You are on page 1of 3

LA SOPA DE FIDEO

Revista Día Siete (http://diasiete.com/) Edición 217, Hasta atrás La sopa de fideo
TEXTO: MÓNICA LAVÍN (http://www.literaturainba.com/catalogo/lavin_monica.htm)

Recién consumada la Revolución Mexicana, el Estado se propuso encontrar o edificar los
símbolos de la identidad nacional y así aterrizó en el jarabe tapatío, el mariachi y los
atuendos de charro y China poblana.

Mexicanas y mexicanos del árido norte y del húmedo sur, de la costa y la montaña, los
lacandones y tarahumaras, los mestizos todos nos miraríamos en el espejo de un traje de
fiesta que se nos mandó a hacer.

Hasta que nos lo creímos. Y fue rito de todo niño haber sido charro o china para mal
bailar el jarabe que a su vez apeñuscaba una serie de bailes de época. ¿Qué tienen que ver
los yucatecos y su trova fina y su achiote sensual con el tequila de occidente? ¿Qué los
sonorenses con el traje de charro de los hacendados del Bajío? ¿O los jarochos, a quienes
el blanco les viste tan bien, con la falda multicolor de la China, importada por la Nao?

Ahora que aplaudimos más la diversidad, sea biológica o cultural, y pretendemos
mirarnos en un espejo menos simplificable y ofrecer esa cara al mundo, se me ocurre que
la sopa de fideo subsiste como símbolo de la identidad nacional. En ese caldo salpicado
de canutos de pasta se mezclan los Méxicos de México.

Toda esta exaltación de la sopa de fideo es porque hace poco un italiano que vivió un año
en México recordaba los barrios de la ciudad que le gustaban y ciertas fondas donde
comía. Ante mi ingenua interrupción sobre lo sabrosa que era la infaltable sopa de fideo
en los comedores populares, él contestó con un desprecio cuyas consecuencias en el alma
de un mexicano, mexicana en este caso, no sospechó. Espantosa, dijo con un gesto de
repugnancia.

Desde mi humilde comprensión debí suponer e la sopita de fideo –que da título a un libro
de Cristina Pacheco– bajo los cánones de un italiano era una pasta insulsa y naufragante
en un caldo aguado y apenas coloreado de tomate. Cómo iba a apreciar el oriundo de la
pasta nostra lo que significaba el regalo de un chile verde flotando entre los trozos de
pasta (que equivaldrían a un linguini destazado). Supe enseguida que estaba perdida en
términos gastronómicos, que el italiano me hablaría de salsas como la carbonara, la
napolitana, la matricciana, la arrabiata y todas aquellas que engalanaban cualquier tipo de
pasta y contra las que yo nada tenía que oponer, menos una sopa de fideo. Pero no supo
escuchar mis suspiros. Los suspiros de mexicana en el extranjero, de cuando ya quieres
llegar a casa o se ha cansado el cuerpo y la vista de turistear y piensas en la tibieza de un
tazón de sopa de fideo, empujado –para colmo e incomprensión de cualquier extranjero–
con una tortilla hecha taco de sal.
Aún en las casas donde se sirven menús sofisticados se le echa de menos y se recurre a
ella con ojos de beatitud.

Más que México lindo y querido, si muero lejos de ti, la sopa de fideo es el mejor perol
para contener la nostalgia de un mexicano lejos del terruño y el apetito de un mexicano en
tierra propia, que reconoce en ese plato la entrada de su dotación de alimentos y el
consuelo al esfuerzo cotidiano.

A base de pasta frita, seguramente herencia del cocido madrileño, en un caldo de pollo
sazonado con jitomate y cebolla, con una rama de perejil, es la sopa clásica del menú
mexicano. Ostenta su mestizaje en el conjuro del trigo europeo y el jitomate que desde
muy honrosa cuna mexicana se añadió a las cocinas del mundo. Sobra decir que sin el
fruto colorado, los italianos mismos tendrían que borrar el pomodoro de su vocabulario y
de sus mesas.

Bendita sopa de fideo y torpe visión del italiano que en un año de andanzas en este
terruño no supo mirar el significado del ultraje a su pasta nostra, la sopa de fideo nodriza
y regazo materno, la sopa de fideo casa de ricos y casa de pobres. Seca o aguada es culto
de las apetencias del mexicano y es perol de afectos.

MÓNICA LAVÍN México, D.F., 1955. Escritora, periodista, guionista y conductorade
radio. Ha publicado Ruby Tuesday no ha muerto y Café cortado, entre otros libros.

Tomado de la Revista Día Siete No. 217.

Por: Manuel Vega Velázquez (mvegav@msn.com)

Septiembre 6, 2004

Fideo en Wikipedia:
http://es.wikipedia.org/wiki/Fideo

Recetas de la sopa de fideo:
http://mexico.udg.mx/cocina/sopas/FideosMex.html
http://www.clubplaneta.com.mx/cocina/receta_de_cocina_para_preparar_sopa_de_fideo.
htm

Una receta más:

½ paquete de fideo

1/3 de cebolla
1 tomate grande

1 diente de ajo grande

2 cucharadas de consomé de pollo en polvo

4 tazas de agua

(chile serrano al gusto).

1. En un sartén dora con suficiente aceite el fideo cuidando que no tome color oscuro,
sino ligeramente dorado.
2. Licua el tomate sin piel, con la cebolla, ajo y el chile junto con el consomé de pollo
en polvo y las 4 tazas de agua.
3. Agregar al sartén y cuando empiece a hervir, incorpora el fideo. Ya dorado sazona
con sal y pimienta. Prueba que tenga buen sabor.
4. Si deseas servir el fideo como pasta seca, déjala secar a fuego lento.

Opcional : Agrega chorizo o jamón en cuadritos. También puedes acompañar con platito
con queso fresco, aguacate y crema.