You are on page 1of 13

: Q ".

'
?..1
¿= ¿= =
I |t =i
7:-. -. ^
=.:.:.:
I" );';
v:r;: t-3';.
2
;c" - = 9
t
==
¿,V
c'
¿ó
" =* l.i
-- - *1
- .=i _ 7
).=
'
=
in? :.= =¿ n'¿-'¿ ? -

i\ r
-: ^5'7';.=
=
=
.aa .",
79..ú

=
¿ ='-l,iEf,
Í..=a, 'cot=

7:->

Oa)

!-§,

Q9:ZAu-

C:
JfO;>.i-='
-=fca r.'- { ?--?'= - ^ 1 !'á = ::
'
- u -. ',.=, A
) 9 io . - f - ,
:.:;
-- =.:
- : :.: o, ñ .^'T.Y
F o'c ? c 4; ,r
u

r.i-'L í.c
9
-'trf-c'=
E ñ o-:^;.,
^
a_=tr-",-='===1--íó
-? >-É -.:
=-*o
c,

i-^7',-^.
-L
=L*:

:

:.

a
='t

-ña

(,

a\
*.'
7a¿
.¿ t,r /l
/aczfL-)
^l(^,a' a.
a
.<Y.t
UJO

n'l. Z
-/ :- rrl
j)

I
G)
!

--

"/

\:.

^ >/.
!r..i
¿1

.4-l

'-l

YAzH
Q'.
{H-¡
f--: i
o¡ r¡ I

a z>

-

* r
ñ

i,
-,: -

¿ -f i1

cJ : .: - .: .:
.- a ! A\
;: <)
+.-r
t, v
-3 u ...-,lé,.¿
O ¿ ¡, u - ,-l .-"

*'ñ

Á

!!v¿,^ta
^.

;,

ñ

-

.-

:l

a:!*
+rJ
-;i U
-."!
U,
ór U ci
- a'2
ñ a-!
OX¿L\
!
=¿¿.^r!-!
e
'"

.:
§]]u:
^ a
.J
t
; !, U (,
U

xo -cJ O¡!3---,

:r
9

+

",^ -c-

cr ¡\=U:
-:=

1
'r

I

-,

X
e

O

¡r

U

d-

-.

a

c í. tn = 3 P
y ó
.- Añ:
U
^q9
9
:-!

=

UJ!:9LT

:v
e Lr
Y-:
a ? - :,
- '..'1
V D

B!9!!UJ

L

:

L.)7,*

H1U

/:

+
-

i

a
9-t'

¡,

(,
!I
I r

=

-3.1

'--=-

= -*.:

\..=l

!l¡

¿ .t

:7

i:.:

=

e

1

---

=
.

=
1

4

=

=

-

-.J

i

¿=.
-:i!rA
=2-

ó!

i'a

,"/!

s.o

.- - .-:
-u_l
^
- =.¿r= : v\
=.^,=
E A A ó.=
]-

5¡L

.:.^u
¡\
,;.i r

.

:a

ñ

U*:
!;t

t

i; :1=ti

u .:
uv!

='..+==
= ¿=
=
tr:: );.1
- - =o1í"
f.
?Z=,.
=- u-t=iu;
=.;

;

?*
i:'=
- .; ::.=i
a
.?
i'=
I
:
ó
=
=
t --^t -;
u:-:; =

:; :v;:I i :I

=

'd-.

!o
?'a,3
,
= -= .L-..,:

.:.:9;

" É á ? ?. o i
=
=
- 5 5ñ i
E I ;
==
-§U!i
I L e ú -_
Z n = Y.Y'=S

u 7,:,7A
-._-:- "- ;- _!6c - u -": -1
'a
7 1 =
C-;
9
'-=----'
':
-':
Á ¿ -1
f, = :
.
:- i -,
=
=
:;t'.:
L c
:

:

o (J-

UO

;i!a:!ar:i'?,1=?7-=
+r=.
ia )

.-7

3
-'^
=_i r oi3

7
i
u I
C :, c i ;.---=
^ -7=_
x
,.= ., 1.2
f,
:
.a
_-:.9a'
1o
a
==g-1
e'
:--"
IY^=i Z=
i
a4
1
("
u=

- =¿--.
: =
ai i
#g "- o :€
; .á_--,--Í='l
="

:
= .,.-n?=.:==='=
üc 7-": ¿:=

.: o
-c
iU

.

