CONTEXTO Y SITUACIÓN SOCIAL. Curso de Coordinador@s de Tiempo Libre.

CONTEXTO Y SITUACIÓN SOCIAL.
Un nombre demasiado sencillo para algo muy complicado. Esta es una de las primeras Documentaciones del Curso de Coordinador@s que empiezas, y en ella vamos a intentar encuadrar dónde estamos como coordinador@s y personas que vamos a trabajar con niñ@s, jóvenes, adult@s, etc. Es necesario saber desde dónde partimos cada uno y cada una, pero lo es también el conocer cual es el contexto en el que nos vamos a mover. De nada sirve saber que soy un@ hacha montando letrinas y organizando fuegos de campamento en el campo, si eso hace años que está prohibido y lo desconocemos. O que estaría bien hacer una gimkana corriendo por el barrio, si en mi barrio no existen zonas peatonales. Está muy bien colaborar con asociaciones en estos tiempos en que el asociacionismo está en sus peores momentos, ¿pero debemos hacerlo de forma voluntaria o no? Es un problema difícil el definir términos tan amplios como Contexto y Situación social, para acercarnos un poco vamos a ver las definiciones que en materia de Ocio y Cultura se dan desde los diccionarios y enciclopedias, y quizás estas nos sirvan para encuadrar dónde estamos. Si se va a los diccionarios nos encontramos con definiciones que en muchos casos son disparatadas y que en otros tienden hacia una visión más realista; por ejemplo en el Diccionario María Moliner nos encontramos: Ocio. 1. m. Estado de la persona que no trabaja. 2 Situación de la persona que disfruta de su tiempo libre. “En sus ratos de ocio toca el violín”: asueto. Cultura. 1. f. En sentido amplio, cultivo. Este significado se encuentra en la forma sufija, pero es desusado en general. 2. Conjunto de los conocimientos no especializados, adquiridos por una persona mediante el estudio, las lecturas, los viajes, etc. # Conjunto de los conocimientos, grado de desarrollo científico e industrial, estado social, ideas, arte, etc., de un país o una época. “La cultura clásica”. # Conjunto de la actividad espiritual de la humanidad “Historia de la Cultura”. Civilización. # Conjunto de valores compartidos por un grupo social que son favorables al hecho que se expresa: “La cultura del ocio, del pelotazo”. Sobre el Tiempo Libre como tal, no encontramos una definición más que por separado de ambas palabras pero esto no nos preocupa ahora demasiado. Mirando en Internet nos hacen estas referencias que llevándonos de referencia a referencia nos introducen un poco en la historia de lo que nos ocupa:

Ocio, tiempo libre o tiempo no utilizado para el trabajo. Se trata de distinguir entre trabajo y ocio.
Desde el punto de vista histórico, el ocio se ha asociado con el estilo de vida de la aristocracia, mientras que el resto de la población no podía disfrutar de él porque tenía que trabajar para subsistir. De hecho, y según el protestantismo, el objeto de la vida es glorificar a Dios por medio del trabajo. Paradójicamente, el crecimiento económico se ha explicado en parte como resultado de una mayor aceptación del protestantismo, y hoy es justamente en estos países donde la gente dispone de más tiempo libre para el ocio al ser más ricos y tener mayores ingresos.
Raúl Martínez Gutiérrez. ETL “Mástil”

CONTEXTO Y SITUACIÓN SOCIAL. Curso de Coordinador@s de Tiempo Libre.

En la realidad social, sin embargo, oportunidades de ocio y recreación han pasado a formar parte de la vida en todas las sociedades. Han variado de acuerdo con las condiciones climáticas y la naturaleza circundante, y han ido progresando a medida que se han producido mejoras tecnológicas y se ha logrado un mayor control sobre el medio ambiente. El estudio de estas diferencias, tanto en el seno de las sociedades como en las relaciones de unas con otras, ha dado lugar a una extensa bibliografía. El ocio, según parece, no es una pérdida de tiempo sino una actividad recreativa. De igual manera, el trabajo ya no se define tan sólo como una actividad, sino como una modificación del mundo físico y mental a través de un esfuerzo, y sólo se considera como trabajo si no constituye un motivo de recreación para la persona. En última instancia, la diferencia entre trabajo y ocio radica en el significado que demos al concepto de recreación. La pérdida de tiempo, tal y como Marx y De Tocqueville señalaron desde puntos de vista muy diferentes, es típicamente un fenómeno colectivo que surge como consecuencia de fallos del mercado. Ciclos de prosperidad y recesión, o fluctuaciones de la actividad económica de veinte años o más, pueden hundir o fomentar la prosperidad de una comunidad. La productividad está ligada a la especialización en la división del trabajo, pero, de igual manera, expone a la zona o región especializada a las vicisitudes de las fluctuaciones en la oferta y la demanda. Así, por ejemplo, Europa parece estar padeciendo una alta tasa de desempleo al final del siglo XX, debido no sólo a estos factores, sino también al desajuste entre las demandas del mercado de trabajo y las aptitudes de los trabajadores. Como resultado, se produce una desocupación forzosa allí donde la meta de la innovación para reducir las necesidades de trabajo ha sido ofrecer más ocio. Ha habido también una reestructuración generalizada de la división del trabajo en las sociedades industriales avanzadas. Las mujeres han entrado en el mercado de trabajo de forma masiva, empleadas tanto a tiempo parcial como a tiempo completo. Hace 50 años, las mujeres con niños pequeños estaban virtualmente confinadas en la economía doméstica. Hoy la mayoría de las mujeres trabaja fuera de casa y, por lo tanto, su tiempo para el ocio ha disminuido. De igual manera, los niños emplean más tiempo en el proceso educativo, permanecen en él hasta una edad más avanzada, juegan menos y se emplean en un trabajo remunerado con menor frecuencia. De cualquier manera, la tendencia actual apuesta por menos trabajo y más ocio o tiempo libre. Las horas de trabajo, diarias, semanales, anuales, así como vitales (a lo largo de toda la vida), se han visto paulatinamente reducidas, en especial para los hombres y, en particular, para los menos cualificados. La edad tradicional de jubilación de 65 años se anticipa e iguala con frecuencia entre los sexos, mientras que la esperanza de vida es mayor por lo que el mundo del ocio nos atrae cada vez más. Como consecuencia, surgen multitud de programas de construcción de estadios, complejos deportivos, centros de ocio y ciudades universitarias; el ocio se ha convertido en una industria gigantesca que, paradójicamente, ocupa a un número creciente de personal laboral. La televisión se acerca a niveles de saturación y el turismo o los viajes al extranjero se han generalizado. Distinciones tradicionales de sexo y edad pierden progresivamente su sentido en este contexto. La gente puede divertirse en oficinas y fábricas, del mismo modo que con el trabajo realizado desde su propia vivienda.

