ADORACIÓN EUCARÍSTICA, ACCIÓN DE GRACIAS

Introducción: La celebración Eucarística que hace unos momentos hemos celebrado juntas, es el centro vital de nuestra jornada. Ella es la que inspira la oración de adoración que ahora nos disponemos a vivir con el corazón lleno de agradecimiento por aquel 3 de febrero de 1822, día en el que el Señor bendijo en sus comienzos a la Familia espiritual del Padre Noailles, nuestro venerable Fundador. Es este un acontecimiento que podíamos comparar a un diamante de infinitas facetas y reflejos. La admiración que suscita nunca se agota. La claridad que de él se deprende nos llena de luz. Nunca terminamos de desalterarnos en esta fuente. Jamás terminamos de saciarnos de este maná. Hacer memoria del milagro eucarístico es responder al Padre de los dones; es engrandecer a Dios amándole, publicando sus alabanzas y cumpliendo su voluntad. En este Día del Señor, estamos ante Ti para expresarte una vez más nuestra Acción de gracias, nuestra Alabanza, nuestra Adoración, y nuestra súplica, unidas a toda la Familia a través del mundo, unidas también a los sufrimientos, gozos y esperanzas de todos nuestros hermanos. EXPOSICIÓN DEL SANTÍSIMO

CANTO: Adoremos el Cuerpo de Cristo, alabemos su Vida Inmortal Hemos partido el Pan y bendecido la Copa de la Salvación, Que tu Sangre oh Cristo sea para nosotros la fuente de la vida y del amor. El que come de este Pan y bebe de esta Copa Permanece en Dios y Dios en él Mira a tu Pueblo reunido en la alegría, Concédele permanecer en la paz y el amor fraternal. Pausa…

“Hoy mis ojos han visto a tu Salvador” (Lc 2,30)

El acontecimiento sucedió en Burdeos, calle Mazarin, en la capilla de la comunidad naciente. El 3 de febrero de 1822, durante veinte minutos, los participantes en la bendición del Santísimo, pudieron contemplar, sustituyendo a la hostia expuesta para la adoración, el busto de un hombre joven, con rostro radiante, muy bello, inclinándose con bondad hacia la asamblea recogida y serena. Milady Peychaud no vio nada, pero oyó que Alguien le decía: “Yo soy El que Soy, y sólo Yo SOY…”. ¿Qué significa para nosotros, hoy, este acontecimiento? Pausa… CANTO: Adoremos el cuerpo de Cristo

Alabemos su Vida inmortal (3 veces) • Transmitir a los demás lo que hemos contemplado.

“Lo que existía desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que contemplamos y palparon nuestras manos acerca de la Palabra de vida. -pues la Vida se manifestó, y nosotros la hemos visto y damos Testimonio y os anunciamos la Vida eterna, que estaba junto al Padre y se nos manifestólo que hemos visto y oído, os lo anunciamos, para que estéis en comunión con nosotros. Y nosotros estamos en comunión con el Padre y con su Hijo Jesucristo. Os escribimos esto para que nuestro gozo sea completo.” (Jn 1, 1-4) Pausa… Estamos invitadas a situarnos en esta tradición de lo que fue contemplado, de lo que tocó el cuerpo de los testigos. ¿Qué es lo que nos ha llegado a través de los testigos de la fe: ¿una sabiduría? ¿unos valores? ¿un mensaje? Lo que nos ha llegado es mucho más que todo eso, es la Palabra viva, hecha carne en Jesús. Y si los testigos que nos han ido llegando son dignos de fe es porque su carne misma fue tocada por Jesús y su Palabra. La manifestación del Señor continúa de edad en edad, tocando a hombres y mujeres hasta lo más profundo. Demos gracias a Dios, porque la cadena de testigos no

se ha interrumpido. En cada época encuentra testigos. Es bueno hacer memoria de ellos, porque es así como se aprende a acogerLE el día que nos visite. ¿No es esto lo que está escrito en nuestras constituciones? “Dentro de la Familia de Pedro Bienvenido Noailles, mantenemos viva la memoria de la Bendición de 1822, elevando hacia el Señor la acción de gracias y la súplica”. (Const. nº 164) Pausa… CANTO: Adoremos el cuerpo de Cristo Alabemos su Vida inmortal (3 veces) • Escrituras para leer

El acontecimiento de la calle Mazarin lo interpretamos también hoy en esa cadena de testigos. Reconocemos en él lo que estaba anunciado en las Escrituras. Como en la Escritura, los testigos del milagro fueron tocados personalmente; como en la Escritura es Jesús quien está en el centro y el único que importa; como en la Escritura la visión no dura más que un tiempo. Desde la visión, los testigos son conducidos a la escucha de la palabra. Por otro lado, el testimonio de todos los que vivieron el acontecimiento se convierte en una escritura. Esta escritura nos ha sido transmitida a nosotros miembros de la Familia de P.B.N. Esta “escritura” hemos de leerla, hemos de seguir leyéndola. Que el Señor continúe su obra de revelación en nosotros, para su gloria y nuestro gozo. Que lo interpretado y” leído” hoy por todos los miembros de la Familia de

Pedro Bienvenido Noailles Reino. Pausa…

esté siempre al servicio del

“Haz que te reconozcamos, Señor, hoy como ayer. Reaviva en nosotros el gusto, el deseo y la sed de Aquel que ES, que ERA y que VIENE. A Él la Gloria y la Adoración, la Alabanza y la Acción de Gracias por los siglos de los siglos. AMÉN. CANTO: Adoremos el cuerpo de Cristo Alabemos su Vida inmortal (3 veces)


Monasterio Sagrada Familia 31195 OTEIZA DE BERRIOPLANO 2010