You are on page 1of 30

Historiapolitica.

com

"Democracia y representatividad en el imaginario político mendocino"
María Celina Fares
Prof. Inv.
Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza.

Planteo del problema
Hablar hoy de crisis de representatividad en la Argentina, parece ser una perogrullada sobre la cual
ni el más ingenuo de los argentinos pretendería debatir ante la evidencia de los hechos, pero sin
embargo más de un analista político quisiera poder explicarla de manera de poder proyectar
algunas variables que preanuncien escenarios posibles para la continuidad del sistema democrático.
Frente a ello, los que creemos que todo análisis político no puede realizarse sin una perspectiva
histórica, no podemos dejar de bucear en el pasado en búsqueda de aquellos hilos imperceptibles
que comenzaron a constituirse en trama u ovillo, y que son los que constituyen nuestro presente, de
manera de afinar nuestra percepción de aquellos vestigios o huellas que se hallaban inscriptos en el
tiempo que devinieron en una crisis que ha juicio de muchos es inédita en nuestra historia.
Esta preocupación no se genera en nosotros a partir de diciembre del 2001. Las limitaciones de las
democracias representativas, gestadas en los años 80 a partir de los procesos de transición de
regímenes militares -inéditos en su faz represiva y terrorista-, generaron expectativas extremas a la
luz de los presentes acontecimientos. Pero ya en los 90, cuando estábamos insertos en lo que se
denominaba consolidación democrática, la sombra de la crisis de representatividad preocupaba a un
importante sector de políticos, pensadores y formadores de la opinión pública
La convergencia en el diagnóstico acerca de la "crisis de representatividad" y "el malestar de las
democracia" actuaron como disparadores de nuestro proyecto. La primera expresada en los trabajos
publicados por la FENALEP (Federación Nacional de Legislaturas Provinciales) Santa Fe, 1994,
evidenciaba que el problema era receptado, por lo menos discursivamente, desde los organismos
representativos de gobierno. El segundo expresado en el Congreso de la Sociedad Argentina de
Analistas Políticos, (Córdoba, 1993) dejaba entrever la necesidad de estudios de caso, que
permitieran dar indicios acerca de estado de la cuestión en la realidad social y de esa manera poder
validar la discusión teórica.
Hipótesis de trabajo
En medio de la brecha entre las expectativas generadas por las nuevas democracias y las
experiencias de frustración que se transitaron, se abrió a principios de los '90 camino a otra
cuestión: "si la democracia representativa entraba en crisis como forma legítima y eficaz de
gobierno, o continuaba teniendo vigencia como la mejor forma de gobierno posible", en el nuevo
contexto de quiebre de las formas o funciones no solo del estado como estado benefactor sino como
estado nacional mismo, el cual debía priorizar las relaciones hacia fuera y no hacia la ciudadanía, en
un contexto donde las reglas de juego creadas por la modernidad se veían cada vez más afectadas
por el proceso de globalización económica y por el deterioro de la eficacia de las instituciones que
nos legó el pensamiento racional ilustrado.
La pregunta entonces era si se trataba de una "crisis real de una forma de gobierno legitimada por
dos siglos de hegemonía en el mundo occidental", que ponía de manifiesto la incapacidad de un tipo

de régimen político para representar verdaderamente los diversos intereses, las necesidades, las
ideas y proyectos de la sociedad, mostrando que el significado de su nombre "el gobierno del
pueblo" no era más que una ilusión de representación utilitaria para sostener la legitimidad de un
ejercicio del poder?… O simplemente se ponían de manifiesto los límites que las condiciones reales
del sistema político impone al desempeño democrático del poder, sin que este pierda el consenso
legitimador que le dio origen y lo sostiene en su ejercicio?.
La primera hipótesis podría centrarse en las transformaciones de la política a partir de los
cuestionamientos a los supuestos acuñados por la tradición liberal que sentaron las bases de la
política moderna, esto es: la racionalidad de los sujetos, como sede de la soberanía, a partir de los
cuales se constituye contractualmente la sociedad y el estado, depositario de esa soberanía a través
de formas institucionalmente representativas. Se trataría entonces de observar en qué medida la
"ficción" de la representación construida por la tradición liberal, se encontraba sospechada como tal,
y por tanto perdía significatividad en el imaginario social, a la hora de legitimar los poderes
instituidos como formas representativas.
La segunda hipótesis en cambio, nos hablaría de una transformación o mutación de las formas de
relación estado y sociedad, dentro de la tradición liberal, que ha tenido un recorrido histórico con
diversas formas de articulación entre ambas dimensiones. En la historia argentina, el recorrido del
estado liberal de origen finisecular, pasando por el estado social, nacional o benefactor de los
populismos, así como por las conocidas irrupciones de los gobiernos militares, da cuenta del
itinerario sinuoso, e incluso en el último caso perverso, por el cual han transcurrido las formas
institucionales demoliberales. Por lo cual no sería extraño a nuestra tradición que las nuevas
democracias fundadas sobre una legitimidad constitucional - procedimental , torcieran sus
mecanismos de articulación socio- institucional.
Ambas hipótesis no eran excluyentes necesariamente, pero en "el magma de significaciones
imaginarias" buscamos los indicios sobre las posibles derivaciones de la "crisis de
representatividad" que constituían nuestra cultura política, y que podían derivar en mutaciones o
transformaciones de la institucionalidad del sistema político y por tanto si podían germinar formas
instituyentes nuevas que transformaran radicalmente el paradigma liberal de la democracia
representativa o si se trata de un nuevo reacomodamiento o mutación, que evidenciaran la
adaptabilidad de la democracia liberal representativa respondiendo a circunstancias de
reacomodamiento, en un contexto de fuertes cambios tanto externos como internos.
Perspectiva de abordaje
Historia de las Ideas, Cultura Política e Imaginario Social fueron las perspectivas y herramientas
teóricas desde las cuales pretendimos abordar nuestro objeto.
La Historia de las Ideas Políticas, como una corriente disciplinaria tradicional, que reconoce
ambigüedades en cuanto a su objeto y método1, pero que en el presente no puede dejar de enfocar
dos categorías de análisis que se imponen desde otros ámbitos disciplinarios: la "cultura política" y
el "imaginario social". Ambas categorías han comprobado su dinamismo en la reconstrucción de la
significaciones de la vida política. La primera vinculada a la "teoría angloamericana de la
ciudadanía" (Sommers 96) y que tiene su correlato con los procesos políticos institucionales sobre
los que se funda la modernidad occidental. La segunda refiere a la dimensión subjetiva de la
política, como producto de creación y significación humana, que incluye las dimensiones
1

Cfr. entre otros Chartier; Roger; "La historia hoy: dudas, desafíos, propuestas”. En: Olábarri, I. Y Caspistegui, F.J. La “nueva" historia
cultural: la influencia del posestructuralismo y el auge de la interdisciplinariedad". Madrid, Editorial Complutense, 1996. Gauchet,
Marcel; (1988) citado en Chartier,Roger; El mundo como representación. Historia cultural: entre práctica y representación.
Barcelona, Gedisa, 1992. Rorty, R., Schneewind, J.B., y Skinner Q, (comp.) La filosofía de la historia. Ensayos de historiografía de la
filosofía. Barcelona, Paidós, 1990. Skinner, Quentin; “Sentido y comprensión de la historia de las Ideas”. En: Prismas. Revista de
Historia Intelectual. Nº4, Universidad Nacional de Quilmes, 2000. p.149-191.

2

imaginarias e inconscientes del psiquismo Así mismo las categorías de "imaginario instituyente e
instituido" acuñadas por Cornelius Castoriadis, constituyeron la fuente de inspiración de nuestras
hipótesis2.
Leyendo la encuesta
Del número de ciudades imaginables hay que excluir aquellas en las cuales se suman elementos
sin un hilo que las conecte, sin una regla interna, sin una perspectiva, un discurso. Ocurre con
las ciudades como con los sueños: todo lo imaginable puede ser soñado, pero hasta el sueño más
inesperado es un acertijo que esconde un deseo, o bien su inversa, un miedo. Las ciudades, como
los sueños, están construidas de deseos y de miedos, aunque el hilo de su discurso sea secreto,
sus reglas absurdas, sus perspectivas engañosas y toda cosa escondida otra.
Italo Calvino, "Las ciudades invisibles".

Estas palabras nos sirven para decir que lo que a continuación se describe pretende
descubrir ese hilo invisible de nuestra "ciudad", el lugar en el que habitan los miedos y deseos, y
con el cual se teje la trama que sostiene nuestra vida política.
1. Podría caracterizar el tipo de democracia que existe en nuestro país. Por qué?
Este punto de partida pretendía identificar aquellos núcleos del imaginario sobre los cuales
se asienta la legitimidad de la democracia.3 Es decir cómo aparecían a través de conceptos,
imágenes, símbolos, códigos y valoraciones, las representaciones con que la gente percibe y
expresa sus creencias sobre el sistema político4 en el cual vive y del que forma parte como
ciudadano.
La lectura de las respuestas nos obligó a distinguir dos niveles de análisis:
a) Por un lado agrupar aquellas respuestas que se contestaban desde representaciones
valorativas - emotivas, ya fueran positivas o negativas, de acuerdo a las vivencias de
gratificación - frustración. Estas vivencias son las que permiten a los individuos emitir opinión,
no tanto desde sus saberes vinculados a informaciones que pueden ser fácilmente verbalizadas
como discurso, sino desde su experiencia emocional que muestra la posición del individuo en
relación con el otro, orienta su juicio de valor, sus deseos, frustraciones, proyecciones, y la trama
interna desde la que se lee la realidad, es lo que se denomina “representaciones de cosa”.
La mayor parte del universo encuestado, el 63.8% responde desde una valoración emotiva.
Ese 63.8% se descompone así: 37.6 % hace una valoración negativa, 18 % hace una valoración
positiva, 8.4 % hace una valoración intermedia o mixta.
2

Castoriadis, Cornelius; Los dominios del hombre: las encrucijadas del laberinto. Gedisa, Barcelona, 1988. El avance de la
insignificancia. Bs.As., Eudeba, 1992. La institución imaginaria de la sociedad. vol.2.; Bs.As., Seuil, 1993. Para los conceptos
lacanianos Real, simbólico e imaginario hemos seguido a D’Angelo, R., Carbajal, E., y Marchilli, A.; Una introducción a Lacan.
Bs.As., Lugar Editorial, 1998.
3
Entendemos por legitimidad el grado de consenso, que se funda en las creencias acuñadas a través del tiempo, por el cual una sociedad
obedece. “la legitimidad implica la capacidad del sistema para engendrar y mantener la creencia de que las instituciones políticas
existentes son las más apropiadas para la sociedad”. Norberto Ivancich, En: Di Tella, Torcuato, “Diccionario de ciencias políticas y
sociales”. Bs.As., Puntosur, 1989. p.352.
4
En la delimitación del significado del término sistema político y su relación con régimen político seguimos a Duverger, Maurice;
Instituciones Políticas y Derecho Constitucional quien sostiene que el término "sistema político" designa un conjunto más amplio que
"régimen político" e incluye elementos del sistema social: económicos, técnicos, culturales, ideológicos, históricos, etc. En este sentido
llamamos sistema político al conjunto del sistema social, estudiado bajo la perspectiva de sus aspectos políticos. Las instituciones
políticas pueden, pues, estudiarse de dos maneras: por una parte en si mismas, en tanto que forman un subsistema propio al que llamamos
régimen político, por otra en cuanto están estrechamente ligados a los demás elementos del sistema social, de cuyo conjunto aseguran su
regulación y coordinación. El régimen político se comprende realmente si se sitúa en el seno del sistema social del cual es marco y el
mecanismo regulador.”

