You are on page 1of 12

Delincuencia En Guatemala

Guatemala atraviesa actualmente por uno de los períodos más difíciles de
su historia en lo atinente a la evidente incapacidad del gobierno para
proveer a los habitantes un mínimo de seguridad frente al desbordado
Vandalismo que impera en todo el país especialmente y en una dimensión
que raya en la barbarie a nivel de la ciudad capital y municipios aledaños,
es tal el poder que han logrado alcanzar la delincuencia y las maras, que la
autoridad titular encargada (PNC) de atender tal situación confiesa (y aun
no lo hiciera) no disponer de la capacidad necesaria para ejercer algún
control sobre tales grupos de maleantes mucho menos para reducirlos.
Los guatemaltecos presenciamos con horror como cada día crece, se amplía
y se afianza el poder de la delincuencia común y las maras, los pandilleros
se están haciendo poderosos a costillas del ciudadano honrado e indefenso,
cobran arbitrios para no matar, amedrentan a los vecinos que en resguardo
de su vida abandonan sus viviendas cediéndoles mas territorio, las maras
intimidan, extorsionan, secuestran, roban, violan, asesinan y frente a esta
desolación, el ciudadano descubre que esta totalmente desprotegido, no
solo se siente impotente realmente lo esta, porque no tiene la posibilidad de
defenderse o de enfrentar a estos grupos criminales.
El clima de zozobra generado por la empeñosa actividad de las maras y la
incomprensible pasividad de los entes gubernamentales encargados unos
de ejercer su autoridad para proteger a los guatemaltecos y otros de
impartir pronta justicia nos está llevando al caos total. Ante el panorama
incierto que plantea la manifiesta ingobernabilidad que alienta la flojera del
Gobierno y como consecuencia de su situación desesperada el ciudadano
común, cae en la tentación de organizarse (y talvez armarse) por su cuenta
para hacer justicia por propia mano, cegado por la desprotección que
afronta no logra visualizar los riesgos inherentes a esta nueva amenaza, la
organización que inicialmente se inspira en los nobles postulados de
proteger y resguardar la vida y los bienes de quienes la integran pudiera en
algún momento llegar a ser poderosa, ese mismo poder a su vez será capaz
de corromperla y Dios no lo quiera, un día no muy lejano convertirla en un
nuevo enemigo de la comunidad que la creo y alimento esperanzadamente.

Indiscutiblemente que toda la responsabilidad encarnada en el concepto de
seguridad ciudadana le corresponde al estado, en el caso de Guatemala con
inicial minúscula aludiendo a la minúscula dimensión en que el Gobierno la
está cumpliendo, a pesar de que como ya fue apuntado, la actividad
delincuencial raya en la barbarie. Frente a esta tragedia cotidiana, las más
altas autoridades de Gobierno, empeñadas en la tarea política de proyectar
un artificial clima de sosiego y de privilegiar los intereses de grupos e
individuos que respaldaron y financiaron la campaña electoral que los llevo

al poder, asumen la infantil postura de desviar (insultando la inteligencia de
todos) nuestra atención hacía cuestiones de importancia relativa, los
distractores abarrotan la plana informativa de los Medios de Comunicación
(mas que todo escritos) buscando minimizar en la opinión pública nacional e
internacional, el impacto social del problema maras, aun a sabiendas que
todo mundo esta conciente de la trágica gravedad de la situación, como es
de esperarse, este Gobierno como los anteriores, pretende tapar el sol con
un dedo y ocultar que la responsabilidad de gobernar al país les quedo
demasiado grande, no solo por falta de voluntad política, sino por la
ausencia de un proyecto de Nación, a partir del cual, pueda gobernar de
manera coherente o por lo menos honrando sus promesas de campaña.
El nefasto panorama de inseguridad generado por la incontenible embestida
de la delincuencia común y de las maras, hoy mas que nunca pone de
manifiesto la incapacidad de la PNC para ejercer algún control y proteger al
ciudadano, las causas de tal condición son diversas y dolorosas y se enlistan
tanto de forma como de fondo: La falta de recursos económicos de la
institución, un entrenamiento deficiente, una mediocre selección del
elemento humano, una débil estructura de mando, obsoletas técnicas de
prevención del delito, falta de manejo de estrategias globales de contención
y control del delincuente, escasa formación de conciencia ciudadana de los
elementos y como factor crítico, la ausencia total de convicción en la fe del
deber, denominador casi común a los elementos de la PNC crea un vació
que los arrastra velozmente a corromperse aun en el período de
entrenamiento.