Raúl Martínez Gutiérrez. ETL “Mástil”

CONTEXTO Y SITUACIÓN SOCIAL. Curso de Coordinador@s de Tiempo Libre.

Cultura, conjunto de rasgos distintivos, espirituales y materiales, intelectuales y afectivos, que
caracterizan a una sociedad o grupo social en un periodo determinado. El término ‘cultura’ engloba además modos de vida, ceremonias, arte, invenciones, tecnología, sistemas de valores, derechos fundamentales del ser humano, tradiciones y creencias. A través de la cultura se expresa el hombre, toma conciencia de sí mismo, cuestiona sus realizaciones, busca nuevos significados y crea obras que le trascienden.

Subcultura, grupo de individuos con creencias, actitudes, costumbres u otras formas de
comportamiento diferentes a las dominantes en la sociedad, aunque participen de ella. La subcultura es un concepto aplicable a grupos reducidos, como las minorías étnicas, los consumidores de drogas o incluso a grupos religiosos o comunidades homosexuales. Se ha afirmado que la subcultura que crean dichos grupos sirve para compensar a sus miembros del hecho de ser considerados elementos marginales por la sociedad dominante (véase Marginación social). Según esto, un consumidor de drogas con un nivel social bajo dentro de una comunidad convencional podría lograr un gran respeto por parte de otros consumidores según los valores y parámetros que rigen dentro de su grupo. Los lazos entre los integrantes de una subcultura se ven reforzados por el hecho de hallarse enfrentados a los valores y comportamientos de la sociedad dominante. Las subculturas hacen hincapié en ciertas características como la forma del lenguaje o de la indumentaria para crear y mantener una diferencia frente a la cultura dominante. Esta diferencia es al mismo tiempo una reafirmación de orgullo individual y de pertenencia a un grupo. Aunque las subculturas se dan en grupos minoritarios, también dentro de esos mismos grupos pueden darse otras subculturas, como es el caso de los grupos punks dentro de la juventud o de las feministas separatistas dentro del feminismo. El concepto de subcultura plantea el problema de la presunción de la existencia de una cultura dominante específica. Actualmente muchas sociedades occidentales están compuestas de una gran variedad de grupos étnicos y sociales; los límites entre agrupaciones basadas en criterios sociales, sexuales, de edad, de etnia, de religión y nacionalidad son cada vez más difíciles de marcar y la interrelación de estos grupos es cada vez más frecuente. Aunque el concepto de subcultura no es unívoco, sirve como herramienta de trabajo en los análisis de las estructuras sociales y las costumbres de los grupos minoritarios. Véase también Cultura de clase.

Derechos fundamentales y libertades públicas, materia reciente en el curso
de la historia, enmarcada en el contexto del Derecho constitucional. A lo largo del siglo XIX, las declaraciones de derechos y deberes de los ciudadanos fueron redactadas en el texto mismo de las constituciones, adquiriendo condición de normas jurídicas fundamentales a las que se añadían otras leyes tendentes a la protección de los mismos. Y es que en todo lo referente a los derechos fundamentales y las libertades públicas, antes que tratarse de un asunto de exigencias y de créditos, es un tema de protección, de afirmar las garantías del ciudadano consideradas como indispensables frente al poder del Estado.

Raúl Martínez Gutiérrez. ETL “Mástil”

CONTEXTO Y SITUACIÓN SOCIAL. Curso de Coordinador@s de Tiempo Libre.

Orígenes
Las categorías denominadas como ‘derechos fundamentales’ y ‘libertades públicas’ no son por completo coincidentes; responden a orígenes diversos y se imbrican en tradiciones culturales diferentes, por mucho que en los últimos decenios tiendan a equipararse y confundirse.

