You are on page 1of 389

Esta traducción fue realizada sin fines de lucro.
Es una traducción hecha por fans para fans
Si el libro logra llegar a tu país, te animamos a
adquirirlo si consigue atraparte.
No olvides que también puedes brindar tu apoyo
a la autora siguiéndola en sus redes sociales,
recomendándola a tus amigos, promocionando
sus libros e incluso haciendo una reseña en tu
blog o foro.

Una vez más, Violet Eden se enfrenta a una elección imposibl ... y las
consecuencias son inimaginables.

V

iolet ha llegado a un acuerdo con el hecho de ser mitad
ángel, mitad humana, significa que su vida nunca será como
era.

Ahora Violet tiene algo por lo que Phoenix, el ángel exiliado que la
traicionó, hará lo que sea para conseguirlo y no tiene intención de dejarlo
caer en sus manos. El único problema es que él tiene algo que ella necesita
también.
Sin miedo a aumentar las apuestas, Phoenix aparentemente tiene
todo el poder, siempre un paso por delante. Y cuando él juntas las piezas
finales de la profecía, no tarda mucho en darse cuenta qué es lo que
necesita para abrir las puertas del infierno.
Con la ayuda de sorprendentes nuevos aliados, profecías antiguas
son descifradas, un destino se establece y después de una devastadora
confrontación con su padre, Violet va hacia las islas de Grecia sin saber si va
a tener un hogar al cual regresar...

Sinopsis
Capítulo 20
Prólogo
Capítulo 21
Capítulo 1
Capítulo 22
Capítulo 2
Capítulo 23
Capítulo 3
Capítulo 24
Capítulo 4
Capítulo 25
Capítulo 5
Capítulo 26
Capítulo 6
Capítulo 27
Capítulo 7
Capítulo 28
Capítulo 8
Capítulo 29
Capítulo 9
Capítulo 30
Capítulo 10
Capítulo 31
Capítulo 11
Capítulo 32
Capítulo 12
Capítulo 33
Capítulo 13
Capítulo 34
Capítulo 14
Capítulo 35
Capítulo 15
Capítulo 36
Capítulo 16
Capítulo 37
Capítulo 17
Capítulo 38
Capítulo 18
Capítulo 39
Capítulo 19
Endless
Jessica Shirvington

Traducido por Jessy
Corregido por Lizzie Wasserstein

“Cuando haga venir nubes sobre la tierra y se vea el arco en las nubes,
me acordaré de mi pacto…”
Génesis 9:14–9:15

N

o tenía que verlo para saber que él estaba ahí. Había pasado
mucho tiempo desde que Evelyn había tenido que confiar
únicamente en sus ojos.

Soltó un último y ensordecedor grito, su canción un arma de doble
filo que anunciaba tanto la vida como la muerte. Estaba hecho, su alegría
final ahora a su alcance, al igual que su último sacrificio extendiéndole la
mano.
—Es una niña —dijo la matrona, colocando al bebé en sus brazos.
Evelyn contempló a la pequeña niña y se preguntó cómo
encontraría las fuerzas para dejarla ir.
—Es perfecta, Eve. Se parece a ti. Mi dos hermosos ángeles —dijo
James.
Él todavía estaba llorando. Había sido un lio de lloriqueos desde la
primera contracción, pero sus palabras trajeron la primera lágrima silenciosa
a los ojos de Evelyn. Él la aparto hacia un lado amorosamente.
—Sabía que llorarías —bromeó él mientras sus ojos vagaban entre su
esposa y su hija. Rozó con vacilación la parte superior de la frente de la
bebé, usando apenas el dorso de su dedo meñique.

El corazón de Evelyn se apretó. Dejarlo no era algo que había
planeado. Siempre asumió que sería ella quien viviría más que él. Todo el
tiempo que había pasado considerando cuándo contarle todo, cómo
explicar que él se haría viejo mientras ella simplemente envejecería algunos
años. Ahora tiempo perdido.
Miró a su hija, sus ojos abriéndose ligeramente. Ahora sería elección
de ella si él alguna vez lo sabía.
Evelyn llevó la mano de James a su boca y la besó, dejando que sus
labios permanecieran en su piel, inhalando su aroma a vainilla y
memorizándolo. Deseó que tuvieran más tiempo, pero sentía los imanes de
energía a su alrededor. Ya no podía ignorarlo por mucho más tiempo.
—James, ¿podrías darme un minuto para asearme? —Era su última
mentira y todavía odiaba lo que tenía que hacer. Mentirle a su esposo
nunca le había sentado bien.
Él la besó rápidamente. Fue demasiado rápido.
—Enseguida vuelvo, “mamá” —dijo él con un guiño antes de salir. Era
desgarrador saber que lo escucharía una sola vez.
A solas con su hija, Evelyn besó la coronilla de su perfecta cabeza.
Ya tenía la cabeza llena de cabello, marrón oscuro como el de Evelyn, y
olía… intoxicante. Era una fragancia en la que podría perderse por toda la
eternidad. Deseaba poder sostenerla así por siempre, inhalándola y jugando
con sus diminutos deditos.
Pero sabía… que no estaban realmente solas.
—¿Tengo que agradecerte por los sueños? —le preguntó a la
habitación vacía. Él se materializó, una forma corpórea que confirmó la
presencia que ya había sentido. Era como si él siempre hubiera estado ahí.
Lo sintió con todo su cuerpo. Siempre había sido capaz de sentirlos.
Podía olerlos también. Siempre flores, pero él olía solo a lirios.
Y ella sabía que, los lirios contenían todo el poder.
Se presentó, innecesariamente. Ella sabía exactamente quién era y
por qué estaba ahí. Había estado rondando sus sueños desde hace
semanas.

Se quedó de pie en la ventana que daba a un pequeño parque.
Hubo un tiempo cuando él podía frecuentar el mundo con regularidad,
pero ese momento había pasado hace mucho tiempo. Quería al menos ver
el césped y el cielo desde este punto de vista durante su corta visita.
Ambos sabían cómo se hacía esto. Nueva vida y nueva muerte
equivalían a un portal.
—¿Te das cuenta de lo que estas pidiendo? —dijo ella.
—Sí.
—¿En que se convertirá?
—Keshet —habló con una reverencia que puso nerviosa a Evelyn.
—¿El arcoíris? —repitió ella, reconociendo el termino hebreo.
Él asintió.
—El arco que sostiene nuestra flecha. El vínculo entre los reinos.
—El arco —susurró Evelyn para sí misma—. ¿Por qué ella? ¿Por qué
yo? —No parecía justo, ya había dado tanto.
Él podía sentir su dolor, pero aferrado a la información; eso era lo que
ella necesitaba de él.
—A través de ti, ella ya es más que humana. Es única. Puede nunca
haber otra como ella. —Evelyn sacudió la cabeza con incredulidad, a pesar
de que sabía que decía solamente la verdad—. Ya sabes que estaré de
acuerdo, o no estarías aquí —dijo ella, resignada, luego inhalo una
bocanada rota. Tenía que mantenerse fuerte—. ¿Hay algo que no sepas?
—No sé lo que ella va a elegir.
Evelyn rodeó el rostro de la niña con su dedo, tan suave, tan
inocente.
—Ella elegirá con el corazón.
—Entonces esperemos que encuentre el amor —dijo él.
Levantó la cabeza, ahora más determinada.

Era difícil para él. ¿La tienes? Ella asintió y metió la mano debajo de la manta. —¿Cuándo? —preguntó ella. Mientras lo hacía. —Ellos han aceptado. —Ahora. ¿Han valido la pena? . debido a que ellos no podían contener sus propias fuerzas. aunque ya podía sentirlo. admitir sus fallas. —Ya la has derrotado. los había discutido con ella en sus sueños. —Lo juro —concedió él. Se la puso en el brazo con cuidado mientras acunaba a la bebé. sintió la fuerza drenarse de ella. Olvidas que… eres parte ángel también. revelando una de sus pulseras plateada. —¡Júralo! —No iba a dejar esto sin pronunciar. —Evelyn se empujó un poco hacia arriba con una mano para sentarse. Él ya sabía cuáles eran. Él inclino la cabeza una vez en una silenciosa confirmación que transmitía remordimiento. siempre y cuando estés dispuesta a pagar el precio. no había esperado que fuera tan fácil. —Jura que te aseguraras que lleve el amuleto. y levantó la ceja. admitir que tenían que recurrir a humanos para realizar estos sacrificios. Lo ignoró lo mejor que pudo y se concentró en su hija otra vez. Se alejó de la vista y caminó hacia ella. y susurró. había visto demasiado. —Solo otro cordero al matadero.—Tengo términos. en silencio hasta que finalmente dejó escapar una lágrima. impresionado por su intuición tanto como por su sacrificio. —Tengo ciento ochenta y siete años. No hay certeza de que regresará —dijo él. —De verdad la necesitas. luchado muy duro. —No solo un cordero. Ella sacudió la cabeza.

Él sabía que esto era malo. —Solo un humano puede tener esto. tratando desesperadamente de evitar los ojos azul fuego de su esposa. Evelyn sabía que solo le quedaban minutos. . Se apoderó del botón de llamada de enfermeras. —¡Dígame lo que está sucediendo! —suplicó James. sorprendido por el efecto que la proximidad de la niña estaba teniendo en él. que parecían aceptarlo todo. si tú quieres —ofreció él. —¿Sigues creyendo en la humanidad después de todo lo que has visto? El monitor del ritmo cardiaco comenzó a sonar frenéticamente. ahora rojas. Lo podía ver en sus ojos. —La compañía sería agradable. Evelyn lo observo. Quiero terminar esto como una humana. hasta un punto. seguida por el doctor con James de cerca. —Tú tendrías que decírmelo —dijo él.Ambos miraron a la bebé. Comenzó a quitar la ropa de cama mientras el doctor empezaba a intentar arreglar el problema que Evelyn sabía nunca podría. Evelyn le tendió el paquete viviente cuidadosamente envuelto. —Viajaré contigo. No podía negar su miedo. aunque sea brevemente. La matrona no pudo esconder el horror cuando vio el estado de las sabanas. inhalando su aroma una y otra vez mientras pulsaba la alarma. Evelyn beso la coronilla de la cabeza de la bebé. Las puertas se abrieron de golpe cuando la matrona entro corriendo. Sus brazos temblaban mientras cargaba a la bebé. saboreando sus últimos momentos con él. Mantente alejado. No te daría mi vida y te entregaría su destino si no lo creyera. El rostro de James se había vuelto blanco fantasma. donde no pueda sentirte. —Dame un momento para estar con mi familia.

como él respondía con el más leve movimiento de su cabeza. con labios temblorosos. —Está bien —lo tranquilizó. la parte de sí mismo que solamente podía dar una vez. —Ella es el corazón del Keshet. he pensado en un nombre. —Él asintió y se limpió la cara llena de lágrimas. —Los amo. . James miró al doctor y observó. Esperaba se los contara a Violet un día. Más tarde. y se quedó con ella a lo largo del viaje. desconectado. James. —Te amamos. pero él no podía mirarla. Su corazón cayó a una profundidad que nunca había conocido. Evelyn —susurró James Él estuvo ahí para ella al momento que hubo terminado. Lo máximo que podía ofrecer como explicación para lo que se avecinaba. regresó a la niña que Evelyn había nombrado Violet y dejó con ella. Ahora todo lo que podía hacer… era esperar. en voz baja—. —Violet. gritando para pedir más gente en su lugar. Sería demasiado tarde. James.El doctor no respondió. Le había contado cuentos del Arcoíris antes. Intento nuevamente. Ella es Violet —fue todo lo que pudo esbozar. —¿Qué? —preguntó él. —James —dijo ella.

las líneas más intensas mientras me sumergía más profundamente y me perdía en mi trabajo.Traducido por Catleo Corregido por Lizzie Wasserstein "Un recuerdo puede ser un paraíso al cual no podemos volver. Era la única manera. también un infierno del cual no podemos escapar”. vería que es una victoria bien merecida. un número incalculable de vidas inocentes estarían en riesgo. Eso es lo que me hacía el arte. eso nos dejaba con su sugerencia: el intercambio. Si la Escritura de los Grigori permanecía en manos de los exiliados. Phoenix tenía lo que quería. Por tanto. Dando la espalda a la ventana. Así era cómo mantenía el control. de mi alma a mi mano y de mi mano a mi alma. pero últimamente parecía lo apropiado. entrenamiento e investigar. Se habían puesto límites. casi hacía que el tiempo se detuviera. Más allá de eso. la Escritura de los Grigori. ¿Y si debía morir en el proceso de que intentara obtenerlo de vuelta? Bueno. a pesar de mis esfuerzos por no enseñarlo. No era lo ideal. cuando fuese de ayuda. Casi. Eso no significaba que se lo iba a poner fácil. el carboncillo comenzaba a hacerse más fuerte. rogando por salir. Si Phoenix tenía la Escritura de los . Mi técnica no solía ser el carboncillo. el sol proyectaba un resplandor brillante alrededor de mi sombra en lo que quedaba en blanco. el cual nunca había sido tan importante ni tan frágil. No me podía mentir a mí misma. John Lancaster Spalding S uaves líneas negras sangraban desde mi interior. y todavía estaba dispuesto a hacer cualquier cosa para conseguir lo que nosotros habíamos conseguido. Lo mejor que podía hacer era seguir las normas. Escuela. Era diferente.

No necesitaba preguntarme el por qué. dulce y madura. y olí las flores. Me recuperé rápidamente ante el distintivo carraspeo de la Señorita Kinkaid. todo mi cuerpo se puso en alerta. bueno… ¿disculpa? —Palmeó su mano a mitad de su pecho como si hubiera insultado su mera existencia. Me quedé quieta y tomé unas pocas y profundas respiraciones para calmar mis sentidos angelicales. pero reaccioné demasiado lento. haría algo tan devastador que ni siquiera podríamos empezar a comprender el precio. cortándola antes de que pudiera empezar su crítica. —Sí. Estaba encima de mi obra de arte. éramos un grupo relativamente pequeño de quince—. Maldición. ocasionalmente dos. —Yo. Siempre la misma reacción. Puse los ojos en blanco. Ahora.Exiliados. tan intensas con el polen llenando el aire. Griffin se iba a enfadar. ¡Y el resto de ustedes! —grité a mi clase de arte. Los trazos hechos con el carboncillo se intensificaron y se endurecieron. . Afortunadamente. —Señorita Kinkaid. ¿Cómo alguien podría en verdad calcular el costo que resultaría resucitar a la madre de toda la oscuridad de vuelta del Infierno? Saboreé la manzana. —Ehm Violet… Pero ahora que era consciente de mi entorno de nuevo. todavía perdida en mis persistentes pensamientos. otra vez no. Yo era la primera en experimentar todos. junto con destellos matutinos y vespertinos mientras se precipitaban a través de mi visión. O cuántas personas nos costarían. al papel sobre el caballete. Canalicé el sonido que escuché de alas estrellándose. Me encogí ante su proximidad. necesita alejarse de la ventana —dije. Era lo suficientemente malo para los Grigori normales que tenían uno. los cinco. y me llevaba más que al límite.

Y cuando no mantenía el escudo en alto. Solo la mitad me tomaron en serio. hubiera estado fuera del terreno de la escuela y todo esto sería más fácil. Quizá porque tenían razón. solo por si acaso había una cámara oculta. Quizá pensaban que los estaba secuestrando. Mis compañeros de clase me miraron como si fuese un fenómeno. sí me importó. atraía a los exiliados como un imán. híbridos entre ángeles y humanos como yo. todo el mundo fingía una cierta cantidad de tranquilidad. como la escuela. Probablemente no se vio muy bien que desenvainara mi daga de aspecto mortal de la funda donde había un hechizo glamur que DCP3: Abreviatura para De Conocimiento Público y el número 3 hace referencia al número de exiliados que están en camino. tres exiliados en camino. realmente lo siento. pero. ¡muévanse! —dije empezando a arrastrar personas de un lado de la habitación al otro. y mientras que para ellos es complicado localizar a los Grigori. Simplemente me olvidaba de todo. De conocimiento público. Los gritos empezarían después. en cualquier otro lugar. enterrando la cara en sus rodillas. Me quité el jumper. en nuestras casas debido a algún tipo de barreras protectoras que todas las casas emiten por naturaleza. 1 . Sip. Algunas veces simplemente no era capaz de conseguir que no cayeran mis defensas. especialmente cuando hacía arte. Si solo hubiera mantenido el escudo en alto por otra media hora. —¡Cuidado con las ventanas! ¡Cierren los ojos! —ordené a mis compañeros. ya podía ver a Tristan Newland sujetando su teléfono. Por ahora. —Oigan. cuando comprendiesen que no era alguna broma funcional. la exhibición de mi fuerza inhumana dejando a mis compañeros boquiabiertos y con los ojos desorbitados.¡La espalda contra la pared más lejana! —ordené. Los exiliados casi estaban aquí. podían jugar sucio. o no se molestaban en hacerlo. Tal como estaba. La cosa sobre los ángeles exiliados era que no tenían que seguir muchas normas. y a pesar de que no tenía tiempo para preocuparme. incluso habíamos inventado una abreviación para mis… hechizos. agarrando mi celular y tecleando DCP31 antes de presionar enviar y dejarlo. que ahora empezaban a reaccionar. Me maldije.

Dos figuras más entraron volando por las ventanas ahora sin cristales. sabiendo que no podía dejar a los otros dos libres de volverse "expresivos" con sus propias versiones de arte. dándome una oportunidad para agarrar la daga y hacer uso del poder que brotaba desde la base de mi estómago. . Tuve menos de un segundo para reaccionar. Un exiliado de cabello blanco se centró en mí inmediatamente y empezó a embestir en mi dirección. Una vez revelada. pero nada más grave. dejé caer la daga y rodé. nadie podía mirar a cualquier otro sitio. —Oh querido Dios —lloriqueó la Señorita Kinkaid. Todavía. y lanzarlo como una bola de bolos contra el tercero antes de que el "Blanquito" volviera por mí. Conseguí retorcerme lo suficiente para poner la rodilla en su vientre y moverme rápidamente saltando sobre mis pies. La evoqué. Pero no había tiempo para ayudarles más porque justo entonces.la camuflaba para asegurarse de que nadie se enterara aún de que estaba ahí. escapando por los pelos de su puño y dándome el tiempo justo para agarrar al siguiente exiliado. Pagué por el movimiento. con mis compañeros. haciendo que casi todos los cristales y las molduras que los rodeaban se derramaran por toda la habitación y sobre todos. golpeando mi cabeza contra el pupitre más cercano y partiéndolo en dos. todo en un segundo. Exhalé con alivio antes de que mi puño contactara contra la cara de un exiliado que se abalanzaba sobre mí. sin embargo. No dudaron. un pelirrojo esta vez. ¡Exhibicionistas! Vi a algunas personas heridas por los trozos de cristal. Tres contra una que además tenía quince indefensos humanos que proteger era peor. Cuando el exiliado se preparaba para aterrizar. tres exiliados aparecieron a través de los cristales con la fuerza de un tren de cargamento. Mi golpe fue lo suficientemente fuerte como para lanzarlo contra la pared. simplemente sacaron las dagas y se metieron en la pelea. aterrizando elegantemente detrás de los tres exiliados. mutilación y tortura. Tres contra uno era malo. Blanquito me tiró al suelo y se puso a ahorcajadas sobre mí antes de continuar golpeándome la cara con uno y otro puño.

Milenios de existencias como ángeles no les preparaban realmente para tomar forma humana. la niebla amatista. sino también lo era en experiencia. Casi reí. —Esta es la tercera vez en cinco días. sin poderes y la desventaja añadido de sangrar cada mes.Mi firma. como si no fuera de la medida adecuada. Me había visto ir hacia él. Había usado uno de esos champús de cabello para abuela y se estaba volviendo morado. al menos casi todos. me preguntaba si quizá no habríamos causado algún tipo de daño psicológico . aparentemente… irradiaba la cosa. chicos —dije a Beth y Archer. desplomado contra la pared. Todos ellos elegían ser hombres. Sí. Estaba dispuesta a apostar que no había estado aquí por más de un año. Pude notar un hilo de cálida sangre deslizándose por un lado de mi cara. era un hombre. Los dos Grigori levantaron simultáneamente la ceja. lo cual era más de lo que podía decir de los otros dos. lucía incómodo en su cuerpo. paralizados por mi poder e incapaces de romper el control. —Hola. No los culpaba. Todos los exiliados dejaron de moverse. Desde su punto de vista. Esto no era bueno. Mis compañeros de clase comenzaron a gritar o llorar. Caminé hacia Blanquito. Aquel golpe contra el pupitre de antes me había causado algún daño. —Vi-Vi-Violet. Idiotas. Suspiré. Lo mismo que les había guiado hasta mí les hacía saber que tan poderosa era. acabando casi cada palabra con un sollozo e hipando. E incluso a pesar de tenerlo cubierto. temblando contra la pared como un potrillo recién nacido. su cabello blanco levantado orgullosamente. No me sorprendía. imaginándole convirtiéndose en humano y gastando las siguientes pocas semanas experimentando con los colores del cabello. Este en concreto. apoyándose contra ella para mantenerse. Este no parecía tener más años que yo. Era joven. guar…guarda esa arma. La Señorita Kinkaid se puso en pie. Podía oírme y podría hablar si lo necesitaba. mordiéndome el labio. Necesitamos llamar a la… policía —dijo. los hombres eran los superiores y las mujeres el género inferior. No solo lucía como tal. Violet. sabiendo lo que era capaz de hacer. cubrió toda la habitación y sonreí mientras me rodeaba.

—¡Te rebaso en todo! ¡Soy mucho más poderoso de lo que te puedas imaginar. de modo más práctico. Sentimental. Desafortunadamente. no teníamos porqué ofrecerlo y sabía cuál sería la respuesta de todas formas. mientras que los otros simplemente gruñeron. una emoción que su anterior e incorpóreo ser no podía procesar. —¿Quieren que los convierta en humanos? —pregunté. —Ojalá fuera tan simple —murmuré sin apartar la vista del exiliado que me habría matado con una sonrisa. el jefe de los Grigori de la ciudad. mirando a los otros dos. incapaz de contener la ira en su forma humana.a estas personas para el resto de sus vidas. de otra manera. toda la escuela sería ahora una carga para nosotros. Intensifiqué mi agarre en la daga. otros se inclinarán a mis pies! —exclamó. siguiendo nuestro último protocolo. El exiliado no se paró a considerar sus palabras. Griffin. pero todavía sentía la necesidad de verbalizarlo. Durante un ataque abierto como este. sabía el por qué. me aseguró que no. Los exiliados eran expertos en nada más que eso. pero era lo suficientemente bueno. antes de terminar con todos los de la habitación con un sentido erróneo de lo que está bien y. Archer carraspeó. y cuando te mate. podía escuchar personas dirigiéndose ya hacia nuestra dirección. No era exactamente lo que había estado esperando. pero aun así… Al menos los talleres de arte estaban en otro edificio separado. De momento. cubrir la evidencia. Sí. Ya estaba en el Camino de la Alucinación. El exiliado no respondió: simplemente continuó mirándome como si estuviera imaginándose cómo arrancaba mi cabeza. Me contuve de resoplar con frustración. No . asegurándome de que no tendría una muerte rápida. —¿Tienes algún mensaje que darme? —pregunté. A tiempo con el chillido de la Señorita Kinkaid. recorrí con la daga su pecho.

Dos de mis compañeros de clase. Empezó con la Señorita Kinkaid. Beth se movió junto a ella.necesitaba atravesar el corazón. Archer saltó de vuelta por la ventana y desapareció mientras yo andaba alrededor. tocando a todos de alguna forma. la magia que les dio la forma física rápidamente desapareció junto con sus restos. no obstante. incluso a aquellos que se cubrieron para que no lo hiciera. Archer no vaciló. Como todos nuestros dones. Sus cuerpos fueron la parte más fácil. quedaban otros restos. Normalmente armas. dulcificando su voz. La fuerza de Beth es la memoria. Miré hacia otro lado. Beth era de la vieja escuela también. Tenía más o menos una oportunidad que duraba diez minutos y solo una media hora para usar la capacidad de "borrar" y necesitaba tocar a su objetivo en cada caso. No duraría mucho. antes de moverse para darles a cada uno una mirada genuina. luego con el siguiente. tan pronto como fueron "devueltos". Todo está bien ahora. Cada Grigori tiene una fuerza particular y somos todos un poco diferentes. la hoja cortando justamente su cuello. El tono de Jeff era el más alto. Al menos esta vez nadie estaba intentando escapar. Archer era de la vieja escuela y muy bueno. Beth solo se abalanzó sobre los otros estudiantes. muchos otros lugares podían acabar con seguridad la vida de un exiliado. Jeff Willis y Meredith Faro. ¿Me mirarías por un momento? —continuaba. agarrando a uno de los exiliados y girándolo hasta que visualizara la cara del otro. habíamos comenzado a revisar otras cosas que quizá tuvieran un mensaje . Beth acarició su mano confortándola. pero más recientemente. quien ahora estaba en silencio. —Está bien. los ángeles exiliados serían casi imposibles de destruir. »La ayuda está en camino —decía suavemente—. pero de vez en cuando. De otra forma. eligieron ese momento para entrar en shock y ponerse histéricos. asegurándome de que ya no quedara ninguna evidencia sobre la presencia de exiliados. a pesar de que su boca estaba abierta de par en par y detenida en tensión en un posible grito. la cual tenía a todos ligeramente en trance. Lo único esencial es que sea la hoja de un Grigori con la que se inflija la herida y eso nos bastaba. no es infinito.

No tan fácilmente como podía sentir a un exiliado. y no nos recordaran una vez que nos hayamos ido. Ahora siéntense silenciosamente hasta que nos hayamos ido. Todos asintieron de nuevo. a ninguno excepto a Violet. todos ustedes consiguieran agruparse en la esquina a tiempo. Beth esperó hasta estar satisfecha. ninguno de ustedes consiguió ver a ninguno de los criminales. pero pasaba todo el día corriendo con Spence. gracias a que la Señorita Kinkaid actuó tan rápido. Desafortunadamente. —Simplemente es una suerte que tu escuela no tenga cámaras. esto hubiera sido mucho más difícil —notó. Archer me hizo pegar un brinco cuando volvió saltando por la ventana apareciendo con un número de piedras del tamaño de un ladrillo que llevaba en su camiseta del Correcaminos como si esta fuera una hamaca. Podía sentir a los Grigori. conozco sus andares lo suficiente como para asegurar que era uno de los nuestros.escondido. Las dispersó alrededor de la habitación como explicación por el cristal roto. quien es su compañera y estuvo agrupada junto al resto en la esquina. El cristal que cayó hirió a unos pocos. No nos presten atención. ¿Todo el mundo de acuerdo? Mi profesora y compañeros comenzaron a asentir. Beth y Archer. . Solo es Spence —dije. de otra manera. —Todos ustedes han estado en la clase de artes. como cualquier otro día. un grupo de chicos montando en motocicletas. se tensaron. dejando caer un par en lo alto del pupitre que había roto antes con mi frente. Unos vándalos han estado causando estragos en el área y tal y como ocurrió el viernes de la semana pasada —Beth me disparó una mirada implicatoria—. Le gustaba más entregar los mensajes en persona. a pesar de que sabía que Phoenix no se molestaría en tales intrigas. —Bien. pero todos están bien y sepan que ahora están a salvo. arrojaron piedras contra las ventanas. Fue simplemente una suerte que. —Está bien. Se oyeron unas rápidas pisadas provenientes del corredor.

Levanté los ojos hacia el techo. —Me lo he perdido. Parecía como si se quisiera acercar.Spence casi resbaló entrando en la habitación. La habilidad de Beth para hacer que lo problemas… desapareciesen. no que hubiese alguna diferencia. —¿Cuánto tiempo tenemos? —Unos treinta segundos hasta que este grupo vuelva en sí —dijo. viendo que estaban momentáneamente en un aturdimiento. justo al tiempo que empezaba a sentir el ruido de otra llegada. ¡al menos podrías haberme llamado! Sí. Él había estado cerca y Spence amaba una pelea. Resopló. odiando no ser todavía lo suficientemente fuerte. Sus ojos posándose en mí inmediatamente después. entonces miró a mis compañeros. Todos sabíamos que ellos eran los primeros a los que debíamos llamar en estos casos. Estoy bien. —Estás herida —dijo prácticamente gruñendo. Me sentí mal. Eden. tomando el teléfono de Tristan de su mano. humana y ángel. tratando de no fijarme en él. —Sí —admití. y haciéndole falta solo un segundo para darse cuenta de todo. Su simple presencia enviaba cada parte de mí. —¿Escudos? —preguntó. ¿Todo el mundo tenía que estar aquí? Lincoln entró en escena de forma muy parecida a Spence. —No. . al límite. —Lo siento. ¿no? Jesús. pero estoy bien —dije. Apenas tuve tiempo para llamar a Beth y a Archer. —Y como un minuto hasta que la escuela aparezca corriendo en este edificio —dijo Spence. Suspiré. Hubo un ruido sordo mientras dos pies más fueron propulsados a través de la ventana. pero seguramente dedujo que la herida no era tan grave y en su lugar se giró hacia Beth. era esencial. Soy estúpida. y sin dudar borrando lo que grabó recientemente.

No era en verdad tan malo.Agarré unos pocos pañuelos de la mesa de la Señorita Kinkaid y comencé a limpiarme la sangre de la cara. Archer y Beth saltaron por la ventana. Frunció la frente. —Síp. . —¿Es eso tuyo? —preguntó. gesticulando hacia el dibujo hecho con carboncillo. pero se detuvo brevemente. váyanse chicos. ¿a partir de aquí estás bien? —preguntó Lincoln. que estaba ahora en el suelo. —Es hermoso… y horrible también. Lincoln se movió dispuesto a seguirles. ¿Qué es? —Soy yo. Spence se fue como había venido. —Sí. —Violet. Enfundé la daga y até mi cabello de vuelta a la cola de cabello original.

Y aunque fingía que me encontraba bien. aún dejarán una cicatriz”. envolviendo mis brazos alrededor de mi cintura y rápidamente empujé fuera de mi mente esos sentimientos que me hacían odiarme. Steph ya me esperaba en mi casillero. Quizás debería conseguir algunos consejos. Los egoístas. Hablaba con Marcus.. Después de todo el cuidado imaginable que se toma para curarlas.. Francois de la Rochefoucauld D espués de lo de Jordania.Traducido por Itorres (SOS) Corregido por Lizzie Wasserstein " Los defectos y culpas de la mente son como heridas en el cuerpo. que antes de la muerte de Rudyard hubiésemos dejado salir nuestras almas para unirse por completo. todavía eran amigos. Perder a Rudyard. y Nyla. O si quería hacerlo. su ex novio. no sé si alguna vez realmente fuera a ser capaz de funcionar de nuevo. La parte más difícil. la manera en que tan salvajemente fueron destrozadas sus almas. Persiguiéndome. último sonido que salió de los labios de Nyla sonaba constantemente en mis oídos. Me estremecí. tomaba todo lo que tenía para no obligarme a gritar junto con ella. antes de saber que al hacerlo estaríamos maldiciéndonos entre a un atormentado destino como el de Nyla. Solo Steph podía manejar esa situación tan bien. me hacían desear que Lincoln y yo no hubiésemos esperado. De alguna manera. El grito. era el pensamiento que se colaba en mi mente cuando no los contenía. .

. agentes secretos cayeran desde el techo. ya sabes. Últimamente. cambiando de tema con destreza—. ¿Estás bien? —preguntó. Contuve un suspiro. Estaba feliz por ella y Sal. Asintió. mirando sobre su hombro nerviosamente. un poco más enfáticamente de lo que pretendía. una gran A+ encerrada en un círculo rojo. como si esperara que en cualquier momento. —Sal me envió hoy un mensaje de texto —dijo. En cierto modo. colocando un beso sobre su mejilla y también me dio un pequeño beso de caridad. Habían pasado seis semanas desde que Salvatore y Zoe habían regresado a Nueva York. —Frunció el ceño—. —Sí. —Estaba ahí. resolviendo la Escritura de los exiliados después de que había regresado al exiliado Jude o más bien Judas. con toda su carga de trabajo extracurricular era de esperar que las cosas pudieran deslizarse hacia otras áreas. solo que a veces tenía problemas para convencerme de eso. no suavizó exactamente el camino. pero no va bien. Pidieron permiso para regresar. pero Steph se encontraba por encima de todo con su marca particular de delicadeza-Steph. bajando el volumen de su voz. parecía que fue ayer cuando estábamos todos de pie en el apartamento de Dapper. era lo único que me preguntaba la gente. La decisión de Spence de quedarse aquí sin consultar a la Academia.. Se me acercó más. el Grigori italiano por quien se sentía atraída.. viéndose preocupada. Cree que tomará un par de semanas antes de que decidan qué hacer.Cuando llegué. Fue mi culpa. Sonreí cuando bajé mi mirada a la carpeta que se encontraba entre sus brazos. antes de salir corriendo a alcanzar a sus amigos. él ya se despedía. Parecía que estos días. Sonreí. —Escuché sobre tu clase de arte. en la parte superior. tratando de tener un poco de compasión por Steph. pero también sintiendo mi necesidad de cambiar a un tema diferente. Tenía un papel de inglés. ¿Phoenix envió un mensaje? —No —dije.

Eden. —Esta cosa de la escuela fue una mala idea —se quejó—. quienes estuvieron presentes en esas cuevas cuando Phoenix hizo su gran revelación. —Amigo. por ejemplo. —Lo resolverán —aseguré. Spence había sido fuertemente instado por Griffin para terminar su educación si planeaba quedarse en esta ciudad—. —Sí. en verdad. bueno. como. el momento en que mi ángel creador visitó mis sueños y lo confirmó. Y de todos modos. .. Es solo. Esperábamos eso. Soltó un suspiro de frustración. lo sé. Griffin nos ordenó a todos guardar silencio. todo. —Creo que la Asamblea renunció a conseguir algo de ellos.—¿Están poniendo mucha presión por detalles sobre lo que ocurrió en Jordania? —pregunté. no se puede hacer —dije. tienes que hacer algo. Una mochila dio un fuerte golpe seco en mis pies y me di la vuelta a tiempo. De todos modos. hacer valer tu rango o algo. en lo absoluto sentía lástima por él. reteniendo la información hasta que esté absolutamente seguro de ello. ya sabes. Su segunda semana en la escuela y Spence ya empujaba los límites humanamente posibles en los deportes. Lo cual también es la razón por la que me dejó muy claro que no quiere saber nada de lo que podría saber sobre el tema. Me encogí de hombros. El Sole. sintiéndome culpable. Me miró avergonzado. —Tragué saliva. tratando de no romperme. Estábamos seguros de que estarían contando las noticias junto con sus intensos deseos de ser quienes me mataran. —Sí. escuché que tuviste un gran record en deportes. empujando los demás pensamientos a un lado en una experta maniobra mental de contención—. Así como los compañeros Grigori.. dijo que Zoe se encontraba trabajando en algo. Oh. sobre que soy la primera Grigori creada por el ángel de mayor rango. —Añadí. levantando mis cejas ante lo último. para ver a Spence deslizarse hacia abajo de los casilleros y desplomarse sobre el suelo. Es una línea muy fina la que Griffin pisaba. Sal encontrará una manera. esa cueva estuvo llena de ángeles exiliados completamente trastornados. Sal dijo que hay un montón de rumores dando vueltas.

—Entonces. Steph puso sus ojos en blanco y luego me dijo inexpresivamente: —Reprobó el examen sorpresa en química. —Adiós. parecía andar por voluntad propia mientras lamía sus labios en cámara lenta y curvaba cursimente algunos dedos en dirección a Spence. Lydia.—Viste eso. irritada. —¿No podías por lo menos tratar de mezclarte? —preguntó Steph. ¿Nos vamos de aquí? . su tutú rosa de bailarina. Spence se dejó caer al suelo en su anterior posición de la vida-megolpeó y se encogió de hombros. me miró con un brillo impaciente en sus ojos—. eres el Dios de la cancha de baloncesto. solo tengo que saber. —Adiós. ¿eh? —No. no pude evitar comenzar a conmoverme por él. Spence se incorporó un poco y cambió rápidamente de idiota decaído a guapo de actitud relajada mientras levantaba una mano en el aire para acompañar su sonrisa perezosa. por otras razones. sospechaba. Spence hizo una pausa. —La chica es ardiente. Y entonces ni siquiera llegué a pelear. Estaba bastante segura de que mi expresión reflejaba la suya. pero todos han estado hablando de ello desde el almuerzo. pero justo en ese momento Lydia Skilton caminaba desenfadadamente arrastrando a tres de sus aspirantes plásticas. Al parecer. pero luego se desplomó. cuando acababa de presenciar un momento verdaderamente horrible. antes de que Steph respondiera una observación mordaz. —Lo siento. Se veía tan abatido. Mientras caminaba. pero antes de ir al baño y vomitar. Spence. —Observó su trasero hasta que las puertas al final del pasillo se cerraron tras ella. dejando caer sus manos sobre el suelo. —Necesitaba una liberación. sin bromear. —Me disparó una mirada. Te veo mañana. —E historia —agregó Spence—. ¿en realidad le guiñaste un ojo a Lydia Skilton? —preguntó Steph.

Esto no quería decir que nunca hubiera visto a Lincoln. en el proceso. pero ya sabes cómo es. Todavía sorprendida. —¿Entrenamiento? —preguntó Steph. La selección de libros en la biblioteca se está acabando y Dapper tiene algunos otros que dijo que puedo ver. Saque un largo jumper de color negro. ¿Quieres que te acompañe a la biblioteca? —Sacamos copias de la Escritura de los Exiliados los siguientes días tras el primer descubrimiento y Steph había estado trabajando casi todos los días en la biblioteca. al final del pasillo. sabiendo lo que hacía. Hasta ahora. Pero parecía tener más teorías que Griffin. —Sí. No era una sorpresa. Hasta que las cosas fueran más fáciles. —¿Lincoln? —añadió rápidamente. me puse un par de leggings negros debajo de él. Finalmente. —En realidad. —Oh —dijo. Siempre tenía una camiseta negra debajo para fácilmente cambiarme rápido. sacándome mi delantal de arte y limpiándome mis manos aún negras. . no había logrado mucho. Debió querer preguntar por él desde hace rato. tratando de calmarme. Me encogí de hombros. los trucos sobrenaturales podían jugar con su mente. la cual odiaba. sacando una gorra de béisbol. Contoneé mis hombros. o para el caso. que la Academia.Tragué saliva. la cual me coloqué con una sensación de alivio. el entrenamiento era la mejor parte del día. e irritada. —No —dije. mirando más allá de mí. pero incapaz de ver la daga con solo sus ojos humanos. Steph observaba atentamente. dándome una mirada de lástima. —Está todo bien —dije. mientras agarraba mi bolsa de entrenamiento. arrojando una pizca de falsa alegría—. y antes de sacarme el uniforme. Y de todos modos. mejor conocido como evitarnos. metí mi bolsa en mi casillero. En semanas no había traído a colación el tema. sino a través de una especie de acuerdo tácito. intentando descifrarla. lo até a mi cinturón y envainé mi espada alrededor de mi cintura. pensábamos que sería mejor de esa manera. No estaba segura de sí funcionaba para él. voy al Hades. —Puso sus ojos en blanco. demasiado aliviada.

unos pasos por delante. Por otro lado. vas a golpear a Spence durante la siguiente hora más o menos. Dándome una sonrisa diabólica—. cuando vio la lluvia salpicando contra las ventanas—. Supongo que mejor tú que yo —añadió. . parecía que se convirtió en una especie de arreglo permanente. ya que Salvatore no podía regresar aquí. No solo era mi mejor amiga. Siempre tenía una manera de mejorar las cosas. era mi familia. Onyx. una vez un enemigo tremendo. —Está bien. Realmente estaba teniendo algo contra él.—No me dejará llevarlos conmigo. —Sip. Un momento después: —Escuché eso —dijo Spence. ansiosa por comenzar a movernos. Que otros dos Grigori estén allí no aliviaba mis preocupaciones. aunque ahora era completamente humano. tener a un Grigori escoltando a Steph solo reforzaba lo esencial que se había vuelto. Sonrió y me dio un codazo totalmente-Steph. pero. —¿Segura que estás bien yendo ahí? —Seguía preocupada por Steph formando parte de este mundo y el Hades rápidamente se estaba convirtiendo en el centro de la actividad Grigori en esta ciudad. no quería decir reformado. retomando el ritmo. En todo caso.. podemos tomar el autobús ahí juntas. al menos. Hoy estamos entrenando en el parque —dije. preparando su paraguas Burberry.. Le regresé la sonrisa a Steph. —¡Finalmente! —se quejó Spence. Sabía cosas que muchas personas normales nunca sabrían y se encontraba indefensa ante el poder que la rodeaba. Creo que Samuel y Kaitlin también van a estar ahí —dijo. —Encantador —dijo Steph. bueno. tenía razón. Además. y en ese momento unimos nuestros brazos y nos reímos. seguía viviendo ahí.

sin embargo. todo tipo de clima al entrenar era esencial. ¿Has estado aquí mucho tiempo? —Hola. —Eso era exactamente lo que quería oír. Calienten y comencemos. Él no compartía mis puntos de vista sobre el clima. —Hola —le dije. El entusiasmo de Spence. Griff —dijo Spence con una gran sonrisa y una mirada no tan feliz en mi dirección. Aparte de Griffin. Sí.Traducido por gemma.santolaria Corregido por Lizzie Wasserstein “Cada uno somos nuestro propio demonio y hacemos de este mundo nuestro infierno”. pero todavía había una persistente llovizna empañando el aire frío. dejando mi bolsa junto a la suya debajo del gran árbol que utilizábamos como base—. —No mucho. . Griffin levantó la vista de su estiramiento. —Creo que necesitas considerar limitar tu tiempo de arte a tu casa. por lo que lo mismo se debe aplicar al entrenamiento. Beth no siempre estará a mano —dijo Griffin mientras me sacaba la sudadera y empezaba a calentar. el parque. En lo que a mí respectaba. Lincoln me había dicho eso desde el principio. Oscar Wilde L a lluvia había disminuido para cuando llegamos al parque. No podemos escoger el clima en el que luchábamos. sin elaborar la respuesta. —Probablemente —contesté. no había mencionado que tendíamos compañía hoy. fue desapareciendo. como siempre. estaba libre de gente. Mi error. No nos podemos arriesgar a involucrar a inocentes.

él se acercó a mí mientras yo estiraba mis pantorrillas. Griffin sabía que yo no retendría información si tuviera una actualización. tendría que acabar su educación. Él sabía muy bien que si quería quedarse en esta ciudad. —Te adaptarás. No sabía por qué Phoenix seguía enviando exiliados a luchar contra mí de esta manera. Él pareció darse cuenta del ambiente y volvió su atención a Spence. —¿Algún contacto del que deba saber? —preguntó Griffin. —¿De verdad crees que necesitas traer contigo a súper Griff? —se burló—. Para encontrar algún lugar donde enfocar su represalia. Edén. no hacía nada por él y casi siempre resultaba con la pérdida de sus fuerzas. esperando sentirte y probarte. —Me seguí estirando. Es un milagro que ellos no asalten el lugar. pero sabía a dónde estaba yendo. tiene exiliados cerca de la escuela. obviamente. —Hombre. parece que los han restringido a que te ataquen solamente cuando están seguros de tu ubicación. ninguno de nosotros podía resolverlo. por supuesto. con barreras de protección o no.—Phoenix. —¿Perdón? —respondí. —¿Cómo estuvo la escuela? —El lugar es ya un vago recuerdo. pero era más que eso. Tácticamente. —No va a volver a suceder. No podemos ignorar esta ventaja. Él tenía razón. Quiero decir. te has vuelto arrogante. deseando que ellos lo dejaran pasar. Spence frunció el ceño. —No. Él podría haber enviado exiliados por mí fácilmente. dejando los negocios fuera del camino. uno que intentaré mantener en mi pasado —dijo Spence con ligereza. Aparte de que consumir el tiempo de la gente y molestarme. Griffin sonrió. Me agaché hasta los dedos de mis pies así no tenía que mirarlo. ¡Como si yo no fuese capaz de patearte el culo! . Phoenix sabía dónde vivía. pero por alguna razón.

y necesitaba seguir desafiándome a mí misma. pero yo tenía una renovada determinación. para mantener su enfoque a tiempo con mis movimientos. Combate de piernas. —¿Estás bien? —preguntó Griffin con calma.Yo solamente me seguí estirando. Más fuerte y rápida. Combates tácticos donde yo lo golpeaba habían sido regulares estos días. Me tragué el dolor y me dije que estaba bien. había añadido extras de los que nadie más sabía. aplaudiendo y tomando posición de árbitro debajo de un árbol. Cuando estas fallaban. él tenía un gusto por lo dramático. Conocía todos los movimientos de Spence. Desde que comencé a hacer mis sesiones sin él. Edén. y golpeó mis costillas en su segundo intento. —Andando —dijo Griffin. pero se mantuvo balanceándose. No tan fuerte como Lincoln. como siempre. Corrí a su alrededor . pero su entrenamiento realmente había valido la pena. Nos enfrentamos de nuevo. y él confiaba en las victorias fáciles. Me sequé la lluvia de mis ojos y rápidamente me aseguré de que no teníamos público. Spence vino en línea recta. Él lucía culpable. Tropecé hacia atrás. pero para ser honesta. —Bien. No manos —dijo Griffin. había convertido la mitad de mi estudio de arte en un gimnasio. saliendo a correr largas carreras temprano por la mañana y trabajando hasta tarde cada noche. —Sí —le contesté sin dudarlo. Necesitaba ser capaz de recibir golpes también. Le sonreí a Spence dando saltos para mantenerme en calor. Esquivé sus primeras tres patadas y traté de moverme a su alrededor. pero yo estaba mejorando todo el tiempo. y luego añadió—: Y tampoco cabezas. No era que Spence fuese un mal luchador. Spence se sentía bien sobre ser el primero en golpear. —Esa mierda dolió. Estaba más en forma que nunca. —Le contaste que te golpeé con la cabeza. Atacó otra vez con su pierna y yo lo esquivé. creo que estaba un poco asustado de probar coas que no había practicado conmigo.

arrodillado. Curar a otros Grigori. Se quitó la sudadera. —Sin duda. —No me voy a rendir aún. tomando un giro amplio y estrellándose en su estómago. una desviación de su habitual camisa con botones! Griffin era un enigma. Podría seguir toda la noche. Antes de que reaccionara mi otro pie lo había seguido. Spence —dijo Griffin desde afuera. tiende a ser bastante doloroso y me hace una especie de anomalía. Tuvimos seis rondas más. —Al menos tu puedes curarme —gruñó mientras me pasaba—. —¿Qué tal si intercambiamos lugares por un rato? —sugirió. a excepción de Lincoln. pero esta vez era mi ataque el que contaba. él la apartó. cada una de forma bastante similar. Griffin se aclaró la garganta. Pero no importaba lo viejo que se volviera. Spence irritándose cada vez más de que estuviese a su altura. ¡Impactante horror. dejando ver una camiseta blanca de manga larga. y en verdad tenía más de ochenta. Él cayó al suelo. tomando algunas respiraciones —Fantásticamente —dijo. . estaba claramente sobre la mesa.de la misma forma que antes. —¿Estás bien? —preguntó. sin aliento. Incluso si duele más que esas malditas patadas. poniéndose de pie para enfrentarme para una segunda ronda—. Apenas me hizo cosquillas. actuaba como alguien en sus casi cincuenta. —Él movió sus cejas. Mi pierna fue arriba y hacia fuera. sin embargo. Cuando estiré mi mano para levantarlo. siempre se quedaba un poco atascado en su edad. no tan tranquilo esta vez. Una cosa más. Eso no quería decir que no pudiera patearte el culo. golpeándolo con la planta de mi pie justo entre sus omóplatos. Edén. Se veía como alguien en sus veintitantos años. Spence estaba profundas. Spence se levantó e hizo todo lo posible para no tambalearse hasta la línea lateral.

—Porque tú no tienes rondas de prácticas con los exiliados. recordándome a mí misma que él quería decir físicamente. De otro modo golpéame ahora o no te molestes. aún en movimiento. Sabía lo que él estaba haciendo. su mano salió. ¿Alguna regla? —El primero que tenga la espalda en el suelo está fuera. Pero no me gustó la sonrisa que jugaba en sus labios. un puño directo a mi cara que se sentía como una barra de metal. —Y más valiente —dijo.Pero no estaba preocupada por eso en este momento. —Te estás volviendo más fuerte. rápido como un rayo. él no hacía las horas que yo. —¿Por qué? —bromeé. Estaba a la altura. No solía tener la oportunidad de entrenar con Griffin. Griffin es engañosamente feroz y pelea con su cabeza. Yo no podía superarlo tácticamente tan fácilmente. —Funciona para mí —dije. pero no podía mostrar miedo. Entonces. como si el no pudiera manejarlo. Simplemente asentí y puse a un lado mi temor de que eso no era cierto. atrayéndome. Estaba segura de que estaba más en forma que Griffin. Me adelanté. Pero este era un reto al que no iba a rehuir. mirando sus pies y manos. lo cual tomé como una advertencia. retrocediendo hacia el árbol. entrenando—. ignorando mi boca seca. —Una ronda —dijo Griffin. Tenía mi ojo en el premio y le di toda mi atención a mi nuevo oponente. Él estaba casi debajo del árbol mientras me acercaba. —Bien —le dije. Él tendría que hacerlo mejor para hacerme caer. asegurándose de la forma en que lo hacía. Mantuve mi ritmo. Tengo otro lugar en el que estar de todos modos. Acechándome. Los nervios hormiguearon en mi interior. De ninguna manera voy a volver a tener mi espalda en el suelo hoy. . Él mantuvo una distancia de mí. Me tropecé pero fui rápida en corregirme.

. se movió hacia mí. Tengo una cena con mi padre esta noche —gruñí. tomé unas cuantas respiraciones calmantes y traté de centrarme y controlar el dolor. —Tranquila. medio riendo. Acabo de pasar la última hora midiéndote. agarró mi pierna y usó mi propio impulso para lanzarme. No vacilé. —Sea lo que sea. Mi cabeza daba vueltas fuera de control. Mi pierna golpeó y puse fuerza detrás de ella. Si él pensaba que iba a pedirle a Lincoln que me curase esta noche. Esto ayudará. —¿Roto? —preguntó Griffin casualmente. Hacia arriba. —Ese era el otro crack que había oído. intentando contener el grito. Alejé mi brazo bueno de su alcance y me levanté por mi cuenta. Entonces fue cuando lo sentí. pero los años de experiencia sirven para algo. —Perfecto —dijo Griffin. va a tener que esperar. Abrí mis ojos y sacudí la suciedad y la corteza fuera de mí cara. —¡Caray! —Escuché gritar a Spence. Pero en lugar de desviarla. le iba a salir el tiro por la culata. Maldita sea. Mi cabeza fue de nuevo al suelo. Hizo espacio para dar una patada y yo estaba en la posición perfecta. la tomas. —Eso creo. Spence estaba detrás de mí y me ayudó a levantarme. pero hice una mueca de dolor al hacerlo. enojada conmigo misma. chica —dijo como si estuviera hablando con un caballo de carreras. Griffin estaba de pie encima de mí. Mientras mi estómago se revolvía y luchaba para no vomitar. —Más fuerte y más valiente. entendiendo tu rutina. como si fuera parte de su plan—. Luego deseé desesperadamente no haberlo hecho. Lo fulminé con la mirada. Si ves la posibilidad de golpear. Extendió su mano y moví mi brazo para agarrarlo. pero todo el mundo es predecible al final. sí.Dio otro paso hacia atrás y ese fue su error. Hacia el árbol. empujando para levantarme con mi brazo bueno. Volví mi cara hacia un lado. Estaba medio enloquecido. La cambiaste.

Griffin veía con demasiada facilidad a través de mi mierda. aumentando. Era así de bueno. ¿Desde cuándo él podía sentirme de esa manera? El teléfono de Griffin empezó a sonar. —Está bien… ¿Lo sabes?. incluso sentí un poco de verdad en que el sangraba con sus palabras para mi beneficio. Griffin levantó las cejas. Él. ver y oler mejor que la media. Podía sentir su corazón latiendo. Los Grigori también tienen los sentidos más desarrollados. No era algo que había sentido la necesidad de hacer público.El tentáculo invisible que nos vinculaba crepitaba. pero lo podía escuchar de todos modos. pero podemos escuchar. Me miró por un momento. para llenar el vacío en mí que siempre sentía cuando él no estaba. Se alejó para contestar. Nadie quería .. tratando de no parecer como que me importaba. y luego. —¿Lincoln? —pregunté. Miel. Él sabe que he sido herida. —Sonaba como si él estuviese intentando difundir algo y no podía dejar el teléfono lo suficientemente rápido. ¿Qué de…? Luego la conexión se rompió. pero solo no quería tener que pensar en ello. Impresionante… No… Entrenando… No… Estamos explorando… Luego te llamo.. Difícilmente necesitaba añadir nada más a la lista “especial”. Yo siempre había sido capaz de sentirla. desde justo antes de que hubiera aceptado y Lincoln hubiera sido herido. pero sabiendo que él probablemente estaba en camino ahora. Sabía que tenía razón. No sabía si había sido él o yo. Sobre todo. constantemente al principio. como si me reconociera. Pude probar algo en el fondo de mi garganta. —¿Tú también sentiste la conexión? Me encogí de hombros. no quería sentir el intenso deseo de estar cerca de él. creo. porque yo no había pensado en intentarlo. No podemos escuchar a través de las paredes. No es que yo no pudiera oír la preocupación en la voz de Griffin. —Está preocupado. pero él no iba a hacer nada al respecto ahora.

Él estaba intentando permanecer lejos de mí. Spence me entregó una botella de agua. He estado buscando una oportunidad. Al principio. hice lo que Griffin me instruyó y llamé a mi poder interior. Y me las arreglé para sanar a otro Grigori. Lincoln era mi compañero. que también respondía a mi mirada. Pero las cosas estaban… de la forma que estaban. Incluso Griffin era culpable de competitividad. Estábamos manteniendo dos conversaciones al mismo tiempo. pensé que estaba loco. . —Está bien —dije tratando de ignorar mi decepción. Pero aun así… Griffin me sugirió maneras de recurrir a mí poder. Yo solo dominaba la habilidad de curar a Lincoln. se suponía que él tenía que curarme. intentando forzarlo a curar mi brazo. —¿Lincoln no va a venir? —le pregunté. —No. debajo del árbol en el que acababa de tener una colisión. Estando de pie en la penumbra. No éramos los únicos que habían visto lo qué les había sucedido a Nyla y a Rudyard. dándole una mirada que decía que vi la sonrisa y que habría una revancha. bueno solo a Spence hasta ahora. pero se sentía mal. a menos que lo necesitemos —dijo con un encogimiento de hombros. No me extrañaba que sonase a la defensiva con Lincoln. No habíamos probado con nadie más. perfectamente sincronizado para ocultar su sonrisa. impulsado por mí a veces siendo capaz de enviar un flujo de alimentación hacia mí misma y curar las lesiones que habrían sido demasiado grandes para que Lincoln lo hiciese solo. —Violet. quiero que intentes curarte a ti misma.que Lincoln y yo estuviésemos juntos. había habido discusiones sobre qué más sería capaz de hacer. La parte de mí que había comenzado a anticipar la llegada de Lincoln se hundió. con la lluvia aun goteando. pero lo has estado haciendo bien en el entrenamiento por lo que no ha habido ninguna hasta ahora. como se suponía que yo debía estar haciendo con él. —Déjame decirte lo que vamos a intentar —dijo Griffin antes de proceder a hablar sobre la forma que él quería que me curase. Claro. —Griffin se puso la sudadera.

recibí una respuesta.Para mi alegría… y horror. .

Sobre mis brazos. Por suerte para mí. Al menos papá estaría feliz. se lo pedí prestado a Steph hace siglos. . Friedrich Nietzsche E l espejo de cuerpo entero dentro de mi armario disparó de vuelta una imagen que apenas reconocí. Me las arreglé para realmente aprovechar mi poder más temprano y manipulé la curación usualmente enviada a los otros. También había aliviado algo del dolor y moretones. Usualmente no me gustan pero eran buenas para ocultar la evidencia. No había hecho un trabajo completo. pero por ahora no estaba a la altura. Griffin había sugerido que intentara de nuevo. Los padres parecían sentir una sensación de logro cuando las hijas vestían conservadoramente. incluso si mi brazo todavía dolía como si estuviera hundiéndome en un tanque de ácido cada vez que lo usaba. Esto podría haber sido peor. Opté por unas medias. pero suficiente para arreglar la quebradura en mi brazo y el corte en mi cabeza. me cubrí con un chal plateado. la mayor parte de los daños en mi cara ya habían sanado y los que quedaron fueron cubierto por una capa de maquillaje a fondo. Estaba vistiendo un pequeño vestido negro línea A. por lo tanto me puse las botas negras a la altura de las rodillas que Zoe me había dado antes de irse.Traducido por Silvia Carstair Corregido por Lizzie Wasserstein “Ningún precio es demasiado alto para pagar por el privilegio de ser dueño de ti mismo”. Evalué mi vestimenta de nuevo. que cambió el aspecto general justo lo suficiente. Esto podría tomar unos pocos días más para una recuperación por completo. Junto con un poco de delineador de ojos. para ocultar los moretones.

¿Problemas? ¿Nosotros? Decidí caminar al restaurante. nuestro restaurante tailandés favorito. Llegaba a casa regularmente con moretones. Era lo más cercano que llegamos a una comida casera. Así que. de manzana madura llegó después y vi los destellos de poder que hacían eco mañana y tarde. El sabor crujiente. sí. Y culpable. lo que solo sucedía con él. Había tenido una esposa que lo había engañado todo el tiempo que habían estado juntos y luego murió. él solía llevarme allí tres o cuatro veces a la semana. Por no mencionar que había volado a Jordania recientemente sin él. No le había dicho quién era yo. no que él no lo estuviera también. Cerré la puerta del armario y deslicé las pulseras plateadas que utilizaba para cubir mis marcas angelicales e hice nota mental para comprar algunas nuevas. una combinación en particular excelente para probar. acerca de mi probable desaparición. No lejos dentro del paseo. algunas veces semestral… vistiendo un traje que lo haría relajarse en su asiento y sentir seguridad de que todo era como debería ser. No estaba cerca de aparecerme en nuestra cena familiar trimestral. pero justo ahora papá atrajo esta reacción sobre mí. dejándolo completamente destrozado. Media docena de facturas más tarde papá había aceptado todo sin drama y vuelto a su trabajo. siempre que estábamos sin niñera. por su muy necesaria información. Papá había dispuesto encontrarme en La Huerta.Pequeño. o sangre sobre mi ropa. La única cosa que él cuestionó fueron los miles de dólares que había retirado de su cuenta para pagarle a Onyx. mis sentidos angelicales golpearon dentro. ese característico aroma dominado por olores de almizcle y jazmín. La mayor parte del tiempo me sentía terrible por él. además sabía que papá estaría corriendo retrasado. Estaba enferma de vestir la misma joyería a diario. Lo llamaban “John” en lugar de “James” y creo que de alguna manera le gustaba más eso. Pero él no estaba libre de culpa tampoco. Cuando era más joven. pero un padre se supone que se entera sobre estas cosas. Ahora. Estaba cerca de nuestro edificio de apartamento e iba temprano de todos modos. Conocía al personal y le gustaba allí. tenía una hija que realmente no era mejor. Olí primero las flores. Siempre estaba fuera. o quién me había hecho esto. Incluso . era mucho para no notarlo.

Se miraba a la vez guapo y peligroso y no pude evitar ver su cabello en el cristal. —Detenlo —dije. apresurándose desde edificios. balanceándose a favor de la noche. Incluso el tráfico se había aligerado considerablemente y parecía arrastrarse más allá. medio en broma medio en serio al mismo tiempo. Guarde mi propia reacción dentro y trate de reproducir exactamente su insensibilidad mientras esperé. Me detuve afuera de la ventana de una tienda departamental y miré fijamente un maniquí vistiendo un hermoso vestido negro sin tirantes con un elaborado corpiño atado a partir del cual fluía la tela al piso en una sublime caída. Siempre vestía con elegancia en estos días.aunque él quería que supiera que estaba ahí. El modelo era sin emociones aunque mostraba uno de los más espectaculares vestidos que jamás había visto. la raíz negra que se iluminaba por ondas de un púrpura profundo y mechas de . partiendo fuera de la noche o tratando de irse a casa. a través del rechinar de dientes. aunque a menudo caminaba con los hombros caídos. o si había vertido algo terrible dentro de las mentes de los que nos rodeaban. Me concentré en ser como el maniquí. la manera en que la luz danzaba de un lado a otro. algo tan horrible que habían huido. Era más alto que yo. solo no sabía si esto era una ilusión que él estaba creando en mi cabeza. mis sentidos eran menos perspicaces con él comparados con otros exiliados. Mire hacia la calle. Ahora estaba tranquilo. los destellos más suaves pero todavía. Sabía que este era Phoenix. Él estaba tan cerca que podía sentir su aliento en mi espalda. tratando de darnos alguna clase enferma de privacidad. Hoy estaba con pantalones negros y una camisa negro carbón. ¿Te gustaría que te lo comprara? Podría incluso lanzar un encanto si gustas —dijo. como si el sonido de los motores hubiera sido silenciado de alguna manera. Podía ver nuestros reflejos en la ventana. El empuje se aflojó y pude respirar de nuevo. Se movió colocándose a mi lado. la emoción temblorosa que estaba enviándome. Aparte de unos pocos transeúntes vacilantes parecía que el área había sido evacuada. una larga abertura en un lado. desconcertantemente. No necesitaba voltear para saber cuándo estaba justo detrás de mí. del tipo que escurría mi interior en un terrible deleite. —Eso se vería deslumbrante en ti. Un momento antes había estado llena con caminantes urbanos.

un deslumbrante plateado. lujuria subió. de pie ahí inspeccionándome de la manera que lo hacía con él y odié que nos viéramos tan bien juntos. —Pero podría hacer este intercambio mucho más placentero. —Porque no soy yo. Asentí con la cabeza. Podía sentir que él también lo odiaba. los sentía estar atados con una honestidad que él negaría incluso para sí mismo. —Necesitamos llegar a un acuerdo sobre los edificios —dijo. Era la última de las transacciones anteriormente convenidas. Había algunas otras emociones allí también. —Dije detenlo o me iré. Es como una clase de veneno. también. Pero nada de eso importaba. Empujó un poco de nuevo. Me pregunté si esta era una reacción a mí y mis emociones o a las suyas. No más. su voz lisa y segura. Y cada vez que se desangraban estos sentimientos embriagadores de lujuria y seducción dentro de mí. No quiero tus emociones corriendo a través de mí. Él me estaba observando. Al menos finalmente tendría alguna noticia para pasar a todo el mundo. Coloqué un perezoso muro hasta arriba y le dije con fuerza. Me odia. Él no era lo suficientemente bueno para ocultarlas por completo. mi cuerpo deseando más. Demasiado podría ir mal de otra manera. o no quería. Retrocedió. dando un pequeño paso atrás. . Incluso si la imagen rebotaba fuera de la ventana. Lo habíamos dejado de esa manera a propósito. —Tienes tal apetito. Trató más duro esta vez y como humo filtrándose por debajo de una puerta. Phoenix rio ligeramente. esto era hipnotizante. dentro de las sombras del reflejo. Era divino. No sé porque lo niegas —dijo. emociones acariciándome de adentro hacia afuera. forzándome con sus palabras. Sabía lo que estaba pensando.

y habló con voz baja dentro de mi oreja: —Te daría todo. insegura por un segundo de qué camino seguir. atrapada en el momento. asegurándose de tener mi completa atención—. e incluso después de todo lo que había hecho. Si él fuera cualquier otro exiliado podría haberlo entendido. pero no empujó con más fuerza. mitad para abajo. por qué no solamente había agarrado la Escritura antes y se había largado con ella. de Phoenix llamando a sus exiliados para irse momentos después. —No. cualquier otro que fuera Lincoln. . —Supongo que nunca lo sabremos. Phoenix se encogió de hombros. demasiado cerca para mi comodidad. pero luego calculadamente dejó salir un bostezo aburrido. Al principio pensé que mi acusación lo sorprendió. —Miró justo dentro de mis ojos. apenas capaz de empujar las palabras fuera mi boca. Y de cualquier manera… —Me detuve. Como si estuviera en Jordania de nuevo. pero no Phoenix. sentí la tragedia de la muerte de Rudy. Sus ojos parpadearon. No había manera de discutir eso. Él era una anomalía. mostrando que no tenía miedo. Tomarías todo lo que soy hasta que fuera nada sino tu marioneta. acerca de cómo no podía amar a nadie realmente. tampoco lo hará él. Pero entonces. Él estaba perdiendo exiliados y estábamos demasiado emparejados. no era una pelea inteligente. En su lugar se inclinó cerca. Era demasiado horrible. Mitad para arriba. luego se estrecharon. pero no habrías sido capaz de ayudarte a ti mismo. Me preguntaba desde entonces. Todavía estaba observándome y fue entonces que me di cuenta porque estuvo esperando tanto tiempo para irse. Mantuve mis defensas donde estaban.No se detuvo. pero su expresión permaneció intensa. —Tú querías que Rudyard muriera —lo acusé. En general. Di un paso atrás y me volví hacia él. Puedes haberlo planeado. Pero entonces recuperé mi cordura y mi muro creció. a ellos no les importaba y serían lo suficientemente locos para tomar cualquier probabilidad. realmente no quería que esto fuera cierto.

Bastardo. Mantuve mis manos en puños. en su lugar. siguiéndome en mis sesiones adicionales. Pero estaba segura que él sabía esto.m. —Y pensé que apreciarías el entrenamiento adicional. Se mantuvo de pie de nuevo. Sin trucos. Los hemos regresado a todos. Él había planeado todo. —Bien. —Sin trucos —estuve de acuerdo. aún no me había dado cuenta que había decidido hacer algo. —Negocios. Pero. Mi recelo a usar mi daga había terminado la noche que había regresado a Jude. mostrando que no estaba preocupado. solo rezongó. —No tendrás tanta suerte —me burlé. —Colocó sus manos en sus bolsillos. estuve repentinamente convencida de que había estado observándome. De hecho. —Maddox —dije rápidamente. Y también puedes dejar de enviar a tus lacayos detrás de mí —agregué—. Un escalofrío corrió por mi espalda. sospechando que no era la única mintiendo—. dejó sus manos en sus bolsillos. Por la manera en que lo dijo y esperó por mi reacción. Mi puño cerrado se precipitó con fuerza a través de su cara. todavía con un poco de conmoción. —Solo estoy asegurándome que no tengas más vacilaciones. No se esperaba el golpe en su mandíbula. sabía que él estaría lastimado. Incluso no colocó una mano en su cara para frotar el sitio. Ciertamente estás volviéndote loco por perder guerreros. Phoenix. 11 p. Lo miré.—Una aceptable casualidad de guerra. sacudiendo su cara de lado. Mañana en la noche. como si esto no hubiera sucedido. anticipándome a su revancha. Estaremos en el Brighton. Sonrió sin ninguna amabilidad. . Para asegurarse que Lincoln y yo nunca pudiéramos estar… Mi brazo bueno salió tan rápido.

Se volteó para alejarse pero se detuvo y miró hacia atrás. —Gracias —dijo. Y luego se había ido con más energía que la usual ráfaga de viento que me empujó un paso atrás antes de tomar mi posición. ahora tocando su cara. . —Mierda —murmuré nerviosamente. —Violet… —¿Qué? —espeté. tomando algunas respiraciones tranquilizantes y tratando de sacudir el temblor fuera de mis manos.

Supongo —dije. Papá estaba inspeccionando un enorme moretón en el brazo lastimado. En mi prisa. —Parece doloroso. Tuve que tomar algunas respiraciones para estabilizarme. Técnicamente… falso. pero su sonrisa se detuvo a medio camino y dejó caer su rollo en el fondo de la salsa—.Traducido por Mikiliin Corregido por Lizzie Wasserstein “Las personas solo ven. —Oh. aún continuaba trabajando duro para reponerme después de ver a Phoenix. —Fue un accidente —agregué. Ralph Waldo Emerson P apá estaba agarrando un plato de rollitos primavera cuando hice mi entrada tardía. Debió haber sido un árbol enojado —dijo él. ¿Qué sucedió? —preguntó. mirando mi brazo como si solo ahora notara cuán mal estaba mientras trataba de . —¿Te has perdido? —preguntó. algo en su tono perturbándome. había dejado caer el chal y este quedó hecho un montón de pliegues en mi codo. luciendo preocupado mientras se levantaba y cuidadosamente se acercaba a tocar mi brazo. ¿Sospecha? —Eso me enseñara a mirar por dónde voy. lo que están preparados para ver”. Técnicamente… cierto. Yo… me golpeé contra un árbol —dije eventualmente.

en verdad. dándole evasiones sobre mi apretada agenda preparando el curso de arte en Fenton que comenzaría después de la graduación y estudiando en la biblioteca con Steph. —Lo mismo de siempre. —Es solo que. ya que lucía muy en forma. sin dejar de mirarme extrañado. ¿Te importa si tomamos un helado camino a casa? Está bien.. reajusté mi chal y me senté—. y dijo: —A decir verdad. uhm… me siento un poco agotada. Una vez libre. Había esquivado las preguntas sobre mis actividades después de la escuela. Un plato de rollitos de primavera. no solo si aún seguíamos siendo amigos. Estoy hambrienta. él estaba definitivamente sospechando. ¿Has ordenado algo más? Asintió con la cabeza. yo. Pero cuando papá comenzó a preguntar acerca de Lincoln. —Suspiró. dejó su servilleta. sino cuales eran los planes de Lincoln para el futuro. No solo estaba conversacional. Me senté allí. curry verde. cariño. Consideré preguntarle si se sentía bien. —Genial —dije alegremente convincente—.salirme del agarre de papá. un pad thai de pollo. Era como si papá se hubiera sometido a algún tipo de trasplante de personalidad. tomando asiento también. Mi mente daba vueltas . me dejo sin palabras o algo así. porque mi padre. Y recientemente ha llamado mi atención que tal vez no estoy… allí lo suficiente en otras maneras tampoco. bueno —se aclaró la garganta. si había sido diagnosticado con alguna enfermedad terminal y solo tenía unos días de vida. estupefacta. y si todavía estábamos entrenando.. nada. ajeno a mi estado de aturdimiento—. Tenía razón. el hombre que usualmente salta en la primera oportunidad de alejarse de cualquier momento personal. sino que nunca tampoco me había escrutado tan de cerca o hecho tantas preguntas en… toda mi vida. Cuando iba a abrir la boca. Rápida. me gustaría mucho si pudiéramos charlar por unos minutos más. Sé que no estoy mucho alrededor. —Papá. y dos vasos de Coca-Cola más tarde y estaba buscando una salida. supe que tenía que salir de allí. pretendiendo que no dolía como el infierno.

podría lograr salir por esa puerta antes de que se cierre. y tú siempre fuiste una buena chica. Pero siento como si hubiera sido atrapado entre mundos desde… tu madre. Todo está bien. Él no lo sabe.¿Llamó su atención? ¿Quién demonios se las arregló para conseguir su atención el tiempo suficiente para atraerlo? »No soy bueno en esto. —Y puedo ver que has cambiado. —Sé que algo está sucediendo en tu vida. Violet. Sé que probablemente piensas que soy un padre terrible. no lo son. Nunca tomé las riendas realmente. necesito saberlo. recuperándome de la conversación tipo montaña rusa. Vi. Me preparé a mí misma. ¿Lo hacía? ¿Es posible que todo este tiempo. haciéndolas girar alrededor de mis muñecas. Supongo que solo te dejé llevar la carga. es hora de que me lo digas —dijo papá. papá lo hubiera en realidad sabido? ¿O se hubiera dado cuenta? Mis manos fueron a mis pulseras. Puedo ver que estás perdiendo la concentración en la escuela y me di cuenta que estás terminando ahora. expresando en voz alta sus agradecimientos a los camareros mientras el niño se balanceaba entre las manos de sus padres. —Estoy bien. y yo… yo no te culpo si lo hicieras. Me tomé un momento. seguida de un rápido cierre. pero todavía tienes trabajo que hacer. suceden un montón de cosas que creemos que son el principio y el final de todo. Vi. pero en realidad. »Cuando somos jóvenes. ¿acaso mi padre simplemente usó la palabra “sentir”? La puerta de entrada al restaurante osciló abierta y una familia feliz se fue. Se enderezó. si hay algo sucediendo. Buen Dios. Él lo sabe. y no te he oído hablar acerca de opciones universitarias ni te he visto mintiendo sobre alguna aplicación. Si corriera. sonando más severo de lo que jamás lo había escuchado. .

así podría caminar con él a la tienda de helados antes de volver a casa. Cada respiración se sentía como un retraso imposible. Parecía un poco decepcionado. el dueño nos detuvo en el frente para preguntarle a papá. y aunque pasaban rápidamente. sobre mí. Todo en mi ser quería correr hacía él. Tomé una de las sillas. te veo arriba. —Se puso de pie—. exitosamente. que mi padre alguna vez había sacado. No es tan malo. odiaba las secuelas aún más.Papá me miró. Las sensaciones se estaban volviendo cada vez más agudas. el dueño del restaurante me dio una sonrisa cursi. Cuando alcanzamos las puertas frontales de nuestro edificio. como si un instinto y algo más se hiciera cargo. Lo supe instantáneamente. cómo estaba todo. tristeza tal vez. pero él obviamente se había preparado para esta conversación y yo… Rayos. Y justo ahí terminó el primer viaje de culpabilidad parental. La misma que solía darme cuando tenía nueve. John. . Te voy a tomar la palabra. Debería haberme tomado una aspirina antes de salir de casa. Moví mi chal más cerca. pero su sonrisa tenía un borde de algo. Pero también había sido más fuerte que cualquier otra que había sentido. Lincoln. desde detrás del escritorio. —Papá. creo. Papá asintió brevemente hacia Spence. Cuando dejé de caminar. mientas me sentaba allí con una sonrisa congelada en mi cara. Me sacudí enderezándome y me concentré en respirar profundamente. No era mi dolor el que estaba sintiendo. yo no tenía ni idea que iba a decir nada más allá de su usual: “¿Cómo estuvo tu día?” —Está bien. Supongo que acababa de decir bastante y yo no había ofrecido mucho a cambio. Se estaba desvaneciendo. sentí una punzada en mi pecho y luego un fuerte latido en la base de mis costillas. tratando de controlarme. y puse mis pies en el suelo mientras esperaba que papá terminara de ser John. Sonreí cuando. vi a Spence apoyado contra la pared. Son las costillas. Solo quiero saludar a un amigo mío —dije señalando en dirección a Spence. Vamos a tomar ese helado de camino a casa. quien pensó que era solo un amigo de la escuela. Nos balanceamos entre las mesas del ocupado restaurante. sintiéndome sola y con mi brazo aún adolorido. me dije.

así que sabía exactamente como se sentía y eso me hizo querer ir tras él. —¿Dónde estaba? —le pregunté.—No tardes mucho —dijo caminando hacia adentro. —Ah… vamos. no presiones —dijo Spence. había una razón por la que sentí sus lesiones tan aguadamente esta noche. Probablemente sanarán por su cuenta en uno o dos días. Spence era mi amigo y eso me da privilegios. en la ciudad. ahora lamentado presionar a Phoenix incluso más. ¿no es así? Lo sentí más… sé que él estaba cerca. pero parte de mí ya lo sabía. . —¿Qué tan malo es? —Sabes que va a descubrir que te he estado informando de estas cosas —refunfuño. —Tres. —No lo sé —espetó—. lo que tomé como un sí. —Spence —le advertí. —Una costilla. pero yo había sospechado que en realidad los estaba enviando más a menudo que eso. Lo ignoré. —¿Cuántos había? —pregunté. Simplemente no los estaba viendo. Además. Él está bien. Me uní a él contra la pared después de dejar caer mi helado apenas tocado en la basura. Pero incluso si vivía con Lincoln ahora. Eden. Spence no era un soplón. Por ahí. —Estaba patrullando cerca del restaurante. Pero tenía que hablar con Spence primero. Lo mire fijamente. tal vez dos. Había habido una gran cantidad de veces que había tratado de hablar con él y no había llegado a ninguna parte. retorciéndose contra la pared. Phoenix había estado enviando exiliados cada pocas noches. Spence no respondió. Sin duda el habría visto esto como una retribución justa. —Yo habría comido eso —dijo Spence.

balanceando su cabeza de arriba hacia abajo.Mis ojos se ensancharon. No cuento con que vaya a haber más acción esta noche de todos modos. Realmente no me importaba lo que Spence hacía. había tenido un vistazo de lo imposible que era un enfrentamiento de tres exiliados contra un Grigori. —Sí. Regresó a dos de ellos también —dijo Spence. Yo estaría esperando. —¡Jesús! ¿Él estaba por su cuenta? —exclamé. ¿dónde está ahora? Spence se encogió de hombros. ¿Quieres que revise el área antes de irme? —No. Justo hoy. —Oye. en caso de que algún otro regresara. —Descansando. pero ya sabes. —¿Quién estaba con él? Spence no contestó. Él se deslizó fuera de la pared. Bien por mí. . Lincoln era lo suficientemente determinado para volver a salir a buscar al que se escapó. —Así que —dije tratando de ordenar mis pensamientos—. Claramente Lincoln se había encontrado con un admirador. el chico puede ser persuasivo. Solo lo sé porque él me llamó después de que no podía llegar a Griffin y me pidió que te hiciera saber que uno de ellos escapó. Tengo los moretones para probarlo. El hombre es una leyenda. Todavía había un montón de brujas que quedaban en la noche y. ¡Oh Dios mío! —Estaba furiosa ¿Acaso Lincoln tenía tan poca fe en mí para protegerme? Definitivamente no necesitaba a Spence custodiando mi puerta de entrada. Phoenix probablemente sabía que Lincoln estaba cerca. ¡Es por eso que estás aquí! Lincoln te envió para patrullar. No creía que Lincoln se quedaría en casa y descansaría. costillas rotas o no. haciendo hincapié en que podría estar en un peor estado de lo que Spence dejaba ver. espero. ya sabes que yo sé que puedes patear traseros. dije —entonces me di cuenta porque había sido tan rápido en venir a mí—. Esto era culpa mía.

Honestamente no creía que papá hubiera tenido una cita en diecisiete años.Papá estaba sentado en la barra de desayuno cuando entré. y opté por pararme en el lado opuesto de la barra en lugar de sentarme junto a él. tú sabes. —Yo… Vi… En realidad. Papá y yo no podíamos cocinar por nosotros mismos. —¿Cómo está tu amigo? —preguntó papá. Nunca había pensado que papá lo hubiera notado alguna vez. Había sido un largo día. Estaba sirviéndose un café y había otra taza llena junto a la suya. El asintió. voy a salir mañana por la noche. Se removió en su asiento. —Bien. —¿Crees que es una mala idea? —preguntó. Me pasé una mano cansada a través de mi cara. —¿Caroline? —pregunté astutamente. —Gracias —dije tomando un agradecido sorbo. Y todavía no se ha terminado. una cosa de tragos después del trabajo. exhalando un poco de alivio y respirando un cambio de energía. vamos! Se volvió mientras entraba a la cocina. Ella ha sido la asistente personal de papá durante todo el tiempo que puedo recordar y siempre había tenido una cosa por él. Deslizó el café hacia mí. pero tal vez estaba equivocada. de repente sonando mucho más joven de lo que era. pero contuve el comentario . Sonreí. Ah. Esperaba que fuera Caroline. Y yo no era exactamente la más indicada para estar dando consejos de relaciones en este momento. ¡Oh. pero los dos hacíamos un estupendo café. papá se levantaría para hacer algo de trabajo o se iría a la cama. Normalmente en este punto. y un silencio incomodo se instaló.