o:.-:
r'. Ü
c.¿.=
f;.==
A - u-: :
-l d

l
.i)-1

-

-u^
.-| .1, *

t.t=

-

e í v e i:..a..t i-" *'7 6¡-.¡r ^ 9/ ^ o':-*.z. : : yé=J I x-: :'^ .:.: l..7i 1 :.. ro= zú nÍ=. ao.. -:.É *=.:..:: = ¿?i vi=E1+ . =. o riQ .i iíjÉ' Éiiiiái§¡i z. r r :r :..trIa i!E .:¿. .T Á: x.:.. y.:! " = =I¡.: -¿l¡ o ó.3 1üá".g..: o a--= u c iÁ -.E.¡. -':.E: ...-: tr: .i .*ri. =¡_. =¡_. ü eio E : i r {a.Ti_a! i :" ==i"-r. lc aÉ::'.:: ! l¡= li lis i 1'-rti."i .É+¡ . c. :==* +ii I..6 s.=¡..= = ^.== "=.:::=:= f --::T ..i€ -: := _ .c eE l.E y.i: if i.i:.:+j:ü-§ ¡. o u ñ c.r.. i. "i iJs.: i i.HY.!-. t§ V= 6 ú * rÉ.: iiir. . l. !. á:....: ='= = I: É=. a ?::: n ".! - z-ñ .='d: tr §s *? .-. E:.:...:. =:::: i§ !5ZFi :§.i _ .: a .= :.t 7')f.s o i.? A=.! =-:-. ! J F s iá i:.:] X .Li. ! .i=r z ? ==¿E.a+=E.: L :=.- l.'::íJE r:J?= Ee):€ -l r.i E.i:i i: ñ¡'r+dHd i.eü.. - z_-=i e r.. . t= ün:-: 2i+Ésr. á . ¡.:=r¡:S:¡.^:r..jrái:i: s c A c c J c á 1...=:aii -E= =^: o ü i í.-iiÉ .. ¿ ¿ ¿.E si.. i..c -¿: a= .:-.€:EÉ+1f. ¡.:.alí.: ? : ?.. a F.:.§É !¡ r-= i c o p " úa i::.: .: = : : = - 7 =ñ.=i=I .i !É it aT.=''= ..'=.=-i á s: '.: .. .= : D : =.! .=: . E i. iiii¡! Itj¡ÉjEi.E l¡'=.5. ilr:€ : .!'.r r¡3_¿ri¡+. --: ¡ ¡.5.:::F..3 iii C_. G c E u = '' " i.i:¡ i: . í=:: * -._. :ii r¡ijijj*r!. G ( = ñ'. i'i..J !a i:< = 1t ¿ -.. .* -.=r:!.j. t: ! e¿ aa =1 gI r-ü1i.d ==:i t u.q.ii¡ {:cE--? iú _ oi =i::==o= = I o x 7.L'a.¡ ῧ c-_.e. Ei. = íq s Yii:: t. _ L--tTL.7 a i=:É! : =l ::. : - p > (.§i.!': = I I = ¿i: r:72É-= ""E r::=: t-á? 1:iilr.i..:e¿.á: f iii'i=iiiljii :.:=ir=. *.í ?.I -'--.3.9L.IS li ".8'= .É!i i*. ü..r:ei.ii c-o a- .t'i .: ==S!_. ii.l: X n 9.6. éu-.::i+:.f iÉ i iirií!i*¡¡ I :ii}. ¿ -1...1zz:j"'J=-:--= ii.E: ¡rÉ É¿.!" __?: *E.á5..ll i.: i?.áF E.F ir E...ij.:a?ii: i1:i'i iF ..: ¿1.?ráÉÉ¡..1ilÉ i¡ :.d?'i á¡r §: E3= ¡ l. o -= r.. ttu =-o -..sÉ i u¡.E:aE=iái 9 aJ ".! ¿*7::'l.--'=i=_-" -=i!.... .! ¡ . ¡'i . .1.É i¡ O*:Vie|Zi. §r u=:..:: Y.E r Y: -c'Ji::c' :€:6.? lÉ : i leE E" -B -= r.:.::í2ili.Enij . . rri = :].--= i.= . Íis".1.íi.§ í á:: F 3=i¿::2i: L.ün y-.-= CC^. .-..! L c. fe..? i.r+== ili:s.:::=::'¿'+= 1'=: =-. nt= ii.l:jÉá: i:E e= I:3 t -: .=-f i:( i"r.: i i álp=-: 5=.-= V = = = a ?.y r.= o t-'j: > 7..g '= c . a. ^.o: .1 .c 8. . =5.: i-E.§i l€l:..¡1.oX=i.:I hp I .i t T: j:.-...i..H+=.iü I i ñáEÉ -. a2 ": u ou ..i i.b=.§ ¡ :.1 .Y¡ !::=:= = .= -: .e*l cl 2.ru. I j!r i.i o -:=r l5:=.i*iÉi§.ii_l!-E eEt i*: É=5 i c¡.ü § : a § =.a ¿< i i¡ i=ii' ¡.

