You are on page 1of 2

La dieta de la

meditación

50

|

www.guiacieloytierra.com

La dieta de la meditación 50 | www.guiacieloytierra.com Universo Holístico ofrece a sus lectores, de la
La dieta de la meditación 50 | www.guiacieloytierra.com Universo Holístico ofrece a sus lectores, de la
Universo Holístico ofrece a sus lectores, de la mano del Centro internacional de Yoga Sivanan- da
Universo Holístico ofrece a sus
lectores, de la mano del Centro
internacional de Yoga Sivanan-
da Vedanta de Madrid, una
serie de artículos en los que,
desde una óptica práctica ire-
mos presentando los conceptos
fundamentales de la dieta del
Yoga. Para que todos podamos
incorporar a nuestras vidas una
nueva forma de alimentarnos.

Los alimentos que incrementan la vitalidad, la energía, el vigor, la salud y la alegría, y que son deliciosos, blandos, substanciosos y agradables son estimados por el meditador. Las personas apasionadas desean alimentos amargos, agrios, salados, excesivamente calientes, picantes, secos y quemados y que producen dolor, pesadumbre y enfermedad. Los alimentos que son rancios, insípidos, pútridos e impuros son apreciados por las personas tamásicas.

Shrimad Bhagavad Gita, Diálogos con lo eterno, de Swami Sivananda

El estilo de vida que llevamos nos facilita la meditación o nos aleja de la deseable calma. La mente está formada por la parte más sutil de los alimentos. Si la comida es impura, la mente también se vuelve impura en sus funciones y por tanto en la práctica de la meditación. Somos lo que comemos: dice Swami Sivananda. Esta es la máxima de los antiguos sabios de La India, hoy aceptada en Occidente. La comida ejerce una tremenda influencia en la mente. Obsérvalo en tu vida diaria. Tras una indigesta, suntuosa y pesada comida resulta muy difícil controlar la mente. Ésta corre, vagabundea y salta como un mono todo el tiempo. El alcohol causa una gran excitación mental. Según sea el tipo de alimentos que ingerimos y de las bebidas con las que nos hidratamos así será nuestra práctica meditativa.

EL HOMBRE ES UNA CRIATURA FRUGÍVORA

El hombre ha sido creado como criatura frugívora o comedores de frutas. Es un hecho científico evidente, bajo la comparación con los animales carnívoros, de los que

difiere completamente en cuanto a sus órganos internos, dentadura y apariencia externa. Anatómicamente se encuentra más cercano a los monos antropoideos cuya dieta consiste en frutas, cereales y frutos secos. Disminuir las comidas a base de carne y nutrirse directamente de la mano de la naturaleza, de frutas y granos maduros y saludables, de frutos secos y vegetales con miel, queso y leche, elimina un buen número de enfermedades y facilita la práctica de la meditación. Lo necesario es una dieta bien equilibrada, no una dieta rica. La dieta rica produce enfermedades del hígado, los riñones y el páncreas. Una dieta equilibrada ayuda al hombre a crecer, a soportar mayor carga de trabajo, a incrementar su peso corporal y a mantener la eficiencia, la resistencia y un alto nivel de empuje y vigor. El hombre es mucho más que sólo mente y cuerpo. Es esencialmente un espíritu eternamente perfecto, puro y libre en su auténtica naturaleza interna. El nacimiento humano se ofrece como una oportunidad y un medio para alcanzar ese sublime conocimiento de la naturaleza interna espiritual. En este proceso, las tendencias animales deben aminorarse en el meditador.

www.guiacieloytierra.com |
www.guiacieloytierra.com
|

51

52

TRES POSIBILIDADES DE

ALIMENTARNOS

Como ya hemos vistos en números anteriores de esta

sección de la dieta del Yoga en Universo Holístico la forma de alimentarnos puede de ser de tres tipos según las gunas, denominación sánscrita para las cualidades primordiales de la naturaleza que se manifiestan en diversas combinaciones en todas las cosas.

• Alimentación Sátvica: equilibrada y

armónica.

Se incluyen en este grupo: La leche, la cebada, el trigo, los cereales, las legumbres, la mantequilla, el queso, los tomates, la miel, los dátiles, las frutas y las almendras, entre otros. Vuelven la mente equilibrada y calmada y son una parte importante de la dieta de los que quieren aprender a meditar.

• Alimentación Rajásica: relacionada con la

acción, la pasión y la dispersión de la energía.

Los pescados, los huevos, la carne, la sal, los picantes excesivos son alimentos rajásicos. Excitan la mente y vuelven a la mente desasosegada, inestable e incontrolable

• Alimentación Tamásica: en la que

predomina la oscuridad, la opacidad y la inercia.

El alcohol, el ajo, las cebollas y el tabaco son

alimentos tamásicos, distorsionan la mente de los que meditan y la llenan de ira, ansiedad y confusión.

SOMOS LO QUE COMEMOS

La eficiencia de nuestro cerebro está relacionada con lo que comemos. Si nuestra ingesta incorpora demasiados alimentos manipulados, la mente se llenará de impurezas y se mostrará desequilibrada. Las personas que practican la meditación deben ser conscientes de lo que comen pues la calidad de los alimentos ingeridos afecta directamente a la meditación. Lo óptimo es comer de forma sencilla, lo que no significa que la comida vegetariana, inmersa en el principio de Ahimsa o no violencia y recomendada para los que quieren meditar, deba ser poco apetitosa. Lo ideal es ir suprimiendo poco a poco los alimentos y las bebidas que nos perjudican. Los alimentos precocinados, los demasiado maduros, el alcohol y el tabaco entorpecen nuestra mente, adormilándola e impidiendo la concentración. Los componentes químicos de los diversos alimentos vibran en un rango variable. Cada partícula de comida es una masa de energía. La ingesta de ciertos alimentos

establece vibraciones discordantes en el cuerpo físico que lanza a la mente a un estado de oscilación y desequilibrio. La concentración mental se vuelve difícil y el pensamiento elevado es perturbado, pues los pensamientos elevados implican vibraciones finas.

