You are on page 1of 8

Organización de la salud en Venezuela

Los comienzos de la organización de la salud en Venezuela los podemos ubicar en temas
relacionados con la seguridad nacional y los asuntos relativos a la salud animal. Sólo en
1936 se crea el Ministerio de Sanidad y Asistencia Social (MSAS), cuya meta fundamental
era la protección de la salud de los venezolanos. A pesar de la existencia de
establecimientos de asistencia a la población afectada por problemas de salud, incluso
durante la época colonial, éstos no podían considerarse hospitales, dada la ausencia de
teorías y metodologías que explicaran y trataran satisfactoria y científicamente la salud y
la enfermedad. Estos centros eran lugares que sólo podían ofrecer consuelo y
acompañamiento, fundadas en nociones caritativas y carentes de una estructura
relacional que permitiese la prestación eficiente y oportuna de servicios médicos eficaces.
El descubrimiento de las teorías bacterianas a finales del siglo XIX y comienzos del XX y
su impacto en las redes asistenciales a nivel mundial, darían como resultado, tanto
incipientes organizaciones de salud, como explicaciones reduccionistas de la causalidad:
Conocida la causa biológica, se controlaría el problema. El descubrimiento y temprana
explotación de los recursos petroleros venezolanos va a determinar un proceso
importante de formación de recursos humanos dedicados a la salud. En efecto, las
compañías extranjeras que comenzaron dicha explotación, requerían de una sanidad
ambiental que permitiese el establecimiento de las “ciudades petróleo” con la capacidad
de brindar servicios y alojamiento a sus funcionarios, pero con una escasa relación con la
población local. Las endemias que entonces azotaban al país, sobre todo malaria y fiebre
amarilla, fueron los objetivos funda-mentales de las campañas de saneamiento ambiental
y de prevención, así como el cuidado y vigilancia de puertos y aeropuertos. Los autores
citados, identificaron los determinantes de tal empresa en las condiciones globales de la
división del trabajo y en la expansión de intereses económicos transnacionales,
promoviendo la erradicación y control de vectores causantes de las endemias como
subproducto de las iniciativas económicas. Por esas razones, muchos de nuestros
epidemiólogos quienes enfrentarían con éxito tales males, se formarían en el exterior. A
tales efectos, señala el Dr. Kerdell-Vegas (2011): “Para 1961, la campaña antimalárica
dirigida por Arnoldo Gabaldón, y el Programa de Vivienda Rural en la lucha contra el mal
de Chagas y la Bilharzia van a concentrar los esfuerzos operativos y de investigación en
Venezuela. Al mismo tiempo, el Dr. José Ignacio Baldó disminuye considerablemente la
tuberculosis en toda la geografía venezolana. En relación con el Programa de
Erradicación de la Malaria (...) el IX Informe de la Organización Panamericana de la Salud
(OPS) publicado en 1961, presenta datos de los que se desprende que el área de malaria
erradicada en Venezuela para 1960 (el 70% del territorio), es más del triple del área de
malaria erradicada del resto de los países de América Latina”. De ahí en adelante,
comienzan a generarse modelos importantes de organización sectorial que incluyen, de
manera predominante, una visión inicial de la atención primaria de salud (APS) que años
después, las reuniones convocadas por la Organización Mundial de la Salud, definirán
como la forma más importante de organización de los servicios sanitarios. Uno de los
elementos centrales para entender este proceso, es la intervención del Estado en la

