You are on page 1of 38

El deseo del caso criminal: fantasía y

diagrama del espectáculo

Deseo de clase y violencia sexual:
Institución y espectáculo de la
trasgresión1

El discurso del periodismo reproduce un

Jorge Pavez Ojeda

que Foucault describió como “el examen”:

Universidad Católica del Norte2

diagrama de enunciación heredado de las
disciplinas modernas que concurren a la
producción del “caso”, por el procedimiento

El examen, rodeado de sus técnicas documentales, hace de cada individuo un ‘caso’:
un caso que constituye a la vez un objeto de
un conocimiento y un gancho para un poder.
El caso […] es el individuo tal como puede
describírselo, sopesarlo, medirlo, compararlo
a otros y esto en su misma individualidad; y es
también el individuo que hay que adiestrar o
readiestrar, que hay que clasificar, normalizar,
excluir, etc. Durante largo tiempo, la individualidad cualquiera —la de abajo y de todo
el mundo— se mantuvo bajo el umbral de
descripción. Ser mirado, observado, contado
en el detalle, seguido día a día por una escritura ininterrumpida era un privilegio […] Los
procedimientos disciplinarios invierten esta
relación, rebajan el umbral de la individualidad descriptible y hacen de esta descripción un
medio de control y un método de dominación.
Ya no monumento para una memoria futura,
sino documento para un uso eventual.3

Si estas técnicas se anuncian para el siglo
XVIII, el mismo Foucault identifica el final
del XIX para el despliegue de éstas sobre un
área específica de las conductas sociales, las

73

Archivos de Filosofía 4-5 2009/2010 Dossier. Técnica y producción del hombre

74

prácticas sexuales. Se tratará entonces de

el deseo entre las clases, el deseo por la clase.

“incitar a hablar” sobre el sexo para lograr un

Y es esta disposición del deseo, desplegada

control sobre éste.4 A principios de este siglo

en la violencia sexual, la que hace posible

XXI, cuando el desarrollo de las tecnologías

la fantasía de una lucha de clases como có-

de comunicación ha sido el soporte de un

pula violenta entre éstas, trasgresora de un

auge sin precedente de la “pornografía”,

orden cuyos dispositivos ya no responden

una serie de casos de violencia sexual han

a un contrato social sino a la soberanía de

incitado a los medios de comunicación chi-

las instituciones.

lenos a examinar a sus protagonistas bajo el

De los muchos casos mediatizados de

doble prisma de las normas y transgresiones

violencia sexual en estos últimos años,5

a la sexualidad permitida, y las condiciones

analizaremos aquí las relaciones y posibles

de clase bajo las cuales se producen estas

comparaciones entre tres de ellos: Julio Pé-

transgresiones. Mientras que estos exámenes

rez Silva, el “psicópata de Alto Hospicio”;

mediáticos de los casos se han detenido en

Roberto Martínez Vásquez, el “psicópata de

las figuras criminales y sus perversiones, los

La Dehesa” alias El Tila, y Claudio Spiniak

testimonios de las víctimas y los detalles

Vilensky, quienes fueron, por diversas causas

pornográficos de la trasgresión, una lectura

que analizaremos, protagonistas de extensos

pornológica nos muestra que la narrativa

e intensos “exámenes” policiales, judiciales,

de estos casos también habla de los deseos

psiquiátricos, mediáticos y políticos. Pérez

de clase que dan sentido tanto a los hechos

Silva es apresado en Iquique en octubre

condenados como a la misma proliferación

2001, luego de la denuncia de Bárbara, su

de discursos e imágenes sobre los casos. Se

última víctima de violación y sobreviviente

revela así una serie de equivalencias entre el

del intento de homicidio, y cumple hoy

discurso de los medios sobre la trasgresión

cadena perpetua en Arica, por violar y

sexual y los enunciados de clase expresados

matar al menos 7 niñas adolescentes de

en esos actos de trasgresión. Al hablar sobre

Alto Hospicio entre 1998 y 2001. El Tila

la violencia sexual se habla de la violencia de

es detenido en junio del 2002 por asesinar,

clase. El espectáculo de la violencia privada

comer los órganos e incinerar a su pareja la

(la “crónica roja”) termina poniendo en la

joven Maciel Zúñiga, para luego confesar ser

escena pública la cuestión del deseo de clase,

el asaltante y violador de tres mujeres entre

Deseo de clase y violencia sexual / Jorge Pavez Ojeda

agosto 2001 y mayo 2002, y finalmente

intentó ofrecer una lectura ideológicamente

suicidarse en su celda en diciembre de ese

coherente con sus intereses o deseos de clase:

año.6 Claudio Spiniak es detenido por pri-

El Mercurio publicó una entrevista a Spiniak

mera vez en diciembre de 2002 acusado de

donde el empresario ofrece un auténtico

narcotráfico, liberado en febrero de 2003,

alegato masoquista, acompañado de una

y luego vuelto a apresar en septiembre de

crónica de tono comprensivo, sicologista y

ese año, por asociación ilícita, producción

victimizador, poco común en las páginas del

de pornografía, incitación a la prostitución

preferido de los estratos ABC1 y campeón

y abuso sexual de menores. Es condenado

de la “tolerancia cero”8; Chilevisión por su

a 12 años de reclusión en la Cárcel de Alta

parte se propuso hundir homofóbicamente

Seguridad de Colina.

al juez Daniel Calvo a cargo de la causa,

De los tres casos propuestos, el de Claudio

por recurrir a servicios homosexuales en

Spiniak fue sin duda el que gozó de mayor

un sauna, promoviendo así la antigua

cobertura mediática.7 Una cobertura que

indistinción moral entre homosexualidad,

tendió a involucrar a la mayor cantidad

pedofilia y clientelismo prostitucional; y el

posible de participantes en un espectáculo

canal católico se anotó con la entrevista a

de esquema antagónico en el que la voz

Gema Bueno, quien, hablando como vícti-

de “marginales” (prostitutos/as, proxene-

ma sobreviviente del cautiverio, describía un

tas, niños/as) apoyados por instituciones

calvario sádico, con violaciones sistemáticas,

“benefactoras” (SENAME, Fundaciones

asesinatos, e inhumaciones de menores por

Margen, ARASI, Nuestra Señora de Gua-

parte de famosos políticos9, para confesar

dalupe y CREDHO), se enfrentaba a la de

meses después al juez Muñoz, y varios meses

los “poderosos” miembros de instituciones

más tarde a los periodistas de La Tercera y

parlamentarias, empresariales y guberna-

The Clinic, que “se había pasado por la raja

mentales. Los medios se volvieron así la caja

a todo Chile” y que “todo, todo, todo era

de resonancia de una polifonía que simulaba

mentira”.10 La Cuarta, diario especializado

una lucha de clases larvada, como cópula

en crónica policial, con acento en violación

entre el lumpen y la elite, desplegada paradó-

de menores y crímenes de cercanía (violen-

jicamente (pero no tanto) en el desenfreno

cia barrial y doméstica), tuvo la primicia

de fiestas y orgías. En este caso, cada medio

de la primera detención de Spiniak, por

75

el Calígula Spiniak más que perfecto” no serán entonces tan pedagógicas nadie encarnó para La Cuarta y los estratos como lo quisiera Carlos Peña16.17 flujo noticioso del periódico. son las orgías del empresario las “borrar diferencias [entre ‘los de arriba’ y que van a adquirir dimensiones sociológicas ‘los de abajo’] que hacen daño a la patria” . es decir.Archivos de Filosofía 4-5 2009/2010 Dossier. jueces y empresarios hambreado. y el afán de finalmente. acostumbrado El caso Spiniak emerge entonces como un a presentar casos como el del Tila. caso que experimento soñado por los medios: desa- en el esquema de Foucault correspondería rrollar un melodrama con códigos porno- paradigmáticamente a la figura de una gráficos. y más bien C3 y D que interpela.11 A pesar de una línea editorial Spiniak y la sociología a hacerse cargo de caracterizada por la “renuncia al concepto explicar la monstruosidad caníbal del Tila. Pero las narrativas mediáticas homosexuales. la figura monstruosa reafirman el orden clasista y patriarcal del del poderoso (“rey incestuoso” o “padre relato mediático: la perversión del padre es déspota”) cuyo “sobrepoder” transforma su problema de toda la familia. sobre ambas figuras muestran una extra- prostituidos. protagonizadas propia del pueblo insurrecto. como lógico del príncipe se vuelve un problema elemento singular de su “monstruosidad”. niños y jóvenes de la calle. Técnica y producción del hombre posesión de cocaína. la perversión libertinaje en una monstruosidad sádica. socio-político y el problema social del niño condición y posición resumida en el apodo delincuente será entendido como psicosis Calígula. antes impensables y los asaltos sexuales del el “diario popular” informaba a los lectores marginal terminan siendo reducidos como de poblaciones poniendo siempre el acento objeto de la psiquiatría.14 En su particular visión de “la individual. Las “lecciones del monstruo familia chilena”. y dominación de clase. del niño es un problema residual a ser re- Esta figura era sin duda una anomalía en el suelto por el padre. caníbal y por políticos sádicos. encar- ña inversión de las lógicas disciplinarias nando cada uno de ellos una figura moral. encargadas de explicarlas: mientras que el El melodrama es sin duda la especialidad psicoanálisis estaba llamado a dar cuenta de la prensa sensacionalista y el género pri- de dominación” de clases 12 13 15 76 . describir fantasías de poder “monstruosidad popular antropófaga”. armas de fuego y por- de la figura principesca del masoquista nografía. drogados y asesinados. El problema psico- en la condición de clase de Spiniak.

la de un rico to” en las culturas subalternas.21 Tanto más. “villanos” ambivalente ¿Spiniak domina o es domina- y “bobos”. es decir. igual que las víctimas de la dictadura. En efecto. persistían las preguntas de respuesta rrolló el caso. la de un agente dominante el genero dramático y el porno. pero la ambivalencia de en cuenta las importantes diferencias entre esta situación.18 Pero a la empresario abusado y humillado por niños estructura melodramática con que se desa- pobres. hay que sumar los elementos do? ¿Humilla o es humillado? ¿Abusa o es pornográficos de la puesta en escena. focalizados en la demanda por descripciones que el caso Spiniak sigue siendo objeto y afectaciones esencialmente pornográficas: de estudios. ya que su estética “la sopa de Claudio”20). generaba más perplejidad y morbo construidos biográficamente. mientras que el ¿Fue o no fue penetrado? ¿Quién “hace sexo Informe Valech parece ser hoy un artefacto oral” a quién? ¿Qué tan jóvenes eran estos ilegible. estado de excepción militar. una condensación insoportable e cuerpos. lo que abusado? Surge así en subtexto el problema no deja de ser paradójico cuando tomamos del consentimiento. con nombres que las formas claras de dominación y abuso propios y tensionados por una historia y un que presentó el Informe de la Comisión contexto. 12. Y es en ese tratamiento diferencial más que la red de protección institucional en que se orquesta la pornografía que guía de cientos de torturadores y asesinos que las preguntas. ante pone en escena el “drama del reconocimien- lo inverosímil de esta escena. con “justicieros”. Los jóvenes testigos. sin embargo. seguimientos periodísticos y ¿Spiniak penetró o no penetró a los jóvenes? programas de televisión. los personajes “privados”. fueron entre las cuales un fetiche excrementario. coprofagia y otras bizarrerías. identificados por protección” de un masoquista escandalizaba iniciales. si que obliga a niños subalternos a que lo do- bien los personajes públicos del caso fueron minen. polémicas y debates que defi- ampararon sus pulsiones sádicas en el nirían los grados de culpabilidad y violencia. Valech (2005). esta supuesta “red de cieron en el anonimato. al tos verbales.Deseo de clase y violencia sexual / Jorge Pavez Ojeda vilegiado de la televisión. maltra- respetuoso silencio. mantenidos en el anonimato. mientras que 19 77 . 14. 16 ó 20 años? De la escena intratable de dolor humano. ante el cual masoquista se conocieron rápidamente los sólo se permiten las condolencias de un pormenores (prácticas de bondage. Mientras el juez Muñoz los jóvenes prostitutos de la calle permane- investigaba a Spiniak.