-'. +¿:: ::-=-=!'" jJf ..+.1j= =. :uj ili==:-' r1+^i¡ O :ia.: _ . .. I ! ¡ :.1 :ii: : 4 :-=s{.-.=. =: :Z.: :1:-r a '' ..= : ..!--: .= .: :.= : = ^. .=:. .:==. tI: j=:2rJ-. .21 1. i:3.:i¡:ir:'..:1i=: := . .=" ! iiat.v" -= :^l-.É==r71 .: . =. ii.:-'. : ó : ¡=.:1.-¡(-)a i .=-.. i7z.v. :1=1L:fj.:.li ¿ii: : :aa:: : :._: : -i -j O -L 3 U .!2='.= --c=. i .§ =:..1i i.)a -U.: :: i:=.=. l"r.\ ! !i:i ': ..yi .Z"T . ?.:.:i. l..::... =. ..: .:i===i=.! i ?i2l í.!r : i =ilt.- q- :6U: !^!U ---! *!uO -i c'"u" q-) i :C*l)-^ --tqL ..:= !. :-l- e. i: t ¡= a.. = X.'.:ar-:.:. := 1.r.-= a. = . (f ! t () :-.t I5-'. .i :: i :.=-. j: (J = -il :.:': .: a ¡ | . - .i: O ¡' ..=:-==:==--i-=== i. .: 9 -:r :i:-: :-.É=: : = = l:.- cl Z E - .:7i ¡ j+.j ls D -+':- . i7 i.o. = | -c _:--i _=:"¿* _?é: -.=.5q .¿ ¡ 7 = .- a .: .=.ú ¿-.l.='-= =.i¿.!:-:. _=7 =-= = i eJ..::.r. : i : i . a : -: :. v_:i =2 = -= t :.a.. :=:'._- :i¿T:-=..gq¡ aeta * ióo ¿:U- ü:=Ü u .: r: á.:i:¡ :: itÍ:! 1't= :..U oi r 2 .a=i :.a-.i iaTii= : : i . "i ^. Q-i o- Q) Qf !i!i _l -l E : = :.:1!.= ¡ .:i:i. i.. --Q !r.. : o c i I c -1:: ¡:.". ae. : : = z l :t ii :.: : 1á o = _.íi i.T ':" í-::.. =f .:::¿ :i iaai : : í':'_.-::. .!Z.-Í.:: = :a1l: .12r : :: : : :==:.-: t.n :t.=i.Í.i =.i::i : ! = : Éa:" a=ar._.:::1:..3a.-J 1= _ .l i. o ! .: a.!?65r=¿ L= ..z t - i : r. .:_:=L= i = {:i :1=i :..: =: = -.=: :.?!: e*¡=irg:3"_ yr?=.= §.=_:-=.*: .= =':-o: i o :=:= ¡ .': iiZTZ==1¿¿ '=. / . :l E : )1.. .!: =:i l.=.1 -=:.:.i JU.: -7=..:5. i-) ! _ d-¿ ¿*i.: = -:. í. -. =: 'i.i.=:.í 1'='.Z:=.--.i == = 1 = -:::: =:' -* -i := -= g-: ¿ ! i=-..: ?.. a _=.-¡ =.i.3 = ..=.=?i :: iJ.-:-i == ! J .rZ=.i:i:-r 6 .. a i.É 1í:.271== '=.-'a:=:== = .I = .. ==.= = ^"a= = !J := =aai. .Í I2tirl!..:. ¿ U :.. =á i= i: rI.:_. :: =.=: i:=7 g..á:==ú=i=.-.-:a i.:'=: ir -'.:__:l V^ '=i = =.J:-: ==! 1='2= i: .: : i :: . : .I ¿' {J I -c C .. i€.':.!: =\:ili i.:=.=1 i E .t.. (.:1 l'-. .d.!.= iI=.e!2:iiiA . -. :::.= = -.- - 'i)=|-:.. J.iZ i:.=.:ri c o A c .¿ .l . ¡ : 1i". = ^ =..= = .) a lr -' I a..'= ii..í:! q . l. í.- = =.-:: =:. .==z i i= i::: i.= i SJ o " i:.==1-:=i= =lZ -í == ? g: U ¿i L =l=::^ .:.a . i! -'=:'lliiZ.i c'= . i1?=: = U : .i=:a-= i c : . -: : é .1J .: : :.:i===== = l¿.t=== ..n rE I ¡ .f a ''Cu-- C I Z A :n :.: -::= iZ :21.: : ^ .= a:=='-?l.-:.1J :i T:12=ir= .:i :J : á: ó : :-:== !) !) A t. 1 \) - = = !.¡ =i= =€{ I 2::ai=': -'.á=i^1¡ s.. >'-A¡ j:--I . i::- l==: -.=:.= ¡ .:- :- - t = ' ::rZ¿Zi-? - !-.i..L='-alIa.22 )=i. .:!::_ . ¿ -.: i:-:::i. tij::==:..=_1i:---::.. "l:¡: Jf:=?=:-'":i-.---l _-'_ :: =.7r*O: i = í'i./ ^ t ó.i j = .i: ::i {'.Z: 7 := : :i. a .