organización sectorial de la salud, sobre todo a partir de los años 60. Según el Dr. KerdellVegas (2011): “En la década de los 60 hubo una tendencia en la orientación de la
formación del personal de salud, hacia una visión integral del hombre que toma en cuenta
sus aspectos biológicos, psicológicos, sociales y culturales. Se fortalece la política de
atención primaria de salud, con énfasis cada vez mayor en los aspectos de promoción y
prevención; con participación creciente de las comunidades en la planificación, ejecución,
evaluación y control en las actividades del área de la salud. En las siguientes décadas, el
desarrollo propugnado por los organismos internacionales, se comporta como paradigma
hegemónico en la formulación de las políticas nacionales de salud para muchos países”.
La intervención del Estado no se notó sino muy tímidamente a comienzos el siglo XIX y es
sólo en 1817 cuando se crea la primera Junta de Sanidad. En 1892 se construye el
hospital José María Vargas en Caracas y pasarán cuarenta años antes de que se retome
este tipo de iniciativas en el país (Maingón, 2003). Entre 1911 y 1930, el Estado asume
una acción más definida en relación a la salud y genera diversas formas de organizar y
legislar al respecto, pero sin conceder a la salud un espacio definido dentro de la
administración pública. La primera ley de Sanidad Nacional data de 1912 y ya para 1930
era obligatorio el certificado médico expedido por la autoridad sanitaria para los
trabajadores urbanos y petroleros, lo cual preparó el camino para los procesos de
saneamiento ambiental y de urbanización que caracterizarán a nuestro país,
especialmente a partir de los años 40 del siglo XX. Para esta época la Academia nacional
de Medicina era el principal interlocutor del Estado y las Fundaciones extranjeras como la
Rockefeller y la Carnegie, estimularon la formación de epidemiólogos y malariólogos en el
exterior. Nuestra organización sanitaria seguirá las líneas de la tradición francesa durante
mucho tiempo, pero, a partir de 1910 con la publicación del Informe Flexner, Medical
Education in theUnitedStates and Canada, la influencia anglosajona se afianzará y la
formación de nuestro personal responderá a esos influjos siguiendo las líneas del
creciente predominio de la experimentalidad y, más tarde, las doctrinas del integralismo
sanitario. Desde 1936, con la creación del MSAS en el gobierno de Eleazar López
Contreras y su proyecto modernizador, la intervención del Estado en el sector salud
aumentó progresivamente. En 1944 se creó el Instituto Venezolano de los Seguros
Sociales (IVSS), específicamente diseñado para la atención a la salud de los trabajadores
formales y sus familiares a través de un Seguro Social Obligatorio; se regionaliza la salud
y la Constitución garantizaba la Seguridad Social y el derecho a la salud. Desde el punto
de vista de la organización del sistema sanitario, a partir de 1950 comienza a prevalecer
el gasto curativo sobre el preventivo reforzando el carácter clínico de la enseñanza y el
modelo de aprendizaje que separaba las actividades de salud pública de aquellas que
eran consideradas propiamente médicas, modelo internalizado en nuestras escuelas
médicas y que ha dificultado una verdadera concepción integral de la salud. La creación
del IVSS apuntó en la misma dirección fraccionadora al conceder el privilegio de la
atención médica a los trabajadores asalariados del sector privado y a sus familiares,
quienes eran los únicos beneficiarios de este esquema restringido de Seguros Sociales. A
diferencia de un sistema de seguridad social, el propósito del sistema de los seguros
sociales era cubrir las contingencias que afectan la capacidad del trabajador para
mantenerse activo en el mercado de trabajo. Pronto, diferentes gremios y grupos de