24 Esto a partir de múltiples fantasías de los (¿falsos?) testigos. el único que es “pura superficialidad de pliegues”. funciona- senador Jovino Novoa. sobre las superficies de pantallas o close-up: “el uso del close-up responde al y tabloides. etc.25 Las consecuencias abajo que el otro. ginecomastia. una operación básica de sus procedimientos Quedan así expuestos penetraciones. En la se negara pudorosamente a publicar estas prensa del caso Spiniak. Técnica y producción del hombre los cuerpos de los políticos sospechosos —el detalle de un funcionamiento. La “cámara oculta” usada para de una exposición pornográfica que lo hace registrar un juez en el sauna. de las corporaciones (de políticos. mal olor. el alcalde Hernán miento que por lo general corresponde a la Pinto— fueron descritos en diarios y te- marca diferencial de una conexión (pene- levisión hasta en sus más íntimos detalles: tración). se está víctima “G. granos de carne y verrugas del close-up son para Menard la relegación en el entrepierna. es ejemplo más legible ante los consumidores. No es de extrañar que haya sido La y la producción de una visibilidad total que Nación. más aún cuando del poder judicial. hoy acos- sintomático de este close-up sobre un órgano tumbrados a estos códigos. superficies y pliegues de figura pública que le otorgó a la testigo y los órganos biológicos del cuerpo. nimia del funcionamiento de los cuerpos El lenguaje pornográfico desarrollado por corporativos como poderes prostituyentes. su corte y su registro una cicatriz en la espalda. flujos descriptivos como lo es el recorte de campo y cortes. se desata- elementales de la orden y la descripción” rán todas las fantasías sobre la incontinencia tendientes a la dislocación de un “yo respon- de los cuerpos amparados por la institución.Archivos de Filosofía 4-5 2009/2010 Dossier. Y es el pornográfico (re) también como metonimia: al enfocar el conocimiento descriptivo del cuerpo de la funcionamiento. el close-up se realiza descripciones. jueces.” el estrellato del nombre propio: enfocando el funcionamiento de los órganos Gemita Bueno. los medios se podrá reducir a “las funciones Luego del caso Calvo-Chilevisión. de un flujo. del nombre propio y de la historia del sujeto. El close-up pornográfico sobre objetivo pornográfico central de mostrar el la vida poderosa y las instituciones prosti- 22 23 78 . un testículo más sobre una superficie”. El expediente Spiniak se beneficia entonces empresarios). desplegando la meto- están insertados en relatos tele-novelescos. el diario de gobierno. sable” (aquel que reúne identidad personal incontinencia sólo comparable a la de las e integridad corporal).

En este sentido. Nelson Ávila. irrisión propiamente masoquista medios del bullado caso . in- Carlos Bombal. encontró una concepción popular de los agentes así gran eco en los espectadores.Deseo de clase y violencia sexual / Jorge Pavez Ojeda tuyentes pretendía así revelar la dimensión de una gran conciencia social del “superyó sádica del funcionamiento del poder. Alberto Espina y “intachable”. carente de “yo” ya sonaje quedan relegados ante la obscenidad que “no tiene más yo que el de sus víctimas: institucional. aunque no con los rumores. ya que estaban por fin exponiendo en Chile. participaran de orgías con ser sádicas. Nadie. disponibles del poder como entes eminentemente para someter “su propia integridad de sujeto sádicos. Y fue tan inverosímil que explica quizás la notable aprobación de la un exitoso empresario tuviera un “superyó” audiencia a la cobertura que hicieron los irrisorio. Esto prostitutas/os. y el pueblo. satisfacción sexual. a pesar de los de un “yo” que privilegia el contrato por procesos que se abrieron en contra de varios sobre la institución. Los aplastador” que para Deleuze caracteriza la nombres propios y la historia de cada per- institucionalidad sádica. En cambio. Carlos Cantero. Hay sin duda una verdad espiritual en esta La incontinencia verbal de los testigos. salvo los periodistas monstruo reducido a un superyó”. Pero ya había versas fantasías. empresario de la Cámara de Comercio. a las fuerzas disolventes de la de- 26 27 79 . de familia Pinto. cree en el masoquismo de un fue siempre verosímil que Jovino Novoa. Las instituciones solo pueden muchos otros29. Al publicar hasta los fuera coherente con su lucha por los dere- más pornográficos rumores y las más per- chos humanos en dictadura. de clases altas y bajas.28 Por eso del Mercurio. siguió periodistas y de las sesiones de numerosos siendo verosímil la acusación al senador comités de ética no conformes con la in- Lavandero (2005) por abusos sexuales a continencia de testigos y la complicidad menores. se podría hablar nominado. los órganos institucionales desean los deseos públicos de clase por sobre los y disponen de los cuerpos jóvenes para su intereses privados del capital. Hernán geniero comercial de la Católica. los medios se ganaron a su quedado claro para la “opinión pública” que público. y el ventrilocuis- de tantos testigos sin nombre muestra mo de los medios con estas voces. pro- pornografía: tanta disposición pública a pia de quien es consciente de ser escuchado creer en las fantasías sexuales-criminales por primera y última vez. sus víctimas.

de “lo real” como construcción fantasmática La aparición de la fantasía coincide así con la está también contenida la posibilidad de la aparición del auto-erotismo. etc.Archivos de Filosofía 4-5 2009/2010 Dossier. produciendo el suspende aquí es la dominación de clases en abismo donde el sujeto de deseo se duplica un régimen prostitucional y lo que se vuelve y de-subjetiva en su objeto. como puesta en suspende la acción y “lo que establece que escena y dispersión del sujeto en una varie- lo posible puede exceder lo real”36. suspendido y puesto en cuestión por la 31 80 32 . “El fantasma es el lugar o el habita”. donde el masoquista neutraliza transgresión por el deseo de los intereses que el sadismo. que “generan y restringen las temáticas de la víctima/verdugo. dislo- cuál es penetrada? ¿cuál grupo es la víctima cado. en la división del yo fantasía”33. podríamos adelantar que las corporativos propugnaban así la disyunción/ fantasías públicas desplegadas en torno a las dislocación de la responsabilidad del yo es- fiestas privadas de Spiniak están indicando pectador.30 Las descripciones pornográficas Butler con Foucault. la prohibición precede del funcionamiento de órganos corporales y a la fantasía. en su suspensión. para “superar la posible es la cópula de clases. propicia ción de un objeto original”. La dislocación la indagación crítica sobre lo que constituye que es efecto de esta representación parece ser la acción”. como esfuerzo fantasía de ser “la escena misma que suspende “tanto de cubrir como de contener la separa- la acción y que. pene/ori- En esta designación impostada y persistente ficio). lo que se dad de posiciones de clase. como cuestio- distinción entre un sujeto deseoso y su objeto namiento a la pretensión ontológica de la instalando un escenario imaginario en el cual clase dominante de producir la realidad desde el sujeto se apropia de ambas posiciones y las la institución.e. escena de soquismo”.37 Es entonces el funcionamiento constituyen estas clases: ¿qué clase penetra y de las instituciones que es tensionado.35 Si la fantasía es la escena que obra de una fantasía clasista. Técnica y producción del hombre riva pornográfica (del sujeto y los nombres y cuál es el verdugo? Si como dice Judith propios)”. En los términos de una corpora- teatro de un proceso de desexualización y re- lidad colectiva.34 del funcionamiento mecánico (p. penetrante/penetrado. y por la auto-afectación masturbatoria.e. “lugar de nacimiento del ma- escena del abismo entre las clases. disyunción observada en los actores la existencia de una serie de prohibiciones del espectáculo (p. y que al poner en escena el deseo espectador entre los dos elementos/órganos designan “el afuera constitutivo de lo real”.). esta dislocación se da como sexualización”.

orificios duplica la vida y el carácter. los tres casos revelan la clase. en el que la violencia sexual se puede dimensiones pornológicas que apuntan a la leer como trasgresión de los interdictos de clase invisibilidad y la improbable representación en una sociedad tan estratificada y segregada de un régimen prostitucional generalizado. El Tila parece haber operado por muchas veces “perkins”. Mientras que Spiniak convocaba a los En la cárcel.Deseo de clase y violencia sexual / Jorge Pavez Ojeda fantasía de un contrato social (masoquista) y víctimas a familias con hijos. y Pérez Silva atacaba en el mismo terri- de la acción prostituyente. y sus deseos se inscriben en Tila. mientras que nificancia subjetiva de los criminales.38 Spiniak 81 . parejas y mujeres como fantasía de una dialéctica masoquista solas. mineros que eran también su especialidad labo- antecedieron los casos del “psicópata de Alto ral como contratista de perforaciones mineras. modo de funcionamiento prostituyente de las El Tila destaca también por ser el único de instituciones y una trasgresión a las relaciones los tres criado en el hampa. cuyo nombre condensa una lugares en que paseaba con su pareja. su imagen es más bien con- jóvenes de la Plaza de Armas. por altos alejados entre sí. Veremos que esta donde las niñas de la pobreza tarapaqueña territorialidad marcadamente clasista muestra encontraron la muerte. incluyendo entre sus las películas de Hannibal Lecter. Aunque Alto Hospicio no es Las Condes la temporalidad con la raya esquizoide que ni la Dehesa. torio donde vivía. Renca y Puente tradictoria: mientras que la prensa señala Alto a los “carretes” en sus casas de Vitacura y que se le consideraba “cobarde”. su abogado subraya “muestreo teórico” para sus asaltos en barrio el miedo que generaba en otros reclusos y la alto. un como la chilena. interés. y los piques mineros. asesinando en los mismos Al caso Spiniak. por una preservan la significación genérica y la insig- marca espacial de la diferencia. Julio los otros marcan gregariamente su territorio Pérez Silva y Roberto Martínez Vásquez. no se comparan a las sin ambigüedades un deseo de clase o contra mansiones de Vitacura. El deseo de clase aparece en El Tila como asalto nombres de casos jurídico-psiquiátricos que a territorios que le son interdictos. ya que disponía de numerosos panfletos mitología que prolifera en torno a él. piques multiplicidad de pliegues socio-políticos. El de pertenencia. Hospicio” y del “psicópata de La Dehesa”. entre la “cana” de clase como expresión del deseo en contra del y las instituciones “de protección” social. muy inmobiliarios y sus ataques fueron en sectores inspirado según el mismo abogado. y que fue Las Condes.

cuyo lenguaje erótico. los términos clínicos usados ejemplo de la “corrosión del carácter” en —masoquismo y sadismo— remiten a una las sociedades del trabajo flexible. trabajador sumiso. El Tila puede leer en continuidad con las escenas es también el más transparente. y la la extraña afición de Spiniak de rodearse de espectacularidad de su arresto filmado se gente de tan bajo estrato social.44 Se trata de una encuentre un “mal padre”. el ero- buena porque “exitosa”. La doble vida de Spiniak también es nexión con su propio límite. ya que la suya el mismo definirá como “perros carroñeros”. ‘no lenguaje’ (la violencia que no habla. buen futbolista. guarda en su interior. buena al masoquista libre”. Pérez Silva en cambio tiene dos: en integrante del triunfo masoquista. que ni siquiera tiene “una vida”. es un violador que dice mantener elementales de la orden y la descripción”43 y “relaciones sexuales normales” con sus víc- “se propone ante todo situar el lenguaje en co- timas. el que no de partuzas donde Spiniak era amarrado a la tiene “doble vida”: como él mismo señala. aburrido de hacerle se describe una especie de goce de la humi- favores a todos. cama y maltratado por sus prostitutos. la de Sade y Sacher- delata su maltrato a los animales. de Sacher-Masoch. así todas las funcio- pasó a ser Don Claudio desde el día en nes paternas se transfieren a imágenes de que hizo valer su cinturón negro de karate. en la lectura suficiente como para develarlo. y una vez preso en la penitenciaria. su timidez es del pornógrafo.41 Durante el proceso. lo que confirma literatura que sirve para “nombrar el doble del 39 40 82 . el golpeado y humillado la percepción canera tendrá una evolución es la imagen del padre que el masoquista similar: de “tatita” que oficiaba de madre. Ella hace su vida pública es un “buen padre”. mujer. con una suerte de la cara secreta de una “buena” vida pública. Aquí también se comentaba llación propia del acusado ante el juez. Si los medios han clasificado la “monstruo- un “hombre modelo” que asume su subor- sidad” de estos personajes con el entusiasmo dinación a las instituciones. Técnica y producción del hombre en cambio se fue acercando al mundo del su dimensión masoquista secreta: en la obra hampa. “no se deja reducir a las funciones secreta. se la quedaron las instituciones “de protec- Hay que recordar aquí que “la culpa es parte ción”. En su vida de Deleuze. aunque él mismo se tismo del que no se habla)”.42 pareja. Sólo lo “literatura pornológica”. el personaje dejando con varias fracturas al “mejor para masoquista se toma la escena por completo: los combos” de su calle.Archivos de Filosofía 4-5 2009/2010 Dossier. pero no lo Masoch.

y ningún poder. Iquique. Alto Hospicio. violencia contractual y nal. de apropiación de las mujeres será condición pero hacia una función dialéctica. mítica y previa para el contrato social que le sigue.46 En lo que sigue. la del estatus y el género. en Masoch. del monstruo”. la función imperativa mujeres por el patriarca. Este esquema se basa en nación económica ante su pareja femenina. proponemos Pérez Silva es un trabajador precario. Este hito en la bio- perpetradas en Alto Hospicio por Pérez Silva grafía de Pérez Silva no sería tan importante podemos recurrir al esquema propuesto por la movilidad territorial que le otorgó al por Rita Segato para explicar la violencia violador48. El supera hacia una pura función demostrativa reconocimiento entre machos del derecho e instituyente. persuasiva. En esta lógica. contrato social. patriarcal de confirmar la dominación de su estatus masculino ante la comunidad de sus El fundamento sádico de la autoridad: pares genéricos. y de los grados de violencia que posición disminuida en una sociedad margi- supone esta dislocación. escasos recursos (su cónyuge tiene más patri- para dar cuenta de las lógicas y figuras del sujeto monio que él). matrimoniales o de las dos perversiones.Deseo de clase y violencia sexual / Jorge Pavez Ojeda mundo”. Esta repartición toca a lo esencial en sus variantes laborales. tal es la doble reflexión prostitucionales. Su pornoscópico.47 En términos de estatus. la violación puede ser 83 .45 sexual se funda sobre la apropiación de las Mientras que “en Sade. suburbio de una ciudad violencia demostrativa de las funciones de do- de alto consumo. la crítica de Carol Pateman al contractualis- La dimensión territorial es sin embargo mo rousseauniano. el contrato lo que es discutible). de personalidad opaca. crítica que establece un importante. “recoger su violencia y su exceso”. se supera también. con dislocado en el abismo gráfico del espectáculo vínculos sociales débiles. de una crítica pornológica de los casos descritos. es relevante instituciones y contrato social el hecho que inicie sus crímenes cuando su conviviente le regala un automóvil y las Para entender las violaciones homicidas clases de conducción. dando origen a la y descriptiva del lenguaje [pornográfico] se primera ley. mandato de las descripciones. desplegadas ambas en la superficie sobre él el “mandato de violación”. Para Pateman. habría impuesto minación. sino por confirmar su subordi- sexual masculina. ya que en las sociedades de “contrato sexual” anterior y en la base del estatus (que Segato considera pre-modernas.