.á*: ñ= ¿ :==7i.: i= o= s:..E ¿:.i.= i. É l! i! =-i =§ t=:i É s : g'd= a " ! s*-.:_ z= iir-.:.. I= 1: Z:... .iiv':!=. i= *á <_":: -.¡..í a 0 =: t _-ó. i:3+ l¡=: i i:7 É.i:. .¿íÉiiÉt.7 =.á¿ ".!É== = =::: i...:.i E=:Zl=i:7=¿a nr^ § .t .i =sÉésrréi¡! ¡t+_=i c^. o l:a:iá¿. ': i ic t.-:_c Jü =. -: -i 4.2 .5' = a ii=:: =i:..L ¡ I -r E j.i. _:'É 3. ¿. zl¿z i¡s:áa.' :l.: ) =g. iL. j E=c.:1iu:i -§i r.iE I¡._€u.u =...éócóÉr¡-.a .li.¿ . "..E :=:n = i= i.: =ia¿ c..E. i..i.:.-n .=l: 1": -.'i... E =...1 g:.Z=i.= -o. g::-:. +¿zr=L..!.iL 7Zt¿i.:: 1: ¡i L.t. . ¡ _-__- .!: . .Á..Z:a^Ú'.I:: .¿: tr-= .i_=.¿ = i- :. I = ¡.ii=i:Y:¡ =:.=.: -S c j !.irs -.1i=¿:.i: .9!"='.i¡.z==:...¿ ==:= E.z_:z..:9üa.. . i.. y < ¡.i 1.E ó€E-.= = : á ¡ i-. Zli=r.y?iaz E'4u. .::S:=.:: :.táú='Ei...r i: i:u..i:E -. 'J " -. §:t 3: r.._.: =-1.41_-.i5 -.á" í: i 11.a.¡:a Í iuÁ^=f 8-. c = . =:3=.:1c.3:F.F L."=¿ ¡..=!: _. a=i:a :1= ¡= ..-7i* s: ¡= E.i= ::.i -=.. É n.: ú=r: = j.J = -.ssYii!! ::i: I... iZZ §i.. s i2 i!VL..I á s a -.=i ¡:i:! l"=r c1 EI::..=A= cSq!¡..='!= ...r=s!É a1.= iZ = = o. -Ji::.Zi¿i¡.r'. " _-:.:. \ i ¡ i = -' -ü .?. .----!¡= ts f..=27" ?táú. : § i=-. llgu== É É.r -trl =27.7:=É.:3-=¡:= =.ü: =.Er i.=-1É:=:.=-qi.-=-: ..1 ? v_ ! í.=!= .==.¡¿¡:-:§i.: a i r.: ": á¡_. .rg! .'..'.2=i :. -. = 1.-.: o.-d .:á. C:. = -'i .ci: = iVs¿ Z . .i ¿-j" g-:.. i i: aZ=:: 2=-?i=ai ííj. 'f á-i i ='.:.i> 9_.. ¡iíi= j C 3 =. :.l: t t F.Iylai =: =¿ . =:ó:-= --ÁiC:.1X i:.:j -luz= r:¿: e Jo*.. l. =--: ! i -.=: +:.: o o L t ^. =E. q s.* l=='.i.. .:=. .. ."= !=. ^: ¡_.is.=s ¡ I p= = r J.¡¡: i i§ iL?^..:. r = :--:: =r.i a-o: -j tr u ri I -= § ?'.." u . -'r.=:. :Z ¿ .

El yo y el ello La investigación patológica ha dirigido nuestro interés demasiado exclusivamente a lo reprimid<1. f'enemos dicho que la conciencia es la saperlicie del aparato anímico. en calidad de función. Am- I Véasr. Por lo pronto' son f. Hasta rhorfl. al rcs¡re*o. vale decir. advienen a la superficie que haceSacer la conciencia. Aun de Io fcc sélo podemos tümar noticia haciéndolo conciente. del acontecer anÍmicc. pris. lo que llamnmos sensáciones y sentimientos. la hemos adscrito.proce-de pensamiento»? ¿Son ellos los que.l También nuestro investigndor tendrá que tomar comCI punto de partida esta super{icie percipiente. tópica. Y «espacialmente». dil priat'ipio dr ¡. . sino esta vez también en el de la disección anatémica. Ahora bien. de adentr«r. por lo dcmás. Desd€ que sabemüs que thmbién el yo puede ser insonciente en el sentido gcnuino. Pero.bajo el título de <. 2L 26'1. no sdlo cn el sentido de la funci6n. querríamos averiguar más acerca de é1. el único punto de a¡royo que tuvimos fue el signo distintivo de la conciencia o la inconciencia. un momento: ¿Cómo es posible eso? ¿Qué quiere decir <<hacer conciente algo»? ¿Cómo puede ocurrir? Ya sabemos desde dénde hemos devanado la respuesta. y. consumándose en sos de algún lugar del interior del aparato cCImo desplazamientos de energía anímica en el camino hacia la acción.s todas las percepciones que nos vienen de afuera (percepciones sensoriales). a un sistcma que espacialmente es el primero contnndo desde el mundo exterior. Nás *liá 18.2 II. últimamente hemos visto cudn multítr'oco puede ser. No obstante. todo nuesro saber está ligado siempre a [a conciencia. o es la conciencia Ia que va hacia ellos?-JReparamos en que esta es una de las dificultades que se presentan si uno quiere tomar en serio la representación espacial. ¿qué ocume con ilquellosfotros procesos que acaso podemos reunir modo tosco e inexacto. en el curso de nuestras investigaciones.1920¡t {AE.fuur (.

