You are on page 1of 4

http://victormazzihuaycucho.blogspot.com/2011/09/la-universidad-en-el-peru-situaciony.

html

Miércoles, 14 de septiembre de 2011

LA UNIVERSIDAD EN EL PERÚ: SITUACIÓN Y PERSPECTIVAS.*

Por: Zenón DEPAZ TOLEDO

El lugar de la universidad
Todas las sociedades han contado con gente capaz de otear horizontes mayores que el
común de los sujetos, tanto por la intensidad de la mirada, capaz de penetrar más allá de las
apariencias que colman a los demás, como por la extensión espacial y temporal que suelen
abarcar. Se les ha denominado sabios, y así se los ha apreciado, intuyendo que su función
permitía la pervivencia del conjunto al dotarle de metas mayores y hondas raíces ancladas en
la memoria, que también se ocuparon en cultivar. En la moderna sociedad secularizada se
espera encontrarlos en la universidad, institución cuyo encargo es precisamente superar las
estrechas miras de la existencia cotidiana abrumada por las urgencias inmediatas, para
abarcar el horizonte tanto contemporáneo como histórico, y señalar la posición que ocupa la
colectividad a la que sirve, proponiéndole los rumbos a seguir. Tal encargo esencial adquiere
dramático significado en un país empobrecido como el nuestro, cuyo destino decidimos en un
mundo marcado por profundas asimetrías en las correlaciones de poder, así como por
tendencias estructurales a la exclusión de las mayorías y las colectividades débiles.
En su condición de institución que cultiva el saber, con vocación universal, la universidad es un
espacio en el que sujetos diversos, que reconocen y producen saberes igualmente diversos, se
comunican sobre la base de una asunción que está en los orígenes mismos de la racionalidad
académica, consistente en suponer que la diversidad halla un terreno común en el diálogo, es
decir en la circulación del logos (que es lenguaje y razón), a través del discurso argumentativo,
que exige demostración y prueba de lo que se dice, de tal manera que cualquiera de los
participantes del diálogo pueda, partiendo de las premisas establecidas y siguiendo la lógica
argumentativa, corroborar las conclusiones o descartarlas.
La función reflexiva que asume la comunidad universitaria, deberá pues promover el diálogo, la
discusión racional, sobre su propia condición y posición, siguiendo ese viejo mandato de
“conócete a ti mismo”, fuente de toda sabiduría, atendiendo a la vez a la marcha del mundo en
que vivimos. Es decir, deberá atender tanto al entorno hoy en acelerado y constante cambio,
como a la propia condición de la universidad, a fin de garantizar un posicionamiento pertinente
a ese entorno, como comunidad que tiene el encargo de cultivar la racionalidad crítica, una
perspectiva de aliento universal y el diálogo fecundo de discursos y perspectivas diversas,
tarea esta de honda repercusión en nuestras posibilidades de desarrollo como comunidad
multicultural.
La universidad moderna, regida por la idea kantiana de razón y la noción humboldtiana de
cultura, produjo elites y conocimiento (los dos grandes aportes que espera de ella la sociedad a
la que sirve) en marcos ontológicos (idea de su ser) y epistemológicos (noción del
conocimiento) relativamente estables. En el umbral del Siglo XXI, la revolución tecno científica
que la universidad contribuyó a generar, ha dislocado su posicionamiento espacio temporal,
tornando compleja la comprensión de lo que ella es, en tanto experimenta un acelerado
proceso de masificación y creciente heterogeneidad institucional, acompañado de la irrupción
de la dimensión virtual como soporte y contenido educativo. Asimismo, la explosión del
conocimiento, de los paradigmas en que discurre, y con ello de la noción misma de verdad,
presiona en dirección de un radical replanteamiento del sentido de los procesos y estructuras
académicas universitarias. Así desprovista de anclajes ontológicos y epistemológicos estables,
la universidad experimenta además el impacto decisivo de la noción técnico-burocrática de
excelencia y rendimiento, que hoy la impregna contribuyendo a su mayor complejidad y
situándola en una encrucijada en cuanto a la comprensión de su propia naturaleza.

