You are on page 1of 14

Gillespie, Charles, Louis Goodman, Juan Rial, Peter Winn, Uruguay y la democracia, T.

III,
Montevideo: Ediciones de la Banda Oriental, 1985.
TRANSICION Y RESTAURACION DEMOCRATICA1
Luis E. González**

La restauración democrática uruguaya culminó en marzo de 1985. La fecha representa
un punto crucial de un proceso relativamente prolongado. Esto significa que el orden autoritario precedente no “desapareció” en un instante preciso. En los últimos meses de 1984, incluso
antes de las elecciones, el régimen se había liberalizado considerablemente; a la inversa, no
todas las condiciones que se supone caracterizan normalmente a la democracia estaban efectivamente presentes a partir de marzo de 1985. En síntesis: ni puro autoritarismo antes, ni democracia perfecta después.
En este sentido, pues, la fecha señalada como culminación de la restauración democrática tiene algo de arbitraria. Pero no es exactamente arbitraria. Las elecciones de noviembre
constituyeron una derrota aplastante para las fuerzas que expresaban al menos en alguna medida cierta continuidad política con el régimen autoritario. Sólo obtuvieron una décima parte
de los votos válidos, lo que a su vez equivalía a un 9 % de los habilitados para votar. Las elecciones tuvieron candidatos proscriptos, pero todos los partidos relevantes compitieron en
ellas, salvo el Partido Comunista, que debió participar indirectamente. El Parlamento y el Presidente popularmente elegidos tomaron posesión de sus cargos el 15 de febrero y el 1 de marzo respectivamente. En marzo también, por último, fueron liberados todos los presos políticos
que existían en el país: el Parlamento votó una ley, el Presidente la promulgó, el Ministro de
Defensa trasmitió las órdenes del caso, y los militares las cumplieron. La liberación de los
presos políticos simbolizó así la vigencia de un nuevo orden. Algunos opinaron que la medida
fue excesivamente generosa, y otros opinaron que debería haberse declarado una amnistía
general e irrestricta, pero la mayo1

Agradecemos a la Fundación Friedrich Ebert por el apoyo prestado a la investigación en que se basa este artículo: “Los partidos, fracciones, metas, ideologías, programas, planes”. Las opiniones vertidas son responsabilidad exclusiva del autor.

102
ría consideró que la forma de resolver el problema fue satisfactoria para la pacificación del
país.(l)
Por razones que expondré más adelante, creo que el punto de partida del proceso de
restauración democrática culminado en marzo de 1985 fue el plebiscito constitucional de noviembre de 1980. Este período de cuatro años y medio es, pues, la transición desde el autoritarismo a la democracia. Para encontrar los factores que determinaron o al menos posibilitaron la restauración democrática es necesario estudiar esa transición. Ese es el propósito de
este ensayo.
El estudio de la transición también puede encararse de otras maneras. Si la democracia
es irrelevante, o al menos la definición de democracia que empleo aquí lo es, esta forma de
estudiar la transición también es irrelevante. Es posible sostener, por ejemplo, que lo verdaderamente importante en cualquier proceso histórico —y por tanto también en la transición uruguaya contemporánea del autoritarismo a la democracia— es la comparación de los balances
de fuerza iniciales y finales de ciertos actores sociales y/o políticos: si A o B ganaron o perdie-

No son condiciones a “superar”. la salida democrática fue de hecho impuesta a unas FFAA políticamente derrotadas que ya no tenían más margen de maniobra. y (vi) la acción de los militares. La que uso aquí es relativamente común en el pensamiento político contemporáneo. Uruguay es uno de los que los satisfacen. pueden. pero a la vez la hace heredera del vigor y la riqueza intelectuales de esa tradición. La polémica acerca del efecto que estos factores tuvieron sobre el proceso redemocratizador es importante al menos por dos razones. No hay acuerdo sobre las formas específicas a través de las cuales los distintos factores incidieron en el proceso de redemocratización. Informe Mensual nro. porque los juicios sobre la incidencia de muchos de los factores recién mencionados sobre el proceso de redemocratización condicionan de alguna manera las decisiones políticas que ahora buscan consolidar la democracia. en ningún sentido razonable del término. No son suficientes por sí solas para caracterizar una sociedad justa. En particular. y (iii) el impacto de la crisis económica común a todos los países del Cono Sur. democracias en este sentido requieren necesariamente ciertos grados de modernización social y desarrollo económico. Tres de estos seis grupos de factores son externos: (i) el aislamiento internacional y las presiones ejercidas sobre el régimen autoritario. Su realización histórica es relativamente reciente e imperfecta. porque el caso uruguayo constituye un aporte importante a una literatura comparativa aun muy escasa sobre este tipo de procesos. la política militar del gobierno democrático parece relativamente simple: se . Los desacuerdos son tan amplios que los mismos factores que para algunos aceleraron o fueron necesarios para la redemocratización son vistos por otros como retardándola o bloqueándola parcialmente. Si esto fuera efectivamente así. Esto la hace culturalmente no neutral. Por último. Por un lado. Los restantes son internos: (iv) la presión popular. y (b) la población decide. forma parte naturalmente de una larga tradición del pensamiento político occidental. de hecho y de derecho. pero sí creo que es la más útil de las disponibles. difundir su discurso y buscar el apoyo de la población. pero no es la única posible. y de los líderes políticos en particular. también de hecho y de derecho. mayo 1985). Parte de esa arbitrariedad depende de la definición de democracia. (v) la acción de las élites civiles. No creo que esta definición carezca de problemas. y éste es para mí un punto decisivo. 5. 103 posibilidad de un orden político tal. Un orden político es democrático si (a) pueden constituirse en él actores políticos opositores. Son metas a construir y consolidar. las dos condiciones son estados de cosas intrínsecamente deseables. Hay quienes sostienen.ron posiciones a expensas de C o D.(2) Los análisis de las causas de la redemocratización han mencionado al menos seis grupos de factores relevantes. Luego de la decisión parlamentaria sólo el 16% se manifestó insatisfecho con ella (Serie Estudios de Opinión Pública. Por otro lado. y esos actores. contemporáneamente se han acumulado argumentos y evidencias empíricas que arrojan considerable luz sobre las características y condiciones de (1) Al menos en Montevideo. (ii) el efecto de los procesos de apertura política en Argentina y Brasil. En América Latina algunos países satisfacen esos requisitos y otros no. por ejemplo. que el rol de las FFAA en la transición fue enteramente negativo. Según esta opinión. En segundo lugar. La encuesta de opinión pública de Equipos Consultores encontró que el 68% de los montevideanos era partidario de liberar a todos los presos políticos (no de amnistiarlos). cuál o cuáles de esos actores gobiernan. pero son necesarias para ese fin. De ahí la necesidad de subrayar la arbitrariedad normativa de mis premisas. Es fácil ver que estos dos requisitos generales implican a su vez el conjunto de libertades y derechos (individuales y colectivos) normalmente enumerados como característicos de las democracias liberales. En primer lugar.

