You are on page 1of 8

PRINCIPIOS DE LA ADMINISTRACIÓN

Los principios de la administración son los criterios necesarios para identificar y
agrupar el trabajo que debe hacerse en la organización. Fueron creados por Henry
Fayol. Además, son necesarios para definir y establecer las relaciones interpersonales
con el fin de hacer cooperativo el trabajo de las personas que la componen. En razón
de ello se determinan las actividades específicas que son necesarias para alcanzar los
objetivos que prevé la organización y se asignan tareas a los individuos.
Los principios de la administración son los siguientes: autoridad, delegación,
responsabilidad, división del trabajo, unidad de mando, tramo de control, cadena de
mando, unidad de objetivos, eficiencia y definición funcional.
Es importante destacar que estos dependen del autor.

Autoridad
La autoridad es el derecho que tiene un jefe para requerir que un subordinado realice
una tarea, con el fin de lograr los objetivos de la organización. Se refiere a decidir y a
ejercer el mando. La autoridad puede ser delegada, es decir, se puede transferir ese
derecho a otra persona por un tiempo y/o en una situación determinada.
La autoridad es de origen legal (significa que es inherente al cargo ocupado) e implica
la posibilidad de sancionar a quien no la respete. Otorga el derecho que tiene el jefe
de dirigir a los subordinados en las tareas y exigirles un desempeño satisfactorio en
función de las tareas asignadas.
En la medida en que un jefe sea capaz de hacer valer sus derechos, poseerá poder. Si
entendemos al poder como la capacidad de influir sobre el comportamiento del otro de
acuerdo con el propio deseo, se puede decir que la autoridad es "el poder legitimado",
es decir que esta capacidad está amparada por la ley de la organización, expresada a
través de las normativas y del manual de funciones de la organización.

Delegación
La autoridad y el poder pueden ser delegados, es decir que un jefe le puede otorgar a
un subordinado la autoridad necesaria para realizar su tarea.
La delegación hace posible la organización del trabajo, pues se transfiere la posibilidad
de efectuar mayor cantidad u otras tareas a las que habitualmente hace una persona
de acuerdo con una necesidad organizacional. Este es un proceso que se produce en
dos direcciones, ya que debe ser percibida y entendida como útil y necesaria tanto por
quien transfiere como por quien recibe esas nuevas responsabilidades. Esto es
importante de destacar pues si quien recibe las nuevas tareas no las valora como
importantes para la consecución de los objetivos, asumirá que sólo han "aumentado
su carga de trabajo".
El proceso completo de delegación implica: a) determinación de los resultados
esperados; b) asignación de tareas; c) transferencia de la autoridad para llevar a cabo
esas tareas; d) asignación y exigencia de la responsabilidad derivada de la ejecución
de la tarea.

Responsabilidad
La responsabilidad es el deber que tiene una persona de cumplir con las tareas
encomendadas. Es el deber de rendir cuentas a un superior por el trabajo asignado.
La responsabilidad total de un jefe en una tarea determinada no puede ser delegada.
Por tal razón, existe el derecho por parte de éste de pedir rendición de cuentas a la
persona a quien asignó una tarea.
La responsabilidad también es un aspecto subjetivo de la persona cuando ésta la
asume, es decir, se crea un compromiso personal ante sí mismo de cumplir de la
mejor manera sus obligaciones.
Se supone que todas las personas que componen una organización tienen
responsabilidad. Lo que ocurre es que hay diferencias según las jerarquías: a mayor
jerarquía, mayor responsabilidad, pues sus actos (y sus consecuencias) involucran a
mayor cantidad de gente en la organización.

División del trabajo
La división del trabajo consiste en dividir y agrupar las actividades de una organización
para que contribuyan al logro de los objetivos, y es un paso necesario para conformar
la estructura de la organización.
La división del trabajo tiene por finalidad producir más y mejor con el mismo esfuerzo.
La especialización en una función, sea técnica o de dirección, permite adquirir una
habilidad y una seguridad que mejoran el rendimiento; en tanto que el cambio de
ocupación o de tarea implica un esfuerzo de adaptación que disminuye el rendimiento.
La separación de tareas determina que cada individuo se especialice en una tarea o
en un conjunto de tareas específicas, que requieren el desarrollo de determinadas
habilidades, que generan un aprendizaje específico y que individualiza la acción de
cada especialista.

