You are on page 1of 4

Alharbi et al.

Revista Mundial de Cirugía de Emergencia 2012, 7:13
http://www.wjes.org/content/7/1/13

REVISTA MUNDIAL DE
CIRUGÍA DE EMERGENCIA

RESEÑA

Open Access

Tratamiento de quemaduras en las primeras
24 horas: Una guía simple y práctica al
responder, paso a paso, 10 preguntas
Ziyad Alharbi

1*†

y Norbert Pallua

, Andrzej Piatkowski

1,2†

3

1,4

1

, Rolf Dembinski , Sven Reckort , Gerrit Grieb , Jens Kauczok

1

1

Resumen
Residentes en entrenamiento, estudiantes de medicina y otros miembros del sector de cirugía, sala de emergencia (SE) y unidad
de cuidados intensivos (UCI) o la Unidad de Quemaduras se enfrentan a un sin número de interrogantes con respecto al cuidado
de pacientes quemados. El tratamiento de quemaduras no siempre es sencillo. Además, las directrices nacionales e
internacionales difieren de una región a otra. Por un lado, es importante entender la fisiopatología, clasificación de quemaduras,
tratamiento quirúrgico y los últimos avances en la ciencia de las quemaduras. Y por el otro, para tratar esos casos la situación
clínica necesita de directrices claras para abarcar cada aspecto durante el procedimiento. Así, se han organizadas las 10
preguntas, en formato paso a paso, para alcanzar la excelencia de educación y el óptimo tratamiento de las lesiones por
quemaduras en las primeras 24 horas. Estas 10 preguntas discutirán de manera clara los criterios de derivación a la unidad de
quemados, el estudio primario y secundario, la estimación del total de la superficie quemada (sus siglas en ingles %SQT) y el
grado de las quemaduras, además del proceso de resucitación, intervenciones de rutina, pruebas de laboratorio, instrucciones de
Broncoscopía y consideraciones especiales para el trauma por inhalación, consultas inmediatas y recomendaciones, cirugía de
emergencia y órdenes de ingreso. La resolución de estas 10 preguntas no solo abarcará el proceso de quemaduras durante las
primeras 24 horas sino que también será una clara guía interactiva para propósitos educativos.

Palabras clave: Cuidado de quemaduras, cirugía de quemadura, unidad de quemaduras, reanimación de quemados,
referencias para el cuidado de quemados

Introducción

Durante una rotación a la sala de emergencia (SE), del área de
cirugía o de la unidad de quemaduras, los residentes en
entrenamiento deben poner atención a la fisiopatología y a la
clasificación de las quemaduras, al tratamiento, y a los últimos
avances en la ciencia de las quemaduras que además incluye el
pronóstico de lesiones por quemaduras [1]. Tratar los casos por
quemaduras durante las primeras 24 horas representa uno de los
retos más grandes en el cuidado de las quemaduras, ya que esto
permitirá, en efecto, reflejar el grado de morbilidad y mortalidad
del paciente. Por consiguiente, una guía para el tratamiento
durante las primeras 24 horas es algo mucha utilidad. Existen
muchos preceptos de confianza referentes a este punto, como los
de la Sociedad Norteamericana de Quemaduras para el criterio
de derivación a los centros de quemaduras y los de operación en
la unidad de quemaduras. Además, es preciso señalar que la
* Correspondencia: zalharbi@ukaachen.de

Colaboradores igualitarios
1
Departamento de Cirugía Plástica y de Mano, Centro de Quemaduras de la Facultad de
Medicina, Hospital Universitario Aachen de la Universidad Técnica Renana-Westfaliana,
Pauwelsstr 30, Aachen 52074, Alemania. La lista completa de la información del autor está
disponible al final del artículo

Sociedad Internacional de Quemados (sus siglas en inglés, ISBI)
ha servido un buen propósito con respecto a la educación y a la
imposición de muchos preceptos con las Organizaciones
Mundiales de la Salud y muchas otras organizaciones europeas,
que incluyen la Sociedad Europea de Quemaduras, Sociedad
Alemana para el Tratamiento de Quemaduras y la Asociación de
Quemaduras para el tratamiento de las lesiones.
Esta guía práctica está realizada con el fin de que cualquier
aprendiz, estudiante de medicina o personal médico comprenda
los principios básicos del manejo que se deben llevar a cabo
durante las primeras 24 horas en cualquier caso por quemaduras.
Es deber de cada alumno comprender cuál su responsabilidad
con estos pacientes especiales y además debe identificar
comprensivamente el procedimiento. Esto no significa
solamente abarcar la totalidad de las lesiones, sino que también
conlleva devolverle al paciente su estado normal, incluyendo el
aspecto psicológico, social y, por supuesto, el físico.