interés de la sociedad venezolana comenzaron a diferenciarse del resto mediante el
acceso a servicios exclusivos de salud a través de organismos de previsión social y la
contratación de Pólizas de Hospitalización, Cirugía y Maternidad (HCM) a Compañías
Aseguradoras Privadas. Así nacen, entre otros, el Instituto de Previsión y Asistencia Social
del Ministerio de Educación (IPASME), destinado exclusivamente a prestar servicios
médicos a los trabajadores de la educación, y los institutos de previsión del profesorado
de las Universidades Nacionales, entre muchos otros. Los trabajadores del sector público
no estaban protegidos por este sistema. Por lo tanto, estos regímenes eran paralelos al
IVSS, de manera que sus cotizantes no contribuían al Seguro Social y tenían sus propios
regímenes de prestaciones socioeconómicas y de salud. Al poco tiempo de su creación se
modificó el Reglamento de la Ley del Seguro Social, extendiendo al sector público las
prestaciones de salud del IVSS, produciendo entonces una doble y hasta la triple
cotización. El denominador común de estos regímenes contributivos, es el de captar
recursos públicos para asignarlos a un grupo específico, con claros efectos regresivos
sobre la redistribución del ingreso pero, sobre todo, con impacto importante en la
creciente ineficiencia del sector público de la salud.
El subsector Público en el nivel subnacional y municipal:
La transferencia de responsabilidades al ámbito subnacional establece una nueva pauta
de relación con el Ministerio del poder popular para la salud. Las Direcciones Estadales
de Salud constituyen la instancia descentralizada del (MPPS) y ejercen funciones de
planificación, presupuesto, y prestación de servicios. Cada año se transfieren a través del
presupuesto nacional las correspondientes asignaciones. El otro componente de las
asignaciones nacionales corresponde a la utilización del situado constitucional
(transferencia intergubernamental).(González, 2001:12)
Los Municipios constituyen el nivel local de organización política, a los Municipios se le
asignan funciones en salubridad, atención primaria de salud, así como en las áreas
ambientales y de servicios.
Los hospitales de la red de establecimientos públicos suman 296 (214 dependientes del
MPPS o de las gobernaciones, 33 del IVSS, 13 del IPSFA, 3 de PDVSA, 29 de INAGER, 2
de la CVG, 1 de la alcaldía de Miranda y 1 de la Policía Estatal de Caracas).
De las 40.675 camas censadas el año 2000 en el ámbito público (17,6 camas por 10.000
habitantes), más del 50% se ubican entre el Distrito Capital y los estados más
desarrollados, lo que pone de manifiesto la inequidad en la cobertura de estos servicios.
El 70% del presupuesto del MS se destina a la red de hospitales, 20% a asistencia
primaria y 10% restante a la gestión del sistema.(OPS, 2000:7)
Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS):
El Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS) es un organismo centralizado, con
una autoridad única en el ámbito central que cumple funciones de financiamiento,
aseguramiento y provisión. El IVSS recibe un financiamiento tripartito: patronos,
trabajadores y estado (a través del aporte directo al Fondo de Administración). Cuenta con

una red de hospitales y ambulatorios, para prestar atención médica hoy día a toda la
población.

Otras instituciones con régimen contributivo:
Bajo la dependencia del sector público también se encuentran otras instituciones que
prestan servicios de salud bajo el régimen de contribuciones. Las más importantes (en
términos de los beneficiarios y recursos utilizados) son el Instituto de Previsión y
Asistencia Social del Ministerio de Educación y Deportes (IPASME), y el Instituto de
Previsión Social de las Fuerzas Armadas (IPSFA). Ambas instituciones son financiadas a
través de aportes de los beneficiarios y de las instituciones donde laboran con lo cual se
establece un régimen de financiamiento bipartito. Tanto el IPASME como el IPSFA
dependen de sus respectivos ministerios de adscripción (Ministerio de Educación y
Deportes, y Ministerio de la Defensa).

El sub sector Privado:
En relación al subsector privado, este ha sido poco estudiado, sin embargo es uno de los
subsectores de salud que tiene una amplia cobertura, a este respecto Marino señala “en
líneas generales se puede inferir que la cobertura real de los servicios públicos,
especialmente aquellos del MSDS, es menor en los casos de trastornos crónicos. Más de
50% de los pacientes por esta causa es atendido en instituciones del seguro social o en
sector privado. En el caso de los pacientes que consultan por dolencias agudas, este
porcentaje es ligeramente menor. Pareciera, en consecuencia, que la demanda de
servicios en instituciones privadas es superior a lo tradicionalmente aceptado”
Continua mencionando “Las coberturas de servicios del sector privado (pólizas de
hospitalización, cirugía y maternidad, así como los registros de las empresas de medicina
prepagada) requiere un procedimiento detallado por cuanto no existe integración de tal
información”.
En cuanto a la prestación de servicios. El subsector privado abarca de los distintos
consultorios con número reducido de especialistas, hasta los grandes hospitales y en los
cuales existen un gran nivel tecnológico, especialmente en las grandes ciudades. Para
1996 el número total de hospitales privados era de 344. El subprivado también tiene
participación en la producción de fármacos y tecnología.
El MSDS, es el encargado de la articulación de los distintos subsectores de salud
venezolanos, es así que Marino nuevamente hace referencia a “ ..debe ser
responsabilidad de MSD la realización de una articulación más adecuada entre los
sectores públicos y privados de la salud. Esta tarea debe combinar el cumplimiento de la
siguientes funciones. En primer lugar, debe establecer un marco de responsabilidades
para garantizar el financiamiento general del sistema de salud. En segundo lugar, debe