Seguramente ni los actores ni los observadores creían que el trámite iba a ser tan sencillo como la frase anterior sugiere. Si esto fuera efectivamente así. Lo políticamente distintivo puede resumirse así: entre 1973 y 1976 el régimen es una dictadura comisarial en el sentido clásico de la expresión. Zelmar Michelini. fecha límite fijada por quienes habían producido la situación de fuerza”.(3) El primero comienza con el golpe de Estado de junio de 1973 y termina en 1976. No es posible consolidar un control inexistente. llevadas a cabo en el marco del nuevo estatuto. La transición misma puede ser dividida en cinco etapas fundamentales: 1) el plebiscito de noviembre de 1980. lo que caracteriza específicamente a este primer período. Un observador insospechable de benevolencia hacia el régimen. Estas características no necesariamente reflejan los propósitos de las FFAA. Por razones que resumiré a continuación. Pero también se ha sostenido que la salida fue verdaderamente pactada entre el liderazgo opositor y la cúpula militar. No presenta un proyecto político propio para el futuro: se trata de poner la casa en orden Presento mis razones en un capítulo de mi tesis doctoral.reduce a consolidar el control civil sobre las FFAA. Recién a mediados de 1975 “comenzó a . que estableció el marco en que se realizaron las elecciones de noviembre de 1984. 104 era (o al menos aún no era) nulo. Aquí sólo resumo mi punto de vista. la política militar del gobierno democrático no es en absoluto simple. pero fueron las consecuencias objetivas de su acción a lo largo de toda la existencia del régimen. Dictadura comisarial y ensayo fundacional Para explicar por qué el plebiscito de 1980 es el punto de partida de la transición es necesario situar la transición misma en un contexto más amplio. y que los mensajes y documentos del régimen expresan reiteradamente su carácter transitorio. Como queda dicho. La primera sección describe las características generales del régimen autoritario hasta el plebiscito de 1980. o al menos alguna clase de democracia. y 5) las elecciones mismas. Las secciones siguientes examinan estas etapas prestando especial atención a los seis grupos de factores ya mencionados. Las FFAA podían estar políticamente derrotadas. pues. el Partido Nacional y la Unión Cívica. este ensayo se propone establecer cuáles fueron los factores que determinaron o posibilitaron la restauración democrática partiendo de un análisis de la transición. No es esto. pero su margen de maniobra no (2) La exposición clásica del argumento es la de Dahl (1971). 1. suprimió las instituciones democráticas. pero lo cierto es que en ningún momento se propone algo diferente. escribió en marzo de 1976 que al principio en el gobierno y las FFAA “todos estaban de acuerdo en que el proceso golpista no debía continuar más allá del 1º de marzo de 1977. En él cristalizaron los rasgos que permiten clasificar al régimen como burocrático-autoritario:(4) dominado por las FFAA. excluyó política y económicamente a los sectores populares. 2) la negociación y posterior aprobación del Estatuto de los Partidos Políticos. Su propio discurso lo define como un régimen de excepción. (4) En el sentido de O’Donnell (1973) (3) 105 para reconstruir luego la democracia. 4) el acuerdo (o pacto) del Club Naval. en la que estoy trabajando actualmente. primero hay que crearlo. la política de los doce años del régimen autoritario (1973-1985) muestra a mi juicio tres períodos claramente diferenciados. 3) las elecciones internas de 1982 en el Partido Colorado. y encontró sus principales bases de apoyo en los estratos altos de la sociedad.

