque no tengamos forma feha- ciente de demostrar dicha existencia, a no ser por rastros de tipo toponímico, por ejemplo.

En el Perú esclarecer la realidad lingüística peruana compren- de la tarea de señalar el número de lenguas, los tipos de ellas, las relaciones entre sí (incluidas las genéticas) y su importancia en la conformación de las identidades de los peruanos, o en nuestra historia como colectividad, tanto de las particulares de los grupos étnicos o pueblos, como también de la sociedad mayor. Las raíces lingüísticas de la sociedad peruana y las bases de las identidades peruanas, con las que contamos de partida para construir cual- quier proyecto común que tenga posibilidades de éxito, no puede descartar elementos que son componentes intrínsecos, que ayudan a evitar exclusiones que resienten y hasta pueden hacer inviables los proyectos sociales comunes si no se los toma en cuenta.

Un punto importante en el trabajo lingüístico en el Perú es esclarecer las relaciones genéticas entre lenguas amerindias y de otros contextos geográficos, incluso extracontinentales, y dar cuenta del contacto entre las lenguas, y las historias de dichos contactos como parte de la historia de los grupos que hablan o hablaron las lenguas respectivas, aportando así al conocimiento de las raíces lingüísticas de la sociedad peruana, y de las bases de las identidades peruanas.

Nuestra diversidad de lenguas y las particularidades de nues- tra cuestión lingüística ayudan a perfilar los rasgos específicos que debe tener la teoría y la metodología lingüística, es decir, existen bases derivadas exclusivamente de las especificidades de las lenguas y de las circunstancias lingüísticas peruanas para el avance de la lingüística como ciencia y de su metodología para el conocimiento de las lenguas y para su aprovechamiento como recursos humanos en sus diferentes posibilidades.

Política Lingüística: Una consideración de política relacionada con nuestra realidad de lenguas es la necesidad de reconocer la diversidad de proyectos etnopolíticos de los pueblos en contex- tos pluriculturales como el peruano y, consecuentemente, en términos de política lingüística. Este panorama está ahora cla- ramente marcado por una serie de propuestas reivindicativas alrededor de las lenguas y culturas, constituyendo nuevos derechos, o viejos pero vistos desde perspectivas nuevas. Así, los derechos lingüísticos, a la vez individuales y colectivos, gene- ran responsabilidad ética que obliga a enseñar una lengua como patrimonio humano, y a heredarla, evitando así que se extingan

los idiomas. Aprender y enseñar son, entonces, deberes y dere- chos que incorporan por igual en términos de responsabilida- des tanto a los miembros mayores y menores de una sociedad. Ésta es una conducta mínima para liberarse de sorpresas que parecieran incomprensibles a aquellos que creen que los pue- blos amerindios son siempre masas sin proyectos propios. La comprobación de los últimos tiempos es que hay elites indíge- nas absolutamente maduras, que saben distinguir los intereses propios de aquellos que pueden ser compartidos junto con otros grupos. Uno de estos intereses comunes en el Perú es con toda seguridad el barco común que llamamos Estado Pe- ruano, por lo menos para funciones de relaciones internacio- nales entre estados, mientras que cuestiones como la educación parecerían más bien tareas que se reservan a los “estados” de nacionalidades o particulares de cada pueblo o etnia.

Las consideraciones previas hacen indeseables posiciones al interior de los estados cuando éstos son concebidos como proyec- tos de una sola nación, de allí que recusar la idea de unidad nacio- nal, diferente a unidad del estado, es fácilmente enarbolada a partir de planteamientos a favor de la diversidad, en pro de estados más bien participativos desde una perspectiva de democracia étnica o de democracia étnicamente compartida.

Aplicación Lingüística: Lo interesante en términos de aplica- ción lingüística probablemente se encuentre en la preocupa- ción educativa. La aparición de una corriente nueva que deri- va puntos de interés teórico de la relación entre lingüística y educación lleva a instaurar una disciplina que algunos llaman Lingüística Educacional. Esta disciplina encontrará mayor in- terés en la diversidad de culturas que están presentes en Amé- rica, haciendo mucho más rica las posibilidades de esta co- rriente.

Trabajos de maestristas del Proeib-Andes en Cochabamba –todos ellos en gran medida miembros de pueblos indígenas andinos y amazónicos– dan cuenta de la riqueza de cuestiones que se pue- den suscitar para toda propuesta de teoría educacional cuando se examina desde la diversidad de concepciones culturales.