3

en este caso la democracia argentina. Por ejemplo muchos utilizan los términos -“democracia liberal”. si bien una mayoría no puede describir en términos de información cuál es el tipo de democracia que existe en la Argentina. Los que dan una respuesta mixta. emite un juicio de valor con respecto a la misma. no 4 . y en este sentido poder afirmar que la legitimidad del sistema democrático se funda en aspectos valorativos emotivos a partir de las experiencias vividas. Gráfico 1: representaciones de cosa y de palabra Esta lectura nos proporcionó material para valorar el peso que tienen en el imaginario social las representaciones de cosa por sobre las representaciones de palabra. tal como es enunciado por el art.2% con valoración negativa. 3. o -“representativo y federal”. 1° de la Constitución Nacional. más que en la información y codificación racional que sobre el mismo pueda hacerse.republicano.8% que responde desde la valoración emocional nos indicaría que.6% con valoración positiva . es decir informativa y valorativa integrando en una misma representación ambos aspectos es el menor porcentaje de todos. donde aparecería el modo de percepción y configuración de lo cultural. El 26. es decir cómo llega al individuo y cómo es registrado un aspecto de la realidad.Además este 63. es solamente el 4. Lo que apareció como significativo en este recorte es que las respuestas formuladas desde una representación de palabra. El otro análisis atiende a las evocaciones asociadas a las representaciones racionales informativas. no aparece sin embargo con tanta frecuencia el término república. sin embargo no se queda sin respuesta. lo hacían con datos que parecían desvinculados de la experiencia propia y que provenían de fuentes de divulgación que tendían a establecer estereotipos.8% de los ciudadanos puede caracterizar la democracia argentina desde lo racional informativo predominantemente.8% que se descompone en: 1. Estamos aludiendo al concepto de “representación de palabra”.

conocimientos y experiencias. convirtiéndose de alguna manera en un discurso de amplia difusión desde distintos ámbitos. proporcionando un consenso que no está excento de la crítica (40. términos o referentes que aparecían asociados a la democracia. Cabe abrirnos un interrogante que se repite en otras preguntas frente a las que los individuos quedan sin respuesta: ¿qué consecuencias tiene para el sostén del sistema político aquellos individuos que se ubican fuera de este? ¿su pasividad da lugar para que otros decidan por ellos o si su exclusión pone en cuestionamiento los fundamentos mismos de la democracia. Por otro lado el 4.cuestionados ni confrontados desde la experiencia personal. Se percibe una significación cristalizada o mitificada. por ejemplo: -“en este momento es una democracia autoritarista. que les permita elaborar juicios que orienten los comportamientos y la acción. salvo aquellas que remiten nuevamente a la Constitución. porque somos libres”.8%) . La ordenación por similitud de sentido se realizó después de una lectura minuciosa y se evaluaron todos los referentes que cada respuesta mencionaba para describir la democracia actual. -“Es buena. Finalmente podemos interpretar si sumamos las repuestas de valoración positiva pura y las mixtas y considerando las representaciones de palabra que sostienen la legitimidad de la democracia actual.6% de la población no sabe o no contesta. opinar. pero que repite un sentido movilizador de creencias y generador de consenso y que es constantemente reproducido y divulgado por el sistema educativo y los medios de comunicación. por ejemplo cuando dicen: representativa -“porque el pueblo no delibera ni gobierna sino a través de sus representantes” o liberal -“porque somos libres” o -“porque hay libertad”. porque cada uno hace lo que quiere”. dando como resultado el siguiente espectro: El término que aparece más vinculado con la democracia es el de libertad. Esto lo decimos porque cuando se les pregunta por qué cree que es así. participar”. Además es pertinente reflexionar sobre el escaso porcentaje de la gente que incluye ambos tipos de respuestas: informativas y valorativas lo que evidencia una tendencia a la disociación en las representaciones.6% de los ciudadanos lo menciona como un valor positivo y existente. que escapa a un análisis preciso.6% de los ciudadanos manifiestan que existen rasgos autoritarios en esta democracia. b) La segunda lectura de esta pregunta se constituyó en torno a los conceptos. Por ejemplo: “Democracia liberal. -“Linda democracia porque se puede hablar. A esto podemos sumar que un 12. no aparecen otras representaciones que den significación a estos términos. podríamos estar ante una descargada de significados y valoraciones de términos que fueron altamente significativos a lo largo del siglo XIX. donde aparece y cómo se manifiesta?. hay más libertad. sino participar por lo menos en el momento de las elecciones. no resignificadas de acuerdo a los nuevos contextos históricos. porque tiene mucha libertad” La ausencia de libertad es registrada por un 3% de los ciudadanos -"democracia en este momento no hay porque sino haríamos lo que quisiéramos y no lo que quiere el gobierno”. lo que hace 5 . aunque la relación democracia y libertad no aparece asociada de la misma manera: El 16. en el sentido que la mayor parte de la ciudadanía no integra información. al referir a las fórmulas consagradas jurídicamente en nuestra tradición democrática. “Democracia total. existe un leve predominio (55.6%) en el imaginario de aquellos valores que sostienen y defienden la democracia actual como buena. lo cual llama la atención ya que se le pregunta por una situación en la que el individuo está inmerso y sobre la cual debe no sólo dar opinión. -“Creo que es una democracia liberal. estamos mejor. en primer lugar. que tiende a reproducir sentidos socialmente aceptados y legitimadores del orden establecido. en una secuencia lógica. En tiempo de los militares no había libertad”. En tal caso. y que hoy se condensan en fórmulas repetidas desde las instituciones oficiales. es decir se queda sin respuesta.

Lo que se expresa es la demanda de límites. en el ejercicio de las libertades públicas como la libertad de expresión y en la competencia en la vida social. -“autoritaria porque Menem hace lo que quiere”. 6 . Así como el contexto mundial después de la Primera Guerra presenció la emergencia de los totalitarismos. la libertad la convierten en libertinaje”. (Ver gráfico 3 p. Según Botana5 esta renovación de la confianza en las libertades individuales tiene un doble referente: político y cultural. p. está mal.. no tenés libertad íntegra”. Si bien esta estuvo presente desde los inicios con “el primer grito de libertad” y continuó utilizándose en la década del 70 por alguno sectores más radicalizados de la izquierda. El 4.4% de los ciudadanos. en el cual se ha priorizado la exaltación de las libertades en contraposición a los sistemas autoritarios que las cercenaron.As. 5 6 Botana. demasiado libertinaje”.2% destaca el exceso de libertad y su disgusto frente a ello. Braud. La resonancia emocional de la palabra libertad la relaciona también con la valoración de épocas históricas. que eviten conductas no responsables o éticas. en nombre de un principio abstracto se legitima por un lado la justificación de la agresividad y la instalación de “leyes de guerra” más aptas para la lucha entre rivales en distintos niveles. a partir de 1983 nos encontrábamos frente a su derrota.institucional. tiene un claro matiz de condena moral sobre acciones consideradas no responsables o perjudiciales para un orden social preestablecido de acuerdo a valores que son considerados universales y no sujetos a discusión. consagradas en la Constitución del 53 de acuerdo al programa alberdiano. la participación que identificaba el comportamiento democrático dentro del estado de bienestar ya no era pertinente en un mundo occidental con la reaparición vigorosa del neoliberalismo. En nuestro caso podríamos decir que habría un desplazamiento de la carga de valor que antes tuvo la palabra independencia por la palabra libertad. Por ejemplo: -“no es buena.Menem no tiene en cuenta la voz del pueblo”. En síntesis los que caracterizan a la democracia dentro del juego de valores libertad autoritarismo es el 36. en torno al valor de las libertades individuales.“una democracia autoritaria. porque no me gusta la libertad”. El proceso de intervención de las Fuerzas Armadas en la vida política del país iniciado en 1930 con la quiebra del orden jurídico . En total un 15. Philippe. de izquierda o de derecha en un tono también beligerante. Bs.As. porque hay un presidencialismo bastante fuerte”. que se iniciaron con el proceso de emancipación de España y se continuarán con la bandera de independencia económica en el siglo XX. -“no es pura. La palabra libertinaje. -“yo no creo que sea democracia. el término “independencia” fue el más representativo de las luchas de nuestro pasado glorioso. Sudamericana. se profundizó a lo largo del siglo XX argentino y alteró el desenvolvimiento del proceso de construcción de la República iniciada en la segunda mitad del siglo XIX. Bs.6% manifiesta su disconformidad por la falta de libertad por ejemplo: -“no la que nosotros queremos porque todavía no hay tanta libertad”. es más bien libertinaje”. que tiene que ver con el registro y la lectura que se vienen haciendo de nuestra historia a partir del proceso de democratización. 1993. ya sea en la disputa electoral.82) Es indudable que existe una vinculación que opone la democracia con las dictaduras y los golpes militares.96 a 99 . reconoce y legitima algo más que no se quiere decir. Natalio. 278 y ss. -“No me gusta. pgs. Por otro lado. que ha veces han sido exageradas como movimientos fundantes y que se reavivan a través de las conmemoraciones... utilizándose desde los nacionalismos.. FCE. Para Botana “la libertad se levantó en el horizonte de las ideas como una solución integral que abarcaba todos los aspectos de la vida humana”. El jardín de las delicias democráticas. Desde una perspectiva más subjetiva para Philippe Braud6 el término libertad significa. 1998. “No hablemos. tanto de populistas como elitistas. El siglo de la libertad y el miedo.

-“para mí buena ya que se quedó todo más estabilizado”. no tanto en relación a los mecanismos de la democracia procedimental. como supremacía del orden jurídico institucional en virtud del pacto liberal originario. como un proceso o período de tiempo distinto a su pasado con una valoración positiva es considerada por un 6% de la gente que dice por ejemplo: -“es buena comparado cuando vivíamos con los militares. ahora somos más liberales”. Un 2% la caracteriza específicamente como estable. fundada en aspectos económicos y no sólo políticos. no se habla prácticamente del ejercicio del estado de derecho. Por lo cual el término estaría cargado de connotaciones no solo políticas sino económicas.. la idea de gobierno del pueblo. que es la afirmación de sujetos que reivindican una existencia plena y su voluntad individual.8% -“Todavía no hemos aprendido a vivir en democracia”. Cuando aparecen los rasgos que hacen al funcionamiento de las instituciones y procedimientos democráticos aparecen más como crítica que como satisfacción frente a los logros de la democracia procedimental. Por tanto la estabilidad puede valorarse en relación a la consolidación democrática. poniendo énfasis en la dimensión temporal.“Todos expresan su opinión y podemos ser libres. pero la cosa no queda ahí sino que hay un trasfondo filosófico o antropológico. pero es mejor que con los militares”.Hoy se prefiere hablar de libertad. Por otro lado se refiere a un sujeto que no son los estados nacionales frente al dominio de otros estados. La gente describe a la democracia. ni siquiera aparece la noción de democracia como forma de gobierno que reconoce la representación e inclusión de las minorías. La interpretación que sitúa a la democracia como una etapa. y menos dolorosas. que se legitiman en función de valores. porque por un lado parece ocultar los costos del conflicto que generó la independencia. el control de los mismos y la consolidación de los partidos políticos en detrimento de las corporaciones. por ejemplo predomina la falta de representatividad por 7 . que son los que manifiesta sobre todo el imaginario. ya que fue la contención del proceso hiperinflacionario lo que proporcionó una confianza amplia en la gobernabilidad del menemismo. -“soy apolítica . la división de poderes. sino que se trata de los individuos que afirman sus derechos y libertades frente a la sumisión y coerción que plantearon los estados autoritarios. el país se está poniendo mal”. Estos temas ausentes o especificados en menor medida nos señalarían un distanciamiento entre el imaginario y las concepciones que la teoría utiliza para explicar la democracia a partir de la construcción de mecanismos y procedimientos que hacen al funcionamiento de formas de gobierno concretas. y guarda connotaciones más asépticas tal vez. Sin embargo no hay que olvidar que la palabra estabilidad fue el eje del consenso menemista fundado en el plan económico de Cavallo. Esta identificación de la democracia como una etapa donde es posible ejercer las libertades. sino en relación a un valor predominante que en este caso es la libertad y en una actitud de confianza y expectativa frente al proceso que la democracia supone como superación de aspectos negativos del pasado. -“es medio trucha. Lo cual le da un sentido político al término. pero se tiene que afianzar más”. que haría referencia a un proceso de transición y en algunos casos de consolidación. lo cual se podría entender como un logro en relación con un pasado cargado de irrupciones y discontinuidades en el desarrollo del orden institucional. Es decir un 7. Y con una valoración negativa el 1. que se expresa en el Preámbulo de la Constitución y que fue el símbolo de la restitución de la tradición liberal democrática en el 83. En este sentido se estaría frente a una actitud de espera y relativa confianza en el futuro para el desarrollo de aspectos deseables que aun no se han realizado.8% la ve en función de un proceso. frente a las restricciones padecidas en el pasado. porque al salir de la dictadura de la época de Videla nos hemos afianzado”. -“se está afianzando. habla de un referente muy amplio que no alcanza a determinarse en su realización. -“buena democracia porque hay estabilidad que hace años no teníamos”.