En marzo de 1976 las FFAA aparentemente aún no habían decidido qué camino tomar. en parte porque los EE. sino que las FFAA “pensaban en la necesidad de buscar una salida democrática sobre la base de la rehabilitación de los partidos tradicionales”. pero considerado como episodio central proporciona una señal equivocada.. como los autores citados señalan correctamente.AA. Más allá de los detalles.FFAA confunde lo que realmente ocurre en 1976.(5) En suma: el período puede caracterizarse como dictadura comisarial porque el propio régimen se autodefinía en esos términos —aunque no con esas palabras. Dicho brevemente.. Mantenía características formales y sustantivas propias de un . 106 Bordaberry-FFAA supuso “una opción básica” en la que Bordaberry defendió “la vieja posición expresada por Cicerón: cedant arma togae. o al menos buena parte de ellos. ese rumbo apuntaba hacia un orden cualitativamente diferente de la democracia liberal.” y agrega que “el compromiso de ‘transitoriedad’ determinó. lo veían de esa forma. según Juan Rial el enfrentamiento (5) Zelmar Michelini. 1:1. 42) observa que al principio las FF. sino también sobre cómo las cosas eran percibidas por los testigos relevantes. apoyaban la realización de elecciones en los plazos previstos por la Constitución. obviamente— y porque hasta los opositores. Para Cristina Torres el resultado final del enfrentamiento mostró a las FFAA “otra vez rehenes de la legitimidad de tipo democrático-representativo”. Creo que éste es el caso. Ese orden no coincidía con el imaginado por Bordaberry. los mismos autores señalan otras características de este conflicto a primera vista difícilmente coherente con las recién apuntadas. Se trataba más bien de una “democradura”. en 1976 las FFAA zanjan las cuestiones pendientes descriptas por Michelini y definen un rumbo. porque los argumentos esgrimidos al derrocar a Bordaberry defienden a los partidos. p. tampoco creo que Bordaberry defendiera el punto de vista de Cicerón.”(8) La derrota de Bordaberry es por tanto la victoria de las FFAA. (7) Torres (1985).UU. dominado por las FFAA como institución. Hay allí un conflicto ideológico. “pudieron minimizar sus conflictos internas y maximizar sus apoyos externos con una doble promesa de ‘tranquilidad’ y ‘programa’. el conflicto planteado en el párrafo anterior es más aparente que real. no sólo militar.tomar fuerza en el ejército.. en un informe sobre la situación uruguaya escrito a mediados de marzo de 1976 y publicado en Cuadernos de Marcha (Tercera época. no necesariamente decididos todos ellos en 1976. A mi juicio el contenido ideológico explícito del diferendo Bordaberry.”(9) Rial va aún más allá: no sólo el propósito de Bordaberry “se acercaba notoriamente a un régimen corporativo”. esta idea se habría impuesto rápidamente. (6) Aguiar(1985. Por eso su memorándum es un documento histórico valioso: no sólo por lo que enseña sobre cómo fueron las cosas.(10) Si el régimen puede caracterizarse correctamente como burocrático-autoritario desde 1973 en adelante. Las elecciones fueron suspendidas (y por tanto el régimen de facto mantenido). la tesis de que no debía interrumpirse el gobierno de facto”. y en parte porque de continuarse la situación de facto debía decidirse si Bordaberry seguiría o no como presidente. pero Bodaberry fue derribado. En términos sustantivos se ha dicho que aquí culminó el proceso de “ascensión política” de las FFAA y comenzó la dictadura “estrictamente militar” que se prolongaría hasta 1984. La caída de Bordaberry y las circunstancias que la rodearon han sido interpretadas de distintas maneras. “cuya influencia (era) grande”. a la Constitución y a la “afirmación de la voluntad (del pueblo) a través del voto. 170. esto es. y que después de 1976 no hay ni más ni menos “dictadura militar” que la existente desde 1973.. Sin embargo.(7) Análogamente.. junio de 1985) con cartas suyas dirigidas a Carlos Quijano. Desde el punto de vista jurídico se ha hablado de un segundo golpe de estado. Todo esto presupone un enfrentamiento entre partes en el cual la facción que termina imponiéndose es militarista. p. Michelini era un observador particularmente agudo y bien informado. y ese conflicto es importante desde varios puntos de vista.(6) La indecisión que Michelini percibía en marzo de 1976 se resolvió rápidamente. una base de legitimidad” interna y externa.

p.muchos de ellos habrían sido vistos por última vez. El nombre alude a lo que Manuel Antonio Garretón llamó “proyecto fundacional” del régimen autoritario chileno. no los 500 efectivamente sancionados. pero innovan respecto a todos los gobiernos de fuerza que existieron en el país. 8) observó que en relación a la población los uruguayos habrían sido privados de sus derechos políticos mil veces más que los brasileños. detenidos en establecimientos militares”. Según Torres la “dictadura militar” busca perpetuarse “con el apoyo popular”. si en Brasil se hubiera aplicado el mismo rigor que en Uruguay los brasileños privados de sus derechos políticos deberían haber sido medio millón. 70. “la mayoría de los casos ocurrieron en el período de tiempo comprendido entre los años 1975 y 1978”. Los Actos Institucionales. El Acto Institucional N° 4 proscribió a 15. (10) Rial (1984. El 16 de julio próximo pasado la Cámara de Diputados resolvió por unanimidad enviar a la Suprema Corte de Justicia y al Poder Ejecutivo un extenso informe elaborado por una de sus comisiones sobre la desaparición de 25 uruguayos. comenzando por el N° 1. Crearon también un Ministerio de Justicia. (y) . pero prefiero hablar de “ensayo” y no de “proyecto” para señalar algunas diferencias sobre las que más adelante volveré.. Tomo I).000 políticos por 15 años. El propio Michelini fue secuestrado y asesinado en Buenos Aires en mayo de 1976. (11) (12) 108 les”. En primer lugar. En Brasil sólo 500 ciudadanos fueron afectados por la misma medida.(14) La fecha inicial es la que según Michelini corresponde a la decisión de continuar el régimen de facto. Estos Actos se autoasignan poder constituyente. son actos unilaterales de las FFAA. 170. cit.(12) Los primeros actos crearon órganos desconocidos en la tradición jurídica uruguaya. que sólo establecieron normas legislativas. 53 y ss.orden democrático. 70. Tomo I). contradicción que en el largo plazo resulta “uno de los elementos de su derrota política” (loc. el que se abre en 1976 puede llamarse.). p. esp. Amarillo (1984). de la comisión de graves delitos penaGarretón (1983). e institucionalizaron el rol político dominante de las FFAA a través del Consejo de Seguridad Nacional (COSENA). p. La coincidencia de las fechas no necesariamente indica un único conjunto de . Teniendo en cuenta la diferencia de población. uno de ellos. siguiendo el precedente brasileño. La mayoría de estas desapariciones “tuvo lugar luego de la intervención de efectivos de las denominadas Fuerzas Conjuntas. (8) (9) 107 proyecto plebiscitado en noviembre de 1980. que suspendió las elecciones que debieron realizarse en noviembre de 1976. impidiéndoles participar en actividades políticas.. Torres (1985).. pp.. algunos de los aspectos más oscuros de la política represiva del régimen autoritario también apuntan en la misma dirección. (11) Este carácter fundacional del periodo 1976-1980 se aprecia fácilmente a través de varias dimensiones. Si el período anterior (1973-76) es la dictadura comisarial. El informe concluye “con plena convicción moral” que existen “elementos suficientes. (13) Gillespie (1985. Este es un punto particularmente importante a la luz del burocratismo y formalismo usualmente atribuido a las FFAA uruguayas. el ensayo fundacional. claros indicios y presunciones. p. debía actuar como Asamblea Constituyente.(13) En segundo lugar. pero con sus potencialidades recortadas. con propiedad. junto con Héctor Gutiérrez Ruiz. En particular. a través de las formas y contenidos de los actos jurídicos que lo inauguran. sin pretender facultades constituyentes. el Consejo de la Nación. restringidas en formas compatibles con los principios democráticos. La versión final y más completa de ese nuevo orden es el Rial (1984.