Durante los de la soberanía territorial”. puede nales repetían. no justificaba el pura” de cualquier forma contractual (social.49 de estas reclamaron insistentemente ante La obsesión de Pérez Silva por recorrer el policías civiles y uniformadas. denunciado la fatalidad prostitucional como “negación por las madres.50 Versión acep- Sin embargo. el abuso sexual doméstico. destinadas a imponer Ayala. con una sistematicidad pro- ser entendida como el deseo de ejercer esta piamente sádica. el minis- se observa en los crímenes de Alto Hospicio. un análisis pornológico per- tada por el intendente Jorge Tapia. laboral o matrimonial). y los cuerpos son “fir- “abandono voluntario de hogar”.Archivos de Filosofía 4-5 2009/2010 Dossier. lo que al parecer clasificatorias que son en sí mismas otras justificaba los maltratos por parte de la jueza tantas violaciones. los carabineros. sino por los cuerpos de niñas. contrato social. la prostitución. para luego hijas. abandono mados” con las piedras del territorio. identificando autoridades civiles por la desaparición de sus los piques mineros abandonados. niñas. nombramiento de un ministro en visita. la violencia y mineros como extensiones mutuas. y psicólogos. A . juzgados y territorio de Alto Hospicio. especie de horda la presidencia de la República. donde se marca el territorio con no eran por “presunta desgracia”. sino. que opera por asignaciones “de alto riesgo social”. los informes institucio- empujar a sus víctimas en su interior. como en el caso de Ciudad educadores del Liceo donde estudiaban las Juárez analizado por Segato. la dirección tructuras más complejas de la violencia que de la policía civil (Nelson Mery). la PDI y los carabineros. ampara- patriarcal remanente que se abstiene del dos en diagnósticos de asistentes sociales. madres y padres el cual los violadores inscriben su firma. 51 y a la vez. la jueza mite explicar otras dimensiones del caso. según los informes. es- Eliana Ayala. Técnica y producción del hombre 84 entendida como “extensión de la cuestión sexual. la Comisión de Familia y que ya no implican la complicidad de un de la Cámara de Diputados y finalmente “segundo estado” paralelo. que coincidían todos las fantasías institucionales de un Leviatán en calificar los hogares de las niñas como prostituyente. la cionando cuerpos femeninos y territorios drogadicción. en la medida en largos tres años en que Pérez Silva y sus pares el cuerpo de la mujer es el territorio por el genéricos mataron y violaron impunemente cual los hombres compiten entre sí y sobre a niñas de Alto Hospicio. terio del interior. fun- cuyas causas eran. que estas desapariciones soberanía. más bien. Sin embargo.

ella necesitaba vestirse bien y todo. al centro de padres y a la presidenta del centro de padres que dice que las niñas se prostituyen por mil quinientos pesos con los camioneros que pasan cerca de la carretera. sus hijas no son lo que ustedes piensan’.53 Le dije a los policías que mi hija se había perdido. después desapareció. y también me dijo ‘¿no la ha matado y la ha enterrado por ahí?’. porque era señorita.. entra y dice: ‘no. nos cerraban las puertas. digan qué clase de hijas tienen. dejó pasar unos días y volvió y me dijo: ‘¿no ha vendido a su hija por unos milloncitos?’. La presidenta dice que.’ ¿se lo dijo a ustedes?. se prostituyen […] Los mismos profesores sabían que los policías decían: ‘No. pa’ qué las buscan tanto. muy pobres somos.’. Esa es la tesis que tenían ellos y lo que les informaban a los profesores. buscábamos juntas por aquí. no se preocupen’. Las entrevistas y documentos recogidos por Jimena Silva a los familiares de las víctimas son reveladores de este punto: Habíamos avisado que íbamos a ir a hablar con los padres y los profesores del colegio. empezamos a ir a las autoridades… a exigir que nos dieran respuestas. mi hija no es así. ‘¡usted no sabe qué clase de hija tengo yo!.. que cuando nos veía llegar echaba garabatos. decía ‘ya vienen estas viejas tal por cual a molestar’. padres. Yo le dije: mire. si son cabras sueltas. y nos hicieron una contra manifestación. Garay le dijo. empezando por el ex intendente Tapia. por allá. por “alianza 85 . Ese suboficial viene. y ellos también dieron su opinión al decir que las niñas eran unas sueltas y que andaban fumando drogas. se lo dijo a Garay. dice ‘si estas cabritas se van a prostituirse por unas monedas nomás. en todo opuesta a las relaciones contractuales que establece el masoquista. porque su niña necesita monedas’. pero cada vez. de su “posesión instituida” y su “razón demostrativa”. ‘y déjela tranquila nomás.56 Difícil no ver aquí la expresión del sadismo de las instituciones. porque ella siempre mantiene plata. dijo. insistiendo en que las menores se van a prostituirse y que no la buscáramos más. pero somos decentes54. porque yo le doy. porque ella es señorita.Deseo de clase y violencia sexual / Jorge Pavez Ojeda la condena institucional y moral de padres considerados abusadores. cuando salen de la escuela.52 Yo hago una crítica a la esencia de la junta de profesores. se sumaba la condena institucional y mediática de niñas consideradas “prostitutas” y “drogadictas”.. del centro de alumnos.. había lindos carteles que decían: ‘Padres. en la situación que vivía.55 Carabineros e Investigaciones empezaron a concurrir a mi domicilio casi todos los días a preguntar si sabíamos algo de las niñas. está muy equivocado. iba a ir a ganar plata fácilmente e iba a estar bien. dijo: ‘con una adivina vi yo todas esas cosas y su niña se está prostituyendo’.. porque ella. ahí me dijeron que no me preocupara. mi mamá le da’. y se van porque viven mal y se prostituyen.. porque mi hija era bonita. estuvieron una semana puestos […] Nos empezamos a juntar con las mamás. yo los tengo.

agentes poder y potencia”. Como (sexual y en este caso social) genera una ley lo revela un titular de La Cuarta. la política del presidente Lagos sintetizada en una alianza fundamentalmente dirigida en el aforismo sádico “en Chile. si es jurídica en la que operan un movimiento que no emerge. “Estu- en base al contrato. ley que ambos —estatales y mediáticas— y de su fantasía buscan destituir: el contrato masoquista sádica de prostitución universal. mientras que la insti- diantes perdidas: pidiendo plata o dando . ava- y la selección de las hijas”. Saint-Just sobre la necesidad de “institu- ven en la potencial libertad de las niñas ciones de movimiento perpetuo” inspiró la una proyección fantasmática de heroínas filosofía sadiana. y el de Masoch pero no la alcanza” y termina siendo “pura en contratos.61 Como el pensamiento de Sade ción del acto “pone en escena la saciedad se expresa en instituciones.60 La “prostitución universal” gente no molestaría.58 Vemos así en el discur- ciones funcionan”. como explica el mismo como proyección de las instituciones está en Pérez Silva al relatar el celo de carabineros el centro del programa sádico y se opone a en conseguir su confesión: “ellos querian la “prostitución ideal” masoquista que “des- tener un curpable y aclarar todo esto para cansa sobre un contrato privado por el cual cuando llegara el precidente de la republica el héroe masoquista persuade a su mujer. para que se entregue a Si en la fantasía del violador. de las mismas instituciones inverso en relación a la ley. en y la gente no lo molestara”. de Sade.57 tución reemplaza “el sistema de derechos y Como en la lectura que Klossowski hace deberes por un modelo dinámico de acción. las institu- contra la madre”.64 tanto madre buena. el “sueño de prostitución de tener los padres y madres de las desapa- universal” sádico. ambos suponen una distinción pérdida”65.59 discurso cargado lando el sadismo institucional y sus tesis de de esa “apatía sádica que se ejerce contra el prostitución universal. y también parece inspirar sádicas por “unión sodomita con el padre.Archivos de Filosofía 4-5 2009/2010 Dossier. que “se proyecta en una recidas que disculparse públicamente ante el institución objetiva que debe garantizar al presidente por haberlo insultado cuando en mismo tiempo la destrucción de las madres su viaje a Iquique no quiso recibirlos. la sentimiento”. esta opacidad se transmite. Funcionaban al punto so institucional.62 Esta teoría del jacobino institucionales de la ley y la educación. la consuma- los otros”. policías y profesores. Técnica y producción del hombre 86 contraída” e “imaginación dialéctica”.63 Y si funcionaban.

67 De ahí la dimensión sádica de negación pura del sádico como “delirio de La Cuarta: al promover la resignación ante la razón” “niega la naturaleza segunda así la pobreza y su explicación por la fatalidad. el cuerpo impersonal.Deseo de clase y violencia sexual / Jorge Pavez Ojeda amor”66. el director de policía Mery. impone la aceleración y con- de las niñas. en la las niñas “son unas perdidas”. en su “proceso perdidas”. donde la saciedad está restringida al Tapia. las instituciones proclaman que parcial de muerte y destrucción”. del presidente Lagos. “es por el número gastado en la movimiento perpetuo”71: instituciones que fantasía que la sociedad clandestina imagi- “funcionan”… Esto explica que en el relato nada por Sade tiene cautivo el mundo de las de los padres se confundan las figuras sádicas sublimaciones institucionales”. ni siquiera idea klossowskiana de las dos naturalezas requiere de lo que los psicólogos llamaron develadas en el sadismo: la “naturaleza un “ancla emocional”. como fantasía de “recupera- densación de la violencia parcial hasta “la ción y articulación imaginaria de ese objeto negación pura como Idea totalizadora”. Sade prueba de las autoridades. se trata aquí también de subrayar segunda” posibilita la individuación y la una pérdida y una gratuidad: mientras conservación. En la sociedad consumis- los prefectos de Carabineros. El argumento “naturaleza primera” que orienta el sadismo. universal ya no como contrato sino como La naturalización institucional del devenir fatalidad de la pobreza. el así que “nada es más contrario al goce que senador Lagos. Como mostró movimiento perpetuo e instituciones de Klossowski.70 El paso naturaliza- su fantasía populista disimula la pérdida dor de la segunda a la primera naturaleza de los cuerpos y del lugar de la soberanía implicará entonces para el sadismo “el popular. como su propio Yo”. prostitucional permite el “disimulo de la impera el “caos primordial” y su elemento pérdida” de un objeto original. presentando la prostitución como esfuerzo de instaurar un mecanismo de equivalencia de la fatalidad. el elemento personal en que los padres insisten en que sus hijas “están el “yo” imita la naturaleza. fría y sensual.72 El ejemplo más cla- 68 87 . recurrente y serial” de la y cada uno de ellos instituyen la “negación 69 fantasía. ya que todos escenario “fugaz. el intendente ta. que en tanto expe- prostitucional de las niñas remite así a la riencia masoquista. la gratuidad”. La perdido”. con la del “psicópata”. la prostitución sería entonces el pura” del contrato social y la prostitución goce de los pobres.