integradora. Ella funciona ahora en un contexto saturado de información. el trabajo de investigación interdisciplinario y la diversificación de opciones de cualificación. que permita remontar el deterioro que su ausencia ha producido. perdiendo de vista que tales nociones operatorias adquieren su orientación y predominio desde un horizonte político cultural -y en última instancia valorativo. provenientes del mundo militar y empresarial. Pues bien. rígidamente compartimentalizada en áreas de saber que se mantienen separadas.que es preciso reconocer para evaluar en qué medida su imposición favorece el desarrollo de nuestras potencialidades como colectividad. personales y de desarrollo social. la exploración de modalidades educativas alternativas posibilitadas por la informática. Del mismo modo. ellos son estrictamente instrumentales. formación profesional e investigación. lo cual exige replantear su estructura académico institucional de raigambre positivista. Términos como adaptación. tanto en lo que respecta a sus relaciones con el entorno como en lo que se refiere a sus funciones sustantivas de docencia. con tendencia a la atomización. no son parámetros inconmovibles que haya que evaluar en sí mismos como si se tratara de fines. han sido incorporados. en el vocabulario universitario. frecuentemente de modo acrítico. A la universidad le corresponde también aquella tarea de tematizar con sentido crítico los horizontes de sentido en que discurre la acción. la universidad en el Perú arrastra aún la pesada herencia de un alto grado de dispersión. transdisciplinaria. Se trata de una tarea de importancia capital para definir las condiciones de posibilidad de nuestra posición autónoma en el mundo contemporáneo. supervivencia. presiona por la introducción en el ámbito universitario de los criterios de rendimiento y eficacia como patrones de calidad con pretensiones sustantivas. en la definición de las políticas de aseguramiento de la calidad académica. en una lógica de virtual autarquía académica que acentúa el ensimismamiento que ella padece. así como los términos de la formación que imparte. la necesidad de insertarnos con autonomía en las fronteras del conocimiento avanzado exige incorporar las nuevas tecnologías de información y. debilitando la posibilidad de un trabajo académico coordinado. otorgar absoluta prioridad a la investigación como función clave de la universidad de hoy. la revolución tecno científica contemporánea plantea un conjunto de retos a la universidad peruana. a fin de asegurar su calidad. muchas de las cuales albergan una sola especialidad. ubicándonos así a contracorriente de las tendencias epistémicas contemporáneas. logro y rendimiento. deberán ser atendidos en términos prospectivos como orientaciones estratégicas para la definición de políticas de Estado en la educación superior. así como sus mecanismos de gestión. competitividad. es decir tienen la condición de medios. La universidad ha perdido su condición de institución que monopoliza el saber científico. Hoy en día se necesita esquemas institucionales y curriculares integradores y flexibles. Todo ello plantea la necesidad de establecer instancias de aseguramiento y promoción de la calidad académica como política de Estado. es preciso tener clara conciencia de que la importancia adquirida por la tecno ciencia como factor de poder en el mundo moderno. Por otra parte. ya sea en lo relativo a perfiles curriculares como a modalidades de certificación. en la formación académica. como competencias emprendedoras. en una perspectiva holística. Igualmente es preciso tomar en cuenta una creciente demanda de educación permanente y constante actualización que el mundo del trabajo y el saber siempre cambiante traen consigo. patente en la tendencia a la multiplicación y atomización de facultades. La perspectiva holística. y como tales son enteramente modificables en función del cumplimiento de los fines académicos que legitiman socialmente a la universidad. que permitan una formación integral.La estructura institucional de la universidad. En cuanto a su gestión y organización institucional. que exigen interdisciplinariedad y flexibilidad. el fortalecimiento de los postgrados en un lógica de educación permanente. que abarque tanto competencias académicas. . lo cual repercutirá en una mayor diversificación de certificaciones y en el incremento de la importancia cualitativa y cuantitativa de los postgrados. sobre todo. induciendo al fortalecimiento de una visión estrechamente tecnocrática de las tareas universitarias.