El proyecto fue rechazado por el 57% de los votos válidos. de derrota oficialista en un contexto tan ásperamente autoritario como el del Uruguay de 1980. La dictadura comisarial abre paso al ensayo fundacional del régimen. Ensayo. Sin embargo. Aún más: el resultado del plebiscito desautorizó todas las iniciativas “fundacionales” de las FFAA. muestran que la “democradura” proyectada era un híbrido. se acelera una política represiva presumiblemente destinada a desbrozar el camino del nuevo orden. El más visible —no necesariamente el más importante— de los componentes tradi(8) (9) Búsqueda. una simple sutileza terminológica. Pero sí sugiere que hubo decisiones en materia de política represiva que voluntaria o involuntariamente condujeron a esos resultados. una de las razones mencionadas para explicar las características de la transición uruguaya del autoritarismo a la democracia. 33. Las condiciones en que se desarrolló la breve campaña previa al plebiscito fueron severamente desiguales. y se establecen un conjunto de etapas y plazos. precisamente. las posibilidades de expresión de la oposición fueron muy limitadas. no deben velar lo que efectivamente existió y caracteriza al período 1976-1980: un ensayo fracasado de fundar una democradura. Pero no hubo fraude directo. esto es. por comparación con Chile. Distintos indicadores. pues. apuntan a una misma conclusión: en 1976 cristaliza un cambio cualitativo del régimen autoritario inaugurado en 1973. si bien los proyectos de reforma constitucional plebiscitados en Chile y Uruguay en 1980 tienen muchos puntos comunes. 109 cionales era el rol asignado a los partidos. Para el presente propósito el punto relevante es que esas decisiones habrían sido tomadas en 1975. y no proyecto fundacional. al menos por dos razones. 17 al 24 de julio de 1985. pues lo que se podría llamar “fraude estructural”. y también la forma en que se llevó a cabo el plebiscito. supeditando su legitimidad a la decisión del electorado. por qué las FFAA se colocaron a sí mismas en una posición en la que podían ser derrotadas políticamente. adulteración de los resultados. en segundo lugar. El resultado del plebiscito sorprendió a la mayoría de los observadores. de hecho inexistente en Chile. y aceptaron luego la derrota. Creo que. la idea de proyecto fundacional está asociada en la práctica al caso chileno y en particular al uso que de ella hace Garretón. porque las disposiciones transitorias del proyecto incluían los Actos Institucionales. Muchos aspectos del texto constitucional uruguayo de 1980. al día siguiente del plebiscito el gobierno anunció su derrota. la mayoría —si no todos— de los comentaristas que compararon al menos implícitamente los dos casos han señalado que el régimen uruguayo carecía de un “proyecto fundacional”. el argumento es correcto. Allí se define el perfil del régimen a construir. No existen precedentes comparables. Intentaba conciliar tradiciones políticas nacionales con elementos de lo que podríamos sintetizar —a falta de mejor expresión— como la “doctrina de seguridad nacional”. y con este rechazo se cerró el ensayo fundacional del régimen. de ahí que prefiera hablar de “ensayo” y no de “proyecto”. Por ejemplo. En primer lugar. . dos años después del golpe de estado. me parece. estas diferencias. 2. (15) Esta es. ni en el país ni fuera de él. Gillespie (1985).decisiones y decisores. Hubo. p. particularmente importantes para una perspectiva comparativa. La distinción no es. En segundo lugar. La apertura inesperada El proyecto de reforma constitucional plebiscitado en 1980 fue el modelo final del orden deseado por el régimen autoritario. ¿Por qué fue derrotado el proyecto del régimen? Esta pregunta involucra dos problemas diferentes: en primer lugar.

la derecha (la mayoría colorada y la minoría blanca en las últimas elecciones realizadas antes del plebiscito. los factores relevantes parecen haber sido los siguientes: (I) el efecto de la cultura política nacional sobre el cuerpo de oficiales. En primer lugar. el examen de los resultados a nivel departamental mostró que el pronunciamiento de los principales líderes no había decidido el plebiscito: “la discusión entre el sí y el no . por tanto. Todos estos factores contribuyen a explicar por qué las FFAA llevaron adelante el plebiscito y por qué aceptaron su derrota. (III) el carácter estrictamente colegiado de la cúpula de las FFAA. el 44% de los montevideanos opinaba que las violaciones de los derechos humanos habían sido uno de los dos principales defectos del régimen anterior. que imponía un proceso de negociación continua y podía. (18) González (1984). que subrayaban el carácter excepcional de su intervención y su condición de defensores de la nación y no de intereses sectoriales de ningún tipo. 18. julio 1985. El plebiscito también permitió algunas conclusiones sobre las tendencias del electorado. (19) Equipos Consultores.(19) Es necesario tener presente. y (IV) el comparativamente bajo prestigio de la institución militar en la sociedad uruguaya y su aislamiento relativo. y el “sí” obtuvo el 43% en 1980. Evidencias recientes confirman esta tesis. Serie Estudios de Opinión Pública. por los acontecimientos posteriores. 6. a mi juicio. 3).(16) En cuanto al primer problema. señalada por el 38% de los entrevistados. (17) ¿Por qué rechazó el electorado la propuesta del régimen? Razones que no cabe repetir aquí me llevaron a concluir en 1982 que el plebiscito se caracterizó por la importancia del voto propiamente político y por la claridad del contraste existente entre las dos alternativas. y fue publicada en Montevideo en 1984 (González. 110 que las FFAA racionalizaron su actuación política. además del fraude estructural. 1985). presentada en la 10a Conferencia Anual de la Latin American Studies Association en marzo de 1982 y publicada (en versión inglesa) en 1983 en la Latin American Research Review (vo. “por encima de múltiples matices y diferencias. 1984). n. Terminé una primera versión en febrero de 1982. En Chile hubo fraude directo. Informe Mensual nro. las de 1971) había apoyado el “sí”. fue redactada antes de las elecciones internas de 1982. La derecha había obtenido el 37% de la votación nacional en El último punto es particularmente importante a la luz de la experiencia chilena (González. y el centro y la izquierda el “no”. bastante más extensa. Teniendo en cuenta que el fraude estructural debió producir más votos oficialistas que los esperables en condiciones realmente competitivas. producir el curioso (o “perverso”. pues. Esto tenía consecuencias obviamente favorables para las perspectivas de la redemocratización. (II) las formas en (16) En 1982 escribí un ensayo sobre estos temas cuyas conclusiones fueron corroboradas. como recientes declaraciones del General Leigh volvieron a poner en evidencia. p. En mayo de 1985.(18) El plebiscito no fue. desde el punto de vista de la lógica autoritaria del régimen) efecto de asignar un rol arbitral al electorado. en contra del orden autoritario y a favor de la redemocratización”. La primer crítica “economicista” aparece recién en tercer lugar (35% de los entrevistados vieron la caída del salario y las jubilaciones como uno de los dos principales defectos del régimen). un plebiscito contra la política económica del gobierno. En segundo lugar. por qué el electorado votó contra ellas. (17) 111 1971. En segundo lugar aparece la destrucción de la democracia. además. los seis puntos de presunta mejoría de la derecha no parecían particularmente llamativos.por qué fueron efectivamente derrotadas —esto es. que la situación económica en 1984-85 era mucho peor que la de 1980. Aquí me limito a resumir parte de esas conclusiones. 21. Los votantes del “no” realmente se pronunciaron. como los hechos posteriores confirmaron. Una segunda versión.