La suma de las carencias enlistadas aplicada al ejercicio de calle, asimila a
los elementos a una realidad que subyace bajo el escenario de lo
convencional y que enfrenta a estos individuos con escasa o ninguna
instruccion a la compleja telaraña de situaciones y riesgos que supone estar
de uno u otro lado de la ley, muy temprano se convierten en victimas y
cómplices y en muchisimos casos en actores del delito, de agentes
policiacos pasan a ser vulgares criminales bajo la sombra de la autoridad y,
como si esta tragedia fuese poco, para colmo de males y como sordida
ironia delinquen cobrando un salario que pagamos nosotros los
guatemaltecos.
Juzgue el pueblo si la PNC simplemente necesita mas recursos económicos,
más auto patrullas y más armas, o una transformación total a partir del
establecimiento de un diagnóstico objetivo y un plan estratégico diseñado
por especialistas idóneos, con alta calificación para el efecto, sin
vinculaciones ni compromisos, que analice con detenimiento y entereza
profesional la situación, por un lado la crisis de la PNC, Y por otro los
avances de la delincuencia y que a ese tenor concluya en formular
proyectos globales con objetivos bien localizados a corto, mediano y largo
plazo para crear una autoridad policíaca en todo sentido solvente, honesta,

confiable, consciente de su papel ante la sociedad y con un alto nivel de
compromiso con el pueblo.
La tarea de promover una transformación profunda de la PNC con la carga
de todos los consabidos vicios actuales, supone un proceso lento y
tremendamente difícil y durante el tiempo que requiera implementarla la
ciudadanía honrada seguirá estando como hasta hoy, a merced de la
delincuencia y aun peor, la autoridad para combatirla seguirá estando en
manos de una institución cuyo correcto accionar depende ciertamente del
trabajo de algunos elementos honestos y responsables pero también del de
una gran cantidad de corruptos.
En esa tesitura, el pueblo encara un delicado predicamento, ¿ qué o quien?
esta en posibilidad de contener y controlar la delincuencia que lo azota,
¿ que o quien?, podrá garantizar con certeza la seguridad de las personas y
sus bienes en tanto la PNC sé reconfigura como institución para
efectivamente brindar seguridad si es que alguna vez se logra tal cosa, la
encrucijada trágica del ciudadano apunta en una dirección definida, la
alternativa que se plantea aunque a muchos les cause escozor es la
incorporación del Ejercito como fuerza de control al ejercicio de autoridad en
el contexto de seguridad ciudadana.
CAUSA DE LA DELINCUENCIA
Principales factores generadores de violencia
1. Factores económicos, sociales y culturales
Estos están relacionados a los problemas estructurales como desempleo,
pobreza, sub desarrollo,
discriminación, desigualdad social, hacinamiento, violencia en los medios de
comunicación, cultura
de la violencia.
2. Factores de Socialización
Estos se refieren sobre todo a la posición y situación familiar, a los valores
familiares y sociales de
las personas, así mismo al sexo, edad, educación, socialización, consumo de
alcohol y drogas.
3. Factores institucionales
Estos están relacionados con los altos niveles de impunidad, la ineficacia de
las instituciones
encargadas del combate al crimen y a la corrupción (Corte, Suprema de
Justicia, Ministerio
Público, Policía Nacional Civil y Sistema Penitenciario) lo que origina perdida
de confianza de la
población hacia las instituciones.
LOS COSTOS SOCIOECONÓMICOS DE LA VIOLENCIA
En Guatemala no existe la posibilidad de cuantificar los costos de la
violencia, fundamentalmente