donde la representación es un hecho existencial que trasciende toda elección voluntaria y por consiguiente a la propia conciencia.225-242. -“democracia muy buena porque podemos elegir”.7 Esta última acepción pone de relieve el deber de los hombres en el gobierno como representantes es ponderar las cosas públicas y ponerlas sabiamente en orden.2%. lo eligió el pueblo. -“teóricamente representativa. 1992. El capítulo 11 señala las distintas acepciones del término representación Sartori parte de la definición etimológica de representación que quiere decir presentar de nuevo o hacer presente algo o alguien que no está presente. pero hay. Bs. La falta de representación también se manifiesta en la evocación de que existen algunos sectores beneficiados con el sistema. que valora lo que se ha denominado “democracia formal”.sobre su reconocimiento. por el voto todos están representados”. -“la del pueblo.6%). Elementos de teoría política. si bien existe un reconocimiento del valor de las elecciones en la conformación del gobierno democrático es más fuerte la crítica por la falta de realización de algo que se espera. como con la libertad . 7 O´Donnell. vinculadas con el poder político. eligen con el dedo”.-“ bastante difícil de entender. ni en sentido que le da Sartori.16. que se deriva del enfoque sociológico.4%). La idea de representación como responsabilidad. al expresar la igualdad de derechos políticos en la capacidad de elegir al gobierno. en este caso la representatividad del gobierno democrático. Más que medir en esta pregunta la existencia o no de una crisis de representación lo que vemos acá es que el tema de la representación no es el núcleo de identificación de la democracia actual. Cap. del cual la gente no se siente partícipe. en la cual la idea compartida por la ciudadanía 7 Sartori. pgs. sobre lo que hablaremos en las preguntas siguientes. O´Donnell no habla de dos tipos de democracia en América Latina: la representativa y la delegativa. porque no se actúa en nombre de un partido político. La idea de representación como representatividad. hay dedocracia. 2. sino en nombre de una persona”.4% por ejemplo responden así: -“no hay democracia. sin manifestar una disconformidad al respecto ya que el valor no está puesto en las posibilidades de que el sistema los incorpore sino en que les abra ámbitos de realización individual. Giovanni. ya que la mayor parte de los ciudadanos vinculan la democracia no tanto con la representatividad (14. La democracia se trata para la gente no tanto de sentirse parte del gobierno. pero no le hacen caso al pueblo”. 3.. Sin embargo sigue siendo más fuerte la legitimidad de la democracia en relación con su oposición con el autoritarismo y podemos decir que constituyen el valor fundante del sistema. 14 de abril de 1992. como semejanza o similitud. As. porque el pueblo no participa en nada”. De esta manera asocian a la democracia con representación como algo positivo: el 5. porque no hay dictadura”. ni en su sentido sociológico como reflejo o espejo de la sociedad. es esencialmente la representación política y constituirá el objeto de análisis del autor. sino de poder realizarse. en el sentido que el mismo favorecería a intereses fragmentarios o minorías privilegiadas. La idea de representación como mandato o delegación que se deriva del derecho privado y caracteriza a la doctrina jurídica de la representación. por ejemplo -“democracia representativa. Guillermo. pero no se indican otras acepciones de representación. y las políticas sociales propias del estado de bienestar en extinción. Alianza Editorial. es decir. como capacidad de los representantes de responder responsablemente. Los que hablan de falta de representación son el 9. porque el pueblo no gobierna ni delibera sino por medio de sus representantes”. A partir de aquí la teoría de la representación toma tres direcciones: 1. sin interferencias del estado. -“es una pseudemocracia. p.(autoritarismo) (36. ya sea como valor positivo y existente o como ausente. (Ver gráfico 3) En las encuestas realizadas aparece mencionado en segundo lugar la identificación del actual sistema con el problema de la representación. la falta de controles de gobierno. Entrevista en: "Página 12". Podríamos inferir que hay un sentido de delegación del poder8. “La representación”. 8 . -“democracia dictatorial.

para mi no es una democracia justa porque se están diferenciando las clases sociales.4% de la población caracterizó al actual sistema por lo que nosotros denominamos: debilidad institucional. Ob .4% lo menciona).8% de la población que escasamente refirió a -“más o menos la gente puede salir confianza a la calle”. como poder o capacidad para formar parte de una democracia. 9 Es significativa la ausencia del señalamiento del sistema como participativo. “es una democracia mediocre.101. El 9. haciendo especial referencia al poder judicial.6% se manifestó en forma crítica debido a la carencia de políticas sociales: -“es una democracia injusta por el hambre de los jubilados. en la cual el que trabaja no puede progresar”. tendría que ser más igual para todos”..falta de justicia (4%).6% de los ciudadanos. con sus efectos en el debilitamiento de la confianza y credibilidad en la dirigencia política.2% hace referencia a las políticas sociales redistributivas y garantes del mercado laboral que caracterizaron al denominado Estado de Bienestar. pero que sin embargo no aparece con la fuerza simbólica que tiene la palabra libertad. poniendo de manifiesto la preocupación que el estado de bienestar había resuelto a través de las políticas de pleno empleo. limitando el referente igualitario al ejercicio del voto y despolitizando las diferencias sociales al considerarlas un proceso “natural” en el ejercicio de las libertades sociales. La democracia actual aparece como sospechada de . o “está bien porque ayuda a los jubilados”. pero un 6. Este fue un problema que atravesó nuestra historia en la 9 Braud.corrupción (5. no hay trabajo. En este recorte aparecería la idea de igualdad. Un 9. en el sentido de reparto del poder de acuerdo a circunscripciones o identidades locales o fragmentadas. y la falta de consolidación de una red institucional que sirva para poner límites al ejercicio del poder. En este sentido encontramos como valoración positiva o existente de las mismas en un 0. pero que entre la población las desigualdades sociales son vistas en forma condescendiente. que ha sido un referente para la teoría democrática. p. Braud señala que en general el discurso político sigue apelando a la eficacia simbólica de la igualdad como elemento de contención. Esta que pareciera ser una retirada de los compromisos ciudadanos. Tomamos este índice como manifestación de la prácticamente inexistente concepción de una democracia territorial. no hay forma de crecer”. -“fue buena pero ya no lo es tanto. 9 . Se cuestiona la falta de transparencia de la actual democracia.Cit. ..8% la vincula con el tema del trabajo. P. y paradójicamente aquellos que tienen ingresos muy modestos. ya que cuando se habla de políticas sociales se refiere a la carencia de una acción estatal que beneficie a sectores necesitados y no como una inclusión desde la sociedad en la construcción de un régimen o forma de gobierno. tiene una contracara que es la demanda de control y límites al ejercicio del poder. término que tomamos como referente para categorizar aquellas respuestas que tenían que ver con la existencia de un estado garantista o protector. subestiman las diferencias en búsqueda de un sentimiento igualador que compense las desigualdades reales. pero no en su versión positiva. la cual ha logrado sublimar las ventajas de la competencia y la resistencia frente al poder autoritario del estado. y . La inclusión se percibe en su forma negativa. -“democracia relativa porque los pobres siguen siendo pobres y no tienen la posibilidad de progresar laboralmente”. inclusor de distintos sectores a través de políticas de redistribución que atendieran al principio de justicia social. La asociación con la falta de federalismo solo la señala el 0.y los poderes constituidos es la delegación del poder sin tener que someterse a controles institucionales. como no intromisión del estado en el ejercicio de las libertades individuales. El 1.

cuando se trataba de limar las diferencias para construir el estado nacional que tantos conflictos sangrientos había costado. la prácticamente ausente referencia a un sistema democrático que incluya y represente diferencias regionales.2% (+) Falt a 15.4% (-) De b ilid a d In s t it u cio n a l Fa lta d e Ju st icia 4% (-) 9.8% (-) 7.4% (-) Re p re s e n t a t iv a (n o r e p r e s e n t a t iv a ) Exist e nt e 5.4% de los ciudadanos no ha podido asociar la democracia a ningún término o referente sino que expresa solamente una valoración. sigue siendo la más resonante en el imaginario por sus carga emotiva histórica social o individual. En nuestro caso.8% Exist e n t e 0.6% (-) Lib e r t a d (a u t o r it a r is m o ) Exceso 4.2% (-) 36.4% 0 5 10 15 20 25 30 35 40 % En síntesis la polaridad libertad.6% Es t a b le 2% Exist ent e 6% (+) Pr o ce s o Fa lta 1.4% Fa lt a d e Fe d e r a lis m o 0.primera mitad del siglo XIX. Gráfico 2: valoración de los referentes asociados con nuestra democracia Nin g ú n Re f e r e n t e 15.8% (-) Co rrup ció n 5. Nos recuerda por otra parte el espíritu “nacional” de la dirigencia política en la década del 50 del siglo pasado. que salvaguarde del conflicto de intereses particulares en esto que de alguna manera se considera el proceso de transición y consolidación democrática. evidenciaría una tendencia a la homogeneización en torno a la necesidad de unificar el consenso sobre un gobierno democrático para todos.2% Falt a de Tra b ajo 1.6% (-) 9.8% (+) Es t a d o d e Bie n e s t a r Ca re ncia d e Po lítica s Socia les 6. Es interesante destacar que el 15. La valoración de la 10 . con todos los significados míticos que incluye. La idea federal expresa intereses e identidades locales opuestos a la homogeneización cultural que en el siglo pasado proponía la centralización de los estados nacionales y que hoy se continúa fronteras afuera con la expansión. el aceleramiento y la diversificación de los medios de comunicación.4% Fa lt a 9.autoritarismo.6% Exist e nt e 16. que evidencia una actitud optimista en relación con el pasado. como lo señaláramos en la primera parte del análisis. en relación al proceso de formación de los estados nacionales y que hoy vuelve a presentarse como contracara del proceso de globalización.2% (+) 14.

