El nombre de la rosa Este texto nos habla, entre otras cosas, de la teoría de " La navaja de Ockham".

En el mismo, se nos presentan dos situaciones: La primera es que una serie de acontecimientos y casualidades han propiciado la muerte de la persona a la que se refiere. La otra, que simplemente haya sido un suicidio. Dicha teoría dice que si tenemos dos teorías, la que contenga menos ex plicaciones y la que sea más simple será posiblemente la verdad. En la época en la que está basado el libro, el suicidio era una cosa impensable y castigada por dios, por lo tanto, pretendían explicar la muerte del susodicho por todas esas explicaciones casuales. ¿Por qué no podían aceptar que Adelmo se suicidó? Por un principio de autoridad básico. El cristianismo está construido sobre unos cimientos de autoridad con los que se organiza. ¿ Cómo iba a ir alguien contra esa autoridad ? ¿ Cómo alguien podrí a ejercer el poder divino que sólo puede ejercer dios ( El de dar y quitar la vi da )? Nadie que sea escolástico aceptaría, jamás, un pensamiento tan racional co mo el suicidio y tan violable a la autoridad, por lo tanto la teoría de Basckerv ille "no sería válida" para un escolástico, pero sí para un nominalista. Los pensamientos nominalistas no se construyen sobre una autoridad, sino que son "un pensamiento libre" , por así llamarlos. Por ejemplo, en " El nombre de la r osa", Basckerville no se rige bajo el principio de autoridad cristiano, sino que mediante sus sentidos saca las conclusiones que le llevan a pensar sobre la cau sa del asesinato de Adelmo. Imaginémonos entonces la situación de la época: Una guerra de pensamientos impr egna esta etapa. El catolicismo viéndose amenazado por el nominalismo. El nomina lismo, perseguido por el catolicismo. Con el resurgir de nuevos pensamientos emp ieza la revolución científica que, obviamente, el catolicismo no permitirá. Éste no hará más que trabar de cualquier manera los intentos de la ciencia y la filo sofía de explicar de manera racional todo lo que la religión lo hace de manera i rracional. Es decir, obstaculizará el libre acceso al pensamiento. Pero no sólo se enfrenta el catolicismo con los nuevos pensamientos. Entre éstos también hay diferencias. El nominalismo y el realismo son dos claros ejemplos. Mientras que el realismo defendía una realidad ontológica, el nominalismo se con solidaba sobre una realidad lógica. En esta época se vivió una verdadera revolución a todos los niveles que tubo, co mo consecuencias, un continuo frenado de expansiones racionales que al final log raron vencer los obstáculos y construir, así, nuevos pensamientos racionales.