El concepto ‘derechos fundamentales’ apareció en Francia hacia 1770, en el seno del movimiento político y cultural que condujo a la Declaración de los Derechos del hombre y del ciudadano de 1789, y más tarde alcanzó especial relieve en países como Alemania donde, bajo el manto de los Grundrechte, se articuló el sistema de relaciones que median entre el individuo y el Estado. El concepto ‘libertad pública’ aparece también (y en singular), en Francia, siendo utilizado de forma expresa en las constituciones de 1793 y 1814. La primera vez que se utiliza en plural —‘libertades públicas’— en un texto constitucional es en la Constitución del II Imperio Francés, de 1852, y alcanzó desde entonces carta de naturaleza en la tradición científica y política de esa nación, donde incluso son objeto de enseñanza autónoma desde 1945. Las libertades públicas, en su formulación clásica, son de ámbito más restringido que los derechos fundamentales, con los cuales estarían en una relación de género y especie, si quisiera hablarse —como se ha hecho— de ‘derechos de libertad’. Las libertades públicas presuponen que el Estado reconoce a los individuos el derecho de ejercer (al abrigo de toda presión exterior) cierto número de actividades determinadas. Son libertades porque permiten actuar sin coacción; son libertades públicas porque corresponde a los órganos del Estado —titular de la soberanía— respetarlas y garantizarlas. Libertades que suponen una mayor autonomía para los ciudadanos, y al tiempo conllevan obligaciones del Estado; se definen las obligaciones negativas en cuanto que implican por lo común un cierto deber de abstención, si bien en algunas ocasiones comportan obligaciones secundarias positivas. Los derechos fundamentales son algo más. Su construcción teórica tiene mucho que ver con Jellinek y su famosa ‘teoría de los estados y los derechos públicos subjetivos’. Esta doctrina puede resumirse de este modo: por razón de su pertenencia al Estado el individuo se encuentra inmerso en una pluralidad de estados que pueden ser los siguientes: como consecuencia de su subordinación al Estado, el ciudadano se encuentra en el ‘estado pasivo’ o status subiectionis, que conlleva para este último una serie de deberes. A todo miembro del Estado pertenece —por otra parte— un rango en el cual es señor absoluto, una esfera libre del Estado, una esfera que excluye el imperium: el estado negativo también llamado status libertatis. A mayor abundamiento y en cuanto el Estado, en el cumplimiento de sus deberes, reconoce al ciudadano la posibilidad de aspirar a que el poder estatal sea ejercitado en su favor, en cuanto le concede la facultad de beneficiarse de las instituciones estatales, le está reconociendo el ‘estado positivo’ o status civitatis, que se presenta como el fundamento del conjunto de las prestaciones estatales hechas en interés del individuo. La actividad del Estado, por tanto, sólo es posible mediante la acción individual. En cuanto reconoce al individuo la capacidad de obrar por cuenta del Estado, lo promueve a una condición más elevada y cualificada, a la ciudadanía activa. Esta se corresponde con el ‘estado activo’, el status activae civitatis, por el que el individuo está autorizado para ejercer los llamados derechos políticos en su más estricto significado. Se concreta así la teoría de los estados de Jellinek, de la cual surgen derechos subjetivos que, por corresponder al ciudadano respecto al Estado, se califican de públicos, de fundamentales y se dividen según la tradición del modo siguiente: derechos civiles —de ámbito personal, de la esfera privada—, derechos políticos y económicos, sociales y culturales. Sabido lo anterior, decir que las libertades públicas (entendidas como libertades con autonomía) sólo tendrían acomodo dentro de la primera categoría citada ya de derechos fundamentales. Lo que sucede es que, ampliando el
Raúl Martínez Gutiérrez. ETL “Mástil”

CONTEXTO Y SITUACIÓN SOCIAL. Curso de Coordinador@s de Tiempo Libre.

contenido pretendido para las libertades, viene hablándose de libertades que implican participación, que podrían equipararse con los derechos políticos, e incluso llegan a utilizarse de forma indistinta las categorías antedichas, en contra de la tradición histórica ya citada y con la dificultad de encuadrar, dentro de las libertades, los derechos económicos, sociales y culturales.

Derechos y libertades
Se han calificado como derechos y libertades propiamente dichos los siguientes: vida, integridad física y moral; libertad ideológica, religiosa y de culto; libertad y seguridad; igualdad y no discriminación; honor, intimidad personal y familiar, propia imagen; inviolabilidad del domicilio y secreto de las comunicaciones; libertad de residencia y movimientos; libertad de expresión, libertad de producción y creación literaria, artística, científica y técnica, libertad de cátedra, libertad de información; derecho de reunión; derecho de asociación; derecho a participar en los asuntos públicos y a acceder, en condiciones de igualdad, a funciones y cargos públicos; derecho a la tutela efectiva de jueces y tribunales; derecho al juez ordinario predeterminado por la ley, a la defensa y a la asistencia de letrado, derecho del acusado a que se le informe de las imputaciones formuladas en su contra, derecho a un proceso público sin dilaciones indebidas y realizado con todas las garantías, a utilizar los medios de prueba pertinentes para su defensa, a no declarar contra sí mismo, a no confesarse culpable y a la presunción de inocencia; derecho a la educación, libertad de enseñanza; libertad sindical, derecho de huelga; derecho de petición. Dentro de los derechos de los ciudadanos consagrados en las constituciones cabe citar, asimismo, los siguientes: derecho a contraer matrimonio; derecho a la propiedad privada y a la herencia; derecho de fundación; derecho a la negociación colectiva laboral entre los representantes de los trabajadores y empresarios. Los textos constitucionales hacen referencia también, en ocasiones, a derechos económicos y sociales. En este campo, cabe hablar de las siguientes cuestiones: protección de la familia, los hijos y las madres; distribución equitativa de la renta; régimen público de Seguridad Social; derecho a la protección de la salud; derecho a la cultura; derecho a un medio ambiente adecuado; derecho a disfrutar de una vivienda digna.

Raúl Martínez Gutiérrez. ETL “Mástil”

CONTEXTO Y SITUACIÓN SOCIAL. Curso de Coordinador@s de Tiempo Libre.

Y ahora...¡ otro poco de teoría ! Pero no es para asustarse.