Unidad de mando
La unidad de mando implica que para la ejecución de un acto cualquiera, una persona
debe recibir órdenes de un único jefe. Cada subordinado debe ser responsable ante
un superior.
Este principio tiene dos sentidos: en un sentido clásico -que se ajusta al principio de
Fayol-, un subordinado sólo puede tener un único jefe para evitar las confusión de
órdenes; en un sentido práctico, es necesario que exista una autoridad final que pueda
dirimir y resolver un conflicto provocado por órdenes contradictorias dadas por
distintos jefes subalternos, sin perder tiempo ni recursos económicos.
Asimismo, la unidad de mando ayuda a organizar mejor el sistema jerárquico y
estructural para el cumplimiento de los objetivos organizacionales.

Tramo de control
El tramo de control implica verificar que las actividades se realicen de acuerdo con el
programa establecido. Se aplica a cosas, personas y operaciones. Para ello se debe
establecer el número de personas o unidades que puede supervisar un jefe, y el
resultado de esto es la aparición de los niveles jerárquicos en una organización. Para
que el control sea efectivo, debe existir un límite en el número de personas o unidades
a controlar. Se trata de buscar la mejor forma de dividir las tareas y las
responsabilidades.
Este principio tiene mucha importancia en el diseño y la conducta de la organización.
Puede influir no sólo en la posibilidad del ejercicio del control, sino también en la
velocidad de las comunicaciones y la información. Un tramo de control reducido
permite una supervisión y un control estrechos y comunicaciones rápidas; en tanto que
un tramo de control amplio exige políticas claras y delegación para poder alcanzar a
todos.
El tramo ideal, es decir, el mejor número para controlar y supervisar, dependerá de
cada situación, o sea, del grado de capacitación que presente el personal, la velocidad
de los cambios en la organización, la cantidad de contactos que se pueda tener con el
personal, la claridad de las políticas, las normas y la calidad de la delegación de la
organización. Cuando se pasa el límite de subordinados que una persona pueda
supervisar eficazmente, se debe delegar.
Hay tres posibles consecuencias de la aplicación de este principio:
Cuando aumenta la cantidad de dependientes a cargo de un jefe se reducen los
niveles jerárquicos, mejoran las comunicaciones y se dificulta el control.
 En cambio, cuando el número de dependientes es bajo para cada jefe, crece el
número de niveles jerárquicos, lo que dificulta las comunicaciones pero mejora
el control.
 En el caso de aplicarse este principio en forma equilibrada, se resuelven los
problemas de comunicación y control.

Cadena de mando
La cadena de mando es el conjunto interconectado y continuo de relaciones de
dependencia que se extiende desde el máximo nivel de la organización hasta su base.
Cada titular de un puesto es responsable ante un superior. Este principio se conecta
con el de autoridad y proporciona a un superior una línea de mando sobre su
subordinado.
La cadena de mando se refiere a que debe existir una línea claramen-te definida entre
la autoridad máxima y cada una de las posiciones subordinadas en la estructura de la
organización. Según Henry Fayol, "la vía jerárquica es el camino que siguen, pasando
por todos los grados de la jerarquía, las comunicaciones que parten de la autoridad
superior o las que le son dirigidas". En la práctica, este principio tan rígidamente
establecido por Fayol no se cumple, pues impediría que las comunicaciones en las
organizaciones sean dinámicas, rápidas y efectivas.

Unidad de objetivos
La unidad de objetivos implica que en el sistema organización cada uno de los
sectores (subsistemas) y de las personas debe contribuir a que se alcancen los
objetivos de la organización.
Sin importar el nivel en el que se ubique cada individuo, es muy importante que la
gente conozca cuáles son los objetivos organizacionales para que ellos guíen su
gestión dentro de la organización. O, en todo caso, si no está de acuerdo o no
comparte los mismos objetivos, pueda tener la posibilidad de irse de ella.
Fayol denomina a este principio como el de "subordinación del interés particular al
interés general" y afirma que "en cualquier grupo, el interés de éste debe
sobreponerse al interés de los individuos. Cuando ambos son diferentes, es función de
la administración conciliarlos. El interés de una persona no debe prevalecer sobre el
interés de la organización".

Eficiencia
Los objetivos organizacionales deben alcanzarse con el mínimo de costos y
consecuencias no deseadas. Es decir que la eficiencia es alcanzar los mejores
resultados al menor costo posible. Desde esta perspectiva, no implica necesariamente
alcanzar el óptimo resultado, puesto que ello puede acarrear un aumento de costos
que no lo justifique. Por eso, la eficiencia supone la mejor utilización de los recursos
disponibles en la organización.
En la terminología de uso industrial, existen conceptos asociados al de eficiencia, o
que constituyen acepciones más restringidas de ésta.
 Rendimiento es la eficiencia del recurso máquina (maquinaria que se utiliza
para la transformación de insumos en productos).
 Aprovechamiento es la eficiencia del recurso materia prima (insumos para la
fabricación de productos).
 Eficiencia suele utilizarse para denotar la del recurso mano de obra (operarios
y/o empleados).
De todos modos, téngase la definición planteada como válida para cualquiera de estas
situaciones.