Me voy a la cama. —Y luego pensé una forma de ayudarme a mí misma con otro problema—. Tendría que conseguir un poco de cualquier modo. Miré hacia afuera. Eso funcionó bien. me encontré sentándome en el alféizar donde mi ángel creador siempre se cernía. las colchonetas de ejercicios ocupaban la mayor parte del espacio. Y me voy a quedar con Steph mañana por la noche. pero cuando entré ahí. Consideré pintar un poco. . No tenía sentido hacer un entrenamiento. No solo había dicho que no venía a casa mañana por la noche. Miré hacia el parque al final de la calle y luego liberé mis sentidos. No podía llegar a nada sin reorganizarlo todo. hacia abajo sobre la calle de la ciudad mientras los autos pasaban volando con faros brillantes en un lado de la calle. sino que él también se había encerrado en su habitación y sabía que después de esa conversación. —Llevó su taza al fregadero y la vació antes de llegar a darme su beso habitual en la frente—. así que vas a tener todo el lugar solo para ti. con luces rojas parpadeantes en el otro. mientras él caminaba dentro de su habitación a doble velocidad. me acordé que había atascado todas mis cosas de arte contra la pared. él no saldría esta noche. así que.“Todas las relaciones terminan con un corazón roto o un asesinato en masa” en la punta de mi lengua y me conformé con: —Es una gran idea. en cambio. Era el parque. Papá se levantó como un cohete. papá. —Dulces sueños —me burlé. Es solo un trago después del trabajo. —Violet —tosió—. Tomé mi café y fui a mi estudio de arte. y tuve que reprimir una risa.

Traducido por Fanny Corregido por Lizzie Wasserstein “Mi amor yace sangrando”. pero si me iba por las puertas principales del edificio. atrapé la barandilla de abajo mientras mis pies revoloteaban hasta que encontré un agarre. Mi corazón estaba en mi garganta. Tenía un punto chirriante. Vamos. yo podía rebotar hacia abajo. Thomas Campbell M e cambié a unos leggings y a una blusa gris de cuello de tortuga y me puse un gorro. Si Zoe podía catapultarse así misma desde un árbol y Spence podía escalar. sobre esta parte del edificio cada piso tenía un balcón en el mismo lugar. subir… simplemente difícil. tienes que hacer esto. En silencio. Vi. me giré para estar frente a la pared y me dejé caer. abrí la puerta. Me deslicé hacía abajo para que mis pies se balancearan sobre la pequeña repisa. decidiendo que aguantaría. Con un golpe. Bajar era complicado. pero la había cerrado las suficiente veces como para saber cuándo levantarla un poco para evitar el ruido delatador. Doce pisos era una gran caída. solo lo suficiente para poder pasar. sentándome sobre ella y dejando que mis pies colgaran. Estaba muy segura que papá estaba dormido. el guardia de seguridad tal vez le diría algo a papá. fui hacía el balcón de la salsa de estar. pero lo había hecho. Afortunadamente para mí. ¡Solo diez más! . así que en vez de eso. Me alcé sobre la barandilla. Saqué mi brazo malo y empuñé mi mano algunas veces.

Para el momento en el que llegué al quinto piso. No me tomó mucho conectar con mis sentidos angelicales. me había vuelto increíblemente buena en mantener la guardia en alto. Una vez que estuve razonablemente presentable. Me limpié sin en verdad hacer una mejora. Había asumido que era uno de los del equipo de Phoenix pero ahora no estaba tan segura. pero siguió corriendo. pero en el caso de los débiles. probando mi brazo de nuevo. sospechaba que estaba cazando. no hubiera estado transportando a una mujer petrificada a la parte de atrás del parque. mostrar la verdad. Viajé entre los árboles en vez de tomar el camino. Por la energía que estaba soltando y la cual estaba a través de mi cuerpo. No tomó mucho encontrarlo y cuando lo hice. Phoenix mantenía a sus seguidores a raya. Gritaba de dolor. estaba sorprendida. Mantuve mi guardia en alto mientras me acercaba. y las telarañas eran difíciles de quitar. empeorado por el reciente esfuerzo. Cuando aterricé en el pavimento casi derribo a un pobre chico que corría de noche. La anticipación del conflicto encendió a la combatiente en mí y me encontré casi hambrienta por la confrontación. A pesar de mis deslices en la clase de artes. enderezándolo hacia afuera para estar segura que no sería un problema cuando lo necesitara. la adrenalina se elevaba mientras me soltaba y caía a otra planta. Al menos iba de gris. Se giró y me miró como si fuera alguna especie de lunática. queriendo evaluar a mi oponente antes de dejar que me sintiera.Cada vez. Un exiliado estaba cerca y no se molestaba en ser sigiloso. Algunas veces era al revés. lo tenía en la bolsa. sentí mi daga y me encaminé hacia el parque. usando las sombras para cubrirme. Me detuve detrás de un árbol. A menos que yo quisiera que lo hicieran. Algunas veces el exiliado era tan fuerte que estaría viendo lo que él estaba poniendo en la imaginación del humano y yo tendría que usar mi poder para romperlo. los exiliados no me detectaban tan fácil como fueron capaces de hacerlo una vez. Cerré mis ojos y usé un poquitito de poder para ver lo que todos los demás estaban viendo. pero estaba funcionando. la fachada del edificio de verdad necesitaba una limpieza. como era . Si él hubiera mandado a uno de sus exiliados detrás de mí.

—Eso me han dicho. Sentí mi daga de nuevo. mordiéndome el labio mientras me daba cuenta de mi error. ¿Ya ni siquiera duermes? El exiliado empujó a la mujer a un árbol y ella cayó al suelo. Cerré mis ojos de nuevo y los reabrí a la realidad. Me congelé. Y era más fácil no mirarlo. Supongo que después de todo el plan original va a funcionar. el brillo púrpura fue rápidamente absorbido en la oscuridad y me permitió ver el glamur siendo usado. En lo que le concernía a cualquier humano normal. el exiliado era solo algún tipo bien vestido caminando a través del parque con una mujer. Suspiró y luego dijo una palabrota en voz baja. La única manera de alejar al exiliado de ella era darle algo mejor con lo que jugar. aprehensivamente. . Pero ahora lo era. Necesitaba mantener mis ojos en el exiliado que aún no nos había visto. —Solo manteniéndome en forma —dijo. su cercanía me inundaba. su voz baja y grave. A lo mejor me culpaba a mí. arrastrándola mientras ella se aferraba al piso y gritaba por ayuda. —No deberías estar aquí —dijo Lincoln. Él la tenía por el cabello. burlándose de mí más allá del alivio. —No culpes a Spence —dije. No puede evitar que vibrara a través de mi cuerpo entero. Ahora. —No lo hago —dijo. No me giré. No había sido exactamente mi plan para esta noche. Una luz saliendo de mis poderes se filtró en lo oscuro de la noche. Estará muerta en minutos. funcionaba de otra manera. seguida por el nombre de Spence. Salí de la cubierta de los árboles y lo sentí instantáneamente. poniéndome rígida pero como gelatina al mismo tiempo. como si estuvieran fuera por un paseo a media noche.este. No estaba realmente segura de que quería decir con eso. Me había dejado distraer por el exiliado y no lo había sentido aproximarse. —Mira quién habla —respondí en voz baja—.

Lincoln era un buscador de sombras. El residuo. y él tampoco. también como muchos de ellos. infeliz con mi decisión. Se ha estado aprovechando de ella por un largo tiempo. La atención del exiliado se desvió como si un perro hubiera olido un hueso. en vez de eso. sintiendo mi poder. caminó al brillo de luz de la calle. rápida y completamente. De pronto. . El exiliado. No me importó. Solo me le adelanté. Empezó a caminar hacia mí y su víctima se alejó arrastrándose. lucía como un metro sexual moderno. Se giró. El exiliado se movió encima de la mujer. Es ahora o nunca. —¿Qué? ¿Necesitas una invitación? —pregunté. Pero había un precio. No estaba a punto de dejar que lastimaran a esa mujer. añadió: —Ella está cubierta en sombras. Podía ver las marcas dejadas sobre humanos después de que los exiliados habían penetrados sus mentes. Era increíblemente apuesto. alto como mucho de ellos. recordando lo indefensa que había estado mi vieja compañera de clase cuando un exiliado la había atacado y asesinado. la imagen de Claudia saltó en mi cabeza. Lo hacía una de las mejores gentes para rastrear exiliados. significaba que saltaran en el aire con una velocidad y altura monstruosa y se dirigieran directamente hacia mí con lo que solo podría ser descrito como determinación completamente malvada. su interés en la víctima ahora completamente extinto. Mujer inteligente. Dejé caer mis escudos. cabello arreglado perfectamente.Viendo la escena frente a nosotros. Era una pena que tener este tipo de poder no significara que salieran corriendo y se escondieran de mí. Encuentra a los humanos ensombrecidos y podías apostar en encontrar al exiliado justo después. iba a golpearla. sonando tan enojada como me sentía. Llevaba la carga que viene con conocer el dolor de sus víctimas. Fue fácil ver cómo había atraído a esa pobre mujer a su agarre. Se detuvo en su acercamiento. —¡Violet! —gruñó Lincoln. Vestido en un traje a la medida. rápido. No. y ahora está hambriento.

riendo de nuevo. Ninguno de ellos creía que en verdad podrían ser golpeados. Vi eso como un cumplido. Así como así. —Eres la puta de Phoenix —dijo. yendo por el objetivo obvio. —¿Violet? —Solo es cuestión de tiempo. ¡Los Grigori están todo menos extintos! Solo asentí y miré a través de ojos cristalinos mientras Lincoln. sin mostrar señales de su herida. Era ordenado. En ese medio segundo. E incluso si lo hicieran. Se tambaleó hacia atrás y rio.Salí de su camino justo a tiempo y tuve mi puño en su rostro antes de que siquiera aterrizara en el piso. Sangre. alejando su espada. eficiente y lo tenía. —Elige —demandé. —No antes que tú —dijo Lincoln. —Bien. Ellos nunca elegían la humanidad. golpeé su nariz con la palma de mi mano. se movía hacía adelante con rapidez. Lo dejé tomarlo. preparándome. Pero las palabras se quedaron. narcisistas es lo que eran. cuando su cabeza cayó y su agarre en mi garganta se soltó. Una parte de mí quería correr y esconderse. Tomaba mucho sacar sangre de un exiliado. puso una dura patada en la cabeza del exiliado y luego plantó su daga en su pecho. Probablemente había estrellado su nariz en su garganta. no podían vivir sin el poder que venía con su estatus de exiliados. era mejor si él tenía una mano abajo. mi cuello. se había ido. la otra quería asegurarse que su nariz fuera de camino a su estómago. Giró. desaparecido. entonces sabrás elegir rápido —dije. y rápidamente entregué una rodilla en su entrepierna. quien con respeto me había dejado tocar el punto. sosteniendo mi daga que se había deslizado a mi mano sin problemas. . Lincoln puso una mano sobre mi brazo. Por supuesto. eso apenas lo frenó. Retrocedí en estado de shock. Tenemos números más allá de lo que puedas soñar. —Sé quién eres. Escupió al suelo.

mi mano todavía descansando debajo de su pecho. tan encantado de encontrarlo. su contorno mostrándose a través de su jumper negro de algodón solo lo suficiente. —Al igual que tú estabas aquí —dijo. a pesar de lo que le prometieron y sin importar la causa. Podía sentirlo respirando. Lincoln asintió. Más cerca de lo que era seguro. Dejé correr mi poder de mí hacia él. Finalmente. Di el último paso para cerrar la distancia y se estremeció como si quisiera alejarse. regresando el favor. mandando una lamida de fuego a través de mi cuerpo. y su pecho se movió. —Caminó hacia mí y de repente estaba a la defensiva. moviéndose a mi mano. exactamente igual que yo. Sentí la cálida miel de su poder gotear a través de mí y trabajé para evitar llorar de alivio. Puse una mano por debajo de su pecho. Simplemente perfecto. cada respiración cada vez más profunda y al final de cada inhalación. ¿Estás bien? —¿Estoy bien? —repetí. sus firmes músculos moviéndose arriba y abajo. Dejé caer mi mano. sonando como se sentía. usando mi enojo para cubrir todo lo demás. —¡No puedes protegerme las veinticuatro horas del día! —dije. No respondió por algún tiempo. mi voz gruesa por el deseo. —Phoenix no tiene mucho control como te hizo pensar. asustada de lo que haría si la dejara ahí por más tiempo. La resistencia de su cuerpo cayó una muesca. todavía mirando al lugar donde había estado el exiliado. No pude evitar que mis ojos viajaran sobre ese perfecto pecho. Casi galopó fuera de mí. sacudiendo mi cabeza hacia él. Muchos nunca lo seguirán. se acercó un paso más. Estúpidos poderes traicionándome. —No deberías estar cazando por tu cuenta —dije. Su mano seguía en mis brazos. Si Phoenix lo había mandado a atacarme. . —Violet —comenzó calmadamente—. Su mano salió instintivamente a mi brazo. no se hubiera desviado con esa mujer. el más ligero temblor.—¿Era uno de los de Phoenix? —pregunté.

Se quedó rígido. Asintió. Sentí su poder levantarse. nosotros tenemos el Maddox. Solo conmigo. ¿verdad? Había sido la condición de negociaciones. Esperará hasta después. Esa era la razón por la que mañana sería tan peligroso. incomoda. Nosotros teníamos las Escritura de los Exiliados. Siguiéndome. Lincoln estaba observándome. ¿no? Nunca le he explicado completamente a Lincoln cuanto me afectaba el poder de Phoenix. él tenía una pregunta para mí. mirando más allá de mí. no me mataría. —¿Algo más? Me encogí de hombros. —Todavía llega a ti. No estoy a punto de dejarte salir cada noche como un Guerrero Solitario solo para protegerme. Debí haber sabido que él había visto. No sabía que es lo que tenía a su poder trabajando tan duro. defendiéndome—. jugando al protector en las sombras.—Sabía que estabas aquí afuera en algún lugar —dije. y tomó un pequeño paso hacia atrás gruñendo de nuevo el nombre de Spence. la miel y crema que era única de él y en eso el olor intoxicante del sol de la mañana en un día caluroso. —Tomó el edificio Brighton. Lincoln dejó caer su mano también. Era algo malévolo para hacer pero todos sabíamos que hasta que no tuviera la Escritura de los Exiliados. No tenemos otra opción. . —¿Esperando ver si me desmorono? —pregunté amargamente y probándolo. —¿Qué quería Phoenix? —preguntó suavemente. pero sospechaba que tenía una idea. —Puedo manejarlo. pero antes de que pudiera preguntar. Phoenix tenía la Escritura de los Grigori y la única manera en la que había acordado hacer el cambio era si trataba conmigo.

pero luego nos sorprendió a ambos al estirar su brazo y dejar que sus dedos se deslizaran sobre mi frente. Mi corazón latiendo con fuerza por su toque.—No. —¿Te gustaría que te acompañara a casa? —preguntó. Comencé a irme cuando recordé algo. No es cierto. solo es esta calle —dije. mandando más miel sedosa. Asintió. me sentiste hoy. —Linc. ¿verdad? Se detuvo a media vuelta. —¿Cuándo te lastimaste? Sí. sin presionar. pero solo lo lastimaría. —No es nada —dije. pero decirte que eras la puta de alguien que mataba gente que te importaba… y frente a la persona que más temes que piense eso de ti… —Preferiría ir sola. luchando por mantener el control hasta que pudiera alejarme de él. todavía mirándome—. Sé que me dirías si pensaras que necesitara saber. pero su mano cayó mientras su poder flameaba de nuevo. sobre Phoenix y tú… —Suspiró con frustración y me pregunté si era frustración hacia mí. —De todas maneras. debería ir a checar si esa mujer que se escapó está bien. Asentí. deseaba que ese fuera el único efecto secundario de ser almas gemelas. —Si tú lo dices —dijo. que Phoenix se había asegurado que Rudyard fuera asesinado para que atestiguáramos lo que le sucedió a Nyla. Ya es bastante duro escuchar que alguien te llame puta. trazando el dobladillo de mi gorro—. solo sé que hay algo que no me estás diciendo. Odiaba que me conociera tan bien. Y… lo que dijo el exiliado. Y me pregunto qué hizo para que lo golpearas. Consideré decirle lo que había descubierto. Sentí como si estuviera a punto de romper en llanto. que pudiera leerme como nadie más. Supongo que ahora tenía sentido por qué por encima de todos los otros tenía esa habilidad. .

no me refiero a eso. ¿Por qué estaba jalando tanto poder? —Hoy. Otro retraso antes de que respondiera. más como si nos estuviéramos comunicando. . Más goteo de miel. —Sí… —dijo incómodo.—No. Me refiero a que me sentiste responder a ti. Pensó sobre eso un minuto. Nada de eso. él no había sido capaz de hacer eso antes. como si estuviéramos conscientes el uno del otro. Tanto como sabía. —¿Desde cuándo? —chequé.

Teníamos nuestros propios planes en su lugar. pero no podíamos aparentar como si este intercambio no fuera importante. podría saber que aprovecharía mis habilidades. Había estado haciéndose por seis semanas. sugerida por Steph. Pero muy en el fondo. incapacitándolo por completo. debajo de la superficie del promedio de conciencia una apacible y pequeña voz nos dice: Algo está fuera de tono”. Lo de irlo a dejar cayendo en un dron. ¿necesitaba decir más? Incluso la idea de un lugar público y la intricada búsqueda del tesoro. Casi cada escenario tenía un mal final basado en la mutua desconfianza que cada lado tenía por el otro. o si yo las tuviera primero. desde aquel primer mensaje de Phoenix después de que descubriera que Jude lo había traicionado y nos había entregado la Escritura de los Exiliados. tenía fallas.Traducido por Fanny Corregido por Lizzie Wasserstein “A través del orgullo nos estamos siempre engañando. Incluso habíamos ido tan lejos para . Podría desangrarme tan pronto como sostuviera las Escrituras. muy fácil para Phoenix usar su poder sobre mí y restablecer las heridas que una vez había sanado. en realidad no nos importaba. idea de Spence. Una simple reunión cara a cara había sido descartada en la semana uno. Por supuesto. y su sugerencia de usar humanos normales fue rápidamente desechada. Y este era solo uno de los problemas que nos encontramos en el campo minado. Tomó casi cuatro semanas simplemente acordar el método del intercambio. Que lo mandara con entrega en casa nunca funcionaría con las ventajas de velocidad de Phoenix. Carl Jung N oche del intercambio.

una vez liberado. Una que nunca me daba. llegaría a su objetivo. teníamos permitidos tener dos personas sobre el techo y una en el piso. con una persona viajando a cada lado. lista. No pasará mucho tiempo ahora. Una ligera y emocionada risa por la expresión en su rostro. Teníamos a Beth estacionada abajo. Pero parada en el techo. Podía sentirlos al acecho. Lincoln checó una y dos veces todo. Sabíamos que Phoenix tenía exiliados vigilando. Además de Phoenix o yo. La idea era bastante simple. era mucho más alto que el edificio de mi apartamento. Temblé y envolví mis brazos alrededor de mi cintura. y un solo cable de alta tensión conectándolos. Griffin. Mis vías respiratorias se apretaron mientras me agachaba en las sombras. a su lado. mirando hacia abajo… Bueno. Observé mientras él y Griffin cuidadosamente metían el cable en el arco que. ninguna fuerza sería tan rápido para cortar la línea. una caída de esa altura sería fatal y sus servicios serían más sobre contener la escena que recuperarla. nos habíamos puesto de acuerdo sobre las particularidades del intercambio. Le había dado mi abrigo a Spence como precaución hace horas y me arrepentía de no pensar en adelantado mientras otra ráfaga de aire a esa altura mandaba el frio a través de mis huesos. fuera de la vista. checó todo tres veces. las Escrituras de los Exiliados metidas seguramente dentro de mi . Era todo negocios esta noche y un excelente tirador. Bobinas de cables yacían a sus pies para que cuando disparara. por si acaso.escenificar algunas conversaciones acaloradas en Hades y fuera del almacén de Lincoln. Cuando parecieron satisfechos. dado el papel que tendría que desempeñar. no se enredara o tuviera algún inconveniente. Ya no. Dos edificios altos. Al final. Usualmente no me asustaban las alturas. Griffin le dijo algo a Lincoln que no pude escuchar y lo hizo reír. una combinación de algunas de nuestras sugerencias anteriores y Phoenix las combinó todas en una. Lincoln estaba preparando la pesada ballesta que había venido sobre pedido especial del departamento de armas de la Academia. discutiendo sobre mi seguridad. Jalé mi gorro sobre mis orejas y me agaché. lo suficientemente lejos que nuestros poderes no cubrirían la distancia.

Sabía que no debía hacerlo. Ninguno de ellos miró en mi dirección. Él. pero había una gran distancia separándolos. Me preocupé por millonésima vez que este plan no funcionaría. Esto era importante. él era así de bueno. Spence estaba atando al cable. Lincoln se movió hacia el borde y apuntó la ballesta sobre la que todos ellos habían estado babeando desde que llegó la semana pasada. Traté de mantener mis ojos sobre Phoenix. mientras se enganchaba a sí mismo en el arnés y envolvió las Escrituras en un recipiente que luego levantó sobre su cabeza. El edifico Brighton estaba a la misma altura que el Maddox. tenso en ambos extremos. no miró en mi dirección ni una vez. socios responsables de mantenerlas a salvo por periodos de veinticuatro horas. sino mis . lucía exactamente como yo. había cambiado de manos entre diferentes Grigori. y pude ver que Phoenix estaba listo para avanzar. Traté de buscar por algo que nos alertara de alguna señal de sabotaje. podía sentir los tirones hacía él. pero siguió la corriente. solo gracias a la pequeña cantidad de los relámpagos. Podía decir que Spence estaba totalmente asqueado. Disparó. era verdaderamente bueno. Cinco minutos para las once y en la hora Phoenix y yo deberíamos empezar a movernos hacia el centro.mochila. Ponerla bajo llave no habría sido lo suficientemente seguro. pero mis ojos viajaron por si solos. Seguí el destello plateado al edificio Brighton y sonreí cuando aterrizó en el punto perfectamente. Incluso desde esta distancia. Usando no solo mi cuerpo. antes de cubrirlo con un gesto de chico al darle un incómodo abrazo. regresando al Maddox. Justo en los inquebrantable pies de Phoenix. Pero de nuevo. ya que sabíamos que él había planeado algo. Fue bueno. Era magnifico. limpio. por supuesto. Spence se movió detrás de los otros y Lincoln lo golpeó en el hombro. de regreso a Lincoln mientras se paraba en el borde del edificio. Lincoln se había superado a sí mismo para asegurarse de hacer el tiro perfecto a la primera. Parado encima del Maddox. Cada día desde que habíamos adquirido las Escrituras. Casi era tiempo. Steph había descubierto que era más de un kilómetro. la cual había permanecido atada a mí desde el momento que había sido transferida a mí hace dos horas. Spence era bueno.

según las reglas. escondida por la noche. Podría haber sido capaz de engañar a cualquiera. Medio había esperado que Steph me llamara. colgando de una correa alrededor de su cuello. Estaba en la cima del Atlantic. la Escritura se veía fácilmente. No que estuviera segura de que lo distrajera como él a mí. incluso a mi padre. formando el punto para el triángulo. Spence podría conjurar cualquier cosa para completar su apariencia. conocía mis emociones en maneras que nadie más lo hacía. Esta es una mala idea. Griffin había acordado dejarme estar ahí. no sería buena. La Escritura me había sido entregada como último recurso. Todo lo que hicieran sería escrudiñado desde lejos mientras Phoenix y su equipo trataban de ver cuál sería nuestro plan reservado. Lincoln y Griffin se desvivieron por Spence. la dejaría quedarse en la línea mientras todo se venía abajo. Ese era mi trabajo. Sostuve mi posición.expresiones. cinco pisos más alto que los otros edificios. custodiando la Escritura que no tenía intención de entregar. compartiendo el único cable con Phoenix. No estaba haciendo nada más. Un minuto. glamureados como yo. Le había dicho que si lo hacía. pero tener apoyos reales solo ayudaba. dándome una ligera ventaja y mejor cobertura. Me conocía. tenía que estar lo suficientemente lejos para que Phoenix no me sintiera a menos que yo quisiera y me había asegurado que estuviera lo suficientemente lejos de Lincoln para no distraerse por mí. No había manera de que fuera a hacerme a un lado y dejar que Spence colgara a cientos de metros en el aire. sabiendo que cuando Phoenix descubriera que ni siquiera era yo. Chequé mi reloj. cuidadosos de asegurarse de reaccionar y tratarlo en la misma manera que lo harían conmigo. Estaba a la misma distancia del Maddox y el Brighton. Supongo que está atrapada de nuevo con la cosa de la investigación. pero Phoenix era… Phoenix. Estaba dispuesta a apostar que eran muy diferentes de las de Spence. de respaldo en caso de que el glamur se deslizara en cualquier momento. pero solo por si acaso. Una muy. todo sería posible y la única garantía. mi condición por acceder a toda esta planeación. Phoenix estaba justo sobre el borde. Spence- . muy mala idea. Obviamente. como practicamos. también mis verdaderas ropas.

solo tuvimos el tiempo suficiente para hacer que el exterior se viera convincente. no pude sacar mis sentidos. lo cual era impresionante. sellada como estaba. Ambos jalaron sus Escrituras de alrededor de sus cuellos. pero necesitaban jalar brazo a brazo para hacer la distancia. Lincoln y Griffin se habían movido a su lugar. Esa era una de las otras razones de por qué había tomado tanto en acordar el intercambio. Miré mi teléfono de nuevo.siendo-yo también estaba sobre el borde. Era inútil. Él y Spence estaban en arneses. Ambos comenzaron a ir hacia adelante como monos. algo malo como si alguien cortara la línea. Mi corazón latía con fuerza. Solo les había tomado quince minutos llegar al centro. Ya a la mitad. Phoenix cayó en el aire. Todo estaba yendo de acuerdo al plan. se estaban moviendo a la misma velocidad. luciendo como si hiciera esto todos los días. ¿pero era su fluidez habitual? Miré más cerca. ¿Entonces por qué algo me dice que es hora de entrar en pánico? Spence sostuvo su Escritura. Estaba bastante adelantado y sabía que ahora estaba trabajando duro en controlar sus emociones. 11 p. Era una básica tirolesa pero sin la tirolesa. checar dos veces si alguien había visto si de verdad era él. La Escritura falsa colgaba de una correa de cuero. Al final. guardando la línea y la posición si algo salía mal. y la alcanzó alguna veces solo para ajustarla. tratando de neutralizarlas tanto como fuera posible en la manera que habíamos participado. Deseaba poder hablar con Lincoln o Griffin. Spence se dejó caer con un poco menos de finura.m. Me ponía nerviosa que el rostro de Phoenix estuviera escondido por un gorro. colgando del alto cable en su arnés. Pero. mi respiración dejando ligeros jirones de humo en el congelado aire. muy mal. Phoenix se movía atléticamente. . no podía quitarme la sensación de que algo estaba mal. Habíamos estado estancados. colgando en diagonal a su cuerpo. Toma bastante tiempo hacer una réplica falsa de algo antiguo. Me esforcé para ver todo a través de la oscuridad. Regresé mi atención a Spence. tratando de descubrir que me tenía tan preocupada.

Teníamos buena información que nos decía que se despreciaban. Una vez que Spence llegó al Maddox.Cuando Phoeniz abriera la Escritura. lo sabría. no era probable que la abriera en el aire para checarlo. recolectando información sobre ellos así que conocía a los dos sobre el techo. Spence estaba haciendo un buen tiempo pero Phoenix parecía tomarse las cosas lentamente. uno de la luz y el otro de la oscuridad. lo cual era interesante dado que sus poderes eran tan similares. Esperábamos. Suspiré. mayormente en esta área. Los exiliados que había traído Phoenix eran dos de sus mejores. pero fue Gressil quien sospechábamos había derribado a Rudyard. Los dos trabajando juntos hacían una fuerza muy poderosa. El otro era Oliver. lentamente.m. una vez un Arcángel de la Luz. como estaba acordado. llevándolos hacia la impureza a cambio de lujosas indulgencias. Onyx. Estaba a punto de hacer la llamada cuando Phoenix se hizo hacia arriba y empujó el gorro hacia atrás. Spence y Phoenix comenzaron a moverse hacia atrás a sus edificios. 11:45 p. Casi lo arruinaba. El resto de los Grigori estaban fuera. tenía una fuerza particular en poner a los hombres contra las mujeres. patrullando. Gressil. Samuel y Kaitlin. Definitivamente él. Tenía el nombre de Lincoln en la pantalla. Mi mano dolía por presionar el botón de llamada en mi teléfono. Habíamos estado haciendo el perfil de su grupo el mes pasado. pero esa fue una de las razones por la cual habíamos acordado este intercambio en particular. Miré hacia el Brighton. Hicieron el cambio. casi permaneciendo ahí. una vez un Poder de la Oscuridad. dejé salir un sonido tembloroso de alivio y chequé mi teléfono de nuevo. Y ahora estaban casi a la derecha e izquierda de Phoenix. Los dos era un equipo improbable. Ambos habían estado ahí. . en Jordania. La fuerza de Oliver estaba en provocar crueldad. pensando que estaban haciendo el mismo truco. Diplomáticamente. ¿Por qué no había llamado Steph? Sabía que estaba esperando por nosotros en Hades con Dapper.

pero la convencí de quedarse en Hades. Diablos. Caminó al borde del edificio y jaló la canasta que contenía la Escritura de alrededor de su cuello. No podía ver sus expresiones faciales pero de alguna manera podía decir que estaba sonriendo. no había manera de que nos hubiera dado una real. Sostuvo el rollo sin abrir frente a él. preparándome. se deslizó fácilmente al techo y se quitó el arnés. Las bocanadas de aire se detuvieron mientras contenía el aliento con pánico. solo deteniéndome cuando la parte de atrás de mi cabeza golpeó contra el espejo.Steph había querido venir y esperar conmigo sobre el techo. Mis ojos fueron entre las vistas de la Escritura ardiendo y Lincoln. —Jesús. estaba segura. sabe que es falso —me dije. Si Phoenix había sabido todo este tiempo que íbamos a entregarle una Escritura falsa. Para cuando llegué al final y salí volando por la salida de emergencia. Corrí por la escalera y luego directo al ascensor de espera con la caja sosteniendo la puerta abierta. ahora poniéndome de pie. Había planeado el escape. estaba corriendo tan rápido como nunca antes. ¿Pero para que molestarse? ¿Por qué planear toda esto? ¿Por qué seguir con esto. No necesitaba que me dijeran dos veces. prometiendo que le daría las actualizaciones minuto a minuto. . Pero entonces su actitud cambió. siendo él de nuevo. hacer todo lo del cable? Todo lo que había logrado hacer fue perder una par de horas de todos y… Oh. Phoenix finalmente llegó al Brighton. —¡Muévete! —fue todo lo que Lincoln se molestó en decir antes de colgar. miró directo hacía mí… y le prendió fuego a la Escritura. rompiendo el cristal. Va a checarlo. Mi teléfono sonó. sorprendidos mientras también veían lo que Phoenix estaba haciendo. juntos. ¡Oh! No… ¡NO! El viaje de ascensor fue tortuosamente lento mientras brincaba de arriba a abajo. se movió al borde del edificio y. habíamos contado con esto. temiendo su reacción. Griffin y Spence.

Steph debió haber llamado. Tomé la siguiente esquina. Ahora era amarillo fluorescente. A cuatro cuadras vi a Lincoln dirigiéndose hacía me. Solo me hizo moverme más rápido. . Era después de media noche de un miércoles y el lugar estaba ensardinado. Escuché a Lincoln golpear la puerta de abajo. Sentí como si fuera a vomitar. Todos estábamos ahí. Entré. Lo escuché gritar mi nombre. Lincoln desaceleró cuando me vio. Dapper había pintado la puerta de entrada de nuevo. Mantuve mis ojos en la entrada y el gorila que me veía acercarme. Ella llamaría. corriendo tan rápido que dolía pero tratando desesperadamente de moverme más rápido. Hades estaba lleno. Lincoln debió haberse dado cuenta porque estuvo corriendo a toda velocidad en menos de un segundo. Notándose como un faro. sin detenerme para ser educada. Corrí a través de las calles de la ciudad. pero no esperé. Le grité: —¡Puerta! —Sin detenerme. tomando dos luego tres escalones a la vez. Me lance hacía la puerta sin marcas al lado del bar y subí las escaleras. Tomé una línea directa. estaba en algún tipo de trance. Una horrible sensación hizo su camino a mis adentros. Llegué a la puerta de Dapper. Todo el tiempo que habíamos pasado en este estúpido intercambio y manteniéndome a salvo. pero no estaba escuchando. luciendo aliviado. empujando a gente para poder pasar. dirigiéndome hacia Hades. la cual estaba entreabierta. La abrió justo al tiempo que entré corriendo. Todavía estaba gritándome algo. consumida por insondables pensamientos tan horribles que raspaban a través de mi mente como afilados cuchillos contra bordes quebradizos. La música estaba alta y a pesar de que no podía escucharla. Griffin y Spence siguiéndolo de cerca. ¡fuimos tan estúpidos! Seguí.Mucho puede pasar en un par de horas. empujando a la gente tan duro que algunos cayeron. Lincoln estaba detrás de mí.

mi padre y yo estuvimos conduciendo a casa de un fin de semana lejos. Papá era ajeno a eso. Estaba devastada.. Pasé todo el tiempo soñando con todas las cosas que haríamos. pensando que papá y yo tendríamos dos días enteros para pasar el rato e ir a la playa. Te mueves tan rápido en esas cosas. riendo. Jeremías 8:21 C uando tenía siete años. Me pasé todo el tiempo tratando de construir la confianza para decirle lo que realmente pensaba de su tan llamado “fin de semana”.Traducido por rihano Corregido por Lizzie Wasserstein “Desde que mi pueblo es quebrantado. yo soy quebrantado. explorando. lloro. segura que pasar algún tiempo real uno-a-uno con papá lo haría darse cuenta. Pero no fue así. Yo no lo vi otra vez hasta que estábamos regresando en el coche para ir a casa. Tan pronto como llegamos allí fui dejada con la niñera del hotel. . charlando. El viaje habían sido las tres horas más felices de mi infancia. Recordé estar tan emocionada cuando primero nos habíamos puesto en marcha. que cuando algo sale mal. Estuvimos en silencio durante las primeras dos horas de nuestro regreso. y un cubo y una pala. Nosotros habíamos estado conduciendo en la autopista. y el horror se apodera de mí”. Fui yo quien se dio cuenta. Realmente creía que el fin de semana cambiaría todo. Nosotros sólo fuimos para que papá pudiera reunirse con algunos nuevos clientes. es realmente malo. Estaba a punto de abrir la boca cuando sucedió..

El capó se arrugó como un pedazo de papel. Al principio pensé que yo estaba en problemas. me di cuenta.Recuerdo mirarlo muy fijamente. cuando hubo un fuerte buum. Papá salió y rodeó el auto. una inmediata urgencia. hasta que me di cuenta de que él solo estaba entrando en pánico. asustada. Apenas habíamos alcanzado el final de la cola. Lo que sea que él vio. Asentí con la cabeza. el cinturón de seguridad haciendo muy poco para mantener mi ligero cuerpo en su lugar. El vapor y el humo se elevaban desde el auto. No éramos el evento principal. Todo mi cuerpo se sacudió hacia delante. Y frente a ellos. pasando por la línea. Oí las sirenas en la distancia. como explosiones. Papá me gritó. Yo no estaba segura. Tres quizás cuatro autos estaban delante de nosotros. pero cuando miré detrás de mí. el tráfico había sido detenido y estaba claro que pasaría un poco de tiempo antes de que una ambulancia pudiera hacer su camino a través del nuevo estacionamiento. y eso pareció tranquilizarlo. todos en mayor o menor grado de estado de compresión. estaba bastante satisfecho para dejarme allí. un peligro inmediato. ordenándome que no me moviera hasta que él volviera. Si la mano de papá no hubiera estado ahí para empujarme hacia atrás. un camión era visible y tal vez otro auto. Los pasajeros estaban bien. yo habría volado justo a través del parabrisas. Observé como iba hacia la camioneta contra la que nos habíamos estrellado. Hasta este día no sé cómo puso su mano ahí. Entonces miramos adelante. Fueron tan cerca. nos dirigimos directamente hacia una camioneta. Antes de que pudiera ver nada. la tensión rígida en su expresión retrocediendo ligeramente. tan rápido. gasolina tal vez. fundiéndose en el aire caliente de ese caluroso día de verano. luego otro. . Yo no sabía lo que estaba buscando. porque papá no se quedó por mucho tiempo en cada auto. tratando de hacerlo mirarme de regreso con el poder de mi mirada de siete años. rizando la realidad.

Cuando Lincoln entró por la puerta detrás de mí. Me pregunté si había ayudado a alguien. Me detuve apenas a unos pasos en el interior. Él no sabía cómo. Él no parecía herido en absoluto. Debajo de él. supe que él deseaba. pensando que debía estar herido. me congelé abruptamente. . me aparté del recuerdo y solo vi la escena extendida delante de mí. cubierto de sangre. Me encontré fuera del auto y atrapada en la marea de gente. como si una manada de elefantes hubiera entrado en estampida en el lugar y luego regresado para una segunda vuelta. a pesar de que yo solo era una niña. Él no estaba ayudando a nadie. El camión había ido directo hacia un pequeño automóvil familiar. Pero vi su rostro. Estaba inclinado. Pude ver a papá corriendo adelante. Dapper. que su destino hubiera sido el mismo. Yo ni siquiera le había preguntado si estaba bien antes de que él saliera del auto. no había señales de vida y cuando me miró. pero luego me acerqué y lo vi a través de una brecha en los autos. El conductor del camión estaba vivo. esquivando trozos de escombros pero cuando irrumpí en el espacio abierto en el que papá estaba parado. desesperadamente. Era su culpa. solo para estar seguros. Al menos. Todavía sentado en el asiento delantero. Congelada.Las personas estaban comenzando a moverse a mi alrededor. hacia la zona del desastre. Su apartamento había sido destrozado. Este estaba completamente aplastado. corriendo hacia adelante. Él me miró directamente. Serpentee mi camino entre los espectadores. en el suelo por el mini bar. Él fue el primero en llegar al camión. Corrí hacia él. no en el exterior. mutilado.

tachonado de diamantes envuelto alrededor de su cuello. incrustado en su carne. él me ordenó que me quedara donde estaba. solo tal vez. Phoenix sabía. algo que el conductor del camión nunca tuvo la oportunidad de ver. por favor. Me conocía. Muertos. Tal vez. Ahí fue cuando vi la cosa que lo cambió todo. por favor.Lincoln entró detrás de mí y jadeó. Corrí a través de la sala de estar al pasillo. casi cayendo sobre mí misma. justo como mi padre me había ordenado permanecer en el quto. sintiendo a través de toda la sangre y la carne expuesta. Lincoln no vaciló. Oh. Muertos. Todos ellos están muertos. una mirada a mí y. Me agaché a su lado. Al igual que Lincoln lo había hecho. Me lancé a la acción. Los dedos de Dapper. disparada pasando a Dapper y a Lincoln sabiendo que no podía hacer nada para ayudar allí. Él echó un vistazo a la escena. Traté de ignorar la sangre. y supe que la mirada que yo llevaba era la misma exactamente que la que el conductor de ese camión me había dado hace diez años. una asomando a través de su pecho.. se movieron. Lincoln cuidadosa pero rápidamente lo desenvolvió. donde me detuve. Mi culpa. —Está vivo —dije sin aliento. Volví mis ojos hacia él. Y lo hice. Observé como Lincoln corrió para ayudar a Dapper. Y eso fue todo lo que se necesitó. La única forma en la que yo supe realmente esto fue porque Dapper tenía su cinturón. Era mi culpa. en busca de signos vitales. por un tiempo. Su camisa había sido desgarrada y él había sido golpeado tan mal que algunas de sus costillas se habían roto hacia el exterior. . por favor.. la inflamación masiva en su rostro. Onyx. Mi culpa.

A pesar de todo. —Él… él. era mejor respirar por mi boca. no creía que ellos estarían bien en absoluto. Porque mirándolo. Pero no podía solo dejarlo. perforando el espacio donde estaban sus pulmones. La manzana se vertió a través de mi boca. Yo no sabía qué era mejor. Ni de cerca suficiente.Me tragué las ganas de vomitar y traté de respirar por la boca. Entonces miré de nuevo sus costillas.. tú estarás bien —mentí. Él agarró mi mano un poco más apretada. Él estaba respirando imposiblemente difíciles y cortos tragos de aire. tan fuertes. Me había pedido que lo hiciera yo misma cuando lo habíamos encontrado borracho y en las calles. Puse mis manos suavemente sobre su pecho. cambiando entre la abrasadora luz del sol y la más oscura de las noches sin luna. Nunca quiso ser solo humano. Mis ojos revolotearon a la distancia. Ahora que estaba más lúcida. —Onyx —forcé a través de mi garganta estrangulada. más abajo por el pasillo. . dando la ilusión de que esto estaba inundando mis vías respiratorias y que no podía evitar tragar tanto. fue todo lo que pude pensar. lo sé. Exigiendo. Su brazo se movió un poco y agarré su mano. tengo que mirar.. Eso no es ni de cerca suficiente aire. El baño y el dormitorio. mantener mis ojos abiertos o cerrados Era prácticamente imposible concentrarse en los destellos cegadores de la mañana y la noche. Onyx estaba vivo. Terminarlo. yo sabía bien eso. el aroma de las flores era tan abrumador y había hecho al aire tan denso que era imposible respirar por la nariz de manera efectiva. Sus ojos hinchados se entreabrieron inyectados en sangre. Tal vez todo esto había terminado para él. —Está bien. los sentidos estaban presionando sobre mí. Lo miré y entonces se me ocurrió: ¿Tal vez él quería esto? Él habría querido que alguien lo matara. Yo no sabía por dónde empezar. mirando lo que ellos les habían hecho a él y a Dapper.

Spence se dejó caer junto a Onyx. lo que era en todas partes. no de ella. tembló. Vi sus ojos hinchados. darle esta oportunidad en la vida. —Sacudí mi cabeza—. pero su fuerza Grigori la había protegido y. poniendo una mano bajo su brazo para ayudarlo. No sé cuánto tiempo había pasado desde que entré en el apartamento. Me incliné hacia adelante. Entonces dejé salir mí poder. parecía en un estado mucho mejor que Dapper u Onyx. aunque herida. dejándolo fluir de mí hacia él. —Yo no puedo ayudarlo. con urgencia. Mi mano. menos de un minuto.. No puedo curarlo. no! Mi culpa. Escuché a más personas llegando. tratando de forzarlos a abrirlos correctamente. Kaitlin estaba inconsciente. Corrí hacia él.. yo sabía.Trató de hablar. —A… yúdame. Griffin. Onyx quería vivir. que en unos pocos segundos. Pero golpee una pared de ladrillos. Puse mi otra mano suavemente en su cara. Pero mis ojos estaban fijos en el extremo de la sala de nuevo. ¡Vete! Yo estaba en el extremo de la sala antes de que él terminara de decirme que me fuera. tal vez. En el dormitorio. Steph. Menos de un minuto para que todo cambie. —Yo lo ayudaré. ¡Por favor. Él quiere vivir —le dije. para mostrarme la verdad en sus palabras. tratando de no tocar ningún lugar que le hiciera daño. deseando curarlo. Y sin embargo. me encontré con Kaitlin y Samuel. —Jesús —dijo. Samuel ya estaba tratando de levantarse. Me puse de pie. Spence entró corriendo en el pasillo. todo podría volverse mucho peor. aun sosteniendo la suya. El cuarto de baño estaba despejado. órdenes siendo gritadas. lo que casi me hace desmayar. .

él me miró con ojos urgentes. también. dándole palabras de aliento. Hubo un tiempo. O retroceder. Samuel miró a Kaitlin y levantó sus dedos a una herida en la cabeza chorreando sangre. Onyx estaba agarrando su mano. a pesar de que ahora lo sabía. Yo lo seguí. después de que Spence lo asaltó y sacó la información que habíamos necesitado de él. Pero yo no podía enfocarme. Samuel asintió. —Deberíamos estar muertos. Él estaba en lo cierto. Su verdadero comienzo. Samuel! ¿Qué pasó? —grité. Oí las sirenas viniendo de fuera en la calle. . en un ensueño a Samuel. cuando estaban en un modo rápido de curación. Él era un buen compañero. y cuando Lincoln me vio volver a la habitación. Demasiadas preguntas allí. antes de mirarme. y ahora lo estaba ayudando a mantenerla. Todo el mundo me estaba mirando por una razón… Quería despertar. Habíamos esperado estar tratando con toda la acción esta noche. en algunos aspectos. Él ni siquiera se detuvo para mirar a Onyx o a Dapper.—¡Samuel. aunque no del todo humano. No quieres a la ambulancia intentando llevársela —le dije. Griffin se volvió. Spence lo había obligado a admitir que él valoraba su vida. Griffin había tomado el relevo de Lincoln con Dapper. fuera sobre los tejados. Nos tomaron por sorpresa. Ellos obviamente habían visto a Samuel irse con Kaitlin y a Onyx por el pasillo. No podía concentrarme en los otros detalles en este momento. —Había ocho de ellos que yo viera. La última cosa que necesitábamos eran doctores poniendo sus manos en un Grigori. Spence todavía seguía hablando con Onyx. Pero eso había sido el comienzo para Onyx. levantando a Kaitlin y dirigiéndose a la puerta. Onyx era humano y Dapper. claramente necesitaba atención médica. —Debes sacarla de aquí. Tenía su trabajo que hacer y en este momento ese era llevara a Kaitlin a la seguridad. Griffin había llamado a las ambulancias. su humano. Y comprendí por qué. cuando yo no creí que esos dos conseguirían estar dentro de cinco metros el uno del otro.

Mi culpa. Ellos se la han llevado... Escuché a los médicos pasar de golpe a través de las puertas de la planta baja y sus pies en la escalera. Pensé que iba a sacudirme. Phoenix me vio llegar. Debí haber visto venir esto. todavía inclinado sobre Dapper. también. . yo caminé directo hacia esto. Me conocía y jugó conmigo y yo. Yo no quería dejar ir a mi mundo humano. anunciándose a medida que avanzaban. tratando de traerme de vuelta a él. convencido de que existía este otro mundo. Quería volver al día en que yo le había dicho. Él estaba justo enfrente de mí. Yo ni siquiera lo había notado caminar hacia mí. —¿Violet? —apuntó Lincoln. mientras que por encima de ellos. Parpadeé. bailando y bebiendo. Mi culpa. perderla. Me sobresalté. Agarró mis brazos. Una culpa similar se mostraba en sus rostros al igual que en el mío.. Ellos estaban gritando. Me pregunté fugazmente si la gente aún llenaba el bar.. Pero casi no tanto. —Steph desapareció. Lincoln apretó mis brazos. Miré a Lincoln y luego a Griffin. invitándola a ser parte de esto ¿Por qué? Porque yo la necesitaba. Él sabía que yo no podría solo entregar la Escritura para liberar a Lilith. pero no.

lo que habían logrado hacer. pero viviría. Dapper estaba en peor forma. Sin mencionar el daño causando la hemorragia interna por los golpes viciosos. Para nosotros eso significaba que habíamos estado equivocados respecto a él también. Los médicos habían llegado al apartamento de Dapper e ido directamente al control de daños. Asumieron que había sido atacado por armas de algún tipo ya que simplemente las manos de un humano no podrían causar ese nivel de daño. Para los doctores. Solo las lesiones causadas por el cinturón deberían haber sido suficientes para destrozar su garganta y vías respiratorias. moldeando a los hombres”. Los doctores se asombraron de que aún estuviera vivo. Los doctores nos dijeron que Onyx estaría bien. El resto era superficial. Dapper era un milagro médico. las que también habían perforado sus pulmones. Con dolor.Traducido por veroonoel Corregido por Lizzie Wasserstein “Y de la oscuridad. No los corregimos. Habíamos seguido a las ambulancias al hospital en el Volvo de Lincoln. . Alfred Lord Tennyson N o recuerdo mucho de lo que siguió. Lo más importante había sido tapar los agujeros y conseguir que volviera a respirar. pero no había mucho que pudiéramos hacer y estábamos confinados en la sala de espera. Sus principales lesiones internas eran en sus costillas. vinieron las manos que llegaron a través de la naturaleza. como había sospechado.

Fui a través de los movimientos. pero a Dapper sí. Cuando se inclinó a mi oído susurró. Quería creer en él. me encontró cuando otros no pudieron. encendiendo algo maravilloso y a la vez atroz. Eso fue todo lo que tomó para liberarme. así que esconder sus habilidades de otro mundo era lo más importante para él. Oh. rozando una mano temblorosa por mi cabello. —Ese es el verdadero intercambio. Había esperado golpearme fuerte. la traeremos de vuelta. como si su cuerpo de alguna manera le diera poder a la vida al mío. Era parte de la comunidad con su bar. solo para mí: —Te lo prometo. Si seguía recuperándose a un ritmo tan rápido. pero Lincoln rompió las barreras. mi alma. Aspiré la sensación de cálido sol en mi piel y sentí el goteo de la miel acariciar desde mi interior. Phoenix sabía que esto me lastimaría más. ayudada por todos pero ajena a nadie en particular. Y podía. No había estado pensando claramente. sosteniéndome cerca. iba a tener que dar algunas explicaciones en el hospital. lo quería tanto. No respondí.Dapper claramente tenía habilidades curativas. Estaba absolutamente en lo correcto. Apartó el cabello de mi rostro y lo puso detrás de mí. y tenía razón. Tiré mi cabeza hacia arriba. se inclinaron hacia él en reconocimiento. se acercó más. pero no entendía. levantándome en su regazo. porque… —Vaciló y algo acerca de esa pausa me hizo pensar que no dijo exactamente lo que iba a decir—. La necesita para obtener lo que quiere. »Phoenix no la lastimará. Sus brazos se movieron alrededor de mi cintura. No había estado pensando en absoluto. Sana y salva. Asintió. Mi cuerpo. No lograba entender lo que teníamos . A ninguno de nosotros nos importaba ahora. —Tragó saliva—. Te lo prometo. ¿Pero cómo podría? Como si supiera mi pregunta. Eventualmente. No del todo. está viva. sabía que me sentiría culpable sobre traer a Steph a este mundo. alguien diferente se movió junto a mí.

No era la naturaleza de un exiliado dejar con vida. Griffin caminando de lado a lado. todo parecía llegar a algo como esto. que los exiliados se habían llevado a Steph. masticando en piloto automático. pero eso era porque desde ese momento mi atención estaba en una sola cosa: la elección.Lincoln y yo. ya no estaba en un estado mental tan frágil. Necesitaba mi fuerza. Especialmente cuando se trataba de un Grigori. Como abrazar salvar a Lincoln o enfrentar a Phoenix aunque sabía el poder que tenía sobre mí. no podía recordar completamente haber salido del almacén. . había salido sin que nadie me apoyara. Lo hice. Samuel había llamado. pero fueron derribados. No era tan simple esta vez. Era peor. Lincoln no caminaba de lado a lado ni merodeaba. Él y Kaitlin estaban bien. No iba a cruzarme de brazos y dejar que Steph muriera. Lo único que no tenía sentido era por qué ninguno había sido asesinado. Pero por lo general era una elección entre dejar que alguien más se lastimara o permitir que yo saliera herida. que Lincoln era mi pilar de fuerza y que era el único que me podría sacar para enfocarme en lo que había que hacer. Cuando habíamos salido del hospital. Fue a la cocina e hizo sándwiches. Los puso frente a mí. El precio era enorme y podía sentir la tensión en la habitación. Cuando regresamos a la casa de Lincoln. Esta vez la elección podría haber sido cualquiera. la respuesta sería la misma. Claro. Desde que había descubierto mi estado Grigori. Spence merodeando. —Necesitas comer. Confirmaron lo que ya sabíamos. Ambos habían tratado de detenerlos.

Papá cree que estoy en casa de Steph esta noche. Griffin estaba arreglando una transferencia a un hospital ficticio a través de conexiones Grigori. —Violet. Dapper tendría que irse antes de que alguien comenzara a sospechar. —Tengo que hacerlo —dije. odiando que tuviera razón. como si esta noticia lo hubiera atrapado más fuera de guardia que lo que había sucedido esta tarde. Suspiró. —Podemos hablar de eso en la mañana. dejando que le gritara. —Debería llevarte a casa —dijo Lincoln detrás de mí. Di un salto. sin atreverme a mirarlo mientras expresaba lo que él no quería escuchar.Griffin había arreglado que Beth y un arquero tomaran el primer turno en el hospital. Lincoln se quedó en silencio por un momento. Griffin se puso de pie. Parecía tan tranquilo. conmigo. Me dejé caer de nuevo en el sofá a su lado. dándome cuenta de a dónde quería llegar Griffin. Estarán esperando algo y esperando por nosotros —dijo Lincoln. Miré mi reloj. conociendo mis pensamientos. —Hay muchos de ellos para nosotros para tratar de tomarlos esta noche. la investigación de Steph. —¿Qué esperas que haga? ¿Solo ir a casa? ¿Acurrucarme en la cama y tener una buena noche? ¡Steph está ahí fuera! ¡Con él! Lincoln solo se sentó allí. Teníamos que hacer algo. sentí el poder de su cariño agitarse. ¿dónde se suponía que estaría Steph esta noche? —En su casa. Quería asaltarlos y sacárselos. . incluso cuando sabía que no lo estaba. —No puedo ir a casa —dije—. esperando que Onyx y Dapper se recobraran por completo. Estaban hojeando papeles. Spence y Griffin se habían sentado en la mesa del comedor. —Habíamos esperado volver después del intercambio alrededor de la medianoche.

La mamá de Steph debe haberle dado una seria reprimenda verbal. pero Steph y yo estamos bien. no te preocupes. Alguien que te presenté en la escalada de rocas. Asentí. ¡Se supone que estarías en su casa esta noche con Steph! —Estaba muy molesto. puede que se corte la llamada. —Tienes que cubrir esto. No podemos involucrar a más humanos. pero te vas a quedar en la casa de una amiga. Habríamos estado en casa ahora. —¡Violet! ¡Nunca tuviste permiso para salir de la ciudad! ¿Dónde estás? —Papá. . escucha. Una chica —aclaró. Habíamos estado esperando una llamada toda la noche. Mi pilar de fuerza. —Papá. todavía calmado. Mala cobertura de teléfono. —¡Papá! Papá. —Una fiesta. Problemas con el auto.Como si fuera una señal. Lincoln puso su mano en mi rodilla. Estamos bien. fuera de la ciudad. Puede que me metiera en problemas por ir a una fiesta fuera de la ciudad. No lo quiso decir de la forma en que salió. mi teléfono sonó. Griffin habló rápidamente. ¿dónde estás? He tenido a Eliza Morris en el teléfono por la última media hora. Sostuvo mi mirada. Violet. Pero entonces vi quién era y gemí. de manera significativa—. —¿Quién? —preguntó Lincoln. pero me sentí aún peor. —Violet. Lincoln me asintió con la cabeza. pero el auto de Steph se averió y nuestros teléfonos no están funcionando. —Oh. Escucha —tomé una respiración profunda—. —Papá. hay una recepción horrible aquí. no. El teléfono aún estaba sonando. pero eso no era nada comparado con la alternativa. Todos saltamos. Fuimos a una fiesta fuera de la ciudad.

Había esperado que lo dejara ahí. diciéndome que colgara. —¿Por qué no llamaste? —Lucy no tiene teléfono en la casa y esta es la primera vez que mi celular tiene recepción —mentí. la recepción del teléfono cae todo el tiempo. Escuché a papá gritando en el teléfono. ya estamos en la cama. Dame la dirección e iré a recogerlas.—Me acordé que una amiga de Lincoln vivía cerca. Miré a Lincoln con urgencia. Lincoln me miró y golpeó su reloj. —Luego de que arreglemos el auto. Te llamaré tan pronto como estemos volviendo a casa. la madre de Steph está furiosa. Esperé un momento y terminé la llamada. insistiendo para obtener más información. Iremos directo a la escuela y estaré en casa después de eso —añadí. —Papá. No esperábamos llegar tarde a casa de Steph. Estaba funcionando. necesitaba salir de esta conversación y necesitábamos mantener mi teléfono libre. Steph… ya está dormida y no te preocupes si no puedes contactarnos. Era hora de enfatizarlo. Solo llama a la mamá de Steph por nosotros. La encontramos un par de veces en la escalada de rocas y una vez almorzamos en su casa. —Papá. Presionó sus pulgares un par de veces. lo siento mucho. vinimos a su casa. . Lincoln asintió de nuevo. Nos había conseguido más tiempo. Todos en la sala dejaron escapar su aliento como si lo hubieran estado conteniendo durante toda la conversación. Nos vamos a quedar aquí esta noche y volveremos mañana. —¿Y? —solicitó papá. Lincoln me dio otro pequeño movimiento de cabeza. —Bueno. Sabía que tenía razón. Mis ojos casi salieron de sus órbitas. Papá suspiró. —Bueno. —Suspiró de nuevo—.

Con el poder que tenía sobre mí. Tenía que ser él. con nuestras vidas conectadas de manera inexorable. Esto. ni siquiera considerándolo. —¿Lo harás? Lincoln estaba en silencio. pero con un toque de algo más en su voz. . como lo había hecho en el pasado. Lo puso en altavoz.—No creo que envíe un grupo de gente esta noche. amante. Odio. tranquilo como siempre. te mataré —dijo Lincoln. Antes de que alguien tuviera más tiempo para considerar esto. En cuanto a él se refería era más que inmortal. mi teléfono sonó de nuevo. —No —dijo Phoenix. No le respondí y en su lugar cerré mis ojos y solo me concentré en respirar. era impenetrable. sabía que nadie lo lastimaría si se podía evitar. en la cima de las preguntas que ya había estado preguntando. —Ah. ahí estás. Pero me di cuenta que se sorprendió de escuchar la voz Lincoln—. Sabía que vendrían más ahora. Estaba preocupado de que no fueras a tomar mi llamada. Me estaba pidiendo que confiara en él. —Te estará esperando. Phoenix suspiró lánguidamente. haciendo que su amenaza sonara muy convincente. —Si la tocas. Phoenix pensó que tenía todo resuelto. pero Lincoln me detuvo y tendió su mando. No quería hacer nada para molestar a Phoenix. Está… ocupada. No quería causarle ningún otro posible peligro a Steph. Le entregué el teléfono. —Pon a Steph en el teléfono —dijo Lincoln. pero Lincoln sostuvo mi mirada y sus ojos parecían decir tanto. sabiendo que me desconcertaba. Todos saltaron. Pero Phoenix solo rio ligeramente entre dientes. No había nadie más para llamar. excepto yo. Lo levanté para contestar. pero sabe que algo no está bien.

—No se va a encontrar contigo a solas —dijo Lincoln. —No.Nadie más que yo. —Sí. amante. Eché un vistazo a Griffin y su verdad se filtraba de él. —Encontraremos una manera mejor que esta —susurró. y la Escritura. si no consigo lo que quiero será Steph quien sufrirá las consecuencias de tus elecciones. ¿Y Violet? —¿Qué? . la repugnancia goteando de su voz. podemos estar en desacuerdo sobre eso más tarde. Esto dio lugar a un tipo de risa diferente en él. Tú eliges. Digamos mañana por la tarde. lo sabía. eso es. Pude escuchar la victoria en la voz de Phoenix. —¿A qué hora? —pregunté. —Lo haré —dije. Lincoln me dio una mirada de resignación y se hundió de nuevo en su silla. Griffin estaba preocupado por recuperar a una inocente y éramos Grigori. Lincoln me miró. te daré una. —Me darás a Steph. No si queremos traer a Steph con vida. Más oscura. —Te odio —solté. Dos amantes compartiendo café y haciendo un intercambio. —¿Violet? —dijo Phoenix y esperó. —Ahora eso sí lo creo. Lincoln era parcial. Oh. Por qué no nos olvidamos del diseño elaborado y solo nos encontramos en nuestra cafetería. y esta vez. Ahí estás. asegurando que todo el peso de mi intención fuera claro en esas dos pequeñas palabras. —9 pm. Se rio de nuevo. Parece que ahora tengo dos cosas que quieres desesperadamente. bueno.

Nunca iba a detenerse. Si fuera nuestra única opción. ¡Ya no puedo hacer eso! —Luego ni pude detener el pensamiento final mientras miraba a Lincoln—. —Se irá. —Tengo que devolvérsela —dije.—Dile a tu amigo Spence que sus servicios no serán requeridos en esta ocasión. Es como una parte de todo lo que hace mal. —¿Y cómo es eso? —esperó. . —¡No lo vamos a romper! ¡Nunca! Mientras yo viva. Puedo ver eso funcionando perfectamente. No hasta que sepamos cómo romper el… —Pero lo interrumpí. irrumpiendo en la discusión—. —Sí. imperturbable ante la mirada violenta de Lincoln—. Si le dejas en claro esas intenciones a Phoenix. Lincoln giró sobre Griffin tan rápidamente que estuvo claro que no era simplemente una silla lo que estaba considerando arrojar a la pared. él vive. Las Escrituras estarán a salvo y yo… Puedes conseguir otra compañera. Mis amigos y compañeros guerreros. o a alguien más para mantenerte a distancia. ¿Y también supongo que tu papá y Steph vivirán felices por siempre? Eso me detuvo. sus manos aferradas a la parte posterior de una silla de comedor. Será lo mejor para todos de esta manera. menos… complicada. con rabia. sabiendo que era verdad. —¡No! Aún no. Lincoln se sobresaltó. lo consideraríamos. el fresco exterior que había trabajado tan duro por mantener se había ido. No podía seguir poniéndolos a todos en riesgo. Lincoln sacudió su cabeza como si pensara que estaba loca. Terminó la llamada. Miré alrededor de la habitación. —Violet —dijo Griffin. no es una buena opción. No había límites que no cruzaría. —Pero ahora —continuó Griffin. Sabía lo que estaba diciendo. lastimará a Steph.

Papá. Todos los ojos se volvieron hacia él. Una declaración de revés. Y lo hice. Sabía que estaba insinuando que yo estaba a cargo. —Steph también es mi amiga. No era verdad. pero no había obligado a Griffin a estar de . Por el bien de una vida. estarás perdiendo un número desconocido de inocentes. —¿Qué estás sugiriendo. pero había perdido mi pelea. —Entiendo que todos queremos que Steph regrese. Y Phoenix no lo pensaría dos veces. —¿Qué quieres decir. Lo odié por ser la persona que lo dijo. que no tomaría la Escritura y encontraría una manera de traer a Steph por mí misma. mirando a Griffin y luego a mí. Por resaltar el precio de mi opción. —¿De verdad crees que será tan fácil de regresar? —dijo Griffin. pero creo que todos están perdiendo la otra opción. Ninguno de nosotros quiere dejar esa Escritura fuera de nuestras manos. —Eres el jefe —dijo. pero si Violet no va a la cafetería con la cosa de verdad mañana… —Griffin no necesitó decir nada más. Iría tras papá. Pero creo que deberíamos tratar de rescatarla de allí. —El intercambio es la única opción si queremos sacarla con vida. Spence? —preguntó Griffin. Era el único que quedaba. Spence? —respondió Griffin. que todavía estaban fijos en mí y echando humo. pero no hay manera de que realmente estés considerando realizar este intercambio. —Quieres que la deje morir —dije. ya consciente de que había ganado la discusión. iría a traer a la señora del infierno sobre todos nosotros. estaba de una u otra manera manejando las decisiones. No había forzado a Griffin a nada. Excepto los de Lincoln. Trataremos y haremos un plan. Eso no significaba que no lo haría. que incluso cuando había abdicado a mi legítimo papel de líder. Spence asintió. —No si se ha ido —dije. Si le das esa escritura a Phoenix. Quiero que salga de ahí. queriendo odiar desesperadamente a Spence con todo mi corazón. —Lo siento —intervino Spence sonando agitado—.

Era todo negocios. la manera en que nos había traicionado a todos por sus propias deseos egoístas.acuerdo conmigo. no había sentido en que se quedara. Cuando Lincoln y yo nos quedamos solos. —Debería irme —dije. Spence. estaba segura que no tenía intención de dormir. —Quería ver a Dapper y. dándose cuenta de que era un tema cerrado. para mi sorpresa. Solo que no iba a cambiar nada. Sin embargo. le gustaba su espacio privado así que había estado sorprendida de que hubiera estado dispuesto a tener un compañero de piso. Los veré mañana. No cedería en este asunto. me puse de pie. Diablos. además de que nadie sospecharía de alguien durmiendo en la sala de espera si me las arreglaba para cerrar mis ojos. Griffin también hizo un movimiento. El daño colateral no era aceptable ante los ojos de Griffin luego de todo lo que había sucedido con Magda. se marchó para una ducha. Aunque Lincoln siempre estaba feliz de que su casa fuera utilizada como una especie de base de operaciones. —¿Qué? —pregunté. incluso yo lo entendía. . las razones que separaban a los Grigori de los exiliados. Ambos sabíamos que no podía ir a casa. Viendo que no había nada más que hacer aquí esta noche. poniéndose de pie también. a Onyx. Lincoln sacudió su cabeza. Se había instalado en el dormitorio de huéspedes de la casa de Lincoln y ambos parecían coexistir bastante bien. aunque entendía el punto de vista de Spence. Sabía que hasta ahora había tenido sus propias razones. —¿A dónde piensas ir? —preguntó Lincoln. —Voy a ir al hospital y luego veré a Kaitlin. —Quizás al hospital. dirigiéndose a la puerta.

—Necesitas dormir. Ya estaba en su habitación cuando abrí la puerta. Spence salió del baño usando bóxers y nada más. Y luego. Estarían esperando que tratáramos de rescatarla esta noche. Me vestí con la ropa que Lincoln me había prestado. el cual aparentemente aún estaba siendo usado por Phoenix como su base de operaciones. Puedes dormir en mi habitación. usando el tiempo para reponerme. Especialmente si… —Iba a decir si tienes que enfrentarte a Phoenix mañana. obstaculizando para que no solo no supiéramos si Steph estaba allí. Tomé una ducha hirviendo. El titanio que alineaba el masivo Antanov aún afectaba nuestros sentidos. a su poder. dirigiéndome al baño. necesitaba que la trajera de vuelta. antes de cerrar la puerta. una camiseta y una ligera sudadera. —No creo que tengas más suministros aquí. a pesar de todo el drama. pero él no quería reconocer eso—. sin darse cuenta que la tensión en la habitación se había levantado aún más. e incluso si la tenían en el aeropuerto. me encontré mirando a los ojos tan verdes de Lincoln y la conexión entre nosotros hizo una danza de todo lo prohibido. Lincoln desapareció en su habitación por un momento y reapareció con una toalla. Incluso limpia. sino que tampoco sabríamos cuantos exiliados estaban esperando. . reconfortada y espantada al mismo tiempo. Nos miró brevemente. Lanzó una mano hacia arriba mientras cruzaba el vestíbulo hacia su habitación. Steph necesitaba que fuera fuerte. Se encogió de hombros. —Buenas noches —dijo. a pesar de todos mis miedos por Steph. alborotando su cabello mojado con su otra mano. Podía culparme más tarde. entregándomelos. olía a él. Necesitábamos tiempo para prepararnos. Si me das tu ropa podemos meterla en la lavadora para mañana. como días soleados y miel derritiéndose. Lincoln tenía razón. Asentí. ahora no iba a ayudar teorizar sobre las cosas horribles que podrían estarle haciendo. ese avión estaba fuertemente custodiado. Sus ojos se movieron hacia arriba.

Por supuesto que no.—Lo siento. Oí que la ducha se detuvo y dejé la foto en su lugar apresuradamente. justo antes de mi decimoséptimo cumpleaños. Me veía tan diferente. Fui hacia la cama y me senté. Guarda una foto mía. ¡Quédate! —Gracias. justo antes de que me hubiera enterado de todo. incapaz de resistirme. Vi —dijo. Joven. No cambié nada. Lo oí salir del baño y luego pasó un momento antes de que asomara su cabeza por la puerta. luciendo una sonrisa forzada y cuidando no cruzar el umbral. Había sido tomada unos meses atrás. Me encontré explorando. solo estoy agarrando un par de cosas. —¿Linc? —¿Sí? —respondió. Había una foto de él cuando era un niño con su madre y una de ella con alguien que asumo había sido su padre. colgada en el aire en un arnés de escalada. sosteniendo una foto de mí misma. Una mirada cruzó por su rostro y me miró un momento antes de decir: —Todo estará bien. la suavidad de sus sábanas de algodón. —Buenas noches. salió de allí y se dirigió al baño. Ciertamente nunca he dormido en su cama. pasando mis manos por las curvas de su cama de madera. La recogí y desde atrás cayó otra foto. Quizás no había querido volver. Mi corazón se zambulló y mi mano tembló. Me encogí de hombros. —Tomate tu tiempo. Nunca he estado en su habitación antes. . sonriendo. Sin él.

Esperé. me metí en unas muy necesitadas horas de sueño. Pasé la siguiente hora mordiéndome el labio. enterrando mi cabeza debajo de su almohada y respirando los deliciosos y tormentosos aromas que eran todos de él. queriendo salir y verlo. En un momento salí de la habitación y fui al vestíbulo. luego dejándome caer de nuevo sobre la cama. . Me deslicé entre las sábanas y rodé sobre mi costado. medio esperando que viniera y me confrontara o algo. dando vueltas en la sala. medio sentada. Sabría que había estado fuera. Pero luego de unos pocos pasos pude oír que él también estaba despierto. cerrando la puerta detrás de mí y encogiéndome cuando hizo un clic. seguido de un largo retardo antes de que los pasos se alejaran por el vestíbulo. y me encontré deslizándome a escondidas de vuelta en su habitación. exhausta.Esperé desesperadamente que estuviera en lo correcto. escuchando mientras la puerta se cerraba suavemente. Pero no lo hizo y eventualmente dejé de ser una maníaca y.

dormido. Spence estaba en la mesa del comedor tomando un plato de cereal. —Él me miró de arriba a abajo—. Lincoln estaba en el sofá. tenemos que ir a la escuela. Agnes de Mille M e desperté la mañana del jueves para encontrar mi ropa. Me vestí y salí a la sala de estar. Había una parte de mí que sospechaba fuertemente que no estaba dormido. —Sí. tratando de no despertar a Lincoln. limpia y doblada. . Y tú tampoco. Saldré a correr y cuando vuelva. Pero no iba a descubrirlo. Y tengo un uniforme de repuesto en la escuela. vestida de esa manera. Probablemente olía a plátanos viejos. El hombre era un guerrero de guerreros. —Yo no. —Arrugué la nariz ante la idea del uniforme metido en la parte trasera de mi casillero. Él al menos se merecía eso de mí. Necesito tu ayuda. al final de la cama. El destino se da a conocer en silencio”. —¿Quieres un poco? —ofreció Spence en voz baja. Sabía que él lo había hecho durante la noche y casi me eché a reír a carcajadas por lo patéticos que éramos. —No —le dije—.Traducido por Malu_12 Corregido por Lizzie Wasserstein “No hay trompetas sonando cuando se toman las decisiones importantes de nuestras vidas. irás. dudaba que él durmiera fácilmente con otras personas despiertas y a su alrededor.

Spence consideró esto y por el encogimiento de hombros y sus dos últimos sorbos gigantescos de sus cereales. —Eden. —¿No llamarán a su madre si ella es enviada a casa enferma? —Sí. la escuela no es para mí y ahora mismo. ya tenían que lidiar con ella más de lo que les gustaría. Si no lo hubiera sabido. Será más fácil cubrirla de esa manera. Él asintió sin dejar de masticar. Solo quiero asegurarme de que Steph va. —¿Te he dicho lo mucho que amo tu racha taimada? —dijo en voz alta. si de alguna manera ella estaba señalándole que parecía faltar algo bastante importante. Todos ellos le tienen miedo a su madre de todos modos. me habría engañado. pero había algo en su tono que estaba escuchando cada vez más… la duda. Griffin difícilmente se molestaría en comprobar si voy o no. entonces no se lo indicarán. Llamé a papá de camino a la escuela y le hice saber que Steph y yo estábamos sanas y salvas y que íbamos a ir directamente a clase. Me pregunté si era por Caroline. Spence estaba bajo el glamur Steph. Puse los ojos en blanco mientras iba hacia la puerta. la primera señal de interés mostrándose. camines un poco alrededor y que la gente te vea quejándote de un dolor de cabeza. —No me importa si te gusta. Para cuando llegamos a la escuela. pero si estamos allí antes de que empiecen las clases. —Era verdad y con el baile escolar por delante y la señora Morris siendo una de las principales contribuyentes. parecía estar de acuerdo con que era una buena idea. Spence dejó la cuchara y miró hacia arriba. Él parecía aliviado. Él lo tenía todo bajo . con todo lo que pasa. Amaba los planes. Caroline siempre me había mirado como si supiera que algo estaba pasando. —Necesito que aparezcas como Steph. Las personas solo pensarán que decidió ir a casa y el profesor no se molestará en llamar a su madre.Spence gimió. Me ordenó ir directamente a casa después de la escuela.

¿verdad? —Lo sé. frustrada por no poder estar haciendo más. y odiaba no poder ser más útil. Spence pareció darse cuenta de eso y me devolvió el abrazo. diciéndole a la gente que se había ido a casa por hoy. Te apoyo. lo sabes. Después Spence mostró sus tácticas en el baloncesto. Por dentro y por fuera. incluso la mochila de baja altura.control. Pensé que no debería atraer más atención a nuestro grupo. Nadie lo cuestionó. también. —Ella estará bien. usada de manera que contrarrestaba el hecho de que estaba siempre repleta de libros. Yo me quedé ahí. su propia contribución. . Si llegaba el día. Eden. La extrañaba tanto. —Y contaba con él. En su lugar tuve que soportar doble Inglés y a Lydia Skilton tratando hiperactivamente de golpearme en la pista. su uniforme más ajustado y corto de lo regular. no debería haber dicho esas cosas anoche. La mañana transcurrió sin problemas y después de que Spence se hubiera asegurado de que un buen número de profesores y alumnos habían visto a Steph quejándose de un dolor de cabeza y calambres. él volvió a la normalidad. pensando que eso sacaría de ahí a Steph. Steph era una de las más confiables. Tenía que traerla de vuelta en una pieza. asegurándome de que la historia funcionaba. una manera de rescatar a Steph y mantener la Escritura segura. Y… —Él me apretó un poco más fuerte—… lo siento. El ver a Spence como ella trajo todo a la superficie y no pude evitar lanzar mis brazos alrededor de él. su cabello rubio perfectamente estilizado. Spence podría ser mi mejor esperanza de acabar con Phoenix. Sabía que Griffin y los demás estarían trabajando en un plan. Pasé por el resto del día con impaciencia.

como si realmente no quisiera seguir. —Gracias. Mantenerlo fuera. es solo que. Me daba vergüenza que Phoenix me afectara de la forma en que lo hacía y odiaba admitirlo.. pero cuando el auto se detuvo él estaba solo. rompiendo el incómodo silencio. No es que no quiera ayudarte. . —Creo que una defensa es algo que tienes que desarrollar por tu cuenta. Llamé a Griffin y le pedí un encuentro en privado. Sabía que tenía que ver a papá y de alguna manera encontrar la forma de volver antes de esta noche. ¿Qué está pasando? Jugué con el llavero colgando de la cremallera de mi mochila de la escuela.. No esas defensas. Griffin —dije.Mis dos últimos periodos de estudio estaban libres así que tomé la oportunidad y nos fuimos temprano.. —Entonces —dijo Griffin. Yo. pero claramente intrigado. él estuvo de acuerdo. necesito saber estas cosas. —Vaciló.. —Griff. Lo esperé fuera de la escuela.. Violet. Había mucho de qué hablar. Vacilante. Salté dentro. Cuando el Volvo de Lincoln entró por la calle pensé por un momento que Griffin lo había traído. cuando llegamos a mi casa. echando un vistazo a la parte de atrás. al ser hecha originalmente por elección. —Oh. Le pedí que me llevara a casa. —¿Más entrenamiento de combate? —No. pero los dos habíamos necesitado un momento—. No podía mirar a Griffin. Los alumnos lo hacían todo el tiempo y los maestros nunca se molestaban en hacer gran cosa al respecto. tu conexión con Phoenix es inusual.. bueno. Pero por el bien de Steph tenía que hacerlo. solo para estar segura. —Necesito que me ayudes a fortalecer mis defensas. tengo que ser más fuerte alrededor de Phoenix.

Griffin sonrió con solemnidad. anhelando escapar a algún lugar donde ningún otro ser viviente pudiera tocarme. —Eso no es cierto. Quería estar enojada. Hay una parte de ti. —¿Te refieres a Magda? Me encogí de hombros. nerviosa de estar trayendo el tema. No era Phoenix. pero no estaba segura de que se equivocara tampoco. manteniendo su expresión en blanco. miré a Griffin. La dicha. —Somos soldados en una guerra eterna —dijo. era lo que podía hacer. Miró por la ventana. —No digas… —No lo haré —dijo. como si eso fuera respuesta suficiente. No sabía si tenía razón. Había sido horrible para Griffin descubrir que ella había estado aliada con los exiliados y que lo había engañado durante tanto tiempo. decir algo que hiciera daño a Griffin en respuesta. No era real. una parte que trataba de ignorar. pero todavía estaba allí.Él asintió. —¿Cómo vas. de todas formas? —le pregunté. ¡lo odio! —Te creo. . aunque fuera él quien las estaba haciendo de esa manera. Pero no creo que eso sea todo lo que sientes por él. que elige dejarlo entrar. Era completamente falso. Siempre la bloqueaba. que pensaba en Phoenix de vez en cuando. todavía me sentía atraída por la posibilidad de escapar. tal vez tan profunda que no eres aún consciente de ella. Nadie había oído nada de Magda desde el día en que se fue furiosa. Sintiéndome culpable. —Si quieres defenderte de él sospecho que la clave está en realmente quererlo. Pero era también la razón por la que yo lo deseaba y aunque las cosas se pusieran más difíciles. Había una parte de mí. imprimiendo la verdad en sus palabras.

sé que nunca lo fue realmente. —Suspiró—. Magda ya no es una de nosotros.. pero tienes que creer en la humanidad. Magda y yo seguiremos siendo compañeros.. hasta que uno de nosotros muera o hagamos una solicitud formal. aún no estoy listo. trabajar con su propio conjunto de reglas flexibles.—Lo hecho. no tienes que creer en Dios. —¿Quiénes son los Renegados? Él subió un hombro y dejó caer las manos del volante. —¿Buscar otra compañera? —Sí. —¿Quieres. Magda le quitó ese derecho a mucha gente.. Me pregunté qué hacían si eran heridos ya que no tenían compañeros que los sanaran. no tienes que querer la paz mundial.? Me miró ahora. Hay algunos que optan por no hacerlo. o que no toman a un nuevo compañero después de que el suyo haya fallecido. —En teoría. —Él suspiró de nuevo—. hecho está. Me moví en mi asiento para enfrentarme a él de forma más directa. Me daba cuenta de que a Griffin no le gustaban mucho los Renegados. Obtendré un nuevo compañero con el tiempo. sino que por alguna razón optan por salir solos. pensativo. —¿Crees que volverás a verla otra vez? —Espero que no. Sus manos recorrieron el volante. De todos modos. pero nada de eso es para mí... porque si lo hago.. Mirando hacia atrás. prefiriendo simplemente deambular. Yo creo en el sistema. .. pero el concepto me fascinó. eso no significará nada bueno. La idea de que hubiera Grigori por ahí viviendo su propia vida. —Grigori que no son parte del sistema. en nuestro derecho a existir y ser libres. Para ser Grigori.. No forman parte de ningún territorio en particular. decidiendo en lugar del equipo de limpieza ser profesores o uno de los Renegados.