como consecuencia de la falta de información y estadísticas confiables, por
lo que únicamente nos
limitamos a plantear aquellos aspectos que debiesen tomarse en cuenta en
una cuantificación de
costos de la violencia.
Existen diversas definiciones y tipologías de los costos socioeconómicos que
provoca la violencia:
Costos directos: en el sistema de salud, policía, sistema de justicia criminal,
vivienda, servicios
sociales.
Costos indirectos: mayor morbosidad, mas mortalidad debido a homicidios y
a suicidios, abuso de
alcohol y drogas; desórdenes depresivos.
Efectos multiplicadores económicos: Impacto macroeconómicos, en el
mercado laboral y en la
productividad intergeneracional.
Efectos multiplicadores sociales: Impacto en las relaciones interpersonales y
en la calidad de
vida.
Las causas y los efectos de la pobreza en Guatemala
Guatemala tiene uno de los mayores índices de pobreza en toda la América
Latina. El lector ideal para este ensayo es alguien que quiera aprender más
sobre los problemas de Guatemala. Este ensayo analiza las causas y los
efectos de uno de los temas más importantes en el mundo: la pobreza. No
es natural o auto-infligida. Por un lado, las causas de la pobreza son a causa
de la geografía de Guatemala, la falta de recurso, y la demanda de trabajo
barato. Por otro lado, la pobreza causa la falta de educación y la corrupción
política.
En primer lugar, una de las más grandes causas de la pobreza en el mundo
es la distribución desigual de la riqueza. Guatemala no es la excepción. Los
grupos indígenas han sido tradicionalmente excluidos de la sociedad social,
económica y política a causa de la geografía de Guatemala. El país tiene
altas montañas y densos bosques y debido a esto, las comunidades
indígenas se han mantenidas aisladas del resto del país. En las
comunidades indígenas, se habla una gran variedad de idiomas y dialectos,
y muchos no hablan español. Ha provocado la pobreza crónica y siglos de
aislamiento y abandono. Hoy en día, aunque las comunidades indígenas
representan el 41 por ciento de la población, ellos representan menos del 25
por ciento del consumo y los ingresos totales de Guatemala. Ellos tienen
acceso muy limitado a infraestructura y los servicios básicos, como
carreteras y mercados.
Igualmente, las causas de la pobreza están relacionadas principalmente con
la falta de acceso a recursos como la tierra, el agua, la educación o las
oportunidades de empleo. La distribución del ingreso y la propiedad de la

tierra es extremadamente desigual. Adicionalmente, el acceso a la atención
a la salud también es mala. A menudo, las enfermedades prevenibles
resultan en la muerte, la desnutrición es común entre los niños. También, las
tasas de mortalidad infantil son altas. Muchas casas están hechas de
materiales rescatados, con piso de tierra y sin baños ni agua potable.
Para continuar, las oportunidades de empleo, especialmente en las zonas
rurales de Guatemala, son escasos. Muchos guatemaltecos tienen que
emigran hacia el norte en busca de empleo en México y en los Estados
Unidos. Por último, porque hay una falta de oportunidades de empleo, las
pocas oportunidades que hay, pagan muy poco. Guatemala tiene uno de los
mayores porcentajes de los niños de la calle. Los niños que son
abandonados por sus padres, porque no hay medios para mantenerlos.
En cualquier caso, no es importante que es el origen de la pobreza, tiene
una gran cantidad de efectos en la sociedad. Esta provoca falta de
educación. En Guatemala, alfabetización no es una gran prioridad para los
guatemaltecos pobres, los niños son importante para trabajar y contribuir al
ingreso familiar. Solamente el 44 por ciento de los niños asisten a clases y
solamente 55.6 por ciento de la población total puede leer y escribir. Este
país necesita nuestra ayuda. Debemos educar a la gente en los Estados
Unidos sobre las problemas en Guatemala. No somos solamente los
ciudadanos de los Estados Unidos, sino también del mundo y debemos
ayudar a nuestros vecinos. Si podemos ayudar a detener algunas de las
causas de la pobreza, podemos superar los efectos de la pobreza.