Definición funcional
El principio de definición funcional exige que cada área, departamento, división y
puesto de trabajo sea definido de manera clara en relación con las actividades que
debe realizar, el grado de delegación y las relaciones de autoridad establecidas. La
consecuencia será que se deberán diferenciar las distintas funciones y tendrán que ser
divididas hasta el grado exigido por el desarrollo y el crecimiento de la organización.
Este proceso se denomina funcionalización. Es necesario que se reserve un lugar
específico para cada persona y que cada persona esté en el lugar que le ha sido
asignado, es decir, que ocupe el puesto más conveniente.

Frustración (Conceptos)
Se presenta ésta cuando una barrera se interpone entre el organismo y sus objetivos.
Es algo que deseamos pero exceden nuestras posibilidades.
Es el resultado de la imposibilidad de alcanzar una preciada meta en virtud del bloqueo de una motivación.
Estado de vacío o anhelo
Cuando hay un impulso, un deseo y la persona no es capaz de satisfacerlo
'Administración de recursos humanos'
Frustración cuando deseas aprender algo pero por más que lo intentes no entiendes.
2.1 MOTIVACIÓN, CONFLICTO Y FRUSTRACIÓN
Estructura de las Reacciones a la Frustración
Agresión
Evasión
Agresión
Estado emocional que consiste en sentimientos de odio y deseos de dañar a otra persona, animal u objeto. La
agresión es cualquier forma de conducta que pretende herir física y/o psicológicamente a alguien. Un ejemplo
muy común de agresión es cuando nos sentimos mal por algo y actuamos de manera insultante hacia una
persona.
Evasión
Evitar un peligro o problema, fugarse.
Regresión
Mecanismo de defensa que consiste en regresar a períodos anteriores del desarrollo o a comportamientos
antiguos, que eran más satisfactorios. Es cuando reaccionamos como niños a diversos problemas que se nos
presenten.
Aislamiento
Retirar trato y comunicación de la gente.
Racionalización
Organización racional de algo para obtener un mejor rendimiento
Resignación
Sumisión a la suerte o a la voluntad de otro
Proyección
Se dice que en 60% de nuestro comportamiento nos estamos proyectando en cuanto a nuestros sentimientos
valores, ideas, etc.
Sublimación
Engrandecer, exaltar, ensalzar o poner en altura.
Identificación
Se identifican, intentan buscar un modelo de persona al cual poder imitar y con cual se sienten a gusto.

CONCEPTO Y PRINCIPIOS DE LA ORGANIZACION
La organización es una unidad social coordinada, consciente, compuesta por dos
personas o más, que funciona con relativa constancia a efecto de alcanzar una meta o
una serie de metas comunes. Según esta definición, las empresas productoras y de
servicios son organizaciones, como también lo son escuelas, hospitales, iglesias,
unidades, militares, tiendas minoristas, departamentos de policía y los organismos de
los gobiernos locales, estatales y federal. Las personas que supervisan las actividades
de otras, que son responsables de que las organizaciones alcancen estas metas, con
sus administradores (aunque en ocasiones se les llama gerentes, en particular en
organizaciones no lucrativas).

PRINCIPIOS DE LA ORGANIZACION.
El propósito de la organización: El propósito de la organización es ayudar a lograr que
los objetivos tengan significado y contribuyan a la eficiencia organizacional.
Principio de la unidad de objetivos
La estructura de una organización es eficaz si le permite al personal contribuir a los
objetivos de la empresa. Principio de la eficiencia organizacional. Una organización es
eficiente si está estructurada para ayudar al logro de los objetivos de la empresa con
un mínimo de consecuencias o costos no deseados.
Causa de la organización: La causa básica de la estructura organizacional es la
limitación del tramo de la administración. Si no existiera esa limitación, una empresa
no organizada podría tener un solo gerente.
Principio del tramo de administración
En cada posición administrativa existe un límite al número de personas que pueden
manejar con eficacia una persona, pero el número exacto depende de la repercusión
de diversas variables subyacentes.
La estructura de la organización: autoridad: La autoridad es el adhesivo de la
estructura de la organización, el vínculo que la hace posible, los medios mediante los
cuales se pueden colocar grupos de actividades bajo el mando de un administrador y
se puede fomentar la coordinación de las unidades organizacionales. Es la
herramienta con la que el administrador está en posibilidad de ejercer su
discrecionalidad y de crear un ambiente para el desempeño individual. Algunos de los
principios más útiles de la organización están relacionados con la autoridad.
Principio escolar
Cuanto más clara sea la línea de autoridad desde el puesto administrativo más alto de
una empresa cada puesto subordinado, más clara será la responsabilidad para tomar
decisiones y más eficaz la comunicación organizacional.