Los colorados transaron. o al menos su electorado potencial. cerrado por la revisión del cronograma.2% en el Partido Nacional y 69. Nacional y Unión Cívica. “El resultado fue (20) González (1984). El nuevo gobierno.(21) La derrota del régimen. El primer paso fue la negociación relativa al estatuto de los partidos políticos. la mayoría de 1971. pero había alterado la relación de fuerzas al interior del Partido Colorado. Los blancos habían “ganado”. en el proceso de “reconstrucción oficial” de los partidos vía el nuevo estatuto. que había sido favorable al régimen autoritario. en síntesis. el resultado más importante del proceso político que comenzó con la derrota del régimen en el plebiscito de 1980 y terminó con las elecciones internas de 1982 es éste: el régimen había transformado a la oposición en su único interlocutor político . el que los partidos podían considerar adecuado. que también sugería una señal equivocada: tenía a su frente a un militar. El estatuto que las FFAA buscaban no era. no había aumentado en forma significativa. sino también de los votantes. esa combinación de correlaciones sugiere que la estructura interna del voto colorado había cambiado entre 1971 y 1980. Los que se habían mantenido al margen participaron.cruzó a través de todos los grandes grupos políticos excepto la izquierda”. devolver el poder a los civiles. fue aún mayor que la de 1980. hasta marzo de 1985. sin embargo.. ese militar —el General Gregorio Alvarez— había jugado un papel importante en los acontecimientos de 1973. y porque el Partido Nacional en su conjunto había recibido más votos que el Partido Colorado a través de todas sus fracciones. En consecuencia. puesto que. sin embargo. Gillespie encontró una correlación baja entre esas dos votaciones (la de 1971 y la de 1982). Por añadidura. Los datos también sugerían que la izquierda.7% en el Partido Colorado. La oposición legalizada La derrota de noviembre de 1980 abrió un período de suspenso. Con la izquierda fuera de juego. como señala Gillespie. Debía. que a su vez debían competir en las elecciones que debían celebrarse en 1984.. En setiembre de 1981 asumió un nuevo gobierno. Al interior del Partido Colorado. la mayoría blanca expuso sus puntos de vista pero se mantuvo al margen. La oposición más intransigente —la mayoría blanca— aparecía como la gran triunfadora. Los sectores opositores dentro de cada uno de los dos grandes partidos triunfaron ampliamente: 76. “la recomposición del electorado es un hecho”. mientras en 1980 el 42% de los votos lo favoreció. 28-29. aunque obviamente blancos y colorados no competían entre sí. pasó a ser la minoría en 1982. pero parecía claro que las FFAA no podían tirar demasiado de la cuerda si realmente buscaban alguna clase de acuerdo con las elites políticas —o al menos con una parte importante de ellas. El 60.(22) En términos generales. pero encontró una correlación alta entre la votación de la —ahora— minoría colorada en 1982 y el voto por “sí” en 1980 —qué como se recordará. porque su victoria había sido aplastante dentro del Partido Nacional. había sido la posición del grupo. La recomposición del electorado mencionada en la sección anterior sólo había acentuado —como efecto neto— la tendencia preexistente en el Partido Nacional. aunque esta vez indirecta. el primero que asumía la presidencia desde el golpe de Estado de 1973.(20) 3. 112 aún más adverso para el régimen que en 1980. Debía reorganizar la vida de los partidos políticos. por muchas razones. el régimen obtuvo en 1982 el 22.7%.5% del electorado votó en las elecciones internas de los Partidos Colorado. tomados los sectores blancos y colorados que lo apoyaban”. debía durar tres años y medio. Si esto era así. no solamente a nivel de los líderes. pp. la recomposición del electorado era un proceso que transcurría dentro de los límites de los partidos tradicionales. y no entre 1980 y 1982.