Al margen de las cuestiones educativas, las tareas relaciona- das con traducción o interpretación que involucran a estas lenguas y el castellano, por ejemplo, amplían la problemática teórica de este aspecto de la lingüística con temas derivados nuevamente de la diversidad de estructuras lingüísticas y culturas que se relacionan con los pueblos amerindios. Las cuestiones de política lingüística son otro campo de interés en razón de las posibilidades de situacio- nes nuevas que pueden ser observadas en el contexto del multilingüismo peruano. Tales situaciones nuevas se imbrican con las variadas relaciones sociales de los distintas formaciones sociales que entran en el juego de tensiones en la realidad peruana o latinoa- mericana.

Un punto de interés en política lingüística, sobre todo para la planificación lingüística, es la cuestión de los pueblos de fronteras de los modernos estados latinoamericanos. Las experiencias históricas y sociales por las que han atravesado estos pueblos a lo largo de sus vidas enriquecen enormemente las particularidades a considerar. Los contextos urbanos del Perú introducen nuevas situaciones, que se catapultan aún más con los rápidos cambios de mentalidad que están ocurriendo en estos momentos, que generan comunidades imaginarias muy cambiantes.

CSI Bolet ín 47

27

II. Lo que se debe hacer

En un contexto como el señalado atrás, la cuestión de la legalidad o legitimidad de las lenguas es otro aspecto de sumo interés para el desarrollo de los idiomas. Los estados americanos han modificado en los últimos años sus respectivas constituciones fundacionales para intro- ducir la realidad de diversidad de culturas y lenguas que les es vigente. En parte esto es resultado del trabajo sostenido de las nuevas elites dirigenciales de las organizaciones indígenas y sus aliados profesionales de ciencias sociales y lingüística.

El tema de la revitalización de lenguas y el de la extinción no sólo se ha desarrollado teóricamente, aprovechando nuevamente la variedad de situaciones y experiencias sociolingüísticas de estas len- guas, sino que en términos políticos es un tema urgente y de alta demanda. No sólo la sociedad en general es ya sensible a este tema, sino que los grupos más recalcitrantes que estaban en contra están ahora cada vez menos convencidos de defender posiciones contra- rias a la vigencia y desarrollo de la diversidad cultural y lingüística. Sin embargo, se constata que aún no hay una fuerte posición a favor como sí lo hay contra la extinción de especies de la fauna o de la flora.

La cuestión de los censos lingüísticos es todavía una tarea no bien enfrentada, en parte porque se requiere desarrollar nuevas metodologías censales que sean relevantes desde el punto de vista lingüístico y, en parte, porque hay cuestiones teóricas débilmente desarrolladas que no facilitan el manejo adecuado de esta tarea, tal por ejemplo la ambigüedad de los conceptos de lengua y dialecto, atravesados incluso por consideraciones actitudinales y de tradición en teoría lingüística.

III. Lo que quisiéramos hacer

Muy lejos de la minuciosidad, señalamos algunos puntos cuya realización parece ser deseable por parte de los lingüistas y la lingüís- tica en el Perú.

Que la gente conozca nuestras lenguas, no que sepa hablarlas, sino que esté informada de nuestra realidad lingüística. Se trata de una cultura general lingüística mínima que debe ser poseída por todos los peruanos como parte de su responsabilidad por una convivencia que no ignore a los otros de la comunidad nacional. ¿Cómo podríamos conseguir esto, que en otros lugares de América del Sur ya lo tienen hecho, como en Colombia, por ejemplo? La educación, es sin duda, el instrumento más adecuado, pero para que sea efectivo debe ser asumido a plenitud por el Estado.

Por ejemplo, deberíamos tener una base de datos sobre las lenguas peruanas para acceso por Internet de modo que todos los estudiantes del Perú o todo aquel interesado, pueda acceder desde cualquier computadora conectada a Internet. Éste sería un material interesante y ampliamente útil en la educación si se pone a disposi- ción del sistema educativo mediante los alcances del Proyecto Huascarán, por ejemplo. La información para la base de datos ya la tenemos los especialistas que trabajamos sobre las lenguas perua- nas de la selva y de la sierra (44 lenguas). Se trata de algo que evidentemente sería un importante servicio para el conocimiento de nuestra realidad.