promoverse el intercambio de experiencias de gestión y de definición de prioridades en
ambos sub-sistemas. Ello pude significar incluso la implementación de intervenciones
conjuntas en áreas consideradas como prioritarias. En tercer lugar, ambos subsistemas
pueden coadyuvar para facilitar información sobre tecnologías y medicamentos, así como
en la integración de esfuerzos en la investigación y la prestación de servicios
especializados. Finalmente, la acción mancomunada de ambos sectores es crucial para
mejorar la información con relación a los riesgos a la salud.”

El Subsector mixto:
El sector mixto está representado por aquellas instituciones privadas que reciben
financiamiento público (a través de contratos especiales para la prestación de servicios), o
aquellas instituciones públicas que reciben contraprestación financiera por la atención
de pacientes con seguros privados, este ha sido poco estudiado
A partir del 2000 con la participación de la Fuerzas Armadas Nacionales y con recursos
extrapresupuestarios se inició el Plan Bolívar 2000 que pretendía saldar la deuda sanitaria
y aliviar las listas de espera con atenciones de salud y operaciones quirúrgicas a los
problemas de salud más prevalentes y sensibles para la población. Por todas estas
razones, se realizaron cambios estructurales del sistema de atención de salud y surge la
Misión Barrio Adentro que se apoya en el “Convenio Integral de Cooperación entre la
República de Cuba y la República Bolivariana de Venezuela”. Se inició formalmente el 22
de Mayo de 2.003, con la firma del “Acta Convenio entre la Alcaldía del Municipio
Libertador y el Colegio de Médicos del Distrito Metropolitano de Caracas”. Para dar
cobertura a 171 barrios, con la participación de 200 médicos cubanos y 30 médicos
venezolanos; y con una inversión inicial de mil millones de bolívares.(OPS; 2000:8)
Con la determinación de la Misión Barrio Adentro como eje de la política estatal de
salud y pivote para la transformación de todo el Sistema Público Nacional de Salud, se
crearon los “Consultorios Populares” como Nivel Primario de Atención, con una cobertura
de un médico por cada 250 familias (1.250 personas aprox.), en un equipo de salud
integrado además por un Enfermera y un Promotor Comunitario.
En el Nivel Secundario de Atención se establecerán las “Centro de Diagnóstico
Integral” establecimientos de salud con una alta capacidad resolutiva, que recibirán a los
pacientes referidos de los Consultorios Populares, y donde laborarán Médicos
Especialistas, Odontólogos, Radiólogos, Fisioterapeutas, entre otros servicios de apoyo;
se contará además con Equipos de Diagnóstico de Alta Tecnología. Prestarán atención de
emergencia las 24 horas del día, y atención ambulatoria durante 12 horas.
En el Nivel Terciario de Atención está prevista la creación de los Hospitales
Especializados, que serán los establecimientos de salud de mayor complejidad para
recibir a los pacientes referidos de los Niveles Primario y Secundario. En ellos se prestará
Atención Médica por parte de Especialistas y Sub-Especialistas, con Equipos de
Diagnóstico y Tratamiento de Alta Tecnología.

El MPPS recibe sus fondos del presupuesto nacional, los Estados son financiados
por el presupuesto nacional y el Situado Constitucional, de los cuales dedican fondos a
salud, como resultado de la descentralización, esta fuente de recursos es diferente a la
transferencia de MS a los Estados.
En su organización se cuenta con una red de hospitales y ambulatorios que cumplen con
actividades de atención promoción, prevención y educación para la salud, existen 4.819
establecimientos de salud del Ministerio de Salud, centralizados y descentralizados, 214
son Hospitales y 4605 son Ambulatorios, los cuales se clasifican en Urbanos Tipo I, II y III
y Rurales Tipo I y II; existen 693, 154 y 43 ambulatorios urbanos I, II y III,
respectivamente, lo que suman 890 establecimientos urbanos. Asimismo, hay 2852
ambulatorio rurales I y 863 ambulatorios rurales II, para un total de 3715 centros de
atención ambulatoria en área rural. Dicha estadística hasta el año (2012).