ni radicales en cuanto al cambio de sentido. como el de participación que tuvieron altos grados de consenso en las democracias populistas. según Martín Hopenhayn. p. 1994. razonando” etc. El ideal es algo a lo que se aspira porque se sobrevalora y no se tiene. Se trataba de captar si existía entre la ciudadanía algún tipo de ideal colectivo que operara como imaginario instituyente en el sentido que lo toma Castoriadis. aparecen en segundo lugar en el imaginario con una valoración crítica y señalando su escasez. y que constituye una meta u objetivo a alcanzar. Pero en la forma de expresarlo se manifiesta que puede accederse al bien deseado desde la situación actual. Se contesta desde una posición que indica que no se quiere una cosa cualitativamente diferente.As. Citado por García Delgado. capaz de sacralizar algunos principios con el objeto de construir una identidad totalizadora que evite la incertidumbre y active los comportamientos transformadores. Bs. hoy han perdido centralidad frente al tema de la libertad. o si por el contrario no se percibían ideales capaces de generar actitudes activas y comprometidas en la transformación del sistema democrático en la Argentina. El ideal reformista daría lugar a las nuevas formas de participación desagregada y puntual. La nueva relación a partir del cambio estructural. con la inclusión de las diversidades sociales en el espectro de ampliación pluralista que las democracias actuales pretenden. o como grupo con una identidad volátil referida al aspecto o problema que se halla en cuestión en un momento político social determinado. sino una ampliación de aquellos aspectos positivos existentes. por ejemplo: -“con más seguridad.“un gobierno más federal”. por lo cual es probable que generen movilizaciones entre la gente solo en aquellas cuestiones que afectan sus intereses particulares. En tercer lugar el referente de igualdad. Las respuestas muestran que el 65.. a los que refieren los teóricos de la democracia procedimental. sin tantos impuestos”. -“mejorando las leyes laborales” -“que sepamos compartir de otra manera. sin necesidad de transformaciones abruptas. -“más participativa”.democracia en función de un referente tan amplio como abstracto. -“más libertades para estar tranquilos. La gente lo manifiesta así. 10 Consideramos utopía “como las imágenes de un orden social ideal que posee fuerza orientadora para tomar decisiones en el presente y para determinar direccionalidad de conjunto hacia el futuro”. es decir que ordenara las representaciones colectivas en torno a la realización de aspiraciones a un cambio del modelo de democracia existente. Estado y sociedad. 2. trabajo y educación”. y asociados a una responsabilidad del estado y de los gobernantes y no a la responsabilidad ciudadana. tanto en lo que refiere a formas de representación.2% incluye la necesidad de reformarlo o modificarlo para su mejoramiento. más que en el sentido de libertad como participación en el poder. en su forma de enunciación parecería dar preponderancia a las libertades individuales que se desarrollan en el ámbito de la sociedad civil y a las libertades políticas de la democracia formal. En su opinión: Cuál sería el ideal de democracia para la República argentina? Esta pregunta pretendía rastrear en el imaginario social algunos indicios sobre la posibilidad de proyectar un cambio en el actual sistema político. decimos parcialmente porque el 51. sacrificando muchas veces el presente en pos de un futuro. Este sentido reformista indica que en el imaginario solo se pretende modificar aspectos puntuales y no integradores del todo el sistema.6% del universo encuestado identifica parcialmente a la democracia existente como la realización de su ideal.. Y de ninguna manera pueden encuadrarse dentro de los ideales colectivos que en otras épocas históricas generaban movimientos políticos ideológicos que pretendían la transformación del poder. Daniel. que opera como una fuerza utópica10. Es una proyección de los deseos puesto en el afuera del sujeto. 11 . Las referencias a aspectos institucionales y procedimientos democráticos.228. o una disminución de lo que se consideran aspectos negativos. Tesis Grupo Editorial Norma. como del funcionamiento de las instituciones de control. “que los políticos no tengan privilegios” .

niega tener un ideal democrático y los posibles beneficios o bondades del sistema. expresándose en términos absolutos. tenemos un 14. -“no se mucho casi nunca veo televisión”. Y es en este porcentaje donde teóricamente deberíamos encontrar mayor disposición para la participación. -“no sé lo que es la democracia”. dieran sus opiniones”. -“la que tenemos”. -“esta democracia es la mejorcita”. El 20. La gente se expresa así: -“una democracia ideal es medio imposible”. tendría que venir un Fidel Castro”.. poniendo de manifiesto una actitud pasiva o indiferente frente al tema e incluso una parte de ella propone modelos no democráticos. -“no tengo idea. sino que incluye otras formas de gobierno. negativos o difusos nos hace dudar de la capacidad de gestar participación de aquellos que quieren otra cosa.6% de los ciudadanos que no sabe o no contesta. nada más te puedo decir”.6% de la ciudadanía se manifiesta como escéptica frente a la posibilidad de esbozar un ideal de democracia. -“no existe en ninguna parte del mundo. -“volver al tiempo de los militares”. El 7. “no sabría que decir. Gráfico 3: cuál es el ideal de democracia? 12 .“donde seamos todos iguales y las autoridades nos representen y no nos traicionen”. . en la medida que apelen a modelos más homogeneizadores y totalitarios que pluralistas y concertados. Entre los ciudadanos se manifiesta como: -“igualdad en todos los aspectos”. que se practique según su significado real”. en estos momentos es cuando mejor estamos”. lo cual no deja de ser inquietante. Es una quinta parte de la población la que plantea la necesidad de un sistema distinto. se da de a ratos”.“donde todos decidieran. “la que nunca veremos. un cambio de gobierno. o la absolutización del ideal en términos abstractos. A estas respuestas si le sumamos el 6. o de su posible actuación en términos de proyectos constructivos y no solamente opositores. es como la palabra felicidad. de manera que no dan lugar a la reforma sino que plantean la oposición entre lo existente y lo deseable. Ven al sistema democrático actual como reflejo de sus ideales y deseos más profundos por ejemplo: -“la de hoy”.“democracia ad honorem”. -“pura y cristalina”.4% de los ciudadanos identifican totalmente el ideal de democracia con la democracia existente. demostrando de alguna manera su falta de interés o proyección de anhelos y esperanzas en el sistema de gobierno y las instituciones políticas que hacen a su funcionamiento. pero sería todo igual. sin embargo la escasa enunciación de un modelo de democracia en una versión positiva y no solamente crítica. como cosas distintas e incompatibles. -“el de ahora.2% de los ciudadanos encuestados quieren un cambio de modelo y no identifican el ideal de democracia con el sistema vigente en la Argentina sino que plantean otra forma. que no siempre es democrático. “una democracia verdadera.2 % de la gente que niega expresamente tener un ideal democrático y se manifiesta renuente a expresar sus deseos y anhelos democráticos si es que los tiene.El 14.. no tengo ideal”.

14 Ansart. que en la década del 60 le proporcionaron un futuro imaginario que finalmente se estrelló en un proyecto de muerte sin sentido?. favorece una toma de distancia y relativización de lo político en relación con otros aspectos de la vida.6% 10 6.. Norbert. frente a la fuerza de lo necesario del mundo económico. Cit. Lipovetsky. México. Ob. financiero. 1994 cap. la vida política democrática es una “máquina para descreer” en el sentido que la libertad de expresión lleva a una crítica constante y corrosiva de la que ningún actor político escapa.128 y ss. “El altruismo indoloro” p. ¿O se trata de inexistencia de expectativas?.13 y 14. ¿Se trata de expectativas satisfechas que se conforman con el orden establecido y que pretende perpetuarlo en un presente continuo?. El crepúsculo del deber.12 Por otra parte los mandatos culturales de la "ética posmoderna" vienen a reforzar las actitudes egoístas e individualistas que justifican la preocupación de los individuos solamente por si mismos y su grupo primario. FCE. 11 Lechner. Los patios interiores de la democracia. sed.70 65. sexo y sueño. La gestion de passions politiques. Citado en Braud. Nos referimos a las necesidades vitales que responden a las pulsiones de vida: hambre. pgs..6% Ta l co m o e st á 14.5% 60 50 Co n re fo rm a s 51. 1995. Pierre. p. Lo que habría que inducir es qué posibilidades reales tienen las personas de elaborar ideales cuando las necesidades básicas no están cubiertas. como una abdicación de nuestra responsabilidad hacia el futuro11. de una debilidad política cultural para definir lo posible o deseado. Gilles. delimitar el alcance del ideal. El espectáculo de escarnio y sarcasmo que la “fiesta democrática” muestra.2% 40 30 20. Anagrama. Además como señala Pierre Ansart14. Tal vez sea preciso para no derivar en caminos inconducentes. Subjetividad y política.4% 0 De m o cra cia e xist e n t e Ca m b io d e m o d e lo Sin id e a l NS/NC ¿Se podría hablar de adecuación de expectativas a la realidad y de una “madurez” de la sociedad argentina que desconfía de proyectos utópicos. y fijarlo no como un objeto factible de alcanzar sino un referente por medio del cual se construye lo real y se determina lo posible. en oposición a la constante movilización de las creencias que estimulan los sistemas autoritarios. Barcelona. siguiendo los razonamientos de Lechner que interpreta el significado de la crisis de proyecto. o si lo están de lo que se trata es de mejorar la calidad de satisfacción de los deseos vinculadas a ellas.2% 20 7. legitimando el derecho de vivir para uno mismo como lo trabaja Lipovetsky13. sin vergüenza por desinteresarse de valores altruistas y del bien general. Cfr. 12 13 13 . 45 y ss. tecnológico.

Noam. en términos de Tocqueville viene a ser un aspecto positivo y negativo a la vez. La democracia en América. S.. Ariel. lo cual no excluye la posibilidad de otras formas de democracia que atiendan cuestiones sustanciales que no han sido consideradas por la democracia actual.. Argentina. en el cual se ha revalorizado la democracia liberal. 16 Para Chomsky en esta línea de pensamiento incluye hasta los pensadores de la libertad como John Locke quien sostenía que los ciudadanos tenían el derecho de informarse pero no de deliberar sobre las cosas públicas. Esta identificación de la democracia actual. y si bien no se considera que las primeras se encuentren en un proceso de realización plenamente satisfactorio. por otro lado. y a su posibilidad de mejoramiento a lo largo del tiempo. incluyéndose esta cláusula en las constituciones de América Latina (Constitución Argentina (art. pero. 17 Tocqueville.Bennet. L. ya que la satisfacción de necesidades. sobre todo en las instituciones ideológicas que son las que están más alejadas del conocimiento de los hechos. citados en Braud. no permite afirmar la carencia de legitimidad del régimen al no estar asociado con ideales. S. Existe una correlación con la pregunta anterior que describía el actual sistema como resultado de la pugna entre dos fuerzas antagónicas: las libertades frente al autoritarismo. permite a la sociedad mantener a lo largo del tiempo el deseo de vivir juntos. en el sentido que ampara las libertades individuales. Alexis de. se constituye en un obstáculo para prefigurar preferencias que nunca serán escuchadas16. FCE.27. Baëk. esta cultura que como señala Brunner se ha vuelto “más realista... Si bien hay una satisfacción en relación a éstos logros del presente. Leca y Papini. sino que se percibe un cierto realismo o resignación.. al considerarla no como “lo bueno absoluto”. pragmática e individualista” es perfectamente complementaria con la democracia actual. si se manifestaba una legitimación del sistema democrático en virtud de las libertades que reivindica en su triunfo sobre un pasado autoritario. como el mejor lugar desde el cual se pueden realizar las expectativas a través de reformas. 17 El consenso en torno a la democracia actual. manejándola a través del control de la opinión pública.. organización y demandas de la gente. deseos o aspiraciones se realiza en el ámbito de los grupos pequeños. La esencia de la democracia para este autor es la de distraer y dispersar al público manteniéndolo en la ignorancia. sino como “lo mejor relativo” a un proceso histórico. Ob. primarios. El no poder hablar y tomar parte en las decisiones de la definición de lo público. B.Cit. Lipset. con los límites que ella evidencia. (primera edición 1835) 14 . Política y cultura a finales del siglo XX. p. “Lo admirable de las ideas generales es que permiten al espíritu humano dar juicios rápidos sobre una gran cantidad de objetos a la vez. creemos que no alcanza para poner en cuestionamiento el sistema político. Los críticos de esta posición como Chomsky sostienen que el pretendido triunfo de las democracias actuales y a sus sostenedores radica en que eliminan la participación. solo le proporcionan nociones incompletas haciéndoles perder en exactitud lo que dan en extensión”. es el núcleo fundante en el imaginario de la legitimidad de la cual goza nuestro actual sistema. en el sentido de que la actual democracia sea considerada la panacea para todos los males. al alejarla de los conflictos que producen las expectativas innovadoras15. acentuada por la desmotivación por la cosa pública que es una característica de la posmodernidad. no hay un encantamiento. por el contrario. La legitimidad de la actual democracia.L. Bs As. Huntington. tal como ha sido considerada por una línea de pensadores conservadores. pero esconde las diferencias que pueden ocasionar conflictos indeseables… 15 Existe una amplia tradición de políticólogos que insisten en esta perspectiva: Berelson. p 17 y ss. 1994. 1995. fundada en el reconocimiento de las libertades. Si bien existe un proceso de privatización. por el contrario tal vez estaríamos más cerca de interpretarlo como una característica que posibilita la estabilidad democrática...La aparente indiferencia que genera la pregunta entre nuestros encuestados.22) “el pueblo no delibera… sino a través de sus representantes”) Chomsky.