La realidad de Guatemala, en el tema de la violencia
1 comentario
La violencia social, la delincuencia y su impacto actual en Guatemala
responden fundamentalmente a la falta de previsión histórica de un
abordaje serio y responsable del fenómeno. La violencia como total es
imposible abordarla desde una sola perspectiva ya que los factores que la
producen corresponden a diferentes situaciones tanto objetivas como
subjetivas, tanto materiales como psicológicas. Para la explicación de estos
fenómenos es indispensable la confluencia de interpretaciones que
relacionen tanto la posición y situación social y familiar de las personas, con
dimensiones sociales, económicas y culturales así como factores de carácter
contextual e institucional.
Durante los últimos años el fenómeno de la violencia en el país ha venido en
un constante incremento a partir del año 2003 hasta la fecha, de estos
hechos de violencia cobra principal relevancia aquellos ocurridos en contra
de mujeres, niñez y juventud, fundamentalmente por el impacto social que
provocan.

La perpetración de hechos de violencia no solamente se constituye en un
fenómeno creciente sino también sus modalidades han variado, teniendo
estas una manifestación más lacerante contra la dignidad humana
Factores como la desigualdad social y pobreza, la impunidad prevaleciente,
la rearticulación y funcionamiento de mafias que controlan el crimen
organizado así como las secuelas del conflicto armado interno se
constituyen en algunos de los factores principales que dan origen y
mantienen la violencia en niveles altos.
El Estado y sus aparatos de control, represión y prevención de la violencia y
la actividad delictual, prácticamente han sido rebasados en su accionar por
los perpetradores de estos hechos. La falta de una política de seguridad
ciudadana que parta de visión adecuada de abordaje del fenómeno, la
inexistencia de planes estratégicos, la infiltración del crimen organizado en
las diferentes esferas del sistema de justicia, así como la falta de voluntad
política de las autoridades, se constituyen en agravantes de la situación
El derecho humano a una seguridad ciudadana prácticamente es inexistente
en Guatemala, el gobierno actual no ha sabido orientar su accionar a
combatir eficazmente la violencia tanto en aquellos factores de origen como
sus manifestaciones concretas.
El Centro Internacional para Investigaciones en Derechos Humanos CIIDH
con el afán de contribuir a la solución del problema presenta el siguiente
informe que identifica algunos de los factores de origen del fenómeno, así
como sus manifestaciones y datos de su impacto actual, presentando por
ultimo una serie de sugerencias a manera de propuesta. Debilidad del
Estado para abordar el fenómeno de la violencia y de la conducta delictiva
acorde a la realidad Guatemalteca. El Estado de Guatemala carece de una
visión adecuada de interpretación del fenómeno de la violencia. Una de las
mayores dificultades encontradas, consiste en la inadecuada forma de
percibirlo, abordarlo y conceptualizarlo por el Estado y sus instituciones. Es
evidente la falta de una visión consistente y de un planteamiento
multidimensional que dé cuenta de los orígenes, causas, factores de
relacionamiento, manifestaciones y consecuencias del fenómeno.
La falta de ésta definición conceptual y explicativa repercute directamente
en el diseño de los programas de combate a la criminalidad, que para el
caso guatemalteco su énfasis se encuentra en el control y represión del
delito. Dejando por un lado tanto factores estructurales como subjetivos que
podrían generar un mayor impacto y mejores resultados.
En el estudio del fenómeno de la violencia existen dos grandes corrientes
que predominan, la primera es la que asocia a la violencia y la conducta
delictiva a los factores estructurales y sociales del contexto en el que se
desarrolla el fenómeno y la segunda la que coloca el énfasis en los aspectos
de orden subjetivo y psicológico como las formas de interrelación personal,
formas
asociativas
y
organizativas
y
los
aspectos
culturales.

