TEMA 6.

LA GESTIÓN DE NUESTROS RESIDUOS
1.INTRODUCCIÓN 2.RESIDUOS SANITARIOS 3.RESIDUOS AGROPECUARIOS 4.RESIDUOS INDUSTRIALES 5.RESIDUOS RADIACTIVOS 6.RESIDUOS SÓLIDOS URBANOS 7.PLÁSTICOS 8.MATERIA ORGÁNICA 9.VIDRIO 10.PAPEL Y CARTÓN 11.MADERA 12.METALES

1. INTRODUCCIÓN
El desarrollo económico, tecnológico y social viene acompañado principalmente de la contaminación del agua, del aire, del suelo y de la genración de residuos: sólidos urbanos (RSU), industriales, sanitarios, radiactivos y agropecuarios. Actualmente, el consumo y la actividad industrial y comercial superan la capacidad biológica de regeneración del planeta.

2. RESIDUOS SANITARIOS
Se considera residuo sanitario cualquier tipo de material generado en establecimientos dedicados a la atención sanitaria, ya sean en actividades asistenciales, preventivas o de investigación. Su cantidad ha aumentado en los últimos años debido al uso abusivo de material desechable; deben ser reutilizados materiales como el vidrio, el instrumental y la ropa de trabajo.

Tradicionalmente se eliminaban estos residuos mediante la incineración en el propio centro. Pero dada la heterogénea composición de estos residuos, los incineradores convencionales no pueden cumplir la nueva normativa de emisión de gases. Podemos clasificar los residuos sanitarios en: Asimilables a residuos urbanos o de tipo I: no plantean medidas específicas de gestión (papel, cartón). Residuos sanitarios no específicos o de tipo II: necesitan medidas de prevención únicamente en el centro sanitario (material de curas, yesos, ropas, etc.)

Residuos sanitarios específicos de riesgo o de tipo III: necesitan medidas de prevención tanto dentro como fuera del centro sanitario. Residuos tipificados en normativas singulares o de tipo IV: su gestión está sujeta a requerimientos especiales, tanto dentro como fuera del centro sanitario. Los residuos sanitarios de los grupos III y VI se eliminan siguiendo normas específicas. Procedimientos alternativos a la incineración son esterilizar los residuos por procedimientos químicos, físicos o biológicos y, una vez triturados, asimilarlos a los residuos urbanos.

3. RESIDUOS AGROPECUARIOS
Se incluyen aquí todos los residuos procedentes de las actividades agrícolas (como alperujos) y ganaderas (como los purines). Estos residuos se caracterizan por su alto contenido en materia orgánica, pero también contienen otros productos como metales pesados procedentes de la dieta para incrementar su crecimiento o mejorar su defensa contra parásitos. Este tipo de residuos se pueden utilizar como fertilizante agrícola por su alto contenido en materia orgánica y minerales.

Otro uso de estos residuos es la producción de biogás, por procesos de fermentación anaerobia, y que se puede utililizar para la generación de electricidad o en plantas de cogeneración. Por ejemplo, en la extracción del aceite de oliva se seca el alperujo y luego se utiliza como combustible para calentar gases y utilizarlos directamente, o bien para generar electricidad.

4. RESIDUOS INDUSTRIALES

Son aquellos materiales procedentes de la actividad industrial y destinados a ser desechados. Algunos necesitan un tratamiento específico dada su composición o peligrosidad, y otros se asemejan a RSU y son tratados como tales.

Aquí se incluyen los residuos generados, entre otros, por la industria química, la industria del automóvil (que utiliza ácidos, aluminio, plásticos, etc.), la industria papelera y la fabricación de productos metálicos. Los residuos peligrosos deben tratarse y eliminarse a través de un gestor de residuos peligrosos.

5. RESIDUOS RADIACTIVOS
Es aquel producto de desecho con contiene isótopos radiactivos (núcleos radiactivos inestables que emiten radiación) en niveles de actividad superiores a los establecidos por las autoridades competentes.

Estos residuos proceden la las centrales nucleares de la (principalmente), investigación ,etc. Estos tipos de residuos se caracterizan por:

medicina, de la industria, la

Gran Peligrosidad: riesgos para la salud humana. Duración: emisión de radiaciones durante miles de

años. Según la cantidad de radiación que emiten, podemos clasificar los residuos radiactivos en:

Residuos de baja y media actividad: formados por herramientas, ropas, piezas de repuesto, lodos, etc., de las centrales nucleares, universidades, hospitales, centros de investigación, industrias, etc. Estos residuos tienen un periodo de semidesintegración menor de 30 años. Residuos de alta actividad: formados por los restos de las varillas de uranio utilizado como combustible en las centrales nucleares y otras sustancias que están en el reactor, además de los residuos generados en la fabricación de armas nucleares y los generados en el proceso minero de purificación del uranio. Su período de semidesintegración es superior a los 30 años.

Los

residuos

radiactivos mediante naturales geológicas

deben inmovilizarse y aislarse adecuadamente hormigón) (formaciones y barreras artificiales (como

estables). Los residuos de baja y media radiactividad se aislan definitivamente mediante almacenamiento en superficie (el Cabril) o el almacenamiento subterráneo a baja o media profundidad (se pueden utilizar minas abandonadas).

Los residuos radiactivos de alta radiactividad inicialmente se almacenan en las piscinas de la propia central (en recipientes metálicos) y posteriormente se almacena en formaciones geológicas profundas y estables.