El propio Ferreira resumió correctamente la situación en un reportaje realizado tiempo después de su liberación: hablando a propósito del momento adecuado para su retorno al país. si no de 114 . el acuerdo o pacto del Club Naval.legítimo a través de su propia legalidad. comenzando con una “caceroleada” en agosto y culminando con un acto público masivo en noviembre. no fue detenida. sin embargo. concretó la realización efectiva de las elecciones de noviembre y las condiciones en que se realizaron. y las elecciones de noviembre. p. También aquí. Las conversaciones desarrolladas en el Parque Hotel entre las FFAA y la oposición fueron útiles. En la segunda mitad del año. se reservaron un lapso de tiempo prudencial. Las razones de la centralidad de estos acontecimientos no son. En vísperas del retorno de Ferreira en muchos círculos influyentes y bien informados se daba por sentado que el gobierno caería: no lo apoyaba nadie. que no había vacilado en negociar con los comunistas en el exilio. las dos cosas juntas lo hacían doblemente peligroso desde el punto de vista de las FFAA. sin embargo. 4. Gillespie (1985). La oposición triunfante El año siguiente. Sin embargo. Ferreira fue detenido e internado en un cuartel del interior del país sin costos visibles para el gobierno. esto puede oscurecer el éxito de la acción represiva de las FFAA. la reacción verbal del gobierno fue muy fuerte: el Plenario Intersindical de Trabajadores fue ilegalizado.81. y se admitía que Ferreira era el caudillo político más importante del país. Las razones por las cuales el acuerdo o pacto del Club Naval fue uno de los acontecimientos decisivos son más claras. más la pequeña Unión Cívica. negociado entre las FFAA por un lado y los colorados y la izquierda. lo muestran como una transacción entre posiciones diferentes. ninguna de las cuales domina a la otra. Por otro lado. En la práctica. y permaneció preso hasta después de las elecciones. no definió la situación. En primer lugar. vetaron la candidatura del líder político más influyente del país. Tomo I). El régimen hizo ruidos amenazantes luego del fracaso de las negociaciones del Parque Hotel.p. 1983. En segundo lugar. comentó que si hubiera vuelto un año antes habría estado preso un año y medio en lugar de seis meses. Enero de 1984 presenció el primer paro general en diez años. Su dirección. 20. 113 los puntos verdaderamente no negociables para sus adversarios. La acción de las nuevas reglas de juego impulsadas por el régimen produjo ese resultado. sin embargo. El resto es historia muy reciente y ampliamente conocida. una agitación social desconocida desde 1973 pasó al centro del escenario. las FFAA no cedieron en dos cosas: por un lado. al denominarlo “pacto”. Luego de marzo de 1985 la detención de Ferreira fue ampliamente ridiculizada. El retorno de Wilson Ferreira fue importante porque mostró que las FFAA controlaban la situación. del todo obvias. como luego del acto de noviembre. De allí en adelante el rol de los grupos civiles afines al régimen pasó a ser secundario o nulo a través de toda la compleja red de negociaciones subsiguientes. por el otro. hasta sus críticos. porque sugirieron a las partes cuáles podían ser (21) (22) Rial (1984. Los acontecimientos políticos centrales fueron el retorno de Wilson Ferreira. pero en la práctica era visible una cierta liberalización. se sabía o suponía que en las FFAA había opiniones divergentes sobre los caminos a seguir.

cedieron la cabeza de su principal rival. no la propia. en dirección contraria a la finalmente asumida por las FFAA. pero esto no quiere decir que su costo haya sido totalmente cancelado. me parece. Pero el Partido Nacional. El “medio”. Comenzando por las presiones externas. Estos son los puntos centrales: en casi todo lo demás en términos sustantivos cedieron. sí la tenía. Las elecciones de 1971 inauguraron un sistema de dos partidos y medio. Cuando en 1976 comienza el ensayo fundacional del régimen. cuando la derrota en el plebiscito abrió la transición el viento había cambiado y las señales eran mucho más favorables al régimen. y por otro concretó una posibilidad latente desde 1971. líder de la izquierda. infructuosamente. El veto a Seregni. finalmente.relativa autonomía institucional. y sobre todo el Partido Nacional con su caudillo al frente. transformada explícitamente en mayoría en 1982. Los políticos que pactaron. el mismo de 1971. pues. En 1984. hc redujo ahora a apenas el 10%. en parte por el resultado de la elección y en parte por el rumbo político tomado por la dirección del Partido Nacional. la influencia norteamericana se ejerció. Ganaron en casi todo. A la inversa. adquirió por lo tanto una capacidad de árbitro real del sistema. porque nadie suponía que la izquierda tuviera chance real de ganar la elección. Esto fue un resultado directo de las necesidades del momento. Sus consecuencias potencialmente más negativas no se concretaron. no destruido. el acuerdo o pacto del Club Naval dejó a la izquierda “adentro” del sistema político. convertido en una oposición respetable —y por eso mismo potencialmente leal. con dos salvedades importantes. El “medio” hacia viable el pacto. reducido al 23% en 1982. La minoría colorada de 1971.(23) 5. El sistema de partidos emergente de la elección es. El 42% pro115 régimen autoritario entre los votantes de 1980. por un lado. Cuando los dos partidos mayores se dividieran en partes más o menos iguales —partido contra partido o alianzas de fracciones de uno y otro bando contra una coalición opuesta— el “medio” podía inclinar la balanza. sin embargo. las circunstancias habían cambiado. entonces. estas señales externas se encaminaban en direcciones opuestas a las elegidas por las FFAA. y esto es un resultado a mi juicio muy positivo para el sistema en su conjunto y para las perspectivas de la redemocratización. El orden autoritario lo había congelado. pero el precio objetivo equivalía a dejarlo “adentro” del sistema. consolidó su liderazgo interno y llevó a su partido a ganar la elección nacional. no es comparable. La concesión más problemática no fue. La expectativa de futuro era aún peor desde el punto de vista del régimen. El clima político posterior a 1971 no era propicio para arbitrajes de esta naturaleza. sino el veto sobre Ferreira. En tercer lugar. el margen de maniobra interno concedido a las FFAA. . al menos poniendo ciertos límites a la capacidad de manipulación de sus mandos por parte del poder civil.(24) En los dos momentos. Esto pudo tener consecuencias graves para el proceso redemocratizador. Las elecciones mismas. Desde el punto de vista de sus adversarios civiles la situación es estrictamente simétrica. y en particular potencialmente la más poderosa de ellas. aunque las formas pueden disimularlo. El Partido Colorado por sí solo no podía cerrar un trato con las FFAA porque no representaba siquiera la mitad del país. la de los EE. La posible estabilidad de un pacto semejante en el marco de una apertura democrática era harto dudosa. para el presente propósito no requieren mayores comentarios. estructuralmente.UU. por así decirlo. la izquierda. Conclusiones La sumaria descripción precedente proporciona un marco para la discusión de los factores mencionados al principio como influyendo o determinando el curso de la redemocratización. porque se temía una victoria demócrata en las elecciones presidenciales —como efectivamente ocurrió con Cárter.