Lamentablemente para el caso guatemalteco no existe una política de
erradicación y combate de la violencia de carácter integral que pueda
asumir aspectos de estas dos escuelas de estudio.
El que no se cuente con un marco conceptual y una visión multidimensional
en el enfoque limita los alcances de las políticas de combate al crimen que
se impulsen. Otro efecto negativo de esta situación es la no diferenciación
de tratamiento a las diferentes manifestaciones del fenómeno. Es decir que
se le da el mismo trato a un delito X que a un delito Y ó Z. No se hace una
diferenciación de las acciones dirigidas a contrarrestar la violencia con fines
específicos como la violencia política, el secuestro, el narcotráfico, de
aquella violencia motivada y cuya meta final no persigue otro fin que el
causar daño.
Esta situación limita la capacidad de respuesta y la atención a la víctima del
delito ya que no se hace una clara diferenciación entre los efectos físicos de
la violencia y los psicológicos así mismo no hay un tratamiento específico a
partir de las características de la víctima como el sexo, la edad o según el
móvil de la violación. LAS CAUSAS DE LA VIOLENCIA Principales factores
generadores de violencia. Estos se pueden agrupar en cuatro grandes
categorías: a) Económicos sociales y culturales b) De socialización c)
Contexto d) Institucionales
Factores económicos, sociales y culturales: Estos están relacionados a los
problemas estructurales como desempleo, pobreza, sub desarrollo,
discriminación, desigualdad social, hacinamiento, violencia en los medios de
comunicación, cultura de la violencia. Es importante tener claro que la
violencia, la delincuencia y la inseguridad ciudadana no son una
consecuencia de la pobreza ya que erróneamente se tiende a asociar
directamente el crecimiento de la violencia al de la pobreza, bajo ésta lógica
todos los pobres serían potencialmente delincuentes. Los últimos análisis a
nivel latinoamericano señalan que más que la pobreza, es la desigualdad,
en conjunto con otros factores sociales, culturales y psicológicos la que
genera mayor violencia.
Factores de Socialización: Estos se refieren sobre todo a la posición y
situación familiar, a los valores familiares y sociales de las personas, así
mismo al sexo, edad, educación, socialización, consumo de alcohol y drogas.
Factores de contexto: Estos están referidos más a las características del
contexto social, principalmente a la caracterización de la sociedad como
una sociedad de post-conflicto con secuelas del enfrentamiento armado, la
no desaparición de hechos generadores de violencia. Otros elementos
incluidos en ésta categoría son el narcotráfico, el alto índice de portación de
armas de fuego
Factores institucionales: Estos están relacionados con los altos niveles de
impunidad, la ineficacia de las instituciones encargadas del combate al
crimen y a la corrupción (Corte, Suprema de Justicia, Ministerio Público,