—Llegas temprano. Sabía que el que estuviera allí debía significar algo. alegre como siempre. él nunca había traído a Caroline a casa. una licencia de larga duración.—¿Así que no responden a nadie? —pregunté. No pude ocultar mi sorpresa. . Papá terminó lo que había estado escribiendo. —Hola papá. Seguía pensando en mi conversación con Griffin cuando abrí la puerta de mi apartamento y vi a papá sentado en la mesa del comedor. —Hola Violet —dijo Caroline. Y en todos los años que ella había estado trabajando para papá. como si se tratara de una práctica normal.. pero él me había jurado que nunca había cruzado trayectorias con ella. pero no se consideran parte de cualquier equipo y no son confiables en absoluto. pero no estaba convencida de que realmente fuera a estar allí. Él había dicho que estaría esperando por mí cuando llegara.. Ella jugó con uno de sus largos rizos caramelo. pasándole documentos. hola Caroline —dije con cuidado. Con Caroline. La mayoría de ellos trabajan en base a un contrato a cambio de ingresos y otros recursos. Tenía papeles derramados sobre la mesa y estaba tecleando en su laptop mientras ella se sentaba junto a él. Griffin había estado en la ciudad para entonces. —¿Es en eso en lo que se convirtió mi madre? —siempre me había preguntado cuál había sido su papel después de que se casara con papá y se mudara aquí. como si siguiera un manual para padres y sin reconocer el hecho de que teníamos un invitado. Por lo que entiendo tu madre siempre fue leal a la Asamblea. ¿Estás bien? —preguntó. —No. —Sí y no. pero después de lo de su compañero y encontrar a tu padre ella se tomó. tomó el siguiente documento de Caroline y miró hacia arriba. nerviosamente agarrando documento.

no me gustaba.—Sí. pero ella había cruzado una línea. por lo que expliqué que ya tenía planes para esta tarde y esta noche. redirigiendo su atención de vuelta a su trabajo.. Pero realmente no podía permitirme este tipo de atención. miró a Caroline y ella le dio una inclinación de cabeza. —Bueno. Yo. También ignoré a Caroline. »E iba a ir al cementerio esta tarde. sabía que era eso. período de estudio.. —Cámbialos —dijo rotundamente. Es. Si había algo que conseguiría que papá retrocediera en este momento. Lo siento por lo de anoche. pensando rápidamente—. Siempre nos habíamos ignorado en el pasado. Papá me miró en busca de un signo de engaño.. Realmente no planeaba llegar tarde a casa y traté de llamar —le dije. ¿Mi padre realmente estaba practicando una paternidad real? No pude contener una pequeña sonrisa. —No —dije. Era tan fuera de lo normal. llamando la atención de papá y no en el buen sentido.. puedes —dijo. Le disparé a Caroline una mirada que decía que sabía muy bien que esto debía ser obra suya. —¡No puedo! —espeté. después de todo. te quiero en casa más temprano por el próximo par de semanas. . Era hija de mi madre. —Sí. Solo queda un corto periodo antes de que la escuela termine y sé que la mayoría de tus exámenes están terminados. Pero justo en ese momento. le di una razón más. Era como si acabara de entrar en la zona de penumbra. tengo que ir a la noche de orientación para el curso de arte en Fenton. no puedo. como en un manual para hijas. pero tenía que mentir. Pero por si acaso. pero aun así tienes un par de temas en los que concentrarte. pero sostuve su mirada. dándome cuenta mientras lo decía que era en parte realmente cierto.

—Su voz había caído y era casi suplicante. Papá estaba cerca. lo cual sólo me hizo sentir peor. y no delante de Caroline. sé que estás ocultando algo. —Todo está bien. Solo dime que no estás en problemas. que lo era todo para él. no lo suficiente. Un velo de oscuridad flotaba sobre él y lo que parecía haber cambiado en él durante la última semana. Pero necesario. Me di cuenta entonces de que si algo llegara a sucederme. —Tenemos que volver a la oficina —espetó con una expresión angustiada. Caroline se movió rápidamente. Asentí torpemente. Extrañamos verte por allí. agarrando un montón de papeles. —Pasa por la oficina algún día. Ahora veía la verdadera historia. Decirle que iba a ver a mamá había sido cruel. James. No esperaba que dijera nada. pero no debería habérselo dicho así sin más.Me odié a mí misma al instante. Él asintió con la cabeza ladeada y se fue. Lo prometo. —Yo… esperaré abajo. Podría no ser una mentira. papá. . engatusó una voz más dura dentro de mí. El engaño tenía ahora más peso—. Sabía que él no saldría de su aturdimiento por hoy. Siempre había pensado que no estaba en su radar. Ella sonrió amablemente mientras abría la puerta. pero me sorprendió deteniéndose a mi lado mientras pasaba. —Violet. cambió de nuevo en un instante. deslizándose a su cubierta ligera. habría poco que mantuviera a papá con vida o con cordura. —Tragué saliva. Se puso de pie.

. Amada esposa de James Madre de Violet . y eso me ponía triste por él e incluso más enojada con ella. Cuando eso no sucedió. Había descubierto antes que si había algún anclaje en esta vida para él. Me arrodillé ante la lápida. más que eso. sabía eso. pero él había planeado amarme con ella. asegurarme que de ninguna manera él me culpaba. no tener que tomar mi mano. era ella. Papá y yo solíamos ir al cementerio juntos y era horrible. Papá la amaba tanto. pero siempre podía sentir su incertidumbre sobre la cantidad de refuerzo que requería su argumento. o peor. No soy suficiente. Completamente. No. Era esfuerzo suficiente para él solo mantener la compostura. Siempre me sentía como una intrusa en su… su… tiempo. Sabía que no lo hacía. el silencio del viaje en auto roto por una forzada conversación torpe. solo digamos que papá no era especialista en el departamento de seguir-con-espinas.. Se merecía visitarla solo. Soy un pobre hombre sustituto. Siempre me sentía un poco falsa cuando lo hacía. Papá me amaba. Mi cabello largo cayó hacia delante y rozó las palabras que conocía de memoria. Por eso era por lo que ahora estaba tan perdido. Él era su prisionero de por vida. y mucho menos llevar la carga de tener que incluirme. De una manera que era para siempre.Yo no visitaba a mi madre a menudo. Evelyn May Eden "Te encontraré de nuevo. mi amada”.

Negué con la cabeza. no lo habrías hecho.. Sabía algo de ella. también. —Lo siento. decepcionada de mí misma. y no podía perdonarla. tampoco. Sé que si fuera por ti. cualquier historia que hubiera escuchado alguna vez la aclamaba como una campeona. incluso. tú lo hiciste de esta manera. Era una guerrera Grigori. Los detendré. tal vez más de lo que papá jamás sabría. No dije ningún rezo. Se había sacrificado. —Pero Steph. Cerré los ojos. Y va a ser malo. eso no era del todo cierto. . Respiré profundo y empecé de nuevo.Quité las hojas húmedas que se habían pegado al mármol y coloqué un manojo de lirios blancos que había recogido en el camino. Deseaba poder llorar por ella de algún modo. pero como Grigori. Ella me había sacrificado a mí. Pero te prometo que haré lo que sea necesario por hacer esto bien. muy malo. pero nunca la había conocido. al menos le concedía eso. Como su hija. Ella había enfrentado a un poderoso rival con el que la mayoría no cruzaba caminos y había sobrevivido. —La enormidad de las batallas por delante pasaron sobre mí y consideré el precio de la promesa que acababa de hacer. Era una leyenda entre nosotros. Sabía que tendría pagar el precio por ello. porque estarán aquí. colocando una mano sobre la lápida de la madre que nunca había conocido o entendido y traté de no pensar ¿cómo pudiste? Tal vez eso sería lo máximo que sabría nunca. estaba segura de que ella hubiera estado dispuesta a sacrificar a Steph. —Las lágrimas brotaron—. No era lo mío y estaba segura de que no era lo de ella. pero todavía la respetaba a mi manera. —Le voy a dar a Phoenix la llave para la liberación de Lilith. y él va a hacerlo también. Su compañero había muerto. Sé que lo hará. Solo sabía de sus mentiras. Así que si crees que estoy haciendo las cosas mal. ella es mi familia. Como el hecho de que ella me sostuvo durante menos de cinco minutos antes de que eligiera dejarnos.. Siempre le llevaba sus lirios. Si pensara que Lilith volvería. juntos. Bueno. una salvadora. solo recuerda. tenía poca compasión que ofrecerle.

Alejándome de su tumba. me dio la sensación de que no pasaría mucho tiempo antes de que viera a mi madre de nuevo. .

Se sentía como una pequeña eternidad esperando por el auto para subir. Lincoln conducía. Eran las 7 pm. incluyendo a todos pero evitando mirar directamente a Lincoln. No estaba segura de ser capaz de detenerme de llegar a tocarlo. Lo dejará por ahora. continuaba zumbando a mí alrededor incluso mientras yo funcionaba en una aparentemente condenada existencia que ahora estaba arrastrando hacia abajo a la gente que más me importaba. pero —solté un suspiró—. Me inquieté mientras esperaba. ¿Y quién está dispuesto a destruir una pieza de su propio corazón?” Alexander Solzhenitsyn M e pare en la acera afuera del edificio de mi apartamento y maravillada de cómo el mundo. siempre-consciente. Griffin subió al frente y Spence golpeó abriendo la puerta trasera desde el interior. —Tendrémos que darle algo en qué pensar de manera que podamos manipularlo. Faltaban dos horas. contenta de salir del frío. —¿Tuviste algún problema con tu padre? —preguntó Griffin. no sé por cuánto tiempo. Griffin me dio un asentimiento. —Él sabe que algo está pasando.Traducido por Silvia Carstairs Corregido por Lizzie Wasserstein “…. —Hola —dije. Salté dentro. mi mano nerviosamente frotaba la empuñadura de mi daga.la línea que divide el bien y el mal corta a través del corazón de cada ser humano. .

haciendo a Lincoln a mirar atrás en nuestra dirección antes de que pudiera detenerse a sí mismo. Él está sanando a un ritmo notable. No solo era la escena del crimen. en la zona de no estacionarnos. como si leyera mi mente—. Los nudillos-blancos apretados en el volante indicaban lo contrario. sino que sin Dapper y Onyx… se sentía mal. El tipo de seguridad tiro de la puerta abriéndola. Me moví en mi asiento. —Bonito cabello —dijo Spence con una sonrisa.Él estaba en lo correcto. Fue un paseo corto al Hades y nos detuvimos por el frente. Mi mano fue auto conscientemente a mi cabello. pero no podía entrar en eso ahora. tranquilamente y aparentemente en control. —Yo no quería tenerlo en el camino. Sabía que eso solo involucraría más mentiras. —Solamente en caso de ser necesario. ¿A dónde vamos? —Al Hades —dijo Griffin. Estaba sorprendida. coleta alta. inquieta con la idea de volver ahí. Realmente me gustaría saber más acerca de lo que él es. Ese hombre parecía como si hubiera sido vuelto al revés hace menos de veinticuatro horas. . Sus ojos estuvieron inconscientemente trabados y mi pecho se sintió aplastándose bajo el peso de su hermosa mirada. No es de extrañar que Griffin quisiera saber más. —Vamos simplemente a recuperar a Steph —dije. —¿Así. que él está bien? —Magullado y maltratado pero de pie y caminando por aquí y por allá. —Dapper está de regreso —dijo Griffin. —Tú no estarás luchando esta noche —dijo Lincoln. lo había atado dentro en una inusual. Claramente Lincoln no estaba de humor para respetar la ley.

se miraba como si hubiera sido golpeado por un autobús. —Somos Griffin. de que incluso con compañía él todavía había sentido la necesidad de cerrar con llave. Kaitlin y Samuel estaban colocados en un sofá. ¿Quizás deberíamos haber ido a algún otro lugar? —No parecía justo llevar arrastrando a Dapper en todas estas cosas. Violet y Spencer —le dijo Griffin. —Él insistió —dijo Griffin. Sentí una punzada de culpa. Debe estar fuera del hospital en pocos días —dijo Spence. Parecía preocupado por él. Tomó un rato pero eventualmente escuchamos una voz al otro lado. Dentro del Hades. el lugar estaría a reventar. las mesas del restaurante se fueron llenando y el bar estaba justamente iniciando por la noche.—¿Alguna palabra sobre Onix? Preguntó mientras pasábamos por delante. pero había algo más también. con moretones sobre su cara y mejillas hundidas. Dentro de poco. Quiero decir. Escuché su gruñido y luego de un número de chasquidos mientras Dapper liberaba lo que deben haber sido al menos ocho cerrojos. especialmente cuando no había querido estar involucrado en primer lugar. mientras Archer y Beth estaban sentados en taburetes en el mini bar. La puerta se abrió y Dapper permaneció al lado para dejarnos entrar. Se miraba increíble. —Griffin —dije—. Fuimos directamente por la puerta sin marcas que nos llevaba hasta arriba y nos dirigimos al apartamento de Dapper. . —Oh. recordándome que no debía incluso preguntar después yo misma por Onyx. Lincoln. No estaba solo. Griffin llamó a la puerta. consideradamente garantizando a Dapper no recibir sorpresas cuando abriera la puerta. Fue un poco sorprendente escuchar que había sido Spence quién había ido a visitarlo. —¿Quién es? —llamó en su normal tono brusco. pero esto era más que una mejora significativa. —Lo vi hoy. Me preguntaba si ellos se estaban volviendo amigos. Temor.

—¿Debería preguntar? —respondí. Imaginé que él ya lo sabía. Parecía algo muy grande para ser dicho por él. conteniendo las lágrimas que me tomaron por sorpresa. —No. conmigo sobre sus talones. Él nunca lo admitiría. Obviamente. el día de la planificación no había resultado en alguna brillante idea. Casi como si alguna clase de promesa hubiera pasado entre nosotros. . no esperando tener esta discusión frente a cada uno sino complaciendo si es necesario. no había ayudado a nadie. decidiéndose por el sofá libre y no un taburete. —Lincoln te lo quitó —dije.—Estoy tan contenta de que estés bien —dije. tú eras la única para entenderlo y liderarlos. No me molesté diciéndole que esas cerraduras podrían mantener a raya a un exiliado por un total de cero segundos. Miré a los otros. necesitándolo entender que yo no había hecho nada bueno. a todos aquí. —No —dijo Lincoln. cerrando y echando el cerrojo de la puerta con sus nuevas medidas de seguridad. a menos que quieras saber —dijo Dapper. »Por lo tanto —dijo Dapper. Te debo una. lo hago —dije. Con todo lo demás pasando. —Podría no haberlo estado si tú no hubieras llegado aquí tan rápidamente. —En realidad. con una determinación plana en mi tono. pero Dapper y yo nos habíamos convertido en amigos. pero era verdad. No lo hará. ¿Cómo sugieres tener a esa chica de vuelta? Nadie respondió. desde su asiento a través de la habitación—. volviendo hacia el interior de la sala de estar. Griffin me lo dijo. —Voy a darle a Phoenix La Escritura de los Exiliados como una transacción —dije. tuve poco tiempo para pensar en los otros que habían sido heridos. Ambos tomamos un asiento—. —Aun así. Fue mi culpa en primer lugar. Él se encogió de hombros. No habría durado mucho más tiempo con ese cinto envuelto alrededor de mi cuello.

—No voy a dejarte ir ahí por tu cuenta. eso estaba funcionando. —Pero todo eso cambia una vez que él tenga La Escritura en sus manos. Lincoln entonces me miró. Por las miradas en algunas caras. Era la única cosa que me detendría de absorber todas las humillaciones que había cargado dentro de esa única frase. —Ella tiene razón —dijo Griffin y supe que lo había lastimado ir contra Lincoln de esta manera. Él es demasiado fuerte y tendrá exiliados en todas partes. ¡Ta da¡ Me había golpeado con cruel criticismo. pero él estaba jugando con la habitación desestabilizándome y haciendo dudar a todo el mundo de que yo era la persona correcta para hacer eso. Él sabía que lo que me había dicho era cruel. tomó un momento. sosteniendo encima mi ira. —Me dijiste tú mismo. . Él sabría que tú estarías por ahí y que podrías regresarlo en un instante. —No se trata de eso —dijo. Bueno. pero no mirándome. Pero quiero estar en su oído todo el tiempo. Y ahora tengo la habitación. No lo veo arriesgarse frente a ti en un uno a uno. Lincoln se levantó y dejó caer su cabeza—. y luego me puse a trabajar. pero él sabría que los Grigori estarían cerca. que Phoenix no le hará daño a Steph siempre que él necesite la Escritura. Esto podría no servir a sus propósitos para emboscarme. Lincoln. Bien. El hombre tiene la determinación de una espada. —¿Qué? ¿Qué significa eso? —pregunté. todavía en calma. Y tiene demasiado poder sobre ti. —Gracias por el voto de confianza —dije. —Cierto. preocupada de que él fuera a dominarme o algo así. Dos pueden jugar a esto. Controlé mi respiración. Creo que estás olvidando que él ha estado apareciendo a mi alrededor por las últimas seis semanas y no ha tratado de herirme. No eres lo suficientemente fuerte para luchar con él. Si me mata en la cafetería él estaría jugando limpio.

—Son difíciles de detectar pero. Me preguntaba por qué se molestaba desde que las dagas Grigori eran la única arma que realmente funcionaba. Si. Solamente dale la maldita cosa. Esto va a ir realmente bien. Coloca el broche en tu ropa y el auricular adentro… bien. No pude ocultar la sonrisa. señalando a Samuel. Era un diminuto auricular y un pequeño broche plateado. Supongo que también pueden venir a la mano en un aprieto. protegiéndonos nosotros mismo con dagas y algo más que se sintiera adecuado. Miré hacia abajo. haciendo eco a mis pensamientos—. Tener esto indudablemente no hace daño. Dapper y yo nos giramos a una esquina. También me fijé en algunas granadas en el interior de su saco. Él le entregó algo pequeño a Lincoln y luego otra cosa a mí. Lincoln. —Nuestras espadas son muy poderosas.—Eso es comprensible —le dijo Griffin a Lincoln. por cualquier razón. solo por si acaso. Virutas de mi espada Grigori han contribuido a un buen número de mis armas. Grandioso. quien abrió una gran caja que estaba reposando encima del mini bar. tú vas a la deriva —dijo Samuel. —Tendremos ocho. por otra parte. su espeluznante grito te dejara saber si ella te necesita. ellos crean un espejismo así no hay posibilidad. Griffin continuó. di la palabra “cereza”. Cada uno gradualmente tenemos posibilidades juntos. A tu gente le gusta hacer las cosas complicadas. Samuel era como un arsenal ambulante. no puedes hablarnos directamente pero nos necesitas. no compartía nuestra diversión. fundida y mezclada con plata pura podemos tener éxito. . Phoenix y yo en una conversación y Lincoln escuchando a escondidas. reflejando la luz. Debo haber estado embobada porque él guiñó hacia mí y sacó su espada. como grabados. incluso con la más pequeña astilla. —Se encogió de hombros—. Corriendo hacia un lado se hallaban delicados surcos. ladeando una sonrisa. —Cristo —dijo Dapper. Grigori alrededor del perímetro más yo mismo y Lincoln a cercana distancia. »Si ves algo que te haga pensar que es una emboscada o situación de cualquier especie llámanos. Realmente necesito un libro sobre estas cosas.

—No puedes ir allí conmigo —dije después que habíamos caminado la mayor parte del camino en silencio. No podía pensar en Steph.—Pero entre más fuerte es el exiliado —intervino Griffin—. Dos pensamientos me vinieron a la mente cuando vi esto. —Chicas tienen que regresar algunos de mis libros —dijo. muchísimo. imperturbable. ¿verdad? Estuvo en silencio por un rato. Lincoln me acompaño a Masa para Pan. Dapper me sorprendió por enfundar una espada de aspecto impresionante y lanzarla sobre su hombro antes de salir. percibiendo mi preocupación. —Por un lado si. la cafería de tarde-noche. más probable que ellos sean inmunes a cualquier otra cosa que la fuerza pura de una espada Grigori. Me dio una media sonrisa. Samuel se encogió de hombros de nuevo. mi boca ahora seca. Griffin no creía que las espadas especializadas de Samuel pudieran funcionar sobre Phoenix. Asentí con la cabeza. —¿Te importa explicarte? . Supongo que podía entender que Dapper no buscaba quedarse atrás de nuevo. —Lo sé —dijo. Steph se había ganado su cariño. —Piensas que estoy cometiendo un error. a la que Phoenix se refería como “nuestra”. No hasta que la haya recuperado. Empuje el pensamiento aparte rápidamente. no. Le dije que no era necesario. pero no se miraba como del tipo de pelea. Kill Bill y voy a tener que ampliar el rango de mi arma. sonando al mismo tiempo resignado y preocupado. Su respiración se intensifico. Por el otro. Él había sido completamente maduro y me ignoró. Eso era una mentira.

Pero estaba consciente de mucho más. o lo que quería que él escuchara. brillando en varios tonos. permaneciendo frente a Lincoln. Moví mi sensibilidad dentro de la cafetería a través del techo.—No realmente. tal vez. Su mirada parecía concentrarse en mí. —Cuatro. y conecté con los sentidos. en pares. pero no podía ver qué era. Uno escondido en el callejón detrás de la cafetería. uno en la entrada trasera. Moví mi sentido a lo alto así tuve ojo de pájaro para ver y captar el área principal. Aquí estamos. naranja suave. La atención de Phoenix se volvió al techo. Sentía una oleada de poder. —Miró hacia la cafetería al otro lado de la carretera—. Una ilusión. no exactamente segura de lo que estaba tratando de decir. El intercambio. también. una clase de fucsia. Dejó de caminar—. Phoenix estaba en la parte posterior. —Luego decidí investigar más allá—. ¿Cuántos puedes sentir? Me concentre por un momento. como si pudiera verme observando desde arriba. Percibí a Griffin. y cerca de él algo más que no reconocí. demasiado. No estaba realmente viéndolo completamente. tranquilamente. —Sé que puedes —dijo con tristeza—. en el fondo de mi núcleo. Tres. y era capaz de tomar esa conciencia de dondequiera yo lo quisiera. salpicado alrededor. casi dorado. Reconocí a Spence de alguna manera. mirándolo directamente. Él no brillaba rojo como los otros exiliados. Me detuve junto a él. Espera… —Profundicé en la fuente de mi poder. solo sabía que era él. Solo deseo que no estés haciendo esto tan imposible para mantenerte segura—. era algo más. más de lo que estaba seguro podía controlar si lo dejaba ir completamente. creo que la elección es correcta. Era azul. También pude ver a los Grigori. uno en la azotea. —Haría cualquier cosa por alguien que amo —dije. Una presencia estaba a su lado. salí de nuevo de mi misma y trastabillé sobre el pavimento. Todavía estaba ahí. Sobresaltada. Ese es justo mi punto. Solo eso. Los exiliados sobresalían como pulsantes puntos calientes. Lincoln sostuvo mi brazo cuando me incliné y contraataqué la . Ni Grigori ni exiliado.

sensación que estaba en alguna parte entre una gripe asesina y mareo de
carretera. Quería bajar sobre el suelo y descansar, recuperar el aliento. Pero
no podía. Me forcé a mí misma erguida y tragué de nuevo la bilis elevándose
en mi garganta.
¡Contrólate! Si me caigo en pedazos ahora, Linc probablemente
empezará a gritar ¡”Cereza, cereza”! ¡Por el amor de Cristo!
—¿Estás bien? —preguntó, mostrando su preocupación.
Asentí con la cabeza, de alguna manera permaneciendo erguida.
—Solo mareada.
Sintió mi frente.
—Más que mareada. ¿Dónde estuviste?
Estaba observándome muy de cerca. En busca de mentiras. O tal
vez para ver si yo misma podría hacerme funcionar.
—Yo… Es difícil de explicar. —Concentrada en desacelerar mi
respiración, cada respiración me conectaba más a la tierra.
—Trata.
Tragué y limpié el sudor detrás de mí cuello.
—Es como que puedo… no lo sé… usar los sentidos para ver cosas
lejanas. Ir a lugares, ese tipo de…
Los ojos de Lincoln estaban muy abiertos.
—¿Cuánto tiempo has sido capaz de hacer eso?
—Desde el ataque al Hades, pero no sabía cómo lo hice después.
Esto ha pasado algunas veces más desde entonces. Es como supe que los
exiliados estaban en el aeropuerto, cómo te encontré con Nahilius. Esta es
la primera vez que he controlado esto por tanto tiempo, aunque,
empujándolo hacia afuera tan lejos.
Y ahora estoy pagando el precio.
Agarró mis hombros, sacudiéndome.
—Escúchame. No lo hagas de nuevo. No por cualquier razón. No
hasta… Hasta que sepamos lo que es. —Miedo rodando fuera de él.
Asentí con la cabeza, alarmada por su ferocidad.

Dejó caer una de sus manos, recorriéndola a través de su cabello.
—Debemos conseguir que vuelvas al Hades —dijo, comenzando a
mirar alrededor y excavando dentro de su bolsillo.
—No te atrevas a sacar tu teléfono. Voy a ir allí, si tú lo quieres o no
—dije tirando el brazo fuera de su dominio, casi perdiendo estabilidad por
cómo lo hice.
Nos miramos el uno al otro. Él sabía que yo no estaba cerca de
alejarme de nuestra única oportunidad de tener a Steph de vuelta.
Eventualmente, suspiró y supe que era la única concesión que obtendría.
Pero luego sacudió su cabeza.
—Deberías habérmelo dicho. —Sacó su mano fuera de su bolsillo.
Vacía.
—Lo sé. Lo siento. Pero ha habido mucho, demasiado, que ha
sucedido, y solo no quiero admitir que había otra cosa acerca de mí que no
podía explicar. Y eso era verdad.
—¿Alguien más lo sabe?
Mátame.
Consideré hacer algo, negarlo, pero no podía continuar con mi
estúpida honestidad rayando.
—Creo que Phoenix se lo imaginó. Él lo llamó una “Visión”. Y cuando
estaba usándolo justo ahora, fui dentro de la cafetería. Creo que me sintió
ahí.
Lincoln apretó su mandíbula y dio una inclinación de cabeza.
Colocó su auricular dentro y me abrochó la clavija del micrófono. Hice lo
mismo y miré mi reloj. 9 pm.
—Mejor me voy.
Asintió con la cabeza, lo que se tradujo a Vamos a hablar sobre esto
más tarde. Me enganché mi mochila, que en realidad no contenía la
Escritura pero era un buen señuelo.
La Escritura real estaba escondida dentro de mi chaqueta.
—Cuando consigas atravesar la carretera, habla en el micrófono,
solo así sabré si tengo recepción. Luego espera a escucharme responder.
—Está bien.

Esperé por algunos autos y avancé sin prisa atravesando la carretera.
—¿Me tienes? —pregunté.
—Te tengo —llegó la voz de Lincoln completamente alta y clara
como si estuviera justo a mi lado.
Estas cosas eran buenas.
—Lo siento —espetó, tomándome por sorpresa—. Las cosas que dije
antes en casa de Dapper. Estaba mintiendo. Eres lo suficientemente fuerte
para enfrentar a Phoenix.
Me mordí el labio. Él estaba reagrupando, queriendo que creyera
en mí misma ahora en caso que todo esto fuera panza arriba.
Medio sonreí, sin saber si él podría salvarme.
—No estabas mintiendo Linc, estabas intentándolo y… puedo vivir
con eso.
Él no dijo algo más mientras yo hacía la entrada a Masa para Pan
después de una rápida frotada de las puntas de mis dedos sobre mi daga.
—Ten cuidado —susurró, justo mientras daba un paso dentro.

Traducido por Gry
Corregido por Lizzie Wasserstein

“La tentación es como un cuchillo, que puede cortar carne o la garganta
de un hombre; puede ser su comida o su veneno, su ejercicio o su
destrucción”.
John Owen

P

hoenix parecía relajado; inclinando hacia atrás, las piernas
extendidas y cruzadas en los tobillos como si no tuviera
preocupación en el mundo. Parecía como si fuera la única
persona en la mesa, pero yo sabía que había algo más allí desde que había
explorado la cafetería antes.
Anduve despacio, pero con seguridad, chequeando a los otros
clientes, consiguiendo una buena mirada al personal. Esta noche, no quería
alguna sorpresa.
Phoenix me miró pasar más cerca, una mirada divertida en su cara
que me tenía apretando mis puños. Me metí entre unas sillas y finalmente
alcancé su mesa que estaba muy atrás. Él ya había tomado el asiento con
la posición más ventajosa. No me senté.
—Buenas noches, amante —dijo él, sonriendo con satisfacción. Su
cabello parecía casi vivo, como llamas negras y violetas con rescoldos de
plata. Me pregunté si la gente normal lo veía del modo en que yo lo hacía
y si ellos estaban distraídos por ello.
—Es agradable verte —su sonrisa se ensanchó—. En carne.
Entonces él me había sentido antes.
Bien, bueno.
Al menos él sabía que yo estaba aprendiendo a controlarlo, sea lo
que sea que eso fuera.

—¿Dónde está ella? —pregunté, teniendo mis emociones bajo
control, solo dejando que un poco de mi desdén saliera sigilosamente.
—Aquí mismo —dijo, contemplando su lado. Él acarició la silla a su
izquierda―— Y si tomas asiento, la revelaré. —Sus ojos vagaron,
pretendiendo dar un vistazo—. La gente está mirando.
Me senté, no porque él quería que lo hiciera, sino porque yo quería
ver a Steph.
—¡Muéstrala! —exigí y rápidamente lo lamenté.
Él estaba a gusto por tener poder sobre mí y era suficiente que él ya
hubiera demostrado que podía mantenerla escondida de mí.
—Por favor, Phoenix —añadí, suavizando mi voz considerablemente.
Mi cambio del tono debe haberlo agarrado fuera de guardia. Él
agitó una mano por el aire, como si las cosas en desacuerdo hubieran ido
diferente, y reveló a Steph.
Jadeé.
Ella estaba inconsciente y tenía una gran contusión azul-verdosa en
su mejilla, mientras la sangre en sus venas estaba muy a la vista corriendo
abajo por el lado de su cara. Le devolví una mirada de odio a Phoenix y
estaba a medio paso con la intención de meterle un puñetazo, cuando él
levantó una mano, me miro directamente a los ojos y dijo;
—No fui yo.
Me quede congelada el tiempo suficiente para que añadiera:
»Ellos lo hicieron antes de que yo llegara a ella. Te di mi palabra de
que no le haría daño y desde el momento en que ha estado conmigo, no
ha sido tocada o dañada de algún modo.
—¿Por qué está inconsciente, entonces? —disparé. Pero me volví a
enderezar.
—No inconsciente, dormida. Solo hasta que hiciéramos el trato.
Pensé que sería mejor para cada uno de esta forma. —Sus cejas se
levantaron—. Ella no siempre sabe cuándo debe callarse.
—¿Cómo? ¿La drogaste?
—No necesité hacerlo. —Se inclinó un poco y bajó su voz—. Soy
mucho más poderoso de lo que me das crédito.

El tipo estaba cómodo mintiendo como diciendo la verdad y la
historia mostraba una mala trayectoria, pero aun así me encontré
creyéndole.
Pero no puedo confiar en mis instintos alrededor de él.
Él levantó sus cejas, leyendo mi confusión.
—¿Va a estar bien? —pregunté, mi fuerte exterior vacilando un poco
justo cuando trataba de ocultar mis emociones. Steph parecía tan frágil, su
pequeño cuerpo, por lo general sostenido con una parte entera de réplicas,
estaba doblado en la silla. Luché contra el impulso de ir hacia ella. Yo sabía
que eso no estaba en a mano todavía.
—Salvo la contusión en su cara, ella no fue tocada. Estará bien.
Otra vez, quise creerle. Entonces noté algo extraño. Él no me estaba
influenciando, empujando sus poderes hacía mí. Lo miré con recelo.
—Solo quiero esto hecho —dijo él, otra vez leyendo mis emociones.
Asentí con la cabeza. Pero esta vez, no tenía la misma fe en sus
palabras.
—Prométeme que la dejarás libre sin peligro.
Él miró alrededor de la cafetería, claramente indiferente por la
conversación.
—No tengo ningún uso para ella después de esto.
Estaba tan bueno como lo que iba a conseguir.
Sin él empujando y tirando de mis emociones, vi una abertura, algo
que me recordó quién solía ser.
—¿Por qué no darme directamente la Escritura Grigori? Sabes que
no está destinada a los exiliados.
Él se rio, de verdad divertido, y sacudió su cabeza.
—No me importa tu estúpida Escritura Grigori. Ni siquiera la miré.
Me burlé con incredulidad.
Él se encogió de hombros como si no le importara lo que pensaba.
—Es verdad. Tampoco lo ha hecho otro exiliado.
Está bien
escondida y ya conozco los nombres y las caras de los Grigori que tengo

intención de destruir. No estoy interesado en perseguir a la mitad de la raza
por el resto de mi vida, pero… —Pareció que él se relajó y se tensó al mismo
tiempo que me fulminaba con la mirada como si quisiera que entendiera la
importancia de lo que decía—. Tuve que pagar un precio para llegar a
donde estoy hoy. Aquellos que me siguen creen que la persecución de los
Grigori es muy importante. No puedo ir con éxito en contra de ellos por
ninguna buena razón. Es el modo que es.
—Entonces ¿no planeas usarla? —pregunté, confundida.
—No si puedo evitarlo. Quizás podrías encontrar algo de valor para
intercambiarla. —Sus ojos vagaron sobre mí de un modo íntimo—. Puedo
pensar en una cosa por la que yo querría cambiarla…
—¡Hijo de puta! Voy a entrar. —Escuché que Lincoln decía en mi
oído.
—Eso no estará pasando —dije rápidamente, a ambos.
Phoenix sonrió.
—Pero hasta entonces, si estuviera en mis intereses utilizarla…
Él no tenía que terminar. Yo sabía el final. Phoenix era egoísta antes
que nada.
Esperé con aliento entrecortado, pero Lincoln no estalló a través de
las puertas.
—¿Qué esperas que pase si la traes de vuelta? —Seguí. Yo he visto la
línea de tiempo de los archivos de los exiliados a los que Griffin pudo
acceder. Phoenix había pasado cientos de años en forma humana antes
de que Lilith fuera devuelta y sus caminos apenas se habían cruzado. Para
todos los intentos y propósitos parecía que uno o ambos habían
desconocido al otro.
—A veces no sabes lo que tienes hasta que lo pierdas.
Tuve que apartar la mirada. Sentí un chorrito de intensa emoción que
estaba segura él no tuvo la intención de que se escapara.
—Y de todos modos —dijo, rompiéndose de dondequiera que él
hubiera estado, cerrando cualquier puerta que había sido abierta—. Yo era
un exiliado diferente entonces. Confuso. Ya no pongo en duda mi lugar.
—¿Un poco tarde para buscar la aprobación de mamá, no es
cierto?

—Siéntate —dijo él. que comenzaba a babear. No sé por qué esa no se había curado totalmente… tal vez porque realmente no lo quería Era un recordatorio. Lo hice. pero solo logré conseguir una libre. la que había sangrado en el cáliz en Jordania. Tengo exiliados colocados alrededor de la cafetería. Comencé a bajar la cremallera. pero yo podría ver que él no estaba totalmente enojado. Él mantuvo un apretón en mi muñeca derecha. Yo no voy a dejarte meter la mano en tu chaqueta para sacar algo que no puedo ver. pero él agarró mis muñecas. Me pregunté si el estado durmiente que Phoenix había impuesto sobre ella le hacía más daño cuanto más tiempo permanecía así. Él sacudió su cabeza hacia mi bolso. No eran mentiras. —Está en mi chaqueta. La gente miraba. Uno en el tejado mirando dentro y uno mirando por la ventana trasera. . Separé mi brazo de él otra vez y esta vez él me liberó así yo podía estar de pie. —No soy idiota. —¿Qué demonios estás haciendo? —disparé hacia Phoenix. enroscando mis manos para evitar su asimiento. haciendo subir mis pulseras y dirigiendo su pulgar firmemente sobre la débil cicatriz que permanecía allí. antes de que pudiera parar. una espantosa determinación me abandonó sin duda. —¿Violet? ¿Estás bien? —habló Lincoln urgentemente en mi oído. aumentando el espacio entre nosotros. —¿Está allí? —Él estaba preocupado ahora. La cara de Phoenix se endureció. Él no pararía hasta traer de regreso a Lilith. Mis ojos se lanzaron a Steph. —¡Auch! —dije. su voz distante. ―Terminemos esto ―dije. conteniendo mi voz. Violet. luego me recuperé rápidamente. Él suspiró. pero empujé mi silla hacia atrás. —Escuché que Lincoln susurraba en mi oído.—Cuidado. Sacudí mi cabeza.

—Prométeme que tan pronto como la tengas la liberarás y la dejarás libre —dije. sus manos se deslizaron dentro de mi chaqueta y sentí el familiar conflicto de impulsos que siempre venían cuando él estaba cerca. él está jugando contigo. En ese orden. Limpié mi mente y me concentré en mantener mi guardia arriba. amante. divirtiéndose. Incluso no lo miré. Hasta. —Manos en la mesa —dijo Phoenix. que. la urgente necesidad al mismo tiempo que la repulsión y el odio que . Phoenix se inclinó. No dejes que haga eso —llegaron las apresuradas palabras de Lincoln. él tendrá todo el poder. —Violet. Podía oír a Lincoln casi echar humo del otro lado. Una cosa que él no sabía era que esta clase de comportamiento solo inspiraba recuerdos que alimentaban mi odio hacia él. Si quiere hacer este intercambio. —Como desees. entre dientes—. —Solo apresúrate —dije. Phoenix desabrochó mi chaqueta. No respondí. —Tendrás que acercarte un poco más. Una vez que él tenga sus manos en ti. abriré tu chaqueta y tomaré la Escritura. —Según recuerdo. —Me alegra saber que me estás escuchando —dijo Lincoln. tener a Griffin en la unidad de comunicación Acerqué mi silla. trataré con él más tarde. Con suerte ellos lo atraparán cuando él salga. Ah bien. Nota para mí: la próxima vez. recordándome que yo hacía esto para salvar a Steph. y por la puerta trasera —añadí. no te gustan las cosas muy rápidas. queriendo darle a Lincoln una pista en cuanto a cual área teníamos que cubrir. Jesús.—Si sacas algo de tu chaqueta ellos entrarán. despacio. escúcheme. sonando enojado.

él es como la miel. Podía probarla detrás de mí garganta era como tragar el paraíso. Sintiendo que él tenía el control. imposible de escapar y encendiendo el deseo. Él la encontró inmediatamente. su cabello centelleaba como una diminuta demostración de fuegos artificiales. corrió sobre mí. Steph está allí. Él decía algo importante. en cambio la deslizó debajo del frasco hacia mi cadera. Sus ojos marrones oscuros se arremolinaron con un hambre que yo no podía describir sino también… entender. Phoenix estaba tan cerca. No me importaba lo que Griffin dijera sobre que tenía que ser yo quien quisiera que parara. Yo estaba en otra parte. pero sus palabras se escabullían demasiado rápidamente. Gemí antes de que pudiera detenerme. pero no había nadie en casa. levantado para ser sustituido por algo simple y dichoso. el cual yo me esforzaba tanto por ignorar. nada podría parar este tren carguero. »Violet. subiendo mi camiseta y exponiendo una línea de mi piel. Anulando todo el daño. todo el dolor. mientras sangraba cada vez más y más emoción en mí. No podía responder. Miel. sustituyéndolo por deseo… su deseo. La Escritura estaba enrollada fuertemente en un frasco ubicado en diagonal a través de mi pecho. hundiéndose en el fondo. En algún sitio fácil. pero no quitó su mano. . —Todavía podrías venir conmigo —dijo él. Violet —me susurró la voz de miel otra vez. Una onda se rizó por mi cuerpo mientras las chispas volaban de las yemas de su dedo. »Steph te necesita. sus dedos se trasladaron a mi espalda mientras su otra mano ahuecaba mi cara. Era ambas cosas apasionado y egoísta. Phoenix puso poco a poco su silla más cerca. »Violet —dijo otra vez. de lujuria embriagadora y seductora.causaban un hambre intensa. —Violet —susurró Lincoln en mi oído. mira a través de la mesa. Todas mis preocupaciones. —Sus palabras se derritieron en mí. Al segundo en que su piel entró en contacto con la mía una precipitación de emoción.

—¡Violet! —dijo Lincoln. llevando la Escritura con él. Ahora despiértala y sal. tirando de mi estómago a mi alma. luego suspiró—. Él trabajaba mucho para sostenerme. Yo podía ver la gota de sudor que caía por su frente. Esto ayudó. tanto para sí mismo como para mí. desintegrando todo lo que él enviaba hacía mí. —Yo no te obligué a hacer nada —dijo él. Pero mis sentimientos por Lincoln eran demasiado fuertes y ellos siguieron quemando a través de la seducción de Phoenix. Él se levantó. . Phoenix inclinó la Escritura hacia mí. —Ya conseguiste la Escritura. Sabes lo que es real y es duro y duele y nosotros no podemos… Maldición. —Cada vez que tiras esa cosa hacía mí solo me hace odiarte más. también. —Más fácil para nosotros dos que sea así. Los ojos de Phoenix se ampliaron y él retrocedió. Phoenix recobró su calma y se sentó con los hombros caídos en su silla. —Retrocede a tu silla ahora o juro por Dios. pero parecía igualmente sobresaltado por su propio comportamiento. sus ojos comenzaron a abrirse. Steph se movió. Phoenix estaba claramente sorprendido por mi reacción. Vi ¡nosotros somos reales! ¡Ahora sal del infierno y saca a tu mejor amiga de ahí! Los destellos de otro tipo de deseo ardieron a través de la lujuria. Mordí con fuerza mi labio y probé la sangre. —Esa es mi chica —dijo Lincoln en mi oído. aturdida. pero él estaba sin aliento y claramente tomado fuera de guardia por mi capacidad de apartarlo. tan profunda que nunca sería llenada. poderoso o no que insertaré mi daga en tu corazón porque prefiero morir a ser tu prisionera. era dolorosa en vez de encantadora y mucho más difícil de lo que Phoenix me ofrecía. Phoenix estaba tan cerca. Sentí que una lágrima bajaba por la esquina de mi ojo. Una necesidad horrible. Esto no es real. ¿no crees? Lo fulminé con la mirada. No lo amas.

Te veré pronto. cariño. Steph. Él me pasó un vaso lleno y una pajita. como si ella sangrara por heridas de balas. —¿Cómo está? ―¡Sedienta! —dije. tratando de no gritar. más agua. —Todos están bien. —Los exiliados están en marcha aquí afuera. Me arrodillé al lado de ella. —Entonces su cabeza se levantó. Fuera de ello. Lucharon por mí. Lo siento. amante. sí… ayúdame. Salí de mi silla y fui hacia Steph. Fallando. Onyx todavía está en el hospital pero todos los demás salieron. Lincoln sonrió. empujando su cabello fuera de su cara. ¿Steph. —Estás a salvo. La puerta se abrió y alcé la vista para ver a Lincoln saltar sobre piernas y sillas. Lo siento mucho. Estás de vuelta. puedes oírme? Soy Vi —dije. . —Sí. Estoy bien.—Estoy seguro que no tengo que chequearla como estoy seguro de que hiciste una copia. —Gracias —dijo después de un sorbo—. pero fue rápido en agarrar una jarra de agua de la estación del camarero. ¿La tienes? —susurró Lincoln en mi oído. —Ellos… ellos trataron de detenerlos. Steph abrió sus ojos totalmente y tragó con dificultad. »¿Dapper y Onyx? ¿Samuel y Kaitlin? Exhalé. —Vi —murmuró. —Él se marchó por la puerta trasera. —Aquí. —Menos perdón. —Puse la pajita en la boca de Steph. Ella me dio una media sonrisa. pero bien. Lincoln alcanzó la mesa.

no que ellos se pusieron realmente en su camino. Onyx y Dapper. solo me imaginé que ellos fueron atrapados inconscientes. Salimos. puedes caminar. se necesitarían varias botellas. pero era más fuerte con cada paso. . cariño. Dapper ya estaba allí. los clientes estaban más que solo curiosos ahora. afrontando a los clientes. sin embargo. ella estaba bien. Confía en Steph para querer un espejo en seguida. —No. pero ella no tenía que oír eso ahora mismo. Samuel y Kaitlin están bien. —Nada que un poco de base no pueda arreglar. —¿Está bien? —dijo una camarera—. Guau. solo hasta la calle? Lincoln asintió con la cabeza en acuerdo. La apoyé. poniendo un brazo alrededor de su cintura tan suavemente como podría. también. Ella me dio una débil sacudida de su cabeza. quién sabía que cualquiera de ellos no tenía una posibilidad contra su fuerza sobrenatural. escondiéndonos. pero Dapper y más asombrosamente Onyx. —¿Cómo me veo? —preguntó. una vez que estábamos de pie. —Realmente. Gracias. tal vez era el delirio. Aparte de las magulladuras. Yo no pude contener la risa. Steph anduvo cojeando. Para los otros comensales Steph acababa de aparecer de ninguna parte y estaba claramente indispuesta. nosotros solo la llevaremos a casa —dijo Lincoln suavemente. Lincoln abrió la puerta trasera. Independientemente de que el hechizo que la mantuvo cautiva estaba claramente desapareciendo y parecía que Phoenix había dicho la verdad. Ahora tenía sentido por qué Onyx había estado en el pasillo… él estaba defendiendo a Steph. —Tenemos que alejarla de aquí —dijo Lincoln. —¿Steph. la gente moviéndose a los lados por nosotros. Él estaba de pie. ¿Deberíamos llamar a una ambulancia? No la vimos entrar. Yo no estaba sorprendida sobre Kaitlin y Samuel. —No solo ellos. ellos eran Grigori. Llegamos afuera y Griffin puso el auto de Lincoln en el bordillo. Steph comenzó a despertar.—Lo sé.

Eso no era nada. Y a Onyx. . sin embargo. Ellos habían estado allí e intentado defender a Steph cuando yo no estaba. relajado.—Es bueno verte. Steph avanzó lentamente en el asiento de atrás conmigo cerca y Lincoln brincó al frente antes de que nos fuéramos lejos. Dapper no respondió. su mano suavemente rozando el lado magullado de su cara. era yo quien le debía a él. solo se enderezo y miró por la ventana como si no fuera nada. —Gracias —dijo ella antes de caer contra mí. una grande. chica —dijo. Steph lanzó sus brazos alrededor de Dapper y él tiró de ella más cerca. Me di cuenta que no era Dapper quien me debía algo. mirando a Steph.

hacer lo que sea que necesitara que hiciera para ayudarla a superar esto.Traducido por Jessy (SOS) Corregido por Lizzie Wasserstein “Por lo general es el torturado el que se convierte en torturador”. —¿Dónde están Spence y los demás? —pregunté. Nada se acercará aquí está noche —dijo Griffin. . Solo para estar seguros. con papá alrededor. Dapper insistió. Estaba nerviosa por llevarla de nuevo ahí. saliendo del auto. Griffin estacionó justo afuera de las brillantes puertas amarillas del club. —Mmm… algo así… Abrí la puerta. Eso es algo. A pesar de las promesas de Phoenix. pero lo que sí sabía. Además. supongo. necesitando estar fuerte para ella. muy bien. —Steph. Ella subió un hombro. —Se las arreglaron para liquidar a uno de los exiliados en la cafetería. —La cargaré adentro —le dije a los demás. no tenía idea de lo mal que habían ido las cosas para ella realmente. era lo horribles que podrían ser las repercusiones. pero teníamos que limpiarla y a pesar que mi casa estaba más cerca. ¿estás despierta? —pregunté. sin querer asustarla. Me tragué los pensamientos. pero Phoenix fue demasiado rápido. Carl Jung S teph caía y salía de la inconciencia durante el viaje de vuelta al Hades. están custodiando el perímetro. no era una opción.

¡Puedo hacerlo! —espeté. Pero podría parecer un poco extraño… que la lleves a través de un concurrido bar. —No. . Me hacía sentir enferma. Me esforcé tanto para no ser vulnerable a su alrededor y ahora. Ahora estaba tan furiosa. Él estaba empujando a través de la multitud. Lincoln miró al suelo. —Sé que puedes. Una vez más. luego el mío. con Phoenix…conmigo. está bien. —Me dio una leve sonrisa. sin molestarnos por la discreción por una vez. Primero el nombre de Steph. De repente. Steph se agitó. Tendremos suficiente atención como es. succionándome. Apoyé la mano en el auto. —Yo lo haré. manteniéndome en el lugar. —Oh no —dije para mí misma. Hades estaba. una de las noches más concurridas del club. Tuve que realizar una cuenta mental para averiguar que era jueves. presionando hacia abajo fuertemente. Lincoln no me miró. pero con todo… no pensé en comprobar con Dapper si el hermano de Steph estaba trabajando. Déjalo que me lleve. —Vi. lleno de actividad. con cuidado de no tocarme. Con él. luego acercarse más. Ni siquiera lo había considerado. sintiendo la tensión de todo lo que había sucedido más temprano. me preocupaba que venir aquí hubiera sido la decisión equivocada. el poder que Phoenix tenía sobre mí. Las personas estaban mirando mientras marchábamos por el medio del bar. estoy bien. como siempre. me sentía completamente expuesta otra vez. solo mantuvo la cabeza abajo y extendió los brazos por mi amiga.Lincoln sostuvo la puerta. Cuando entramos. gritando nuestros nombres. Suspiré y me hice un lado. las tablas del suelo se sentían como arenas movedizas. pero al menos no hizo polvo mi corazón y lo retorció hasta que no pudiera respirar. después de lo que sucedió con Phoenix. Debería haberlo hecho. Vi a alguien moviéndose rápidamente desde una esquina.

hombre! ¿Qué demonios estás haciendo con mi hermana? —le gritó a Lincoln. Lanzó una mirada hacia mí. . toda la culpa ante ya haberla traído a este mundo elevándose a la superficie.—Steph. intentando meter las manos bajo Steph y forcejear para alejarla de él. Nadie más pareció notar el pequeño asentimiento que me dio. No éramos la clase de amigos que Dapper presumiría. ojos feroces. —¡Oye. Eso fue para todo lo que tuvimos tiempo antes de que se abriera camino por la multitud y estuviera justo ahí. mirando hacia Lincoln. obviamente sin querer que Jase supiera que él estaba metido en todo esto. —Jase. pero eso solo lo hacía esforzarse más. Lincoln subió a Steph un poco más alto. orgullosa de ver que él daría un paso adelante así por su hermana. Pero una palmadita en la espalda no iba a ayudar. Jase está viniendo hacia aquí. Podía entender por qué. Ella se veía completamente ida. ¡Dámela! —dijo. No podemos incluirlo en esto también —dije urgentemente. —¡Jase! —grité sobre la música. ¡ella está bien! —grité otra vez—. y luego asintió a pesar de que sus ojos estaban todavía medio cerrados. Me miró. —¡No la llevarás a ninguna parte! —gritó Jase—. Buena suerte con eso. La estamos llevando arriba —luego recordé que Dapper no querría alguna implicación—. —¡Violet! ¿Estás bien? ¿Qué está pasando? —Pero no esperó por mi respuesta—. Su cabeza giró rápidamente en mi dirección. Steph estaba intentando golpearlo. ¡Damela! —intentó nuevamente sacarla del agarre de Lincoln. No podemos decirle lo que sucedió. Sus manos estaban hechas puños y se veía como si estuviera preparándose para lanzar un puñetazo. —Hablaré con él. Dapper desapareció. Me sentí sonriéndole. haciendo una pausa para considerarlo. moviendo a Lincoln. Hacia el piso del personal —enfaticé.

Solo me siento atontada —dijo ella. Vi el brillo. —Estamos ayudándola. —Steph. se suavizó. incapaz de negar la verdad forzada sobre él. Estaba en la librería y estaba yéndome para venir aquí. ¿qué está sucediendo? Steph hizo su mejor esfuerzo. llevando a Steph al apartamento de Onyx y poniéndola sobre el sofá cama. ¿Qué tal si la llevo arriba y luego tú puedes ayudarla todo lo que quieras? Pero Jase no lo entendió y mientras que su persistencia era irritante. Jase irrumpió tras ellos y se sentó al lado de su hermana. Si la verdad existe él puede verla en una persona y también dársela a ellos en su totalidad. el ligero espolvoreo del poder de Griffin mientras se movía de él hacia Jase. La fortaleza de Griffin se basaba en la habilidad de encontrar y entregar la verdad. —Estoy bien. Lincoln encabezó la marcha al piso de arriba.—No es tan liviana como parece. —Su mano fue hacia su rostro y se estremeció un poco—. cuyos ojos se agrandaron y luego. imperturbable ante la negativa de su hermano de conformarse—. Se empujó hacia arriba sobre las almohadas e intento muy duro mantener los ojos abiertos y sonreír. Podría creer que no estuvieran intentando lastimarla. —Es verdad —continuó Steph. Sentí cierto orgullo. —Solo mi rostro. Griffin eligió ese momento para intervenir. Estaba oscuro y tropecé y golpeé la barandilla en el camino. Tengo un buen agarre de ella. No le hemos hecho daño. Estaba cada vez más lucida con cada minuto. mirándola. pero me caí por las estúpidas escaleras. La . —¿Dónde estás herida? —preguntó Jase. Puso una mano en el hombro de Jase y lo miró directamente. —¡Como si fuera a comprarme eso! —dijo él. Griffin le hizo un gesto con la cabeza a Lincoln para que continuara. Suponía que en una hora o algo así sería ella misma otra vez. pero necesitaba ver por sí mismo que ella estaba bien. Sabía lo que iba a hacer.

—Sí. Gracias por traérmela. Que su mamá era un poco… sociable y bastante errática cuando se trataba del . pensé que esta era una mejor opción que solo llevarla a casa. Vi. Sabía que querrías ayudarla. »Llamaron a Violet y me trajeron aquí porque sabían que estarías aquí. Tragó lo que estaba bastante segura era una gran dosis de amor fraternal y puso una mano en su frente. Lincoln se movió en la esquina trasera donde ahora estaba parado junto a Griffin. —Eso está bien. —Está bien. Él tenía un muy buen detector de mierda. tomando atención a la historia de cubierta. doble picada con una dificultad de 5. quien le dio un gesto de presentación. a quien había conocido antes y luego hacia Griffin. Luego Lincoln y su amigo Griffin pasaron y me vieron afuera en los escalones. —¿Te dio una píldora que te dejó así? ¿La bibliotecaria? —repitió Jase. Steph comenzó a caer de nuevo en un sueño ligero. Steph giraba una malvada telaraña mientras el resto de nosotros permanecíamos en silencio. me dijo que me relajaría. —Miró hacia abajo. avergonzado. siento haber sido un ogro. —Fingió una risa sarcástica. pero cuando miré hacia allá. —Sí. El giro triple. ¿Supongo que ella te dijo que papá se está tomando un año sabático de la paternidad? Bueno.0 y Steph lo había traído a casa con un aterrizaje perfecto. —Se volvió hacia mí—.bibliotecaria salió a ayudarme. y yo… ya sabes. Conseguiré que alguien me cubra y te llevaré a casa. ¡Directamente en el regazo de su hermano! La fachada dura de Jase se desmoronó. Y ahí estaba. él estaba mirando el suelo atentamente. Sabía que las cosas no eran buenas y que su papá estaba ausente mucho tiempo. nunca sabes si va a haber alguien ahí estos días. ella no lo había dicho exactamente así. Jase miró a Lincoln. Me dio una píldora. Era de hecho muy increíble. te dopaste.

revisando su reloj—. —Quizás tú deberías tener una también —dijo Lincoln de la nada. De todos modos. todavía mirando. está bien. —¿Crees que puedas hacerte cargo de esa ducha fría? —me preguntó Jase. —Nah. Va a pensar que la emborraché o algo así y ¡Dios sabe que irá a decir por su cara! Eché otra buena mirada hacia ella y jadeé. Creo que quiere ver a Steph pronto.departamento de maternidad. El área del hematoma estaba definitivamente más pequeña y los vasos sanguíneos visibles habían desaparecido. . —Genial —dijo él. Como que hubiera deseado haber estado en casa anoche para verla explotar. —Algo así. Pero Jase se ruborizó. Estaba mirando a Steph curiosamente también. nadie podría haberla curado. —¿Qué tan pronto? —Como después de una rápida ducha. sé cómo suena. De hecho. Nos quedamos atascadas en la ciudad… problemas con el auto. bromeando. Jase miró a su hermana dudosamente. con una sonrisa cálida—. tu mamá llamó a mi papá y estaba muy preocupada. —Claro —dije. Podría valer la pena ver la expresión de mamá —dijo él. Si no la conociera mejor… Pero eso era imposible. Lo que me recordó sus furiosas llamadas de anoche. pero es verdad. sabes. Por el rabillo del ojo vi a Lincoln moverse de un pie al otro nuevamente. Veras. una mirada más desconfiada regresando. Steph y yo no llegamos a casa anoche. —Podría ponerle un poco de maquillaje —dije. esa es la otra razón por la que vinimos. Cuando no dije nada. Le eché un vistazo a Lincoln. añadió rápidamente: »Estaba trabajando. no… Fui a casa… solo tarde. Incluso yo no podía curar a nadie aparte de a otro Grigori. Jase alzó las cejas. »Sí.

—¿Estás despierta? —dije. —Lo tengo —dijo ella. Así que. ¿uh? —Sí. Jase. tuvimos problemas con el auto anoche. —Vamos. Lincoln ya estaba en modo protector. enviando una mirada particularmente desafiante en su dirección. —¿No necesitas que alguien te ayude a bajarla o algo? —preguntó Jase. empezando a incorporarse. inmediatamente buscando una manera en que pudiera ayudarla. —Infiltró la suficiente cantidad de verdad en sus palabras para convencer a Jase. —¿Chicos porque no van abajo y nosotros iremos en diez? —dije. Papá estaba enfadado y tú mamá estaba llamándolo exigiéndole saber dónde estábamos. Lincoln en realidad ahogó una carcajada. ella tiene razón. así que si alguien pregunta estábamos con una amiga de Lincoln. —¿Cómo te estás sintiendo? . Griffin caminó hacia la puerta. Ella le dio una palmada a mis manos cerniéndose. La ayudé. Creo que lo que sea que haya tomado se está disipando y después de una ducha diría que estará mucho mejor. en una zona de mala recepción móvil. No sabía que más decir. —Incluso si no lo estaba podía llevarla abajo más fácilmente sola. lo que no debía hacer. Me puse de pie.Jase se dio la vuelta. Lincoln ya estaba saliendo. Steph abrió los ojos tan pronto como escuchó la puerta cerrarse. —Sabía que sería más fácil si él pensaba que no estaba disponible para continuar la discusión. ¿Por qué no bajamos y encontramos a Dapper? Él es amigo mío y estoy seguro que te dará el resto de la noche libre. está bien. ¿Qué demonios se le había metido? —No. Jase parecía inseguro.

—No. pero no puedo curar humanos. creo. —Steph. No sabía que decir. mientras que los otros fueron por Kaitlin y Samuel. »Cuando recobré la conciencia. nadie se acercó a mí. Era raro. pinchándose cerca del ojo. —Oh. —Ella tragó. Para cuando salió del baño.—Mejor por el minuto. —Miré hacia abajo. vino por mí. cabello negro y ojos oscuros. Lo intenté con Onyx. Estaba gritando. . Un europeo bien parecido. de lo que oí creo que debió haber sido el exiliado que me llevó. ¿Qué tan malo fue? —pregunté tímidamente. Me golpeó y eso es lo último que recuerdo antes de despertar en el avión de Phoenix. —Aparte del golpe inicial en mi cara. Phoenix estaba molesto por que él me había pegado. Estaré mucho más despejada después de la ducha. Los oí pelear con él y Onyx y uno de los exiliados gritando a los otros. Todo paso demasiado rápido. Están mejorando de alguna manera. Definitivamente se está sintiendo mejor. Estoy bastante segura de que estaba golpeando a alguien. diciéndoles que no estaban aprobados para muertes. —¿Tú me…? —comenzó Steph. tienes razón. pero Steph continuó. estaba arriba. El recuerdo la asustaba—. petrificada por lo que ella podría decir. Samuel y Kaitlin apenas tuvieron tiempo de llevarme al dormitorio antes de que ellos estuvieran aquí. —Tus moretones —dije—. Abrí el agua y le di el cambio de ropa que había escondido en mi mochila. pero ellos siguieron viniendo. Dapper intentó detenerlos en la puerta. pero podía escuchar a Phoenix abajo. les dijo que iba a terminar el acuerdo de neutralidad. Steph se veía considerablemente mejor y el daño en su mejilla se había desvanecido aún más. Luego entraron al dormitorio. avergonzada—. Bueno.

y Steph podría ser la mejor esperanza que teníamos. No es tú culpa.—Tú eras su moneda de cambio. eso es… —Sí. sonriendo. —No tendremos esta conversación otra vez. El hermano mayor sospechará más si no bajamos ahí pronto. Un pensamiento que me hacía odiarme aún más. Steph se puso de pie. ¿no? —Lo siento. No quería que te lastimaran. estabilizándose. Me estoy acercando. porque algo se acercaba. No dije nada más. Quería discutir. Steph dejándome mantener un brazo de apoyo a su alrededor por si acaso. —Apenas podía mirarla. Él sabía que el intercambio era falso. —Regresaré a la traducción mañana. De verdad lo estaba haciendo mucho mejor. Vamos. ella lo terminó. —Me imaginé que era algo como eso. ahora más que nunca necesitábamos la traducción. —Bueno. —Nunca debería haberte traído a todo esto. Cuidado con la humana —dijo ella. Decirle que se quedara en la cama por una semana o más. unos días más y tendré algo. —Me dio un abrazo y la sostuve tan fuerte que ella tuvo que comenzar a retorcerse—. Ella asintió. Nos dirigimos hacia el bar. en voz baja. —¿Conseguimos la escritura Grigori? —No. —Y. Pero no había que decirle a Steph qué hacer y la verdad era. Iba a ser más difícil de lo que . algo muy malo. Steph. Vi. —¿Se la diste? —Sí —dije. —No lo hagas. En la parte superior de las escaleras se detuvo. casi de vuelta a la normalidad. así. Por ahora—.

me imaginaba sacarla de este mundo de pesadilla. . en el cual le había dado residencia.

Había tomado dos horas corriendo para sentir el ácido acumulándose. con ganas de más. San Agustín M is pulmones estaban ardiendo y yo disfrutaba del sentimiento. Estaba evitando a papá. Incluso haciéndolo tan vacío. a pesar de que estaba corta de tiempo. Todavía no lo había visto desde la tarde anterior. Cualquier cosa más que yacer en la cama contemplando.Traducido por rihano Corregido por Lizzie Wasserstein “Pero en cuanto a las cosas buenas de esta vida. Era como que él quería obligarse a convertirse en algo que detestaba. por la falta de alimento y de sueño. necesitaba la distracción. Phoenix me había engañado y yo no podía dejar que eso sucediera de nuevo. y sus males.. Además. todavía tenía súper resistencia. No tenía sentido. Yo podría acabar con todo antes de que él la trajera de vuelta. reenfocar. Había querido hacerme daño. Y desconcertada.. No podía funcionar de lo contrario. estuvo a punto de resucitar a la súper-exiliada Lilith. Dios ha querido que estas deban ser comunes a ambos”. Estaba casi segura de que a veces una parte de él odiaba hacer estas cosas y despreciaba a los otros exiliados Y sin embargo. Me preguntaba si todo esto era sólo para matarme. Estaba aliviada de que Steph estuviera bien. Yo solo no podía aprobar a Phoenix. Si ese era su objetivo final tal vez sería mejor si solo lo dejaba. Pero en el fondo sabía que el tiempo . Las cosas se estaban retorciendo y yo necesitaba hacer un balance.

Solo fui a correr.. —Uhm.. Todavía estaba molesto conmigo. ¿Él ha estado bebiendo? —¡Tú. a pesar de lo que puedas pensar de mí. Si solo fuera a matarme. Casi se me cae la jarra de leche. Pero cuando fui a la cocina para tomar un café rápido antes de salir de nuevo. estás castigada. —No estoy mezclada en nada. se detiene ahora. Y hasta que decidas ser honesta conmigo.. lo estás. —¿Qué? —exigí. —Siento lo de ayer —intenté. Regresé al apartamento con el tiempo justo para ducharme y cambiarme antes de la escuela. habría tenido un montón de oportunidades. . esperando. ¿Él ya no trabaja más? —Buenos días. —él tomó una respiración profunda—. Él estaba vestido para trabajar y tenía su maletín de dibujo en la mano. pero lo haré.para el auto-sacrificio había pasado. —Violet. No creía que estuvieras.. tú no puedes hacer eso! —Nosotros no teníamos ese tipo de relación. yo no soy un completo ignorante Lo que sea en que has logrado mezclarte.. Me quedé inmóvil en la máquina de café. —Sí.. Yo no sé qué es todavía. papá estaba allí. poniendo de golpe la jarra sobre la encimera. Pensé que tenía que pasar a través del discurso y entonces se habría ido.

—He sido castigada —le dije a Steph en historia. por aceptación e hizo una breve inclinación de cabeza antes de dirigirse a la puerta. maravillándome que tuviéramos aún otro problema. aunque sabía que no significaba que no hubiera un daño residual acechando en algún lugar. —Lo siento. Ninguna de nosotras podía imaginar lo que había sucedido. así que debería estar aquí casi todos los días para el debido momento en que estés en casa. atónita. Voy a estar arreglándolo para hacer algún trabajo desde casa. erróneamente. Me quedé allí. Yo tenía un montón de cosas que quería decir. —¿Cómo estaba Jase anoche? —pregunté. El moretón en la mejilla de Steph apenas era perceptible debajo de una capa de base y ella parecía volver a su estado normal en todas las otras formas. con la boca abierta. Pero no me dejaste opción. después de que por fin hiciéramos a Lydia irse. Escuela y directo a casa todos los días. el próximo mes. Violet. jurando que pasaríamos sus deseos de bienestar a Spence. pero por algunas razones no salió nada. No más noches tarde. Antes de que él la abriera se detuvo. quien había decidido no volver a la escuela de nuevo. por el siguiente rato. Tu papá está todo paternal y mis padres están perdiendo por completo la trama. Lo bueno es que superó su parte justa de cosas de cuando era más joven.—Acabo de hacerlo. El estudio el fin de semana puede ser aquí o en la biblioteca. —Steph negó con la cabeza. Creo que imagina que tú y yo nos metimos en algunos problemas que no queremos admitir. Papá tomó mi silencio. dejó caer los hombros. Él estaba planeando estirar el cuento de la fiebre glandular hasta la graduación. y habló con . —Cerró la puerta tranquilamente tras él. pero en casa a las seis. Aunque Griffin hizo lo suficiente para que no esté saltando demasiado arriba y abajo. —Es como que nosotros hemos entrado en una especie de realidad alternativa. Eso es todo. —Él no compra la historia.

mamá, quien ahora ha decidido que solo estoy actuando. —Ella dibujó
espirales en su papel.
»Y cuando vio mi A en química ella cambió de nuevo a no ceder en
nada.
—Bueno, Jase está preocupado por ti —le dije.
Steph enarcó las cejas.
—No solo por mí. Preguntó por ti un par de veces ayer por la noche,
también.
—Oh. Bueno, probablemente me veía muy asustada.
—Sí, yo no creo que eso sea exactamente lo que era. Creo que el
hermano mayor tenía un enamoramiento... —Parecía que ella estaba a
punto de estallar en carcajadas.
Un par de años atrás, yo había tenido una pequeña cosa por Jase.
Él es dos años mayor que nosotras y yo solía pensar que era seriamente lindo
con todo el asunto de la música que tenía a su favor.
Entonces había conocido a Lincoln.
—Steph, eso no es gracioso —le advertí.
—¡Si lo es! —dijo, procediendo a un ataque de risa. Entonces vio mi
cara—. Oh, no te asustes. Él tiene a una chica diferente cada semana. Esto
pasará, solo dale un amplio espacio por un tiempo.
Definitivamente yo podía hacer eso, ahora que estaba castigada.
—¿Tu papá dijo que yo tenía prohibido venir? —preguntó Steph, con
un brillo de complicidad en los ojos.
—No. Todavía no.
—Bueno, investiga esto entonces. Sé que estoy cerca. —Ella golpeó
su pluma arriba y abajo sobre el escritorio—. Podemos ir con Dapper por el
camino. Estoy segura de que él me dejará tomar ese libro que yo estaba
pidiéndote para la noche. Puedo sentir un gran avance llegando.
Sonreí. Lo que realmente quería hacer era entrenar o, aún mejor,
sacar la mierda de algo que realmente lo merecía, pero supongo que
podría hacerlo con mi improvisado estudio gimnasio y el resto podría esperar
hasta mañana.

—Investigar —estuve de acuerdo. Por lo menos era algo.

Papá no estaba feliz cuando entré en el apartamento con Steph a
cuestas, pero él siempre había tenido debilidad por ella y yo acepté que él
no había estipulado que ella no era bienvenida. Creo que él estaba más
que aliviado al ver que yo había llegado a casa después de todo.
Steph y yo hicimos una parada rápida en la casa de Dapper en el
camino. Él había accedido, a regañadientes, a dejarla prestarle un par de
libros. Parecía que su reciente campo de batalla compartido le había
ganado un poco de empuje, a lo que Steph no tenía ningún reparo en sacar
provecho. Así que, después de hacer el café, nos encerramos en mi
habitación lo más lejos de papá, y sus nuevas maneras inquisitivas, como fue
posible.
Una cosa buena acerca de la situación era que papá era un
aficionado, cuando se trataba de la disciplina. No tenía idea de cómo
poner en práctica un verdadero castigo. Todavía tenía mi muy importante
teléfono celular, así que realmente él no había logrado cortar mi contacto
con nadie Y dado mis recientes... indicios de sentimientos fuertemente
amarrados, había por lo menos un lado que guardar, yo no tenía que
enfrentar a Lincoln todavía.
Había estado tratando con fuerza de contenerlo. La afluencia de
emociones muy reales que él había arrastrado fuera mí, anoche, tenía mi
sangre corriendo caliente y fuera de control. Decía mucho, que supiera que
mis sentimientos hacia él eran una clave para sacarme de la esclavitud de
Phoenix.
Es demasiado cruel.
Mientras Steph hundía la cabeza en los libros, le hice a Griffin una
llamada, seguida de una a Spence, informándoles a ambos de mi condición
para salir de casa. Griffin ya estaba en la casa de Lincoln, así que le pedí
que le pasara las novedades. Spence se comprometió a ponerse a
disposición para entrenar conmigo mañana, después de que yo accedí a
no decirle a Griffin que él no había estado presentándose en la escuela.

Una vez hecho esto, hice un rápido entrenamiento en mi estudio y
luego, después de una ducha y un cambio de ropa, conseguí acomodarme
en el suelo junto a Steph y comencé a hojear a través de las capas de la
Escritura. Steph había pasado por un número de ellas, usando algunas para
escribir y otras que se mantenían en blanco. Dapper, quien parecía ser
particularmente erudito en todos los asuntos antiguos, tenía un juego
también, junto con Griffin y la Academia.
Me quedé mirando la primera parte y una sección de la Escritura, o
tal vez eran símbolos.
—¿Qué idioma es?
Steph negó con la cabeza.
—No es sólo un idioma. Es como una combinación de lenguaje y
código numérico. Es sorprendente y frustrante. El idioma es hebreo antiguo,
el cual es difícil de traducir en el mejor de los tiempos, sobre todo porque yo
no lo hablo así que tengo que buscar cada palabra. Los números, que son,
básicamente, cada segundo término, se correlacionan con el alfabeto
hebreo, pero... —sus ojos se iluminaron—, aquí es donde tenemos el avance.
Cada sexta palabra. Se invierte, cambia el flujo y voltea el alfabeto. Así que
la traducción de uno, por ejemplo, significa la primera letra del alfabeto de
seis palabras numéricas, pero luego significa la última letra del alfabeto para
las próximas seis palabras numéricas. En realidad, es bastante simple, pero
lo suficientemente confuso para tirar a alguien fuera de la pista.
—Entonces, ¿has traducido usando este método?
Steph se lamió los labios.
—Bueno. Así que hay dos palabras principales en el texto. De lo que
puedo decir, son profecías, algo así como pautas a seguir. Así que, ahora,
creo que tengo una de ellas.
Ella me entregó una hoja de papel.
—¿Esto significa algo para ti? —preguntó, retorciéndose.
Si esta no fuera toda información del infierno, diría que Steph estaba
en su elemento.
—Miré la hoja de papel.
Despierta el Tártaro y aclara el día,
para ocultar sus ojos y el rayo del Cielo.
Ceniza caerá como fuego lloverá,

entregando a uno, el dolor insufrible.
Llamas rugirán y atravesarán los cielos,
encendiendo la vista al levantamiento del agua.
Una oleada de muerte para ofrecer una sola,
resucitando eso, perdonado por ninguno.

—Es un poema —le dije.
Steph asintió.
—¿Divertido, no? Y rima.
—¿Eso es raro? Quiero decir, ¿debería rimar así, si es traducido de
otro idioma?
Ella me miró de forma extraña.
—Sí, es raro. Todo es raro y estoy preocupada seriamente de que esta
sea tu primera pregunta, pero ¿cuándo algo de esto realmente tuvo
sentido? Creo que de la forma en que está diseñado se traduciría a una
especie de sincronicidad y rima en cualquier idioma. Pero, personalmente,
habría comenzado con las partes de “fuego lloverá” y “dolor insoportable”.
—¿Es igual el otro? —pregunté, las palabras traducidas ahora
revolviendo mi estómago.
—Similar, creo. El código es un poco diferente pero creo que lo tengo
en su mayoría descifrado.
Steph y yo teorizamos sin éxito durante horas, parando solo para
hacer sándwiches tostados para la cena y para buscar en ocasiones una
bola de helado derretido de menta con chispas de chocolate. Estaba
sorprendida de que una vez que ella me mostró cómo funcionaba el
código, yo no fui totalmente inútil y realmente logré descifrar algunas de las
palabras por mí misma.
Para el final de la noche, habíamos traducido la primera línea del
segundo texto.
En el extremo sur, la isla esconde una puerta.
Lo que podría significar una serie de cosas.
Después de que Steph se había ido, fui a la cocina a tomar otro café.
Yo no estaba lista para dormir todavía.

Papá estaba en su habitación, probablemente todavía trabajando,
evitándome. Fui a mi estudio, cerré la puerta e hice otro entrenamiento
cargado de cafeína, deteniéndome solo para abrir la ventana y empujar
mis sentidos. No había exiliados cerca esta noche.
Por desgracia, no era consolador. Simplemente otro recordatorio de
que Phoenix ya tenía lo que quería. Al no enviar exiliados detrás de mí,
estaba enviando un mensaje de suficiencia.
Probablemente riendo, dondequiera que estuviere.
Mi única esperanza era que podría tomarle algún tiempo traducir las
Escrituras también y, conociendo a Phoenix, no confiaría el contenido a
muchos, si es que a alguien, así que eso podría ayudar también.
Sí, esa soy yo, encontrando el lado bueno.

Traducido por Itorres (SOS)
Corregido por Lizzie Wasserstein

“¡Te marchitaste en el corazón, no habrá paz para ti!”
Libro de Enoc 6:5

N

o dormí bien. No podría conseguir sacar todo de mi cabeza
con el tiempo suficiente para descansar. Las pocas veces
que dormité, me desperté con un sobresalto aparentemente
momentos después. Era sábado, las chicas de mi edad se supone que están
en el centro comercial, viendo una película, en el peor de los casos
estudiando. Mi vida nunca sería así de nuevo.
Tal vez... en realidad nunca lo ha sido.
A pesar de la hora temprana, no esperaba encontrar a papá
sentado en la barra de desayuno. Es decir, hasta que recordé que parecía
estar tratando con una nueva clase de padre. Uno que no podría predecir
en absoluto.
Me di cuenta por la corbata que llevaba que se dirigía a la oficina.
Probablemente tenía reuniones programadas. Papá no veía los fines de
semana como diferentes a los fines de semana en lo que se refería al trabajo.
Me imaginaba que dos días enteros en cada semana sin trabajo para
concentrarse serían comparables a una sentencia de muerte para él.
—Buenos días —dije, frotándome los ojos. Estaba enojada con él, por
elegir ahora, de todos los tiempos, para empezar a empujar mi vida. Quería
decirle que retrocediera, dejarle en claro que no podría empezar a jugar en
la práctica en el papel de papá después de abandonar el cargo durante

los primeros diecisiete años de mi vida, pero... necesitaba salir hoy, no podía
trastabillar otro día sin la formación adecuada.
—Buenos días, cariño —dijo, dando un mordisco a su tostada
quemada.
Decidí mantener la paz.
—Yo... uhm, tengo una sesión de entrenamiento planeada hoy con
mi amigo, Spence. —Me tragué mi terquedad y mantuve mi tono libre de
desafío—. ¿Si eso está bien para ti? —Apenas podía mirarlo mientras forzaba
a salir a las palabras.
La boca de papá cayó abierta. En cualquier otro momento podría
haber sido cómico. Pero yo no sonreía. Me preocupaba. Había una
posibilidad de que estuviera abriendo una puerta que no podría cerrar
fácilmente de nuevo.
—Estate en casa a las seis.
Asentí, agarrando mi bolso. Tenía mucho que hacer entre ahora y
entonces.
»Lo digo en serio, Vi. No quiero tener que revisar las restricciones del
lugar. Pero lo haré.
Demonios, está realmente diciendo esas cosas. Ya avanzó en el
territorio de amenaza.

Corrí hacia la casa de Lincoln, deteniéndome cuando mi teléfono
sonó.
—Hola, Griff —le dije, al ver su número en el identificador de
llamadas—. Es temprano para ti. ¿Qué pasa?

y lo pospuso por un par de horas. teléfono en mano. que no estaba segura de lo que iba a decirle. —Oh. Pero antes de que tuviera la oportunidad de hacer un giro. por supuesto. Podía escucharlo presionando los botones en el fondo. No sabía qué esperar cuando viera a Onyx. Retrocedí un paso. y consideré esperar por Griffin en el exterior. llevé mi ritmo de nuevo a un trote ligero. la puerta se abrió y Griffin se quedó allí. . esperando seguir adelante mientras también permanecía caliente. Caminé al hospital rápidamente y mientras me dirigía a la sala de recuperación mi ansiedad se intensificó. Había planeado visitar a Onyx hoy de todos modos. No lo había visto desde que fue admitido y supe que no podía posponerlo más. —¿Te puedes detener por el hospital en el camino? —Claro. El problema era. ¿Por qué estás ahí? —Chequeando a Onyx. Lo mal que se vería o lo que yo diría.—¿Dónde estás? —En camino a encontrarme con Spence —dije. Llamé a Spence. Te veo allí. Probablemente todavía estaría en la PlayStation cuando llegara allí. ¿Recordará lo que me dijo? ¿Quiero que lo haga? Nuestra relación había cambiado y no tenía idea de qué tipo de Onyx estaría al otro lado de la puerta. que sonaba como si hubiera olvidado que estábamos entrenando esta mañana. Medio sonreí. —No era por mucho un desvío—. —Estaba a punto de volverte a llamar. sonando aliviada mientras sentía estar fuera de la Penitenciaria Eden.

—Oh. carente de su mordedura consuetudinaria y su voz en las últimas palabras contenida por el dolor mientras el verdadero dolor quemaba. —Lamento que fueras herido.—No hay necesidad. pero todavía estaba luchando un poco con el concepto de "Onyx el Protector". lo habría hecho. Di otro paso dentro de la habitación. Detrás de él. La mirada insegura en sus ojos. viniendo de él. como si deliberara si quería que yo viniera o no. Al parecer. Yo. y sus usualmente ojos oscuros parecían desvanecerse y bordeados en rojo en lugar de su firma de delineador de kohl. su piel de porcelana ahora vieja y amarilla. sin estar convencida. mirándonos. he oído que luchaste contra ellos. Se rio entre dientes. —¡Por supuesto que no peleé con ellos! Solo estaba en su camino por un momento y no por elección. —¿Estás loca? Un comentario loco.. algunas cosas no cambian. »Si insistes en entrar al menos tienes que dejarlos aumentar la morfina. desapareció rápidamente. Se supone que debe ser comidas-rápida. con sarcasmo. Si hubiera podido correr. no muerte-en-un-aliento. Podrías al menos haberme dado la oportunidad de recuperarme antes de traerla. Aquí está. —No tenía intención de tropezar con las palabras. la necesitaré para sobrevivir a la visita —dijo. Onyx se veía golpeado. Tenía moretones cubriendo la mayor parte de su rostro y debido a su posición rígida supuse que su torso estaba vendado fuertemente. Me encogí de hombros. ¡El infierno sabrá cuántos exiliados están tras su pista hoy! Arrojó su cabeza en la almohada y no pude evitar sonreír. . pude ver a Onyx acostado en una cama. excelente —dijo sarcásticamente—.. de todos modos. No del todo.

Ha hecho lo que todo Grigori senior de la Academia ha estado tratando de hacer desde que llegamos el principio que conseguimos el texto. Como caramelo para un niño. a pesar de lo que pensaba Onyx de nosotros.—De cualquier manera. Miró más allá de mí. —Steph tradujo el primero de los textos en la Escritura anoche. pero su cabeza se sacudió y luego se quedó inmóvil de repente. pero. —Despierta Tartaros y acalla el día. esperaba que él lo entendiera. —El Sol —dijo Onyx. . estaba bastante segura de que él sabría algo que podría ayudar. Griffin estudió el papel y dio un paso hacia la cama de Onyx. hacia la pared desnuda. ¿crees que podrías ser capaz de ayudarnos a entenderlo? Sabía que estaba corriendo un riesgo. para ocultar sus ojos y los rayos del Cielo. Increíble. —Se maravilló. Y a partir de la cara de Griffin no sabía si iba a permitirlo de todos modos. —Violet. mirando a la puerta. Griffin sacudió su cabeza. Saqué la hoja de papel de mi bolso y se la di a Griffin. tenemos que hablar —dijo Griffin. compartiendo una mirada rápida con él. Onyx carraspeó. Asentí. —Esa chica es increíble. Centré mi atención en Onyx. me alegro de que estés bien. —Onyx —comencé—. pero tuve un pensamiento. recitando el poema. pero lo hizo un poco para su intriga. Trató de ocultar su interés.