Iue percepcron que quiere devenir conciept: tiene lo adenrro tos. se diferencia siempre de la alucinación. como todos los restos mnémicos.¡ ¡obrr la his¡rria {Brer¡er 1.e que la diferencia efectiva entre una representación i un pensamiento) itc y una prrc consiste en que la primera se consuma en algún material que permanece no conocido. cf . su contribucíón ¡eórica a Estudio.] * [Opinión ya expresada For Breuer en{t90ü¿i. de percepciones acústicas. 200.último sisrema. { Estas represefltaciondipalabrir son restos mnémicos.¿Cómo algo deviene preconciente?>>. 1 [f. AE .r' Sdla que con igual rapidez caemos en Ia cuenta de que en caso de reanimación de un recuerdo la investidura se conserva en el sistema mnémico. viniendo desde adenro.l. Concebimos 1os restos mnémicos cCImo contenidos en sistemas inmcdiatamente contisucs al sistema P-Cc. una tercera tendría que ser la carrecta. signos distintivos diversos que la referencia a la conciencia. Antes de adentrarnos en el tratamiento de s. 169-71. nos parece vislumbrar una nueva intelecciinr{511o puede áevenii conciente 1. Freur. páss. Estudios sobte ( 22 . exceptuados los sentimienya una u. Los restos de palabra provienen! en lo esencial.'tic ahí el primer intento de indicar. For tanto. pág.. págs.l jr <rl-ti inct¡ncienie» Libid. l89t).: Ya en oro lugarto adopté el supuesto d.) 6 lFreud había llegado a esta conclusión eñ su monografla srbre las afasias { 1891á) basándose en hallazgos clínicos.n /epresent*cirsres-palahr*. así como & la psrcepciin externa. pueden rasmititse hacia adelante. pág. una vez fueron percepciones y.es por igual.5.o gue y. desde que intentar trasponefse en percepciones exteriores¡ Esto se üuelve pogible pir medio dá las huellas mnémicaJ. rnientras que en el caso de la segunda (la prcc) se añade la conexión c(. para los dos sisternas Pr¿r e |cc. por lo cual ff.G a ravés de Io cual es dado un parti- : ¡[In examen más extenso de esto se halln rñ rrf6 inconciente:' l9l5e \ ..f . aun el más vívido. sino que se traspasa entefamente a este.bas posibilidades son inimaginahl. pueden devenir de nuevo concientes.* En el acta nos vienen a la rnemoria aquí la alucinación y el hecho dc que el recuerdo. A8. 531. Y la respuesta sería: «Por cqnexión con l*s correspondientes representaciones-palabtar». a los elementos de este.2. mientras que la alucinación {que no es diferenciable de la percepción ) quizá nace cuando la investidura no sólo desborda desde Ia huella rnnémic¿ sobre el elemento P. sus investiduras fácilmente. 14. L's urttrpre¡uciá* le los suttias A8.198 y sigs-1.! naturaleza. la pregunta <r¿Cómo algo deviene conciente?r¡ se fcrmularía más adecuadamente así: <.

y lo misma las imágencs motrices de palabra. de la palnbra (.íd. Son rnal conocidos. por así decir. desempeñan el papel dc signos de apoyo. Varendonck. -de y aun en muchas personas parece privilegiado.o inctrntiente» (l9l1r. la prc¡. medianrc el trnbajo analítico. AE. Además. el sistema P-Cc7 I-a percepción.:presión visual a las relaciones que distinguen particularmente a Io pensado" Por tanto. el pensar en imágenes es sólo un muy impericcto devenir^conciente. pero ranrpc¡co el lcc ha trenado. En un primer abordaje puederr desdeñarse los componentes visuales de la representáción-palabra pcr ser secundarios. pero. el re¡io mnémiic. para el sistema Prc¿. h{ientras qr. EI estudio de los sueños. adquiridos mediante la le«L¡ra.re el vínculo de Ia percepcir'rn externa con el yo es totalmente evidente. La palabra es entonces. por ásí decir.¡ ¿Jc este problcma. nc puede darse e:. qile. I lJ-+. y el de las fanta- sías inconcientes se¡¡ún las observacianes d. otra vcz. aquellos esl*hones intermedios pr{'r.1 Pera no se nCIs ocurra) acaso en xr*s de la simplificacflón. 212 l l¿t ? [f--f. obra para la cual l]'rcud cscribiri introducciún I l92l&). en cambio.1 ?1 r¡n. Se :rverigua (iue en tales casos casi siempre es el material concreto I kr¡¡tkrtt ) de 1o pensrdo el que deviene conciente. J. tomado de dicl¡a moni:¡¡ra{ía. Por consiguienre. ltt.la duda: ¿Estamos iustif icados en referir toda conciencia a un único sistema superficial.? pueden proporcionnrnos una ima¡¡en de Ia especi{icidad de este pensar visual. propiamente. Varendonck (1921). el de la pcrcepción inrcrna con el yo reclama una indagacirin especirl.. ¿unque podenrcs considerar como su meior pflra- histtriu.¡ . ibi¿l . Un riiapran¡s ilusrrarivo accrc. ni desrnentir que es posible. del apararo anímico. pá¡¡.1. hasta la Cc. v sin duda algunn es más antiguo que este. salvo en el caso de ios sordomudos.J. un devenirconcientes los procesos de pensamiento por retroceso a los restos visuales. Volvamos ahora a nuestra argumentación" Si tal es el clmino pCIr el cr-¡al algo en sí inconciente devicne preconciente.unta p{ir el modo tn rlLrc podemos hacer (pre)conciente algo rr:primido {esforzado al desalojo} ha de respcnderse: resrablecicndo.interna proporciona sensaciones de procesos que vrenen de los estratos más diversos) y por cierto también de los más profundos. Irr conciencia permanece en su lugar. tanto ontol¡cnética cuanto filogenéticamente. Al:. sc reproduce cn el «Aplinrlícc C» a *.cular origen sensorial. de algtin modo está mrís prriximo a los procesos inconcientes que el pensar en palabras. pigs.2. olvidar la significatividad de los resros mnémicos <'rpticos las cosrs del mundo-. Iiace emerger.