El surgimiento del Ocio y la Figura del Monitor@ y Coordinador@ asociada a este.
“ Realmente no se sabe muy bien cuándo comienzan a surgir l@s monitor@s y coordinador@s de Tiempo Libre. Cada cultura y cada época ha dado una importancia muy diferente al ocio y el divertimento. En determinadas culturas no existía lugar para el ocio , pues todo el tiempo se invertía en distintas maneras de trabajo; incluso cuando se pintaba un mural, o se modelaba una vasija. Esas actividades no se vivían como momentos de relajación y disfrute sino que, aunque fueran muy divertidas, eran actividades destinadas al bien de la comunidad. En otras culturas y otras épocas el ocio era un tiempo de relax que no necesitaba de ninguna actividad concreta para tener sentido: leer, cantar o bailar eran suficientes. Se buscaba un maestro de ceremonias ( lo más parecido a un animador), cuando se celebraba alguna festividad especial. En otras épocas sólo los más nobles disfrutaban de un tiempo de ocio, propiciado por los artistas, bufones, etc.. contratados para ese fin. Con esto se deducen dos cosas: 1. El ocio no siempre ha sido una necesidad valorada como fundamental para el desarrollo de l@s niñ@s, jóvenes y adult@s. No siempre se ha procurado que cada individuo disfrutara de un tiempo libre en el que ensayar otras facetas, hobbies o gustos particulares. No siempre ha sido importante descansar del trabajo, divertirse. 2. En ocasiones han existido personas que se encargaban de ocupar el tiempo libre de otras, que les ayudaban a divertirse, que les enseñaban diversas formas de entretenimiento, o les entrenaban en artes y destrezas para su disfrute personal. Podríamos considerarles los precursores de la actual figura del animador@ de tiempo libre. Sin embargo la figura del monitor@ de tiempo libre y asociada más tarde la de Director@ de Tiempo Libre (que más delante se cambiaría por la de Coordinador@, año 90) como tal no surge hasta este siglo, y hasta hace muy poquito. A principios de los 70 algunas personas se dedican de forma voluntaria a organizar el ocio de l@s estudiantes de algunos colegios, o de algunas parroquias. Su labor no sólo persigue un objetivo lúdico, sino que aspira a conseguir otros de índole educativa. Aparece la figura del monitor@ de tiempo libre, relacionada con un nuevo movimiento de “educación fuera de la escuela”: el tiempo de ocio sirve para educar a niñ@s y adult@s en aspectos que en la escuela no se tratan de igual modo. Con el paso del tiempo esta forma de vivir el tiempo libre organizadamente y con un objetivo educativo se generaliza a otros ámbitos y, paralelamente, surgen las figuras del monitor@ y coordinador@ de tiempo libre profesional: un@ perfect@ organizador@ y animador@ de actividades de ocio, que pueden ser más o
Raúl Martínez Gutiérrez. ETL “Mástil”

CONTEXTO Y SITUACIÓN SOCIAL. Curso de Coordinador@s de Tiempo Libre.

menos educativas, pero que siempre se sustentan en determinados valores: jugar/trabajar en equipo, respeto a la naturaleza, y fomentar la igualdad, además de los propios de cada Asociación, criterio particular...... Pero esta ya es otra historia.

Un poco más de Historia, ¿de dónde venimos?
Es como se ha dicho antes, hasta hace muy poco tiempo cuando la figura del animador@ sociocultural entra en escena, concretamente al finalizar la Segunda Guerra Mundial. El pais impulsor será Francia que a través de una persona (Andaré Malraux), reivindicará el derecho de tod@s l@s ciudadan@s a un acceso a la cultura y a una red estructurada de bienes culturales. Su objetivo no era otro que “estimular los ingredientes culturales que conforman la vida de los pueblos ya que estos pueden convertirse en mecanismo óptimo de capitalización de los recursos humanos. La animación sociocultural fue el instrumento técnico modelado expresamente para este objetivo. Sus fundamentos teóricos se le pidieron prestados a la sociología, a la antropología, a la etnología, a la psicología social... Se instauró una nueva profesión básicamente hecha de una aplicación a nuevos cometidos de los viejos componentes de profesiones ya consolidados: enseñantes, sociólog@s, artistas, folklóristas, clérigos, ex-militantes de proyectos revolucionarios... Se diseñó un modelo de formación técnica adecuada, y se crearon escuelas. Se configuró una red nacional de espacios de intervención a lo largo y ancho de la geografía social - rural y urbana. Y se crearon puestos de trabajo. La Animación Sociocultural surgía, de este modo, como un proyecto de largo alcance inserto en el cuerpo nacional para estimular en él comportamientos comunes positivos que aplicar, en última instancia, a objetivos transculturales: la reconstrucción de la propia sociedad diezmada tras la guerra, en el caso de Europa occidental, de un modo distinto país por país. También la Cultura tenía su cometido en tarea de tan amplio alcance. Al hilo de la recuperación social y nacional, país por país, la cultura fue encontrando su propio espacio de aportación. Y, simultáneamente, la vía propia de su normalización como un servicio público construido sobre el hecho básico de la creatividad social. Cuando los Ministros de Cultura de los países integrantes del Consejo de Europa, reunidos en Oslo en 1976, dictaminaron sobre el alcance de la Cultura como factor de construcción social, no hacían sino sancionar un hecho consumado. ¡Inteligente quehacer de políticos! Y así, de hecho, el reconocimiento de las prestaciones culturales como un servicio público ha generado, por una parte, en el aparato político-administrativo, la necesidad de asumir un deber... que puede ser sancionable en votos. Por otra parte, entre la población se ha extendido, a partir de este hecho, la conciencia de que existe un derecho reivindicable a percibir servicios culturales.
Raúl Martínez Gutiérrez. ETL “Mástil”

CONTEXTO Y SITUACIÓN SOCIAL. Curso de Coordinador@s de Tiempo Libre.

Como fruto de esto, la prestación de lo cultural como servicio público alcanza, en Europa, cotas parejas a lo que era habitual en otras facetas de lo ciudadano: sanidad, enseñanza, deporte, servicios sociales... (hasta el punto de que la actitud hacia ella es catalogada como índice de adscripción al hecho de tan menguada diferencia que es hoy en la política europea lo «progresista» y lo «conservador»). Junto a las dos expuestas en los párrafos precedentes aparece una tercera perspectiva para entender la Animación Sociocultural a partir de sus orígenes. Cuando la Cultura fue incluida en la relación de los Derechos Humanos de segunda generación, quedaron abiertas las compuertas a una instrumentación legítima: izar la bandera de la cultura al frente de las reivindicaciones democráticas; bien a través de las exigencias de reformas, bien por la imposición de pretensiones revolucionarias. De entonces acá, un gran número de agentes sociales y culturales, genéricamente denominados animador@s, se ocupan en una acción que si bien se apoya instrumentalmente en la cultura, está puesta finalmente al servicio de objetivos de transformación social. En síntesis, en la base de la comprensión de la Animación Sociocultural a partir de sus orígenes, se sitúan tres momentos, y tres perspectivas: La peculiar dinámica de la reconstrucción francesa tras la segunda guerra mundial. Que da origen a una comprensión de dicha intervención como instrumento promotor del dinamismo sociológico.
1.