] porque incluso mi hija. hay unos pacos que nos andan molestando […] Lo que pasa es que los policías de acá se aprovechan de las niñas de acá que tienen necesidades. Entonces. que era el mismo que decía que las niñas se prostituían [. los carabineros veían todo eso. pero algunos. apodado “El Paco” en sus tiempos mozos en Puchuncaví.. porque son grupos que dicen: ‘Capitán qué se va a preocupar. no todos. al menos los tres comprobados de los siete que confiesa y de los catorce que se le achacan. me dijo un día: ‘papito. Los crímenes de Pérez Silva.75 Al segundo día incomunicado desde su arresto. y como abusan. Técnica y producción del hombre ro está en las apariciones de los carabineros timos de tres carabineros: “me empezaron en los relatos de los padres: adecir que mis hijas y las de nanci estaban grande y bonita y que alomejor no me Las mismas niñas decían que andaba un auto blanco que las miraba y que cuando había gente adulta pasaba de largo. si ellos sabían. y a veces se venían todas por acá. como “agresión o afrenta contra otro . con la cual se identifica Pérez Silva. y le dan. por acá. Les ‘tiraban el churro’ a las niñas. y eso mancha la tesis de todos los demás. y en una carta destinada a ser difundida denuncia ser víctima de un complot..Archivos de Filosofía 4-5 2009/2010 Dossier. el inculpado es llevado con TEC cerrado al hospital. en este caso las jóvenes de declaraciones y cartas del mismo Pérez Silva.77 Estas sospechas apuntan directamente a la configuración sadiana de una institución policial como Sociedad de Amigos del Crimen. También le señala a su pareja Nancy Boero que sus hijas “están en peligro”76. ellos manejan la droga acá.73 88 Todos estos veían eso. que era del mismo oficial Arriagada. Alto Hospicio. las que vivían por este sector. que coquetean por la calle en quién llegó a escribir que sus confesiones vez de encerrarse en casa hasta el matrimo- iniciales habían sido bajo apremios ilegí- nio.74 gustaria que ellas desaparecieran […] Luego me empezaron adecir que yo tenia que curparme de todo lo que me iban amostrar sino queria que a las niñas mia y de nanci les pasara lo mismo”. porque pasaban ahí a la feria a mirar un poco.. se pueden entender como “actos semióticos” en la triple referencia propuesta por Segato: como sujeto “moralizador” que aplica “castigo o venganza contra una mujer genérica que Estos testimonios son coherentes con las salio de su lugar”. y por acá trajinaban harto todas las niñas. y tienen relaciones sexuales con las niñas. si las cabras son unas sueltas’. las que andan metidas en la droga acá. no. Carabineros sabía. antes de que se perdiera. como las niñas están enfermas.. incluso había otro auto blanco que no tenía patente. nosotros sospechábamos de todo el mundo.

El violador inscribe estas demostrar la identidad entre la violencia y “compañías silenciosas” en su esfera maso- la demostración”. La “estructura dialógica. to de violación es su deber contractual con y como “demostración de fuerza y virilidad sus pares masculinos y responde también a ante una comunidad de pares”. sino monológica.Deseo de clase y violencia sexual / Jorge Pavez Ojeda hombre genérico”. así apuntar directamente a la denuncia de esta como la víctima del sadismo no puede ser identidad: su violencia fue la demostración masoquista ya que “pertenece enteramente de su condición de desecho social. todos los de transgredir el sadismo institucional por hombres de la población que nunca aten- medio de la firma de un contrato. Lo que el masoquista desea es el más bien. nos acerca así a un perfil “mostrar que el razonamiento mismo es masoquista. comunidad una fantasía de las instituciones de control. de masculinidad.78 Estas dimensiones no ya que no hay contrato en el mundo del configuran al violador como sádico sino sádico. como un masoquista. “siempre una ruptura contractual”82. insignificante y sin rasgos resaltantes Segato. como señala la misma opaco. orquestando la violencia entonces para el imaginario del masoquista pornológica del resentimiento para los que 89 . en una demostración “que imaginarios —la comunidad del estatus se confunde con la soledad perfecta y la masculino— en la dialéctica de un contrato omnipotencia del demostrador. que busca saje del violador79. en este caso. atrapado cumplimiento de un contrato de género. Por su parte.83 quista.81 Se trata ganza social. El Tila estaba representando soportará a una víctima masoquista… pero el espectáculo que quería ver el público. tampoco un masoquista soportará a un haciendo posible la fantasía de una ven- verdugo verdaderamente sádico”. su manda- dieron ni reconocieron al “hombre tímido”. De al- al sadismo”. Esta razón no es se le reconozca como parte. que inscribe a sus interlocutores una violencia”. los alegatos del Tila parecen ya que este “pertenece al masoquismo”.80 “Jamás un verdadero sádico guna manera. Se trata de de dominación. Es el monólogo dialógica” bajtiniana que propone Segato del “instructor” sádico (opuesto a la persua- para revelar el “superdestinatario” del men- sión del “educador masoquista”). en el diálogo imaginario con sus pares. intentando apropiarse del verdugo. para sobreponerse a la negación como idea desesperado por firmar un contrato en que de la razón institucional. que parecía interesarle mucho este personaje la violación no es.

ya que al usar al masoquis- social no se está cumpliendo.86 Como una clase etaria del otro género y de una he intentado mostrar. El Tila mues- fantasías sobre la prostitucionalidad de las tra su opción trágica. auto-destrucción y la destrucción del otro. más acá divergen en cuanto al sujeto de la fantasía. puede verse el carácter Spiniak parecen tomarse una revancha sobre masoquista de quien. pero mediático. mientras que la venganza del Clases sociales y monstruos anonimales Tila fue la violencia sexual contra las mujeres de clase alta. cuenta de la violencia que ejerce como se aplica mejor al caso de Alto Hospicio. al ver que el contrato las instituciones. Ambos casos dan en espectáculo la domi- Si ampliamos el foco más acá del close-up nación institucional sobre los cuerpos.85 consecuencias políticas de sus testimonios 84 como víctimas. que buscan destituirla toras”. de los detalles genitales y quirúrgicos del De hecho. Cuando dice y escribe “quiero una donde los agentes del poder desataban sus vida”. Diamela instituciones las que operan en forma clasis- Eltit ha rescatado la figura política del sa- ta. se inmola en ta para desatar su fantasía sobre el sadismo una misión sacrificial para denunciar este de los poderosos. del él. “un remedo de vida” . son las 90 En su comentario del caso Spiniak. los jóvenes protagonistas del caso descuartizamiento. invierten la lógica institu- incumplimiento. Técnica y producción del hombre viven en el estado de excepción como regla. femeninos). que lo mueve entre la niñas víctimas. infantiles. La ley tiraniza. se parecen De la firma del contrato a la negación total al Tila. las instituciones van a inscribir su poder e Su resentimiento de clase se traslada hacia intentar su ampliación “sin límite”. En Alto Hospicio. esta lectura sadiana de misma clase social. como Carlinga o Gemita Bueno. Los testigos contra Spiniak. que él mismo alimenta. en su trayectoria de precariedad y del mismo. tanto al maso- su relación con las instituciones “benefac- quista como al sádico. y la imposible vida fuera cional que gobernó el caso Alto Hospicio. consecuencia de la violencia de la que fue . El Tila dará vulnerables (pobres. la transformación ilegalista de los cuerpos En sus declaraciones y escritos.Archivos de Filosofía 4-5 2009/2010 Dossier. mientras que el psicópata se beneficia del dismo para destacar los cuerpos de niños clasismo para autoafirmar su masculinidad prostituidos como el objeto sobre el cual desvalida en su precaria condición de clase. pero su venganza de clase fueron las radicalmente.

habla de mi vida como si fuese para delinquir y no en delitos que cometí intentando mejorar el Remedo de vida y familia que tengo. las institucio- y la demostración que hace de su potencia nes clasistas y algunos miembros del entorno de negación. en momentos asesinos en los que se liberaba de su pasión de venganza y de los afectos de la compasión para establecer en las reglas del crimen un lugar para el apathos. la carta del “monstruo moral”.87 En determinista y una mística personalista que la carta al ministro Insulza. burocracia y estadísticas se de (sic) un tiempo en su apretada agenda para leer los tales. se de cuenta que muchos chilenos y yo No nacimos delincuentes. ya que nunca serán en terreno. Creo que a eso su merced no le aplicaría ni una gota de empatía. Afirmo esto en base a sus declaraciones a la prensa y en la obserbación (sic) de su alcurnia y solicito que ud. como señala del masoquista lo acusarán de desclasado. El Tila por su parte desea lo que tas que escribió el Tila confirman su pasión Spiniak. en cambio. por lo que esta inversión toma los avisos clasificados y los contratos). firma- el carácter de una revancha del resentimiento da con su nombre (Roberto José Martínez social. va a destacar por el relato En el caso Spiniak. Pero esta y otras car- dominante. transformará el resentimiento en una potencia de destrucción y negación total.Deseo de clase y violencia sexual / Jorge Pavez Ojeda víctima. Como víctima de la socie- el análisis de clase: dad. fracasados los programas de “reinserción” (SENAME) que se le asignaron. junto a empresario. recluido por primera vez a los 14. De su mera ejemplaridad como “delincuente habitual” (“oficio” Observo que por la calidad de sus ingresos difícilmente sus hijos lleguen a estar en riesgo social […] Ud. y alguna manera. violado por primera vez a los 11 años.). también aflora le exige venganza. Intenta revertir la lógica de la res- subrayando en una de las veinte cartas que ponsabilidad con un discurso sociológico deja al morir: “Soy un resentido social”. De de espectáculo (“delincuente habitual”). pero sin contar con los medios de un géneros preferidos del masoquista. La violencia de Pérez Silva es más funcio- V. Se vuelve así por instantes un verdugo sadiano que da demostraciones de racional venganza. el “producto por invertir sexualmente su posición de clase interno de la sociedad”. invertir sexualmente su posición de masoquista (la carta anónima es uno de los clase. como es profecional (sic) de informes. potencia que es. las “redes de prostitución” de 91 .88 con el que firma su carta al ministro del interior Insulza). Quizas de esa manera. pero destacando el anonimato en que nal: ejecuta sexualmente la denigración social e se hubiera mantenido su vida sin crímenes institucional de los cuerpos de la pobreza.

Quiroga. no lo rebajaba por su Claudio que no debía gastar más dinero y condición de pobre o porque no tenía buena que debía ser más ordenado.92 Esto lo su intimidad social y sexual con jóvenes del confirma Miguel Quiroga. y traba iba a perjudicar el negocio. máquinas de afeitar. lo que era llevable”. “Michel” o “Alan”. también comenta no eran de la misma condición o ambiente los “carretes” en el dormitorio.90 Antes. alias dealer de Spiniak.Archivos de Filosofía 4-5 2009/2010 Dossier.94 La nana Mónica Fariña. fueran como fueran.95 Ella era la decía que yo era clasista”. confirma: “generalmente Bastian.91 Patricio Egaña. indicándole a uno] de igual a igual. ella trabajador sexual o no. bien educada y respeta a todas las personas y obviamente el tipo de gente que él estaba que estuvieran allá. no era racista tampoco… lo trataba [a que trataba de poner orden. compact disc. [las personas cuna”. con “mucha- social. Esto lo destacan los testimonios de manera…”. pues este valora la falta de prejuicios sociales del em- siempre se planificó como algo de buen gus- presario93: “El Claudio […] era una persona to y con muy buen nivel. siempre los respetó había señalado saber que la detestan algunos por seres humanos. Técnica y producción del hombre 92 Spiniak se vengarán de las “redes de protección” que se le han perdido también completas. Luego se con Spiniak. no era clasista en ese sen- personajes de las orgías porque “yo era la tido. “todos robaban. drogas.89 En careo en la casa del Arrayán en 1999. Le robaban lo que podían pillar. chequeras cuando se prostituía en las calles junto a . vivía en el dormitorio de Spiniak. Bastian y proxenetas]. también regenta de prostí- contratado para realizar un baile erótico bulo bajo el nombre de Karina. para gente bien. de la Plaza de Armas) todos trataban de cagarse al viejo de cierta chocaba. el única enterada cuando Julio López. recuerdan haber discutido “por volverá asistente y amigo del anfitrión. una de las que veía en el domicilio] aparentemente “madres” del masoquista. pero Claudio me chos más jóvenes y humildes”. social en Alto Hospicio. Él el tipo de gente que el estaba llevando al cuidaba de la integridad física de Spiniak local para sus encuentros. son delincuentes estos gallos [los prostitutos cuando tenía entre 18 y 19 años. “bajo pueblo” (o sea. lo que yo encon- en las sesiones de maltrato y humillación. cámaras. En el entorno de clase de Claudio Spiniak. Maria Feliciana. [a Claudio] se le perdían las conoce a Spiniak a los 13 años en 1989. llevando iba en contra de esto”. cercanos como su amiga y socia empresarial aparece en la vida de Spiniak a los 17 años. yo discutía por esto.