(23) 116 tivamente en la transición uruguaya. en términos generales. algunos de los aspectos centrales de la breve campaña electoral (Mieres. y en relación al conjunto de los factores externos. (24) Uno de los Comandantes en Jefe del momento señaló públicamente su satisfacción con la derrota de Cárter a manos de Reagan indicando que “ese hombre” (Cárter) “era un martirio”. pp. cuando la caída de Isabel Perón era inminente. Por tanto. de mi análisis surge que la transición uruguaya aparece determinada. p. en lo inmediato. la transición “surge desde adentro mismo del régimen y como reflejo fundamentalmente de factores internos”. Pienso que éste es un punto sobre el que existe consenso. y la economía continuaba un ciclo de expansión desconocido en los veinte años previos. compartidas. por un grupo relativamente amplio de académicos uruguayos. Haber (1984). (28) Esto no niega la importante caída del salario real entre 1973 y 1980. aceleró vigorosamente la pérdida de sustento político del régimen. como algunos indicadores de colaboración en materia represiva sugieren más bien ominosamente. Pero desde 1980 hasta la derrota de las Malvinas claramente no fue así.(28) En segundo lugar. Tampoco después: la democratización argentina fue demasiado traumática. el desarrollo de la crisis. la crisis no determinó el comienzo de la transición. aunque el curso de los acontecimientos evitó una posible intervención directa de consecuencias potencialmente catastróficas. desde el punto de vista económico el régimen eligió el mejor momento posible para llevar a cabo el plebiscito. el curso argentino pudo influir a favor del ensayo fundacional. En primer lugar. a mi juicio. que han (25) (26) . La crisis ejerció un efecto acelerador. ya plenamente visible cuando las elecciones internas de 1982. En suma. 17. (26) El problema del impacto de la crisis económica que afecta a América Latina puede separarse en dos partes. sin embargo. p. no de mecanismos como el presupuesto por la teoría de los dominós. Otras opiniones apuntan en el mismo sentido. Pero los tiempos y etapas claves de la transición uruguaya no parecen asociados a la dinámica del proceso brasileño. 31. Rial (1985) proporciona el cuadro más completo de los resultados de la elección. 1985. He argumentado que el voto en el plebiscito fue esencialmente político. esp. Del mismo modo que hay causas comunes en la emergencia de los regímenes burocrático-autoritarios de la región. expansión que sin duda alentaba expectativas.(27) Los indicadores macroeconómicos recién comienzan a deteriorarse después de 1980. los factores políticos externos fueron a lo sumo secundarios en la determinación de la transición uruguaya. pero no la determinó. por procesos internos. también existen factores comunes que explican porqué los autoritarismos burocráticos fueron formas inestables de dominación. 6-7.(25) Paul Haber señala conclusiones que apuntan en el mismo sentido. Pero esto es asunto de problemas estructurales comunes. (27) Fishlow (1983). 173. Según Torres. p. y los problemas por ella generados para los militares demasiado espinosos como para influir posiGonzález (1984). Mieres discute acertadamente. pp. Mi Torres (1985). En 1975-76. tanto a nivel popular como entre las elites empresariales. Influyó también en las formas que asumió el ensayo fundacional. por otra parte. Jorge Otero Menéndez recuerda. que transcurre desde el principio por caminos diferentes y con su propio ritmo. Análogas consideraciones valen para Argentina. Brasil pudo influir en 1971. Pero el ingreso familiar había caído menos que el salario real. En rigor. 7-18). Esto no quiere decir que la relativa contemporaneidad de la ola redemocratizadora en el Cono Sur —en la que ahora sólo falta Chile— sea un puro azar. pero además el impacto de la crisis no era aún visible en 1980.Los efectos de la apertura política en Argentina y Brasil tampoco parecen haber sido influyentes en la transición.

En la oposición civil hay diferentes perspectivas. juegan un rol significativo. los determinantes internos de la transición? O. dicho de otra manera. 1985. Los distintos actores ven diferentes triángulos. ¿Cómo se anudan. las culturas políticas de los distintos casos. Sirvió como instrumento de presión sobre las FFAA porque siempre estuvo bajo control y porque se mantuvo dentro de ciertos límites. si era necesario. que desde el ámbito académico el triángulo tiende a ser visto sin vértices dominantes. son consistentemente diferentes. mirando hacia el pasado nacional no debería sorprender que la reconstrucción de unas FFAA civilistas como las que el país ya conoció sea una tarea de varios años. Y esto es así porque las maneras de hacer política. incluido el liderazgo de los movimientos sociales. era preferible esperar un poco más. arrancada a las FFAA derrotadas políticamente por la lucha popular. las FFAA. crisis económicas importantes que no condujeron a una transición (Otero. pero era preferible una salida negociada. La presión popular directamente manifestada en la calle jugó un rol importante pero circunstancial y subordinado a una estrategia mayor. Aguiar señaló. y continuarán siéndolo en el futuro durante un lapso difícil de estimar. precisamente estando las FFAA derrotadas. La importancia de la presión popular puede referirse a dos cosas diferentes. para garantizar una salida límpida que no torciera la voluntad popular. el pacto fue en el mejor de los casos un grave error. la democratización es conquistada. Esta conclusión parece particularmente relevante a la luz de la actual situación chilena. Para los defensores del pacto. las afirmaciones en contrario son condicionales contrafácticos. ¿cuál es la impronta del estilo específicamente uruguayo de hacer política sobre la transición? Los factores internos configuran un triángulo: presión popular. Para buena parte de la izquierda. porque. creo que correctamente. p. cúpula militar. La cuestión está en cómo se relacionan sus vértices. (29) Es un imposible lógico.(29) pero es seguro que el Club Naval fue realmente una transacción: nadie cedió nada graciosamente. 117 argumento sí quiere decir que las formas políticas concretas a través de las cuales se expresan esas tensiones estructurales comunes son especificas a cada caso y en principio independientes entre sí. un factor de poder distinto al que en teoría deben ser en un orden democrático. Pueden haber habido excesos (en el calor de la represión) e incluso errores políticos (como prolongar la situación de facto más de lo necesario o lo conveniente). En el discurso político de las FFAA la democratización es en principio concedida: el régimen dispone el retorno a formas democráticas luego de logrados sus fines políticos. esto es. a la inversa. relativamente rápida y garantizadamente pacífica. Después de todo.existido comienzos de transición sin crisis económica (como Turquía y España) y. El costo real del pacto era más bajo que estos logros. la transición es el resultado de una serie de actos donde el titular del poder. 101). El otro sentido en . Para los críticos. Si estas condiciones no hubieran sido satisfechas probablemente habría jugado un rol negativo. Es imposible decidir si hubieran sido viables condiciones mejores y/o menos costosas que las resultantes del Club Naval. A mi juicio esta es efectivamente la imagen que se desprende de la descripción anterior. nadie arrancó nada sin contrapartida. pues. las FFAA continúan siendo. y en el peor una maniobra destinada a sacar al Partido Nacional de la carrera. 118 En particular. élites políticas civiles. Una conclusión tan simple como esta tiene. las FFAA estaban derrotadas. El gobierno civil necesita una política militar destinada a consolidar su control sobre las FFAA. pero en lo esencial ése es el cuadro. sin embargo consecuencias importantes. luego de cerrar el paso al totalitarismo.