se convierten no solo en referentes a partir de los cuales se puede valorar positiva o negativamente la situación que se vive. Temp et récit. o de formas de articulación entre el estado y la sociedad. 1990. en forma simple y fuerte. 1996. Le futur passé. sino en la satisfacción de expectativas emocionalmente marcadas por la angustia del vacío. 221. convertirlo en una explicación de sentido de nuestro presente. Citado por Holscher y otros en Utopías. que ha sido alterada pero que inviste de sentido e identidad en un tiempo de larga duración. 20 Kosellec. buceando en los “lieux de mémoire” según la expresión de Pierre Norah. 1983-85. porque según Braud 19. Paris. disciplinar y recrear a la sociedad presente en torno a valores democráticos del pasado. Estos fueron los siguientes: 18 Ricoeur. ed. Madrid.3. los recuerdos y lugares acumulados en lo que se denomina experiencia histórica. mitos e imaginarios sociales. sino como deseables. y en este caso si recordamos un pasado en el que nuestros ideales y expectativas democráticas han sido realizados. el mito opera como un cuento explicativo. Lo que queríamos averiguar era cómo recordamos nuestro pasado.. Complutense. París. La mención de actores individuales o colectivos. La influencia del posestructuralismo y el auge de la interdisciplinariedad. o por el contrario. interesa destacar cómo se visualiza ese pasado “sacralizado”. Dirigido por Ignacio Olabarri y F.J. Caspistegui. Cit. Se trata de ver cómo se relaciona el pasado con nuestro presente. rastrear cuáles son sus enemigos o fuerzas opositoras. una imagen nostálgica de un pasado perdido que tenga efectos inmovilizadores con respecto al futuro. y cómo ese pasado es recordado con el propósito de mitologizarlo. Contibution a la semantique des temps historiques. cuya narración puede repetirse desde distintos lugares simbólicos con el fin de ordenar. en el sentido de capaces de poder sintetizar esas experiencias históricas como el horizonte esperable en el futuro. R. responde al deseo de saber. Por otro parte. de controlar y dominar las dudas. P. Se trata de rescatar representaciones e imágenes que operan en el imaginario como una organización y cristalización de sentido positivo de la experiencia pasada. Ecole des Hautes Etudes en Sciences Sociales. 19 Braud. sino que dan razón de la posibilidad de la historia. Ob. o simplemente la nominación de pocas que fueron consideradas no solo como valiosas. utilizando los rminos de Kosellec20. apelando a la memoria. Considera usted que ese ideal se realizó en alguna época de nuestra historia? Esta pregunta apuntaba a visualizar cómo el ideal democrático se enganchaba en la reconstrucción imaginaria de nuestro proceso histórico. La eficacia simbólica de reconocer en el pasado una experiencia que dote a la sociedad de identidad democrática puede operar en dos sentidos para la legitimidad democrática: por un lado puede reforzar la creencia en la posibilidad de recuperar hacia el futuro una capacidad incita. que es el pasado en el presente como lo expresa Ricoeur18. En: “a nueva Historia cultural . Todo pasado se convierte en mito cuando se apela a la memoria colectiva. Seuil. 15 . cuya virtud no reside en su veracidad. qué aspectos del mismo son considerados como portadores de lo que se considera verdaderamente democrático y si se puede.. Sin embargo los resultados de la encuesta no nos permitieron indagar todos los aspectos deseados.

los derechos individuales y el origen contractual del estado21. la pertenencia y la identidad. 1996 (1979). Nueva Sociedad. azarosa y débil existencia de una tradición democrática en la Argentina y en Latinoamérica en general. 116. Este 73% de la población estaría reflejando una tesis tradicional en los estudios históricos y políticos latinoamericanos que sostienen la limitada. Un 12% no sabe o no contesta. CLACSO. como el 100%. al federalismo y el populismo dentro de la lógica de la democracia participativa directa más que de la lógica de la democracia representativa. El modelo iusnaturalista. compartida por las vertientes populistas. cita a Flisflisch en la concepción napoleónica del estado propia de las oligarquías conservadoras. Norberto. 21 Vega. Juan Enrique. En esta línea de interpretación histórica se identifican por ejemplo. ¿Qué queda de la representación política?. Podemos afirmar que no existe mayoritariamente un pasado mitificado en torno a los valores de la democracia. Ideal democrático y democracia real en América Latina. Estas respuestas se consideraron en su totalidad. Sólo el 27% responde afirmativamente.Gráfico 4: la realización del ideal democrático en la historia argentina 12% NS/NC 27% Si se r eal izó 61% No se r eal izó La mayoría de la gente no reconoce en nuestro pasado una experiencia democrática ideal. para hacer las siguientes observaciones: en primer lugar establecimos cuáles eran los términos o referentes que más se repetían y que aparecían como imágenes claras de esa experiencia histórica considerada como ideal: ya sea considerando personalidades o actores históricos. 1992. donde se priorizan la vinculación. En: Michelángelo Bovero y Norberto Bobbio. Sociedad y Estado en la política moderna. en una relación conflictiva con la tradición anglosajona que se levanta sobre la construcción de una narrativa asentada en la existencia de una sociedad civil. nacionalistas y marxistas que critican la formalidad institucional y demandan ampliación de la participación. As. a concepciones organicistas y jerárquicas de la sociedad de origen hispano.).. institucional y procedimental. México. El autor destaca la ausencia de una tradición democrática liberal en los países latinoamericano. El 61% considera que no se realizó su propio ideal de democracia en el pasado histórico argentino. En: Dos Santos (Comp.. Para el desarrollo de los modelos iusnaturalista e historicista en la filosofía política véase Bobbio. p. 16 . o bien cuando hacían referencia a una época. atribuida desde el ámbito filosófico. Bs. FCE.

Los presidentes radicales. que no necesariamente son percibidas así. 17 .3% 10 8.50% de las figuras radicales evidencia la polarización en el imaginario de las dos fuerzas que han encarnado los valores democráticos en nuestra historia. Perón encarna la figura más representativa de la democracia asociada por los teóricos políticos a lo que se ha denominado “democracia masiva. orgánica o social”. por una modalidad de participación vinculada no a las prácticas formales de la democracia liberal como el sufragio y la deliberación parlamentaria.8% 8 6 5. por su componente inclusivo de los sectores populares al estado. no pueden opacarse en función de las explicaciones institucionales.4% 2 0 Pe ró n lo s m ilit a r e s Alf o n sín Illia Yrig o y e n La democracia ideal aparece personificada en los presidentes históricos más populares. Sin embargo ninguna de las figuras radicales alcanza a tener el protagonismo de Perón en el imaginario social. en forma sistemática por la gente. El 18. siendo Alfonsín el que alcanza más notoriedad en relación a la democracia que las otras figuras del radicalismo como Illia o Yrigoyen. garantizan las libertades y derechos individuales. La democracia radical postula su legitimidad en valores vinculados a la vigencia del estado de derecho y el fortalecimiento de las instituciones republicanas que postula la tradición liberal democrática. sino a la participación directa a través de formas más corporativa que representan los intereses de sujetos sociales con identidad de intereses sociales y finalmente por la política distribucionista y la efectivización de los derechos sociales que mejoraron las condiciones del vida de los trabajadores. Sin embargo. de los trabajadores urbanos y de las mujeres. pareciera que con la lejanía temporal se iría borrando la memoria. donde los procedimientos en el cumplimiento de la ley. si se suman los tres mencionados alcanzan una proporción similar a la de Perón.2% 4 4. los rasgos carismáticos del liderazgo peronista.Gráfico 5: identificación del ideal con los protagonistas de la historia 20 19. cuando a pesar de que el discurso democrático que los militares utilizaron para justificar su intervención en la vida política.2% 18 16 14 12 10. Lo paradójico es el alto porcentaje que vincula el ideal democrático con los militares. sus acciones de gobierno cercenaron las formas de participación y representación consideradas legítimas tanto por las democracias populistas como por las democracias formales.

14% 1955 1963 1966 1973 1. los gobiernos militares se legitimarían en función de ello.1% 1. no deja percibir entre las respuestas. sino simplemente asociada con un valor positivo que puede asociarse a otros principios. Así como los socialismos han legitimado sus sistemas "democráticos" por considerarse el verdadero gobierno del pueblo. La identificación del ideal teniendo en cuenta los períodos históricos al que referían las respuestas dio los siguientes resultados. Esta confusión podemos interpretarla desde la perspectiva del imaginario como la visión del pasado inmediato.La asociación generalizada del pasado con los protagonistas individuales o colectivos.4% 19. y la sociedad se identifica con valores tales como la defensa de la soberanía y la identidad nacional.74% 1976 1983 1989 1994 Ah o ra Lo que se destaca es una clara diferencia a favor del peronismo histórico. Finalmente el significado mismo de democracia.92% 4.5% 0. Gráfico 6: identificación del ideal con períodos históricos Tra n sició n y Co n so lid a ció n De m o crá t ica 34.4% 1 943 1. o que no todos se ajustaban perfectamente a la grilla que hicimos con posterioridad para poder ordenar y clasificar las mismas. teniendo en cuenta que cada respuesta podía aludir a más de un período. le suceden las presidencias radicales.48% 0. necesariamente en relación a los valores de las tradiciones teóricas del liberalismo y la democracia. El “ahora” alcanza el porcentaje más alto 27.80% 27. Si por democracia se entiende la representatividad en el sentido de reflejo social.45% 4.4% si se toma en cuenta que es el 18 . como el fantasma que asola a la democracia y en el cual se prefigura su debilidad. no se configura en el imaginario.48% 0. desde el 83 en adelante sin distinción de gobiernos.7% Fin d e l s ig lo XIX 19 16 19 30 5. que respondan a otras tradiciones. una clara delimitación entre un gobierno constitucional y un gobierno de facto. de las experiencias vividas. pero por sobre ambas se destaca el “ahora”.74% 0. que en una interpretación amplia incluye todo el período de democratización.