niños y jóvenes de la calle que de las orgías. andaba con los pantalones artesano que aparece en 1997. el personaje que yo conocí en auto. no gay ni de élite.100 Héctor Torres. la como cuico. como que le traía la animadversión de los demás corresponde a la institucionalidad. El de los principales inverosímiles del caso. em- Fue cuando eligió su nombre: “Yo lo que presarios o gente de televisión participando no quería era ser un cuico perno. lo que llegaba a sexópata de la alta sociedad no podía ro- molestar a su protector.96 En los primeros encuentros con saciones: no hay políticos en los videos pero Spiniak. Byron era un puto. Bastian en las orgías intentaban revertir ese insólito suena mejor que Julio. Me los daba en blanco… Al final. sindicados como los más irascibles y violentos. En un momento del escándalo.Deseo de clase y violencia sexual / Jorge Pavez Ojeda Byron y ambos querían escalar socialmente: abajo y hasta a pata pelada. entonces la fantasía por los travestis. “El Coto” Rodríguez. y todos esos Z5 querían ser como yo…97 de sauna y de los más antiguos contratados Yo parecía un A1. Bastian se define como “el y el rumor empezaron a rellenar las fiestas niñito protegido que tenía acceso a todo”. que es introducido al grupo a los 17 años. pero un puto del A1”. De hecho las acusaciones de políticos. con personajes ricos y poderosos. fueron de los preferidos. Es un nombre que tu cachai es diputada Pía Guzmán se desdice de sus acu- diferente”. prostituto Yo era como el modelo neoliberal de ahí. instalaron sus una transformación de género hasta ser testimonios precisamente en ese vacío: un conocido como Charlotte. En Plaza Italia estaba Que Spiniak se rodeara del lumpen fue uno la parte como chic […] Y yo quería eso. hamponesco. Carvajal. y en vez y fue como una hija para su protector. acomo- 93 . mientras yo andaba “Caché que en la Plaza de Armas estaban los vestido de marcas. Lo elegía porque era cuadro. sólo conversaban.98 más rascas y empecé a conocer un mundo homosexual distinto. por los privilegios Sádicos sin duda había en el grupo. se transformó en un roto que hablaba en coa. se describió sadismo. integrantes del grupo. el cuico. Bastian vivirá progresivamente declararon en el proceso. lo de masoquismo. quien no tenía gusto dearse sólo del lumpen. cuando empiece a participar Los testigos. hay gente de “alto nivel socioeconómico”. Tenía tarjeta de crédito y hasta una talonera de cheques que yo cambiaba. no tuvieron sexo.99 Años después. y “El Milico” por Spiniak (1990). pero económicos y por lo afeminado: del tipo “macho recio”.

con cierto desconocimiento del poten- ducción de objetos por su padre. excelsos en la producción semiótica “padre destructor de su propia familia. los testigos elaborarán sus relatos de torturas. que de relatos a partir de imágenes.103 nes. y una de las niñas con benefactoras y de aquellos que confiaban en una infección vaginal producto de la intro- ellas.Archivos de Filosofía 4-5 2009/2010 Dossier. electricidad. Técnica y producción del hombre 94 dados a su papel de verdugos. además de límite. como señala Deleuze. ci- impulsa a la hija a atormentar y asesinar a tas. incidencia en la producción del imaginario golpeados y maltratados por sus padres. disolviendo a la familia y prostitu- Pero sus abusos. y “se coloca por encima de todas a la cocaína y también eficientes proxenetas. Y sin duda que es violento de todos. Los testi- de Santiago y caletas del Mapocho. manipulaciones. rumores. y otras prácticas for- tiene claro porqué: “eran pájaros carroñeros. se quedaban. huérfa- monios de estos niños son sin duda lo más nos y trasgresores de la ley. Si. política y mediática con su esposa Laura Quijada. Sin embargo. golpes. llevaron al deterioro de a Spiniak daba espacio a todas las figuras las relaciones con el empresario. sexo oral. Torres cial fantasioso y narrativo de estos niños y sigue claramente el guión sadiano como jóvenes. Esa sin duda fue la encontrarán vagando por las ferias cuando apuesta de los agentes de las instituciones estos fueron presos. la posibilidad que niños de las calles hijos. y también ejemplar en cuanto 101 taban de mi dinero y yo de sus servicios”. hacia el de la sumisión y la dominación. Proxenetas y prostitutos la construcción social. pri- perteneciera a su sadismo. y Spiniak coprofagías. las leyes. violados.104 El El punto es que se había establecido un potencial metafórico de estos relatos es sin fuerte vínculo de dependencia: ellos necesi- duda enorme. “El Peter”. lo que tenía un vación de alimentos durante días. todos menores de 10 años. en este caso. robos y la competencia y peleas entre La heterogeneidad del grupo que rodeaba ellos y con otros. tuvieran alguna espeluznante del caso: abusados. Es sobre estos tropos que los jóvenes pertenece al masoquismo. los y la opinión pública. proxenetas quisieron que el cliente-víctima violaciones anales. era seguramente el más en función de lo posible. al poder de la fantasía para cuestionar lo real Torres. el verdugo social. Todos adictos la madre”. hacían citas de “lo real” que está en cuestión en este en el departamento donde vivían con sus 4 caso. sexual y 2000. presio- yendo a los suyos”. y las múltiples formas de archi-escritura 102 . zadas en situaciones de largo cautiverio.

Tampoco Bastaba con escuchar y transcribir para extraña que las instituciones benefactoras que esta literatura subalterna se volviera usen esa “toma de palabra” que favorece documento pornográfico. entendieron rápidamente que y “mariconcitos”. Se explica entonces su insistencia siempre fueron violados. mostrando la radicalidad del orden gráficas de ultraje y humillación social y/o narrativo prostitucional en el que viven: sexual. Señora de Guadalupe (el cura “Jolo”). I. que aparezca tanto per- 106 popular de una “conciencia subalterna”. la renegada temporera Gemita nombres propios. sonaje televisivo (M. Los niños que la jueza Bueno. la que bles.. de la cual huye asustado después excelencia. en estas his- a los periódicos como fuentes calificadas: el torias de la prostitución adolescente donde niño vagabundo Luis Z. F. Cristian B.107 —Alexis S. en querer ver los videos y las fotografías de en estricto rigor. queda así como el “significante flotante” del y del SENAME (Rina Montt). para instalarlas en el escenario de la cuerpos y nombres de clientes intercambia- pornografía mediática del momento. accedieron cliente poderoso y misterioso. “El Eleonora Domínguez llamaba “piojentos” Gringo”. “las fiestas de de animales sin nombre. Kreutzberger) siendo la televisión una lados por sus “padrinos” institucionales de de las principales fuentes de estos relatos Fundación Margen (José Valdivia) y ARASI subalternos y de las fantasías pornográficas. Marcos S. Israel. (Claudia Fuentes). En cierto sentido. y algunas veces. recortando y pegando historias. ava- M. ellos intercambiaban esa las escenas y de los “congresistas”. Spiniak”.. Passalaqua.. haciendo close-up Chester” (15). el joven prostituto José Alegría. del hogar de la parroquia La figura del “Tío Ricardo” en su BMW Ntra. por la sociedad. de varios días de “carrete”). Francisco sobre las escenas “sabrosas”. (16). había que desplegar relatos de pornografía (13 años al momento de su visita a la casa sádica para ser escuchados. y lo hicieron con de Spiniak.Deseo de clase y violencia sexual / Jorge Pavez Ojeda que se despliegan en el espacio público. al igual que su propia anonimalidad los coronaba como testigos. Son unos cuantos niños y jóvenes que. Carlos A.105 clas y disparadores de sus relatos.— se vengaban así de las instituciones y los reelaborando sus propias experiencias bio- poderes. “El acciones y personajes. aunque sin duda la legitimación de su trabajo y sus propios su producción remite más a la pornología arreglos de cuenta. el joven cartonero hay exceso de cuerpos y demasiada falta de Carlinga. como an- posesión contra compensaciones econó- 95 .

los anonimales se vengaron contra los funcionamiento de la dominación. que to reestablecía el orden de los roles sociales. como buen ma- Tila es un pornólogo. La inversión de roles en el rela- medio de una violencia desatada. volverse sujetos en el de espectáculo criminal. son también anonimales que “carretes”. comparten con niveles de crueldad”. no para acceder a una nueva “frialdad”. destacando su anonimalidad. Se repetirán así en las noticias las prostitucionales. Menos aún ocupar el lugar de la El Tila y Pérez Silva. su . su “manejo con- las víctimas de Alto Hospicio el ser objetos trolado y frío de la violencia”. sus “extremos condición. atraiga hacia ellos los focos del close-up que la vida de Spiniak trasgredía también pornográfico. su cida a su ejemplaridad como especímenes “pasmosa calma”. su semblante “altanero” víctimas sexuales no existirían ni como y “sarcástico”. para reproducir y visibilizar su pizca de arrepentimiento”. salir de pornología del Tila en una pornografía su anonimalidad. con un primer espacio público que les ofrecen. su “incapacidad para de una clase prostitucional. su actitud de esta reducción: su existencia fue redu- “inmutable”. Es poderes y el simulacro de contrato social. La diferencia es que El radicalmente fetichizando. En este sentido. problema. en la condición de víctimas descripciones de un criminal sin “una sexuales. Técnica y producción del hombre 96 micas. justamente el relato de la violencia lo que aprovechando la escena mediática del deseo fascinará a la prensa. “inclemencia”. solo quedará una ellos como protagonistas. un remedo de descripción se les permitió emerger en tanto sujetos sádica. su “fría personalidad”. Pero contar historias de violación. víctimas sociales. estos jóvenes anonimales. como en la venganza del como funciones demostrativas de un Tila. en tanto “monstruos víctima (Spiniak) en la descripción de los morales”. que va a produ- soquista. Si no fueran sentir culpa”.Archivos de Filosofía 4-5 2009/2010 Dossier. transformando el servicio sádico intentan romper esa condición. y cada (maltratar) en un servicio masoquista (ser uno a su manera adquirir visibilidad por maltratado). Pero esta plano sobre las superficies pornográficas oportunidad de hablar era limitada: sólo del crimen. eso no presentaba clasificación prostitucional. con (o después de su muerte). su tono “desafiante”. después de su testimonio como las que les pidieron que contaran. que transforma la masoquista para tomar la palabra. En vez cir un relato de sus actos criminales de violar y matar.

con “personalidad camente. De animal criminal anónimo culina (policías. titutas. “sociable”. “morirás eso notablemente sádico. fuera de la la prostitución universal como negación escena del crimen. Pérez Silva en su anonimato soberbia”. la pobreza. “yo soy prostitucional institucionalizado y por el psicópata de Alto Hospicio”. El pito. Anonimalizadas las ofrecen de Pérez Silva. Sin embargo. para desplegar el discurso dominante so- Definiciones muy parecidas a las que se bre las “cualquieras”. el campamento “Autoconstrucción”. “inte- de las niñas de Alto Hospicio. volver sus cuerpos el territorio de sin amigos ni redes en un territorio inhós- afirmación de la soberanía masculina. do- humano. que reivindica como las otras”. seguía siendo un ano- del otro. lo mato”. Pero él es “tímido” la pobreza y la insignificancia de las vidas y “solitario”. Sin duda esa insignificancia del minar a las niñas que quisieran ser pros- personaje menor. que repite meticulosamente “El que le haga algo a mis hijas. sin “arrepentimiento” un régimen prostitucional que gobernaría ni “remordimiento”. dándole una con el “mandato de estatus” masculino. y no como un contrato entre nimal. En tanto verdugo sivas de las desapariciones de las jóvenes: ejecutor. Tila en cambio subvierte la lógica crimi- es determinante para el perfil de una nológica del anonimal producido por las “masculinidad fragilizada” que produce máquinas clasificatorias de anonimación la necesidad de reafirmar su compromiso y animalización del cuerpo. jueces) efectivamente Roberto Martínez deviene en un “mons- necesitaban de este violador anónimo truo” conocido y reconocido. un animal 97 . que comentaba las noticias televi- pares que consienten. al contrario del Tila. unos mismos gestos de violencia. Paradóji- ligente”. De alguna manera. la niña sobreviviente. al punto que desesperó de no ser ilegalista que cuestiona a las familias de atrapado. 108 utilidad ejemplar en la mecánica de los Y las instituciones de la sociedad mas- recortes. de empleo precarizado. el violador además de supuestamente confesarle a constituye el instrumento de ese régimen Bárbara.Deseo de clase y violencia sexual / Jorge Pavez Ojeda “actitud hostil” a los tests psiquiátricos. y descuidó su último crimen. Pérez comentario anónimo de cualquier animal Silva realiza el guión institucional. Julio Pérez Silva no existía para permite reproducir el estigma “moral” e nadie. se reafirmaba “frialdad absoluta”. y su “maldad” y víctimas como prostitutas.

los personajes de estas histo- de la Biblia.110 El Tila. la violencia. suministrarles fármacos. algo que de su escritura criminal y con la elabo- parece haber aprendido en el psiquiátrico ración de un relato socio-biográfico de donde a veces se hospedaba su madre. productos del Accidente.112 En su celda. expresa su demostración múltiples visitas que recibía en su casa.111 A sus víctimas les comentaba las prácticas sexuales. crimen que inscribe (el arte y el suspenso. También era (re)iterativo en otras prácticas que conformaban un guión: vendarle los Escrituras criminales. Y esta quista en devenir-sádico. de revistas tecnológicas y de rias producen y llevan a producir textos. que “pone Wagner. en sus lecturas masoquistas. escritura y firma de y abortos. su la novela canera de Guillermo Rodríguez. todos prestados por el juez Carlos . a las sus “historiadoras”. y les terminaciones de clase. y también ejerce la violencia imágenes. usar su ropa. Pero desarrolló también prácticas especí- 98 Terminaremos entonces subrayando la ficamente letradas y estéticas. era especialista operación la logra con la sistematicidad en nudos para amarrar cuerpos. que constan importancia de la escritura en las figuras en su participación en concursos de poesía pornológicas presentadas. maso- que se vuelve una historia social. diente por de la “coagulación”) y los aspectos jurídicos diente”. Sacher- los expulsaba porque estos se aburrían y no Masoch realiza la función dialéctica con la le entendían. Terminaba peleado con todos y como suplemento de la escritura. les de la negación por el ejercicio de la escritura. escrituras prostitucionales dormir y comer con ellos. leía (el contrato y la sumisión). ofrecía “monos” de pasta base y les contaba devela la escritura como herramienta de historias de Jesús comentando un libro de la violencia. y es explícita en sus de- los libros de sus burguesas bibliotecas. por medio de citaba a Lord Byron y Saint-Exupéry. el “arte del suspenso” y bajo la sentencia “ojo por ojo. dibujaba fetos publicación de avisos. y con un prontuario del lado de la víctima”. de Danielle Steel y escuchaba “Ideal de la imaginación pura”. Como sádicos o y pintura del SENAME.109 Cultiva. escritura es lo que queda de la violencia y de Haceldama. ojos a sus víctimas. como el que lo llevó a matar a su contratos. Sade.Archivos de Filosofía 4-5 2009/2010 Dossier. los aspectos estéticos novia y comerse su hijo.113 La noche en que se suicida. Técnica y producción del hombre con nombre propio.