La normalización sociológica del núcleo vertebrador de la Europa occidental. Que da origen a una comprensión de la intervención sociocultural como quehacer para la gestión de la cultura en tanto que servicio público.
2.

La generalización del derecho a la cultura como componente de los derechos humanos fundamentales. Que da origen a una comprensión de la intervención sociocultural como palanca para hacer avanzar la rueda de la evolución social.
3.

Poseedoras las tres perspectivas de su propio sentido, cada una en su espacio preciso, dan lugar no obstante, de hecho, a prácticas que se entrecruzan. Y este entrecruzamiento, que posee igualmente su preciso sentido, además de inevitable es bueno. Porque posibilita opciones. Corremos el riesgo de no saber caminar entre esta pluralidad de opciones, pero es un mal menor que en cursos como este intentaremos atajar.

¿Hacia dónde se encamina nuestra cultura y asociado nuestro papel?
Tienes que decidirte: o lo real son los movimientos del dinero, o lo real son los cuerpos de hombres y mujeres. Irreconciliablemente esa opción seccionará el mundo. Lo llamaremos lucha de clases.
Jorge Riechmann.

Raúl Martínez Gutiérrez. ETL “Mástil”

CONTEXTO Y SITUACIÓN SOCIAL. Curso de Coordinador@s de Tiempo Libre.

En nuestro hemisferio, y a los efectos que aquí nos interesan, nos estamos encontrando con dos perspectivas generalizadas 1. Las nuevas estrategias imponen que la producción espiritual de las sociedades - arte, política, ciencia, educación, cultura, fe. - se dejen de remilgos y tapujos respecto de la función principal que se le asigna: generar riqueza (ya se procederá, se añade, a una más generosa distribución entre capas medias). 2. «Estructuralmente», y por tanto «inevitablemente», se dice y es verdad, mucha gente lo va a pasar muy mal a consecuencia de los nuevos rumbos: paro, marginación, nuevas formas de pobreza... Habrá, pues, que poner a funcionar políticas de coyuntura que contengan, entretengan, palien y amortigüen estos efectos; no vaya a ser que, desestabilizando, incomoden la buena marcha de las cosas. Pues bien, a partir de este doble propósito, a toda forma de intervención cultural se le va a pedir o que genere riqueza o que contenga, entretenga, palie o amortigüe los efectos disonantes de los nuevos rumbos, o ambas cosas. Si cumple bien con lo primero -enriquecer- contará con patronazgos copiosos de la iniciativa privada a fin de que pueda cumplir todavía mejor tal cometido. Si cumple bien con lo segundo -amortiguar inevitables desperfectos- podrá tener acceso a los recursos, si no copiosos sí considerables hasta cierto punto, que las Administraciones instrumentarán a este fin. Habrá, pues, también un renacer cultural junto al relanzamiento económico. Y es tiempo de oportunidades, de posibilidades, de programas, de iniciativas, de proyectos para la promoción sociocultural y para sus gestores; que, evidentemente, crecerán en número y en consideración social. Así que, ¡Malos tiempos para la ideología épica! Ante este futuro vendido y al margen de muchos de nuestros objetivos como personas que elegimos la educación (porque el principal objetivo de un@ coordinador@ es educar), nos encontramos con una perspectiva difícil de futuro, donde nos cruzaremos con tentadoras ofertas para engrosar las nuevas filas de la comodidad, que en muchas ocasiones serán más fuertes que nuestros principios. Lo que no debe faltarnos, trabajemos desde el lugar que trabajemos, es el sentido crítico y el juicio adecuado, al igual que tener en cuenta que l@s destinatari@s de nuestras actuaciones siempre buscarán algo más en nosotr@s que el mero mercantilismo. Si apostamos por trabajar con personas , no hay que olvidar que trabajamos con ellas y para ellas.
Quienes ponen el cartón en el contenedor de plástico y el vidrio lo mezclan con la basura orgánica sencillamente son incapaces de poner el corazón en el viaje la verdad en la calle la mano en la caricia.
Jorge Riechmann.

Dentro del Ocio y el Tiempo Libre, los cambios producidos en estas últimas décadas se han hecho notar de forma muy variada como podemos observar en el cuadro de la página siguiente. Desde un trabajo de barrio y de grupos
Raúl Martínez Gutiérrez. ETL “Mástil”

CONTEXTO Y SITUACIÓN SOCIAL. Curso de Coordinador@s de Tiempo Libre.

parroquiales y scouts, hemos pasado a una competencia feroz por las personas que ya no se consideran participantes sino clientes de las actividades que organizamos. El papel de l@s destinatari@s ha perdido su faceta humana, al igual que la profesionalización (que es necesaria para formar a la gente que va a trabajar con personas) se ha extendido como principal punto de todo lo relacionado con el Tiempo Libre, dejando en un rincón a todo tipo de iniciativas sociales y/o vecinales en detrimento de grandes empresas que sólo buscan un beneficio a corto plazo, sin entrar a trabajar otros conceptos y cambios de actitudes con las personas que atienden. Es un fiel reflejo de nuestra cultura actual del usar y tirar; nadie quiere que le digan que hace mal si tira un papel al suelo, o que le recuerden que el mundo en el que vivimos depende bastante de la posición que tome como ciudadan@, ante lo cual la proliferación de empresas que ofrecen bienes de consumo inmediato, sin meterse a ofrecer otra cosa que diversión, cada vez es más aceptada y demandada por una población que no quiere oír problemas en los que sabe que puede tomar parte.