sin poder remitirlo a situaciones y períodos concretos que permitan especificar el objeto que se pretende restaurar. Difusas: por ejemplo: “nuestros padres nos han contado que en aquellas épocas había democracia grande”. y a la representatividad del gobierno. a la función de la justicia. (Ver Gráfico 8) 1. al hacer imposible cualquier comparación de aspectos de la realidad que pueden poner en consideración ese pasado que aparece como intangible. Su realización en el presente tiene que ver con la incidencia profunda del pasado en el imaginario y con el logro que significa la instalación democrática luego de un largo proceso de interrupciones de las instituciones democráticas y de instalación de gobiernos autoritarios y represivos. Y es que la democracia parece haber reducido el espacio que ocupa en los deseos y expectativas de la gente. Esta pregunta viene a completar el sentido de las reformas que se proponen para mejorar el actual sistema. En este ítem se incluyeron todas las respuestas que se referían a la clase política. sostenida entre otros por Huntington. de la identificación de su ideal con la situación presente. Sin embargo creemos necesario remarcar la importancia de la identificación del ideal con el presente. 19 . sobre el que se limitan a señalar un tipo de demandas que aparecen como parciales y marginales al desenvolvimiento del sistema en si. entre aquellos que tienen un ideal democrático. habla de la sobrecarga de demandas hacia el estado por parte de la sociedad que dificultan la gobernabilidad. un proyecto que tiende hacia el futuro. Las respuestas espontáneas fueron agrupadas en cuatro grandes aspectos: régimen político. al gobierno.80% que identifica el proceso de transición y consolidación democrática con su ideal de democracia. Y en este sentido tratábamos de rastrear ese horizonte que desde una posición conservadora. y que de alguna manera se convierte en una demanda al estado. entendido como las reglas de juego que hacen referencia al acceso. aunque paradójica. sino como expectativa real de posibilidad de cambio. “alguna vez estuvimos mejor. cultura política. no ya dentro de un esquema ideal. se trata de una consideración de los límites de lo posible o se trata de la supresión del contenido ético de la política. 4. a la división de poderes.término expresado por los mismos encuestados y no responde a ninguna ordenación posterior a la encuesta. Pero si le sumamos el porcentaje que contesta específicamente por el gobierno de Alfonsín o Menem tenemos un 34. La palabra “inmediato” apuntaba justamente a establecer la expectativa. a la legislación. El primero de ellos fue el referido al régimen político. La pregunta que no deja de inquietarnos es la correlación entre la democracia ideal y la real. en el sentido que lo planteaba Lechner? El denominador común de ambas significaciones es el contenido pragmático del imaginario sobre la democracia. una meta con el objetivo de alcanzar un bien deseado. economía y sociedad. Se trata de una puesta de valores positivos absolutos en el pasado con objeto de devaluar el presente. dejando amplio margen para que sus contenidos sean realizados por otras voluntades. o “cuando estaban los verdaderos políticos”. Un alto porcentaje de respuestas difusas pone en evidencia esa actitud nostálgica de creer que todo tiempo pasado fue mejor. ya que un ideal como dijimos es algo inexistente. Se trata de visualizar cuál es el horizonte de espera que proyecta la gente. no?”. manejo y funcionamiento del poder y a la administración de lo público. aunque la misma requiera reformas. Cuáles serían los cambios inmediatos que deberían realizarse para un mejor funcionamiento de nuestra democracia? Ya hablamos en la segunda pregunta del predominio.

de la clase política. -“correr a los políticos por gente que trabaje para el bien común”. alcance un porcentaje considerable para cuantificarlo como un ítem más. La idea que recorre a la mayoría de estas respuestas juzga a la dirigencia política como no capacitados para el buen ejercicio de sus funciones y que por lo tanto perjudican el funcionamiento de la democracia: el 13.83 % de la población manifiesta este encono en una forma absoluta pretendiendo la sustitución de la clase política por los militares. 23 20 . gente más coherente”.Estos aspectos fueron los referidos por el 27. se trata en situaciones agudas de acusación y estigmatización. no sólo de sacar la angustia que provoca la ausencia de un responsable identificable.35% de los ciudadanos manifiesta su disconformidad expresamente: -“que los representantes del pueblo defiendan los intereses del pueblo y no los del gobierno”. la independencia de los mismos y el marco jurídico que refiere a ellos: un 4. El aspecto que más se destaca entre la ciudadanía se refiere a los gobernantes. pero no por ello deja de cumplir su función social. despojarlos de aquello que aparece como privilegio usurpado. -“achicar el gobierno”. Esta personalización guarda una carga de agresividad. que generalmente queda reducida a cuestiones técnicas. a su actuación. 5 cita3. no se refiere directamente a los mecanismos del régimen sino al desempeño de los representantes. Para Braud24. Braud. Se busca sujetos concretos a quienes responsabilizar de sus frustraciones. En segundo lugar y a distancia aparece el tema del funcionamiento de los poderes. que generalmente atribuyen los superiores a los subordinados. solo el 3. o exigir su capacitación y el 0.71 % de la ciudadanía que demanda un mejoramiento de la representación por parte de la clase dirigente. -“concientizar al poder ejecutivo y al poder legislativo que las leyes que se dictan son con destino al beneficio del pueblo y no en perjuicio.Cit.endoso propia del individualismo liberal que supone que cada uno asume las consecuencias de sus actos. p. que se expresa así: -“cambiar a los políticos y poner a los militares”. por ejemplo: -“un cambio de estructuras políticas de gobiernos y de los partidos”. en los tres sentidos que la define Sartori22. de la responsabilidad . sino que constituye un ritual simbólico de regreso a la indeferenciación fusionante propia de momentos totalitarios. porque sino son viciadas”.56% se refiere a ello de la siguiente manera: -“cambiar a los dirigentes”. Específicamente referido a la representatividad del sistema democrático vigente. como mandato. que se refleja en el deseo expresado de “sacarlos. -“sacar al presidente”. Sin embargo lo que predomina en las democracias pluralistas es una responsabilidad difusa.85% que pide reformas 22 Sartori. 24 Idem.. además de considerar la imposibilidad de satisfacer las múltiples y contradictorias expectativas sociales. Ob.120 y ss.acusación. -“un cambio de gabinete”. sin el voto sábana”. p. que es la de encontrar chivos emisarios que canalicen las agresiones de la opinión pública. como por ejemplo partidos políticos. Ob. cambiarlos”. estaríamos hablando de un 17.127 y ss. Distingue la responsabilidad . -“para mí que entraran los militares”. del poder de que están investidos y que parecieran no merecer.56 % que propone cambiar a los políticos o al gobierno. -“elegir a los representantes uno a uno. . como reflejo y como responsabilidad. -“cambiar a todos los políticos y poner gente capacitada”. artificial y limitada. pero si se suma al 13. sin que esto ponga en peligro el sistema institucional. sin que los referentes mencionados.Cit. tienen una contracara según Braud23 que es la agresividad que despierta “la consagración del privilegio de expresión de unos y la suspensión del derecho de palabra (autorizada) en otros”. a los políticos y a la necesidad de “sacarlos” de la función o el cargo que ocupan y poner gente más idónea. p. sin embargo esta crítica está separada de la crítica institucional. Estas expresiones contra los dirigentes y gobernantes estarían reflejando una “crisis de representatividad” de la clase gobernante. -“consolidación de los partidos políticos”. “cambiar a alguno de los jefes. El prestigio y la confianza que deberían tener los representantes. Algunas expresiones fueron consideradas en forma general.26%.

Algunos se refieren al control del gobierno sobre la ciudadanía. Otros por el contrario. por ejemplo: -“mano firme del gobierno”. “gobernantes menos corruptos”.51% demanda mayor control y límites. al orden social y límites de los comportamientos que hacen a lo público tanto de la sociedad civil como de los gobernantes. -“que el pueblo participe realmente en el gobierno y no en forma ficticia” “educar bien al pueblo para saber elegir mejor”. poniendo énfasis en lo que se denomina generalmente la cultura política como el conjunto de valores. En este ítem se incluyeron las respuestas que hacían referencia a la corrupción de los funcionarios públicos a la necesidad de control por parte de la ciudadanía. El reclamo de justicia en general aparece en un 2. -“dándole prioridad a la salud”. “que no fuera el gobierno de un solo político”. -“más inversión en cultura y educación”. controlar más a los políticos. -“la educación es donde está la clave”. cambiar muchas leyes principalmente en los sectores menores”.más disciplina. “no haber indulto. “primero la justicia a partir de ahí todo. poner límites a su poder: “controlar más a los políticos”. -“mirar más el problema de salud y educación”. “.38% de la población.La demanda más alta es por el mejoramiento de la educación. “la mentalidad podrida de la gente. -“tendrían que hacerse consultas populares sobre los temas importantes”. La demanda de cambios relacionados con el mejoramiento de la representatividad de los gobernantes y del funcionamiento institucional a través del cumplimiento de los principios republicanos que hacen a la división de poderes. “un cambio de mentalidad y de cultura política”. -“darle participación y comunicación al pueblo”. El 3. porque esto no es democracia”. 2. para que la justicia sea totalmente independiente”. Los grupos más especificados son los jóvenes y los ancianos y los problemas referidos salud. .Salud y seguridad aparecen con un 1. 3. -“educar bien a la gente porque ahí se mejora todo”. y la participación ciudadana: El 26.10% de los ciudadanos se manifiesta en este sentido en forma general diciendo: “Habría que cambiar la cabeza de todos”. con un 6. 21 . “respetar a los demás” Entre ellos el 8. En este item se incluyeron las respuestas que connotaban una preocupación por lo social.69 % demanda mayor participación entendida como un conjunto de prácticas ciudadanas que implican un compromiso con la cuestión pública y a su vez una mayor educación y cultura política de los ciudadanos: -“más participación del pueblo”. -“cambiar a todos los jueces de la Corte Suprema de Justicia. no impunidad de los políticos”. -“que el gobierno tome las leyes más severas”. El segundo aspecto relevante estaba relacionado con la demanda de valores que hacían al comportamiento tanto de los gobernantes como de la sociedad. en el sentido de que incluían las necesidades y demandas específicas de los distintos grupos sociales. “honestidad de los dirigentes”.86%: -“cultura para todas las personas. La cuestión social es reclamada por un 21. demandan mayor control al gobierno y a los actos del mismo. que controle el “libertinaje” una protección de tipo paternalista por parte del gobierno.en este tema lo expresa de la siguiente manera: -“mayor funcionamiento del Congreso”. -“que los legisladores representaran al pueblo. y justicia en cuanto a la ley y justicia social”. que el ejecutivo tuviera los oídos más abiertos y el judicial tuviera los medios para ser ágil”. . -“todo está bien pero se necesita un poquito más de seguridad”. educación y seguridad.5% cada uno: -“aumentar los policías y los controles”. El 5. se complementa con los siguientes criterios que fueron englobados en la categoría de cultura política. actitudes que sustentan las prácticas y comportamientos que son consideradas como buenos o deseados para un buen funcionamiento de la democracia.84%. mínima y obligatoria”.71 % que priorizan el tema de la corrupción y la honestidad: “evitar la corrupción”. reclaman un gobierno más fuerte.