114 Un contrato los crímenes sangrientos del “monstruo”. y aprovechaba otras. masoquista radical del cual el juez no puede Las memorias o novela (una indistinción escapar. incluyendo los “actos crueles” y “actos repugnantes”. Quizás los capítulos aún máquina de escribir. con morias. el sentido de este contrato es nes y su idea sadiana de negación total. de La confesión lleva al suicidio anunciado un contrato incumplido de las institucio- en sus “memorias”. donde se para “hurguetear” en las pertenencias de sus auto define como “una vergüenza nacional”. como en “mamita”. terminadas de redactar nes sociales y familiares que le hubieran poco antes de colgarse con el cordón de la dado “una vida”. ya que prolongaban la vida del Tila. lo que lo llevó a caminar descalzo juez de letras fue una máquina de escribir por la calle. sobre la guerra entre masoquista no expresa solamente la necesi- el Sindicato del crimen y los Shogunes en dad del consentimiento de la víctima. La Tercera. acelerados y condensados. no es en lo que constituye de alguna manera su de extrañar la supuesta pérdida de estas me- testamento político. compañeros. regalándole la máquina escrituraria de género que encontramos ya en la obra de la confesión y el suicidio: “El contrato “canera” Haceldama. ella cumplirá lo que podría ser un contrato a la misma vez que rompían con el relato con el juez. cuando le declara: “si confesara pornográfico de la prensa y su close-up sobre todo. la carta al ministro Insulza. con la “minuciosidad cuantitativa algunos contenidos: un capítulo referiría y cualitativa de la descripción” centrada en a su infancia en Valdivia. Al mismo tiempo. Con esta. lograba zafar de eléctrica. combinen haber tenido acceso al manuscrito. la prensa da a conocer el capítulo imagen de madre”. quien le obliga a decirle tidos. y reseña quista. Sin “conferir el poder simbólico de la ley a la embargo. iden- la frialdad del suspenso y la espera maso- tificará este texto como “novela”. sino las cárceles de la dictadura118) constituían el el don de persuasión. de una dialéctica fallida en su origen. que parece desconocidos de esta “novela”. solo queda matarme”. repe- maltratos de su tía. El Tila escribió entre las clases de educación física.Deseo de clase y violencia sexual / Jorge Pavez Ojeda Carillo.116 Con esto. y lo castigaba si ensuciaba sus sus notables y precisas descripciones de los 115 99 . el esfuerzo pedagógico relato necesario de la función demostrativa y jurídico mediante el cual la víctima erige que pudo pretender El Tila para sus críme- a su verdugo”.117 Aunque lamentable. Pero el más importante regalo del zapatos.

será de contrataba. Técnica y producción del hombre crímenes a los detectives. porque masoquista y pornológica.Archivos de Filosofía 4-5 2009/2010 Dossier. sin obligaciones. A su vez. que serán castigados por numerosos cheques que firmaba para pagar “olvidarse” de entregar las copias en uno los servicios sexuales. el tema de la culpa y la madre. se pierde La escritura de Claudio Spiniak también de los otros hasta que es capturado para un se despliega en los formatos de la escritura zoológico. es feliz. un contrato prostitu- diez minutos de visionaje. un Aquí también domina el tono del suspenso profetismo criminal que se sustentaba en el y la espera. El Tila una pedagogía de la violencia. hacen dice haber salido “vomitando” después de las veces de contrato. Ahí encerrado. una dialéctica perfectamente el más flojo de la manada. los cional en cuyos términos todos concuerdan: carabineros producirán fotogramas de los 121 100 . al parecer 133 en total. los hacía grabar para verlos después te arrepentirás de haber nacido”. pagos sadiana y la “negación como Idea de la ra- generosos a la salida. y el libro de visita que de los varios cambios de juez en el caso. No es fácil el recuento de los las amenazas preferidas por el empresario en cassettes VHS. Al un “aviso clasificado” cuyo lema era “llama y parecer. seguirá Pocos los han visto: los carabineros Ma- usando los clasificados. En Chile. y come las sobras de los demás. solo. en resentimiento como develador de una mi- una interesante alegoría de un gran burgués sión en una sociedad criminal. frase que del carrete. pero sí un poema.122 No se le conocen zón pura” cargada de la obscenidad propia cartas. Los drigal y Palma. de La Tercera. las que se ejerce la “función demostrativa” respeto mutuo. al procurar los servicios ofrecidos en nografía literal de los videos de Spiniak. permite que la administración del edificio Rina Montt. no le gusta cazar masoquista o la negación sin límite.123 primera experiencia en San Francisco.120 Hay sin duda en taller literario en la cárcel: “Soy un león”. producto de un del “divino” Marqués. esperando la compañía que según los participantes de las orgías.119 descripciones en consentimiento de participantes adultos. que lleve para el control de sus invitados. Cali- La candidez del poema contrasta con la por- fornia. Lo único que le las sesiones de humillación se origina en su falta: una leona. psicóloga del SENAME.124 las sesiones de bondage. Su iniciación a lo alimentan sin esfuerzo. una misión que no asume la vocación depredadora de su que exige el cumplimiento del contrato o su especie: cuando el leoncito se vuelve león es negación total.

Papudo. un mal día aparece “no hay políticos en los videos”. contra la visibilidad de esa escena: hace el significante vacío de la pornografía: “sale pocos meses. en filtre a la prensa.129 Como para picio. estos policías bles. mira. aquí es donde las capítulo del programa Mea Culpa “El lado cabras se prostituían. Hasta el sargento Arriagada en la portada de La el día de hoy. “chilena” es sinónimo ver esa “pura superficie de pliegues” para de prostituta126). incautadas a de las jóvenes desaparecidas de Alto Hos- las familias y nunca devueltas. pero Y como para darle un significante material. eran “patrimonio Juan Sánchez acompañados del programa de Dios”. y su paso “de 101 . hay una prohibición tácita Estrella de Iquique presentando un trofeo. con nográficas hay aquí’.125 ver en toda la suciedad que le echaron a Esta sobre-exposición de imágenes invisi- las niñas”. que se trasladan los padres Orlando Garay y según Sebastián Piñera. puras fotos por- oscuro del sexo”. fue trasmitido en TVN un mostrando y dice: ‘mira. cuando las instituciones y la prensa consagrar la escrituración de las víctimas insisten en que “se las ha visto prostitu- del régimen prostitucional. en Pichilemu. Talca. en particular algunos testigos. Se quiere tradición histórica. Perú. Todos quieren ver a los políticos Contacto de Canal 13. finalmente se retrocede en la apertura de lo un soporte fotográfico a lo que era casi posible y se restringe la escena del deseo: pura imagen mental. hasta donde los nombres del “honor y el prestigio”. que fomentan el rumor de lo que sólo pornógrafos se quedarán con las fotos y se puede imaginar. donde fueron a buscarlas algunos y la fantasía pública. y al diputada boliviana Elsa Zúñiga sobre una paso erotiza la prohibición. La invisibilidad de los policías luego de las declaraciones de la videos. Ese hombre tiene mucho que todas censuradas.128 Por otra parte. sobre el caso Spiniak. él mostró a la prensa recreaciones de prácticas sexuales finalmente esa cuestión. tras las pistas de con los menores. esa imagen auratizada por una red peruana de pornografía infantil.Deseo de clase y violencia sexual / Jorge Pavez Ojeda videos. recuerda la invisibilidad cartas personales de las niñas. para Cruz (pero recordemos que en Bolivia. y dispara la imaginación Bolivia.127 la fantasía como la realidad de clase. en los “chupódromos” ponerle nombre a los cuerpos. todos quieren red de prostitución de “chilenas” en Santa verlos. una fina selección que será la que se yéndose”. cuerpos a (prostíbulos) de Tacna. por “reconocer” a los participantes. su “prohibición” los erotiza.

a tener que ordenarme la cabeza y vivir la la emergencia en superficie como prueba . “mi padre está hecho una del senador Novoa.134 Se confirma pornográfica con sus propias letras. He buscado una tituciones judiciales y policiales producen mamá veinte años y todavía no la puedo el secreto como condición de su soberanía. y llegó a valer 800. dice que desde los 11 años “sentía de las audiencias: la escena del cautiverio de mucha envidia”. Instiga- así la autobiografía como el género de la da a escribir autobiográficamente en cursos víctima. encontrar. para que Fernando Bravo. que se me acoja”. Gemita Bueno. y la victimización que sustentan las y talleres de las ONGs que la acogieron. (fechado 2000-2001) se volvió objeto del por un poder sólo otorgado a las víctimas deseo de muchos. Que me presten atención”. son hoy.Archivos de Filosofía 4-5 2009/2010 Dossier. su “diario íntimo” entrega inmunidad mediante sus milagros. que protege la vida y tituirse. co que necesitaba una figura femenina entre 131 102 Estas pasiones son coherentes con los sentimien- tanto sexo de hombres con hombres.000 de “muerte trágica”. pornográfico de las instituciones.130 pesos. instala esta estructura mierda”.135 tos que declara al juez Muñoz. Técnica y producción del hombre putas a santas”. cuando éste La invisibilidad y el secreto parecen ser logra la hazaña de sacarle una confesión: “lo condiciones claves del funcionamiento único que he hecho toda mi vida. y cuando no le respondían actuales santuarios. UDI. el marido también inscribe y se escribe en la historia de Bueno. ministro. Pasándose al otro lado del estrado. el instituciones de “protección social” consti- contenido de estos puede explicar por con- tuye el marco enunciatorio ideal para una traste sus relatos trascritos por los medios. “mucha rabia” “me sentía Gemita. “voy pero la pornografía exige la visibilidad total.133 Antes de esto. como santas populares. usaba en varios cuadernos que permanecen en sus a las ONGs. como archivo de un como quería. “voy a demostrarle a mi madre que binaria arquetípica en un imaginario públi- no voy a ser una mierda como ella”. las acusa de obligarla a pros- gobierno teocrático. fantasía victimatoria que tendrá la mayor En ellos. la que no del “equipo de investigación paralela” de la es precisamente una santa. objeto de “quiero que se me considere. Las ins- es llamar la atención. como “la señora” y esclava preferida una mierda”. las niñas de Alto Hospicio realidad porque yo vivo de pura fantasía”. que se me dé innumerables mandas y peticiones escritas cariño. que es lo que pagó Cristian Espejo. se lo entregara.132 Para esto.