Raúl Martínez Gutiérrez. ETL “Mástil”

CONTEXTO Y SITUACIÓN SOCIAL. Curso de Coordinador@s de Tiempo Libre.

Desde el tiempo libre se pueden observar muchos cambios en nuestros hábitos y en las líneas que se ha seguido en estas últimas décadas AMBITO DEL TIEMPO LIBRE INFANTIL Y JUVENIL
TENDENCIA TRADICIONAL AÑOS PRINCIP IOS EXPANSIÓN TENDENCIAS BIG BANG o mejor varios LITLE (SUBIDÓN) DE CONTINÚA EXPANSIÓN 2º BIG BANG LA LO MÁS POUPURRI DE ACTUAL LO ANTERIOR. (RESACA) MERCANTILISMO
Década de los 90 • Década del 2000 Oferta de un servicio (monitores= profesionales; • niños=usuario s/clientes) Se asumen como parte del discurso pedagógico • actual.

ESPACI OS

BIG BANGS. Suponen ruptura Décadas de los 50 y laDesde finales de los 60 a y más o 60 más o menos progresiva principios de los 80. • menos profunda con la tradición Jerarquía, • Participación, disciplina y responsabilidad y no directividad directividad (monitores (reproducción de y niños= participantes) un modelo • Compañerismo/Cooper escolar: monitor= ación. profesor; • Coeducación. alumno= niño). • Aconfesionalidad o • Competitividad/Ca confesionalidad muy maradería. permisiva. • Segregación por • Pacifismo. sexos. • “Autogestión” del ocio. • Confesionalidad. • Voluntariado social. • Militarismo • “Ocio estandarizado. Campamentos con “tiempo libre” • Voluntariado “politico” Campamentos y Campamentos y colonias. Aire libre acampadas. Aire libre como como marco para las marco de actividades de actividades deportivas conocimiento de la y recreativas. naturaleza. El barrio y la ciudad como espacios educativos.

IRRUPCIÓN, Década de los 80 FULGOR Y DECADENCIA de la • Participación, iniciativa público servicio (Monitores=profesi institucional onales, niños= usuarios) • Compañerismo/Coo peración. • Coeducación. • Aconfesionalidad. • Educación para la paz. • Diversificación de la oferta como índice de calidad del servicio. • Profesionalización.

Especialización en sectores. Reparto de la tarta.

Moda de lo multicultural, valores muy trillados.

Rentabilidad

REPRES ENTANT ES

Campamentos y actividades en la Naturaleza: Educación Ambiental. Equipamientos específicos en medios urbanos: ludotecas, clubs Frente de Juventudes/ Innumerables grupos, Concejalías y OJE asociaciones y colectivos: Consejerías varias de Scouts, Junior, Cáritas, Cruz Educación, Cultura y Roja, YMCA... Juventud

Nuevos umbrales de Ocio: Tercera edad, bebes Turismo familiar, trabajo con colectivos específicos. Entrada junto a los anteriores de Fundaciones, clubes y Asociaciones profesionalizadas Entrada fundaciones. de

INICIATIV Institucional (Movimiento Nacional). A

Social, muchas veces ligada a movimientos religiosos, políticos, vecinales y sindicales

Institucional: descentralizada municipios comunidades autónomas.

Innumerables empresas de servicios más o menos especializadas en ocio infantil y juvenil Institucional en (gestión privada) y Privada.

¿Pero realmente todo está tan negro?
DESPABÍLATE AMOR. Bonjour buon giorno guten morgen despabílate amor y toma nota sólo en el tercer mundo
Raúl Martínez Gutiérrez. ETL “Mástil”

CONTEXTO Y SITUACIÓN SOCIAL. Curso de Coordinador@s de Tiempo Libre.

mueren cuarenta mil niños por día en el plácido cielo despejado flotan los bombarderos y los buitres cuatro millones tienen sida la codicia depila la amazonia buenos días good morning despabílate en los ordenadores de la abuela onu no caben más cadáveres de ruanda los fundamentalistas degüellan a extranjeros predica el papa contra los condones havelange estrangula a maradona bonjour monsieur le maire forza italia buon giorno guten morgen ernst junger opus dei buenos días good morning hirosima despabílate amor que el horror amanece
Mario Benedetti

Parecen malos tiempos para la acción social, y para ponerse a formar asociaciones, y sin embargo qué mejor momento para empezar a crear de nuevo el Asociacionismo de una maenar diferete al que hemos vivido. Sabemos cuales han sido los fallos de las asociaciones actuales: ante realidades muy complejas han planteado soluciones sencillas; y la realidad es compleja y por ello necesita de soluciones complejas. Las asociaciones no han sabido construir ámbitos de actuación coordinados y han puesto toda su ilusión y esfuerzo en luchar contra esta realidad en la que vivían ellos y sus chavales, produciendose un desgaste enorme por parte de los monitor@s ya que es muy difícil obtener grandes resultados cuando el enemigo es tan grande. Vivimos en una sociedad donde l@ más desfavorecid@s son considerad@s una molestia para el avance del país, y donde el tiempo libre y la formación cultural de estas personas importa lo que un cero a la izquierda, por eso nuestro trabajo debe fundamentarse en la búsqueda de causas a ese descontento social y en la consolidación de un compromiso progresivo con aquell@s que lo necesiten, deberemos atender nuestras necesidades primarias en primer lugar, pero no desatender las de l@s demás. Hay que trabajar en alternativas y ofrecer nuestro apoyo a proyectos de carácter ciudadano y participativo. En España el asociacionismo está en sus peores momentos, ya que en los últimos 10 años se nos ha vendido a las asociaciones el futuro de la profesionalización y las perspectivas de vivir economicamente de esto. Una vez pasados a este milenio, nos encontramos con que el tejido social está destruido ya que la gente que tiraba de las asociaciones se ha profesionalizado y no vuelve al voluntariado, habiendo abandonado el tejido social que construían para sumarse a una forma de ganar dinero fácilmente ( y muy digna en buena parte de los casos). El último Informe de Juventud del año 2000, no muestra datos de la situación asociativa de manera global por no dar alarmismo y constatar lo que ya se rumorea por los pasillos, que las asociaciones de toda la vida se mueren. Sin embargo no hablan de otros movimientos ciudadanos de participación social surgidos en los diez últimos años ( el Movimiento por el 0,7% que presentó cerca de 500 grupos trabajando en red en el estado; la Red Ciudadana por la Abolición de la Deuda Externa con más de 1.000 NODOS de trabajo en todo el Estado con un mismo objetivo común; los grupos ecologistas agrupados a nivel estatal en Ecologistas en Acción donde casi 400 agrupaciones y asociaciones “pequeñas” se dieron cita para ser más operativas y dar
Raúl Martínez Gutiérrez. ETL “Mástil”