Al procesar una discusión de ese tipo. la modernidad ha convertido la naturaleza en “recursos naturales”. Más aún: constituyen el principal recurso. Por tanto. cuyo empleo debe ser “optimizado”. a su vez. Si no lo hiciéramos nosotros. en el sentido de una evaluación permanente de la calidad académica y de la gestión. tomando como criterio cuán pertinentes son. imponiéndonos sus términos. implica definiciones básicas de qué tipo de país queremos construir. para la construcción del país que queremos. Se trata. atendiendo a su impacto social. dispuestos para ser explotados. sin haber evaluado su pertinencia al nuestro. una visible presión sobre los decisores de política en las universidades. Siguiendo definiciones trazadas por otros. Así. se habla así de “recursos humanos”. Vivimos en una época caracterizada por la tendencia a la conversión de todo lo disponible en recurso. Lo cual permite hablar de la “productividad” de aquellos recursos. hay. Tomar prestadas definiciones producidas sobre este tema en otros países. hacemos sacrificio de nuestra autonomía y renunciamos a definir por cuenta propia qué tipo de universidad y sociedad queremos construir. Tratándose de una tendencia internacional. alguien debe definir los criterios con los cuales juzgar la calidad académica. Lo que sí nos corresponde como comunidad universitaria. Inevitablemente. a la medida en que permiten fortalecer capacidades productivas. Procediendo así. Teniendo enfrente recursos se supone que lo que corresponde es emplearlos con el mayor grado de eficiencia. revelaría una inaceptable incomprensión de lo que está en juego en este terreno. Como se sabe. de una tendencia que no podemos ignorar. sobre la base de una comprensión lúcida de en qué mundo vivimos y cuáles son sus tendencias fundamentales. condiciones básicas para alcanzar mejores condiciones de vida para todos los peruanos. lo cual. lo harán otros. Es de notar que esta es una tendencia que habiendo tomado cuerpo en la esfera de la producción actualmente se manifiesta en todos los ámbitos de la acción social. es decir. la eficiencia se suele definir como el logro de ciertos objetivos con el menor número de recursos posible. Una tendencia manifiesta como parte del proceso de globalización que se ha acentuado en las últimas tres décadas sobre la base de la entrada en escena de nuevas tecnologías de manejo de la información y las comunicaciones que dan acceso a información abundante en tiempo real. Es la lógica del sistema. con definiciones propias de las variables a elegir para evaluar la calidad académica. es (o debería ser) obvio que la definición de los criterios de calidad académica que serán aplicados en una universidad suponen una discusión detenida de qué tipo de universidad queremos. es afrontar estas exigencias de manera crítica. de hecho. que algunos reproducen sin percatarse de ello. En esa perspectiva el propio ser humano se ha convertido en un recurso. la misma que debe ser evaluada de continuo. de modo que puedan rendir lo más posible. por tanto. actuamos con autonomía. la evaluación de la calidad académica y de la gestión como soporte de ella se efectúa atendiendo a algunos estándares igualmente compartidos por la comunidad académica internacional. estructuras sociales y patrones culturales inclusivos. En esa lógica. de exigencias y retos que no podemos dejar de afrontar. los mismos que se operativizan en un proceso denominado acreditación. los conocimientos también constituyen recursos. así como los de la gestión académica. que bien podrían no ser del todo adecuados para construir la universidad que queremos. . aquel cuya aplicación permite mejorar la productividad de los otros recursos. lo que estaríamos haciendo es enjuiciar críticamente la calidad de las orientaciones y procesos académicos. Se trata de una tendencia proveniente de espacios mayores a los del ámbito nacional.Desde la década pasada.

en términos de asistencia. Más de 95 de cada 100 personas de las nuevas generaciones culmina la primaria y cerca de 85 de cada 100 culminan la secundaria. otros trabajos han mostrado que los retornos económicos de invertir en educación superior no solamente son bajos sino que pueden ser hasta negativos (Yamada 2006). Sin embargo.100 instituciones de educación superior no universitaria.pdf DOCUMENTO DE TRABAJO N° 370 LA EDUCACIÓN SUPERIOR EN EL PERÚ: SITUACIÓN ACTUAL Y PERSPECTIVAS José S. Según la información más reciente disponible para el conjunto de la educación superior. Un año antes. en el 2011 había más de un centenar de universidades en funcionamiento y algunas más en proceso de constitución. en términos de matrícula. a la mayor parte de la población en edad escolar. Por el lado de la oferta. en el 2008 postularon a una vacante poco más de 600 mil personas y fueron admitidas poco más de la mitad. 2013 LA EDUCACIÓN SUPERIOR EN EL PERÚ: SITUACIÓN ACTUAL Y PERSPECTIVAS José S.edu. la evidencia de algunos estudios muestra que habría un importante subempleo por calificación particularmente presente entre las personas con educación superior (Herrera 2006). en el 2010. Esto indica que hay una demanda de educación superior no cubierta y que año tras año se ve incrementada pues el volumen de los admitidos es inferior al número de egresados de la secundaria. En las últimas 3 décadas. Estas figuras podrían ser alentadoras pues así como la cobertura de la educación básica ha mostrado importantes logros. el número de instituciones de educación superior ha crecido muy rápidamente pero más rápido ha crecido el sector no universitario. educación universitaria.pucp. educación superior no universitaria . Si bien el número de instituciones de este tipo supera al de las universidades.http://files. Todo esto configura una educación superior cuya calidad en conjunto puede estar siendo puesta en tela de juicio. había alrededor de 1. Código JEL: I23. podríamos decir que la expansión de la cobertura en la educación superior es un resultado deseable. I28 Palabras clave: Perú. Rodríguez y Lisset Montoro RESUMEN En relativamente poco tiempo la educación básica en el Perú ha conseguido cubrir. El número de postulantes de ese año excede largamente el número de egresados de 5° año de secundaria del año anterior. las universidades concentran la mayor de la misma. Rodríguez y Lisset Montoro Diciembre.pe/departamento/economia/DDD370. educación superior. Esto último ha implicado una creciente presión sobre la educación possecundaria que se ha canalizado a través de la educación superior que tiene dos variantes: no-universitaria y universitaria. Una rápida mirada del marco institucional sugiere una gran debilidad para la regulación de la oferta de este nivel educativo. Por otro lado. sino un poco más.