porque si sabían algo de las potencial sustento del mito. el abogado soberanía: “Carabineros a nosotros nunca destruye el archivo creyendo destruir el nos dijo algo. como vengadores amparados en y publicar las “filtraciones” que dan cuenta su ejemplo profético. El abogado defensor cuestione el “funcionamiento de las institu- de El Tila. Son los únicos que acceden al “secreto mito y archivo. el juez. nos señaló en ciones”. psiquiatras. “enchufados” a héroe ejemplar para el surgimiento de diez las instituciones y sus enunciados. En vez de desclasificar el archivo judicial y Si el secreto está en el cuerpo del soberano. como idea de que condensan la escritura intertextual de negación totalizadora. e impone simplemente la de sumario” y a los “cuadernos secretos”. las memorias del Tila como herramientas los periodistas son los pornógrafos de la contra la proliferación mítica. pulsión de la marca sádica. estableciendo niñas decían que era secreto de sumario un “grado cero” de desclasificación. recoger Tilas más. potenciar la mitologización. Es obvio y no podían hablar con nosotros pero sí que el efecto concreto de tal acción es sólo lo sabía la prensa… Utilizan esa palabra. jueces. vícti- huella que aterroriza al connotar las con- mas. como se preguntaba el presidente entrevista reciente un supuesto acuerdo en- Lagos respecto al caso Spiniak: ¿qué pasará tre los involucrados en la causa de Martínez “si después se demuestra que nada ocurrió. Carlos Quezada. propio. borradura de una policías. de los casos judiciales. “caja negra” identidad única (criminológica. fomentando la mitología donde destrucción. también es poder de social). por eso no pasó nada”?136 del personaje y su transformación en un Es el rol de los periodistas. peritos. para que no se negación de historia. más de alguien dirá: es que a lo mejor tenían con el argumento de evitar la mitologización pitutos muy altos. para hacer desaparecer el expediente judicial. decidida por la víctima del contrato social.Deseo de clase y violencia sexual / Jorge Pavez Ojeda de la ausencia de fondo. destrucción de archivo y (de) nombres propios y nombres comunes se 137 103 . al resto escrito que subvierte una Pero el “secreto de sumario”. para que el pobre no valor a las huellas que quedan de un nombre moleste”. sexual.138 En este argumento de los pliegues y repliegues sin profundi- colapsa toda lógica de la diferencia entre dad. al quitarle todo ‘secreto de sumario’. y cuyo lector secuencias fatales de una excepcionalidad autorizado del conjunto se restringe a uno. victimarios y testigos. único que autoriza a otros lectores.

que registra los movimientos de un régimen prostitucional. contra 818 al DC. p. El archivo de imágenes. miembro del Laboratorio de Desclasificación Comparada.881 artículos sobre el caso. 2010. como práctica de registro de una pornología popular. El desaparecido Matute Jones. P r o f e s o r. es autor de violación contra una mujer alemana. y que nos permite conocer las disposiciones del deseo y los intereses de clase que trabajan la sociedad. Claudio Aguirre y Claudia Lagos. archivo de 5 una crítica que establezca los regímenes de clasificación y prostitución.i nve s t i g a d o r d e l I n s t i t u t o d e Investigaciones Arqueológicas y Museo de la Universidad Católica del Norte (San Pedro de Atacama).139 Si bien en nuestra América. Esta estadística realizada por la UDI compara las menciones a sus senadores en los dos primeros meses del caso con las menciones a la investigación por abuso sexual al senador DC J. el senador Lavandero. 223. donde se registran las tendencias de homogeneidad 104 y heterogeneidad que alimentan la sociedad del espectáculo. 430. 1976. para nombrar algunos. que 2 se despliega en el rumor de la sociedad criminal y del espectáculo. Jimena Silva. Pablo Vergara y Ana María Sanhueza. Cf. M. como victimarios. 3 De esta manera.Archivos de Filosofía 4-5 2009/2010 Dossier. entre los cuales 1. 7 Agradezco a Lilith Kraushaar. Surveiller et punir. Lavandero: los UDI tuvieron 1. las instituciones penales. Foucault. militares y 6 médicas. los adolescentes desaparecidos en Puerto Aysén. Santiago de Chile: Universidad Diego Portales & La Copa Rota. Paris: Gallimard. el asesinado conscripto Soto Tapia. rumores y recuerdos pornográficos puede así constituir un índice para la crítica pornológica. así como las funciones pornográficas del mercado. p. el homicida Yuri Arteaga.915 menciones. Entre septiembre 2003 y agosto 2004 se publicaron 4. pornológicas o pornográficas. 2008. la niña Ivania. y su violencia abierta o encubierta. pero por su edad es declarado inimputable y no es procesado. en la forma de una identidad Notas sin resto. Paris: Gallimard. a los 14 años. Histoire de la sexualité I. Es el corpus estratigráfico de las huellas y marcas de la escritura en sentido amplio. Una primera versión de este texto fue presentado en un Coloquio de la I Trienal de Chile. es tam- 1 bién objeto de las pugnas por el control de la escritura y de sus proliferaciones.260 estaban centrados en los senadores UDI acusados de pedofília. 1975. . el archivo es también fuente 4 necesaria de toda práctica analítica de la pornología en sentido amplio. como víctimas. Agradezco a Nelly Richard esa invitación y su edición en Coloquios de la Trienal 2009: El arte en diálogo y tensión con las transformaciones del mundo contemporáneo. la descuartizada Romina. el archivo es fuente de literatura140. Roberto Martínez tenía un antecedente precoz de violencia sexual: en 1990. Spiniak y los demonios de la Plaza de Armas. Trienal de Chile: Santiago. el descuartizado Hans Pozo. Zacarach y la red Paidos. por sus aportes a este trabajo. 11080269. sus tendencias totalitarias. La volonté de savoir. que se inscribe en el proyecto Fondecyt No. Técnica y producción del hombre equivalen. M. Foucault. los medios.

Vergara. todo mentira”. André. Les anormaux. Un compuesto de semen. Vergara y Sanhueza. intentando así obtener la compasión del público para él. M. p. G. 51-83. p. “lo que es revelado en el discurso del escándalo sexual no son simplemente las normas sociales —sexuales u otras. p. Sunkel. Vildósola.. sino institucionales. inédito. J. 13 de agosto 2004. cit. 89-92. pp. Dossier 1. empático con el empresario y un amigo anónimo es la fuente principal del texto. “Me pasé por la raja a todo Chile”. “Alberto Luengo: La retractación de Gemita ‘fue un golpe de los que duelen’”. “Lecciones de un monstruo 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 perfecto”. Gustavo González R. Hace pocas semanas. Resultados de encuesta de la Universidad Diego Portales. Poder.. estaba explícitamente destinada a ganar la opinión de los segmentos ABC1. 99-100. Menard. op. El apodo Calígula lo pone Víctor Gutiérrez. 1999. saliva. 59-61. 1. agosto 2005. 187 y 188. pp. mental y físicamente deteriorado. Gilles. I Jornadas Internacionales de Pornología. Canal 13. La Cuarta. todo. y P. y que sin embargo ha tenido un comportamiento carcelario ejemplar. la Revista del Sábado del mismo diario publicó un reportaje sobre la situación anímica y física del recluso. Diego Portales. “Gemita Bueno confesó al juez Muñoz que mintió y se distancia del cura Jolo”. La prensa sensacionalista y los sectores populares. “Normal Sins: Sex Scandals Narratives as Institutional Morality Tales”. Editorial de La Cuarta (No. 365 y 425 para Jovino Novoa. de Chile. a veces condimentado de vómitos y vodka. todo. 19 y 20 de noviembre 2003. 24 de abril 2004. pp. autor del primer reportaje sobre los carretes de Spiniak: “Las pervertidas fiestas de Claudio Spiniak”. posom[bre]: en auto de lujo cayó banda de narcos que movía coquita de lo mas que hay”. P. 19 de diciembre 2002. Lo frío y lo cruel. 2001. Encontramos una relación similar de sobrevisibilización/invisibilización con la desaparición del cuerpo de Jorge Matute Jones. el tono es compasivo. Ver el análisis de los veredictos del Consejo de Ética del Colegio de Periodistas. U. 12 de agosto 2004. 2001 (1967). Buenos Aires: Amorrortu. 22. y con ocasión de la solicitud de salida dominical de Spiniak después de seis años de encierro firme. Sepúlveda. Espinoza y E. 2005. “Pornografía y mitología en el caso de Jorge Matute”. “Bacanes tenían antro del vicio en Santa María de Manquehue. L. cit. 40. Presenta un personaje deprimido. Donoso. en cuya dimensión cultural. 30 de julio 2004. p. Presentación de Sacher Masoch. p. ms. 66. en Sunkel. 338. Progulakis. sino una decadencia institucional”. Todo. Plan B. luego repatriado y vuelto objeto de pericias médicas que declaran su “demencia sub-cortical”. Como señala un estudio de las “narrativas de escándalos sexuales” en Estados Unidos. 31-40. op. orina y excremento. 2003. 1984). no un orden normativo. La entrevista. Guillermo. cit. Aquí también.. La Tercera. Ver las descripciones de estos cuerpos en los testimonios de Gemita Bueno y Walter y su congruencia con peritajes médicos en Vergara y Sanhueza. y Logique du sens. Joshua Gamson. 10 de octubre 2009. Paris: Minuit. 1969. Miranda “Los seis años de Spiniak tras las rejas”. Cf.. Caso Spiniak. Cf. pp. pp. op. “Pornografía y nombre propio”.Deseo de clase y violencia sexual / Jorge Pavez Ojeda 8 9 10 11 12 13 14 15 16 S. González. 2008. El Mercurio. cit. Deleuze. Foucault.. Paris: Seuil/ Gallimard. del Tribunal 105 . cit. mientras que el cuerpo de Augusto Pinochet es detenido en una clínica de Londres. 13 de agosto 2006. Carlos Peña. Social Problems 48/ 2. El Mercurio. 9 de octubre 2003. La Tercera. El Sábado del Mercurio. p. Lom & ICEI-U. “los ‘pecados’ sexuales revelan patologías no individuales. Michel. Buenos Aires: Grupo Norma. 2 de noviembre 2003. Esta crónica publicada por un emergente semanario independiente será el detonante para las acusaciones de participación de políticos. p. ibíd. Cf. solicitada por el abogado y la familia. 497-499 para Hernán Pinto. André Menard.. 2002. Cf.. cit.. específicas a instituciones o no— sino también las relaciones y operaciones institucionales de los medios noticiosos”. p. ética y operaciones mediáticas. The Clinic. Martín-Barbero. 2008. Entrevista a Gemita Bueno por A. 93-97. op. “Spiniak: ‘No tengo amigos políticos’”. en Sunkel. “Es todo mentira. en Diario Publimetro.

Leiva. p. 125-132 y 137-142. Tesis de Magíster. Bloomington: Indiana University Press. 2004. Vergara y Sanhueza. Ibid. abogado. con apoyo de Lilith Kraushaar. http://www. Técnica y producción del hombre 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 106 44 45 46 47 48 49 de Ética del Consejo metropolitano del mismo Consejo.. Deleuze. .htm Leiva. 27. 279. 55... The Judith Butler Reader. op. un satisfecho (sic). la “madre oral”. 2003.. p. Ver también el trabajo de Jimena Silva. 25-26. and Discursive Excess”. Serie Antropología 362. Salih (ed. 66. Cuerpos que importan. 2005. Barcelona: Anagrama. en Ibíd.. cit. R. porque ése ya no tiene sentimientos. p.. y dijo: ‘vamos a mandar a las policías’ y se olvidó del tema de las niñas […] él manifestaba que estaba al tanto de todo lo que decían los policías. Deleuze. p. Ibid. p. 26. Butler. cit. a partir de Laplanche y Pontalis. 2002. en J. op. 2001. (p.Archivos de Filosofía 4-5 2009/2010 Dossier. tb. madre-abuela de Patricia Palma. 190. 2001. Vergara y Sanhueza. Segato. 2006. Entrevista a Carlos Quezada. Ibid. pp. que era un problema social y ellos no tenían nada que hacer. Ibid. Orlando Garay.194. p.. 125. op. vengan para acá. op. p. cit. Buenos Aires: Universidad de Quilmes.. nodriza. porque nos sentimos abandonados por la policía y el gobierno [. pp. Las imágenes de mujer son las de las “tres madres”: la “madre uterina”. op. Richard Sennett. Ibid. p. cf. la amante. op. op.. yo las voy a ayudar’.. 2008. Deleuze. Writing and Rewriting the Prostitute Body. cit. 28-29. 50 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62 63 soberanía y crímenes de segundo estado: la escritura en el cuerpo de las mujeres asesinadas en Ciudad Juárez”. Delia Zola. Sobre los límites materiales y discursivos del “sexo”. 2002.. 28. p. víctima o cómplice del padre. Santiago de Chile: Planeta. Silva (ed) “Dossier: Crímenes de Alto Hospicio”. Ibid. Buenos Aires: Paidos. 22. tuvimos que hacer esas manifestaciones. cit. Feminism. 1994. Ibíd. Reinas del desierto. en Ibíd. Iquique.. Deleuze. en S. p. primitiva. Chile. p. madre de Katherine Arce.] Sergio Bitar no tiene sentimientos con nadie. Inés. Cf. Las consecuencias personales del trabajo en el capitalismo. Blackwell. febrero 2009. 2001. 159-160. cit. J. padre de Viviana. cuyo nombre fue mencionado en el juicio pero no saltó al ruedo mediático. Ibid.. 2001. no tiene nada... siguiendo a Reik. A. cit... La Estrella de Iquique. p.. p. 7 de octubre 2001. el viejo tuvo detenido el asunto de las políticas. Ibid. La corrosión del carácter.. p. 2003. 59). Es la tesis de Ricardo Leiva. 2004. y las niñas nunca aparecieron…” en Silva. op. González. en Ibíd. Butler “The Force of Fantasy: Mapplethorpe. p . Ibid. hetérica. Butler..br/ics/dan/serie_antro. 40. cit. abuela de Viviana Garay. Implicancias de los contratos socialessexuales en los crímenes de la comunidad de Alto Hospicio. y la madre edípica. “Familiares de liceanas: piden disculpas al Presidente”. es explícito respecto a este apathos institucional: “El intendente Tapia. unb. 6. cit. María. Como el dirigente y empresario Ricardo Abumohor. cit.. 424. 81. 306. Buenos Aires: Paidos. Menard.. como si él fuera Dios. cit. y del Consejo de Ética de los Medios de Comunicación. es un fresco. op.). pp. pp. Judith. Rita L. Ibid. p. nosotros fue al primero que le pedimos ayuda. Reading. Ángeles del desierto. Ibid. 104. Deleuze.. p. 110-111. nota 7. op. 75-79. buena. en G. 2003. p. madre de Laura Zola Henríquez.. Deshacer el género.. J. 192.. él hacía un llamado: ‘niñas. 64.. 2002. p. “Territorio. ultima consulta: 3 de octubre 2009. 66. 2001. Gladys Castro. pp. padre de Viviana Garay. en Ibíd. ése estaba más duro que una gallina. ver Shanon Bell. op. Nomadías No. siempre fuimos a pedir ayuda a la Intendencia. 63. 2000. p. pp. Cf... 2005. Orlando Garay. Segato. El masoquismo. Las estructuras elementales de la violencia. Para una crítica a Pateman. 62-63 y 144.