CONTEXTO Y SITUACIÓN SOCIAL. Curso de Coordinador@s de Tiempo Libre.

respuestas globales a través de un trabajo conjunto; los grupos ciudadanos que están participando en el Movimiento Antiglobalización y que en un número cercano a los 80.000 se acercarón a las manifestaciones de Barcelona y Sevilla en el primer semestre del 2.002, etc.). Cambian las formas pero la gente joven participa, no se asocia, porque no han conocido qué significa estar en una asociación, o ven un mundo demasiado burocratizado en ellas, pero tienden a agruparse siendo casi siempre más de tres, con un objetivo común organizado de manera democrática e independiente y crítico en su pensamiento. Casi igual que en una asociación, pero sin presentar un trámite administrativo, que realmente les es indiferente en su actuación. ¿Y por qué hemos llegado a qué la gente no quiera asociarse como lo hacía toda la vida? Desde Europa y las administraciones se fomentó el trabajo con asociaciones para formarlas, dotarlas de recursos y que funcionarán mejor, pero se enfocó todo de una forma mercantil y vinculada al ayuntamiento de turno, que nos ha dejado ahora que ya podemos evaluar los resultados de estas intervenciones, un panorama desolador, donde si una persona trabaja de forma voluntaria es considerada un bicho raro o un@ inútil por no saber sacar dinero donde podría hacerlo, y por otro lado ha provocado que a cambios de gobierno electoral se hayan visto “asociaciones afines”·a los ojos de las antiguas administraciones a las que se les ha hecho la vida imposible o se las ha dejado aparte. Un nuevo cambio electoral y vuelve a ocurrir lo mismo con las nuevas asociaciones, pero además las antiguas ya no se recuperan pues, como decíamos, la gente se profesionalizó o se marcho a otras. En 20 años de democracia, el panorama está servido, un par o tres cambios de gobierno municipal y el tejido destruido. Sólo aguantan las asociaciones parroquiales y los scouts a los que la independencia económica de la administración y el trabajo en objetivos muy definidos han permitido su permanencia. Tanta revolución sociocultural de los 80 y 90 para volver a recaer en los que ya estaban en los 60 y 70, más unos cuantos locos que como Axterix defienden su reducto de los romanos que cada vez conocen mejor el brebaje que les hace invencibles. No olvidemos que buena parte de las asociaciones son vistas como un incordio, que sólo se nos ve con buenos ojos y mientras no demos demasiado la lata por algunos sectores políticos y ciudadanos. Hay que estar muy preparad@ para trabajar en el nuevo milenio que ha comenzado, cada vez se nos exige más desde todos los ámbitos y nuestra credibilidad va a estar paralela a lo que podamos demostrar a l@s demás que somos capaces de hacer. No debemos descuidar por otro lado el trabajo de base que realizamos y desde el que se basa nuestra existencia y actuación, realizando un aprendizaje continuo y participativo con tod@s las participantes de nuestras acciones.

Desaparecen la eras y se construyen chales adosados desaparecen los ríos y se construyen autopistas desaparecen los hombres y mujeres y da miedo mirar oler decir lo que están construyendo.
Jorge Riechmann.

¿Existen alternativas?
“¡Qué manía de llamar utopía a lo que no permiten!”
Raúl Martínez Gutiérrez. ETL “Mástil”

CONTEXTO Y SITUACIÓN SOCIAL. Curso de Coordinador@s de Tiempo Libre.

Quien afirma que no hay alternativas es el mismo que tiene poder para destruirlas. Quien afirma que alguien es basura es el mismo que lo arroja al muladar.
Jorge Riechmann.

EL ROTO.