—Bueno. me di cuenta. pero no expuso a Onyx sobre la mentira. “Indultado por nadie”. . Una oleada de muerte para entregar solo uno. —No lo sé todavía. Onyx estaba en silencio. así que yo tampoco lo hice. y luego hizo una mueca. —¿Qué hay acerca de las otras cosas? Se movió en su cama. es el condenado. Lo pensaré un poco. sin embargo. y por la mirada en el rostro de Griffin se dio cuenta también. al final es obvio —dijo Griffin—. —Lilith —dije. indultado por nadie. el dolor insufrible. —¿Qué esconde el sol? —pregunté. Onyx asintió. encendiendo el fin del ascenso del agua. —Las llamas rugirán y arponearán los cielos. entregando a uno. —Ceniza caerá mientras llueve fuego. Tendrá que haber una manera de seleccionarla. su nombre como clavándose una astilla en mi garganta. —No solo ella. —Oscuridad —dijo Onyx. resucitando a ese. Puede significar cualquier persona. sin dudarlo. Asentí. Griffin continuó. —Te acompaño —dijo Griffin.Griffin asintió en acuerdo. Él sabía más de lo que estaba diciendo.

ignorando su comentario y subsecuente mirada. para que solo yo pudiera escuchar. —Nunca pasará —le dije. podrías tener unas cuantas botellas de bourbon esperando por mí en la habitación. Dapper me sacará mañana. Tendré a varios Grigori aquí hasta que se vaya y monitorearé a todo el que lo visite. Él estaba con nosotros porque no tenía mejores opciones en este momento. —Ya estoy en ello. agitando su teléfono por un momento.—Sí. Me pregunté cuánto del poema entendía. sin mirar atrás. Realmente esperaba que fuera a funcionar. —No estoy segura de sí Onyx puede. —Si de verdad quieres ayudar. —comencé. ¿quieres? —exigió Onyx. pero él me interrumpió. Griffin estaba tecleando algo en su teléfono mientras me unía a él en el pasillo... —Te visitaré en un par de días —le dije. Adiós. Él solo se encogió de hombros. —No hay necesidad... . —Estoy seguro de que algo te convencerá. Pero los dos éramos muy conscientes de que Onyx era todavía una incógnita. Él no va a hacer nada que no sepamos. Parecía demasiado pronto para que saliera del hospital y lancé una mirada de preocupación hacia Griffin. Dile a la enfermera que si no quiere que le dé caza y rasgue su corazón iré yo mí mismo de nuevo para traer la maldita morfina. Pero mientras cerraba la puerta detrás de mí escuché a Onyx responder en voz baja. —Dapper dice que tratará con él. pero si una oferta más atractiva llegara. Seguí a Griffin fuera de la habitación.

Griffin comenzó a caminar hacia la salida. —¿Quién es su compañero? —Actualmente está sin compañero. —Griffin no pintaba exactamente un panorama color de rosa. Todavía no entendemos tus capacidades por lo que quieren evaluarte y. con cara de preocupación y pena por mí. Reduje tanto mi caminar como mis palabras... ¿por qué exactamente está viniendo? —Por las Escrituras. con una total-mala sensación.. monitorearte. Todos ellos están muertos. —Griffin. pero también para. Ahora que le habíamos dado a Phoenix la Escritura de los Exiliados pude entender por qué iban a enviar a alguien... evaluarte. Es segunda a cargo en la Academia y en la Asamblea. . —¿Quién es ese? —Josephine. —Se detuvo. no pararán de investigar. Ha tenido cuatro que yo sepa. Supongo que no fue una gran sorpresa. —¿Por qué? —pregunté. Ha estado alrededor durante mucho tiempo. Ellos decidirán si necesitas ser. Con todo lo que le había estado sucediendo a Griffin. haciendo que el "Vice" sonara peligroso. trémulo en el exterior. —La Academia ha llamado esta mañana.. Han oído los rumores y aunque no hemos confirmado que tu ángel creador es uno de los Sole. —Porque saben que algo está pasando. es muy poderosa y siempre se sale con la suya. Pasamos a través de las puertas de salida a un viento frío. Eres potencialmente la más poderosa Grigori que nunca antes ha sido creada. Están enviando a su Vice aquí —dijo. había tenido que mantener la Academia al día sobre las novedades.

—Violet. todos con distintos talentos que no dudarán en utilizar en ti si creen que les concierne. pero no me tocó. —Ellos tienen maneras de hacer casi cualquier cosa que quieran. Los dos nos quedamos en silencio por un momento. pero no antes de que sus ojos dijeran: Sí. —¿Qué quieres decir? —pregunté. En ese momento supe que una cosa es segura. por encima de mi hombro y luego eché a correr. —Piensan que necesitas ser entrenada en la Academia. —En cinco días. encerrarme? Griffin suspiró y bajó la cabeza.—Griffin —forcé. nunca voluntariamente permitiría que eso sucediera. sabes que haré todo lo que pueda. —Lo sé —dije. Por ellos. —¿Cuándo llega? —pregunté. obligarme a mudarme a la Academia. Tengo que ir a encontrarme con Spence —dije. volteándome para ir en la dirección opuesta—. más fuerte de lo que había querido decirlo—. mirándolo brevemente. Josephine tendrá la autoridad para tomar esa decisión. ¿Qué podía decir? Se me estaba diciendo que me quitarían mis opciones. Dejé que sus palabras se hundieran y no respondí. Hay muchos Grigori dentro de la Academia. ¡Es mi elección! ¿Qué van a hacer. . —¿Violet? Di un paso atrás. luego Griffin extendió una mano. incapaz de contener mi ira contra él solo porque era uno de ellos. Paré en media zancada. mientras que ella está aquí.

Simplemente amplificaba todo y estuve a un punto de ignorarlo.Sí. funcionó. pero sabía que estaba viendo. los zapatos y comencé a estirar. —Me quité mi jumper. vi a Lincoln moverse en el área de la cocina. —¿Dónde está el fuego? —preguntó. . Me puse de pie sobre la colchoneta. a pesar de los antojos gritando dentro de mi cuerpo. las manos en las caderas y me quedé mirando a Spence. de pie a un lado mientras entraba. Parecía que papá no era el único que me quería bajo llave. —Tenemos que entrenar. Lo que él vio en mí. casi haciéndome caer de rodillas. —Ahora que lo pienso. Spence abrió la puerta con el control de la PlayStation en la mano. estaba realmente anhelando una paliza justo antes de que llegaras. Pero no podía relajarme. moviendo cosas. Pero con un propósito. —Eden. corrí. Dejó el control del juego y se quitó los zapatos. Vi a Lincoln saliendo de su habitación y los sentimientos que se agitaban cada vez que estaba cerca se encendieron. relájate. Él no dijo nada y se hizo el ocupado. e hice una línea recta al área de combate creada en la parte posterior del almacén. nada de todo lo que ocurría en mi vida inspiraba a una inclinación a relajarme. ¿Cuál es la prisa? Es sábado. Por el rabillo de mi ojo.

de espaldas. ¿en serio? —Luego se recostó. Y sus zapatos. Nadie entiende. no estoy cansada. Ocupándose a sí mismo con cosas y nunca centrándose en la sesión. tratando de contener el grito que estaba arañando su camino a través de mí. —¡No! —espeté—. —Necesitaba hacer más. —No. No puedo ser responsable de nada más. —Spence se arrastró en cuatro patas al baño. Spence estaba boca abajo en la colchoneta de nuevo y yo estaba goteando sudor. —Realmente estás haciéndote más fuerte —me dijo. —Dejé caer mi cabeza y puse mis manos en mis caderas.Bien por mí. Griffin había llegado unos veinte minutos después de que había comenzado el combate y había insistido en actuar como árbitro. . Él había estado en silencio todo el tiempo. pero sin embargo había sentido sus ojos. cavando las uñas en mi carne. —Ah.. He visto. Tenía que estar fuerte. Eden. Ve a golpear un muro o algo así.. —Estoy frito. Lincoln estaba sentado en el sofá y me vio mirar por encima. Griffin se puso de pie y no lo miré hasta que estuvo de pie frente a mí. Se había quitado su jumper. ¡No es suficiente! Lo he visto pelear. Spence gimió y se sentó. He visto lo rápido que es. Necesitaba estar lista porque se sentía como que no había nadie con quien no tuviera que luchar de alguna manera. —Eso es suficiente por hoy —dijo. Dos horas después. Estoy tomando una ducha. Griffin se rio un poco.

y empecé a frustrarme. no se movió y sin embargo nunca pegué donde apunté. Lo esquivé y lo golpeé en el estómago. Griffin fue sigiloso y aunque se movió más lento que yo. pero se detuvo el tiempo suficiente para gritar: —¡Chica en una misión! Lo miré. y manejó que prefería la distancia en lugar del corto alcance de lucha. Caí. Spence estaba de vuelta en el sofá.Él no dijo nada. mi tendencia a ir por el golpe. Lo esquivé. pero fue demasiado lento. Griffin y yo entrenábamos y me las arreglé para derribarlo. mientras bailábamos alrededor en las colchonetas. Era más rápida que él y no había mucha diferencia en nuestra fuerza. pero mientras lo hacía él dio un salto en el aire y justo por encima de mí. Griffin se encogió de hombros y trató de golpear. después de pegarme en la cara sin tener que cambiar de posición. —Has hecho lo suficiente por hoy —dijo Griffin. Pero por cada vez que lo llevé abajo. Dándome patadas en el costado izquierdo. duchado. Ataqué con mi pie e hice contacto. Él plantó el mismo movimiento exacto en mí antes de que tuviera la oportunidad de reajustar mi equilibrio. entonces salté de nuevo a mis pies y di un falso-oscilamiento ante él con mí brazo antes de golpearlo con un gancho de mi derecha. pero él solo me dio una sonrisa cursi. —Una vez más. . cambiado y absorto en su juego. Expuso mis debilidades. Por primera vez. Era como si tuviera ocho brazos. él me llevó tres más. directamente a mi cara. pero su mano derecha salió con la velocidad del rayo. Me di la vuelta para tratar de golpearlo por las piernas. pero él era simplemente mejor. mientras yo todavía estaba en busca de una salida. Griffin me pateó de lleno en el pecho. se mantuvo manejándome.

No puedes esperar a ser perfecta todo el tiempo —dijo Griffin. —¿A dónde vas? —dijo Griffin. pero la ira era más fuerte y forzó todo a un lado. ¿Quién se cree que es de todos modos? . sabiendo que él pensaba que había estado haciéndolo todo mal. esa que siempre era peor cuando él estaba cerca. ahora de pie en la línea lateral. Mi cabeza se levantó hacia él. Me sentí desesperada. explotó. sin molestarme con mi jumper. —Por una carrera —dije. La parte que estaba rota y sangrando constantemente. te estás sacudiendo toda. con los brazos cruzados. Lo sentí observando y fue bastante mal. Es demasiado. Increíble. saliéndome y no tranquila manejando el contenerme de cerrar de golpe la puerta detrás de mí. Lo estás haciendo bien. Se había acercado más cuando no había estado prestando atención. No podría hacerlo. y me dirigí a la puerta. ¡lucha adecuadamente! Lincoln nos había estado observando durante las últimas tres horas. él había estado juzgándome. Caminé hacia un lado de la colchoneta y me puse los zapatos.—¡Por el amor de Cristo. tratando de consolarme. Desmenuzando todo lo que había estado haciendo. incluso. mirándose agraviado. »Tus brazos están en todas partes. Si insistes en luchar. —Violet. Mordí el interior de mi mejilla y tragué el nudo en la garganta. deja de desperdiciar tu energía! —gritó Lincoln. La parte de mí misma que había estado tratando desesperadamente de ignorar.

Corrí hacia el centro y caí de rodillas. Quería verlo roto. los sacrificios. las lágrimas comenzaron a caer. ¡Pero no puedo escapar de mí misma! Clavé mis manos en la hierba. . maldita sea. si pudiera dejar mi alma abierta para él en la forma en que anhelaba que lo hiciera. jadeando. ¿Por qué es tan fácil para él? ¿Cómo puede solo ir de la manera en que lo hace? ¿Por qué no me gritaba o se rompía como yo? Era injusto. Paré por aire mientras se me hacía un nudo en la garganta. el riesgo. Mi respiración más y más fuerte y. lo cual estaba. Todo menos una cosa. No porque estuviera cansada. Porque a nadie le importa. la responsabilidad. ¿Por qué debería importarles siquiera? ¿Por qué tengo que ser yo quien persigue a los ángeles que abandonan su reino? ¿Por qué yo tengo que renunciar a todo? ¡A todos! Y luego más pensamientos empezaron a caer. mis dedos deslizándose con fuerza en el suelo mientras agarraba firmemente puñados de tierra y trataba de hacerme retroceder a mí misma. excavando pequeños agujeros hasta que me vi rodeada por una zanja. ¿Por qué no puedo simplemente estar con él? Todo estaría bien si lo tuviera. los que herían a la mayoría. sino porque mi garganta se había cerrado tan fuerte que jadeaba con cada respiración. tomar el control. Nadie estaba viendo o gritando: "Ahí va la mujer biónica". Di un lamentable esfuerzo en mirar alrededor. Si pudiéramos ser lo que se suponía que seríamos. cuando no pude volver a forzarla. el dolor. Seguí corriendo hasta que golpeé el pequeño óvalo. Necesitaba escapar. Pronto mi trinchera sería un foso. los combates. Acabé solo tirando la tierra y comencé de nuevo. La peor parte era que podría hacer frente a todo esto.Tomé ritmo hasta que estaba corriendo más rápido de lo humanamente posible.

Me ayudó a calmarme un poco. —Yo. Debió correr para haberme alcanzado tan rápido. Pero también sabía que Phoenix tenía un arma de la cual Lincoln no podía protegerme. el sonido del último grito de Nyla. viendo el campo. —¿Cuántas eventualmente. Lincoln pasaría lo contrario. Agarré un puñado de tierra y lo tiré en frente de mí. Pero él estaría como Nyla. Lo sentí acercándose. Estás por todo el lugar. ya estaba sentada en el suelo. No puedes hacer esto. no lo sé.. Violet. Necesitas concentrarte en vencer a tu oponente. con tanta fuerza que mis nudillos quemaron contra las pequeñas piedras incrustadas. él pasaría frente a cualquier atacante para salvarme. Al igual que en Jordania. moviéndose lentamente sobre mí. solo esperó mientras lloraba.La visión del cuerpo sin vida de Rudyard se abrió camino en mi mente. Imaginé cuan perdida se sentiría. La única forma en que vas a hacerlo es si descansas. el pensamiento de cuan terrible se sentiría Lincoln debiendo atestiguar y después soportar mi muerte. Atrapado para siempre. hundiendo los dedos en el suelo otra vez. horas al día estás entrenando? —preguntó. No que realmente lo fuera a ver. Cerré los ojos con fuerza. se mantuvo en silencio detrás de mí. Sabía que cuando viera esas imágenes sería él quien muriera y el sonido de mi grito lo perseguiría. No me tocó. no cuando estás tan ocupada luchando contra ti misma. su alma destrozándose.. Estaría muerta. comes y entras en tus cabales. Me tomó un tiempo reponerme y cuando me di la vuelta para mirarlo de frente. Luego. Para entonces. el sol empezaba a perder el poco de calor que había estado dando. —Estaba en lo cierto acerca de tu pelea. . Perdida para siempre.

puño apretado. con los brazos sueltos a su lado. Lincoln se puso de pie frente a mí. Si quieres ser mejor. —¿Crees que esto es fácil para mí? —Él tomó una respiración profunda—. pero me puse de pie y desempolvé mis manos. Solo muévete para golpear. vi su mano retroceder. —Respira —dijo. muévete rápido y con todo tu poder. cerca de mi lado y luego. no lo seguí. me quedé quieta. —Vamos —dijo. Lincoln se puso de pie. Suena bastante simple. —Permanece quieta —dijo—. en algún lugar más feliz. obsérvame cuidadosamente y cuando te muevas. Tómate tu tiempo. desde la esquina de mi ojo. Mi brazo salió tan rápido que agarró el suyo en pleno vuelo y mí otra mano. . Esto iba en contra de mis instintos naturales. tratando de mantenerme quieta. a mi derecha. Me gusta moverme y tratar de manipular la pelea. pero no lo es. pero cuando miré hacia arriba levantó las cejas. me escuchas y haces lo que te digo. Pensé que quería arrastrarme de vuelta a su casa o llevarme a casa. Reflejé su pose. no dudó en ir directamente a su cuerpo ahora abierto. tristemente. Cuando dio unos pasos a mi derecha. No todo el mundo es como tú. Desafiándome.—No es tan fácil. Lincoln retrocedió unos pasos. Quería seguir cavando mi trinchera en otra parte. Su cabeza se levantó y luego la sacudió. Cuando regresó a mi izquierda. Se movió unos pasos hacia atrás.

—No es en ti en quien no confío. reflejando al mío.—Bien —dijo. alma lo necesitaran. Soltó su agarré sobre mí y nos apartamos el uno del otro. Con mi espalda contra su cuerpo. En ese momento me tomó todo lo que tenía no arrojarme a sus brazos y suplicarle que se comprometiera a una eternidad de sufrimiento solo por mí. Fintó hacia mí de vez en cuando desde diferentes direcciones. Me había golpeado. —Tenemos que irnos —dijo Lincoln—. estábamos lo más cerca que habíamos estado en las últimas semanas. Una vez más. hasta que me apretó y susurró: —Lo sé. Fue entonces cuando me tomó fuera de balance y me hizo girar en un abrazo de muerte. Asentí y mantuve mi posición mientras él se movía sobre mí. enderezándose—. Perderás tu toque de queda. Pero me impacienté y me moví de mi posición para tratar de acabar con él. pero de repente todo en lo que podía centrarme era en su pecho que estaba moviéndose arriba y abajo contra mi espalda. Era como si todo mi ser. No podía dejar de exhalar por el alivio que venía de tenerlo cerca de mí. cuerpo. —No confías en mí —dije. . Cada vez me las arreglé para bloquearlo y obtener uno cuantos golpes más. Lincoln apoyó su barbilla en la parte superior de mi cabeza y se quedó así por un momento. Retrocedió unos pasos y cerró los ojos un instante. No lo culpaba. espíritu.

en el último par de noches. En cambio. En parte debido a las palabras de Lincoln y en parte porque estar castigada significaba no tener que cazar todas las noches. pero lograba ir un par de horas al . Ya podía sentir la diferencia. Mi mente se estaba aclarando y me sentía más fuerte en todos los sentidos. Eran los miércoles y los días de semana los que me estaban resultando difíciles. he llegado incluso a conseguir un par de horas de sueño. y me di cuenta de lo mucho que estaba extrañando mi arte. Jeremías 13:16 D urante los siguientes tres días. Seguía comiendo en mis horarios y todavía entrenaba duro. No fue hasta que terminé tres lienzos y me paré frente a ellos que me di cuenta del desconcertante patrón.Traducido por Selene Corregido por Lizzie Wasserstein “Tú esperas por la luz. Lo extraño fue que todo lo que pinté de alguna manera parecía reflejar la imagen de un arco iris. probablemente debido a la culpa. Los Exiliados me llamaron arco iris. Griffin estaba en lo cierto. pero ¿qué significa eso? Un arco iris representa un vínculo entre los reinos. ya que se suponía que debía estar en casa inmediatamente después de la escuela. saqué mis pinturas por primera vez en mucho tiempo. pero él se convertirá en densas tinieblas y cambiará a una profunda tristeza”. pero descansaba cuando lo necesitaba. Papá. Pero qué significaba para mí era todavía un misterio y no estaba demasiado interesada en convertirme en una especie de arco mágico después de una tormenta. me encontré llevando las cosas con más calma. He estado haciendo lo que Lincoln dijo y. me había comprado un nuevo conjunto de pinceles y los había dejado en mi estudio. Todavía había mucho que no entendía sobre mis habilidades.

Steph había pasado algunas tardes. Extraoficialmente. Oficialmente. Y si él no puede encontrar una manera de llegar hasta aquí. Sí. quien parecía más dispuesto que nunca a compartir su experiencia. mi única opción sobre la Academia era: que se jodan sus estúpidas reglas! . —Hace un par de días atrás. Le prometí regresar en la mañana... lo que significaba que mañana iba a tener que romper las reglas de mi castigo y faltar a la escuela. —Sí que lo hará. Había renunciado a tratar de ayudar. Después de renunciar a mi lienzo volví a mi dormitorio. Me deslicé a su lado y la acerque en un abrazo. Steph había estado trabajando en el código de las Escrituras constantemente. pero Onyx me había apartado hacia un lado para decirme que quería hablar conmigo. bueno. Lo último que creo que escuché es que él y Zoe estaban urdiendo algún loco plan. Me di cuenta por los círculos oscuros debajo de sus ojos y por el hecho de que estaba bebiendo casi tanto café como yo que últimamente no estaba durmiendo mucho. Por lo que pude notar no había conversado con su madre en días y con lo último que escuchó de su padre. y algunas trabajando en la traducción con Dapper. donde Steph estaba tumbada en el suelo. y a Onyx. En este momento. era para mantener un ojo en Onyx.Hades en mi camino de regreso con Steph para obtener más suministros para mi investigación y chequear a Dapper. era por seguridad. no tenía planes inmediatos de regresar a casa. Griffin todavía tenía a varios Grigori en el Hades durante todo el día. nosotras lo haremos. —Y lo decía de todo corazón. Steph no le dio la bienvenida a mis destrezas. Ella dejo su lápiz. al igual que hoy. en mi casa. tratando de descifrar qué significaba todo aquello. a ella solo le gusta trabajar en mi casa en vez de la suya. —¿Has estado en contacto con Salvatore? —le pregunté desde la puerta. —Probablemente él nunca vuelva. Hasta el momento no había surgido ningún problema. “por el bien mayor” y todo eso.

lo juro. y con sus ojos azules y sus cejas más oscuras era sorprendente. Me encogí de hombros tímidamente. solo un poco más alto que yo. tenía el el mismo rubio pálido de Steph.Steph me dio un apretado abrazo. En mi camino a la cocina escuché un golpe en la puerta. —Hola. ¿Qué planeas para después? ¿La Uni? . Puse mis ojos en blanco y le arrebaté la taza. —Bueno. ¿Estás apurado? —Si realmente Steph estaba a punto de avanzar quería darle un par de minutos más. La abrí para encontrar a Jase inclinado casualmente contra el marco. sonriendo—. —Tengo un poco de tiempo. —Ella está justo en el medio de algo. así que debe ser buena. Jase —le dije. Si alguien estaba al borde de un gran avance era Steph. Su mejor característica era su cabello. Jase se encogió de hombros y se metió en el apartamento. —¿Café? —preguntó. y una suertuda contextura aunque sabía que no entrenaba para ello. se dirigió directamente hacia la cocina y tomó un asiento en la barra—. —Él me lanzó una tranquila sonrisa. Definitivamente tenía un relajada apariencia de DJ. ¿cómo te va en la escuela? Empecé a hacer los cafés. Estaba vestido con jeans y una camisa azul estampada. Casi estoy terminado. Si me haces un café. Altura normal. sonriendo. también. Los últimos exámenes son el próximo mes y luego iré a Fenton. luego se apartó y agarró su lápiz y su taza vacía. ¿Está lista Steph? Negué con mi cabeza. Entonces. —Hola. de ninguna forma lucia larguirucho. —Supongo que debes estar contenta por terminar la escuela. —Fenton es bastante exclusiva por lo que he oído. pero había estado diciendo eso durante días y estaba harta de ser su camarera. Me pidió un café. Estoy al borde de conseguir esto.

. solo pestañeé.. Es una pregunta capciosa.. —Oye. ¿Por qué me siento como si me estuviera pidiendo algo más que ayudar a Steph? Quise responder. Le pasé un café con leche. —En fin. sus ojos miraban hacia otro lado—. ¿qué tal si vamos los tres juntos? —sugirió Jase. Asentí. Incluso cuando papá había comenzado a insistir sobre ello el otro día. Él no dijo nada más mientras terminaba de hacer los cafés. no te estreses. Obviamente su historia encubierta para explicar quién era Salvatore. Ah.. Era un estudiante de intercambio o algo así. —No estaba planeando ir. A menos que vayas a ir con alguien más. —¿Vas a ir? —preguntó Jase. —Ella sigue suspirando por ese tipo que estuvo de visita hace un par de meses atrás.. —Probablemente. Jase debió haber visto la expresión en mi cara. sé que le gustaría.Su pregunta me dejó por completo perpleja. La chica tenía unos cuatro vestidos para el evento. No me había detenido a pensar en mi futuro.. —Así que. Steph había estado soñando sobre nuestro baile final en la escuela desde que la había conocido. Terminaría arrepintiéndose.. Él tomó un sorbo.. pero no podía pensar en que decir. —Así que estaba pensando. —Sí. —Él tomó otro sorbo—. —¿Eso es lo que estás haciendo? —Tal vez —dijo. probablemente. abrí la boca y escupí algunas palabras. Creo que sería una pena si ella no va al baile. con la esperanza de que a él le gustara el café con leche. Ah. sonriendo de nuevo. Muchas personas se toman algún tiempo después de la escuela para averiguar lo que quieren hacer. Steph mencionó que su baile es el próximo mes..

—Oh. Fui a mi habitación y me lancé dentro.. —¡Steph! ¡Ayúdame! —le dije de nuevo.. Tomé la hoja de papel de su mano y la leí. Le daré. —Me arrastré hacia la sala y señalé mi dormitorio—. —No estoy segura. Debería. —Miré hacia abajo y tomé la taza de café de Steph—. nada más importaba. La apertura fragua lo que nunca terminará. Vi. Dejé la taza en mi escritorio y me senté al lado de Steph.. ¡Esto es serio! Ella me miró y casi se me cayó la taza de café cuando vi su rostro.—¿Eh? —respondí finalmente. —¿Es otro poema? Ella negó con la cabeza. a cambio de uno Una ofrenda de dolor comienza los ríos de fuego. cerrando rápidamente la puerta tras de mí. —No. esto a Steph. . no iba a ir. De repente. —¡Steph! —susurre con urgencia—. tratando de no levantar la voz—. —Levantó el papel. Ah. Lo que una vez fue de Atlas y también de Kalliste. ¡Creo que tu hermano me pidió ir al baile! Steph estaba mirando una hoja de papel.. —Lo terminé. yo... una isla oculta la puerta. En el extremo sur.. tratando de confundirlo para ganar algo de tiempo. —¿Vas con alguien más? —repitió Jase. Quiero decir.. Tres al agua para atraer la corriente Tres al fuego para explotar la apertura de su destino Tres a mano de la orden más alta Tres a mano del corazón de un hombre Seis a la tierra.

si necesitas ese aventón a casa tenemos que irnos. No estaba del todo segura si debíamos reír o llorar. Tienes grandes problemas. Las cosas definitivamente no se veían bien y la observación de Steph era cierta. Ambas. mirando la profecía que no entendíamos. —Steph. —Esto no puede ser bueno. Steph se veía seria. —Confía en mí. —¡Steph! —Solo cálmate.Y el agua se eleva para acunar el curso Uno puede ser atraído Cuando el pago sea hecho El Óbolo rojo y la espada En la mano de un admirador Con solo terribles deseos. Jase volvió a llamar. por no mencionar preocupante. Pero en el momento en que paramos para tomar aire. Steph debe haberse sentido de la misma manera o visto que mis ojos se iluminaban. al mismo tiempo. —Bueno. con una mano en la cadera. —Jase sonaba un poco inseguro llamando desde el pasillo. nena. estábamos agarrando nuestros estómagos. Steph se puso de pie. —Oh. Pero ella se puso de pie junto a la puerta. sabíamos que no eran las Sagradas Escrituras. ya que. yo en el suelo y Steph medio desplomada contra la pared. las dos comenzamos a reírnos. Las dos nos sentamos allí. tal vez. Solo dile que iremos todos al baile juntos y si realmente estamos vivas para cuando sea el baile. dejando caer mi cabeza en mis manos. no —le dije. y algo en mí hizo clic. entonces preocúpate por ello. —¿Debo preguntar si alguien va a morir allí? . hasta que alguien llamó a la puerta. Tengo que trabajar en una hora. en el suelo.

. seria ahora—. Los eventos formales eran un procedimiento estándar en su mundo. Después de despedirme de Jase y Steph. —Está bien. . Maldición. —Llévala mañana —le dije. Violet puede ser tan graciosa. ella odiaba faltar a la escuela pero con Jase allí de pie. —Naturalmente. Jase se relajó un poco y volvió a tener su sonrisa fácil. sin dar más detalles.. Sonreí incómodamente. Una hora más tarde mis ojos estaban nublados. Debía pensar que me había estado riendo de él. —Yo... Es solo. Steph sabía que estaba faltando a la escuela y no quería explicárselo a Jase. —Te veo en la mañana entonces. sabiendo claramente que estábamos a propósito hablando en código. Ella me dio una mirada mordaz. cuando aún estábamos recuperándonos de nuestro ataque de risa. ¿Qué quieres hacer al respecto? —Ella sostuvo la traducción en el aire. después de todo. espero que tengas un esmoquin para llevar —le dije torpemente. te veré allí. —Así que… —dijo Steph. había poco que pudiera hacer. Leí y re-leí las Escrituras cientos de veces y aun entendía muy poco sobre ella.Steph abrió la puerta. Era el hermano de Steph y un Morris. Quería argumentar. —Lo siento. Jase me miró y puso sus manos en sus bolsillos. me desplomé en el sofá.

¿puedes regresármela? —Uhm —dijo de nuevo.. —¿Qué es esto? Miré hacia arriba. Solo. Mi enfoque se fijó en mis manos. sentada en la sala de estar en silencio. No es nada. —Él se mantuvo leyendo y me senté más recta. entrelazando los dedos y esperando que papá no quisiera tener algún tipo de conversación profunda conmigo. todavía estudiando el texto—. la estaba leyendo. —Uhm.. —¿Tú. Sin duda tenía que entregar algo pronto. —Papá frunció el ceño mientras parecía absorber las palabras con algo que se parecía a.. Metí un mechón de mi cabello detrás de mí oreja y traté de ser indiferente. Tenía la profecía en la mano. —Oh. entendimiento. ¿Quién escribió esto? —Yo.. encendiéndola. —Pensé que estarías dormida —dijo. sabes qué significa? Papá sonrió. luchando contra el impulso de arrancársela de las manos. no puedo recordarlo. .... Papá respiró hondo y se acercó para sentarse frente a mí en la mesa de café. —Papá. »¿No hay nada en la televisión? —Nah.. sorprendido de verme todavía despierta.Para el momento en que oí la puerta principal y a papá hacer tranquilamente su camino a través del apartamento era tarde. —Me sorprende que estés estudiando algo así en una escuela católica. Solo una tarea para Inglés. No estoy segura. Él se dirigió a la máquina de café. Me encogí de hombros. —No podía recordar la última vez que había estado sentada viendo televisión. —Sé que esto es territorio desconocido.

las decisiones que se harán. —“Tres al agua para atraer la corriente. la muerte. —Su sonrisa se hizo más profunda—. Cosas que nunca se dejan son cosas que son fundamentales para la existencia. Esto es sobre sacrificar elementos. Si investigas la palabra Kalliste… puedes encontrar algo. esto no es un poema de la escuela católica —dijo él. Tres a mano del corazón de un hombre.. una isla oculta la puerta. Tres al fuego para explotar la apertura de su destino. Crucé mis dedos debajo de la manta envolviéndome con ella. »Y estas partes “de la orden más alta” y “del corazón de un hombre” describen los sacrificios. la naturaleza. Este es un lugar. »”La apertura fragua lo que nunca terminara”. Yo asentí hacia él. No estoy seguro. el agua es como un pasillo. Lo que una vez fue de atlas y también de Kalliste”. eso tiene sentido —le respondí y luego cubrí mi comentario con una sonrisa ligera... la puesta de escena. Y “el agua se eleva para acunar el curso”. pero en la historia el agua siempre ha sido el camino para los viajes entre mundos o vidas. Seis a la tierra. Son casi como instrucciones. se trata de la emoción del momento. Cariño. Miró las palabras de nuevo.. así que tal vez tiene algo que ver con el cambio. comenzando a mirarme con sospecha—. ¿Estás segura de que debes estudiar esto? .—¿Estás tratando de que haga tu tarea? Usé mi sonrisa más tímida. —La poesía no es mi punto más fuerte. —Sí. Tres a mano de la orden más alta. Ya sabes. el bien y el mal. »“Una ofrenda de dolor comienza los ríos de fuego”. —Tu madre odiaba la poesía.. la vida. Asentí mientras que mordía con fuerza el interior de mi mejilla. Pero yo siempre la disfruté. pero “fragua” como palabra usualmente no es algo positivo. odio. Debería ser algo así. No estoy seguro. pero “del corazón de un hombre” implicaría algo relacionado con el amor o tal vez. —Está bien.. así que supongo que no es algo agradable. —dijo él finalmente—: “En el extremo sur. Déjame ver. a cambio de uno”.

Que denso. Quería lanzarme a los brazos de papá y decirle todo. Bueno. —Me miró con atención y le sostuve la mirada con tanta calma como pude—. “Uno puede ser convocado. Si tuviera que adivinar. —Guau. estaba segura. La mano del admirador. Cerré mi puerta detrás de mí sabiendo que no había ninguna posibilidad de que pudiera conciliar el sueño esta noche. Cuando el pago sea hecho. Gracias de todos modos. tratando de ignorar como temblaban mis piernas. más que en cualquier otro.. —Me puse de pie.. Rojo. Él no podía saber nada. pero sin duda es inquietante. Creo que iré a la cama. Tal vez voy a elegir un poema diferente. ..—Sí.. Me pasé una mano por la cara y bostecé. papá. tuvimos que escoger de una selección. Esto habla sobre invocar a alguien y que el admirador debe pagar por ello. Me obligué a respirar. Sentí que papá me miraba mientras caminaba hacia mi habitación. —No está mal. Podía sentir que el color drenarse de mi cara. Pero en este momento.. mal. —Me estiré—.. Bueno.. diría que este poema trata de invocar algún tipo de. Con solo terribles deseos”. Tal vez escogí uno malo. vamos ver. —Se aclaró la garganta—. El Óbolo rojo y la espada.. Es casi como si. estoy seguro de que debe ser una ofrenda de sangre y la última línea implica que el admirador solo puede tener malas intenciones.

Traducido por HeythereDelilah1007 Corregido por Lizzie Wasserstein “Esto declararé y se los señalaré: que aquel que los creó los destruirá”. —Hola. pero él nunca había vacilado. Sonreí. no podía descartar que estuviera vigilándome desde los balcones y tampoco podía tenerlo tratando de detenerme de ir hasta el Hades. Fueron necesarios aproximadamente cinco mensajes para que pudiera mandarles todas las palabras y esperaba que ellos se las arreglaran para ensamblar todos las pistas. el cual abotoné para ocultar mi falta de uniforme escolar. Libro de Enoc 93:9 E nvuelta en mi largo abrigo negro. veo que te las arreglaste para escapar de la Fortaleza Eden. Papá era tan impredecible en estos momentos. sentados alrededor de algunas mesas que habían juntado en el centro del restaurante cerrado. caminé por la calle de mi apartamento y di la vuelta en la esquina antes de ponerme mi gorro. Dapper estaba repartiendo jugo y había un rastro de tazas y una jarra de café en el centro de la mesa. Ambos me habían mandado mensajes diciéndome que nos veríamos en Hades. Les había mandado a Griffin y Lincoln la traducción por mensaje de texto durante la noche. y después dándome la vuelta para dirigirme en la dirección contraria. principalmente durante el entrenamiento. Spence me lanzó un croissant mientras me acercaba. Había sido dura con Spence últimamente. y cuando empujé las pesadas puertas amarillas de la entrada para abrirlas. siempre . esperando cinco minutos. me encontré con que todo el mundo ya estaba ahí..

Le di un golpe en el brazo y me senté junto a él mientras Kaitlin lanzaba la mitad de su croissant a través de la mesa. Onyx se había puesto cómodo un par de sillas más allá. Creí que había dejado claro mi punto con esto. Tuve la impresión de que iba a ser un largo día así que me llené una taza con café y le di un mordisco a mi croissant mientras miraba a mi alrededor para ver quien más había sido invitado al club de todos-vamos-a-morir. Típico. Miré a mi alrededor a mi extremo. Sencillamente no me siento de la misma forma —dijo fuertemente. Lincoln y Griffin estaban sentados lejos. Spence estaba sentado junto a mí. no a diferencia de Steph. Hoy solo sería otro día de trabajo para ellos. hablando entre ellos. Cuando lo miré él también me estaba mirando. Steph estaba parada a un lado con Dapper. —Él me alejó a un brazo de distancia. »Ah. Nos sonreímos . Volví mi atención al otro extremo de la mesa. —La mayoría lo hace —dijo Spence. alcanzando a Spence en toda la frente y haciéndonos reír a ambos. ambos hablando animadamente y fuera de sí. Griffin me lanzó una mirada que se traducía a: Deberías estar sentada en este extremo de la mesa. un asiento separado para Steph a mi otro lado. Beth y Archer estaban en la mitad de la mesa. sacudiendo su cabeza solemnemente—. sonriendo diabólicamente—. Eden. Lincoln estaba junto a Griffin. —Y yo realmente estaba manteniendo la esperanza —le dije. Los moretones en su rostro estaban casi curados. y logré verlo vaciando algo de una botella plateada dentro de su café. por supuesto que yo sabía exactamente en donde estaba él desde el momento en que entré al edificio. fingiendo luego una sonrisa de “lo siento” para mí. —Se retorció—. siguiéndole el juego. Fui directamente hacia él y le di un fuerte abrazo. Me quedé mirándolo fijamente hasta que levanto la vista y me dio una mirada burlona. La mayoría lo hace.comportándose como la misma persona. Se había recuperado a una velocidad imposible. Imaginé que ambos habrían visto mucho en sus quinientos años. al final de la mesa.

Considerándolo todo. —Dejé caer mi brazo y me senté derecha. Ambos trabajaban a las afueras de la ciudad. Sí. Nathan y Becca. como siempre. Esto era todo. Tomé una. copias de la profecía. tan —¿Malos días del mes? —¡No! —dije. y me enderecé en mi lugar. Eran jóvenes. incluso aunque tuviera la original doblada en mi bolsillo. Yo estaba sin aliento. Estaba encorvada con un dolor que me estaba negando a reconocer. interrumpiendo mis Miré hacia abajo. como de la misma edad de Lincoln. Griffin empezó a distribuir hojas de papel. Solo los había conocido de paso. El simple hecho de que estuvieran allí decía muchísimo. tal como cualquier par de amigos haría. y sabía que Griffin les tenía en alta estima como guerreros. El partícipe más sorprendente era Onyx. se sentaban frente a ellos. bien? —me preguntó Spence.mutuamente. mi brazo envuelto sobre mi cintura. y tomado el asiento junto a Griffin. . solo que no me siento estupendamente. querríamos tenerlos de nuestro lado. Me pregunté lo que habría dicho o hecho para meterse en la lista VIP. y por todo lo que él no había mencionado. Me había dicho antes que si alguna vez llegaba a reducirse a una pelea. —¿Estás pensamientos. sin molestarme por protegerme de su pinchazo mientras intentaba determinar qué era exactamente ese dolor palpitante. —La muerte en versos —susurró Spence en mi oído mientras sacudía sus cejas. Griffin me había contado que ambos eran como el Control de Fronteras. Dapper estaba sentado en dirección al idiota. pero ambos quitamos rápidamente la mirada. —Uhm… —¿Lo estaba?—. estar sentada entre Spence y Steph era mucho más fácil que estar entre Griffin y Lincoln. todo el mundo había sido invitado a nuestra reunión de “infiltrados”. estaba feliz de haber elegido este extremo de la mesa. asumí que era un tipo de trabajo manual. Samuel y Kaitlin estaban junto a Dapper y otro par de Grigori.

Una vez el pago esté hecho. después de la muerte. »Seis deben ser asesinados para traerla de vuelta. esto es lo que pudimos descifrar. Y aquí es donde se pone difícil. será liberada del Tártaro. —¿La sangre de quién? —preguntó Spence. Esta explicación seguía de cerca a la de papá. Pero con esos marcos salpicados de diamantes estuve bastante segura de que este era un lado de Dapper que mostraba muy raramente. en este caso. —¿El cual es el infierno? —volvió a preguntar Spence. probablemente plata. Estaba fascinada por cuan diferente lo hacían lucir. y luego lo señaló. y… —Miró hacia abajo y luego nuevamente arriba. no podía arreglármelas para sonreír. Él realmente sabía cómo esclarecer un poema. asumiría que es un ofrecimiento de sangre. aquel que ha sido llamado…—Él levantó sus ojos de la mesa—. no exactamente esbelto y sus gestos no son delicados en ninguna forma. Dapper estudió el papel un poco más. Phoenix es el admirador con el deseo terrible. Dapper se movió hacia adelante en su silla y sacó un par de anteojos. —Bien. El Óbolo es tradicionalmente una moneda de plata que solía ponerse sobre los ojos de los muertos como pago al barquero que los llevaría al siguiente mundo. Griffin cree que será del mismo Phoenix. —Luego tenemos el verso de arriba. No hay ningún significado real para eso. ahora que entendía más del contenido. dándole una mirada de “cállate”. Después se volteó hacia Dapper y le dio un asentimiento. Dapper es el dueño de un club nocturno. y. pero podría ser la de alguien más. lo rojo. pero creo que son tres de una misma especie. Lilith. como llamando . que deben ser regresados en el agua y otros tres en el fuego. —Empecemos desde el fondo gente —dijo Griffin. —No estamos seguros. —Si —dijo Griffin. Pensé en las palabras de papá. y en lugar de eso sentí la sangre drenándose de mi rostro. Este habla de sacrificio. por lo tanto exiliados. Phoenix tendrá que hacer un pago. o vida.Pero a pesar de que Steph y yo rompimos a reír ayer.

claro. —Todavía queda mucho que no está claro. —Bueno. mirando a Onyx. Lo que sea que Griffin hubiese leído en la petición de Onyx obviamente no lo había preocupado . —Quiero ir con ustedes. —¿Por qué querrías venir con nosotros? —preguntó Lincoln. —Se recostó.valientemente a las tropas—. Todos menos Onyx se quedaron pasmados. Pero nunca creía que le entregaría la Escritura de los Exiliados a Phoenix. estaba en silencio. Gracias a Stephanie. pero tenemos algo de tiempo. en cuyo caso se lo diré a quién sea que tenga los puños más rápidos. —Danos la ubicación —dijo Griffin. ningún Grigori está por permitir que eso pase —dijo Spence. Griffin se levantó. típico de Onyx. que sea sacado físicamente de mí. pero la única garantía del regreso de un exiliado que podría valer como una ofrenda al Tártaro debe ser hecha por una espada Grigori. —¿Sabes dónde está Kalliste? —pregunté. el cual yo estaba segura que ya había escuchado esta teoría. —Tengo mis razones. tenemos una traducción que Phoenix podría no haber sido capaz de interpretar todavía. A menos. Les daré mis conocimientos y —miró hacia Griffin y luego hacia mí. Incluso Griffin. No puedo ver ninguna manera de que esto se haga realidad si no es por una mano Grigori. con aire de suficiencia—. Tenemos una ubicación. Y gracias a Onyx. ¿Era eso de lo que quería hablarme hoy? Onyx le dio un sorbo a su café. —Miró rápidamente hacia él y luego hacia mí—. apenas reconociendo mi pregunta. o incluso la había sugerido. No hasta que lo hice. Fue Steph quien se aclaró su garganta dócilmente y empezó a hablar —Los exiliados pueden matar a otros exiliados. No tienen nada que ver con esto y no son de su incumbencia. sonriendo y esperando a que nosotros nos rindiéramos a sus peticiones. mi palabra de que los compartiré solo con ustedes.

Pasó a una presentación dramática. La historia logra eso. Ahí es donde está la entrada.C. pero no me perdí el momento de alivio que no había sido capaz de ocultar. un simple cementerio. a algún lugar en el fondo del océano. “Lo que fue una vez de Atlas y también de Kalliste”. ella parpadeó y palideció. —¿Qué? —respondí—. —¿Dónde? —preguntó Griffin suavemente.C. hace mucho que se ha ido. —¿Grecia? —preguntó Steph. Hizo erupción alrededor de 1650 A.000 A. Lincoln se veía como si quisiera protestar pero Griffin lo hizo callar—. Platón fue uno de los únicos humanos capaces de descifrarlas. . nunca durmiendo realmente. Lo que queda de ella rodea una apertura hacia el infierno. Miré a mí alrededor en la mesa y otras caras empezaron a ponerse blancas también. Necesitamos esa ubicación. Podía decir que él disfrutaba particularmente haber agitado al generalmente impenetrable Lincoln. como si visualizara un mapa. Por supuesto. Una isla que una vez ostentó el nombre de Kalliste. como si otro pensamiento hubiese llegado deslizándose. Fue mucho antes de mi tiempo en la tierra. No tenemos otra opción. Ha habido muchas historias a través de los años sobre… entradas. relajando sus hombros y arrancando. y de lo que quedó atrás. Tal vez 10. Una ciudad que hubiese sido así de grande habría conquistado el mundo. tal vez. la más bella. antes de que su cabeza se alzara rápidamente—. inclinándose hacia atrás y suspendiendo uno de sus brazos en la parte de atrás de su silla. —Solo la primera parte del poema casi me lo dice. —Thera… —dejó salir el aliento. para este punto. ¿Qué significa? Griffin tragó. Hizo una pausa. lo cual probablemente estaba haciendo. Y entonces. ¡Santorini! La isla que queda más al sur. —La isla de Santorini solía ser conocida como Thera. Era una civilización entera construida en la cima de una isla que era también… Un volcán. —Parece ser que haremos un viaje a las islas Cícladas. siempre a la espera. aunque yo ya estaba observando desde un punto de vista diferente.demasiado. Onyx se regodeó.

C —lo corrigió Onyx. ¿no es cierto? El volcán es la puerta. Nadie tuvo que hacerlo. Una sola palabra aterradora. Incluso Onyx se quedó callado. Creen que Thera era el hogar de la ciudad perdida de Atlantis. Tenía la sensación de que él había estado por aquí para ese. Nadie respondió. El resto de nosotros nos quedamos ahí sentados. Lincoln se levantó y se alejó de la mesa como si necesitase hacer algo. —¿Entonces el volcán se hundió? —preguntó Spence. porque meramente un volcán iba a ser pan comido —dijo Spence. —“Ceniza caerá tal como el fuego lloverá” Van a hacer que el volcán haga erupción. Algunas personas creen que causó la destrucción de toda la civilización Minoa en la isla vecina de Creta. Y algunos. Y ese volcán está bastante vivo. —Sí.—Más cerca de 1630 A. Saqué el primer poema que Steph había traducido. —¿Cómo es que el volcán destruyó a la gente de otra isla? —preguntó Becca—. Incluso una explosión enorme no pudo haber mandado lava toda esa distancia. —Tsunami —dijo Steph. una gran parte de la isla se hundió en el mar y lo que queda de ella ahora es solo el borde externo. Dapper empezó a limpiar. lo hizo —dijo Onyx—. Se detuvo cerca del bar. Era lo que hacía cuando las cosas se ponían feas. —No podemos pelear contra eso —dijo Becca. en shock. —¿Cuándo nos vamos? . Pero el infierno no se queda abajo por mucho tiempo… se ha estado elevando del agua desde entonces. todavía dentro del rango de escucha pero mirando hacia otro lado. Lincoln eventualmente volvió a la mesa. —La explosión fue enorme. hundiéndose en su asiento. despejando la mesa de platos y vasos. —Claro. —Miró hacia Onyx—.

Asentí de vuelta. ¿Cómo es que Griffin podía hacer esto? Ella ya había sido secuestrada una vez. —¿Qué pasa con la escuela? —pregunté. —Yo iré también. y me di cuenta de que Griffin no tenía ninguna intención de dejarme hacerla quedarse atrás. quitándose las gafas. Él la mantendría a salvo. perdido dentro de un pensamiento profundo. ¿Qué tal si tú haces lo tuyo y me dejas a mí con lo mío? Pude ver que nada de lo que dijera podría cambiar algo. una promesa. pero Stephanie es parte de esta lucha ahora. Hay algunos símbolos que ella podría ser capaz de ayudar a descifrar. —Nunca te pedí que lo hicieras de cualquier manera. deseando nuevamente no haberla traído nunca a este mundo. Vi. esto es más grande que eso. —Esta noche. —Ambas sabemos que yo puedo costearme algún tiempo fuera de la escuela. —Se cruzó de brazos. de cualquier forma. y está de acuerdo con quedarse lejos de la línea de fuego y con seguir instrucciones. —Lo siento. pero… —No podré defenderte. Confiaría en él para que lo hiciera. —Es demasiado peligroso. Ha probado su valor y todavía quedan partes de la Escritura que deben traducirse. . Miré a Steph.Griffin tardó un momento en responder. Y. No solo es importante para ti el detenerlo. Ella levantó sus cejas. —¡Ni se te ocurra! Voy a ir esta vez. Ella tenía razón. Si ella está dispuesta. Trabajaremos juntos en la Escritura y nos quedaremos lejos de la pelea —dijo Dapper. y no tengo ninguna intención de ponerme a mí misma en la línea de fuego. Sus ojos se quedaron en los míos y me dio el más mínimo de los asentimientos. Violet. ella vendrá.

Nadie puede rastrearte mientras uses esos documentos. mucho mejor de la que papá alguna vez me hubiera dado. cuando se detuvo ante la jaula desplegable que contenía todo el alcohol. no había necesitado uno para Jordania desde que habíamos entrado de contrabando. dándome una mirada de “ni-siquieralo-pienses”. Onyx sonrió ampliamente. Lo levanté. Onyx se deslizó fuera de su asiento y se dirigió directo hacia el bar. —Si. Yo estaba a punto de hablar. No traigas nada distinto a eso y estarás bien.—9 pm. mirando una foto de mi misma que ni siquiera recordaba haberme tomado. —Al resto de ustedes se les espera en ese avión. un pasaporte y otros tipos de identificaciones. —Sonrió él—. Habría mucho por lo que tendrían que pasar antes de que Griffin dejara la ciudad en sus manos. —¿Y la tarjeta llave? —pregunté. —Sí. dejando de lado sus archivos y escarbando en su bolso. Gente —repitió Griffin antes de hacerle gestos a Beth y Archer para que lo siguieran. Ambos asintieron. Onyx. Es la documentación estándar de todos los Grigori. cuando sacó algo de su bolso y lo deslizó a través de la mesa hasta que se detuvo frente a mí. en el aeropuerto. incluyendo una tarjeta llave. así que traigan sus pasaportes —dijo Griffin. Tendré la documentación para ti en el aeropuerto —dijo Griffin. —¡Llaves! —gritó. —9 pm. Beth y Archer se quedarán atrás y recorrerán la ciudad —continuó Griffin. lanzándole a Steph una rápida sonrisa. de explicar que ni siquiera tenía un pasaporte. —¿Esto es legítimo? —pregunté. Las tenemos para que así las autoridades gubernamentales no nos puedan seguir el paso.. Será alquilado. Y no. Lo metí todo dentro de mi bolso mientras Onyx se aclaraba su garganta. —Para emergencias —dijo él. .

Recogeré tu trabajo también. —Eso pensé. No podía moverme todavía. claro. y les diré que voy a uno de los viajes de negocios de papá. tratar de convencerla para que se quedara. —¡Llaves! —exigió Onyx. —A la escuela. Era vagamente consiente de la gente empezando a recoger sus cosas.—Olvídalo —dijo Dapper. a menos. encuentre la forma de llegar a él… . Llegaré para el último par de clases. Me abrazó más fuerte de lo normal. Dapper se las lanzó. Me apretó una vez más y luego se fue vía Spence. —¿A dónde vas? —pregunté. Me retorcí. ¿Queda alguna parte de él capaz de sentir algo todavía? Tal vez si le hablo. recogeré el trabajo para la próxima semana. —Está bien —suspiré. ¿en serio? ¿Dime que no te gustaría un vaso largo de algo adormecedor de mentes después de descubrir que el infierno está a punto de jugar al escondite usando el volcán más destructivo del planeta? Dapper continuó limpiando la mesa. ¿Cómo es que Phoenix podía hacer esto? Había visto un lado suyo del que estaba segura nunca sería capaz de hacer lo que él estaba haciendo ahora. Onyx las atrapó con una mano y la jaula estuvo abierta en instantes. Steph se levantó y se dirigió hacia la puerta. solo por si acaso. Quería argumentar. pero era inútil. —Estaré afuera de tu casa esta noche a las ocho. pero me senté de vuelta en la mesa. Debió de ofrecerle recoger su tarea también. —Oh. tal vez la siguiente. que quieras venir conmigo. Lo que sea que le hubiese dicho lo hizo caer en risas histéricas. Suspirando. ahora limpiando la mesa. levantándome también. Dapper.

Me levanté y puse mis manos sobre la mesa para lanzarle una mirada feroz -—Bueno. no me conoces en lo absoluto. podía entender que me había estado observando por un rato. —Todo esto es por mi culpa. para pelear una batalla que es culpa mía? Él sacudió su cabeza con incredulidad. para. ¿Por qué está usando su poder a mí alrededor? —Lo mejor que podemos hacer es detenerlo. Me sobresalté desde mi espiral mental y miré hacia arriba. el flujo de la miel emanando de él y envolviéndome. que incluso tendría que lidiar con papá antes. —¿Eres deficiente? ¿Crees que voy a dejar que todos los demás vayan allá. no ir absolutamente no era una opción.—Lo que sea que estés pensando. Pero si pienso que deberías considerarlo. ha sido considerado Recogí mi bolso y me precipité hacia afuera antes de que Lincoln tuviera la oportunidad de decir otra palabra. Si no me hubiera involucrado con él en primer lugar… Todo esto porque no pude amarlo. incluida Steph. —No creo que vaya a pasar. Incluso sabiendo lo que se venía. —Si piensas que eso alguna vez va a pasar. Sentí el surgimiento de su poder. . Como si quisiera alcanzarme. Por la mirada en su rostro. Algo doloroso atravesó el rostro de Lincoln y sus manos se pusieron en puños como si necesitara contenerlas. Lincoln estaba parado en el lado opuesto de la mesa. pero Vi… Creo que deberías considerar no venir. y que yo había estado tan perdida que ni siquiera lo había sentido moverse cerca.

Me detuve en seco. aun en la hora más oscura. Karl Von Clausewitz E ra un día lluvioso y sombrío y el sol no parecía estar ofreciendo nada de ayuda. pero más. y en segundo lugar. El solo estar a su alrededor provocaba reacciones que no podía controlar. Metí las manos en los bolsillos de mi abrigo mientras comenzaba a irme. conserva algunos destellos de la luz interior que conduce a la verdad.Traducido por Jessy Corregido por Lizzie Wasserstein “Dos cualidades son indispensables: en primer lugar. invocando el instinto de mirar sobre mi hombro. Se estaba haciendo más difícil todo el tiempo. ahora? . vaya. o causaba el zumbido familiar que sentía cuando otro Grigori se encontraba cerca. —¿Qué quieres? Salió de las sombras de la puerta trasera hacia el Hades. solo en caso de que Lincoln decidiera seguirme. Apreté mi abrigo con fuerza alrededor de mi cintura y tiré de mi gorro de lana. Estaba tan atrapada preguntándome cómo íbamos a sobrevivir a este viaje. Él no activaba mis sentidos de la misma manera que lo hacían otros exiliados. No quería detenerme. Ahora que estaba lejos de él. todo lo que sentía era la fría y temblorosa soledad que quedaba atrás. Se sentía como un recuerdo. Te dije que necesitábamos hablar. el valor de seguir esta tenue luz a dondequiera que pueda llevar”. Desde el momento en que me había sentado en Hades por dentro y por fuera había quemado como hielo seco. —Vaya. que no noté a Onyx hasta que estuve casi encima de él. —¿Qué. un intelecto que. estamos sensibles. tanto a la batalla como la proximidad.

todavía sintiéndome vacía y fría. Lilith es la personificación del mal. lo cual pareció provocar una pequeña sonrisa. Me mordí el labio. es estupendo ser especial.—Santorini es una isla pequeña. —La única persona que se acercará lo suficiente a él para hacer un ataque eres tú. Una vez más. absorbiendo sus palabras. comenzando a marcharme. La única oportunidad que tenemos es matar a Phoenix antes de que abra las puertas y tú eres la única que puede hacerlo. créeme. o tal vez era una mueca. Se dio la vuelta y entró a Hades. La mirada en su rostro era casi genuina. —Porque… nadie más va a hacerlo. Siempre estuvo demente. pero ambos sabemos que él siempre dudará… —Su mirada confiada se trasformó en una de miedo—. No es como cualquier otro lugar. —¿Por qué me estás diciendo esto? —espeté. —¿Qué significa eso? Él se encogió de hombros. Arcoíris. buena o mala. —Lo averiguaras pronto. —¡A diferencia de ti! —disparé. no es como la ciudad. —Olvídalo. posiblemente inmune a nuestras espadas. —¡Tienes que decidir! —gritó detrás de mí. Lincoln tiene la capacidad. Mi respiración era humosa en el frio mientras dejaba mi tembloroso cuerpo—¿Qué estás diciendo? —Será imposible de detener. pero después del tiempo que ha estado… Donde ha estado… no tendrá ninguna otra intención que no sea la destrucción. Ella es… confía en mí. No estoy interesada en participar en tus juegos —dije. —Oh. . Me detuve y me giré hacia él. Aniquilará todo y a todos en su camino. cerrando la puerta tras él. tuve una visión. Pero todo lo que alguna vez he hecho será una mera brisa en comparación con el huracán que ella desatará.

Pero Steph debía estar afuera en menos de media hora y yo seguía esperando. una nueva tarjeta de estudiante. La verdad era. No era como si no lo hubiera pensado yo misma. No era de extrañar que Lincoln quisiera que me quedara atrás. Mi cartera ahora estaba llena con una suscripción a una librería que no reconocía. Saqué la caja de madera de mi madre e intenté ignorar la ola de sentidos que siempre me superaba cuando la tocaba. Pero Onyx y su recién descubierta necesidad de auto conservación fue el primero en decirlo en voz alta y de alguna manera eso lo hacía diferente. que no quería morir. Cuando lo intentaba podía pasar por alguien de diecinueve años. cuando Phoenix se había llevado a Steph tuve que aceptar que podría ser mi única opción. Mi bolso de lona estaba empacado y al lado de la puerta. todo lo cual me identificaba como Violet Eden. no había modo de hacer esto más fácil. Lo había realizado como Griffin me había instruido y había reemplazado todas mis formas de identificación con las que él me había dado. de veintiún años. Repasé sus contenidos una vez más. Pero eso no significaba que no lo haría. una licencia de conducir y un pasaporte. Supongo que la Academia imaginó que tales precauciones harían las cosas más fáciles para todos. Abrí la ahora familiar carta que me había escrito hace diecisiete años y me pregunté si alguna vez sería capaz de pensar en ella sin resentimiento. No habría ninguna manipulación elaborada esta vez. No tenía idea de cómo sobrevivir a esta conversación. mi mochila a mi lado en el sofá. . pero fue el tiempo suficiente para que la frialdad en mi cuerpo se convirtiera en entumecimiento. pero veintiuno era presionar. Me senté en el sillón donde había estado esperando por las últimas dos horas. No podía simplemente mentir. más real. quizás veinte. Había esperado a papá en casa justo después de las horas de la escuela y pensé que tendríamos tiempo.No sé cuánto tiempo estuve parada ahí.

pero era la única oportunidad que tenía de ayudarlo a entender—. En su lugar. Por la sonrisa en su tono. con incredulidad. Estaba despidiéndose de alguien en su teléfono. mirando mi bolso.Poco probable. Papá… —Mi garganta se apretó. pero podía verlo de pie junto a la puerta. Soy una buena persona y no te haría esto si no tuviera que hacerlo. pero no lo soy. No quería herirlo así—. »¿Qué está sucediendo? ¿Y porque no estás en la escuela hoy? No estaba sorprendida de que la escuela hubiera llamado. lo miré. Entró hecho una furia hacia la habitación. estaba dispuesta a apostar que era Caroline. Apretujé mi mano. pero por favor confía en mi cuando digo que estoy haciendo lo correcto. y amor. Desearía poder decirte todo. pero me di cuenta que Rudyard había tenido sus sospechas antes de que él… no me gustaba tocar la carta. No me levanté y no levanté la voz. La idea de ángeles. todos estos años después de que había muerto. . siempre se sentía mal. Nadie sabía lo que le había sucedido a la otra. ya sea de luz u oscuridad. Retorcido. —Papá… —Me puse de pie y me limpie las manos hacia arriba y abajo por mis muslos. He estado esperando que llegaras a casa para poder verte antes de irme. no hice ningún intento de ocultar mi inasistencia cuando me di cuenta de lo que estaba sucediendo. Estoy haciendo lo que mamá me pidió que hiciera. Sé que crees que soy parte de algún culto o algo así. incluso ahora. —¿Y a dónde crees que vas? —ladró. —Tengo que irme por unos días. Como si estuviera generando algún tipo de energía propia. Me pregunté si era planeado o simplemente fortuito que él la tuviera ahora que parecía que podría perderme. No es que él ya no lo supiera. La puerta hizo un clic al abrirse y papá entró. metiéndose con mi papá era más que molesto. Ni siquiera había llegado a la sala de estar. enterrando las uñas en mis palmas para evitar pensar en ello. —¡Violet! —gritó él tan pronto como estuvo fuera del teléfono. Finalmente. ansiosamente. Agarré su pulsera y sentí los sentidos construirse en mi interior como una orquesta antes de dejarme caer otra vez. con honestidad en mis ojos.

Es tiempo de que leas la carta que me dejó y cuando llegue a casa te prometo que intentaré responder tus preguntas… si quieres que lo haga. —¡No vas a salir por esa puerta! —ordenó papá. pero sé que te amaba y que tú la amabas. Extendí la mano y recogí mi bolso. —No tienes derecho a hablar así de ella —dijo en voz baja. »No tengo mucho tiempo. detente! —dije. dando grandes pasos por la habitación para interceptarme. . tratando de no resistirme a él—. —Caminé hacia la puerta y la abrí. En su lugar. —Le tendí la caja de madera—. —De hecho. lo siento. pero… no importa lo que digas o lo que quiero. De uno u otra forma. papá. agarrando mi muñeca. me gustaría poder ser solo tu hija y ser quien quieres que sea. Mi mamá no era… no fue siempre honesta contigo. pero papá llegó ahí al mismo tiempo.Él se tambaleó hacia atrás. la desesperación inundando sus ojos. —¡Papá. Papá. dándome cuenta que intentar explicárselo de esta manera no iba a funcionar. se quedó parado. —Me mantuve inmóvil y lo miré—. tirando más fuerte. con la boca abierta. Escuché la bocina desde la calle. Steph estaba aquí y no tenía más tiempo. Yo… no quiero mentirte como ella lo hizo así que… te daré esto. tengo más derecho que cualquiera. —Papá. Desearía que no lo fuera. Me devolvió la mirada por un instante. Sonreí tristemente. tratando desesperadamente de forzarla a liberarse. —Esto va más allá de ti y yo. No me dejó ir. —¡Deja ir este bolso! —rugió. voy a ir. No quiero hacerte daño. inmovilizado. Por favor —le rogué—. los ojos corriendo a toda velocidad entre los míos y la caja. Miré mi reloj ansiosamente. Papá no tomó la caja. la confusión ante mi habilidad para bloquear sus esfuerzos se mostraba en su expresión tensa.

—Estás siendo muy útil —dije. El taxi se detuvo en frente de la terminal. Steph no habló mucho en el camino al aeropuerto. como si aumentaran por debajo. —Soy tú hija. Todo ello completamente inhumano. —Medio reí—. Steph claramente no había tenido algún drama mayor alejándose de su casa. Mis ojos se llenaron de lágrimas. pero… soy su hija también —recogí mi bolso. Ella podía decir que las cosas no habían ido bien con papá. Bajé mi manga con vergüenza. mirando hacia los patrones inhumanos que comenzaban a agitarse y arremolinarse. . reflejando diferentes. Debería haberle mentido. Me metí al ascensor con los sonidos de papá golpeando la puerta. No sabía si alguna vez tendría la oportunidad de arreglar las cosas. encerrándolo adentro. —Saqué mi brazo de su agarre utilizando una fuerza física que él posiblemente no comprendería. contornos de marcas de puntas de plumas que hacían juego con los de la caja tallada de las pulseras de mi madre. Lo siento papá. dejándolo sosteniendo solo las pulseras que habían cubierto mis marcas. —¡No le eches la culpa a ella! —No. papá. —¿Qué eres? —dijo él aturdido. Ambos nos quedamos sin aliento. tratando de cambiar a un mejor humor. Caminé por la puerta. aunque tampoco la había dejado con el mejor humor. Spence está esperándonos. papá.—Te amo. quebrando la manija cuando la cerré. Levantó las maletas bajos sus brazos. Su mamá la había ayudado a empacar. imposibles. Por supuesto que no. gritando mi nombre. colores y entonces.

zigzagueando entre la multitud. —¿Dónde nos registramos? —preguntó Steph. —Cierto —dije. estando de acuerdo sinceramente. mirando alrededor. pero siempre he querido ir a Grecia. —¿Por qué no preguntaron porque nuestros pasaportes se ven diferentes? —susurré cuando habíamos pasado. es un vuelo privado. —No lo hacemos. Casa. casi dejando caer una maleta. —¿De quién es el avión? —pregunté. No quería nunca volver a ver un desierto. podríamos estar en camino a la Isla de la Muerte. —Y es mejor que otro desierto. Él se encogió de hombros. —De la Academia —respondió. Me detuve a medio paso. Perfecto. . Presioné terminar y lo apagué.—Señalo un pequeño túnel con un cartel que decía “Aviones Privados”. Presentamos nuestros pasaportes y le eché un vistazo al de Spence. —Spence. —Esperando nuestro avión. una cubierta en blanco que no decía nada en ella. siguiéndolo más allá del laberinto de gente registrándose. lanzándome una mirada de reojo. Se veía igual que el mío. manteniendo la conversación en movimiento mientras rozaba con una mano mi hombro en apoyo silencioso. Este día se pone cada vez mejor. Mi teléfono sonó y lo saqué de mi bolsillo. —¿Dónde están todos? —preguntó Steph. ¿Josephine está en el avión? Su expresión de preocupación se profundizó y asintió. Solo tenemos que pasar por el control de pasaportes por allá. Había olvidado todo sobre la Academia enviando a su pit-bull. Acaba de aterrizar —dijo Spence.—Oye.

sonando aliviado. —Spencer Gregory. Estás aquí —dijo él. A pesar de la explicación relajada. —No tengo razón para ser alguien más. cuando lleguemos. Estaba de pie con Dapper y cualquier archivo que estuvieran viendo se cerró rápidamente—. —Violet —dijo Griffin. le di un ligero empujoncito en el hombro. ¿ese es tú nombre? Spence retiró su pasaporte y lo guardó. Tras reconocer nuestra entrada volvieron a sus conversaciones. Donde quiera que estemos se presentarán como si fueran pasaportes de ese país. Aquí estamos. Todos estaban ahí. —Porque están todos bajo un glamur. preguntándome si Lincoln le había mencionado algo a Griffin acerca de mí no viniendo. y tuve un repentino impulso de envolverlo en algodón y mantenerlo a salvo por siempre. varias ya vacías. Nadie conoce los apellidos de mis padres y siempre he sido Spencer Smith antes de eso. la soledad que se escondía tras ellas. Sin importar a donde vayamos.Él sonrió diabólicamente. —Dije que lo estaría —contesté. Entonces vi algo más. Samuel y Kaitlin estaban sentados en un área de espera con Nathan y Becca. En vez de eso. sentí una historia en el peso de sus palabras. —Empujó la puerta al final del pasillo—. pero no pude evitar que mis ojos viajaran hacia él. el cual él ignoró. vestidos casuales. No necesitaba mirar para saber que Lincoln estaba en la esquina más alejada. “¡Bienvenido a casa!” Era una genialidad. alguien dirá. Movió algunos dedos hacia mí y luego se bebió otra. ropa de fácil desplazamiento. sabía que acababa de entrar. Onyx estaba sentado en una mesa pequeña con más de una docena de botellas pequeñas de alcohol. o lo que sea que mis padres adoptivos me llamaban. No se dio vuelta hacia mi dirección. Estaba apoyado contra una pared de cristal con vista a la pista de aterrizaje. mientras entrabamos a la sala de espera. . pero por la postura tensa de sus hombros.

Los motores del avión se apagaron y hombres vestidos en overoles azul oscuro corrieron hacia él con mangueras de combustible. Viene con nosotros. necesitaremos todas las fuerzas que podamos reunir. Hay Grigori ahí que necesitan ser informados y complicaciones que debemos prevenir. Un jet largo y elegante rodó por el asfalto y todos observamos cuando se detuvo en seco. Lo seguí y me moví hacia la parte de atrás de la sala con él—. Griffin estaba reviviendo la recuerdo también. apresuradamente—. se acercó a Onyx y comenzó a embolsar las botellas. —Violet —dijo en voz baja Griffin. —Escucha —dijo. Probablemente ya lo averiguaste… —Miró hacia el jet. Más de la Academia se reunirán con nosotros en Santorini. me di cuenta que era más que eso—. Es la forma en que . —¿Josephine está en el avión? —pregunte retóricamente. —Embarcaremos en diez minutos —gritó Griffin. Onyx se encogió de hombros y protestó un poco. Sorprendentemente. Griffin había llevado a Nyla a bordo. —Tengo que ir a Grecia continental. Si las cosas se ponen… si Phoenix tiene éxito. pero temiendo lo que estaba a punto de decir. Todos asintieron y comenzaron a reunir sus maletas.Le disparé una mirada a Griffin. Había visto ese avión antes. poniendo una mano en su brazo. —Pensé que al menos ella podría quedarse a descansar por un día o más. Por la mirada atormentada en su rostro. —¿Qué quieres que haga? —pregunté. Él asintió. Dapper. Hay quince mil civiles inocentes viviendo en esa isla. —Las repartiré. —Miró hacia abajo. Él solo desvió la mirada como si no hubiera nada que pudiera hacer al respecto. pero cuando siguió mirándome. cuando regresamos de Jordania la Academia había tenido a gente esperando llevar a Nyla y a Rudyard. Prometo que haré todo lo que pueda para evitar que te obliguen a hacer algo. sin embargo.

Sonreí de vuelta y sus impresionantes ojos verdes se iluminaron para mí y supe que. pocos en número e invadidos por exiliados. ahora susurrando—. Puso una mano en mi espalda y me guio hacia adelante—. me dejé empapar en la calidez mientras subía las escaleras detrás de Steph. —¿Qué significa eso? Las puertas que daban a la pista de aterrizaje se abrieron y un vehículo pequeño condujo un conjunto de escaleras hasta la puerta del Jet. aunque no fueran ni de cerca tan espectaculares. —Qué… —comencé a decir. Es muy buena y puedes confiar en que quiere detener a Phoenix. No le digas nada sobre tus poderes que no necesites decirle. Se enorgullece en ser la más poderosa de todos nosotros. Llevaré a Nathan y a Becca conmigo. los míos hicieron lo mismo. Lincoln se movió en silencio. Y no la desafíes. Le pasé la mía intentando no mirarlo. cargando nuestras maletas en el compartimiento del equipaje. pero podría tomar un par de días arreglar todo. pero Violet… —Se inclinó más. —Enfatizó las últimas palabras—. No sabía qué esperar. —Has lo que ella diga —dijo Griffin. viéndose cada vez más nervioso. . que únicamente venia de él. a menos que le entreguemos todo el caso a la Academia… lo cual no haremos. —¡No puedo creerlo! —gritó. tropecé directamente con la espalda de ella. A pesar de todo lo demás. ahora corriendo por las escaleras de dos en dos. Los Grigori ahí son difíciles de encontrar. Puedo nominar a alguien para hablar en mi ausencia. pero cuando nuestros dedos se rozaron nuestro ojos se encontraron. Josephine es un Serafín así que mientras yo no esté automáticamente asumirá el control sobre cualquier Grigori que responda a mí. pero en lugar de eso me dio una sonrisa torcida y sentí un poco de ese calor.las cosas se hacen allí y ya que soy oficialmente el líder. Dejamos la sala de alojamiento y nos fuimos a la pista. es mi responsabilidad. Hasta que. pero Josephine en última instancia tendrá el rango. pero el chillido de Steph me ahogó. claro. tal vez que dijera algo sobre que no iría o quizás nada en lo absoluto. Me incliné hacia un lado para ver lo que ella estaba viendo y ahí estaban: Salvatore y Zoe. Lincoln me dijo como se han desarrollado tus sentidos. filtrándose en mí como un rayo de sol.

gente —dijo Griffin. subiendo las escaleras detrás de nosotros. Llevaba un vestido sin mangas con estampados de camuflaje de color gris oscuro. y seguí el ritmo de Steph. Pude decir inmediatamente que su Ingles había mejorado aún más y que sería capaz de entenderle casi todo lo que dijera. Steph ya estaba en los brazos de Salvatore y él le estaba hablando rápidamente en italiano. rematándolo con pesadas botas de cuero y su daga colgando de su cintura. Alguien tosió tras de mí. y estaba haciendo clic con la punta de un lápiz en su mano mientras me miraba directamente con ojos color aguamarina. Su cabello corto en puntas ahora tenía puntas de color rosado. Agarré a Zoe y la abracé como las amigas que éramos ahora. Pero él estaba rebosante de alegría también. —Oh —dije.Antes de que lo supiera también estaba haciendo el chillido. —Movamos el reencuentro hacia el avión. Spence la levantó en el aire. Al menos no para esto. Me moví más allá de Zoe en la cabina y Salvatore y Steph rompieron su abrazo el tiempo suficiente para saludarse. Todos habíamos necesitado buenas noticias. Llevaba un vestido cruzado que abrazaba la figura de color escarlata. no cuando ellos sabían que era una causa tan perdida. liberando mi agarre y realmente mirando a Zoe apropiadamente. Amigas que habían peleado y sufrido pérdidas juntas. Eden. lo cual de alguna manera todavía se las arreglaba para verse peligroso. Solo Zoe se pondría todo el conjunto tan bien. Una mujer que debe haber sido Josephine se sentaba con las piernas cruzadas. —¡Has vuelto! —Y me di cuenta que había comenzado a dudar que alguna vez lo hicieran. podrías querer dejarla ir ahora. ¿no? La tiré con fuerza. . —Ah. más femenina que la mayoría de la vestimenta Grigori. saltando por las escaleras. —Te dijimos que lo haríamos. Todos se dieron la mano y se abrazaron cuando nos trasladamos al interior. Llegue al área de la cabina principal y vi la pequeña comitiva ya sentada en la parte trasera. Tenía largo cabello color marrón con mechones castaños que destacaban en su cola de caballo.

Griffin Moore? —gritó y agito una mano en el aire. Pude sentir su preocupación a través de nuestra alianza y esta vez no me alejé de su comodidad. sin apresurarse. calmadamente—. Se puso de pie. sin embargo no pudo evitar hacer una pausa cuando su mirada llegó a mis muñecas. Violet Eden. Sus ojos me miraron brevemente de soslayo como si fuera una mosca que acababa de aplastar. pero dirigiéndose en nuestra dirección. La mujer. advirtiéndome tanto como ella estaba corroborándome. Violet… Eden. que era considerablemente antigua. —Tomen asiento. tal vez puedas hacer eso desde una posición sentada —dijo. —Lincoln Wood.Seis Grigori la flanqueaban y era fácil ver el por qué: vestidos con ropa de color negro similar y no con los ojos en mí más que en todo. dejando claro algo. tomándose tiempo. —Josephine —dijo Lincoln. La mujer miró a Lincoln y le dio una sonrisa tensa. pero sabía. . Íbamos a ser grandes amigas. su mano tocando ligeramente la parte baja de mi espalda. Es bueno verte. Oh. solo digamos que estaba esperando algo más. Frunció los labios y miro a través de mí como si ya no estuviera ahí en lo absoluto. Esta mujer no se apresuraba por nadie. Bueno. Sentí a Lincoln moverse tras de mí. todos —dijo Griffin. —¿Eres tú. era mayor que cualquier Grigori que hubiera conocido. Permíteme presentarte a mi compañera. apretujándose más allá de ella y Salvatore en un largo beso. a pesar del hecho de que estaban cubiertas de nuevo. Era raro escuchar los nombre completos de todos. Era un suave juego de poder y me gustaba que Griffin la hiciera esperar—. que aparentaba unos treinta años. tal vez por su aire terriblemente superior. No tenía idea de su edad verdadera. Stephanie. definitivamente eran guardaespaldas. como si una vez que ella los dijera se asumiera una orden innegable. He escuchado tanto y sin embargo… —Me miró de arriba abajo—. No me gustaba. —Sí.

No creo que Steph lo notara o incluso llegara a tomar aire. viejo amigo. ¿Está mentalmente estable? —Intrigado por él. Griffin tomó las manos de Josephine en la suyas. Josephine sonrió. ¿Por qué estaba de repente segura que nada que de lo que ella hacía no era a propósito? —Ha pasado mucho tiempo. —Quizás tenías razón. Después de todo lo que sucedió con Magdalena. Griffin alcanzó a Josephine y amablemente le dio un beso en cada mejilla. Jossie. vamos. tuvo dificultades escondiendo su desprecio. pero Onyx lo escuchó y se calló. Los ojos de los Grigori vestidos de negro rodeando a Josephine estuvieron inmediatamente fijos en él. —Oh. —Onyx. Dapper. Griffin. —¿No es esto interesante? —dijo Josephine.—Y muy lejos de mí —gruñó Dapper. Tal vez es tiempo de pensarlo otra vez. sospechaba. . quien le pasó una de sus miniaturas de alcohol. pero pareció como si lo hiciera a propósito. no es demasiado tarde para echarte de este avión —murmuró Lincoln. en voz baja. Ha pasado mucho tiempo. dime que has recobrado el sentido. ahora alineándose junto a Josephine. Hace la tragedia construyéndose mucho más entretenida. Te he dicho demasiadas veces que tu lugar está en la Academia. mirando a Onyx con disgusto mientras él bebía de su bebida—. deja que ellos tengan su amor juvenil —se burló Onyx—. —Estás burlándote de mí. Mi boca casi cayó abierta. Otro movimiento estratégico. no en la naturaleza. sentándose al lado de Dapper. —Es bueno verte. —Exhibición A. empujando a los dos a un conjunto de asientos en la parte delantera. Griffin se dio vuelta hacia nosotros. ¿Jossie? ¡Ella no se veía como una Jossie! Josephine se ruborizó. —Miró en mi dirección y levantó una mano.

sonando cada vez más borracho—. —Pasé un par de años en la Academia. Excepto. —Por favor. Lincoln había pasado tiempo ahí. —Oh. Pero ninguno de ellos movió los ojos de mí. tan pronto como estuvo sentado a mi lado. Estamos todos en el mismo bando en este avión. Osciló una mano hacia dos de sus guardaespaldas—. —El resto de ustedes puede relajarse y disfrutar el vuelo —dijo Josephine a los demás. ¿recuerdas? Asentí. Vayan a sentarse cerca de ellos. quizás. Ellos corrieron rápidamente hacia los asientos tras Onyx y Dapper. yo. Me dio una mirada poco convencional y tendió una mano. esplendido —dijo Onyx. Compañía del tipo asesino. —Si quieres preguntarle. —¿Qué edad tiene? —Nadie sabe. el exiliado humano y su… intrigante acompañante —dijo ella. lo más lejos posible de ella. —Lo entiendo. completando el entrenamiento obligatorio antes de tomar una posición bajo Griffin y esperar a su compañero. Griffin condujo a Josephine hacia la parte trasera del avión mientras sentía las manos de Lincoln en mis caderas. .Josephine se rio levemente y volvió una menos amigable mirada hacia ellos. Su sonrisa se amplió y tuve que apartar la mirada antes de que doliera demasiado. —¿Por qué no tomas asiento con Lincoln. relájense. Retorcí las manos en mi regazo y jugué con mis pulseras. así que no creía que esas sus fueran órdenes de verdad. adelante. asegurándose de que estuviéramos todos conscientes de que había notado que Dapper no era solo un humano. manteniendo la voz baja. Violet? Josephine y yo tenemos mucho para ponernos al día. —¿La conoces? —pregunté. girándome en el puesto y empujándome hacia los asientos delanteros.

