INVESTIGACIONES

ALABEO DE LOSAS DE PISOS
WAYNE W. WALKER Y JERRY A. HOLLAND
Traducido y adaptado por el Instituto del Cemento y del Hormigón

El alabeo, sus causas y soluciones fueron los temas que tratamos en los capítulos primero y segundo de esta investigación. Esta tercera parte y final presenta el análisis de los resultados en cada uno de los ejemplos que aquí publicamos.

FIGURA 2: Las mayores tensiones por alabeo se encuentran dentro de una amplia área al centro del paño de losa, lo que explica porqué casi todas las llamadas "grie-

Algunas de las causas, efectos, interacciones de los diferentes factores e implicancias del alabeo de las losas, pueden comprenderse mejor al revisar las figuras y los comentarios que se desprenden de nuestro análisis.

Figura 4. Tracción por alabeo para losas con separación de juntas de 4,6 m.

Revista Bit, Diciembre 2000

46

Marque el 29 en su tarjeta de consulta

FIGURA 1: La base de la losa presiona hacia el suelo debido a su propio peso. La deformación máxima de la losa, con respecto al suelo, se produce cerca del borde voladizo y disminuye hacia el centro de la losa, a medida que la porción central se levanta un cierto grado del suelo. Al aumentar el alabeo, la distancia voladiza aumenta y la losa se hunde más en el suelo. Si se aplica una carga en el extremo del voladizo, la tracción por flexión aumenta enormemente en comparación con una losa que se encuentra completamente apoyada en el suelo. La carga aplicada hará disminuir la distancia del voladizo a medida que la losa baja hacia el suelo. Cabe notar la enorme importancia que tienen las barras de transferencia de carga adecuadas entre los paños de losa alabeada y cargadas en los bordes (consulte el artículo de los mismos autores sobre platinas de transmisión de carga en Concrete International, Julio 1998, págs. 32-38). La distancia de la esquina diagonal de la losa, que no está en contacto con el suelo, es aproximadamente el doble que la distancia del borde al centro de la losa, que no está en contacto con el suelo. La separación bajo el centro del borde de la losa es aproximadamente un 30% de la separación existente bajo la esquina de la losa.

Figura 2. Tracción por alabeo para losas de 150 mm de espesor.

tas por retracción" se encuentran en la sección intermedia a lo ancho de la losa. Aproximadamente, el 36% del área de la losa tiene una tracción por alabeo mayor al 50% de la capacidad de flexión de la losa. El área de la losa que no se encuentra en contacto con el suelo es cercana al 50% del área total del paño de losa. FIGURA 3: Para las losas con separación de juntas de 36 veces su espesor, la tracción por alabeo es mucho más importante a medida que aumenta el espesor. Por ejemplo, una losa de 200 mm de espesor debería tener una tracción por alabeo de 2,4 MPa, que corresponde al 58% de su capacidad a la flexión (en base a 9√fc). Por lo tanto, la recomendación para la separación de la junta no debería ser una función lineal proporcional al espesor de la losa. FIGURA 4: Cuando la separación de la junta se mantiene a 4,6 m, la tracción por alabeo se reduce a medida que el espesor de la losa aumenta (aunque no en proporción lineal). FIGURA 5: Salvo para las separaciones muy largas de juntas, a medida que el módulo de reacción K de la rasante aumenta (el suelo proporciona un apoyo más rígido), la tracción por alabeo también sube.

Figura 3. Tracción por alabeo para losas con separación de juntas igual a 36 veces el espesor de la losa.

Esto se debe a que la losa no hace mucha presión sobre el suelo que la soporta, entonces aumenta la longitud del borde de la losa que se encuentra volada, al no poder "hundirse" en la base.

INVESTIGACIONES

Figura 5. Tracción por alabeo para losas de 150 mm de espesor con incremento del módulo de reacción de la rasante.