El 19. “por la juventud porque hay muchas cosas raras.17% pide una reforma impositiva más equitativa: “hacer un sistema tributario que ayude a los macroempréstitos”. que actúan muy fuerte” Un 4.06% de la población: “el trabajo y los sueldos. El 5% de los ciudadanos no sabe o no contesta. -“ley de jubilados”. delincuencia. “más plata para la gente”. drogadicción etc. salarios e impuestos.58% de la ciudadanía se manifiesta en este sentido.La demanda de trabajo y mejoras salariales aparece expresamente manifestado por el 13. -“la democracia funciona bien lo que sucede es que descuidan lo social”. 22 . Se incluyen todas las respuestas relacionadas con trabajo.. -“que le paguen bien a los jubilados”. -“más chance de sobrevivir”. “que haya más trabajo”. administración y distribución de recursos.Entre los grupos sociales que más preocupación despierta en la población. .17 % respectivamente: -“que se solucione el problema de la juventud”. .35% demanda mejoras económicas en general.El 1. “terminar con la desocupación y no privatizar tanto porque perdemos el patrimonio”. del gobierno… no sé”. Las respuestas referidas al ámbito económico que refiere a la producción.52% de la ciudadanía: “compartir más los recursos con los pobres”. aparecen los jóvenes y los jubilados con el 2.El tema de la justicia social aparece como reclamo de un 4.” “que siga el gobierno y la democracia y que le aumenten a los jubilados”. .El 5.85% de la población expresa que no se necesitan cambios. “sueldos más altos”. -“un ordenamiento del sistema económico para que la justicia distributiva sea ideal” 4. . “el asunto de la DGI.

71% m a yo r p art icip a ción 5.17% Sin ca m b io s 4.69% ca m b ia r lo s g o b e rn a n t e s 13.5% 26.58 % re fo rm a im p o sit iva 1.85 % NS/NC 5% 0 5 10 15 20 25 30 En síntesis las demandas que refieren a lo que se denomina "democracia política" superan en un 13% a las que aspiran a una "democracia con sentido social".5% ju st icia so cia l 4.1 % e d u ca ció n 6. y las vinculadas con los servicios 23 .69% m a yo r co n t ro l y lím it e s 3.8% fu n cio n am ie n t o d e p o d e re s 4.35% in cluir a lo s m ilit are s 0.71% INSTITUCIONES 7.96% DEM OCRACIA SOCIAL 53.84% d ifu so s 2.56% m ayo r re p rese n t at ivid a d 3.52% d ifu so s 7% Po lít ica s So cia le s 21. Las demandas de una democracia social se vinculan a las necesidades no satisfechas de la población y en las que ven una acción deficitaria por parte del estado: estas son las de orden económico referidas sobre todo al trabajo y los salarios.35% t ra b a jo y sa la rio s 13.06% 19. La demanda política que se destaca es un mejoramiento en la representatividad de la clase política.7% DEMOCRACIA POLÍTICA MEJORAR LA REPRESENTATIVIDAD FORTALECER LAS 17. el control y los límites que pueda ejercer la ciudadanía sobre el régimen político.85% re cla m o d e ju st icia 2.5% se g u rid ad 1. Al mismo tiempo que se pretende una ética pública sostenida por la participación.86% sa lu d 1. y del funcionamiento de las instituciones republicanas.2% Ré g im e n Po lít ico 27.38 % Eco n ó m ico s m e jo ras en g e n e ral 5.Gráfico 7: demandas de cambios para el mejoramiento de la democracia 40.6 % Cu lt u r a Po lít ica é t icos 8.

que una vez consolidado el proceso de liberalización. seguiría un proceso de democratización. el de socialización. Ob. 24 .4% NO 48. y que de cuenta de una serie de cuestiones sociales que se consideran propias del ámbito de lo público. le despierta algún temor? La pregunta fue formulada con el propósito de descubrir cuáles son las incertidumbres y desconfianzas que la situación despertaba en la ciudadanía. Con lo cual se observa que la demanda de mejorar la representatividad. en aquellos ámbitos que siguen considerándose de interés y responsabilidad pública. pero no en el sentido de participación igualitaria en la toma de decisiones en las instituciones que participan.sociales que deberían fortalecerse sobre todo educación y políticas distributivas que mejoren las condiciones de vida de la gente. pero no se ve en el sentido de participación ciudadana en la toma de decisiones colectivas sino solamente. como efectivización de las libertades civiles. Por lo tanto podríamos hablar siguiendo a los tres ejes sobre los que debía desarrollarse el proceso de democratización según los teóricos de la transición25. y sobre las cuales los representantes parecen haber desligado sus responsabilidades.4% 25 SI 49. en la demanda de procedimientos y controles por parte de la sociedad civil que aseguren una mejora en la deficiente representatividad de la clase política. Finalmente aparece el tercer movimiento. lo que está fuera del control de los individuos y que es percibido como pérdida o ataque. tiene que ver con ceder menos margen de autonomía a los representantes en el sentido que deben responder a las siguientes cuestiones: su acción de gobierno debe estar basada en una ética pública. ¿La situación actual. sino como la vieja demanda de una acción protectora del estado. O'Donnell y Schmitter.2% Cfr. Los temores revelan contenidos imaginarios y reales que se relacionan con las inseguridades. Capítulo 4: Democracia y transición. la educación la salud y la seguridad.Cit. con controles institucionales. como el mercado de trabajo. El primer recorte que se hizo fue teniendo en cuenta las respuestas afirmativas y negativas: Grafico 8 NS/NC 2. 5. asociada a conductas de corrupción y falta de ética.

“que todo culmine en un caos total”. -“la desprotección civil y económica ”. Solo un 1. . .30% de los que manifestaron sus temores no puede identificar con un referente de la realidad aquello que les produce miedo. -“hay muchas dudas sobre el futuro y no hay posibilidades”. y no puede tener ningún control o poder sobre él. La imagen de desprotección se expresa así: -“la falta de sensibilidad social del gobierno”. Las representaciones de cosa se fundan en la experiencia emocional. El 32. Nos estaría hablando del temor de los individuos a quedar desposeídos. El 34. “que se olviden de los pobres”. sosteniendo la estabilidad del mismo. -“no sabemos a donde vamos a ir a parar” y en algunos casos con una visión de catástrofe: -“en algún momento se pudre todo”. y por la indiferencia de las políticas estatales en relación a la "cuestión social". el objeto que le produce temor está puesto fuera del sujeto.Es decir la mitad prácticamente del universo encuestado no manifiesta tener miedo.9%. fuera de una situación o lugar deseado.95%. -“que no tengamos futuro”. ya sea física. sino en la posesión de él. La angustia se produce no por el objeto mismo en si. o psíquica que se manifiesta en distintos planos y se visualiza en diversas imágenes de peligro o representación de los enemigos: -como subversión. de que el sueldo no le alcance. de que el hambre la pobreza y la miseria: un 13.del miedo a la pérdida del patrimonio nacional y a la dependencia un 1. “del fraccionamiento de las clases sociales”. reafirmando la legitimidad de la democracia. social. cultural.75% se manifiesta sus miedos relacionados con la retirada del estado paternalista garante de la seguridad social. en el sentido de ruptura del límite de la integridad.95% de los encuestados teme a la violencia. El 14.65% manifiesta temor a pérdidas referidas a cultura y educación.2% = 100%) analizadas del siguiente modo: El 16.85% -como corrupción y engaño y mentira: 6. Por un lado miedo a la pérdida lo manifiesta el 34. Las representaciones de palabra se agruparon en torno a lo que denominan los dos miedos básicos: el miedo a la pérdida y el miedo al ataque.15% teme pérdidas económicas: . las preocupaciones no alcanzan a manifestarse como temores. guerras y caos 9. Las respuestas positivas fueron consideradas en su totalidad ( el 49. es decir como aspectos incontrolables de la realidad que no pueden ser modificados. “tarde o temprano todo va a reventar”. -“que se venga todo a pique”. En este sentido cabría hablar de una satisfacción con respecto al actual sistema. de que el plan económico no funcione un 16. está en el mundo externo. lo que le produce temor está puesto en el vínculo del sujeto con algo que considera valioso. por ejemplo: -”que voy a ser mañana”. cuyos límites o imperfecciones no alcanzan a despertar inquietudes fuertes en la mitad de la población. y por tanto sus representaciones no alcanzan un grado de racionalidad que les permita identificar a través del lenguaje el objeto que les provoca incertidumbres y angustias. El resto puede identificar los problemas o aspectos de la realidad que le generan miedos e incertidumbres y expresarlos.65%. En algunos casos los proyectan en relación al futuro.de quedarse sin trabajo. estallidos sociales.55% 25 . -“que quedemos tirados”. que evidentemente encuentra sus necesidades básicas satisfechas.hablan de que se pierda la estabilidad. Podría decirse que estos temores reflejan la posibilidad de descenso social ya sea por la pérdida de ubicación social en relación al usufructo de bienes económicos o culturales. Entre los temores que caracterizamos como miedo al ataque.6%.

30 % 15 co rru p ción .. a la delincuencia y a la misma policía: 5. 26 . concentración de poder. y que deja espacio a la violencia en todas sus formas.65% 48. de cultura y educación) y a la incertidumbre que genera la desprotección frente a la retirada del estado que ya no garantiza la paz. en g a ño . 9. y reelección 6. como la efectivización de los derechos civiles. a la juventud: 0.55% 10 5 su b ve rsió n ...32% a ut o rit a rismo 6. 6.41% Gráfico 9: Miedo a qué…? 50 Cu lt ura y e du ca ció n 1.85% 0 Sin refe re n t e Mie d o a la Pé rd id a Mie d o a l at a q ue . (los de tercera no aparecen reflejados en la encuesta).68% m ilit a res 2.. a los militares y los golpes de estado 2. dejando inerme al individuo que no puede protegerse.15% in se g u rid a d 5. a la vio le ncia Existe una polarización del imaginario entre aquellos a los que la situación actual les despierta temores y a los que no. de seguridad y contención social. y no estrictamente referida al derecho del voto.75 % 45 40 Se gu rid a d So cia l 14.26 La mitad de la población encuesta refiere sus miedos y estos tienen que ver con la incertidumbre.25%. que hacen a la conformación de una ciudadanía en sentido amplio que incluye los derechos de primera y segunda generación. sino la incertidumbre del destino personal en relación a perder posiciones en la estructura social (miedo a pérdidas económicas.05% -a la inseguridad.84%.68% y finalmente al exceso de libertad: 0. La mirada en los 90 acerca de la crisis de representatividad 26 En el sentido de Marshall y Bobbio.41% ju ve n t ud 0.25% e co n ó m ica s 32. ni controla los conflictos.95 % 35 30 25 20 e xceso d e lib e rt a d 0. gu e rras. políticos y sociales. que no es la incertidumbre sobre el desarrollo de la democracia que es la que recorría los años '80.75% 34. entre aquellos que están dentro del mercado y por lo tantos son sujetos de derechos y los marginales al mismo que han perdido la efectivización de los derechos de ciudadanía.05% 16.-en sus formas autoritarias a través.84% p olít icos 3.32% -a los políticos: 3. Esto seguramente tiene que ver con la posición que se ocupa en la sociedad y refleja la tan mentada polarización o dualización social.