Linc. sabiendo de quien estaba hablando. Si fuera posible. no la odias —dijo él. —Superarás esto y… siempre tendrás un hogar al cual regresar. Había empezado a cerrar los ojos cuando lo sentí. Y ahora papá no me perdonará nunca. acercarse y quitar un mechón de cabello de mi rostro. Se sentía como si mi corazón fuera a explotar. Incluso si salgo de esta viva. —¿Estás bien? Metí mechones de cabello detrás de mí oreja.—Papá vio mis marcas. Su toque dejó un rastro ardiente en su estela. en ese momento. . tranquilamente. No sé si tengo un hogar al cual regresar. —Si lo hago. Cerré los ojos con fuerza para contener las lágrimas. Las cejas de Lincoln se alzaron. —La odio. Desearía que él no hubiera dicho eso. Sabía lo importante que era esto. lo amaba más que nunca. Ambos estuvimos en silencio por un rato. —No. yo… vi la mirada en su rostro cuando vio mis muñecas… fue como si tuviera miedo de mí. vacilantemente.

—Probablemente —dijo. —Estamos aterrizando muy pronto de todos modos.Traducido por Itorres (SOS) Corregido por Lizzie Wasserstein “Morir y separarse es el menor de los males. me desperté con el sonido de las voces. —Podrías intentarlo —dijo Lincoln. Steph hizo un sonido resoplando. —Es mi mejor amiga. Y no creo que pueda verte sorprendido frente a ella todo ojos saltones. —Oh. y por su tono me podía imaginar la mirada desafiante pegada en su rostro. sonando molesta. escuché el movimiento de su cabello—. George Lansdowne M e quedé dormida. Mi propio centinela personal. y luché contra el impulso de abrir mis ojos. ese es un tormento”. ya sabes. has estado cuidándola durante horas. Podría solo gritarle que se despertara. —De hecho. pero separarse y vivir. ella te hubiera golpeado en la cara —dijo Steph. . Eventualmente. Lincoln permaneció a mi lado. contrólate a ti mismo. ese. dejando que el movimiento del avión me arrullara. Mantuve mis ojos cerrados. Si supiera que no estabas dejándonos hablar con ella. escuchando la risa de Lincoln.

abriendo mis ojos. Esperé hasta que la escuché charlando con los demás. tanto… Lincoln se acercó más. pero debió haber hecho algo porque escuché a Steph arrastrando los pies rápidamente lejos y decir en un tono alto: —Me estoy yendo. —¿En el océano? Lincoln se rio y se inclinó sobre mí. mucho. presionando su pecho contra mi espalda. Mi corazón latía tan rápido que consideraba las posibilidades de un ataque al corazón. mirando por la ventana. y yo no podía dejar de inclinarme hacia atrás. ni siquiera era amor. Era más. su cuerpo temblaba. dejándome fundir en sus brazos. como si hubiera actuado antes de pensar y ahora estábamos tan cerca. me voy. tocándonos y ninguno de nosotros sabía qué hacer. Él me miró. Y quiero darla. . Mi alma estaba gritando por él. —Tienen que abastecerse de combustible. Señaló por la ventana a un enorme barco. exigiendo tener la de él. todo plano en la parte superior y hasta donde se podían ver helicópteros y otras aeronaves pequeñas alineadas. —Necesitabas descansar —¿Estamos aterrizando? —Podía sentir al avión descendiendo. Parecía un barco de guerra de la marina. No era yo. Trascendía cualquier cosa que él y yo jamás podríamos ser individualmente y era todo acerca de lo que tuvimos juntos. Me senté con urgencia. —Eso fue cruel —dije.Lincoln no dijo nada. su brazo yendo alrededor de mi cuerpo. El incendio que siempre llegaba cuando estábamos cerca del otro alcanzando un punto álgido y yo luchaba por respirar. No podía hablar y tampoco lo hizo Lincoln. no era algún estúpido flechazo. Oh. pero desvió la mirada rápidamente. mucho más.

—No vas a decirme. Pero se recuperó. enviando escalofríos por todo mi cuerpo. Era como lo que hice para mantener a raya a Phoenix. me contuvieron. pero cuando ese hombre me pedía que confiara en él. —Hueles como los días calurosos en la playa. pero diferente.. aclarándose la garganta. pero sus manos. como si fueras el sol. Mmm. Sabía lo que quería decir. puedo saborearlo. el sol. Habló directo en mi oído.. . luchar contra el agarre para poder enfrentarla. Puedo olerlo. —Ponte en guardia. Tengo que darle un beso.. las yemas de sus dedos amasando mis brazos. pon tus defensas. Era un trabajo duro y se sentía. como un veneno.. Sol y miel. ¿qué otra cosa podía hacer? Empecé a poner mis defensas. Más miel.Tengo que dar la vuelta.. Él vaciló. Tengo que. ¿verdad? —Eso no es lo que necesitas de mí en este momento. pero inhalé de nuevo. —Violet. como la miel. mal. miel cremosa cuando se fundé en una tostada. confía en mí. —¿Qué quieres decir? —preguntó. pero sabía que él sabía lo que quería decir. ahora firmes. como cuando usas tu poder. —¿Tengo el sabor o huelo a algo para ti? —murmuré. empezando a girar. El poder de Phoenix se filtró en mí. Pon tus barreras.. Me moví. Quería discutir. Y hueles dulce. Usando mi poder para bloquear a Lincoln era como poner ladrillos a las ventanas y entablar puertas.

Él asintió. Después de unos minutos. me dijo que esto estaba mal. que tenía que haber otra manera. Cada fibra de mi ser. —¿Cuánto tiempo has estado usando tu poder en contra de mí? —Desde la noche en el parque con ese exiliado cazador.Estoy bloqueando el sol. Vi —dijo. Me concentré en mí poder. en voz tan baja que casi lo perdí. así que obligué a mis defensas y empujé el sol. —Me sentaré con Spence en el próximo vuelo.. Asentí. —Envolví mis brazos alrededor de mí. —Yo también. Pero no lo sabía. sin saber realmente lo que estaba haciendo hasta que puse un muro entre nosotros. . El abrazo de Lincoln en mí se suavizó y cuando no me moví. Yo. Cuando nos sanamos el uno al otro no pensé que sería capaz de hacer que mis piernas se alejaran. y él tampoco. —Es bueno. empecé a ser consciente de mi entorno de nuevo. me rogó. oí el aire acondicionado zumbando y voces charlando detrás de nosotros. Tomé un estabilizador aliento y traté de hablar sin mi voz temblando. Y terrible. mi alma. lejos. tratando de adaptarme a la solitaria frialdad que ahora se estaba arrastrando sobre mí. frotándolos. —Lo siento. él me liberó lentamente y volvió a su asiento..

—Tengo plena confianza en que tendrás suerte. Lincoln. mi amigo —dijo Josephine. y en mi ausencia les pediría que Lincoln hable a nombre mío para ambos. Una vez que Griffin vuelva solo una persona de cualquiera de nosotros estará tomando sus órdenes. Josephine nos miraba con un brillo en sus ojos. Nathan y Becca fueron los únicos en bajar del avión en la escala. le he explicado a todos que vas a dirigir la operación mientras estoy en Atenas. sarcásticamente. Griffin nos llamó a Lincoln y a mí para que regresáramos con él y Josephine. pero luego añadió rápidamente—: Estaré interesada en recibir tu consejo. .Griffin. Antes de irse. —Pero habló tanto para mí como para Josephine. Sí. claro. Griffin asintió. Lincoln se quedó cerca de mí. —Y después te unirás a nosotros en Santorini —dijo dulcemente. como si supiera lo difícil que era para nosotros el estar cerca el uno del otro. ¿Me estaba pidiendo que dejara que Lincoln me guiara? —Bien. bien. como si tuviera algún tipo de satisfacción de eso. —Por supuesto. pero no demasiado cerca y tratamos con nuestro mejor esfuerzo de mantener todo lo más normal posible. Tenían otro jet esperando que iba a llevarlos directamente a Atenas. Griffin sonrió. los Grigori y antes de la Asamblea. —Gracias. —Solo debemos estar un par de días atrás. pero espero que ganemos el apoyo de los Grigori Griegos y encontremos algunos soldados para nuestra causa. cuán lejos has llegado —dijo Josephine. —Josephine. como si estuviera hablando de algo completamente distinto.

me apreté junto a Spence y por las próximas horas jugamos "Patrañas". después de mirar alrededor y asegurarme de que teníamos un poco de intimidad. Zoe enganchó un pie en el asiento de adelante y engulló algunos M&Ms.—Gracias —dijo Lincoln. Zoe prohibió a Salvatore jugar después de la primera partida. Tendré pesadillas durante semanas. Carven? —preguntó Spence.. Las cosas que ese chico pudo descubrir cuando puso su mente en ello. Injusta ventaja. Confía en mí. Ella no estaba escandalizada. Griffin besó a Josephine en la mejilla. —¡Oh! —Spence se rio mientras arrugaba su rostro—. —Mis labios están sellados. estaba feliz de pasar al otro asiento y abrazar a Salvatore. ¿cómo se las arreglaron para escapar de la Academia? —le pregunté a Zoe.. Una vez de vuelta en el aire después de cargar combustible. posicionándose para susurrar: —Ten cuidado. —Bajó la voz y se volteó hacia mí—. sus dulces de elección. estrechó la mano de Lincoln y me abrazó. Pero. si tenía algo que ver con Carven probablemente también participó la Sra. también. se quedó lejos. fue un error decirle que la revisión de nuestro caso se aplazaría indefinidamente. sentado con Samuel y Kaitlin. Zoe sonrió. —Entonces. Trindle. Me senté de nuevo y después de que Lincoln encaminó a Griffin fuera del avión. Finalmente Spence descubrió cómo Steph seguía ganando y tomó su mano. Digamos que. nuestro juego de cartas favorito. asumí que para algunas instrucciones finales. —Resulta que es útil tener un detector de mentiras en una misión. . contando las cartas. —¿El Sr. no quieres que pinte esa imagen. Romeo encontró un perverso sentido de la determinación.

—¿Has visto a Nyla? Spence se petrificó a mi lado. —Desde Jordania.? Zoe se encogió de hombros. Los dos estaban sonriendo. poniendolo al día con velocidad. . Recordé la última vez que la vi. Amaba a Nyla. Ya sabes.. cubiertas. Nyla había tenido razón. como si su alma realmente no estuviera con ella en absoluto. Sonreí.—Está bien.. —¿Con Sal en el caso? Yo diría que tenemos un boleto abierto. En pocas palabras.. Es decir. hasta que nos dimos cuenta de que Spence estaba tirando un glamur en más de la mitad de sus tarjetas. —Está igual —dijo Zoe. creo que tengo suficiente. Ella siempre había dicho que ellos lo entenderían. ¿cuánto tiempo puedes quedarte? Zoe se dejó caer en su asiento y tocó sus muslos como tambores. como si fuera totalmente desconocida para ella. Lo dejamos ahí y volvimos a algunos más "Patrañas". —¿Así que ustedes son. Sabía que había sido lo más difícil acerca de no volver. Distraída. Ella le estaba mostrando las traducciones ahora. pero en voz baja. hablando animadamente. como las espaldas del uno y el otro. mirando a Steph y Sal. Yo lo entenderé un día y hasta entonces tengo las cosas importantes. Somos compañeros. Ella y Rudy habían sido lo más parecido a una familia que había tenido.. —Comenzó a chasquear sus uñas—.

las luces brillaban desde las casas. Thomas Fuller S antorini brillaba como una luna creciente flotando sobre el mar. Palea Kameni y Nea Kameni. —Miren por la ventana. Nea Kameni tiene una gran cantidad de cráteres pero creemos que solo uno tiene la capacidad de hacer erupción. Rodeamos la isla antes de deslizarnos sobre la pequeña pista de aterrizaje. el volcán. Josephine se levantó y caminó hacia el frente a la cabina. cada una con su propio nombre. la antigua y la nueva isla calcinada. Los edificios de planta baja que estaban sobre el acantilado escalaban las alturas. Tiene dos partes principales. Santorini debe ser percibida como territorio hostil hasta que tengamos asegurado el favor de los Grigori Atenienses y… el del Guardián de la isla. Por entre el polvo. prácticamente sobre montados entre sí. no tan mágico. iluminando la isla con dorado. Esta no es una petición. La vista era deslumbrante.Traducido por HeythereDelilha1007 Corregido por Lizzie Wasserstein “El paraíso de un tonto. cada uno debe quedarse adentro hasta que nos dirijamos afuera en la mañana. Cualquier cosa que necesiten hasta entonces será proporcionada dentro de los muros del hotel. La última de ambas será nuestro objetivo. deteniéndose justo frente a mí. para darnos a todos instrucciones. como nevados. pero definitivamente poderoso. . es el infierno de un hombre sabio”. La cima que pueden ver emergiendo del mar es la caldera. Era el lugar más hermoso en el que yo hubiese posado los ojos alguna vez. y todos brillando mientras tanto. y yo no era la única pegada a la ventana. Entonces vi un pequeño círculo oscuro de tierra en el mar cercano a la isla y sentí algo más. Una vez lleguemos al hotel.

—Eso será interesante —dijo Onyx. gracias al discurso de Josephine. . así que mantuve mi boca cerrada. pasar por el control de pasaportes y encontrar taxis. —Violet. hemos decidido que es más seguro si yo estoy cerca para sanarla si se presenta la necesidad. todos nos movimos rápidamente para recolectar nuestro equipaje. Todo lo que pudiera. mientras un par de los guardaespaldas de Josephine estaban viajando con Onyx y Dapper en el que había detrás. —Oh —dije. aunque quería que hiciera ambas. Yo… ehm… —Estoy seguro de que a Violet le encantaría viajar contigo. Me moví en línea recta por un taxi. No te molestará que la escolte. todavía sosteniendo la puerta del taxi—. Lincoln se quedó cerca de mí. se deslizaron en el que había enfrente. ¡Un paraíso construido en la cima de un volcán! Ya fuera por las palabras de Josephine o simplemente por la oscuridad. Tengo un asunto que me gustaría discutir contigo. Santorini se veía tan hermosa desde el aire. junto con Spence y Zoe. de todas formas. Nadie más dijo nada ni preguntó quién sería este Guardián. se un encanto y viaja conmigo. Acababa de jalar la puerta para abrirla cuando escuché un taconeo detrás de mí. Salvatore y Steph. aunque lo suficientemente lejos. Griffin me había dado una orden en ese avión: él quería que siguiera las órdenes de Lincoln y yo iba a respetar eso. Josephine —dijo Lincoln poniendo una mano sobre mi hombro y sacándome del taxi del cual yo ya estaba medio camino dentro—. ¿cierto? Se pone bastante enferma en la parte trasera de los autos. No le dije que me dejara tranquila o que se acercara más. que una vez el avión tocara tierra no seriamos bienvenidos en este paraíso en particular. Incluso desde la otra mitad del avión pude oler el alcohol en su aliento. pero yo estaba bastante segura.

Josephine pareció deliberar un momento antes secretamente. Me gustaba este nuevo lado suyo.Se movió entre Josephine y yo. Morgan. ¡Porque yo realmente necesito otro lado del chico para adorar! Josephine lo estudió durante un minuto y luego rompió a reír suavemente. —Te veremos en el hotel. Este asunto te concierne a ti también. —Iremos en el siguiente auto —dijo Kaitlin. Lincoln se había ubicado a si mismo estratégicamente en el incómodo asiento del medio. removiendo rápidamente su equipaje y el de Samuel de la cabina mientras uno de los ninjas negros ponía pesadas maletas sobre las nuestras. Iba a pedirte que nos acompañaras. Morgan miró a Josephine como si no pudiera distinguir si eso era un código o no. Lincoln rara vez desafiaba a otro Grigori con tanta fuerza. Hice lo mismo con mi lado para equilibrar. supongo. —Fuera. dejando claro que no iba a decir nada más. Una vez estuvimos en movimiento. . Un gesto que yo estaba segura Josephine no se había perdido. generalmente él prefería aguantarse el tiempo suficiente y dejar pasar las cosas. —¿Cómo es eso? —preguntó Lincoln categóricamente. Josephine bajó su ventana. Cuando la chica ninja empezó a subirse al asiento delantero Josephine levantó una mano. o no dicho. lo molestara. Mucho. de sonreír Lincoln permaneció en calma como si nada de lo que ella hubiese dicho. Me imaginé que debía ser un trabajo bastante difícil mantenerse al día con todos sus juegos. para que así quedara claro que no era una petición. de todas formas. Josephine dio un chasquido con la mano. —Por supuesto. permitiendo que un poco del aire nocturno entrara al auto.

Ver las piedras me puso nerviosa. —¿Joyería? —pregunté. No puedo ver ningún zafiro ahí. Finalmente. admirando el botín. mujer! —¿Qué quieres que hagamos. —¿Son una especie de pago? —Si —dijo Josephine. ¡Qué bueno saber que tienes un orden en lo absoluto. —¿Quieres que lo regresemos? —pregunté. —Ella se asomó entre los amplios hombros de Lincoln hacia mí—. no es una opción. —No. puedes estar segura. —Ella abrió su maletín y le dio la vuelta para que su contenido quedara ante Lincoln y yo. seis de ellos. había anillos. Los Grigori estarán molestos. Estaba quieto como la muerte. me temo. estamos rompiendo los términos de la tregua. Pero es mi intención arreglar ese problema esta noche. la mayoría diamantes. hechos con plata incrustada de gemas solitarias. Eso. no está en mi orden del día. pero Lincoln no estaba asintiendo o hablando ahora. Pero el Guardián tiene una debilidad particular. todos salpicados con diamantes del tamaño de guisantes pero también una ocasional piedra de color.—No podemos estar en esta isla —concluyó. Josephine? —preguntó Lincoln. volviendo a la conversación. En el centro yacía un collar tan grande que parecía como si cualquier persona normal colapsaría bajo su peso. luego varias pulseras. Esta también es la razón por la que Griffin ha ido a Atenas. Con un poco de ayuda. definitivamente no hay ningún zafiro o cualquier otra piedra que podría causarle alguna herida potencial a un Grigori. El maletín contenía una variedad de piezas deslumbrantes. No. —Hay algún… —Mi boca estaba seca y lamí mis labios—. Josephine rio. De eso. amarillo y esmeralda. y unos muy particulares… gustos. . —Correcto. tres eran diamantes y los otros rojo. —Puedo ver que las payasadas de Magda los han dejado marcados a todos.

no tenemos otra opción. Tu estarás con ella todo el tiempo y solo se esperará de ella que le entregue las joyas y que permita que el Guardián entre en posesión de ellas. Estoy segura de que Violet entiende eso. —No necesitaba mirar a Josephine para saber que ella . —No —dijo él otra vez. o se lo pediría a otra persona si creyera que puede funcionar. y eso lo hizo aún más contundente. —Y sin embargo. y su gusto es joven. Tenía que ser fuerte.Ella suspiró y cerró su maletín. Volví mi atención a la ventana y me enfoqué en la noche de afuera. debemos poner la causa en primer lugar esta noche. Yo estaba completamente paralizada y no podía hablar. créeme. él ha visto demasiado. inclinando su cabeza para que así ambos entendiéramos lo que quería decir: dado que Violet le dio a Phoenix la Escritura. Esta es nuestra oportunidad para ganar ventaja —puntualizó. Está bien. no espero que Violet vaya sin escoltas. Naturalmente. pero desafortunadamente el Guardián tiene pre-requisitos bastante específicos. no rendirme. Pude ver como la mandíbula de Lincoln se apretaba tan fuertemente que parecía que sus músculos iban a explotar. La única cosa que pasaba por mi mente era: Por favor no me hagan hacer esto. con una muestra de falsa lastima—. Cerré mis ojos por un momento e intenté empujar todo lo demás a un lado. No huir. Lincoln. Si vamos a presentarle su pago tendrá que ser en las manos de alguien de su gusto. y. dado que Phoenix tiene la Escritura… —dijo ella. —Lo haría yo misma. »Encontraremos otra manera —continuó él. Y con un poder que lo intrigue. en esencia… —Ella miró mis pechos y luego cambió de táctica—. si no lo está ya. —Linc —dije. con largo cabello oscuro. enfatizando su punto sin levantar su voz. manteniendo mi mirada en la vista fuera de mi ventana—. »Debemos esperar que él esté de camino a la isla para mañana. y mientras aprecio que seas protector con tu compañera por… varias razones. —No —dijo Lincoln.

quien le dio sus propias miradas en respuesta. ya no tenemos cupo. hasta que vi lo hermosa que es Violet. . pero Griffin me había dado instrucciones claras para no contradecirla—. haciendo una breve pausa para mirar significativamente desde mí hacia Lincoln. saliendo del taxi. dejándole su equipaje a sus ninjas. y todos los demás ya estaban esperándonos a los pies de una escalera de caracol. sin embargo. Simplemente no sabía a quién íbamos a mandar. Estábamos mucho más arriba ahora. ¿Alguien dijo… acantilados? Que alegría. su calma ahora —Sí. Onyx estaba sentado sobre su maleta y se veía alarmantemente mal mientras se abanicaba. pueden arreglarse el resto entre ustedes. Mientras Lincoln venga conmigo y no se suponga que yo… —Por supuesto que no —me interrumpió—. Samuel nos pasó caminando. por el bien de ser prácticos. —Bienvenidos a Fira —dijo Josephine. lo puse todo en orden tan pronto como me enteré de nuestro destino. Lincoln estará contigo todo el tiempo. Entonces.estaba sonriendo. arreglado? —replicó Lincoln. Asentí. Yo tendré la suite principal. aunque requiero que mi personal esté en las habitaciones que rodean la mía. yo ya estipulé eso en los arreglos. Ella nos dio una sonrisa apretada y luego empezó a subir por las escaleras. ¿por qué estoy tan segura de que ella no piensa que yo sea hermosa en lo absoluto y que planeó todo esto antes de haber siquiera puesto sus ojos sobre mí? El taxi se estacionó afuera de un edificio blanco que se veía igual a todos los demás que habíamos pasado en el camino. Samuel y Kaitlin salieron detrás de nosotros. —¿Ya está flanqueando. —No es un hotel grande y dado que esperamos que más Grigori se nos unan en poco tiempo.

Acababa de sacarme los zapatos a patadas cuando alguien empezó a tocar mi puerta. Es solo algo de reconocimiento. Le di una palmadita en el hombro y comencé a subir por las escaleras así no tenía que mirarla mientras le mentía. —Sí. Me quedé mirando mi teléfono celular. —Josephine me mandó —me respondió una voz de chica.Steph se me acercó. pero tal vez deberías ir y pasar el rato con Sal y los otros hasta que venga por ti. lo sé. asumiendo que era Spence o uno de los otros. pero nos pidió que hiciéramos una entrega o algo. —¿En serio? —me respondió ella con sospecha. —Absolutamente. saltando sobre sus pies. Creo que hay más en esos símbolos que simples sacrificios. —Pero Josephine dijo que nadie tenía permitido dejar el hotel. —¿Vamos a ser compañeras? —Claro. La sonrisa de Steph se desvaneció. una sonrisa infantil en su rostro. . —¡Largo! —grité. Sabía que entraría en pánico si le contaba lo que Josephine me había pedido y que no se frenaría de darle a la Vice un poco de su mente. antes de ponerlo a un lado junto a la mesita de noche. Luego colapsé sobre mi cama sin ninguna intención de moverme durante los próximos cincuenta y cinco minutos. »No te preocupes Steph. preguntándome si debería prenderlo y llamar a papá. Estaré con Lincoln todo el tiempo. Tengo que salir y no te quiero por tu cuenta aquí. No hay drama. Steph ya se había ido y tenía una hora antes de que Lincoln y yo tuviéramos que encontrarnos abajo. Supongo que dejaré mis maletas en nuestra habitación y luego me uniré a los otros. —Está bien entonces. Probablemente nos tomará una hora o algo así. Quería escuchar sus opiniones sobre la profecía de todas maneras.

y tomé una ducha rápida. rompiendo en una sonrisa breve que me hizo preguntarme si los ninjas eran de verdad tan malos. Por suerte para Morgan. pero esta chica era más como una Barbie Guerrera. ni siquiera pasaba la prueba de sudor bajo las axilas. Después de la cantidad de horas que habían pasado desde mi última ducha. Me arrastré hacia la puerta y cuando la abrí. la bolsa de Steph contenía una gran variedad de “lo que es” esencial en belleza. traicionando su expresión en blanco. Cuando salí del baño envuelta como en capullo dentro de la cómoda bata blanca del hotel. Hice lo que se me decía. Me veía bastante normal en mis jeans y camiseta y todavía tenía mi suéter atado alrededor de mi cintura. —Josephine envió unos zapatos y un vestido para ti. demasiado cansada como para discutir. siguiendo las instrucciones de no mojar mi cabello ya que no teníamos tiempo suficiente para empezar desde cero. Morgan sacudió su cabeza. Ella sonrió con cortesía. No había tenido planeado arreglarme en el viaje. Morgan estaba ahí parada con una larga caja negra descansando en sus brazos extendidos y el maletín que Josephine nos había mostrado antes. No sé por qué estaba tan sorprendida. luego empujó pasándome. No pude evitar reírme y relajarme. Se dio la vuelta para mirarme y arrugó su cara —¿Eres consciente de que tienes menos de una hora para alistarte? Bajé mis ojos a mi atuendo. ¿Dónde está todo? Ella casi se desmaya por el horror cuando le mostré los cosméticos que había traído. Tenía a Morgan idealizada como un esbirro sin emociones. la cual solo me hacía tener más ganas de dormir.Suspiré y me quedé mirando al techo antes de rodar fuera de la cama. poniendo con cuidado la caja sobre la cama y el maletín junto a ella. Será mejor que entres en la ducha mientras elijo tu ropa y maquillaje. encontré que Morgan había transformado mi habitación en un salón . —Ella mordió su labio—. Realmente necesitaba dormir.

sonando como si de verdad hubiera herido sus sentimientos. sosteniendo un tubo de brillo labial. pulidoras de uñas y. Todos los cosméticos de Steph estaban ordenados en una especie de secuencia por color y clase. consciente por primera vez de su posición. ¡Respóndeme. caminando hacia el vestido más divino que yo hubiera visto alguna vez—. no había forma de que hubiera venido desarmada. también. Y.de belleza. Josephine lo ordenó en línea. y segundo. Ella dijo. más cerca de ella que de mí. colgando del armario abierto. Morgan miró hacia abajo. hizo que me faltara el aliento. ahora! —¡Esta bien. se relajó y me sonrió de vuelta. no lo sé… ella dijo que era perfecto. Lancé mi daga a la cama. de todas formas? Caminé detrás de ella y pasé mis dedos por la seda negra. con cepillos que ella debió haber encontrado en las maletas de Steph. —Recuérdame nunca ir de compras contigo —dijo. balanceando la punta de mi daga hacia el vestido y de vuelta a ella—. pero dándose cuenta de que había lanzado mi daga. Morgan se levantó en el aire. parada frente a mí en una posición a la defensiva. alzando las manos a la defensiva. . dejando que una sonrisa se esparciera por mi rostro. planchas para el cabello. luego de vuelta a mí todavía insegura. ¿Qué hay de malo en él. Si ella había hecho esto a propósito. Se veía como si la hubieran atrapado por completo con la guardia baja e instantáneamente me sentí mal por ella. si me permites decirlo. alcanzar mi daga. cálmate! Estaba en el avión cuando ustedes abordaron. —¿Qué pasa contigo? ¿Nunca te han maquillado antes? —preguntó. —¿De verdad estabas planeando luchar conmigo con un brillo labial? —pregunté. si no te gusta. un vestido que primero. —¿De dónde salió todo eso? —exigí. ¡no tienes que atacarme por él! ¡Ni siquiera estoy armada! Miré a Morgan.

—Tomaré eso como un cumplido. los Grigori uniformados de Josephine eran diferentes. —¿Qué no me estás diciendo?¿Por qué me estoy arreglando tanto? Morgan me dirigió a la silla de maquillaje asignada y empezó a esparcir base por mis mejillas. —Puedo prometerte esto. pero te irá mejor simplemente haciendo lo que dice. no hay nada divertido con respecto a esta noche. Zoe y Salvatore. Los Grigori se reúnen alrededor de grandes lugares de todo el mundo. —¿Todas las personas de la Academia son como ustedes? —De lo que había visto de Spence. —¿En qué sentido? —Todos como estilo ninja-guardias. —No quería decirle que lo había visto con Phoenix. Ella empezó a trabajar con mis ojos y tuve que cerrarlos. Morgan se movió detrás de mí y empezó a tirar de mi cabello con un cepillo. No es realmente . Me di la vuelta para enfrentarla. mi compañero. Después de un rato. —Josephine sabe lo que hace. Yo solo… Me tomó por sorpresa. también. Sé que parece… poco amigable. agarrando el rímel y frotándolo en un pañuelo—. que él se había ofrecido a comprármelo—. escogió Fantasmagórico. —Ella se encogió de hombros. decidí intentar averiguar algo acerca de los ninjas.—Yo… Yo lo había visto antes. —¿Así que eso es lo que vas a hacer cuando te vayas de la Academia? —Cada quien toma una especialización diferente en el último año. Tenemos que ser capaces de acceder a los exiliados para llegar hasta allí. aceptando que ella no iba a seguir diciéndome nada. Max. Pensé que tal vez podría ser alguien gastándome una broma. Ella levantó sus cejas.

bueno. . cada uno. —Entonces. deja de retorcerte como si estuvieras teniendo algún tipo de ataque apopléjico. no podía esperar a ver como se veía el vestido. ese no es su trabajo. que era ahora el hogar de setenta y dos quilates de diamantes. Pero entonces. Traté de dejar de rebotar en las plantas de mis pies mientras ella terminaba de engarzarme la última pieza de joyería. Los Fantasmas siempre logran trabajar de cerca con Josephine y él creyó que eso nos ayudaría a conseguir buenas posiciones. Morgan me lo había dicho como cien veces. De repente. Parecían años desde que realmente me había sentido femenina… Y. Lo que dolió. el collar de cuatro filas de diamantes en forma de lagrima. —Quédate quieta —dijo ella—. Ella sonrió y pude ver que de verdad se parecía a una Barbie con su largo cabello rubio y sus perfectos dientes blancos. Yo casi no me reconocí. pero Max quería hacerlo. esto era mucho más. —A nadie le gusta Josephine. No había sido vista en público sin mis pulseras desde que había recibido mis marcas. Pasé mi mano a lo largo de mi clavícula. ¿te gusta Josephine? —pregunté con cautela. La manera en la que ella había arreglado mis ojos. Ya es lo suficientemente difícil hacer esto en el ascensor.lo mío. haciendo las esquinas tan oscuras y difuminadas con el toque más ligero de color plateado en la parte superior era increíble. de tres perfectos quilates. Ella le dio la vuelta a mi silla hacia el espejo. Me veía como una mujer. Soy un Tiffany’s andante. Me sentía expuesta y me estaba retorciendo tanto que Morgan se había resuelto por golpearme en las manos.

Finalmente. extendiendo su mano para detener las puertas del ascensor antes de cerrarse. aunque significativamente más pequeñas. de los diamantes en forma de lagrima que se complementaban con el collar. era más de lo que alguna vez hubiese podido imaginar. enrollándose alrededor de mi antebrazo incrustado con diamantes más pequeños. mientras el resto de la tela flotaba para abajo elegantemente.Miré hacia abajo al resto de mi brillante conjunto en el espejo del ascensor. sus ocho patas enrollándose alrededor de mi muslo. Aretes en forma de espiral salpicados con diamantes. aparte del rubí que estaba un poco suelto. . como si hubiera sido diseñado específicamente para mí. una pulsera de platino con la forma de una serpiente. la cual sostenía mi daga enfundada. Jalé mi vestido por su abertura para rebelar la red de delicadas cadenas que sostenían un arreglo de esmeraldas verde vibrante que seguían el patrón de una araña. Entonces estaba la pulsera para el tobillo. Las puertas del ascensor se abrieron mientras yo seguía mirando a esta versión desconocida de mi misma en el espejo. Recordaba haberme quedado mirándolo en la ventana de la tienda. —¿Qué estás haciendo con eso? —me preguntó Morgan. señalando mi mano. Tres anillos en cada mano que encajaban milagrosamente a la perfección. el corpiño ajustado estaba delicadamente detallado con cristales negros. —No sabía en dónde atarla. un pulsera brillante en la muñeca y del otro lado. Negro y sin tirantes. Me quedaba perfectamente. y que era mi favorito. y el corte alto de un lado mostraba fogonazos de piel mientras caminaba. pensando que era el traje más deslumbrante que jamás hubiese visto. Aunque era bizarro también era… Pero la joyería palidecía en comparación con el vestido. —Tú no vas a poner una daga en ese atuendo —dijo ella. que era la pieza más delicada de todas y que tenía unas piezas a juego. pero ahora.

—Bueno. ¿Está bien? —dijo ella. mandándome todos los mensajes correctos. Solo es el vestido. —Morgan puso sus ojos en blanco a propósito—. Es el vestido. tal vez las joyas. esperando no tropezar en el camino. . Dame la daga. no los equivocados. Haré que el auto se acerque. Sus ojos bajaron lentamente antes de que él pudiera detenerlos y una vez él los volvió a jalar hacia arriba. parecían arrastrarse por su cuenta hacia abajo nuevamente antes de que él lo notara. como si hubiese sido hecho a la medida perfecta de su cuerpo. Miel. ciertamente estás en manos capaces. dado que él no había dicho nada. Respira. —Te ves genial —dije. no voy a ir a ninguna parte si ella. mirándome a los ojos para estar segura de que hubiese escuchado y entendido. Oh. Lincoln estaba parado en el lado opuesto del diminuto vestíbulo. la fuerza de su poder golpeándome primero. mirándome directamente. De repente. Ella levantó su mano—. Cerré la corta distancia entre nosotros. experimentado la fuerza completa de Onyx en su peor forma como resultado—. —Había cometido ese error una vez antes. Por todas partes. su mano agarrada con fuerza en la mesa detrás de la cual estaba parado. teniendo la expresión más hambrienta que alguna vez hubiese visto en… lo que sea. con una camisa negra. A donde yo voy. abierta en el cuello. Estaba usando un traje de buen corte. al igual que mi vestido. Max va a escoltarlos hasta allá pero él debe quedarse en el auto. La rodeé hacia la puerta abierta y me congelé. animal o humano. y vi que él se veía asombroso. Sentí una ola de autoconciencia.—Bueno. mi arma me sigue. que encajaba en él. no fui capaz de distinguir si él lo aprobaba o no.

—Aquí está el auto —dijo Morgan desde la entrada cuando escuchó el claxon. Él la tomó con cuidado. asegurándose de no tener ningún contacto conmigo. pero él ya había desaparecido afuera. mi momentánea emoción se extinguió rápidamente. Me giré para preguntarle a Lincoln qué creía que significaba eso. esos son los términos. . Josephine me dijo que te recordara. Yo se la pasé con confianza. que tienes que recordar. Ella jaló la puerta del hotel para abrirla—.No me moví. que tienes que presentarle las joyas y permitirle que tome posesión de ellas. —Yo la cargaré —dijo Lincoln. Vaya forma de hacer que una chica se sienta bonita. Asentí. —No. Ella dio un suspiro frustrado. abriendo un poco su chaqueta para revelar su propia daga.

como despertando una extremidad dormida. o Uri para el caso. Mover los dedos de mis pies era bueno. como la última vez. Pero ahora que lo era. ver la arena del desierto empezar a soplar hacia mí era simplemente inquietante. Ahora no. sentí las escaleras. —Oh.Traducido por Apolineah17 Corregido por Lizzie Wasserstein “Un ángel puede iluminar el pensamiento y la mente de un hombre por el fortalecimiento del poder de la visión…” Santo Tomas de Aquino B ajé por las escaleras de caracol. Quiero decir. pero no lo suficiente. una isla volcánica. no quería hacer una completa tonta de mí misma. mi agarre moviéndose a lo largo de la . llegaran. Poco a poco. se movía alrededor de mí. pero ms piernas estaban pegadas. así que no parecía extraño ver moverse la arena. La última vez que su reino había tocado el nuestro habíamos estado en Jordania. Pero en Santorini. En realidad no me importaba mucho ser bonita. empecé a sentir el cosquilleo de los nervios volviendo a la vida. de todos modos. Tomé una respiración profunda y me concentré en recurrir a mis barreras. ¿cuántas posibilidades había de que realmente usara un vestido como éste? A mitad de camino. no —gemí—. algo que no debería estar allí. No como Steph. —Puse una mano en la barandilla para no perder el equilibrio mientras la gravedad aligeraba su dominio sobre el mundo y algo más. No podía estar así de indefensa cuando Nox. con la esperanza de que no tropezaría y tendría una caída espectacular. Mantuve mi concentración. Traté de dar un paso hacia atrás.

pero todavía ligeramente confundida cada vez que veía a uno de mis idénticos guías. él quería el mal. así que era justo. pantalones negros que parecía que necesitaban lavarse y… sin zapatos. desabrochada de la parte de arriba y colgando en la parte inferior. pero demonios. Había algo en él. me encontré dando un paso hacia atrás en las escaleras. Él me observó mientras yo lo veía y pude ver que estaba teniendo pensamientos de victoria. con más voluntad. pero me encontré a mí misma más nerviosa a su alrededor en muchos aspectos de lo que estaba con Nox. bastante segura. Empecé a tratar de llegar a Lincoln a través de nuestro vínculo pero apenas me las arregle para pensarlo antes de que alguien más estuviera de pie frente a mí. Sus motivos eran equivocados. —Buenas noches. él siempre se veía como si viniera de la mayor borrachera. me había hecho estrechar su mano antes una vez. no de la forma en que alguien que estaba del todo bien podría lucir pobre pero amable. pero algo mucho más aterrador. —¿Uri? —pregunté. No podía decir lo que era. con voz seca. ahuecando su justa camisa blanca a la medida. Cabello rubio arena. La mirada de disgusto era inconfundible. es casi como si no quisieran acercarse demasiado en caso de que fuera contagioso. Nox era simple. y en segundo lugar. . Violet —dijo Uri. Sus ojos se abrieron como platos y no pude evitar sonreír. Está bien. ¡Tenemos movimiento! La arena iba a la deriva y entonces cayó sobre los escalones. sabía que él en particular no quería tener que tocarme. Se veía desaliñado y sucio. estaba equivocado.barandilla una y otra vez. Los ángeles que no habían elegido esta vida podían estar intrigados por la humanidad. le mostré que estaba lo suficientemente fuerte como para moverme. En primer lugar. unos cuantos granos cayendo en mi mano. No. pero también nos veían como seres inferiores. Acababa de hacer una doble anotación. Todo rematado con una barba de tres días. Uri era un Ángel Elegido. pero había aprendido a esperar eso. Uri… Uri era algo más. enredado. Me le quedé viendo. Me enderecé y extendí mi mano para estrecharla.

pero como lo había hecho una vez antes. Todavía sosteniendo mi mano. al igual que como había visto hacer a mi ángel creador. de luz u oscuridad. moviéndose hacia atrás tan pronto como solté su mano en estado de conmoción. —Evidentemente —dijo. Estas dos sensaciones. su rostro cayó a la mínima expresión y quedó vacío. Me encogí de hombros. una pregunta en su declaración. Tomar su mano era como sostener algo antinatural. Su agarre era firme. —Te ves… superficial —dijo de repente. —Primero. mi mente se quedó aturdida. Sin crujido.Bien por mí. . toca al humano. —No por elección. ya fuera exiliados o no. Me estremecí ante la sensación. divertido. Estaba a punto de preguntar qué significaba eso. después al espíritu y luego… al ángel. pero… no. tratando de recuperar mi voz. Ni siquiera un chasquido o un estallido. Lo que sea. pero su piel era tan suave. Solo habían sido cinco o seis segundos. Se movió hacia adelante. Me miró como si hubiera leído mi mente. fuerza e inocencia. Malditos ángeles. todo hombre. con una ceja ligeramente torcida. crepitando entre nosotros. no se supone que vayan de la mano. como la de un bebé recién nacido. una chispa. dando un paso hacia mí mientras yo daba un paso hacia abajo. Y se sentía extrañamente familiar. todavía allí. Esta vez mantuvo su expresión neutra. pero él definitivamente había ido momentáneamente a alguna parte y regresado con la misma rapidez. aunque no me estoy quejando. Por supuesto. esto era más de lo que alguna vez había visto de Uri. Y había algo más. —No me temes tanto como deberías —dijo. juicio cargado en cada palabra. A diferencia de Nox. La mano de Uri me estabilizó y levantó la mirada. todos eran criaturas orgullosas. él no sonreía mucho.

—¿Eso qué significa? —No estaba solo diciéndome que tuviera cuidado. sintiendo una vez más la frustración de hablar con estos seres de otro mundo que parecían saber tanto y tener tanto control. Eso es todo lo que sé. . Oh. ayuda! Su interés en mí creció. Pero vas a tener que ser más específico. Otro pensamiento alentador. —Quizás —dijo Uri—. en este momento él estaba deteniendo el tiempo. Lo sabía. —¿Qué estás haciendo aquí. Al parecer regresar le causaría más daño que bien. Aunque sería prudente mantener los ojos abiertos. Parecía como si hubiera sido atrapado en algún estado de tortura. —Él es llamado el Guardián. —El Guardián es un coleccionista. Tengo que darle un pago para que podamos quedarnos aquí. nunca dejaría de gritar. Tiene muchas cosas que nunca fueron destinadas para este mundo. ocultar mi enojo de él. en las manos adecuadas. ¡Si quieres ayudar Uri. —No es que eso importara. reconfortante. Asentí. Contigo ya caminamos una línea muy fina. —Está bien… —Mi mano se fijó por sí misma en mi cadera—. No tengo idea de qué estás hablando —dije. Uri? ¿Esta es otra conversación de “necesitas rendirte”? Porque estoy un poco apresurada. —No es para nosotros tomar medidas y no es necesario para nosotros tener el deseo de… ayudar. —¿Creo que vas a ver a uno de nuestros caídos? Él no creía nada. —Es cierto. Pero algunas. Tenía una mano en el techo del auto. serían más… apropiadas. Miré más allá de él para ver a Lincoln de pie junto al sedán negro. pero que al mismo tiempo no lo entendían—. los ojos cerrados y la cabeza inclinada como si estuviera rezando. haciéndome querer tranquilizarme. Los ángeles siempre lo sabían. como tú lo dices. Uri ladeó la cabeza.—Si me pasara todo el tiempo temiendo a cosas que debería.

pero me quedé sin aliento cuando vi algo moviéndose detrás de él. ¿no? Phoenix va a traer de regreso a Lilith. estaba bastante segura de que tendría éxito. —¿Parecemos hermanos? —Parecen gemelos. Tenían algún tipo de entendimiento y. —Entonces. —¿Eso es todo? Seguramente puedes darme algo más con lo que trabajar. —Reflejos —dijo después de una pausa. incapaz de contenerme. cruzando los brazos. con amargura en su tono. flotando en el fondo. Es la forma del universo. Algo así como manchas solares y olas de calor. Era como cuando había visto a Nox en Jordania. —No. —Solo di lo que viniste a decir —dije. somos iguales. —No lo entiendo. —Y no sé por qué. pero en ese momento. Ni siquiera sabía por qué me molesté. Te das cuenta de lo que está pasando aquí. Aquellos que quedaron de pie deben evolucionar. un desprecio mutuo entre sí. aun así. —¿Qué… qué son esas cosas? —pregunté. nada de información cuando la quería. exactamente iguales —dije. —¿Ustedes dos realmente son hermanos? —pregunté. Irritada ni siquiera lo cubría. —Ya lo hice. solo cuando ellos lo consideraban oportuno. . —Los senderos vendrán y se irán. No podía comprenderlos.Estaba a punto de chasquear. Algo… vivo. Odiaba la forma en que esto funcionaba. luchando contra un escalofrío. ¿Quién diablos les dio tanto control? —¿Así que esto es como la última vez? ¿Tienes algún mensaje para mí y uno de parte de Nox o algo así? —Nox no confía en mí para entregar sus mensajes —dijo.

—¿Cómo puedo detener a Phoenix? —No puedes. mis ojos nuevamente a la deriva en sus alrededores y sintiendo la necesidad de alcanzarlos y tocarlos. Pero tienes ciertas inclinaciones firmemente arraigadas. —¿Y qué es lo que crees que puedo hacerle que no le haya hecho ya? Con eso se giró hacia mí. Soy un Ángel Elegido. —¿Lo hará? —pregunté. la mejor opción aún no ha cruzado su camino. haciéndome ganar una pequeña curvatura hacia arriba en la esquina de su boca. —No. Uri —dije. un dedo se retorció. demasiado cerca. no necesariamente atractivo para el ojo. Su cabeza se inclinó hacia un lado. mi voz temblando ante la idea. —Adiós. Solo él puede detenerse a sí mismo. más. Violet. Ustedes también nos dieron alas y aureolas. Tragué saliva. Rápidamente puse mi mente y mi rostro en blanco.—¿Más pruebas? ¡Se supone que eres bueno. Los humanos han decidido que los elegidos deben ser de luz y los malignos deben ser oscuros. un ángel de luz! —espeté. Adiós. pero ciertamente seductor para el ángel en el interior. Algunos solo consiguen desafíos de formas más obvias. Ahora estábamos cerca. lo que solo lo cautivó más. —Mira lo que es viejo. así que tu camino no será alterado fácilmente. como siempre. Algo en mí reacción lo fascinaba. El consentimiento sigue siendo tuyo para darlo libremente. Déjalo en paz. Necesitaba saber. —Tienes opciones. El tiempo para las preguntas había terminado. —Uri miró sobre su hombro hacia Lincoln y sentí la urgencia de reorientar su atención para proteger a Lincoln. —¿Está todo decidido? —pregunté. Aunque hay quienes creen lo contrario y están decididos. Normalmente no habría notado los minúsculos movimientos en una persona ordinaria pero Uri no era ordinario y no se movía en absoluto a menos que fuera alentado. toda existencia es una prueba. sintiendo una leve chispa de esperanza. no. —Chica. como tú. Di un paso hacia Uri. Para él. Debe elegir. Y no me doy a mí mismo ese título. Esas cosas .

un deseo de estar cerca. ¿Por qué era la única que podía ver estas cosas? Pero entonces abrí mi puño fuertemente cerrado y bajé la mirada para encontrar granos de arena que se habían quedado atrás. Me pregunté si eran ángeles. —¿Estás bien? —pregunté. la arena empezó a dar vueltas alrededor de él. A pesar de que era increíble. Juro que pude haber… Acabas de usar tu poder o… creo que tuve una especie de déjà vu. eso es nuevo. Él era confiable y era una sorpresa no deseada. tal vez en su verdadera forma. mientras me deslizaba en el asiento trasero. Sentí el cambio cuando la gravedad regresó y mi estómago dio un vuelco poco humano por lo que había sucedido. Cuando me uní a Lincoln en el auto. no había sido testigo de la conversación con Uri. tratando de reajustar mis movimientos y disminuir mi respiración. Toda la visita de Uri me había dejado al borde. Me sentía atraída por ellas. e incluso las sombras parecían rondar debajo de ellas. Podía sentir su poder. eran tan realistas y perturbadoramente luminosas. solo tenía que ser. Nada había cambiado para él. había estado detenido en el tiempo y en el espacio como todos los demás. Bueno. Empecé a bajar lentamente el resto de las escaleras. Uri giró su mirada curiosa hacia mí. pero a pesar de que me dejó más desconcertada de lo que Nox alguna vez lo había hecho. los sedosos sabores dulces espesándose a su alrededor. Porque a pesar de lo que sabía. —¿Lo estás tú? —respondió.flotaban detrás de él. con voz temblorosa—. él se veía diferente y parecía como si también le faltara el aliento. por lo menos no me hizo sentir como si estuviera intentado hacerme caer en una trampa. . no fue dramático. él mantuvo una puerta abierta para mí y miró el suelo. Lo que sea que fueran sentí una sensación de actitud protectora hacia ellas.

Ahora… bueno. Las personas ya me veían de forma extraña. —Eres el compañero de Morgan. mirándome de la forma en que lo hacía. Guau. él había registrado algo. —¿Tú arreglaste lo del auto? —pregunté. se sentía como si me hubiera convertido en un radar para todas las cosas malignas y extrañas. se retorció. . Cuando había tratado de llegar a él a través de nuestro vínculo. el que no era sobre ser Grigori o tomar buenas decisiones y todo adolescente. diciéndome a mí misma que era mejor así. todavía sosteniendo la puerta abierta. —Max viajará contigo en la parte de atrás. Respirar mientras llevaba un vestido con corsé ya era reto suficiente. —Sí. ¿verdad? —le pregunté al chico perfectamente vestido de negro sentado a mi lado. soy Maximilian —dijo—. Antes de que supiera lo que estaba haciendo. Yo me voy a sentar adelante. Cruzar los reinos así no era normal para los Grigori y no le había dicho a nadie sobre mi encuentro con Nox en Jordania. —Oh. otro ninja que casi normal. No quería que Lincoln se convirtiera en una de esas personas. —Todo está bien. Pero en este momento no sabía si él me creería. Me hundí en mi asiento. Él asintió. En el momento no había parecido como algo que tenía que mantener en secreto. las palabras salieron.Él también lo sintió. Me mordí el labio y consideré decirle todo. el nudo en mi estómago. cualquier cosa para romper la tensión que estaba viajando junto con nosotros. O simplemente Max —añadió con una pequeña sonrisa. cualquier progreso que hubiera hecho en el departamento de la respiración constante habría salido volando por la ventana. Estaba segura de que sabía que estaba mintiendo. todavía sin mirarme. pero mucho más había ocurrido desde entonces que había empezado a preguntarme si simplemente había sido otro truco mental. Claro. Recordándome que si él estuviera sentado a mi lado ahora. Pero aun así.

Lincoln se había acercado tan silenciosamente que sus palabras me sorprendieron. el auto fue enviado por cortesía del Guardián. deteniéndose a los pies de las escaleras que conducían a la puerta principal—. —No. Afortunadamente. . —¿Dónde estamos? —pregunté. dándome cuenta de que probablemente sería mejor no hacer más preguntas con el chofer del Guardián escuchando. negro y equipado con un conductor adecuado. —Algo en su voz sonaba esperanzado. por lo que a pesar de que probablemente habíamos recorrido la mitad de su longitud.El sedán era una mejora significativa a los taxis anteriores. —Oh —dije. Él me acompañó hasta la puerta. Esto es lo más lejos que tengo permitido llegar. no exactamente una limusina pero era grande. era un faro. Estaré afuera con el auto —dijo Max. —En el faro de Akrotiri. Santorini era una isla relativamente pequeña. Todos salimos. quisiera moverse más cerca del faro. Pero tenía que entrar allí y darle al exiliado la joyería. ¿Qué tan malo podría ser? ¡Sip! ¡Porque lidiar con exilados siempre es sencillo! Y definitivamente se puede confiar en Josephine. el viaje no fue largo. Max se aclaró la garganta. Max dándome su brazo para ayudarme a mantener el equilibrio sobre la grava en mis tacones extremadamente altos. obviamente. Se movió de nuevo hacia el auto. junto al cual el chofer todavía seguía de pie. Josephine dijo que eso sería todo. Lo miré de nuevo y mi curiosidad aumentó. sobre todo porque… él era humano. con Lincoln siguiéndonos unos pasos por detrás. Era desconcertante que el chofer tampoco. —¿Estás lista? Podemos irnos ahora mismo si lo prefieres. el punto final de Santorini. el auto pronto se detuvo afuera de lo que estaba segura por la brillante luz itinerante que había estado viendo mientras nos acercábamos. retrocediendo nerviosamente por el poder que podía sentir emanando del lugar.

con esa mirada de preocupación en su rostro. Sabía.Una ola de náuseas se apoderó de mí. Josephine había tenido razón en una cosa. . en el fondo. extendí la mano y toqué la puerta. Podía hacer eso. A pesar de mi intenso deseo de no creer en nada de lo que salía de su boca. Phoenix estaría en camino por ahora y esta podría ser nuestra única esperanza de permanecer en la isla. Solo muéstrale las joyas y deja que las tenga. Antes de que Lincoln. tuviera la oportunidad de decir cualquier cosa. que algo estaba muy mal.

—Es demasiado tarde para eso. yo había hecho algo que se quedaría conmigo para siempre. tratando de ver quién acababa de abrir la puerta. tan intenso que era como nadar en el interior de una colmena. Pero Lincoln no apartó sus ojos de la puerta. cuyas aguas arrojan desecho y barro. ¡Tenemos que irnos. Su poder arremolinándose a mi alrededor. en voz baja.” Isaias 57:20 L as palabras me fallaron cuando la puerta se abrió y me encontré mirando a un hombre sin rostro. rígido y pálido. Si eso es lo que él era. Mi estómago se revolvió. que no puede calmarse. . Me estaba debatiendo entre entrecerrar los ojos para ver si podía ver algo en las sombras de su capa con capucha o girar sobre mis talones para echar una carrera por esto.Traducido por rihano Corregido por Lizzie Wasserstein “Pero los impíos son como el mar agitado. mirando más allá de la figura encapuchada. La última vez que me había parado delante de una figura sin rostro. Estaba de pie. Seguí su mirada y puse una mano sobre mi boca. tenemos que irnos! Empecé a retroceder y miré por encima de mi hombro. todo lo que había estado diciéndome un momento antes parecía ridículo. Max estaba de pie junto al auto observándonos. —Tenemos que irnos —le susurré con urgencia. De repente.

Yo no me di cuenta de que me había detenido. podía sentir solo a un exiliado cerca. La figura en la puerta hizo un gesto hacia mí y a Lincoln para que lo siguiéramos. Estas… cosas eran huecas. pero él solo asintió hacia mí.Otras ocho figuras. . Santo Infierno. Recuerda quienes somos. todas camufladas. cada sonido se amplificó dentro de mi mente. pero la mano de Lincoln estaba allí. esperando que pudiera soltar algo de mi terror y entré en el faro delante de Lincoln. Estaba lamentando rápidamente mi decisión de seguir adelante con esto. hasta que Lincoln tomó mi mano. sobre mi espalda. Ustedes me seguirán. —Bienvenidos. Casi caí al suelo de que fuera tan invasivo. Los otros. pero a medida que avanzábamos por delante de ellos escuché voces. Y al igual que cuando la figura en la puerta había “hablado” con nosotros. estaban paradas detrás de la que estaba en la puerta. asegurándome que yo estaba bien. podía sentirlo. Usa tu voluntad. niños. tampoco. reclamándome. El miedo se intensificó y me retiré otro paso. Como docenas de cucarachas arañando su salida desde el interior de mi cabeza. Él había oído las palabras también. el frío del helado suelo de piedra se extendió a través de mí. Solo su voz podía romper los chillidos. parados hombro con hombro. Lo más extraño. la miel caliente de su poder calmándome. así que era algo más que solo oír. no hicieron ningún movimiento para unirse a nosotros. Lo miré. mujeres. sino dentro de mi mente. Cientos. Miles. no en voz alta. yo no pensaba que huir de ellos sería inteligente. Tú no podías huir de los exiliados. Aullidos mortales de hombres. empujándome hacia adelante. pero estaban sonriendo.. Gritos. Yo sabía que él tenía razón. La figura en la puerta habló. y cualesquiera que fueran estas cosas. —Sigue caminando. perdida en el horror. Una vez dentro. La sensación de náuseas regresó diez veces más. todas sin rostro. Sacudí mis manos. el pánico haciendo volar mi pulso a toda marcha. El Guardián está esperando. lo estaba experimentando..

. y probablemente eran. sin aire.Mis ojos se centraron en Lincoln y poco a poco tomé de nuevo el control de mi mente. Normalmente no soy claustrofóbica pero esto era extremo. más de mil escalones llegamos al fondo de un pasillo. Al final del largo paseo. mi garganta seca y quemando. recogiendo mi inquietud. —Se sentía tan real. Sea cual sea el espacio que existía allí obviamente era grande y yo no parecía ser capaz de sentir a los sin rostro… las cosas. haciendo que el lugar pareciera una especie de calabozo estrellado. Mantuvo una mirada ansiosa sobre mí y apretó mi mano antes de soltarla. Raro. —Lo hacías. Casi esperaba tropezarme con una puerta con un aviso sobre ella diciendo. tan pulidas que reflejaban los haces de las lámparas modernas que estaban por todas partes. La figura sin rostro aún seguía avanzando. Demasiado bajo. Como que yo estuviera gritando. Tragué. Después de lo que parecían. Parecía como si la escalera más baja fuera la más vieja de las dos. —¿Violet? —habló Lincoln en voz baja. Los gritos se desvanecieron hasta que se detuvieron por completo. y con su largo andar fluido. la figura sin rostro empujó una pesada puerta doble y noté un largo pasillo a la derecha. pisos. como si una hubiera sido añadida a la otra. paredes y techo forrados con pesadas tablas. La sala era completamente de madera. Oh. “Infierno (solo personal)”. Nos apresuramos para mantener el paso con él. Traté de concentrarme en mi entorno para detener la sensación de que las paredes se estaban moviendo sobre mí y aclarar las manchas flotando delante de mis ojos. al instante me preocupé de que hubiera muchos más de ellos acechando. casi rojas. mientras nos llevaba por una estrecha escalera de caracol hasta que esta se abrió a una versión más aparatosa.

Alguien había aparecido detrás de nosotros mientras yo había estado sorprendido frente a la vista. Mi respiración se detuvo y busqué al dueño de la voz. que se cerraron detrás de nosotros con un ruido sordo. algunas partes tan oscuras. Lincoln se trasladó a la esquina y se fundió en las sombras. vida. un descuido potencialmente peligroso. Una gran sala con un suelo de piedra y más paredes forradas en madera. aún eran sus ojos y me hicieron sentir mejor. Combinado con los tonos del suelo de piedra pulida y la luz vacilante de las velas de los faroles de hierro forjado. el mejor punto de vista. me había permitido ser absorbida por el diseño de la habitación. Juntos.. más fuerte. y también completa y desconcertantemente de otro mundo. Viviendo en armonía. que era casi toda de vidrio y mostraba una vista al ondeante mar. Ni siquiera había estado prestando atención a los sentidos. El reflejo de la luna llena brillaba en el agua.. si no hubiera estado tan hipnotizada por lo que estaba delante de nosotros. ―Hermosa —resonó una voz líquida desde la esquina de la habitación. pero esta vez con una combinación de tonos claros y oscuros trabajando juntos para darle. oculta a los ojos humanos. caminamos a través de las puertas. obviamente.Volví mi atención a él y. y yo estaba segura de que estábamos en un lugar que era del todo y graciosamente equilibrado. Al igual que con mi arte. El revestimiento era increíble. sacudido por su movimiento continuo. otras partes tan claras que la madera era casi verde por lo joven. la fachada de cristal... sospeché que él había pasado algún tiempo ocultándose en la Academia. ¿Cuánto tiempo ha estado aquí este lugar? Después de asimilar cuidadosamente nuestro entorno. Caminamos hacia la pared del fondo. Observando su precisión. . que era como si la madera hubiera sido quemada antes de ser moldeada a las paredes. Estábamos muy por debajo del faro. era como si la habitación tuviera su propio espíritu. a pesar del miedo en sus ojos. e incrustada en la pared del acantilado. Yo habría girado alrededor. los cuales habían estado volviéndose más fuertes. Me detuve en la pared del fondo.

—Mi boca estaba tan seca. Pero era un exiliado. Olía más como hierbas que flores. mirándome de arriba a abajo. que tuve que tragar entre palabras. pero de una manera más suave. —Estoy siendo mimado esta noche. este ser no era tan sorprendente como la mayoría de los exiliados. como la fruta que ha sido congelada y posteriormente descongelada. Pero cuando buscaba la mañana y la noche que seguían. —Nosotros estamos aquí para darte las joyas a cambio de tu permiso para permanecer en Santorini. dejándolos pintar la verdad. tomillo y romero. un pensamiento que trajo un escalofrío. —Increíblemente hermosa —dijo. como la única que había sido llamada para hacer este trabajo. El cabello avellana caía en suaves ondas alrededor de su rostro. Él era ancho y musculoso aunque la delicadeza de sus rasgos de alguna manera se mantenía toda equilibrada. tenía una cara. Era guapo. Le lancé una mirada a Lincoln. Él cerró la distancia entre nosotros y se detuvo frente a mí. junto con las sensaciones contradictorias de calor y escalofríos que fluían a través tanto de mi sangre como de mi cuerpo. obviamente un exiliado. al mismo tiempo. pero él no se movió o incluso pareció devolverme la mirada. que tenía que comenzar la charla si esto iba a funcionar. Él sabía a poderosas manzanas rojas. Sabía. quien se había quedado tan quieto en la esquina hasta que yo apenas sentía su presencia. líneas amables estaban grabadas en su bronceada piel oliva y sus ojos color chocolate eran cálidos pero peligrosos. Parecía un gigante amable. a pesar de su imponente altura. cada vez que estaba cerca de un exiliado. no era demasiado diferente de lo habitual. Miró a Lincoln. Me concentré en mis sentidos. chocando contra los árboles. Extrañamente. —El deseo brilló detrás de sus ojos suaves. Me aclaré la garganta nerviosamente. Los sonidos de las alas de las aves batiendo. . La vacuidad de los horrores que nos habían saludado todavía estaba conmigo. Para mi alivio el desconocido.Ni siquiera había oído la puerta abrirse. no había nada. tirando de sentimientos enterrados que yo no quería que resurgieran.

lo que me ayudó a comenzar a ver más allá de mis impresiones. Él inclinó la cabeza. —Él agarró la copa y me la ofreció. pero aun así distrayente. Antes de eso yo era conocido como Irin. pero Josephine no me había dicho que tendríamos que quedarnos a comer. Me enderecé un poco más—. No es tan malo como la orquesta que había sonado cuando entramos. quien hizo un gesto para que tomara un vaso. estoy bien. No. Puedes llamarme lo que tú prefieras. No había manera de que él pudiera saberlo. sonando tan nerviosa como me sentía. Irin. ¿No te gustaría quedarte a cenar primero? ¿Al menos un trago? —Él sonrió peligrosamente.—Llegaremos a eso en un momento. preguntarle si pensaba que estaba envenenada. Pero no lo hice. —Violet. —Oh. Pero yo no podía dejar de mirar a esta forma extraña. No ayudaría a ninguno de nosotros si perdía el control de la conversación tan pronto. Quería mirar a Lincoln. —Está bien. . una bebida no hará daño y yo estaría ofendido si tú no aceptas mi hospitalidad. —Preferiríamos hacer el intercambio y seguir nuestro camino. ¿Y tú eres? —Muchos simplemente me llaman ahora el Guardián. Por favor. —¿Y tu sombra? —Lincoln —dije. —¿Tu nombre? Podía sentir mis manos volviéndose húmedas. Yo no sabía que se suponía que íbamos a decir. quien causó que ecos de tormento resonaran en mis oídos. Irin se aclaró la garganta. me asustaba parecer débil. de todos modos. gracias. Miré de nuevo a la bandeja. Una figura sin rostro entró en la habitación llevando una bandeja con dos copas de champán. Se detuvo delante de Irin. E inquietante.

¿Es por eso que vives aquí? . Tomé otro sorbo. Me mordí el labio. —Es hermosa. torpemente. Nunca antes había probado un vino así de caro. Irin sonrió y tomó la otra.. Intenté robar una mirada en la dirección de Lincoln. esperando que yo lo siguiera. —No —dijo Irin—. Sabe bien. Tu cabello. da la vuelta y muéstrame mi pago. chocándola contra la mía y luego bebió lentamente. —Se movió más cerca de mí y tomó la copa de mi mano—. Empecé a dar la vuelta en el mismo lugar. Empecé a sentir algo extraño y me pregunté si era el champán. La empujé a un lado. Pero no era como estar borracha o incluso una reacción a un veneno. La misma cosa. estaría mejor alejado de tu cuello por el momento. Y deliciosa. emocional. Imaginación.. de champán notando mientras lo hacía que mi copa de alguna manera había sido rellenada.. a pesar de sentirlo y a su poder en la sala.Tomé la copa. oferta? Me di cuenta de que no dijo joyería y sentí un cosquilleo de temor en la base de mi cuello. ¿Te importaría levantarlo mientras tú muestras la. cada vez más incómoda. sin embargo. —Impresionante —dijo y me pasó de nuevo mi champán. Irin pareció satisfecho. más grande. Tomé otro sorbo. Levanté mi cabello con ambas manos y comencé a girar. Cuando hube hecho una vuelta completa. Probablemente ni siquiera es real. —Ahora. moviéndose hacia la ventana. Me sonrojé y tomé otro sorbo. Solo champán. Violet. por favor. Lo hice. pero no podía verlo en absoluto.. Esto no funcionará. era casi. tanto como podía decir. —¿Te gusta Santorini? —preguntó Irin. aunque hermoso suelto. tomándome mi tiempo así él no me obligaría a hacerlo de nuevo.

Yo no soy tan espeluznante como mis hermanos exiliados. “Irin” es solo otro nombre para Grigori. —Originalmente. —¿Qué necesidades? ¿Qué eres? —pregunté. sin embargo. . Ahora. —¿De qué rango eras? —le pregunté.... —Matando —dije en voz baja. Una forma física era algo a lo que estaba destinado y como resultado lo asimilé con más facilidad. notando que cada vez que él lo hacía. —De vez en cuando. pero salió de ello rápidamente—. —Su expresión cambió a medio camino entre aceptación y desolación—. Aunque a veces deseo hacer algo nuevo. pero ahora no puedo imaginar estar en ningún otro sitio. pero mis gustos rara vez se aventuran hasta allí por más que el bien de la supervivencia. Una vez construí Utopía en esta isla. Nunca me iré. rebosante de riqueza y sustento.Él se rio ligeramente. Y he descubierto una manera de sobrevivir. necesidades. Debo admitir. yo sentía automáticamente el deseo de hacerlo... —Querida. entonces fui enviado a este mundo. —¿Originalmente? Un Principado. ni he sufrido el mismo descarrilamiento mental.. tal vez. que también me ha dejado con.. insegura de si había ido demasiado lejos. tomando otro sorbo de mi bebida. mostrando que ninguna ofensa había sido producida por mi pregunta. El primero de mi clase. —Se detuvo y sus ojos se enfocaron en mí—. Irin lo tomó con calma. —Pareció triste por un momento. también. todo exactamente como nosotros. yo soy el último..

han tomado para ustedes mismos esposas… y han engendrado un hijo impío? Libro de Enoc 15:2 R etrocedí un paso. moviéndose conmigo y claramente satisfecho con mi reacción. Además había otros seres acechándonos ahora. —Ustedes… todos ustedes murieron en el diluvio —le dije a Irin. pero todavía había cerca de una docena de desconocidos sin rostros esperándonos arriba. se han profanado con las hijas de los hombres. Había escuchado las historias suficientes veces por ahora. sabiendo que Lincoln esperaría. poder y mujeres en su lugar. buscando venganza. Algunos de nosotros tuvimos la suerte de haber estado ya bajo tierra cuando llegaron las aguas. Estaba ofreciendo intervenir. Esta habitación .Traducido por Apolineah17 Corregido por Lizzie Wasserstein “¿Por qué razón han renunciado al altísimo y sagrado cielo que perdura para siempre y han yacido con la mujer. —Algunos siempre sobreviven. pero ambos sabíamos que no terminaría bien. Saqué una mano de la mesa del comedor en la que había sido acorralada. tropezando. Él sonrió irónicamente. regresaríamos a Irin. perdiendo mi fuerza por un segundo. experimentando la misma sensación poco convencional que había sentido antes. como si estuviera siendo drenada. habían destruido a todos los exiliados y el entonces ángel Grigori se había vuelto a sus funciones. —¿Violet? —dijo Lincoln desde la esquina. A lo sumo. —No temas —dijo él. Cuando llegaron las inundaciones.

pero también les mostramos cómo construir ciudades y castillos. Otra sorpresa. —La erupción —dije. Los envié a Creta y les dije que construyeran su propio reino allí. —Los exiliados que sobrevivieron conmigo se cansaron de vivir en la isla. así que tuve que esforzarme para escucharlo. y algunas más que están por debajo. —¿Sabes que el volcán contiene las puertas del Infierno? —Claro que sí. aunque admito que fue un mundo oscuro por un tiempo. Mi esposa fue la razón por la que viví aquí al principio y abandoné mis obligaciones de elegido. —Mi esposa y yo permanecimos aquí hasta que las aguas retrocedieron. y estaba bastante segura de que en la época de las inundaciones las civilizaciones no construían palacios. Con el tiempo se pusieron tan inquietos y desesperados por su antiguo ejército que trataron de abrir las puertas. como si leyera mi mente—. ¿Tenía una esposa? —Sí. Por desagracia era una época más simple. Pero solo causaron destrucción.en la que estás parada. recordando a Griffin explicando que había abolido a toda una civilización en la vecina Creta. Tan bien ocultos como cualquier otro lugar podría estarlo de los ojos de los ángeles curiosos. Fueron ellos los que sacaron a un pequeño grupo de nosotros por seguridad y para mantenernos debajo de la tierra. »Cuando salimos a la superficie. —Sonrió. segura de que estaba loco. . Ella era la reina de su gente. Lo miré. Lo intenté. Estábamos tan por debajo del nivel del suelo que no podía ser el sótano de nada. más fácil de deslumbrar con los conceptos básicos de suministro de agua y drenaje. estábamos en la ubicación perfecta. Pero… —negó con la cabeza—. fueron creadas originalmente como un sótano para nuestro palacio. Estas últimas palabras fueron dichas con odio bruto. compartimos conocimientos y le mostramos a la gente cómo construir un mundo más increíble que cualquier cosa que hubieran visto. al final esa fue su caída. pero sabía que sería una solución a corto plazo. —¿De quiénes? La voz de Irin cayó. Y —señaló en dirección al volcán—.

—Esta isla fue una vez suya. Cuando llegué aquí abajo y me di cuenta de que ella había regresado arriba para buscarme. Mis ojos se fijaron en un collar de plata. Miré dos veces cuando vi un Van Gogh y al lado de ese. Lo sostuvo hacia mí y lo tomé en mis manos. pero lo hizo. ¿Ambos sobrevivieron? —No. Sintiendo el zumbido de su presencia de inmediato. —Es por eso que nunca te irás —dije. —¿Tú y tu esposa? —En realidad estaba comenzando a emocionarme. era demasiado tarde. Miles de humanos fueron asesinados. El collar contenía poder. »He descubierto nuevos placeres para ocupar mi tiempo. No podía alejar mi mirada. Los exiliados fueron destruidos junto con todo lo que habíamos creado. Pero había tan poco tiempo.—Uhm… —dijo. monedas y pinturas en las paredes de arriba. . No debería haberme sorprendido de que no estuviera bajo un sensor de seguridad y detrás de puertas cerradas. sufro su ausencia cada día. verdaderamente triste por él. Asentí. A eso es a lo que se refería. lo que sospechaba que era un Rembrandt. En lugar de ello. ¿Por qué? —¿Te gusta? —preguntó Irin. Fue hacia el gabinete y lo sacó. La ira del Infierno se mueve rápidamente. los efectos eternos. La ola ya había golpeado. desde algún lugar lejano—. Uri. —¿Cómo sobreviviste? —Una vez más. como si algo me atrajera hacia él. fuimos a la tierra. pero… Saliendo de sus recuerdos. —Hizo un gesto hacia los gabinetes que contenían estantes de joyas y artefactos. Ella… envió por nosotros. fui atraída por su simplicidad en comparación con las otras piezas más llamativas y elaboradas. Podría haber mantenido la fuerza de su vida mortal y haber tenido una eternidad con ella. su expresión cambio de nuevo a su estado previamente divertido. atrapada por su historia de amor—. La furia de los ángeles despiadados. —Pero no entiendo cómo es que está en esta colección. armas antiguas.

pero nuestros hijos siempre han insistido en que la conservemos —añadió. —Nuestra progenie sobreviviente. »Ella nunca adoró esta pieza como las otras que le di. como si algo fuera tirado de mí. mi boca todavía seca mientras luchaba por asimilar todo lo que había dicho. y empecé a sacar el anillo de rubí que ya estaba escapando de mi dedo. no es de ninguna utilidad para ti o para mí mientras no necesitemos tales cosas. Tragué. Miedo corrió a través de mí y sentí la familiar punzada. Ahora. Sin parte humana. por si acaso.—¿Qué hace? —pregunté. dando un paso hacia adelante—. ¿Era la ciudad de la que habló la Atlántida? ¿Eso lo hacía más peligroso o menos? No tenía idea de lo que quería decir con su “forma” de supervivencia. parte ángel como nosotros. Por supuesto. Antiguos Nephilim. »Ahora. Irin sonrió. pero para un humano es verdaderamente valioso. Yo tomaré posesión. Contiene un pedazo del reino de los ángeles y ayuda a evitar la ilusión ocasionada por cualquier cosa o cualquier persona para el que lo lleve. Cuidadosamente lo deslizó de nuevo en el gabinete. —Esos… ¿las personas que nos dejaron entrar? —pregunté. »Has presentado las joyas maravillosamente —continuó Irin—. uno de los primeros ángeles Grigori. tenía gustos lujosos. esa pequeña punzada convirtiéndose en una sensación de hormigueo disparándose por mi columna vertebral. voy a tomar posesión de ellas. Juntó sus manos. ansiosa por seguir adelante. —Era de mi esposa. Hijos. Uno de los que tomaron partido con los Exiliados. para nuestro arreglo. Violet —dijo en voz baja. Y ahí fue cuando dejé de sentir pena por él. entregándoselo. Él asintió. Asentí. . —No. Él era Grigori.

sus dedos deslizándose hacia arriba y hacia abajo de mi codo. finalmente quitándola. para encontrar un lugar seguro y luminoso. empujando hacia debajo de manera constante hasta que caí al asiento de vidrio. Miré por la ventana. Dos menos. Años de práctica haciéndolo. ¿pero esto? Todo en lo que podía pensar era en la araña de esmeraldas con sus numerosos broches alrededor de la parte superior de mi muslo. —Si te pones cómoda… No podía hablar. Entonces. . con su tono controlado pero de alguna manera forzado. entonces pensé en la albahaca y me concentré en la luz que caía en cascada a través de las enormes ventanas de arco de Lincoln cada mañana. Me retiré a ese lugar donde desde hace mucho tiempo me había ido para bloquearlo todo. una deslizándose hasta mi brazo y luego de regreso antes de que empezara a desabrochar la primera pulsera. siempre. un lugar donde quería estar. Ni siquiera había dejado que Morgan la fijara. Las manos de Irin se envolvieron alrededor de mi muñeca. todavía adormecida. Irin sonrió. pero en el segundo en que su mano tomó la mía mi cuerpo tomó el poder. sabiendo que su toque pretendía más. simplemente me bloqué. Di un paso hacia atrás. cerrando la distancia y poniendo sus manos sobre mis hombros. Olí los alimentos cocinándose. —Estoy bien. Presioné mis labios juntos para evitar que temblaran. Como removiéndome de mi cuerpo. La bodega de Lincoln. Montones de albahaca. Era un pez en un acuario y estaba atrapada con un tiburón. Manos se deslizaron por mi clavícula hasta mi brazo opuesto y la serpiente de plata. sacándola lentamente para que pudiera sentir el rastro de la cadena contra mi piel. Y la albahaca. La miró fijamente para desenroscarla. Dame una pelea todos los días.Oh. pero golpeé la pared de vidrio. —¿Violet? —gritó Lincoln desde las sombras.

pero no podía. por supuesto. Solo una razón más por la que no perteneces aquí.Volví a pensar en la identificación que siempre había sentido en mi interior cuando estaba con Lincoln. Las manos de Lincoln se flexionaron a sus costados y me pregunté si ese “algo mejor” que Irin tenía en mente implicaba una daga. Hablando de eso… —Haz eso de nuevo y te juro que ella será la última cosa que alguna vez toques. Nunca me interesó controlar a la humanidad como los demás. ¿tengas algo mejor que ofrecer? La forma en que Irin habló… El gato que consiguió la crema. Tenía que mirar. sí. —¡Basta! —acusó la voz de Lincoln. Simplemente quería disfrutar de sus ofrendas. —Se hizo un trato. Ignoré todos los problemas. soltando mi mano. te convertiste en uno. él habló de nuevo. decirle que podía manejarlo. Entonces la boca de Irin se cerró alrededor del anillo en mi dedo índice y me estremecí. Irin sonrió y se puso de pie. ¿no? Algunos exiliados descubrieron que podrían mantenerse a sí mismos e incrementar su poder alimentándose de las emociones humanas. Él estaba esperando mi reacción. ¿verdad? ¿Qué significa eso? Irin se encogió de hombros. Todavía sonriendo—. —Lincoln tenía su daga en la mano y ya se había acercado. —La necesidad que ella dejó en mí era grande. Las piedras solo son parte del acuerdo. Quería hablar. . Lincoln salió de las sombras. la razón por la que nunca estaríamos juntos y me aferré a todas las cosas que nos hacían adecuados y me hacían sentir demasiado segura. Justo cuando pensé que Lincoln podría hacer un movimiento. —Eres un íncubo. —Se movió para tomar mi mano de nuevo. aliviada solo de tenerlo a la vista. A menos que. Después de que perdiste a tu esposa. Pero no muchos podían e incluso menos se atrevieron porque era demasiado… adictivo. —No vas a tocarla de nuevo.

Irin caminó lentamente. —Sacudió la cabeza con asombro— . observando mientras yo no dudaba en exhibir tanto mi vergüenza como confusión ante la segunda parte de lo que había dicho. Él se estaba alimentando de Lincoln. considerando la oferta. no sabía si podía soportar ver sus ojos en este instante. —¿Acercándote más a tu prohibición? Lincoln tragó saliva y asintió una vez. eres simplemente deliciosa y lo serías incluso más si no estuvieras tan eficientemente dañada pero eres un mero aperitivo comparado con tu compañero. —Te alimentas de las emociones… —dije. Irin sonrió y extendió una mano de Lincoln hacia mí. Me preparé para que continuara quitando la joyería. Lincoln no me miró. yo le quitaré las joyas. mientras maduraban para mis propósitos… Ah. Me sentí aliviada. Ustedes dos son más como langostas en un mundo de peces de agua. pero Lincoln dio otro paso hacia nosotros. con nostalgia. Bueno. lo cual me preocupó. Suspiró. nadie además de mí. —Como abrir el corcho de un vino añejo… En una isla donde la mayor emoción es la de los recién casados enamorados. —Oh. —¿Por qué renunciaría a alimentarme de lo que tú me provees siendo forzado a observar? —Sabes que esto simplemente lo provocará tanto… sino es que más de esta manera.Irin no parecía preocupado en absoluto. No teníamos ni idea de lo que él podía hacer y no creía que sería una pelea sencilla. no me malinterpretes. Irin hizo una pausa. como sometiéndose al castigo corporal—. tratando de apaciguar el momento mientras ponía todas las piezas juntas—. No me extraña que te agrade. bajando su arma. —Yo lo haré —dijo. . querida. Nunca nadie me había llamado dañada en voz alta antes.