Cuando la separación de la junta de la losa es de 4,6 m, la tracción por alabeo de la losa no es tan sensible al valor del módulo de reacción de la rasante en comparación con una losa con separación de junta de 9,2 m. La tracción por alabeo de una losa con una separación de juntas de 9,2 m es aproximadamente el doble de la tracción por alabeo de una losa con separación de las juntas a 4,6 m para el rango normal de valores del módulo de reacción de la rasante de 15.000 a 30.000 kN/m3. Para cualquier valor del módulo normal de reacción de la rasante, una separación de junta de 9,2 m provocará tracciones por alabeo de aproximadamente 2,8 MPa. FIGURA 6: Demuestra que la tracción por alabeo puede ser algo más alta para una losa de 150 mm cuando la separación de las juntas llega a los 7,3 m. Por ejemplo, una losa de 150 mm de espesor con una resistencia cúbica a la compresión de 39 MPa -como lo recomienda la ACI 302 para los pisos Clase 6 y como debería emplearse en bodegas e instalaciones industriales- un potencial de retracción razonablemente alto y una separación de juntas de 7,3 m tiene una tracción por alabeo de aproximadamente 2,8 MPa. La tracción por alabeo es de casi el 66% de la resistencia por flexión de la losa no agrietada (en base a 9√fc). Esta tracción por alabeo no proporcionará una capacidad de flexión mayor para resistir las cargas aplicadas, en cambio, se reduce más debido al efecto voladizo cuando se aplica una carga en zonas del borde de la losa cuando la losa ha perdido el contacto con el suelo.

Las tensiones por alabeo se reducen para los hormigones de baja resistencia con el mismo potencial de retracción porque el módulo de elasticidad es menor. Las tensiones por retracción para los hormigones de cualquier tipo de resistencia y potenciales de retracción no difieren mucho cuando la separación de la junta es de 4,6 m. Estas tensiones por alabeo se encontrarán en el rango de los 1,2 a 1,6 MPa. FIGURA 7: Para las separaciones de juntas largas, una losa con resistencia cúbica a la compresión de 26 Mpa y un bajo potencial de retracción tendrá una mayor capacidad a la flexión que una losa con resistencia cúbica a la compresión de 39 MPa y un potencial de retracción mayor. Esto porque un hormigón de mayor resistencia tendrá un

Figura 7. Capacidad a la flexión remanente para losas de 150 mm de espesor con diferentes potenciales de retracción y separación de juntas.

PROCEDIMIENTO DE ANÁLISIS Se realizó un análisis no lineal, utilizando un elemento finito de placa apoyado sobre una fundación muelle sometido sólo a compresión. Hasta el momento, se cuenta con muy poca información experimental sobre la tasa de disminución o aumento de la retracción de una losa de piso dentro de un recinto cerrado. En general, se usa una tasa de aumento o disminución de la retracción equivalente de 17ºC entre la parte superior y la base de la losa. Los valores obtenidos de este análisis, utilizando una tasa de aumento o disminución de la retracción de 17 ºC son representativos de las observaciones en terreno que los autores, la Portland Cement Association, y otros3 han observado. La tasa inicial de disminución o aumento de la retracción inicial puede ser de algún modo superior a los 17ºC, pero es reducida debido a la fluencia lenta del hormigón. Escogimos un valor normal de 22.000 kN/m3 para el módulo de reacción de la rasante para calcular la tracción por alabeo. Este valor es representativo de muchos suelos que se encuentran poco cargados. BIT
REFERENCIAS 1. Concrete International - Enero 1999 2. Larson, T.D., Portland Cement and Asphalt Concretes, McGraw-Hill, New York, 1963, pág. 72. 3. Tremper, Bailey, and Spellman, "Shrinkage of Concrete -Comparison of Laboratory and Field Performance", Highway research record, Nº 3, 1963, págs. 30-61. 4. Leonards, G.A., and Harr, M.E., "Analysis of Concrete Slabs on Ground", Proceedings, ASCE, V.85, SM3, Junio 1959, págs. 35-58.

Figura 6. Tracción por alabeo para losas de 150 mm de espesor con diferentes potenciales de retracción y separación de juntas.

módulo de elasticidad mayor y, en general, más retracción. Ambas características aumentarán las resistencias al alabeo, especialmente, cuando la separación de las juntas supere los 6,7 m. De esta manera, especificar un hormigón de mayor resistencia junto con una separación de juntas larga puede reducir la capacidad a la flexión por carga de la losa, más que aumentarla. Para los hormigones con un potencial de retracción razonablemente alto y separación de juntas largas, la capacidad a la flexión remanente para una losa con resistencia cúbica a la compresión de 39 MPa, es sólo levemente mayor que para una losa con resistencia cúbica a la compresión de 26 MPa. Más aún, este pequeño incremento en la capacidad de flexión puede no tener un costo efectivo.

Revista Bit, Diciembre 2000

47