© 2012 Alharbi et al.; Concesionario BioMed Central Ltda. Este es un artículo de libre acceso distribuido bajo los términos de
la licencia (http://creativecommons.org/licenses/by/2.0), la que permite el su uso ilimitado, distribución y reproducción en
cualquier medio, siempre que la obra original esté debidamente citada.

Alharbi et al. Revista Mundial de Cirugía de Emergencia 2012, 7:13
http://www.wjes.org/content/7/1/13

Objetivo
Se ha escrito este artículo principalmente para fines educativos.
Creemos que la buena y clara información de hecho mejorará la
calidad del tratamiento, incluso si no se posee grandes
instalaciones médicas. El grupo objetivo es cualquier médico,
cirujano, practicante en formación, internos, estudiantes de
medicina y personal que se encargue de los pacientes con
quemaduras en el sector de cirugía, sala de urgencias y la unidad
de cuidados intensivos (UCI) o Unidad de Quemados.
Métodos
Se ha creado una clara guía para el grupo objetivo anterior, que
incluye 10 preguntas las cuales deben plantearse y contestarse
correctamente para abordar el tratamiento de pacientes con
quemaduras en las primeras 24 horas. En el presente documento,
se deben tomarse en consideración las siguientes preguntas:
1. ¿El paciente cumple con los criterios de lesiones
que requieren derivación a la Unidad de
Quemados?
2. ¿Cómo realizar la Evaluación Primaria y Secundaria?
3. ¿Cómo estimar el área total de la superficie
quemada (% TSQ) y el grado de quemaduras?
4. ¿Cuáles son los principales aspectos de la reanimación?
5. ¿Cuáles son las intervenciones de rutina que se deben
realizar para cada caso de lesión por quemaduras
durante el ingreso a la Unidad de Quemados?
6. ¿Qué tipo de pruebas de laboratorio se deben hacer?
7. ¿Posee el paciente una lesión por inhalación y la
broncoscopía está indicada para todos los
pacientes?
8. ¿Qué tipo de consultas deben realizarse de inmediato?
9. ¿Es necesario una Cirugía de Emergencia para el paciente
o no?
10. ¿Qué tipo de órdenes de ingreso se debe escribir?
Además, este documento no sólo se plantea una pauta a
seguir, sino que también explica cada punto y toma en
consideración que muchos hospitales de todo el mundo no
tienen una unidad especializada de quemaduras y, por tanto, la
mayor parte del proceso del tratamiento se debe producir en la
sala de emergencias. Por otra parte, los preceptos internacionales
en materia de tratamiento de quemaduras también se revisaron
en la literatura.
Guía práctica de 10 preguntas:
1. ¿El paciente cumple con los criterios de lesiones
que requieren derivación a la Unidad de
Quemados?
Se debe dar una respuesta clara en el ámbito pre
hospitalario. Esta debe ser respondida a la perfección por
la persona que derive o el médico de transporte. Esto no
quiere decir que un paciente con quemaduras deba ser
trasladado de inmediato a una unidad de quemados. En el
caso de que un centro de quemaduras no pueda ser capaz
de aceptar a un paciente, el proceso del tratamiento inicial
también puede llevarse a cabo en

Pagina 2 de 10

la sala de emergencias (SE) hasta que se realice el
transporte a la unidad de quemados.
Los principales criterios de derivación a una unidad de
quemados son los siguientes [2]:

-

-Quemaduras de segundo y tercer grado que abarquen
-más del 10% SQT en pacientes menores de 10 años y
mayores de 50 años.
-Quemaduras de segundo y tercer grado que abarquen más
del 20%.
-Quemaduras de tercer grado que abarquen más del 5%
-Quemaduras en la cara, manos, pies, genitales, periné
y articulaciones principales.
-Quemaduras eléctricas (incluyendo lesiones por caídas de
rayo)
-Quemaduras químicas
-Lesión por inhalación
-Pacientes con condiciones pre existentes
-Quemaduras circunferenciales de tercer grado en las
extremidades o en el pecho
-Quemaduras que implican un trauma concomitante con
un gran riesgo de morbilidad y mortalidad (es decir,
trauma por explosión).