Pero cuando fue por el segundo anillo. con un respeto entrañable. —No —dije de nuevo. Traté de mantener mis barreras altas. sus grandes ojos verdes quemando en los míos.—Muy bien. sus palabras fueron para mí. intentando poner las piezas juntas como un muro de Lego. Lo hizo con tanta suavidad. lo que pareció complacer a Irin aún más. pero cuando su boca se cerró alrededor del último anillo… Tuve . —¡No! —No estaba para besar a nadie. Sentí un flujo del poder de Lincoln alrededor de mí. pero no estaba en la liga de Lincoln a la hora de aprovechar mis puntos fuertes de esta manera. Se arrodilló frente a mí con una mirada de dolor y miedo cubriendo su rostro. —No voy a obligarla a hacer nada. únicos de él. Intenté cantar canciones de cuna en mi cabeza. La resistencia de Lincoln había se incrementado más y su contacto era más constante. Una promesa de que estaba a salvo con él y la disculpa por lo que ambos sabíamos que teníamos qué hacer. Lincoln se movió hacia mis manos y cerró los ojos. podía probar y oler los aromas dulces. Incluso visualizando una fortaleza de acero pesado podía sentir sus dedos moviéndose contra mi piel y eso coincidió con algo dentro de mí que no tenía el poder de contener. Levanta tu guardia. Y aunque le hablaba a Irin. pero sin arrastrar los dedos. como si rezara por un momento. tararear el alfabeto. —No a mí —dijo él. Empezó con la pulsera en el tobillo. nunca. —Luego se inclinó hacia mi oído y susurró—. Lincoln se movió hacia mí. A cambio de un beso. antes de que su boca se cerrara alrededor de mi dedo y quitara el anillo. superponiéndose a la omnipresente sensación de calidez y sol. Se retiró hacia la enorme mesa del comedor en el centro de la habitación. quitándola lentamente. »Es él o yo. por el tercero y por el cuarto mis mejillas estaban sonrojadas y una pequeña chispa dentro de mí había comenzado a arder. dándole a Irin el espectáculo que exigió.

Retrocedí para él. para ningún propósito. liberándome de su peso. . No pienses en cómo cada vez que él aleja su mano de ti. con la esperanza de que jodidamente eso significara que lograría terminar más rápido porque yo estaba ardiendo. Siguió con los pendientes. Sentí cada diminuto movimiento mientras Lincoln desabrochaba el pesado collar. un día te juro que voy a regresar y voy a matarte. ¡Lee eso. Vi sus ojos abrirse y capté el sonido que no pudo contener. Eso envió una onda expansiva a través de mí. —Quiero tu palabra de que una vez hecho esto no tendremos oposición para nuestra permanencia en la isla y además quiero tu garantía de que no ayudarás a ninguno de los otros exiliados viniendo aquí. Lincoln se puso de pie y se giró hacia Irin.que agarrar la falda de mi vestido con mi mano libre para evitar aferrarme a él. con los ojos bajos y la voz tan áspera que apenas se escuchaban las palabras. Si no es hoy. me puse de pie. asqueroso! Pensando que podría ser mejor dirigir a Lincoln hacia el collar y los pendientes a continuación. pero casi me caigo hacia abajo porque mis piernas estaban temblando demasiado. la abertura de mi vestido abriéndose para revelar la telaraña de esmeralda sobre mi muslo. lo había estado bebiendo inconscientemente desde la copa siempre llena. Tal vez era el champán finalmente afectándome. dejando toda la pierna al descubierto. colocando la obra maestra de esmeralda sobre la mesa frente a él. Intenté mantener mis defensas. Irin resopló una risa como si estuviera leyendo mi mente. pero se esforzó por trabajar alrededor de la tela del vestido. pero no estaba haciendo un gran trabajo y me estaba volviendo cada vez más inestable en mis pies. Voy a matarte. Di un paso hacia atrás. se puso de rodillas y comenzó con los broches de la parte de atrás. Finalmente. —¿Eso es todo? —preguntó. Sin decir palabra. quieres gritar.

Pero de todos modos lo hice. Estos ángeles van a debérmelo. más fuerte de lo que había pretendido. tienes un montón que son más especiales y más valiosos. mi niño. Si quieres que haga esto entonces quiero el collar. La expresión de Irin cambió y dio un puñetazo sobre la mesa con tal fuerza que todas las piezas saltaron. el hambre. —¡Espera! —dije. Te doy mi palabra para ambos. Irin se rio de buena gana.Jesucristo. tímidamente—. aunque no voy a abstenerme de imponer un acuerdo similar para concederles a estos exiliados morada. Quiero algo más. antes de volver a caer. Él en verdad era algún tipo de dios guerrero por haber sido tan rápido pensando. estaba segura de que era importante. Definitivamente curioso. ambos tendrán que bajar sus defensas para el beso. Mi corazón dejó de latir y dio un vuelco en su lugar. Lincoln me miró. y supe que cualquier promesa que él había hecho a sus extraños hijos quedaba en segundo lugar ante sus propias necesidades. Y tal vez un poco impresionado. Maldita sea. Lo dijiste tú mismo. —Justo en ese momento. —Oh. lo haría casi para el final. Él “no” escrito en sus ojos. Pero vi la mirada en sus ojos. Me encogí de hombros en un acuerdo casual aunque mi corazón latía con fuerza. luciendo aliviado de que no hubiera simplemente soltado todo. Pensamos que habíamos tomado la delantera pero él en realidad nos dirigió hacia su . la codicia. —Te sugiero ocultarlo bien hasta que salgan de la isla. Lincoln pareció darse cuenta de que esto era todo lo que iba a conseguir y asintió. —Pero —añadió Irin. Todos se detuvieron—. Su sonrisa regresó. antes de caminar hacia mí. —Quiero el collar. Pero eso me hizo pensar. No me haré responsable si mis hijos descubren su paradero. Lincoln comenzó a caminar hacia mí otra vez. Yo todavía estaba en la parte de “el champán es mágico y tus dedos se sienten realmente agradables”.

por todas las razones correctas. Lo peor de todo. Antes de que supiera lo que estaba pasando. los diminutos zarcillos de mis sentimientos por Lincoln siendo arrebatados de mí. pero no con suficiente fuerza. nunca permitir que esto sucediera. Su boca moldeó la mía y sentí su alma llegar a mí cuando la mía lo hizo con él.trampa. Me sorprendí de que mis manos no se volvieran salvajes. Lincoln me sostuvo de la misma forma. a Irin alimentándose de nosotros. a pesar de que lo había sostenido con todas mis fuerzas. Las palabras rompieron algo entre nosotros. pero eso fue de todo lo que tuvimos tiempo antes de que sintiera la dulzura de su poder derretirse. Una ola de pura necesidad chocó contra mí. mío. Di un paso hacia él. era esa parte de mí bailando en mi interior. Por primera vez en años solo éramos nosotros. Cuando los labios de Lincoln se separaron de los míos momentáneamente. sus brazos agarrándome tan firmemente que mi espalda se arqueó en perfecta agonía mientras nos besábamos. desesperadamente. Lincoln levantó sus luminosos ojos verdes para encontrarse con los míos y nos miramos fijamente entre nosotros. le grité desesperadamente: —¡Te amo! —Como si esta pudiera ser mi única oportunidad de decirlo de nuevo. Nunca lo suficientemente cerca. pero no lo hicieron. desesperadamente. A medida que nos besábamos. Podía sentirlo ahora. Todo mi ser quería esto y aunque sabía que habíamos tomado la decisión. lo sentí tirar más cerca de mí. En ese momento. . él apenas tocaba la superficie. mío. la impaciencia mi invadió y dejé caer mis defensas. tambaleándose hacia atrás. reemplazada solo por él. Su mano fue a un lado de mi rostro y luego hacia la parte posterior de mi cuello mientras tiraba de mi muy dispuesto cuerpo hacia él. Lincoln se puso rígido y se alejó. quería que él me besara. Mío. Casi tocándonos. Simplemente me aferré a él con todas mis fuerzas. intentado llegar desesperadamente a él. pero había mucho más. —Violet —dijo Lincoln luchando contra sus emociones. tan horrible como fuera. estaba tan dispuesta a tirar abajo cualquier cosa que alguna vez intentara alejarlo nuevamente de mí.

Yo estaba sin aliento. Quería apuñalarlo en el ojo. lo metí en la parte delantera del vestido. Sentí su poder comenzar a arremolinarse cuando se inclinó. donde los exiliados sin rostro permanecían de pie como si no se hubieran movido en todo este tiempo. —Más de lo que alguna vez pude haber soñado. Lincoln las empujó con una fuerza asombrosa y las mantuvo abiertas para mí. —Siéntanse libres. Almas gemelas —arrastró las palabras Irin. Lincoln siguió moviéndose hacia atrás. con una expresión atónita en su rostro. encontrando mi voz. Él se puso de pie. Nos dirigimos hacia las puertas dobles. —¿Qué? —rugí. ebrio por nuestra emoción. torcido. Intenté seguir su ejemplo. siguiéndonos soñadoramente. Y si Uri cree que lo va a conseguir. conseguirá otra cosa. y levantó las barreras entre nosotros. haciendo un gesto hacia el Nephilim—. Irin estaba justo detrás de mí. y camino perezosamente hacia uno de los gabinetes. con todo mi cuerpo temblando. ¿Qué ves cuando miras a mis hijos? . Solo tengo una pregunta de despedida —dijo Irin. Me lanzó el collar. Nos dirigimos por el pasillo y empezamos a subir las escaleras sin ninguna intención de detenernos hasta que llegáramos al nivel del suelo. Mis brazos se envolvieron alrededor de mi cintura mientras trataba de mantener la compostura. Me di la vuelta. —Nos vamos —dijo Lincoln. lo que me ayudó a recomponerme un poco. y sin pensarlo. apoyando las manos en sus rodillas. el pago ha sido más que suficiente. Y rota. Frente a la puerta estaba el que nos había mostrado el camino. —¿Cómo se revelaron frente a ti mis guardianes? —preguntó con calma. bloqueando nuestra salida hacia la libertad.

que se alejó ante su orden—. puedo ver cada forma que mis hijos toman. sin embargo —guiñó hacia mí—. —Sí. —Postre. Ellos están vacíos. Pero después de que durante la alimentación Irin se acababa de atiborrar de él mismo. excepto por el sonido. —¿Entonces por qué preguntas? —gruñó. —Cada uno. ¿qué pasa contigo? Debería advertirte. Y teníamos nuestras órdenes. Sabía que derribaría a Irin si sentía que tenía un buen tiro. comenzando a sentirme enferma—. ¿Así fue cómo nos mostraron? —Los mostraron exactamente como la mayoría nos aterrorizamos de vernos a nosotros mismos. para tu compañero.—Nada —dije. fue más tormento del que podía imaginar. huecos. Pon algunos juntos y es casi una sinfonía. Los gritos de todos los que han puesto sus ojos en ellos antes. visítenme de nuevo. —Caminó unos pasos más cerca de la puerta y asintió hacia el Nephilim. Y Lincoln. Irin cerró los ojos en algún tipo de placer. Lincoln levantó una mirada de muerte. acumulan estos. —Vi a Violet. Cuando los ojos de Irin se abrieron su rostro se inundó de placer. probablemente sería suicidio. Qué vista tan hermosa. —Irin abrió la puerta y nos tendió la mano para que nos fuéramos—. ganándome un destello de los ojos de Lincoln. —¿Tormento? —repetí. Las fosas nasales de Lincoln se dilataron y se ensancharon. Por favor. Irin sonrió con complicidad—. . exactamente como ella esta noche.

No la ayudaría dejar su puesto. no entiendo el problema. —Lincoln. al lado de Max. Era la tercera vez que gritaba esas palabras desde que había entrado—. El Guardián llamó después de que se fueron para decir que somos bienvenidos a quedarnos en Santorini. rodeada por cuatro de sus ninjas. menos entusiasta. —¡No tenías derecho! ¡Un incubo! —bramó Lincoln. Te envíe ahí para hacer tu trabajo. Cuando Morgan me vio parada en el umbral de la puerta su expresión decayó un poco. saltando los escalones de tres en tres. Charles Bukowski L incoln se sentó al frente en el camino de vuelta a Fira.Traducido por Jessy Corregido por Lizzie Wasserstein “Si estás perdiendo el alma y lo sabes. El chofer nos dejó de vuelta en el hotel y Lincoln estuvo afuera en un instante. Nadie hablaba. Ambos regresaron sanos y salvos. entonces tienes otra alma para perder”. Para cuando llegué al vestíbulo. ¿Tienes idea de lo mucho que estás arriesgando? Josephine alisó su falda y lució desinteresada. intentando no sofocarme por la abrumadora cantidad de poder que Lincoln estaba tirando. Seguí el sonido hacia el bar del hotel donde Josephine estaba sentada cómodamente. pude oírlo gritando. Lo seguí. . cálmate. —Pero por el modo en que su expresión había pasado de ser de aburrimiento a una de desafío decía que entendía con exactitud. pero negué con la cabeza. Se movió en su asiento como si quisiera venir hacia mí. Yo estaba en la parte posterior.

a menos que aspires a un final como el de Nyla. En verdad Lincoln. Sabía que había oído todo. Necesitas aprender a controlar los efectos en algún momento.—¡Nos engañaste! Esto no tenía nada que ver con los poderes de Violet y todo que ver con nuestra… conexión —gritó Lincoln. pero sin tanto volumen. pero no antes de enviar flotando una mirada en mi dirección. —Sí. Sabía que una vez que el Guardián pusiera los ojos en ustedes garantizaría nuestra estadía. Tan pronto como ella se hubo ido dejó caer la cabeza y dejó escapar una respiración entrecortada. Confía en mí. fuera de todo lo que había sucedido esta noche. Era la manera más fácil. —Porque por alguna razón. Considera esta tu primera sesión de entrenamiento. los cuales habían cortado la parte de atrás de mis talones. Él tomó un trago de vino y sacudió la cabeza. lo que en sí era un signo de lo distraído que estaba. Él no se había dado cuenta que estaba ahí. con las manos hechas puños a sus costados. —No quieres que comience a decir algo. sirviéndose una copa de vino de la botella que debió haber sido de Josephine. eso parecía irritarme más. No es diferente a una reacción química forzada y no tiene nada que ver con tus verdaderos sentimientos por la chica. tú… deberías ir a la cama. —¿De verdad soy lo que más temes ver en ti mismo? . —Al menos podrías haber dicho que me veía linda. Me apoyé en un taburete y me quité los zapatos. Josephine salió por la puerta. Su cabeza voló hacia arriba y se dio la vuelta. aún furioso. —¿Tan terrible es estar cerca de mí? —pregunté suavemente. Lincoln se quedó inmóvil. todo este asunto de alma gemela es tedioso. —Lo rozó al pasarlo hacia la salida—. Tengo trabajo que hacer y cuidar tus sentimientos y los de tu compañera no es parte de ello. Todavía tengo grandes esperanzas por ti. ¿Desde cuándo había rebajado nuestra relación a una conexión? Josephine se puso de pie. Sentí un picor en mis ojos y parpadeé para contener las lágrimas. algo. —Violet. —Sus hombros se tensaron y se movió hacia el bar. O… no lo sé.

—Respóndeme —insistí. las cosas no serían así si no tuviera un alma. ¿Soy lo que más temes? Comenzó a moverse. no se preocuparía por mí? Corrí por las escaleras. Pero necesita saber. Pero no quería quedarme alrededor para una repetición. que realmente hubiera matado una parte de mi misma. evitando sus ojos—. —Sí. añadí rápidamente—: Ahora respóndeme tú. de repente sintiéndome ridícula en mi vestimenta. sin poder parar hasta que me encontré afuera en la azotea. entonces —dije.Él colapsó sobre un taburete. pero cuando oí crujir el taburete. Desde que acepté y maté esa imagen de mi misma… siempre he temido que una parte de lo que había hecho era verdad. Las cosas que dejé. Al principio pensé que era mi alma. me estoy convirtiendo. y lo que estoy a punto de… —Miré hacia la alfombra azul. terminando el trago y dando unos pasos hacia mí. En vez de ir a mi habitación. ¿cierto? Sostuvo la copa en alto como si estuviera de acuerdo. Eso es a lo que más temo. Cerré los ojos y asentí. Se detuvo y suspiró. Soy tan tonta. Vete. ¡Ahora! —No es de extrañar que esta noche fuera tan horrible para ti. ¿Josephine tenía razón? ¿Los sentimientos de Lincoln por mí únicamente estaban ahí porque nuestras almas estaban de algún modo químicamente atraídas entre sí? ¿Él creía que si no fuera por eso. —¡Violet! —gritó Lincoln tras de mí. seguí corriendo. »Pero todavía estoy asustada por en lo que me he convertido. —Seguía sin poder mirarlo. —Sí. Se sintió real. —¿Es la nada lo que realmente más temes ver en ti misma? Se veía tan afligido que decidí darle una respuesta honesta. mi mandíbula y cuello doliendo con la terrible verdad. apenas pronunciando las palabras antes de salir corriendo por las escaleras. . pero luego tú y yo… bueno. Buenas noches. jadeando por aire fresco.

El terreno era desigual y algo se estaba clavando en mi espalda. no como cuando se desataron primero. y yo le decía que lo amaba. ¿Cómo puedo hacer esto? ¿Cómo puedo ser la persona que pelee estas batallas? Todo lo que quería hacer era meterme en mi pijama de franela y comer una bañera de helado mientras lloraba a lágrima tendida. a pesar de que sabía que debía ir a mi habitación. me di cuenta de lo cansada que estaba. Algo me estaba diciendo hacer algo. Apoyando la espalda contra una de los pequeños muros de madera. Pero toda mi fuerza se había desvanecido y ahora mi ira también. Lloré y lloré. Mientras me quedaba dormida en el duro concreto de la azotea. estúpida. —Ahí estaba él. —Yo y mi gran bocota —murmuré para mí misma—. en el medio de su pesadilla más terrible. ¿Cómo había dormido sin darme cuenta de eso? .La vista sobre Santorini era impresionante e incluso a través de mi visión borrosa. Había estado obviamente aquí por un tiempo. Los sentidos estaban establecidos como una pared en mi interior. Se esperaba que nos levantáramos temprano en la mañana para comenzar nuestras investigaciones. Comencé a abrir los ojos. estúpida. Todos querían ser alguien que no eran. estuve asombrada por su belleza. miré hacia el océano y hacia la silueta del volcán. una brisa helada trayendo almizcle y jazmín barrió el cabello por mi rostro. Para probar mi punto. Pero ahora solo me hacía llorar más. pronto profundamente dormida. me deslicé hasta el suelo. pero me sentía entumecida y lo ignore. una vez más. Una vez ahí. Estúpida. luego lo sentí. haciendo sonar algún tipo de alarma silenciosa. Incluso Lincoln. Todo lo hermoso está contaminado.

con los pies en alto. Tal vez había algún tipo de paz en eso. tendiéndosela de vuelta. Cansados. no necesito veneno para matarte —dijo llanamente. Luego hizo la cosa más extraña. si pudiera. fácilmente. La tome. así que me incorporé. así que aproveché la oportunidad para abrir los ojos. Estaba caliente y yo ya sabía que había estado aquí por un rato. pasándomela. estirando las torceduras en mi cuerpo mientras lo hacía. —Nuestra definición de veneno es un poco diferente —dije. Extendió la mano tras su espalda y reveló una taza para llevar. a la ofensiva. El aroma a café emanaba hacia mí.Intenté evitar que mi cuerpo se tensara y suprimí mi instinto de levantarme de un salto. completamente atónita. No estaba sorprendida. Mi cabello estaba cubriendo mi rostro. mirando fijamente la taza. Resistí la tentación de escupir. solitarios…perdidos. el saber que lo llevaría conmigo. a pesar de saber lo mucho que me odiaba y que a la larga me mataría. Me levanté y me encontré moviéndome hacia él. —Bébelo. maravillándome de lo cómoda que me sentía a su alrededor a veces. Estaba sentado en la barrera. Quizás él lo sentía también. No se movió o dijo algo más. pero podía ver sus ojos. Si él hubiera venido a matarme podría haber hecho el trabajo ya. El sol estaba en es su primeros momentos suaves de salida y proporcionaba la iluminación perfecta de telón de fondo. —¿Qué es esto y cuanta azúcar hay ahí? . con la espalda contra uno de los pilares más altos. Él estaba mirando hacia el horizonte. —Bébela. —Te dije que ese vestido se vería deslumbrante. ¿Había venido y se había ido? ¿Supo que estaba emotiva y se fue a conseguirlo? Tomé un sorbo y casi me ahogo. —Sé que estás despierta —dijo Phoenix. Tristemente cierto.

solo me estas engordando para el matadero! —Pero tomé otro sorbo de todas maneras. —Me miró brevemente—. Tiene sentido. —Naturalmente. Lo mire con recelo. recordando la incómoda sensación de los ojos de Irin en mí. —Huh. —Nada podía detener a Phoenix cuando se convertía en el viento. tanto para mí como para él—. segura de que hubiera escuchado el chillido distintivo si es que la puerta de la escalera se hubiera abierto. Y. Reí a medias—Igual que en Jordania —dije. Un pensamiento que me hizo temblar. Si esto iba a ayudar a traer de vuelta mi fuerza. Fue un salto hasta este. Nuestra esperanza de engañarlo unos pocos días ahora había acabado. —Solo tu apariencia me dice suficiente. —Y te importa. Me necesitas. . Miré alrededor. —¿Volaste hasta aquí? —pregunté. y un montón. —No.—Café y ginseng. no me iba a negar. pero… también no puedo sentirte de la forma en que normalmente puedo. pero la sonrisa desapareció rápidamente. Eso era interesante. envolviendo un brazo a mí alrededor. —¿Por qué? —Porque el Guardián se alimentó de ti anoche. —¿Cómo lo sabes? —pregunté. Lo necesitas. el impulso me lleva. —Así que descifraste las Escrituras. se alimentó bien. ¿por qué? No respondió. Bebe. Él sonrió. preguntándome cómo se las había arreglado para pasar por un hotel lleno de Grigori. Estaba viajando por los tejados. ¡Jesús. pero cuando me estoy moviendo así de rápido.

Nos quedamos parados y miramos hacia el horizonte y hacia el volcán. Sonrió con una sonrisa que no había visto desde antes de que…todo cambiara. después de la alimentación que él tuviera. —Estoy segura de que él te amará. yo no estaba segura si estaba operando a un cien por ciento tampoco. Me miró de arriba a abajo otra vez y sacudió la cabeza. Su sonrisa se ensanchó y saltó de la pared para quedarse incómodamente cerca. escondiendo sus ojos. probablemente sería el placer máximo. Me pregunté brevemente si él estaba haciéndome sentir de esa manera. —No es de extrañar que el Guardián no haya solicitado nuestro pago todavía. o si más de sus exiliados llegarían pronto. —Es bueno saberlo —dije. Sabía que debía estar aquí por una razón. —Inténtalo —enfatizó. No pude contener la pequeña elevación en las comisuras de mi boca. —¿Por qué no? —Parecía como una obviedad. Intentaría nunca dejarme ir. . de la misma manera que el conocimiento de Phoenix de mí estaba apagado. Y. No estaba segura si estábamos a punto de pelear. —Soy como emoción en un gotero para su especie. Para el Guardián tener a alguien como Phoenix. me encontré cada vez más relajada. es muy fuerte. —Es por eso que nunca me verá. En Jordania Jordan. Pero estaba conmigo. —Sé que me sanaste. De todos modos. quien podía alimentarlo con emoción. donde podía verlo. Me sanaste en caso de que ella te regresara. Pasó una mano por su rostro como si estuviera cansado. cuando viste a Magda ir por ti. no atacando a mis amigos o acercándose sigilosamente por detrás. lo cual no podía ser bueno. y de alguna forma eso lo hacía más fácil. Phoenix se encogió de hombros.

amante. Me llamó por mi nombre. Y de todas formas. no me detendré hasta que lo haga. No tengo solo exiliados aquí. —Con eso saltó de la azotea. —¿En serio crees que el traerla de vuelta te dará un lugar en este mundo? Sonrió otra vez. lo serás. Me hiciste querer cosas. —Está a salvo. Tenía razón respecto a ello. observando a tu padre. pero regresaré. —Nunca fui tu amigo. ¿Puedes vivir con eso? Porque sé que la persona que una vez fue mi amigo nunca habría estado bien con traer ese tipo de maldad a este mundo. Violet. Mi mano voló a mi boca. Ya no con calidez. esa persona se ha ido. solo el viento se mantuvo. Sé que no lo defraudarás. todavía hay una cantidad en casa. era demasiado rápido. querer pertenecer. No era perfecta.—Necesitaba estar a pleno rendimiento. No habría hecho ninguna diferencia si ella hubiera llegado a mí. sus últimas palabras me acababan de llegar—. Si ella lo hubiera matado. no te preocupes. —Tomará el mundo como propio. Me di cuenta que él no había presionado esos . Tengo arreglos que atender. pero algunos de tus amigos son más prescindibles. el tono de nuestra conversación había cambiado. Solo tú. Encuéntrate conmigo aquí arriba hoy a la media noche. de todas maneras. —¿Y porque haría eso? —Porque no estoy inclinado a tomar tu vida todavía. Había ido demasiado lejos. —Sí. y seré el hijo que lo hizo posible. —Tenía una vida antes de ti. No pude mantener una vista de él. —¿Por qué me odias tanto? Phoenix disparó una peligrosa mirada en mi dirección. pero la tenía en la mano. estaría muerta. Saltó hacia atrás en la pared. Todo lo que queda es el exiliado. Ahora.

El exiliado era el que estaba a cargo ahora. lo cual me ponía incluso más nerviosa. Phoenix tenía razón. Y los juegos habían terminado.sentimientos de lujuria o seducción hacia mí. . El humano en él parecía casi completamente extinguido.

Y si estás bien. Steph ya se había ido.Traducido por Malu_12 Corregido por Lizzie Wasserstein "Y a cada uno se le ha asignado un ángel bueno y uno malo. De vuelta en la habitación Hablamos después de la ducha. dejando una nota sobre mi cama: Llámame TPCSP2. Voltaire P ara el momento en que volvía a mi habitación. ella respondió: Reunión del escuadrón de Dios abajo en 2hrs. . ¡espero tener largas explicaciones! Steph xx Le envié un texto: Todo bien. S xx 2 TPCSP: Siglas de Tan Pronto Como Sea Posible. Vi xx Tres segundos después. desde su cuna hasta su ataúd”. En la habitación de Dapper si estás buscandome. de lo contrario levantaré la alarma. uno lo ayudará y el otro lo molestará.

agregó: »Josephine tenía una reunión con la Asamblea en este momento y tu compañero fue invitado. . Spence sabía exactamente cómo picar mi interés. agarrar mi llave de la habitación y salir con él. —¿Así que cuál es el trato? —pregunté. Phoenix me había dado un ultimátum y no importaba de qué manera lo mirara. me dejé caer en mi cama. verde hoy. —¿Estás sola? —Sí. ¿No te interesa saber por qué no nos lo contó? Él era bueno. Después de vestirme con un par de pantalones cortos y una camiseta amarilla. no veía ninguna salida. lo reconozco. desde que Lincoln atrapó a ese tipo. aunque... Lista para un poco de recopilación de sueño. pero rápidamente descarté esa teoría. —le dije con recelo.. —Le hice señas para que se moviera hacia atrás así podría cerrar la puerta. —¿Qué tipo? —Ni idea. —¿Lista para un poco de recopilación de información? —No. permaneciendo allí hasta que oí que llamaban a mi puerta. se veía demasiado feliz de verme. quien. Sería capaz de sentirlo. él no parecía demasiado feliz de estar aquí. Me pregunté si era Lincoln. Lo contemplé por un momento antes de tirar de mi cabello en una cola de caballo. —Spence levantó sus cejas y miró por el pasillo con entusiasmo—. —¡Has perdido tu espíritu..Traté de no pensar mientras me duchaba pero fue imposible. en realidad. pero Lincoln parecía bastante decidido a mantenerlo en secreto. Eden! Cuando no respondí al desafío. pero si tuviera que adivinar diría que es un Grigori. Ellos han estado ahí toda la mañana. con su uniforme de jeans sueltos desteñidos y camiseta. Abrí la puerta para Spence. Solo conseguí un vistazo.

¿dónde están? —Seguí a uno de los del equipo de Josephine hasta que entró en el bar.. Entonces este chico apareció. —Está bien. . Oí su implicación pero la saqué a relucir. —Está bien. lo entiendo —dijo. Yo digo que ahí es donde están ahora. Solo lo he visto una vez. riendo. ¿y en cuanto a ti? Diría que te mantienen fuera del circuito a propósito.. —Encantado de volver a trabajar contigo. —Él comparte mi habitación. Eres una chica. por cierto. Algo está pasando. —¿También a Lincoln? Spence se encogió de hombros. pero él.. —Hay dos entradas a esa habitación —le dije.—Ellos están planeando algo. no son como Griffin. definitivamente no. —¿Nosotros no necesitamos saber? —Bueno. Zoe se puso tan borracha que casi la convencimos de hacer un golpear-y-correr en la puerta de Josephine. he apestado últimamente. Sonreí cuando vi el brillo en sus ojos. Yo estoy en su lista de mierda por toda la eternidad. Te perdiste algo grande anoche.. Asentí. estaba ocupado y sin ánimo de hablar. —Está bien. pero nosotros solo somos los soldados. recordando la escena ahí después de volver de ver a Irin—. iremos a la otra y luego… con suerte no estarán vigilándola de cerca. ¿A través de cuál fueron? —Una cerca de los ascensores. Esa es la cosa con la Asamblea. Eden. —Lo siento. operan sobre una base de necesidad de saber e incluso entonces.

Mis ojos se estrecharon cuando volví a mirar a Spence. Pude distinguir cinco Grigori. esa es Josephine. Solo un amigo. Estaban en una conferencia telefónica.. No sé cómo lo logro algunos días. quemando un poco de energía todo el camino escaleras abajo.Juguetonamente lo golpeé en el hombro. Aparte de Steph. Josephine. Me di cuenta de lo mucho que había extrañado salir con Spence. Bromeamos de esa manera. dos de sus ninjas que habían estado en el avión. —Me desmayé falsamente. pero pude oír voces adicionales y notar un altavoz en el centro de la mesa. Pero Spence y yo podíamos oír muy bien. Ellos estaban hablándose cada uno en un lado de la mesa. era una de las únicas personas que ofrecía cero complicaciones añadidas a mi vida. y aunque podía oír su condena también pude sentir su . —¡Es demasiado pronto para hablar de bajas aceptables! —dijo Lincoln. La otra puerta del bar todavía estaba entreabierta y todos los Grigori dentro estaban sentados alrededor de una mesa en el otro extremo. —Tenemos que decidir las bajas aceptables —dijo Josephine con la mayor naturalidad. Un pensamiento que me hizo sonreír aún más. —¡Todavía no puedes mantener tus manos fuera de mí por lo que veo! —Sí.. Teníamos razón. Él solo levantó las cejas como diciendo: Bueno. alguien que nunca había visto antes y Lincoln. Uno que me podría meter en algún pequeño problema de vez en cuando. no me había molestado en aprender sus nombres todavía.

—No es sangrientamente probable. sin hacer nada más que bostezar al apoyar su barbilla en su mano. Casi me burlé. Lo que fuera que había causado esas heridas. Hay una serie de planes que podemos llevar a cabo en las etapas de este proceso en los que deberíamos concentrarnos. —Oh. atadas con correa en el interior había más de una docena cuchillas de plata. —Gray. Tragué saliva. Tenía el cabello cortado al ras y pude ver cicatrices que se leían como una hoja de ruta sobre su cuero cabelludo. apenas si estábamos en clima de chaquetas de cuero. esto será grandioso —dijo. mirando a Lincoln mientras movía sus pies por debajo de la mesa. por lo general los Grigori no tenían cicatrices. Es un milagro que hayas .cansancio. —Hay personas cerca. Lincoln se volvió hacia el hombre que yo no conocía. No tenías permiso para estar en esta isla y no hay manera de que te vayas sin que el Guardián te descubra. compañero. Tráelos aquí. él también llevaba una larga chaqueta de cuero que colgaba del respaldo de su silla. Llámalos. A pesar de que tenía las mías propias en mi muñeca. lo había hecho antes de que este hombre se convirtiera en Grigori. Debemos estar enfocados en desactivar esta situación. tú y yo sabemos que tienes suerte de que hayamos llegado cuando lo hicimos. Estaba agotado—. Tenía casi decidido irrumpir allí y mostrarle una vista cercana de mi puño. —¿Y cuál es el plan que sugieres. Pero entonces alcancé a ver lo que ocultaba. Vestido con jeans negros desteñidos y una camiseta. condescendientemente. El hombre tenía más armas de las que nunca había visto llevar a una persona. antes de que él tuviera diecisiete años. Tenía pómulos bien definidos que parecían poder necesitar una alimentación y su mandíbula estaba en extrema necesidad de un afeitado. Lincoln Wood? —preguntó Josephine. —Escuchemos entonces. Tuve mi primer buen vistazo de él cuando se inclinó hacia un lado. ¿Son todas espadas Grigori? El desconocido miró a Lincoln a través de ojos oscuros.

me aseguraré de hacerle saber dónde encontrarte. Pero no te llevaremos fuera de la isla cuando nos vayamos y ya que el Guardián y yo somos ahora tan amigos. una mirada de furia pasando sobre sus facciones por solo un segundo antes de que él volviera a su postura anterior. no pierdes el tiempo con negociaciones. ¿verdad? —Ya estamos fuera de tiempo —dijo Lincoln bruscamente—.sobrevivido tanto tiempo como lo hiciste. ¿yo sería parte de uno de esos potenciales planes a la hora de detener a Phoenix? Lincoln cruzó la habitación con confianza. Entonces vete ahora. pero la ira no estaba muy por atrás. nuestros números deberían rivalizar con cualquier cosa que él tenga. Unos pocos más si me das un par de días. . Sentí una oleada de orgullo por él. Estaba bastante segura de que no era la única plenamente consciente de que Lincoln acababa de asumir el cargo de comandante en jefe. ¿Cómo acabaste varado aquí por más de un mes? —La idea de una broma de mal gusto de alguien. Comenzó a abrir su boca para seguir. Lincoln se volvió hacia Josephine. —Algunos. —Con fuerzas Renegadas y la Asamblea. de nuevo. Yo no respondo a ti o a tu maldita “Asamblea”. pero me di cuenta de lo mucho que se esforzaba por hacerlo. Yo no soy uno de tus soldados. —Gray le dirigió una sonrisa fría—. Él estaba teniendo este encuentro a mis espaldas. Hice esa elección hace mucho tiempo. Lo cual es el por qué viniste arrastrándote a nosotros. —Bien —dijo Lincoln bruscamente—. pero se detuvo a medio paso. Sin duda. —Y. —Cristo. ¿A cuántos puedes traer tener aquí mañana? Gray suspiró. ¿tu plan es? —respondió Josephine. fingiendo desinterés. una férrea determinación en su rostro.

Es solo cuestión de tiempo. Griffin ha mantenido a su equipo cerca. Spence saltó. Puso su otra mano sobre mi boca antes de que pudiera hablar. Él volverá mañana.—Disculpen —dijo al grupo. ella pasó una mirada evaluativa sobre Gray. Drenson. —Él salió por la puerta trasera. —No —acordó él. Una vez que la puerta se cerró se giró hacia nosotros.. sacando su teléfono del bolsillo—. ellos estaban hablando de mí. . No había oído su timbre sonar. Mientras Josephine hablaba. Atravesemos este lío primero. y el mensaje era. Nos quedamos donde estábamos. Ese par son almas gemelas. Su aspecto final.. y no tenemos nueva información sobre la chica aparte de que el encuentro con el Guardián tuvo éxito. —¿Qué están haciendo? —Yo. y los que tienen algún concepto de él mantienen sus labios sellados. Lincoln parece tener un plan. Una mano agarró mi brazo y me hizo girar. escuchando a Josephine seguir. —Él se ha ido. si no esta noche. después trataremos con la chica —dijo la voz masculina en el altavoz. Ambos asentimos y dejamos que nos arrastrara al hueco de la escalera. que no estaba mostrando ninguna curiosidad en su conversación. Lincoln. —¡Shh! —pronunció Lincoln. —Bueno.. y le serán leales hasta el final. No podemos permitirnos el lujo de dejarlo por mucho tiempo. Tengo una llamada que atender.. quien se encogió de hombros. Hay demasiadas incógnitas para estar seguros de nada. Esto no nos ayuda de ninguna manera. yo. —Hmm —contempló Josephine—. un muy. Su poder es desconocido. sin embargo. Miré con curiosidad a Spence. recibido con claridad: que no volviera a repetir una palabra de eso. muy enojado Lincoln.

pero no me dejó ir. La mayoría de los chicos solo seguirían adelante y harían la cosa de machos. Spence dudó un momento.. me llevó por las escaleras y hacia mi habitación. Bien por él. Pero. comenzó a tirar de mí hacia las escaleras. pero era una causa perdida: Lincoln estaba echando humo. Nos iremos al volcán en una hora. ¿Puedes manejar eso? . no dejes tu habitación. —Solo porque te conozco. como si estuviera decidiendo algo en el acto. —Y con eso. Saqué la llave y se la entregué. —Violet. su mano estirada. —¿Llave? —preguntó. Te alcanzaré en un rato. deteniéndose fuera de mi puerta. Ve a dar un paseo.. manteniendo su agarre en mi brazo—. El agarre de Lincoln se aflojó al instante. —hizo un gesto hacia la mano agarrando mi brazo—. sin mirarme. que no iba a calmarse pronto. no puedes estar aquí —susurró con severidad y luego. —Está bien. Linc. —Quédate aquí. Hasta entonces. Abrió la puerta y me arrastró dentro. Miré a Lincoln. luego suspiró. vamos hombre. Deberíamos haber hecho esto. —Oye. En cambio. hombre —le dijo a Lincoln—. Spence se mantuvo firme. —Spence —gruñó él.Sus ojos brillaron amenazadoramente en dirección al bar. Supongo que debería estar agradecido de que no te hicieras invisible y te metieras justo dentro. solo queremos saber qué está pasando —intentó Spence. sé suave. se giró sobre sus talones y se dirigió a las puertas del vestíbulo. —¿Eden? —preguntó y yo apreciaba que me dejara decidir.

me incluía en las cosas.. tienes que aceptar que hay gente aquí que sabe más que tú. Lincoln! —le dije. Después de caminar por la habitación durante unos minutos. me desplomé en la cama y puse una almohada sobre mi cabeza. Tenía una hora hasta que nos tuviéramos que encontrar en la planta baja. Me quedé sin palabras. arrancando mi brazo de su agarre. Griffin me dejó a cargo. Él nunca me había hablado así antes. y miró hacia otro lado—. puedo. te acabo de atrapar espiando una reunión privada. —Violet. por favor. Quería pelear y defenderme. Si no quieres ser tratada como un niño. Deja de actuar como uno. Nunca me había dicho que me alejara antes. —¿Qué? ¿Así que quieres que finja que no acabo de oírte hablar sobre lanzar una especie de ejército? Deja de tratarme como a un niño. pero estaba tan aturdida que no pude decir algo nada más que un manso: —Sí.. —En realidad.—¡No puedes simplemente darme órdenes.. Era casi como si deliberadamente dijera la única cosa que sabía que iba a molestarme más. tiene más experiencia que tú y puede ser que haya una buena razón para que no participes en ciertas cosas. . Se giró para salir de mi habitación y no se dio la vuelta para mirarme cuando se detuvo a decir: —Solo quédate en tu habitación. Lincoln me entendía. En este momento. Y nunca me había llamado niña. incluso cuando significaba que podría estar en peligro. —Él apretó los dientes por un momento. Quería decirle que se fuera a atascar la cabeza en el culo. alentaba mi opinión..

disfrutaba de los aspectos materiales de la humanidad y hoy se vestía con una túnica de negra hasta el suelo que se estrechaba en la cintura y tenía un collar con relieve. Esta vez fue más fácil para mí romper el asimiento del hechizo. en el momento en que me detuve de hervir contra Lincoln y cerré los ojos para finalmente descansar un poco. la tomaré. lo cual no era bueno. Me pregunté fugazmente qué haría si estornudaba sobre él. pero con un motivo ulterior. no me importa. pero era una mejora. —Te ves mal. Probablemente correr gritando. la arena cayó en cascada de las paredes hasta que Nox apareció. Incluso para ti. ¿no te parece? —preguntó. Esto le valió una sonrisa. Él estaba mirando hacia la cama de Steph. mi cuerpo aletargado. »Estoy cansada. sinceramente. como si se hubiera levantado de la tierra. . con un ángel trabajando siempre. Estaba tan cansada. Nox. distorsionando mi realidad para dar cabida a la suya. aunque no muy alegre. Empujé la almohada fuera de mi cara y la metí debajo de mi cabeza. Tenía que ser Nox. y sin embargo diferente. Esta vez. sin venir más cerca. mostrando la misma repulsión hacia mí que Uri. Luego estaban sus ropas. Por favor. pero también estaba agotada físicamente. con ganas de quedarse quieto. Me empujé arriba sobre un codo. —Es muy Matrix. »Si me vas a ofrecer una píldora que me permita vivir en la ignorancia. Solo no tenía la energía. el aspecto simpe de alguien muy atractivo. sentí el cambio de habitación. Tenía la suavidad de siempre. de pie junto a la cama de Steph. Puse los ojos en blanco. Bien. Estoy segura de que tienes algo completamente enredado que decirme. pero. Parecía el mismo. teniendo en cuenta que ya había tenido una visita de Uri.Por supuesto. no era el movimiento más defensivo. A diferencia de Uri.

Me derrumbé de nuevo en la mía mientras él se deslizaba hacia abajo sobre la otra. Nosotros estaríamos mejor sin ustedes.. lo haces. —Como dije. —Bueno. —Y sin embargo. Sentí su presencia aterradoramente cerca de mí. los ángeles en general. preocupado por tocar las mantas. no sé. ¿Qué son? —Si te corresponde saber. —¿Los ves? —preguntó. a pesar de que no se había movido ni un centímetro. todavía moviéndose como si trataran de ir a alguna parte. en realidad. Mi fuerza estaba volviendo. lo harás. acostado de espaldas y con cuidado colocándose en el centro. Raro. Buscando. tratando de ocultar su interés. pero cuando mis ojos se centraban en un solo lugar parecían disolverse y re-formarse en otro lugar. Nox me miró y siguió mi mirada. Él se rio un poco y fue una clara advertencia. formas translúcidas como las medusas.. sentía un tirón distintivo hacia ellos—. apestas. Eran tan delicados. Levantó una ceja y luego hizo un gesto hacia la cama de Steph. no serían nada más que bestias moderadas. —Sin nosotros. Asentí. Es solo a través de nosotros que sus mentes oscuras tienen la facultad de la .—¿Sabes qué? Apestas. —¿Ellos te llaman? —Yo. Podía ver los mismos movimientos que veía cada vez que él o Uri me visitaban detrás de él. —Nunca he sido llamado así antes —dijo. apestan. Todos ustedes.

Fue él. es una pena que no pudiera estar allí. Especialmente cuando tengo el placer de preguntarme a dónde te llevará la voluntad de los tuyos luego. Sorprendentemente cómodo —dijo. —No temas. ¿Qué significa eso? —pregunté. Sin eso. también—.? Josephine arregló el traje. —¿Sacarías a mi mejor amiga de la cama? —me conformé con decir.inteligencia superior. —¿Te ha gustado mi regalo? —se burló. Él alzó las cejas. Yo no tenía una respuesta para eso y por la forma en que lo dijo. El vestido. —¿Disculpa? —Oh. Violet. —Se sentó.. Creo que he hecho una mejora significativa. . aburrido de dar explicaciones. maravillándose de la cama. empezando a entrar en pánico—. lo sé. ¿De verdad has atacado a esa chica? —preguntó. estaba bastante segura de que no sería bienvenida de todos modos. —Me senté. Lo miré y él echó una mano a un lado. de paso? —¿Crees que debería ir con él? —susurré. Uri insistió en tomar la primera visita esta vez y perdí mi oportunidad de hablar contigo en el vestido. con miedo de la respuesta. sin moverse. sonriendo. —Eres tan fácil de influenciar. ¿Por qué la oscuridad me favorece? Se rio entre dientes.. ¿Cómo estaba Phoenix. aún vivirían en los árboles como las criaturas más territoriales y más grandes existentes. hace que trabajar contigo sea tan entretenido.. —Sí. observando con facilidad ahora que tenía la oportunidad de avanzar en esta realidad torcida—. pero la coincidencia es mi especialidad. ¿Realmente crees que solo fue por casualidad que el vestido se te desvaneciera encima en presencia de la oscuridad que te favorecía? —Yo. pero sí miraba. —¿Cómo. En realidad..

Las náuseas detuvieron cualquier otro pensamiento. sus palabras tocaron una fibra sensible. Instintivamente. me arrastré de vuelta a la cama. harías lo contrario simplemente para probar un punto? —¡Fuera! —Odiaba la forma en que torcía todo. Antes de irme.. Con el tiempo. si eso estuviera disponible… ¿considerarías abrir las puertas del Tártaro tú misma? —No. haciéndome sentir culpable cuando no había hecho nada malo.. Él sonrió con complicidad y se fue. Puedo mantener cosas. cuando lo hizo. ni quería caer en sus trampas. perplejo por esta nueva imperfección en su traje.. Yo no quería el favor de la oscuridad. Llegué al baño justo a tiempo. si tuviera algo que desearas en gran medida. —Una mejor pregunta es. —Ciertamente. así que me conformé con . uno de los muchos pequeños botones en la parte delantera de su chaqueta se desprendió. la arena fundiéndose de nuevo en las paredes y la marca de su peso sobre la cama de Steph desapareciendo por completo. Me di la vuelta y cerré los ojos. el botón aún estaba ahí. La combinación de fatiga y movimientos no fue amable con mi estómago y sentí como si no quedara nada dentro de mí después de la tercera vez que tiré mi cabeza sobre el inodoro.. sin embargo. algo que te haya sido negado.Esto pareció traer más alegría a Nox que nada. lo atrapé antes de que me golpeara en la cara. rodando fuera de la cama. Nox miraba. pero luego tuve que levantarme. ¿si pensaras que eso es lo que yo quisiera que hagas. —Se puso de pie en un grácil movimiento fluido. sus órdenes de quedarme. Pero entonces me acordé de la forma en que Lincoln me había hablado. No obstante. pero se recuperó rápidamente—. Al igual que con los granos de arena. preguntándome si debía decirle a alguien sobre estas visitas de otros mundos. me pregunto. y mi estómago se tambaleó de nuevo. Abrí mi mano.

decirle a alguien. . patear mis zapatos y decidí. con rencor. Más tarde.poner mi cabeza en la almohada.

sentado en el barco. —¡El contacto directo con ellos es realmente peligroso. En parte.Traducido por veroonoel Corregido por Lizzie Wasserstein “Este lugar estaba lleno de actividades innombrables e insondables. por su tamaño. Bueno. Ahora. lo que es muy peligroso en las manos de un incubo inexperto —advirtió Kaitlin. por supuesto. Tragué saliva y me abstuve de compartir el hecho de que apenas me había tocado. Estaba hablando con Max mientras estaba inclinado contra la barandilla lateral. Al menos sabía que Irin definitivamente no era un aficionado. Violet! —espetó Samuel—. Traté de mirar por encima de mi hombro. Lincoln se había encargado de eso. No se había comprado mi historia sobre estar exhausta. discretamente. Kaitlin y Samuel nos habían visto en la Marina y después de su shock inicial al descubrir que Josephine nos había enviado a Lincoln y a mí a un incubo. Ustedes dos deberían habernos dicho. y tenía amenazas terribles y fascinantes”. incluso si era otra muestra de exceso de Josephine. como si disfrutara de la vista desde la proa. —Irin se debe haber alimentado de tu emoción y energía. me resultaba fácil escapar de todos. Pero cuando miré más detenidamente. pude ver que tenía un agarre de nudillos . ¿Lo había sabido? ¿Era esa la razón por la que intervino ayer por la noche? Lincoln había lucido fatigado esta mañana. aunque era cierto. Estaba agradecida. Simon Winchester M e senté en la parte delantera de la embarcación con menos gente. como si descansara. excepto de Steph. explicaron lo que sabían.

—¿Este es el lugar más brillante en el que has estado o qué? —preguntó. Irin había dicho que Lincoln era la mejor fuente de emoción. Aparté la mirada y salté rápidamente a una conversación con Steph. y su cuerpo se dobló hacia adelante antes de que pudiera detenerlo. —¿Qué quieres decir? Empujó sus gafas de sol hacia arriba sobre su cabeza. —¿Vas a decirme lo que está pasando? Colgué mi cabeza hacia un lado y entrecerré los ojos para ver a Steph. Quizás me estaba volviendo loca. Y lo hacía. pero se había alimentado de él severamente. Lincoln relajó su rostro contorsionado brevemente exponiendo su agonía. No esperó mi respuesta—. El barco era de madera de estilo antiguo. Literalmente. Entiendo toda la . El dolor abarcaba todo mi cuerpo. Estaba trabajando duro solo para estar de pie.blancos en la barandilla y su frente brillaba con sudor. Sé que no volviste a nuestra habitación hasta esta mañana. mirando directamente al sol. altamente pulido para que brillara bajo la luz del sol de la mañana. No sabía por qué. Era perfecto con sus tres velas blancas almidonadas y me hacían querer apuntarlas hacia el horizonte y dejar que me llevaran a donde quisieran. todo lo que podía hacer era preocuparme por él. Duele demasiado estar cerca. Me recosté y cerré mis ojos. Mis hombros se hundieron y gemí. No volví a mirar y no se acercó. Me di cuenta que estaba a punto de venir. quien había insistido en estar pegada a mi cadera hoy. pero al verlo de esta manera. Max le dijo a Salvatore que volviste con Lincoln justo después de medianoche. Quería estar enojada con Lincoln por todas las cosas que no había hecho anoche. Perdida en mis pensamientos no me di cuenta que estaba mirando hasta que atrapó mi mirada y se enderezó. Cuando Josephine les hizo señas a Max y a él y se alejó. pero estaba segura que los espasmos agudos que estaba sintiendo se intensificaban cuando estaba cerca de él. por las cosas que había dicho anoche y esta mañana.

—¿Dónde está tu semental italiano. de todas formas? —pregunté entre bufidos. levantando una ceja. lo que está mal. Cuando piensas en un volcán. Sonreí. Se espera un avión ahora. y luché contra las ganas de gritarle a todos para salir de este lugar. —Josephine lo envió a recoger a los llegados de la academia. ¿Qué pasa? Cerré mis ojos de nuevo y sentí el calor del sol. ¿Pero siempre estuvo ahí? Steph me dio un codazo y sentí que caía a mi lado. —Lancé una mirada de preocupación en su dirección y luego hacia Lincoln. sí. —No confío en ella. Vi que no estabas sola de todas maneras —agregué. por cierto. —Él estaba en el suelo —dijo Steph con falsa dignidad. Subí a la azotea a despejar mi mente. Me estremecí ante la vista. —No pasa nada. negra y rocosa. —En realidad. Cuando pasé junto a Lincoln. Eso me hizo reír a carcajadas. sabiendo los secretos que yacían debajo. esperas algo dramático con un pico gigantesco. Cuando desperté ya era la mañana y volví a nuestra habitación. sacando una botella de Coca-Cola de mi mochila a la cual ya le había agregado unas cucharadas . Deberías haberme dicho. los únicos signos de vida viniendo desde la fina alfombra de musgo rojo. pero me dormí. sabes. Estuvo paranoico toda la noche de que entrarías en cualquiera momento y lo acusarías de robar el honor de tu mejor amiga. sangrando de la tierra estéril. —Sí. Mientras nos acercábamos a la isla volcánica de Nea Kameni. A Steph también.cosa del Guardián. Había visto las almohadas y mantas extra. el bote dejó caer sus velas y todos nos movimos para obtener una mejor visión de lo que a primera vista parecía solo un gran montículo. —Lanzó una severa mirada en dirección a Josephine—. me detuve. Hay muchas cosas sucediendo de las que no sabemos. Estaba molesta luego de tener que ver al Guardián y no me di cuenta que había tomado gran parte de mi energía. pero esto… esto estaba desolado: ceniza. pero de cualquier manera estuviste perdida por un largo tiempo.

No la estaba disfrutando.extra de azúcar en el hotel. —Aquí —dije. por lo que me sentía mejor de nuevo. . Había estado concentrada en Lincoln y enderezándome en la tierra. pero un servicial ayudante de cocina había ido en una misión y regresó con algo que olía a lo mismo. Por lo general. ¿Cómo terminaron en el paraíso? Me di vuelta y levanté una ceja. gracias —dijo. Mientras nos bajábamos del barco. —¿Quién te dijo eso? —preguntó. —Kaitlin —dije. Me quedé inmóvil. Odiaba mentirle. evitando su mirada. sus ojos fijos en mí con curiosidad. sino de también… las puertas ardientes del infierno. —No. sorprendiéndome por detrás. lo vi bebiendo la bebida. Asentí y seguí adelante. —¿Puedes perdonarme? —preguntó Morgan. —Gracias —dijo. Tomó la botella y estudió el fondo donde un poco de azúcar no se había disuelto. mirándome de manera extraña. —¿Qué tiene? —Azúcar y ginseng. tratando de no revelar mi sorpresa ante la pregunta. Encontrar el ginseng había sido más desafiante. Funciona. sosteniéndola hacia él. El café almibarado en la mañana había hecho maravillas y ya había tomado uno de mis brebajes desde entonces. La empujé de nuevo hacia él. Eso y tratando de comprender el hecho de que no solo estábamos en la cima de un volcán activo. Lincoln no bebía bebidas con gas. Examinó la botella por un momento antes de tomarla. después de una pequeña pausa. pero tomó otro trago. —Ayuda. —Me dio otra extraña mirada por debajo de su ceño fruncido—.

pero tampoco habían dejado el lado de Josephine. Así que no me disculparé por eso pero si lo siento por no decirte. Me puse mi gorra una vez negra y ahora gris. lo verán como una distracción. A menos que Josephine se los ordene. Prométeme que no tiene nada más parecido a eso a la espera para mí. —¿Cuál es su acuerdo de todas maneras? —le pregunté a Morgan. —Está bien. No pude evitar pensar en . Han estado en la Academia por cuatro años ahora. —Así que no hay bebidas luego del trabajo entonces —bromeé. —Son Hiro y Mia. el tipo que es primero en entrar y último en salir. No nos habían prestado atención a ninguno de nosotros. Son la cabeza de los Fantasmas y toman su posición muy en serio. —Morgan no estaba bromeando. pero hasta el momento ni siquiera había mirado en mi dirección. Josephine los ha tenido trabajando para ella durante los últimos dos. posicionando sus cuerpos entre ella y cualquier objeto o persona cuestionable. —Sonrió con culpa—. No estés ofendida si nunca te hablan. —No hay nada después del trabajo. era indiscutiblemente precisa y silenciosa pero mortal. Supongo que hay personas como esas en todas las profesiones. y punto. Tienes que admitir que lucías caliente. Medio había esperado que me dijera algo esta mañana. La manera en que se movían. Supuse que estabas bajo alguna orden en silencio de Josephine o lo que sea.—¿Por la parte en que me vestiste para prostituirme? ¿O por la parte en que sabías a dónde me estabas enviando y no me lo dijiste? Realmente tomó un momento para examinar la pregunta. haciendo un gesto hacia los otros ninjas. Más adelante Josephine estaba caminando con dos de sus Grigori flanqueándola y Lincoln no mucho más atrás. siempre fiables. Josephine ni siquiera tendría que verlos o escucharlos para saber que estaban ahí. —La segunda parte. Los observé caminando detrás de ella. —No que yo sepa… —Morgan dejó la frase colgando.

Una razón más para salir de esta roca. »Tienes que pensar en cada Grigori como un tipo de instrumento. El tercer par de ninjas de Josephine caminaba delante de nosotros y sostenían blocs de notas.papá. teniendo que hablar con el gobierno local para persuadirlos de que era necesario. así que cuando necesitamos unirnos en una batalla contra los exiliados. Steph lo notó también y no fue tan sutil en avanzar hacia su dirección. a Morgan no parecía importarle dar explicaciones. —¿Conductores? —Una vez más me sentí ingenua por no conocer todos los términos. Identifican los puntos fuertes de cada uno y cómo pueden ponerse en mejor uso en diferentes escenarios. Spence había gemido que iba a estar pegado todo el día siguiendo lo que ella había empezado. pero tenía que saber: ¿Ya me habría desheredado? Prendí mi teléfono y cuando finalmente vino a la vida estuve frustrada de ver que no había recepción. Por suerte. Hablaban en voz baja y agitaban mucho sus manos. —¿Qué hay con ellos? —les pregunté a Morgan y Zoe. No hay dos de nosotros exactamente iguales. —Oh. Espionaje. que estaba quedando atrás de nosotros. Zoe pateó una roca negra hacía un montículo de otras grandes rocas negras. son conductores —respondió Morgan. citando la actividad sísmica. Toda la isla carbonizada por la lava parecía lo mismo para mí: muerta. Metí mi mano en mi bolsillo y saqué mi celular. Había estado tratando de no pensar en casa. Era difícil encajar las lecciones de historia en torno a las prácticas de luchar-por-tu vida con exiliados tratando de matarme todo el tiempo. Josephine había convencido de alguna manera a las autoridades griegas a considerar el cierre del acceso a la isla volcánica hasta nuevo aviso. No sabía qué estaban señalando. Pensé que estaba bromeando pero aparentemente él era la mejor opción ya que podía usar sus habilidades en glamur para cuidar esa parte. . También sospechaba que a Lincoln le gustaba la idea de mantenernos a Spence y a mí separados. los conductores también son llamados. Pero ellos debían haber visto más.

pero nadie puede traspasar los dos —respondió Morgan de una manera que no dejaba lugar a dudas. Max puede mantenernos ocultos para que los transeúntes solo vean la zona como si nosotros no estuviéramos allí. —Me lanzó una sonrisa arrogante—. Por supuesto. —En la banca. lanzadores. —Y juntos —dijo Zoe. —¿Entonces la gente puede pasar a través de la barrera de Max y ver lo que realmente está pasando? —Puede suceder. Si la gente viene a través del campo que estoy trabajando. Me di cuenta que debí haber hablado en voz alta. Me pregunté dónde me querrían. Ambos somos formas de escudos. —¿Cómo Spence? —Misma teoría. —Realmente depende de la pelea. —¿Qué? —escupió Zoe. pierden claridad y por lo general vuelven en la dirección en que venían. Mi fortaleza radica en enviar pulsos de confusión. Digamos que terminamos en una pelea con los exiliados en un área poblada: siempre y cuando esté familiarizado con el espacio. en gente en las proximidades y pequeños objetos para ayudar. Spence usa glamur en sí mismo. Max puede usar glamur grandes espacios. ahorrándome el esfuerzo—. hombres de base. impresionada. Jardineros. pero normalmente me quedo en el campo exterior con Max —dijo. si depende de Josephine —dijo Morgan antes de golpear una mano contra su boca.—Como en el béisbol. ¡Violet es nuestra maldita mejor esperanza! . —¿Qué eres tú? —le pregunté a Morgan. Morgan los mantiene lejos y los que se escapan no ven nada fuera de lo común. hacen un desvío perverso. continuando con la analogía de Zoe—. Se encogió de hombros. barriendo un brazo hacia Morgan—. diferentes resultados. Soy bateadora. Asentí. Ahora tenía sentido que Max siempre estuviera tan atento a cada detalle: estaba haciendo planos. Max lleva a cabo un tipo de glamur. si se tratara solo de su escudo.

que Phoenix quería que me reuniera con él esta noche y ella me detenía. Era todo juegos con esta gente. Los conductores llamaron a Zoe y fui con ella. Dijo que quería asegurarse que el plan no dependiera de Violet de ninguna manera. no implicaría una alfombra roja.Morgan levantó sus manos en defensa. eso no detuvo las teorías. Obviamente. tan formidablemente. ¿Es eso lo que estaban discutiendo esta mañana? ¿Lincoln lo sabe? Caminé en silencio en la parte trasera del grupo. El riesgo era demasiado grande. pero sea lo que fuera los calló porque no discutieron más. No pude escuchar lo que dijo. —No sé nada. Morgan se escudó bajo el peso de su mirada. Aunque me miraron con interés cuando me acerqué. Si le contaba a Josephine. con una parte de “exigencia”. alguien que me importaba sufriría. quien claramente tenía segundas intenciones. y habló rápidamente. No. que nadie hablara de la revelación de Phoenix hasta que tuviéramos más información. necesitaba descubrir tanto como pudiera. lo juro. Cuando trataron de argumentar que sus dones eran fundamentales si nos superaban en números. o su petición: ya había probado cuando se llevó a Steph que era capaz de lastimar a aquellos a mí alrededor para obtener lo que quería. ¿Por qué no me quiere involucrada? ¿Cree que solo me quedaré de pie y dejaré que mis amigos peleen por mí? Tal vez era algo más. Aún no le había contado a nadie acerca de mi encuentro con Phoenix. los interrumpió. . —La escuché hablando con los conductores en el barco. Quizás creía que ya estaría muerta para entonces. había pedido. —Escúpelo. Luego de Jordania. Tuve que contener mi sonrisa cínica. Zoe se acercó a Morgan. No era reconfortante que Griffin estuviera tan preocupado de lo que haría la Asamblea si lo sabía a ciencia cierta. Griffin aún no estaba seguro sobre lo que la Academia sabía sobre mí. de alguna manera sabía que era un pretexto. tomándome unos minutos para pensar. Por supuesto.

Mis órdenes fueron no ir contra Josephine y había tenido toda la intención de seguirlas. No podría hacerme cambiar de opinión y solo lo haría más difícil para ambos. Me lastimaría. Estaba luciendo mejor. Phoenix había dicho. y ahora había amenazado a papá. asintiendo mientras hablaban en voz baja y señalaban diferentes partes del volcán. Ya lo había acusado de estar demasiado atrapado en su “conexión” conmigo. Necesitaba encontrar la mejor manera de hacerles saber a todos que Phoenix y un sinnúmero de exiliados ya estaban acá. . dañaría a todos los que amaba. No hay tiempo para eso. solo yo. Phoenix no se detendría. Le había hecho eso a Lincoln cuando trajo de vuelta a Nahilius. Lincoln estaba caminando con Josephine por delante de nosotros en el camino de grava que serpenteaba alrededor de la isla. Una lágrima cayó de mi ojo y la cepillé rápidamente. sin revelar que lo había visto. a Steph al secuestrarla. Nunca terminaría. Tenía sus manos llenas tratando de lidiar con ella. pero escuchar la cortés amenaza de Phoenix cambió las cosas. Y. No habría nada bueno en contarle a Lincoln.

¿sabes? Los Conductores asintieron. reenfocando la conversación. —¿Qué es eso? —pregunté. Hizo una amarga expresión como si acabara de comer algo echado a perder. Es profundo todo el camino alrededor. ¡Creo que ella olvidó la parte donde Zoe destruyó una montaña entera de rocas en Jordania unos pocos meses atrás¡ Zoe le disparó una sonrisa de sabelotodo. —Ya está hecho. ¿Puedes gestionar eso? —dijo el Conductor de sexo femenino. solo que hay movimiento en el fondo que no es un pez. y a él le fue dada la llave del pozo sin fondo. necesitamos tener un sentido de la profundidad del agua alrededor de la isla. cuando ella apenas si tenía alguna fe en sus habilidades. como el humo de un gran horno…" Revelación 9:1-2 —Z oe. Y… —Ella se veía incómoda y movió sus hombros—. —No lo sé. Y abrió el pozo sin fondo. Es espeluznante. anotaron los detalles y regresaron al asunto. pero definitivamente lo más profundo en la costa oeste. . y vi una estrella caer del cielo hacia la Tierra.Traducido por Silvia Carstairs Corregido por Lizzie Wasserstein “Y el quinto ángel tocó. —¿Cuántos metros hasta el fondo? Zoe se hinchó. y subió humo fuera del pozo. Hay algo moviéndose en el agua.

Incluso sin las habilidades Grigori. lloviendo sobre nosotros como granos de arena. Tal vez… tal vez si entra en erupción tendré un mejor manejo sobre eso…. ¿Cuál. ceñuda. . hubo una imponente explosión donde justamente habían estado los Conductores. entonces no vamos a verlos por ninguna parte. ¿sientes lo que está debajo? ¿Piensas que podrías influir en ello? Zoe desplazó su peso luego cerró sus ojos por un momento antes de reabrirlos. Es casi como si no estuviera incluso aquí. —Creo que están tratando de trabajar en una manera para controlar el volcán. Zoe se encogió de hombros. Al menos sabemos que mi poder no afectó sus oídos. —¿Qué crees que están planeando? —pregunté. Compartimos una profunda mirada. observando como se movían más lejos. en el santo infierno. —Y. Fácilmente cientos de metros. —Bien —dijo. agitando polvo de roca fuera de mi cabello. —No puedo sentir al volcán en absoluto. Josephine se detuvo en toda su altura y nosotros vimos con sorpresa como ella desempolvaba sus manos y caminaba hacia adelante. Los Conductores asintieron y se alejaron sin otra palabra. es su poder? Me puse de pie. millones. de diminutas piezas. ahora hablando con Josephine y Lincoln. lo suficientemente fuerte para que todos nosotros escucháramos—. Antes que cualquiera de nosotros lográramos colocar esta duda en palabras. controlar un volcán en erupción parecía improbable.—¿Me veo como una cinta métrica? Profundo. Oh. Espera hasta que todo vaya mal. bien. hay algo por lo que estar ansiosos. Steph se unió a nosotros mientras Zoe murmuraba: —Malditos estirados. Tal vez para desactivarlo o algo —dijo Steph. ¿qué pasa con el volcán? Puedes sentir la energía viniendo de él. Tres de nosotros golpeamos el suelo a tiempo para ver lo que había sido una vez una gran roca ahora mostrándose como miles. como no-necesito-irtan-profundo.

tirándolo hacia atrás a pocos pasos mientras intercambiaban un buen número de palabras acaloradas que no me sorprendieron. Hay otro . Explicó esto a nuestra clase una vez. parecía como si hubiéramos estado rodando por todos lados en un baño de suciedad. eventualmente reanudando su conversación con los Conductores. Lincoln se mantuvo agarrado de la camisa de Hiro. —Más como maníaca homicida —dijo Steph mirando a sus ahora no tan lindos pantalones cortos y camiseta combinada. No está realmente explotando nada tanto como tirando cosas separadamente con su mente. —Zoe salió de su escondite tosiendo mientras se levantaba. Zoe sonrió tristemente. que había ido un poco más lejos. Así que a menos que ella quiera solo separar algo en piezas en el piso y hacer que caiga al polvo ella es relativamente inútil por su cuenta. Max y Mia tuvieron que intervenir entre ellos para separarlos. Después Lincoln pareció calmarse. parecía escapar sin nada más pesado que una capa de arena. aunque nada había llegado cerca de nosotros como la explosión inicial. ¿cómo hizo que las rocas se movieran? —pregunté.—Espectáculo terminado. Josephine. tiene sus limitaciones. diciendo que puede mirar cualquier objeto natural y ver sus billones y billones de átomos. —Así que. no fue marcada en absoluto. Pasamos las próximas dos horas determinando el alcance fuera del volcán. Zoe. después de que la levanté. De vez en cuando Josephine soplaría algo hacia arriba. Una vez que los ve. aparte de vestir una sonrisa de satisfacción. como era de esperar. La combinación de su poder y el suyo causa la reacción explosiva. Por el momento estábamos listos para volver al barco. Morgan. No puede mover algo más grande que un lápiz. Adelante de nosotros. pero solo lo suficiente para elevar un objeto a permanecer inmóvil de su nivel. aunque por dramática como lo hizo ver hoy. puede moverlos. puede quitarla por cortos periodos de tiempo en zonas aisladas. una clase de doble efecto. Aparentemente. Steph y yo nos separamos del grupo en el camino de vuelta al barco y Zoe nos informó: —Ella puede separar átomos. —La especialidad de Hiro es la gravedad. observando a Josephine mientras ella caminaba por delante. nunca dando alguna advertencia.

Colocamos nuestras cabezas hacia abajo y caminamos a través de ellos. pero no lo deliberé por mucho tiempo. Había poco que hacer en la isla volcánica y estar pegada ahí había traído mis viejos instintos de escape a la superficie. A pesar de los esfuerzos de Kaitlin y Samuel. encontramos a Salvatore esperando por nosotros a medio camino. y no me escuchó sobre el tráfico de la gente. ¿Por qué? —Conocía la respuesta. Steph lanzó una mirada sospechosa en mi dirección. Negué con la cabeza. de cara al viento. saber que podía sentir a los exiliados pero no ser capaz de sacarlos fuera era claramente desconcertante. Hiro habría estado bajo sus órdenes. también. —¡Steph! —grité. Me sentí aliviada de estar de vuelta en el barco y me apresuré a tomar mi misma posición en la proa. —Ella lo tenía levantando las rocas así podía hacer tanto impacto como fuera posible. Era una advertencia. especialmente enojados ahora que nos vieron navegar desde ese mismo lugar. Josephine siempre mantiene a uno de ellos cerca. tanta gente rodeándonos me puso nerviosa. Había sentido exiliados tan pronto como mis pies tocaron tierra. —Y desde que todo el mundo sabía estas cosas supongo esto era principalmente para su beneficio. Vi. Mirar todas las caras. cuando desembarcamos en la marina tuvimos que empujar a través de docenas de turistas demandando saber porque a ellos no se les permitió visitar el famoso lugar. la empinada pista que nos llevaría de vuelta al pueblo. —Estoy totalmente de acuerdo con Zoe y Steph. Me preguntaba si había sido Hiro o Josephine quienes habían decidido dejar que los residuos de las explosiones cayeran sobre nosotros. . tratando de alcanzar a Salvatore. La pregunta es.Grigori que tiene bien desarrollada la telequinesis. estaba presumiendo y eso lo hizo ver homicida. Ella se apresuró por delante.

Lincoln no necesitaba escucharme para saber que algo estaba mal. y en parte con placer absorbiendo su presencia. —Atrás en el hotel. Me retrasé permaneciendo detrás donde podía mantener una buena vigilancia sobre las cosas. hasta que Josephine apareció a mi lado como si siempre hubiera estado ahí. Lo hiciste. dándome una mirada de comprensión que me hizo querer llorar.—¿Violet? —Llegó una voz desde atrás. Asintió con la cabeza y estuve agradecida de que no presionara. ¿Cierto? . luego dulce miel. Por supuesto. enviando mis latidos de corazón a toda marcha antes que rompiera contacto y se apresurara para ponerse al día con Steph. —¿Qué pasa? Negué con la cabeza para decirle que ahora no era el momento para discutir esto. no necesitaba preguntar por respuestas. en parte con temor. él podía haber sentido el aumento en mi ansiedad. Cerré mis ojos brevemente. Vino a mi lado. Cómo se las arregló para hacerlo. Mi reciente ira contra él se deslizó lejos. —Esperaba que dijeras algo acerca de anoche —dijo. me conocía. —¿Qué hay acerca de que camine con Steph? —sugirió. —Nada en lo que pueda pensar. —Escuche suficiente anoche. Él solo lo sabía. ¿hay algo que quieras discutir conmigo? Miré hacia el frente. no tenía ni idea. Susurró en su oído algo que la hizo mirar atrás hacia mí y hacer una demostración de su brazo enlazado con el de Lincoln. nuestros ojos permanecieron sobre el otro. Pensé que era la única que había caído tan lejos muy atrás. pero no era lo que realmente estaba preguntando. Tú tienes un trabajo que hacer. No necesitó que le explicara que estaba preocupada por su seguridad aquí. —Violet. primero sol. Incapaz de manejar palabras.

Lincoln me había agarrado de la misma manera esta mañana. incapaz de resistir el interrogatorio. preguntándome cuál era su sentido. incluso había sido duro. Soy plenamente consciente de que las oportunidades perdidas para eliminar a Phoenix son predominantemente debido a los esfuerzos para protegerte. Si me entero. pero el agarre de Josephine era diferente. Sus dedos apretaron. Pude ser capaz de sentirlos más temprano pero no estaba sintiéndome yo misma esta mañana —dije. Me quedé helada. —Me apretó el brazo. No tengo intención de traer a mi gente en este lío que has creado y arriesgar sus vidas simplemente para salvar la tuya. —Me alegro de que entiendas. uñas ahora cortando dentro de mi piel. —No soy uno de tus devotos reclutas. voy a tener que detenerte y retirarte de la isla. tomando la parte superior de mi brazo. —Yo solo los siento. No hay posibilidad de eso. Me da esperanzas de que podemos ser capaces de tener éxito después de todo. asumo que. en cualquier grado. ella quería hacerlo… muy malo.Le eché un vistazo y luego miré hacia adelante de nuevo. Frío. Dejó de caminar. y me empujó cerca de ella misma. agregando: —Y de Lincoln. Forcé una sonrisa tensa. —¿Cuándo planeabas alertarnos contra esto? Luché con la urgencia de poner distancia entre nosotras y mantener mi ritmo de paso constante. . rígido. Violet. Si. con ganas de romper la superficie. ¿eres consciente del incremento en la presencia de exiliados? Asentí con la cabeza. dedos y uñas afiladas excavaron en mi piel. Sus labios estaban curvados. que estás mintiéndome. asegurándome su fuerza—. —Dada tu capacidad. mientras lo hacía. haciendo nada sino mirando la mano restringiéndome. No voy a sufrir tal vacilación por mi gente.

No supe cuánto tiempo permanecí ahí. sosteniendo mi brazo por otros pocos segundos antes de dejarlo ir y proceder a quedar detrás de mí. no podía arriesgarme a involucrar a cualquier otra persona en mis planes. Ella solo había dibujado la línea y ahora estaba más segura que nunca.Afiancé mi mandíbula más cerca y puse mi mano en un puño. Mia y Hiro rápidamente aparecieron a su lado. gente moviéndose a mí alrededor mientras observaba a Josephine caminar de regreso al hotel. —¿Terminaste? —Completamente —dijo. Mantuve mi cabeza abajo pero levantado los ojos estrechados para encontrarse con los suyos. .

no solo no mostraba indicios de la fiebre de su locura anterior. se estaba volviendo cómodo. donde me di cuenta de que Josephine tuvo éxito en su misión. Me apoyé contra el marco de la puerta de baño. como prueba en mi brazo. —Te ves mejor —comentó Dapper. Cuando salí del baño en un pantalón de camuflaje y una camiseta negra. Consideré intentar cubrirlos pero en el pasado había gastado suficiente tiempo tratando de ocultar esas cosas y estaba condenada si iba a protegerla. un único mal. tan distintos como el par que eran. Dapper vino a nuestra habitación. inconscientemente. de lo que quedaban de sus uñas. Confiaba en ellos más que en algunos de los Grigori. Onyx había cambiado. Onyx y Dapper. Onyx caminaba en nuestra habitación. encerrándome lejos en el cuarto de baño para una ducha. Había estado confinado en el hotel con Onyx. los cortes con forma de media luna. y él y Steph. está viniendo”. acababan de regresar de informar sobre sus últimas opiniones sobre la Escritura a Josephine y Lincoln. un mal. Dapper ni siquiera levantó su mirada cuando vertió una bebida en cada una. sino que también cada vez era más evidente que no era tan inmune a nosotros como nos hacía creer. lo cual sospechaba que podría ser un poco más.Traducido por Jadasa Youngblood Corregido por Lizzie Wasserstein “…Así dice el Señor Dios: mirad. . Ezequiel 7:5 E sa tarde. Los dejé con el asunto de cerebritos. secando mi cabello con una toalla. se convirtieron en mis aliados. Tan rara como era su extraña sincronización y relación de amistad impulsada por el alcohol. llevando consigo una botella y dos copas.

es muy general.. —¿Alguien ya los ha visto? —pregunté. Quizás se refiere a quién abre las puertas o de alguna manera es responsable de ello. Esta podría ser mi última oportunidad de absorber esta información. —Josephine les contó que los exiliados están aquí —deduje. Entonces. todo eso es de esperar. Pero ella asume que todos están aquí. llamas. Por supuesto.. para ocultar sus ojos y el cielo se ilumina” básicamente significa precisamente eso. Es en la siguiente línea dónde estamos atascados: “Entregados a uno”. bueno. no necesito un guardaespaldas. muerte. “Ceniza caerá. agua y resurrección. metiendo un mechón de cabello detrás de mí oreja. Puse mis ojos en blanco. la cual me aseguré de que permaneciera completamente neutral. expresando su decepción—. intencionalmente. no lo sabemos. una cadencia en sus palabras. ¿Qué es lo más reciente? —¿No deberíamos preguntarte eso a ti? —respondió. como fuego lloverá”. . nada de lo que le dijera lo haría mejor mientras estuviera de ese humor. En pocas palabras. “Despierta el Tártaro y el día se cubre. Fuera del alcance de casi todos. Están siendo astutos. El resto. claramente. cuando el volcán entre en erupción llamará la atención de Tártaro y lanzará una nube de ceniza que cubrirá el cielo. La manera en que lo dijo. —Y sabías eso —añadió Steph. dado el objetivo más reciente. —Nah —dijo Dapper—. —Probablemente —evadí—. no requiere de mucha imaginación. y luego se puso sus gafas.—En la cima del mundo —respondí sarcásticamente—. ¿dónde estamos con la Escritura? Dapper colocó sobre la mesita de café varias piezas de papel. eso explicaba el por qué nadie estuvo muy conversador conmigo la primera vez que llegaron. —Con esfuerzo hemos comprendido la mayoría. incluido Phoenix. —¿Y la segunda? —pregunté. esperando mi reacción. La primera profecía es bastante clara. Decidí ignorar su comentario. Ese es el por qué enviaste a Lincoln a que me llevara de vuelta al hotel. Sabes.

—¿Qué pasa con los símbolos? —preguntó Onyx. ¿quién. »El resto parece relacionarse directamente con Phoenix actuando como “el admirador”. “Y el agua puesta en lo alto para acunar el curso” —leí. Porque de lo contrario. un tono en su voz que implicaba que tenía otra teoría que no estaba compartiendo. —¿De que trata la línea de agua? —Me incliné sobre su hombro—. Podría ser tan simple como eso —dijo Dapper. poderes. Todos tenemos diferentes teorías. En verdad no. Era la ubicación. —Así que. pero también tenía los requisitos para quién debería realizar estos sacrificios y describe claramente a más de una persona. líderes angelicales. muy probablemente su propia sangre. . Básicamente. Phoenix y su deseo declarado eran la clave para asegurar que sería Lilith. tres al agua y tres al fuego. frustrado. las puertas se abrirán y tal ofrenda de la mano de Phoenix. entonces? Dapper sacudió su cabeza. Dapper siguió hablando. —¿Por qué? —Porque los exiliados no son hombres. Los humanos sí lo son. cualquier entidad del Infierno podría ser liberada. Pero para lo que realmente no tenemos respuesta es “Tres a la mano del corazón del hombre”. pero había algo más. alguien le será entregado desde el Infierno. —El agua siempre es el camino entre un mundo y otro. Parecido al cruce. respondiendo y simplificándolo—. Con una ofrenda de dolor. Cuando ninguno de nosotros dijo nada. garantiza que su deseo se realice. —No lo sabemos —dijo Steph. La siguiente parte son las instrucciones. Nuestra mejor suposición es que esto es una descripción de los sacrificios. Dapper recogió la siguiente hoja de papel. —Las tres primeras líneas no tienen ninguna sorpresa.—¿No estamos muy ansiosos? —bromeó Onyx cuando me di cuenta de que Steph me miraba pensativamente. si asegura los sacrificios.

—No. Asintió. Agarró el lápiz de mi mano. el círculo dentro del triángulo —dijo Onyx. Luego.—En realidad. atándolo en una cola de caballo. utilizando las constelaciones con Nea Kameni como el ancla. Dibuja un círculo. Ese es el Ojo de la Providencia. primero los de adentro. creo que me reiré —dije.. señalando para marcar cada uno. Pero quizás algo extraño —dijo Steph. Piensan que son coordenadas. Me senté a su lado e hice lo que me pedía. Abrió su cuaderno en una página en blanco y me lo pasó con un lápiz—. —¿Eh? Steph sonrió. Esperó. intentando descubrir dónde vi algo similar. pon un punto aquí. No lo entiendo. bien. Ahora. —El Ojo que todo lo ve. que había estado observando mientras dibujaba el símbolo. —Oh. ¿Eso no significa algo bueno? . aquí y aquí. —¿Por qué se ve tan familiar? —pregunté. en su interior coloca un punto aquí. —Une los puntos con líneas rectas. —Si estás a punto de decir que esboza una estrella. aquí y aquí —continuó. —Me quedé mirando fijamente mi creación irregular—. —Está bien. Calcularon que marca seis puntos alrededor del centro del volcán. —Eso es el volcán. fuera del círculo. —Miré a mi alrededor. fueron Josephine y los Conductores quienes descubrieron eso. confundida—.. renunciando a secar mi cabello. luego los de afuera. —Porque. dio la vuelta del revés al dibujo y agregó líneas que iban desde el borde del círculo al triángulo grande—. Me quedé mirando lo que era un gran triángulo invertido que rodeaba el círculo y un triángulo en posición vertical mucho más pequeño en su centro.