Asl pues. Así coma las tensiones provocadas por la_urgencia de la necesidad. no del todo justificada. str <. a pesar de que permanece idéntico eso otrp que les corresponde en el decurso de la excitación. pueden venir simultánesmente de diversos lugates y. La diferencia es. esa cosa intermedia entre una percepcién externa y sna interna.. Por lo tanto. hasta el sistema Pi La experiencia clínica zanja la cuestión en favor de lo segundo. párs. seguimos teniendo iustificación para afirmar que también sensaciones y sentimientcs sólo devie'nen concientes si aleanzan al sistema P. que se trasmíten directamente hacia adelante. hablamos de sensaciones infi?rcietrt€si rnantenemos de ese modo la analogfa. 28-9. . tener cualidades diferentes y hasta corrapuestas. que son esforzantes en alto grado: es{uerzan a la alteración. Con otras palabras: La difererlcia entre Cc y Prcc carece de sentido para las sensaciones. 7-8. no afloran como sensaciones. que los provenientes de afuera. Edtas sensaciones son multiloculares {de lugar múltiple}} como las percepciones externas. un retardo de la reacción de descarga. y del fundamento metapsicológico de esto último. a la descargi. si les es bloqueada su conducción hacía adelante. con «representaciones inconcientes». y pueden salir a la luz aun en estados de conciencia turbada.ll Si a lo que deviene conciente comCI placer y displacer lo llamamos un otro cuantitativo-cu¿litativo en el decurso anímico. en efecto. que se comporta como una percepción interior aun cuando provenga del mundo exterior. t. nos surge estfl pregunta: ¿Un otro de esta índole puede devenir conciente en su sitio y lugar. Muestra que eso CItro se comporta como un{ mCIción reprimida. más elementales. lo cual no tiene lugar para las sensaciones. Son más originarios. por eso. {lbid. y por eso referimos el displacer a uns elevación. I-as sensaciones de carácter placentero no tienen en sí nada esforzante.eutu?tg. o tiene que ser conducido hacia adelante.{8. Sélo una resisteneia a la Compulsión. de la investidr"rra enetgética.j 24 págs.pre-valencia») econdmica. 18. En otro lugar't me he pronunciado acerca de su mayor valencia lBed. aquÍ falta * [¡1{ár ullá tlrt prindpio tle plarer tl92üx). a diferencia de las sensaciones de displacer. hace conciente enseguida a eso otro. de manera abreviada. no del todo correcta. Puede desplegar fuerzas pulsionantes sin que el yo note la compulsión.1 . y el placer a una disminución.digma a los de la serie placer-displacer. también puedc permanecer inconciente el dolor. que para traer a la Cc la representación irc es preciso procurarle eslabones de conexión.