2. ¿Cómo realizar la Evaluación Primaria y Secundaria?
La misma lesión por quemadura tiene un papel
secundario en el momento de la evaluación primaria.
Directamente en la admisión se deben realizar las
directrices de Apoyo Vital en Trauma" (ATLS) y se
debe comprobar los siguientes puntos:
Vías aéreas: El temprano reconocimiento del compromiso
de la vía aérea seguida de rápida intubación puede salvar
la vida [3]. Si hay hollín en la boca se debe considerar la
intubación temprana, incluso si el paciente está
respirando normalmente.
Respiración: Determinar si el paciente está respirando o
no.
Circulación: Obtener un acceso vascular adecuado y un
monitor para controlar la frecuencia cardíaca y la presión
arterial.
Discapacidad: Detectar si hay otras manifestaciones que
incluyen fracturas y deformidades, lesiones abdominales
o déficit neurológico.
Exposición: El paciente debe estar completamente
expuesto y despojado de su ropa. En esta parte se deben
exponer todos los orificios.
Reanimación por líquidos: Un pilar fundamental en el
tratamiento. Este punto se discute en la tercera
pregunta, después del cálculo del total de superficie
quemada (% SQT), pero se deben seguir las pautas de
Soporte Vital en el Trauma Agudo (ATLS) a fin de
mantener el proceso de circulación.
Se debe tener en cuenta que un niño es propenso a la
hipotermia debido a su alta tasa entre superficie y
volumen, y baja masa de grasa. La temperatura ambiente
debe ser de 28 ° a 32 ° C

Alharbi et al. Revista Mundial de Cirugía de Emergencia 2012, 7:13
http://www.wjes.org/content/7/1/13

(de 82° a 90°F). La temperatura interna del paciente se
debe mantenerse al menos por encima de los 34°C.
La evaluación secundaria está diseñada como una
evaluación específica de quemaduras. Se lleva a
cabo durante el ingreso a la unidad de quemados. Se
debe considerar el historial completo, incluyendo:
 Detección del mecanismo de la lesión.
 Hora de la lesión.
Consideración de abuso físico [4].
 Altura y peso.
Posibilidad de intoxicación por monóxido de carbono
basado el historial de quemaduras en un área
cerrada, así como la presencia de hollín en la boca
y la nariz [5].
 Quemaduras Faciales.
Es importante el examen de la córnea, así como también el
de oído en caso de trauma por explosión. En esta fase debe
realizar una visión sistémica general que incluye una
rápida revisión en el abdomen, la región genital,
extremidades inferiores y superiores (piense en: Rayos X
de la Columna vertebral, tórax y pelvis. Si el paciente es
un niño, busque signos de abuso).
3. ¿Cómo estimar el área total de la superficie
quemada (% SQT) y el grado de quemaduras?
El total de superficie del cuerpo quemada (TSCQ) es
una medida de evaluación de quemaduras en la piel.
Tal como se muestra en la Figura 1, en

Página 3 de 10

adultos se utiliza la "regla de los nueves" para determinar
el porcentaje total de la zona quemada, para cada sección
principal del cuerpo [6,7] .Sin embargo, esta regla no se
puede utilizar en quemaduras pediátricas. La tabla de
Lund-Browder es uno de los métodos más precisos para
estimar no sólo el tamaño del área de la quemadura sino
también el grado quemadura en cada parte. El uso de esta
tabla ha mostrado un fácil acceso y una rápida lectura en
la práctica clínica, así como también su uso en
quemaduras pediátricas [7]. Está disponible en muchos
centros, como también en línea. Se ha añadido una
dirección de internet al final de este artículo para que ésta
sea accesible para propósitos educativos. Se debe realizar
una estimación precisa con el fin de apreciar la cantidad
de fluidos intravenosos, hacer indicaciones de derivación a
la unidad de quemados y la indicación de cirugía, así
como también para la estimación de pronóstico.
El grado de quemaduras se calcula para estimar el
pronóstico, así como el tipo de tratamiento y,
consecuentemente, el tipo de cirugía que se debe llevar
a cabo. Las quemaduras se clasifican en:
Quemaduras de primer grado: enrojecimiento típico y
dolor de la piel afectada. Daño epitelial menor, sin la
formación de ampollas. Normalmente se produce con
quemaduras de sol.
Quemaduras de segundo grado superficiales: lesión
epitelial completa y ocurre solamente daño dérmico
papilar. Este grado no deja daño neurovascular. En
consecuencia,

Figura 1, Regla de los nueves: Esta figura muestra las diferentes partes del cuerpo que equivalen al 9% del área de la superficie
corporal (es decir, la parte superior del muslo = 9%, parte inferior del muslo = 9%, pierna completa = 18%