Policía Nacional Civil y Sistema Penitenciario) lo que origina pérdida de
confianza de la población hacia las instituciones. LOS COSTOS
SOCIOECONÓMICOS DE LA VIOLENCIA en Guatemala, no existe la posibilidad
de cuantificar los costos de la violencia, fundamentalmente como
consecuencia de la falta de información y estadísticas confiables, por lo que
únicamente nos limitamos a plantear aquellos aspectos que debiesen
tomarse en cuenta en una cuantificación de costos de la violencia. Existen
diversas definiciones y tipologías de los costos socioeconómicos que
provoca la violencia: el BID distingue entre:
Costos directos: en el sistema de salud, policía, sistema de justicia criminal,
vivienda, servicios sociales. Costos indirectos: mayor morbosidad, mayor
mortalidad debido a homicidios y a suicidios, abuso de alcohol y drogas;
desórdenes depresivos. Efectos multiplicadores económicos: Impactos
macroeconómicos, en el mercado laboral y en la productividad
intergeneracional. Efectos multiplicadores sociales: Impacto en las
relaciones interpersonales y en la calidad de vida. En Guatemala mueren
asesinadas una media de dos mujeres al día. “La ausencia de
investigaciones y de fallos condenatorios adecuados en casos de homicidios
de mujeres y niñas en Guatemala transmite el mensaje de que en este país
la violencia contra las mujeres es aceptable. Las autoridades guatemaltecas
deben cambiar esta percepción garantizando que se investigan los
asesinatos y que se hace justicia, para que las promesas que ha hecho de
prevenir la violencia contra las mujeres tengan algún valor real”, ha
declarado Amnistía Internacional en la presentación de un nuevo informe
sobre los homicidios de mujeres y niñas en Guatemala. Muchas de mujeres
han muerto en circunstancias excepcionalmente brutales. Hay datos que
indican que la violencia sexual, y en concreto la violación, es un fuerte
componente que caracteriza muchos de los homicidios, aunque a menudo
esto no se refleja en los registros oficiales. En varios casos la mutilación y
desfiguración a que someten los cuerpos recuerdan los homicidios que se
cometían durante el conflicto armado interno. “La verdadera dimensión de
los homicidios de mujeres en Guatemala sigue siendo desconocida, lo que
pone de relieve la escasa atención que prestan las autoridades
guatemaltecas a este asunto. A menudo la violación y otros delitos de
violencia sexual son casi invisibles debido a la ausencia de datos
estadísticos fiables sobre las cifras y las circunstancias de los homicidios de
mujeres”, afirma Amnistía Internacional. La mayor parte de los asesinatos
se ha cometido en zonas urbanas que en los últimos años también han
sufrido un espectacular aumento de la delincuencia violenta, vinculada
muchas veces al crimen organizado o a las actividades de las bandas
juveniles callejeras conocidas como “maras”. “La inacción y la
autocomplacencia de las autoridades han intensificado el sufrimiento de las
familias, cuyas peticiones para que se hagan investigaciones adecuadas
suelen encontrarse con el silencio”. Los organismos oficiales que intervienen
en las investigaciones han afirmado que el 40% de los casos se archiva sin
más. La falta de formación en técnicas de investigación -que incluye que no
se proteja el escenario del crimen ni se recaben las pruebas forenses o de

otro tipo necesarias, así como no hacer un seguimiento de pruebas
posiblemente cruciales-, la falta de recursos técnicos y la falta de
coordinación y de colaboración entre las instituciones del Estado, significa
que muchos casos nunca hayan pasado de la fase de investigación inicial.
Corrupcion
GUATEMALA
En Guatemala lo más preocupante, según EE.UU., es "la corrupción
generalizada institucional, en particular en los sectores policial y judicial",
así como la participación de las fuerzas de seguridad en delitos graves como
el secuestro, el tráfico de drogas y la extorsión, y la violencia social,
especialmente contra las mujeres.
Otros problemas recurrentes son los "abusos" cometidos por la Policía
Nacional Civil (PNC), los arrestos y detenciones arbitrarias, el "fracaso" del
sistema judicial para asegurar investigaciones completas y juicios justos, y
los asesinatos de periodistas y sindicalistas.
El Gobierno "cooperó" con la Comisión Internacional Contra la Impunidad en
Guatemala (CICIG), respaldada por la ONU, y tomó medidas para enjuiciar a
los funcionarios que cometieron abusos, pero la impunidad continúa siendo
"generalizada".
El ministro de Gobernación, Mauricio López Bonilla, indicó que “no hay una
policía inmaculada en el mundo”, pero añade que “le alegra que otro país se
preocupe por la situación de Guatemala”.
A criterio de Manfredo Marroquín, director de Acción Ciudadana, la
corrupción en el país no está fuera de control, sino que “ya tomó el control”.
Agregó que de continuar esta situación seguirán surgiendo informes que
dejen mal visto a nuestro país.
RESUMEN:
La corrupción en Guatemala a través del estudio efectuado pretende
demostrar que hay un sistema disfuncional en todo el accionar del sistema
de justicia guatemalteca, razón por la cual en raras y contadas ocasiones
podrá imponerse la sanción merecedora a la falta u omisión objeto de juicio
por los entes responsables y aun cuando estas se impongan en las cárceles
publicas hay sectores exclusivos para este tipo de delincuentes los cuales
cuentan con privilegios. Hay una serie de variables controlables y no
controlables que influyen positiva y negativamente a la hora de la toma de
decisiones, entre estos tenemos la ineficiencia, la impunidad, la penetración
de los órganos por el crimen organizado y otros poderes fácticos, la
discriminación, la violencia contra operadores de justicia y testigos, la
ausencia de controles en el ejercicio de la profesión de abogado, la falta de
independencia institucional, son algunas de estas anomalías.