Que haya literatura para leer en la lengua de cada pueblo. Como para esto se necesita que haya material escrito, entonces se necesita formar escritores en todas las lenguas peruanas. Esto puede ser un propósito de relativa fácil realización. Hay expe- riencias de uso de computadoras en pueblos indígenas centroame- ricanos con excelentes resultados que podemos aprovechar en el Perú con la participación de profesores y alumnos nativos, las orga- nizaciones de los pueblos y la colaboración de miembros de esos pueblos, muchos de los cuales tienen preparación universitaria incluso especializada en lingüística, literatura y comunicaciones. Que haya una política sobre lenguas y culturas peruanas que asegure nuestra diversidad lingüística y cultural y la desarrolle a través de una práctica generalizada de relaciones interculturales justas y equitativas entre todos los peruanos. El trabajo en este aspecto se orienta a desarrollar una mayor conciencia en la sociedad en general sobre la importancia de la diversidad cultural y la necesidad de preservarla desarro- llándolas. Tenemos bases constitucionales que podemos con- siderar como suficientes o amplias para este fin. Debemos mirar lo que está sucediendo en nuestro alrededor, como en Bolivia, Colombia, Estados Unidos o Canadá, Nicaragua, o Chile, donde se dan pasos muy positivos para implicar a los pueblos indígenas, que se dirigen en la misma dirección de promover y defender el desarrollo y conservación de la di- versidad. A diferencia de la única opción política practicada aquí, que ha sido la asimilación, resulta completamente exigi- ble probar alternativas, sobre todo aquellas que sean diferen- tes a las asimilacionistas. Que se conozca la gramática de la cultura respectiva de las distintas culturas peruanas, de modo que se puedan usar para enseñar y aprender las lenguas, y para una relación intercultural realmente efectiva. Se necesitan investigaciones intensivas y extensi- vas sobre este punto ya que nuestro conocimiento sobre la gramá- tica de la cultura es absolutamente insuficiente cuando se trata de las culturas amerindias. El desconocimiento actual de los sistemas cognitivos cultu- ralmente específicos, o de las realidades semánticas, no permite el desarrollo adecuado de la Educación Intercultural Bilingüe de los pueblos peruanos, ni aprovechar esos recursos cognitivos para el progreso en general. La sistematización sobre este tema es urgente para la práctica misma de la educación en general de los mismos miembros culturales de los distintos pueblos. Que se formen como lingüistas un número cada vez mayor de miembros de pueblos indígenas. Esto ya es un hecho en la UNMSM, pues pronto habrán egresados formados en la EAPL, a donde ingresaron en su condición de miembros de comunidades indígenas. El 2003 ingresarán por lo menos 10, esperamos que provengan de distintos pueblos de modo que el abanico sea cada vez mayor.

Que haya un desarrollo cultural en la sociedad peruana para que se reconozca de modo amplio y efectivo la vigencia de derechos lingüísticos y culturales de los diferentes pueblos peruanos, y para convencer y convencerse de que reconocer tales derechos es positivo para todos, no sólo para los pueblos indígenas.

CSI

Boletín 47

28

Publicaciones y varios documentos aparecidos en los últi- mos tiempos ayudan a formar esta conciencia predispuesta a apreciar la diversidad de lenguas y culturas. Por ejemplo, el docu- mento de la UNESCO elaborado bajo la dirección de Javier Pérez de Cuellar: Nuestra diversidad creativa es un excelente “manifiesto” a favor de la diversidad cultural.

Que haya un mayor conocimiento de nuestra historia, para reconocer la importancia en la formación del Perú como so- ciedad y en nuestra identidad, de las lenguas y los eventos históricos y sociales ocurridos en nuestro espacio geográfico a lo largo del tiempo, para saber la ligazón de ciertas lenguas con determinadas formaciones sociales y de la extinción de varios idiomas en diferentes épocas, y para saber que la realidad lingüística tal como la vemos ahora es el resultado de experiencias entretejidas en el tiempo por los grupos humanos que habitaron y habitan el Perú. Que se combata la ideología discriminadora de la sociedad peruana contra lo nativo.

La generalización de la práctica de la interculturalidad y la reflexión sobre lo positivo de ella es la mejor apuesta para superar la discriminación por razones de lengua y cultura que está vigente como actitud y práctica en la sociedad peruana. Los argumentos contra la discriminación son ahora poderosos, pues las considera- ciones sobre ventajas de la diversidad, sobre conductas valiosas en las diferentes culturas, son particularmente promisorias.