Principio de delegación por resultados esperados
La autoridad delega a todos los gerentes individuales debe ser adecuada para
asegurar su capacidad de cumplir los resultados esperados.
Principio del carácter absoluto de la responsabilidad
La responsabilidad por la acciones no puede ser mayor que la implícita en la autoridad
delegada, ni debe ser menor.
Principio de unidad de mundo
Mientras más completas sean las relaciones de dependencia de un solo superior,
menor será el problema de instrucciones opuestas y mayor la sensación de
responsabilidad personal por los resultados.

Principio de nivel de autoridad
El mantenimiento de la delegación requiere que las decisiones propias de la autoridad
de los administradores individuales deben tomarlas ellos en lugar de hacerlas
ascender por la estructura de la organización.
La estructura organizacional: actividades departamental izadas: La organización
incluye el diseño de una estructura departamental. Aunque hay varios principios en
esta área uno de ellos es de gran importancia.
Principio de la definición fundamental
Mientras más clara sea la definición de un puesto o un departamento sobre los
resultados esperados, las actividades a realizar y la autoridad de organización delega
y la comprensión de las relaciones de autoridad e informales con otros puestos, la
persona responsable podrá contribuir en forma más adecuada al logro de los objetivos
de la empresa.
El proceso de organización: Los diversos principios de delegación de la autoridad y de
la departamentalización son verdades fundamentales del proceso organizacional. Se
relacionan con fases de los dos aspectos primarios de organizar: la autoridad y los
agrupamientos de actividades. Existen otros principios que se refieren al proceso de
organizar, a través de cuya aplicación los gerentes obtienen un sentido de proporción
o una medida del proceso total de la organización.

Principio del equilibrio
En toda estructura existe la necesidad del equilibrio aplicación de los principios o
técnicas debe estar equilibrada para asegurar eficacia global de la estructura para
cumplir los objetivos de la empresa.
El principio del equilibrio es común a todas las áreas de las ciencias y a todas las
funciones del administrador. Las ineficacias de extensos tramos de administración se

deben equilibrar con las ineficacias de largas líneas de comunicación. Las pérdidas
ocasionadas por el mando múltiple se deben equilibrar con las ganancias provenientes
de la pericia y la uniformidad para delegar la autoridad funcional en los departamentos
de "stall" y de servicios. Los ahorros de la especialización funcional en la
departamentalización se deben equilibrar con las ventajas de establecer
departamentos responsables de utilidades, semi independientes por el conducto o por
territorio. De nuevo resulta evidente que la aplicación de la teoría de la administración
depende de la situación específica.

Principio de flexibilidad
Mientras más increíbles se tomen para otorgar mayor flexibilidad a la estructura de una
organización, mejor podrá ésta cumplir con su propósito. En cada estructura se deben
incorporar procedimientos y técnicas para anticipar y reaccionar ante el cambio. Toda
empresa avanza hacia su meta en un ambiente cambiante, tanto externo como
interno. La empresa que sufre de inflexibilidad, tanto si se trata de resistencia al
cambio, procedimientos demasiado complicados o líneas departamentales demasiado
rígidas, se arriesga a ser incapaces de hacer frente a los retos de los cambios
económicos, técnicos, biológicos, políticos y sociales.

Principio de facilitación del liderazgo
Puesto que la gerencia depende en alto grado de la calidad del liderazgo de quienes
se encuentran en puestos gerenciales, es importante que la estructure organizacional
contribuya a crear una situación en la que el administrador pueda dirigir con mayor
eficacia. En este sentido, la organización es una técnica para fomentar el liderazgo. Si
la asignación de autoridad y los arreglos estructurales crean una situación en la que
exista la tendencia a que los jefes de departamentos sean considerados como líderes
y en el cual se les ayude en sus tareas de liderazgo la estructuración organizacional
habrá cumplido una tarea esencial.