. el vertical el fuego. bajando mi mirada hacia el dibujo—. »Y ya que el círculo que dibujaste es la marca de nuestra defensa. —¿Quién crees que es responsable de la maldad? —Tú —dije bruscamente. Eso ponía las cosas en perspectiva. —Onyx. En la historia. quizás más relevante.. el triángulo invertido representa el agua. que podría crear todas las cosas en este mundo. Miró fijamente para mascullar sus palabras. —¿Aún no has aprendido nada? Nada es simplemente bueno o malo. el uso del triángulo es inconfundible. así como los ángeles y los humanos de cierta manera inquietante una subraza. —¡Sabré donde duermes! . Pero no. el volcán. el cielo está maldito! —dijo Onyx. —Si hay un lugar para este símbolo de justicia o salvación es posible que exista un lugar para la destrucción y condenación —dijo Dapper. —¿Sabes cuál es la única cosa buena que podría salir de que Phoenix abra las puertas al infierno? —Te ruego me digas —dijo. Le lancé una mirada asesina a Onyx... la resurrección. —advirtió Dapper. derramando un poco de su bebida. poniéndose de pie apresuradamente. sacudiendo su cabeza ante el estallido de Onyx. —Un generoso elogio —inclinó su cabeza—. Debe ser alguien igual. el vínculo. un símbolo de la unión divina y en algunas religiones. Además. y los dos combinados. —Jesús —murmuré. Onyx se dejó caer con una copa rellenada.—¡Chica. agitando sus dedos burlándose anticipadamente. parece probable que sea más una señal de gran poder que simplemente algo bueno o malo. yo iba a ser bueno! Simplemente parpadeé hacia él. si hay alguien. ¡Si todas tus fantasías humanas fueran ciertas. ese alguien debe ser capaz de crear el más grande bien y el más grande mal. ¿Todo eso a partir de un triángulo? Pero nadie sonrió.

sin poder evitarlo. pero este lugar es una de las principales atracciones turísticas. habían estado llegando a lo largo de todo el día. Por la mañana estará aquí. —¿Hablaste con Griffin? —pregunté esperanzada—. —¿Por qué estabas haciendo eso? —preguntó Steph. pretendiendo ser un vulcanólogo. me di cuenta del gran número de Grigori ahí. pero sin más evidencia no levantarán una señal de alarma. Sabías que esas cosas liberan azufre o algo así. me puse rígida. pero ya era demasiado tarde para detener la sensación de especulación en mi estómago y pecho. —Órdenes de Josephine. Quiere que los funcionarios griegos consideren evitar que los turistas vengan a Santorini. ¿Está en camino? Desde que conseguí regresar al hotel. Me concentré furiosamente en ralentizar mi respiración y contenerme. —Hablé con él —dijo Lincoln inexpresivamente—. Pero antes de que pudiéramos relajarnos completamente. Creo que desconfiaron mucho cuando realmente no pude responder ninguna pregunta relacionada con la actividad volcánica. que aumentaban con cada paso mientras se acercaba. Dapper se rio aún más y vi que ahora Steph también sonreía. No podía entender por qué. Lincoln y Spence entraron. . pero parecía incomodo por mi pregunta.Onyx sonrió y nos quedamos de repente todos al borde de la risa. colapsando sobre mi cama. podía sentir que Lincoln se encontraba cerca y. ¿Tienes alguna idea de lo difícil que es cuando no sé nada sobre los volcanes? ¿Cuándo ni siquiera sé hablar griego? Dapper y Onyx se rieron entre dientes tomando otro trago. Hubo un golpe en la puerta. Honestamente. Obviamente. Pasé las últimas tres horas con glamur como un friki de la ciencia. —Pensamos que te encontraríamos aquí —dijo Spence. Griffin también lo está intentando. después del día que he tenido la frase día-infernal tiene un nuevo significado. tamborilee al ritmo de sus latidos. Lincoln se quedó junto a la puerta—.

lamentándolo al instante y dejando caer mi mirada. nos dividimos para vigilar con las patrullas. desplomándose en su silla. por ahora. Después de regresar de la Isla Infernal y mi encuentro con Josephine. —¿Y ahora qué? —preguntó Steph. confirmaba mi decisión. —Lo siento —dije. su mirada no ocultaba su desacuerdo. —Supongo que simplemente me imaginé que tendrías otra de tus reuniones secretas y ahí iba a contarte ella —respondí de nuevo. nadie más los sintió moverse alrededor. su tono no solo dolido. Y estoy a punto de hacerlo de nuevo. Los exiliados están aquí. queriendo decirlo por muchas razones. Nosotros tenemos a más llegando y ubicándose. ¿Hay algo más que no sabemos? Si la pregunta no fuera lo suficientemente malintencionada. Ahora me di cuenta. escondidos. Levanté mis defensas. sabía que se lo contaría a todos. empujándose lejos de la pared—. Estaba destinado a hacerse cargo en lugar de Griffin hasta que él lleguara y en conclusión… Lo decepcioné. me fui directamente a mi habitación.—Oh —respondí. incómoda al estar sentada mientras se veía superior. entonces pensamos que están escondidos en una de las ciudades más pequeñas. incapaz de ocultar mi decepción. . Aparte de lo que Josephine… —se dio la vuelta hacia mí—. no hay señales del plan de Phoenix. Estaba enojado. pero donde sea que Phoenix y sus exiliados están. sino también acusatorio—. De repente me puse de pie. —Josephine lo supo tan pronto como yo. —Dijiste que cuando regresaremos al hotel lo ibas a explicar —continuó Lincoln. —No hay mucho más que podamos hacer esta noche —dijo Lincoln. Sin Griffin en Santorini hasta mañana. pero no iba a correr el riesgo con la seguridad de todo el mundo solo para compartir mi carga. y Violet sintieron. Tampoco iba a ceder ante él. pero Mia y Hiro acaban de llamar desde el aeropuerto. Por lo menos esa parte era verdad. —Sentí una punzada de culpa por mentir.

espero que les recuerdes que es porque también tengo que empacar por ti! —Haré correr la voz. Intenté llamar a mi correo de voz. —Agitó su mano e hizo una reverencia—. pero solo conseguí algún mensaje grabado en griego. algo de rímel y brillo de labios. brincando con renovada falsa energía—. con los zapatos en mi mano y esperando impaciente a Steph. —Ese es el espíritu. Tan pronto como alcancé la recepción. Eché un vistazo a Lincoln. agarré mi teléfono y salí al pasillo. los últimos seis con: “¡Por favor!” . entonces busqué en mis mensajes de texto. los primeros seis terminando con “¡ahora!”. volviendo mi atención hacia Steph. Dapper sonrió. Inquieta y bajando las escaleras. comenzó a sonar. fue colocarme el vestido. ya fuera de la puerta. resignado. revisando cuidadosamente a través de su equipaje por algo que ponerse. En quince nos encontramos en la planta baja —dijo en voz alta Spence. me encontraba lista para ir. —¿Tienes algo que puedo usar? —le pregunté a Steph mientras todo el mundo se dirigía hacia la puerta.—Bueno —dijo Spence. Doce de papá. —Suena bien —mentí. sus intensos ojos verdes buscando algo. Todos diciendo: “Llámame”. Steph me arrojó un vestido color rojo más corto de los que me gusta. y Steph ya estaba parada. la próxima vez que la gente se queje de que empaco demasiado. Eden —dijo Spence. ¿Cómo suena una pequeña última cena? —Apropiado —dijo Onyx. Cinco minutos más tarde. Toda la molestia que me tomé. —¡Ya sabes. estaré asumiendo la posición de director del crucero. tratando de romper la tensión. Ya que parece que no hay nada más que podamos hacer esta noche.

eso no es lo suficientemente bueno! ¡Intenté sonsacárselo a la madre de Steph.. lo descubrieron! Solo puedo contener a mamá por un tiempo..También había un mensaje de Jase. Violet. a todo eso.. al instante sintiendo alivio al decir la verdad. Las cosas le están.. Jase. —¡No. lo siento. —Papá. no podría haber sido capaz de encontrarme. —¿Qué? ¿Cómo? ¿Grecia? ¿El país? ¿Quién está contigo? ¿Está Lincoln ahí? Fui a su casa. ¡El juego terminó. —Yo. Me pregunté por qué me enviaba mensajes de texto en vez de enviárselos a Steph. no puedo hablar por mucho tiempo.. Sé que él no está aquí. pero no puede pasar sobre su hijo! Le debo una a Jase. bien. así que simplemente cerré el mensaje y llamé al celular de papá. Apenas sonó una vez. —¿Papá? . —¿Hola? ―contestó su voz rápidamente. su voz temblaba. Violet. En el otro extremo del teléfono. estaba el silencio.. por supuesto. estoy en Grecia —dije. Papá sonaba terriblemente asustado.. regresen pronto a casa! ¡Y llama a tú papá! Ansioso por ir al baile contigo. Pero. Estaba petrificado.. estoy bien. Papá. —Sí. Viajaba bajo un pasaporte que ocultaba todos mis detalles tan rápido como los usaba. ¡gracias a Dios! ¿Estás bien? ¡Te he estado buscando por todas partes! ¿Dónde estás? ¿Qué está pasando? Verifiqué todos los hospitales. Lo siento por todo. No tenía ni idea de por dónde comenzar a lidiar con eso. ¡En cualquier playa en la que se estén horneando. los aeropuertos. —¿Papá? —Oh.

te lo contaré todo y si. intentando ocultarlo. Contuvo su respiración. cuando regrese. —No es así de fácil. —Papá.. papá.. Hizo una pausa por un momento. mirando hacia el techo. —Vi. . Y de todos modos.. Tan pronto como puedas. sin estar segura de sí me encontraba lista para la respuesta.. ser un mejor padre. —No me pidas lo que estás a punto de decir —dijo. si me das la oportunidad. ya sabiendo que Lincoln estaba cerca. —¿Escuchaste? —dije. ¿amas a Caroline? —pregunté. eso no es lo que necesitaba escucharte decir. Respiró profundamente—. Medio me reí a través del llanto. ¿estaría de acuerdo con lo que sea que estás haciendo? Ahora era yo quien intentaba contener las lágrimas. un tono de crispación en su voz. Sé. Sé que se lo contarás todo si yo no lo hago. —Violet. nunca se trató sobre eso. Se sentó a mi lado. aquí es exactamente donde ella planeó que estuviera. te prometo que me aseguraré de que sepas la verdad. vuelve a casa conmigo. Acerca de nosotras dos. sino decir sí.Escuché su respiración entrecortada. —Y luego colgué antes de que pudiera escuchar si respondía o no. —No necesito hacerlo. —Papá. —Mereces ser feliz. sé que puedo hacerlo mejor.. e inhalé—. Violet. —Contuve las lágrimas. Eres un buen padre. solo respóndeme esto: si tu madre aún estuviera viva.. papá. No lo entiendo. —Lo sé. Me senté en la parte superior de las escaleras. no quería correr el riesgo de cortar la llamada en el ascensor. Estoy llorando. —Sí. lo estoy intentando. pero es una buena mujer y. Te amo. A veces yo tampoco. leí la carta de tu madre. —Estoy aquí —dijo. pero te prometo.

incluso lo prometiste. no era suficiente. —No tendrás otra conversación conmigo hasta que lo hagas. Miró hacia otro lado. Capté una foto mental. —Violet. De hecho. —Violet —dijo. Levantó su mirada. enfocándose en sus zapatos. —¿Linc? —pregunté suavemente. por favor. y tú y yo sabemos que eres el único lo suficientemente fuerte como para vencerlo en una pelea. —Me puse de pie y comencé a bajar las escaleras pisando fuerte con mis pies descalzos. . —De todos modos.Lincoln se puso de pie y se acercó a la barandilla. entonces eso lo simplifica. —Bueno. —¿También esperas poder romper la nuestra? Después de todo. pero no era correcto. Lincoln. pero levantó una mano. aun sosteniendo mis zapatos. Vestía jeans oscuros y una camiseta negra que se aferraba perfectamente en las costuras a sus musculosos brazos bronceados. deja de tratar de cambiar el tema. Dejé que mis ojos se deslizaran sobre él. Luego se estrecharon. y Phoenix necesita ser derribados. Mordí mi labio. brillando en la brillante luz de la sala. Ahí. ¿qué estás pensando? Sé que me estás ocultando algo. —Quiero tu palabra de que si llega el momento. es solo otra conexión. lo harás. poniendo distancia entre nosotros. —Piensas que lo sabes todo de mí. a con los dientes apretados—. Sabes que no me diste una oportunidad de explicarme más temprano esta noche. mi tono atrapándolo con la guardia baja. Perfecto. así. Sus ojos. ¿por qué no la otra? Sacudió su cabeza. pero ahora tenía mi foto. Hay una manera de cortar tu conexión con Phoenix. no hay más tiempo. Me puse de pie. Podemos romperla y luego disfrutaré matarlo. verdes como siempre. Abrí mi boca para responder. empujándome a mí misma. porque ¡no lo haré! —gritó detrás de mí. no hagas esto. Si una puede romperse.

Y él solo acaba de comenzar. No dijo nada. su dolor ante la comprensión de que era verdad. Pero vi su conmoción al enterarse de lo de Rudyard. Permitimos que una conexión. aceptarías que en el fondo dejar que esa conexión nos controle. Nyla. cada palabra como otro ladrillo que pesaba sobre mis pulmones. algo que está fuera de nuestras manos. Dejé caer mi mirada y me di la vuelta para comenzar a bajar las escaleras. nos controlara. no es algo que cualquiera de nosotros realmente quiere. no discutió. . Rudyard. —¿Querías saber por qué golpeé a Phoenix la otra noche? No dijo nada..Me detuve. pero seguí adelante. Si me conoces totalmente. y cerré mis ojos. Linc. Suspiré. Tenía que hacerlo—. Lo vi. es mi culpa. mis ojos húmedos—. no me siguió. »Mató a Rudyard con un propósito.. pero tenía que hacerlo. Josephine tiene razón. aún de espaldas. como yo debo conocerte. —Ahora me di la vuelta hacia él. que éramos los culpables y. Sabía que esto lo lastimaría. —Mi pecho se contrajo. vi su sorpresa ante mis palabras finales. Lo hizo porque así sabríamos que nunca podríamos estar juntos.

incluso si no podía ignorar completamente la forma en que todo mi cuerpo lo añoraba. Incluso Steph estaba demasiado . Josephine nos dijo que él decidió patrullar Fira con Mia y Hiro. El dolor de estar cerca de él se estaba intensificando cada vez más.Traducido por Selene Corregido por Lizzie Wasserstein “En todas partes el alma humana se interpone entre un hemisferio de luz y otro de oscuridad. al menos nuestra conversación anterior lo mantendría evitándome por el resto de la noche. decidí añadir un turno para evitarlo. todo el mundo estaba tomando turnos para patrullar. Si nada más lo lograba. aunque un poco distante. Tal vez incluso antes de eso. estaría haciendo lo mismo. la separación era aún peor. desde la época en que nos volvimos más cercanos en Jordania. Thomas Carlyle L incoln no vino al restaurante a cenar. como ahora. Había estado sucediendo casi desde siempre. Yo no le daría esa satisfacción. incluso reí cuando Spence botó la mitad de su pulpo a la parrilla sobre su camisa. Pero a veces. Lincoln fue claro al respecto. Me sentí aliviada. en los confines de los dos imperios eternos. Jugué con mi comida y asentí hacia cualquier cosa que me incluyera en la conversación. pero nadie se dio cuenta. Actué normalmente. Sentía tanto anhelo que podría jurar que tenía lesiones internas. Pero dudaba de que cualquier cosa podría nunca romper nuestra “conexión”. Y eso podría ser lo mejor. Fue la única vez en la noche que en realidad reconoció mi presencia y vio mi reacción. la necesidad y el libre albedrío”. disfrutando de como caía en su trampa. Había estado trabajado con fuerza para mantener mis barreras arriba y sabía que dondequiera que él estuviera.

Había decidido enfrentar a Phoenix y si lo podía detener antes de abrir las puertas del infierno. —Alrededor de mí los que tienen poderes parecen revivir una cierta fuerza en mí. No dejaría que nadie se hiciera responsable de mis acciones. —Él me dio una amplia sonrisa. Hace tiempo que estoy pendiente de algunas cosas. esto es un misterio para mí también. —Demasiado tarde. —Tengo miedo. ¿Te curaste solo después del ataque de los exiliados? —Todavía no había entendido cómo se había recuperado tan rápidamente. Estás pendiente de la hora. Mi instinto era alejarme. Asentí hacia él. —Solo son dolores musculares —le dije. pero estaba segura de que él estaba viendo cosas que un simple humano no podría. recurriendo al italiano para compartir palabras de amor. Lo sospechaba desde hace algún tiempo. Miré a mí alrededor con nerviosismo. no voy a convertirme en alguien con poderes otra vez. —Estás sufriendo y no solo mentalmente. —Por eso querías venir. ¿cierto? —le pregunté. . lo haría. pero no.ocupada conversando con Salvatore en la esquina de la mesa. pero no quería admitirlo. agarré helado y galletas de mantequilla de almendras mientras miraba alrededor de la mesa y me convencí de que estaba tomando la decisión correcta. No le hablaría del asunto a nadie. —Todavía tienes algo de poder. pero por alguna razón no podía responder. No muchas miradas o pensamientos se me escapan. No por lo pronto. Lo más importante es que no lastimaría a mis amigos. tenía sentido. Miré el reloj de nuevo y cuando miré hacia arriba Onyx me estaba mirando como si pudiera ver a través de mí. así que mantuve mi expresión neutral. —Se encogió de hombros y me di cuenta que no me estaba diciendo toda la verdad—. ¿no? ¿Para estar cerca de nosotros? —Cuando él no respondió continué—. Cuando llegó el postre. concentrándome en mi helado de nuevo. Su mano fue a su rostro cicatrizado y hacia su cuello como si él también se maravillara.

un beso. —Habíamos luchado por ello. —¿Vas a alguna parte? Mi cabeza se levantó y mis próximas palabras me sorprendieron cuando me di cuenta que había tomado mi decisión finalmente. Dejé de respirar. puede encontrar su camino a través de otras cosas. —Las distracciones son mi especialidad. Violet. palabras. Para unirse por completo necesitan consumar la unión plenamente y por decisión propia. las almas pueden tener una mente propia. Tu alma puede llegar a través de cualquier cosa que la agite. interrumpiéndolo. Onyx consideró la situación. El sexo es la forma obvia de unión. —No. —¿Si muero? —apenas pude dejar ir las palabras. Al menos eso era algo. Pero la bestia es salvaje. —Cuando son privadas por demasiado tiempo. estaba confiando en él. —¿Qué pasa con ella? —apuñalé mi postre repetitivamente. —Tengo que asegurarme de que nadie me siga. —Sé a lo que te refieres y estas equivocado. Onyx se encogió de hombros. —Elevo las cejas cuando levanté la vista. Negué con la cabeza. una caricia. Puede que no estés plenamente unida a él. Una mirada. pero pude ver la sorpresa en sus ojos. guiándonos. pero si una conexión es lo suficientemente fuerte. Miré el reloj de nuevo. Tu alma está luchando. . pero hasta entonces experimentarás más y más dolor mientras la demanda de tu alma aumenta. él sobreviviría. no se quedará tranquila hasta que tenga lo que desea. Bajé la cabeza mientras mis lágrimas se deslizaban en silencio y en abundancia por mis mejillas. alimentándonos.. declaraciones. Por un tiempo podrás mantenerla a raya antes de. manteniéndonos alejados el uno del otro. pero el proceso ha comenzado y tu alma está arañándote desde adentro hacia afuera. Él tenía mucho sentido.. —Puede ser como una bestia dentro de nosotros. Nosotros nunca… mi alma no se ha unido a la de él. pidiéndonos.—El alma. si ha encontrado y probado su marca.

—El Sole es el comando más alto.. agarró una botella de vino de la mesa. —¿Preferirías que dijera que espero que falles? ¿Que el Infierno se desate sobre todos nosotros mientras tus amigos lloran por ti y se culpan a sí mismos? ¿O tal vez que si estuviera en el lugar de Phoenix.Asentí en señal de agradecimiento. . Onyx había jugado su papel a la perfección. Me escabullí de la habitación. Cuando se movió hacia Steph y volcó la botella para que su contenido volara en su regazo. Onyx se puso de pie. Me preguntaba con qué frecuencia utilizaba ese señuelo. golpeando otra en el proceso. Era probable que Steph notara mi ausencia.. Ellos son. al igual que los míos. ¿Por qué no lo había visto antes? Era una ilusión… Por lo menos ahora sé por qué me necesita Phoenix y. y empezó a golpear salvajemente a su alrededor. Él se inclinó hacia mí. agarrando mi mano. cuando terminará conmigo. eso debería mantenerla ocupada durante un tiempo.. pero me sorprendí a mí misma sonriendo una vez más. su agarre no solo era fuerte sino también extrañamente compasivo.. Onyx —empecé a inclinarme hacia atrás en mi asiento. —Cuidado. pero su agarre se intensifico. Tú eres del Sole. Onyx. Sí. fingiendo que estaba ebrio. utilizaría todas las ventajas que tengo y entonces te mataría a ti y a todos tus amigos de todos modos? Se tomó un momento para recuperarse de su honestidad. Sus ojos recorrieron la mesa rápidamente. —¿Qué tal esto? —Su tono bajó tanto que era apenas audible—. —Estaré decepcionado si no prevaleces. Eso suena como si en realidad te importara. —Tal vez solo buena suerte. Nadie había estado observando nuestra discusión en susurros. —No hay nada nuevo allí.

el dolor de estar sin él nunca pasaba. —Necesitaba terminar esta conversación—. Llegué al hotel y alcancé a ver mi reflejo en un espejo del pasillo de entrada. Me di vuelta para ver a un Grigori vestido de cuero apoyado contra una pared. mitad acusándolo. corrí lejos de mi corazón. ¿cierto? —le pregunté. suspirando por lo que no solo anhelaba y deseaba. Estoy segura de que tú también. Sólo tengo que ir a un lugar. corrí. Acabo de leer la letra pequeña. corrí lejos de mi alma y. —¿Es tu forma de decirme que me largue? . Pero para mí. pude sentirlo mucho más. y que tal vez eso fuera lo mejor. Estaba conectada a Lincoln. ¿Por qué estas afuera. No éramos almas gemelas químicamente que luchaban contra el emparejamiento. —No. corrí lejos de la verdad..Una vez afuera. cariño. Podríamos estar al lado el uno del otro por toda la eternidad. pero si él no era mío en todos los sentidos. y me di cuenta de que no había dejado de llorar. A través de las estrechas calles empedradas de Santorini. tratando de reponerme rápidamente. —Eres Gray. ¿cierto? —Al igual que tú. —¿Me has estado siguiendo? —le pregunté mitad preguntándole. —Te ves cómo alguien que va directo hacia los problemas. —Tu eres uno de los Renegados. solo aumentaba. —¿Estás apurada? —dijo una voz. Dio un paso hacia mí.. Ahora que Onyx me lo había explicado. de todos modos? Me sequé las lágrimas. sino por lo que amaba. Nunca podría ocultar la verdad de mí misma. Y tú eres la única que tiene a todos a la expectativa. no haría ninguna diferencia. Él levantó una ceja. Mi alma rastrillaba desde mí interior. —A veces. aún peor. Era doloroso saber que existía la posibilidad de que Lincoln no sintiera lo mismo.

una mejor. Él podría ser lo que realmente quería ser. compañera. Lo habría amado de cualquiera modo. Y Lincoln. como has dicho. Y él volvería a enfrentarse con Phoenix. Phoenix mantendría su palabra y no iba a ir tras él. él se culparía a sí mismo. era un constante recuerdo de mamá. Con eso me dedicó una amplia sonrisa y caminó hacia la salida del hotel... creyendo que debería haber estado allí para detenerme. terminaba conmigo. Papá iba a estar bien. Si Phoenix terminaba las cosas. tal vez estaría mejor sin mí. un gran guerrero. En el momento en que llegué a la azotea me doblé de dolor. incluso sin el asunto del alma. lo cual era bastante extraño. Era hora de que fuera la inteligente. Si algo me ocurriera. Y aunque regresara. Pero él era nuestro líder y debería cumplir con su deber hasta el final. Dapper fingiría que nunca se había preocupado realmente. tengo otro lugar al que ir. Finalmente seguiría adelante. estaré deseándolo. Él me buscaría. —Dio un paso hacia mí. las cosas funcionarían con Caroline. Estaba quedándome sin tiempo. Conocería mis deseos. Me encontraba en el borde del edificio.Eché un vistazo a mi reloj y luego a Gray. —¿Crees que podrías? Cariño. Steph ya había sufrido demasiado a causa de nuestra amistad. Un chillido escapó de mis labios. me temía. . Griffin ayudaría a detener a Phoenix. esto no tiene precio. oh. Spence se enojaría conmigo. Pero. No podía pedirle nada más. casi nos tocábamos—. esto al menos ayudara a mantenerla a salvo. —¿Necesitarías que te lo diga de otra manera? Echó la cabeza hacia atrás y soltó una carcajada. y si no. a Lincoln le asignarían una nueva. Luego estaba Griffin. para que lo sepas.. así que continuaremos esto otro día. Y. Le dejé un regalo debajo de su almohada antes de salir de la habitación esta noche. Pobre Griffin. pero él. Onyx lo entendería.. Salí corriendo por las escaleras. Pero tenía que aceptar que era más que una víctima. tan enojado que él estaría en lo correcto.

—Matarás a todos en esta isla provocando la erupción del volcán. Phoenix encubrió su reacción rápidamente y levantó una mano para indicarles que se detuvieran. amante? —la voz de Phoenix era baja. pero Gressil luchó. Agarré mi daga para darle a mi mano algo que sostener. . Él enloquecería. Me pregunté dónde estaba. podía sentir los latidos de su corazón. con las palmas hacia fuera. punto para mí. Phoenix. Podía sentirlo ahora. Dejaría que mis barreras cayeran con el dolor. mi alma se rompería y mi poder se extendería. Lo que me alertó sobre lo mucho que me necesitaba para su plan. —No te muevas. Agarré la barrera del borde del techo y miré hacia abajo. Él no lo hizo. Lincoln será atrapado con la guardia baja. sus generales exiliados. Todavía tenía el sartén por el mango mientras sostenía mi daga. Phoenix tendrá la ventaja. Él quería pelear. por qué había viajado tan lejos. Él estaba cerca. Ambos hicieron lo que ordenó. pero estaba demasiado lejos para ayudarme. Entonces recordé lo que ocurriría si no iba hacia él. La última vez que trataron de abrir las puertas destruyeron todo. a la velocidad del rayo. saltaron sobre la azotea detrás de él. pero no lo suficientemente cerca. De alguna manera él sabía que estaba en una encrucijada. su hambre era clara. Ambos moviéndose hacia mí. —¿Que estás haciendo. se llevaría a las personas que amo. aunque no me serviría de mucho. Gressil y Olivier. Phoenix estaría aquí en cualquier momento. No había esperado que tuviera respaldos y yo no era la única sorprendida porque aparecieran. se movía a toda velocidad. Phoenix levantó las manos.Phoenix. Lincoln estaba corriendo. Podía negarlo todo lo que quisiera pero no podía dejar de estar asustada. Mi mente estaba corriendo. Obligué a mis ojos a regresar a Phoenix. Phoenix estaba cerca. con Lincoln unos pocos minutos detrás él.

Tres de los exiliados más letales de la existencia estaban de pie a pocos metros de distancia. ¿si funciona y trae de vuelta a Lilith. ¿no somos el triángulo perfecto? —reflexionó Phoenix. —Rápido —le dije. Pero. Podía sentir la determinación de Lincoln. buscándome. sé que el ser humano en ti lo sabe y no puedo dejar que hagas esto. bebés. La puerta de la escalera crujió al abrirse y Lincoln se lanzó a través de ella. Quizás él también sentía a Lincoln cerca. —Hay niños aquí. yo solo estaría buscando triángulos. puedo volver a hacerlo. Salvaré a miles. serían más de miles los que morirían de todos modos? Phoenix dio un paso hacia mí. pero lo haré. Me está ofreciendo un trato: si me voy con él y lo ayudo a abrir las puertas. Sus palabras me pusieron nerviosa. —No —le advertí. miles de personas y sus hogares. Él fue lo suficientemente inteligente como para detenerse. Te necesito. No podía pensar con claridad. Lo admitas o no. —Bueno. Algo en la forma en que lo dijo me hizo pensar que estaba complacido conmigo. —¿Qué tal un trato? —me ofreció. —Ayudaré a minimizar la destrucción. pero puedo evitar que las masas bajen por el volcán. Sus ojos se estrecharon y lanzó una mirada en dirección a Gressil y Olivier. Phoenix no vaciló.—No quiero pelear contigo todavía. congelado al ver a Phoenix frente a él. si vienes conmigo. No puedo prometer que salvaré a todos. con los ojos clavados en mí ahora. él estaría aquí en cualquier momento. ¿Qué significaba esa mirada para mí? Casi parecía como una advertencia. . Sabía dónde estaba. Phoenix. salvará muchas vidas a cambio. su creciente poder. pero así como te sané una vez antes.

Luego volvió a mirar a Lincoln... —dijo... no. —Le he ofrecido a Violet un trato: para ayudar a preservar las vidas humanas en esta isla ella vendrá conmigo.. Gressil sonrió. algo más se mostraba en su expresión. tengo más que suficientes testigos —dijo. Estar tan cerca de él nunca me había lastimado tanto. no.Lincoln evaluó la escena rápidamente. —Puedo despertar el volcán sin ti y si no vienes conmigo.. No podía imaginar estar frente a alguien tan violento como Gressil. Con Phoenix. dado el poder de Phoenix sobre mí. He hecho mi oferta. Los ojos de Phoenix se redujeron lo suficiente para que supiera que estaba perdiendo la paciencia. —Violet —dijo Lincoln. —¡Si no voy contigo. aun tratando de comprender a los ángeles por esta elección. Su expresión era salvaje. Pude ver a Gressil desde la esquina de mi ojo. con calma—. dirigiéndose a Olivier. Gressil y Olivier presentes. Me acordé de lo asustada que había estado la primera vez que conocí a Phoenix y descubrí que era un exiliado. Mírame. apenas se estaba conteniendo y ahora también le dio una mirada mortal a Phoenix. pero voy a darte la oportunidad de tenerla de regreso en una sola pieza. —Violet. Es ella o nada. O las tuyas. Yo . —Me temo que no. antes de pasar a Gressil—. liberare la Escritura Grigori a Gressil y a Olivier para que hagan lo que quieran. Sabía que iba a tener gran placer cazando y eliminando a cualquier ser humano destinado a convertirse en Grigori. Phoenix se echó a reír. Pero no podía. en voz baja. Estaba tomando todas mis fuerzas mantener a raya el intenso dolor. Un escalofrío recorrió mi espina dorsal. teníamos pocas posibilidades de superarlos. Aunque no puedo controlar sus acciones. Phoenix no sería capaz de contenerlo por mucho tiempo. —Yo iré contigo —le dijo Lincoln a Phoenix. —Hizo una pausa—. no puedes hacer que funcione de todos modos! —argumenté.

—Está bien. Todo dependía de mí. —Él se volvió hacia Lincoln y estaba segura de que algo pasó entre ellos.. escúchame! —Lincoln sabía hacia donde se dirigían mis pensamientos—. ¡No.. Nosotros nunca dejaremos de luchar. un sonido tan triste que se sentía como un cuchillo en mi corazón. Tienes que venir conmigo. mírame. No podía darle un vistazo de nuevo sin desmoronarme. De repente me di cuenta de que estaba trabajando con él. Violet. Violet Eden. Gray. no puedo… —Pero se detuvo cuando una vez más la puerta de la escalera se abrió de golpe. Nunca dejas de luchar. ¿Lo sentía. El condujo a Lincoln hacia mí. Lo. apoyándose contra ella. Solo escucha entonces. —Por favor.no seré la causa de ningún daño permanente en ella. no podía entender cuál era su plan. Lincoln asintió. Violet. él recorrió todo el camino desde donde quiera que haya estado. Sus ojos se fijaron en mí y me di cuenta de que no interferiría aquí. —Lincoln sonaba tan cansado. no haces esto. evaluando la escena. Él dio un paso atrás. Una razón más para irme. su mano alcanzó casualmente la puerta de la escalera. Él suspiró. su cara se contorsionó en lo que parecía agonía. no sería bueno. Gray hizo una pausa. simplemente estaba agotado. —Él se quedó quieto. . —No. entiendo. El sudor goteaba por su frente. —Toma tu decisión —exigió Phoenix. Lincoln necesitaba que me acercara antes de que pudiera tratar de defenderme y Phoenix no se acercaría hasta que supiera que iba a cooperar. Tú no puedes tomar la opción fácil porque eso es esto. Tú. Vi. Me atreví a dar otra mirada a Lincoln. No es tu responsabilidad. pero una sola mirada hubiera dolido demasiado. Astuto. si tuviera que pelear contra Phoenix ahora. . también? No. Encontraremos otra manera de detener esto. Ven aquí. Por favor.

No debía huir. Me volví hacia Lincoln. Y no creía en tontos sueños que terminaban como los libros de cuentos de hadas. casi como si él quisiera lo mismo todo el tiempo. ¡Es exactamente eso! Él sólo quiere a Lilith. Hará lo que sea para traerla de vuelta. . El tiempo avanzaba. Ir con él es mi única opción. Olivier. —Lo siento —dije en voz baja. Cuando su rostro se acurrucó en mi cabello y su voz murmuró en voz baja en mi oído: —Duerme. él me puso como cebo. Tenía que tomar una decisión y realmente. Pero no puede decirles a los demás que no está emocionado con la idea del asesinato en masa. incluso Lincoln.Detendría a cualquiera que subiera. mientras ponía mi daga en su sitio y soltaba mis brazos. me ofreció un trato. sonriendo al sentir que tomaba mi decisión. —Gressil. Ajusté mi agarre en mi daga. Cerré mis ojos y no luché. pero Phoenix me tenía en sus garras antes de que Lincoln apenas diera un paso. Lincoln tenía razón. Y. Debe haber conocido mi elección y lo que sentía por tener que hacerlo. —ordenó Phoenix.. Violet Eden no renunciaba. Podía sentir mis emociones más que ninguno. Ambos nos movimos. pero me obligué a dejar ir ese impulso y me dejé caer en el sueño. sin embargo. Phoenix era un empático. —Sabía que podía resistirme. había tenido más de lo que esperaba.. necesito tu presencia. te puedes quedar si lo deseas.

Una luz que me está quemando vivo. Nunca cesa. Pienso en la primera vez que la vi en el Hades en su cumpleaños número diecisiete. a veces destrozándolo. pero aún siento el roer en mi pecho. pero es imposible. Me odio por esto. Casi todo está funcionando como había planeado. el gran dolor. Rechino mi mandíbula. y luego estando en silencio”. pero cuando ella está cerca… es peor que tener una conciencia maldita. no cuando podría estirarme y tocarla. Trato de no mirarla.Traducido por Fanny Corregido por Lizzie Wasserstein “Era como algo acechando en la oscuridad dentro de él… Ahí permanecía en la oscuridad. —Cristo —murmuro para mí mismo. DH Lawrence C heco dos veces las cerraduras de nuevo antes de caer en el pesado sillón en la parte más lejana de la habitación. Mis ojos apenas se han desviado de ella desde que la tomé en mis brazos. Es luminosa. pero no es fácil. Tenerla tan cerca me… distrae. Las cerraduras no pueden detenerlos físicamente. hubo muchas mujeres antes que . Todavía me pregunto: ¿por qué ella? ¿Por qué yo? Había estado alrededor durante mucho tiempo. pero ninguno se arriesgaría a romper mi puerta. incluso en la oscuridad. Me pregunto si sabrá que hace ondas mientras duerme. como una luz brillando dentro de ella.

Incluso cuando las traté pobremente y luego las abandoné. Lincoln estaba con ella. sin darme cuenta. serían ellos. Quizá. Flotaba a través de lo que la rodeaba esa noche. Todas ellas atraídas fácilmente por el mundo que nunca podrían entender. . En el momento que la toqué. Ahora… ella me ha arruinado. Soy una criatura de lujuria y siempre he tomado lo que quería. Los Poderes eran territoriales. la inocente. casi imposibles de vencer para la mayoría de los exiliados. incluso para un exiliado. No puedo explicar por qué todo cambió en el segundo en que la vi. que filtrara tanta adoración pura y devoción hacia ella. me encontré sonriendo. Poder crudo. todavía venían por mí. Debí haberla soltado y corrido. Podría decir solo por la mirada en sus ojos que la amaba. mis sospechas de su poder salieron del agua. entretenerme por un hechizo y luego alejarme con ella. sabiendo que un Grigori hecho por un Poder acechaba cerca era una locura. Me encontraron imposible de resistir. pero para entonces era demasiado tarde. Y nunca podré volver atrás. solo que cambió. Pero tomarla en mis brazos. debí haber sabido que estaba en problemas cuando. inconsciente de la atención que atraía a sí misma. incapaz de alejar mis ojos.ella. Rio amargamente mientras la observo dormir. ¿En verdad creí que podría encontrar amor conmigo? ¿Qué tal vez la redención no era inalcanzable? ¡Tonto! Planeaba solo divertirme. aquellas con promesas y aquellas sin promesas. Debí haberla matado esa noche. Decisión tomada. y fue sorprendente lo mucho que me irritaba. También podía sentirlo. Si alguna vez había un Grigori que evitar. la culpable. Él podía ser tan marica. Iba a tenerla. Quizá por eso mi interés en ella se movió. La decisión había sido tomada cuando Lincoln se alejó de sus avances. la codiciada. Debí haberme evitado la angustia de saber cómo era sostenerla en mis brazos y sentir esa prohibida esperanza. observando detenidamente mientas bebía demasiado.

Especialmente ahora. Bueno. Irónico que estoy malditamente asustado de incluso despertarla. Exiliados competentes son pocos y distantes entre sí y desafortunadamente los más competentes son los más despiadados. Y la odio con todo mi corazón. Oigo que otra pelea estalla por el pasillo y trato de ignorar los sonidos de carne rasgando carne. Amamos a los que odiamos. como cristal rompiéndose. El juicio no irá bien para él. No puede despertar sin que yo lo sepa. Especialmente para mí. Me rindo. Apenas un pestañeo de mi existencia. Solo es cuestión de tiempo antes de que su corazón sea destrozado. me pongo de pie y me acerco a ella. A pesar de mis esfuerzos. Pero de nuevo. Un mortal grito de un exiliado llega desde el pasillo. pero teniéndolo tan cerca… apenas he sido capaz de pasar los días sin matarlo. No me importa. Un fuerte estallido. luego me recuerdo que está bajo mi ilusión. pero todo ha cambiado. Olivier no es mucho más fácil. Suena como Justin. Salto a mis pies cuando rueda. Pero he perdido mi paciencia con muchos últimamente. un resultado de nunca pertenecer a ningún lado. cualquiera que fuera mi potencial. Pero estar sobre la superficie de las consecuencias es algo a lo que estoy acostumbrado. Si no necesitara exiliados. sirviéndoselos a los Grigori en bandejas. Mis fuerzas ya están adelgazando y algunos de los exiliados están sospechando. Ahora. Gressil ha sido uno de los mejores. pero la otra parte es culpa suya también y me rehúso a castigarme cuando puedo enfocar toda mi energía sobre la retribución. los mataría yo mismo solo por la terapia. nunca sostener ningún verdadero valor a pesar de mi poder. eso está a punto de cambiar. Sonrío. . En parte es mi culpa. Al menos ahora no esperarán que interfiera. nunca he sido lo suficiente ángel o humano. mi odio me hace hacer cosas que nunca pensé que estaría dispuesto a hacer. Nunca creí que hubiera algo peor que ser echado del reino angelical… pero ser echado de su vida ha sido una agonía. no será bueno para ninguno de nosotros.Pienso en todo lo que ha pasado desde que la encontré. Más pelea. Piensan que estoy aquí golpeándola… o peor. Pero gobernaré como un exiliado.

más que nunca. incapaz de detenerme. Quizá hubiera entendido por qué no curé a Lincoln. Mirándome en el espejo. debo emerger de las cenizas. mi oscura mente ha comenzado a trazar maneras de asegurarme que siempre será mía. la destruirían. masoquista es lo que soy. No olvides cuando la viste ir a los brazos de Lincoln en el momento en el que la liberaste del vínculo. No podía quedarme ahí parado y mirar lo que sucedía. Me alejo por miedo de solo hacer eso. Ahora. prometí que nunca lo usaría porque la amaba. Tomo una respiración profunda para calmarme y observo la herida sanar. Emocionado por saber que tenía poder sobre ella. Como nuevo. Ya es suficientemente malo que yo pueda escucharme. No puede escucharme. Debí haberle dicho directamente. el más difícil de sacar de mi mente. una vez que su verdadera naturaleza estuvo de nuevo en control. Quizá me hubiera perdonado. entonces de una manera u otra… exiliados o ángeles. incluso mi piel arde. Pero incluso así. . alejando la distracción y la fuerza del dolor. Quito algunos mechones de su cabello de su rostro y mis dedos duelen por tocarla. recordando cada toque con el que me honró esa noche en el desierto que se sintió como un regalo del que no era digno.—Nunca lo supe —susurro. ¿Por qué dejé que esa conexión se formara entre nosotros? No lo había planeado pero se deleitaba cuando el poder surgía a través de mí. no se convertía en el Poder que estaba destinada a ser. eso es lo que hace un Ave Fénix. en silencio. ¡Piensa en el futuro! ¡Recuerda la mirada en sus ojos cuando te dijo que te fueras y no regresaras! Tomo un fragmento de vidrio roto y paso la punta por mi brazo. tranquila. Sabía que si no aceptaba. Admitir las culpas no es mi estilo y ahora me he abierto yo mismo a ese recuerdo en particular. Y ahora. tomo el jarro con sus falsas flores y lo lanzo a mi reflejo.

seré el hijo que ella siempre quiso que fuera. No necesito a esta gente. La miro de nuevo. ya tiene la herramienta para hacerlo. Llevar a cabo estas instrucciones no será diferente. comenzaremos de nuevo. Hay tres etapas. lo que podría ser para cualquier lado. He estado equivocado. Todo está arreglado. He luchado contra nuestra relación en el pasado. Se hace más fuerte cada día. En unos pocos minutos abrirá sus ojos. Miro el mapa sobre la mesita de café. Miro a Violet. disolverán todo junto. primero el agua. no los necesitaremos. pero también ha requerido a Violet. rechazando sus maneras. Miro las Escrituras delante de mí. Siento chispear la energía en la habitación. Una chica. Es su culpa. La coacción se está desvaneciendo. los que me muestran que me conoce de una manera que nadie más lo hace. Quizá hablaré con ella. pero no hay otra manera. Nos iremos pronto. Una vez que tenga a Lilith de vuelta.Ahora tengo un propósito. Algo que su Grigori todavía tiene que trabajar o aceptar. ¿Mostrará miedo al verme? No. y después estos otros destellos. no lo pensará dos veces antes de acabar conmigo. Me mantienen enfocado. Ya no estando abandonado. El fuego es lo siguiente. Finalmente. Me odiará después de hacerla hacer esto. Todavía no se da cuenta lo que es. tanto poder. Todo se resuelve a su alrededor. Me dará un lugar al cual pertenecer en este mundo. perteneceré. Pronto tendré a Lilith. en ella. Ellos llevan conocimiento de ángeles pero también nuestro orgullo. Liberarlas había recaído sobre la existencia de luz y oscuridad. La manera en la que todo se ha juntado me hace preguntarme si esto es . Ella es la clave para tanto. Es por lo mejor y es más fácil para mí cuando veo los destellos de odio en sus ojos. Me permitiré hablar de mí. pensando que podría ser mejor. a pesar de que siempre he sospechado cual la está preparando. Ella me hizo esto. pronto. Están tan preocupados protegiendo su mundo que están demasiado atrapados para ver que. formando el segundo punto del triángulo. Nos iremos lejos.

Ha descubierto el arreglo que hice con Lincoln: su seguridad a cambio de liberarme de Gressil. El hará lo que sea por ella. sangre naturalmente. . con dos exiliados reforzados detrás de él. excepto lo único que ambos quieren. La profecía requiere mi dolor. Buena chica.alguna especie de juego. ¿Quién? ¿De los tres. El fuego será fácil. pero en realidad los exiliados habían rotos los rangos y actuado por ellos mismos. No tengo problemas con alguno de esos. y deseo. Por supuesto… está muy lejos de ella por ahora. algún trenzado del destino en el que los tres estamos tan entrelazados. Maldición. Había perdido mi control sobre ellos por un momento cuando me aseguré que Violet sobreviviera. Quiero que eso me haga odiarla. pero hace lo opuesto. está tan frustrada. Pregunta por Gressil y trato de esconder la sonrisa en mi rostro mientras explico que no lo he sentido desde que decidió permanecer para luchar contra Lincoln. Sin duda. Tiene tanta confianza en que Lincoln ha tenido éxito. pero la línea sobre “dolor insufrible” me preocupa. Pronto habré terminado con ella y podré dejarlos para que los Grigori los terminen. Los había llamado tan pronto como pude. el tercer punto del último triangulo final. Pretende dormir incluso mientras alguien golpea la puerta. Había golpeado a Gressil dentro de un soplo de su vida por eso. Después del fuego viene mi parte. he visto eso. no dentro del diagrama sino introducido en las palabras. esta es la única parte sobre la que no estoy cien por ciento seguro. Buscando su arma. La dejé creer que había mandado a matar a Rudyard a propósito. Es Olivier. está tan segura de su fe en él. un pago. Lincoln sabrá lo que tiene que hacer para salvarla. quien debe sufrir el enorme dolor? Noto a Violet rodar de su lado a su espalda. Incluso antes de que la puerta se cierre. Es un milagro que los exiliados no se alejen de mí más seguido. Me gusta que tenga miedo de venir a mí solo. puedo sentir su emoción. pero llegué tarde para salvar al llamado Rudyard y su pareja. Desearía haber sido lo suficientemente fuerte para dar esa orden. Sus manos se mueven hacia afuera antes de que pueda evitarlo.

manteniendo su respiración estable. Paso mi mano sobre su frente. permitiendo que mis dedos se muevan por el lado de su rostro. Y entonces me doy cuenta. Me siento a su lado mientras yace quieta.Daría lo que fuera por hacerla mía. la línea por la que me he inquietado tanto en la profecía es la única por la que no necesitaba preocuparme. . pero nunca seré suficiente para ella. Y es totalmente insoportable. —El amor nos matará a todos. a pesar de que siento su corazón acelerarse por mi cercanía.

pero dejó que fingiera estar dormida. los cuales estaban desnudos. Podía escuchar la satisfacción en la voz de Phoenix. significaba amor y verdad. ¿Cuántos exiliados estaban aquí? Demasiados para contarlos. Lo dejé para luchar. —¿Dónde está Gressil? —gruñó una voz. y Lincoln dio su palabra de que destruiría a Gressil a cambio. o pasión y sufrimiento”. Inclinándose sobre mí. Se había ido. la amatista. y sentí sábanas de seda por debajo de mí. a petición de él. Ese fue su intercambio. Moví las manos y los pies. lo escuché acercarse.Traducido por Itorres (SOS) Corregido por Lizzie Wasserstein “Violet. Oí ruidos de movimiento y una puerta se abrió. pero solo uno de hecho en la habitación conmigo. Podía sentir un abrumador número de exiliados cerca. fue por un fuerte estruendo. también. Gressil se había ido. Phoenix lo había dejado para luchar con Lincoln. Tal vez para que pudiera fingir. Bien. No he sentido su presencia desde ese momento. Él sabía que estaba despierto. Después de cerrar la puerta. Anna Jameson L a primera vez que desperté. Gressil obviamente se había convertido en un problema. Phoenix. —No puedo decirlo con seguridad. Estaba tumbada en una cama. me apartó el cabello de la . Phoenix juró que no me mataría. lo sentí por mi daga.

Sus dedos se detuvieron en un mechón de cabello y luego se arrastraron ligeramente por mi cara. hambrientos por llegar a mí. pero estaba adormilada para comprender exactamente lo que estaban diciendo. había sido el responsable del dolor punzante en mi cara. Podía oír el lamento. la naturaleza de la verdad es implacable. Primero. dejé a su poder dominar al mío. les doy mi palabra de que su destino coincidirá con el de Aiden! Sentí a los exiliados moverse hacia atrás. nos hace mentir furiosamente para que podamos ser lo que debemos. no importa. —Duerme. Se dio la vuelta y el sonido que vino de él fue aterrador. hombre. . Los oí discutiendo detrás de nosotros. exiliado o ángel. pero mantuvo el mismo control en mí. Y. extrañamente cubriéndose del poder incuestionable de Phoenix. acunándome confiadamente en sus brazos mientras se movía. mi amor. al igual que la última vez. Casi esperaba que me aplastara en sus brazos. para aparentar merecimiento. encontrando consuelo en el silencio.frente. Entonces. nos desgarra con la cruda verdad. quienquiera que fuese. Podía sentir a otros exiliados revoloteando. Mi rostro estaba rígido y dolorido. podía sentir que fluía de él hacia mí como una confesión y mi pecho se apretó por él. Quienquiera que seas. no me sorprendería si mi pómulo estuviera roto. Me desperté para encontrar a Phoenix cargándome. Supuse que Aiden. —El amor nos matará a todos —dijo con tristeza—. —¡Si alguno de ustedes viene cerca de ella otra vez mientras está en este estado. Para todos nosotros. —Me obligó a hacerlo de nuevo.

haciendo una mueca por el agudo dolor. humano. iluminando el cielo solo un poco. me di cuenta por el sonido y el . Su poder. no había desafío en eso. Ni siquiera usaría sus poderes sobre mí a menos que pudiera ponerme de pie y luchar. La próxima vez que desperté estaba acostada en una estrecha cama de vinilo enfrente de una galera. arrancando su corazón directamente de su pecho. Me moví. me cubrió y cerré los ojos una vez más. Él estaba mirándome. Pero por ahora. Nunca dejaría que me golpearan sin una lucha justa. —Dicha —susurró.. Había visto a Phoenix derribar a un exiliado antes. el pequeño giro de mi cuerpo enganchado hacia él.. Sabía que estaba a salvo con él a pesar de que me sostenía en este estado similar al coma. Lo que no significaba que no me heriría más tarde o dejaría que uno de ellos me matara. Abrí los ojos lo poco que pude. tal como nunca había permitido exiliados en mi casa cuando estaba dormida. Ninguno de estos exiliados cuestionó su poder.Aiden estaba muerto. Debería haberme asustado. Si nada más. Pero no lo hizo. No me extraña que pudiera saborear el anisado sabor que marcaba su miedo. estaba a salvo. Tampoco quería decir que me detendría si llegaba el momento de tomar medidas drásticas. una mirada que no era de exiliado sino más bien. Phoenix tuvo honor en la batalla. El amanecer se acercaba. seguido en voz baja por—: Duerme. Vi algo en sus ojos mientras las comisuras de su boca se levantaban. Tenía la sensación de que más de una noche había pasado. también. jazmín y almizcle. en su dominio.

como una astuta serpiente esperando golpear. fue inútil. Busqué en vano una radio. No tenía ni idea de cuánto tiempo había estado bajo el hechizo de Phoenix. Mis piernas estaban temblorosas. que estábamos en un bote de alta velocidad. pero ya estaba sanando así que sabía que algún tiempo había pasado desde que había estado experimentando internamente. Me cambié rápidamente a los pantalones y camiseta y me sentí aliviada al encontrar un par de tenis también. pero esta vez me desperté completamente. diferente a todo lo que había sentido antes. No volvería a dormir esta vez. Él sabía que estaba despierta. Mi rostro estaba magullado. No había otros exiliados con nosotros. Mi mano empujó y golpeó algo frío y duro. Tomé inventario. pero todo estaba atornillado. gracias a mi alma. El bote comenzó a ralentizar. Podía sentir a Phoenix en algún lugar por encima. Me estremecí. era espeluznante él conocía todas mis tallas. Phoenix había dejado una muda de ropa y mientras que no quería darle la satisfacción de ponérmela no quería tener que luchar en el vestido rojo que todavía llevaba puesto. aunque no sabía cuánto tiempo duraría. Todavía podía sentir que estaba al acecho dentro de mí. Aseguré mi daga alrededor de mi cintura y rápidamente exploré la pequeña cabina para ver si había algo más que pudiera ayudarme. pero funcionaban. . mi daga en su lugar. parecía haber disminuido. pero podía sentir su lejana presencia en todo caso.movimiento. Me tomó un tiempo. Mirando a través de la pequeña portilla parecía media mañana pero de nuevo sentía la certeza de que otro día completo y noche habían pasado desde la última vigilia. Él la había dejado para mí. Phoenix había sido cuidadoso en sus preparativos. un número impresionante.

Phoenix estaba sentado en un banco de plástico envuelto alrededor de una mesa blanca cuadrada. Había rodado el casco amenazadoramente. ocultando algo horrible. Di un paso hacia el vaso de agua antes de sacudirme a mí misma fuera de eso. y luego.Después de esperar tanto tiempo como para arriesgarme. Miré mis alrededores. Dibujado en la parte superior del mismo. . Una hoja grande delante de él. Ahora bebe —ordenó. Levantó un hombro. Estábamos frente a la costa. El océano era un rico azul increíble. subconscientemente palmeándome a mí misma. Un mapa. tu cuerpo conserva su fuerza y los recursos. una pequeña mirada de diversión en sus ojos. —Ocupados. mi voz ronca y mi garganta seca como lija. escogiendo la pajilla más larga para decidir. un gran triángulo invertido cuidadosamente acomodado con otro más pequeño dentro. que era tan oscura como el alquitrán y poco atractiva. —Mientras que estés bajo control. pero aún podíamos ver Santorini en la distancia y la cima de sus acantilados blancos reflejando el sol. —Este es tu cuarto día conmigo. entrecerrando los ojos por la luz del fuerte sol. Definitivamente estaba más delgada. del tipo que por lo general solo se ve en las películas. pero pensé que era más un resultado general de los últimos meses. —Él me miró. excepto por el agua rodeando el barco. con la misma rapidez. —¿Cuánto tiempo he estado durmiendo? ¿Por qué estoy aquí? —Tomo una jarra que estaba a su lado y me sirvió lo que parecía agua en un vaso vacío. deslizándolo en mi dirección. El ahogamiento es incómodo. muy por debajo. No a muchos de ellos les agrada el agua. Ser inmortal y estar atrapado en el fondo del océano aún más. me dirigí a la cubierta. fijada al suelo. —¿Dónde están tus exiliados? —pregunté. —¿Cómo es que no he muerto de hambre? —le pregunté. volvió a sus papeles—.

¿Eso era lo que Lincoln estaba haciendo? —dijo. —¿Por qué estoy aquí.—No. No tengo ni idea. ¡Con un poco de suerte estará esperando por ti con una gran fiesta de bienvenida! Phoenix me estudió por un tiempo. . ¿Qué van a hacer para detenerme? —Él presionó con tanta coacción como pudo ante la pregunta. realmente yo fui la persona incorrecta para llevar! Ni siquiera me invitaron a la sala de guerra. —Si estás sedienta. Me reí brevemente. Phoenix? —repetí. Necesito saber lo que están planeando. —Estudió el mapa otra vez y golpeó su pluma sobre la mesa—. frustración escapando de su tono y mostrándola en su gruñido. Violet. está de acuerdo contigo. Te dejé traerme pero no creas que puedes influir en mí sin mi permiso. —Realmente no sabes. no necesitando un recordatorio de que Lincoln había estado ocultándome secretos. él había estado tratando de leerme y vio que no ocultaba nada. Estoy seguro que Griffin tratará de poner en marcha algún tipo de ataque tan pronto como lleguemos al volcán. solo que no es Griffin quien tiene la última palabra en este momento. No era una pregunta. —Dejarte fuera del circuito fue inteligente. Le voy a dar eso. Pero si conozco a Lincoln. Parpadeé. —¡Bueno. Se encogió de hombros. —¿Qué quieres decir? Tiró su pluma ahora y se sentó de nuevo. ya sabes dónde está. —Déjame adivinar. una vez más.

enderezándose. Se limitó a sonreír. Pero mantuve mi concentración. pero hay cosas en estas aguas que se mueven mucho más rápido hoy en día. buscando en mis bolsillos por mi teléfono. —Podría. Entonces. —Soy una buena nadadora. me golpeó en la cara. —Puede ser.—Necesito tus servicios. Antes de pensarlo más le di un rodillazo en la ingle y me moví a una mejor posición defensiva. —Bueno. al pensar que podía detenerlo desde el interior. Él no dudaría en hacerme daño si servía a sus propósitos. Irrumpí hasta el borde de la embarcación. como un relámpago. Phoenix se dobló de dolor. Giré pero él ya estaba allí. podría ser mi única oportunidad. a pesar de que trató de reírse de ello. Además. —Está bien. Pero no lo creo. pero con él y yo solos así. —¿Más amenazas dramáticas? Lo miré y empecé a escalar los cables de acero. Los dos estábamos despiertos ahora. Sabía que tenía razón sobre el agua. entonces —dijo. de repente teniendo serios segundos pensamientos. especialmente si estás sangrando. Mantuve mi posición. antes de recordar que él lo había tomado. sabes qué. La amenaza era alta y clara. —Me estoy yendo —dije. ¿puedes hacer las cosas por ti mismo? —dije. Luchar en un pequeño barco es un reto. Cada vez que te mueves te encuentras con algo duro. Empecé a buscar una salida. el estar en este pequeño bote me estaba haciendo sentir claustrofobia. inclinándome sobre la barandilla. Yo era fuerte y . ¿Cometí un gran error viniendo con él? Tal vez. a la vez fuertes.

como si estuviera perplejo—. forzando la pierna hacia atrás en la rodilla antes de dejarla caer.. Pensó que me tendría fácilmente. luego alejándome de él lo suficiente para asegurar que mi siguiente patada le diera al costado de las costillas. perezoso en su defensa. Cuando se movió para proteger la zona. sabiendo que iba a tratar de acabar conmigo con sus puños. la formación de Lincoln en contenerte y esperar a que el ataque fuera particularmente útil en el espacio confinado. pero me agaché a tiempo. su expresión cambió. Me estremecí. Entregó una fuerza al golpear mi estómago.táctica y usé todo lo que tenía. haciendo contacto. —¡No sería la cosa más inteligente que puedes hacer en este momento! . Me levanté rápido. golpeándolo mientras regresaba. Se agachó encima de mí. mi rodilla se levantó. uno de mis pies en su agarre. —Bueno —se maravilló. golpeándolo con fuerza en la barandilla y dándole una buena vista de las oscuras aguas. pero estaba clavada boca abajo. Ahora. Él llegó peligrosamente tomando la cubierta y el exiliado en él rabió. sin pensar. Cuando por fin conseguí una patada a su estómago. para golpear su cara. Mi espalda estaba con espasmos del horrible dolor. alimentado con un sentido de orgullo y superioridad. se sentó encima de mí. Eso. Pero esquivé sus golpes de manera limpia y los regresé. que me tiró hacia atrás mientras me agarraba del brazo y me hacía girar para que su siguiente tiro fuera a la parte baja de mi espalda y me hizo caer en mi cara. —Y eso… Dio un puñetazo en la cubierta del barco. Me moví hacia adelante. Phoenix era engreído para empezar. Agarró mi pierna. pero no paré. Luego. Pero Phoenix era demasiado rápido. tomó más tiempo de lo que esperaba. la quitó y giró tan duro todo mi cuerpo hasta que me quedé retorcida en el suelo.. Me retorcí bajo su peso. la lucha comenzaba realmente.

que fuera al ataque. bastante. tres exiliados serán traídos ante ti y los regresarás cuando te instruya. unos minutos más tarde. —¿Tenemos un acuerdo? —Sí. Sospeché que estaba o bien . Phoenix podría ahora. Apreté la mandíbula. pero no los invitó a bordo. querer matarme aún. además de media docena de exiliados. él parecía controlarse a sí mismo y su respiración se normalizó. casi sin respirar.Podía sentir el temblor corriendo a través de él mientras me mantenía apretada. Olivier estaba en él. sino que también terminaré lo que empecé con Steph. por cualquier razón. y cerré los ojos. esto es lo que se va a hacer. Me pregunté si era realmente miedo al agua o si era solo una excusa del por qué los había estado manteniendo alejados. —Ahora. —Y si no lo haces. hasta que su cuerpo cubrió el mío y su boca estaba en mi oído. Era su cautiva y él quería claramente probarlo. Otro bote de velocidad apareció poco después. —Se inclinó sobre mí. Phoenix empató su barco a la parte posterior del nuestro. En unos quince minutos. no solo estaré obligado a hacerte daño. —Te doy mi palabra. haciendo una mueca bajo su peso. ¿Lo entiendes? —¡Nunca! —escupí. Me quedé inmóvil. tres atados fuertemente con montones de cadenas de metal. Para mi sorpresa. Cuando habló. La espera puede ser peor que cualquier otra cosa en el mundo. su voz fue uniforme. pero mataría a Steph y cualquier otra persona que me importaba si tenía que hacerlo. Esperé a que hiciera algo. tirando junto a nosotros.

De hecho. como si estuviera contento de destruirlo. —¡No puedo solo ejecutarlo! —supliqué. Olivier empujó al primer exiliado en nuestro barco y sobre Phoenix. Pero Phoenix solo empujó al exiliado más cerca de mí.. extraña. Tomé mi daga en la mano. asegurándose de que entendía que lo que me estaba diciendo era verdad. . y hablando en voz baja para que el otro bote lleno no pudiera oír. Después de ser instruido de manera cortante. Los necesitaba. —Regrésalo y arrójalo al agua antes de que él se haya ido. Las viola hasta que no hay vida en ellas y luego quema sus cuerpos. Phoenix parecía tomar cada oportunidad que podía para destruir a un exiliado. Phoenix sostuvo su mirada en mis ojos. —Absolutamente —dijo Phoenix con un gruñido. cuanto más pensaba en ello. pero también los despreciaba. —Él mata solo a mujeres. quien lo jaló más cerca.protegiéndome de alguna manera extraña o replanteando su derecho sobre mí. ¿Significa eso que todavía hay esperanza? Arrastró al exiliado hacia mí. La forma en que Phoenix lo manejó era. forzándolo a ponerse de rodillas. ¿Seguro que deseas a estos? —preguntó Olivier. Incluso ahora. moviéndose más cerca a sí mismo al mismo tiempo. asando su cena en las llamas. con una especie de desprecio. ¿Por qué está destruyendo a los más crueles? ¿Eso es un requisito del sacrificio? No lo creo. Ni siquiera lo había considerado. preguntándome por qué no se me había ocurrido usarla cuando había estado luchando con Phoenix. —Estos son tres de nuestros más fuertes. De no más de veinte años..

Viajábamos a los puntos del triángulo exterior.Cuando conduje mi daga al corazón del exiliado. Sin decir una palabra. Se tambaleó hacia atrás. Eso fue suficiente para mí. Lo saqué y lo tiré al agua según las instrucciones. de todos modos. Pero aun así. no me sentí tan mal como pensé que lo haría. Cuando el último exiliado había sido tomado y el bote de Olivier se dirigió hacia la tierra. tomándolos de sus padres para pedir rescate y luego entregándolos de nuevo después. tirando profundamente de su captura antes de desaparecer por completo. Phoenix puso en marcha el motor y nos llevó en línea recta hasta el segundo sitio de sacrificio. Sentí poco remordimiento por regresar a esos monstruos. era el peor. no estaba dispuesta a arriesgar la vida Steph con otro retraso. De hecho. ¡Tú nunca me romperás! . Quienes fuera que acechaban en las sombras se abalanzaron rápidamente. el agua se oscurecía alrededor hasta que tiré por la borda al exiliado muerto y algo siniestro se movió en sus profundidades. En piezas. no había esperado que lo hiriera. Lo maté rápidamente. no de esa manera. El segundo exiliado tenía como objetivo a los niños. por la mirada en los ojos de Phoenix. forzando mi mano para llevarlos a su final y usando su desaparición para ayudar a liberar algo aún peor. tragando por completo a su víctima. simplemente parecía tener envidia de que fuera la única que tenía que regresarlo. Tres a mano de la orden más alta. No tener destino podría ser demasiado horrible para ellos. —Nunca serás tú. El tercero. Lo había golpeado por lo que él sabía. envolviéndose alrededor del exiliado como seda maldita. Cada vez que nos deteníamos. No me dijo lo que hacía. Con cada embestida de mi daga adiaba a Phoenix por obligarme a hacer esto. me sentí casi con derecho. Miré el mapa otra vez. volteé hacia Phoenix y lo golpeé en la cara con la empuñadura de la daga.

Tres a mano del corazón del hombre. créeme. Tres habían sido hechos. —Lo haré de nuevo si quieres —dije. Me enamoro de ti. —Un hombre enamorado —dijo. él mandó abajo mi cabeza.. —Negó con la cabeza. no podía cambiar eso. ellos todavía tendrían una oportunidad. Si podía detenerlo ahora. Sé dónde está establecida tu emoción y quien tiene el poder de romperte. preguntándome si este sería. y rápido. —¿Quién es el corazón del hombre? —gemí mientras mi visión se ponía borrosa. hice los sacrificios. sucedieron dos cosas: Gemí el nombre de Lincoln.. Caí de rodillas y luché por aferrarme a la conciencia. podría haber sido todo el bote. Todo el tiempo. —Se limpió una gota de sangre de su labio. más para sí mismo que para mí—. si este sería el momento en que sus intenciones cambiaran. Había hecho como había mandado. Incluso no vi lo que fue.Se puso de pie recto. Se necesitaban seis sacrificios. Con toda la fuerza que mi poder podría traer. niebla amatista me rodeó al instante. Violet. Pero te doy las gracias por el recordatorio. Sé que no soy yo. insté a remitir con toda mi voluntad para detenerlo. . incluso cuando no estás cerca. El amor nos matará a todos. Y mientras mis ojos se cerraban. Tomé una decisión rápida. Pero Phoenix fue listo. —Podrías intentarlo. pero todavía había tres más. Mi valor para él estaba disminuyendo rápidamente. —Oh. no conseguiría otra oportunidad. y vi caer una del ojo de Phoenix una lágrima. puño o arma. Él estaba en lo cierto. Lo sé.

. El ángel era rápido. Mi estudio de arte se sentía diferente y me di cuenta que no estaba segura si esto era mi estudio. nuestras sombras fatales que caminan por nosotros a pesar de todo. Creo que recae solo en más de uno. en absoluto algo más. nuestros ángeles son. ¡Hay que detenerlo! —reforcé. ahora mirándome—. Sentí una oleada de ira hacia él. Es más fuerte que yo.Traducido por Itorres (SOS) Corregido por Lizzie Wasserstein "Nuestros actos. —Necesitas ayudarnos —dije. La misma lluvia lúgubre que siempre caía en mis sueños. —No podemos intervenir —dijo simplemente. —¿Qué hago? —supliqué—. pero ahora estaba frente a mí y en sus ojos. desorientada y fuera de lugar—. más rápido de lo que podría seguir. repiqueteaba contra el cristal. un fuego dorado brillaba. ¿A él incluso le importa lo que nos pasaba? —¡Pero él es suyo! ¡Ustedes lo crearon! —¿Lo creamos? —respondió. Jhon Fletcher M i ángel creador caminó a su ventana. No sé cómo detenerlo. mi hogar. apoyando una mano sobre mi mesa de trabajo. para el bien o para el mal. Me dolía la cabeza desde donde Phoenix me había ceñido.

Ella era única por su cuenta y su hija mostraba signos de serlo aún más. —¿De qué estás hablando? —Semangelof no debería haber confiado esta tarea solo a uno. Una. la otra que quedó con ella en la muerte. No podía luchar en modo alguno. como la vida. sin expresión mientras estudiaba las gotas de agua que corrían por el cristal. dos entregarte a tu destino.. que dejó para ti. Hubiera sabido si ella había usado una pulsera . él estaba de regreso en la ventana. persuadiéndolo a continuar a pesar de mis crecientes mareos. Él fue imprudente. Una entregarte por su vida. Un acuerdo fue hecho. —Tu madre.. ¿Cuál fue el trato por mí? ¿El cielo? —Tenía dos condiciones. —Hizo una pausa. —Tú la necesitabas —dije. No había creído que podría pensar menos de mi madre hasta esta mañana—. Si no fuera por estas cosas. Al menos ella era lo suficientemente sabia para tener algo con que negociar. la muerte y más allá de todo. —Sí. —¿Quiénes eran? —No puedo revelarlos.. Su hija no habría sobrevivido a la recepción de una esencia como la mía. atrapado en un repentino recuerdo—. —Eso no puede ser verdad —dije..—¡Tú eres yo! ¡Él no es más fuerte que tú! Todo mi cuerpo se estremeció con el dolor y el miedo. Osada para exigir lo que no puede ser. Tú eres como ella. No era solo más que aterrador.. no obstante. era mucho más. —¡Yo era su convenio! —La verdad era imperdonable mientras se hundía. —Me miró de manera extraña—. que usara una muñequera hasta su fin. ella se impuso. pero. así tan rápido. Difícil. solo que le pedí a ella. Entonces. no quería que ninguna parte de esta conversación fuera real.. Su pena se hizo grande y su sacrificio prestó su mayor fuerza.

Comenzó a acercarse a mí. que estaba ardiendo bajo su escrutinio. no me importa lo que hizo mi madre. Ella se ha ido. Di un grito ahogado. y por lo que a mi concierne. esta vez más lentamente. —Lo estaba desafiando. Si lo supieras. hasta nunca. Mi ángel me miró. sin embargo. Puse una mano en mi cabeza. ángel-del-que-nunca-sabré-el-nombre! ¿Ves un montón de pensamientos felices rodeándome? —Tal vez lo tienes todo y simplemente no puedes verlo. La sangre se filtraba a través de mi parte superior. —¿Por qué decirme esto ahora? —pregunté. —Y. la banda se quedó con su espíritu. un fuego mío ahora ardiendo en mi mirada. Di un paso hacia él. lo es. ¿Y qué podrías saber? No tienes ni idea de lo que significa ser humano. Sabía que no debía mostrar ese tipo de debilidad frente a él. Negué con la cabeza y casi reí. harías algo. con los ojos todavía ardiendo con fuego dorado. . Una vez que murió. sí. él no iba a decirme. —Sí. no su cuerpo. impulsándome a seguir su mirada. frustrada.cuando murió… Papá habría dicho algo cuando vio la otra que dejó para mí. Pero no a ti. Algo pasó sobre su cara. Antes de que pudiera detenerme a mí misma había dado un paso atrás. —Sientes que no tienes nada. —No era una pregunta. —Lo que sea. era real. sin embargo. Mi otra mano se extendió abierta. —Él me está matando. —Porque creo que ahora podría ser el tiempo para prepararse. —Matando. —¡Observa muy bien. No podía sentirla.

Dio otro paso. esta vez no me moví. me preparé para ir a través de ella. —Ya lo tengo —dijo. orgullo.. En lugar de eso. . Me golpeó en la cara antes de que pudiera reaccionar. al final. alcanzándome otra vez. hace mucho tiempo. la intriga. hijo del hombre. Las comisuras de su boca se torcieron. hijo del soldado. el golpe tan feroz que mientras volaba hacia la pared posterior de mi estudio. Al principio pensé que esta vez no le divertía pero era algo más. mis manos temblando mientras miraba la sangre.. No entiendo. —¡Entonces ayúdanos! —supliqué. sacó la daga de su fajo y untó mi sangre en la cuchilla antes de devolverla a mi lado. —Le dimos a los humanos un mantra. hijo del ángel.. se puede ganar la guerra. Su mano se movió a mi estómago y la recubrió de sangre chorreando. tal vez. Te lo doy a ti ahora porque. su brazo ahora la pata de un león. Abrí los ojos. no es necesario para la batalla si.. o incluso.

Incluso en mi estado maltrecho. Pude ver el por qué. sentí una oleada de rabia de que se hubiera tomado esa libertad. Estábamos afuera. Estaba en sus brazos de nuevo. desde muy lejos—. Un vestido plateado hasta la rodilla. Podía sentir a los exiliados. ¿Cuánto tiempo me había desangrado ya? Estábamos en el borde del cráter principal. Me concentré . hacía un dramático telón de fondo para la sangre. ¡Vas a matarla! Mi cabeza dolía y mi cuerpo se sentía flojo. Eso solo empeoraría las cosas. El cielo era todavía azul. Podía oír los sonidos del océano. el agua salada del mar y algo más… azufre. Estábamos en Nea Kameni. El volcán.Traducido por âmenoire90 Corregido por Lizzie Wasserstein "Nadie va a ser liberado de prisión hasta que haya pagado el último óbolo”. Pero también a los Grigori. traté de concentrarme en mi entorno. igualmente en gran número. Podía sentir a los exiliados directamente detrás de nosotros. Estábamos en algún lugar alto. demasiados. No está bien. Cuando me esforcé por ver a quién pertenecía la voz que sonaba tan familiar. pero razoné que ya debía ser la tarde. meciéndome como a un niño y vistiendo algo diferente. Muchos. casi saborear. Lucas 12:59 E l dolor era intenso pero contuve el grito alojado en la parte posterior de mi garganta. —¡Deja de desangrarla! —gritó una voz. podría oler. pero solo unos pocos. colgando. mi brazo cayó pesadamente a mi lado. Mareada.

—Lo siento. Dejé que mi cabeza cayera hacia atrás de nuevo y fue entonces cuando los vi. Phoenix no estaba hablando sobre mí. No solo una conexión del alma. el humo negro levantándose desde el cráter se aclaró lo suficiente para que consiguiera un vistazo. Él sabía que mi ángel había interferido. Estamos en guerra. Sus ojos eran tan oscuros. Phoenix. —¡Entonces sugiero que no te demores! —contestó Phoenix. pero estaba demasiado débil. Parecían estar flotando en la base del volcán. sosteniéndome como a una muñeca de trapo—. No le queda mucho. sino amor. lanzando a su víctima rápidamente hacia el volcán. Tres al fuego para provocar su destino. Un hombre enamorado. Levanté la vista hacia su rostro. Lincoln parado delante de un exiliado. Luego sacudió la cabeza. para atraer la corriente. El humo se levantó y jaló a su presa. al igual que el mar había engullido mis ofrendas anteriores. ¿Se dio cuenta que yo había completado la primera mitad? . —¡Un poco demasiado tarde! —me susurró de vuelta. Tres al agua. tan tristes. —Hice una mueca. ¿Era eso posible? ¿O Phoenix acababa de hacer un error vital? Lincoln condujo su espada dentro del primero de ellos. Ya luchando. encadenado y atado al igual que los tres que había sacrificado. —Alguien ha estado ocupado. daga en mano. A mi izquierda y derecha otros dos exiliados estaban colocados con las mismas restricciones completando el triángulo. sorprendido de que estuviera despierta.durante todo el tiempo que pude para encontrar al resto. Saltó. —¡No! —traté de gritar. Tendió sus brazos.

Se estremeció cuando toqué su mejilla. el humo aumentó y luego pequeños copos como nieve gris se dispararon afuera de la abertura y flotaron hacia el suelo. —¿Tienes alguna idea de lo que estás haciendo? —le pregunté en voz baja. bloqueando al sol por completo. Seguí la nube oscura mientras se desplegaba como el humo de una explosión nuclear y luego se extendió hacia afuera. Me acerqué a él. Ahora era tan oscuro como la noche. Ceniza caerá. Spence a su lado. . —Sé que no vas a matarla. que sopló una nube de oscuridad desde las profundidades. —Tiene razón. sabiendo que me escucharía. pateándolo hacia el aleatorio volcán. »Estoy creando un nuevo mundo. —Sí —respondió Phoenix. —Ya lo haces —respiré. —Los hombros de Phoenix cayeron mientras me hablaba—. sus caras sombrías. Despierta Tártaro y cubre el día. Griffin estaba pie en el borde del cráter. mi mano cubierta de sangre. mis dedos deslizándose débilmente. reforzando sus creencias. ¿Te crees que soy tan estúpido. hasta lo alto en el cielo.Miré más allá de Lincoln. dijo de vuelta—. Para ocultar sus ojos y los rayos del cielo. haciendo una pausa para volverse hacia nosotros. Pero. a través del dolor. Pero eso ya lo sabías. parecían estar ayudándolo. Lincoln se movió hacia el tercer exiliado. ¿Estás tan seguro que vas a arriesgarte? Lincoln regresó al último exiliado. Lincoln repelió al segundo exiliado y lo tiró al volcán. más fuerte. Phoenix? ¡Tú la amas! Phoenix lució aturdido. por supuesto. —Y luego. en todo caso. El suelo vibró. custodiándolo. pero no podía ver su rostro con claridad. Uno a donde pertenezca —continuo Phoenix como recordándoselo a sí mismo.

Sonrió. Una vez que me haya ido. me puso sobre mis pies y sacó mi daga de su vaina. Tártaro se agitaba con anticipación. dejándome colgando sobre el cráter y su ondulante humo caliente. recitando la profecía. —¡No hagas esto! —jadeé. —Estoy dispuesta a morir para detenerte Phoenix. Su vista se detuvo en mí por un momento. a cambio de uno —dijo Phoenix. La herida estaba cerrándose y el dolor retrocedía pero ya estaba tan débil que se sentía como si ya no tuviera sangre para dar. Pero de alguna manera no creo que eso vaya a suceder. inestable.—¡Phoenix! —rugió Lincoln. Griffin y Spence comenzaron a correr hacia nosotros desde la otra dirección. la arrojó al volcán. los dedos de mis pies aferrándose para un punto de apoyo. Lincoln te regresará. —¡Espera! —Recorrió mi daga por mi brazo. Lincoln. Podía sentir el momento en que empezaba a sanarme de nuevo. gritando—: ¡Tu pago ha sido hecho por mi mano! ¡Entrégala! . De donde mi ángel creador untó mi sangre. Colgaba sobre la boca del volcán. Mantuvo el agarre en mis manos y me balanceó ampliamente. Se arrodilló y colocó mis manos en los bordes rocosos del cráter. cortando una herida y cubriéndola con su propia sangre. Lo vi empezar a moverse. —¡Phoenix! ¡No! —Sonó un grito desesperado. Entonces. Con eso. asegurándose de que tenía un buen agarre. —Seis a la tierra. y parpadeé a la vista de mi espada cuando vi que era roja. mientras por debajo de mí. pero el cráter era grande y él estaba sobre el otro exiliado. —Lo sé. Tropecé. Luché para aferrarme a la conciencia.

ya luchando. pero sé que los enviaste hacia nosotros. ¡Los controlas incluso mientras los usas! Todo lo que has hecho. Podía sentir a los exiliados moverse y me dejé caer hacia mi otro sentido. viendo hacia el campo de batalla que había creado. desapareciendo en la oscuridad. muchas aterradoras. Podía sentir las armaduras. llegó a mí primero. Su boca se abrió y me miró con absoluta sorpresa. mi experiencia escalando rocas estaba dando sus frutos. Luego despegó. Estábamos en la parte superior. . Violet. lo has hecho para pertenecer. pero tenía un buen agarre por ahora. —¡Eso es humano. algunas desconocidas. algunas horribles. Dile a tus guerreros de la naturaleza que voy a hacer lo que pueda. —Es demasiado tarde. aunque todavía me estaba resbalando. Lincoln era más rápido que Spence y Griffin. Los exiliados estaban por todas partes. Aguanta. —¿Crees que el humano se ha ido? —le grité con un repentino estallido de fuerza—. ajustando mi agarre en las rocas.Se agachó hacía mí. el viento estará de su lado. alrededor del cráter. Phoenix! ¡No es el humano en ti lo que se ha ido en absoluto! Casi podía oír sus latidos tartamudeando y luego hacer una pausa. pero sus palabras susurradas y su tristeza. —Mantendré mi palabra. Mi espíritu se levantó de mi cuerpo y miré abajo sobre la boca del infierno. Estás tan equivocado. mientras todos los demás se desplegaban alrededor de la base. moviéndose como el viento. Los exiliados solo quieren destruir y tomar el poder. él ya casi está aquí. así los regresaríamos. permanecieron. Estaba tan caliente con el humo que mis manos estaban mojadas por el sudor y no podría arreglármelas por mucho más tiempo. Podía oírlos venir. Los ojos de Phoenix estaban muy abiertos mientras se levantaba.

extendiendo el brazo—. Esta es la única manera de detener a Phoenix. Abrí mi boca para decirle adiós.Entonces sentí el calor de mi gente. Sería más fácil para todos ellos. ¡Toma mi mano! El volcán rugió. pero antes de que pudiera dejar que mis manos se deslizaran de su rígido control sobre el borde. Estaban protegiendo al resto del mundo a partir de este sitio. Un escudo. El volcán estaba preparado para hacer erupción. Miré hacia arriba. pero mis manos estaban empezando a deslizarse. Tenía demasiado poder sobre mí. Tuve que mirar hacia otro lado. Pero. a largo plazo. El uso de lo que Phoenix había llamado "visión" solo había tomado un segundo o dos. —¡No. Tenía que verlo por última vez. pero no me dejó hablar. pero todavía no podía detenerme. Violet! —La voz de Lincoln era fuerte e inquebrantable. deslizándose en la tierra por encima de mí. Al menos una docena de barcos rodeaban la isla y vi el destello de algo uniendo a cada uno. Me tomó por sorpresa. Estaba tan débil y tan cansada. Un aliento de fuego se disparó y no pude contener el grito cuando las llamas arrasaron hasta la parte posterior de mis piernas y cuerpo. ¿De dónde habían venido todos? Volví a mí misma. ¡Mírame! No era coacción. Phoenix tenía que ser detenido. rodeando el volcán. los Grigori. ¿serían capaces de ocultar el humo y la oscuridad o lo que aún estuviera por venir? Debía de haber más de un centenar de Grigori. mis ojos derramando lágrimas de dolor y comprensión. Lincoln extendió su propio brazo seriamente quemado y agarró uno de los míos. Dejé que mi otra mano se deslizara de la roca y colgara suelta. Grité de nuevo. Sobre todo para él. Te. algunos luchando en el volcán y muchos en su perímetro y en otros lugares. abrasando mi carne. Se inclinó sobre el borde del volcán. Me había demostrado una y otra vez que no podía luchar en su contra. —¡Violet! —gritó Lincoln. Sentí la explosión debajo. »No. Atrevas. .