Organización del sistema de salud en el marco de la constitución de la República
Bolivariana de Venezuela:

Art. 83: Salud como Derecho social

Art. 84: Características, SPNS, Principios, Participación

Art. 85: Financiamiento obligación del Estado

Art. 86: Seguridad Social para todas las personas

Art. 87: Salud Laboral

Art. 111: Deporte y Salud Pública

Art. 122: Salud de los Pueblos Indígenas

Art. 127: Contaminación Ambiental

Art. 129: Impacto Ambiental y Desechos Tóxicos

Art. 156: Salud como competencia del Poder Nacional

Art. 178: competencia Municipal en Salud

Art. 184: Descentralización a las comunidades de Servicios de Salud

Organigrama Funcional del Ministerio del Poder Popular para la salud:

Conclusión
La organización de salud en Venezuela, antes de este ultimo siglo pasado no existieron
sitios en Venezuela de reclusión para el tratamiento científico del diagnostico y del
proceso o procedimientos sistemático del trato a las enfermedades. Por otra parte, no
había responsabilidad por parte del estado o gobiernos a nivel nacional para crear o
mantener espacios de hospitalización con métodos y técnicas científicas. Es después de
1936 que nace el ministerio de sanidad y asistencia social y en el cual es apoyado por
algunas empresas petroleras de categoría transnacionales, las cuales apoyan la
preparación de algunos venezolanos en el extranjero para combatir algunas endemias
como la fiebre amarilla, el paludismo y el mal de chagas, a través de la promoción, la
erradicación y control de vectores causantes de las
endemia. A partir de los años
sesenta (60) hubo una tendencia en la orientación de la formación del personal de salud,
hacia una visión integral del hombre que toma en cuenta sus aspectos biológicos,
psicológicos, sociales y culturales. la influencia extranjera se afianzará y la formación de
nuestro personal responderá a esos influjos siguiendo las líneas del creciente predominio
de la experimentalidad y más tarde, las doctrinas del integralismo sanitario. Por influencia
de las empresas petrolera se creó en 1944 el Instituto Venezolano de los Seguros
Sociales (IVSS), específicamente diseñado para la atención a la salud de los trabajadores
formales y sus familiares a través de un Seguro Social Obligatorio. Posteriormente se
extendió a todos los trabajadores y las empresas petroleras nuevamente dieron origen a
las pólizas de seguros en sus trabajadores, extendiendo esta idea a otros gremios de
trabajadores. Creándose leyes al respecto.
Mas adelante, las organizaciones sociales y sus luchas por la salud fueron ganando
terreno en responsabilizar cada día mas al estado en materia de salud, siendo de esta
manera que el estado ha ido incrementando el presupuesto en materia de salud. Entrando
en un proceso de transferencia de responsabilidades al ámbito subnacional. Hasta llegar
a los Municipios, a los cuales se le asignan funciones en salubridad, atención primaria de
salud, así como en las áreas ambientales y de servicios. A partir de la década de los años
ochenta (80) se acrecienta el sector de atención médica privado que nace a raíz de las
deficiencias del estado en respuesta a la salud y la exigencia de la población, tal como la
clase media que iba en creciente. Así como “Las coberturas de servicios de las pólizas de
hospitalización, cirugía y maternidad”. A partir de años 2000. Por políticas de estado nace
el convenio Cuna-Venezuela, con la misión Barrio adentro tratando de penetrar la
población venezolana a los sitios mas difíciles o menos accesibles con el objetivo
fundamental de prevenir enfermedades y mejorar la atención primaria; y en el Nivel
Secundario de Atención se establecerán las “Centro de Diagnóstico Integral”
establecimientos de salud con una alta capacidad resolutiva, que recibirán a los pacientes
referidos de los Consultorios Populares. En los actuales momentos reconocemos la
recesión económica causada por la baja del precio del barril petrolero, por ser un país
dependiente solo de las divisas del petróleo. Que afecta y seguirá afectando el
presupuesto nacional en materia de salud. Sin embargo, los profesionales de la salud
deberán seguir poniendo todo su empeño, capacidad y vocación de servicio para seguir
mejorando el servicio de salud en Venezuela.