6. RESIDUOS SÓLIDOS URBANOS
Son los recogidos por los servicios municipales o por servicios afines contratados por los ayuntamientos. Se incluyen los procedentes de los hogares, los comercios, oficinas, instituciones es muy y pequeños negocios. y Su composición heterogénea representan

aproximadamente el 15% del total de residuos.

La cantidad media de residuos urbanos generados por persona y día en muchos países europeos es superior a 500 Kg.

7. PLÁSTICOS
Los plásticos contenidos en los RSU son mayoritariamente polietileno, polipropileno,

poliestireno, policloruro de vinilo (PVC), etc. Aunque algunos plásticos se fabrican de materias primas naturales (celulósicos), la mayor parte provienen de compuestos químicos derivados del petróleo o carbón.

Actualmente la investigación va encaminada a utilizar otros materiales como residuos industriales y agrícolas para fabricar plásticos. El principal problema medioambiental de los plásticos es que no se degradan con el paso del tiempo y que se producen en gran cantidad. Ante esta perspectiva, la solución radica en: Reducir su utilización (y por tanto su producción). Aumentar su reutilización ( a nivel industrial y doméstico). Reciclar: es necesario separarlos y limpiarlos de impurezas (lo cual es costoso y complicado).

Para abaratar los costes del reciclaje es importante la recogida selectiva de residuos, para lo cual se hace imprescindible la colaboración ciudadana.

8. MATERIA ORGÁNICA
Aproximadamente el 50% de los RSU es materia orgánica (porcentaje que llega al 68% si consideramos también el papel y el cartón, a partir de los cuales también se puede elaborar compost). El compost es un abono orgánico obtenido por fermentación aerobia a partir de la materia orgánica de los RSU (verduras, frutas, lodos, restos de podas, etc.).

Para obtener un compost de calidad, es imprescindible que la materia orgánica de partida no tenga materiales no fermentables como plásticos, chatarra, vidrios, etc. (por eso la recogida selectiva es tan importante). En la obtención del compost hay que tener en cuenta los siguientes parámetros físicos y bioquímicos: Aireación: se garantiza mediante volteos mecánicos o por sistemas de ventilación interior. Humedad: el contenido óptimo se sitúa alrededor del 55% ( si es menor del 50% hay que humedecer). Temperatura: sube hasta los 40 ºC, siendo reemplazados los microorganismo iniciales por otros.

Posteriormente la temperatura sube hasta los 70 o 75 ºC, eliminándose en esta fase los gérmenes nocivos. Finalmente la temperatura desciende hasta alcanzar la temperatura ambiental, donde se produce la maduración del compost. Contenido en nitrógeno, cantidad de metales pesados, pH, etc. Por último, hay que depurar el compost mediante una serie de operaciones mecánicas encaminadas a reducir el contenido en elementos inertes, y obtener un tamaño de grano adecuado para facilitar la aplicación a los suelos (proceso conocido como afino o criba).

Otra técnica para el aprovechamiento de la materia orgánica es el vermicompostaje, que aprovecha la capacidad de metabolización de los residuos orgánicos por parte de gusanos y lombrices de tierra. El producto obtenido mediante esta técnica destaca por su bajo contenido en gérmenes patógenos, su adecuada mineralización, bajo contenido en metales pesados y la presencia de hormonas (que aceleran el crecimiento de las plantas).

9. VIDRIO

El vidrio se obtiene a partir de la fusión a 1500 ºC de una mezcla de arena, carbonato sódico y caliza en un 98%; el 2% restante lo componen otras sustancias como plomo, boro u óxidos metálicos que modifican sus propiedades y aspecto. Hay envases de vidrio retornables (se devuelven al envasador) y no retornables. El vidrio es un material reciclable al 100%, siendo fundamental una recogida selectiva eficaz (es importante, por ejemplo, no incluir tapas, corchos u otros materiales). El reciclado de vidrio supone un ahorro de materias primas, una temperatura de fusión menor y una disminución de residuos sólidos urbanos.

10. PAPEL Y CARTÓN
Se fabrican a partir de la celulosa que se extraen de los árboles y suponen el 16% de los RSU. Su reciclaje se realiza triturando el papel usado, para posteriormente quitarle la tinta y hacer pasta de papel. Las ventajas de este reciclado son: Disminución del consumo de madera, agua y energía para su producción: se necesita papel viejo, cien veces menos de cantidad de agua y una tercera parte de energía. Se reducen los residuos y le alarga la vida de los

vertederos. Disminuye la importanción de madera y de papel usado. Las fases del reciclaje del papel son: recolección, clasificación, enfardado, almacenamiento y transporte a las fábricas de papel. Se fabrican a partir de la celulosa que se extraen de los árboles y suponen el 16% de los RSU.

11. MADERA
Reciclar madera supone un ahorro energético y reduce la tala de millones de árboles. El proceso consiste en triturar la madera y eliminar ciertos materiales (en el caso de maderas tratadas) para finalmente obtener tableros aglomerados (que tienen un menor coste que la madera natural, sus piezas pueden ser de mayor tamaño y resisten el ataque de insectos y enfermedades de la madera).

12. METALES

De todos los metales, el hierro es el que tiene mayor demanda comercial. En 1997 el reciclado de matales era del 23%, pasando al 56% en el año 2004.