ni pretender hacia el futuro un sistema sustancialmente diferente y mejor que sirva como referente o ideal a alcanzar. sino solo con demandas específicas. Sobre ello tratamos de señalar las posibles interpretaciones que se derivaban del material obtenido. al no poder mantener un status económico. se mantiene en primer lugar la fuerza de lo que denominamos imaginario instituido. y de acceso a una educación. pero sin proyecciones de participación directa en la vida política. al control que pueda tener la sociedad civil sobre los gobernantes. que parece acosar a los individuos sin que encuentren la manera de protegerse frente a la retirada del estado. y en segundo lugar el temor a la violencia de todo tipo. y que es reproducido y sostenido por la sociedad.Los indicios que aportaba la lectura de encuestas en la configuración del imaginario político mendocino a mediados de los 90 aportaban material para nuestras preguntas iniciales sobre: si la crisis de representación ponía en cuestionamiento a la democracia como régimen político y consecuentemente. como depositarios de las responsabilidades de las cuestiones públicas. social y política. Lo que pareciera una actitud pragmática o descomprometida de la gente con la política. y entonces se trataba de un límite de la democracia procedimental en el sentido de Bobbio. le permite a la democracia contar con un consenso general. de manera que la opinión pública y las prácticas políticas se transformen en verdaderos contralores que obliguen a la clase política a responder responsable y éticamente a las demandas sociales. en este caso los legisladores. si en el imaginario se encontraban gérmenes de lo que Castoriadis denominaba "democracia sustancial". en este caso por la ley. En este sentido la democracia actual se convierte en una especie de hito fundacional. En primer lugar aparecía un consenso en el imaginario sobre nuestra actual democracia entendida como el mejor sistema que hemos tenido en nuestra historia y que se legitima en virtud de las libertades que garantiza. No aparecen cuestionamientos sustanciales a la función que se le adscribe a la legislatura como órgano de gobierno encargado de legislar y representar a los ciudadanos. Ya anticipamos que ambas interpretaciones no necesariamente eran excluyentes. más que con una forma de participación del pueblo en el gobierno. La actitud predominante en el imaginario no es de satisfacción. sobre los cuales recae individualmente el peso de la ineficacia de la legislatura. dando lugar a más de una paradoja en relación a la legitimidad democrática y a la crisis de representatividad que la misma evidencia. como un conjunto de significaciones que legitima lo que está sancionado por otro. o un reacomodamientos y mutación de las formas representativas. se centran en la consolidación de un régimen político que mejore la representatividad del gobierno y el funcionamiento de las instituciones de control. Lo que si se cuestiona es la forma en cómo esa sanción legal es realizada por los responsables. Estas se refieren. y no están vinculadas con referentes ideales que permitan plantear posibilidades de una transformación radical del sistema. aunque evidencia la carga de insatisfacción con respecto a aspectos concretos y parciales a los que se desatiende y en los que se percibe las limitaciones y debilidades de la democracia. su garantía de seguridad. Por tanto. La valoración de la democracia se relaciona con su identificación con las libertades individuales que garantiza. como la legislatura mendocina. La toma de decisiones entonces aparece delegada en los representantes. no solo desde el estado. las expectativas de mejoramiento de esta democracia. Cuando la gente se refiere a una institución particular. Las expectativas de cambio son reducidas. sino sobre todo desde la sociedad. o si la misma continuaba teniendo vigencia como la mejor forma de gobierno posible. 27 . al no encontrar en el pasado. porque en "el magma de significaciones imaginarias" aparecían indicios en ambos sentidos. sino de aceptación general acerca de las reglas de juego institucionales que parece garantizar las libertades. En este sentido la sociedad se sitúa como espectadora y controladora de la actividad política. que solo permiten prever necesidades de reformas. de manera de que estos actúen como verdaderos representantes de los intereses y necesidades de la gente y no de sus intereses particulares. que sin embargo no alcanza a borrar las disidencias y conflictos no resueltos. en primer lugar a perder su posición social. La mención de problemas sociales y económicos aparece con mayor resonancia cuando la mitad de la población encuestada manifiesta sus temores. como lo sostiene Manin.

Por otro lado. No existe en el imaginario la idea de que los intereses e ideas de la gente estén representados por la legislatura. Volvemos al problema que planteamos en el inicio de la historia del sistema representativo. Mientras que se hablaba de las reformas que deberían hacerse para el mejoramiento de la democracia se priorizaban levemente las demandas referidas al régimen político. y es que los sujetos aparecen como privados de una proyección política en función de una ampliación de libertades no determinadas. La gente no se siente representada. quitando de esta manera los recursos que deberían emplearse en el sostenimiento de los sectores más débiles de la población que no se han insertado exitosamente en las nuevas reglas de juego que rigen al mercado. no parece haber sido resuelta por la expansión de los medios de comunicación.Lo que aparece como novedoso son las demandas que se realizan a la legislatura. que en vez de proporcionar identidad. pero que no alcanzan a develar todo lo que ocurre. hacer oír su voz. sin que esto denote ningún proyecto alternativo. tampoco constituyen el canal por donde la ciudadanía pueda expresar sus necesidades y demandas. Es de hacer notar que la mediación entre estas dos esferas. cuyo punto de partida fue la crítica de la ilustración al tratamiento de los asuntos públicos como si fueran privados. supone un desligamiento y un deslizamiento de la idea de soberanía individual en la que se funda la construcción teórica de la democracia liberal. al cual en virtud de su cercanía espacial se lo considera responsable del bienestar de la gente y de la satisfacción de demandas específicas. en el sentido de administración de lo público. se convierten en demandas concretas cuando se trata de un órgano específico del gobierno local. y es allí donde aparece la indignación frente a la corrupción que hace uso de lo público como si fuera privado. y por ende de sus recursos para satisfacer aspiraciones de índole privado. La representación de los ciudadanos. de la provincia y de la gente. pero tampoco por otras instituciones o personalidades de la sociedad que constituyan un posible foco de canalización de la representatividad política. Los problemas sociales (relacionados a la desocupación y la violencia) que aparecían como temores de la gente. sin que implicara responsabilidades por parte del sistema democrático. El cuestionamiento que aparece más visible es que los representantes utilizan de los espacios públicos. estado y sociedad. pero en la cual la mayoría pareciera no creer. en oposición a los intereses del pueblo. dejando siempre una sombra de sospecha frente a lo que mantienen oculto. la desplazan hacia formas de adaptación vertiginosas que las vuelven volátiles e insustanciales. Los medios son reconocidos por el imaginario como un espacio que les brinda información de lo que sucede en el ámbito público. que es percibido como una ficción que sirve a los fines de sostener el sistema. ni siquiera escuchada. Todo indica que el tema de la descentralización del poder respondería a las aspiraciones de satisfacer las necesidades y demandas sociales fuera del ámbito de la macro . La aceptación del este juego de imágenes de representación. como en la legislatura. La complicidad en la aceptación formal de esta convención entre representantes y representados.política que asume el estado nacional y dentro de un ámbito en el que la comunidad puede identificar intereses comunitarios. por donde tanto los representantes como los representados pretenden deslizarse. de los "partidos políticos". que formalmente se dice representar. se realiza en función de representar los intereses de la "clase política". Si bien el imaginario expresa el escaso nivel de representatividad de la legislatura. Y la política. De acuerdo con el análisis de los datos empíricos no es la política la que pierde espacio. las demandas no se relacionan al mejoramiento de este aspecto. que parecen estar desvinculadas en la persecución de intereses contrapuestos. ella misma. a la legislatura se le pide que se ocupe de los problemas sociales y económicos que aquejan a la población. sino la gente la que pierde espacio en la política. pareciera fundirse en ese horizonte de libertades que se planteaba al principio. y 28 . o del "gobierno". como un espacio tan amplio como abstracto e irresponsable. sino en la medida que puede. en entidades políticas pareciera no interesar. coincidencia que no deja de ser sugestiva a la hora de evaluar las perspectivas que pueda tener esta crisis de representación. que sostiene una ficción. sobre todo las referidas al trabajo y la educación. de "minorías privilegiadas". sino que es la acción participativa de la gente que busca hacerse escuchar y cuyas demandas no son receptadas por los legisladores.

Siempre que la crisis de representación se manifieste acotada a las instituciones particulares. Por otro lado la democracia como el régimen sustancial. a los políticos y funcionarios en el banquillo de los acusados a la hora de dirimir responsabilidades en lo que hace al manejo de lo público y a la satisfacción de demandas y resolución de problemas que la sociedad espera que el estado resuelva. y se generen expectativas de mejoramiento en su funcionamiento. no aparecían tras ningún indicio en el imaginario político de los 90. posiblemente la crisis de representatividad pusiera en cuestionamiento el régimen democrático mismo. Escenarios posibles Finalmente podemos afirmar que los acuerdos formales sobre la democracia procedimental que constituyen el imaginario instituido aparecen como necesarios a la hora de dirimir la forma de convivencia social. Por lo tanto. frente a la posibilidad de la crisis de representatividad focalizada en la dirigencia política pudiera extenderse a las instituciones democráticas mismas. Lo que parece aparecer en el imaginario son nuevas formas de participación. en el sentido que desde allí se pudiera generar un cambio hacia formas más profundas de democracia. que pone a la clase dirigente. más allá de las instituciones particulares o de la clase gobernante a las que ese momento se refería la crisis de representatividad en el imaginario. Además mientras no se acrecienten los temores relativos a las pérdidas de posición social y la multiplicación de formas de violencia que generan sentimientos de inseguridad.esto no ocurre a través de la representación sino de la participación directa. al tiempo que la libertad no sea entendida como autonomía individual o libertad de mercado. a través de variables formas de articulación de redes e intereses momentáneos y sucesivos. al no aparecer en el imaginario ningún indicio de deseos y expectativas sobre formas de gobierno que incluyeran la autonomía de los individuos en las instituciones de las que forma parte. que se expresan en situaciones de disconformidad. y que pueden tomar mayor o menor protagonismo de acuerdo a cómo se desarrolle el delicado equilibrio entre la democracia política y la democracia social. y en la posibilidad de control de la ética con que actúen los gobernantes. pero esto no significa que no existan disidencias y conflictos larvados bajo el manto del consenso democrático sostenido por el ejercicio de las libertades públicas. el vehículo más eficiente para canalizar las demandas y obtener respuestas del estado. o participación desagregada. vinculadas a los movimientos sociales. o a la dirigencia política. tal como la concibe Castoriadis. el poco probable escenario que se podía perfilar. 29 . no era de un futuro promisorio. La percepción de la ruptura comunicacional entre representantes y representados evidencia una crisis de representación. la legitimidad democrática no será puesta en cuestionamiento y mantendrá su legitimidad en virtud de las libertades que posibilita. Y entonces se podía prever que ya no bastaría con la identificación de la democracia como libertad para resguardar la integridad del régimen político. Finalmente a mediados de los 90 podíamos observar que si estas condiciones no se mantenían. y el estado sea capaz de articular una respuesta medianamente aceptable. que parece seguir siendo en el imaginario. ya que las libertades mismas se verían seriamente cercenadas por las condiciones concretas de existencia que limitarían las posibilidades de elección para sectores amplios de población. la democracia actual seguirá gozando del prestigio adquirido. y desde donde el individuo pueda no solo cuestionar este régimen sino también dotarse de respuestas significativas. sino como la libertad de participar en la ley sustancial. donde los espacios de autonomía que se generan dentro de la sociedad civil pueden cobrar forma de instituciones políticas con las que el individuo se identifique. Sorprendentemente la valorización de la participación como canal de expresión de las demandas se contrapone con la idea de apatía e indiferencia ciudadana que se maneja desde la teoría. espontánea y puntual. cuando no encuentran otros canales ni mecanismos para expresarse.

. 30 .. encontraríamos algún germen de esa expectativa o deseo de participar responsablemente en las cuestiones públicas que son en definitiva las que condicionan la vida privada de todos aquellos que viven bajo el imperio de la ley. Pero esto tal vez sea solo una proyección infundada de nuestras esperanzas .Solo si leemos en las demandas de educación y de regulación del comportamiento de los políticos y dirigentes desde una ética pública que robustezca las instituciones.