Las posibilidades para la globalización y la vida comple- mentaria son también argumentos a favor. El desarrollo conceptual sobre ciertos derechos que implican a las lenguas y culturas, a los hablantes que enseñan y a los que aprenden en una sociedad en

BIBLIOGRAFÍA

términos de derechos y responsabilidades, enriquecen sustancialmente la temática.

Que se conozca

la historia lingüística de la sociedad peruana

para explicar la rica experiencia de la correlación entre las diferentes lenguas habladas en el espacio que nos correspon- de y la experiencia social de los grupos humanos. Para saber, por ejemplo, de las varias globalizaciones habidas a lo largo

de nuestra historia, que han implicado etapas distintas en nuestro devenir como pueblo correlacionadas con lenguas diferentes. Para saber por ejemplo, cómo el paso a la sedentarización significó el inicio de formaciones sociales cada vez más grandes en términos de número de miembros y la consecuente asimilación lingüística de pequeños grupos a otros mayores conforme van apareciendo los reinos regio- nales o los estado imperiales.

Que se sepa cómo el llamado estado Inca no se asocia a una sola lengua sino a varias, comenzando por una remota ahora extinta, probablemente la lengua puquina, y pasando por la etapa lingüísticamente aimara, y terminando con la etapa lingüís- ticamente quechua. Para que se sepa de las ricas interrelaciones entre lenguas andinas y amazónicas, que dan cuenta de ras- gos compartidos o simplemente del intercambio de elemen- tos lingüísticos léxicos, por ejemplo. La pregunta de cuán pro- fundo es el Perú profundo es una interrogante muy rica para desbrozar eventos de nuestra historia correlacionados con lenguas y grupos humanos que se han sucedido en el territo- rio peruano. El Perú de ahora habla castellano, pero en el Perú esta lengua es la última de una serie que han servido a los peruanos, es decir, a los diferentes estados que en el Perú se han formado.

  • 1. Adelaar, Willem F. H. 1989. “En pos de la lengua culle”. En Temas de CONCYTEC, GTZ. Lima.

lingüística amerindia. Rodolfo Cerrón-Palomino y Gustavo Solís, Editores.

  • 2. Benvenuto Murrieta, Pedro. 1936. El lenguaje Peruano. Tomo I. Lima. Talleres Sanmarti.

  • 3. Buttner, Thomas. 1983. Las lenguas de los Andes Centrales. Ediciones Cultura Hispánica. Colección Amerindia.

  • 4. Cerrón-Palomino, Rodolfo. 1987. Lingüística Quechua. CBC. Cusco

  • 5. ...........................................

2000. Lingüística Aimara. CBC-Proeib Andes (GTZ). Cusco.

  • 6. Cerrón-Palomino, Rodolfo y Gustavo Solís Fonseca. 1989. eds. Temas de Lingüística Amerindia . CONCYTEC-GTZ. Lima.

  • 7. Chirif, Alberto y Carlos Mora. L977. Atlas de comunidades nativas. Lima, SINAMOS.

  • 8. Escobar, Alberto.1978. Variaciones sociolingüísticas del castellano en el Perú. Lima. Instituto de Estudios Peruanos (IEP).

  • 9. Espinosa Pérez, Lucas. O.S.A. 1955. Contribuciones lingüísticas y etnográficas sobre algunos pueblos indígenas del Amazonas peruano. Tomo I. Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Instituto Bernardino de

Sahagún. Madrid.

  • 10. Jiménez de la Espada, Marcos. 1965 . Relaciones histórico-geográficas de Indias. Tomos: I, II, III y IV. Madrid, España.

  • 11. Kermenic, Jan M. 1993. Pueblos, lenguas e instituciones de la América Meridional. AA-MM. Tomo I. Lima.

  • 12. Martínez de Compañón, Baltasar Jaime (Obispo). 1978.

Trujillo del Perú en el siglo XVIII. Ed. Cultura Hispánica. (También en: Jorge Zevallos

Quiñónez, 1948: “Las primitivas

lenguas de

la Costa”. En Revista del Museo Nacional, XVII, pp. 114-119.

  • 13. Pozzi-Escot, Inés. 1998. El multilingüismo en el Perú. UNMSM, Proeib-Andes. CBC. Cusco.

  • 14. Ramos Cabredo, Josefina. 1950. “Las Lenguas en la Región Tallanca”. Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Católica del Perú. Cuadernos de Estudio 3, No. 8, pp. 11-55.