Saltaría tras de mí. Eres la cosa que me aterra de mí mismo. te amo tanto que no puedo confiar en mí mismo. el dolor era mucho peor ahora. Era malo. Linc! ¡Puedes luchar contra él sin mí y entonces serás libre! Me miró como si estuviera loca hasta que apretó su mandíbula con determinación. —¡Es mejor de esta manera. —Joder. te temo porque conozco el riesgo pero soy tan egoísta que te deseo de todos modos. —Hueles como el rocío de invierno en la primera hora de la mañana y cuando utilizas tu poder se siente como estar sumergido en la crema de vainilla más embriagadora que me pierdo en ella cada vez y.. Violet. No pude contener los gritos y me colocó boca abajo en el suelo.. joder. Ni Griffin. ignorando el hecho de que mi mano todavía se le escapaba—. solo por un momento contigo siendo mía. pero él se aferró. Forcé mi brazo suelto y lo agarré. —Joder. la gravedad de mis quemaduras se hizo evidente. te daría mi alma en un instante. porque. intensos de deseo y sabía que estaba diciendo la verdad. inclinándose más hacia la apertura. Pero continuó. Tan impresionante en ese vestido de la otra noche que casi no podía mirarte. Lincoln nunca usaba esa palabra.. —Oh. . y estabas hermosa —espetó. Me levantó para sacarme y mientras lo hacía. tomándonos a ambos por sorpresa. por dentro y por fuera. me dolía tanto..»Si te dejas ir. Grité de nuevo. ¡voy a saltar allí contigo! Mi mano se deslizó en su agarre e hice poco por detenerla. renunciaría a todo mí poder por ti. Moriría por ti. Mi mano seguía deslizándose mientras miraba a sus ojos. Desearte me consume. Te tomaría a pesar de que eso podría matarte. incluso si eso significara que tengo que pasar la eternidad en tormento.

Quiso decir cuando no podía usar mi daga. No era tan líquida y cálida esta vez. siendo cuidadoso de donde tocaba. Esplendido. ¡Esta cosa está a punto de explotar de verdad y no queremos estar aquí arriba! La sensibilidad regresó a mis piernas. Acunó una mano alrededor de mi cara. No. Puedo luchar. —¡No tenemos tiempo! —dijo Spence. Lincoln me ayudó a levantarme. Luego se quitó la camiseta y comenzó a deslizarla por encima de mi cabeza. tan rápido y fuerte como podía. Pero sabía que iba a seguir adelante sin importarle nada. intensificando el dolor de las quemaduras en el dorso de mis muslos y pantorrillas. Cuando lo miré con curiosidad simplemente se encogió de hombros. Me empujé hacia mis rodillas. Sentí lo peor del dolor ceder. Podía oírlo jadear. Yo luchaba contra ellos. Asentí con la cabeza. —Quédate a mi lado. mientras que Lincoln trataba de sanarme—. —Está bien. pero no tengo una daga. pero fue esa tercera vez. —La mayor parte de tu vestido se ha derretido hasta tu espalda. Él y Griffin habían estado luchando contra los exiliados. Empecé a temblar incontrolablemente. manteniendo tanto amor.Spence lo decía bastante. sus ojos parecían decir mucho. Miel y crema. —¡Necesita ser capaz de luchar! —gritó Lincoln. con urgencia. Como en los viejos tiempos. . tratando sin éxito de contener las lágrimas. Lincoln estaba trabajando su poder sobre mí. luego se lavó a través de mí como una inundación. esta vez me envolvió. la que me inclinó sobre el borde. él los regresaba.

Vamos. Escuché a Josephine responder y él repitió el mensaje. Griffin estaba hablando en una radio de dos vías. —No podemos creer nada de lo que él diga —desestimó Griffin. Lincoln apoyándome. Phoenix les dijo a los usuarios de la naturaleza que el viento estará de su lado. —No quiere que todos mueran. aunque no sé lo que eso significa exactamente. mi voz captando que estaba muy feliz de verlo—. todos cubiertos en ceniza y sangre. . Asentí. Fue parte del trato. —Griffin —dije. podemos —dijo Lincoln—. Sacrifiqué a los tres al agua. Lo mantendrá. necesitamos movernos. Haraldur Sigurdsson S pence se adelantó para interceptar al exiliado acercándose a nosotros. solo la quiere de regreso. tres al agua no puede ser bueno. Si los tres al volcán hacen que haga erupción.Traducido por Jessy Corregido por Lizzie Wasserstein “Los aterradores ruidos que brotaban de algunos de los volcanes se pensaba sin duda que eran los gritos de almas atormentadas abajo en el Infierno”. Era como La Noche de Los Muertos Vivientes. —Hay algo más —dije. —Estamos preparados para eso. Griffin sonrió. No era una visión agradable. intentando mantener mi propio peso—. —Sí. llevándose la mayor parte de mi peso mientras me recostaba en él.

Lincoln absorbió el peso del ataque.Era una orden y la seguimos. excepto nosotros. pude ver lava rodando por el volcán hacia nosotros. encontrando a Samuel. mi ángel creador. Kaitlin. Cada momento desgarraba la carne en mi espalda y luché contra la necesidad de desmayarme desarrollándose. Recuperamos el ritmo y cuando nos acercamos a la escena de batalla a sus pies me di la vuelta para ver un rayo de fuego líquido lanzarse desde la apertura del volcán hacia el cielo de la tarde que estaba oscuro como la noche. pero me instó a seguir. —¡Necesitamos movernos. Lincoln miró sobre su hombro. y me las arregle para derribar a aquellos que sobrevivieron antes de que él interviniera y los regresara. pero solo tuve éxito en detener a algunos hasta que Lincoln se hiciera cargo. no venía antes de mi decisión de destruirlo. Lincoln. flanqueados por Griffin y Spence. Detrás de nosotros. Saltamos hacia la mezcla de exiliados y Grigori y no sé de dónde vino. Pero Phoenix ya se había ido. Cuando nos vimos unos a los otros rápidamente nos reunimos. Todo este campo de batalla había sido arreglado para enmascarar su huida. el volcán comenzó a retumbar. Fue entonces que noté que todos los demás Grigori habían abordado los barcos. Estaba a punto de hacer erupción. de la adrenalina. Todo el tiempo. Miré hacia todas partes para encontrarlo. formando un círculo y poniendo nuestras espaldas entre nosotros para ganar la ventaja sobre nuestros oponentes. sabiendo que a pesar de que mi elección fue vivir. Maniobramos nuestro camino hacia el centro del campo de batalla. —Las flamas rugirán y se lanzarán al cielo —dije. derribando a los exiliados que se interponían en nuestro camino. No teníamos mucho tiempo. gente! —gritó Griffin nuevamente la instrucción. Un par de veces intenté utilizar mi poder para paralizarlos. vamos! . Nathan y Becca todos luchando con fuerza. pero reuní una reserva de energía. —¡Vamos. Lado a lado luchamos Lincoln y yo.

—Lo sé. ahogándose. Nuestros botes ahora se encontraban posicionados en una fila entre el volcán y Santorini. luego dio la vuelta. pero seguían luchando salvajemente. mientras nos acercábamos al bote. presumiblemente llenos con los exiliados restantes. condujo su daga hacia su pecho. lanzando exiliados al agua. Me lanzó una mirada. —¡Griffin! —gritó Lincoln—. ignorando mi grito de dolor. una pequeña sonrisa traicionando su exterior de acero. —Los Renegados —respondió Lincoln. Esperando por ellos. . No personas. saltaban a bordo y nos alejábamos de la orilla. me levantó en el mismo movimiento. Tenemos que abordar. Veían venir la lava también. como nosotros. luchando contra los delirantes exiliados. con las manos levantadas. Ambos nos dimos la vuelta y observamos cómo los últimos de nuestro grupo. entre golpes con los exiliados que tenía bajo control. uno de los botes explotó. a toda velocidad hacia Santorini. necesitando ser los más sanguinarios y creyendo que prevalecerían. y.Como un grupo mantuvimos el círculo. y corrió hacia el bote. Me echo un vistazo breve. —Odian el agua —dije cuando Josephine paso caminando junto a nosotros. necesitando la matanza. agitando los brazos. Agarró al exiliado con el que estaba peleando. Griffin y Spence. dejando a los exiliados trepando hacia sus propias embarcaciones. estaba segura que podían sentir algo más elaborándose. —¿Quiénes son ellos? —pregunté con incredulidad. Grigori. Los otros botes. pero no pude evitar devolverle la sonrisa. Odiaba que se estuvieran alejando. —¡Ve! —me gritó Lincoln. Segundos después. pero entonces vi la línea de personas en la orilla. Pero no me moví de su lado. sonrió —¿Siempre tienes que ser tan difícil? Estaba respirando rápido y trabajando para mantenerme de pie. Una mujer con una misión. Josephine avanzó hacia la proa. Cuando me bajó.

llorando con cada paso. —Lo siento. le dije a Steph que tú tenías que ser el alto mando y ella descubrió que yo podría ser un candidato para el otro. algo nuevo en su expresión. Será la cosa más hermosa que alguna vez has visto. pero tenemos que movernos hacia atrás —dijo él. —De hecho. pero él solo sonrió. —Hizo una pausa—.—¡Ahí viene ella! —gritó Josephine y. —Tú hiciste esto. porque sabías que iría con Phoenix? ¿O que sabías que “alto mando” se refería a mí. en un efecto domino. Ahora que había dejado de luchar. una persona de cada bote repitió lo que ella dijo al siguiente. sabemos que cualquier otro exiliado . asegurándose de que todos escucharan. pero sabía que iría hacia ti. —Solo observa. Y también sabía que no fue Kaitlin quien te dijo acerca de la bebida de ginseng. Me miró. Lincoln envolvió un brazo a mí alrededor. pero luego asintió. —¿Y el resto? —No podía estar seguro de la intención de Phoenix. —¿A dónde van ellos? —pregunté una vez que dejamos de movernos y pude respirar otra vez. cortándola como briznas de fuego. Después de que te fuiste con Phoenix. —¿Qué parte? ¿Que a propósito no me dejaste conocer cuál era el plan. »No fue hasta esa noche en la azotea que me di cuenta que él no estaba tras la muerte de civiles. no hice todo yo. Asentí. —¿Lo sabías? Puse los ojos en blanco e intenté fingir falsa sorpresa. el dolor solo estaba empeorando. Lloré cuando presionó el algodón de su camiseta en la carne viva en mi espalda. y que “el corazón de un hombre” se refería a ti? La expresión de Lincoln cambió a una de sorpresa. o la última. Griffin lo confirmó. Hice una mueca.

nada de lo que te culparas más tarde. aunque solo fuera sintiéndolo a través de ti. no podíamos correr ese riesgo. —Si él sabía lo que estábamos planeando y no concordaba con sus propios planes podría haberse desquitado contigo o Steph o cualquier otra persona y tú nunca te lo habrías perdonado. . Haces cualquier cosa para proteger a las personas que te importan. Casi me volví loco buscando. Y Phoenix te conoce también. hasta los sacrificios. Detrás de nosotros había más revuelo. —Estuve dormida casi todo el tiempo. —Lo siento… ni siquiera puedo empezar a imaginar…. —Te conozco. Él hizo un gesto hacia el volcán que estaba ahora haciendo erupción violentamente.consideraría eso una prioridad. sin embargo. no creía que escapar fuera una opción tampoco. —¿Y estabas muy seguro de que iría con él? —pregunté. Vi. salvo cuando lo ataqué. Recordé la furia de Phoenix cuando no pudo averiguar más información de mí. Puse una mano en su pecho desnudo. pero cuando me pidió matar a Gressil supe que no podía ser solo para protegerte. interrumpiéndolo. ¿por qué simplemente no me dijiste? —Porque él lo habría averiguado todo. Yo… busqué en todas partes. Tu reacción hacia él llevándose a Steph fue suficiente para que se diera cuenta que podía utilizar esa amenaza sobre ti nuevamente. personas corriendo hacia arriba y hacia debajo de la cubierta. El alivió inundó el rostro de Lincoln y sus manos se envolvieron alrededor de las mías y las apretó. No tenía idea de que te llevaría por tanto tiempo. —Entonces. Se movió para acercarme pero vaciló cuando vio mi cuerpo contorsionarse de dolor. no sabías nada que pudiera ser utilizado contra ellos. pasando las manos por su cabello—. No estaríamos a salvo aquí por mucho. De esta manera. No me tocó. Pero… —Dejó caer su cabeza. Apretó mi mano otra vez. —Aquí vamos.

los remolinos explotaron. La isla entera ahora estaba casi cubierta en ríos de fuego. —“Un oleaje de muerte”… ¡Un tsunami! —¡Ahora! —gritó Josephine. Si esta cosa golpea estamos todos muertos. remolinos comenzaron a arremolinarse.Mientras observábamos el volcán consideré el hecho de que Lincoln había estado controlando toda esta situación desde el momento en que llegamos a Santorini. —Phoenix —susurré. En el agua alrededor de los bordes de la isla. vi que estaba sosteniendo algún tipo de control remoto. lloviendo fuego mientras continuaba saltando desde el borde. En el barco a su lado. creciendo en tamaño. De repente. Cuando miré hacia Griffin otra vez. Ahora podíamos ver su premio: un oleaje en el océano tan grande que no parecía agua sino como si los mismo bordes del mundo se estuvieran acercando a nosotros. generando un impulso y un nuevo tsunami. Zoe alzó las manos ampliamente. con la cabeza hacia atrás. fuentes de agua forzadas a subir desde las profundidades del océano en sucesión de izquierda a derecha. El tsunami se acercaba. —¡Griffin! —gritó Josephine. Otros Grigori empezaron a lanzar algo en los vórtices. la lava surgiendo por las laderas. . el cual parecía como si pudiera comerse nuestra ola hecha por el hombre como aperitivo. mientras que más allá. El viento se alzó. fuegos artificiales de color sangre detonaron de su cima. levantando el frente o el agua incluso más alto. varios otros Grigori que no reconocía hicieron algo similar. a pesar del dolor. Griffin había tenido razón en dejarlo a cargo. El volcán iluminó el cielo. un poder igual de grande sin duda se había estado desarrollando desde que había hecho esos tres sacrificios. El nuevo incremento succionó el agua circundante a Santorini y se trasladó hacia el mar abierto y hacia el tsunami aproximándose. Habían estado utilizando explosivos. Agarré a Lincoln fuertemente. Algo destelló con la velocidad del rayo detrás de nuestra ola. yendo y viniendo tan rápido que era solo un borrón.

obligando a todo el tsunami hacia arriba y hacia el cielo. . Y. El volcán. —¡Hiro! —gritó Josephine. justo como los demás habían hecho. —Con razón están llorando —dije rápidamente. esta vez desde Santorini. El tsunami se estrelló sobre el volcán sin esfuerzo. Josephine hizo explotar las rocas en miles de millones de átomos. no podía negarlo: Phoenix nos había ayudado a salvar Santorini. Sopló fuerte y rápido. Zoe y los otros usuarios de la naturaleza le añadieron su fuerza hasta que tomó los colores de la lluvia que seguramente habrían empapado la isla entera. como un clímax llevado a cabo perfectamente. volando el tsunami y su restante resplandor rojo a un ardiente negro en su camino. hollín acuoso corriendo por su cuello. enviándolos volando hacia nuestra ola. Sujeté a Lincoln. algo que no pertenecía. el viento llegó otra vez. tanto hacia la isla fundiéndose como hacia el tsunami acercándose. como si sintiera la amenaza. —Creo que todos los ojos están bien abiertos ahora. estaba con nosotros. rugió con otra explosión. Josephine gritó otra vez: —¡Ahora! Los peñascos volaron uno por uno hacia la ola mientras el tsunami se estrellaba sobre ella. Griffin levantó la mirada. él y otros dos Grigori comenzaron a coordinar sus poderes para mover grandes rocas desde la parte posterior de sus barcos. El sol apareció entre la oscuridad mientras nos quedábamos en el aguacero. Algo más. Nuestra débil ola. volviendo el fondo del océano rojo. David contra un poderoso Goliath. porque yo ya podía sentirlo. Pero también. En ese momento. Cuando nuestra ola. Vi cómo. estaba a metros del impacto. la lava ahora fluyendo hacia el agua hirviendo. tan pequeña en comparación. Esto era todo.Pero no era suficiente. ahora de frente a una colisión en curso. como si no fuera obstáculo.

Había sido un masivo esfuerzo de grupo y ahora que todo el mundo estaba empezando a converger. Los Renegados habían tomado posición protegiendo a Santorini de los exiliados entrantes y colocando estratégicamente a sus usuarios de la naturaleza. sin embargo. podía ver más de un centenar de Grigori en la isla volcánica y en los barcos y lo mismo de vuelta en Santorini. mientras que otros comenzaban a preparar las notas que serían entregados más tarde. para construir nuestro ejército. Cojeé fuera del barco. Lincoln no había dejado piedra sin remover. Me sentí aliviada de que la lucha entre los exiliados y los Grigori se hubiera ocultado con éxito al mundo exterior. Henri F. algunos enviados hasta las islas de los alrededores para evitar cualquier flujo de los efectos del tsunami. no habían sobrevivido. Lincoln nos explicó que Griffin había comprado un gran número adicional de Grigori de la Grecia continental. mientras veía a los Grigori llevar los cuerpos sin vida de sus compañeros a bordo de los barcos que esperaban. por la negación de nuestros deseos y por el cumplimiento de ellos”.Traducido por âmenoire90 Corregido por Lizzie Wasserstein "El destino tiene dos maneras de aplastarnos. de manera anónima a las autoridades griegas. solo para ser . A pesar de que habían luchado por una causa. nuestros barcos volvieron para evaluar los daños. Quería que me quedara a bordo así me podría curar. Algunos. a pesar de sus objeciones. Amiel E n la secuela. Grupos de Grigori utilizaban sus diversos poderes para ayudar a contener los puntos críticos y contener los gases procedentes del sitio. junto con los llegados de la Academia. pero insistí así que siguió. no podía dejar de sentir el peso de la responsabilidad.

bombardeado por Grigori, felicitándolo por su ataque estelar. Lincoln restó
importancia a los elogios, reorientando el crédito para los Conductores y
Josephine, en su lugar.
Lo dejé hacer lo suyo mientras veía a otro barco de vela acercarse,
Steph, Dapper y Onyx, todos a bordo. Deben de haber estado detrás de la
línea de fuego. Me sentí aliviada de verlos a salvo y regresé un saludo a
Steph.
—¡Vi! ¿Estás bien? —gritó.
Asentí, sin tener ganas de gritar y apuntar en la dirección de
Salvatore cuando vi sus ojos recorriendo la isla. Sonrió con alivio. Me di
cuenta que llevaba puesto el collar de Irin que yo había dejado debajo de
la almohada. Nada había sido escudado de ella hoy. Tenía la esperanza de
que fuera una buena cosa.
Mientras esperaba que su barco anclara, un sonido hizo que los vellos
de mis brazos se erizaran.
El rugido era inconfundible: mi león. Y de repente comprendí aún
más. Este era uno y el mismo y de alguna manera lo sabía, cuando estaba
en forma de animal, estaba allí para ayudarme.
Seguí el sonido hasta que lo encontré. Más grande que cualquier
león normal, casi tan alto como yo.
Su hombre era de bronce intenso, al igual que sus ojos en mis sueños.
Me acechaba y yo sabía que debía tener miedo. Se acercó, vacilante
mientras tomaba esos pocos pasos finales, una bestia salvaje tratando de
controlar su naturaleza feroz.
Cuando casi podía extender la mano y tocarlo, se detuvo y bajó la
cabeza. Miré hacia atrás por encima del hombro. Lincoln aún estaba
rodeada por Grigori, Steph y los otros todavía retenidos en su barco. Volví a
mi león, notando que el terreno donde se encontraba estaba al rojo vivo y
sin embargo permanecía inmóvil, paciente.
Di un cauteloso paso más cerca, agradecida que Phoenix al menos
me había dejado los entrenamientos, y lentamente levanté una mano hacia
su hombre. Justo cuando estaba a punto de hacer contacto, su cabeza se
levantó, una clara advertencia en la mirada de sus ojos. Dejé caer mi mano.
Entendido. Sin palmadas.

Sacudió su melena, su cola silbante de lado a lado y se mantuvo de
pie mientras rugía, su aliento me alcanzaba. El alivio que acarició mi cuerpo
lesionado fue instantáneo.
Negó con la cabeza otra vez y comenzó a andar alrededor de las
faldas del volcán sin molestarse en evitar los puntos calientes. Se detuvo y
miró hacia el pico antes de desaparecer de la vista.

No necesité levantar la camiseta de Lincoln para saber que todas
mis heridas estaban sanadas. Mi ángel creador acababa de interferir. Una
vez más.
Miré hacia arriba a la cima del volcán, preguntándome por qué mi
ángel creador se había tomado el tiempo para hacer una parada tan
puntual.
¿Qué pasaba allí?
Algo me llamó la atención detrás del aún ondulante humo, algo que
brillaba al sol, plateado. No, sin duda, no... Nadie iría hasta allí. Miré de nuevo
hasta que el humo se disipó lo suficiente para estar segura: estaba mirando
a una figura, ennegrecida por el hollín y la ceniza y mientras lo veía caer al
suelo en el borde del cráter.
Me estaba moviendo antes de darme cuenta, dirigiéndome hacia
un lugar al que nunca quería ir de nuevo.
Mis pies se deslizaban sobre parches de lava, pero seguí adelante.
Alguien estaba allí.
—¡Violet! —Oí a Lincoln gritar, pero no me detuve. Tenía que llegar a
la cima, tenía que ver. Una extraña energía me impulsó hacia adelante, no
solo a mí, también a mi ángel creador, él quería que fuera ahí, lo exigía.
Tomé mi ritmo, tropezando cada pocos pasos.
—¡Violet! ¡Espera! ¡No es seguro! —gritó Lincoln.
Era tan rápido que pronto me alcanzó, pero se quedó a unos pasos,
cauteloso.

Tal vez pensó que iba a terminar lo que empecé antes.
—Estoy bien —le dije, sin detenerme—. Vi algo allá arriba.
—Violet, nadie ha ido hasta allí, es demasiado inestable. Tenemos
que bajar de nuevo. Estás herida, tenemos que curarte.
Me detuve y levanté la parte de atrás de su camiseta, exponiendo
mi carne. Se quedó sin aliento.
—¿Cómo? —preguntó, notando el hecho de que todas mis lesiones
se habían ido.
—Mi ángel creador.
—Eso es... eso no es posible.
Sostuve mis manos extendidas.
—Y, sin embargo... ¿confías en mí?
—Sí —dijo, sin dudarlo.
—Entiendes que tengo que estar ahí arriba.
Quería discutir, para llevarme a un lugar seguro, pero en lugar de eso
suspiró y asintió.
Cuando llegamos a la cima, caminé rápidamente alrededor del
cráter en el lugar donde pensaba que la persona había estado. Al principio
no podía ver nada y comencé a dudar de mí misma, pero entonces, apenas
visible contra el suelo ardiente, vi lo plateado brillando en la luz del sol que
había captado mi atención desde abajo. Corrí, cayendo de rodillas.
Era una mujer, vestida solo en una gruesa capa de cenizas y con el
cabello oscuro, tan largo que la cubría. En su muñeca derecha, algo
plateado. Agarré su brazo inerte. Apenas gimió pero fue suficiente para
saber que estaba viva.
Apenas.
Froté mis dedos por encima de su pulsera.
Lincoln se puso de rodillas a mi lado, empujando el cabello fuera de
la cara de la mujer.
—No es un exiliado. Se siente como... ¿puedes sentirla? —preguntó,
empezando a limpiar algunas de las cenizas de su rostro.

—Es Grigori —dije, sintiendo algo distante, luchando contra la
sensación de mareo que se estaba construyendo dentro de mí.
Una pulsera.
—¿De dónde ha venido? —preguntó Lincoln, desconcertado.
—Vino desde el volcán —dije, sabiendo que estaba en lo cierto.
Lincoln hizo una pausa, en parte por mi respuesta y en parte porque
había removido suficiente ceniza de su rostro para verla.
—Ella se parece... Violet, se parece a ti.
Griffin eligió ese momento para tropezarse con nosotros.
—Escuché que habían decidido aventurarse hasta aquí de nuevo.
—Se desplomó, obviamente había corrido todo el camino, preocupado de
que estuviéramos en problemas.
—¿Qué? ¿Te estabas sintiendo nostálgica? —bromeó con inquietud.
Entonces vio a la mujer—. Oh, ¿quién es esta? —Se agachó junto a nosotros.
Entonces vio la pulsera, echó otro vistazo a la figura delante de él y luego se
volvió hacia mí, interrogante.
Me senté sobre mis talones con total incredulidad.
—Ella es mi madre.

Traducido por âmenoire90
Corregido por Lizzie Wasserstein

"Aquí, entonces, he puesto hoy ante ti, la vida y la prosperidad, la muerte y
la condenación”.
Deuteronomio 30:15

L

incoln cargó a la mujer hacia abajo del volcán, Griffin y yo lo
seguíamos, aturdidos.
Mi madre.

—¿Algo más sucedió, cuando estabas con Phoenix? —preguntó
Griffin.
Recordé.
—No, no... No sé. Él me mantuvo dormida durante la mayor parte.
Recuerdo que estaba en el barco, peleamos, me hizo sacrificar a los
exiliados y me noqueó. Desperté en el volcán.
Pero luego me di cuenta que no solo me desperté.
—¡Espera! Hay una cosa. Tuve un sueño y mi ángel creador estaba
allí. Yo... le pedí que nos ayudara y... —Negué con la cabeza—. Tomó mi
daga y enjugó mi sangre en ella. —Miré a Griffin, quien también estaba
descifrándolo—. Entonces él me dijo que nos había ayudado.
—¿La misma daga que Phoenix arrojó al volcán?
Asentí.
—Phoenix no fue el único que hizo una ofrenda. Tu sangre también
estaba en esa hoja.
Miré a la mujer en los brazos de Lincoln.
¿Yo había hecho esto? ¿La traje aquí?

Pero yo... la profecía dijo que solo podía ofrecer una.
—Solo una a la persona con deseos terribles, pero tal vez ¿esto era
algo más?
Me estremecí, un repentino escalofrío corriendo a través de mí, y me
di cuenta que no era la única sintiéndolo. Todo el mundo parecía haber
percibido algo y todos miramos hacia la orilla de Santorini.
Desde esa distancia las únicas cosas visibles eran dos figuras. Una
tenía el cabello largo, casi hasta el suelo que era soplado violentamente en
la brisa. Naranja. No, dorado. Cabello como el oro, justo como Phoenix tenía
el cabello del ópalo.
La mujer, mi madre, se agitó en los brazos de Lincoln. Me quedé
inmóvil, viendo como sus ojos se abrieron.
No eran como los míos. Yo tenía los ojos de papá. Los suyos eran de
color azul eléctrico y llamativo. Miró en la misma dirección que todos
habíamos mirado, pero ahora mis ojos estaban fijos en ella.
—Lilith —susurró, antes de desmayarse de nuevo.
—Dios nos ayude —dijo Griffin, desde mi otro lado.
Empecé a caminar por la pendiente hacia Steph.
—¿No quieres ir con tu madre? —llamó Griffin detrás de mí.
Me detuve y los miré.
—¿Por qué querría hacer eso?
Seguí hasta que alcancé a Steph, que tiró de mí hacia su barco,
donde enterré mi cabeza en su hombro y lloré todo el camino de regreso a
Santorini.
Esperé a que el entumecimiento se asentara, pero mientras todo
mundo regresaba al hotel, lo único que sentía era rabia.
Steph me llevó a nuestra habitación con Salvatore, negándose a
dejarme fuera de su vista. Ella ya había empacado nuestras cosas pero
necesitábamos ducharnos y cambiarnos. La Academia nos había ordenado
salir de la isla. Al parecer, Irin había empezado a causar problemas,
amenazando con atacar si no nos íbamos antes de la medianoche, lo que
solo nos daba dos horas. Claro, podríamos usar nuestras fuerzas para

abrumarlo, pero habría repercusiones inevitables que nadie quería
considerar en este momento.
Empecé a lavar la sangre seca y la ceniza. Gracias a mi ángel
creador, debajo aparecí ilesa, un pensamiento que me hizo reír y llorar al
mismo tiempo. Algunas cosas no se podían cambiar, sin embargo, estaba
desesperadamente débil. La pérdida de sangre me afectaría durante días
y me veía demacrada.
Salí de la ducha y me estudié a mí misma en el espejo,
preguntándome si alguna vez terminaría, la lucha, el dolor, el sacrificio.
¿Cómo podía mi ángel creador castigarme enviándola de vuelta?
La persona a la que le importaba tan poco para haberme abandonado al
momento en que nací.
¿Y qué con lo demás? ¿Qué pasaba con la Academia? No tenía ni
idea de lo que pensaban hacer conmigo. Josephine había demostrado que
lo que había dicho en el principio era cierto, ya no tenía ninguna duda de
que quería derrotar a los exiliados. No se había corrompido como Magda,
pero eso no significaba que no era peligrosa, que no me desarmaría en un
santiamén.
Y en cuanto a mi alma... desde que desperté en brazos de Phoenix,
se había calmado. Había estado cerca de Lincoln desde entonces, pero no
había sentido el mismo dolor físico al estar cerca de él. Tal vez por mi estado
físico debilitado también había disminuido la capacidad de mi alma de
pelear conmigo. Fuera lo que fuera, estaba agradecida por el indulto.
Hubo un golpe educado en la puerta.
—Cariño, Lincoln está aquí —dijo Steph. Yo sabía que le diría que se
fuera si se lo pedía.
—Está bien —le dije, poniéndome un par de jeans y una camisa
blanca con cuello en V. Steph fue directo al cuarto de baño y cerró la
puerta detrás de ella, abriendo la ducha para darnos privacidad.
Me senté en el borde de mi cama, tratando de no parecer que lo
necesitaba.
Lincoln se sentó enfrente.
—Salvatore fue a buscar sus cosas —dijo.
Asentí.

lo más lejos de Josephine que pude conseguir. tratando de contener mi ira del mundo. —Ella está bien. Tengo que llegar al aeropuerto. no dije nada. Asentí. No miré hacia arriba. lo que significaba que nos escoltaba a casa. Era todo lo que pude manejar. —Ella amenazó con separarnos —le dije. por lo que se había ofrecido a dejarnos usar el jet de la Academia. antes de dar un apretón a mi hombro—. Di un suspiro de alivio. —Está bien —dijo.—Uhm. Asentí otra vez. Al parecer nuestro gran número de aviones destinados eran difíciles de conseguir. pero al menos eso significaba que podía ir a casa. Oí el "por ahora". y luego respondió: —Nunca voy a dejar que eso suceda. se acercó a mí y puso una mano en mi hombro. solo asentí con la cabeza.. manteniendo mis ojos enfocados en la alfombra. Había estado asustada de que pudiera estar de acuerdo con la idea. Se puso de pie. —¿Quieres verla? Negué con la cabeza. Genial. Griffin ha hablado con Josephine y por ahora la Academia ha aceptado que permanezcas bajo la guía de Griffin. Pero te veré allá. todo el mundo está cargando los autos en la planta baja. La han limpiado y entra y sale de la conciencia. pero esperan que pronto esté totalmente despierta.. Josephine insistió en que tenga el placer de despedir a los Renegados dado que yo los traje aquí. Preferiría haber nadado. . Lincoln se quedó en silencio por un momento. Tomé asiento en la parte delantera.

Si pudiera dar cinco pasos por mi cuenta sin desmayarme. oí la puerta del baño abrirse y me volví para ver a Max ayudándola a llegar a un asiento detrás de Josephine. Onyx y Dapper estaban sentados juntos. un movimiento de cabeza y sentí la comodidad de mi gente como si se apilaran detrás de mí. Sin embargo. sin preocuparse mucho acerca de estar en completa atención. Incluso si extrañaba a papá desesperadamente. . Onyx levantó la copa. ¿Por qué demonios está en el avión? Sentí el pánico subiendo por mi garganta. Pero realmente no quería hacer una escena. Spence nos estaba esperando. el pensamiento hizo las cosas un poco más fáciles. llamar la atención sobre mí misma solo para ser arrastrada a bordo de nuevo. cada uno parándose brevemente para colocar una mano sobre mi hombro. Pero no podía. Mi madre ni siquiera me dedicó una mirada. Estaba tan cerca. incluso a Hiro y a Mia no parecía importarles. aunque me di cuenta de que ahora estaban relajados. Con ella. Cinco pasos y voy a estar fuera. estar atrapada aquí con ella. No podía hacer esto. Me mordí el labio y consideré mis opciones. Hasta que. Spence probablemente vendría conmigo y encontraríamos otro avión. Josephine tenía a su equipo a su alrededor. Sentía como si él me entendiera. Esta es mi familia. mis favoritos de su tripulación. A Josephine le encantaría eso. dejándome espacio para extenderme. ya con bebidas en la mano. No me di la vuelta. no es que lo hubiera esperado antes de agacharse en mi asiento. Me sentí como un inválido. aunque sospechaba que actuarían en cualquier momento si uno de nosotros trataba de saltarse a Josephine. temiendo que vieran las lágrimas brotando. Le di a Morgan y Max. lo que solo alimentó mi ira. simplemente no podía. Steph y Salvatore se acomodaron en los asientos detrás de mí y Spence se sentó al otro lado del pasillo. me alegré de que Spence se hiciera cargo. Mis ojos se movían alrededor y se fijaron en la puerta aún abierta. Mis rodillas rebotaban arriba y abajo.Cuando salimos de los taxis. ser ella. Dapper sonrió cuando me vio.

pero lo suficientemente alto para que los que nos rodeaban escucharan: —Nadie baja por este lado del jet. Primero Nathan: —No es problema. casi tirándome en su regazo. la silueta de Lincoln oscureció la entrada y al segundo que lo vi empecé a temblar. Aparte de que parece que ha pasado cierto tiempo. Lincoln no vaciló y se sentó a mi lado. —Los luchadores más fuertes al alcance del oído apoyando su orden. el temblor se detuvo y me eché hacia atrás en mi asiento. Proteccionismo. un lío cobarde. Griffin apareció a su lado y me miró. —Veo que estás despierta de nuevo —dijo Josephine. finalmente. Oí a Griffin detenerse y hablar en voz baja. Echó un vistazo por el avión. Luego Becca. jefe. —Llegó una voz de alguna manera familiar. —Sí. a pesar de que nunca la había oído antes. —Nuestro placer. El hablante dudó. peinándolo a través de sus dedos y detrás de mí oreja hasta que. pero luego respondió con claridad: —No.Justo cuando estaba a punto de hacer un movimiento. Me revolví con el sonido de la conversación proveniente de la parte trasera del avión. —¿Tienes algún recuerdo de lo que pasó? —preguntó Josephine. Me siento mejor de momento. Toma un asiento aquí —dijo en un tono suave que transmitía más que sus palabras. Lincoln me agarró con fuerza y cepillo mi cabello hacia atrás. antes de poner una mano en el hombro de Lincoln. luego de nuevo a mí. El sueño parece ayudarme a rejuvenecer. . asegurándose de que sabía que estaba a salvo. —Voy a sentarme en la parte trasera.

en su sano juicio. . Eso es absolutamente correcto. Miré para ver a Lincoln observándome atentamente. ¿Qué pasó? No podía soportarlo más. pero seguía concentrándome en la conversación que Josephine no estaba haciendo ningún intento de mantener en privado. pero la aparté y me puse de pie. Codicioso y posesivo. —Su primer hijo. Algo debe haberlo hecho cambiar. pero en general. eso no es posible. —Uhm —dijo Josephine—. No es que no lo hubiera hecho ya. Todos los ojos se movieron rápidamente hacia mí y hubo un sostenimiento masivo de la respiración. Excepto por los míos y los de Lincoln. Estaba segura de que todos los ojos estaban puestos en ella. ¿Cómo diablos dejaste que eso sucediera? Podía oír el desprecio goteando de la voz de Josephine mientras contestaba. Phoenix. detectando un reto. Evelyn. haciéndome desconfiar de ella. era más humano que exiliado. —¿Phoenix? No. Me volví hacia la ventana. también. —¡Bien! —espetó Evelyn—. trayendo su oscuridad a la superficie. descubrió una Escritura de los Exiliados perdida desde los tiempos de Moisés. Has sido muy extrañada por muchos. Los ojos azul eléctrico de Evelyn me observaron.—En efecto. Poderoso y malicioso a veces. —¡Espera! —dijo Evelyn. Encontró una manera de abrir las puertas del infierno y resucitarla. Lincoln puso una mano en la mía. Lo vigilamos durante décadas. Me di cuenta de que ahora estaba de pie. cuya mirada podía sentir que todavía estaba enfocada en mí. Evelyn hizo otra pausa antes de contestar. Si estoy aquí. —Cuando mucho puedo decirte esto. sí. Nunca estuvo inclinado hacia los caminos de Lilith. —¿Sabes por qué estás aquí? —continuó. Son más de diecisiete años desde la última vez que estuviste con nosotros. puedes estar segura de que Lilith está de regreso.

Se detuvo como le fue solicitado. — ¿Cuál es tu nombre? —Su voz temblaba. —¿Violet? —susurró. también. poniendo mis manos en mis caderas. Me puse rígida por su cercanía y Lincoln estaba parado en un instante y de pie detrás de mí. Me quedé mirándola de vuelto. . Extendí mis brazos. y me miró. su amenaza clara. Se estremeció y siguió caminando. Evelyn lo miró de arriba a abajo. evaluando esta nueva amenaza. —Déjenla pasar —dijo Griffin. —Bueno ¡felicitaciones! Acabas de traer el infierno a la Tierra. Vio la cicatriz que nunca había sanado completamente después de Jordania. Le di una pequeña inclinación de cabeza. lo sé. exponiendo las muñecas interiores. —¿Tus marcas? —cuestionó. —Oh. Evelyn se detuvo. señalándome para revelarlas. —Eso es lo suficientemente cerca —dijo él. Phoenix es de la forma en que es por mi culpa —le dije. Se quedó sin aliento. pero se quedaron encaramados y listos. esperando. créeme. Griffin se puso de pie. Nathan y Becca se pusieron de pie en lados opuestos del pasillo.—Yo pasé. —Déjenme pasar. La mirada de mi madre se intensificó y dio un paso hacia mí. No le respondí. negándome a mostrar lo débil que me estaba sintiendo. dando unos pasos más. Evelyn absorbió todo esto. Cuando llegó a la mitad del recorrido. levantando una mano en el aire mientras lo hacía. Nathan y Becca se sentaron de nuevo.

Evelyn solo seguía mirándome.Pero no iba a dejarla que me engañara. conflictivamente. sabiendo que no me quedaba energía y no quería desmayarme delante de ella. dándole la espalda. La oí alejarse. me imagino. dejándonos sin respuestas. Lincoln se quedó dónde estaba por un tiempo y luego se sentó a mi lado otra vez. No dijo nada. No pasó mucho tiempo antes de que lo sintiera irse y la primera punzada de mi alma se agitaba dentro. mientras trataba de ignorar los cientos de pensamientos que bombardeaban mi mente. Estoy seguro de que hay mucho que necesita ser discutido. —No te debo ninguna respuesta. Me volví hacia la ventana y fingí dormir. sellando mi destino y abandonándonos a mí y a mi papá. antes de que ella me entregara a un ángel. No corro. a mí de nuevo. Sabía las reglas. pero en este momento está agotada. así como tú. Echó un vistazo a Lincoln de nuevo. No tienes ni idea de por lo que ha pasado. . Sabía que no podría haberlo manejado bien. —Lo soy. No me tocó. pero me recuperé rápidamente. Me quedé inmóvil por sus palabras. a pesar de mi anterior deseo de escapar. —Lo siento. no renuncio. —¿Eres su compañero? —preguntó. aclarándose la garganta—. Me dejé caer en mi asiento.. Me enderecé.. —Es el nombre que mi madre me dio. tan intensamente que luché para mantener el contacto visual. luego. —Déjame pasar. advirtiéndome. Necesita descansar. Y ayudó saber que tenía un guerrero pateador de culos en mi espalda. —Phoenix se enamoró de ti —dijo finalmente. luchando por atención. Evelyn. no creo en los finales de cuentos de hadas. Había tenido la práctica con esto. —La voz de Lincoln se ahogó pero lo cubrió. en el bloqueo de todo.

—¿Morirías por ella? Casi dejé de respirar.—¿Eres de un Poder? —Era una pregunta extraña. —Lo hago. Supongo que si ahorita tuviera que hacer un punto al pasarte. Podía sentir sus ojos en mí. . Mi alma se agitó de nuevo. Cada día. ¿estarías dispuesto a usar la fuerza? —Una justa suposición —dijo y me di cuenta que no estaba bromeando. —¿Cómo lo sabes? —preguntó Lincoln. —Por lo menos algunas cosas se hicieron bien —murmuró—.

. Griffin se aclaró la garganta. me sentía mal para el momento en que el avión se acercaba a un punto muerto. Friedrich Nietzsche Aterrizamos en una tormenta y la turbulencia era demasiado. Griffin y Josephine se trasladaron a la parte delantera del aeroplano. Josephine estará llevando a tu madr… —mi mirada lo interrumpió. —Además. Mientras tanto. Josephine regresará a la Academia inmediatamente. Josephine montará una investigación y pondrá comunicadores a todos los Grigori en todo el mundo hasta que tengamos éxito con ellos. Más aún ante la idea de lo que pasaría ahora que estábamos en casa. . Mientras empezábamos a desplazarnos hacia nuestra terminal. por lo que es poco probable que ella y Phoenix vuelvan aquí. la Asamblea. probablemente disfrutando del espectáculo. casi había olvidado que ella estaba allí.. Sin duda de que no significaría nada bueno. pero había poco más que decir por ahora. La pareja se detuvo frente a Lincoln y yo: —Violet. No tenemos idea de hacia dónde se dirige Lilith. Haciendo frente a todo lo demás. estará revisando tu particular situación.Traducido por Itorres (SOS) Corregido por Lizzie Wasserstein "Lo que se hace por amor siempre tiene lugar más allá del bien y del mal”. pero podemos suponer que estará en control ahora. Asentí.

Incluso si quisiéramos hacer algo. a pesar de que sería feliz de golpear a Josephine no quiero pelear con la Academia Grigori. Sabía lo que estaba pensando. Y ya tenía suficientes problemas con la Academia. Podríamos pelear. Miré a Lincoln. Él estaba mirando a su alrededor. Miré hacia arriba. —¿Violet? ¿Estás bien? —dijo Lincoln en voz alta.—Lo siento. al igual que Josephine había amenazado con hacerme a mí. . Probablemente me esposaría por ellos si los papeles estuvieran invertidos. ¿Podría mantenerme al margen y dejar que se la llevaran? ¿Por qué me molestaría en tratar de detenerlos? Ella nunca me ayudaría. me gustaban la mayoría de ellos. malo. Además. apoyándose casualmente contra la pared. tendrá que ser totalmente interrogada y supervisada. ¡Spence! ¡Llévala al baño! Spence se movió rápidamente. vi a Lincoln dándole una pequeña inclinación de cabeza. Puso una mano sobre mi cara. también. con los brazos cruzados. viendo en los ojos de Griffin que sus palabras apenas lo tocaron. regresa a la Academia con ella. como despreocupada. Iban a encarcelarla. —Te ves como si fueras a enfermarte. malo. ¿Qué está haciendo Lincoln? No me estaba enfermando. Pero no lo estaba. Dadas las circunstancias de su regreso. Lo miré con horror. Evelyn. no tenemos ninguna posibilidad. Él sabía por qué estaba en pánico. Miré por encima del hombro a Evelyn. Estaba de pie en la parte de atrás. pero eso sería malo. Me di la vuelta para ver el aspecto engreído de Josephine. ayudándome a levantarme. Él sabía mejor que nadie que no debía llamar la atención sobre mí cuando estaba así. Mientras Spence me llevaba por el pasillo.

—No es necesario preguntar. Ya te he dicho que tengo tu espalda cubierta. —Lincoln nos está dando la oportunidad de sacarla de aquí. No sabía tampoco. Cuando sea. Si limpio el camino. . cariñosamente y gritando por ese hombre cada vez más y más. Apreté su hombro. Siempre. Eden. Lo único que sabíamos era que Lincoln nos había enviado aquí a propósito. Puse mi boca en su oreja. Deseé que Spence pudiera darme glamur para tener un mejor aspecto. un dedo de sus labios. ¿Por qué? Porque Spence debe ser capaz de hacer algo que nadie más puede. ¿puedes sostener un glamur a través del cual nadie vea? ¿Puedes ayudarme a sacarla? —Y todo el tiempo mi alma se agitaba. Murmuré: —¿Qué está pasando? Se encogió de hombros.? Spence abrió la puerta del baño. Spence sonrió. No puedo dejar que la Academia solo la encarcele.. y para mi horror. —Y yo la tuya.¿Qué de. Dejé caer mi cara entre mis manos y luego miré a nuestros reflejos en el espejo. con gratitud.. entró conmigo. ¡Glamur! Eso es.

mirándome. solo nos detuvimos cuando fuimos rodeados por otras personas.Tropecé fuera del baño. —Te estaremos viendo pronto. Él estaba solo. Ella no reaccionó en absoluto. quien en realidad parecía que estaba disfrutando el momento mientras los pasábamos a él y a Josephine. Mi solicitud de ayuda era una manera segura de tocarlo ligeramente. manteniendo la pretensión de mi debilidad hasta que desembarcamos. Una vez que nos fuimos. . por supuesto. de pie en uno de los asientos—. también. Todos se movieron atrás. Saltó por el pasillo a mi lado. Y fue tan fácil como eso. Pesadas maletas comenzaron a volar por el aire. Aviéntanos un par de maletas. Griffin. Lincoln lo sabía. —Seguro —dije. Estuve rechinando los dientes todo el tiempo. Spence estaba justo detrás de nosotros y dejó el glamur de invisibilidad al instante. Violet —prometió Josephine mientras pasábamos. hicimos una línea recta hacia la terminal. —Sí. —Linc —respiré. Lincoln y yo nos mantuvimos moviéndonos. manteniendo los ojos curiosos alejados. Lincoln envolvió su brazo alrededor de mi cintura. —¡Oye! ¿Estás bien? Eché un vistazo hacia Evelyn y la dejé ver que mis ojos se movieron hacia Spence. Solo mareada. —Todos despejen el pasillo. Me di la vuelta. Espero que esto funcione. Era lo mejor que podría hacer. la pobre inválida que necesitaba ser ayudada a salir del avión por su alma gemela. —¡Oye. ¿Me puedes ayudar a salir? —pregunté. deseando no tener que ser tan patética frente a ella. proporcionando la distracción perfecta. Kaitlin —llamó Griffin.

Puse mis manos en mis caderas y dejé escapar un suspiro. como disculpándose.—¿Dónde está ella? —pregunté. Spence se encogió de hombros. pero tan pronto como hubo gente ella solo se dirigió a la multitud. . ¿Qué había esperado? —Lo que sea. repentinamente enferma al pesar que hubiéramos sido atrapados. —La tuve hasta que llegamos a la terminal. Vamos.

pero ninguno de nosotros sabía dónde comenzar. pero Lincoln. dónde concentraría su energía destructiva. todos los demás estaban ya allí. De alguna manera terminamos de regreso en Hades. cuánto le dolió que su tardanza en alcanzarme había permitido a Phoenix llevarme con él. Me pregunté si Irin se había alimentado de él otra vez. ahora que ella estaba de regreso. Era de donde Lincoln volvía la noche que me marché con Phoenix. Spence y yo entramos al apartamento de Dapper. Leo Tolstoy H abía tanto que hacer. sino por el amor’”. Yo podía ver la pena en sus ojos ahora. no por el cuidado de sí mismo. Griffin contándonos como logró reclutar a tantos Grigori del continente para ayudar a nuestra causa y Lincoln rellenando los huecos. donde Onyx repartía bebidas como un profesional. La conversación bajó y fluyó cuando reflexionamos durante los pocos días pasados. explicando que él había regresado a Irin para pedir su ayuda y la fuerza de los Renegados para la entrada segura a la isla. como si leyera mis pensamientos. Las teorías fueron lanzadas alrededor sobre lo que Lilith haría. Hice mi camino hacia el mini-bar. me aseguró que el Guardían simplemente había estado de acuerdo. La única cosa en la cual cada uno coincidía en que esto si le tomaría mucho tiempo para emerger de nuevo. todavía en el séptimo cielo de cualquier pago que Phoenix le había enviado. Lincoln.Traducido por Gry Corregido por Lizzie Wasserstein “Y el ángel dijo: ‘He aprendido que cada hombre vive. .

Realmente no lo había pensado así. Hiciste lo mejor que podías. —Sé eso. —Te necesito para trabajar mañana. —Puedo hacer eso. —Salvaste a mucha gente en aquella isla. —Eres bienvenido a quedarte cerca de nosotros —dije. —No soy bueno. Me sorprendió que lo manejaras como lo hiciste.—Me preguntaste una vez si estaba preparada para tomar grandes decisiones —dije. hubiera pasado de todos modos. Onyx. Podría decir que Onyx estaba tentado de decirle que se fuera lejos pero entonces nos sorprendió a ambos pasando a Dapper simplemente una copa llena. Violet. yo mismo incluido. Onyx. pero tampoco eres malo. Él se encogió de hombros. —Creo que ya lo he hecho. agarrando una Coca-Cola. Trisha dijo que un par de empleados se reportaron enfermos. ―¿Y? —Lo estoy. —Fue mi culpa. dándole mi palabra—. Él dio una breve cabezada. Dapper nos acompañó en la barra. . ¿Tú? Él tomó un trago grande de whisky y echó sus ojos alrededor de la habitación. Lágrimas cayeron y sacudí mi cabeza. Él esperó hasta que yo me compusiera. Gracias por ayudarme. solo que diferente. llena de viejos enemigos. —Si no hubieras roto el pacto. Ayudé a Phoenix a regresar a Lilith. Asentí.

Dapper bebió a sorbos su bebida para esconder su sorpresa y asintió
con un chirriante:
—Puedo hacer eso.
Onyx aclaró su garganta y se alejó. Una vez que estábamos solos,
me incliné hacia Dapper.
—Sé que fuiste tú quien curó a Onyx y Steph.
Dapper fijo su mirada en mí
—No voy a decirle a nadie —ofrecí.
Vi la tensión irse de sus hombros y su boca relajarse. Él aclaró su
garganta torpemente.
—Gracias.
—Ejem.
Giramos para ver a Griffin.
—Excepto que yo ya lo sé y preferiría no tener que fingir lo contrario.
—Yo, también —dijo Lincoln, ahora andando hacia nosotros.
—¿Nadie les dijo alguna vez que es de mala educación escuchar las
conversaciones de otras personas? —rompió Dapper.
—Me temo que ya lo había descifrado, mi amigo. Lincoln, también,
espero. No había muchas alternativas una vez que excluimos las habilidades
de Violet —dijo Griffin, bajando su voz ahora.
—¿Solo humanos? —preguntó Lincoln.
Dapper gruñó, por lo visto resignado.
—A cualquiera generalmente humano.
Y entonces no pude resistirme.
—¿Dapper, qué eres?
Dapper recogió su trapo de limpieza y comenzó a limpiar la barra.
—Solo un cantinero. Esto es todo lo que quiero ser, de todos modos.
Con esto, lo dejamos ir, uniéndonos en otras conversaciones. Si
Dapper quería mantener sus asuntos en privado, era su derecho. Estaba
agradecida de que Griffin y Lincoln parecieron estar de acuerdo.

Decidiéndome por un taburete en la barra, miré alrededor de la
habitación y sonreí. Mis amigos, mi familia, estaban en casa y seguros.
Teníamos problemas grandes y la parte segura no iba a durar mucho, pero
por el momento, estábamos bien.

Steph me encontró un poco más tarde, escondiéndome en el cuarto
de baño.
—¿Estás bien? —preguntó.
—Sí. ¿Y tú?
Ella se sentó al lado mío en el borde de la bañera.
—Sí. Gracias, a propósito —dijo, jugando con su collar.
—Seguro. Preferiría que no tuvieras que estar alrededor de estas
cosas en absoluto, sin embargo.
Ella anduvo arrastrando los pies más cerca de mí.
—Lo sé, pero aquí es exactamente donde quiero estar, Vi.
—Lo sé. —Me levanté y tomé su mano—. Vamos, Salvatore
probablemente envió un pelotón de búsqueda. —Esto me ganó una
sonrisa—. Sí, sí, lo sé… lo amas.
Ella me siguió afuera, todavía sosteniendo mis manos y chocando
con mi cadera.
—Realmente lo hago.
Unimos los brazos y salimos con risas, directamente a una silenciosa
sala de estar.
—¿Qué está pasando? —preguntó Steph, todavía riéndose.
Pero ella se detuvo cuando vio a su hermano de pie en la entrada.
—Alguien dijo que te vieron entrar aquí —dijo Jase, dándose cuenta
que interrumpía algo.

—¡Jase! ¡Hola! Sí, recién regresé. —Steph se detuvo, no segura de
cuánto decir.
De repente recordé el texto que me envió. Apreté la mano de Steph.
—Sí. Un loco escape. Nosotras… uhm… nos perdimos en la costa y
agarramos un viaje de vuelta. Alguien… que trabaja abajo nos dijo que
estabas aquí, entonces subimos para buscarte.
Ah mi Dios, esto no iba bien.
Jase resopló.
—¿Y solo pasó que encontraron a Lincoln y su amigo Griffin? ¡Junto
con mi jefe, que también ha estado misteriosamente ausente por la misma
cantidad de tiempo que el resto de ustedes!
Maldición. Él es observador.
—Jase… Yo… yo… yo. —Pero ella no tenía nada. Yo tampoco.
—Ella estaba conmigo —dijo Salvatore por detrás, subiendo y
poniendo un brazo alrededor de Steph—. De hecho, estábamos todos
juntos, haciendo cosas muy importantes. Pido perdón, Jase, pero Steph no
es capaz de decirte donde estaba o lo que hace. ¿Es suficiente saber que
ella estaba con gente que siente cariño por ella, como tú? ¿Y que ahora
está en casa sana y salva y tal vez un día ella te dirá más?
Jase se veía completamente estupefacto
No era el único. Nunca había oído salir tantas palabras juntas de la
boca de Salvatore, al mismo tiempo.
Griffin decidió ese momento para intervenir.
—Salvatore tiene razón, Jase. Lamentamos no poder decirte más.
Pero todo que él te ha dicho es la verdad y es tu opción lo que haces con
eso.
Podía ver el poder de Griffin arremolinarse, usando su capacidad de
inculcar la verdad. Una capa de niebla corrió sobre Jase, penetrándolo con
su honestidad. Los ojos abiertos de Steph me dijeron que su collar
funcionaba bien, también, ya que dividía las ilusiones que se esconderían
normalmente a los ojos humanos.
Jase miró alrededor de la habitación. Él todavía estuvo quieto por
tanto tiempo, que la gente comenzó a marcharse, primero Samuel y Kaitlin,

entonces Nathan y Becca y finalmente, Dapper, también, quién puso una
mano consoladora sobre su hombro en el camino.
—Estarás bien, chico. A veces es mejor no saber todo. ¡Maldición,
desearía que yo no lo supiera!
Él fue seguido de Onyx, que pareció reanimado con un salto en su
paso. Él nos sonrió ampliamente.
—Y yo que pensaba que ustedes no se metían con humanos.
Steph se metió en el sofá con Salvatore, al lado de Spence y Zoe,
esperando nerviosamente. Lincoln y Griffin se pusieron cómodos en el mini
bar mientras me abandonaban en la tierra no hecha para hombres.
Finalmente, me acerqué a él.
—¿Jase?
Sus ojos se concentraron en mí.
—Algo realmente grande pasa aquí ¿no?
Sonreí tristemente.
—Sí, pero me créeme cuando te digo que es mejor no saber.
Él miró a Steph.
—¿Ella está a salvo?
Deseé no sentirme como si estuviera mintiendo.
—Sí.
—¿Y tú? —Vi a Lincoln girarse en la esquina de mi ojo.
—Sí. Yo estoy bien.
Él lanzó una mano hacia Salvatore, que miraba nerviosamente.
—Entonces, ¿él y mi hermana…?
Jase asintió como si supiera que era mucho para él.
»¿Entonces, solo finjo que ustedes estaban sentadas en la orilla de la
playa?
Puse mis manos en mis bolsillos.
—Mejor que nosotros mintiéndote.

—Verdad. —Las comisuras de su boca se alzaron misteriosamente—.
Entonces… si Steph sale con él, adivino que eso significa que ¿solo seré yo
llevándote al baile?
Lincoln estuvo de pie repentinamente. Sentí que su furia se construía
y tuve que obligarme a no mirar.
Jase, sin embargo, lo hizo, y todo lo que él vio lo hizo volverse
obstinado.
―¿La noche del sábado, verdad? Te recojo a las seis y podemos
conseguir algo de comer por el camino.
—Ah. —Mi boca estaba seca en todo lo que podía concentrarme
era en sentir la rabia de Lincoln.
»Ah —dije otra vez. Realmente no quería hacerle daño.
Steph saltó.
—¿Por qué no vamos juntos? Ya sabes, como un grupo.
—Sí. Un grupo estaría bien. —Pero yo todavía podía sentir a Lincoln
detrás de mí así que añadí—: Jase, yo no estoy… realmente disponible así.
—Tragué, insegura de si hacía lo correcto. No quería engañarlo, y, más que
eso, no quería hacerle daño a Lincoln. Solo porque nosotros no pudiéramos
estar juntos…
—Ah —dijo Jase, dirigiendo otra mirada en dirección a Lincoln—. No
sabía que veías a alguien.
—Yo no… es solo que… —Respiré hondo—. Es solo que no sería justo
para ti, Jase. Lo siento.
Él caminó hacia mí y acercó una mano hacia mi cara. La agarré
antes de que él entrara en contacto.
—Jase, lo digo en serio —dije, sorprendida por mi reacción.
Lincoln debe haberlo sentido también porque lo sentí relajarse. Yo
sabía que él entendería lo que dije después.
»El baile será divertido… si estás de acuerdo en ir como amigos.
Jase echó un vistazo en dirección a Lincoln otra vez entonces de
regreso a mí. Él dio un paso atrás.

—Steph, me voy en veinte minutos, y mejor vienes conmigo si vamos
a tratar de encontrar algo que decirle a mamá.
Steph asintió con la cabeza.
—Te encontraré enfrente.
Jase se dirigió hacia la puerta, deteniéndose para mirar hacia atrás.
Él me dio una sonrisa asesina que habría derretido a la mayoría de las chicas.
—Amigos está bien, Vi. —Su mano agarró el picaporte mientras su
sonrisa se agrandaba—. Por el momento.
Él era un gran experto en enojar a otros hombres o solo tenía una
intuición realmente buena, porque salió por la puerta en un parpadeo.
Buen Dios.
Spence rompió el incómodo silencio.
—Vamos, Zo. Déjame conseguirte un hotel, donde puedes poner
mala cara sobre el Hombre de la Música más tarde. ¡Puedes creer que la
Academia paga tu alojamiento! —Él la levantó del sofá.
—Bien, lo verás cuando te diga la suciedad que tenemos con el Sr.
Carven. Y de todos modos —dijo, lanzándome una mirada asquerosa—,
estoy bastante segura que ya puse mis apuestas en el Hombre de la Música.
Me había olvidado que Zoe había golpeado a Jase hace un par de
meses. Le di una mirada preocupada, pero su irritación se convirtió en una
sonrisa ligera.
—No tan grandes.
Di un confiado suspiro, no podía tomármela con nadie más ahora
mismo. Viendo mi posibilidad, acepté sin pensar la oportunidad de salida.
—Iré con ustedes chicos —dije, agarrando mi maleta.

Estaba de pie en medio del pasillo, inmóvil. Escaparse había estado
todo bien y genial, pero una vez que hube dicho mis adioses y había
cargado a Spence y Zoe en un taxi encontré que no tenía ni idea de a

dónde ir. No podía enfrentar a papá todavía, sabía que habría preguntas
interminables que tendría que contestar. Antes de eso, tenía que conseguir
que mi cabeza se enfocara.
Sentí su presencia cuando Lincoln se acercó. Comencé a
apresurarme, sería mejor alejarme de él ahora mismo, pero él estaba al lado
de mí después de un momento. Él se quitó su abrigo y lo envolvió alrededor
de mí.
—Vamos —dijo—. Dormiré en el sofá.
Lo deje acompañarme todo el camino hasta el depósito y nos
quedamos en un silencio perfecto que de alguna manera comunicaba más
que lo que nos atreveríamos a decir en voz alta.
—Me daré un baño —fue todo lo que dijo cuando llegamos.
Me empapé mientras pudiera antes de que mi alma hambrienta me
empujara de vuelta a él.
Mientras Lincoln desaparecía para ducharse, recogí mi pincel y retiré
la hoja de una sección de mi pared. Mo había pensado mucho en el mural
últimamente, y todavía no estaba preparada para abordar toda la cosa,
pero ahora, abajo a un lado, sentí que la inspiración perfilaba algo que se
sentía correcto, un solitario lirio en un largo tallo.
Lincoln hizo la comida. Pasta. Pedí albahaca de más, lo que lo hizo
sonreír por la razón que sea, y absorbí cada nota de su aroma mientras se
cocinaba.
Mmm… Casa.
Nos sentamos en silencio mientras comíamos y hasta que yo hice el
café. Le puse a Lincoln su azúcar, sabiendo que si le preguntaba el diría una,
así que sin molestarlo le agregué las dos que sabía que él prefería. Él sonrió
mientras miraba.
—Le gustas —dijo finalmente. Yo sabía que hablaba de Jase.
Cuando yo no respondí, él añadió—: Quise arrancarle la garganta.
No pude contener la sonrisa.
—Me alegro —dije, diciendo exactamente lo que sabía que no
debía hacer. Él comenzó a reírse, pero lo cubrió rápidamente con una tos.
—Deberías conseguir algo de sueño —dijo, retirando nuestros platos.

—¿No crees que ella va a volver? —Espero que no. sentándome en el borde. —Lo veremos —dijo él bajo su aliento.No quería dormir. esperaba que se alejara de mí. que haría las . antes de que tuviera una posibilidad de pensar en ello. No puedo… —comencé. —Esa… no es una buena idea. Lo seguí a su dormitorio donde él se quedó parado en la entrada. Asentí. —No puedo —dijo. —¡Quédate! —dije. Violet. —Buenas noches. No quiero verla nunca otra vez. solo una fracción. —No. —Lo sé. Apretó su mandíbula y apoyo una mano en el picaporte. manteniéndolo. Pero quédate de todos modos. Solo hasta que me duerma. Mantuve mi cabeza abajo así él no podía verme. —Bueno. No puedo cerrar mis ojos. Él abrió la puerta otra vez. no puedo estar sola —dije mirando al suelo—. Sabía que estaba siendo injusta. algo nuevo en sus ojos. como reteniéndose. tirando de la puerta detrás de él. Al menos podía confiar en el hecho de que ella seguía un patrón con respecto a mí. —¿Vamos a hablar sobre tu mamá? Negué con la cabeza. Oí cuando tragó a través de la habitación. Ella se ha ido. —Moví mi cabello que entonces cayo en mi cara como una cortina—. mi boca seca. Pero no quería regresarlo. Él se dio vuelta para irse. hacerlo todo mío. pero lo dejó ir y estuve agradecida. Y de papá. Ausencia permanente. y sentí que su poder llameaba. O algo más en realidad. No quería hablar sobre los cómos y por qué de su regreso. Fui directamente a la cama. —Hay… una manta de más al final de la cama por si tienes frío. sin darme cuenta que estaba llorando hasta que vi las lágrimas caer en mi pierna. Todo para lo que ella estuviera aquí. Quería agarrarlo.

Ni siquiera un centímetro. Por si lo asustaba y se espantaba. Estuvimos así. en algún sitio entre un suspiro y un gruñido. congelados. Vi. finalmente relajándose en la cama. Siempre. varias emociones se encendieron en mí mientras sus dedos me acariciaban suavemente. ¡estábamos de cucharita! Antes de que él tuviera una posibilidad de pensarlo dos veces. mi alma estando de acuerdo conmigo por una vez. En el volcán me dijo más de lo que tenía intención. Exhalé otra vez y me deje amoldarme a su asimiento. arrastrando los pies a una posición más cómoda. pero no me moví. envolviendo un brazo alrededor de mi cintura y sepultando su cara en mi cuello de modo que podía sentir que su aliento calentaba mi piel. —Lo siento. demasiado nerviosa para estar frente a él. pero unos minutos después oí el crujido del suelo y sentí las sábanas moverse a mi lado.cosas más difíciles para nosotros. No iba a forzarlo. mis brazos. pero quedándome de mi lado. Entre más pensaba en eso. Algo que podía haber perdonado mi comportamiento de un modo que le hiciera creer que no era él. ¿Cómo podría posiblemente él creer que yo era más fuerte que él? Yacimos en silencio durante un rato. Con un sonido. acostados. agarré su brazo y tiré todo el camino alrededor de mí. Todo mi cuerpo se tensó. así que me acosté y gire poniendo mi espalda hacia él así le daba la oportunidad de escapar. Ah. O tal vez pensaba que no podía ser más difícil. Tú eres más fuerte que yo. Santo infierno. Sentí que él se alejaba un poco de mí. Él lo había . Aunque lo fuera. Asumí que se había ido. definitivamente. más confirmaba por qué era tan duro con él mismo. pero no me importaba. él se acercó más. mientras pensaba en lo que dijo. Miré hacia atrás durante las pocas semanas pasadas y mi revelación fue gradual pero definida. Entonces traté de verlo desde el punto de vista de Lincoln y me di cuenta que siempre había algo más pasando. Hice lo mismo. Completamente envuelta en su abrazo. Casi me caí de la cama. Estuvo silencioso por tanto tiempo que se hizo insoportable. apenas respirando hasta que lo oí exhalar.

no quería perderme un momento de este sentimiento de… calma. Esperé. No quería dormir.dicho para salvarme pero también… no había forma de esconder el hecho de que admitió el querer estar conmigo. pero él tenía que saber la verdad. Gires. Esto es todo. No esta noche. —Nunca pienses que soy fuerte. deteniendo el movimiento. Podía sentir que su corazón caía con un ruido sordo en mi espalda. Estoy siempre colgando de un hilo. Nunca le dije que yo era tan culpable. Si creí que estaba congelado antes. —¿Linc? —comencé cuando mi respiración se aceleró—. como el deseo de él. No. Seguro. incluso sabiendo que eso podía destruirme. todavía había miedo y un deseo profundo de no hacerle daño. Todo él se detuvo. pero no hubo nada. Me moví un poco. no? Esperanza por algún día. pero su brazo sujetó los míos. Respiré hondo. y besó mi cabello antes de susurrar en mi oído: —Bien. . eso hace dos hilos. Vas a tener que decirme que no me gire. Te. moviendo su brazo un poco más alto otra vez. Linc. Podemos trabajar con eso. —Prométeme que encontraremos una manera —murmuré. Una onda de desilusión de mi peor mitad y luego alivio de mi mejor mitad. —Violet —dijo. su voz baja y gruesa con deseo—. No sobre nosotros. No iba a robar su alma. Mi verdad. Comencé a darme vuelta hacia él. muerto. Sonreí. me llenaron. Él se instaló detrás de mí. estaba equivocada. ¿Porque tenía que haber esperanza. ablandando su abrazo. Y mi advertencia.

me decidí a no hacerlo. Me dormí después de unos minutos. con cuidado. Pero yo sabía que se había quedado conmigo la mayor parte de la noche.Mi cuerpo se relajó. Gracias por darme un lugar para dormir anoche. mi alma contenida por el momento. Porque él era una fuerte manta extra y esperaba. solo esta vez. . además. Salí para encontrarlo dormido en el sofá. Sabía que esto me iba a costar. y por la manta extra. sabiendo que Spence podía verla también. que no pude. que mis palabras le hicieran sonreír en vez de fruncir el ceño. mi mente se quedó quieta. En cambio. él parecía tan pacífico. Podía sentir ya florecer el dolor con solo estar cerca de él. Vi. Sentí la punzada de culpa que había sido garantizada. A Nosotros. le escribí una nota. Él solo saltaría en uno de sus discursos sobre nosotros nunca estando juntos y yo ya lo sabía. Aquella solicitud de que se quedara. pero no antes de que oyera que susurraba: —Lo prometo. Cuando desperté por la mañana estaba sola. todavía podía sentir donde su brazo me había sostenido apretada. tan hermoso. A pesar de mi tentación de despertarlo y agradecerle por cuidar de mí. Spence se levantaría en algún momento y Lincoln no se arriesgaría a que pensara que pasó algo que no había pasado.

Mucho había sucedido desde esa noche. Sorbiendo mi café y mordisqueando mi panqueque me sorprendí sonriendo. más allá de los ángeles. obligándonos a desearnos el uno al otro y necesitarnos mutuamente. sino porque estaba finalmente dispuesta a aceptar no podía controlar todo.. Pondría mi vida en la línea para asegurarme de que otros no tuvieran que hacerlo. No porque todo iba a estar bien.Traducido por Itorres (SOS) Corregido por Lizzie Wasserstein "Cada hombre tiene su propio destino: el único imperativo es seguirlo.. no importa a dónde le lleve este”. Mi sonrisa se amplió y jalé el abrigo de Lincoln alrededor de mí. Él me ama. Siempre lucharía y haría lo mejor para detener a los exiliados de atormentar a los humanos inocentes. Henry Miller N o podía quedarme quieta así que compré un café para llevar y un panqueque de arándanos y comencé a caminar. Después de solo unas pocas horas en sus brazos me sentí mejor de lo que me había sentido en meses. Una guerrera. Lincoln y yo habíamos trabajado tan duro para permanecer lejos el uno del otro. y respiré su olor. incluso. disfrutando de la tranquilidad de un tiempo a solas en las calles de la ciudad. Soy Grigori. pero aun así. Di un paseo por el parque donde Lincoln y yo habíamos regresado a ese exiliado y vagué por entre los árboles que había utilizado para cubrirse. aceptarlo. . éramos atraídos uno al otro. Y no podía controlar los resultados. Iba más allá de nosotros.

. pero amaba solo una parte de mí y esa parte se estaba haciendo más y más pequeña mientras el Grigori en mí comenzaba a hacerse cargo de todas las facetas de mi vida. no me había puesto de nuevo las pulseras que me había quitado en Santorini. era media mañana y papá estaría en el trabajo. Había sacrificado fuertes exiliados que podía haber utilizado para hacer su voluntad y estaba segura de que lo había hecho porque quería que se fueran. Ellos no tenían idea de lo que habían escapado. ¡Gallina! El vigilante me saludó mientras pasaba y cuando entré en el ascensor no pude evitar darme cuenta de que el edificio se sentía diferente. se detuvieran. sabía que él estaría pensando en eso. o si me quería. No importa lo que estuviera en su mente hoy. La humanidad no ha desaparecido en absoluto. Phoenix había mentido. el sufrimiento y la destrucción que estaba planeando con Lilith. Resucitando a Lilith había lanzado una pesadilla en nuestro mundo. ¿Sería mejor si me iba ahora? ¿Antes de que viera quién era realmente? ¿Antes de que tuviera que elegir si deseaba o no creerme? ¿Antes de que tuviera que saber acerca de. pero no podía mantener la clandestinidad y de todos modos. nos había ayudado. pero también. No tenía un plan. Papá me amaba.. Vi mis muñecas en el espejo. Perdida en mis pensamientos no me había dado cuenta que caminé hasta mi edificio de apartamentos. . Otra prueba de que no estaba segura de sí pertenecía más aquí. ella? Golpeé mi cabeza contra el espejo del ascensor. mis marcas aun expuestas. cualquier tormento.Phoenix había ganado. también. no había tomado una decisión. Por alguna razón. Phoenix había ayudado a salvar a la gente de Santorini. no dudaba de eso.

Gran plan. Permaneció en el otro lado de la barra de desayuno y se movió lentamente. Es difícil deshacerse de él. tan plano como pude. Se trasladó a la mesa de café. ella estaba muy muy equivocada. Toda la cosa del cabellohasta-las-rodillas podría ser linda en alguien de cinco-años pero. Realmente íbamos a tener que empezar a cerrarla. quizá veintiséis.. lo cual traté de fingir que no estaba cien por ciento entrenado en ella. Había cortado su cabello. por sí misma debido al aspecto. pero era una mejora. Entonces sería su decisión si yo pertenecía aquí o no. me di cuenta que la puerta del balcón estaba abierta. Había prometido una explicación y él conseguiría una. Doce pisos no eran muy significativos en cuanto a seguridad en estos días... la edad que papá pensó que tenía cuando murió. No parecía más vieja que un Griffin de veinticinco años. —Instinto de supervivencia —levantó un hombro—. Tan pronto como abrí la puerta de nuestro apartamento supe que no estaba sola. —Pensé que te habías ido —dije. hizo el trato. Vi. Había estado en la habitación de papá. Evelyn cada vez menos y menos. No. También molesto. Me deshice de mi bolso y me dirigí a la cocina.. . No podía hacerle eso. no funcionaba. O más bien. En mi camino. parecía completamente normal. vestida como estaba en jeans y un cuello alto negro. Al igual que él piensa en. Le diría todo excepto la parte de ella. poco a poco bajando y recogiendo la caja tallada de madera que me dejó. Mis manos en puños cuando la vi ir de aquí para allá en el pasillo. Lo que realmente era irritante era que. Si pensaba que iba hacerle uno. Me dirigí a la cafetera. mi voz baja. manteniendo sus manos a mi vista. —Sé que estás aquí —dije. bueno. como si pudiera ser mi hermana o algo así. Mi hermana con mejor aspecto.

—¿Te importa si tomo esto de regreso? —No me importa lo que hagas. ¿Cómo nos encontraste. Necesitaba el taburete para apoyarme. Manejé la maldita cosa más de mi parte justa de tiempo desde que papá me lo había pasado. ¡Cristo. de todas formas? —Directorio. ofendida en muchos niveles. Si quieres uno. Quería decirle que no eran mías. . —El resto es tuyo pero creo que voy a necesitar esto. —¿Eso es café? —Sí. —Lo suficientemente justo. Asintió. pensar que los exiliados solo pueden echar una mirada! Abrió la caja y sacó el sobre. el cual contenía su carta.—¿Entonces él te la dio? —¿Qué? ¿Creías que no lo haría? —pregunté. especialmente ahora que había descubierto de dónde venían mis instintos de escape—. derramándolo con mis temblorosas manos. Marcas hechas por los contemplativos dedos. pero puso la caja de nuevo sobre la mesa. Sabía que ella había estado observando los bordes bien gastados. Ella sonrió. La miré por el rabillo del ojo mientras se ponía la pulsera. Toma todo. —Serví leche en mi café. Levantó la otra pulsera. Maldita sea. Me recargué en el taburete de la cocina fingiendo la mejor mirada de me-importa-una-mierda. pero eso no era del todo cierto. no me importa lo que haces con esas cosas. —Como he dicho. hay un lugar de comida para llevar en el camino.

Confiaba en que papá puso a todo el mundo a espiar por él. sin aliento. devolviendo mi encaro. Muchos. alegre cuando eso la hizo finalmente apartar la mirada de mí—. No podía evitar preguntarme cuántos secretos envolvían. ¿Y qué te hace pensar que podrías hacerlo? —desafié. agarrándome mortalmente apretada. gracias a Dios! —Papá —dije.Entonces comenzó la competencia de miradas. Antes de que tuviera un momento para pensarlo. Sonrió de nuevo. —Sabes. Yo cimenté mis pies en el suelo y miré sus salvajes ojos azules. él me tomó en sus brazos. —No te lastimaría —dijo con calma. —La historia dice lo contrario. —¡Violet! Violet! ¡Oh. —Pensé que podrías tener algunas preguntas. —Pensé que te había perdido. Retrocedí instintivamente antes de que fuera lo suficientemente inteligente como para detenerme a mí misma. . seguro. Tienes que irte. —Y tú tienes los ojos de una extraña —dije. Violet. Asintió y dio un paso hacia mí. en completo shock—. ¿Qué estás haciendo aquí? —El portero llamó al segundo que te vio entrar. Me iré. dándole un gran rodeo. la misma línea que Gray había utilizado conmigo. Hizo una pausa. y me dirigí a la puerta. Tomé los últimos pasos hacia la puerta y la alcancé al mismo tiempo exacto que se abría de golpe y mi padre entraba en la habitación. —Tienes sus ojos —dijo. Ese único paso demasiado lejos. Pasé junto a ella. no puedo pensar en una cosa que quiera decirte —mentí. —Está bien. poniendo sus manos frente a ella de nuevo.

Parecía tranquila a excepción de sus manos. Sus brazos se aflojaron. estaban temblando mientras susurraba: —Hola. Di un paso atrás para ver a Evelyn. . —Dime que no estoy viendo cosas —dijo con la voz entrecortada y con lágrimas en sus ojos. Mierda. Pero cuando miré hacia atrás a Evelyn. también. La boca de papá se abrió y sus llaves cayeron al suelo con un sonido metálico y ensordecedor en el silencio.—¡Papá. Las lágrimas brotaron de sus ojos. Tengo que decirte algo. Aún extendidas delante de ella. espera! Papá. Era demasiado tarde. James. Estuve sin palabras.

L os ángeles son reales. Violet Eden está segura de todo esto es debido a que es Grigori: parte ángel. Violet debe aceptar cada faceta de su naturaleza angelical para salvar a las personas que le importan y el mundo como lo conoce. Cuando el Infierno desata lo peor.El amor nos matará a todos. la interrogante sin fin: “¿El amor puede conquistarlo todo?”. Pero la muerte no es lo peor que Violet enfrentará. Para ella. parte humana. Ha sentido tanto la influencia de la luz como de la oscuridad. finalmente será respondida. . No siempre son amables.

Anteriormente fundó y mantuvo una empresa de distribución de café. . vive en Sydney con su marido desde hace nueve años.Tiene 31 años. y ha participado en la gestión de Fuel Bistro en Sydney. Stella Imports. en Londres. el presentador de la FOXTEL y atleta olímpico Matt Shirvington y sus dos hijas. Actualmente. es una madre a tiempo completo y codirectora de la compañía MPS Inversiones Pty Ltd.

MODERADO POR: Jessy Lizzie Wasserstein TRADUCIDO POR: âmenoire90 Apolineah17 Catleo Fanny gemma. REVISADO Y CORREGIDO POR: Lizzie Wasserstein DISEÑADO POR: Lizzie Wasserstein .santolaria Gry HeythereDelilah1007 Itorres Jadasa Youngblood Jessy Lizzie Wasserstein Malu_12 Mikiliin rihano Selene Silvia Carstairs veroonoel RECOPILADO.

NO OLVIDES VISITARNOS ¡TE ESPERAMOS! .