los pensamientos devienen percibidos real y efectivamente lwirklicbl de a{uera--. quien ínsiste. quien.ehtaríq <(percibir». sobre el cual. por ¿tr¡í dccir. A rulz de una sobreinvestidura del pensar. y -según su expresión. el yo es. <*Lo inconcienreo {19l5e}. Es corno si hubiera quedado evidenciada la proposición: «'fodo saber proviene de la percepción externa>>.) 11 Groddcck (1923). es que lo que llamamos nuesro <{yo» se comporta en la vida de manera esencialmente pasiva. 7. a una necesidad de la naturaleza. la ciencia elevada" I\¡le refiero a Georg Groddeck.-ella llamando <{J. según el uso de Groddeck. como rrt [üf.] '* {Juego de significacicnes entre «ual¡¡. sino que devienen tales de manera directa. y no nos arredrará indicarle a la intelección de Groddeck su lugar en Ia essambladura de Ia ciencia. srrpri1 págs.lo Prcc. Lo vemos partir del sistema P. mi <<Intraducciónr'. además. ingobernables. los procesos internos de pensamiento son convertidos en percepciones. Por su mediación.-corno Tras esta aclaración & los vínculos entre percepción externa e interna. por motivos personales. creo. AE. corno lo tenemos aveliguado. quien rsta expr€sión gramatical para lo que es impernonal y responde. Un in-dividuo {Indiuilaum} es ahora para nosoros un ello psíquico.] El propio Grod.r. aunque no nos hayan avasallado hasta el punto de excluir todas las otras. ?r . por un lado. de nuestro ser. no deben a estas su devenir-concientes.. Ahora. a lo otro psíquico en slue aquel se continúa y que se comporta coma icc. rnconclente.sCImos . $tenef par verdadero o por cierto». y «lir uahr halten ).lr Todos hemos recibido {en" gendrado) esas mismas impresione§.<<aioidas» por poderes ignotos {uubekanrl}.usa habitualmente deck sigue sin duda el eicmplo de Niet¡sche. que se apuntala en los restos mnémicos. no conocido {no discernido} e inconciente.o» a la esencia que parte del sistema P y que es primerCI prcc. nos deparará una gran ventaja seguir la sugerencia de un autor. podemos pasar a edificar nuestra representación del yo. y bor * eso se los tiene por verdaderos. l:t [Cf. y <<tlla>>. t?}. 1d páss. Empero.8. Propongo dar razén de. una y otra ve¿.lo El papel de las representaciones-palabra se vuelve ahora enteramente claro.l' en cambio. en vano protestá que no tiene nada que ver con la ciencia esfficta. Enseguida veremss si esta concepción nos procurará bene- ficios en la descripcién y Ia comprensión.las sensaciones son o bien concientes o bien incon. Y aun cuanda se liguen a representaciones-palabra. y abrazar primero *l ?r«. como de su núcleo. y el sistema-superficie ?-Cc. cientes.4.

6.l l. Figura 1. pág. o se4 la placa auditiva. 5]4.-esrán referidos tanto á la función rorno a la estructum. lg5ü*. rsí corno su anrecf. pág. Pero también lo-reprimido confluye con el ello. Si ratamos de. obtener una figuración gráfica. Se Ie asienta rasversalmenre. pág.22. como el disco germinal se asienta sobre el huevo. por otra parte. Fág. agregaremos que el yo nd envuelve al ello por _completo. ?3.r" dibuio cuyos contornos. r+ [«HcirÉappe». desarollads desde el sistema P como si fuera su ¡ricleo.ssr incluido en. por entero divrrso.ricocnáli¡is {19))al. fi. . digamos. que áparece en l¿ i*tcr¡treta$ón de l*s s*eñas tl900a). Podríamc¡s esbozar un dibuio de estas constelaciones. El yo no está lgFarado taiantemente del ello: confluye hacia abaio con el ello. no es más que una parte del ello. AE.1 26 . sino-sólo en Ii extensión en que cl sistema P forma su superficie fla superficie del yo). Carra I2). 22. P-Cc ls lCompátese este diagrama con el que sc encuenra -final de Ia 31t de la¡ Nuiuas canlerenriai dr hacia el introdur:citin al o. §. á§. Cf. El áiagrama. levemente disrinto. DL pronto caernos en la cuenta: casi todas las separacioncs que hasta ahora hemos descrito a incitacidn de la parología se-refieren sólo a los estratos de superficie únicos que nor son notorios -los [familiaresJ* del aparato anímico. se asienta el yo. pero puede comunicar con el yo a ravés del ello. 275. por así decir. Io lleva sélo de un Iado. Tal vez agregaremos que el yo lleva un «casquete auditivo»ra y. Lo reprimido sólo es $egregado taiantemente d9l yo pot las resistencias de represión. s*pra.48. ságún el testímonio de Ia anatomía del cerebro.la carra a Flisss del 6 de diciernbre de 1896 (Freucl.una superficie. sirven sólo a la figuración y no esrán destinados a reclamar una interpretación particular.

rige irresrrictamer. La psicofisiología ha dilucidado suficientemente la manera en que e[ cuerpo propig cobra pe¡fil y rcsalto desde el mundo'de la percepción.n papel en esro. se emperia en hacer valer sobre el ello el influio del mundo exterior. Para el yo. lo mejor tt' La intwprtttttiót da los saeüos t 1900¿].l6 Además del influjo del sistema P.La importancia funcional del yo se expresa en el hecho de que normalmente le es asignado el gobierno sr¡bre los accesos a la motilidad. . mientras que el yo lo hace con fuerzas prestadas. por asÍ decir. se afana por remplazar el principio de tlacer. Ia percepción curnple el pápel {ue en el ello corresponde a la pulsión. Así como al jinete. pero sólo se lo ha de entender corno algo aproximativa o idealmente correcto. con relación al ello. y el modo en que a raíz de enfermedades doloro§as uno adquiere nueya notici¡ de sus órganos es quizrís arquetlpicb del modo en que uno. Asl.que. es una continuación de la diferen. . También el dolor parece desempeñar u. se parece al jinete que debe enfrenar la fuerza superior del caballo. otro factor parece eier. á menudo no le queda otro remedio que conducirlo adonde esre quiere ir. ciación de superficies. dE. Este símil se extiende un pocCI más. por oposición al ello. Todo esto coincide con nororios distingos populáres. asl como sus propdsitos propios.llega en general a la iepresentacióÁ de su cuerpo propio.ln §i uno le busca una analogía anatómica. con mediación de P-Cc.I ts [O sea que e I yo deriva en última instancia de sensacionss (§¡. Además. 27 . {. Es visto como un obieto otro. Ia proyección de una superficie. con la diferencia de que el iinete lo intenta con sus propias fuerzas. por-el principio de realidad. El cuerpo propio y sobre todo su superficie es un sitio del que pueden partir simultáneamenre percepciones internas y externas. él mismo. también el yo suele trasponer en acción Ia voluntad del ello como si fuera la suya propia. sino.[En Freud menciond este símil entre sus ssociaciones libres relacionadas §on uüo dc sus sueñüs. pero proporciona al tacto dos clases de sensaciones. EI yo elel representante lreprdsentierenj de Io que puede llamarse razón y prudencia. El yo es sobre todo una esencia-cuerpo. si quiere permanecer sobre el caballo.Es fácil inteligir que el yo es la parte del ello alterade por la influencia directa del mundo exrerior. pág.re en el ello. no es sólo una rsencia-superficie. 24}. cer uná acción eficaz sobre la génesis del yo y su separación del ello. que contiene las pasionei. una de las cuales puede equivaler a uná percepcién interna..