Lima.

  • 15. Ravines, Rogger y Rosalía Avalos de Matos. l988. Atlas etnolingüístico del Perú. Lima, Instituto Andino de Artes Populares del Convenio Andrés Bello, Comisión Nacional del Perú.

CSI Bolet ín 47

29

  • 16. Silva Santisteban, F. 1983. «El reino de Cuismanco». En RMN. Tomo XLVI, pp. 293-380.

  • 17. Solís Fonseca, Gustavo. 1987. «Multilingüismo y extinción de lenguas en el Perú.» En América Indígena. Vol. XLVII, No.4. Diciembre.

  • 18. .....................................

    • 1989. «El quechua de

Cajatambo en los textos de extirpación de idolatrías». En Cerrón- Palomino y Solís Fonseca, eds.,

Temas de

Lingüística Amerindia. CONCYTEC y GTZ. Lima.

  • 19. 2000. “Hacia adonde apunta la lingüística en el Perú”. En Revista Logos Latinoamericano . UNMSM. Lima.

.....................................

  • 20. 2002. Lenguas en la Amazonía Peruana. Forte-Pe / Ministerio de Educación del Perú. Lima.

.....................................

  • 21. Torero, Alfredo. 1964. “Los dialectos quechuas”. En Anales Científicos de la Universidad Agraria , No. 2, Lima.

  • 22. ............................. Americanistas. Vol. 5. Lima.

1970.

“Lingüística e

historia de

la sociedad andina”. En Actas y Memorias del XXXIX Congreso Internacional de

  • 23. 1984. «El comercio lejano y la difusión del quechua. El caso del Ecuador». En Revista Andina, año 2, No. 2.Cusco,

diciembre 1984.

  • 24. .....................................

  • 1986. “Deslindes

lingüísticos en la

costa norte peruana”,

En Revista Andina, Año 4, N.° 2. CBC. Cusco.

  • 25. 1989. “Áreas toponímicas

e idiomas en la Sierra norte peruana. Un trabajo de

recuper ación lingüística.”. En Revista

 

Cusco.

  • 26. 2002. Idiomas de los Andes. IFEA- Editorial Horizonte. Lima.

.....................................

 
  • 27. Varallanos, José. 1957. Historia de Huánuco. De la era prehistórica a nuestros días . Imprenta López. Buenos Aires.

  • 28. Villar Córdova, Pedro. Las culturas prehispánicas del departamento de Lima. Lima.

  • 29. Zeballos Quiñones, José. 1948. «Los Gramáticos de la lengua Yunga». En Cuadernos de Estudio. Tomo III, N.° 1, pp. 40-67. Instituto de Investigaciones Históricas. Pontificia Universidad Católica del Perú.

  • 30. .....................................

1948. «Primitivas lenguas de la Costa». En Revista del Museo Nacional N.° 17 pp. 114-119. Lima.

Normas

16. Silva Santisteban, F. 1983. «El reino de Cuismanco». En RMN . Tomo XLVI, pp. 293-380.

FECHA DE VIGENCIA DE LOS COMPROBANTES DE PAGO

DOCUMENTO

FECHA DE AUTORIZACIÓN DE IMPRESIÓN

 

VIGENCIA

Facturas, Recibos por Honorarios, Liquidaciones de Compra y Guías de Remisión

Desde el 22.05.95 hasta el 30.06.02

Hasta el 10.06.03

Facturas, Liquidaciones de Compra y Guías de

A partir del 01.07.02

12

meses, computados desde la fecha

Remisión

de autorización

Recibos por Honorarios

A partir del 01.07. 02

24 meses, computados desde la fecha de autorización

Boletas de Venta y Tickets de Máquina Registradora

Desde el 22.05.95 en adelante

 

Indefinida

Notas de Débito y Crédito

Desde el 22.05.95 en adelante

 

Indefinida

Cartas de Porte Aéreo Nacional, Boletos de Viaje emitidos por las empresas de transporte público interprovincial y Pólizas de Adjudicación

Desde el 22.05.95 hasta el 30.06.02

Hasta el 10.06.03

Cartas de Porte Aéreo Nacional, Boletos de Viaje emitidos por las empresas de transporte público

A partir del 01.07.02

12

meses, computados desde la fecha

interprovincial

de autorización

Otros documentos autorizados por SUNAT como Comprobantes de Pago

No aplicable

 

Indefinida

CSI

Boletín 47

30