You are on page 1of 2

El arte de los sabores guarda una relación especial con la magia;

sigue estos pasos para deleitar a tus invitados con un delicioso
platillo esotérico.
Aleister Crowley, además de ser una de las figuras más polémicas del siglo
XX, era un personaje desbordadamente inquieto. Este ocultista británico
pintaba, escribía, practicaba el alpinismo y se entregaba a múltiples placeres
humanos, entre ellos y con particular pasión, a la cocina –algo que la
mayoría de sus seguidores desconoce.
Aparentemente, al menos según lo que narra en sus confesiones
autobiográficas, su platillo más popular era el “curry glaciar”, al cual
consideraba como máxima manifestación de sus dotes en el arte de los
sabores.
De hecho, mi mayor logro es, quizá, el “curry glaciar”. Fue muy gracioso ver
cómo estos hombres fuertes, acostumbrados a todo tipo de peligro y
dificultad, salieron corriendo de la tienda después de un solo bocado y se
tiraron sobre la nieve, mordiéndola como si fuesen perros locos.
Durante los últimos tres siglos, el curry ha ganado afectos paladares
alrededor del mundo. El término proviene de una adaptación al inglés de la
palabra kari (கறற), en Tamil, que significa “salsa”, y es uno de los recursos
gastronómicos más populares dentro de la cocina asiática. Existen
incontables tipos de curry, aunque el común denominador es la mezcla de
especies regionales, la cual se acompaña con arroz, pollo, verduras, entre
otras.
Si bien el fundador de la orden de Thelema no compartió la receta que
presume en su autobiografía, entre los papeles que dejó en la Universidad de
Syracuse, se encontraron las instrucciones para preparar el “Riz Aleister
Crowley”, un platillo para ser mezclado precisamente con curry. Por cierto,
las cantidades de cada ingrediente no fueron incluidas por la “Gran Bestia”,
pero la escritora canadiense, Nico Mara-McKay propuso unas raciones que al
parecer funcionan bien.

Ingredientes
-1 taza de arroz basmati integral
-Sal de mar
-1/4 de taza de pasas
-1/4 de taza de almendras rayadas

poniendo una debajo y una encima. Prueba el arroz después de diez minutos. Si. y deja que se seque. Una vez que comience a hervir agrega las dos tazas de arroz. De preferencia el arroz debe estar suelto. . Si tu estufa es de gas.” 3. 4. Instrucciones: 1. al igual que yo. con el verde de los pistaches convirtiéndolo en un Poema de Primavera”. 2. la gastronomía es un arte que guarda múltiples correspondencias con la magia y la alquimia. pistaches. Removiéndolo con frecuencia agrega la mantequilla. puedes secar el arroz con toallas desechables. casi como si no estuviera cocinado. vuelve a probarlo cada dos minutos. tenga un “color dorado claro. Pasa el arroz a un colador y enjuaga con agua fría. almendras. remuévelo regularmente. pon el colador en un estante sobre la estufa. pero no debe estar batido ni como sopa. 7. “al tomar un grano y presionarlo entre tu dedo índice y el pulgar debe aplastarse con facilidad. Agrega suficiente cúrcuma para que el arroz. 5. Y ahora que posees la receta crowlyana de arroz con curry. vierte agua fría en la cacerola.-1/4 de taza de pistaches -Clavo en polvo -Cardamomo en polvo -Cúrcuma en polvo (suficiente para darle un tono dorado al arroz) -2 cucharadas de mantequilla . las pasas. después de removerlo. para absorber el agua. En este sentido no debiera sorprendernos que Crowley se sintiese atraído por la cocina. Si no está listo. Vuelve a poner el arroz en la cacerola pero a una temperatura mucho más baja. 6. una o dos pizcas de clavo y una pizca de cardamomo. quita las toallas. Pon a hervir dos tazas de agua. Cuando esté listo. A fin de cuentas. Una vez que hayas quitado toda el agua posible. podrías aprovecharla para esa próxima ocasión especial y deleitar a tus invitados con un plato esotérico. tienes una estufa eléctrica.