DIETA VEGETARIANA Y MEDITACIÓN.

52 TRES POSIBILIDADES DE ALIMENTARNOS Como ya hemos vistos en números anteriores de esta sección de

No debes llevar un cambio de dieta radical, pero si quieres realmente que tu práctica meditativa avance es conveniente adoptar una dieta vegetariana sencilla. Hoy, a diferencia de lo que sucedía hace unos años, esta dieta es mejor conocida en Occidente y ya no existe la obsesión de que sin carne no se puede vivir. Sabemos que lo que comemos afecta directamente a nuestra salud. La meditación es más difícil si el estómago está demasiado lleno pues aparece un sopor progresivo que nos adormila e impide la concentración. Observa como funciona tu mente después de una comida pesada, intenta buscar el silencio y meditar. Reconoce que, al menos, te será difícil. Hazlo ahora en ayunas o habiendo comido ligeramente alimentos sencillos: será más fácil. Sabemos que somos lo que comemos. Una parte sutil de nuestra ingesta alimenticia se convierte en nuestra conciencia. La dieta vegetariana sencilla y natural transforma tu conciencia y la mente se apacigua.

NO LO DUDES: SIMPLIFICAR LA DIETA Y HACERLA VEGETARIANA DE FORMA PROGRESIVA, SIN RADICALISMOS, NOS ACERCA A LA EXPERIENCIA DE LA MEDITACIÓN Y DE LA CALMA.

RECETA VEGETARIANA YÓGUICA DEL MES Cebada con tomates, aceitunas y eneldo. (puede sustituirse por tofu) 100
RECETA VEGETARIANA YÓGUICA DEL MES
Cebada con tomates,
aceitunas y eneldo.
(puede sustituirse por tofu)
100 gr. de tomates cortados en
rodajas
y calabacines) hasta que se ablanden
y añadir a la mezcla antes de hornear
BENEFICIOS
Disfrute de este plato lleno de
cualidades nutritivas que mantiene
el equilibrio y la calma de la mente.
(Del libro de Yoga y Cocina. Alimentos
para el cuerpo y para la mente. Disponible
en el Centro de Yoga Sivananda de Madrid)
PREPARACIÓN
LA AVENA
PROPIEDADES
Esta es una forma de cocinar la avena
muy adecuada para la práctica del
Yoga. Una variante interesante se
consigue tostando la cebada hasta
que despida su aroma y añadiendo
agua a continuación. Así el plato
adquiere un sabor ligeramente
ahumado y tiene un efecto más
desecante sobre el organismo.
INGREDIENTES
Para 4 a 6 personas:
* Calentar el aceite en una cacerola
grande y saltear la cebada durante
3 o 4 minutos. Añadir el agua
hirviendo y cocer entre 30 y 45
minutos, hasta que la cebada se
ablande. Mientras, precalentar el
horno a 190 grados (posición 5)
* Escurrir la cebada. Mezclar todos
los ingredientes, excepto la mitad
del queso rallado y los tomates y
colocarlos en una fuente de hornear.
Cubrir con el queso restante y las
rodajas de tomate.
* Hornear de 10 a 15 minutos, hasta
cucharadita de aceite de oliva o
ghee
1
que el queso se derrita y adquiera un
color dorado. Servir en seguida.
225
gr. de cebada enjuagada
* Para una versión vegetariana sin
600
ml. de agua hirviendo
lácteos puedes utilizar 200 granos
500
gr. de tomates picados
50 gr. de aceitunas negras
deshuesadas y muy picadas
de tofu en vez de la crema de leche
o el queso fresco. Espolvorear copos
de avena en vez de queso Cheddar u
Este alimento es muy famoso por
sus propiedades calóricas y se utiliza
como comida principal en muchos
países de clima frío. La avena
contiene fibra y es rica en vitaminas
E y B y en minerales como el calcio,
el magnesio y el potasio. Aumenta
la vitalidad general y refuerza el
sistema nervioso, aliviando el estrés
y la tensión. Su elevado contenido
en silicio ayuda a la renovación del
tejido conjuntivo y el fortalecimiento
de las paredes arteriales. En la
cocina se utiliza para espesar
sopas, las salsas y los guisos. Los
copos de avena que se encuentran
en tiendas especializadas en
alimentos dietéticos son preferibles
las variantes precocinadas de los
supermercados
2
cucharaditas de eneldo seco
omitir este ingrediente.
150
gr. de crema de leche o queso
fresco (puede sustituirse por tofu)
Sal y pimienta al gusto
* Si quieres completar este plato
puedes saltear en un poco de aceite
una selección de hortalizas (apio,
100
gr. de queso Cheddar rallado
pimientos rojos y verdes, zanahorias
Colaboración del Centro
Internacional de Yoga
Sivananda Vedanta de Madrid
Tel. 913615150
www.sivananda.org/madrid

|

www.guiacieloytierra.com

52 TRES POSIBILIDADES DE ALIMENTARNOS Como ya hemos vistos en números anteriores de esta sección de

www.guiacieloytierra.com

|

53