18 de julio 2002. p. op. señala su convencimiento de estar frente a la acción de una banda organizada. op. 1997 (1970). p. p. Deleuze. 480-485 y 490. 91 Ibid. p. 2001. pp. afirmó Roberto Martínez Vásquez. pp. 42. 98 Ibid. 479). 2008. p. Cf.. ojos claros y pelo rubio” (Ibid. Segato.M. p.193. pp. en Ibid. R. pero menos involucrados en las prácticas sádicas. 101 Entrevista a Claudio Spiniak. op. 125-142).Vergara y A. blancos. Como recuerda Leiva (op.. 2002. los que lo abandonan conservan en ellos un “ancla emocional” al que mantienen informados: algún miembro o amigo de la familia con el cual mantienen un vínculo. La Tercera.. 44. cit. Pierre Klossowski. verano 2004.. op. de P. 4 de abril 2000. 95. 100 Gays “afeminados”. p. casi nórdicos. El Tila”. 160. 31-33.”. “Estudiantes perdidas: pidiendo plata o dando amor”. Aquí. 94 Declaración de Miguel Quiroga al juez Muñoz. salieron rumores de un video donde aparecía una niñita siendo violada con un fierro por un pariente… Podría tratarse de uno de los videos incautados en casa de los Torres- 107 . Juan Sánchez.. p. 18 de julio 2002. 45 Ibíd. No.. Paris: Payot & Rivales. 471. Butler. 18). De hecho.. Feliciana Ramírez. como otros familiares y periodistas. Un solo perito acotó en la investigación que. Ver también las declaraciones de Pérez Silva a Chilevisión. Ibid. 90. 92 Declaración de Patricio Egaña al juez Muñoz. en Silva. bajo el nombre de Francisca Jiménez. Deleuze.. p. En palabras de Spiniak. o Ezequiel Martínez. La Estrella de Arica. Sanhueza. Deleuze. en Silva. La Cuarta. Cursiva del original. Segato. cit. y muchos apuntan hasta hoy a la complicidad de carabineros.. Sanhueza. p.487). p. en Ibid. p. según lo señala el propio Spiniak (Ibid.. padre de Macarena.Deseo de clase y violencia sexual / Jorge Pavez Ojeda 64 65 66 67 68 69 70 71 72 73 74 75 76 77 78 79 80 81 82 83 84 85 86 Julio Pérez Silva. 67. p. 2003. La monnaie vivante. cit. 117).. op. cit. cit.. “Yo Julio Pérez S. p.. op. Ibid.. p. formando ambos parte del “círculo íntimo”. Deleuze. 87 “El Tila se suicida en su celda de seguridad y deja nota: No pido perdón”. sobre un metro 90. cit. op. en Ibid. Agradezco a Jimena Silva por facilitarme este documento hasta hoy censurado en los medios. al hijo de Spiniak no le gustaba Michel porque era de Renca. 99 Ibid.. op. Bastian precisa sus gustos cuicos: “A mi me gustan los tipos guapos. en agosto 2003. 28. pp. 44-45.. Patrimonio Cultural. “Carta al Sr. Y con genes perfectos. quien conoció a Spiniak a los 23 años (en 1998) y se volverá su “mayordomo”.. 2002. Pérez Silva.. 2001. 15 de diciembre 2002. ninguna de las niñas había mantenido tal ancla. educados... Año IX. cit. 25 de mayo 2003. Segato. Ibid.. carta pública (2001). “‘Soy parte del producto interno de esta sociedad’. 2003. pp. como Pablo Abazolo. de la Plaza de Armas que conoce a Spiniak a los 16 años en 1997. cit. 23. p. 30.. 475. Segato. 102 Este capítulo final es sin duda el más aterrador de la masiva obra de Vergara y Sanhueza. Altos. 544. Desde la 37ª Comisaría. 2001. 88 Roberto Martínez V. 81. Ibíd. pp. p.. Diamela Eltit. ella le cuestionaba “el nivel socio-económico de las personas con quienes me reunía” (Ibid. 2003. 97 Ibid. 96 Entrevista con P. 42. padre de Viviana Garay. Vergara y A. “Cuerpos desechables: relaciones entre poder y sexualidad”. p.. Orlando Garay. cit. pp.”.. 103. 90 Declaración de M. La Tercera. cit. carta. 34-35 95 Declaración extrajudicial de Mónica Fariña a carabineros. “Yo Julio Pérez S. p. en Ibid. p .. op. cit. Si duda imperó un concepto de joven prostituta cuya “emoción” es pura y solamente voluptuosidad. op. 30-31. 2001.. p. Leiva. 47-48.. p. Tía de Patricia Palma. op. con plata. Inzulza”. 20. 93 Lo que no es común en las elites. por muy sórdidos que sean estos hogares. 2003. La Tercera. extrañamente. en los casos de abandono voluntario de hogar. 35. p.. 73. al juez Muñoz (en Ibíd. M. 89 Vergara y Sanhueza. cit. prostitutos y proxenetas.

33 y 39. Cf. p. ms. 120 Deleuze. constituyen las pocas obras que informan de la antropología. p. para el caso de Irene Iturra. “Estudios de la Subalternidad: Deconstruyendo la Historiografía” [1985]. Anales de desclasificación I/2. entre febrero 1999 y el 5 de marzo 2003.. 2003. Cf. Leiva. 14 de noviembre 2002. La Tercera. 129 Leiva. 270-276. 131 Vergara y Sanhueza. 107 Vergara y Sanhueza. 109 Deleuze. Expediente conservado en la Biblioteca de la Escuela Nacional de Policía de Investigaciones. 113 “Equipo de psiquiatras descifra personalidad de ‘El Tila”.. 126 Cf. J.Archivos de Filosofía 4-5 2009/2010 Dossier. el mismo diario señala que estas memorias “están perdidas”. 2005. 103 Deleuze. Revista de Crítica Cultural. pp. y 459.. 2002. 1969-2008)”. 130 Hemos tratado en detalle esta relación entre la prostitución. 63. Las novelas Haceldama. 114 “La compleja relación entre el juez Carrillo y el ‘sicópata de La Dehesa’”. en Silva. p. p. Ibid. 118 . Ediciones Aruwiyiri y SEPHIS. fueron ciudadanas de aquel país vecino. 117 “Ministro de justicia había prometido a víctimas que ‘El Tila’ no se suicidaría” y “Detalles de la novela que escribió”. 2006. 2001. el gobierno milagroso de las santas populares. op. parece ser una fijación fetichista de los periodistas en sus biografías de criminales: en el caso de Pérez Silva. 106 Spivak. 29 de abril 2009. 391-392. 121 Vergara y Sanhueza. 108 Segato. cit. y de la hija que apareció con una grave infección… Cf. p. Expediente conservado en la Biblioteca de la Escuela de Policía de Investigaciones.. hay sólo seis menores de edad. p. 14. 37. 18 de diciembre 2002. 22 y 25. Silva. La Paz: Ediciones Isla. “Nombre. Silva. cit. La Paz: Editorial Coordinadora de Historias. en programa “Historias de prisión: capítulo Mi verdad”. Espinoza y Sepúlveda.. Cf. con el titular: “¡Fotos eróticas y ropa ensangrentada! Efectivos de Carabineros encontraron una serie de negativos con fotografías eróticas”. 2003. 2001. La Tercera. 2001. cit. Cf. Y sólo siete de 320 cheques fueron girados a menores de 18 años. 119 Caso El Tila. Ibíd. 115 Deleuze.. inédito. 104 Para algunos testimonios de violaciones. pp. y la escritura. 247278. muerte y santificación de una prostituta. 57.. La Tercera..) Debates Post Coloniales: Una introducción a los estudios de la subalternidad. La Tercera. op. 46-51. ver Vergara y Sanhueza. 127 Cf. 64 y 80. p. 550. Escritura y culto de Botitas Negras (Calama. 122 Entre los 278 visitantes registrados en el libro de visitas del departamento en El Golf. op. Pavez y Lilith Kraushaar.. mamá-abuela de Patricia Palma. op. Chilevisión.. 125 “TVN levanta suspensión a Mea Culpa sobre el caso Spiniak y lo exhibirá hoy”. p. p. 132 Ibid. p. 38 y 80. pp. p. nota 107. 17 de febrero 2009. también se comenta su carencia de zapatos y las burlas de los compañeros de colegio. 1997. pp. 116 Los zapatos de la pobreza. 520.. 2009. 137. pp. Cf. 2002. 12 de julio 2000. 105 Es como si El Río (novela de Gómez Morel) inundara el lenguaje y los deseos de los muy conservadores medios nacionales de comunicación. cit. pp. 92. op. su carencia.. en Calama. 1977. Antonio Paredes Candía.. y los “cuerpos-coa” de las caletas del Mapocho se tomaran la escena de la representación porno. 448. cit. 92 y 99. Cuatro días después de esta reseña. junio 1997. 80. El Mercurio. 22 de diciembre 2002. pp. 189. 455. 110 Ibid. 2003. pp. Vergara y Sanhueza. 2 de noviembre 2003. amiga del Tila y Maciel. en Silvia Rivera Cusicanqui y Rossana Barragán (Comp. pp. junto a El Río de Gómez Morel. alias Botitas Negras. Rodrigo Naranjo. Gayatri Ch. el artículo de Diamela Eltit.. “La sociedad criminal”. historia y sociología del hampa chileno en la pluma de sus protagonistas. y ellas no tenían empacho en pregonarlo”. 68. 112 Entrevista a Joselyn Donoso (25). 111 Caso El Tila 2002. “Lengua y barrio: la jerga como política de la disidencia”. la foto sale en portada de La Estrella de Iquique. pp. 128 Inés. El sexo en el folklore boliviano. Técnica y producción del hombre 108 Quijada. 37: “Se origina en que el mayor número de mujeres que fundaron prostíbulos en las ciudades bolivianas. la muerte trágica. G. 123 Ibid. 124 Ibid.

junio 1997. abuela de Viviana Garay. 286 y 421. Pero el pobre molesta y sigue molestando. p. Ibid.). Nelly. Una teoría de la narrativa latinoamericana.. Cf. 40-45. 241. 140 Cf. 138 Entrevista con Carlos Quezada. 136 Entrevista a radio Cooperativa. González Echevarria. Mito y archivo. cit. entonces lo derivan. para que circule por todas las 133 134 superficies institucionales. 1990. de una oficina a otra sin ninguna respuesta. pp. 135 Mientras que “hace falta” una mujer para la verosimilitud de la escena sado-masoquista de Spiniak. sin encontrar nunca la profundidad del secreto. 137 Gladys Castro. en Ibíd. en Silva. después me iba donde la Seremi de Justicia. R. pp. 109 .Deseo de clase y violencia sexual / Jorge Pavez Ojeda Ibid. México: FCE. p. ni interlocutor responsable. en el caso de la pareja de “violadores de Maipú” la mujer victimaria constituye un exceso en la escena de la violación. 2003. realizada con Lilith Kraushaar (febrero 2009). Menard. iba al tercer juzgado donde estaba la causa de la Patricia. 14. después de ahí me iba donde el abogado. 11 de octubre 2003. 139 A.. 433-436. 2002. Richard. ni dialogía ninguna: “todos los lunes. “Los ‘violadores de Maipú’ y el tráfico de los códigos”. mamaabuela de Patricia Palma.. Revista de Crítica Cultural. Ibid.” (Inés. le preguntaba si ella tenía alguna información.. op.