Este reparto de roles y el permanente regateo a lo largo del proceso fue lo que hizo posible que los límites definidos por el propio gobierno retrocedieran constante y casi misteriosamente hasta culminar en la restauración democrática. Es un récord curioso para un régimen autoritario. contradictoriamente empleó el instrumento que previamente se había negado a convalidar. porque el Partido Nacional estaba en una posición aún más dura. Con el criterio simple del recuento de votos. La lógica de la situación es tan clara que cabría sospechar la existencia de un acuerdo secreto entre los competidores principales. la primera maniobra resultó triunfante. no un ajuste cosmético del orden autoritario. en119 tonces no existía acuerdo. empleó el instrumento que se negó a convalidar. en unas FFAA curiosamente infiltradas por un virus democrático. y la segunda fracasó. fue absolutamente decisivo. Tan curioso como el récord mismo (e igualmente revelador) resulta que las FFAA en cierto modo se jacten de él.1982 y 1984) decidiendo el curso de los acontecimientos. la transformó en el límite mínimo en el que un acuerdo era aún posible. al menos hasta ahora. Aquí se advierte la relevancia de los factores ideológicos y el impacto de una cultura política democrática construida a lo largo de muchos años. . y sobre todo en una población que no se arredró por los métodos pedagógicos más bien rudos de las FFAA antes del plebiscito de 1980 y concluyó timoneando la transición. En el segundo caso la lógica de la situación aparece aún más claramente. Pero éste no es el punto más importante. todas ellas en contra de las FFAA y por mayorías cada vez más aplastantes. Durante todo el proceso de apertura hay una lógica sinuosa pero constante que puede analizarse del siguiente modo. Si el gobierno autoritario trataba de imponer condiciones demasiado duras a los colorados. Cuando se abrió la negociación del Club Naval que culminó con las elecciones de noviembre. En cuatro años se pronunció tres veces (en 1980. El tercer vértice. puesto que el Partido Colorado no estaba dispuesto a llevar adelante un pacto por sí solo. y la mayoría blanca jugó consistentemente el rol del “duro” a partir del mismo momento. Exactamente la misma situación se repitió en 1984. entonces no había Estatuto (o era impuesto por el gobierno). creo. exactamente igual que en 1982. violentando sus principios. Dicho en otros términos. La izquierda se transformó en el fiel de la balanza (y lo hizo honestamente): si el gobierno hubiera impuesto condiciones que sobrepasaran su última línea de negociación.que cabe hablar de presión popular. al adelantar aún más la suya. Personalmente opino que se trata más bien de un acuerdo tácito que se va revelando paulatinamente a todos los participantes. contradictoriamente. Desde este punto de vista. Cuando se negoció el Estatuto de los Partidos la mayoría blanca se retiró —y luego. Lo que hizo posible el acuerdo tácito fue el acuerdo de fondo sobre los fines perseguidos: toda la oposición civil buscaba realmente la restauración democrática. la transición aparece como una negociación prolongada durante la cual uno de los equipos —la élite política democrática— aparece dividido durante todo el proceso en dos bandos cuyo juego recíproco redefine constantemente las posiciones. y luego. La última línea de negociación del Frente Amplio se transforma en la última línea porque la mayoría blanca. la mayoría blanca también se retiró. Cuando la mayoría blanca se retiró de la negociación sobre el Estatuto de los partidos. la mayoría colorada jugó consistentemente el rol del “blando” en el proceso de apertura desde la negociación del Estatuto de los partidos. la élite política. Determinó el comienzo de la transición y seleccionó al liderazgo político que debía llevarla adelante. el electoral. tejió un juego político particularmente sofisticado. hacia la restauración democrática. marcó unilateralmente un límite. Ese impacto se percibe también. división que a la postre resulta enteramente funcional para sus fines últimos.

Guillermo (1973): Modernization and Bureaucratic-Authoritarianism. Uruguay y la democracia (Tomo II). Montevideo: CIESUEdiciones de la Banda Oriental. Montevideo: CIESU-Ediciones de la Banda Oriental. Robert A. democracia y autoritarismo (2 vols. A report on the conference organized by the Wilson Center.”. Apertura y Concertación. Juan (1985): Uruguay: elecciones de 1984. en Charles Gillespie y otros. Haber. (1985): “Transición y partidos en Chile y Uruguay”. González. CIESU/ DT 93/85. César (1985): “Perspectivas de democratización en el Uruguay actual”. Luis E. Rial. _______ (1984) Uruguay: una apertura inesperada. Montevideo: Ediciones de la Banda Oriental. Torres. Serie Estudios de Opinión Pública. 32. op. en C. Fishlow. op. University of California. Dahl. Gillespie. Garretón. Manuel Antonio (1983): El proceso político chileno.). Mieres. University of California. O’Donnell.). Jorge (1985): “La transición política hacia la democracia: el ‘naipe de dos palos’ y los ‘campos minados’. Ediciones de la Banda Oriental.” En Gillespie y otros. Uruguay y la democracia (Tomo I).AA. . cit. (1984): “Uruguay and Democracy”. María del Huerto (1984): “Participación política de las FF. (1971): Polyarchy: Participation and opposition. Charles. Montevideo: Ediciones de la Banda Oriental. Berkeley. Montevideo. op. Paul L. Cristina (1985): “Las Fuerzas Armadas uruguayas en la transición hacia la democracia”. _______ (1984): Partidos políticos. en Charles Gillespie y otros. cit. Santiago: FLACSO. Aguiar y otros.REFERENCIAS Aguiar. Otero Menéndez. Charles (1985): “Uruguay’s transition from collegial military-technocratic rule”. y otros (1984-85): Uruguay y la democracia (3 vols. varios números. Berkeley: Institute of International Studies. Gillespie. Equipos Consultores Asociados (1985): Informe Mensual. Pablo (1985): “Los partidos uruguayos: imágenes y desafíos” Cuadernos del CLAEH nro. Washington. Amarillo. cit. Albert (1983): “The Great Latin American Depression of 1979”. Uruguay y la democracia (tomo II). New Haven and London: Yale University Press. Yale University.