en el primcr trabaio sobre las nluropsicosis dc defensa ( 189{¿). que está cabeaa abaio en la cortezfl cerebral. ¡r se exteriorizan en el hecho de que uRa persona. entonccs. mira hacia arás y. k interpretadóa de l. trad. AE. por lo tanto.' . nuestra meior intelácción ct{tica. pero esperamos que las funciones anímicas encuenren un acceso tanto más seguro y fdcil a la conciencia cuanto más alto qe sitúen dentró de esa escala de valoracién. exteriorizan los efectos másimportantes. pág. empero. como Ia proyección psíquica de la superficie del cuerpo. son inconcientes y.1 28 . extiende hacia arriba los talones. pág.ris s*eñas { 19ffia}. pág. según es bien srbido. tomo HIes. en el estado del dormir. 516. tenemüs prueba* de que hasta un rabaio inteIectual sutil y difícil. AE. No figuta en las ediciones alemanas posteriores.) tr [La frase habí¿ aparecido en «Acciones obsedvos y xácticas rcligiosas» ( 1907t). ptincipalmente las que parten dc [a superficie del cuerpo. El nexo del yo con Ia conciencia ha sido examinado repetidas veces. g. Cabe considerarlo.de primera vez en Ia traducción inglesa 1927 (lnndies: The HogCrth Press.rE nos despista potales. pág. sabe la solución de un difícil problemá rnatemático o de ora lndole que en vano se afanaba por resolver el dfa anterior. donde se afirmaba que F¡eud había aprobado su inclusidn. sin slcanzar la conciencia. operaciones anímicas situadas en lo más alto de aquella escala de valoración. 106. qomo el que suele exigir una empeñosa reflexión. Ia única situación de está cláse. 4. tiene a la izquierda la zona del lengiraie..es identificarlo con el «homrlnculo del encéfalo» de los anatomistas. Esta nota al pie apareció por .l I7 Hace poco se me comunicd un caso así. y psr cierto como crl. por Joan Riviere). no obstante lo cual es preciso describir aquí de nuevo algunos heches importantes. la superficie del aparato psíquico.el permanecer-inconcientes Ias resistencias en el'an{lisis no e§'en modo alguno. Ahora bien. Aptendemos en nuestrcs análisis que hay persoüas en quienes la autocdtica y la conciencia . 5ó. inmediatamente tras el despertar. Por una parte. a hablar de un senti*iento incontieate de culpa. 3. tCf. es otra experiencia. 88. §e producen. aunque la idea ya había sido prefigurada mucho antes. la expüiencia nueva que nos fuérza. ia experiencia psicaanalítica nos desengaña en este punto. r? Más sorprendente. cotrro se ha visto antes. además de representar. y §. ni se ha conservado el manuscrito original. Ahora bien. vale decir.mnral. Habituados corno estamos a aplicar por doquier el punto de vista de una valoración social o ética no no$ sorprende escuchar que el pulsionar de las pasiones inferiores tiene curso en lo inconciente. per. Hstos casos son indubitables. tica a mi descripción del «trabalo del sucño». por ejemplo. puede realiaarse también preconcientemente. á§.

que es sobre todo un yo-cuerpo. 5O v sigs.mucho más y nos planteá nuevos enigmas. 2. tCf.J Si queremos volver a adoptar el punto de vista de nuesra escala de val<¡res. páss.' . I saber. también 1o más alto en el yo puede ser inconciente. Es como si de este modo nos fuera de-nnostrado {demans*iert\ lo que antes diiimos del yo concienre. en particular a medida que vamos coligiendo que un sentimiento inconciente de culpa de esa clase desempeña un papel económico decisivo en gran número de neurosis y levanta los más poderCIsos obstáJulos en el camino de la iuración. tendríamos que decir: No sélo lo más profundo.