Las alternativas existen y están ante nuestros ojos en la mayoría de las ocasiones. El único problema se encuentra en saber descubrirlas y más importante aun, tener los conocimientos y capacidades para llevarlas adelante. Por eso nuestro trabajo está en ambos frentes: es el momento de recuperar el tejido social que es lo que hace crecer un país y una sociedad a todos los niveles, y hay que trabajar en humanizar la profesionalización y establecer puentes entre ambos ámbitos. Desde arriba se empiezan a dar cuenta de los errores cometidos y la posible influencia en la desestructuración de la sociedad, pero hasta dentro de unos años no veremos ayuda “económica” que es como se cree que se solucionan todos estos problemas. El panorama está bastante feo, las grandes organizaciones se han aprovechado del voluntariado para atender trabajo que requiere de profesionales y han sido apoyadas desde arriba, mientras las asociaciones de toda la vida donde realmente se hace un trabajo necesario por parte del voluntariado son abandonadas y puestas en tela de juicio. Parece que por pertenecer a Intermon u otra gran organización aunque uno sea una persona sin preparación ya va a hacer algo bien, pero si eres de la asociación SuperArco Iris seguro que no estás formad@ y además pierdes tu tiempo por trabajar de forma gratuita y en un proyecto sin futuro enb el barrio. No hay que olvidar que estamos en la era del marketing y que nuestras asociaciones no venden, ni cotizan en bolsa, ni ponen anuncios en los periódicos. Frente a esto, nos queda el apoyo mutuo entre asociaciones, y si somos pocas y pequeñas, al menos vamos a trabajar hacia un futuro conjunto y consensuado, donde consigamos resultados grupales y se nos pueda ori quejarnos. Los encuentros e intercambios de experiencias, así como la creación de redes de trabajo son nuestras bazas para aunar esfuerzos, así como la posibilidad de utilización de nuevas tecnologías para comunicarnos. A veces no dispondremos de los recursos, pero no olvidemos que siempre hay de dónde sacar recursos si trabajamos con imaginación, nos movemos en diferentes ámbitos y estamos formad@s. Estas tres condiciones son fundamentales para poder hacer frente a todo este nuevo pensamiento único donde no hay más alternativas de ocio que ir al Mc Donalds, al Parque de atracciones y ver películas americanas.

¿Realmente queremos ser Voluntari@s o buscamos algo más?
Desde el Estado, se nos ha vendido la moto del voluntariado ya que ante la supresión del servicio militar y la prestación social sustitutoria para la gente que se reconocía objetora de conciencia, quedaban miles de puestos vacíos que era necesario cubrir. Se ha apostado por el voluntariado y no está dando los frutos que se preveía, por lo que se va a entrar a trabajar con presos y gente del
Raúl Martínez Gutiérrez. ETL “Mástil”

CONTEXTO Y SITUACIÓN SOCIAL. Curso de Coordinador@s de Tiempo Libre.

ejercito, ya que no existe un volumen de gente para toda la demanda existente, ¿pero por qué no se han recogido frutos?. Es sencillo, ya que el trabajar con gente sin motivación, enganchada a proyectos sociales a través de campañas de concienciación y marketing no puede ser algo de lo que recoger beneficios ni a corto ni a largo plazo. El querer trabajar con y para l@s demás sean de la condición que sean, es algo más que lo que se nos pueda vender desde campañas, y nuestra alternativa en este sentido tiene que apuntar a una formación humanística del tema del ocio y el tiempo libre. No podemos quedarnos en salir al campo con nuestro grupo o coordinar una actividad los sábados por la tarde, y luego volver a casa y creer que estamos cambiando el mundo o que nos hemos ganado un plazo más para coger las llaves de las puertas del cielo. Educar significa implicarse y esto significa tomar partido, tener claro que si mi grupo de chaval@s no tiene recursos para salir al campo o hacer un campamento esto no es fruto de un sorteo aleatorio del destino, sino todo lo contrario, y que las cosas responde a causas mayores. Debemos tener claro que a partir de ahora tenemos la posibilidad de tomar dos opciones: Buscarnos la vida a nuestro aire y dejar que los problemas nos pasen al lado, opción ante la que viviremos muy a gusto y sin demasiadas preocupaciones. O implicarnos en la realidad de la que formamos parte y aportar nuestro grano de arena a hacer de este un mundo al menos un mundo con un grano de arena más justo. Si tenemos la posibilidad de formarnos como coordinador@s, es porque tenemos la posibilidad de acceder a muchas cosas a las que otr@s jamás podrán acceder, luego es justo devolver parte de nuestra suerte a las personas que jamás la tendrán. Esta opción, nos llevará a vivir con mayores preocupaciones pero al menos podremos caminar con una cierta dignidad, del que sabe que “si la guerra está perdida, al menos quiero darme el lujo de ganar una batalla".
La vergüenza es un sentimiento revolucionario. Karl Marx.

Algo de Bibliografía utilizada, recomendada y otras cosillas
“No intento recordar las cosas que ocurren en los libros, lo único que le pido a un libro es que me inspire energía y valor, y que me diga que hay más vida de la que puedo abarcar: que me recuerde la urgencia de actuar”.
Lèolo. Película de Jean Claude Lauzon.

 Procesos socioculturales y participación. Autor@s: Sociedad Civil e Instituciones Democráticas. Editorial Popular. Madrid 1989.  Artículos en Le Monde Diplomatique. Edición española. 1998-2009.  Cuadro tomado prestado de Jose Manuel Baraibar y completado por el que escribe.

Raúl Martínez Gutiérrez. ETL “Mástil”

CONTEXTO Y SITUACIÓN SOCIAL. Curso de Coordinador@s de Tiempo Libre.

 Patas arriba. La escuela del Mundo al revés. Eduardo Galeano. Editorial Siglo XXI. Madrid 1999.  Otras lecturas recomendadas: Eduardo Galeano. Cualquiera de sus obras. Mario Benedetti. Poesía. John Berger. Trilogía: De sus fatigas y Páginas de la herida. Bertolt Brecht. Historias del Señor Keuner y otros. Jorge Riechmann. Poesía.  Artículos en New Left Review. Edición española. Año 1999-2009.  Documentación del surgimiento del Ocio y la figura del Monitor@ de Belén Sarmiento Castro.

PINTADAS SOBRE EL MURO. ¿Qué hacemos?¿Adonde vamos?
¿De dónde venimos? Pero aquí hay una caja con lápices de colores.
Joan Brossa.

Despedida. Puedo estar orgulloso. Se cae la casa. Pero mis hijos huyeron al bosque Con la cabeza llena de pájaros.
Manuel Rivas.

La vergüenza revolucionario.

es

un

sentimiento

Karl Marx.

Raúl Martínez Gutiérrez. ETL “Mástil”