5.

VALORAR LA PROPIA SINGULARIDAD

A. OBJETIVOS: Aprender a valorarnos superando sentimientos negativos e ideas erróneas. Encontrar recursos y estrategias para liberarnos de etiquetas clasificadoras que influyen en la negación de uno mismo, aprovechando adecuadamente el propio potencial de crecimiento.

DESARROLLO 1. Lectura y análisis del siguiente documento de trabajo: IDEAS ERRÓNEAS La psicoterapia racional emotiva de A. Ellis (1977, 1979 y 1999) intenta ayudar a las personas mediante una argumentación y debate en el cual se procura que el paciente tome conciencia de que algunas de sus creencias están equivocadas. Ellis toma en consideración once ideas o creencias que se encuentran detrás de la mayoría de las perturbaciones emocionales y sentimientos desgraciados. Las once ideas irracionales, con un breve comentario sobre cada una de ellas, son las siguientes ( Bisquerra y colbs., 2000): 1. “Es una necesidad extrema ser querido y apreciado por todos”. Condicionar la felicidad al hecho de que todos me quieran es una exigencia absurda. No está en mis manos conseguirlo. Por otra parle, es una realidad la inevitabilidad de los conflictos iriterpersonales. De lo que se trata es de saber afrontarlos. Las habilidades sociales. la capacidad de negociación, el control de los propios sentimientos, etc., constituyen habilidades de vida cuya utilización apropiada en el momento oportuno puede ayudar a superar situaciones de conflicto. 2. “Hay que ser perfecto; el mejor, el número uno”. Es bueno intentar hacer las cosas lo mejor posible y procurar superarse a sí mismo continuamente. Pero lo que no se puede es ser el “número uno” en todo. Ni siquiera en algo. Pretender serlo te lleva a medirte y compararle continuamente con los demás. Estas comparaciones son desfavorables. Como consecuencia se puede coartar o inhibir la acción por temor a que otro me supere. ¿Qué pensarán de mí si no soy el primero? Es evidente lo descabellado de la situación. Por otra parte, no todos pueden ser el primero. 3 “Los otros tienen la culpa de mi desgracia”. “Hay personas malvadas, perversas y ruines, que tienen la culpa de todo lo que me pasa y deberían ser castigadas”. Es inútil culpabilizar a los demás, ya sea de pensamiento o de palabra. Aquí viene al caso recordar aquello
1

de “no juzguéis y no seréis juzgados”. No me sirve ninguna crítica que no empiece por la autocrítica. ¿Qué parte de responsabilidad tengo yo en los hechos? Si lo analizo, es probable que encuentre algún punto en que lo hubiera podido hacer de otra forma que hubiera resultado mejor. Pero no por ello me voy a culpabilizar. Sencillamente aprender de la experiencia a ser condescendiente. 4. “Si algo no sucede como esperaba es terrible y catastrófico. Entonces está todo perdido y nada merece la pena”. Lo habitual es que haya imprevistos y dificultades en el camino. En lugar de entregarse a lamentaciones hay que buscar otras salidas. Cuando se apaga la luz, más que quejarse de la oscuridad y maldecir a la empresa de electricidad, es preferible encender una vela. 5. “Las desgracias se deben a causas externas. No tenemos capacidad para controlar penas y perturbaciones”. Condicionar la felicidad a las circunstancias, al comportamiento de los demás, conduce inevitablemente a sentirse desgraciado. Rabindranatlh Tagore decía que hay que conseguir una paz de espíritu incapaz de verse perturbada por los acontecimientos externos. No es fácil conseguirlo. Pero hay que ejercitar la libertad de acción y asumir la propia responsabilidad. 6. “Hay que prepararse para lo peor. Nos esperan todo tipo de calamidades”. Hay que estar preparado para lo que pueda venir. Pero amargarse innecesariamente con hipotéticas desgracias futuras conlleva a una infelicidad injustificada. 7. “Es mejor evitar las dificultades y responsabilidades, que no afrontarlas con decisión y valentía”. Es cierto que en ciertas ocasiones la mejor forma de salir ganando en una discusión es evitarla. Sin embargo esto no es siempre posible. Es un error creer que todos los conflictos son evitables. Lo que hay que aprender es a manejarlos. Sólo damos nuestra verdadera talla ante la dificultad. La autoconfianza y la autoestima se ven favorecidas al hacer algo. 8.“Siempre hay que depender de alguien que nos apoye y solucione nuestros problemas”. Pensar así supone una dependencia injustificada de los demás que impide la maduración personal. 9.“El pasado es determinante”. El pasado de una persona, en algunos casos, puede ser un condicionante, pero no un determinante del éxito de acciones futuras. No valen excusas para intentar construir un futuro mejor. 10. “Me siento afligido y preocupado por los problemas, perturbaciones y acciones de los demás”. No podemos evitar el mal que sufren o cometen los demás. Como consecuencia, es inútil castigarnos a nosotros mismos y angustiamos por ello. Siempre habrá desgracias, delincuencia, catástrofes, etc. Nos hemos de preocupar de contribuir en lo que podamos a mejorar la situación, pero sabiendo que está más allá de nuestras posibilidades eliminar todas las causas de desgracia de la faz de la tierra. Se dice: “el que hace lo que puede no está obligado a más”. 11. “Para cada problema hay una única solución perfecta. Si no la encuentro puede ser catastrófico”. En los problemas reales en general no existe una única solución. Muchas veces se presentan varias alternativas igualmente plausibles. Se trata de tomar decisiones, aceptando un riesgo de error. Recapitulación: La psicoterapia racional emotiva tiene corno objetivo el sustituir las ideas ilógicas e irracionales por otras más racionales y lógicas. Para ello se proponen las siguientes fases: 1) mostrar al sujeto lo que es ilógico y demostrarle cómo y porqué llegó a ese estado interno, tratando de presentar ¡a relación directa entre sus actitudes irracionales, su desequilibrio emotivo y su infelicidad; 2) tratar de

2

convencerle de que no fue su pasado o su infancia la causa de ese estado actual, sino su propio pensamiento irracional actual; 3) influir sobre él para que trate de cambiar su actitud; 4) presentarle una filosofía de la vida más racional. (Fuente: Adaptación de Bisquerra, 2000) 2. Reflexión personal. 3. Diálogo en grupo: Identificar las autoclasificaciones autodestructivas y las ideas erróneas que os encadenan al pasado y os impiden crecer, cambiar y vivir la vida como algo positivo y estimulante. ¿Qué ideas destacaríais del documento? ¿Por qué? ¿Qué pensamientos negativos se dan con más frecuencia en los jóvenes de vuestra edad? ¿De dónde proceden? ¿Cuáles son sus consecuencias para su autoestima y conducta? Construir pensamientos positivos alternativos a los aportados anteriormente. ¿Cómo podemos cambiar nuestros pensamientos negativos? 4. Conclusión. - Aportar entre todos sugerencias, pistas y estrategias que ayuden a liberarse de las ideas erróneas.

3