You are on page 1of 3

LA FLAGRANCIA EN DELITO DE HURTO

La flagrancia en el delito de hurto se presenta: i) En principio, cuando
la realización del hecho punible es actual y, en esa circunstancia, el autor
es descubierto. Sin embargo, también puede considerarse un supuesto de
flagrancia; ii) aquel en el que el agente es perseguido y detenido
inmediatamente
de haber realizado el hurto o, incluso, iii) cuando es sorprendido con
objetos o huellas que revelan que acaba de ejecutarlo (conf. Artículo 4 de la
Ley No. 27934-Ley que regula la intervención de la Policía y el Ministerio
Publico en la investigación preliminar del delito del 12-02-2003).
Es decir, existe flagrancia cuando el evento
delictivo se encuentra aún
en su fase ejecutiva (v.gr. el agente es descubierto en plena sustracción
ilegítima
de los bienes ajenos), y puede extenderse a aquellos supuestos
en
los que el sujeto se encuentra en proceso de hacer suya la cosa, para lo cual
debe escapar de todas las posibilidades
de persecución inmediata (v.gr. el
autor
del hurto que huye es perseguido y atrapado
por la Policía) e, incluso,
a aquellos casos en los que el agente es aprehendido
inmediatamente
después de haber hecho
ingresar los bienes sustraídos a su esfera
de dominio (flagrancia pos ejecutiva). Según ello, el estado de flagrancia no
coincide
exactamente con el tiempo de la fase ejecutiva del delito, sino que es

incluso más allá del agotamiento delictivo y la víctima da aviso a la autoridad policial para que ingrese a dicho domicilio entonces los efectivos policiales en ese caso ya no podrá ingresar al domicilio del delincuente. La propia Ley N° 27934 señala como un supuesto de flagrancia aquel en el que el agente es sorprendido con objetos o huellas que revelan que “acaba de ejecutarlo”. o sea. si no concurre flagrancia delictiva. pues . por la información de la víctima. porque ello significaría una intromisión arbitraria en la esfera personal del individuo y una lesión a su derecho a la inviolabilidad domiciliaria. sino que. Es decir. Pues parece claro que este no queda abolido para las personas que han cometido un delito. una vez consumado el delito. ello no debe traducirse absolutamente en impunidad para los delincuentes. debe abstenerse de efectuar un allanamiento sin orden judicial. una vez consumado el hurto en la cual los bienes ya se encontraban en la esfera de dominio delincuente y que después de haber transcurrido un regular lapso temporal desde que ella se produjo. de testigos o en virtud a las primeras diligencias) del paradero de los autores del delito y de los objetos sustraídos. Conforme al marco constitucional. entonces la flagrancia puede afirmarse también en una fase posterior a la ejecutiva. Empero. aunque con ciertas excepciones. aún está constitucionalmente garantizado.gr. Asimismo puedo señalar que en caso que sea importante la intervención policial y que se persiga al supuesto infractor penal y finalmente este ingresa a su domicilio. la policía aun teniendo la sospecha o sabiendo (v.más amplio. si el delito acaba de ejecutarse.

11/04/91). La detención corporal del procesado se hace necesaria cuando existe gravedad de la comisión delictiva.la persecución penal está siempre asegurada dentro de los cauces de la ley. Sin la presencia de estos elementos basta el mandato de comparecencia (Exp. indicios probatorios fehacientes que persuadan de la directa responsabilidad del encausado y necesidad de asegurar el juzgamiento sin posibilidad razonable de elusión por parte del inculpado. Una vez capturado el delincuente cometiendo Flagrancia del Delito. . N° 578-LIMA. se debe proceder a su detención en forma inmediata.