La lógica empleada es la deductiva, describiremos un marco teórico el cual
nos servirá de referencia para la comprensión e interpretación del tema
objeto de estudio.
Hecho relevante es que gran parte de nuestra sociedad tiene tinte
materialista en todas sus expresiones; el delito en mención carece de
información verídica ya que los casos que salen a conocimiento de la
opinión pública suelen llevar tinte político lo cual hace dudar de su
veracidad total. Hay poderes facticos que presionan en Guatemala para que
los resultados de los casos de corrupción puedan ser parciales que
beneficien o afecten a la persona o institución objeto de juicio.
La malversación de fondos es algo común en la administración de fondos
por parte de funcionarios públicos guatemaltecos, está la ejecutan con
conocimiento de causa o sin ella.
I
INTRODUCCION:
El tema “corrupción” que se analiza en este trabajo de ensayo de la materia
“Teoría Política” del curso Superior de Guerra del Comando Superior de
Educación del Ejército de Guatemala persigue identificar procedencia,
teoría, actores, instituciones, procedencia de recursos públicos, destino de
los mismos, se hace mención que el presente trabajo es un ensayo que lo
único que pretende es la identificación, comprensión e interpretación de la
situación objeto de estudio.
Inicia identificando al Sistema Judicial como uno de los actores responsables
de la no penalización de las acciones u omisiones que se analizan, el
Ministerio Publico también constituye actor que comparte la responsabilidad
descrita debido a que las pruebas presentadas carecen de los elementos de
juicio necesarios para dictar la sentencia respectiva.
Punto importante lo constituye los actores que forman parte de los poderes
facticos tales como los económicos, religiosos, sociales, políticos, militares,
crimen organizado, los cuales tienen poder de cambiar en momento
determinado la resolución final de los casos objeto de análisis.
Sobresale el hecho que curiosamente la corrupción inicia directa o
indirectamente en el hogar cuando los hijos se quedan con vueltos, las
esposas utilizan dinero del presupuesto para otros fines, cuando el esposo
desvía la trayectoria de los fondos ganados y percibidos para cubrir sus
necesidades básicas a través del trabajo en otras actividades las cuales
pueden ser de diversas índoles.
El fin que se persigue es identificar que nuestra sociedad no tiene “cultura”
que lo induzca para la correcta administración de recursos, sean estos
públicos, individuales o colectivos.

II
CONCLUSIONES:
A. Como mencionamos anteriormente la corrupción es un mal de valores
morales y de conciencia social, y no es que sea por necesidad, sino que es
por ambición porque los políticos ya tienen dinero y llegan a los cargos por
más dinero.
B. Los padres de familia deben ejecutar sus obligaciones sociales en lo que
consiente al cuidado, educación, orientación de sus hijos para coadyuvar al
progreso y desarrollo de Guatemala.
C. No todas las personas que ocupan cargos públicos son corruptas,
incapaces, no profesionales, ya que hay quienes reúnen todas las
cualidades morales, éticas y profesionales que les permiten ejercer eficaz y
eficientemente sus puestos.
D. Deben haber capacitaciones de parte del Estado para concientizar e
inculcar principios, conocimientos sobre la administración de los fondos
públicos a los actores que en su momento les toque que administrar los
mismos.
E. La corrupción ha sido la causa principal del subdesarrollo de Guatemala,
ya que ha evitado invertir en salud, educación, industrialización de
empresas pequeñas las cuales se han estancado.
F. Las instituciones en Guatemala son débiles lo que significa que es muy
difícil salir del subdesarrollo en el cual estamos sumergidos, estamos en una
pendiente que en el peor de los casos nos podría llevar a un estado fallido.